AGLI Recortes de Prensa   Viernes 23  Mayo  2014

Alejo, sé fuerte
Kiko Méndez-Monasterio www.gaceta.es 23 Mayo 2014

La campaña del PP ha sido monótona -como es la obscenidad- y sólo le ha puesto un poco de sal la esquizofrenia inducida de Cañete, que cuando se ha dejado mover como un teleñeco ha estado mal, y después, cuando ha querido ser él mismo, ha estado peor. El debate absurdo sobre el machismo sólo ha servido para comprobar de nuevo lo evidente, la genuflexión tan ridícula de los populares ante los mantras progres, convencidos de que los carnets de demócratas y modernos los siguen expidiendo en Ferraz.

Esa conducta acobardada, mansa y sumisa, sólo la abandonan para referirse a las opciones reformistas -Vox y Ciudadanos-, contra las que síhan desplegado toda la soberbia que incuba las mayorías absolutas. El PP catalán afirmaba que los partidos minoritarios caben en un taxi, cosa curiosa, porque precisamente en esa autonomía los de la gaviota son una opción muy minoritaria. Eso sí, sea cual sea su resultado, los de Alicia Sánchez Camacho seguirán necesitando toda una flota de coches oficiales para desplazarse. Mientras, la señora de Arriola -Celia, lo que grita- ha ido más allállamando traidores a los que como Ortega Lara han abandonado el partido y están ahora en las listas de Vox. Que diga eso Villalobos, desde la mayoría parlamentaria que ha puesto en libertad a Bolinaga -el secuestrador de Ortega-, es una infamia propia de aquellos años en que a las víctimas del terrorismo se les enterraba en la clandestinidad, con la coletilla miserable del “algo habráhecho”. No pediráperdón doña Celia, por supuesto, porque la ofensa a las víctimas no estácatalogada entre los grandes delitos del régimen, y también porque ella no se ha enterado que para ser de izquierdas ya no hace falta estar peleado con la cortesía, ni competir en ordinarieces con los arrieros.

Ahora se ha sumado González Pons a la horda desencadenada y nerviosa de Goliaths, representando el peor papel de la pandilla de malotes, ese que se acerca a dar la última patadita cuando el rival ya estábien rodeado e indefenso. Pues dice Pons que Alejo Vidal Quadras sólo persigue el sueldo de eurodiputado. O sea, se proyecta. Si Vidal Quadras sólo estuviera en política para llevárselo -como era tan común en el PP de Valencia- lo último que tenía que haber hecho era abandonar el partido de Bárcenas. Eso lo sabe bien el propio Gonzalez Pons, que era conseller de presidencia cuando la visita del Papa, y el que firmaba los contratos con las empresas de Urdangarín. Si incluso tenía a un tentáculo de la Gürtel como casero de su pisito en Madrid, que por supuesto le pagaba el partido.

En realidad, para asegurar su sueldo, Vidal Quadras sólo tenía que haber permanecido silente ante la deriva suicida y corrupta del marianismo, que era la forma más fácil de repetir en Bruselas. Pero fue suprimido por mostrarse crítico, y ya no puede esperar un sms de ánimo del presidente: “Alejo, séfuerte. Ánimo”. En Moncloa esos mensajes sólo se los mandan a los leales.

Los votos útiles
FEDRICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 23 Mayo 2014

VOTO ÚTIL, en una democracia, es el que se expresa en las urnas y se admite como válido. Hasta el voto en blanco, que es una muestra de respeto al sistema democrático y rechazo a los partidos es útil y respetable, porque el que así se manifiesta en las urnas merece respeto. El voto nulo, que alcanzó en Argentina hace unos años su cota más alta con la inserción de rodajas de mortadela en los sobres donde suelen introducirse las papeletas, me parece una forma de ejercicio físico, por el paseo hasta el colegio electoral, pero de nulo interés político. Y en la situación española actual incluso la abstención resulta respetable, porque el sistema muestra tales síntomas de putrefacción que apartarse del hedor es comprensible. Gente a la que respeto más que a la mayoría de los candidatos va a abstenerse en estas elecciones y lo comprendo. Pero yo creo que a los muertos hay que enterrarlos. Dejarlos rindiendo a la atmósfera su mefítica condición me parece antihigiénico y un gesto que todas las civilizaciones consideran impío.

En estos últimos días de campaña han apelado desesperadamente al «voto útil» los dos grandes partidos que se turnan en el Gobierno desde 1977 y que son los responsables directos de la corrupción institucional, la quiebra del Estado y el envilecimiento de la nación. Para el que está contra la corrupción, lo útil es, obviamente, no votarlos. Pero Izquierda Unida, cómplice habitual de todos los desmanes del PSOE, y los partidos nacionalistas antiespañoles, socios y beneficiarios de los pactos con los que gobiernan, forman parte del sistema tanto como socialistas y populares. En rigor, la muerte del sistema constitucional en España se debe a la coyunda permanente de los gobiernos con los separatistas. El Consejo General del Poder Judicial, escaparate de la corrupción política, lo forman PP, PSOE, CiU, PNV e IU. No creo que sea útil votar a los artífices de la corrupción de la Justicia, salvo para los que gusten de esa corrupción. Vótenlos ellos.

Hay tres partidos pequeños que propugnan algo grande y necesario: la regeneración del sistema político y la defensa de la nación española como reunión de ciudadanos libres e iguales ante la ley. Son UPyD, Ciudadanos y VOX. No veo otra forma de voto útil que hacerlo por alguno de ellos. La pena es no poder votarlos a los tres.

Elecciones europeas
Lo que está en juego
Emilio Campmany Libertad Digital 23 Mayo 2014

No recuerdo unas elecciones europeas tan trascendentales. Hasta ahora no habían servido para otra cosa que para hacer una gigantesca encuesta y ver cómo estaba la relación de fuerzas entre los dos grandes partidos. Habiendo sido casi siempre así, es muy natural que muchos, por inercia, quieran analizar éstas que se celebrarán el próximo domingo con el mismo patrón. Se verá entonces si el PSOE consigue remontar gracias al inesperado impulso dado por la torpeza de Cañete, si Rajoy ve respaldada su política de ajustes, si Rubalcaba se despeña o si el liderazgo de Rajoy se resiente.

No digo que no haya que analizar esto. Sin embargo, más interesante será ver el tamaño del varapalo que recibe el bipartidismo o, mejor dicho, este bipartidismo. Porque no se trata de que no haya dos grandes partidos que se alternen, sino de que los que lo hagan tengan el sincero propósito de regenerar el sistema. No es el bipartidismo el que produce unas clientelas que alimentar, politiza la Justicia, sube los impuestos o riega con subvenciones a empresarios amigos. No es desde luego el bipartidismo el que admite a ETA en las instituciones. Es el PSOE. Y luego, cuando en dos ocasiones creímos que el PP cambiaría eso, resultó no ser del todo cierto, la primera, y abiertamente mentira, la segunda. Al final, también el PP alimenta a una amplia clientela, politiza la Justicia, sube los impuestos, reparte subvenciones y se muestra tolerante con ETA.

En 1994 PP y PSOE sumaron el 71% de los votos; en 1999, el 75; en 2004, el 84, y en 2009, el 81. Para éstas de 2014, las encuestas aventuran que no llegarán al 60%. Una debacle así significaría no que el bipartidismo está acabado, sino que uno o los dos partidos mayoritarios podrían estar en trance de ser sustituidos por otros. Porque nuestro bipartidismo no es fruto de nuestro carácter, sino de la ley electoral, que prima extraordinariamente a los partidos mayoritarios. Lo que no significa que los grandes tengan que ser siempre el PP y el PSOE. No sería la primera vez que una de las dos patas es sustituida por otra sin que el sistema deje de ser bipartidista. En 1982 la UCD pasó de 168 a 16 diputados y Alianza Popular, de 9 a 107 en una sola legislatura.

Si los electores de izquierda y derecha nacionales, asqueados de sus respectivos partidos, se convencen de que alguno de los supuestos enanos que les están creciendo están en condiciones de aglutinar su voto porque ya han convencido a los suficientes, ese electorado se pasará con armas y bagajes al nuevo partido empujado por la misma ley electoral que ha sostenido hasta ahora al PP y al PSOE. La probabilidad de que una cosa así ocurra en el futuro, en la derecha o en la izquierda o en ambas, es lo que, entre otras cosas, nos dirán los resultados del domingo.

