AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 28  Mayo  2014

Rajoy sigue sin entender nada
EDITORIAL Libertad Digital 28 Mayo 2014

Si bien el presidente del Gobierno ha asegurado este martes "entender" a las personas que en su día les dieron su confianza y ahora se la han retirado, el resto de su primera declaración pública tras el 25-M delata claramente que sigue sin hacer la menor autocrítica y sin entender nada de las razones por las que, por primera vez, más de la mitad de los participantes en unas elecciones han negado su voto a los dos grandes partidos. Prueba de ello es el empeño del presidente por hacer equiparable el sano bipartidismo que impera en Alemania o en Estados Unidos con la degradación de PP y PSOE, que nunca han renunciado, incluso cuando han gozado de mayoría absoluta, a llegar a acuerdos con formaciones separatistas o de extrema izquierda que están en los antípodas de todo lo que tenga que ver con la "moderación".

Buena prueba de que Rajoy sigue sin entender a los que le han retirado su confianza es su empeño en afirmar que en las "grandes cuestiones" no se están equivocando, o su "esperanza" en que la gente comprenda al final que no han tomado "decisiones caprichosas ni que respondieran a prejuicios ideológicos", sino pensadas para "defender los intereses generales en una situación muy difícil".

Lo que Rajoy debería entender es que lo que le reprocha esa parte de su electorado que ahora se ha abstenido o votado a otras formaciones no es que haya actuado con "prejuicios ideológicos", sino que lo haya hecho con absoluta deslealtad al programa y a los principios que tradicionalmente enarbolaba el PP. Lo que le reprochan es que el Gobierno del PP haya utilizado la ciertamente "difícil situación" como excusa para emular y en ocasiones, incluso, superar al del PSOE. Lo que le reprochan es que apele a unos "intereses generales" para apuntalar un sobredimensionado sector público y justificar una subida de impuestos que no sólo traiciona lo que Rajoy despectivamente llama “prejuicios ideológicos” del centroderecha, sino que es responsable del retraso y la debilidad de la recuperación económica. Lo que le reprochan es que predique pero no practique las reformas y que, en nombre del “interés general”, el PP haya blindado con el PSOE la politización de la Justicia, el despilfarro autonómico, la cesión como forma de apaciguar a ETA, la renuncia a combatir ideológica, financiera y judicialmente a las formaciones nacionalistas que abiertamente apuestan por romper España. Es esta percepción de la continuidad del zapaterismo bajo siglas del PP en las “grandes cuestiones”, en las que Rajoy cree no haberse equivocado, lo que ha llevado a muchos a no votar al PP o a hacerlo a otras formaciones con aspiraciones regeneracionistas. A este electorado incomprendido por el presidente del Gobierno no le sorprenden los elogios que Rajoy y Arriola han dirigido a Rubalcaba.

Rajoy no entiende ni quiere entender a quienes en su día le dieron su confianza y ahora se la han retirado. Lo que le interesa es recuperarlos simplemente por el temor a una izquierda radicalizada nutrida por quienes dieron en su día su confianza al PSOE y ahora se la han retirado. Rajoy confía en que este temor a la caótica revolución de los antisistema le sirva para apuntalar el decadente y degenerado statu quo. Conviene que esto lo entienda todo el mundo.

Podemos (implantar la miseria)
Aleix Vidal-Quadras www.gaceta.es 28 Mayo 2014

El nuevo partido Podemos, cuyo nombre es una copia descarada del yes, we can de Obama, a cuyo equipo creativo de campaña dudo que hayan pagado los correspondientes derechos, ha obtenido un éxito considerable en las recientes elecciones europeas y acapara en estos días la atención de los medios. La génesis de esta formación, sus mentores intelectuales y su habilísima utilización de las redes y de la televisión han sido asimismo objeto de amplios y pormenorizados análisis. Sin embargo, hay una cuestión que sólo ha merecido comentarios de pasada, que tiene un considerable interés. Se trata de su programa, de las consecuencias que tendría su aplicación y de su viabilidad en el mundo real. Sus propuestas de expropiación de todos los pisos vacíos en manos de los bancos para crear un parque de vivienda pública, la instauración de la jornada de treinta y cinco horas semanales de trabajo, la jubilación universal a los sesenta años, el pago de un salario de subsistencia a todo ciudadano por el hecho de serlo, la asignación con carácter universal de una pensión no contributiva que permita una vida digna, la fijación de un salario máximo múltiplo indeterminado del mínimo y la eliminación de toda ayuda pública a la enseñanza de iniciativa social, dibujan un panorama que sería aterrador si no fuera delirante. Una sociedad abierta no puede funcionar sin el respeto a dos principios básicos: la garantía del derecho de propiedad y la libertad de conciencia. Las medidas que Podemos afirma querer aplicar los liquidarían a ambos y transformaría España en una pesadilla totalitaria. El conjunto de puntos programáticos con los que Podemos ha amasado más de un millón de votos conduciría, además, al colapso financiero del Estado porque no hay presupuesto que aguante, incluso en tiempos de bonanza económica, la onerosa carga que representan los generosos beneficios sociales que ha prometido Pablo Iglesias, sobre todo teniendo en cuenta que sus planteamientos ahuyentarían la inversión y el capital humano de calidad de manera vertiginosa.

Podemos nos ofrece un paraíso colectivista del estilo de la Cuba castrista y lo hace en un Estado-Miembro de la Unión Europea, construcción jurídico-económico-política que hace de la economía de mercado su elemento definitorio. Imaginemos un futuro en el que los españoles hacen largas colas con la cartilla de racionamiento en la mano para obtener un par de huevos y un saquito de patatas, en el que los cortes de electricidad les dejan a oscuras con regular frecuencia todas las noches, en el que las jineteras pueblan la Castellana a la caza del extranjero provisto de euros, en el que Podemos, convertido en partido único, impone sus tesis mediante la represión más feroz. Que semejante horror haya merecido un apoyo tan notable da una medida de la desesperación de mucha gente castigada por la crisis y del fracaso de una partitocracia corrupta que ha perdido por completo la confianza de un gran número de ciudadanos.

Podemos capitaliza las ganas colectivas de vomitar
S. McCoy El Confidencial 28 Mayo 2014

Ha sido una campaña electoral de asco, de auténtica repulsión, infame. Las dos grandes fuerzas políticas de este país, PP y PSOE, han dado un espectáculo de vergüenza ajena no sólo durante las dos semanas de duración de la misma, sino en los meses precedentes. Ha quedado más clara que nunca su endogamia de casta y su completa indiferencia respecto a los ciudadanos y sus preocupaciones. Ha primado el interés no ya partidista, sino personal, frente a lo que se ponía en juego: el futuro de España a través de la legislación europea. Cada gesto, cada declaración aumentaban las náuseas de un electorado harto. Podemos, el único antisistema declarado, se ha limitado a capitalizar esas ganas colectivas de vomitar.

La sucinta relación de hechos es la siguiente.
Introducción. Los socialistas eligen a Elena Valenciano como candidata, una persona sin estudios que fuera de la política –y de su demagogia circundante– apenas serviría para bedel en una facultad. Apelar a su experiencia europea es como afirmar que, por estar tras su mesa abriendo aulas, la sabiduría le ha llegado por ciencia infusa. Analicen sus discursos y encontrarán el vacío más inmenso fuera de los tópicos habituales de la progresía. Un insulto a la inteligencia. Mariano Rajoy postergó, por una mera cuestión táctica que sólo se explicaba desde su desidia a la hora de mover pieza, la designación de Miguel Arias Cañete como cabeza de lista, dilatando innecesariamente la capitalización humana del discurso programático del Partido Popular, si es que alguna vez lo hubo. Para qué. Forzarle a mentir antes de su cantada designación no es que contribuyera en mucho a que iniciara esta andadura con la confianza del votante. De vergüenza ajena. La fiera, anestesiada.

