AGLI Recortes de Prensa   Jueves 8  Mayo  2014

España tóxica
Pedro de Hoyos Periodista Digital 8 Mayo 2014

Perdónenme pero soy de los convencidos de que España no funciona. Y no hablo de las estadísticas económicas que para mayor gloria del Gobierno se nos acaban de presentar.

Hablo de unos electores que comprueban día a día la incapacidad del gobierno y la inutilidad de la oposición y siguen votándoles mayoritariamente. Hablo de la amoralidad social, recreada en políticos corruptos, en sindicalistas putrefactos, en televisiones inmundas, en actitudes sociales reprobables. No, no, que cuando hablo de amoralidad social no les estoy hablando de religión, que no, que son cosas distintas, al césar lo que es del césar.

Que no. Que les hablo de políticos a los que todo el mundo vota –yo no, conste- a los que les importa un pimiento el bienestar social, que antes que reconocer un fallo se encastillan en posiciones ideológicas y aceptan el pésimo devenir de los acontecimientos que ellos han provocado. Y siguen recibiendo millones de votos. Les hablo por tanto de votantes inmorales, cegados o indiferentes. Les hablo por tanto de una sociedad amoral.

Y les hablo de una sociedad amoral que consume mayoritariamente productos televisivos hechos por gente muy lista para televidentes muy torpes, manejables, moldeables y maleables. Con el consentimiento de unos gobiernos beneficiados por un sistema social tóxico. Acaba de decir César Antonio Molina, exministro zapateril, “En política hay una idea nefasta: es antipopular elevar el nivel cultural”. Y les seguimos votando.

Y les hablo de un sistema económico que permite que haya casas sin habitantes y habitantes sin casa, que permite que los profesores pierdan su autoridad natural y haya que articular la "Ley de autoridad del profesorado", ley que pretende poner coto a desmanes incomprensibles en un mundo moralmente ordenado. Si hay que legislar el sentido común – como las tareas de los hijos en casa- algo básico falla en una sociedad.

Cuando les hablo de moralidad y amoralidad no hablo de religión, sino que les digo que no es tolerable que a las televisiones les salga rentable pagar enormes multas por saltarse el horario de protección a la infancia. ¿Para cuándo un horario de protección a la lógica? También les hablo de una sociedad que todos los años facilita un parque público de Palencia para que sus universitarios se emborrachen.

Pero no me hagan caso, será que hoy me he levantado pesimista, son cosas propias de mi edad; ustedes sigan a lo suyo, sigan… que esta semana hay Champions Leage.

Bipartidismo
La sociedad ve necesidad de savia nueva y partidos de reciente creación
Pedro de Hoyos  www.diariosigloxxi.com 8 Mayo 2014

Las encuestas predicen un claro descenso de los dos grandes partidos en las próximas elecciones, aquellos que protegen a toda máquina el actual e injusto status quo de la ley electoral, ambos grandes beneficiados de un sistema injusto y que a su vez genera nuevas injusticias al impedir superar con sangre nueva las incapacidades de estos grandes dinosaurios que impiden la regeneración social.

El sistema partidario, no sé si tengo que aclarar que la democracia me sigue pareciendo, también a mí, el menos malo de los sistemas políticos, está taponado por unas organizaciones anquilosadas, máquinas electorales bien engrasadas pero que hace mucho tiempo han perdido el contacto con la calle, el conocimiento de la realidad. Se supone que los partidos son una cinta sinfín que traslada a la política, y al Parlamento, los sentimientos populares, aunque hace mucho que, al contrario, se han convertido en una correa de trasmisión de ideología, de excusas y razonamientos escondidos tras la ideología, bajando desde las cumbres borrascosas de las Comisiones Ejecutivas al pobre currito de calle que asume y trasmite aquello que le mandan quienes gobiernan las portadas de los periódicos, las comedietas televisivas, y las entradillas de los telediarios.

No sirven a la sociedad, no funcionan, son refugio de gentes anticuadas que creen que su ideología lo soluciona todo, que más vale un mal político de mi partido que un buen gestor del otro, son refugio, son organizaciones decimonónicas, en algún caso textualmente, cuya máxima aspiración es mantenerse. Y si es posible en el poder.

No sé si quienes pretenden sustituirlos habrán aprendido la lección, pero en los últimos cinco años el bipartidismo ha perdido un 22% de votos… que evidentemente no han llegado en suficiente manera a nuevos partidos. La sociedad ve necesidad de savia nueva y partidos de reciente creación, desde la extrema izquierda a la extrema derecha, aspiran a recibir ese apoyo del votante desconsolado. “Podemos”, “Vox”, “Ciudadanos” y UPyD” son sangre nueva que debe renovar el pernicioso efecto de la consanguinidad entre PP y PSOE.

Encuestas y pulso social
Manuel Muela www.vozpopuli.com 8 Mayo 2014

Las vísperas de la campaña electoral nos han deparado dos cosas aparentemente dispares pero indicativas del nuevo entorno que va fraguando en España tanto en lo económico como en lo político y social. Me refiero a las previsiones oficiales del gobierno para el próximo trienio y a las encuestas con motivo de las elecciones europeas. Lo que se observa es que los daños de la crisis han sido tan profundos y tan demoledores que cualquier previsión económica debe ser rellenada con una gran dosis de voluntarismo casi mágico que sería extensible a las predicciones políticas de las encuestas, porque los soportes económicos son escasos para prever cambios significativos y el pulso social se sitúa entre el descreimiento y la sumisión fatalista ante lo que pueda acontecer. No debe deducirse de todo ello que las cosas necesariamente irán a peor, aunque sí se puede aventurar que España se quedará en el grupo de países cuya aspiración es la mera supervivencia, encorsetada por el pago de las deudas y la desigualdad. Como los españoles lo saben, cada vez son menos permeables a los mensajes de la propaganda y menos deseosos de participar en la cosa pública sobre la que tienen sobrados motivos para considerar lejana a sus intereses. Es el renacer de la España sin pulso de la que tanto cuesta salir, sobre todo si no hay proyectos y liderazgos que lo propongan.

Previsiones y paciencia con la fe del carbonero
Sobre las previsiones trienales del Gobierno, refrendadas por los “magos” de Bruselas, el lector ya tiene abundante literatura y juicios. Con independencia de que estén o no acertadas revelan el perfil bajo de nuestro porvenir económico y la resignación a que lo va a ser por largo tiempo, un tiempito como se dice en Méjico. Y ello es así porque más de un 20% de la población activa seguirá inmersa en el paro que se pretende reducir por vía principalmente vegetativa: los que se marchan de España, los que se borran de las listas y los que, si pueden, se refugian en la economía sumergida. No hay sobre la mesa ningún proyecto nacional de alcance para reponer el tejido empresarial e industrial desaparecidos que es el único camino para crear empleo. La falta de recursos públicos y la abstención de la inversión privada de carácter productivo hacen que todas las miradas se orienten al consumo y a la exportación, pero ambos están lastrados, el uno por la debilidad de la demanda interna, y el otro por las limitaciones derivadas de la sobrevaluación del euro y las dificultades para sumar valor añadido a nuestras producciones tradicionales.

De las encuestas se deduce que la gente no solo no se ha repuesto del castigo recibido, sino que tiene poca confianza. Sigue atenazada por el miedo al futuro, porque desea mejorar y, al mirar el pasado cercano y el duro presente, se desasosiega. La suma de previsiones y promesas incumplidas llenan las hemerotecas y los archivos audiovisuales de los medios de comunicación. Sólo se mantiene la confianza en lo cercano que, en la mayoría de los casos, son las familias. Algún día habrá que hacer el homenaje que se merecen a las familias españolas, verdadera red de seguridad frente a las muchas inoperancias de nuestras costosas y sobredimensionadas administraciones públicas. Y no hablo de la corrupción, de perenne actualidad, para no castigar al lector más de lo que ya lo está, pero que nadie dude de que sin recuperar la salud pública cualquier promesa de mejora estará amenazada de fracaso. Imagino que los próximos días iremos recibiendo nuevas encuestas con las que se intentará adivinar si el débil pulso social que se advierte en las publicadas hasta ahora revierte un poco. Es dudoso, por mucho que diga el filósofo que es signo de honestidad llevar la pobreza con alegría.