A quién no voy a votar el próximo domingo
Valentín Carrera www.elsemanaldigital.com 23 Mayo 2014

¿Es ético que los periodistas pidamos el voto para Perico y Pindanga o debemos ser neutrales? Quizás el Colegio Profesional deba aclarar esta cuestión deontológica, sobre todo cuando algunos líderes de opinión omniscientes invocan la neutralidad siendo ellos parte interesada en la parte contraria de la parte recusada.

Recuso la neutralidad y me declaro subjetivo: no votaré al machista recalcitrante Arias Cañete, con empresas Marca España en paraísos fiscales, ni a la frívola y evanescente Elena Valenciano. PP y PSOE cambiaron la Constitución por teléfono en 48 horas y entregaron la soberanía nacional, de la que tanto presumen, a la troika y al FMI.

El muy izquierdoso Zapatero apoyó al muy derechista Durão Barroso y todos sabemos que en los próximos cinco años compartirá el gobierno europeo una coalición populares-socialdemócratas, tanto monta, monta tanto. Merkel, Draghi, el Rey, Felipe González, Aznar, Cebrián, Botín y todo el IBEX35 se desparraman de gusto.

En esta penosa campaña, el dúo Pimpinela Cañete-Valenciano ha confundido la Liga con la Champions. El bipartido único PPSOE insulta a los electores hablando de herencias recibidas y disputas domésticas, y apenas de propuestas de futuro en clave europea y global.

Por su soberbia, por su obcecación en el error, por su complicidad reiterada con corruptos que protegen aquí y allá, en Sevilla, en Compostela, en Ourense, en A Coruña, en Lugo y en la Zarzuela, hoy por ti, mañana por mí, el PPSOE se ha ganado el desdén de la ciudadanía: las encuestas del CIS dicen una y otra vez que un 88% de ciudadanos desconfían de Rajoy y Rubalcaba, dato que debiera enviarlos a la cola del INEM.

Pero sería un error que, dándoles la espalda, nos refugiemos en la abstención. Mientras no se aplique la lógica del Voto en Blanco y los escaños no votados permanezcan huecos –lo que daría un 60% de hemiciclos vacíos–, la abstención se suma al grandullón de la clase, en esta ocasión concreta al PP.

Conviene recordar cuatro datos. Galicia tiene 2.781.000 habitantes y 1.481.000 votantes. Feijóo obtuvo 661.000 votos (45%), de modo que 820.000 votantes (55%) no dieron su confianza al PP y más de 2.100.000 gallegos no votaron a Feijóo, quien gobierna en minoría social y con "mayoría absoluta" gracias a una ley electoral tramposa. En España somos 47,2 millones de españolitos de los que 34,3 millones tenemos derecho al voto. En las últimas elecciones, el PP obtuvo 10,8 millones de votos. Mirando el negativo de la foto, una inmensa mayoría de 23,5 millones de electores no dieron su confianza a Rajoy, que también goza de mayoría absoluta parlamentaria fraudulenta, que no es real ni social.

La falta de democracia se agrava a medida que subimos de peldaño. Tras las elecciones europeas de 2009, los populares de Durão Barroso han gobernado la Comisión con 265 europarlamentarios (36%) sobre un total de 751; es decir, en clara minoría, traicionando al 64% de los europeos que no dieron su confianza a Barroso, con apoyos como el de Zapatero, incurso en fraude de contrato electoral.

Llevo treinta años votando a los perdedores, como si fuera del Atleti, y este domingo, a falta de la circunscripción europea, me gustaría estar censado en Berlín y votar a una mujer sensata, luchadora y alemana (y no me refiero a frau Merkel). A ver si, por una vez, los equipos modestos ganamos Liga y Champions y mandamos a Segunda B a quienes nos engañan y no nos representan.

El mal ejemplo de los partidos de no rendir cuentas del dinero público
EDITORIAL El Mundo 23 Mayo 2014

TERMINA hoy una campaña electoral que no pasará a la historia por su altura de planteamientos. Los partidos han hecho muchos más esfuerzos en desacreditar al contrario que en presentar al ciudadano propuestas de futuro para la UE. Se entiende así el desprestigio de la clase política entre los españoles. Si a esto unimos los casos de corrupción, se explica que el próximo domingo la abstención pueda superar el mayor nivel alcanzado en unas elecciones. Y esto es muy malo para la democracia.

Para que los españoles vuelvan a creer en los políticos es necesario que éstos den ejemplo de honradez y buenas prácticas en sus actividades. Pero estamos muy lejos de lograrlo, aun en los detalles más nimios. Publicamos hoy un documentado informe sobre la transparencia de los partidos del Congreso, elaborado por la Fundación Compromiso y Transparencia, que no deja lugar a dudas: la mayoría de los políticos que no se cansan de exigir códigos de buena conducta a las entidades privadas brillan por su opacidad.

El informe analiza la inclusión de 25 indicadores clave en las páginas webs de los partidos: desde información básica, como los estatutos y los órganos de gobierno, hasta la documentación económico-financiera, como el balance de situación, ingresos y gastos o la auditoría de cuentas. El resultado no es en absoluto halagüeño. Por ejemplo, sólo una de las 18 formaciones analizadas incluye el número de afiliados y la mayoría no informa de los perfiles de sus cargos electos ni de su declaración de bienes; ninguna publica la auditoría independiente y sólo dos el preceptivo informe del Tribunal de Cuentas. La mayoría de los partidos tampoco incluye una memoria del ejercicio, ni la relación de los préstamos concedidos o la condonación de deudas.

Es importante añadir que estos requisitos son obligatorios para las empresas cotizadas en Bolsa que, al fin y al cabo, funcionan con dinero de particulares. Por el contrario los partidos no los cumplen a pesar de manejar recursos de todos los españoles. Y algo más grave: el estudio está realizado en marzo y abril, con las últimas modificaciones de la Ley sobre Financiación de Partidos Políticos ya en vigor. No se entiende que los dirigentes se salten sus propias normas.

Hay que reconocer el esfuerzo de UPyD y de ERC, los partidos que más informan de sus estados financieros y mejor nota obtienen en esta edición. Y hay que censurar al resto: Amaiur y CiU, entre ellos, porque son los más opacos de los 18, y los dos grandes, PP y PSOE, porque reciben más dinero público y deberían ser escrupulosamente ciudadosos para explicar su uso. Si quieren volver a congraciarse con los ciudadanos, los políticos tienen en la rendición de cuentas sobre el destino del dinero público un camino que recorrer.

El informe concluye que la solución para que los partidos políticos cumplan con la legislación es que sean controlados con rigor por el Tribunal de Cuentas, pero reconoce que con su estatuto actual es imposible que lleve a cabo esa labor. Sería necesario una modificación en profundidad que dotara a la institución de independencia frente a los partidos -el pleno del Tribunal está formado por ocho miembros nombrados por el PP, tres por el PSOE y uno por IU-, y capacidad sancionadora. Es imprescindible también dotarlo de los recursos financieros adecuados para asegurar su eficacia. Si el auditor público no presiona, será más fácil que los auditados soslayen la legislación.

Elecciones europeas
Apología del voto "inútil"
Santiago Navajas Libertad Digital 23 Mayo 2014

"Un diputado en un parlamento de 751 no es nada, no es útil, nadie le hace caso". Este exabrupto antidemocrático de Rajoy, poco después de la metedura de pata misógina de Arias Cañete, muestra cómo practica el poder una casta política que debería ser una élite intelectual y moral en lugar del pesebre de mediocres aduladores, burócratas fósiles y parásitos del Estado, que en las próximas elecciones europeas únicamente servirá para repartir unas prebendas a los estómagos agradecidos que ejerzan de voz de su amo.

