AGLI Recortes de Prensa   Domingo 20 Abril  2014

Unas elecciones que apuntan al final del bipartidismo en España
EDITORIAL El Mundo 20 Abril 2014

LA ENCUESTA sobre las elecciones europeas que ha realizado Sigma Dos para EL MUNDO tiene dos conclusiones claras. La primera es que estos comicios pueden suponer el inicio del final del bipartidismo PP-PSOE que ha vivido España desde los años 80. Es cierto que a la hora de hablar de elecciones al Parlamento Europeo hay que aplicar todas las cautelas porque, al ser más lejanas, el ciudadano puede optar por formaciones a las que nunca elegiría en una votación nacional. También la fuerte abstención castiga más a los grandes partidos. Pero es muy significativo que el PP y el PSOE sólo sumen el 63,3% de los votos totales, cuando hace cinco años acumularon un 80,9%. Frente a esa fuerte caída, las candidaturas de La Izquierda Plural y UPyD, triplicarían los escaños logrados en 2009, mientras que Ciudadanos podría conseguir un europarlamentario. Si estas estimaciones se consolidasen en unas elecciones nacionales, nos podríamos encontrar con situaciones inéditas hasta ahora en nuestra democracia, como que se hiciera preciso el acuerdo de, al menos, tres partidos para gobernar, o bien que fuera necesaria una coalición del PP y del PSOE, una opción nada descartable.

La segunda gran conclusión es que, a un mes de los comicios, el PSOE continúa por detrás del PP. La encuesta da a los populares un 33,1% de intención de voto, por el 30,2% que obtendrían los socialistas. La caída del PP -logró un 42% en 2009- se explicaría por la dura política de ajuste emprendida por el Ejecutivo de Rajoy que ha exacerbado a muchos españoles. Pero es muy significativo que los socialistas -que bajan desde un 38,8%- no consigan desbancar al partido del Gobierno que subido los impuestos y que ha recortado gastos sociales. El PSOE tiene un serio problema de discurso, estrategia y candidato, como se vio el pasado jueves cuando Elena Valenciano defendió en París una «Europa social» contra el neoliberalismo, un día después de que el también socialista Manuel Valls decretara la congelación de las pensiones y del sueldo de los funcionarios en Francia.

Sí hay que alegrarse de que el 46% de los entrevistados considere estas elecciones «más importantes» que las anteriores por el momento político y económico que vivimos. Se nota la experiencia de estos años de crisis, en los que los ciudadanos han experimentado la relevancia para nuestra economía del poder ejercido por el BCE y por Bruselas. Tienen razón los españoles, porque el Europarlamento es cada vez más fuerte entre las instituciones de la UE: por ejemplo, el líder del grupo que gane las elecciones tiene todas las papeletas para ser el próximo presidente de la Comisión.

El Parlamento Europeo ya ha actuado en varias ocasiones durante la crisis como contrapeso ante el poder de la Comisión y el excesivo peso de Alemania en las decisiones comunitarias. En la próxima legislatura, deberá aprobar medidas que serán clave para el futuro del continente. Hacer realidad la Unión Bancaria, culminar el rescate de Grecia para olvidar así todos los temores de ruptura del euro y negociar un trascendental tratado de libre comercio con Estados Unidos serán pasos clave para estimular el crecimiento y acelerar la salida de la crisis. Ahora, los políticos deben demostrar en el tono y en los temas de la campaña electoral que empieza el próximo 9 de mayo que son tan conscientes como los ciudadanos de la importancia de estos comicios. Al tiempo.

El PNV se suma a la impunidad secesionista
EDITORIAL Libertad Digital 20 Abril 2014

Como era de esperar a tenor del caldo de cultivo propiciado por los separatistas catalanes y su operación secesionista, los nacionalistas vascos han decidido también dar un paso adelante y sumarse a esta fiebre del "derecho a decidir" para exigir la separación de un territorio de España a espaldas del único sujeto soberano reconocido legalmente: el pueblo español. Se podrá argüir que el argumento ya ha sido utilizado por el PNV en anteriores celebraciones identitarias, pero nunca como hasta ahora los esfuerzos coordinados de las formaciones separatistas habían tenido enfrente a unos partidos nacionales tan dispuestos a transigir con esta deslealtad de tintes delictivos, bajo el pretexto de la ausencia de violencia en el caso vasco, o la necesidad de dialogar a toda costa para salir de la crisis económica en el proceso catalán.

En su manifiesto del "Día de la Patria Vasca" el PNV supera en delirio al nacionalismo catalán, pues no se limita a pedir un puesto en Europa para el País Vasco como Estado soberano sino que, por añadidura, exige fracturar a Francia y España para apropiarse de cuatro territorios que los desvaríos aranistas consideran propios de una nación vasca que jamás ha existido salvo en las ensoñaciones de los peneuvistas más radicales.

El impulso abierto de la sedición por partidos con representación parlamentaria que, además, dirigen órganos del Estado tan importantes como las comunidades autónomas vasca y catalana, es algo que no tiene parangón en ningún otro país de Europa ni del resto de Occidente. Pero eso es porque en ninguno de esos países las fuerzas políticas mayoritarias toleran los excesos antinacionales que PP y PSOE admiten aquí con total tranquilidad, en una especie de competición suicida por ver quién es más lacayuno con los partidos que buscan, primeramente y por encima de todo, destruir la nación de la que forman parte. El resultado es que el cumplimiento de la normativa sobre símbolos nacionales en numerosos ayuntamientos - a la fuerza y tras diversos requerimientos administrativos-, sea una noticia digna de ocupar un lugar destacado en la actualidad tal y como hemos venido relatando en Libertad Digital en el caso de varias corporaciones locales catalanas.

El proceso de rendición ante la banda terrorista ETA - iniciado por los socialistas y continuado por el Gobierno de Rajoy-, y el desmantelamiento del PP vasco tal y como lo hemos conocido siempre, son dos jalones en un proceso que el PNV está dispuesto a culminar al socaire del impulso secesionista puesto en marcha impunemente por el nacionalismo catalán. Frente a este doble desafío, el PP prefiere seguir contemporizando como hasta ahora sin adoptar ninguna decisión de calado, mientras el PSOE continúa encelado en un absurdo proceso de reforma federalista de la Constitución que ninguno de sus dirigentes ha conseguido explicar porque, sencillamente, se trata de un proyecto inexplicable dada la arquitectura territorial de la España actual.