Contra resignación exigencia en libertad
No es alegría, sino resignación lo que se trasluce en la fotografía social de ésta primavera. Los españoles no hemos tenido ocasión de convivir con un Estado democrático como ha sucedido en otros países europeos y por eso sobrellevamos mejor que los franceses o los propios italianos la crisis actual de los Estados de la UE. En estos países la gente se revuelve y protesta airadamente, el 25 de mayo se verá, aquí, sin embargo, se dará cualquier hipótesis de cambio por amortizada y los dueños de las instituciones públicas seguirán disfrutando del apoyo, aunque sea escuálido, de una sociedad descreída y pacífica, imbuida de la idea de que sólo cabe optar entre lo menos malo de lo que se ofrece en la plaza pública.

Los estímulos para dibujar un cuadro distinto al actual sólo vendrán de la formación de alternativas capaces de proponer un cambio radical y ordenado, el proceso constituyente, para dotar a España de un Estado genuinamente democrático, preocupado por la libertad y la igualdad. Entre el mal menor y los saltos en el vacío, hay derecho a utilizar la senda constituyente para entre todos buscar un porvenir diferente del que se nos ofrece. Si los que mandan utilizan la magia para elaborar sus previsiones, por qué los demás no podemos usar un poco de voluntarismo para recuperar la esperanza.

El otro lado de la ecuación
José Miguel Velasco www.cronicaglobal.com 8 Mayo 2014

Por fin ha pasado por mi cola de libros a leer el libro de Antonio Robles sobre la historia de la resistencia al nacionalismo, y siendo seguramente el único libro del mundo mundial que me menciona, quisiera aportar mis comentarios.

Las declaraciones de Jordi Pujol en su tercera legislatura dejaban en evidencia que lo de Miquel Roca era mentira. El autogobierno no era una forma de articular España sino el instrumento para preparar con mayor fuerza su ruptura

Mis comentarios son de discrepancia con el enfoque de Antonio, en base a ideas que ya expuse en algunos artículos aparecidos en La Voz de Barcelona pero que aprovecho para recordar. Por supuesto, mi discrepancia no quita que haya coincidencia en muchos puntos y sobre todo, el reconocimiento a la labor titánica de Antonio durante tantos años para articular una oposición a la política lingüística del nacionalismo.

Pero antes de exponer mis puntos de vista querría hacer memoria sobre esa década que el libro llama acertadamente una década de silencio, los años 80.

En ese tiempo, yo personalmente, entre universidad y trabajo no tenía tiempo material para fijarme en la letra pequeña de la Historia. Pensaba que la Humanidad seguía un camino no siempre recto, pero sí inexorable hacia mayores niveles de desarrollo. Una prueba de ello era vivir en un país que había pasado de una dictadura a una democracia. Yo el 23-F estaba en clase en la universidad, y en un intervalo esperando en el pasillo el inicio de la siguiente clase, alguien se puso a contar lo que estaba pasando en el Congreso de los Diputados. Yo lo escuchaba convencido de que aquello tenía que fracasar, y las noticias que se fueron produciendo al día siguiente me fueron dando la razón.

Mis lecturas y mi forma de entender las cosas me hicieron más de Adam Smith que de Karl Marx y a medida que se iba produciendo el resquebrajamiento del bloque soviético también me sentí confirmado en mis ideas. Parecía triunfar como modelo de desarrollo el de libre empresa bajo la democracia liberal en sociedades abiertas donde lo que cuenta es la valía personal, y no los apellidos, el linaje o las obediencias jerárquicas o ideológicas. A mí me parecía un encaje asombroso entre teoría y realidad, parecido a cuando James Clerk Maxwell elaboró su teoría sobre el electromagnetismo y en base a ella se dispuso a calcular con papel y lápiz la velocidad de la luz, obteniendo el mismo valor que habían dado los experimentos.

Sobre la cuestión del catalanismo, parecía que se había alcanzado una solución satisfactoria: un amplio autogobierno a cambio de no cuestionar la integridad del país. En aquellos años nos paseaban mucho por la televisión a Miquel Roca, que nos vendía las bondades de un nacionalismo moderado que simplemente quería compatibilizar la defensa de la cultura catalana con participar positivamente en el desarrollo global de España. Me enteré de lo del manifiesto de los 2.300, pero di por buena la explicación oficial de que esa gente exageraba. Una cosa que me llamó la atención fue una polémica originada por el director de política lingüística, Miquel Reniu, que dijo que los que hablan en castellano son ciudadanos de segunda clase. No esperaba eso desde la imagen que tenía de la gente de apellidos catalanes como gente extremadamente educada. Pero lo asumí como una de las muchas bobadas que se tienen que escuchar de la gente a la que le ponen un micrófono delante. Yo creía que en un Estado de derecho y en una sociedad que, como habitante del área metropolitana de Barcelona, veía como una mezcla de toda España, las ideas excluyentes no podían triunfar.

Al doblar hacia la década de los 90 el panorama se vislumbraba más agrio. Las noticias de política estaban dominadas por la corrupción y la bronca entre partidos. Los crímenes de la ETA ya no se podían considerar un rescoldo de una lucha antifranquista equivocada sino una lacra enquistada en el sistema político, ante la cual, la única respuesta política que se ejercía era implorar a los terroristas que depusieran su actitud, alegando que todos los proyectos políticos se pueden defender pacíficamente. Y las declaraciones de Jordi Pujol en su tercera legislatura dejaban en evidencia que lo de Miquel Roca era mentira. El autogobierno no era una forma de articular España sino el instrumento para preparar con mayor fuerza su ruptura. Jordi Pujol ha dejado muchas frases que definen perfectamente sus obsesiones, que a su vez han sido el eje de su actividad política, pero hay una que no me pasó desapercibida. En la noche de las elecciones autonómicas del 92, en que ganó por mayoría absoluta, ante las masas de adeptos que le aclamaban en la calle, dijo esto: lo importante es que Cataluña sea catalana. Estaba claro. Después de décadas de convivencia, la parte de la sociedad catalana que tenemos orígenes familiares en el resto de España sobrábamos.Aclaro: identificarse con el castellano no es lo mismo que desconocer el catalán.

Lo que ocurre es que la población de raíz catalana goza de una cierta homogeneidad en torno a un buen nivel económico y cultural (el nacionalismo catalanista va de eso), mientras que la población castellanohablante es muy heterogénea

Pero por encima de todas estas cuestiones, en aquellos tiempos nació mi primer hijo y en el tema de la lengua de enseñanza de mis hijos yo no he tenido nunca la más mínima duda. Sobre este tema, mi percepción fue rápida y es lo que he mantenido desde entonces. Los menosprecios de Miquel Reniu no habían caído en saco roto y buena parte de la gente castellanohablante había asumido la renuncia a su lengua como el acceso (ficticio) al grupo de la gente first class. No puedo decir si me indigna más que mi lengua materna tenga ese estigma o vivir en una sociedad tan atrasada como para creer en semejante tontería.

Antonio Robles pone en el libro una anécdota en la que yo participo, sobre un cruce de palabras con una persona al entregarle propaganda nuestra. Sinceramente, no recuerdo esa anécdota. Sí que recuerdo una conversación que tuvimos los dos al poco de conocernos sentados en un parque en Santa Coloma. En esa conversación intenté hacerle ver que vale, que en Cataluña había una clase dirigente dispuesta a todas las marrullerías necesarias para aplicar su política lingüística, pero que había que fijarse en el otro lado de la ecuación, que es la reacción de la sociedad en su conjunto a esa política. Como he dicho antes, yo creía y sigo creyendo que mucha gente corriente había asumido ciertos mensajes con los que yo no puedo estar de acuerdo y que, en nuestra búsqueda de un replanteamiento de la política lingüística, eso nos tenía más atrapados que el asunto de la traición del PSC a sus votantes.

Las palabras exactas, lógicamente, no las recuerdo, pero quise explicarle que ese discurso que en cierto modo asimila la lucha por los derechos lingüísticos a la lucha de clases era como decirle al señor Reniu: "mire usted, estamos muy indignados por sus declaraciones pero tiene toda la razón y, por tanto, su política está justificada". Y aparte del error estratégico, yo no creo que tuviera razón. Lo que ocurre es que la población de raíz catalana goza de una cierta homogeneidad en torno a un buen nivel económico y cultural (el nacionalismo catalanista va de eso), mientras que la población castellanohablante es muy heterogénea. Pero clase media castellanohablante la hay a patadas. Y no sólo eso, sino que por las razones que sean, en nuestra sociedad, la lengua principal de acceso al conocimiento y la información es el castellano. No creo que haya ningún lugar del mundo en que el tratamiento que reciba una lengua con ese estatus sea el de ocultársela a toda costa a sus hijos, no vayan a ser tomados por unos pobretones.