Tres cuartos de lo mismo para el PSOE, un partido confuso y trilero, que ha traicionado hasta la náusea todas y cada una de sus siglas, liderado por un híbrido impotente de Fouché y Talleyrand y que presenta como cabeza de lista a una mujer que usa el feminismo como una coartada victimista para maquillar un currículum en el que lo que más destaca es el aburrimiento que le daba estudiar. Una candidata que tiene la caradura de defender, entre la ignorancia y la demagogia, que "se dice personas con discapacidad, no discapacitados" mientras en Twitter se burla de un futbolista que quedó desfigurado cuando era un niño debido a un accidente de tráfico: "¿Habéis visto un tío más feo que Ribery?".

Esta alternancia amañada en la misma política, que durante el inestable período de Cánovas y Sagasta en el siglo XIX pudo tener el sentido de crear un equilibrio contra las fuerzas revolucionarias que amenazaban el orden constitucional, constituye por el contrario hoy un lastre en una sociedad que evoluciona desde el emprendimiento social y tecnológico, político y cultural. Por supuesto que son los propios ciudadanos los que son cómplices objetivos de esta situación al apoyar sistemáticamente al PPSOE, un ente de colocación masiva de los afectos al régimen, en el que campan la corrupción y la endogamia, la idiocia y el abuso de poder como en una versión cutre de Juego de tronos.

Es precisamente otra serie de televisión, la danesa de contenido político Borgen, la que nos ofrece una salida realista al nudo gordiano entrelazado de peperos y socialistas. En la segunda temporada, la protagonista, que había sido primera ministra con el partido de centro Moderados, crea un nuevo partido ante la debacle en los principios y la práctica oportunista de sus antiguos compañeros. Aupada por un buen resultado electoral, consigue convertirse en la llave del nuevo Gobierno, liberándolo de los vicios inherentes al ejercicio continuo del poder.

En nuestro país una ficción semejante se nos antoja imposible, sobre todo porque la materia prima política española está repleta de sorayas, hábiles en las marrullerías de los despachos cerrados pero incapaces ante los debates abiertos. Y también porque el consumidor electoral ha comprado demasiado rápido la tesis de los grandes partidos respecto del "voto inútil".

Y es que su voto, estimado lector, se clasifica en dos opciones: el inútil y el "inútil". Si vota a Rajoy y su banda, harán con el mismo lo que les plazca. Olvídese de cualquier promesa de bajada de impuestos o defender una idea de España fuerte. En el otro lado de la orilla (que no lo olvide, es el mismo río intervencionista y corrupto), Rubalcaba y su cuadrilla de aburridos exuniversitarios que unen la demagogia al cinismo envueltos en la cursilería le harán comulgar con que llegar a ser secretario general de la OTAN, empleado millonario del hombre más rico del mundo o maltratador de mujeres es lo más de izquierdas que se puede ser. El PPSOE le garantiza que su voto será perfectamente inútil desde el punto de vista ideológico, aunque no desde la perspectiva de una casta política que ha convertido el poder por el poder en el mejor salario.

Frente al voto completamente inútil al PPSOE está el "inútil" a las pequeñas y medianas formaciones que van emergiendo al calor de una mayor concienciación democrática, un mayor conocimiento político y una mejor alfabetización económica (lo que, en un país en el que las cabezas del Estado y del Gobierno poco menos que profesan un desprecio manifiesto a la cultura, no deja de ser meritorio). Le ofrezco una guía de posibles alternativas que le harán sentirse mucho mejor con su conciencia política, además de ayudar a cicatrizar la herida en el costado de la democracia que con su irresponsable declaración abrió de par en par el presidente del Gobierno:

Vox. La opción conservadora. Como dicen en su publicidad: "Si votaste por José María, Esperanza y Jaime, entonces vota por Alejo". Con el respaldo de pesos pesados del PP más combativo contra la disgregación de España y las concesiones a ETA su entorno –de Ortega Lara a María San Gil, pasando por Santiago Abascal–, Vox causa miedo en Génova dada su valentía política y su desparpajo retórico allá donde el PP se muestra acomplejado ante la izquierda y los nacionalistas: el proyecto de España y la cultura de derechas. Su líder, Vidal-Quadras, es entrevistado por Jiménez Losantos.

Partido de la Libertad Individual (P-LIb). El voto liberal. En España, habitualmente los liberales han tenido que decidir prestar su voto a formaciones poco liberales, dependiendo de si era la apertura social o la económica lo que les parecía más relevante. Pero por fin ha aparecido una propuesta genuinamente liberal, tanto en lo económico como en lo social, en consonancia con lo que se estila en el resto del mundo, en concreto en la Internacional Liberal. Luis Gómez lo explicó ampliamente en este mismo periódico.

UPyD. O las series danesas imitan a la realidad política española. Escisión socialdemócrata y constitucionalista del PSOE, tocado en lo moral desde la guerra sucia y la corrupción institucional y en lo político por su deriva nacionalista, UPyD, de la mano de una política de fuste como Rosa Díez y de intelectuales independientes como Fernando Savater, Mario Vargas Llosa o Álvaro Pombo, está regenerando un socialismo al que el utilitarismo atrabiliario de Felipe González –al que no le importaba el color del gato que cazase ratones y por eso se ha reconvertido de líder mesiánico a lobista vendido al mejor postor– y el diletantismo suicida de Zapatero lo desfiguraron de forma que ni su padre, Pablo Iglesias, lo reconocería. Otra opción súper útil es Ciudadanos, liderados por Javier Nart y Juan Carlos Girauta. Jiménez Losantos entrevista a Sosa Wagner y Juan Carlos Girauta.

Podemos. Hablando de Pablo Iglesias. Dado que a IU le da igual gobernar con el PP que con el PSOE, es legítimo sospechar que forma parte de ese sistema clientelar que, con subvenciones y cargos, ha convertido la res publica en un pillaje privado. Frente a una izquierda domesticada y servil, Podemos representa la articulación del movimiento 15-M gracias al liderazgo de su fundador, Pablo Iglesias, un joven profesor universitario con pinta de Jesucristo Superstar que sueña con ser Che Guevara postmoderno.

Por la derecha y por la izquierda, el eje de la libertad económica, o por arriba y por abajo, el eje de la libertad social, las opciones políticas no sólo son más diversas sino más necesarias de lo que puede imaginar un hombre tan limitado conceptualmente como Rajoy y Rubalcaba, la cara y la cruz de un duopolio partitocrático que amenaza la misma esencia constitucional, cada vez más reducida a papel mojado.

cineypolitica.blogspot.com.es

El rapto de Europa
Nicolás Redondo Terreros www.eleconomista.es 23 Mayo 2014

Las elecciones europeas se han convertido en la mejor oportunidad para los partidos excéntricos. En el caso de Gran Bretaña y Francia, con claras opciones de terminar la carrera electoral en primera posición, en otras naciones europeas adquiriendo una indiscutible importancia doméstica, y en todos ellos ante la indiferencia de una gran parte de la sociedad, que golpeada por una dura crisis económica, no se siente suficientemente concernida por los asuntos europeos.

Parece olvidado el entusiasmo de los europeístas, que construyeron los cimientos de la Unión conjurados para desterrar de Europa la dramática experiencia de dos guerras que por su envergadura las consideramos mundiales, o la ilusión de los primeros pasos para una verdadera unión política o la esperanza que el proyecto europeo supuso para los países ex-comunistas.

Causas de la crisis europea
No cabe duda que la crisis tiene que ver con el desánimo europeo, pero no es la única causa, ni siquiera la más profunda. Son a mi juicio dos las causas de largo alcance para entender el aturdimiento de los ciudadanos de la Unión Europea: la desaparición de la política en la construcción europea y la dificultad que tenemos los ciudadanos de los diversos países europeos -cargados de una poderosa simbología sentimental de carácter nacional- para definir un ámbito afectivo y simbólico europeo.

Los dirigentes europeos, contagiados de un pos-modernismo ideológico, han querido basar la construcción de Europa exclusivamente en los intereses de los diferentes países, olvidando que las realidades políticas necesitan ilusiones, esperanzas, sentimientos, etc; en fin, que hagan aceptables los retos, los esfuerzos y los sacrificios.