Nudo. El desastre más absoluto, el momento en el que ambos quedaron manifiestamente en evidencia, fue con motivo del debate televisado. Tras unos primeros días de exposición pública sin apenas repercusión, debido al luctuoso suceso del asesinato de la presidenta de la Diputación de León, se enfrentaban a una oportunidad única para engrandecer sus respectivas figuras y mostrar altura de miras ante unos comicios que aventuraban lo que finalmente ha sucedido: una enorme fragmentación del voto y emergencia de las formaciones antieuropeístas. Debían persuadir. Sin embargo, todo se planteó en clave nacional, con múltiples acusaciones ad hominem que concluyeron con un debate ficticio sobre el machismo que no interesaba a nadie. El intento de capitalización por parte de Valenciano de ese desliz, y la ocultación de Cañete con motivo del mismo, ponían de manifiesto la verdadera cara del bipartidismo nacional: una lucha encarnizada por el poder como instrumento de uso y disfrute y no como herramienta de servicio al elector. Las discusiones sobre la idoneidad del andaluz como comisario europeo tenían a la gente ojiplática. ¿De qué va esto? Fruto de su idiocia y su indolencia intelectual es un castigo del voto que ha convertido esa opción en improbable en cualquier caso. La fiera se despierta.

Desenlace. No es de extrañar que ese hastío larvado que había ido creciendo en una parte significativa del censo y no encontraba lugar donde canalizar su descontento haya optado por la única formación que busca reventar el sistema desde dentro. La constatación de que PP y PSOE no quieren resolver los problemas sino solventar sus problemas ha dado alas a un equipo de intelectuales cuya declaración fundamental, llena de concesiones sociales y de renuncias internacionales de imposible financiación y materialización, es como maná en el desierto –Pablo Iglesias me perdone por la referencia bíblica– para aquellos que aún mantienen su fe en la utopía comunista, aquella que se presenta como fuente de 'derechos' y garantías para los que la desean –hasta 69 referencias en su programa al vocablo frente a una sola mención de la palabra ‘obligación’– y se termina convirtiendo siempre en yugo para quienes finalmente la padecen, excepción hecha de la oligarquía dominante. Yes, we can. Tú y yo, por encima de la macro y de la micro, del déficit o de la deuda, de los acuerdos y tratados. Una ensoñación basada en el todo para el pueblo pero con el pueblo, mueran los ricos. El mundo del pequeño poni. La fiera da un zarpazo.

Del análisis postelectoral en clave interna que han realizado tanto PP como PSOE se deriva que no han aprendido la lección. Lo que el voto a Podemos ha puesto de manifiesto es que el sistema hace agua y que o se regenera de raíz –algo que iría contra el interés de los dos partidos dominantes y que se antoja, por tanto, inviable por más que vayan directos a una muerte lenta de no hacerlo–, o España se verá abocada a una permanente situación de inestabilidad a la italiana no tanto por una peor gobernabilidad, sino por la aparición de paraestados a resultas del desapego ciudadano. Las papeletas que han ido a estos neoparlamentarios con coleta y camisetas reivindicativas no volverán al redil de los grandes, al menos, en el medio plazo. Sus imposibles promesas no han pasado por el yugo de la experiencia. Su virginidad en tareas de gobierno facilitará su mitificación, salvo disensión interna. Y no se van a dar en nuestro país las circunstancias económicas y sociales para que se recupere la confianza en personajes que a día de hoy provocan indignación, grima y hasta arcadas en quienes les eligieron en el pasado y les comienzan a dar masivamente la espalda.

O se empieza a mirar hacia arriba, y para eso hacen falta estadistas, o la mediocridad de los elegidos nos llevará a un hoyo de difícil salida. Hora de exigirlo.

Una etapa nueva para una nueva España
José Luis Ortín www.vozpopuli.com 28 Mayo 2014

Con las recientes elecciones ha empezado el proceso que se veía venir. Y era deseable que llegara porque los responsables políticos de la desesperanza que padecemos no han sido capaces de anticiparse a las consecuencias de su ignominia, que ojalá fuera solo por incompetencia. Los responsables socialistas y populares de la última docena de años y sus homónimos nacionalistas periféricos han cavado el foso que ahora les separa de la sociedad a la que dicen servir y a la que mienten sin pudor ni reparo. Y la mayoría de esa ciudadanía, cansada de sus torpezas, ineficacias, engañifas y corrupciones, ha empezado a enseñarles la puerta de salida. Empieza una nueva etapa.

Personajes para la historia
Una nueva era que debería alumbrar una sociedad, con valores también diferentes, que hiciera posible una nueva España. Una nación donde un personaje con el proceloso pasado político de Rubalcaba sea impensable que llegue a dirigir un partido político. O que, en la acera de enfrente, siga siendo presidente del Gobierno quien estafa a sus votantes, caso de Rajoy, y pueda continuar como si tal cosa con sus responsabilidades porque sus valores éticos no le obligan a lo contrario o porque sus gobernados soporten con una desmoralizante apatía las más evidencias que sospechas de que ha estado cobrando sobresueldos en dinero negro y que su partido, bajo su responsabilidad, ha estado manejando fondos no fiscales de procedencia corrupta.

Ante el desastre obtenido en las urnas uno ha dicho que se larga, ¡alabado sea Dios!, y el otro, fiel a su contumacia diletante, anuncia un plan para reanimar al PP a partir de septiembre. Algunos pensamos que el tándem Zapatero-Rubalcaba pasará a la historia como el liquidador del centenario PSOE, pero Rajoy lo hará él solito –con sus cuates Arenas y Montoro sonriendo en primera fila- como el rompedor de la unión del centro derecha español que tanto esfuerzo y trabajo costó a sus antecesores.

Herederos
A los socialistas ya les han salido varios partidos que aspiran a su herencia social, algunos con éxitos sucesivos en diversas elecciones, como el de Rosa Díez, y otro muy reciente: el de Pablo Iglesias; vaya coincidencia con el histórico tipógrafo fundador. Y a los populares pronto le saldrán opciones ciertas de derecha real –lo de Vox es difícil que permanezca como tal y en solitario pero miremos a Francia- mientras crecerán los más centristas que ya cuentan con cierto bagaje, caso de Ciudadanos de Rivera.

Como aviso a navegantes, sería bueno que el citado exitoso homónimo del histórico Pablo Iglesias aclarara si responden a la realidad sus alabanzas ejemplarizantes al desaparecido Hugo Chaves venezolano. Más que nada para que nadie se llamara a engaño respecto a su verdadera filiación política. Hermana, por otra parte, del núcleo duro de Izquierda Unida que defiende a capa y espada la dictadura castrista de Cuba, entre otras lindezas pseudodemocráticas.

Separatismos
Y lo de los nacionalistas catalanes se parece cada vez más a sus colegas vascos. La burguesía centroderechista de uno y otro lado perderá su hegemonía política a favor de los radicales independentistas de izquierda o su extrema, que reman a favor de los nuevos tiempos. El problema de la unidad de España tiene en esas dos regiones el antiguo problema de siempre y ya no hay lugar a las contemplaciones. Se ha dejado crecer la feria de los despropósitos y no tiene solución fácil; ni difícil tampoco con medidas estrictamente políticas.

Los gobernantes democráticos centrales han ido cediendo atribuciones y dinero a los nacionalistas periféricos porque en el fondo era lo que en realidad venían reclamando, pero ahora es otra cuestión. Ha crecido una especie de dignidad nacionalista catalana de amplio espectro ideológico que ya cuenta con la mayoría minoritaria social de la que antes carecía. Y pronto será mayoría absoluta.

Ese tren, por culpa de las ambiciones nacionalistas y de la miopía de los gobiernos centrales y del enanismo político de quienes los han presidido y de sus partidos, no tiene freno salvo algún improbable milagro de sensatez, hasta que llegue a la estación que se han puesto como meta. Mientras es cuestión de dinero casi todo tiene solución. Pero cuando se entra en el mundo de los sentimientos es difícil vencer al de un pueblo. Y ese ha crecido en Cataluña alimentado por la estulticia de demasiados políticos de pacotilla a ambas orillas de la futura frontera. Esperemos que en ningún caso se parezca a la barbarie sanguinaria sufrida durante demasiados años por el conflicto vasco, cuando no a algo aún peor.

Votar con la cabeza y la cartera
El tiempo nuevo para una nueva España no va a ser fácil tampoco en sus orígenes porque la dispersión política no garantiza paz política precisamente, y sufriremos sus consecuencias, pero nada cambia sin el precio correspondiente. Será necesario para construir una nueva ciudadanía y el pago que habremos de satisfacer por nuestra inmadurez democrática al votar por impulsos, romanticismo, principios trasnochados o costumbre, en lugar de hacerlo con una mano en la cabeza y otra en la cartera. Lugares donde residen nuestro futuro, nuestra vida y el bienestar de quienes queremos.