Otro aspecto del discurso de Antonio Robles que recorre todas las páginas del libro y que considero al mismo tiempo erróneo y perjudicial para lo que defendemos es mostrar un ambiente asfixiante de coacción y de miedo. Quizá para la gente que nos hemos significado contra la política lingüística esto sea real. Pero la inmensa mayoría de gente que, como yo en su momento, no está por fijarse en la letra pequeña de la Historia o simplemente se acomoda al discurso oficial, no percibe esas cosas, y al encontrarse con un relato que no le resulta creíble, simplemente desconecta y nos ignora.

En aquella conversación, Antonio interpretó mi discrepancia y mi gesto de decepción al ver que no sabía transmitirle mi punto de vista como un pesimismo extremo. Y queriendo animarme me dijo: "Imagínate que un día Felipe está falto de votos. Y que se presenta en estos barrios y le empieza a recordar a la gente sus raíces, y a la gente se le empieza a remover algo por dentro. Verás como esto da un vuelco". Ese escenario se produjo, Felipe vino buscando votos. Y Felipe se atuvo estrictamente a las consignas del PSC, que eran y son las de Pujol.

El inexistente ‘modelo confederal’ del PNV
JAVIER TAJADURA TEJADA. EL CORREO   8 Mayo 201

 PROFESOR TITULAR DE DERECHO CONSTITUCIONAL EN LA UPV-EHU

· Todo nacionalismo, basado en una patológica exaltación de la diferencia, reclama un tratamiento singular

El PNV ha anunciado recientemente su voluntad de abrir un «proceso de diálogo, negociación y acuerdo» para reformar el Estatuto político de la comunidad autónoma y ha señalado, expresamente, el «modelo confederal» como referente para articular la relación del País Vasco con el resto de España. El nacionalismo vasco aspira así a lograr el reconocimiento de una nación vasca en el marco de una «España confederal». Sobre esta propuesta cabe hacer dos observaciones.

En primer lugar, hay que subrayar –y aplaudir– que frente a la deriva del nacionalismo catalán, embarcado en una operación de desestabilización del Estado y de la Unión Europea, el PNV rechaza emprender vías unilaterales, que en el mejor de los casos sólo pueden conducir a un callejón sin salida, y en el peor a conflictos cuya gravedad e intensidad no podemos prever. El PNV opta por la negociación y por el diálogo, por el respeto al Estado de Derecho, y excluye así cualquier tipo de desbordamiento de la legalidad.

En segundo lugar, es preciso advertir que el supuesto modelo de referencia, el ‘Estado confederal’ ni existe ni ha existido nunca en ningún lugar y en ninguna época. Lo que han existido y existen son ‘confederaciones de Estados’. Pero la confederación no es un Estado sino una organización internacional que se crea en virtud de un tratado internacional. Los miembros de la confederación conservan su soberanía y su independencia y, por ello, pueden salirse de ella si lo creen oportuno, de la misma forma que un Estado puede abandonar cualquier organización internacional de la que forme parte. El objetivo de la confederación se limita a la cooperación en las materias previstas en el tratado, normalmente de tipo económico y militar.

Los modelos históricos de ‘confederación de Estados’ son tres: la Unión de las trece antiguas colonias norteamericanas desde el 5 de noviembre de 1779 hasta la puesta en marcha de la Convención de Filadelfia; la Confederación Helvética desde 1803 a 1848; o la situación de los ‘länder’ alemanes hasta la creación del imperio guillermino y la aprobación de la Constitución de 1871. Y digo modelos históricos, porque las tres confederaciones desaparecieron para ser reemplazadas en las fechas indicadas por auténticos Estados federales. ¿Por qué? Porque los miembros de la confederación se dieron cuenta de las insuficiencias, limitaciones, y contradicciones del modelo confederal. Un modelo que, por estar basado en el derecho internacional, en la exigencia de unanimidad para su reforma y en la provisionalidad permanente, no permitía el grado de centralización necesario para resolver los problemas de la época. Ello determinó que se tomara la decisión de sustituir el tratado fundacional de la confederación por una constitución que creara un Estado único, pero de naturaleza federal, esto es, que reconociera la autonomía política de los Estados integrantes. Estados que conservaron este nombre pero dejaron de ser soberanos e independientes. Mediante la aprobación de la constitución federal, los Estados miembros renunciaron a su derecho de secesión puesto que todo Estado, incluido el de tipo federal, es una ‘unión perpetua’. La guerra civil norteamericana resolvió de una vez y para siempre las dudas que sobre el carácter indisoluble del Estado federal pudieran existir. Ni Estados Unidos ni Alemania habrían alcanzado nunca sus niveles de desarrollo político y económico de no haber reemplazado la ‘confederación de Estados’ por el ‘Estado federal’. Lo mismo cabe decir de Suiza, que aunque por tradición conserva la denominación oficial de Confederación Helvética’ es un auténtico Estado federal.

La experiencia histórica es concluyente. La confederación de Estados es una organización internacional que, o bien acaba transformándose en un Estado federal como ha ocurrido en los tres casos señalados, o bien termina disolviéndose, desapareciendo así del escenario de la historia. Esta es precisamente la encrucijada en la que se encuentra la Unión Europea, que es una confederación de Estados. La Unión Europea está mucho más centralizada de lo que lo estuvieron las confederaciones históricas pero no ha dado todavía el paso de convertirse en un Estado federal.

Desde esta óptica hay que recordar al PNV que España no podrá nunca –ni siquiera mediante una reforma constitucional– convertirse en un ‘Estado confederal’ porque tal tipo de Estado no existe. Que, a pesar de ello, la Constitución de 1978 ya reconoce la existencia de un vínculo confederal entre el País Vasco y Navarra y el Estado. Vínculo limitado al ámbito tributario, pero cuyo potencial desestabilizador del Estado en su conjunto por la sensación de agravio comparativo que genera no puede ser obviado. Como ocurre en las Confederaciones de Estados, Navarra y el País Vasco tienen competencias para establecer y recaudar sus tributos y únicamente transfieren al Estado una parte de su recaudación para contribuir a las cargas del Estado (como si fuera una confederación). Que, al margen de ello, sus legítimas demandas de autogobierno tienen encaje en el marco de un Estado federal dentro del cual el País Vasco dispondría de estructura de Estado.

La razón por la que el nacionalismo vasco rechaza el modelo federal –y apela a un inexistente modelo confederal– es su rechazo al principio de igualdad federal. La ideología de todo nacionalismo, basada en una patológica exaltación de la diferencia, reclama siempre un tratamiento singular. La búsqueda de una fórmula que permita un reconocimiento de esa singularidad que sea suficiente para el nacionalismo vasco (y catalán) y aceptable por el resto de los españoles es tarea muy complicada, pero debe ser afrontada sin dilación.

La humanidad es una
Roberto Augusto www.lavozlibre.com 8 Mayo 2014

Filósofo y escritor

Desde pequeños se nos condiciona para pertenecer a una raza, etnia, religión o nación. Se nos dice que somos españoles, catalanes, franceses, cristianos o blancos. El Estado se dedica a difundir esa ideología de la división. Fomenta las barreras mentales que acaban creando fronteras, luchas, guerras, dolor y sufrimiento sin fin. Nuestros padres y los medios de adoctrinamiento colectivo nos hace olvidar algo evidente: la humanidad es una.

Es difícil luchar contra ese condicionamiento heredado desde hace miles de años, convertido en un dogma invisible que casi todos aceptan como inevitable. Desde la noche de los tiempos hemos estado divididos en tribus y grupos políticos e ideológicos de topo tipo que se enfrentan entre sí en una batalla en la que todos perdemos. La humanidad es débil para está desunida, fragmentada. Esa división es la causa principal de la violencia que asoma el mundo. El día que la superemos lograremos construir un futuro mejor para todos.

La diversidad es una fuente de riqueza. No todos debemos ser iguales, hablar o pensar lo mismo. La uniformidad perfecta solo existe en los cementerios. La vida es plural y diversa. Cada ser humano es único e irrepetible. Sin embargo, el error que comentemos es sacralizar las diferencias y olvidar lo común.

Cuando digo “español” o “musulmán” y olvido que lo fundamental es nuestra pertenencia a la misma especie estoy sembrando la semilla del odio y de la violencia. Para que exista una fraternidad auténtica entre todos es necesario que reemplacemos la cultura de la división por una concepción holística del ser humano que nos haga ver que todos somos esencialmente lo mismo.

