AGLI Recortes de Prensa   Martes 29Abril  2014

650 o mil.
Vicente A. C. M. Periodista Digital  29 Abril 2014

El Gobierno va a comunicar a la UE su previsión macroeconómica para el bienio 2014-2015,es decir, para la segunda mitad de la triunfal legislatura de Mariano Rajoy (o eso se cree él o quiere hacernos creer). En esas previsiones se da como muy probable la creación de 650.000 empleos netos para el periodo. Esta gran noticia me hace recordar aquella otra promesa electoral de Felipe González cuando dijo que iba a crear 800.000 puestos de trabajo, que el pueblo llano cuando esa previsión se transformó en la perdida de casi dos millones de empleos, transformó jocosamente en que había prometido crear 800 o mil puestos de trabajo.

Por lo pronto, durante la primera mitad de la legislatura, Rajoy y su Gobierno no han querido tomar las medidas drásticas de reducción del gasto mediante el adelgazamiento radical de las Administraciones. Tampoco sus medidas de asfixia impositiva a los ciudadanos han servido para reducir el déficit ni aumentar los ingresos y sí para aumentar la deuda pública que se ha acercado al límite psicológico del 100% del PIB. Por cierto, que durante la mayor parte de este periodo se ha estado en valores de depresión, lo que eufemísticamente se conoce por "crecimiento negativo". Y lo que se vende como un logro es que el bono ha dejado de ser basura para subir unos poco alentadores tres grados, quedándose en un bien bajo, bastante alejado de la excelencia de la triple A.

Eso sí, las previsiones son de lo más optimistas y se vende como que ya estamos saliendo de la crisis. Eso no es exactamente el que ya hemos salido de la crisis sino que estamos en ello, como si no lo sufriéramos en nuestros bolsillos. Porque como dijo D. Camilo José Cela, " no es lo mismo estar dormido que estar durmiendo, de la misma manera que no es lo mismo estar jodido que estar jodiendo". Y a lo que parece este Gobierno no deja de fastidiar a los ciudadanos y ya no se corta un pelo en vender una más que dudosa recuperación y lanzar las campanas al vuelo en la creación de nada menos que 650.000 puestos de trabajo, basándolo todo en la cienciología de los números y de los arcanos de los economistas.

Y no será porque el Gobierno haya tomado medidas para la creación de las condiciones financieras y de estímulo a las PyMes y emprendedores para la creación de empleo. No, su labor contraria a la exigida por la UE se ha limitado a conservar e incluso aumentar las Administraciones públicas, consolidando el cáncer que corroe a la sociedad española. Sus esfuerzos han ido encaminados a reflotar a base de ayudas de la UE a unas Cajas de Ahorros quebradas por la delictiva gestión de consejeros de la casta política y sindical, reconvirtiéndolas en una nueva Banca en competencia con la vertebral existente que hizo su reconversión hace décadas en fusiones y expansiones hacia el exterior.

No deja de ser una coincidencia que este anuncio se haga precisamente en plena campaña de las elecciones al Parlamento europeo y que el año próximo se celebren las elecciones autonómicas,locales y las generales. No, no piensen mal. En realidad se trata de un estudio muy sesudo con previsiones que no dejan de ser solo eso, previsiones y no realidades. Porque la única realidad es que los antecedentes de gestión de este Gobierno dejan muchas dudas sobre sus previsiones, cuando han tenido que acudir incluso a la mentira más burda para justificar el incuplimiento del déficit con la UE.

Así que permítame Sr. Rajoy que no le crea, porque usted no se diferencia de su antecesor "el observador de nubes". Usted Sr. Rajoy ha mentido a los españoles aplicando un programa radicalmente opuesto al que prometió en campaña electoral. Usted Sr. Rajoy mintió a la UE cuando prometió cumplir los límites de déficit y la rebaja de la deuda pública. Usted Sr. Rajoy mintió a las víctimas del terrorismo y ha realizado una política continuista de la de Zapatero y Rubalcaba con la ETA. Usted Sr. Rajoy mintió cuando juró defender la Constitución y la Unidad de España permitiendo que traidores como Artur Mas y partidos como CiU y ERC promuevan la secesión impunemente con el dinero de todos los españoles. ¿Y ahora quiere que le creamos esta promesa de crear 650.000 empleos netos?

Quien le aconseje se equivoca al proponer lanzar estos mensajes de falsas esperanzas. Usted se equivoca Sr. Rajoy al tratar a los españoles como imbéciles y desmemoriados. Pronto tendrá su respuesta en las urnas y espero que pronto podamos celebrar haber terminado con un grave error histórico, haber confiado en usted.

Segundo aviso a los bancos centrales
Jesús Sánchez-Quiñones El Confidencial  29 Abril 2014

El Banco Internacional de Pagos (BIS), conocido como el banco central de los bancos centrales, se ha convertido en el organismo internacional más crítico con la aplicación de políticas monetarias ultraexpansivas como las realizadas por la Reserva Federal estadounidense (Fed), el Banco de Japón (BoJ) o el Banco de Inglaterra (BoE).

Los informes del BIS reciben poco eco en los medios de comunicación, pero no por ello dejan de tener extrema relevancia. Hace ahora un año, con motivo de su informe anual, dio a conocer el informe “Making the Most of Borrowed Time”, en el que argumentaba que los bancos centrales no pueden solucionar la crisis por sí solos. Su actuación permite conseguir tiempo prestado para que los Gobiernos de cada uno de los países tomen las medidas de ajuste y de reformas estructurales necesarias para la vuelta a tasas de crecimiento sostenibles.

Ahora, un año más tarde, el BIS vuelve a insistir en la misma idea. En un informe titulado “Global Economic and Financial Challenges: a Tale of Two Views” pone en cuestión la forma de afrontar la crisis por parte de los bancos centrales y de la mayoría de los Gobiernos occidentales.

La actuación de los principales bancos centrales, y de los Gobiernos occidentales en general, se ha basado en considerar que el factor clave de la crisis es una brusca caída de la demanda y, por tanto, había que estimularla mediante inyecciones de liquidez

El informe constata que no todas las recesiones tienen el mismo origen. Las medidas a adoptar para superar una recesión provocada por una caída brusca de la demanda no deben ser las mismas que las aplicadas a una recesión cuyo origen radica en un exceso de sobreendeudamiento, lo que el BIS denomina “crisis de balance”.

La actuación de los principales bancos centrales, y de los Gobiernos occidentales en general, se ha basado en considerar que el factor clave de la crisis es una brusca caída de la demanda y, por tanto, había que estimularla mediante inyecciones de liquidez (QE) y políticas fiscales expansivas que la reactivaran. Basta recordar el nefasto Plan E en el caso de España.

La opinión del BIS es totalmente contraria a la anteriormente mencionada. Considera que la actual crisis tiene su origen en un sobreendeudamiento en el periodo de bonanza económica que generó un boom de crédito insostenible, generando una falsa sensación de prosperidad. Una vez ha estallado la burbuja de crédito, es imprescindible reparar los balances de los bancos y las empresas y acometer reformas estructurales para poder salir de la crisis. Las políticas actuales de mayor inyección de liquidez y relajación de las políticas de consolidación fiscal anestesian las consecuencias de la crisis, pero no la solucionan.

