AGLI Recortes de Prensa   Viernes 9  Mayo  2014

El mensaje de Aznar que tanto incomoda a Rajoy
EDITORIAL Libertad Digital 9 Mayo 2014

José María Aznar participó ayer en el único acto relacionado con las elecciones europeas en el que va a tomar parte, por decisión de la dirección del Partido Popular. En un evento organizado por un periódico nacional, y a escasas horas de dar inicio la campaña con la tradicional pegada de carteles, el presidente de honor del PP presentó al cabeza de lista de su partido con una intervención que no pasó inadvertida.

Varios fueron los argumentos de enjundia desgranados por el expresidente del Gobierno en su breve discurso, el más relevante de los cuales incide en la necesidad de que el Partido Popular siga siendo la gran formación de centro-derecha capaz de integrar a las distintas corrientes de esa tendencia. Esa fue precisamente una de las claves de la refundación del PP llevada a cabo por Aznar y de la ulterior victoria popular ante un hasta entonces todopoderoso PSOE, victoria que repitió cuatro años más tarde con una rotunda mayoría absoluta.

En contraste, el PP de la era Rajoy se ha convertido en una formación excluyente de la que se ha invitado a salir a todos los que no compartan la visión utilitarista y de culto al líder impuesta por una dirección cada vez más alejada de sus bases. No es casualidad que dirigentes muy caracterizados del PP como Mayor Oreja hayan sido condenados al ostracismo y otras personalidades, como Ortega Lara, Vidal Quadras y Abascal, se hayan visto obligadas a fundar otro partido para servir de cauce a los votantes tradicionales del PP.

Cuando se disfruta de una amplia supremacía política es más fácil llevar a cabo esta política de unidad, pero la mezquindad política de Rajoy y sus corifeos les han llevado a actuar en sentido contrario, y ello a pesar de tener en sus manos un poder como el que jamás ha ostentado en España un partido de centro-derecha. El calculado boicot de los altos cargos del Partido Popular y el Gobierno a la presentación del segundo tomo de las memorias de Aznar mostró hasta qué extremos puede llegar el resentimiento de unos dirigentes contra el político que convirtió al PP en el partido de masas del que todos ellos se siguen beneficiando hoy.

Las números dos del partido y del Gobierno estuvieron esta vez presentes para arropar a su candidato y, de paso, escuchar a su presidente de honor. El presidente del Gobierno, en cambio, prefirió no acudir al Casino de Madrid para no coincidir con Aznar, el político que lo designó para sucederle en el PP y con el que desde hace tiempo no tiene más que profundas discrepancias en todos los órdenes.

El trabajo de FAES en el análisis y la formulación de propuestas sobre los grandes problemas actuales de España, que pone aún más de relieve la inacción culpable del Gobierno, está sin duda detrás de este resentimiento que Rajoy no tiene la menor intención de ocultar. Y sin embargo el think tank dirigido por Aznar no hace más que poner de manifiesto la profunda desviación del Gobierno respecto a las ideas de las que siempre hizo gala el PP, con brillantes resultados, y no sólo en el ámbito económico. No es extraño que ni Rajoy ni sus más directos colaboradores quieran ver a Aznar protagonizar actos del Partido Popular, más allá de acontecimientos simbólicos como el de este jueves en Madrid con su amigo y antiguo colaborador Miguel Arias Cañete, que al menos tuvo el detalle de referirse a él con generosidad.

El CIS..co
Vicente A. C. M. Periodista Digital 9 Mayo 2014

El Centro de Investigaciones Sociológicas dependiente del Ministerio de la Presidencia,cuya titular actual es la vicePresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, acaba de evacuar los resultados de la enésima encuesta sobre las elecciones al Parlamento Europeo. Como no podía esperarse de otra manera, se da como ganador al PP con una ventaja de 2,7 puntos sobre el PSOE, traducido en un 33,7% y un 31% de los votos respectivamente, seguidos de lejos por IU con un 9,3%, por UPyD con un 5,3%, por la coalición PNV-CiU con un 5,5% y por ERC con un 3,7%. Igualmente se le asignan parlamentarios a formaciones tan pintorescas como la coalición BNG-BILDU y la de ultraizquierda PODEMOS de Pablo Iglesias. Sin embargo, extraña que formaciones cuyo empuje es innegable como Ciudadanos o VOX hayan sido excluidas sin más explicaciones, teóricamente por no haber alcanzado el mínimo de intenciones de voto necesario para asignarles un escaño.

Esos son los datos mostrados en los que cabe destacar una abstención esperada del 60% del electorado y una importante indecisión del voto cifrada en el 40%. O sea, nada nuevo en un mundo de augurios y previsiones cuyo fin último nunca ha sido el acierto de sus vaticinios sino ser el instrumento político para desmoralizar al contrario e intentar formar opinión pública de manera burda. Cada grupo ideológico se sirve de diferentes "agencias de estudios sociológicos" para filtrar las encuestas que le son favorables, aunque sean como en este caso con una "victoria por la mínima". El resultado ante tal avalancha de datos y de contradicciones es la completa indiferencia e incluso aumento de la desmotivación por parte de un electorado abrumado por este bombardeo informativo.

Desgraciadamente la conciencia europeísta de los españoles, aunque sea una de las más altas de la UE, lleva años sufriendo un inexorable deterioro y desencanto debido al nulo avance de las políticas de integración real y de creación del sentimiento de pertenencia a una potencia mundial no solo económica sino de orgullo histórico y cultural. La UE ha decepcionado a los europeos más entusiastas por la falta de estímulo de sus propios gobiernos nacionales y el afan proteccionista. Es triste ver que lo de la libre circulación de personas sigue siendo una utopía mientras funciona con toda normalidad la libre circulación del capital. Así que si algo extraña es que la abstención prevista solo sea el 60% y no el 75% del electorado. En cualquier caso, es un dato muy significativo que deberían analizar muy seriamente los gobernantes.

Personalmente creo que ni PSOE ni PP han tomado nunca estas elecciones como algo serio, salvo como medio para reforzar el poder en el Parlamento de sus formaciones en coalición con otras "hermanas" del resto de países. Su misión, obtener las cuotas de influencia en los cargos estratégicos y en las Comisiones donde se decidirá el futuro de la UE y que afecta a todos los países integrantes. Nuestro peso en la UE es bastante mediocre en una liga donde los que mandan son los del norte con el Reino Unido, Francia, el antiguo BENELUX, Dinamarca y por supuesto, Alemania. España es un equipo que solo aspira a mantener la categoría.

Supongo que tanto PSOE como PP acudirán pronto al "voto útil" y a desprestigiar, como ya lo han estado haciendo, a formaciones que les son incómodas y que les desnudan ante los ciudadanos. Es evidente que ese 40% de indecisos es un buen caladero de votos a los que puede convencerse de la inutilidad de votar a partidos como ese PODEMOS anti sistema o los desgajados del PP como VOX o la nueva fuerza de centro derecha de Ciudadanos. Lo que no van a poder hacer en estos próximos 15 días es generar ilusión y motivación suficiente en un proyecto que ni ellos mismos se creen, con el agravante del escándalo monumental de los ciudadanos al conocer los estratosféricos salarios de los cargos en la UE como el de los 23.000 euros mensuales de la ex Ministra Magdalena Álvarez,cargo al que se aferra aún estando imputada.

Yo no soy un indeciso y tengo mi voto bien definido. Seguiré votando lo que siempre he votado. Yo no he cambiado mi forma de pensar en lo fundamental,ni me he movido de mis posiciones ideológicas. ¿Pueden decir lo mismo el PSOE y el PP?

Elecciones europeas
El PP utiliza el CIS y el 'voto útil'
Guillermo Dupuy Libertad Digital 9 Mayo 2014

A pesar de ser el primero en advertir de los riesgos de la dispersión del regeneracionismo que entraña el hecho de que UPyD, Ciudadanos y Vox concurran a las elecciones por separado, no voy a utilizar ahora el sondeo del CIS que se ha hecho público este jueves para subrayar la existencia de ese riesgo. Este pronóstico del CIS, que no concede ningún escaño a Vox ni a Ciudadanos y tan solo da 3 a UPyD en las próximas elecciones europeas, no es en absoluto creíble y apesta a cocina elaborada con el objetivo de movilizar el voto útil en favor de un PP que se muestra seguido muy de cerca del PSOE por culpa de unos votos desperdiciados en formaciones minoritarias que no van a obtener representación parlamentaria.

La falta de credibilidad que otorgo a este sondeo no sólo se basa en las discrepancias que muestra con otros realizados por organismos independientes o en la falta de acierto que el CIS ha dejado patente en elecciones anteriores. Lo baso, sobre todo, en que es contradictorio con el propio sondeo que el CIS hacía público este mismo martes y que fue elaborado una semana antes que el que ahora nos ocupa.

Con un procedimiento y un error muestral prácticamente idénticos, ¿nos quieren hacer creer que la diferencia en intención de voto entre el PP y el PSOE de 5,7 puntos que se percibió en el sondeo elaborado del 1 al 7 de abril ha descendido a tan sólo 2,7 puntos, tal y como dice la encuesta elaborada del 7 al 26 de abril? ¿Pretenden que creamos también que la estimación de voto a UPyD, que el CIS cifraba en el 8,9%, se ha desplomado en cuestión de días al 5,3%? ¿Es creíble que esto ocurra y que los beneficiarios no sean Ciudadanos ni Vox, ni siquiera el PP, sino los nacionalistas e IU?

La prospectiva y los sistemas electorales son, en multitud de ocasiones, muy paradójicos, pero no hasta este extremo. Ya era un poco sospechoso que el CIS hubiera rebajado la estimación de voto a UPyD del 9,2% que le concedía en enero al 8,9 del sondeo publicado el martes. Algunas meteduras de pata, sin embargo, de Rosa Díez y, sobre todo, la irrupción de otros partidos con vocación nacional y regeneracionista podrían, con todo, explicarlo. Pero que el CIS, en este sondeo hecho a continuación, fije esa estimación de voto en solo el 5,3% no se sostiene.

Algunos aducirán que en el sondeo realizado durante la primera semana de abril se preguntaba por estimación de voto en el ámbito de unas elecciones generales, mientras que en este ultimo sondeo, que este mismo organismo realizó a continuación del anterior, se preguntaba específicamente por las europeas. Este hecho, sin embargo, aún resta más credibilidad a esta última encuesta, habida cuenta de que es precisamente en las europeas cuando la fidelidad a los grandes partidos más se debilita y más tendencia existe a votar a formaciones minoritarias.