Elecciones Europeas http://www.euvox2014.eu/
EUvox 2014: descubre a qué partido eres más afín en este test
Se trata de una herramienta imparcial que, tras responder a 30 preguntas, te sugiere de qué partido están más cerca tus opiniones
 www.lavozlibre.com 8 Mayo 2014

Madrid.- ¿Todavía no has decidido a qué partido votar en las próximas elecciones europeas? Un equipo de expertos ha desarrollado esta aplicación llamada EUvox 2014 para el Parlamento Europeo que puede ayudarte a decidir. Respondiendo a 30 preguntas, la encuesta te sugiere de qué partido están más cerca tus opiniones.

La aplicación ha sido desarrollada por Kieskompas y el Instituto Superior de Investigaciones Electorales Preference Matcher y está financiada por la Fundación Open Society Initiative for Europe (Fundación Soros) y la Dirección General de Comunicación del Parlamento Europeo.

Surge de un proyecto académico, desarrollado con la colaboración de 100 expertos y con estudios electorales de los 28 estados miembro, que no está afiliado a ningún partido o candidato de la UE. Esta herramienta está disponible en todos los idiomas nacionales de la UE y se adapta al contexto de cada campaña nacional a través de preguntas específicas del país

Presentado en Barcelona
FAES combate los mitos del 'nacionalismo populista' de Artur Mas
La fundación que preside Aznar publica un libro que en el que se niega que esté perdida la batalla contra la independencia
Europa Press www.lavozlibre.com 8 Mayo 2014

Barcelona.- La Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), presidida por el expresidente del Gobierno José María Aznar, ha publicado un libro en el que recopila ponencias de varios de sus seminarios con el fin de combatir lo que considera "mitos" del nacionalismo catalán -como la idea del expolio fiscal o la integración de un futuro Estado catalán en la UE- y defiende que aún se puede evitar la independencia.

En una de las ponencias recogidas en el libro 'Cataluña en claro', que se ha presentado este miércoles en Barcelona, el catedrático de Fundamentos del Análisis Económico de la Universidad Autónoma de Barcelona Clemente Polo afirma que "la batalla contra el independentismo catalán no está ni mucho menos perdida".

Para ganarla, propone que las instituciones públicas y los partidos "diseñen estrategias para que los catalanes reciban información veraz y no queden sepultados por la propaganda nacional-independentista".

El secretario general de FAES, Javier Zarzalejos, ha afirmado que lo que tiene que plantearse el nacionalismo es "cómo asume la pluralidad" que, a su juicio, existe en Cataluña.

En cambio, lo que han hecho los defensores de la independencia es, según el director de Constitución e Instituciones de la fundación, Ignacio Astarloa, concebir el desafío soberanista como "un proceso de enfrentamiento".

"Se tacha a cualquier oposición al proceso en nombre de la ley de 'solución autoritaria'" y además se generan una serie de "falsas expectativas" que se convierten en "agravios", produciendo así un "sentimiento colectivo de decepción", señala en su ponencia.

Por su parte, el escritor Miquel Porta Perales lamenta que quienes defienden la independencia fomenten "la engañosa ilusión de un futuro mejor", recurran al "victimismo", "perviertan el sentido de la democracia" cuando reclaman el derecho a decidir, "tergiversen" el Derecho Internacional y "seleccionen los datos a conveniencia" para intentar demostrar un expolio fiscal.

En la misma línea, el catedrático de Historia Moderna de la Universidad Autónoma de Barcelona Ricardo García Cárcel considera que "se está elaborando un discurso histórico oficialista" que "solo utiliza la memoria en la medida que le interesa". Para Ángel Rivero, profesor de Teoría Política de la Universidad Autónoma de Madrid, el "populismo nacionalista" ha aprovechado el contexto de la crisis económica para promover sus tesis.

LA INTEGRACIÓN EN LA UE Y EL FUTURO DE LA ECONOMÍA
Varios autores coinciden en rechazar los argumentos del nacionalismo catalán respecto a cómo se presentaría el futuro de una Cataluña independiente. Así, José María de Areilza -titular de la cátedra Jean Monnet- y el abogado Leopoldo Calvo-Sotelo Ibáñez-Martín explican que el Derecho Comunitario y el funcionamiento institucional de la UE contienen "un verdadero régimen antisecesión".

Por eso "ninguna región de un Estado miembro ha logrado escindirse y convertirse de forma automática en un nuevo Estado de la Unión", recuerdan. Respecto a la ONU, indican que el camino de un nuevo Estado surgido de una secesión hasta ser admitido como miembro "no está exento de posibles dificultades y esperas".

En el ámbito económico, Gabriel Tortella, catedrático de Historia Económica de la Universidad de Alcalá de Henares, advierte de que una Cataluña independiente estaría separada de España y Francia por el arancel exterior de la UE, se vería privada de los fondos europeos y su balanza de pagos sería deficitaria porque "tendría que reorientar drásticamente su comercio exterior".

En cuanto a las balanzas fiscales, acusa a los nacionalistas de difundir una "propaganda engañosa".

Según Tortella, el hecho de que el conjunto de los habitantes de Cataluña contribuya a las arcas públicas con más de lo que recibe se debe a que esta comunidad es una de las más ricas de España y eso es algo "perfectamente ético y constitucional".

"Comparando con otros países como Alemania, Francia o Canadá, el caso catalán no es muy diferente", añade.

ELECCIONES EUROPEAS
La sangría de la burocracia europea
El Parlamento Europeo gasta cerca de 1.800 millones de euros cada año. Su presupuesto creció un 2% en 2012, además de los 766 diputados, tiene 6.000 empleados y tres sedes distintas
Pedro Ruiz Estrella Digital 8 Mayo 2014

En el timón, hay un elefante. La burocracia que envuelve a las instituciones europeas alcanza tal elefantiasis, que puede ponerlas en duda. Son muchas las insinuaciones sobre el desmedido tamaño de algunos organismos públicos y el coste que suponen para el ciudadano. España es experta en ello, ya que más del 20% de los trabajadores pertenecen al sector público, pero Europa se lleva el primer puesto. El número de organismos europeos es tan amplio, que en la carrera de Economía tiene su propia asignatura con todos ellos. Y por supuesto, todos ellos se sustentan con los impuestos que todo ciudadano paga.

El coste en los 766 diputados asciende a 450 millones de euros
El dinero que se gasta en burocracia europea alcanza los 7.000 millones de euros en total. Se encuadran en el apunte de las cuentas del presupuesto de la UE, 'Gastos de funcionamiento' y representa más de un 6,5% del total del presupuesto.

Un claro ejemplo del dinosaurio burócrata europeo es el Parlamento Europeo (PE), ahora de boga por la proximidad de las elecciones. Su presupuesto ronda los 1.800 millones de euros, destinados casi íntegramente a pagar a los 766 diputados, los casi 6.000 empleados y los inmuebles de su pertenencia.

El coste en los 766 diputados asciende a 450 millones de euros, es decir, que el precio que se paga por cada diputado supera el medio millón de euros. Además, se destinan más de 180 millones en comprar edificios e inmuebles para ellos. En el PE no existen los alquileres ya que los edificios que se utilizan están en su propiedad. El número de empleados que sostiene el PE se eleva hasta los 6.000 y su coste es de unos 650 millones de euros.

Los gastos que se desglosan en el presupuesto del Parlamento son de lo más variopinto, por ejemplo, los gastos diversos en reuniones supera el millón de euros o los gastos en misiones es de casi 12 millones. Otro apartado es el de gastos ligados a la asistencia parlamentaria, para lo que se destinan 180 millones.

Cada eurodiputado cuesta medio millón de euros
Una dispersión geográfica por valor de 160 millones

El Parlamento Europeo cuenta con tres sedes distintas: Estrasburgo, Bruselas y Luxemburgo. Obviamente los viajes de una a otra sede se paga con dinero público y esto incluye movilizar a los 766 diputados con sus correspondientes asesores y ayudantes, en clase preferente. Los coches oficiales y los demás documentos necesarios se transportan en ocho tráiler y también se da la posibilidad de viajar en tren, en concreto, existen dos trenes especiales desde Bruselas.

Obviamente el PE tiene en su posesión edificios en las tres ciudades, disparando el gasto en inmuebles hasta los 180 millones anuales. Son diversos los casos en que los diputados tienen hasta tres despachos, uno en cada ciudad y evidentemente cada edificio o despacho tenga mayor o menor uso tiene un alto coste de mantenimiento durante todo el año. Ese coste de mantenimiento por cada edificio superan los dos millones de euros.