De acuerdo con el informe mencionado, el ratio de deuda privada, excluido el sector financiero, sobre el PIB de los países integrantes en el G20 se ha incrementado un 30% desde el inicio de la crisis. Las políticas de los bancos centrales con ingentes inyecciones de liquidez y mantenimiento de los tipos de interés en mínimos han fomentado este incremento del endeudamiento.

Aunque sea con distintas palabras, el BIS insiste en advertir sobre la idea que ya expresaba hace un año. Las actuales políticas de los bancos centrales pueden hacer subir la valoración de los activos financieros, reducir los tipos a mínimos y lograr que las primas de riesgo se sitúen en niveles ridículos, pero su efecto sólo es temporal y no soluciona la crisis sin la actuación decidida de los Gobiernos. El efecto de las políticas de los bancos centrales es cada vez menor, y sus balances no pueden crecer de forma permanente. Antes o después será necesario afrontar definitivamente la limpieza de los balances bancarios y empresariales, reconociendo las pérdidas y recapitalizando, así como realizar reformas estructurales en temas como la competitividad, el mercado laboral o los impuestos.

“No hay atajos: el camino a la recuperación no será fácil. Pero cuanto más se espere, mayor será el coste”. (“There are no short cuts: the path from here to there will not be easy. But the longer we wait, the bigger the costs will be”).

Plan de choque para reducir la deuda
Javier Fernández www.lavozlibre.com 29 Abril 2014

Periodista

La deuda del conjunto de la economía se ha convertido en uno de sus principales problemas estructurales. La suma acumulada por empresas, instituciones financieras, hogares y Administración suma un 386% del PIB, es decir, casi cuatro billones de euros y alrededor de 85.000 euros por cada persona. Por esta razón, el Gobierno ha preparado un plan de choque para reducirla rápidamente. Este plan consiste, en primer lugar, en una mejora de la percepción de la economía española. La recuperación de la confianza ha permitido una bajada de tipos de interés que va a actuar como un bálsamo sobre las cuentas públicas. Los datos de contabilidad nacional reflejan que España destinó el año pasado 35.096 millones de euros sólo en pagar intereses, una cifra que antes de la crisis no alcanzaba los 17.000 millones. Es decir, que el coste de la deuda se ha incrementado un 107%.

El segundo elemento es una revisión del cálculo del PIB. La estimación de la deuda registrada en los Presupuestos se hizo con una previsión de crecimiento de la economía del 0,5% cuando las nuevas previsiones impulsan la evolución de la actividad hasta, al menos, el 1,5%. Un aumento en el denominador reduciría la tasa de deuda. En este sentido, el Ejecutivo estima que la economía tendrá un repunte muy superior al previsto y podrá crecer entre un 2 y un 2,5% y el crecimiento del PIB evitará que la deuda sobrepase el 100% del PIB. En tercer lugar está el plan de privatizaciones. Los fondos que se obtengan con la venta de empresas se destinan a reducir deuda y no déficit público, según la normativa europea. El Gobierno tiene un proyecto en el que estima que podría obtener cerca de 30.000 millones de euros con la venta de empresas participadas por el Estado, lo que supondría algo más de 3 puntos de PIB.

El cuarto punto de este plan es culminar el llamado proceso de devaluación interna e iniciar un proceso controlado de incremento de la inflación. Esto equivaldría a una “quita virtual”, dado que todas las deudas se pagan con un aumento de la inflación. Para afrontar este proceso sería necesario un aumento del poder adquisitivo de las rentas salariales y una rebaja selectiva del Impuesto de la Renta a los ciudadanos que pagan menos. En cualquier caso, es importante tener en cuenta que la cifra total de endeudamiento de España es muy similar a la media de la zona euro, un 387% del PIB, y se puede considerar muy pareja a las cifras de Italia o Francia, aunque notablemente superior al 247% que marca Alemania. No obstante, el problema diferencial es que está contraída con el exterior, a diferencia del resto de países que la soportan sus propios ciudadanos. La parte de esta deuda que está en manos de extranjeros es, en el caso de España, del 233%.

El sector privado ahorra poco y, además, siempre ha primado los bienes inmobiliarios. Esa costumbre social nos hace muy dependientes de la inversión extranjera, lo que nos deja a merced de las turbulencias financieras y de nuestros Bancos. Los particulares tienen un total de 4.858 millones de euros en deuda del Estado a vencimiento, frente a los más de 6.200 millones que llegaron a tener en 2008. Su cartera sólo supone un 0,72% del total de la deuda emitida por el Tesoro, cuando antes de la crisis era casi el 2%. Sin embargo, la cartera de deuda del Estado de las entidades españolas se situaba al cerrar 2011 en algo más de 201.000 millones, mientras que el pasado junio alcanzó un máximo histórico de 263.000 millones, aunque acabó el año con un retroceso de casi 30.000 millones. Era el 9% de todos sus activos en octubre de 2013, aún por debajo del 11% en que se encontraba antes del euro, a finales de 1998, según los datos del Fondo Monetario Internacional (FMI)

Transición pactada, partidos traidores
Juan Sánchez Torrón La Voz 29 Abril 2014

El libro de Pilar Urbano La gran desmemoria no dice, sustancialmente, nada que no hubieran dicho ya otras investigaciones previas como la de Francisco Medina o Jesús Palacios. Pero ha vuelto a evidenciar, por las reacciones suscitadas, la buena salud del mito fundacional del actual régimen. La transición tuvo que ser pactada por los hombres de la dictadura con los partidos de la oposición. Este punto de partida arroja una notable sombra de sospecha sobre el resultado. La ruptura democrática exigía un período de libertad política indiscriminada que habría de verse culminado por elecciones a Cortes constituyentes y un referendo que permitiera a los ciudadanos optar por la forma de Estado, monarquía o república, y la forma de gobierno, parlamentarismo o presidencialismo. Imposible de aceptar por el monarca, el mismo que ahora es ensalzado como impulsor y defensor de la democracia.

La reforma, por contraste con la ruptura, consistió en legalizar las libertades públicas y el secuestro de la libertad política por unos partidos que entregaron a la ciudadanía una Constitución pactada en privado, en ausencia de un debate público digno, y que impidió que los ciudadanos pudieran optar por otra alternativa. Por eso la dictadura pudo imponer la monarquía y los partidos políticos el sistema proporcional de listas, esencia del actual sistema político, para asegurarse una permanente posición de apropiación de las instituciones estatales. Ambos intereses se dieron la mano mientras el PSOE puso en marcha la mentira que sus bases tuvieron que aceptar: la defensa de boquilla de la ruptura cuando la reforma estaba siendo negociada con el Gobierno de Suárez. Se ha dicho que este régimen partidocrático, que ya fue teorizado por el jurista del Tribunal de Bonn Gerhard Leibholz, con el nombre de Estado de Partidos, respondía a la necesidad de potenciar estructuras partidistas muy debilitadas por la dictadura y la clandestinidad. Que 37 años después una pretendida solución transitoria se haya consolidado es la prueba evidente de la mentira de tal excusa. Un vistazo a la hemeroteca debería servir para ensombrecer los halagos que se han derramado sobre la clase política de entonces. Baste recordar la reacción de los siete padres de la patria cuando la revista Cuadernos para el Diálogo filtró, en noviembre de 1977, uno de los borradores de la futura Constitución: la reacción de un consejo de administración de una empresa privada cuyas deliberaciones son entregadas a la competencia. Con esa opacidad estaba siendo tratado un pueblo al que una ficción mentirosa quiere hacer protagonista de su destino; en realidad, su papel fue el de simple invitado a refrendar un reparto de poderes pactado en privado.