Con todo, por poca credibilidad que otorguemos a este sondeo del CIS, bien haría Rosa Díez en escuchar el consejo de Fernando Savater: "No debemos huir, por personalismos, de unirnos con otros partidos". Y es que, por mucho que en UPyD, Vox y Ciudadanos pudiesen el 26 de mayo reírse "a mandíbula batiente" de este sondeo, lo que es seg

Aznar
Un politicastro más
Emilio Campmany Libertad Digital 9 Mayo 2014

Es posible que Aznar no fuera especialmente brillante, pero sí pareció que las pocas ideas que tenía eran el fruto de unos principios sostenidos pesara a quien pesara. Perdonamos la puesta en almoneda de Vidal-Quadras en el mercado persa del nacionalismo catalán porque creímos que era una dolorosa gabela que pagar para poder tomar La Moncloa, el único lugar desde donde podía liquidarse el felipismo. Miramos hacia otro lado cuando se negó a desclasificar los papeles del Cesid aceptando a cambio que se construyera una enérgica política contra ETA basada en la ley y no en bandas armadas y financiadas desde el Gobierno.

Decidimos pasar por el incumplimiento de despolitizar la Justicia porque en política económica y sobre todo en las relaciones exteriores se empezaron por primera vez en mucho tiempo a hacer las cosas en función de los intereses nacionales y no con criterios ideológicos o afanes particulares. Excusamos los aires de grandeza y el culto a la personalidad en consideración a los muchos logros de su etapa. Y cuando el PP volvió a gobernar y traicionó sistemáticamente y a conciencia todos y cada uno de sus principios, sin dejarnos esta vez un maldito rincón de pretextos donde poder refugiarnos los ingenuos, algunos miramos a Aznar con la esperanza de verle dar un paso al frente.

Pudo decir entonces que no le correspondía a él opinar sobre la labor del Gobierno y que quien quisiera saber lo que pensaba que se leyera los papeles de FAES. Pero no. Prefirió salir a la palestra y decir desde su autoridad lo que tantos decepcionados y estafados pensábamos. Y para demostrar que nuestra ingenuidad rayaba la estupidez, algunos pensamos que alguien como Aznar acompañaría necesariamente con obras sus palabras. No entiendo ahora cómo no vimos claramente que alguien que consiente ser el paradigma del mucho nepotismo que gangrena al PP, que permite que su mujer sea la alcaldesa de Madrid sin haber sido la cabeza de lista en las elecciones, no podía ir en serio.

Existe hoy la débil esperanza de que un batacazo del Partido Popular en unas elecciones casi irrelevantes podría provocar un cambio de rumbo en el Gobierno hacia lo que un día fueron sus principios. Es posible que Aznar, siendo presidente de honor del partido, estuviera incapacitado para pedir el voto para otros, pero no tenía ninguna necesidad de acudir en socorro de un Arias Cañete que, por mucho que reivindique haber sido ministro de Aznar, no puede ocultar el baldón de haberlo sido también de Rajoy.

Y lo peor no es ya que no quede nada, si es que alguna vez hubo algo, de los principios. Es que tampoco hay una brizna de dignidad, pues Aznar acepta acudir a un acto que le compromete con la política del actual Gobierno a sabiendas de que Rajoy no se rebajará a bajar a saludarle, dando así la enésima muestra del desprecio que siente por la persona a la que le debe todo.

Centroman

Nota del Editor 9 Mayo 2014

Si Emilio Campmany hubiera echado un vistazo a las notas del editor en tiempos de centroman (Aznar) y a las cartas que como presidente del gobierno se le enviaron, habría perdido oportunamente la fé en centroman.  Algunas de las cartas resultaba especialmente dolorosa: (del Boletín de Agli 18, 2003)

Carta al Presidente de Turno de la Unión Europea
xxx,   yyy,   zzz, La Coruña

 La Coruña, 8 de Abril de 2002
Sr Presidente de de turno de la Unión Europea
Sr Presidente del Gobierno Español
Palacio de La Moncloa, 28003 Madrid

Sr. Presidente:
 

Soy un español hispanohablante, desposeído por tanto de múltiples derechos constitucionales, pues no puedo ejercer como ciudadano al vivir una región donde el español, según las normas autonómicas, no es lengua "propia", y lo mismo me sucedería en muchas otras regiones. 

Ante el abandono del Estado, he emprendido en defensa de mis derechos constitucionales, al igual que otras personas y asociaciones,  numerosas acciones a todos los niveles, que como puede imaginar, no han dado resultado alguno, pues si bien hay numerosas sentencias y dictámenes en contra de la imposición lingüística autonómica, de diversos tribunales de Justicia, Constitucional y Defensor del Pueblo, las autoridades autonómicas no las cumplen, como tampoco la letra y/o el espíritu de la Constitución, y ello a pesar de que en muchos casos, tales sentencias y dictámenes no han sido emitidos en libertad, sino bajo inaceptables presiones de toda índole de los "políticos" autonómicos, que han causado un daño irreparable a la sociedad española. 

La última esperanza la había depositado en la Unión Europea, en una petición admitida por el Comité de Peticiones, pero según la (muy tardía) respuesta, "el reconocimiento de los derechos lingüísticos o las cuestiones de discriminación lingüistica internas de los Estados miembros no entran en el ámbito de competencias de la Comunidad",  que está en contradicción con "La preservación del patrimonio cultural único que representa la riqueza lingüística de la Unión es una preocupación de las Instituciones" , no deja lugar a dudas de quieren que todo siga igual, es decir, empeorando paulatina y constantemente, a pesar de que sin duda, es el español en las autonomías donde no es lengua "propia", una riqueza a preservar, y con mayor razón, tendría la Unión Europea, adelantándose a cualquier imprevisión legislativa, que garantizar los derechos humanos y constitucionales, negados por el incumplimiento sistemático de la constitución por parte de muchas instituciones públicas españolas.  

Es inadmisible que como contribuyente tenga que enfrentarme al Estado (autonómico) cada vez que incumple la letra y/o el espíritu de la Constitución, sobre todo porque se trata del incumplimiento constante desde todos sus organismos y medios: un  reglamento, una  norma, un impreso, cualquier servicio público, por todos los frentes. 

Creo que la ciudadanía es un derecho del contribuyente, pues está claro que si no debiera contribuir, no le importaría en absoluto la misma, no hay mayor soberanía que poder hacer la cada cual lo que le apetezca con su contribución. 

Si la Unión Europea tiene intención de crear una carta de derechos de la ciudadanía y el conflicto lingüístico no se tiene en cuenta, estarán, los políticos de la Unión Europea, sembrando graves problemas para el futuro, inmediato y lejano, pero claro, es fundamental para muchos políticos, con el permanente estado de big-bang resultan imprescindibles: ahora feudalizo, mas tarde centralizo y repetir.  

  Quiero hacer constar, Sr Presidente, que no pretendo que esta carta sea una enérgica protesta contra la Unión Europea extensiva contra el Gobierno Español por la dejadez en la defensa de los derechos humanos y constitucionales de muchas de las personas que somos obligados a finananciarla, simplemente pretendo dejar constancia del comportamiento de la mayoría de los políticos, y que algunos contribuyentes no adormecidos por la propaganda realizada con recursos públicos, seguimos estando para que se den cuenta de que sobran. Me resulta imposible defenderme, tanto por el  escaso resto de mis medios y por el escaso o nulo celo del gobierno central como por mastodóntica dilapidadora maquinaria autonómica puesta en mi contra y en contra, claro está, de toda la sociedad. 

Tampoco pretendo recibir una respuesta de su gabinete español, tengo conocimiento de alguna, y afirmar  "siendo el principio fundamental en esta materia el del reconocimiento a los ciudadanos del derecho a utilizar indistintamente cualquiera de las lenguas oficiales en su territorio, sin que nadie pueda ser discriminado por la lengua que utilice", es un disparate, y peor aún, no hacer nada para que sea verdad.  

Lamento tener que dirigirme a Vd. por estos temas y en estos momentos, pero sin duda, la lengua  utilizada para compartimentar y excluir está en el origen de conflictos graves. 

Muy atentamente,                                          Fdo: xxx,   DNI: yyy

P.D. Adjunto copia de la petición y de la respuesta.

Respuesta del Presidente del Gobierno

PRESIDENCIA DEL GOBIERNO                         GABINETE DEL PRESIDENTE DEL GOBIERNO

Isabel Pita Cañas
SUBDIRECTORA GENERAL
SECRETARÍA DEL GABINETE

Madrid, 23 de abril de 2002
Sr. D. xxx

 Estimado señor:
 

Contesto al escrito que se ha recibido en esta Presidencia del Gobierno.
 

En cuanto a sus comentarios sobre la utilización de las diferentes lenguas cooficiales, nuestra Constitución establece en su artículo 3 que el castellano es la lengua oficial del Estado, y las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas, de acuerdo con sus Estatutos. 

La coexistencia en España de diferentes lenguas, es una manifestación de nuestra pluralidad y riqueza cultural que, lejos de separarnos, contribuye a enriquecernos como pueblo. 

La utilización de las lenguas autonómicas en los respectivos territorios ha sido objeto de regulación a través de las Leyes de Normalización Lingüistica de diferentes Comunidades Autónomas (Cataluña, Valencia, País Vasco, Galicia, etc...) y, sobre este terna, se ha pronunciado en repetidas ocasiones nuestro Tribunal Constitucional, siendo el principio fundamental en esta materia el del reconocimiento a los ciudadanos del derecho a utilizar indistintamente cualquiera de las lenguas oficiales en su territorio, sin que nadie pueda ser discriminado por la lengua que utilice. 

A la vista de lo señalado, puedo asegurarle que existe un marco jurídico adecuado para garantizar el uso constitucional de las distintas lenguas, y desde luego, el Gobierno está permanentemente atento al necesario respeto a los derechos y obligaciones derivados del bilingüismo; agradeciendo para ello, las valiosas aportaciones de los ciudadanos que, como la suya, son de gran utilidad en el ejercicio de nuestra tarea.

 Reciba un cordial saludo.
 

Réplica a la carta del Presidente de de turno de la UE
xxx,   yyy,   zzz La Coruña

La Coruña, 6 de Mayo de 2002
Sr Presidente de de turno de la Unión Europea
Sr Presidente del Gobierno Español
Palacio de La Moncloa, 28003 Madrid

Sr. Presidente:

El pasado 8 de Abril le envié una carta poniendo de manifiesto el abandono por parte de Estado del cumplimiento de sus obligaciones constitucionales relacionadas con las personas hispanohablantes.

 A pesar de que decía que no pretendía recibir una respuesta de su gabinete español, ésta se ha producido y ante la misma, no me queda mas remedio que presentar mi más enérgica queja dado que constituye una vulneración de las más elementales reglas del respeto debido al sentido común de las personas. 

Califica mi carta y documentos  como comentarios, cuando se trata de una denuncia de casos concretos y generales de incumplimiento del artículo 3 de la Constitución Española. 

Afirmar que " La coexistencia en España de diferentes lenguas, es una manifestación de nuestra pluralidad y riqueza cultural que, lejos de separarnos, contribuye a enriquecernos como pueblo", demuestra una falta de rigor de tal calibre que no quiero calificar. 

Afirmar "siendo el principio fundamental en esta materia el del reconocimiento a los ciudadanos del derecho a utilizar indistintamente cualquiera de las lenguas oficiales en su territorio, sin que nadie pueda ser discriminado por la lengua que utilice.", teniendo conocimiento de la documentación enviada,  es absolutamente inadmisible. 