La política es la síntesis del discurso y la acción, y cuando falla uno de los componentes el arte de la política se devalúa o desaparece. La desaparición de la acción en favor del discurso nos deja en la inanidad y la desaparición del discurso nos deja en la "administración de los problemas", que si ésta fue la descripción del mundo utópico de Proudhon, en la actualidad se ha convertido en una maquinaria que deshumaniza al ser humano. Es curioso cómo el enaltecido canto del socialista utópico francés al anarquismo ha devenido en una burocracia sin sentido ni sentimiento, de la que el mejor ejemplo resulta ser la arquitectura funcionarial de la Unión Europea.

La falta de política europea se nota en la tardanza en enfrentar la crisis económica de los países del sur, prisioneros los órganos comunitarios de los titubeos alemanes, en la inexistencia de políticas fiscales y financieras de ámbito continental, en la irrelevancia de Europa en la crisis de Ucrania o en cómo hemos dejado sin protección a los países del sur del Mediterráneo, envueltos en un conflicto entre la modernidad y un medievalismo religioso, que puede terminar imponiéndose en esas sociedades vecinas ante nuestra indolencia política. "La administración de las cosas" oculta el interés de la clase dirigente europea por no sacrificarse, por no esforzarse como lo haría cualquier nación que viera peligrar sus intereses más trascendentes; han creído que se puede influir internacionalmente sin esfuerzos, sin sacrificios; hemos creído que habíamos inventado una forma aséptica e indolora de gobernar, casi de vivir.

La crisis económica, el desplazamiento del progreso económico, pero sobre todo tecnológico, hacia el Oeste, convirtiendo al océano Pacifico en el eje del futuro nos pone ante una evidencia compleja: la aventura europea no está encallada por no tener sentido histórico, está en crisis por el dominio de los egoísmos nacionales y por el miedo a convertir el proyecto europeo en una realidad equivalente a los otros grandes actores globales.

La solución es más Europa
La solución no es menos Europa como proponen los populistas hoy, la solución es más Europa, una Europa más fuerte con una política interna dirigida a fortalecer los denominadores europeos comunes y una política exterior que pueda comparecer en el tablero internacional en igualdad de condiciones, pero ésta última, la acción exterior, es consecuencia de una política interior.

El interés ha sustituido la idea primigenia de evitar las catástrofes de la primera parte del siglo XX, y durante estos últimos cincuenta años hemos sido incapaces de destilar una historia europea de las muy ricas, antiguas y encontradas en las diferentes naciones que integran la Unión, que una por una han sido consecutivamente el centro de la historia desde hace más de dos mil años.

Sin embargo, es imposible un ámbito político estable y duradero sin un marco simbólico que lo delimite y la historia en ese esfuerzo juega un papel principal. No podemos desanimarnos ante un reto tan mayúsculo como el que representa la construcción de la Unión Europea, pero debemos tener en cuenta que la historia no se detiene a conveniencia de intereses mezquinos; o la hacemos nosotros -teniendo en cuenta una tradición que nace en Atenas y une Jerusalén y Roma, en un territorio modelado por grandes ciudades cada 100 kilómetros y expresa la culminación de la civilización humana- o la harán otros con una voluntad de protagonizar el futuro que no la tuvieron en el pasado.

Ortega decía, refiriéndose a España, que Europa era la solución. En realidad Europa es el reto, representa la ambición de querer decir algo en un mundo revolucionado por los nuevos avances científicos, y esa ambición tiene una justificación indiscutible: asumiendo errores, muchos de ellos trágicos, Europa ha sido, con todas las contradicciones que queramos, donde la civilización adquirió la grandeza suficiente para hacer al hombre dueño de su presente y de su futuro, rompiendo las ataduras de la incultura, del fanatismo y de los despotismos políticos, la mayoría de las veces profundamente ignorante.

Nicolás Redondo Terreros, Presidente de la Fundación para la Libertad.

Aunque el Gobierno lo niegue, esa es la Cataluña real
EDITORIAL Libertad Digital 23 Mayo 2014

La agresión coordinada de varias decenas de individuos a Cristóbal Montoro y Alicia Sánchez Camacho a la salida de un mitin en Vilanova i la Geltrú no es un incidente aislado y por tanto sin validez representativa de la realidad catalana, como se pretende hacer creer. Al contrario, el intento de linchamiento del ministro y la líder del PP en Cataluña es sólo el último eslabón de una cadena de agresiones contra los partidos y políticos no nacionalistas, cuyo número y gravedad se han incrementado desde que Artur Mas planteó formalmente su proyecto de secesión. Por más que los separatistas y el Gobierno se empeñen en calificar de hechos aislados estos incidentes –en curiosa aunque comprensible coincidencia–, lo cierto es que en ningún otro lugar de España se ha producido en el lapso de unas pocas semanas una agresión a puñetazos contra el líder de un partido principal y el ataque coordinado contra el vehículo oficial de un ministro.

A la gravedad de los hechos que viene protagonizando últimamente la turba separatista en Cataluña hay que sumar la irresponsabilidad inaudita de los responsables del departamento de Interior de la Generalidad a la hora de garantizar la seguridad de los participantes en actos públicos, especialmente los que se están desarrollando con motivo de la campaña electoral. Ayer mismo, un nuevo fallo del dispositivo de la policía autonómica permitió que un grupo de manifestantes antisistema prácticamente accediera al lugar donde el PP estaba llevando a cabo un acto de campaña, cuyo acceso tuvo que ser impedido en última instancia por los agentes de la seguridad privada contratados para la ocasión. Pues bien, a pesar de estos dos últimos ejemplos de incompetencia manifiesta, en el mejor de los casos, o de pasividad intencionada, el consejero de Interior, Ramón Espadaler, sugiere que los culpables son los agredidos por no amoldarse a la conveniencia de los responsables de los muy mejorables dispositivos organizados para la ocasión.

Pero si la reacción de las autoridades catalanas es el caldo de cultivo perfecto para que este tipo de violencias continúen produciéndose a un ritmo todavía mayor, otro tanto cabe decir de las palabras de Montoro asegurando que los que pretendían apalearlo no representan a la Cataluña real. Ignoramos de qué otro país o continente cree el ministro de Hacienda que provienen los que arremetieron a golpes y pedradas contra su vehículo y el personal asignado a su escolta, pero lo cierto es que su comportamiento no difiere de otros sucesos frecuentes en las calles de Cataluña, protagonizados precisamente por los que se consideran más catalanes que aquellos que discrepan del proyecto separatista impulsado por la Generalidad.

Cristobal Montoro es muy dueño de disculpar a los que pretendan agredirlo a título personal, pero, mientras sea ministro del Reino de España, palabras como las que utilizó para saldar el incidente en el que se vio envuelto son una grave irresponsabilidad. Una condescendencia intolerable con los violentos que, además, deja vendidos a los votantes de su partido en Cataluña, los cuales no disponen de coche oficial ni de los servicios de seguridad con los que cuentan él los demás altos cargos del Partido Popular.

La desvergüenza de Echenique
Eurico Campano www.gaceta.es 23 Mayo 2014

La noticia adelantada por @gaceta_es de que veinte directivos de RTVE disfrutarán de un fabuloso 'Saturday night feber' lisboeta a cuenta de todos los españoles no es más que la guinda del pastel de la desvergüenza con la que se conducen los actuales gestores de aquella Corporación, antes llamada 'ente', con su presidente, Leopoldo González- Echenique a la cabeza. Una desvergüenza que pone en tela de juicio el montaje del modelo de televisión pública en España en los últimos treinta años.

Sólo de desvergonzada puede calificarse una gestión que entierra anualmente casi mil millones de euros en lo que no es más que un gigantesco aparato de propaganda política al servicio de los dos grandes partidos españoles. Esto es más sangrante si cabe en medio de una campaña electoral como la que vivimos, donde existen -ningún profesional honrado lo negará- instrucciones precisas de favorecer y 'mimar' al PP y al PSOE ignorando opciones igualmente legítimas como 'Vox' o C's y concediendo un mínimo espacio a fuerzas ya sólidamente asentadas que pueden resultar una amenaza para el PSOE, como IU o UPyD. Un ruinoso modelo -113 millones de pérdidas en 2013 y 112 en 2012- que consigue unas cada vez mas paupérrimas audiencias, que rondan la 'friolera' del 9 por ciento de media, y que está estudiado únicamente para que un puñado de directivos, muchos de ellos pertenecientes a la anterior etapa socialista y algunos otros incorporados con el nuevo Gobierno, vivan 'de cine' a costa del erario público, con pomposos cargos vacíos de contenido y fabulosos sueldos -muchos de ellos superan los cien mil euros anuales- hasta que haya que pasar el testigo a los siguientes.