Afortunadamente, nuestros nietos ya no tendrán que pasar ese sarampión; nuestro tiempo les servirá de vacuna. Agárrense que vienen emociones fuertes.

PERDER LA ÉPOCA
DAVID GISTAU ABC 28 Mayo 2014

Si la Transición fue una época de integración, la actual lo es de desintegración, de revancha y dispersión

ME dispongo a escribir de política en un periódico con la intuición de que es un ejercicio estéril. O, al menos, residual si se compara con los tiempos en que en la calle había un diario debajo de cada brazo y los periódicos eran ámbitos de discusión, fuerzas creadoras, catalizadores de la vida pública. Los periódicos han perdido las elecciones. Han perdido la época. Han sufrido la parte que les correspondía y a esto hay que añadir las caídas en ventas en el meneo a las estructuras convencionales y al diálogo social tal y como lo concebíamos. Los periódicos forman parte de «lo viejo», por usar el término que fatigan los portavoces de Podemos en ese advenimiento suyo que ha propiciado entre los más impresionables un temor de fin de régimen que en las fantasías más audaces incluye el regreso de la Corona a Estoril. Si la Transición fue una época de integración, la actual lo es de desintegración, de revancha y dispersión, de apetencias terminales.

El sistema, y por contagio quienes lo ocupan, están podridos (hasta llevar corbata delata a un podrido). Quienes lo confrontan son puros por definición, más allá del ideario concreto que traigan oculto, en el que nadie repara porque solo interesa el castigo. Este paradigma primario desplaza la conversación nacional a escenarios que descartan los periódicos y proponen las colisiones, los brochazos emocionales y la demagogia de las tertulias, eficazmente utilizadas por quienes han pedido que les sea encomendada la venganza de los frustrados. Es inútil toda pedagogía. Hay políticos antaño convencionales que ahora mudan al populismo para mimetizarse y ser invitados a participar en el «share» del relato del desastre. Incluso el concepto de izquierda pertenece ahora al mundo de extramuros de lo institucional, de forma que el PSOE ha dejado de ser tenido por un partido de izquierdas, ya sólo es para muchos de sus votantes fugitivos un cómplice de la endogamia culpable, en cuyos reservados estaban invitados a almorzar los periódicos.

Si se atiene a la inmediatez táctica, el PP podría considerar una buena noticia el asalto electoral de Podemos y la fragmentación de la izquierda, que condena al PSOE a la mendicidad pendular en un momento en que puede dejar de ser interlocutor de Estado si sale de aventura para reñir votantes a IU y Podemos, o para encontrar pactos que lo reintegren en un bloque de izquierda con discurso nuevo. Con sus votantes desmotivados, decepcionados, cuando no ultrajados por las mentiras electorales, el PP de pronto encuentra una amenaza extremista que está a las puertas de San Jerónimo y que podría permitirle presentarse ante las clases medias como un protector de la estabilidad. Probablemente no vaya a disponer de ningún otro argumento electoral en la sucesión de elecciones hasta las generales. Pero ocurre que buena parte de la clase media ya no es la que ansiaba conservar cuanto tenía, trabajo, atención médica, colegio y vacaciones (el obrero que bebía Perrier en Bahamas de Tom Wolfe). Está tan vapuleada, tan imbuida de presagios apocalípticos, y al mismo tiempo tan harta de que le falle la política tradicional en asuntos que incluyen la corrupción, que habrá que ver si no tiene finalmente una inclinación experimental que la haga buscar siglas nuevas, también en el ámbito del PP, de momento solo abstencionista, sin temor a fracturar una partitocracia que de todos modos está herida. Es difícil que cuaje el miedo entre quienes creen haber perdido ya.

Andalucía
El elemento del crimen
José Luis Roldán Libertad Digital 28 Mayo 2014

No. No voy a escribir sobre la película de Lars Von Trier y la Europa decadente que vislumbraba, aunque lo preferiría, puesto que aquí, en el paraíso andaluz, hablar de la corrupción del régimen es como clamar en el desierto. A la vista está ese 47% de votos con que los andaluces han premiado la corrupción juntera, justo en los días en que la policía registraba Torretriana y se llevaba flagonetas repletas de papeles; esos papeles que Susana en su new deal de colaboración con la Justicia intentó escamotear a la juez Alaya. Dan ganas de gritar, como el poeta, si esto es el paraíso, Dios, si este es tu obsequio, te doy las gracias —gracias— y te digo: Guárdalo para ti y para tus ángeles...

Así que no. Esto no va de cine, por desgracia, sino de la cruda y gris realidad andaluza. Para ser más precisos, va de aquellos elementos sin cuya colaboración —activa o pasiva— jamás habría podido perpetrarse el crimen: los colaboradores necesarios.

Si el Gabinete Jurídico hubiese cumplido con su obligación de denunciar la ilegalidad de los ingeniosos instrumentos jurídicos utilizados para eludir la aplicación de las leyes; si la Inspección General de Servicios hubiese hecho uso de las facultades de intervención directa que le otorga el ordenamiento jurídico para velar por el cumplimiento de la legalidad y eficacia administrativa; si la Intervención, a la que la ley atribuye el control de la legalidad de los pagos, no hubiese entregado la llave de la caja fuerte, ninguno de los grandes escándalos de corrupción que percochan la imagen de Andalucía hubiese sido posible.

No habría caso ERE, ni caso Invercaria, ni caso Idea, ni caso Matsa, ni caso Ojeda Avilés, ni caso Faffe, ni ley del enchufismo, ni un dilatado etcétera, si la Intervención y la Inspección de Servicios -casualmente todos ellos funcionarios de libre designación política, ergo dóciles- y el Gabinete Jurídico (cuyos letrados actúan bajo la superior dirección del consejero de la Presidencia, casualmente, hasta anteayer, Gaspar Zarrías) hubiesen obrado con rectitud, probidad y profesionalidad.

Son, pues, corresponsables de lo que sucede. La mayoría por omisión pusilánime, otros por recompensada incuria y alguno por abyecta acción o inducción. Mas, a la postre, todos felones.

Y como hablamos de la Junta de Andalucía no podía faltar el elemento chungo, el punto de esperpento, la nota bufa. El que fuera jefe intemporal de uno de esos elementos del crimen, Francisco del Río, jefe del Gabinete Jurídico desde 1982, ha sido imputado por la ebúrnea diosa Alaya. Para no refutar a Quevedo, que dijo que en España los grandes delitos se coronan, el hombre fue condecorado en las zahúrdas de San Telmo por los expresidentes Rodríguez de la Borbolla (Pepote o Pepe I, en el mundo), Chaves y Griñán (Pepe II, el Sencillo, para los amigos) con la Cruz de Honor de San Raimundo de Peñafort por su "contribución esencial a lo largo de estos últimos 30 años", su papel de "constructor de buena parte del entramado institucional de nuestra comunidad" y por “haber dado un nivel de excelencia a la función pública de Andalucía” (¡ay, que me descojono!); con tales apologetas (más jetas que apolos) y con tales discursos encomiásticos no cabe la sorpresa ante la decisión inculpatoria de la juez, pues, más que otra cosa, los tres padrinos parecían emular a los asesinos de Viriato, por cierto sevillanos.

Lo que si sorprende, sin embargo, es que un miembro de la Orden de San Raimundo de Peñafort -que recompensa el mérito en pro de la Justicia y del Derecho- se niegue a colaborar con la Justicia. Y, más aún, sorprende que, siendo la Junta de Andalucía parte acusadora en esos procesos, el jefe de su Gabinete Jurídico se niegue a responder las preguntas de la juez. Que siga, pues, la farsa.

Alerta sobre los procesos de radicalización que tienen lugar en el continente
Europol llama a no bajar la guardia contra ETA y dice que la amenaza del terrorismo islamista sobre Europa sigue siendo elevada
  latribunadelpaisvasco.com 28 Mayo 2014

Los actos de terrorismo cometidos en la Unión Europea durante 2013 causaron la muerte de siete personas, según el informe “EU Terrorism Situation and Trend Report 2014” hecho público por la Europol.