Afirmar " puedo asegurarle que existe un marco jurídico adecuado para garantizar el uso constitucional de las distintas lenguas," sabiendo lo acontecido con el Comité de Peticiones, y anteriormente con otros organismos españoles, es absolutamente irrespetuoso con el más mínimo sentido de racionalidad. 

Por todo lo cual, Sr. Presidente, le ruego tenga la amabilidad de leer la petición que envié al Comité de Peticiones del Parlamento Europeo, y demás documentación que le envié con la misma y si cree que puede contestar, si puede decir algo cierto, algo que tenga sentido, algo que implique el cumplimiento del espíritu y la letra del Art. 3º de la Constitución Española, le estaré muy agradecido, y a lo mejor algún día podré llegar a ser un ciudadano. 

Mientras tanto, reciba un triste saludo de un desesperanzado contribuyente
xxx   DNI    yyy


Desafio secesionista
España y Cataluña no son un matrimonio
Antonio Robles Libertad Digital 9 Mayo 2014

El cruce de metáforas entre Alfred Bosch, portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, y Rosa Díez sobre la relación matrimonial entre España y Cataluña debería hacernos reflexionar sobre el grado de suplantación de los problemas reales de la política por debates virtuales cuya única sustancia es la manipulación y la vacuidad.

Ya nadie puede dudar hoy de que la hegemonía sociológica del nacionalismo nace de su habilidad para adueñarse de la realidad prostituyendo el lenguaje y, con él, enredarnos en esa telaraña de palabras prostituidas para hacer de ella el centro del debate político. Ser conscientes de ello, huir de su trampa, debería ser la postura a seguir; el problema es saber si podemos hacerlo sin caer en un error mayor, a saber, ayudarles a implantar su delirio sin oposición alguna.

El dilema lo tenemos a diario. El último, a propósito del cruce de metáforas matrimoniales entre Alfred Bosch y Rosa Díez: "Es mejor pasar del matrimonio gruñón a la amistad", le sugirió Alfred a Rosa para justificar la separación de Cataluña de España. Viejo sofisma, uno de tantos, al que nos tienen acostumbrados los nacionalistas. Cuando una pareja no se entiende, se divorcia y asunto solucionado, dicen. Y sentencian: mejor separados que mal avenidos. A esa simplicidad reducen la trama de afectos e intereses de millones de personas que no forman matrimonio alguno. No sin antes, eso sí, atribuir a España el papel de marido maltratador o de madrastra con verruga incluida en las napias "que no deja en libertad a la hija más joven y guapa" y que Alfred Bosch achaca al "síndrome de la reina madrastra".

Digámoslo de salida, España y Cataluña no son un matrimonio, un matrimonio es la unión de dos personas, no de 47 millones. Uno se puede separar de su pareja, no del resto de individuos de la sociedad. Cataluña y España no son personificaciones con vida y sentimientos capaces de obrar y decidir con voluntad propia, ni los 47 millones de ciudadanos individuales y libres que las forman son meras células de dos únicos cuerpos. Confunden la capacidad de dos personas individuales para decidir sobre sus vidas con la de millones de personas cuyas cuitas personales son distintas entre sí, e imposibles de reducirse a dos voluntades enfrentadas. El que haya un número determinado de ciudadanos insatisfechos con su pertenencia a España no les da derecho a suponerse la encarnación de Cataluña y, por ende, con capacidad para divorciarse de España.

Rosa Díez estuvo recurrente: "Uno se divorcia del marido, pero no de su padre. No te puedes divorciar de tu familia (…) Uno elige a los amigos, pero no a los hermanos. Y lo mismo pasa en democracia". Desgraciadamente no es verdad, el origen de los conflictos no dependen solo de la génesis de las personas que lo forman; hasta en las mejores familias se tiran los trastos a la cabeza; de hecho, en el matrimonio hay salidas pacíficas, una es el divorcio, no así en la familia, pues cuando las cosas van mal, suelen acabar en tierra quemada. Precisamente lo que se trata de evitar.

España y Cataluña no son un matrimonio, tampoco una familia, sino un Estado único formado por un puzle de ciudadanos libres e iguales. Así que en este falso matrimonio tienen voz y voto 47 millones de españoles. En ellos, en cada uno de ellos, reside la soberanía nacional. De ahí que parte alguna pueda recurrir al divorcio para solucionar lo que sólo pertenece al debate de ideas que el sistema democrático gestiona dentro del derecho positivo. Quien aun así insista en el divorcio, habrá de pensar en separarse de cada uno de los 47 millones. Y pagar las minutas de tanto buscapleitos.

El pasado es el pasado
ROGELIO ALONSO ABC 9 Mayo 2014

· «Así se prostituye la Historia para que quienes ensangrentaron el pasado controlen el presente y el futuro, como evidencia el fortalecimiento político de su partido»

El pasado es el pasado», sentenció Gerry Adams días atrás al eludir su procesamiento por el asesinato de Jean McConville en diciembre de 1972. El pasado no desaparece aunque Adams intente esconderlo y transformarlo. «Los gemelos tenían seis años. Jamás podré olvidar su llanto aferrándose a mi madre mientras se la llevaban forcejeando. Echaron la puerta abajo y apuntaron sus pistolas contra nosotros. Dos de las personas que se la llevaron eran mujeres. Mostraron la misma piedad que dos bestias. Todavía tengo pesadillas con esa escena». La tristeza inundaba el rostro de Helen aquel verano de 1995 mientras relataba la angustia de vivir sin saber dónde se encontraba el cadáver de su madre, Jean McConville. «No puede imaginarse lo que se siente sabiendo que alguien conoce cómo fueron las últimas horas de mi madre y dónde se encuentran sus restos. La frustración es indescriptible, como un veneno», añadió antes de despreciar la cobardía de Gerry Adams, jefe de la «Brigada del IRA en Belfast» en el momento en el que Jean fue torturada por terroristas que hicieron desaparecer su cadáver. Fue en 2003 cuando casualmente se encontraron los restos de aquella madre de diez hijos asesinada por los hombres de Adams.

También pertenece al pasado aquel septiembre de 1999 en que Margaret McKinney y Mary McClory pudieron enterrar a sus hijos Brian y John después de que el IRA los asesinara y escondiera sus cuerpos en 1978. Margaret solo recuperó los restos después de soportar espantosas humillaciones: «Sentí un asco terrible al escuchar a Gerry Adams en televisión reconociendo que habían cometido una injusticia con nosotros, pero añadiendo que esto es lo que pasa en una guerra y que todo el mundo sabe la opinión que en Irlanda se tiene de los confidentes. ¿Cómo se puede ser tan insultante? Tuve que suplicarles a los políticos que legislaran para que, si los cuerpos aparecían, no se hicieran análisis forenses que dieran con los asesinos. Esos cobardes no me han devuelto a mi hijo por humanidad». Tenía razón: solo la presión de políticos estadounidenses logró que el IRA aportara en los años noventa una vaga información sobre la posible ubicación de algunos de los 14 cadáveres que el grupo terrorista hizo desaparecer.

También es parte del pasado el tormento de Margaret recordando que a su hijo le ataron las manos a la espalda antes de pegarle un tiro en la nuca: «A veces lloro sin parar pensando en su cara cuando me lo mataron, pensando en el miedo que pasaría y cómo pensaría en mí, porque sé que antes de ser asesinado Brian pensó en mí». Mary McClory, madre de otro desaparecido, también guardaba recuerdos que Adams desea consignar en el pasado: «Es repugnante recibir en tu casa al hombre que sabe algo sobre el paradero de tu hijo y que no suelta nada, que solo te muestra su rostro compungido como si entendiera lo que estás pasando, pero que sabes no va a mover un maldito dedo por ti. Es un hipócrita».

En el pasado queda también el llanto desconsolado de los hijos de John Graham y David Johnston acompañando los féretros de sus padres, policías asesinados por el IRA en junio de 1997. Recuerdo vivamente el contraste entre la luz de un precioso sol de verano y ese sollozo interminable y desgarrador de unos niños que se aferraban a sus madres destrozadas. Mientras Adams defendía esos asesinatos, respetables políticos británicos negociaban con el dirigente terrorista un alto el fuego que llegó en unas semanas. Hoy esos cinco huérfanos, como muchos otros, siguen sin obtener justicia para los crímenes cometidos por el IRA, los mismos que Adams continúa justificando a pesar de que ahora deje de ordenarlos. Sin embargo, con la inestimable colaboración de no pocos políticos y periodistas, Adams maquilla su pasado tras construirse esa máscara de pacifista tan útil para eludir las responsabilidades penales y políticas por sus crímenes.

Tras su detención días atrás, se ha vuelto a escuchar que la justicia no debe obstaculizar la paz, como si aquella no fuera una condición absolutamente necesaria para lograr esta, como si juzgar a los terroristas fuera abrirles heridas a ellos en vez de cerrar las que han causado a las víctimas. De nuevo se ha apelado a un hipotético «bien superior», al «mal menor», como pretexto para propugnar la inmunidad de uno de los mayores criminales de la historia reciente. Precisamente ese engañoso bien común al que se apela exige, con el fin de lograr el desarrollo individual y social, que se sancione a quienes han dañado a la colectividad. La promoción de los valores democráticos y la neutralización de la subcultura de la violencia obligan al justo y ejemplarizante castigo a quienes tan brutalmente han infringido la ley. Sin embargo, se llega a exigir una perversa «imaginación moral» para exonerar penal y políticamente a quienes han violado los derechos humanos de forma sistemática.

Los supuestos esfuerzos por la paz de Adams son esgrimidos para cancelar el pasado, ignorándose que el abandono del terrorismo no le convierte en un pacifista, solo en un realista que estratégicamente renunció al terror cuando sus costes excedían los beneficios. Mientras miles de ciudadanos desafiaban al IRA rechazando el terrorismo, Adams no tuvo reparo en utilizarlo ni la valentía de renunciar a él hasta que obtuvo concesiones políticas por ello. El responsable de tanta victimización se presenta como víctima y pontifica sobre el precio de la paz. Una eficaz maquinaria propagandística esconde las manos manchadas de sangre de Adams con las imágenes del estadista que saluda sonriente a líderes mundiales. El político cercano que besa a los niños oculta al culpable de que hoy se les siga negando justicia a tantos huérfanos como ha causado el IRA. Esa trampa retórica llamada «proceso de paz» exige que el pasado criminal prescriba en aras de un pragmatismo que no resulta ser tal, sino más bien un ejemplar ejercicio de cobardía moral y política. Se coacciona a la sociedad reclamándole una vergonzosa impunidad que eufemísticamente se disfraza como un «doloroso compromiso». Pero el dolor solo lo sufren las víctimas a las que injustamente se les reclama una actitud inhumana como lo es renunciar a la reparación que la necesaria justicia retributiva implica.