Con estos parámetros no es de extrañar que González-Echenique, el hombre de la vicepresidenta del Gobierno en RTVE, se haya convertido en un serio problema para el Gabinete y para el mismísimo Mariano Rajoy. Dicen que en Moncloa andan locos por sustituirle. Hay conversaciones, nos consta, 'discretas', entre populares y socialistas para relevarle. Pero nadie quiere 'comerse el marrón' de coger ahora las riendas de una empresa que está, prácticamente, en quiebra técnica. Otro detalle no menor es quién va a 'apadrinar' políticamente al sustituto de González-Echenique. Soraya Sáenz de Santamaría está ya deslegitimada para ello, visto el 'éxito' obtenido, aunque el nuevo presidente de RTVE deba contar con su 'nihil obstat'. Ello obliga, directamente, al jefe del Ejecutivo a 'mojarse' y a señalar un candidato. Siempre ha sido así, desde los tiempos de Adolfo Suárez. Como los tiempos políticos del galaico presidente son de sobra conocidos, tampoco sería de extrañar que el asunto siguiera hasta el final de la legislatura en la carpeta de 'asuntos que el tiempo se encargará de resolver'. Ya se sabe que a Rajoy, esto de los medios le parece 'un tema menor'. Mientras tanto, RTVE continuará quebrada y los españoles -muchos de ellos aún en la ruina tras la crisis- seguirán avergonzados del modelo de gestión de su televisión pública y de escándalos como el de que un puñado de directivos se vayan un fin de semana a Lisboa a ver un partido de fútbol, a cuerpo de rey y a costa del contribuyente.

Bye bye, chispa de la vida
Almudena Negro www.gaceta.es 23 Mayo 2014

En Atlanta, en donde Coca-Cola tiene su sede, a nadie que esté en su sano juicio, se le ocurriría, conocido que un actor de un spot suyo es simpatizante de Al Qaeda, pedirle disculpas a éste, ponerse farruco con las víctimas del 11-S y decir que de retirada nada.

Pocas empresas gozan de mejor reputación que Coca-Cola, líder de ventas a nivel mundial e inventora de ese pagano Arias Cañete vestido de rojo que visita miles de hogares en Navidad, dejando regalos e ilusión a los más pequeños de la casa. La presencia de Coca-Cola (vale, puede que sea Pepsi, pero todos lo llaman Coca-Cola) en las estanterías de los supermercados es, se pongan como se pongan los antiamericanos más cerrados de mente, signo de prosperidad y libertad, que ambos conceptos van indefectiblemente de la mano. Como lo es la apertura de establecimientos de McDonalds ó Telepizza.

Pues bien, en España la reputación de la marca cayó en el MERCO, medidor de reputación empresarial, en el último año la friolera de 49 puestos. Sin duda, el batacazo tiene mucho que ver con el ERE de la embotelladora The Coca Cola Company. Pero no sólo.

Y es que la gestión de la comunicación de la empresa por parte de directivos como Marcos de Quinto, presidente de Coca-Cola España, parece haber sido ideada por la competencia. Atrás queda su enfrentamiento con sectores católicos españoles o sus posicionamientos políticos durante las acampadas del 15-M.

Verán, resulta que Coca-Cola había lanzado una campaña publicitaria que incluía un anuncio en el que un hijo le cuenta a su padre que se ha hecho del Atleti. Imagino que lo habrán visto. Pues bien, resulta que el actor que hace el papel de padre pertenece al mundo abertzale, cosa que Coca-Cola no tenía por qué saber hasta el momento en que Daniel Portero, presidente de Dignidad y Justicia, lo pone en su conocimiento al tiempo que pide la retirada del spot. Coca-Cola, en la línea que caracteriza históricamente a la marca y según relató Portero, se apresuró a pedir perdón por si hubiera herido alguna sensibilidad y el dichoso anuncio no volvió a verse en las pantallas. Hasta aquí, todo normal y la cosa pasó sin pena ni gloria.

Pero llegó Marcos de Quinto, quien parece empeñado en arruinar la reputación de su marca, al menos ante un sector de la sociedad española. Vía Twitter, afirmó que ni disculpas ni retirada. Que la campaña había terminado y punto. Por su parte, el responsable de comunicación de la zona norte, declaró respetar “todas las ideas” y afirmó haber pedido disculpas ¡al actor!

Se pueden imaginar cómo ha sentado esta reacción gratuita entre quienes han visto caer asesinados por bombas o tiros en la nuca a los suyos. Y entre quienes creemos que las víctimas del terrorismo son el referente de nuestra sociedad.

Está por ver qué consecuencias sobre la marca tendrá falta de sensibilidad, casi de humanidad, que han demostrado los directivos españoles. En Atlanta, en donde Coca-Cola tiene su sede, a nadie que esté en su sano juicio, se le ocurriría, conocido que un actor de un spot suyo es simpatizante de Al Qaeda, pedirle disculpas a éste, ponerse farruco con las víctimas del 11-S y decir que de retirada nada. Hacerlo provocaría, para solaz de Pepsi-Cola, una caída en ventas histórica del producto. Cosas de una sociedad sana.

Por mi parte, he decidido que en mi casa no vuelve a entrar una Coca-Cola mientras ésta no pida disculpas a las víctimas. Bye, bye, querida chispa de la vida. Te han manchado de sangre.


******************* Sección "bilingüe" ***********************
 

El corredor mediterráneo y los nacionalistas catalanes
Javier Orrico Periodista Digital 23 Mayo 2014

Desde que se produjo el debate sobre las vías de comunicación ferroviaria entre España y Europa, los nacionalistas catalanes encabezaron un grupo de presión, FERRMED, para conseguir que la vía prioritaria discurriera por el mediterráneo y no por Algeciras-Madrid. En ella incluyeron a andaluces y murcianos para hacer bulto y justificar con Almería y Cartagena, dos puertos de extraordinaria importancia, la vieja ruta que ya habían trazado los romanos. La más lógica en un país normal. Y la más absurda en un país que sabía que ese camino ponía de manera suicida nuestras comunicaciones con Europa en manos de los separatistas, que así nos tendrían cogidos por salva sea la parte para exigir, por ejemplo, el plácet español a una futura demanda de ingreso en Europa de la nueva Cataluña independiente.

Por supuesto, y como siempre, la única que lo vio venir fue cierta política malvada, y única muestra de inteligencia que ha dado el PP en muchos años, que apostó por el corredor central a través de Madrid. Y que debería, si no lo dijo ella, lo digo yo, continuar hacia Europa a través de Jaca y Canfranc (que enlazaría también con el mediterráneo desde Valencia), garantizándonos una vía con Europa libre para siempre de nacionalistas. A no ser que a los aragoneses también se les vaya la olla, como pasó y pasa con el Trasvase del Ebro, y se declaren catalanes nuevos para jugar a lo que los nacionalistas orientales de la Corona decidan.

Desde el principio sospeché, sin embargo, que el corredor mediterráneo no llegaría nunca a Murcia. Sólo a unos ingenuos (por no decir que un poco tontainas), como los empresarios y los gobiernos andaluz y murciano, se les ocurriría pensar que una alianza con los nacionalistas catalanes podía conducir a algo que no fueran ventajas para los nacionalistas catalanes. Y encima poniendo al frente a un furibundo nacionalista como Joan Amorós ("Sempre mirem de buscar aquesta dimensió catalana-europea. A mi, Madrid m’importa poc. M’importa molt més Catalunya, els Països Catalans, el conjunt occitano-català, etc."). La frustración de la Cataluña catalanista, que ha llevado a la actual situación, se debe a la propia naturaleza del nacionalismo: su incapacidad para incorporar a otras regiones a lo que pretendía ser un proyecto de España ya no sólo castellanocéntrica. Piensen que los que menos se han fiado siempre de ellos son sus viejos compatriotas de la Corona de Aragón, los ‘països’ valencianos y mallorquines, que huyen como de la peste cada vez que les hablan del proyecto imperialista catalán. Su histórica falta de generosidad, el eterno recelo identitario para diluirse en algo más grande, hacía que al final, como en la Operación Roca, los españoles sospecharan que Cataluña no buscaba nunca más que su propio beneficio. Y que, como en este caso del corredor, sólo usaban a los demás (a los ‘pijoapartes’ murcianos y andaluces) como batientes contra ‘Madrit’, pero jamás por solidaridad con el sur. Recuerden a Maragall: ni una gota de agua para el sur.