Sólo nuevas formaciones, como el partido VOX, parecen dispuestas a dar la batalla en defensa de la unidad de la Nación española, principio básico consagrado en nuestra Constitución que da sentido a nuestra condición de ciudadanos de un país libre y soberano. Muy pronto veremos si ese mensaje cala en los votantes tradicionales de los dos partidos mayoritarios, cuya renuncia a dar la batalla al separatismo es, con seguridad, la traición más grave que la casta política ha cometido contra los que la financiamos.

Andaluces, animales de compañía ?
Juan Vicente Santacreu Periodista Digital 20 Abril 2014

Sólo unos pocos buscan la libertad, la mayoría no busca más que buenos amos

Como de costumbre he vuelto por Andalucía para pasar unos días de vacaciones en lo que considero mi segunda casa; la Alpujarra. Buena gente, buen vino y buen jamón. ¡¡Ah, se me olvidaba!! y muy buenas subvenciones.

La primera noche de mi llegada y tomando unas cervezas en una terracita de Bubión se me acercaron dos amigos alpujarreños para saludarme, pero pronto descubrí que en realidad estaban deseosos de entrar al trapo en política: Antonio y Manolo. Aunque no somos afines políticamente ya que ellos son del PP y yo soy de NP –Ningún Partido-, ellos estaban deseosos de contarme sobre, lo que a buen seguro yo no conocía, el fraude de los cursos de formación y la caja de zapatos repleta de billetes. Su sorpresa fue cuando me adelanté a terminar el relato de la historia demostrando que estaba al corriente. Manolo muy extrañado comentó cómo era posible que yo conociera el tema ya que los Medios de comunicación lo estaban ocultando. Claro, lo que no sabe Manolo y la mayoría de andaluces es que el sistema endogámico español y los 40 años de dictadura bolivariana en Andalucía habían forjado un sistema cuasiperfecto para controlar toda la información en este Feudo de “Señoritos”, pero ahí fuera, en el resto de España existen otros Medios de comunicación además de Canal Sur Andalucía.

Manolo estaba muy cabreado porque él es de los andaluces que trabajan mucho, mantiene un negocio y está harto de que lo sangren con impuestos mientras “todo el mundo” –es un decir- a su alrededor lo tienen todo subvencionado.

Manolo me aclaró sin remilgos: “Juanvi, aquí todo el mundo sabe que el PSOE e IU roban a capazos, es más, todo el mundo lo justifica porque en definitiva esos políticos son los que se preocupan de dar dineros a todos los andaluces y es normal que ellos se llevan una parte”. Imagínate mi careto a cuadros oyendo este relato. Esto supera al Lazarillo de Tormes.

Antonio por su parte se animó echando más leña al fuego diciendo: “Mira Juan Vicente, los andaluces no somos unos vagos, son los políticos los que nos están haciendo perros, de hecho la mayoría ya son mascotas o animales de compañía de los políticos, los amos se comen la carne y les dan los huesos, y hasta de vez en cuando los sacan a pasear…” ¡¡Venga Antonio!! ¿Cómo que los sacan a pasear?, sí, ahora les llaman mareas… verdes, blancas, etc. por unos huesos, todos a la calle a pasear y a ladrar un rato a la derecha.

Continuó explicando Antonio: aquí en Andalucía todo el que no trabaja recibe una paguita, peonadas o “trabajillos” y es muy difícil que se pongan a currar porque cuando les ofreces un trabajo por 800€ al mes ellos contestan que cobrando 500€ sin pegar un palo al agua, cómo se van a poner a trabajar todo el día por 300€.

¡¡Hombre Antonio!!, le dije, ¿no crees que 800€ es muy poco?. ¿Poco?, cualquier recién licenciado en este país cobra 1.500€, no se puede pretender que un charly sin estudios y para un trabajo sin cualificar pretenda cobrar como un médico. Creo que aquí alguien ha perdido el norte. Y no hablemos de los sinvergüenzas de Izquierda Unida que asaltan cortijos para trabajar la tierra… pero si no han trabajado en su puta vida, ¡¡qué coño van a trabajar la tierra!! Somos el hazme reír de España pero no te quepa la menor duda que los andaluces somos buena gente pero después de 30 años de adiestramiento la mayoría tan sólo son animales de compañía que aspiran sólo a tener un buen amo. Animales dóciles y buenos, los andaluces son las mascotas perfectas de los políticos.

Así me lo contaron y así lo digo.

Tea Party español
Juan Vicente Santacreu. http://www.masaborreguera.com  20 Abril 2014

Comparte este artículo porque el poder está en tus manos

Rondaba el mes de noviembre de 2009 cuando yo, Juan Vte. Santacreu, un ciudadano muy cabreado, me puse en pie de guerra contra todo el mundo en España.

Todo empezó porque a mi hija la suspendían en el colegio por utilizar el español en España y eso rebasó los límites de mi paciencia. ¡Hasta aquí hemos llegado hijos de la gran puta!, me dije para mis adentros.

Hijos de puta a unos por el genocidio colectivo que estaban llevando contra el español, me refiero a los políticos, los rojos y los azules, y a los otros por la pasividad envolvente con grandes dosis de endogamia claustrada.

Yo, desde luego no soy imbécil y sabia perfectamente que mi cruzada era como la de David contra Goliat, pero con un par de cojones, -cosa que carecen la mayoría de mis compatriotas-, y utilizando los medios que tenia a mi alcance, me levante cansado de estar de rodillas.

Por aquel entonces, no tenía ni puñetera idea de lo que era el Tea Party y mucho menos anhelaba promover el Tea Party español. No sabia muy bien lo que quería, pero tenia muy claro lo que no estaba dispuesto a tolerar que en España, no se pudiera hablar en español.

En noviembre de 2010 y en mi primera intervención en televisión, creo que fui el primero en España que cuestionó públicamente y sin complejos el cáncer de las autonomías. Preguntado por la presentadora Teresa Fernández sobre mi postura con las lenguas autonómicas, fui claro y contundente, “el mantenimiento artificial de las lengua tribales le cuestan a todos los españoles unos 6.000 millones de euros al año y es la degradación silenciosa de la economía y la unidad nacional”.... segundos de silencio en el plató,..... desconcierto, pero el debate continuó.