La Oficina Europea de Policía, encargada de luchar contra el terrorismo y la delincuencia organizada en el ámbito de la UE, también destaca en su informe que durante los últimos meses se ha producido un aumento sostenido del número de ciudadanos europeos secuestrados en diferentes lugares del mundo por grupos terroristas de inspiración religiosa.

Con respecto a la banda terrorista ETA, el informe de Europol destaca que aunque la organización criminal continúa manteniendo su “alto el fuego definitivo”, la violencia callejera atribuida a grupos juveniles de apoyo a ETA sigue teniendo lugar, aunque “en niveles muy bajos”.

Europol también destaca que al menos dos acciones terroristas de sabotaje ferroviario fueron realizadas en 2013 por grupos de apoyo a ETA y pone de manifiesto que Francia continúa siendo el campo de almacenamiento de material (armas, explosivos, placas de matrículas, etc.) de la organización terrorista vasca. “Dicho equipo podría ser utilizado para una posible reanudación de las acciones terroristas”.

Europol también matiza en su informe que aunque ETA, durante 2013, se reafirmó en su voluntad de avanzar en el proceso de paz, “el grupo no se distanció categóricamente de su pasado violento”. Además, algunas personas vinculadas a ETA no están de acuerdo con este proceso de paz y “expresaron su disposición a reanudar la actividad terrorista”.

Europol destaca, por otro lado, que la Audiencia Nacional española ha decidido incluir a Resistencia Galega en el catálogo de organizaciones terroristas, “ya que tiene el objetivo de subvertir el orden constitucional”.

ISLAMISMO Y RADICALIZACIÓN
Europol insiste en que la amenaza del terrorismo islamista en Europa sigue siendo elevada y destaca el hecho de que ciudadanos de la UE, después de viajar a zonas en conflicto para participar en acciones terroristas, puedan regresar al viejo continente con la voluntad de cometer acciones de terrorismo. Esto ocurre especialmente en Siria, país al que han viajado decenas de musulmanes residentes en Europa con el fin de luchar contra las tropas de Bashar al-Asad. Estas personas, tras entrenarse y adiestrarse en la guerra siria, pueden regresar a la UE como potenciales organizadores de futuros e inesperados atentados islamistas, según explica Rob Wainwright, director de la Europol.

Por otro lado, la comisaria Cecilia Malmström alerta contra los procesos de radicalización que se están produciendo en la UE, “ya sea de derechas, de izquierdas, nacionalista o religiosa. Tenemos que reforzar el trabajo para responder a la amenaza de la radicalización. Cuando los movimientos populistas y xenófobos están creciendo en Europa, es importante tener esto en cuenta”.

Las principales cifras que dibujan la situación del terrorismo en la UE según el EU Terrorism Situation and Trend Report 2014, son las siguientes: siete personas murieron durante el pasado año como resultado de los ataques terroristas en la UE; 152 ataques terroristas se llevaron a cabo en los Estados miembros; 535 personas fueron detenidas por delitos relacionados con el terrorismo, y 313 procesos judiciales se llevaron a cabo por cargos relacionados con el terrorismo.

“La amenaza terrorista en la UE sigue siendo aguda y diversa”, dice el informe. La mayor proporción de los ataques terroristas en la UE se relaciona con grupos separatistas, aunque el número se redujo significativamente en 2013 en comparación con años anteriores. La mayor parte de los incidentes separatistas, sin embargo, fueron de pequeña escala.

La mayoría de los Estados miembros de la UE sigue contemplando el terrorismo de inspiración religiosa como una amenaza importante, tal y como lo demuestra el aumento significativo en el número de detenciones. Dos ataques y varios planes de atentados frustrados en 2013 ilustran esta amenaza. “En 2013, Al- Qaeda y los grupos terroristas afines en el extranjero siguieron alentando ataques organizados dentro de la UE, con el objetivo de provocar víctimas indiscriminadas”.

Con respecto al terrorismo de izquierdas y anarquista, el número de ataques y arrestos aumentó en comparación con años anteriores. “Los extremistas de derecha pueden mostrar un comportamiento violento e intimidante, pero no suelen emplear formas de actuación terrorista”. Una excepción a esta regla, en 2013, ocurrió cuando un individuo en solitario, ligado a la extrema derecha, realizó cuatro atentados en el Reino Unido.

La rabia o el programa fiscal de Podemos (aunque no paguemos)
Francisco de la Torre www.vozpopuli.com 28 Mayo 2014

“Los impuestos son política”. Ésta es una realidad que se suele olvidar a menudo, no sólo por parte de los profesionales, sino también por parte de alguno políticos. Otros, sin embargo, hacen de los impuestos el eje de sus propuestas. Esto viene a cuento porque algunos lectores de mi libro ¿Hacienda somos todos? me han pedido una valoración del programa fiscal de Podemos, a la vista de su éxito en las elecciones europeas. En el libro expongo las propuestas fiscales de varios partidos políticos, entre ellos Izquierda Unida pero cuando lo escribí este nuevo partido político no existía, y su programa es mucho más radical que casi cualquier cosa que uno haya visto en los últimos tiempos.

El programa se puede consultar aquí y una excelente valoración jurídico tributaria, realizada por el profesor Leopoldo Gandarías en su blog El pensamiento está libre de impuestos aquí. En este artículo me quiero centrar en el gasto a financiar, antes de comentar algunas medidas fiscales.

En primer lugar se quiere establecer la edad de jubilación en 60 años. Esto dispararía el gasto en pensiones hasta unos niveles casi insostenibles. En segundo lugar, también se quiere establecer una renta básica para todos, por el mero hecho de ser ciudadano. Esto supone un gasto descomunal: suponiendo una renta mínima en el umbral del salario mínimo interprofesional, que está en algo más de 9.000 euros al año, estamos hablando de un gasto potencial de decenas de miles de millones de euros, que sale, simplemente de multiplicar el número de parados sin prestación por 9.000 euros. Por supuesto, esto no dejar de ser una estimación muy conservadora: habría cientos de miles de personas que dejarían de trabajar, o pasarían a hacerlo en negro, para cobrar esta "renta mínima ciudadana".

Esto se quiere financiar mediante una fiscalidad progresiva y "lucha contra el fraude fiscal". Si tenemos en cuenta que España ya cuenta con uno de los IRPF más elevados del mundo, parece difícil obtener mucha recaudación adicional por la parte de arriba, por la de los ricos. Esto supondría un gran aumento de los impuestos a las clases medias: somos los únicos que podríamos pagarlo, así que, "paguemos" y hagamos pagar a los defraudadores. La lástima es que, más allá de endurecer sanciones, no esté muy claro en el programa cómo se hace pagar a los defraudadores.

Aún así, sólo estos dos programas consumirían cualquier incremento de impuestos, y también cualquier mejora en la lucha contra el fraude fiscal. El resto del programa, por ejemplo, la recuperación del control público de "sectores estratégicos", que supone realizar masivamente expropiaciones, probablemente conllevarían más gasto público. Esto obligaría a España a endeudarse. Sin embargo, con las propuestas de Podemos, siendo muy suaves, no lo tendría fácil. Se propone una auditoría ciudadana para delimitar que parte de la deuda pública y privada es ilegítima, y en consecuencia, se dejaría de pagar. Aquí, desde luego, late la rabia y la indignación contra la banca, pero creo que no es una buena idea. Por una parte, el impago de la deuda dejaría quebrado al sistema financiero, que es imprescindible. Sin sistema financiero no se puede conectar el ahorro con la inversión y la economía simplemente se desmorona. El sistema financiero es una parte esencial de una sociedad civilizada, por lo que, si se ha corrompido, hay que reformarlo; la alternativa es la pérdida masiva del dinero de los depositantes, es decir, el caos.