El coste de movilizar todo lo referente al PE de una ciudad a otra es cerca de los 160 millones de euros. El caso más sangrante es el de Estrasburgo, ciudad que vive exclusivamente de esta circunstancia. Resulta curioso, que una habitación de un hotel un día normal no alcance los 80 euros y la noche anterior a que se reúna el Parlamento supere los 200. El coste en Estrasburgo se dispara en cualquier concepto, por ejemplo, el edificio inaugurado en 1999 costó 600 millones de euros. Los datos de la institución cifran un gasto de casi 90 millones de euros en las 12 sesiones parlamentarias que se llevan a cabo en la ciudad francesa.

Se han llevado a cabo varias propuestas para eliminar esta circunstancia que tiene un alto coste económico pero siempre se han chocado de lleno con el veto de Francia. Ningún político francés quiere cargar con el peso que la decisión acarrearía, que sería dejar de recibir votos de la zona de Alsacia, dónde se sitúa la ciudad que hace casi frontera con Alemania.

Una habitación de un hotel en Estrasburgo alcanza los 80 euros, pero la noche anterior a que se reúna el Parlamento supera los 200

¿De dónde sale el dinero?
El total del dinero del PE procede de los fondos aportados a la Unión Europea por todos los países que lo componen. Se recauda de la siguiente manera: cerca del 75% son aportaciones de los países miembros en función de su PIB. El segundo concepto, son aportaciones que también realizan los países miembros en función de una cuota sobre el IVA, que representa un 15%. El resto provienen de la misma Unión Europea a través de un impuesto sobre las importaciones.

Desde el 2007 al 2011 España ha aportado a la Unión Europea más de 52.000 millones, aunque ha recibido más de 63.000. Esos 11.000 millones que le ha aportado la UE han hecho que no se hable demasiado del dinero que aporta España a Europa aunque en un futuro las cosas van a cambiar. España se va a convertir en contribuidora neta, es decir, que va a pagar más dinero del que recibe. Eso va a ocurrir a partir de este mismo año coincidiendo con el nuevo marco que se plantea entre los años 2014-2020. A pesar de que España estos años se ha beneficiado de la situación, en general, ese dinero no ha llegado a todos por igual puesto que la mayoría ha ido a parar al sector primario gracias a la PAC.

Recesiones y PPrevisiones
Luis Riestra  www.vozpopuli.com  8 Mayo 2014

La reciente y optimista previsión del gobierno hay que enmarcarla dentro del proceso electoral actual pero también en una forma de gobernar los asuntos económicos, un patrón ruinoso presente desde largo tiempo; por ello conviene revisar antes las anteriores recesiones y ver como se ha salido de ellas.

Planificación y desacople global.

Si comparamos el crecimiento del Producto Interior Bruto de España con el de los EE.UU. vemos que mientras aquí tuvimos tres recesiones entre 1971 y 2010, en EE.UU. tuvieron cinco; posteriormente, desde 2008, ellos han tenido una y nosotros dos. Por otro lado, partiendo de tasas de paro similares, allí hizo tope en cerca del 10% mientras aquí se fue casi al 27% y todo contando con que allí la inmigración es estructural, mientras que aquí, salvo en la pisitomanía, lo es la emigración, otro tema que no se quiere ver, porque en nuestro delirio suicida, el paro y el futuro demográfico nos da igual, QSJ. ¿Menos recesiones, e incluso menores, y más paro, cómo es eso posible?  

 

La respuesta a esa última pregunta tiene explicación desde la política: realmente no hacemos reconversión productiva, estamos a otra cosa. Fíjense si no: hasta 1978, vía endeudamiento y devaluaciones, se evitan recesiones fuertes y es comprensible, pues hubo cambio de régimen; además, hasta entonces hubo, una planificación económica con una correcta visión global según las necesidades estructurales de España, aunque también costó, pues hasta la casi crisis soberana de 1959 no se aceptó un plan de estabilización de libro

Salvo ese período, 1959-1978, el enfoque delirante (esta palabra la hemos puesto de moda) fuera autárquico, Uropa, o mi taifa, sigue presente; por ejemplo, de 1982 a 1993 hubo tiempo para una correcta reconversión general que aprovechara la conmemoración de 1992 para situar bien a nivel global esa cosa que llaman marca España. En vez de eso, los que más lo aprovecharon fueron el turismo, el futbol, la corrupción y la campaña de falsos agravios de los delincuentes de las taifas. Resultado: más paro estructural; solución: más delirios, más Uropa, más corrupción, más endeudamiento y devaluaciones.

Otro aspecto de interés de la gráfica es que se ve la tendencia secular de caída en las tasas de crecimiento, un crecimiento que a partir de 1983, tras el double dip USA (la recesión primaria de Kondratiev), se hace vía endeudamiento, alcanzando su paroxismo en la burbuja inmobiliaria y que, junto a una paridad peseta-euro devaluada, evitó la mini-recesión del 2001 y que volvió a evadirnos de la realidad global con un crecimiento no productivo.

Por supuesto que hay una gran diferencia con EE.UU., un país que, con su crisis y defectos, es el motor tecnológico global, impulsor del ciclo largo actual, innovador, que respecta la propiedad intelectual y privada y que tiene un gobierno representativo, mientras otros creen que se avanza haciendo trampas, con el robo de la propiedad intelectual (o cualquiera) y que es gobernada por una oligarquía de partidos y sindicatos estatales. Así, E.E.U.U. crea patrimonio mientras nosotros lo destruimos.

El resultado es una potente caída de escalón en 2008 producto de un mal acople global; solución: “más delirios, más Uropa, más corrupción, más endeudamiento y devaluaciones (ahora internas)”. Siempre el mismo patrón; cualquier cosa menos aceptar la realidad y “una planificación económica con una correcta visión global según las necesidades estructurales de España”.

La Recesión del PP

Que es la línea azul claro de la siguiente gráfica; ha sido más larga que la última del PSOE con una caída total del PIB del 2.84%, mientras la anterior fue de un 4.02%. ¿Nos lo creemos? Sin duda hace falta una auditoría de la estadística para saber de verdad sobre dónde nos llegamos. 

El ciclo de Rajoy ya lo adelantamos en 2011 y han terminado gobernando de forma tramposa, como es costumbre desde al menos 1982. Nada nuevo, es el mismo patrón y siguen pensando que volverán crecimientos como en la etapa buena del ciclo largo, que es lo mismo que piensan los sindicatos, que, corrupciones aparte, reivindican salarios más altos en vez que presionar para enfocar la economía hacia la generación de empleo vía crecimiento sano.

 

 

El crecimiento vía endeudamiento no productivo es lo que tiene, que cuando toca pagar lo que se consumió por adelantado se produce un efecto contractivo y este gobierno, como los otros, nos endeuda sin hacerlo a favor del cambio de patrón de crecimiento, sino para enriquecer a la casta política, de modo que el camino hacia la quiebra estatal está asegurado: tendremos rebote del gato muerto; durará lo que dé de sí el endeudamiento externo

Gaviota y PPrevisión.

Animados por un dato adelantado de crecimiento del PIB de 0,6% anual en el primer trimestre, vino la fiesta mesiánica habitual, que opacó la caída de la ocupación en 184.600 personas en el primer trimestre, y nos fuimos todos - cómo somos - a celebrar que crecemos al 3% y el paro bajará al 19,8% (será por la emigración masiva); como además vienen los dos trimestres buenos de empleo, la fiesta fantasiosa seguirá. ¿Es que no aprendemos o qué?

 

 Esta previsión gubernativa (también PP-revisión) la hace un ejército de economistas (paniaguados incluidos) a los que les pagamos una pasta blindada de por vida -incluso sus postgrados-, pero luego las cogen sus jefes y los dejan como unos peleles. Ese 0,6%, aparte de ser adelantado, esto es, donde la información más segura es la de aduanas yendo bien el saldo exterior, se compara con un dato corregido del primer trimestre de 2013, que fue malísimo, y donde además, la UE, nuestro principal cliente, estaba en recesión. Por otro lado, es normal que a la salida de la recesión se de un salto por el efecto de reposición inventarios, como pueden ver en la gráfica anterior. De ahí a terminar creciendo más del doble que Alemania, media un mundo.

La presentaron empezando por el crecimiento total (línea azul clara en plan gaviota), que casi parece nominal (incluyendo inflación) y dividiéndola entre demanda interna (consumo privado, consumo público inversión en equipo y construcción) y la demanda externa (exportaciones menos importaciones) al final. Yo les recomendaría que lo hicieran al revés, empezando por el saldo exterior, explicando que van a hacer para que crezca más que la media del comercio mundial en los últimos 20 años y que las previsiones de la Organización Mundial del Comercio; no digo que sea imposible, no lo es, pero para eso tendrían que haber hecho la reconversión bancaria que pido (públicamente) desde 2009, una recomendación a la que, como en otras, se han unido los vende-libros televisivos recientemente.