La auténtica regeneración democrática
Alberto Peláez Estrella Digital 29 Abril 2014

El 25 de Mayo tenemos una cita con las urnas. De verdad ¿tenemos ganas de ir a votar? Es cierto que el voto es un derecho y un deber. También que es el único momento -no hay más por mucho que los políticos nos lo quieran vender- para meterles un golpe y aviarles porque ya es hora de aviar a toda la clase política que nos ha tocado vivir.

Es difícil encontrar a unos políticos tan mediocres; algunos con esas ganas de trincar que tienen -o al menos es la percepción que hay en la opinión pública -y muchos, hasta con muy mala educación- ¿Se acuerdan cómo jugaban con los teléfonos móviles los diputados frente al cuerpo del Presidente Adolfo Suárez? - Eso es sencillamente una falta de respeto, de sensibilidad y de miras políticas.

Con seis millones de desempleados, una desafección a la ciudadanía y una idea de que la Justicia juega a favor de los políticos, la ciudadanía esta más que harta. Y me da la sensación de que esto se verá reflejado el día de las Elecciones al Parlamento Europeo.

¿Al Parlamento Europeo? Y eso, ¿qué es lo que es? Se pregunta la mayoría de la opinión pública de este país, más preocupada en conseguir trabajo o llegar a final de mes que saber qué es eso del Parlamento Europeo y para qué sirve.

Ellos mismos, los parlamentarios, los alcaldes, los ministros, los concejales, los diputados autonómicos, los presidentes y ex presidentes de Comunidades Autónomas, los consejeros; todos, de uno u otra manera son los que se han creado esa imagen y esa fama de que la ciudadanía les importa poco. Se han creado la imagen de luchar por el cargo. Y ¿después qué?

Pues despacito y buena letra. Si los ciudadanos van mal, pues ya irán bien. Pero ellos a lo suyo, a la silla y a no moverse de ella.

¿Y así quieren que votemos el 24 de Mayo a las Elecciones Europeas? Hay más de setecientos diputados en Europa, trescientos cincuenta en Madrid, otros muchos en las Comunidades Autónomas ¿Para que queremos tanto diputado? ¿No decían que iban a recortar para reducir el déficit público? Lo digo porque el agujero cada vez es mayor.

Y da igual si son del Partido Popular o del Partido Socialista. Tienen demasiados vicios desde hace muchos años. Porque lo que ocurre aquí, no pasa porque esté uno u otro partido. Pasaría por un cambio de modelo; o más bien por una mayor participación de partidos pequeños que rompieran con las “querencias” atávicas de la política de los últimos treinta y cinco años.

Es el momento de una auténtica regeneración y eso no pasa por votar el 24 de Mayo. Pasa por remover la clase política actual. Sólo así saldremos de este marasmo en la que se ve envuelta la sociedad española que alguna vez confió en sus políticos y que hoy, ya no se fía de nadie.

¿Qué Europa en 2018?
Carlos Miranda Estrella Digital 29 Abril 2014

Este año de 2014 se conmemora el centenario del inicio de la Primera Guerra Mundial que terminó en 1918 con el desmembramiento de varios Imperios. ¿Cómo llegara Europa a 2018 cuando se conmemore el final de esa Primera Guerra Mundial? ¿Con otros desmembramientos?

¿Serán Escocia y Cataluña independientes? ¿Y el País Vasco? ¿Será Ucrania un sólo país, incluso sin Crimea, o tendremos una Ucrania del Oeste y otra del Este nominalmente independiente o, incluso, integrada en Rusia? ¿Bélgica se habrá dividido en dos o Flandes se habrá separado? ¿Se habrá extraído la Padania del seno de Italia? ¿Habrá conseguido Putin recuperar territorios en los países bálticos apoyándose, según su doctrina, en las importantes poblaciones rusas en esos países? ¿Se modificarán las fronteras de los países del Cáucaso? ¿Qué será de la Transnistria, especialmente si Moldavia se acerca a la Unión Europea? ¿Habrá otros cambios fronterizos? Baviera, siempre muy suya, ¿se dejará tentar por una moda de independencias? ¿Y Córcega? ¿Y Bretaña? Etc.

Estas incógnitas son esencialmente de dos categorías: las que amenazan desde fuera de la UE y tienen como protagonista principal a Rusia, y las que amenazan desde dentro de la propia Unión a través de los separatismos.

La caída del Muro de Berlín en 1989 permitió a muchos países recuperar enseguida la independencia y libertad que la Rusia comunista cercenaba pero no cuestionó las fronteras europeas de ese momento aunque hubo excepciones. En primer lugar, la unificación alemana que todos aceptaron. Otro caso fue la explosión interna de Yugoeslavia que dejó, sin embargo, intacto el contorno exterior de la antigua Federación. También hubo ajustes en partes de la antigua URSS, pero se interpretaron como problemáticas locales entremezcladas con cuestiones étnicas, religiosas e históricas. Se expresaron esencialmente por el Cáucaso y aledaños y algunas derivaron hacia soluciones impuestas por la vía de los hechos y no reconocidas por la Comunidad Internacional. Son los llamados "conflictos congelados".

Dado que el animador y valedor principal de estas situaciones congeladas es Rusia, ahora la de Putin, no queda otro remedio que ejercer firmeza respecto de Moscú para que no se anime a seguir por una vía que hasta ahora le ha ido bien. Los acontecimientos de Ucrania están desperezando al mundo occidental que empieza a encontrar sus límites de tolerancia. De ahí las recientes decisiones de cierta dureza política y de sanciones de la UE y de los EEUU, aún moderadas, respecto de Rusia y que la OTAN saque, renuentemente, del cajón doctrinas de contención por si Rusia se anima en exceso, aunque parezca improbable. En todo caso, ello debe complementarse con el dialogo, como el recientemente habido en Ginebra entre Ucrania, Rusia, los EEEE y la UE con un resultado razonable, si se cumple.

La Unión Europea fue la genial solución para evitar nuevos conflictos europeos. Sus componentes se habían enfrentado desastrosa y militarmente demasiadas veces. Al final de la Segunda Guerra Mundial se fijaron en Europa unas fronteras que nadie debía cuestionar para evitar nuevos conflictos. La UE fue luego, en la Europa occidental, un proyecto de futuro basado en intereses comunes por desarrollar y partiendo de esas fronteras establecidas por respetar. La UE exigió, antes de su ingreso, que los países con problemas fronterizos los resolviesen definitivamente, lo que hicieron.

La UE aspira, pues, a una integración cimentada sobre Estados miembros con fronteras definidas en el momento de su fundación o del ingreso de nuevos miembros por lo que no es aceptable la modificación de estas fronteras internas so pena de acabar creando problemáticas que podrían dar al traste con la propia UE. De ahí que la Unión no pueda ni deba aceptar secesiones en el seno de sus miembros y, si ello ocurre, la sanción es, siguiendo los Tratados, la salida automática de la UE del territorio que se separe de un Estado miembro. Da igual una separación por las buenas o por las malas porque el hecho determinante que condiciona la respuesta es la separación de un territorio de un Estado miembro de la UE.