Claro, ahora ya no es tan aberrante, no sin ciertas dosis de timidez, oír con frecuencia a personajes mediáticos cuestionar la viabilidad de la estupidez autonómica.

Cierto es que una vez ganada la batalla, pero no la guerra, mi misión había terminado ya que a mi hija le permitieron utilizar el español en Valencia. Lo natural hubiera sido regresar de la guerra a mi vida cotidiana y desmantelar la web masaborreguera.com. Sí, esa web que tanto asusta a liberales de derechas y cobardes atrincherados porque se dice en voz alta lo que ellos no se atreven a proclamar ya que conviven con sus pudores de personas correctas y mientras tanto,.... España sigue hacia la degradación paulatina.

Cuando algo se mueve no es casualidad imbecil, es que alguien está empujando - Santacreu

La guerra de los 6 meses me impidió dedicarme a mi vida laboral, placentera y tranquila, lo había dado todo por la dignidad de mi hija. Tenía ganas de terminar, ¿Pero que hacia con los miles de correos que recibía de apoyo y de denuncias de los cuatro rincones de España? Pues hice lo que el corazón me dictó, seguir empujando mientras hayan ciudadanos que me apoyen.

Abrí la caja de Pandora que está llena de truenos y si los ciudadanos me dan fuego, tengo los suficientes cojones para prender la mecha.

Yo no pretendo promover el Tea Party español, es mas, ni soy político, ni pretendo serlo, ni ambiciono presidir la Plataforma Masby, quizás por eso puedo expresar libremente mis pensamientos, porque ni siquiera necesito una puta subvención para vivir o lamerle el culo a los políticos.

Mi única meta es exigir a los políticos que escuchen a los ciudadanos, que somos los que pagamos sus acomodados culos y unir en una sola voz todas las plataformas y asociaciones que tengan en común estos tres pilares incuestionables: Unidad de España, libertad y educación libre. Ambiciones, que en cualquier país del mundo no se cuestiona la derecha ni la izquierda.

Pero claro, no hay que ser imbéciles, porque esto si que es una utopía, ¿Unir asociaciones? Unas no se unen porque sus presidentes no quieren perder su protagonismo individual, otras porque sus presidentes forman parte activo del PP y este partido quizás, es el mayor responsable de lo que ocurre en España. Otras porque están moribundas aposentadas en la inactividad y muchas porque se acojonan cuando hay que pasar a la acción.

A mi me da lo mismo que el Tea Party español sea Masby o sea otro grupo, lo importante es que sea, pero lo que nadie puede negar es que desde que nuestro movimiento se puso en pie de guerra, no se había cuestionado tanto, la inutilidad de las autonomías.

¿Te asusta como hablo? No te asustes, acojónate porque estas conviviendo con un cadáver llamado España.
Si no quieres moverte por ti, hazlo por tus hijos para que el día de mañana no tengas que avergonzarte cuando te pregunten, papa ¿Y tu que hiciste?

Mejor fuera de Europa: lo que los independentistas no esperan
Javier Barraycoa www.cronicaglobal.com 20 Abril 2014

Dejemos una vez más que vuele la imaginación y busquemos argumentos para evidenciar el ridículo que produciría la independencia de Cataluña y su tan anhelada continuidad en Europa. De momento se nos ocurren los siguientes dislates que viviríamos.

Si Cataluña se independizara, mantuviera su renta y, cosa improbable, siguiera en Europa, entonces se produciría una divertida ironía: vía europea, tendría que subvencionar a España

1.-Actualmente España es receptora de fondos comunitarios, pues la renta per capita está por debajo de la media Europea. Si Cataluña se independizara, mantuviera su renta y, cosa improbable, siguiera en Europa, entonces se produciría una divertida ironía: Cataluña se convertiría en un Estado europeo aportador de fondos y España, con su evidente bajada de renta per capita, se transformaría en mayor receptor aún de los fondos europeos. Con otras palabras, Cataluña, vía europea, tendría que subvencionar a España.

2.-Cataluña como Estado independiente dentro de Europa, mantendría el euro y los tratados europeos respecto a fronteras, con lo cual cualquier ciudadano español y catalán se encontrarían en la misma situación que ahora. La gran desventaja para Cataluña es que tendría que improvisar los más de 100.000 acuerdos internacionales (sí, la cifra es cierta) que tiene firmados España en todos los ámbitos políticos, culturales, económicos, de seguridad, etc. Ello dejaría colapsado al nuevo ejecutivo independentista unos cuantos decenios.

3.-Cataluña, como Estado de la Unión Europea, no podría quitarle la nacionalidad española a los que desearan mantenerla (calculemos que unos cuatro millones y medio de habitantes de Cataluña). Ello generaría un problema muy importante, pues esa cantidad de gente se convertiría en "españoles residentes en Cataluña". Ante ello se generaría un enorme problema de tributación. Aunque en la UE no hay una normativa al respecto, lo más lógico es que se tendría que llegar a un "convenio de doble tributación" (muy común entre países europeos). Con lo cual, los "españoles residentes en Cataluña" tributarían la mitad de sus impuestos en España y la otra mitad en Cataluña. Ello dejaría las arcas catalanas algo vacías.

4.-Siendo Cataluña un Estado Europeo, no podría impedir que en su territorio se abrieran "colegios españoles", tal y como ya existen el Colegio alemán o el Liceo francés. Ello implicaría que en la enseñanza se podría impartir en castellano totalmente, incluso alguna asignatura en inglés y/o catalán y estarían libres de los comisarios políticos de la Generalidad y de sus diseños curriculares.

5.-La deuda pública del Estado español, más de 900.000 millones de euros, debería ser reconocida en un 25% por el Estado catalán. Ante ello la Unión Europea sería inflexible, pues buena parte de esa deuda se debe a bancos europeos. Europa no permitiría que la independencia de Cataluña, y la negación de la deuda que le corresponde, arruinara a sus bancos.

6.- Los "españoles residentes en Cataluña" ya jubilados, seguirían recibiendo sus pensiones por parte del Estado español. Lo que no está tan claro es qué pasaría con los que renegaran de la nacionalidad española, pues el nuevo Estado catalán carecería de "hucha" de pensiones.