«La única paz que yo siento es cuando me inyecto morfina para soportar los dolores. Claro que sería estupendo olvidar y perdonar, pero no es tan sencillo. Los políticos pueden repetir una y otra vez que no debemos vivir en el pasado, pero ellos no se levantan cada día con esta pierna hecha trizas y paralizada», me decía en 1999 Sam Malcomson, gravemente herido por el IRA en septiembre de 1972. Dos días después del atentado, yacía en coma cuando su madre murió de un ataque al corazón mientras le visitaba. «Ya no somos importantes porque nosotros no matamos a nadie», se lamentaba Ronnie Pollock, policía que en noviembre de 1981 perdió sus dos piernas en otro atentado del IRA. Su compañero Noel McConkey, dos piernas y un brazo amputados en atentado del IRA en 1978, se quejaba de que los asesinos fueran presentados como artífices de la paz y las víctimas, como un obstáculo: «El Gobierno está demostrando que si eres capaz de crear la destrucción necesaria entonces se te escucha, todo para evitar que el conflicto se extienda a Londres».

Ese es el pasado que debe anularse para falsear la metamorfosis de Adams, como hacía ElPaís el 16 de enero de 2005: «En Irlanda del Norte ninguna otra persona ha estado más entregada a la tarea de alcanzar la paz mediante el diálogo». Así se prostituye la Historia para que quienes ensangrentaron el pasado, controlen el presente y el futuro, como evidencia el fortalecimiento político de su partido. Entretanto, desde España algunos contemplan entre esperanzados y satisfechos cómo el Estado británico, tras derrotar policialmente al IRA, le otorgó un peligroso triunfo al terrorismo al renunciar a combatir desde el ámbito político, social e ideológico su legitimación.

Libros-Ensayo
La era argentina de socialismo y cocaína
Jesús Laínz Libertad Digital 9 Mayo 2014

Con esta expresión valleinclanesca titula Aquilino Duque la recopilación de ensayos breves, escritos la mayoría de ellos en los últimos años del pasado milenio, recientemente publicada por Ediciones Encuentro.

Si la libertad de expresión consiste en poder decir no lo que todo el mundo comparte, sino precisamente lo que a los demás no les gusta oír, este libro es una contundente reivindicación de esa hermosa libertad, hoy tan amenazada por la hipócrita dictadura de la corrección política, invisible mordaza que uniformiza opiniones y anula debates. Porque si algo caracteriza el fondo de los artículos de Duque es precisamente su absoluto desinterés por los dictados de la corrección política, lo que le permite calificar la música pop como la rebelión de los horteras, acusar a la educación para la ciudadanía de ser un eufemismo para camuflar lo que siempre se llamó corrupción de menores o recordar la desfachatez de mucho de eso que llaman arte contemporáneo.

Los asuntos tratados en esta recopilación de dieciocho breves pero sustanciosos artículos abarcan desde las eternas obsesiones localistas de una España empeñada en mirarse el ombligo hasta las grandes convulsiones que alteraron el mapa ideológico del mundo en aquellos años en que la pesadilla comunista acabó por desmoronarse como un castillo de naipes. Pero, lejos de complacerse en aquel famoso fin de la historia que también acuñose por entonces, Aquilino Duque denuncia lo que describe como el "espíritu inmundo del 68", soberano del mundo en las últimas décadas del siglo XX y primeras de éste en el que vamos adentrándonos sobresalto tras sobresalto. Porque la democracia puede amordazar a sus críticos más implacablemente que cualquier otro régimen, amparada precisamente en su incontestable superioridad moral, lo que lleva al autor a temer que este menos malo de los regímenes políticos pueda acabar consistiendo en un nuevo tipo de dictadura en la que los más opriman a los menos al margen del valor de las opiniones de cada uno.

Aquilino Duque lleva ya varias décadas blandiendo su pluma en los más variados terrenos y recibiendo por ello numerosas distinciones –entre ellas el Premio Nacional de Literatura de 1974–, tanto en el campo de la poesía como en los de la prosa y el periodismo. A los que ya lo hayan frecuentado no hará falta señalarles la donosura de su pluma y la amplitud de su arsenal de conocimientos, como corresponde a quien puede presumir como pocos españoles contemporáneos de tan viajado, leído y escribido. Y a los recién llegados sólo cabe retarles a sacudirse la caspa políticamente correcta y leer estas páginas de calidad inhabitual.

'La caza de los intelectuales'
Una chica joven y 'glamur'
Cristina Losada Libertad Digital 9 Mayo 2014

El escritor César Antonio Molina ha sacado un libro que concibió a raíz de su experiencia como ministro de Cultura del Gobierno Zapatero. La caza de los intelectuales no pertenece, sin embargo, al género de las memorias, ni al muy cultivado de las memorias autocomplacientes, en el que se encuadran las publicadas por el propio ex presidente y algún otro de sus ministros.

Así a ojo, que aún lo tengo en la lista de la compra, ha escrito un ensayo sobre la relación de los intelectuales con el poder político, que tiende a conflictiva. La intelectualidad y la política son como dos equipos que están en el mismo campo dedicados a juegos distintos. De paso, paso obligado en quien fue ministro del ramo, Molina incursiona en la relación de la política con la cultura. No en vano el subtítulo del libro es "La cultura bajo sospecha", una línea muy premonitoria, ciertamente, porque a esta obra suya ya se la ha marcado como sospechosa.

¿Sospechosa por qué? Ay, ingenuidad, por qué va a ser. Por hacer un flaco favor al Partido Socialista. Y en época de elecciones, vaya inoportunidad. La cuestión candente es que en entrevistas sobre el libro el autor ha revelado que Zapatero le llamó para destituirle armado con este incontestable tridente argumental:

Me dijo tres cosas, que yo era muy austero y que necesitaba una chica joven y glamur.

Ningún observador de aquella presidencia se llamará a sorpresa por esas tres cargas de profundidad. Tampoco es Molina el primero que airea los criterios de Zapatero en la selección de personal, y en concreto del personal femenino. Nombró a ciertas ministras con una visión similar a la del publicitario que pone a una modelo junto a un automóvil: una visión comercial. Esto era evidente, y su exministro de Cultura se ha limitado a añadir la sal anecdótica.

Pues buena la ha hecho el hombre. Ya le han colgado el sambenito de rencoroso: está dolido, tiene un ego que no le cabe, no ha podido digerir que le echara, ergo no hay que creerle una palabra, y menos la frasecita que pone en boca del ista, ista, ista, Zapatero feminista. De parecido modo han ajusticiado el libro de Joaquín Leguina sobre el expresidente como un producto del resentimiento. Qué eficaces son los partidos en la descalificación de aquellos de los suyos que sacan a la luz interioridades disonantes. Anteponen la lealtad de partido a cualquier otra, y sobre todo, la anteponen a la lealtad a la verdad. La única, por cierto, que debe vincular a un intelectual.

Zapatero, Valenciano y las parejas de hecho
Javier Orrico Periodista Digital 9 Mayo 2014

No hay explicación para el rescate de la momia (política) de Zapatero que están llevando a cabo el PSOE y su candidata Valenciano. O es la desesperación o una confianza ciega en la amnesia de los pueblos. Acaso un impulso suicida que no le habíamos conocido a un partido especialista en sobrevivir. En su última reaparición en carne inmortal (a este paso ZP será la sonrisa licuada de San Gennaro del socialismo español), Valenciano, en arrebato místico, exaltaba, una vez más, la gran estafa del zapaterismo, más allá de la ruina en que nos dejó, la agenda social, “la extensión de derechos”, la igualdad que él nos trajo.

Aparte de una Ley de Dependencia sin fondos, me irrita profundamente la ocultación que hacen de su nocturna y alevosa reforma de la Seguridad Social sobre parejas de hecho. Hasta ese momento, año 2007, sin regulación, los jueces podían decidir libremente y muchas veces lo hacían a favor de las parejas. Pero la regulación socialista introdujo unos requisitos que no sólo no igualaban a parejas casadas y no casadas, sino que hacían imposible en la práctica la pensión de viudedad.

Tras dos años de inscripción, lo que ha supuesto ya que parejas con muchos años de convivencia, y que no estaban inscritas, se hayan quedado sin nada al tener atadas las manos los jueces, se establecía que sólo el miembro de la pareja que ganara menos, en el caso de haber hijos, tendría pensión. Y si era sin hijos (o sea, y sobre todo, las parejas homosexuales, tan agradecidas a Z), sólo se tendría pensión si los ingresos eran menos del 25% del total de la pareja. Lo que significaba una discriminación intolerable en quienes cotizan lo mismo. La igualación socialista: mentiras para todos.

'Más claro agua' (13TV) debate sobre la relación entre Aznar y el PP
Luis Balcarce: "Aznar hoy está más cerca de Vox que del Partido Popular"
Graciano Palomo: "El aznarato se empezó a hundir el 20 de noviembre de 2011 cuando gana Rajoy"
Juan Velarde, Periodista Digital 9 Mayo 2014

Colean las diferencias entre el Partido Popular y José María Aznar, sobre todo desde que se supo que al expresidente del Gobierno no había sido incluido en ningún mitin de la campaña por las elecciones europeas. Sin embargo, el candidato del PP, Miguel Arias Cañete, amigo del que fuera inquilino de la Moncloa durante ocho años y además ministro de Agricultura durante su mandato, anunció su deseo de poder tener a Aznar en alguno de sus actos.

Por eso, este 8 de mayo de 2014 la foto más esperada, la de Cañete y Aznar se produjo en el Foro ABC y fue uno de los temas esenciales que se trató en la mesa de debate de la tertulia de Isabel Durán, 'Más claro agua', en 13TV.

Graciano Palomo: "El expresidente se retiró a las 54 años y aún no ha asumido su nueva posición. Aún cree que todavía tiene que decir y el Partido Popular, en gran parte es suyo. El aznarismo empezó a derretirse en gran parte el 20 de noviembre de 2011 con la llegada al poder de Mariano Rajoy que no quiere líos con él. Lo que le ha pedido, si puede, lo hace, como es el caso de su esposa (Ana Botella).

Y en estas estamos, le calientan mucho la cabeza los edecanes que aún quedan por ahí contra María Dolores de Cospedal, contra el aparato del partido y hasta ha llegado a decir que el PP ha perdido su ADN, cosa que es muy fuerte porque el fundador fue Fraga Iribarne. La prueba del diez, la de si todavía tiene alguna influencia o no Aznar es la de conseguir que Ana Botella sea nominada como candidata a la alcaldía de Madrid. Hoy por hoy, la respuesta es no.

Víctor Arribas: "Quiero recordados a todos si un dirigente, expresidente de Gobierno y presidente de honor de su partido que dice todo esto que brevísimamente voy a recordar es lógico o no que sea invitado a participar en una campaña electoral: Aznar dijo en una entrevista en Antena 3 y en la presentación de su libro que Rajoy, el PP, y el Gobierno aceptaban la ilegalidad en Cataluña, que consentían que un poder se ejerza por quien no debe, que admitían la ausencia del Estado de derecho en Cataluña, que se dejaban desafiar. Acusó a Rajoy de falta de liderazgo, de no tener un proyecto claro ni objetivos renovados o de incumplir su programa electoral por subir los impuestos sin tener en cuenta que las circunstancias en las que gobernó él eran muy distintas. Si un dirigente que dice esto a su sucesor, en público y en unos platós de televisión es lógico que sea excluido de una campaña".