Más allá de endurecer sanciones, no está muy claro en el programa cómo se hace pagar a los defraudadores

El otro 'problemilla' de repudiar la deuda, en este caso pública, es que nadie te presta más. Esto supone un lujo carísimo si se tiene superávit, pero si hay déficit hace imposible financiarlo. La solución a esta imposibilidad es que el Banco Central Europeo compre toda la deuda que emitan los Estados, “directamente y sin limitación alguna”. Esta propuesta del programa efectivamente soluciona el problema de financiar el déficit público, a costa simplemente de destruir la moneda por la hiperinflación. No es teoría, ya pasó en la Alemania de los años 20 y fue una de las causas del auge del nacionalsocialismo. Sin remontarnos tan lejos, en Venezuela, con prácticas de este tipo se alcanzó recientemente la inflación más elevada del mundo en estos momentos: el 56%. Ya señalaba Keynes que la forma más segura de destruir las bases del capitalismo es corromper la moneda.

Con este panorama, las medidas específicamente fiscales tienen poca importancia, pero alguna de ellas es muy exótica. Así, se propone crear un tipo de IVA superreducido para productos básicos. Probablemente, es lo más factible del programa, porque ya existe y es del 4%. Eso sí, habría que complementarlo con un impuesto incrementado para bienes de lujo, entre el 30% y el 35%, es decir, la resurrección del impuesto franquista sobre el lujo. Además, se propone "suprimir" las sicav o acabar con los paraísos fiscales… No es que no se abuse, por ejemplo, de las sicav, pero, por supuesto, aquí, como en todo el programa, falta algún matiz…

Desde luego, hay buenas ideas, aunque algunas de difícil aplicación práctica, como las relativas al intercambio de información, la obligación de la banca de informar de las actividades de las filiales o la obligatoriedad de que las multinacionales desglosen por países su actividad. Sin embargo, en las medidas fiscales parece brillar más las ganas de hacer pagar a los 'ricos' que un planteamiento coherente para financiar un gasto público que crecería de forma exponencial, como hemos visto.

Esta rabia se vislumbra especialmente en el establecimiento de continuas sanciones penales: rebajando el límite del delito fiscal a 50.000 euros o estableciendo sanciones penales a las empresas que coloquen dinero en paraísos fiscales (se supone que antes de que hayamos acabado con ellos)… Sólo pensar en los miles de casos pendientes de delito fiscal, y cuya tramitación lleva a veces más de una década, me hace pensar que no podemos extender indiscriminadamente el ámbito del delito fiscal sin colapsar definitivamente los Tribunales.

En fin, podría continuar el comentario pero haría el artículo interminable. Sólo un par de observaciones. En primer término, el sistema fiscal tiene graves fallos recaudatorios y de equidad. En este sentido, una propuesta de izquierdas con un apoyo popular importante podría ser una aportación muy beneficiosa. Sin embargo, la difícil viabilidad de casi todo lo que hemos visto, y de lo que se puede leer en el programa, hace muy complicado que nada de esto no ya prospere sino que simplemente sea tomado en serio. En segundo lugar, "la indignación es el camino al lado oscuro": este tipo de propuestas, irrealizables, sólo conducen a la frustración.

De todas formas, sí que creo que el resultado de las elecciones europeas influirá en la política fiscal en España. De momento, ya lo ha hecho en Francia con una rebaja de impuestos; pero eso lo comentaremos en un próximo artículo.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Partido Popular
La grandeza de Mayor Oreja
Emilio Campmany Libertad Digital 28 Mayo 2014

Viendo lo que se ve en el PSOE, donde a Rubalcaba le salen sucesores como a La Charito amantes, todos disfrazados de gente nueva cuando apestan a naftalina y zapaterismo, rancios como mantequilla de posguerra; viendo lo que se ve en el PP, donde se pitorrean de su electorado y afirman con descaro que se van a seguir pitorreando de él, me acuerdo hoy, entre melancólico y nostálgico, de Mayor Oreja.

En la carrera política de don Jaime hay tres aciertos de extraordinaria relevancia por haberse producido contra corriente. El primero fue avisar de la falsedad de la tregua-trampa de ETA en 1998. Aznar no quiso escucharle y jugó, como el otro, a si sale, sale. Aquello sólo sirvió para proporcionar luego a Zapatero valiosísima munición con la que defender su proceso de rendición. Es verdad que Aznar no ofreció nada comparado con lo que concedió Zapatero, pero esos matices no importan en nuestros debates de brocha gorda. Luego tuvo el de demostrar con Redondo Terreros que en el País Vasco se podían ganar las elecciones sin hacer ni una concesión al nacionalismo, al separatismo y mucho menos al terrorismo vascos. Le faltó muy poco para ser lehendakari. Ahora, tanto PP como PSOE han inclinado la cerviz una y otra vez y ambos son, especialmente el PP, prácticamente irrelevantes en la región. El tercero fue denunciar la negociación con ETA llevada a cabo por Zapatero y las trampas que había en ella. Y lo hizo a pesar de los muchos que en su partido le indicaban con el dedo en los labios que callara. No se calló, y donde quisieron escucharle, que fue en pocos sitios, dijo lo que pensaba y contó lo que sabía.

El último gran rasgo de grandeza ha sido el de retirarse por no querer ser cómplice de este PP que ya nada tiene que ver con él, especialmente en el modo en que concibe la lucha antiterrorista. Y lo ha hecho sin dar portazos, sin estridencias, sin malos modos y sin esperar nada. De esa manera, ha puesto en evidencia a su partido, que no sólo no le ha agradecido los muchos servicios prestados, sino que ha preferido mantenerlo escondido, no vaya a ser que sus votantes recordaran que un día hubo en él gente con principios. Podía haber caído en la tentación de irse a Vox, a ver si lograba seguir siendo europarlamentario. Podía haber dado cuartos al pregonero e irse a un periódico a largar contra Rajoy y acaparar tres o cuatro efímeras portadas. Pero no lo ha hecho.

Nadie en Génova le ha dado las gracias en público, nadie le ha rendido homenaje, nadie ha recordado esos aciertos logrados a contrapié. Y no se le ha oído ni una queja, ni un reproche ni un desahogo. Por mi parte, no me queda más que decirle que tiene mi modesto agradecimiento, y estoy seguro que el de muchos otros españoles.

Elecciones europeas. La deriva a la extrema izquierda
La vida no funciona tal y como la presenta el señor Pablo Iglesias
Miguel Massanet  www.diariosigloxxi.com 28 Mayo 2014

Creo que las elecciones Europeas en España han dejado al descubierto una peligrosa tendencia a una atomización y profusión de formaciones políticas, una tendencia que ha ido surgiendo como setas a medida que, el descontento, se ha ido apoderando de la ciudadanía a causa de la crisis económica y la subsiguiente falta de trabajo. Si ha habido una primera y profunda desafección, primero hacia el PSOE por haber sido el partido que con su forma de gobernar permitió que España se sumiera en una crisis y recesión que nos condujeron al borde del rescate y, en segundo lugar, hacia el PP por haberle correspondido emprender unas políticas de recortes, de aumento de impuestos y de incumplimiento de muchas de sus promesas electorales; es evidente que ello ha contribuido a que, aquellos partidos extremistas, movimiento populistas y de indignados hayan ido cristalizando en distintas formaciones que han pretendido entrar en política, ayudados por el desencanto de muchos ciudadanos que no se han conformado con seguir soportando la carga de la depresión y buscan, ansiosos, un clavo al que asirse que es posible que crean encontrar en esos nuevos Mesías de la izquierda, que prometen mejorarles el nivel de vida y sacarles de la pobreza, sin que sean capaces de decir con claridad cómo se proponen conseguirlo.

La deblacle sufrida por los dos principales partidos del país, PSOE y PP, les ha dado alas a multitud de pequeños corpúsculos a la izquierda de IU, la mayoría de ellos sin presencia testimonial, pero que, no obstante, como la ERC, en Catalunya, han conseguido resultados que, en toda su larga vida política nunca hubieran pensado obtener. Sin duda, todos estas formaciones, con 1 o 2 representantes para el Parlamento Europeo, quedarán fagocitados, juntamente con otros muchos, dentro de grupos que tendrán que compartir con otros que, con toda probabilidad, no compartan sus objetivos ni, incluso, sus políticas. Sin embargo, no deja de ser preocupante por el efecto distorsionador que puedan tener en futuras elecciones, las municipales ya están a la vuelta de la esquina, y principalmente en las legislativas del 2016.