Pero la estabilidad fruto de la imprescindible intangibilidad de las fronteras internas de la UE requiere asimismo ir más lejos y no aceptar luego a estos nuevos Estados en el seno de la Unión, bien sea directamente o a través de otro miembro de la UE. Por ejemplo, si Flandes se separase de Bélgica no debiera de ser admitida luego en la UE como un nuevo Estado miembro o a través de otro, integrándose, pongamos, en los Países Bajos.

De lo contrario, si no se aplica esta doctrina, se favorecerán las secesiones y las modificaciones de fronteras, destruyendo de este modo la UE por dentro. Solo deberá de valer el retorno del “secesionado”, si quiere volver a la UE, a la “madre patria” que habría abandonado. Quien quiera es libre, pues, de abandonar un Estado miembro y, consecuentemente, la UE, pero debe tener claro que no hay camino de acceso a la UE desde una postura secesionista. En esto, la UE se juega su supervivencia.

Si la UE quiere llegar en buen estado a 2018, y más allá, debe de ser muy firme tanto respecto a las situaciones fronterizas exteriores que amenazan la estabilidad del Viejo Continente como por lo que se refiere al mantenimiento no solo de sus fronteras exteriores, en lo que cuenta con la OTAN, sino también de sus fronteras interiores cuya modificación afectaría negativamente a la estabilidad interna de la UE y, consecuentemente, del propio continente europeo. Por descontado, hay que dialogar para gestionar correctamente todas estas delicadas problemáticas, pero desde posturas firmes y claras. ¿Lo tendrán claro el nuevo Parlamento Europeo y la Comisión, que se derivará del mismo, así como el Consejo Europeo?

Carlos Miranda es embajador de España.

Regeneración democrática
A propósito de la corrupción política
Mikel Buesa Libertad Digital 29 Abril 2014

La corrupción política, según muestran los sondeos regulares del CIS, constituye una de las principales preocupaciones de los españoles. Sin duda la crisis económica ha dado alas a ese fenómeno, sobre todo porque muchos ciudadanos empobrecidos por el desempleo o los ajustes de rentas comparan su situación con la de personajes enriquecidos por cohechos, prevaricaciones, corruptelas y malversaciones de toda índole a la sombra del poder. Y responde, también sin duda, a la putrefacción que, con la euforia especulativa anterior al descalabro financiero, se fue extendiendo sobre la geografía española, anidando en todo tipo de instituciones hasta llegar a las más prominentes, tal como los numerosos expedientes abiertos por el poder judicial en estos últimos años han hecho ostensible con concluyente precisión sumarial.

En la última semana han desfilado por el Congreso de los Diputados eminentes juristas con objeto de asesorar a los representantes populares acerca de las medidas legislativas que pudieran emprenderse para atajar tan relevante problema. El fiscal general ha advertido a este respecto que la corrupción constituye "un ataque demoledor a los pilares del Estado de Derecho" cuyos devastadores efectos pudieran acabar extendiéndose hasta justificar, en la mente de los ciudadanos "el fraude tributario o a la Seguridad Social". Y otros expertos han recomendado modificaciones legislativas en lo referente a los altos cargos políticos, la financiación de los partidos, las sanciones penales y las normas procesales de la justicia.

Sin duda, este tipo de propuestas es pertinente para abordar con decisión el problema y castigar a quienes, ostentando el poder, han abusado de la confianza depositada por los ciudadanos, lográndose así que, como también ha indicado Eduardo Torres Dulce, la acción de la justicia evite cualquier impunidad. Sin embargo, el catálogo que los juristas han desplegado ante el Congreso no ha puesto ningún énfasis sobre distintos aspectos del sistema político que, de acuerdo con investigaciones realizadas por economistas y sociólogos, inciden de manera fehaciente sobre la corrupción. Por ejemplo, esos trabajos han destacado que el nivel de transparencia institucional guarda una relación inversa con ella, lo que abre un amplio terreno para obligar al cambio en la gestión de las Administraciones Públicas y en los procedimientos de decisión política. También han puesto de manifiesto que la corrupción encuentra más oportunidades cuanto mayor es la fragmentación del electorado y, en consecuencia, se requiere para gobernar coaliciones oportunistas de partidos minoritarios, sobre todo en el ámbito local. Por ello, no estaría mal contemplar la posibilidad de establecer una separación entre la elección de los alcaldes, por el sistema mayoritario, y la de los concejales, siguiendo la actual regla proporcional.

Pero en lo que más han insistido las investigaciones de los científicos sociales es en los comportamientos electorales relacionados con la corrupción. Dos son los resultados más relevantes a este respecto. Por una parte, se constata que en los municipios o regiones en los que se abren más casos de corrupción ante los tribunales, aumenta la abstención de los electores. Este comportamiento es típicamente expresivo de la desafección ciudadana con la política; y a su vez, de manera paradójica, resulta ser un factor que alienta las conductas irregulares de los políticos, tal como ha destacado Juan Luis Jiménez, profesor de la Universidad de Las Palmas, en un reciente trabajo. Y, por otra, se comprueba que la corrupción tiene poco castigo electoral para quienes la protagonizan. En general, los electores no sancionan, o lo hacen con poca intensidad, a los políticos corruptos. El profesor Jiménez, a partir del estudio de 202 casos de nivel local, encuentra que las candidaturas de éstos, en promedio, han visto disminuido su voto en tan sólo el 9,4 por ciento, siendo los más frecuentes aquellos en los que los votantes hacen caso omiso de la deshonestidad de los políticos. Los resultados de otros analistas van en la misma dirección, rebajando incluso la incidencia electoral de los comportamientos corruptos.

Por consiguiente, no parece existir en el sistema político un mecanismo de regeneración, de manera que a través de las elecciones acaben depurándose las responsabilidades de los mandatarios corruptos. Más bien ocurre todo lo contrario, de modo que estos últimos acaban asentándose sobre la representación popular aun a pesar de sus conductas delictivas. Naturalmente, es la propia configuración del sistema electoral lo que propicia este resultado, al dar enormes ventajas a los insiders frente a los outsiders, por ejemplo en lo referente al acceso a recursos económicos para financiar las campañas, a la ocupación de los espacios electorales o a la posibilidad de obtener visibilidad en las televisiones públicas. Estos son aspectos que, al igual que los referidos a la financiación de los partidos políticos, debieran ser objeto de una profunda revisión legislativa.

Por qué los ciudadanos no castigan electoralmente a los políticos corruptos, o si lo hacen es de manera insuficiente, es un enigma sobre el que se dispone de poca evidencia empírica. Es muy probable que, sobre todo en el nivel local, haya bastantes electores que se benefician de las prácticas clientelistas de esos gobernantes y, en consecuencia, perciban un coste en cambiarlos. Pero seguramente su capacidad para evaluar con precisión los daños que ocasiona la corrupción es más bien endeble, con lo que su balance entre los costes y las ventajas de ésta resulta sesgado en favor de ella. Por eso es relevante la valoración económica, en términos de bienestar, de dichos costes. Los también profesores de la Universidad de Las Palmas Carmelo J. León, Javier de León y Jorge E. Araña acaban de publicar un estudio, en la Revista de Economía Aplicada, en el que estiman que las pérdidas de satisfacción personal -o, si se prefiere, de felicidad- de los españoles como consecuencia de la corrupción equivalen a 39.500 millones de euros al año. Es decir, cada español experimenta un coste de 822 euros como resultado de su insatisfacción ante la corrupción política. Los datos desagregados por comunidades autónomas señalan para esta última cifra un recorrido que va desde un máximo de 949 euros en Canarias hasta un mínimo de 781 euros en La Rioja.