Los empresarios catalanes podrían etiquetar en catalán sin reparos ni opresiones. Sin embargo, lo más probable es que la mayoría de sus productos (el 80% que se vende en España) los acabarían etiquetando en castellano

7.-Por fin, los empresarios catalanes podrían etiquetar en catalán sin reparos ni opresiones. Sin embargo, lo más probable es que la mayoría de sus productos (el 80% que se vende en España) los acabarían etiquetando en castellano. E incluso, para evitar recelos, obviarían el tan deseado "Made in Catalonia". Vamos, que la cosa seguiría como hasta ahora.

8.-El nuevo Estado catalán tendría que ajustar su legislación a las normativas europeas, con lo cual la legislación española y catalana sería prácticamente igual. Respecto a la cuestión de fronteras, el Estado español se vería muy liberado. A todos los subsaharianos que consiguieran saltar la valla de Ceuta o Melilla se les daría un billete de tren destino a Barcelona (ventajas del espacio europeo), pues "ahí son más ricos".

9.-Por cierto, la policía catalana tendría que acabar colaborando con la española pues ambas pertenecerían a la Europol (Oficina Europea de Policía). Como es poco probable que ambas policías dominen muy bien el inglés, acabarían hablando en castellano entre ellos. Cataluña tendría que decidir si tendría o no un ejército propio. En este aspecto hay un profundo disenso entre separatistas, los que están a favor y a los que les va el pacifismo. Sea como sea, los servicios de inteligencia y seguridad, saldrían muy caros y tardarían muchos años en ser algo eficaces.

10.-Se recomienda ver los mapas de oleoductos y gaseoductos de España y Europa, para darse cuenta de que Cataluña tendría que pagar muy caro el gas, le viniera desde España o desde Europa. La crisis en Ucrania nos ha llevado a extrapolar la situación estratégica de ese territorio y la dependencia de los países que les proveen los oleoductos y gaseoductos.

En fin, dejemos por hoy que la imaginación aterrice y descanse. Son tantos los escenarios que se nos ocurren que, si fuera independentista, no podría cerrar un ojo para dormir esta noche.

El Gobierno remarca que un ciudadano no tiene "derecho" a exigir su lengua cooficial a la Administración central
MADRID. EUROPA PRESS. www.DiarioSigloXXI 20 Abril 2014

El Gobierno ha querido dejar claro que un ciudadano no tiene "derecho" a exigir a la Administración central que se dirija él en su lengua cooficial y que ésta sólo puede emplearse ante la Administración cuando su sede esté ubicada en una comunidad bilingüe.

Se trata de unas "consideraciones" sobre el uso de lenguas cooficiales que el Ejecutivo ha remitido a las diputadas del BNG Olaia Fernández Davila y Rosana Pérez que se quejaban del uso exclusivo del castellano en el procedimiento de concesión de ayudas para contratos predoctorales para la formación de doctores.

En su respuesta, recogida por Europa Press, el Ejecutivo recuerda que el castellano es el lenguaje común a todo el Estado, y por tanto es el idioma utilizado para tramitar los procedimientos de la Administración General del Estado, mientras que la lengua cooficial sólo lo es en la comunidad autónoma donde esté reconocida como tal.

Es decir, que los interesados que se dirijan a los órganos de la Administración General del Estado con sede en el territorio de una Comunidad Autónoma bilingüe, podrán utilizar también la lengua que sea cooficial en ella.

"Por tanto, el único caso en el que los interesados pueden utilizar la lengua cooficial de una comunidad autónoma al dirigirse a los órganos de la Administración del Estado es cuando dicho órgano tenga su sede en esa comunidad autónoma", subraya.

DESESTIMA LA DEMANDA DEL BNG
En el caso que denunciaba el BNG, referido al procedimiento de concesión de Ayudas para contratos predoctorales para la formación de doctores, el Gobierno señala que los órganos competentes tanto para la instrucción del procedimiento como para su resolución no tienen su sede en la comunidad autónoma de Galicia, "por lo que el idioma instrumental en este procedimiento es el castellano".

Igualmente, recalca que el Tribunal Constitucional ya dictaminó en 1986 y 2003 que un ciudadano "no tiene derecho a exigir que la Administración externa a la Comunidad Autónoma se comunique con él en la lengua cooficial, ni a utilizar la lengua cooficial en sus relaciones con la Administración externa a la Comunidad Autónoma".

"La cooficialidad lingüística conlleva el derecho de los ciudadanos a usar cualquiera de las lenguas cooficiales ante cualquier Administración radicada en la Comunidad Autónoma con lengua cooficial (la propia Administración autonómica, las locales o los servicios periféricos de la estatal), sin que indudablemente exista este derecho cuando los ciudadanos se relacionen con los órganos de la Administración Central del Estado ni con los servicios centrales de los organismos autónomos dependientes de esta Administración", rezaba aquella sentencia.

En todo caso, el Gobierno hace hincapié en que el vigente marco legal "no pretende, ni mucho menos, enfrentarse al uso de las lenguas del país, ni marginarlas o darles un trato discriminatorio".


******************* Sección "bilingüe" ***********************
El gallego, ¿«ridículo, absurdo, innecesario»?

Roberto L. Blanco Valdés La Voz 20 Abril 2014

Como la ignorancia y estupidez humanas no conocen límites, es posible entender que haya quien no acabe todavía de asumir que en España, además de un idioma común -el castellano-, se hablan otras tres lenguas (el catalán, el gallego y el euskera), lenguas que constituyen, es verdad que en distintas proporciones, la forma de expresión, primordial o habitual, de muchos millones de personas en hasta siete comunidades del país: Galicia, el País Vasco, partes de Navarra y Aragón, Cataluña, Valencia y Baleares.

Más difícil de aceptar es, sin embargo, que tal ignorancia y tal estupidez lleguen al extremo de considerar, con un españolismo zafio y reaccionario, que quien alega el conocimiento de una de nuestras lenguas regionales (el gallego, en el caso que ahora citaré), hace algo «del todo ridículo, absurdo e innecesario».

Esther García, madrileña de 29 años que aprendió a hablar gallego tras ser durante un año y medio coruñesa de adopción, se encontró con esa increíble respuesta por parte de un hotel asturiano al que había enviado, en petición de trabajo, su currículo. Su sorpresa debió de ser mayúscula, pues a nadie se le puede pasar por la cabeza que el conocimiento de una lengua sea considerado por alguien como un demérito a esconder y no como un mérito que, como tal, merece destacarse.