Ahora podemos leerlo (o mejor, no leerlo, porque ni Cartagena ni Almería aparecen) en el programa del candidato de Convergència, Ramón Tremosa, para las próximas elecciones europeas, en su capítulo de infraestructuras, punto 3, página 65: “Potenciarem el corredor mediterrani viari i ferroviari (València–Barcelona–Montpeller–Lió–Milà/París) per millorar la connexió de Catalunya amb els principals eixos viaris i ferroviaris d’Europa (Potenciaremos el corredor mediterráneo viario i ferroviario (Valencia–Barcelona–Montpellier–Lyon–Milán/París) para mejorar la conexión de Cataluña con los principales ejes viarios y ferroviarios de Europa”. Ahora ya el corredor empieza en Valencia (y sólo por mantener el mito de los ‘països’, porque en el fondo, si pudieran, cerrarían el puerto de Valencia). Ya no está ni ‘Alacant’, aunque en la introducción al capítulo dicen también que “la costa d’Alacant a Palamós pot ser i de fet ja comença a ser la millor porta d’entrada a Europa (la costa de Alicante a Palamós puede ser y de hecho ya comienza a ser la mejor puerta de entrada a Europa)”, hablando de las mercancías asiáticas y Europa. De Alicante a Palamós, pero empezando en Valencia. ¡Osti, tú, els països! Que se tienten la ropa los alicantinos. Y, sobre todo, ya saben los andaluces y los empresarios y el Gobierno murciano a qué llaman corredor mediterráneo estos barandas. Y ahora que sigan invitando a Amorós a zarangollo y pierna de cabrito.

Con paños calientes no se arregla el tema separatista en España
En Cataluña se puede considerar normal que un grupo de gamberros utilicen la violencia como medio para “convencer”
Miguel Massanet  www.diariosigloxxi.com 23 Mayo 2014

Como en todas las ocasiones en las que ocurre un suceso anormal –casi se puede considerar algo corriente el que, en Catalunya, un grupo de gamberros, que no es muy difícil identificar como fanáticos separatistas, aprovechan la más mínima ocasión para demostrar su verdadera catadura, utilizando la violencia como medio de “convencer” a quienes sustentan opiniones contrarias, de la conveniencia de permanecer “callados” y alejarse de su territorio de “caza”– y definimos como anormal el que, a un ministro del Estado español, se le pueda atacar a pedradas y a botellazos, poniendo en peligro su seguridad personal, sin que la policía local haya sido capaz de prever lo que era bastante fácil de imaginar, dada la violencia latente que subyace bajo este empeño utópico, pero que se ha permitido que se haya extendido por una gran parte del pueblo catalán, de conseguir la independencia de España.

En efecto, que el señor Espadaler, el consejero de Interior, conocido por su incapacidad para evitar este tipo de algaradas, pretenda atribuir al PP el que, unos centenares de gamberros, hayan sido capaces de poner en un mal trance a un ministro de España, atribuyéndolo a que el chófer había salido del local en el que se había celebrado el mitin por su trayecto normal, en lugar del recomendado por la policía; no es más que una boutade insostenible, si se tiene en cuenta que era perfectamente previsible que ocurrieran este tipo de ataques, dado el ambiente enrarecido creado aposta por los políticos catalanes, que han hecho del odio al Estado español su objetivo fundamental, con el propósito de favorecer un clima de crispación que, según ellos, favorece sus aspiraciones. La obligación del señor Espadaler era haber desplazado a Vilanova y la Geltrú un número suficiente de efectivos de la policía para que el señor ministro, señor Montoro, pudiera circular con perfecta indemnidad por la ciudad.

Los que ya no nos tragamos nada de lo que dicen los políticos catalanes, que han hecho, desde sus cargos públicos, bandera para fomentar la insurrección en Catalunya; estamos convencidos de que, detrás de todo este lamentable suceso, se esconden planes perfectamente orquestados desde los partido separatistas, para demostrar al PP que están dispuestos a todo con tal de apoyar sus exigencias del “derecho a decidir”; algo que ya se ha convertido para ellos en una petición indeclinable, porque saben que, si no lo consiguen, la credibilidad de quienes se han comprometido a lograr una rápida independencia de España, va a quedar por los suelos. Sin embargo, una vez más, y ya no recordamos en cuantas ocasiones hemos tocado tan delicado tema, tenemos que recordar que: una gran parte de la responsabilidad de lo que está ocurriendo en esta comunidad catalana, se le puede atribuir a los gobernante de Madrid y, no digamos lo que se puede decir de la inoperancia, incapacidad, bandazos políticos e incompetencia de la presidenta del PPC, la señora Sánchez Camacho que, con sus aspavientos y errores de apreciación garrafales, no ha conseguido otra cosa que alejar del partido a todos aquellos que pensábamos que el PPC era un bastión donde se defendían, a capa y espada, los valores, principios, filosofía y ética del PP del señor Fraga Iribarne.

No olvidemos que, entre las transferencias que de una manera absurda se les han concedido a los catalanes en virtud del famoso Estatut de Autonomía, de infausto recuerdo, está la de disponer de los mossos de escuadra, un grupo en manos de los gobernantes catalanes que han sido modelados a “su imagen y semejanza” de modo que su fidelidad, en el mejor de los casos y sólo para una minoría, está dividida entre su lealtad a Catalunya o a España. La mayor parte ni estas dudas tienen, ya que se consideran como el incipiente “ejército” de una Catalunya independiente. ¿Cómo se les va a pedir que actúen con contundencia contra los que consideran que están legitimados para reclamar en contra del gobierno central?. Yo no sé si el señor Montoro, que últimamente tan propicio se ha mostrado a darles subvenciones al gobierno catalán, para que sigan financiando sus aspiraciones separatistas, después de esta experiencia en tierras catalanas, sigue convencido de que aflojando la pasta y primando los créditos del Estado a Catalunya, van a conseguir que las aspiraciones nacionalistas disminuyan o al menos ( estamos convencidos que lo único que busca el gobierno del señor Rajoy es que le dejen terminar la legislatura sin tener que enfrentarse al órdago catalán) que se demoren unos cuantos años.

La solución ya la tenemos en la propia Constitución y si el tema nacionalista, tanto vasco como catalán, sigue siendo un desafío cada vez con más fuerte y con más apoyo ciudadano, no se debe a otra cosa que a una errónea política del PP, que ha confundido lo que es tener una mayoría en el Congreso y en el Senado, que les hubiera permitido cortar de raíz aquellos primeros escarceos secesionistas que ya se habían manifestado durante el gobierno del señor Rodríguez Zapatero si, cuando se hicieron cargo del gobierno, hubieran dejado claro al señor Mas y a sus satélites los límites que existían para sus alocadas peticiones; con lo que es gobernar en minoría que requiere lograr acuerdos que, en ocasiones, impiden poner en práctica las política conveniente y necesarias para el progreso de la nación, máxime en tiempo de crisis.

Y es que en este país parece que todo el mundo quiere mandar. Las izquierdas, protestando y poniendo en el asadero al Gobierno, porque no lleva a cabo las políticas que ellos proponen; cuando, señores, han sido las causantes del desplome de nuestra economía y de que, en estos momentos, nuestros desempleados rocen la cifra de los seis millones. Los separatistas acudiendo a sus dos grande mentiras: el mostrase europeos y pretender convencer, a los que les piden los votos, de que una Catalunya independiente entraría pronto en Europa y, por otra parte, de la autosuficiencia de la economía catalana para asumir los costes que comporta el sostener a una nación independiente; algo que, en las actuales circunstancias, los mismos que predican la independencia saben positivamente que no está a su alcance el poder garantizarlo.