Luis Losada: Pero todo eso que él verbaliza lo comparten muchos de los votantes del Partido Popular. Hay una desafección en la derecha y se considera que Aznar hubiera sido un buen activo. Después de ese ataque de cuernos, desde Moncloa le montan el sarao con Cañete y entonces es el acto de reconciliación.

Cuando la libertad naufragó en Cádiz
La desventura de la libertad, de Pedro J. Ramírez
La Esfera de los Libros. Madrid, 2014. 1.210 pp, 39'90 e. Ebook: 9'49 e.
ARTURO PÉREZ-REVERTE El Mundo 9 Mayo 2014

Hay libros de Historia que iluminan con extrema eficacia el presente, lo que no siempre -en España, al menos- conduce forzosamente a la paz de espíritu o al optimismo. A cambio ofrecen lucidez, que no es poco. Referencias magistrales para comprender mejor, y comprendernos. Lecciones importantes que, en las voluntades y manos adecuadas, serían útiles herramientas de futuro. En tal sentido, La desventura de la libertad es una de esas lecciones. Uno de esos libros. En él, su autor reconstruye casi día por día los cinco terribles meses de 1823 en que el Gobierno liberal presidido por José María Calatrava, enfrentado a una invasión militar francesa, sin apoyos, sin dinero, sin ejército, sin apenas fe política, se desmoronó aferrado a una Constitución imposible de aplicar, defendiendo a un infame rey constitucional que no quería que lo defendieran y conspiraba contra los ministros que él mismo había nombrado, y a un pueblo español apático, tornadizo y violento al que en su mayor parte resultaba indiferente ser libre o ser esclavo.

Como ya hizo en El primer naufragio al analizar el golpe de Estado jacobino de 1793 durante la Revolución Francesa, el autor proyecta ahora una luz singular sobre el trienio liberal y el fracaso de la utopía doceañista: tres años de esperanza que pudieron ser heroicos y acabaron en grotescos, a modo de tragicomedia de enredo cuyo telón cayera teñido de sangre. Se trata otra vez de esa luz gris, casi sucia, infrecuente en el género, marca de fábrica del historiador solvente, y original, que a estas alturas parece difícil discutirle al autor como título. Con ella ilumina el abrumador material de que dispone -el lector advertirá ecos de documentos muy precisos y especializados-, y en especial la pieza que todo lo articula, ordena y detalla: el archivo inédito del propio Calatrava, conseguido por el autor --hay azares que parecen mágicos- en un librero anticuario. Todo eso le permite desmenuzar el período elegido, ofreciéndolo al lector bajo los diversos puntos de vista de protagonistas y testigos directos de cuanto narra. Y así fluye el relato, incitando de continuo a saber qué ocurrió tras cada suceso; con una factura que hace pensar, a veces, en el modo con que Winston Churchill, que además de conspicuo político fue también estimable periodista, historiador y memorialista, se desempeñaba en sus textos cuando combinaba eficiente el rigor, la amenidad, el vocabulario y la estructura.

Las minuciosas 1.165 páginas del libro constituyen un baño de lucidez necesario, casi higiénico, sobre qué somos los españoles
Durante aquel dramático repliegue ante las tropas francesas, arrastrando a Fernando VII con ellos de Madrid a Sevilla y de allí a Cádiz, los liberales defendían lo que ya era indefendible, envueltos en una guerra formal contra los invasores del duque de Angulema, en otra guerra sorda contra un rey que los traicionaba desde dentro, y en una tercera guerra entre ellos mismos -tan española que aterra reconocerla en cada zancadilla, en cada vileza--: una guerra interna, ésta, librada aún con más empeño que la que libraban contra los enemigos de la libertad. Aterra, leyendo La desventura de la libertad, más aún que la perfidia política y la crueldad del rey que a todos mintió, pese a que todos sabían que mentía, la falta de generosidad de los mismos liberales divididos en facciones, intereses y egoísmos individuales. Una guerra civil íntima y encarnizada entre supuestos correligionarios, que habría de prolongarse más allá del fracaso, la derrota, la prisión o la fuga, y que todavía los iba a mantener enfrentados durante años, incluso en el extranjero: en aquel Londres donde, forzados a ganarse la vida de cualquier modo, esos exiliados seguirían dedicando su energía a odiarse entre sí, llevando a su miserable existencia la misma ambición, desidia, incompetencia y soberbia suicida que los habían llevado al abismo en España.

También estremece adquirir, página a página, suceso tras suceso, la certeza notarial de que entre aquellas dos España enfrentadas a garrotazos como en el cuadro donde Goya nos pintó el alma, la absolutista y la liberal -la partidaria del trono y el altar, y la utópica alimentada de una fe rayana en el cálculo demagógico o la estupidez-, no había término medio posible; y cuando lo había, o despuntaba, éste se convertía en blanco predilecto de los ataques de unos y otros. Y todo eso pasaba ante los ojos confusos de un pueblo que ni siquiera estaba dispuesto a liberarse a sí mismo; porque, obediente y sumiso por costumbre -en frase de Quintana-, seguía amando la imagen del rey absoluto, paternal e intocable. Un pueblo inculto, primario, vulnerable a púlpitos, confesionarios y halagos fáciles de quienes lo manipulaban con la facilidad otorgada por una práctica vieja de siglos. Y semejante falta de realismo, la pretensión de imponer libertades nuevas y de difícil aplicación a una España estólida que pasaba de ellas, el empeño ciego de no tocar una coma de la Constitución de 1812 aunque todo se perdiese, acabó haciendo realidad lo que más tarde señalaría Carlos Marx: era inviable el cambio brusco que los constitucionales quisieron imponer a un pueblo que no los comprendía.

El logro mayor del libro es, sin duda, el formidable retrato psicológico de los principales protagonistas
Documenta el autor, muy oportunamente, la sorpresa de los invasores franceses cuando se internan en un país que muy poco antes había sido su más terrible pesadilla militar. Los veteranos de la campaña napoleónica, acostumbrados a vérselas con un enemigo cruel y fanático en una España hostil, se frotan los ojos, incrédulos, cuando se ven vitoreados y abrazados en cada pueblo, bendecidos desde las iglesias por los mismos curas y frailes que sólo ocho años antes, trabuco en mano, predicaban su implacable exterminio como abortos de Satanás. Los soldados del duque de Angulema -al que este libro hace debida justicia-, que sólo pretenden restaurar la monarquía y hacer posible un régimen con cierta representatividad por parte del pueblo, no esperan la reacción brutal, sangrienta, de Fernando VII y su gente hacia los constitucionalistas vencidos. Y cada vez, cuando los liberales se retiran o encierran en sus casas, cuando la turba infame acude, como suele, en socorro del vencedor y ajusta cuentas con el débil y el caído, son los franceses quienes salvan a cuantos pueden. Incluso, a menudo, los encarcelan para protegerlos. Ellos son los únicos que intentan impedir las atrocidades alentadas por los realistas borrachos de venganza, que con saña se multiplican por todas partes; los saqueos y asesinatos perpetrados por las turbas que se envalentonan a su paso, dispuestas a cobrarse en los indefensos, en los liberales encarcelados y sus infelices familias, el fácil botín infame de la revancha.

Son brillantes, y muy útiles para comprender el juego de fuerzas de la época, las descripciones de la situación política en Gran Bretaña, con los intentos de Londres para que España tuviese una salida constitucional razonable, y su alivio al advertir que a Francia correspondía el repugnante mérito de haber allanado el camino a un tirano sin escrúpulos. La parte militar del asedio de Cádiz y el asalto francés al Trocadero figura en el libro con claridad y rigor extremos, y la exhaustiva documentación manejada por el autor convierte esas escenas en intensos relatos bélicos, narrados en primera persona por los más destacados testigos.

Pero el logro mayor de La desventura de la libertad es, sin duda, el formidable retrato psicológico de los principales protagonistas. Gracias a la riqueza documental y testimonios directos que el autor maneja, todos aparecen penetrados lúcidamente en sus intenciones y sentimientos, lo que redunda en la mejor comprensión de los sucesos en que intervienen. Y entre todos esos absolutistas infames y vengativos, entre todos esos políticos mediocres víctimas de su propia incompetencia, entre todos esos militares indecisos, propensos a cambiarse de bando según pintasen oros o pintasen bastos, se alza enorme, superior, cuajado a lo vivo, un retrato magistral de Fernando VII: el rey más vil que ocupó trono en España; el siniestro personaje que engañó a sus padres, a Godoy, a Talleyrand, a Napoleón, a Inglaterra, a Francia, a sus esposas, a los liberales y a sus mismos partidarios. En estas soberbias páginas, Fernando VII aparece exactamente como era: un oportunista cruel, un cobarde inteligente y afortunado, un psicópata del disimulo y de la infamia. Alguien cuyo carácter queda resumido en un trazo brutal, rápido y definitivo: la mirada de odio que el rey, recién liberado, dirige al regente Cayetano Valdés, el digno héroe de San Vicente y Trafalgar, en silenciosa promesa de la venganza implacable que caerá sobre él y cuantos lo humillaron. Y es que el rey felón es el único personaje de talla entre ese rebaño lanar de serviles imbéciles o interesados, de liberales arrogantes, irresponsables y utópicos. Fernando VII, en su vileza infinita, es el único que emerge por siniestro mérito propio entre toda esa mediocridad e incompetencia, brillante en cada página del libro justo a causa de su ilimitada maldad, por entero shakesperiana, que lo pone a la altura de un Ricardo III o un Macbeth.

El autor proyecta ahora una luz singular sobre el trienio liberal y el fracaso de la utopía doceañista
Y es que no hay hombres capaces. O apenas hacen acto de presencia en aquel trágico escenario. Se lo dice sin rodeos Quintana a lord Holland: “Tuvísteis vuestro Cromwell, los americanos su Washington, los franceses su Napoleón. Nuestro país, milord, no produce esa clase de hombres”. Ni siquiera, en La desventura de la libertad, hay héroes reales, durables. La muerte les llega con infamia, sucia, alevosa: a la española. Ballesteros, O'Donnell, Riego? Los viejos soldados liberales de la guerra de la Independencia traicionan a los suyos, buscan el perdón real, el medro futuro, o viven sangrientos y tristes crepúsculos, delatados, insultados, asesinados por el mismo pueblo que luchó bajo sus órdenes y hasta ayer los aclamaba como paladines de la libertad. Y los que, gracias a sus vencedores franceses, que los apresan para poder salvarles la vida, logran huir al exilio, aún allí, desunidos, insolidarios, en esa perpetua guerra civil que todo español parece tener incrustada en el alma, se echan en cara unos a otros la derrota y el desastre.