La lengua por la que los responsables de ese hotel asturiano muestran un desprecio hiriente no tiene nada de ridícula ni de absurda, salvo que se consideren de ese modo a las Cantigas de Santa María que, escritas en galaico-portugués en la segunda mitad del siglo XIII, constituyen hoy una de las cumbres de la lírica medieval. ¿Es ridícula la poesía de Rosalía, de Curros o Pondal? ¿Lo es la narrativa de Cunqueiro, de Blanco Amor o de Otero Pedrayo? Incluso quienes no puedan leerlos en su lengua original, tienen hoy la posibilidad de hacerlo en otras lenguas y comprobar que un idioma que ha dado productos literarios de tan alta calidad puede ser calificada de muchos modos, pero nunca de ridículo o absurdo.

¿Y qué decir de esa consideración del gallego como algo «innecesario»? ¿Innecesario para quién? No desde luego para los millones y millones de gallegos que la han hablado como su lengua propia a los largo de varios siglos; ni tampoco para los que la utilizamos hoy, compartida en muchos casos con el castellano, el otro idioma que, junto al gallego, hablan mayoritariamente los habitantes de Galicia.

Si a mi abuela Miritas o a mi padre alguien les hubiera afeado hablar en gallego por ridículo o absurdo (no digamos ya por innecesario) se hubieran quedado tan estupefactos como si a un londinense le hubieran dicho lo mismo del inglés, o del francés a un parisino. Eso habría ocurrido, aunque los extraterrestres que dirigen ese marciano hotel de Asturias se nieguen a entenderlo.

Insultos a la gallega
Nota del Editor 20 Abril 2014

Ser catedrático de derecho constitucional en España debería ser considerado como profesión innecesaria puesto que se ha demostrado en innumerables ocasiones que la constitución española, además de ser un bodrio absolutamente ilógico, no llega a papel mojado.

Y a continuación habrá que añadir que si la constitución española permite cooficializar cualquier lengua que las comunidades autónomas deseen, es reprobable pretender impedir que más lenguas entren en el gallinero: eso del café para tres y a los demás nada, no es edificante. Y lo que es hablar, en España se hablan cientos de lenguas, sólo hay que salir del agujero.

Y respecto al insulto, parece que la ingnorancia y estupidez se refiere a quien se dedica a aprender lenguas regionales, puesto que quien propugna dedicar ese tiempo a tareas más ventajosas y convenientes para la civilización, no muestra ignorancia ni estupidez, por el contrario, muestra un conocimiento que traspasa los límites del ombligo.

ANÁLISIS
La corrupción en España: más de 1.700 causas abiertas
Hay más de 500 imputados y sólo una veintena está cumpliendo condena
EP. Estrella Digital 20 Abril 2014

Una radiografía de la corrupción en España revela que hay casi 1.700 causas abiertas en sus diferentes órganos judiciales, más de 500 imputados en estos procedimientos y sólo una veintena cumpliendo condena en alguna de las cárceles del territorio nacional.

Los casos de corrupción afectan a todos los niveles de la administración y las investigaciones en marcha salpican tanto a quienes han sido miembros del Gobierno --como los exministros Manuel Chaves y Magdalena Álvarez, relacionados con el caso de los ERE fraudulentos de Andalucía--, como a dirigentes autonómicos y numerosos alcaldes y responsables municipales.

El pasado año, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) cifró en 1.661 las causas abiertas en los diferentes órganos judiciales españoles por delitos relacionados con la corrupción. Éstas afectan a tipos penales como la prevaricación, revelación de secretos, cohecho, tráfico de influencias, malversaciones, negociaciones prohibidas a funcionarios, blanqueo de capitales, apropiación indebida, fraude, estafa, falsedad documental y delitos contra el patrimonio histórico y contra el medio ambiente.

Pese a este abultado número de procesos, la cifra de personas que actualmente están en prisión cumpliendo condena es muy reducida, sobre todo debido a la dilatación de los procesos judiciales, que en muchos casos son muy amplios y su investigación abarca un amplio periodo de tiempo.

Por ejemplo, en el caso Gürtel sólo el extesorero del PP Luis Bárcenas está actualmente en prisión. El resto de imputados, más de 150, están aún a la espera de que finalice la fase de instrucción de la causa que investiga el juez Pablo Ruz en la Audiencia Nacional. En la cárcel está también el expresidente CEOE Gerardo Díaz Ferrán por el desmantelamiento de Marsans para evitar el pago a sus acreedores, aunque está pendiente de ser juzgado por más causas en distintos tribunales.

Baleares, la comunidad con más políticos entre rejas
Por comunidades, Baleares es autonomía en la que más políticos están en prisión por alguna causa relacionada con la corrupción. Por diferentes casos, están en prisión el exconseller Josep Juan Cardona, el exdirector general Kurt Viaene, el exgerente del Consorcio Antònia Ordinas y el exconcejal 'popular' en Lloseta Felipe Ferré. También han acabado en prisión el exalcalde de Andratx Eugenio Hidalgo (PP) y el exgerente de la empresa pública Bitel Damià Vidal, condenado a cinco años por una trama de desvío de fondos.

De la misma manera, están también en la cárcel varios de los que fueron responsables del extinto partido Unió Mallorquina, empezando por la que fuera presidenta del Parlamento balear y del Consell de Mallorca, María Antònia Munar, condenada en firme a un total de once años y medio por diferentes casos. También de Unió Mallorquina están en la cárcel por condenas firmes el exvicepresidente del Consell de Mallorca Miquel Nadal, los exconsellers Bartomeu Vicens y Francesc Buils y el exjefe del Instituto de Inversiones para la Mejora del Entorno Turístico Antoni Rebassa.

No es el caso del expresidente Jaume Matas, condenado a nueve meses de prisión por tráfico de influencias en el primero de los casos por los que ha sido juzgado y que está pendiente de que el Gobierno resuelva su petición de indulto antes de entrar en prisión.

Caso aparte es el del exconcejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Palma Javier Rodrigo de Santos, que entró en prisión en 2009 por malversar fondos en clubes de alterne masculinos y abusar de menores. Desde marzo se encuentra en un Centro de Inserción Social. También en febrero de este año entró en prisión el expresidente de Agrupación Social Independiente (ASI) Joaquín Rabasco por desviar más de un millón de euros del Ayuntamiento mallorquín de Llucmajor a cuatro empresas ligadas a él.