Lo más preocupante, para España y los españoles, será que la aparición de grupos como el liderado por Pablo Iglesias ( también se las trae la semblanza del nombre), el recién estrenado Podemos que, de forma increíble y en apenas con seis meses de existencia, ha conseguido la friolera de más de 1.200.000 votos, con cinco puestos en el PE, situándose en la quinta posición del país, con 5 escaños en Bruselas. Lo curioso es que, cuando el proyecto comunista de Marx y Lenín ha quedado obsoleto, desacreditado, fuera de uso y desechado en toda Europa; una nueva cepa parece que quiere resurgir en España de la mano de este joven que, en su ideario, no tiene nada nuevo que aportar y sí mucho de lo viejo que condujo a la miseria a todos los países de detrás del telón de Acero. Pero, entre la juventud española, aquellos años del derrumbe del comunismo en Europa ya no son más que datos históricos, apenas si los habrá que hayan vivido aquella época y, en todo caso, sería durante su infancia; por consiguiente estas ideas, propuestas y medidas económicas, tales como fijar una salio mínimo para todas las personas y uno máximo del que no se pueda pasar, para una juventud en paro que, lo único a lo que aspira, es a trabajar y divertirse; es muy posible que le suene a música celestial.

Claro que la vida no funciona tal y como la presenta el señor Pablo Iglesias, ni resulta tan fácil conseguir el dinero para poder pagar un salario mínimo a todo el mundo, trabaje o no, ni resultaría eficiente y práctico que a una persona capacitada para ascender a lo más alto se le limitara las posibilidades de prosperar de acuerdo con su rendimiento y sus méritos. Todos estos `proyectos, probablemente cargados de buena fé, o no, no son más que señuelos para movilizar a la gente, provocar ( como el mismo parece querer indicar ) tumultos en las calles y convertir el país en un nuevo campo de batalla con la única consecuencia final que agotar la paciencia de Europa y de los países que hoy en día mandan en la economía, de modo que acabáramos expulsados de ella, al margen de la ayuda de sus bancos y reducidos a nuestras únicas posibilidades que, como es fácil de colegir, no nos conduciría más que a una lenta agonía en la que, sin duda, aquellos que ahora intentan levantar en rebelión a la juventud, serían los primeros en abandonarla para largarse a otros países a predicar sus utopías.

Claro que, cuando se rasca un poco en la piel de este enfant terrible de la revolución social, vemos que pertenece a la fundación CPES que ofrece al régimen chavista asesoramiento en derecho, economía y política, por lo que percibe 320.560 euros anuales; una cifra que no es precisamente la que recibiría un Ché Guevara cualquiera que predicara empobrecer a los ricos para mejorar a los pobres. Lo malo de este señor es que tiene varias carreras y capacidades para conocer a la perfección las consecuencias de una política stalinista para la sociedad lo que, si cabe, todavía hace más odiosa su conducta de engañar a la juventud, sabiendo que no hay otro camino para salir adelante que el trabajo, el estudio, el esfuerzo y la productividad para ayudar a un país a crear riqueza que, a la vez, produce trabajo y ello bienestar. Estos intentos de desestabilizar el sistema no hacen más que contribuir a entorpecer la recuperación de nuestro país, asustar a los posibles inversores foráneos y llenar de ideas absurdas y proyectos quiméricos a una juventud que lo que precisa es prepararse a fondo para poder aprovecharse de los primeros atisbos de recuperación que se presenten.

El peligro de que estos antisistema vayan proliferando, es lo que nos convence de que, este país, necesita: tanto a un PSOE fuerte y ocupando su lugar como social democracia en el ámbito político español; como a un PP de centro derecha, para que, el uno con el otro, se vayan compensando de modo que, la nación, se encamine por la senda recta del progreso, si es que queremos un lugar estable dentro de la CE. Es preciso que el Partido Socialista, se refunde, restablezca sus instituciones internas, se serene y recupere su posición de centro izquierda, como les sucede a sus homólogos alemanes y franceses; dejando las veleidades extremistas de izquierdas y comunistas para las minorías, de modo que nunca consigan ocupar un lugar relevante en la política española.

Seguramente, el señor Cayo Lara, en estos momentos, debe ser el que más preocupado está con la aparición y el éxito electoral de Podemos y, por ello, es muy probable que no tardemos en ver como intenta fagocitar a esta formación emergente, para asegurarse de que, a su izquierda, no queden posibles rivales que le disputen la hegemonía que ha conseguido en las últimas elecciones, en las que ha logrado captar a una gran parte de los socialistas disgustados con la deriva de su propio partido. El PSOE, sea quien sea su nuevo secretario general, debiera evitar seguir su política equivocada y estéril de viraje hacia la izquierda y recuperar el partido que, en su día, presidió el señor Felipe González, que tanto contribuyó, junto a UCD, a que la transición se desarrollara dentro de una ejemplar normalidad.

Es obvio que el resultado de las elecciones Europeas ha dejado a los españoles un mapa complicado de distintas tendencias que sería preciso, para el bien de los españoles, que cuanto antes se clarificara y se despejaran las incógnitas que hoy penden sobre nuestra nación. O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, vemos como surge un nuevo peligro para nuestra democracia.

La palindromía de Navarra
El caprichoso y cíclico devenir de la Historia podría hacer que la Navarra del siglo XXI retorne a escenarios ya olvidados
Germán Gorráiz López  www.diariosigloxxi.com 28 Mayo 2014

Karl Marx en su libro “El 18 Brumario de Luis Bonaparte (1852), escribió “La historia se repite, primero como tragedia y después como farsa”, con lo que se anticiparía casi dos siglos a la palindromía de la realidad navarra. Así, el caprichoso y cíclico devenir de la Historia podría hacer que la Navarra del siglo XXI retorne a escenarios ya olvidados de las banderías irreconciliables del medieval Reyno de Navarra (agramonteses y beaumonteses). Asistamos pues a la tragedia de la sinrazón colectiva y a la farsa de la sinrazón de la Historia navarra. Todo empezó con el acuerdo tácito logrado “in extremis” y entre bambalinas por el Urdidor Mayor de la Corte Castellana, Rubalcaba y el ex-Virrey de Navarra Miguel Sanz para evitar una coalición de beaumonteses escindidos (PSN) y agramonteses varios (Geroa Bai e IU) , conocida como el Marzazo, convertirá al Reyno de Navarra en el gigantesco escenario de una singular tragicomedia en Tres actos que tendrá como hito el mutis por el foro de los dos amantes despechados (Barcina y Jiménez) y como final previsible la reinstauración de un Gobierno de Coalición beaumontés UPN-PSN (Doctrina del Quesito), dada la falta de liderazgo, división e inacción de los actores secundarios ( bando agramontés).

Recordar que tras el fallido gobierno de coalición agramontés-beaumontés (Agostazo de 2007), asistimos a la Constitución de un Gobierno beaumontés en minoría (UPN-CDN) que en la práctica funcionará como un Tripartito (UPN-CDN-PSN), ejerciendo los socialistas una oposición tan leal y constructiva que serán en realidad sus propuestas las que serán apoyadas por el poder en un espléndido ejercicio de ventriloquismo escénico y como pago por su magnífica interpretación, recibirán del Maestro de Corella y futuro Virrey Miguel Sanz, todo tipo de cargos y prebendas políticas (Presidencia de las Cortes de Navarra, Presidencia de las Cendeas de la Cuenca de Pamplona, Defensor del Pueblo y Embajador ante la Corte Castellana), participando en el entreacto en una sistemática política de marginación de Nafarroa Bai (grupo agramontés tolerado por el Poder) en los pregones oficiales y en el quehacer político diario.

Sin embargo, las ansias de poder del Gran Magister de Corella (Miguel Sanz) le llevaron a hacer añicos el hermanamiento entre los beaumonteses (UPN) y sus tradicionales aliados y fiadores en la Corte Castellana (PP) y autoproclamarse Virrey de Navarra, decisión que suscitó un inusual eco mediático en los mentideros y pregones de la capital del Reino de Castilla y desembocó en un traumático divorcio UPN-PP y una posterior disputa por la custodia de la heredera al trono navarro (Yolanda Barcina), quien finalmente acabó en los brazos protectores de su nuevo Tutor (Miguel Sanz), dada su minoría de edad.