Como el lector puede comprender, estas cantidades son lo suficientemente importantes como para esperar, ante la corrupción, un comportamiento electoral distinto al que constatamos elección tras elección. Pero no es así. Por ello, a los economistas sólo nos queda el consuelo de pensar que, como escribió una vez Sir Lionel Robbins,
la Economía por sí sola no da -y no puede dar- solución a ninguno de los problemas importantes de la vida.

Cataluña
El puñetazo, venga de donde venga
Cristina Losada Libertad Digital  29 Abril 2014

Al secretario general del PSC, Pere Navarro, le llamaron "hijo de puta" y le dieron un puñetazo cuando salía de la catedral de Tarrasa. Al agredido no le cabe duda de que la señora que le golpeó lo hizo por motivos políticos, y que el incidente es un síntoma del "clima de crispación" que hay en Cataluña. De hecho, el dirigente socialista ha venido recibiendo amenazas de muerte e insultos en las redes sociales, en el móvil y por carta, lo cual ya había aconsejado elevar el grado de protección del que dispone. El domingo, día del puñetazo, fue sin escolta porque se trataba de un acto privado, la primera comunión de un familiar.

Hasta aquí, sucintamente, los hechos. Ahora vienen los desechos.

El vicesecretario general de Convergència, Josep Rull, manifestó: "El proceso del derecho a decidir se está planteando en términos estrictamente pacíficos y democráticos, y nosotros seremos los primeros en condenar cualquier acto que pretenda romper esto, de un lado o de otro". De un lado o de otro, he ahí la vieja y manida fórmula para sustituir la agresión que se ha producido por la agresión que no se ha dado. Es el juego de manos para cambiar el puñetazo concreto que recibió Navarro por el puñetazo abstracto. Es, ante todo, la manera insidiosa de deslizar que hay una violencia en ciernes, la del otro lado, que no ha estallado, pero que ahí está, como si la viéramos. Es como decir que la agresividad de un lado la provoca la agresividad del otro, y que por lo tanto está justificada.

Lo primero que debe condenar cualquier partido democrático es la violencia que venga de su lado. Sin paliativos, sin estrambotes, sin ese "venga de donde venga" que significa que no viene de donde viene. Pero como saben muy bien de dónde viene, los partidos embarcados en el proceso secesionista están hondamente preocupados. ¿Por la agresión? No, padre. Están preocupados por la posibilidad de que Navarro le saque "rédito político" al puñetazo. Así, la diputada de ICV en el Congreso, Laia Ortiz, pidió que la agresión “no se utilice de manera partidista”. Así, el cabeza de lista de ERC en las europeas, Josep María Terricabras, dijo que su partido ha tenido pintadas en sus sedes (¡pintadas!) y que “Alfred Bosch cuando se presentó también fue agredido y en ningún caso se quiso sacar rédito político”. Consúltese la hemeroteca. Bosch fue golpeado por un indigente en medio de la calle, en 2011, y él mismo aseguró que el suceso no tuvo “nada que ver con la política”.

Esta es la secuencia: Navarro recibe un puñetazo y luego le vienen con exigencias. Porque los independentistas y compañeros de viaje no se limitan a exigirle que evite extraerle jugo político al incidente. Tampoco quieren que haga interpretaciones que saquen de quicio un "hecho puntual" meramente anecdótico. En definitiva, lo que tiene que hacer Navarro es callarse. Mantener la ficción de que todo es maravilloso, pacífico, democrático y guay mientras los agitadores de la secesión caldean el ambiente. El líder del principal partido de la oposición en Cataluña es amenazado y agredido, pero no vayamos a exagerar. Le dieron un puñetazo puntual, no le dan una paliza a diario.

El nuevo rapto de Europa
María Blanco www.vozpopuli.com  29 Abril 2014

Desde el primero de abril, día en el que se dio el pistoletazo de salida de la campaña europea, nos encontramos sumergidos en un vaivén de slogans que son soltados al aire como los globos en las fiestas infantiles. Y da la sensación de que los candidatos y demás políticos involucrados en dicha campaña, exactamente igual que los niños de la fiesta se emboban mirando cómo sube el globo, una vez soltada la frase se entretienen mirando el termómetro electoral, para ver cuántas décimas porcentuales ganan al otro.

Explicaba el profesor Luis Díez del Corral en su libro El Rapto de Europa que la palabra “rapto” puede entenderse como secuestro o como lapsus que priva de sentido a quien lo padece. En mi opinión, las elecciones al Parlamento Europeo son una exhibición del nuevo rapto de Europa, una conmemoración del secuestro de una realidad que probablemente no regrese nunca.

El canto difónico de los partidos políticos españoles
Los partidos mayoritarios españoles, en lugar de presentar un programa detallado, elaborado y defenderlo como si se lo creyeran, se muestran los dientes el uno al otro de cara a las futuras elecciones en nuestro país. El resultado es una suerte de canto difónico, en el que se oyen dos voces que salen de la misma persona, separadas normalmente por una variación de un armónico.

De esta forma, las palabras de Cañete, Valenciano y el resto de la pandilla, hablan de la troika, de los ciudadanos europeos y del gran proyecto europeo, y a la vez, nos cuentan las miserias del partido de enfrente, la responsabilidad del contrincante en la crisis, lo bien que lo hacemos, lo bien que lo hicimos y que si no ganamos viene el hombre del saco, así que ¡vótanos!

El ciudadano español, además, ha de soportar el coro de maracas de los medios de comunicación afines a unos y a otros (cada cual tiene uno, como se tiene un cepillo de dientes) que maquillan cifras, informan sesgadamente y sobre todo, marean muchísimo, con el fin último de que su candidato gane para seguir siendo 'el' medio de comunicación del partido en el gobierno (presente, pretérito o futuro). Como resultado, al cabo de apenas un mes la sensación generalizada es de confusión total. O bien te aplasta la responsabilidad de dejar que el PP o el PSOE aparezcan renovados tras las elecciones europeas, y votas pensando en la batalla nacional, o bien, te reconoces perdido en el espacio y decides no votar. Porque nadie cuenta la diferencia entre Juncker y Schulz, nadie te dice cómo va a afectar a tu presupuesto familiar, si la unión bancaria y presupuestaria son una meta para ya o es mejor esperar, los motivos que sustentan una u otra opción, y por qué es necesariamente una meta.

La Europa “arrebatada”
Y, volviendo a Díez del Corral, que afirmaba en 1954 que Europa se arrebataba y era arrebatada a un tiempo, lo que está sucediendo es un nuevo rapto.