Claro que el apoyo del PSOE al Gobierno en este escabroso tema es visiblemente mejorable. Hay ocasiones en las que, si uno escucha a los distintos directivos de los socialista, por la forma distinta de expresarse, por sus propuestas claramente anticonstitucionales y por su afán de desmarcarse del PP, aunque sea en un tema de Estado como es el de luchar unidos contra cualquier intento separatista; nos da la sensación de que existe un doble lenguaje en el que, por una parte hacen guiños al separatismo, buscando una respuesta federal al tema vasco y catalán y, por otra, quieren dar la sensación de que apoyan la Constitución española aunque piden una renovación que no se sabe si es para variar los aspectos unitarios y solidarios recogidos en la misma o para convertir a España en un tipo de Estado federal, del que no hemos tenido experiencia y que, en gran parte ( en ocasiones sobrepasándolo en transferencias) ya hemos visto como funciona con el actual sistema de comunidades autónomas.

Ayer un acoso violento al señor ministro; mañana un desafío soberanista y… qué mas tendremos que aguantar hasta que se recobre la sensatez, se acaben los ataques al Estado de Derecho y se vuelva a restablecer la normalidad y la paz en un país que nunca debiera de haber permitido que se pusiese en tela de juicio su integridad y solidaridad. O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadanos de a pie, vemos avanzar el desorden, la violencia y el caos en nuestro país.

Aragón / política/educación
El Gobierno de Aragón seguirá costeando las clases de catalán en colegios de la «Franja»
roberto pérez / zaragoza ABC Aragon

En cumplimiento de la Ley de Lenguas, habrá tanto clases de «aragonés oriental» como de catalán oficial, este último como asignatura opcional y equiparado a las lenguas extranjeras
El Gobierno de Aragón seguirá costeando las clases de catalán en colegios de la «Franja»

Aragón incluirá como asignaturas de libre configuración autonómica sus modalidades lingüísticas propias: las hablas de los valles pirenaicos y las de las comarcas limítrofes con Cataluña y con la Comunidad Valenciana. Este último es el aragonés oriental, con claras similitudes con el catalán pero con usos diferenciados y consolidados a lo largo de los siglos como modalidad lingüística propia y específica de esta parte de Aragón.

La enseñanza de estas lenguas propias convivirá, en la zona limítrofe con Cataluña (la Franja de Aragón) con las clases de catalán oficial en un buen número de centros públicos de enseñanza, en los que se enseña el catalán desde hace décadas, según han confirmado a ABC fuentes del Ejecutivo autonómico.

Las lenguas del Pirineo y las del Aragón oriental son las modalidades recogidas como lenguas propias de esta región por la ley que aprobó Rudi a principios de la legislatura. Modificó la que había dejado aprobada el PSOEde Marcelino Iglesias pocos años antes, en la que el catalán era tipificada legalmente como «lengua propia» en Aragón.

Rudi eliminó esa consideración. Apostó por la tesis de que las hablas históricas del Aragón oriental no son exactamente el catalán oficial, el normalizado, sino unas lenguas diferenciadas: las «modalidades propias del Aragón oriental».

Esta ley resultó polémica y desencadenó una oleada de críticas por parte del nacionalismo catalán e incluso por la propia Generalitat. Críticas que, en suelo aragonés, compartieron —y siguen compartiendo— el PSOE y los nacionalistas de CHA.

La Ley de lenguas y la enseñanza
Ahora toca trasladar esta Ley de Lenguas de Aragón a los colegios. Todavía no está claro cómo se hará exactamente, pero sí las líneas generales. Por ejemplo, las mismas fuentes han indicado que las modalidades lingüísticas del Aragón oriental serán ofertadas como asignaturas de libre configuración autonómica, de forma que los colegios que lo deseen puedan impartirlas. También se ha confirmado que eso no supondrá la desaparición de las clases de catalán en los centros públicos que las imparten, localidades limítrofes con Cataluña en los que se viene enseñando el catalán desde hace décadas, con el apoyo activo de la Generalitat.

Eso quiere decir que se podrá dar el caso de colegios en los que se imparta al mismo tiempo el «aragonés oriental» y el catalán como asignaturas optativas, pese a la similitud lingüística entre uno y otro.

El catalán se seguirá impartiendo como una asignatura opcional, de libre elección por los centros que lo deseen, y en la práctica quedaría configurada en la categoría de lenguas extranjeras.

Pese a las diferencias surgidas por la política lingüística, el Gobierno aragonés de Luisa Fernanda Rudi (PP) renovó esta legislatura el convenio con la Generalitat para favorecer la promoción y enseñanza del catalán en el Aragón oriental, un convenio que se viene renovando desde hace décadas. Fuentes de la Consejería de Educación han indicado que, pese a que el catalán oficial no es propio de esta parte de Aragón, su proximidad con Cataluña hace que tanto la propia población como las autoridades educativas consideren de interés dar la oportunidad a los alumnos de formarse en el catalán normalizado para abrirles oportunidades laborales de futuro en la vecina región catalana.

'Más claro agua' (13TV) debate sobre el anuncio interpretado por un actor proetarra
Daniel Portero carga contra Coca-Cola: "Que contraten a Otegui para el próximo spot"
El presidente de Dignidad y Justicia no entiende que la compañía no pida perdón
Juan Velarde, Periodista Digital 23 Mayo 2014

El programa ‘Más claro agua' (13TV) volvió este 22 de mayo de 2014 sobre el tema del actor contratado para protagonizar la campaña de Coca Cola. Resulta que pese al alborozo generalizado porque la compañía de refrescos decidió retirar el spot al enterarse que el actor era un proetarra, ahora, tras conocerse las disculpas de Coca Cola por la puerta de detrás, las críticas contra Coca Cola no se han hecho esperar.

La directora y presentadora de la tertulia política matinal de 13TV, Isabel Durán, presentaba así la cuestión:
"Estábamos muy contentos de que Coca Cola España hubiera sido sensible a la petición de las víctimas del terrorismo, en concreto de Dignidad y Justicia, porque habían denunciado por carta, al presidente Marcos de Quinto, que retirasen ese spot porque el artista invitado resulta que es un etarra que abiertamente hace apología del terrorismo y al enterarse Coca Cola había retirado ese vídeo".

Y añadió
"Sepan ustedes que el presidente de Coca Cola en España, Marcos de Quinto, acaba de emitir un tuit diciendo que ni retiramos el anuncio ni nos disculpamos y el gerente de Coca Cola en la zona norte, que se llama Gonzalo Márquez, acaba de decir que muestra su respeto absoluto a todas las ideas y sensibilidades, que se han visto envueltos en una polémica que no la han buscado y el acto, Gotzon Sánchez, de los Sánchez de toda la vida, ha equiparado a las víctimas con los etarras en una entrevista en la Cadena SER y además se ha mostrado a favor de que se derogase la doctrina Parot y que los etarras salieran a la calle".

Seguidamente, a través del teléfono, intervino el presidente de la Asociación Dignidad y Justicia, Daniel Portero, que fue muy claro en su exposición.
"Al presidente de Coca Cola le he mandado una respuesta vía Twitter y le he dicho que me he quedado sorprendido porque eso no era lo que se me había trasladado a mí desde la dirección general. A mí se me comunica que se retira toda la publicidad existente de este anuncio y que la sensibilidad con las víctimas del terrorismo va a ser siempre lo primero, que ha colaborado con la Fundación de Víctimas del Terrorismo, que va a seguir colaborando y que emitirían una nota que llegó por ejemplo a Europa Press donde se pedía perdón por las sensibilidades heridas".

Portero argumentó que:
"Este cambio de actitud donde precisamente el periódico El Mundo ensalza la labor de Coca Cola por haber rectificado, se ve absolutamente empañado. He intentado volver a ponerme en contacto con la dirección de Coca Cola, de hecho les voy a decir que si no son claros en sus afirmaciones o si no posicionan con las víctimas, si siguen en esa equidistancia, se lo comunicaremos a Coca Cola global en Atlanta. La carta ya la tengo preparada y además contaré una serie de episodios acaecidos en los años 2001 y 2002 que de momento prefiero callar y en los que Coca Cola también está implicada".