Mientras, las huestes socialistas (facción escindida de los beaumonteses por disputas de facerías y comunales en la Ribera y Zona Media), se habían convertido en árbitros de la contienda debido a la división de las huestes beaumontesas (recordemos que el Virrey Sanz condenó al ostracismo a las huestes beaumontesas lideradas por el respetado Infanzón de Torres de Elorz Juan Cruz Alli por usar en demasía el euskera), dedicándose en adelante a apoyar sin ningún tipo de complejos al Virrey Sanz en la aprobación de las Cuentas del Reyno. Así, tras la celebración en la capital del Reyno de las Juntas Generales de las Huestes Socialistas, el candidato bendecido por la Corte Castellana, el Infanzón de Pitillas Roberto Jiménez, logró una holgada mayoría sobre la variopinta y maltrecha oposición interna (Socialistas Riberos Auténticos) y se dedicó a apoyar con lealtad sincera al Virrey Sanz, política que le acarreó la pérdida de jirones de su primitivo ideario socialista y posteriores sinsabores matrimoniales.

Sorpresivamente, el Virrey Sanz abdicó en las históricas Juntas Generales del Bando Beaumontés (2009) y proclamó a Barcina como heredera legítima al trono de Navarra y caudilla de los beaumonteses, dejándole como herencia las arcas forales esquilmadas, la Cámara de Usura de Navarra (CAN) encallada en un acantilado catalán (CaixaBank) a pesar de ser pilotada por el experto lobo de mar Enrique Goñi , recibiendo Sanz como pago “por sus inestimables servicios en defensa de la integridad y gobernabilidad del Reyno de Navarra” la Presidencia de la Cámara de Carruajes de Navarra.

Mientras, la Princesa tuvo la desgracia de que la Maga Blanca de la Corte navarra (Lourdes Goicoechea), sufriera un severo ataque de cataratas crematística que le impidió definitivamente realizar el conjuro mágico con el que conseguía año tras año edulcorar la cuenta de resultados y lograr el superávit de las arcas forales, por lo que desesperada por la Deuda contraída por su mentor el Virrey en su autocrático reinado, se vio obligado a buscar un pretendiente entre las huestes socialistas que le pudiera aportar los denarios necesarios para sufragar sus campañas mediáticas contra los agramonteses.

El ex-virrey ejerció como padrino de la Princesa y logró su objetivo de que su antiguo aliado el Infanzón de Pitillas llegara al poder tras su boda morganática con la princesa Barcina (matrimonio de la mano izquierda). En la atalaya de su nueva posición, los nuevos Reyes se entregaron a la ardua tarea de rescatar de las exangües arcas forales los últimos maravedíes e invertirlos en la construcción de una nueva cañada que enlazara Castilla con Ultrapuertos (TAV), pero la falta de empatía y los continuos desaires a la nueva Reina en la fiestas de palacio forzó a la Señora a recurrir al Tribunal de Rota para lograr la disolución de su matrimonio, debiendo en adelante la Señora soportar con dignidad su soledad presupuestaria y los desaires parlamentarios del Tercer Brazo (pueblo llano) en las Cortes del Reyno.

La asunción de un poder absoluto por parte de Barcina tras las Juntas Generales del 2009 y su posterior abrazo con el defenestrado aliado castellano (PP) tras su divorcio con el Infanzón socialista, provocó la aparición de una corriente disidente en las huestes de la Ribera promovida y azuzada por el maquiavélico Sanz (bando de la boina), partidarios del nombramiento como caudillo de los beaumonteses del respetado Infanzón de Corella Antonio Catalán y de reeditar la Doctrina del Quesito beaumontés, por lo que en las Juntas Generales que se celebraron en la capital del Reyno tuvo lugar un intenso debate interno que a punto estuvo de haber acabado con la defenestración de la Princesa castellanizada Barcina.

Sin embargo, la Señora (tras sembrar el miedo escénico con la amenaza de elecciones anticipadas), consiguió las voluntades necesarias para lograr la mayoría simple y salió fortalecida como Caudilla única de las huestes beaumontesas, debiendo el Infanzón de Corella retirarse abatido a sus cuarteles de invierno (Presidencia del Parlamento) y esperar la ocasión propicia para defenestrar a una Princesa de nuevo libre y enamorada. Así, tras probar el bebedizo del amor y entrar en el limbo de la inconsciencia, no fue capaz de sospechar la intriga que se estaría desarrollando en los sótanos del Palacio para provocar su derrocamiento y que con nocturnidad y alevosía logrará la convocatoria urgente de Junta Extraordinaria del Partido Agramontés Auténtico (UPN) antes de las elecciones a las Cortes del 2015 y que terminará con la defenestración de la Princesa, su obligado exilio a la Corte de Madrid, la restauración de la Doctrina navarrista del Quesito beaumontés (Gobierno UPN-PSN con la aquiescencia de la facción beaumontesa castellana (PP) y el regreso a la Corte navarra del antiguo Virrey Sanz como Presidente del Tribunal Supremo de la pureza ideológica Beaumontesa.

Mención aparte merece el olvidado caudillo de los beaumonteses centralistas del PP, (el telemático Cervera) quien regresó disfrazado de monje a la Capital del Reyno para recoger el plano de un tesoro escondido al pie de las murallas (el arca de la Caja) y que tras ser apresado por los soldados de la Ciudadela al confundirlo con un espía agramontés, deberá demostrar su pureza de sangre beaumontesa en un proceso judicial sin fecha de caducidad.

En la otra orilla ideológica, tras verse acorralado el bandolero agramontés montaraz (papel asignado a ETA) en su guarida de Ultrapuertos, decidirá finalmente la entrega de las armas y su incorporación a la vida política en una nueva bandería agramontesa (Sortu), enseña que acabará aglutinando a la mayoría de los agramonteses moderados (Nafarroa Bai,Geroa Bai, Aralar) y a los antiguos agramonteses levantiscos declarados fuera de la ley, (Herri Batasuna), que vieron como eran detenidos y encarcelados sus miembros más relevantes y como se iba debilitando paulatinamente el eco de sus voces en el viejo Reyno y aunque la antigua Embajadora Plenipotenciaria de los Agramonteses Moderados ante la Corte Castellana, la ubicua Uxue Barcos fue llamada de urgencia a la capital del Reyno para abanderar una nueva enseña (Geroa Bai), no tardará asimismo en ser fagocitada por la nueva “estrella caníbal del firmamento agramontés” (Sortu), quedando IU-EB (bandería próxima a los agramonteses pero discrepante sobre las enseñas) gravitando en su órbita de influencia.

Asistiríamos así a una sorprendente peripecia teatral en la que Sortu podría ser revestida como la segunda fuerza en las próximas elecciones a las Cortes de Navarra del 2015 pero no logrará alcanzar el poder debido a la división propiciada por la miopía política de los juantxos agramonteses, dibujándose un escenario en que la Cámara quedaría dividida en dos bloques antagónicos e irreconciliables (Agramonteses y Beaumonteses).Ello hipotecará el devenir político del viejo Reyno lastrado por la esquilmación de las arcas forales en el virreinato de Miguel Sanz, la drástica disminución en la recaudación de diezmos a un pueblo llano exhausto por las sucesivos levas y la inanición financiera que le supondrá la continuación de la cañada transfronteriza (TAV), lo que aunado con la desaparición del opíaceo inhibidor de la conciencia crítica colectiva (Osasuna), imposibilitará reeditar en la próxima década la frase de Shakespeare impresa en el Salón Noble del Palacio de Navarra: “Navarre shall be the wonder of the world “(Navarra será el asombro del mundo)”.

Reconsideración
La cuestión no es votar, sino sobre qué es posible hacerlo sin dividir en dos a Cataluña
Patxo Unzueta . El Pais  28 Mayo 2014

Artur Mas ha valorado el resultado de las europeas en Cataluña como prueba del avance del soberanismo (ERC, CiU, IC), que sube 18 puntos desde 2009. Es una forma de diluir su propio retroceso y la pérdida de la primera posición en favor de ERC. Hubiera preferido ir en coalición con los de Junqueras para evitar ese riesgo, pero no hubo acuerdo. Mas había llamado a una participación masiva, como muestra de la voluntad de votar de los catalanes. No ha sido masiva (menos del 50%), pero ha pasado de ocho puntos por debajo de la media española a casi dos por encima. También llamó a votar preferentemente a su partido porque un mal resultado de CiU minaría su autoridad como líder del soberanismo. Los resultados confirman ese temor: aumenta su dependencia respecto a Junqueras, lo que también debilita su posición en CiU. La primera reacción de su Gobierno ha sido reclamar diálogo a Rajoy.