La Europa que reclaman tanto PP como PSOE, es una unidad de destino en la intervención, diría parafraseando una definición de España de otros tiempos. Una intervención que conduce a un Estado europeo tan totalitario o más que el Estado nacional actual, sancionado por una población a la que se le extrae su riqueza sin preguntar y que se mantiene democráticamente amedrentada. La propaganda que afirma que si no votas todo lo malo que sobrevenga es merecido es de lo más sucio y rastrero que hay. Y de ahí, en adelante: las siete plagas caerán sobre nuestras cabezas si no aceptas mis políticas, si gana la derecha quitan el pan de la boca a tus hijos, si gana la izquierda también pero más socialmente. Pero Europa no es eso aunque traten de secuestrar su significado.

Cuando algún iluso se atreve a presentar un proyecto de Europa más libre, menos centralizada e intervenida, enseguida se recurre a todo tipo de descalificaciones, como antieuropeísta o euroescéptico, como si el escepticismo fuera malo. Más aún si uno se declara abstencionista y aconseja esa opción. Entonces los insultos y las maldiciones traperas son lo normal.

Hace muchas décadas que Mises y Hayek explicaron por qué la economía central planificada era un unicornio, un mito imposible de alcanzar, en cuya persecución se desperdiciaba el esfuerzo, tiempo y dinero de muchos trabajadores. Yo añadiría a la vertiente económica la jurídica y la política. Cuanto mayor sea la unidad de gestión (económica, jurídica y política), mucho peor. Se pueden obtener mejores resultados sin comprometer la libertad de los ciudadanos.

Pero nuestros políticos prefieren, por su propio interés, seguir embaucando a los votantes europeos con cantos de sirena. Eso sí, cantos difónicos.

Padres e Hijos / familia
El bilingüismo: versión casera
c. f.carlotafominaya / madrid ABC  29 Abril 2014

Cómo enseñar en casa inglés a tus hijos sin ser nativo
Los niños pueden aprender idiomas de hablantes imperfectos, según los expertos

Muchos españoles han puesto en marcha esta práctica: En casa no hablan con sus hijos en su lengua materna, sino en otra que ellos, sin ser nativos, conocen. En la mayoría de los casos, el idioma elegido es el inglés. Según el libro «Superbebé», de la doctora Jenn Berman, a los padres que deciden usar un idioma diferente en casa les lleva de cuatro a seis semanas adaptarse. «Aunque tener un acento nativo es lo ideal, los niños pueden aprender idiomas igualmente de hablantes imperfectos. Es evidente que darles la inmersión necesaria puede ser un reto, pero si se siguen ciertas normas, los niños pueden estar hablando otra lengua antes de que se den cuenta», asegura esta experta. Estas son sus recomendaciones para conseguir el bilingüismo en casa:

1. Cree interacciones con sentido en el idioma. Según los doctores Kendall Kingston y Alison Mackey, autores de The Bilingual Edge, «el factor realmente crítico es la interacción rica, dinámica y con sentido con los hablantes de esa lengua (y esto se puede hacer de muchas formas)». La clave es implicar a su hijo en el idioma:

-Diríjase a él directamente, asegurándose de que le implica en esa lnegua con una conversación interesante.

-Hable con su hijo al nivel de su desarrollo: por ejemplo, si es un bebé, háblele en la segunda lengua en el mismo tono infantil simple que en la primera, y use el nivel adecuado en el segundo idioma con su hijo de pocos años, según cuál sea su nivel de desarrollo.

-Haga lo posible por buscar la cantidad del idioma por encima de la calidad, sobre todo al principio. Para su hijo, una plena inmersión en la lengua es clave para que capte la segunda lnegua.

-Asegúrese de usar la segunda lengua cuando se muestre afectuoso y al compartir momentos de amor. Cuando vaya a la habitación de su hijo a media noche, trate de calmarlo en el otro idioma para crear asociaciones positivas y reconfortantes.

2. ¡Que sea divertido! Haga que las conversaciones en la segunda lnegua sean informales y divertidas. Trate de crear asociaciones positivas para su hijo. Hablelé de sus temas favoritos en el segundo idioma. Sea receptivo y deje que el trate de lo que le interesa en cada momento. Propocrionar una segunda lengua para jugar ayuda a tu hijo a hacerla suya. En particular, interpretar papeles en otra lengua exige a los niños utilizar un lenguaje nuevo y exponerse a él sin que se den cuenta. No deje de usar el segundo idioma elegido al jugar, hacer manualidades, cantar o simplemente «hacer el tonto» juntos.

3. Lea... ¡un montón! La herramienta más poderosa para aprender un idioma es un libro. Los investigadores han encontrado que la amplitud del vocabulario de un niño en su primera lengua, lo que los lingüistas llaman L1, está directamente relacionada con la frecunecia con que leen en esa lengua. En 2002, la doctora Janet Patterson investigó si sucedía lo mismo para niños que usaban una segunda lengua, examinando los vocabularios de sesenta nios de cuatro niños que aprendían inglés y español. Y efectivamente, encontró que la amplitud del vocabulario en cada lengua estaba relacionada directamente con la frecuencia de lo que leían en esa lengua. Es más, de su investigación se extrae que la frecuencia con que escuchaban lecturas en lengua extranjera tenía más impacto incluso que el tiempo total dedicado a esa lengua. De hecho, de acuerdo con los resultados de la citada doctora, la lectura puede ser un impulsor del vocabulario mayor que la conversación.

4. Viva una experiencia cultural. Diviértase con la cultura. Utilice música, juguetes y juegos adecuados a la edad. Este tipo de experiencia en diversos planos hace más probable que un niño haga asociaciones positivas.

5. Anime a su hijo a conversar. Anime a su hijo a hablar en el segundo idioma. Cuando lo haga, asegúrese de dar una respuesta positiva y de apoyo. Haga preguntas en la lengua y anime a su hijo a hacer lo mismo. De nuevo, trate de implicarle en el idioma objetivo

Francia, el final de un modelo
El Confidencial  29 Abril 2014

This time, France rather than Italy or Spain could be where the euro’s fate is decided.
The Economist, 17/12/2012

De nuevo, Francia vuelve a los titulares de la prensa económica por los recortes planteados por su primer ministro D. Manuel Valls. Cifrados inicialmente en unos 50.000 millones de euros en tres años, el objetivo es frenar el deterioro de las finanzas públicas francesas, exhaustas por el enorme volumen de gasto que tienen que soportar y la importante reducción de ingresos que la crisis ha supuesto. El Confidencial publicó un detalle de los recortes previstos.

Se cumplen ahora dos años de la publicación en mi blog de una primera advertencia sobre lo que el programa electoral del actual presidente ("Hollande o el caos"), en el que indicaba lo siguiente:


En El Confidencial me he ocupado en más de una ocasión del problema francés, en concreto en septiembre de 2012, otra vez en octubre, y en enero de 2013. No es algo por tanto que a mis lectores de El Confidencial o a mis seguidores de Twitter les resulte desconocido.

Francia es un país con larga tradición de intervención pública, pero no siempre fue así. Desde la Revolución hasta la Primera Guerra Mundial el gasto público se mantuvo en un entorno de entre el 10 y el 13% del PIB, derivado de las restricciones impuestas por el acogimiento voluntario al sistema de patrón oro, que castigaba los excesos mediante la salida de las reservas de oro del país tal y como señalo en mi libro Retorno al patrón oro (Deusto), vigilando cual perro pastor el ganado político y su siempre asintótica tendencia al despilfarro. Durante todo el s. XIX los gastos de defensa y el servicio de la deuda representaban más del 50% del presupuesto; en 1900, en concreto, representaron un 40% los primeros y un 25% el segundo.