Explicado el motor de crecimiento, el sector exterior, llévelo a los componentes del PIB, a la función de empleo, a la del consumo privado (con la corrección cíclica y el K46), a la de recaudación, a la de su presupuesto de consumo público (pensiones y su hucha, ajustes, chupópteros, taifas independentistas trabajando para quebrarnos y su delirio de decidir si rompen el barco, etc.), a la de inversión productiva privada (con su enorme capacidad ociosa, ver tercera gráfica), la pública (casi no hay un km sin grietas o socavones) y la residencial (que han malogrado con el banco malísimo del SAREB) y, por supuesto, las importaciones, que dependen de ese crecimiento y de la servidumbre del destrozo de nuestro balance macro con su trayectoria de “delirios, más Uropa, más corrupción, más endeudamiento y devaluaciones (ahora internas)”, que siguen ustedes con el mismo patrón.

De Guinda: Montoro, que ante la incredulidad general dijo que dicha previsión sale por suponer una reactivación de la construcción y a más emigración. ¿Es ese el modelo? Lo están haciendo fatal y una vez más hemos perdido otra oportunidad para debatir seriamente nuestro futuro; encima, quienes intentan hablar claro, aportar soluciones realistas, profesionales y con futuro, si son políticos, pierden elecciones y sin son particulares, sufren represalias económicas. De pena.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Financiación autonómica
Cómo engañar a Tamames, Barea, Schwartz y compañía
José García Domínguez Libertad Digital 8 Mayo 2014

Es sabido que confundir a los pardillos mesetarios constituye una de las pericias mayores del catalanismo político; de hecho, es la gran especialidad de la casa. De ahí que a nadie sorprenda la cantidad ingente de simples convencidos de la veracidad del Espanya ens roba!, entre otras trolas mil de parejo calado. Lo que, sin embargo, se antoja increíble es que nada menos que cinco ilustres catedráticos de Economía, cinco, para más inri todos ellos galardonados con el Premio Rey Jaime I de Economía, se hayan tragado una de esas bolas que fabrican los servicios de agitación y propaganda del nacionalismo catalán. Así, uno no puede sentir más que vergüenza ajena al constatar que, con tal motivo, don Ramón Tamames, don Jaime Lamo de Espinosa, don Juan Velarde, don Pedro Schwartz y don José Barea (¡José Barea!) han decidido hacer el ridículo en comandita nada menos que desde una Tercera de ABC.

Resulta que la Comunidad Valenciana encargó en su día un informe a esos ilustres académicos a propósito de cómo debieran orientarse las líneas maestras del nuevo sistema de financiación autonómica. Hasta ahí, todo correcto. Lo estupefaciente del caso llega cuando, tal como se recogía ayer en la pieza de ABC firmada por Tamames y Lamo de Espinosa, nuestros cinco laureados peritos demuestran que se han creído a pies juntillas un cuento chino inventado por CiU. Una trola del tamaño de la catedral de Burgos, por más señas. Repárese, si no, en el siguiente párrafo extractado de la tercera titulada "Por un nuevo sistema de financiación autonómica":

Debería ser el Consejo de Política Fiscal y Financiera el que fiscalizara las cuentas públicas regionales para establecer unos límites a la solidaridad intercomunitaria, situándose el tope en un nivel similar al de Alemania, en un 4 por cien del PIB de las CCAA, con transferencias netas al conjunto.

El celebérrimo embuste del 4% en Alemania, una bola más antigua que andar a pie. Un camelo para pardillos madrileños que Duran Lleida no se ha cansado de repetir en el Congreso, sin duda sabedor de la pereza crónica de tantos cráneos privilegiados de la Villa y Corte para contrastar las cifras y datos que allí se vierten. Y es que esa historia del 4% no es más que una vulgar patraña. En Alemania no existe ningún límite cuantitativo a la solidaridad financiera entre los länder de la Federación. Lo del 4% es mentira, así de simple. En fin, creo que alguien debería de ponerse colorado. ¿O no, don Ramón?

Cataluña
El Estado catalán: hechos consumados
Pablo Planas Libertad Digital 8 Mayo 2014

Es falso que la única pretensión de los separatistas catalanes sea la de votar. Cuanto con más ahínco gimen "Déjennos votar", más al aire queda el propósito instrumental de la consulta que planean, que en caso de celebrarse constituiría un pucherazo monumental. En Cataluña, y gracias a la infatigable labor de las plañideras del dret a decidir, no se dan las circunstancias ambientales necesarias para que una votación sobre el futuro político de la comunidad pueda ser considerada un ejemplo de democracia, salvo en los estándares de Venezuela, Corea del Norte y Somalilandia.

Más allá de la usurpación de la soberanía nacional y de los términos perfectamente unilaterales de la convocatoria, en fase de tentativa, sólo el ingente despliegue propagandístico llevado a cabo por la Generalidad en los últimos años invalida el inocente, en apariencia, propósito de preguntar sólo a los catalanes por el futuro de toda España. El intenso bombardeo de mensajes del tipo "España nos roba" y las groseras manipulaciones del pasado quitan toda legitimidad al frente nacionalista.

Como es obvio, el separatismo quiere votar porque ganaría por un amplio margen. Así lo indican las encuestas, y no sería de extrañar después de más de tres décadas de fomento del clientelismo y absentismo estatal. Además, la Generalidad prepara una ley de consultas y otra electoral que facilitarían mucho la victoria de sus tesis hasta el punto de que no haría falta recurrir a las trampas en el recuento. Los mayores de 16 años, los inmigrantes y los censados en los casales regionales repartidos por el vasto mundo podrían votar en un referéndum con sorprendentes innovaciones en materia telemática si prosperan los trabajos del parlamento autonómico.


Es probable que Mas, Junqueras y la Asamblea se estén pasando de frenada al sostener que en su consulta puede ganar el no, chiste de cierre de no pocos discursos. En realidad, lo tienen clarísimo, tanto que habrá consulta como que la ganarán. No de otra manera se podría entender que todas la actividades de la Generalidad estén encaminadas a preparar la toma del poder y la constitución del Estado catalán. La creación de organismos como el Consejo Asesor de la Transición Nacional o la Agencia Tributaria Catalana evidencian que la cosa no es ir a votar y ya está. Pero si hasta se está redactando una Constitución para una república inspirada en el reino de Noruega. Son hechos consumados, mientras en Madrid todavía hay quien se pregunta si lo de Mas va en serio o es la típica coña catalana.

Nadie pide asesoramiento al Mosad para montar un CNI con los Mossos si lo único que pretende es organizar una fiesta de la democracia para un domingo cualquiera de noviembre. Por muy dados a las ensoñaciones que puedan ser políticos como Mas y Homs, saben lo suficiente de construcción como para no empezar la casa por el tejado. Al contrario, nadie puede negar la solidez de los cimientos fraguados por el pujolismo y la dureza de la argamasa nacionalista. En cuanto a lo de la celebración de la consulta, baste decir que la imprenta de la prisión de Lérida ya ha recibido el encargo de confeccionar las papeletas, lo que no tiene nada de extraño, ya que el taller de la cárcel es proveedor habitual de la Generalidad.

Nosotros, los enfermos
Francesc-Marc Álvaro.  La Vanguardia   8 Mayo 201

Hemos pasado de la metáfora del oasis a la de la casa de locos. Catalunya es, según varios políticos, periodistas y opinadores, una sociedad enferma. Eso lo dicen, lo escriben y lo repiten cuando quieren explicar y explicarse lo que está pasando aquí. O somos un grupo de nazis, o nos colocan la plantilla vasca, o somos dignos de tratamiento psiquiátrico, aunque se supone que las tres categorías no son excluyentes.

Ante estos subniveles de argumentación pública se siente vergüenza ajena. Eso no pasa en Escocia, donde los contrarios a la independencia no consideran que sus conciudadanos que piensan votar sí el 18 de septiembre sean chalados o idiotas. Es lamentable que personas responsables y con estudios se dediquen a combatir las ideas que no les gustan con estrategias tan chapuceras e inconsistentes. Cuando los independentistas eran cuatro, se les despreciaba porque no eran posibilistas ni habían entendido qué quería la mayoría. Ahora, cuando el independentismo de nuevo cuño ha sido asumido transversalmente por sectores centrales, se dice que el fenómeno es resultado de una “manipulación sigilosa y astuta”, en palabras de Francesc de Carreras, que recientemente ha publicado un artículo sobre esto en El País. O era una rareza o es fruto del lavado de cerebro; no se quiere admitir que el soberanismo es un proyecto tan respetable como mantener una autonomía cada vez más vacía, predicar un federalismo sin federalistas o pedir una tercera vía que nadie de Madrid plantea.