¿Hay margen para ello? En septiembre está prevista la aprobación de la ley catalana de consultas que invoca Mas para indicar su voluntad de plantearla de manera legal. Pero ya se sabe que el Gobierno la recurrirá, lo que implicará su suspensión. Se desconoce si eso hará desistir a Mas de convocar la consulta, o buscará alguna fórmula para mantenerla, como quiere ERC, que la considera irrenunciable.

De momento, el Govern ha encargado varios miles de urnas de cartón, en un gesto que forma parte de los escenarios (de cartón-piedra) construidos para demostrar a Junqueras que mantiene su compromiso. Pero al mismo tiempo dice a los empresarios y otros interlocutores estar abierto a posibles ofertas del Gobierno, o de PP y PSOE, sobre un acuerdo que incluyera un pacto fiscal y otras reivindicaciones clásicas, siempre que el mismo fuese sometido al veredicto de las urnas.

Esa condición podría interpretarse como que pone el acento menos en el contenido del acuerdo que en un procedimiento que le permita cumplir su compromiso de convocar una consulta. Tal vez haya llegado el momento de tomarle la palabra. Porque hay que reconocer que el “no nos dejan votar”, aun siendo una falacia tras decenas de elecciones de todo orden, ha calado en sectores amplios y llevado a personas muy sensatas distanciadas del independentismo a considerar necesaria la consulta para desencallar la situación creada.

Es defendible la idea de que un referéndum sobre un acuerdo negociado entre los Gobiernos respectivos, que tenga en cuenta otros intereses en juego, es más representativo de la pluralidad catalana que la opción binaria y simplista entre sí o no a la independencia. El Gobierno ha hecho bien en no ceder a la pretensión de legalizar una consulta en esos términos. Pero quizás convendría supeditar el debate sobre la consulta a la cuestión sobre la que versaría. Consulta sí, pero no sobre la independencia sino sobre una alternativa a la misma que satisfaga a una mayoría más amplia sin dividir en dos a la población catalana.

Perseverar en el error
carina mejías ABC Cataluña 28 Mayo 2014

Perseverar voluntariamente en el error político resultaría grotesco si no fuera por el efecto perverso que tiene en los demás

Las elecciones autonómicas que CiU convocó de manera precipitada solicitando a los catalanes una amplia mayoría, supuso para Astur Mas un estrepitoso fracaso y la pérdida de 12 diputados. En estas europeas, CiU clamaba por una amplia mayoría para reforzar el liderazgo del president y han vuelto a perder.

Perseverar voluntariamente en el error político resultaría grotesco si no fuera por el efecto perverso que tiene en los demás. Lo cierto es que Mas se está chamuscando a fuego lento en la partida que ERC le obliga a jugar apostándolo todo a la independencia, y sin poder hacer nada más. En lo que va de legislatura, la inacción política es una constante, no se toma ni una sola medida económica que ayude a la reactivación de los pequeños y medianos empresarios, ni se bonifican tasas, ni se rebajan impuestos, ni se flexibilizan horarios, ni se incentiva el consumo o se facilita la contratación.

La administración sigue sin reformas efectivas que la hagan más eficaz y ágil, por el contrario se blinda un sistema obsoleto en su estructura e insostenible en su coste. En cuanto a las medidas de regeneración democrática, los imputados siguen en sus poltronas anunciando que abandonan sus cargos de partido pero no sus sueldos públicos y siguen los escándalos sobre la financiación ilegal de los partidos. En lo que respecta a la ley de transparencia su aprobación se alarga en el tiempo, lo que impide obtener información sobre despilfarros de dinero público en las consejerías, sueldos de enchufados en empresas públicas o respuestas concretas a decisiones de los consejeros.

La ley electoral, sigue sin acuerdo sobre la democracia interna de los partidos, necesidad de mejorar los instrumentos de participación política, la negativa a implantar un sistema de reparto de escaños más proporcional del que no quieren ni oír hablar para no perder privilegios. Una parálisis política total que empuja al conjunto de los catalanes al desespero en tiempos de dura crisis, mientras otros juegan su particular partida política apostándolo todo a un referéndum ilegal. Equivocarse es humano, perseverar voluntariamente en el error es perverso.

Carina Mejías es portavoz de Ciutadans en el Parlament.

La periodista de 13TV denuncia el acoso sufrido en Twitter por los seguidores de 'Podemos'
Isabel Durán, a degüello contra Wyoming y Cintora por silenciar las "salvajadas" de Pablo Iglesias
"Hitler con la raza aria, se queda corto al lado del líder de Podemos"
Periodista Digital  28 Mayo 2014

El resultado final en las recientes elecciones europeas, con la irrupción de la fuerza política de extrema izquierda 'Podemos' de la mano de su líder Pablo Iglesias, centra gran parte de la actualidad en los medios de comunicación.

Particularmente, en la cadena 13TV están dedicando buena parte de sus debates al análisis de la problemática que puede suponer en la política nacional la llegada de este tipo de agrupaciones radicales.

En los programas 'Más claro agua', 'La Marimorena' o 'El Cascabel', de la misma manera que en Periodista Digital, se han venido publicando los ‘agujeros negros' de la candidatura del profesor universitario y tertuliano metido a político, Pablo Iglesias. Desde sus actividades subvencionadas por el régimen bolivariano de Venezuela --El tertuliano Pablo Iglesias, miembro de una fundación que recibe 320.000 euros anuales del Gobierno venezolano --, hasta sus discursos alabando la perspicacia de ETA --[VÍDEO] Pablo Iglesias se derrite en elogios a Amaiur y ETA por cuestionar "el papelito aquel del 78" --, pasando por sus agresiones confesas a "lúmpenes de clase más baja":

Todo este tipo de cuestiones, no obstante, que no parecen importar a los electores del partido radical, y sí, mucho, a los periodistas que analizan las diferentes cuestiones de la actualidad en los medios de comunicación. La última en erigirse con fuerza como azote de Pablo Iglesias y su grupo, tras los ataques argumentados de otros profesionales de la comunicación como Alfonso Rojo --Alfonso Rojo a Pablo Iglesias: "Eres un mangante que cobra de la Venezuela chavista y del Irán de los ayatolás"--, Jaime González --Jaime González: "Quien vote a 'Podemos' estará votando a lo que representa lo peor de la condición humana"--, o Carlos Cuesta --Carlos Cuesta: "Que gente como Pablo Iglesias sea la que hereda el voto es como para hacer la maleta y salir corriendo"-- es Isabel Durán.

La presentadora y directora de 'Más claro agua', inició su campaña con mayor empuje en la jornada de 27 de mayo de 2014 en su propio programa, para después ratificarse en 'El Cascabel' como colaboradora durante la velada en la misma cadena 13TV. Así se explicaba Durán, en referencia a lo explicado en la misma jornada en su programa de mediodía --Durán planta cara a los amigos de Podemos que la amenazaron con hacerla sentir "miedo en la nuca"--:

Me han inundado a tuits, una cosa salvaje. Todos son gente próxima a Podemos o simpatizantes. "A ver si te van a hacer un escrache" dice uno. "¿Sentís el miedo en la nuca?" Dice otro. Tuits terribles. Una detrás de otra.

Todo viene porque un día en 'Más claro agua' me dicen en directo que han sacado una nota en Podemos diciendo que nos van a dar un susto. A raíz de eso ha sido salvaje el ataque. Me gustaría que vieran cómo Pablo Iglesias se dedica a saldar cuentas con la gente.

Esto ni merece la pena contarlo, pero el propio Pablo Iglesias se siente superior. Hitler a su lado, con la raza aria, se debe quedar corto. ¡Esta gente es violenta! Y hablar de sustos me parece revelador. En 'Más claro agua' lo hemos contado en varias ocasiones, lo hemos denunciado, pero nada, para los Wyoming y Cintora, tan demócratas y tan estupendos, esto ni siquiera merece la pena contarlo".


Recortes de Prensa   Página Inicial