La Gran Guerra supuso una primera elevación, momentánea, en el gasto público hasta casi un tercio del PIB (reconstrucción nacional, excombatientes –que pasaron a representar alrededor de uno de cada ocho francos gastados, la tercera partida en el presupuesto–). Este incremento, como digo, fue momentáneo, pues a pesar de la crisis de los años treinta en 1938 el gasto público se había reducido hasta menos de un 25% del PIB. No pensemos que los administradores estuvieran hechos de otra madera, era simplemente la necesidad de preservar las reservas de oro la que obligaba a los políticos a no gastar de forma irresponsable.

Ha llegado el momento de replantear el tamaño del Estado, de pensar en sustituir un modelo que se ha agotado. En Francia, por supuesto. Pero no sólo allíLa Segunda Guerra Mundial y la generalización de la Seguridad Social disparan, ya de forma definitiva, el gasto público por encima del 40% del PIB. Las continuas devaluaciones del franco francés no hacen sino agravar el problema (antes de la Primera GM, la relación se situaba alrededor de 5 francos por dólar norteamericano; en el período de entreguerras alcanzó los 118 y en los años sesenta alcanza las 500 unidades por dólar, momento en el que el general De Gaulle decide borrar de un plumazo los dos últimos ceros para crear el nuevo franco y recuperar –ejem– la paridad histórica).

No entienda el lector en las líneas anteriores una crítica a la universalización de la sanidad, pues esa cuestión no es el objeto presente. Simplemente constato que el acaparamiento de funciones por parte del Estado ha sido creciente y paralela a la destrucción de la reserva de valor que el patrón oro suponía. No es de extrañar que el propio De Gaulle a finales de los sesenta pidiese volver a un sistema de patrón clásico o, en su defecto, a uno de lingotes, clamando así contra el decrépito e inflacionista sistema de patrón de cambio que Bretton Woods había instaurado tras la Segunda GM.

Evolución del gasto público francés como tanto por ciento del PIB desde 1960. Fuente: Ministerio de Economía y Finanzas

El crecimiento del gasto público en Francia es constante y sostenido desde los años sesenta, a ritmos que llegan a alcanzar picos de más del 10% en los setenta y que prácticamente no descienden del umbral 2-3% anual acumulativo desde finales de esa década hasta 2010-2011, donde hallamos las menores tasas de incremento anual, un 0,9% el primer año y el 0,1% el segundo. Es decir, que durante más de cincuenta años el Estado francés no ha dejado de crecer jamás. Nunca. En eso puede haber diferencias de volumen con sus vecinos continentales, que en todo caso han seguido sendas paralelas. Desde 1978 el incremento del gasto público en Francia ha sido de más de 11 puntos del PIB. Conviene recordar que las empresas públicas que proporcionan bienes y servicios comerciales como la SNCF (Sociedad Nacional de Ferrocarriles) o La Poste (correos) no consolidan a efectos de la consideración del gasto público total, que sería pues considerablemente mayor.

Las prestaciones sociales, que suponían menos de 20 puntos del PIB en 1978, crecieron paulatinamente hasta alrededor de los 23 puntos en 1985, manteniéndose alrededor de esa cifra, con ligeras variaciones, hasta 2008. Desde entonces supera los 25 puntos de PIB.

La evolución de la deuda pública corre pareja a la del gasto público, con el agravante de la traslación en el tiempo de las obligaciones que el Gobierno contrae. Desde el cuarto trimestre de 1995, el peso de la misma ha pasado del 55% al 93,5%, como pone de manifiesto el siguiente gráfico.

Evolución de la deuda pública francesa como % del PIB. Fuente: elaboración propia a partir de INSEE

En esos menos de 20 años, la parte del PIB no comprometida se ha reducido en más de 10 veces, mientras que ese mismo índice ni siquiera se ha duplicado.

Componentes de la deuda pública respecto del PIB. Fuente: Elaboración propia a partir de INSEE

Desde 1960, el Estado francés ha gastado la friolera de 21,5 billones de euros (en moneda constante), prácticamente el 50% de su PIB, en intervenir en la economía, como puede obtenerse a partir de los datos del Banco Mundial y de la Intervención pública francesa. Seguro que con buena intención, eso no lo discute nadie. Sin embargo, cada vez somos más los que pensamos que tal intervención no ha hecho más que exacerbar la virulencia de la crisis. Ha llegado el momento de replantear el tamaño del Estado, de pensar en sustituir un modelo que se ha agotado. En Francia, por supuesto. Pero no sólo allí.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Cataluña
Las horas contadas de Artur Mas
Pablo Planas Libertad Digital  29 Abril 2014

Dead man walking

Las corrientes de fondo de la política en Cataluña apuntan a que Artur Mas tendría las horas contadas y a que en su partido ya le buscan sustituto. El resultado de las elecciones europeas será determinante para el futuro político del presidente de la Generalidad, y los sondeos previos pronostican un importante trasvase de votos de CiU hacia ERC. Algunos expertos alertan de que un engorde electoral de los independentistas de Junqueras sería un escenario aún peor para la estabilidad política y económica de toda España, razón por la que sondean terceras vías y reformas constitucionales que faciliten una salida, sea a Mas o sea a CiU sin Mas. Sobre la base de un supuesto pragmatismo, el único supuesto que no contemplan para Cataluña los partidarios del "diálogo" es el de que se cumplan las leyes. O que al menos su incumplimiento no tenga premio.

La teoría del mal menor en la que se asienta esta solución a los muchos dilemas causados por Mas, el clan Pujol y algunos de los que ahora miran para otro lado se autoproclama "ambiciosa" e "imaginativa", a la par que "realista", pues admite que el parche sería temporal, un par de legislaturas, lo justo para que el que venga detrás arree.

Fuera del plano especular y de las corrientes de fondo, a día de hoy Artur Mas es el representante ordinario del Estado en Cataluña y a quien corresponde la responsabilidad última del encargo de una Constitución de la república catalana. Algo sencillito, un texto estilo ikea, no más de cien artículos, tipo nórdica la carta magna. Vale que sólo es política y que el president lleva camino de convertirse en el molt honorable más nefasto de la historia, pero el hecho de que la consti catalana para el día después del 9-N ya esté en la fase de galeradas no encaja con la hipótesis de que Mas vaya a estar en breve de mudanza. Tampoco cuadra otro singular encargo, esta vez a los presos de la cárcel de Lérida, que es el de las papeletas para votar en el susodicho 9-N. Lo contaba la prensa local, que aportaba datos sobre la colaboración regular de la imprenta de presidio con la papelería de la Generalidad, que tiene transferida la competencia de prisiones, a través de una fundación dependiente de la consejería de Justicia. Todo legal.

Hay más datos objetivos y contrastables sobre el firme propósito de Mas, pero no sólo de Mas, de llevar a los catalanes hacia los abismos, precipios, callejones sin salida o vías sin retorno que sea menester con tal de dar satisfacción a los partidarios de Carme Forcadell o forcos, que es como se conoce en los mentideros a los activististas de primera línea de la Asamblea Nacional Catalana.