Sólo un implicado en los ERE andaluces en prisión
En pleno escándalo tras salir a la luz un presunto fraude en Andalucía con los fondos para cursos de formación, otro de los procesos con más repercusión pública durante los últimos meses ha sido el de los ERE fraudulentos de Andalucía, en el que hay imputadas 144 personas pero sólo el exdirectivo de Vitalia Eduardo Pascual continúa en prisión. Se da la circunstancia de que Pascual solicitó este miércoles su libertad, aunque la juez Alaya aún no se ha pronunciado.

Entre los implicados en este caso, la juez Alaya ha remitido a las Cortes Generales a través del Tribunal Supremo la "preimputación" de los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán y del exconsejero José Antonio Viera. Además, está imputada la exministra y exconsejera andaluza Magdalena Álvarez, a quien la juez ha pedido una fianza de responsabilidad civil de 29.568.129,20 euros.

También cumplen condena el exalcalde de Marbella Julián Muñoz, condenado a siete años en el caso en el que fue juzgado junto a sus exparejas Isabel Pantoja y Maite Zaldívar, quienes sin embargo no han ingresado en prisión. También está en la cárcel el exasesor de Marbella Juan Antonio Roca, principal acusado del caso 'Malaya' y también juzgado por 'Saqueo I' y el 'caso Minutas'.

Por este último proceso está también en la cárcel el letrado y expresidente del Sevilla José María del Nido cumpliendo una pena de siete años por irregularidades en los encargos que le hizo el Ayuntamiento de Marbella.

En Cataluña, este mismo año ha ingresado el exinspector jefe de Hacienda, Josep Maria Huguet, --condenado a seis años y diez meses por su implicación en el 'caso Hacienda'-- y también los expresidentes de Ferrocarrils de la Generalitat (FGC) Antoni Herce y Enric Roig, condenados a cuatro años y medio por malversación, aunque éste sólo va a la prisión a dormir. Además, la Audiencia de Barcelona ha ordenado esta semana la inmediata entrada en prisión del empresario andorrano Fidel Pallerols y del excargo de UDC Vicenç Gavaldà, condenados por una financiación irregular.

Además, están imputados en casos de presunta corrupción en diferentes fases de investigación el diputado de CiU Oriol Pujol; el presidente de la Diputación de Tarragona, Josep Poblet (CiU); el exalcalde de Sabadell Manuel Bustos; el diputado de CiU Xavier Crespo, el exvicepresidente del Gobierno central y expresidente de Caixa Catalunya, Narcís Serra (PSOE); el expresidente del Palau de la Música Fèlix Millet.

Valencia, muchos imputados pero ningún encarcelado
Un caso particular es el de la Comunidad Valenciana, donde hay múltiples escándalos de corrupción abiertos pero ningún político está en prisión. En las Cortes Valencianas, hasta cinco diputados del PP están imputados, cuatro de ellos por el 'caso Gürtel', y la quinta, la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, por el 'caso Brugal'. Pero también están imputados hasta cinco exdiputados 'populares' que renunciaron al escaño.

Tampoco en Galicia hay ningún político en prisión, aunque sí son varios los que entraron en prisión preventiva y ahora están en libertad bajo fianza. Es el caso de numerosos implicados en el caso Pokémon, que afecta a políticos de PSOE y PP de varias provincias gallegas, como el exalcalde de Orense Francisco Rodríguez o el de Boqueixón (A Coruña), el 'popular' Adolfo Gacio.

En Canarias, pese a la decena de regidores imputados en diferentes casos judiciales, sólo cumple condena el fundador del Partido Independiente de Lanzarote (PIL), Dimas Martín, ya en tercer grado por condena de 8 años de cárcel por malversación de caudales públicos por la gestión del Complejo Agroindustrial de Teguise durante su época como alcalde de este municipio lanzaroteño.

Murcia también cuenta con varios municipios afectados por casos de corrupción, pero únicamente el exalcalde de Totana está en prisión, aunque en la actualidad disfruta del tercer grado y sólo duerme en la cárcel.

El armario español

xavier pericay ABC Cataluña 20 Abril 2014

Hace apenas una docena de días que Sociedad Civil Catalana se presentó en sociedad y todo indica que la iniciativa ha sido un éxito

Hace apenas una docena de días que Sociedad Civil Catalana (SCC) se presentó en sociedad y todo indica que la iniciativa ha sido un éxito. Así se deduce, al menos, de la atención que le han prestado partidos políticos y medios de comunicación, lo mismo en Barcelona que en Madrid, y del número de adhesiones que su manifiesto fundacional ha recibido hasta la fecha —unas 5.000, según los representantes de SCC—. Como es sabido, la entidad, en la que confluyen sectores ideológicamente muy diversos, se define por su defensa de una Cataluña integrada en España y Europa —siendo lo segundo, claro está, una consecuencia de lo primero— o, en otras palabras, por su oposición a la larga marcha hacia la nada emprendida por el Gobierno de Artur Mas. SCC tiene, pues, un carácter transversal y marcadamente reactivo, como reclama sin duda el momento. Y tiene asimismo un programa ambicioso: un acto público de presentación el próximo miércoles, Diada de Sant Jordi, en el Teatro Victoria de Barcelona, y dos grandes movilizaciones futuras, el 24 de junio en Barcelona y el 11 de septiembre en Tarragona.

Ese afán movilizador, tan saludable y necesario, ha sido definido por uno de los portavoces de la entidad como la voluntad de «dar voz a los catalanes que están dentro del armario», esto es, como una invitación a que salgan de una vez de él. Hay que demostrar en la calle, o en el espacio público cuando menos, que somos, si no tantos como ellos, sí «molts més dels que ells volen i diuen» ­—por expresarlo, pues de resistencia se trata, con palabras del otrora resistente Raimon—. Pero ello no debería hacernos olvidar que el armario en cuestión no es sino un módulo de un armario muchísimo mayor, el español. Y que, de momento, sólo un 2% de las adhesiones recibidas son, al decir de la propia SCC, de fuera de Cataluña. Movilizar a los catalanes que no comulgan con el nacionalismo está muy bien. Pero el desvarío de Mas y sus congéneres secesionistas es un problema español y como tal hay que abordarlo. Reducirlo al campo de juego catalán, además de un lamentable error conceptual, sería desaprovechar una ocasión inmejorable para demostrar que España, como Teruel, existe.