La desventura de la libertad es uno de esos textos altamente recomendables, aunque fuese para confirmar una útil certeza: la historia de España es una novela apasionante que a menudo acaba mal. Sus minuciosas 1.165 páginas constituyen un baño de lucidez necesario, casi higiénico, sobre qué somos los españoles, qué fuimos y qué podemos o podríamos ser. Este libro abunda en desalientos, fracasos, ruindades y esperanzas; en situaciones que entristecen o que, eso depende de cada lector, explican, educan y tal vez consuelan. Entre las últimas, destaca una imagen: la del joven teniente que en Sevilla y en plena retirada hacia Cádiz, al frente de su tropa que marcha a tambor batiente, ordena presentar armas según las ordenanzas y grita ¡Viva la Constitución! al pasar ante la lápida conmemorativa de 1812, que en ese momento el populacho está destrozando a martillazos.

Presenta su libro en el Ateneo
Pedro J. y la "nueva desventura de la libertad"
El periodista ha presentado su libro en Madrid. No se pierda el especial que LD publicará el fin de semana sobre La Desventura de la libertad.
Nuria Richart Libertad Digital 9 Mayo 2014

"Hablar para el presente con los hechos del pasado". La clave de la puesta de largo del último libro de Pedro J. Ramírez la daba el expresidente del Congreso, José Bono, uno de los padrinos del acto este jueves en el Ateneo de Madrid. Al grito de "ésta debe ser la hora de las ideas y por tanto del ateneísmo. Que florezcan 1.000 tribunas", el exdirector de El Mundo advertía a un auditorio repleto que "las deficiencias de la Constitución de 1978 han quedado ahora tan patentes como durante el trienio quedaron las del Código Sagrado". Y ha pedido "repetir ahora la experiencia en éste y en todos los demás ateneos, físicos y virtuales, de la nación en lo referente a las reglas del juego democrático y al modelo territorial".

Polémica entre el presente y pasado, recurrente también para la lista de invitados. Pedro J. Ramírez ha arrancado su intervención bromeando. Saludaba al presidente del Gobierno y al líder de la oposición… Y se reía: "Efectivamente este era el texto de hace tres años", "el náufrago soy ahora yo…". Pedro J. se ha tenido que conformar saludando a un expresidente, José Luis Rodríguez Zapatero, sentado en primera fila junto a Ágatha Ruiz de la Prada. Continuaba el exdirector de El Mundo, "lo que cambia el poder a algunas personas. Lo que cambia tener a su disposición los resortes del poder. Retratan a quien se comporta de una determinada manera y a los que no lo hacen".

De las filas populares sí que han acudido al Ateneo Eduardo Zaplana o la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, que se marchaba recién empezado el acto. También han querido acompañar al escritor el presidente el Tribunal Constitucional, D. Francisco Pérez de los Cobos, la líder de UPyD, Rosa Díez y compañeros periodistas, como el actual director de El Mundo, Casimiro García-Abadillo o el presidente de Libertad Digital, Federico Jiménez Losantos, además de empresarios y reconocidos rostros de la crónica social.

Para esta nueva presentación el exdirector de El Mundo ha elegido como padrinos a dos políticos de signo opuesto, Esperanza Aguirre y José Bono, a los que ha presentado como "la mujer y el hombre que no llegaron".

La expresidenta de la Comunidad de Madrid ha empezado su intervención recordando al recientemente fallecido presidente de la Academia de Historia, Gonzalo Anes, que además estaba previsto que interviniera hoy y al que ha sustituido la también académica Carmen Iglesias. Aguirre ha destacado de Anes "su patriotismo, porque quería a España y que los españoles fuéramos más libres y más cultos".

Aguirre ha calificado La desventura como una obra monumental y su escritura de colosal esfuerzo, "lectura obligada ya que la libertad ha tenido tantas dificultades para convertirse en una realidad en la vida de los españoles". Aguirre también anunciaba que El primer Naufragio será publicado en francés.

Por su parte José Bono, en otro tono y sin contemplaciones, metía el dedo en la llaga: "Somos los mismos pero no somos los de entones", en referencia a las sonadas ausencias de hoy, la del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la de los miembros del ejecutivo, que sí estuvieron en 2011 en la Embajada Francesa cuando se presentó El Primer Naufragio. "Pedro, entre unos y otros te han echado como director de El Mundo", continuaba Bono, "caudalosas aguas removiste a su favor, pidiendo el voto para él en aquellos editoriales. Ayudaste a la molienda popular y acabaste hecho polvo".

Bono se preguntaba: "¿Qué ha cambiado desde el primer naufragio hasta esta desventura?". Se respondía: "La temática no es la causa, otras circunstancias de los que te necesitaban para echarnos y necesitan tu ausencia para mantenerse en el lugar de donde nos echaron".

Pedro J. se ha reservado la artillería pesada para el final: "Necesitamos con premura un impulso reconstituyente. Frente a la política por el reparto y la ocupación de espacios al modo en que lo hacían las familias de la mafia, a la vez rivales y aliadas, ésta debe ser la hora de las ideas y por tanto del ateneísmo. Nada es más urgente en España que el concurso de la de la inteligencia pura en las contiendas civiles. Sólo movilizando hoy esas reservas intelectuales que deben quedar represadas en algún pliegue de nuestra conciencia colectiva, sólo pidiendo luz, más luz, ateneos, más ateneos, podremos evitar que la quiebra traumática del sistema sea la única alternativa a la mediocre vulgaridad actual que denota su podredumbre. Que no pueda decirse que la generación que hizo la transición cayó después en la pereza abandonista que evita el esfuerzo de buscar soluciones; porque si en medio de cuanto es inaceptable hoy, la corrupción, el paro, la mordaza, el saqueo fiscal, la falsificación del principio de representación preferimos dejarnos llevar, si incurrimos en la parálisis y el conformismo estéril, si no exigimos las reformas políticas que nos devuelvan nuestros derechos como ciudadanos, si no presionamos en favor de la reforma constitucional, estaremos abocando a los españoles del futuros hacia una nueva desventura de la libertad".

Estas palabras han arrancado el aplauso cerrado de los asistentes e incluso ha puesto en pie a parte del auditorio.

la casta contra los españoles
¡Los inmigrantes primero! El PSOE denuncia a España 2000 por repartir alimentos entre españoles necesitados
Javier Muñoz. Minuto Digital 9 Mayo 2014

Una nueva vergüenza anti-española protagonizada por la progresía analfabeta de este país. La Fiscalía Provincial de Valencia ha abierto diligencias de investigación penal ante la denuncia presentada por el PSPV contra España 2000 y sus posibles colaboradores en el reparto de alimentos organizado el pasado 29 de marzo en el barrio valenciano de Orriols.

Así consta en el escrito de la fiscal jefe, Teresa Gisbert, fechado el 15 de abril, en el que anuncia la designación de un fiscal instructor ante estas diligencias penales “contra la igualdad y contra la discriminación”.

La ONG Hogar Social Patriota María Luisa Navarro, vinculada al partido España 2000, organizó a finales de marzo, junto al colegio público Miguel Hernández, una entrega de alimentos en la calle de L’Alqueria Cremà solo para españoles en paro. En total se repartieron 150 lotes de bienes de primera necesidad entre los vecinos de Orriols, pero en ningún momento se entregaron a extranjeros, aunque algunos mostrasen su documento de identidad que los acreditaba como residentes en España.

Según consta en el escrito firmado por el representante del grupo municipal socialista, ese acto “ha significado la apología de ideologías que defienden el racismo y la exclusión social por motivos de origen nacional”. Al considerar que con el citado reparto de alimentos se “ha infringido el principio de no discriminación”, el PSPV solicitaba a la Fiscalía que “se abran diligencias penales contra los denunciados”. En concreto, pide que se les investigue la “presunta participación” de los denunciados en un acto de “delito de xenofobia y discriminación, previsto y penado en el artículo 510 del Código Penal”.

El grupo socialista valenciano considera que la ONG Hogar Social Patriota María Luisa Navarro, encargada de organizar el reparto de alimentos, “forma parte de la estructura de España 2000″ porque todas sus actividades son publicadas en la web de este grupo político. El barrio de Orriols tiene un índice de población inmigrante superior al 30% y una tasa de desempleo del 40%. Según el PSPV, esas condiciones son el “caldo de cultivo perfecto para generar situaciones de verdadera conflictividad social”, como sucedió en el citado reparto de alimentos del 29 de marzo.

El separatismo catalán y otras desgracias remediables
Joaquín Leguina comparte almuerzo y diálogo con la Asociación para la Defensa de la Transición
José Luis Heras Celemín  www.diariosigloxxi.com 9 Mayo 2014

Con este título y leyendo algunos folios para, según dijo, decir más cosas ordenadas en menos tiempo, Joaquín Leguina compartió almuerzo y diálogo con la Asociación para la Defensa de la Transición en el hotel Los Galgos de Madrid.

Conocida la realidad vital del orador, ex en puestos políticos y cargos públicos de relevancia, su presencia, tras sus novelas con reminiscencias histó-ricas recientes y sus declaraciones más notables, había suscitado una curioi-dad general no exenta del morbo que le acompaña desde que se convirtiera en una de las voces más críticas y resentidas del “zapaterismo”.

Al comienzo, usó la frase de Indalecio Prieto “Socialista a fuer de liberal” para abordar el tema y confesar su pertenencia al PSOE. Después, mezclando sus ideas (más liberales que socialistas) con los hechos, hizo un repaso de la historia catalana, desde el Pacto de Estado que significó la Constitución hasta el momento actual: Deslealtad del independentismo catalán al Pacto desde los inicios de la democracia. Situación de CIU en un “puesto perverso de bisagra” que le permitieron los partidos nacionales mayoritarios de socialistas y populares. Convocatoria de Diadas con tintes separatistas. “Fiasco de Mas” en las elecciones autonómicas, que adelantó y perdió sin que dimitiera. La Crisis, “que empuja hacia adelante” en una situación sometida a las “fuerzas centrípetas europeas”. Y el mal entendido “derecho a decidir”, que, unido al “victimismo”, pretende ser motivo para la convocatoria del referéndum ilegal que promueven los separatistas.

Mezclándolas con la historia, a la vez fue exponiendo algunas ideas en las que asentar el remedio de algunas de las desgracias remediables. Como principales, el Estado de Derecho, la afirmación de la ley, y el sometimiento de Mas a todas las leyes, incluida “la Ley de la Gravedad”, que entendimos como la atracción física que formulara Newton sin otras connotaciones (de salud, legales o penales).
Además: La urgencia de “apelar al patriotismo constitucional”. Constatar, aprovechándolo, que los catalanes que votaron el Estatuto fueron una minoría. Reconocer que la apelación del PP al Tribunal Constitucional, frente al Estatuto impuesto, fue una necesidad porque no se dialogó con él ni se le admitió una sola enmienda. Matizar el diálogo que se propugna con los separatistas, sopesando el “para qué” hacerlo con quiénes dan pasos hacia la independencia; y determinando “sobre qué” se puede dialogar. “Hay que mojarse”, los partidos mayoritarios PP y PSOE deben implicarse en la defensa decidida de la Constitución…” y, si es necesario, cambiarla”. No al “federalismo de tercera vía” que hay que desechar así como un “federalismo asimétrico” que no respeta los principios constitucionales.