El profesor y fundador de C’s añade que la situación viene de antiguo, que todo arranca de 1980 y del primer gobierno Pujol, que puso en marcha “una inteligente obra de ingeniería social cuyo objetivo ha sido el de transformar la mentalidad de la sociedad catalana con la finalidad de que sus ciudadanos se convenzan de que forman parte de una nación cultural, con una identidad colectiva muy distinta al resto de España, que solo podrá sobrevivir como tal nación si dispone de un Estado independiente”. De estas afirmaciones se desprende que Pujol siempre habría sido un independentista encubierto y que, desde hace más de treinta años, tendría un plan secreto de secesión que, finalmente, habría podido aplicar mediante su heredero político. Y también se desprende que los catalanes –¡pobrecitos!– serían simples robots que habrían sido programados por un poder maléfico. ¿Se imaginan que yo escribiera lo mismo sobre los que quieren una Catalunya dentro de España?

¡Qué panorama! Los pro-independencia no tienen capacidad de discernimiento, son muñecos en manos de gobernantes conspiradores, que –para rematar– dominan la situación gracias a las subvenciones (¡sobre todo ahora que hay tanto dinero para repartir!); además, como todo el mundo sabe, los gobiernos de Galicia, Andalucía, Madrid, Extremadura o Valencia no han subvencionado nunca nada. Para que la falacia se sostenga hay que olvidar siempre los hechos reales: el final del nuevo Estatut en manos del TC, las políticas recentralizadoras del PSOE y del PP, la asfixia financiera de la Generalitat, las amenazas de Aznar y las mentiras de Zapatero…

El wishful thinking impregna buena parte del discurso de los que quieren combatir el proyecto soberanista. En vez de hablar a partir de la realidad sobre la conveniencia –según ellos– de mantener Catalunya dentro del Reino de España, se dedican a desfigurar un movimiento que ha roto todas sus previsiones. Me lo decía un empresario que se mueve entre los que cortan el bacalao: “Ni durante la transición había tenido la sensación que tengo ahora: lo que está pasando no lo controlan los de arriba, es algo de la gente”. No se engaña, sabe cuál es la gran novedad. He ahí lo que inquieta a ciertos elementos, incapaces de admitir que el mundo no va por donde ellos habían previsto. Madrid ha generado esta oleada. ¿Tanto cuesta de entender?

Algunos creen que caricaturizar al soberanismo lo frenará, pero es todo lo contrario. Cuando Carreras afirma que “en Cataluña ha habido unas redes clientelares y un sutil maccarthysmo que han inspirado miedo para así comprar y vender voluntades” da risa. Sobre todo porque el maccarthismo o caza de brujas en EE.UU. durante los cincuenta fue un caso extremo de persecución policial, judicial y política, a menos que eso haga referencia a la dimisión forzada del fiscal Rodríguez Sol, por haber dicho que es bueno escuchar a la gente. Todavía produce más risa que lo diga alguien que da clases en la universidad pública, escribe en varios periódicos, se mueve entre las élites, y fue miembro del Consell Consultiu de la Generalitat durante diecisiete años. Sobre las redes clientelares, todos los partidos que han gobernado, dentro y fuera de Catalunya, las han tenido, no es este un rasgo diferencial. Y sobre los altavoces, sólo hace falta contar –me basta una mano– cuántos medios defienden el derecho a decidir, por no decir la independencia.

Nosotros, los enfermos, los que queremos votar (y los que, más concretamente, votaremos sí-sí) agradeceríamos que los partidarios de una Catalunya dentro de España dejen de utilizar la propaganda que ellos mismos difunden como diagnóstico. Me recuerdan a un gurú que recomendaba “la propia orina como medicina”. Si lo intentan, el debate será más útil y ellos entenderán muchas cosas.

Ante la irrupción de "Ibil", una “ETA auténtica”: ¿hay "terroristas buenos"?
Fernando José Vaquero Oroquieta  latribunadelpaisvasco.com 8 Mayo 2014

El pasado martes 6 de mayo, "Diario de Navarra" desveló que Fermín Sánchez Agurruza, posible codirigente de "Ibil", una facción radical expulsada por la Izquierda Abertzale y contraria al supuesto “proceso de paz”, se encontraría en paradero desconocido. Y el ocurrente "Navarra Confidencial" (NC), al día siguiente, remarcaba, irónicamente, su perfil: «terrorista, político de HB y profesor del Modelo D»; un patrón inquietante que desvelara la Guardia Civil en su momento y que generó no poco escándalo entre los espíritus bienpensantes y buenistas que tanto abundan por estos andurriales. Y no les falta razón a nuestros amigos de NC: con la mirada a largo es totalmente pertinente señalar que semejante tipología docente disfruta de las mejores condiciones para –si se lo propone- distorsionar la “normalidad educativa”, influyendo en nuevas camadas de activistas, como poco, mediante su adoctrinamiento y tal vez, en su salto a la "kale borroka". Ejemplos, hay, Y muchos.

Pero, a corto y medio plazo, también tiene una enorme trascendencia el hecho de que pueda estar gestándose una “ETA Auténtica”, o “ETA Continuidad”, al modo irlandés. De momento, aunque el asunto apenas haya ocupado espacio impreso, y en la parte inferior de la portada del medio navarro, no pocos antiguos “objetivos” de la banda terrorista ETA vuelven a mostrarse inquietos… ¡Con lo que bien y tranquilos que estábamos últimamente!

Ya con anterioridad a esta irrupción informativa, que ha desvelado a muchos la existencia de "Ibil Iraultzen Bilguneak" (Asamblea Revolucionaria Caminar), o Ibil a secas, nacida en 2012 en Vizcaya y extendida a Navarra al menos, se venían generando diversas agregaciones, en la periferia de la Izquierda Abertzale, de carácter crítico con la línea actual de Sortu; partido que junto a las juventudes Ernai y el sindicato LAB, conforman las tres columnas fundamentales del autodenominado MLNV, junto a una constelación de grupitos especializados y de carácter local, perfilando entre todos ellos, además de lo que queda de ETA, lo que denominan Izquierda Aberzale. Por su parte, Sortu, junto a los “arrepentidos” de Aralar, los residuos socialdemócratas de Eusko Alkartasuna, los postcomunistas de Alternatiba y otros colectivos, confluyen, en un movimiento de “acumulación de fuerzas por la construcción nacional” de carácter electoral, en EH Bildu.

Así, "Eusko Ekintza" (Acción vasca) se presentó en público a finales de diciembre del 2012, propugnando una curiosa paradoja dialéctica y estratégica. Denunciaron que Sortu, como partido político de la Izquierda Abertzale, ha deglutido y anulado al resto del “movimiento popular vasco”. Y para rescatar ese proceso movimentista, que perciben como mejor táctica para sus objetivos finales de independencia y socialismo, nada mejor que… ¡formar un partido! ¿Paradójico, verdad? Pues así son las “preocupaciones” de quienes viven para esta ideología: unas esotéricas y prolijas disquisiciones totalmente alejadas de la vida ordinaria y las inquietudes de los ciudadanos normales. Pero, paradójicamente también, con una enorme capacidad de atracción y generación de espacios sociales de enorme vitalidad comunitaria.

Pero, muchos años atrás, se venían desarrollando los agotadores e incomprensibles debates entre comunistas vascos que, tomando como principal referencia estratégica su posición ante el MLNV, reflexionaban en torno a su concepción del marxismo, la tentativa de “cuadratura del círculo” nacionalismo-socialismo, el papel de Stalin, Mao, Trotski en la revolución mundial, la influencia del marxismos en la historia de ETA y el MLNV, la fórmula de partido combatiente a construir, etc. Es el caso del colectivo Boltxe, KIMETZ (Euskal Herriko Erakunde Komunista u Organización Comunista de Euskal Herria), EHK (Euskal Herriko Komunistak o Comunistas de Euskal Herria), y dos grupos denominados EHS (Euskal Herria Sozialista, trotskista, uno, estalinista el otro). Unos grupitos cuya influencia en la evolución del conjunto de la Izquierda Abertzale es marginal; salvo el que fortuitamente pudieran jugar, como en aquella ocasión en que, ante la ilegalización de Batasuna, proporcionaron la fachada de la sigla con la que eludieron la Ley de Partidos: el ya finiquitado Partido Comunista de las Tierras Vascas, promovido desde EHK. Y si hablamos de comunistas vascos, todavía están los que lo son, pero con carácter “estatal”: PCPE, los restos del PCE(r), el PCE que en su día configuró Izquierda Unida, los diversos avatares “trotskos”…

Ibil es otra realidad mucho más seria… y preocupante. Según expone El Informador, junto a Fermín Sánchez Agurruza podrían coliderar la facción Ibil “duros” como el etarra Juan Ignacio Aldana. Y otros, como Isidro María Garalde o Juan Lorenzo Lasa Mitxelena, pudieran estar pensándoselo.