El euskera languidece

Vicente Torres Periodista Digital 20 Abril 2014

Según una encuesta del propio gobierno vasco, a pesar de que crece el número de personas que entiende y habla el euskera, decrece el de quienes lo hablan con regularidad.
El hecho de que haya crecido el número de personas que lo entiende y habla se debe a la presión de los nacionalistas, y ya se sabe que la democracia puede soportar o consentir la presión, pero eso no significa que la presión tenga algo que ver con la democracia. Más bien, puede decirse que quienes se sirven de ella abusan de la democracia.

La función de las lenguas consiste en servir para que las personas puedan comunicarse. Y la función de los políticos consiste en servir a la sociedad. Tienen la misión de gestionar los recursos de que disponen. Pero como resulta que en España llevamos tantos siglos de absolutismos y dictaduras los políticos están acostumbrados a mandar y los ciudadanos a obedecer. Así que los políticos en lugar de poner a disposición de los ciudadanos los medios para que vivan mejor, los obligan a pasar por el aro. Y los ciudadanos obedecen y aprenden el euskera. Y llaman fascistas a los demócratas.

El gobierno vasco debería recapacitar y darse cuenta de que todo el dinero gastado en obligar a los ciudadanos a aprender euskera podría haberse empleado en cosas más productivas. Y de que el esfuerzo que han hecho los estudiantes del euskera es poco menos que baldío.

Democrático sería dar alicientes para que la gente, voluntariamente, estudie esta lengua tan antigua. Lo que se hace voluntariamente se hace mejor.

No obstante, la intención del gobierno vasco dista mucho de optar por la vía democrática. Cabe predecir, con escaso margen de error, que su intención es la de mejorar las 'estrategias' para obligar a la gente a usar el euskera. O sea que aumentará la presión.

Ofa Bezunartea rescata la voz del exilio intelectual vasco
'Memorias de la violencia' reúne testimonios de intelectuales víctimas de atentados, las amenazas y el acoso de ETA.
"Hará falta tiempo para superar la falacia de que el vasco no nacionalista no es vasco", asegura la catedrática y columnista.
REDACCIÓN | MADRID El Correo 20 Abril 2014

“Todos comparen el sentimiento de haber sido expulsados de la sociedad vasca por su ideas y el dolor de ser considerados enemigos del pueblo vasco”. Ofa Bezunartea (Lumbier, Navarra, 1940) describe así la sensación común entre muchos de los intelectuales y funcionarios públicos vascos obligados a abandonar su tierra por los atentados, el acoso y las amenazas de ETA. La catedrática y periodista, alejada a la fuerza de su tierra desde 2003 y radicada en Sevilla, da voz a un buen puñado de ellos en ‘Memorias de la violencia’ (Editorial Almuzara). Su trabajo configura el relato vivo de esta diáspora intelectual dando voz a sus protagonistas, víctimas de otra vergonzosa página de la historia de la violencia etarra dirigida selectivamente a intelectuales, periodistas y jueces.

“El libro nace de la decisión de muchas personas e instituciones, como la fundación Jiménez Becerril, de recoger el testimonio de profesionales intelectuales exiliados y para engrosar la memoria de las huellas que ETA ha dejado con su violencia”, explica Bezunartea.

Ha reunido testimonios directos de quienes sufrieron en carne propia la dolorosa experiencia. Casi todos son figuras relevantes de la vida pública vasca, como Mikel Azurmendi, Mikel Iriondo, Gotzone Mora, Carlos Fernández de Casadevante, Edurne Uriarte, Manu Montero o Francisco Llera y los periodistas José María Calleja, Aurora Intxausti, Carmen Gurrutxaga, Charo y José Antonio Zarzalejos y Pedro Briongos.

“Para quienes se sentían ciudadanos vascos, que jamás estuvieron en posiciones políticas intransigentes ni radicales, el sentimiento de pérdida, de dejar tu vida, amigos y raíces, de que te fuercen a renunciar al ecosistema que te hace sentirse en casa, es muy doloroso y muy duro”, resume. Todos, como ella, tuvieron que soportar “el desprecio de la izquierda radical y el agravio que supone ser tildado de traidor desde la falacia de que solo se puede ser vasco siendo nacionalista y que, si no eres nacionalista vasco, eres nacionalista español y debes irte a España”.

“Muchos de los imprudentes que expusieron argumentos éticos, políticos, históricos, sociológicos o simplemente humanitarios, con su pluma o con su voz, en medios de comunicación, libros o a través de organizaciones cívicas contra ETA, acabaron teniendo que optar por el exilio para preservar su vida, por la tranquilidad de sus familias, por no tener que arrastrar siempre la sombra de los escoltas o para librarse de un clima irrespirable” enumera. Cree que sus vivencias y testimonios “deben formar parte de esa memoria total de todos estos años vividos bajo la violencia de ETA”.

Recuerda también a otros colectivos que padecieron con saña el zarpazo de ETA como las fuerzas de seguridad y los empresarios “que sufrieron una persecución durísima desde el principio, mientras el acoso a los intelectuales comenzó en los noventa con la famosas socialización del sufrimiento”. ETA la colocó entonces en su diana, junto a su marido y tantos y tantos intelectuales. Las amenazas se intensificaron y apareció la inquietud, la contravigilancia y el miedo. Todo bajo una actitud contemporizadora del PNV y otros sectores de la sociedad que son su silencio abonaron la exclusión.

Bezunartea contempla con relativo optimismo la situación actual en Euskadi. “La ausencia de violencia física supone un cambio decisivo, pero curar la fractura, las tensiones y esa división entre ciudadanos vascos supuestamente legítimos y el estigma a que achaca una ilegitimidad permanente por no ser nacionalista, costará mucho tiempo, acaso más de un generación”, asegura. La vuelta no es fácil para ninguno de los que ha rehecho su vida profesional y personal lejos de Euskadi. “En muchos casos supone un nuevo desarraigo para familias que se han integrado en otros lugares, aunque en espíritu estén en Euskadi”, dice.

Admite Bezunartea que no pedir perdón es “otra manera de violencia”, pero juzga “más grave” que los ejecutores “no sean capaces de deslegitimar el terrorismo y reconocer que el uso de la violencia en grado sumo para conseguir objetivos políticos no tiene defensa posible; que fue un error que causó un daño definitivo y dejó una sociedad vasca enferma”. “El perdón es una cuestión acaso más personal y moral que social y política. Aunque se agradece que alguno lo haga, no espero que lo pidan”, concluye.