Hasta ese momento, la lectura, hecha con voz contundente y hasta vehemente, había sido ordenada. Llegado a ese punto, cambió el tono, el semblante se contrajo y la voz se tornó estridente. Fue cuando trató de estudiar la realidad catalana desde la óptica puramente socialista. Se notaba que le dolía que (algunos) “socialistas se sientan incómodos frente a conceptos esenciales de la Constitución”. Con tono exaltado, recordó algunos artículos constitucionales (el 1, el 2, el 3 y el 8) extrañándose del porqué de la incomodidad de esos socialistas con ellos.

Era el momento de analizar la deriva nacionalista del socialismo catalán, y lo hizo: Los viejos y auténticos socialistas del PSC, que llegaron a más de 1.100.000 votos y en unos pocos años perdieron el 55% de la confianza del electorado. Desplazados por los inmigrantes y los modernismos de las Juventudes Socialistas, los socialistas del PSC alcanzaron un record: Los 55 diputa-dos autonómicos, tras Maragall y el cordobés Montilla, quedaron reducidos a una exigua veintena.

Como conclusión, en el “baile de resultados y escaños”, apreció un hecho relevante: el PSC, el socialismo español y los socialistas catalanes pierden.

Antes de terminar, para marcar distancias y compensar su defensa de “la derecha política española”, recordó a un PP consentidor que, junto a los socialistas catalanes y con José María Aznar en la presidencia del Gobierno, cometió la insensatez de no recurrir la Ley que posibilitaba la deriva lingüística y la formación de un infancia abocada al separatismo que, pasado un tiempo, llegaría a tener como cierta la falsa inmundicia del “España nos roba”.

Una vez acabado el discurso, había otra “desgracia remediable”, que Leguina no citó como tal aunque es palpable y en la que él sí tenía algo que decir, aunque se le hubiera “tras ideado”, que no traspapelado, entre los folios que leyó: “La realidad del socialismo actual”. No de forma pública, porque no dio tiempo, pero sí en privado había dos preguntas que formular y que el Primer Presidente Autonómico de Madrid contestó:

- ¿Conviene mantener el pacto PSC-PSOE?
La respuesta fue concreta: “Sí, si el PSC es leal con el PSOE y con la Constitución. En caso contrario, mejor que los del PSC se vayan”.

- Para terminar lo que ha llamado el duelo del zapaterismo, parece que usted es partidario de mandar al retiro a Rubalcaba, ¿se ha contado con Leguina en la operación de encumbramiento de Pedro Sánchez?
En este caso, la contestación fue menos clara: Dijo que nadie le había llamado. Habló de la realidad actual de un PSOE abocado a Primarias. No aclaró si conocía el “corrimiento de Narbona” hacia Europa para dejar colocado en el escaño a Pedro Sánchez. Sí dijo conocerle; y…, político y a pesar de la edad en más de una banda, dijo esperar que alguien (quizá Pedro Sánchez) acabe “el duelo del zapaterismo”, lo entierre y ponga al PSOE en la situación que corresponde.

El Gobierno avanza en la unidad de mercado... creando un consejo de vigilancia presidido por Álvaro Nadal
 www.vozpopuli.com  9 Mayo 2014

Desde ahora toda norma aprobada por el Ejecutivo deberá superar "un test de unidad de mercado" que elaborarán los Ministerios de Hacienda y Administraciones Públicas y de Economía. Ya hay 110 normas aprobadas o en fase de adaptación a lo previsto en la ley de unidad de mercado aprobada en diciembre.

El Gobierno ha aprobado un acuerdo por el que crea el Consejo de la Unidad de Mercado, órgano con el que se quiere avanzar en la racionalización legislativa en coordinación con las CCAA, y establece que toda la nueva normativa que apruebe el Consejo de Ministros llevará una memoria sobre su impacto en la unidad de mercado, informa la agencia Efe.

Según ha explicado el ministro de Economía, Luis de Guindos, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, desde ahora toda norma aprobada por el Ejecutivo debe tener "un test de unidad de mercado" que elaborarán los Ministerios de Hacienda y Administraciones Públicas y de Economía.

En cuanto al nuevo Consejo de Unidad de Mercado, estará presidido por el director de la Oficina Económica del presidente del Gobierno, actualmente Álvaro Nadal, y en él participarán también los departamentos de Hacienda, Economía y Presidencia, aunque podrán incorporarse los subsecretarios de los distintos ministerios para materias que afecten a sus competencias.

Por otro lado, Guindos ha presentado un nuevo informe sobre el grado de avance en la unificación del mercado, según el cual actualmente ya hay 110 normas aprobadas o en fase de adaptación a lo previsto en la ley de unidad de mercado aprobada el pasado mes de diciembre.

El ministro también ha indicado que la "ventanilla" creada por la ley en el seno de su departamento para atender las reclamaciones relacionadas con trabas o dificultades en la unidad de mercado ha recibido en apenas dos meses de funcionamiento cien reclamaciones, seis de ellas ya resueltas, de las cuales cuatro han sido favorables a las empresas que plantearon el conflicto.

"Sin límites al crowfunding"
El ministro de Economía ha anunciado por otra parte que la nueva norma que regulará la financiación colectiva en España, conocida como 'crowdfunding', no pondrá límites de inversión a los profesionales, que podrán destinar todo el dinero que consideren oportuno a un proyecto.

De Guindos ha recordado que el anteproyecto de ley establecía limites para quienes quisieran invertir a través de plataformas de internet de 3.000 euros por proyecto y 6.000 euros por plataforma durante un plazo de 12 meses. Pero durante el trámite de consulta pública y viendo la legislación de otros países, el Gobierno ha decidido que mantendrá estos límites sólo para los inversores no profesionales como una forma de dar garantías y evitar posibles abusos.

Los inversores profesionales con una renta de al menos 100.000 euros podrán destinar todo el dinero que consideren a un proyecto

Sin embargo, para los inversores profesionales, en principio aquellos con una renta disponible de al menos 100.000 euros, podrán saltarse estos límites, que habían generado la protesta de las principales plataformas. Desde la aprobación del anteproyecto el pasado 28 de febrero, las plataformas Lendico, Zank, Arboribus, Comunitae y LoanBook, entre otras, habían pedido que se aumentaran estos límites.

"En mínimos históricos"
Sobre la financiación de la economía española, De Guindos ha afirmado que "en una economía moderna a veces valen más las ideas que los activos reales" al tiempo que ha aprovechado para recordar que "nunca hemos tenido un tipo de interés de los bonos tal y como está ahora. Están casi todos en mínimos históricos".

"Ha habido un ahorro de costes de 20.000 millones de euros. A los mercados de capitales se han incorporado empresas que no eran habituales", ha concluido.

Cataluña dispara su plantilla durante los seis años de crisis: 40.300 empleados públicos más según la EPA
Antonio Maqueda www.vozpopuli.com 9 Mayo 2014

Cataluña, Navarra, Región de Murcia, Islas Baleares y la Comunidad Valenciana aumentan su número de empleados públicos desde que comenzó la crisis, allá por el tercer trimestre de 2007, cuando se alcanzaron las mayores cotas de empleo de España. Desde entonces, el número de asalariados del sector privado desciende un 22 por ciento frente al escaso 2,3 por ciento que ha disminuido en el público.

A pesar de los recortes en el sector público, cinco autonomías aumentan su número de asalariados desde que comenzó la crisis: Cataluña, Navarra, Región de Murcia, Islas Baleares y la Comunidad Valenciana todavía no se han ajustado por debajo de los niveles anteriores a La Gran Recesión, según los datos facilitados por la Encuesta de Población Activa.

Y entre ellas la que más ha elevado su plantilla en medio del órgado independentista es Cataluña, con 40.300 empleados públicos más que en septiembre de 2007, unos 35.000 contratados por encima que la siguiente. En el segundo lugar de este poco decoroso ranking figura Navarra, con 5.400 trabajadores añadidos. Murcia engrosa sus filas de empleados en 5.600, Baleares en 4.300 y Valencia en 1.600.

Por porcentaje sobre el total, Navarra es la que más incrementa su personal, un 13,7 por ciento, seguida de Cataluña, con un 11 por ciento, Baleares, un 7,9 por ciento, Murcia, un 7,2 por ciento, y Valencia, un 0,6 por ciento.

De hecho, el Plan de Estabilidad enviado a Bruselas ya recoge que las CCAA vuelven a elevar sus partidas de personal un 1,6 por ciento en 2014, frente a la reducción del 0,6 por ciento incluida en los presupuestos del año anterior. Las próximas elecciones autonómicas de mayo de 2015 ya se notan en las cuentas públicas.

 

Estos datos contrastan con el recorte de 54.000 empleados públicos que ha emprendido en el mismo periodo la Comunidad de Madrid, alcanzado al 11,2 por ciento de sus efectivos. Y otras regiones también han acometido esfuerzos importantes de acuerdo con las cifras de la EPA. Así, Castilla -La Mancha se ha desprendido de unos 16.900 asalariados, el 10 por ciento de su plantilla. En términos porcentuales, Extremadura ha propinado el mayor tajo de todas al recortar el 13,6 por ciento de sus recursos humanos, en concreto 13.600 trabajadores.

Las cifras de Cataluña constatan que Artur Mas no se ha atrevido a meter mano a la herencia recibida del Tripartito. Y así las cosas, no es de extrañar que haya tenido que suprimir otra vez una paga extra en 2014. No obstante, Cataluña conserva menos empleados públicos que Madrid pese a contar con las Fuerzas de Seguridad entre sus competencias y por lo tanto en su plantilla, unos 405.000 frente a los 431.000 de la región capitalina. Si bien hay otro elemento muy importante que puede explicar este hecho: la comunidad presidida por Artur Mas ha desarrollado un sistema de Sanidad dependiente de los hospitales privados, recurre mucho a ellos y, en consecuencia, eso reduce mucho su plantilla. Precisamente la misma estrategia que intentó poner en práctica la Comunidad de Madrid.

Las Comunidades Autónomas arrancaron la crisis con 1,599 millones de empleados en total, apenas 3.000 por encima de los efectivos con los que cuentan ahora. Sin embargo, el pico de contratación se alcanzó durante el mandato de Zapatero, en el tercer trimeste de 2011, cuando pese a los embates de los mercados y el déficit disparado las Comunidades se lanzaron a contratar y tocaron los 1,851 millones de trabajadores, unos 255.000 más que en la actualidad.