"No entiendo esta salida de pata de banco del presidente de Coca Cola y no entiendo que después de haber cerrado una polémica, volver a abrirla".

Sobre las causas del cambio de opinión, el presidente de Dignidad y Justicia entiende que:
"Los episodios que sucedieron a principios del 2000 fueron organizados por Coca Cola sección norte. En su momento se hizo una publicidad en el diario Gara donde aparecía Coca Cola y eso se denunció porque era sostener económicamente a periódicos herederos de Eguin. Yo no quiero llegar a informar de estos a Estados Unidos, pero si no hay un cambio tendré que hacerlo y, desde luego, en Estados Unidos no se andan con tonterías con respecto al terrorismo. Pido una aclaración urgente".

La periodista Curry Valenzuela, presente en el plató, dijo la siguiente frase:
"Que la cámara me enfoque bien y que la audiencia haga el favor de no comprar Coca Cola hasta que se arrepienta de haber contratado a este señor y soy la primera que se suma a pedir a la gente que no vuelva a comprar Coca Cola y así este tema se acabaría porque ya está bien. Es una vergüenza".

Luis Balcarce, redactor jefe de Periodista Digital, subrayó que:
"Lo que es contradictorio en todo esto es que hablamos de una empresa que no vende refrescos, sino que vende la idea de felicidad y si ésta es la manera de vender felicidad, pues ya me dirás"

Daniel Portero volvió a intervenir y sobre el actor dijo que:
"Su primer error es que él ya habla del conflicto, cuando no existe ningún conflicto. Además él justificó que iba a seguir apoyando a los presos de ETA para que salieran en libertad. Alguien así no puede participar en un spot publicitario de una empresa como Coca Cola porque desde luego si lo que vende es felicidad, a algunos nos está amargando la vida".

Isabel Durán ofrece un último dato, un tuit de Marcos de Quinto, presidente de Coca Cola en España, que le dice a una periodista que la empresa nunca ha mirado las ideologías de los actores que contratan sus agencias. Daniel Portero remachó el balón centrado por Durán para sentenciar categóricamente. "Pues nada, que contraten a Otegui para el próximo spot"

La molicie ética y el relativismo ideológico ponen a la compañía de Marcos de Quinto en aprietos
Coca-Cola ya fue denunciada en 2010 por patrocinar una prueba deportiva que homenajeaba a un etarra
  latribunadelpaisvasco.com 23 Mayo 2014

El asunto viene de lejos. Coca-Cola España, que a pesar de las críticas de las víctimas del terrorismo ha mantenido su relación con el actor protagonista de su última campaña publicitaria conocido por apoyar a los miembros de la banda terrorista ETA, ya fue denunciada en 2010 por financiar actividades socio-culturales que apoyaban a los miembros de la organización criminal. El 31 de diciembre de aquel año, la empresa de refrescos dirigida por Marcos de Quinto no dudó en patrocinar económica y materialmente la tradicional carrera de San Silvestre que se celebraba en San Sebastián, al igual que en otras muchas ciudades españolas, pero que en la capital guipuzcoana tenía lugar en homenaje al miembro de ETA Alejandro Auzmendi "Satza", fallecido en un tiroteo con la Guardia Civil el 15 de enero de 1986.

Solamente tras la denuncia que efectuó la revista digital vasca “Euskadi Información Global” de aquel patrocinio, y después de que la asociación de víctimas Voces contra el Terrorismo planteara un recurso ante la Audiencia Nacional para paralizar la San Silvestre donostiarra de aquel año, Coca-Cola aceptó retirar el apoyo a aquel evento.

Esta forma de actuar de Coca-Cola España, como se ve ya larga en el tiempo, era explicada ayer mismo por Gonzalo Márquez, gerente de comunicación de Coca-Cola para la zona norte, cuando dejaba entrever a los periodistas que, para su empresa, es lo mismo ser una persona que apoya a ETA, como el actor Gotzon Sánchez, que ser una víctima de la banda criminal, como Daniel Portero, hijo de Luis Portero García, fiscal jefe del Tribunal superior Justicia de Andalucía, asesinado por ETA el 9 de octubre de 2000 y artífice de la última denuncia contra la compañía de refrescos. “Tenemos un respeto total a la forma de pensar, a todas las sensibilidades, a todas las maneras de pensar. No tenemos ningún problema en este sentido. Sólo faltaría: nos hemos visto envueltos en una polémica que no hemos buscado".

Lo que algunos definen como el progresismo éticamente lacio e ideológicamente lampiño de Marcos de Quinto, presidente de Coca-Cola España, ya fue evidenciado hace unos meses por José Ignacio Munilla, obispo de San Sebastián, quien denunció los constantes ataques a los cristianos que el máximo responsable de Coca-Cola España dirigía a los cristianos a través de su cuenta en Twitter. “He tomado una decisión personal, que es beber agua pura y cristalina en vez de Coca-Cola hasta que el horizonte se aclare un poco más, porque a mí me parece que el presidente de Coca-Cola en España ha cometido un error muy grande y que debería de rectificar”, dijo el obispo.

Sobre De Quinto, un directivo peculiar especialista en convertir el inconformismo y la “desobediencia” en una estretegia empresarial, Munilla afirmó en su momento que “un presidente de una compañía como Coca-Cola debe tener encaje y debe saber que los consumidores de sus productos son todo tipo de personas. Y además, yo tengo el concepto de que la línea de esta empresa, en concreto, en su línea publicitaria, suele ser una línea bastante respetuosa con los valores familiares y sociales. Y esto encaja bastante poco con las declaraciones que ha hecho este presidente.”

Cataluña, ante el desafío secesionista
Isabel Coixet: 'No creo que el nacionalismo ayude a nada ni que el catalán sea distinto'
"No creo que a una Cataluña independiente las cosas le fueran mejor", afirma la cineasta catalana
 www.lavozlibre.com 23 Mayo 2014

Barcelona.- La directora de cine Isabel Coixet es catalana pero, como tantos otros, pese a que Artur Mas quiere vender lo contrario, no abraza el independentismo. Y no tiene miedo a decirlo. “No creo que a una Cataluña independiente las cosas le fueran mejor”, afirma.

La directora de películas como ‘Mi vida sin mí’ o ‘La vida secreta de las palabras’, ganadora de cinco Premios Goya, compara el nacionalismo con la religión porque no se lo cree. “No creo que el nacionalismo ayude a nada ni que el catalán sea distinto, en este sentido, de todos los que hemos visto en Europa. Las señales que mandan los grupos nacionalistas están impregnadas de un papanatismo que no es nuevo, que de hecho es muy viejo. La Liga Norte no dice nada que no se dijera ya hace doscientos cincuenta años, por ejemplo”, explica Isabel Coixet, nacida en San Adrián de Besós (Barcelona) hace 54 años, en una entevista en ‘Jot Down’.

“Y las razones de este nacionalismo están muy claras. En Cataluña gobiernan unas familias y lo mismo hacen en Andalucía, en España y allá donde mires. Ahora la pervivencia de esta oligarquía está basada en arrastrar a la menestralia catalana a esta especie de nacionalismo enfervorecido que no me creo, que no me puedo creer. Me ocurre lo mismo que con la religión: me encantaría creérmelo, de verdad. ¡Es tan bonito! Me despertaría por la mañana diciendo: ‘¡Qué bien, he nacido aquí, soy la hostia!’. Ojalá”, añade.

“Me encantaría ser como la gente esa que acecha en las esquinas pidiendo firmas para la independencia, pero no puedo. Y observo con perplejidad cómo personas descreídas de repente abrazan esta nueva fe, y creen, y discuten, y gritan. Yo no voy a gritar. No me da la gana. Y eso que cada vez que opinas en público, bueno. Desde mensajes anónimos a insultos, gente que pide tu cabeza… Un horror”; concluye.
 


 


Recortes de Prensa   Página Inicial