Estima muy difícil calcular a cuántas personas ETA les ha destrozado la vida, ya que a los asesinados, secuestrados o extorsionados, hay que sumar a quienes han soportando restricciones en sus libertades individuales. Un hecho que, a su juicio, les ha impedido optar, en pie de igualdad, por cualquier opción política, “condenándolos al silencio ante el riesgo de ser marcados como enemigos”.

Y todo mientras la sociedad vasca, sumergida en una gravísima crisis moral, “guardaba silencio y miraba para otro lado por insensibilida, cobardía o comodidad” , de modo que el exilio “es un signo más de la anormalidad y al esquizofrenia vivida durante décadas”. Aborda en el libro dos episodios que ejemplifican esa anormalidad: la desestabilización permanente durante años en la Universidad del País Vasco por un grupo de profesores de la izquierda abertzale, y las irregularidades de los estudios de los presos de ETA.

Ofa Bezunartea se doctoró en Ciencias de la Información en 1987 en la Universidad de Navarra. Como informadora trabajó en la Agencia EFE y los diarios Nueva Rioja, y El Correo Español. Fue corresponsal política en Deia, delegada en el Esuskadi del semanario Panorama y columnista de La Hoja del Lunes de Bilbao.

Profesora de Periodismo en la Universidad del País Vasco, desde 1982 y Catedrática desde 1996. Es columnista de El Correo y autora de varios ensayos sobre los medios de comunicación vascos. Ha impartido cursos de doctorado en la Universidad del País Vasco, la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona y la Universidad de Sevilla.

España
Los cronistas catalanes se muestran españoles más allá de la geografía
rafael lópez ABC 20 Abril 2014

La búsqueda de los orígenes nacionales como justificación del nacionalismo entendido como ideología y proyectos políticos ha sido un común denominador del nacionalismo catalán en sus diferentes fases. Si en el siglo XIX el objeto no era poner en duda la «nación española» sino afirmar la pluralidad «sociológica y étnica» de España, en el siglo XX esta historiografía de corte romántico pretende poner las bases de la negación de España como nación, limitando su existencia histórica y contraponiéndola a una historia e identidad catalana que la precedía en el tiempo.

Así, parte de los esfuerzos de la historiografía romántica nacionalista ha sido justificar la escasa tradición de España, que tendría, a lo sumo, doscientos o trescientos años de historia, contraponiéndola a la existencia de una Cataluña más que milenaria. Estos esfuerzos por crear una identidad catalana ancestral en contraposición a una identidad española moderna e impuesta por las armas, no sólo traiciona el legado científico de Vicens Vives, que acusaba a estos historiadores de «manipular la realidad histórica», como apunta Aurell, sino que va en contra de la propia evidencia científica.

¿Cómo explicar si no el fervor hispánico de los autores catalanes de la propia Edad Media? Un fervor que aparece reflejado en la mayoría de cronistas catalanes que expresan un sentimiento hispánico que va más allá de conceptos meramente geográficos.

Y es que al contrario de lo que afirman algunos historiadores nacionalistas, sobre el significado puramente geográfico de la palabra España, lo cierto es que los escritores medievales no hacen otra cosa que reforzar el discurso hispanista de los autores godos, rememorando la unidad perdida por la invasión árabe y considerándose a sí mismo como naturales de España, aunque sirviendo a diversos reyes.

Conciencia de pertenencia
Siguiendo la magnífica obra de Luis González Antón, «España o las Españas», las crónicas de esta época, centradas muchas de ellas en un reino o, incluso, en un monarca, enmarcan siempre sus historias en las «ystories d’Espanya, les conquestes d’Espanya, los pobladors d’Espanya o los reyes de Espanna». De esta forma, conviven en una misma crónica la conciencia de pertenecer a una unidad política mucho más amplia que la delimitada por el monarca.

Esta unidad surge de la convicción del pasado común godo de todas las tierras de España. La historiografía nacionalista, ha querido ver en la Marca Hispánica y su relación con los francos como un hecho diferencial de Cataluña dentro de España. Una Cataluña que miraría a Europa desde la Edad Media en comparación a una Castilla encerrada al sur de los Pirineos.

Nada más lejos de la realidad. Los cronistas medievales son conscientes de sus raíces góticas comunes con los demás reinos y así lo expresan. Si Ramón Berenguer I se atribuye la autoridad de la legitimidad goda a la hora de redactar leyes y fueros, cronistas posteriores como Carbonell hacen referencia a la «Hespanya Gothica», o un Mieres que reafirma el origen godo de catalanes y aragoneses.

Respecto a Ramón Berenguer I cabe recordar que el jurista Socarrats señala como este conde «que dio los Usatges, se tituló dominador de España», mientras que Ramon Berenguer III en el Liber Feudorum Major se titula «Marqués de Barcelona y las Españas».
El godo Guifré el Pilós

Es más, la propia creación de Guifré el Pilós como mito fundador de Cataluña tiene connotaciones godas. Así, Pere Antoni Beuter hablará de él como «natural español» y Francesc Calça y Francesc Diago lo llamarán godo.

España como realidad política es común en todas las crónicas catalanas de la Edad Media. Así se aprecia en los Gesta Comitum Barcinonensium, en el Recort de Gabriel Turell o en el Libre de feyts d’armes de Catalunya, del falso Bernat Boades. Como explica Luis Suárez, en la España medieval existía una «conciencia de unidad. Los reyes de España compartían un principio de legitimidad que los hacía solidarios. De ahí que interviniesen constantemente unos en los asuntos de otros».

Así, Turell escribe: «tanta bella obra como se muestra en Spanya», el falso Boadas hace un cántico a España al afirmar «la princessa de totes les provincies, que be.n és Spanya per la sua gran riqueza, e bellea e noblea, e per la bellicorositat dels seus naturals, ente totes les del món».

Es más, el falso Boadas clarifica de manera nítida lo que entiende por España y lo que entiende por Cataluña al afirmar: «Cuando vinieron (los cartagineses) a España, toda la tierra estaba divida en muchas y diversas regiones… y en esta parte que hoy llamamos Cataluña, estaban los ilergaones».


Recortes de Prensa   Página Inicial