A mediados de 2012, con España bajo el ataque de los mercados y el foco puesto en el descontrol de las Autonomías, el Gobierno de Rajoy adoptó una serie de medidas en Educación y Sanidad para que las Comunidades pudiesen gestionar mejor sus plantillas y así prescindir de personal no funcionario, de tal forma que buena parte de los ajustes se centraron en estos ámbitos, tal y como se puede comprobar en la tabla a continuación extraída del Programa de Estabilidad recién presentado en Bruselas.

Recortes en Sanidad y Educación

Por otra parte, aunque con un alcance bastante limitado, el Ejecutivo también ha impuesto un cierre de entes públicos que de acuerdo con las cifras proporcionadas por Hacienda ha conllevado la pérdida de 5.401 empleos en el conjunto de las CCAA. Y en este apartado la comunidad catalana vuelve a destacar de forma muy negativa: a fecha de julio de 2013, Cataluña acumula 400 empresas públicas según la base de datos de Hacienda, cuando salvo Andalucía ninguna otra Comunidad llega siquiera a los 200 entes. Y si bien es verdad que hay hospitales entre esas empresas, también hay organismos tan variopintos como las agencias de meteorología y de protección de datos, cuya disolución propone la reforma de las Administraciones diseñada por Moncloa.

Aunque no todo va a ser culpa de las CCAA. La Administración central tampoco se queda corta y mantiene 523.400 empleados frente a los 512.000 anotados a finales de 2007. Incluso con la no reposición de la mayor parte de las jubilaciones, el Estado central engordó su plantilla en más de 13.000 asalariados durante el primer trimestre según la EPA. Y la cosa se puede poner peor después de que el Ministerio de Hacienda haya concedido a los ayuntamientos que cumplan con el déficit la capacidad para contratar de nuevo con la vista puesta en los comicios municipales del año que viene.

Durante los últimos seis años de crisis, mientras que el número de asalariados del sector privado ha descendido un 22 por ciento, el sector público únicamente ha disminuido un escaso 2,3 por ciento.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Siete apellidos vascos
Los hijos de Pérez hablan euskera y votan PNV o Bildu
Antonio Elorza El Pais   9 Mayo 201

Al borde de la entrañable españolada que cierra la película, ya de vuelta en Sevilla, el protagonista pronuncia un hiriente juicio sobre lo vasco: “¡Aquello no tiene ni puta gracia!”. El exabrupto pasa inadvertido en el marco de la cascada de situaciones jocosas que se suceden en la obra, pero supone una estimación errónea. Existe una tradición de humor vasco que precisamente Ocho apellidos vascos viene a culminar, y que encuentra un antecedente magnífico en la serie ¡Vaya semanita!, de sus mismos guionistas, los giputxis Borja Cobeaga y Diego San José. Sofocada durante las décadas de plomo por ETA, pudo detectarse anteriormente en los cuentos recogidos por Azkue y sobre todo en los versos del poeta popular decimonónico Vilinch (Indalecio Vizcarrondo), tan estimado por Unamuno y Julio Caro Baroja. Cada vez que veo u oigo a Egibar, como antes a Ibarretxe, pienso en su epigrama “Domingo Kanpaña”. Una crítica de agridulce realismo.

Muy adecuada para los tiempos actuales de reconciliación, más allá del terror, donde el vasco regresa al tópico de ser bonachón, ingenuo, pero también desconfiado e intransigente (y con la camisa a cuadros del estupendo Karra Elejalde, en ejemplar peneuvista), e incluso los pasmados de la kale borroka son los mismos inofensivos batasunis de ¡Vaya semanita! Ni siquiera falta Clemente, el exfutbolista abertzale zamorano. ¿Por qué no borrar las murallas imaginarias y disfrutar de la pluralidad cultural?

Pero no todo es broma. Hoy ya el culto al apellido no es lo que era. En el fondo desde 2001, cuando la inesperada victoria nacionalista apagó la última oleada de xenofobia antiespañola, vigente aún en los exabruptos de Arzalluz y en el artículo Los invasores del director de Egin, que recuperaba la descalificación sabiniana contra los trabajadores inmigrados, destructores de la nación vasca. Hoy los hijos de Pérez hablan euskera y votan cada vez más PNV o Bildu (lo veremos en Álava). Lo cual no equivale al logro de la integración política.

El nacionalismo sabiniano fue la respuesta de las élites autóctonas a la inmigración obrera y a la alternativa de poder llegada “de fuera” con la industrialización. Nacionalismo biológico, no étnico: el de los ocho apellidos. Y ganó la apuesta. Con un 50% o más de la población vasca cuyo primer apellido es castellano, el 80% de parlamentarios de PNV y Bildu llevan uno, la mayoría los dos, apellidos vascos. Siete de nueve miembros en el Gobierno vasco. No cuentan los electores, sino la hegemonía del nacionalismo.

El objetivo independentista mantiene su presión, pero la crisis económica hace ver que nada hay mejor que un concierto económico que transfiere miles de millones anualmente a Euskadi. Por eso Urkullu no está dispuesto a seguir la senda de Mas.

Elena Valenciano, Chimo Puig: peluquines y feminismo-Atapuerca
Teresa Puerto. Minuto Digital 9 Mayo 20

El Socialismo español, ajeno a toda renovación y convertido en el desenterrrador perpétuo de momias y espantajos guerracivilistas, anda cada vez más alejado de Europa y de la modernidad eligiendo líderesas-Arapuerca del modelo Elena-Valenciano , con sus oxidado “retro-feminismo sesentaiochesco” o patrocinando líderes catalanistas (peluquín incluido ) como el tal Chimo Puig (PSpv) del que cabe recordar que…

4CHANGE OR BUST1“ Cuando fue el alcalde de Elda y Jefe de Gabinete de Lerma , durante el corrupto “felipato lermista” , fue gran promotor en Valencia de la loca entelequia -barbarismo histórico- de los inexistententes “paissos catalans” del PSOE y el que fomentó el antivalencianismo y el subdesarrollo de la Comunidad Valenciana en favor de Cataluña. A Puig le interesa que Valencia vaya mal” (El Mundo 30.01.2001) . Y destruirla. Aunque el tal Chimo adorne con peluquín su más que probada alopecia intelectual…

La degradante campaña y los paupérrimos argumentos de la candidata socialista para las elecciones europeas-2014, Elena Valenciano, es un indicativo del siniestro-total del Socialismo ideológico , pronosticado hace ya tiempo, para el decadente socialismo europeo y español .

A modo de consejo, retomamos, del titular de este artículo, las palabras literales pronunciadas , allá por el 2001, por el incombustible exBritish Prime Minister Tony Blair a su Labour Party advirtiendo de que :“¡O hay un cambio radical o reventamos!” … . Advertencia que llevó a la modernización del laborismo (socialismo) británico , hasta ponerse a la altura del americano o de la ya reciclada izquierda europea. La indispensable modernización de la izquierda británica la anticipaba Margaret Thatcher precisamente aquí en España en su visita a Madrid (5/11/1995) para presentar sus memorias: “El socialismo ha girado a la derecha, pero ha sido una larga batalla”..”lo que ha hecho el Sr Blair es rechazar el socialismo porque se ha demostrado que estaba equivocado: es una ideologia fracasada”. De hecho, hay que recordar que la palabra “socialismo” fue exterminada del Labour Party británico for ever…..

Pero Spain is different … y así seguimos teniendo la izquierda más acartonada y retrógrada de todo el espectro europeo , que ya es decir ! .

El estrepitoso fracaso de los modelos económicos, culturales y sociopolíticos del Socialismo mundial , desvelados en 1989 tras el derrumbe del Muro de la Vergüenza Socialista, son la mejor prueba de esta ideología de la quiebra garantizada y del fracaso reconocido. Metidos en democracia , los modelos de los partidos de izquierda han brillado por su pésima gestión económica , su bancarrota imparable y su corrupción infinita.

Cuando en el 2001 Tony Blair, les gritó su “ It´s reform or bust !!”, les echaba un sonora bronca a sus correligionarios del laborismo izquierdista , y denunciaba con sincera humildad que “ los bunkers más reaccionarios y conservadores del inmovilismo izquierdista se encuentran hoy en las filas de la izquierda europea apuntalada en SINDICATOS CADUCADOS Y OTROS GRUPOS IZQUIERDISTAS DE PRESIÓN SOCIAL que se oponen al progreso y a la modernización de la sociedad con tal de mantener sus infinitas prebendas” . Tony Blair nos estaba anticipando , también, la radiografía futura (actual) de aquella España ZaPateril padecida y arruinada por sus infinitos robos de todos los colores…

Y esto corregido y aumentado aquí en España si atendemos a sus crematísticas alianzas entre nacionalismos avarientos, minorias prebendarias y socialismos federo-dinamiteros que nos están rompiendo España y se están ciscando en la Constitución de la Concordia para “hacer ricos a los más ricos”( joglar Albert Boadella) …..
PSOE : It´s change or bust!

elecciones europeas 2014
Vox inicia campaña afirmando que “hay que afirmar de manera rotunda el proyecto común de todos los españoles”
Idoia Bidaurrazaga Minuto Digital 9 Mayo 2014

Vox ha arracado con fuerza en esta campaña electoral, destacando su mensaje a favor de la unidad de España frente a los proyectos separatistas de Euskadi y Cataluña que persiguen la “liquidación de España”, señalaba su presidente y cabeza de lista, Alejo Vidal-Quadras en su inicio de campaña en Vitoria. Una idea que ha defendido con más énfasis su secretario general, Santiago Abascal, quien durante el acto ha roto en dos pedazos una papeleta de la convocatoria de la consulta soberanista convocada en Cataluña el 9 de noviembre.

En el acto han participado el secretario general del partido, el exparlamentario vasco del PP Santiago Abascal; José Antonio Ortega Lara, el exfuncionario de prisiones que fue secuestrado por ETA, y Ana Velasco Vidal-Abarca.

“Hay que afirmar de manera rotunda el proyecto común de todos los españoles”, ha incidido tras lanzar un mensaje de ánimo y de movilización a todos los militantes de este partido para hacer frente a las grandes formaciones que están poniendo “todo tipo de dificultades” a la aparición de nuevas opciones políticas.

INMERSIÓN LINGÜÍSTICA
Cuatro centros afectados por el 25% de castellano piden "criterios de actuación" al Govern
Europa Press. Periodista Digital 9 Mayo 2014

Los cuatro centros concertados afectados por la aplicación del 25% de castellano dictado por el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) en cinco centros --el quinto, público-- han pedido "criterios de actuación" a la Conselleria de Enseñanza de la Generalitat para dar cumplimiento a la interlocutoria hasta que finalice el actual curso escolar.

En un comunicado este viernes 9 de mayo, la Fundació Escola Cristiana ha concretado que las instrucciones que dé la Conselleria "deben garantizar el buen funcionamiento del centro y asegurar que no se produce ningún perjuicio en el proceso de evaluación de todos los alumnos afectados".

Ha subrayado que la posición de fondo de los centros concertados sobre el modelo de escuela catalana "no ha variado", y ha recordado su participación en la plataforma de defensa de la inmersión lingüística Som Escola.

 


Recortes de Prensa   Página Inicial