Cuentan que en sus horas contadas Mas pasó de ir a la comida tradicional de la final del trofeo de tenis del conde de Godó, este pasado domingo; porque está harto del vacío que se genera a su alrededor, de que la gente no le pida fotos, de los murmullos y de los silbidos. Ayer mismo, los Mossos le dieron una serenata en el día de la polícía catalana. Sí, pero también el jefe de estos policías le dijo un concreto "A sus órdenes" que no iba dirigido precisamente al representante ordinario del Estado en Cataluña.

Imposición lingüística, arqueología cultural y "mucho Mas"
Asociación por la Tolerancia  www.tolerancia.org 29 Abril 2014

El acontecimiento más relevante fue la puesta de largo de Societat Civil Catalana. Fue precedida de un precalentamiento, con abrazos y descripciones de la ‘emersión’ y seguido de numerosos comentarios.

Como la semana anterior las vacaciones les hurtaron este resumen, les dejamos al menos algunos artículos de obligada lectura: esta reflexión de Joseba Arregi sobre los problemas estructurales de la España contemporánea, la de Mariano Fernández Enguita sobre la ideologización de la inmersión, la invocación al patriotismo de Fernando García de Cortázar (aunque sólo fuera por calidad literaria), la exigencia de respeto al derecho de Francesc de Carreras y el relato de los efectos no computados de la independencia por Javier Barraycoa. (Y para relajarse este ocurrente cuento de Antonio García Amado).

Por lo que respecta a la próximo pasada, creo que los nuevos estatutos de La Caixa constituyen el acontecimiento más relevante por la toma de postura que suponen. Son de lectura obligada las reflexiones de Fernando Savater acerca del derecho a la diferencia y la diferencia de derechos en el contexto europeo, que bien se podrían complementar con las de Ruíz Soroa sobre homogeneidad y diversidad; la de Francisco Morente sobre la irremediable ruptura del ‘pueblo’ catalán, el tránsito de Mercè Vilarrubias hacia la sociolingüística (de la buena), la denuncia de la progresión de la muerte social en Cataluña por Antonio Robles, la de la ‘inversión del derecho’ implícita en el proceso soberanista de Javier Zarzalejos y este esclarecedor análisis de Ignacio Arroyo Martínez.

Tolerancia se congratula de que dos antiguas propuestas suyas estén tomando vuelo por fin: la derogación de los conciertos económicos, una anomalía histórica y una contradicción en el seno mismo de la Constitución, y la supresión del Senado.

El TSJC completa la marcha atrás respecto a sus últimas sentencias sobre la inmersión, esa política de la que Ernesto Ladrón de Guevara dice estar harto. Xavier Pericay se muestra suspicaz ante la nueva propuesta de una ‘ley de lenguas’ para blindar las de España como patrimonio cultural. Libertad Digital denuncia los desmanes de la imposición lingüística (¡y se refiere a la CAV!) y nos enteramos de que estudiar en español en la UOC es más caro que en catalán (!).

Carlos Fernández de Casadevante nos recuerda la reparación de la deuda moral que la sociedad tiene con los exiliados vascos en esta semana en que el PNV ha decidido hacer lo posible (con calculada ambigüedad) para que el ‘proceso’ catalán no deje en la cuneta al ‘problema’ vasco, ahora que al terrorismo inerte le ha arrebatado la primera plana. El éxito de ‘Ocho apellidos vascos’ suscita algunas reservas (como el humor de ‘¡Vaya Semanita!’ del que procede) y ha dado lugar a una magnífica investigación de Jesús Laínz. Y como no hay semana sin su afán, tenemos una sentencia polémica (más) acompañada de su pequeño escándalo.

El capítulo de humor queda bien cubierto con los nuevos descubrimientos de la arqueología cultural nacionalista y el de humor negro (tiemble después de haber reído) con estas nuevas propuestas para la construcción del estado.

Y más, mucho Mas, como siempre.

Diputación pide que los padres tengan libertad de elección lingüística para sus hijos
La institución también reclama que se potencie el trilingüismo
http://www.elperiodicomediterraneo.com  29 Abril 2014

La Diputación ha aprobado esta mañana en pleno instar a la Conselleria de Educación a que garantice en la educación obligatoria la libertad de elección lingüística de las familias para que la lengua base sea valenciano o castellano en función de la libre elección de cada padre. También solicitar que se potencie el trilingüismo para que el inglés, el valenciano y el castellano sean perfectamente conocidos al finalizar la enseñanza obligatoria para mejorar la capacitación de los alumnos castellonenses.

El portavoz adjunto del grupo popular, Vicent Sales, ha explicado que el pilar base de esta defensa estriba en “la conveniencia pedagógica de que los niños reciban su primera educación en su lengua materna. En ese sentido, es importante recordar que el 91,3% de los alumnos de infantil y primaria de los centros públicos de la provincia de Castellón estudia en valenciano como lengua vehicular. Eso ocurre en una provincia en la que el valenciano es la lengua materna del 47% de los ciudadanos y el castellano lo es del 42%; el resto disfruta de las dos lenguas en su hogar. Y en la que la asignatura de lengua valenciana se estudia por la totalidad de niños de Castellón y se usa como lengua base infantil y primaria por 39.000 niños frente a 3.700 que lo hace en castellano”.

La sesión plenaria de hoy ha dado cuenta también del decreto de Presidencia por el que quedan aprobadas las delegaciones de la coordinación de Planes Provinciales de Obras y Servicios y los planes relativos a la adecuación de instalaciones municipales y la mejora de la eficiencia hídrica en el diputado Ibán Pauner, que sustituyó hace un mes a Adelino Santamaría.

Todos los grupos políticos han apoyado una moción del Partido Popular para reivindicar la cogeneración como herramienta clave para reindustrializar España. En el texto se solicita un encuentro inmediato entre los representantes de distintas industrias, entre ellos los del sector azulejero.

Por otra parte, la iniciativa del presidente Moliner de presentar una candidatura para que ‘Camins del Penyagolosa’ sea declarado patrimonio mundial por la Unesco ha recibido el apoyo unánime de todos los grupos políticos de la Diputación, que han presentado la declaración institucional por el que la institución da soporte a esta candidatura. “Agradezco el apoyo de todos los grupos políticos de esta casa a esta iniciativa que reconoce y pone en valor el patrimonio de este entorno. A lo largo de la historia no habíamos conseguido un reconocimiento como éste y es una oportunidad para la provincia de Castellón fomentar esta iniciativa. Después de dos años de consultas con los técnicos, hemos conseguido encauzar un proyecto que genera orgullo de pertenencia, que contribuye al valor de nuestras tradiciones y que, en definitiva, suma valor a nuestro territorio y ayuda a generar oportunidades económicas en nuestros pueblos”, ha señalado el mandatario. El pleno también ha aprobado por unanimidad el Plan Wifi-135 a través del que la institución se propone llevar la banda ancha de internet a los municipios de la provincia. Así, son un total de 90 municipios los que han solicitado 300 puntos o emplazamientos de conectividad online en los que la institución está estudiando actuar.


Recortes de Prensa   Página Inicial