Con una militancia que, en número, según diversas fuentes, oscilaría entre 50 y 300 miembros, se vienen organizando en cenáculos muy cerrados, captando militantes entre los más radicales de Ernai y los presos y expresos de la banda ETA, formándose en seminarios sobre marxismo-leninismo, y ya habrían empezado a participar públicamente en manifestaciones de la izquierda abertzale. Incluso se afirma que algunos episodios de “kale borroka” pudieran haber sido protagonizados por sus elementos más jóvenes.

Ibil acusa a los dirigentes de Sortu de pretender que la militancia abertzale se «arrodille ante el enemigo», de dirigir al movimiento de modo dictatorial excluyendo los modos asamblearios, y de promover un «golpe de Estado contra la honorable trayectoria de la izquierda abertzale». Respecto a la situación de los presos de ETA, se muestran igualmente radicales, afirmando que: «Con los presos todavía en la cárcel, la dirección de la izquierda abertzale quiere dinamitar el colectivo, impulsando salidas personales con la excusa de que, según dicen, el propio colectivo lo ha decidido».

Pese a haber sido “expulsados”, los miembros de Ibil permanecerían conectados con los diversos ámbitos asociativos de la “tradicional” Izquierda Abertzale, lo que les otorga un peligroso potencial de decidirse por el retorno a la práctica terrorista.

En suma: tanto las Fuerzas de Seguridad, los jueces, los medios de comunicación, las instituciones democráticas y, a nuestro pesar, la mismísima ciudadanía, no pueden –no podemos- perder de vista a estos iluminados.

Pero, con tanta sigla, demasiados nombres, tantos giros tácticos, tamañas discusiones bizantinas… podemos perder la perspectiva. No en vano, la cuestión decisiva, de naturaleza moral y política, es: ¿acaso existen terroristas buenos y otros malos? Entonces, ¿buenos serían los seguidores de la línea actual de la Izquierda Abertzale y malos quienes disienten y persisten en unas prácticas perversas de momento “congeladas”?

El caso de la reciente detención de Gerry Adams, por unos días, nos ha devuelto a la realidad pura y dura del terrorismo, y a mostrarnos su verdadera faz. Unos familiares aterrorizados durante años han tenido el valor y la voluntad de actuar legalmente contra el máximo protagonista, presentado unánimemente como un auténtico héroe, del proceso de paz irlandés; alguien que parecía “intocable”. Los hijos de Jean McConville –una viuda secuestrada cobardemente por 10 terroristas en su domicilio en 1972, acaso cumpliendo órdenes de Gerry Adams, torturada, asesinada y con su cuerpo desaparecido durante décadas- han demostrado una altísima altura moral: por encima de los intereses políticos, las falsas políticas de confraternización y las imposturas –laicas y eclesiales- de un forzado “proceso de paz”.

Son 1800 los asesinatos sin resolver en Irlanda. Y en España más de 300. Y sus familiares, sus víctimas directas, toda la sociedad, deben –debemos- saber la verdad. Y que los culpables sean descubiertos, juzgados y condenados.

La paz nunca debe sacrificarse a la justicia: ni sería paz, ni sería justa. A lo sumo, la paz de los cementerios del olvido…
Los hijos de esa víctima han mostrado un formidable valor, al igual que la policía que ha realizado las pesquisas. No es necesario realizar más lecturas políticas del hecho, que puede tenerlas; incluso varias. Ha sido un gesto moral, ante todo, de dignidad, que nos confirma que es posible decir NO al terror, superar el miedo que pretende imponer una minoría a toda una sociedad, y actuar desde la legalidad contra TODOS los terroristas en TODAS sus modalidades.

Por ello, ya estén en activo o en la reserva, en la clandestinidad o en el exilio, en las cárceles o en libertad condicional, al frente de una institución pública o en la trastienda, ya practiquen terrorismo de “alta” o de “baja” intensidad…, sea lo que sea: no hay terrorista bueno.

Josep Maria Vila d'Abadal i Serra.
Dineros para la Asociación de Municipios por la Independencia
El juez anula el pago con dinero público de una cuota independentista en Cataluña
Periodista Digital. 8 Mayo 2014

Un juez de Gerona ha anulado por primera vez en Cataluña el pago de una cuota a la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) con fondos públicos.

La sentencia, que desvela M.J. Cañizares en el diario 'ABC', hace referencia a la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Garriguella (Gerona) del 18 de julio de 2013, donde se acordó pagar 75,50 euros a la AMI.

La Delegación del Gobierno presentó un recurso contencioso-administrativo contra este acuerdo por entender que no pueden destinarse fondos públicos a objetivos ajenos a los intereses generales de un Consistorio.

El juez ha dado la razón al Estado porque «en el presente caso es claro el intento de afectación de recursos públicos a fines que no guardan conexión con los ámbitos competenciales atribuidos a las entidades locales, por lo que el motivo de impugnación debe ser estimado».

El titular del Juzgado Contencioso-Administrativo 1 de Gerona basa su fallo en dos sentencias del Tribunal Supremo y del Tribunal Superior de Justicia de País Vasco relativas al pago de dinero municipal a agrupaciones políticas.

El Ayuntamiento de Garriguella alegó que la AMI es una asociación legal e invocó sus competencias municipales. Pero el juez recuerda que «como consecuencia del principio de unidad y de supremacía del interés de la nación», el Estado queda colocado «en una posición de superioridad, tal como establecen diversos preceptos de la Constitución, tanto en relación a las comunidades autónomas como a los entes locales».

El Estado ha tramitado 35 recursos contra el pago de estas cuotas a la AMI, que cada Ayuntamiento asociado cumplimenta en función del número de población. Por ejemplo, Sant Cugar del Vallès (Barcelona), paga más de 8.000 euros al año. Un total de 692 municipios están inscritos en la AMI.

Avià avanza la consulta
Por otro lado, el Ayuntamiento de Avià (Barcelona), cuyo alcalde es Llorenç Altozano (CiU), puso ayer en marcha una preconsulta sobre la autodeterminación de Cataluña que permite a sus ciudadanos pronunciarse hasta el 31 de mayo mediante votaciones electrónicas por internet o teléfonos móviles.

Esta iniciativa no tiene validez oficial y pretende ser una muestra de la opinión de la población de la localidad ante la consulta que el presidente catalán Artur Mas quiere celebrar el 9 de noviembre.

separatismo en cataluña
“No hay duda que los productos sellados con marca Barcelona o Catalunya en otros sitios se rechazan”
Andreu Oms Minuto Digital 8 Mayo 2014

El presidente de la compañía Naturhouse, Félix Revuelta, afirma que el proceso soberanista “perjudica totalmente” al negocio. “No hay duda que los productos sellados con marca Barcelona o Catalunya en otros sitios se rechazan”, afirma en referencia al mercado interno español.

Revuelta, en este sentido, explica que “hemos creado nosotros mismos nuestras competencias. Pero estamos como estamos y no queda otra que aceptarlo”. Sobre la posibilidad de una Cataluña independiente, considera que “al final va a ganar la razón del mercado y creo que no va a pasar nada”.

“No estamos en un momento de separación, sino más bien de ampliación. El mercado común está intentado entrar en nuevas zonas y lo que no podemos hacer nosotros es, en el propio mercado interno, separarlo y dividirlo”, indica en una entrevista en Economía Digital.

“El transporte y el comercio libre es una maravilla y quienes hemos vivido otra cosa le damos mucho valor. Yo creo que la integración de Europa ha sido lo mejor que le ha podido pasar a ese país”, sostiene.

Félix Revuelta (1947, Burgos) es el presidente y fundador de Kiluva, propietaria de la cadena de dietética Naturhouse que le ha reportado más de 230 millones de ingresos en 2013. Cuenta en la actualidad con 1.700 franquicias y está presente en 22 países. Su último proyecto es un hotel de cinco estrellas cerca de Marbella centrado en la salud, el bienestar y la belleza.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial