AGLI Recortes de Prensa   Domingo 1 Junio  2014

Batalla de las ideas
Quién puede a Podemos
Javier Somalo Libertad Digital 1 Junio 2014

Tanto ha cacareado el PSOE que el PP es la "derecha extrema" que nos ha nacido la "extrema izquierda" con nombre y votos y ahora todos andan preocupados buscando a Cánovas y Sagasta con el bisnieto de Alfonso XII.

Tras el resultado de las elecciones europeas han llegado las prisas. La izquierda bulle a menos temperatura, necesita menos tiempo para radicalizarse. Sus ideas-fuerza son sencillas de exponer al que las quiera engullir y, en tiempos de crisis, es mucha gente. El éxito radica en que no hay mucho que pensar porque la Ideología lo hace por ti: un problema complejo tiene una solución sencilla que nadie ha querido poner en práctica por no se sabe qué ocultas razones.

Se está diciendo que la ideología les sale gratis a los de Podemos porque no tienen que trasladarla a la gestión de unos presupuestos. Pero no nos equivoquemos, llegado el caso, lo harán: ahí están Venezuela y Cuba y así están los venezolanos y los cubanos, que no se pueden quejar. Literalmente. Sí, aplicarán su "programa" y cuando un ayuntamiento quede arrasado será porque el imperialismo no descansa. Siempre se podrá requisar un supermercado, que ya se ha hecho.

Es de suponer que los políticos que andan ahora buscando el nuevo consenso ya saben que este partido critica al Carrillo que se unió a la Transición –jamás al de Paracuellos– o al Marcelino Camacho que aceptó la Ley de Amnistía para cerrar heridas. O que en una reciente conferencia, uno de los prebostes de Podemos destacó el "carácter didáctico de la guillotina". Medio en broma medio en serio pero de todo corazón, Juan Carlos Monedero confesó añorar aquella Francia que guillotinaba reyes lamentando que aquí nunca se haya intentado. Buscando el aplauso como los monologuistas, zanjó Monedero: "En España hubo uno que se la cortó él solo esquiando pero eso no tiene valor", en referencia a Alfonso de Borbón Dampierre, duque de Cádiz, que murió prácticamente decapitado al cruzarse en su descenso un cable de acero mientras esquiaba en Beaver Creek, Colorado, hace ya 25 años. Y el líder Pablo Iglesias Turrión dice, con igual tono, que su ego "vuela a la altura de Carrero Blanco" dejando claro que los obstáculos –por cierto, no lo era Carrero sino Arias Navarro– se levantan mejor con dinamita.

Dicho esto, si Podemos obligara a los políticos a desmontar y rebatir con ideología… el PP se vería delante de sus propios demonios. ¿Encontrarán un argumento liberal para rebatir el intervencionismo populista sin pronunciar el nombre, por ejemplo, de Montoro? Al PSOE le sucedería otro tanto porque es la gallina del huevo populista. Pues si quieren seguir vivos alguien lo tendrá que hacer, dentro o fuera del redil. Ciudadanos, UPyD y VOX pueden arriesgar si el duopolio en trance de monopolio no quiere. Eso sí, no con campañas tasadas sino siempre en campaña, como en EE.UU, haciendo política de verdad, a cara descubierta, sin sobres, sin dietas, sin pactos de silencio y sin jueces y fiscales adscritos. ¿Podemos?

Felipe González, entre zarzuela y zarzuela, hace sus pinitos calificando a los de Iglesias Turrión de "alternativa bolivariana influida por algunas utopías regresivas que conducen a lo de siempre: que se reparte igual, pero miseria, salvo la nomenclatura, que nunca se queda con miseria".

Si lo sabrá él, genio y figura. De la nomenclatura.

Cuerpo a tierra: Mariano tiene un plan
Eurico Campano www.gaceta.es 1 Junio 2014

Lo ha anunciado en Barcelona, ante el selecto Círculo de Economía, Mariano Rajoy, el mismo que dijo con toda la soberbia del mundo en uno de sus últimos mítines de campaña que él (él, él, él, él...) seguía teniendo el respaldo de millones de españoles. Pues ya no las debe tener todas consigo porque acaba de prometer ..¡otro plan!. Miedo me da porque tengo aún grabada a fuego aquella frase de la campaña eletoral de 2011 en la que repetía hasta la extenuación: -'tenemos un plan, sabemos como hacerlo porque ya lo hicimos una vez...' Más de dos años de Gobierno y casi seis millones de parados, sí... menos mal que sabían como hacerlo.

Un Plan pomposamente denominado de medidas para el Crecimiento la Competitividad y la Eficiencia. Y no sólo eso; el diletante presidente ha anunciado también que el Ejecutivo revisará antes del verano... ¡otro plan!, éste de medidas de empleo. Cada día me recuerda todo más a aquella famosa ley de Economía Sostenible con la que Zapatero iba a arreglar la economía española durante sus últimos meses de gobierno. En esta ocasión cambian los collares pero no los galgos porque parece que los prepotentes y pagados de si mismos populares, que obtuvieron en aquel 2011 una arrolladora mayoría absoluta, que han disfrutado durante estos dos años y medio del mayor poder que un Gobierno y un partido hayan acumulado en casi cuatro décadas de democracia -mayor incluso del que atesoró Felipe González en 1982- le han visto ya las orejitas al lobo.

Tengo para mí que lo que más ha irritado al respetable no ha sido tanto el incumplimiento de su programa, que ya ha sido 'too much', sino la comprobación de que éstos dos años no han servido más que para instalar en el poder a una miríada de privilegiados, amigos, parientes, conocidos y saludados (de éstos menos porque ya no cabían todos) en los aledaños del poder, que disfrutan de unas prebendas inimaginables por ellos mismos hace algunos años a costa del contribuyente -algún día les hablaré de las tarjetas de crédito de algunas empresas de la SEPI- mientras pedían esfuerzos y sacrificios a la ciudadanía, a la que ahora tienen el mínimo detalle de agradecer que no nos hayamos ido por el sumidero de pero a la que hasta hace unos meses trataban -¿verdad Cristóbal?- con el desprecio propio del déspota ilustrado que exprime al pueblo 'por su bien' sin necesidad de darle explicación alguna, olvidando que está ahí no por derecho divino sino por unos cuantos millones de votantes que ahora meditan seriamente -como acaban de demostrar el 25-M- quedarse en casa (los de derechas, porque los otros están conveniente y entusiásticamente movilizados).

Lo peor de todo es que creo que, en el fondo, a nuestro gallego favotiro le da absolutamente lo mismo, ocupado en pasar papeles de una carpeta a otra. El aspira contento, como buen conservador de provincias, a dejar el negociado o la estafeta o lo que sea en orden para el que venga, aunque no sea de los suyos y retirarse con su estatus de expresidente y sus más cercanos colocados en brillantes consejos de Administración, de los de a doscientos mil anuales las 13 reuniones, y aquí paz y después gloria. O no... que diría Mariano.

El líder que viene ?
Juan Vicente Santacreu Periodista Digital 1 Junio 2014

España no tiene un problema con los políticos, son los políticos los que tienen un problema con España -Santacreu

Hace mucho tiempo que Los socialistas se quedaron sin líder aunque ellos se acaban de dar cuenta ahora con el “ostión” de las elecciones. Desde la época de Felipe González sólo payasos y malvados han capitaneado las filas socialistas. Hasta un idiota nos pusieron en la Moncloa. Vamos, lo que se dice un perfecto Idiota y con mayúsculas. Y como no quiero que estos desnortados me tachen de machista, también hablaré de sus hembras: nunca ningún partido ha tenido tal cantidad de bragas dando cobijo a tanta inútil revoloteando al lado de sus “lideresos”. ¡¡Por Dios!! Sólo de pensar en sus nombres, me despeloto. Pero ahí siguen las tías, cobrando y viviendo del cuento. Del cuento que nos cuentan a los imbéciles paganos.

Bien, ahora que el malvado se ha quedado sin cuerda y nadie lo quiere en su Partido, Rubalcaba ha decidido irse a pesar del soponcio que cogió Arriola cuando se enteró. Pobre Arriola, toda la noche en el hospital y en observación. ¿Cuántas veces he comentado que Arriola tenía algún rollete con el PSOE?

Susana Díaz no es obrera ni socialista, pero parece española. Algo es algo. Susi es la única del PSOE que no le hace ascos a decir dos veces seguidas la palabra España y a fotografiarse con la bandera española.

¿Y quién viene ahora? En esta ocasión los militantes tienen una oferta completita, pueden elegir entre Eduardito por su “pierna”, a la Susi por sus “melones” o a Pedrito pos su “paquete”. Lo siento, en esta ocasión tampoco se presenta nadie por su “inteligencia”, pero no pasa nada, en el PSOE nadie lo notará. Por tanto la final será entre Eduardo Madina, Susana Díaz o Pedro Sánchez -el Toni Cantó del PSOE-. Sobre Chacón no hablo porque no creo que nadie la quiera ya que muchos recuerdan aquello de “la puta España”. ? ¿Pondrías una zorra en tu corral?

Como ya se puede decir todo con total igualdad, tanto de los machotes como de las hembrotas, quiero matizar que la Susi tiene todas las de ganar, y no solo por su “melonar”, sino por machota y por su trayectoria: no ha trabajado en su puta vida y conoce el tema de los ERE´s desde su fundación. Y por si esto te parece poco, creo que hasta cumple la cota de 50% hembrota y 50% machota.

Pero tranqui que no queda ahí la cosa, sabiendo además que la Susi inteligente no es, esto la convierte en potencia en una posible inquilina de la Moncloa. ¡¡La primera hembra dirigiendo esta Cosa!!

Si quieres llegar, ya sabes Susanita, si los de Podemos ofrecen una paguita a todo español, tú nombra varias veces la palabra España y ofrece un jamón.

¡¡Hay que joderse, menuda tropa!!… pero esta parte de la historia promete ser divertida, entretenida y nada aburrida.

Así lo pienso y así lo digo.

La violación es una forma de vida para ti
Arcadi Espada El Mundo  1 Junio 20141

Manuel Álvarez me envía desde su Lima esta carta de Bryan Caplan dirigida a la pestilencia. Caplan es profesor de economía de la Universidad George Mason en Estados Unidos y autor de un libro célebre, perfectamente adecuado a la situación catalana: El mito del votante racional: La democracia de los borregos, que en 2007 fue elegido por el Times como el mejor libro político del año.

«Querido Nacionalismo:
Hemos crecido juntos. En cierto sentido, tú y yo hemos estado juntos toda la vida. En un sentido más profundo, sin embargo, nunca hemos estado juntos. He intentado decepcionarte unas cien veces. Pero la sutileza no funciona para ti, Nacionalismo. No quiero hacerte daño. Pero Nacionalismo, tú me haces daño constantemente. La única manera de autoprotegerme, me temo, es decirte cómo me siento, alto y claro.

Sé que nací dentro de tus fronteras nacionales. Pero no te quiero, Nacionalismo. Ni siquiera me gustas. No quiero "solidaridad patriótica" contigo. Quiero que me dejes en paz. Deja de actuar como si yo fuera tuyo. Deja de llamarme. No quiero estar contigo. El mero hecho de que no haya huido del país no convierte mi "No" en un "Sí".

¿Sabes cómo eres, Nacionalismo? Eres como la religión medieval. En los malos viejos tiempos, las autoridades asignaban a la gente una religión, y efectivamente se les prohibía abandonarla. A veces dejarla era un crimen. En otros casos, la Religión expulsó a sus antiguos cofrades del país. Lo de siempre: la religión no aceptaba un no por respuesta.

En retrospectiva, el pasado abusivo de la Religión es evidente. Pero tú no eres mejor, Nacionalismo. La Violación es una forma de vida para ti. Estás tan poco dispuesto a aceptar un no por respuesta como la Religión intolerante de antaño.

Nacionalismo, sé que tienes ganas de darme lecciones sobre que eres mejor que todos los demás nacionalismos que hay allá fuera. Esto puede ser cierto, pero no justifica la forma en que me tratas. Deja de hablar como si la casa en que vivo, el aire que respiro y yo mismo te perteneciéramos. No te pertenecen. Nunca fue así. Francamente, Nacionalismo, me pones la piel de gallina.

¿Soy cruel? No más cruel de lo que tengo que ser para que conozcas mis deseos. Hay un montón de peces en el mar, Nacionalismo. Muchos de ellos ya te quieren. Ve y ejerce tu solidaridad patriótica con ellos. Sólo déjame a mí fuera de ella.

Adiós.»
(Con la colaboración de Laura Fàbregas)

Pondrias una zorra en tu corral Carmen Chacon ministra de defensa España
Juan Vte. Santacreu www.masaborreguera.com/ 1 Junio 2014

Chacón y el gallinero. - Que España es un gallinero eso está claro, veamos: recinto cerrado, entra todos los días el Granjero a tocar los huevos del granero y las gallinas mas gallitas, al unísono, todas a cacarear. Solo unas cuantas, las mas bravucas, -aquí me incluyo yo,- a revolotear que lo único que conseguimos es incordiar.

Por lo demás es un gallinero como otro cualquiera donde todas se cagan por todas partes y, como mucho, comen lo que el amo les reparte. Nada se deja al azar, todo está controlado: las horas de luz, cuando comer, cuando beber y por donde pasear.

Bien es sabido que variedades de gallinas hay de distintas razas y entre ellas se pelean y se ensañan; entonces, ¿para tenerlas controladas y que no alboroten? El Granjero las reparte en 17 partes separadas como si de taifas se tratara. Al tenerlas divididas, puede coger lo que quiera sin que Garzón se lo impida, huevos, gallos o gallinas.

Para evitar intrusiones de gallos extranjeros nombran a La Chacón Capitana Generala de los Gallos de la Nación, perdón, del Estado, que si no el Granjero llamado Zapatero nos abrirá expediente y un atestado.

Los gallos de La Chacón son bravíos y abestiados, pero castrados, para evitar que se amotinen en el corral controlado y no den un golpe de estado.
¡¡Por fin puedo entender porque se llaman fuerzas castrenses!!

Si no fuera porque los gallos están castrados, no se entendería que obedecieran a la Capitana que es de raza Catalana, pero esos gallos, aunque castrados, son leales al Estado.

El corral está en tal degradación que se ha ido a la mierda la producción; aquí ni se ponen huevos ni es rentable la instalación. Por todo ello se baraja la sucesión del acabado Zapatero estando en la lista, la Catalana independentista.

Las gallinas del corral, aunque tontas del culo, no olvidamos la camiseta de Chacón con Rubianes, donde con mucha maña se cagaba en la puta España.
De Rubalcaba ni se habla pues es infiel y prefiere el Faisán que criar gallinas de corral.

De Rajoy ni mención; este aspirante de granjero se pasa el tiempo durmiendo y lo único que le importa es que le nombren corralero para controlar las gallinas en 17 jaulas distintas, eso sí, con mejor pienso pero separadas, permitiendo que los lobos y las zorras sigan acechando la estancia.

Masby está asustado, Masby esta alarmado porque el corral está destrozado y necesita un granjero urgente, eficaz y diligente.
Hay que rehacer la granja y reagrupar a las 17 razas con una valla bien fuerte, para evitar que se cuelen lobos y zorras en el granero que con apariencia de cordero, degüellen las pocas gallinas que, con un par de huevos al día, mantienen a la ciudadanía.
¿Tu pondrías una zorra a cuidar tu corral?

El show de Mariano Rajoy.
Vicente A. C. M Periodista Digital 1 Junio 2014

Al final sí parece que algo ha cambiado con los desastrosos resultados de las elecciones al Parlamento de la UE.Después de la festejada victoría pírrica del PP sobre el PSOE y la perdida de 2.600.000 votos, Mariano Rajoy ha decidido emprender una campaña de comunicación, a su manera, y dar un impulso de optimismo a los ciudadanos. Mariano Rajoy se vuelve a aparecer a los medios de comunicación para anunciarnos su nuevo plan de activación de la economía. Unas medidas estrella basadas en dar un respiro a las empresas bajando los impuestos de sociedades del 30 al 25% y un nuevo salvavidas para el sector automovilístico con la prolongación del plan PIVE, coche nuevo, vida nueva¡Ché qué boludo!

Su lado político, hasta ahora inédito, se ha limitado a decir que él se enteró por la prensa del desafío secesionista de Artur Mas y la Generalidad de Cataluña cuando conoció la fecha y las preguntas sobre la consulta. Afirmó que incluso desde antes de ese día Artur Mas no le ha llamado y que no contempla el que esa consulta rechazada por el Congreso de los Diputados por ser inconstitucional llegue a producirse. Lo que no dijo es que hará si llegado el 9 de noviembre Artur Mas ejecuta su consulta, su famoso "plan". Ninguna referencia a los resultados electorales ni a la debacle de votos. Ninguna referencia al áuge de formaciones extremistas radicales de izquierda como la de PODEMOS.

Mariano Rajoy sigue, aparentemente, en su burbuja utópica aislado de la realidad y manteniendo un discurso que indiscutiblemente es falso. Aún estoy en la disyuntiva de decidir si ese comportamiento es debido a una ingenuidad superlativa o a una estrategia mezquina de egoísmo de casta. Me inclino por la segunda opción. Porque estimados conciudadanos,Mariano Rajoy es todo menos ingénuo. Ejerce el poder de modo firme y nunca ha dudado en apartar del PP a aquellos que han osado criticar su politica, sobre todo en temas como la lucha anti terrorista o en su personal,asesorada o no, estrategia de este irreconocible PP. Mariano Rajoy es el único responsable de esta huída de votantes. Sin embargo su estrategia es apoyar a Rubalcaba para justificar su propia falta de asunción de responsabilidades en la debacle del PP.

En el 2011 los españoles quisimos enterrar para siempre el catastrófico paso por el Gobierno de España del sectario e iluminado José Luis Rodríguez Zapatero, cuyos resultados de quiebra nacional en todos los sentidos aún estamos padeciendo, votando de forma esperanzadora a un PP liderado por Mariano Rajoy. Tras dos años de gobierno continuista y fiscalmente represivo, este gobierno del PP se ha mostrado sin voluntad de realizar ningún cambio, anunciando reformas que solo se pueden calificar de cosméticas y demagógicas. Ayer dije que el Gobierno miente, hoy añado que además intenta justificar las mentiras.

Mariano Rajoy ha comenzado su show preparando el camino hacia las elecciones autonómicas, municipales y generales del próximo año. Ha lanzado una "inversión" de 6.000 millones de euros en su plan de activación, de los cuales casi el 60% vendrá de fondos públicos, sin aumentar el gasto,lo que significa que esa cantidad, se retraerá de otros fines. Tras dos años y medio de gestión, lo único que se le ocurre es imitar a Zapatero y lanzar su propio "plan" al que le podemos llamar "Plan Mariano" el superhit del verano.

‘La Casta’, Iglesias y los perros de la derecha
Carlos Sánchez EC 1 Junio 2014

El alegato más desgarrador contra el estalinismo se escribió en 1940. En El Cero y el Infinito, Arthur Koestler, un antiguo comunista, desnuda la farsa de los juicios de Stalin para liquidar a los viejos camaradas de la revolución. Koestler fabrica un relato demoledor sobre los mecanismos de destrucción de la personalidad utilizados por el estalinismo.

La técnica es sutil. Comienza con la descalificación pública del enemigo mediante falsas acusaciones que se airean de forma conveniente. La presión social es tan fuerte que la delación se convierte en un arma del pueblo contra quienes osan cuestionar al Número Uno. Y como consecuencia de ello, el envilecimiento del disidente llega a tales extremos que al final la víctima se convierte en su propio verdugo.

- “Cuando le preguntaron si se confesaba culpable”, cuenta el ‘renegado’ Koestler en su obra maestra, “el acusado Rubashov contestó: ‘Sí’, con voz clara. A la otra pregunta del fiscal acerca de si el acusado había obrado como agente de la contrarrevolución, contestó otra vez: 'Sí', en voz muy baja...”.

Antes del interrogatorio se había producido un hecho singular. “Habiéndose preguntado”, decía el narrador de Koestler “si deseaba un abogado para su defensa, el acusado contestó que renunciaba a ese derecho”.

La autoinculpación formaba parte del proceso, y eso es lo que de alguna manera se plantea cuando el líder de Podemos, Pablo Iglesias, habla de ‘La Casta’ como un nuevo sujeto histórico. ‘La Casta’ son los viejos políticos que han llevado al país a la ruina, y lo que se pretende ahora, en una primera fase, es una descalificación general del sistema político de representación para echar a la opinión pública contra los ‘perros de la derecha’. Por cierto, una de las expresiones preferidas del estalinismo, que llegó a calificar al propio Koestler como “perro rabioso del anticomunismo”.

La autoinculpación formaba parte del proceso, y eso es lo que de alguna manera se plantea cuando el líder de Podemos, Pablo Iglesias, habla de ‘La Casta’ como un nuevo sujeto histórico. ‘La Casta’ son los viejos políticos que han llevado al país a la ruina, y lo que se pretende ahora, en una primera fase, es una descalificación general del sistema político de representación para echar a la opinión pública contra los ‘perros de la derecha’Lo siguiente es crear un ambiente hostil a todo lo que huela a sistemas de representación política, incluyendo a los ‘traidores de la socialdemocracia’ (“cínicos y arrogantes los ha llamado Iglesias’), y, por último, lograr que la vieja política se sienta única responsable de lo que ha sucedido.

La estrategia fracasará. Pero pone de relieve la dimensión del problema. La falta de credibilidad del sistema político -ajeno a una nueva realidad social tras la crisis- está detrás del auge de los populismos y de los nuevos caudillos, que con un programa atractivo pensado en teoría para el siglo XXI -pero que, en realidad forma parte de la cosmogonía del siglo XIX- son capaces de cautivar legítima y democráticamente a millones de votantes desheredados del bipartidismo hegemónico que ha funcionado desde la Transición. Sin duda porque la vieja política es incapaz de ofrecer respuestas a los problemas de la sociedad: el desempleo, el reparto de la riqueza, la corrupción o la falta de calidad de la democracia mediante procesos políticos no participativos. No es fácil que un joven en paro mire a su alrededor y encuentre un solo motivo para votar al PP o el PSOE, y eso explica el éxito de Podemos.

La política-espectáculo
Los ciudadanos observan con razón que las decisiones se toman de espaldas a ellos a través de instrumentos no democráticos como la troika. O mediante el uso y el abuso del ‘decretazo’ para no ofrecer explicaciones sobre por qué se hacen las cosas. Algo que explica el éxito de la política-espectáculo, donde el argumento central del debate se instrumenta en torno a la descalificación -incluso personal- del adversario. Sin duda, un paso intermedio en el itinerario del asalto al poder.

La situación no sería tan preocupante si los partidos tradicionales fueran capaces de dar una respuesta. Pero la desidia intelectual y la falta de proyecto político más allá de lo obvio ha llegado a tales extremos que ni el PP ni el PSOE -aunque sigan siendo los partidos más votados a nivel nacional- son hoy capaces de canalizar el discurso político para amplias capas de la sociedad. Probablemente, como dice la politóloga Belén Barreiro, porque representan el pasado analógico en un mundo cada vez más digital, lo que ha acabado por convertirlos en organizaciones añejas envejecidas prematuramente por tanta endogamia. Es curioso observar cómo los partidos pequeños han crecido más, precisamente, allí donde la penetración de Internet en los hogares es mayor.

Este caldo de cultivo, sin embargo, no puede ocultar una realidad no menos cruda. Lo que se exhibe como alternativa, en realidad, no es más que un regreso al pasado. Y existe un peligro cierto de que lo que hoy se presenta como un discurso contra la política vieja y desgastada de los partidos tradicionales acabe por derivar en un ataque al propio sistema democrático. Probablemente, porque los partidos tradicionales -al margen de su incapacidad para resolver los problemas de la gente- han jugado a ser aprendices de brujo y al final el genio se ha escapado de la lámpara.

Lo que se exhibe como alternativa, en realidad, no es más que un regreso al pasado. Y existe un peligro cierto de que lo que hoy se presenta como un discurso contra la política vieja y desgastada de los partidos tradicionales acabe por derivar en un ataque al propio sistema democráticoEl partido de los Le Pen se creó en 1972 y languideció durante años como una organización marginal, pero fue Mitterand quien le dio alas para romper a la derecha francesa. La estrategia le dio buenos resultados a corto plazo: la derecha vio cómo se desangraba su electorado. Pero al cabo del tiempo, los ultras franceses ya no sólo pescan del caladero conservador, sino de la izquierda, donde el Frente Nacional ha obtenido formidables resultados.

Un peligroso caldo de cultivo
Es por eso que suena iluso pensar que Podemos se nutrirá exclusivamente de electores desencantados con el PSOE. En el futuro, si el PP no reacciona, es probable que también se resquebraje su base electoral. Y no hay que decir que un país en el que se desgastan al mismo tiempo el partido en el Gobierno y el principal partido de la oposición tiene un problema. Y gordo.

De hecho, algunas encuestas, como las que ha realizado la Fundación Alternativas, han estimado que entre el 50% y el 55% de los españoles se sienten huérfanos y no encuentran a quién votar. Un caldo de cultivo demasiado peligroso y virgen para opciones populistas. Es verdad que algunos estudios han demostrado que el votante de la derecha es más fiel a su partido que el de la izquierda, de ahí que su suelo electoral ha sido históricamente mayor, pero cuando se desengancha de su opción preferida -como ha sucedido el 25M- lo primero que hace es acudir a la abstención, pero posteriormente, cuando se ha roto la costumbre de su voto, acaba por ser infiel a su partido de toda la vida.

El problema es todavía mayor si se observa que el PSOE corre el riesgo cierto de convertirse en un partido regionalista, con amplias mayorías en Andalucía y Extremadura, pero con una representación del 15-20% en el resto del país. Y este es, en realidad, el principal peligro de la solución Susana Díaz.

El PSOE no puede pretender exportar al resto de España lo que se ha hecho durante más de tres décadas en Andalucía, y que ha dado como resultado la comunidad con más desempleo, con mayor fracaso escolar y con altísimos niveles de corrupción. Una respuesta ‘andaluza’ sería más de lo mismo y dejaría al partido al borde de la inanición política. Como alguien recordó esta semana, también Tomás Gómez fue presentado en su día como el alcalde más votado de España y al final ha sido una solemne calamidad.

El engaño demagógico de “Podemos” y el peligro de jalearlos
Los experimentos de Pablo Iglesias son poco creíbles y nada practicables
Miguel Massanet  www.diariosigloxxi.com 1 Junio 2014

En ocasiones, los medios de comunicación no son conscientes, no miden las consecuencias o, si las miden, no les importa con tal de meter la zarpa en un tema que crean que les va a ayudar a llenar las páginas de un periódico o darle salsa a las pantallas de las TV. Mucho me temo que este sea el caso, cuando se les da tanta importancia a un grupo de iluminados que, aprovechándose de una situación de crisis, del desespero de una juventud atrapada entre dos épocas y una crisis económica y del tirón de un señor que, seguramente, influido por el ejemplo del señor Maduro de Venezuela, y habiendo contribuido a asesorarle ( en vista de los resultados que, para el pueblo venezolano, no con demasiado acierto) ha decidido emplear a España como laboratorio de experimentación para sus teorías comunistoides, para no denominarlas como obsoletas y trasnochadas. El hacerle propaganda a un señor que se ha convertido en un antisistema peligroso, no puede tener más que dos justificaciones o querer contribuir a que se propaguen peligrosamente sus ideas o estar dispuestos a poner en peligro la estabilidad de la nación.

El señor Pablo Iglesias puede que se crea que ha descubierto la pólvora en cuanto se refiere a cómo debe funcionar una sociedad moderna, pero lo que es evidente es que, sus experimentos, dejan mucho de ser creíbles y mucho menos practicables, en una sociedad que se ha acostumbrado a los adelantos de la ciencia, a las comodidades y a disponer de determinados ocios que, si se siguieran las teorías de don Pablo, es muy probable, para no decir seguro, que deberían prescindir de ellas para retornar a aquel paraíso terrenal que los hippies, de los años 60 del siglo pasado, propugnaron con tan escaso éxito. También debieran explicar los de Podemos que hace, entre sus filas, el fiscal Jiménez Villarejo, un antiguo militante del PSUC y, en el 2012, fue de los que apoyó, públicamente, la candidatura al Parlamento vasco de Ezquer Batua- Berdeak, una organización de izquierdas, afín a IU.

Personaje conocido por su inquina hacia la derecha y su fanatismo comunista, se puede decir que ha estado cortado por el mismo patrón que el suspendido Baltasar Garzón, con el que ha venido coincidiendo en muchos de sus planteamientos. Uno más de los “redentores” que pretenden constituirse en “salvadores de la patria” y, por ello, se han convertido en resentidos sociales, enemigos de la democracia, censores intransigente de las libertades, como todos aquellos que participan de las ideas totalitarias y absolutistas emanadas del régimen soviético. Su sola presencia en el equipo del señor Pablo Iglesias basta para que nos formemos una imagen clara de cuales son los objetivos de dicha formación. Totalitarismo y absolutismo o, lo que es lo mismo, limitación de las libertades, implantación de la censura estatal y la restauración de la fracasada economía de Estado, de tan triste recuerdo para aquellos que vivieron bajo ella durante la dictadura de Stalin y sus sucesores.

Es fácil y no es necesario ser un gran economista o un político sagaz, proponer mejoras para cualquier tipo de régimen político. Resulta muy rentable políticamente ofrecer imponer restricciones a los ricos y mejorar los salarios de los pobres. Incluso resulta muy gratificante hablar de un salario mínimo para cualquier ciudadanos, trabaje o no, porque toda persona tiene derecho a vivir y también nos recuerda a los cuentos ingleses de Dick Turpin, el bandido generoso que repara las injusticias, roba a los ricos para ayudar a los pobres y si, para ello, es preciso tomar la justicia por la mano o matar a quien no transige con el expolio, no importa, porque “todo se hace por una buena causa”. Pero hay una pregunta que nos gustaría que contestaran estos señores de Podemos, ¿cómo creen ustedes que van a poder establecer un salario mínimo para 47 millones de españoles?, ¿De dónde van ustedes a obtener las enormes cantidades de dinero para pagar las pensiones a los jubilados a los 60 años cuando se ha demostrado que ello resulta imposible de sostener por todos los estudios llevados a cabo por los expertos en la materia? Y no se quedan aquí, porque prometen que se aumentarán las pensiones. Por si fuera poco y se pudiera pensar que optarían por facilitar a los trabajadores que pudieran acudir a las entidades privadas para procurarse una pensión que completara la pública, tampoco ocurre así porque, entre sus proyectos, está prohibir las privatizaciones o el recorte de las pensiones. Si ahora, tal como funciona el régimen de pensiones, antes de que se establezcan las reformas establecidas por el Gobierno, ya deben sacarse de la “hucha” de las pensiones, por cada paga extra, una cantidad aproximada de 11.000 millones de euros ¿qué sucedería con nuestro endeudamiento público, este que tanto critican, cuando en la actualidad ya estamos cercanos al 100% del PIB?.

Es posible que tengan en mente aumentar la cotización a la Seguridad Social y subir los impuestos a los más ricos para poder cumplir sus promesas. Pero antes nos deberán explicar si esta subida también afectarían a los que trabajan, a estos que parece que también se les quiere poner un tope a sus ganancias. Lo que no acabamos de comprender es lo que ocurrirá con los costes laborales ¿que pesarán sobre el coste de la producción, la que inmediatamente influiría sobre la competitividad de las empresas con sus competidoras extranjeras? o es que ¿ lo que proponen los de “Podemos” es intervenir en el mercado, rebajando los beneficios del fabricante haciéndole que absorba a costa de su bolsillo la reducción del precio de venta de sus productos?Y si es así ¿ han calculado lo que durarían las multinacionales en España? o es que no han tomado nota de lo que le ha ocurrido a la señora Fernández de Argentina, que ha tenido que recoger velas y someterse a las condiciones de sus acreedores, para evitar quedarse aislada en su país. El señor Iglesias, como consejero del señor Maduro de Venezuela, seguramente nos podrá contar las maravillas que “el sistema bolivariano” esta produciendo en una de las naciones con más petróleo de toda Suramérica. ¿Han erradicado la pobreza, han redistribuido la riqueza o más bien se la están embolsando todos los “colaboradores con el gobierno chavista”?.

Lo curioso es un mensaje de FAES, de Venezuela que, a través de un video titulado “En Venezuela no podemos”, un estudiante le dice al señor Pablo Iglesias lo siguiente: “Los estudiantes hoy en Venezuela no podemos soñar, no podemos ejercer libremente nuestra profesión, no podemos comprar leche, no podemos salir a las calles tranquilos, no podemos tener trabajos, no podemos pedir Justicia ante los crímenes que vivimos día a día”. ¿Puede este visionario de la izquierda (al que ya les está bailando el agua el señor Cayo Lara de IU, que prefiere tenerlo como amigo que tener que luchar con él por los escaños) garantizar que una España, sometida a las limitaciones que él propone, podría seguir en la UE? La intervención del Estado comunistoide en la vida de los ciudadanos y el no parar mientes en mantener el déficit público dentro de los límites que se nos han marcado, unido a la decisión de, en lugar de aplicar las correcciones que se nos ha pedido desde Europa en materia laboral, seguir aumentando los costes salariales, con la alegría de aquellos que sólo piensan en regresar a la Edad de Piedra, para conseguir una igualdad en la pobreza y no un nivel de vida conseguido con los adelantos, el estudio, el esfuerzo y el trabajo; no cabe duda que llevaría aparejada nuestra exclusión de la UE y el entrar en el concepto de tercer país, algo parecido a lo que le ocurriría a Catalunya, en el caso de independizarse de España. O así es como, desde la óptica de un ciudadano de a pie, valoramos a este partido que pretende engañar a los españoles con su demagogia.

En relación con el curso anterior
Aumenta un dos por ciento el número de alumnos en castellano en Baleares
Europa Press www.lavozlibre.com 1 Junio 2014

Palma de Mallorca.- La Consejería de Educación, Cultura y Universidades ha afirmado que en elección de la primera lengua, el catalán ha sido la lengua seleccionada por el 77 por ciento de los alumnos, con un total de 9.005 solicitudes, lo que supone un descenso del 3 puntos respecto al curso anterior, en el que se registró el 80 por ciento.

Por su parte, en un total de 2.652 solicitudes se ha elegido el castellano como primera lengua, un 22 por ciento frente al 20 por ciento registrado en el curso 2013-2014.

Cabe recordar que la elección de la primera lengua obedece al cumplimiento de la Orden de 13 de septiembre de 2004 por la que se regula el derecho a los padres a elegir la lengua en educación infantil y en primero y segundo de educación primaria, en este último caso siempre y cuando el alumno no haya estado matriculado con anterioridad en educación infantil en un centro educativo sostenido con fondos públicos de Baleares. Asimismo, la Consejería publicará el próximo jueves, día 5 de junio, las listas provisionales de admitidos relativas al proceso de admisión en el que han participado los alumnos que para el próximo curso 2014-2015 deseen cambiar de centro y aquellos que se incorporen por primera vez al sistema educativo.

14.885 SOLICITUDES DE PLAZA
En total han sido 14.885 las solicitudes de plaza que se han presentado, un 5 por ciento menos que en el curso anterior, y de ellas 3.015 se han registrado de forma telemática, cifra que representa el 20 por ciento del total de las solicitudes. Tras la publicación de la lista provisional, el próximo jueves; se abrirá un periodo de reclamaciones y de resolución de las mismas para, con posterioridad, proceder a la publicación, el día 19 de junio, de las listas definitivas. Finalmente, el 23 de junio se iniciará el periodo de matriculación con el que se culmina el proceso ordinario de escolarización.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Los ciudadanos indican el camino: es la hora de hacer política
CASIMIRO GARCÍA-ABADILLO El Mundo 1 Junio 2014

La mejor forma de resolver un problema es reconocer que existe.

Así que, brevemente, echemos una ojeada a lo que pasó el 25-M:
1º. A pesar de lo que anunciaban algunas encuestas, los ciudadanos acudieron a las urnas en proporción muy similar a la que lo hicieron hace cinco años.
2º. Los partidos separatistas tuvieron unos resultados sin precedentes. Sumando País Vasco y Navarra, Bildu ganó al PNV por primera vez y, también por primera vez, ERC ganó en votos y porcentaje a CiU en Cataluña.

3º. Los dos grandes partidos, PP y PSOE, perdieron más de 5 millones de votos y pasaron de representar al 80% del electorado en 2009 a sólo el 49% en las elecciones del domingo pasado.
4º. IU triplicó y UPyD duplicó su número de votos respecto a 2009.

No todo depende de la economía. El Gobierno debe saber algo más que un grupo de contables
5º. Un partido recién nacido, Podemos, logró 5 escaños y 1,2 millones de votos.
6º. El partido Vox, nacido como escisión del PP, no logró escaños.

Ahora, las conclusiones. No estamos ante el final del bipartidismo, pero sí ante lo que puede ser el principio del fin de ese modelo si PP y PSOE no toman buena nota del aviso dado por los electores con un abandono masivo de sus siglas.

Recordemos lo que le sucedió a la UCD, que pasó de gobernar durante dos legislaturas a desaparecer.

El PP ha aguantado mejor que el PSOE. Aunque ha perdido más votos que los socialistas, porcentualmente su caída ha sido similar y ha logrado ganar en un escenario de hartazgo generalizado por los recortes del Gobierno. Por otro lado, el relativo fracaso de Vox ha demostrado que, hoy por hoy, el PP es la única alternativa que representa en toda España el espectro ideológico del centro derecha.

La lectura para el PSOE es más negativa, ya que, siendo oposición, no sólo no ha sabido capitalizar la irritación de los ciudadanos con el Gobierno, sino que ha sufrido una dolorosa caída en intención de voto.

Por la izquierda, tanto IU como Podemos le han comido terreno. En Madrid, por ejemplo, la suma de ambos partidos supera los votos del PSOE.
Bildu y ERC han sabido mantener la movilización de sus seguidores, que perciben que la debilidad del sistema hace posible la consecución de su objetivo último: la independencia.
Sin embargo, es probable que, con una mayor participación, sus resultados no sean tan buenos, dado que en estas elecciones casi han alcanzado su techo.

En IU y UPyD, a pesar de sus extraordinarios resultados, se percibe una sensación de frustración, ya que esperaban mucho más. También es una lección para el futuro: tal vez estemos ante dos partidos a los que, a partir de ahora, les va a costar mucho crecer.

Podemos ha sido la gran sorpresa. Demuestra la movilidad del voto en momentos de crisis cuando se utilizan con inteligencia las redes y la televisión. Pablo Iglesias no sólo le ha arrancado votos a IU, sino que ha logrado atraer a las urnas a jóvenes que seguramente no hubieran acudido a votar si ese partido no se hubiera presentado.

Si el PSOE no hace primarias tras el congreso los ciudadanos no percibirán el cambio
Queda un año para las elecciones municipales y autonómicas y las tendencias apuntadas en este 25-M podrían amortiguarse o bien agudizarse, en función de lo que hagan los dos grandes partidos.
Rubalcaba ha decidido asumir las consecuencias de la derrota socialista (no tenía más remedio: hasta su fiel Javier Fernández le recomendó la dimisión en la amarga noche del 25-M).

La tesis de la mayoría de los actores con peso en el PSOE es que el partido debe recomponerse, agrupándose en torno a un liderazgo sólido. Eso llevaría, como han pedido la mayoría de los barones, a un congreso de aclamación para la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.

Si el PSOE se queda ahí, si no consulta a sus bases y a sus simpatizantes, es probable que internamente las aguas vuelvan a su cauce tras el entronamiento de Díaz. Pero seguramente los ciudadanos entenderán que, una vez más, los socialistas han reaccionado mirando hacia dentro, en lugar de escuchar el sonoro mensaje de las urnas.

¿Qué sucedería si el año que viene el PSOE obtuviera un mal resultado en las autonómicas y municipales? ¿Se interpretaría como un cuestionamiento a la nueva secretaria general, que, además, seguiría siendo presidenta de Andalucía? ¿No abriría esa hipótesis las puertas a una crisis mucho más virulenta que la actual?

La mejor forma que tiene el PSOE de recuperar la confianza de los ciudadanos es convocar unas primarias, a más tardar a finales de este año, para elegir al candidato a las generales.

Es condición necesaria, pero no suficiente. Los socialistas deben mandar un mensaje contundente sobre sus propuestas económicas y su modelo de Estado, tratando de recuperar el centro perdido y no dejándose llevar por los cantos de sirena de la extrema izquierda. Si hacen la política de IU o quieren parecerse a Podemos, los electores se quedarán con el original, en lugar de con la copia.

Para el PP la lectura es más difícil, por cuanto algunos de sus líderes consideran que lo ocurrido el 25-M no puede trasladarse a unas elecciones generales. Otros líderes creen que la mejora de la economía irá en paralelo con una recuperación mecánica del voto.

Ambos análisis autocomplacientes no sirven, sin embargo, para afrontar la realidad.

Los datos del 25-M dan una caída estrepitosa en Madrid y Valencia, las dos comunidades en las que el PP ha basado sus victorias en las generales.
Si a eso añadimos las dudas que aún existen sobre los candidatos, tenemos el peor de los escenarios para un PP que necesitaría remontar ¡más de 15 puntos! para gobernar en ambas comunidades.

Es hora de hacer política. El Gobierno debe ser algo más que un grupo de contables.
En sólo 12 meses, Rajoy tiene que afrontar asuntos tan espinosos como el separatismo en Cataluña, la traslación a los ciudadanos de la mejora de la economía y la recuperación de la ilusión por un proyecto de país que ahora no se percibe.

Todas esas cuestiones van unidas. Para resolver la cuestión catalana, el PP deberá asumir decisiones valientes, que sin duda implicarán modificar el sistema de financiación y, probablemente, la Constitución. Tanto para el PP como para el PSOE ha llegado la hora de la política. La opción del autoengaño sólo llevará al desastre.

OPINION CARTAS DE UN ARPONERO INGENUO
La derrota de la Madrastra
PEDRO J. RAMÍREZ El Mundo 1 Junio 2014

Mi tournée de presentación de La Desventura de la Libertad está empezando a ser un manantial inagotable de experiencias fantásticas. Si en Valladolid se produjo la fértil coincidencia con Ortega Lara -¡cómo siento que a Vox le hayan faltado esos miles de votos para lograr su escaño!-, si en Oviedo me quedé atónito cuando el portero del Reconquista me cambió una dedicatoria de mi libro por un ejemplar del Cándido de Voltaire, si en Pamplona aprendí en el restaurante Enekorri cuán placentera puede ser la sofisticada combinación de la distintas texturas del espárrago y si en La Granja descubrí la pedagógica belleza de los tapices semiclandestinos de la serie Los Honores -es inaudito que Patrimonio no haya editado un catálogo- destinada a educar en el arte de reinar a Carlos V, en el Hostal de los Reyes Católicos de Santiago me aguardaba el himno de Infantería.

Como lo oyen. O al menos como lo oí yo, atronando bajo las ventanas de mi habitación, cuando aún paladeaba las emocionantes palabras que Paco Vázquez había dedicado a Calatrava, en defensa de la Nación y la Libertad, igual de válidas ahora que en 1823. Era como si por arte de magia xacobea se fundiera el hoy con el ayer: «De los que amor y vida te consagran/ escucha, España, la canción guerrera/ canción que brota de almas que son tuyas/ de labios que han besado tu bandera...».

Y, como al asomarme a la ventana percibí medio centenar de boinas rojas sobre los respectivos uniformes de camuflaje, avanzando imponentes a paso ligero sobre el empedrado, aún me dio tiempo a precipitarme hacia la plaza del Obradoiro para escuchar el desenlace de tan singular peregrinación. Allí estaban formados los jóvenes martes -«Son los cadetes de la Academia de Oficiales de Toledo», me explicó, amable, un policía militar-, a punto de escuchar la pregunta teológica de uno de sus mandos.

La voz del teniente coronel Téllez resonó sobre las piedras milenarias del vestíbulo del Apóstol, mientras un silencio místico y calcáreo acallaba alrededor hasta a las gaitas:

- ¡Bahamonde!
- ¡A sus órdenes mi teniente coronel!
- ¿Cuánto vale un hombre?
- ¡¡Lo que vale su palabra!!

Siguieron otra pregunta y otra respuesta, reivindicando las virtudes del honor. Los cadetes volvieron a entonar su himno («El esplendor y gloria de otros días/ tu celestial figura ha de envolver/ que aún te queda la fiel Infantería/ que, por saber morir, sabe vencer»). A mis oídos sonó como un trasunto del de Riego: la misma épica ingenua y romántica por la que la patria llamaba a «la lid» a los «serenos, alegres, valientes, osados...», o sea a los «hijos del Cid».

Entonces la formación rompió filas. Téllez se acercó para explicarme que, antes de recibir sus despachos como tenientes en Zaragoza, sus hombres habían venido marchando a paso ligero desde Toledo a postrarse a los pies de Santiago. Habían tardado cuatro días en llegar. Yo le comenté que mientras en todas las profesiones y órdenes de la vida hubiera jóvenes fieles a sus ideales como ellos, habría esperanza para nuestra sociedad materialista y desnortada.

Le pregunté por qué se había dirigido a ese tal «Bahamonde» y no a otro. Replicó que cualquiera le hubiera respondido igual, que simplemente ocurría que «Bahamonde» era el que llevaba el guión, el estandarte, la bandera... Añadió que sería bueno que personas como yo visitáramos la Academia para conocerles mejor... Le contesté que me encantaría, que se lo diría al alcalde de Toledo, que seguro que él tenía mano para eso...

Pero en realidad la conversación era ya casi una música de fondo, pues todo mi raciocinio seguía subyugado por los martillazos de aquellos dos gritos clavados sin malicia alguna ante el Pórtico de la Gloria:

- ¿Cuánto vale un hombre?
- Lo que vale su palabra.

El concepto se había desnudado ya de la túnica de la exclamación. Para qué desgañitarnos con interpretaciones sofisticadas e intríngulis sociológicos. Inesperadamente dos militares de una pieza me habían entregado, sin proponérselo, la explicación del gran acontecimiento del domingo pasado. El insoslayable seísmo del 25-M. Ese día que siempre llega, antes o después, en el que los ciudadanos ponen sobre la balanza la credibilidad de sus gobernantes. En una democracia suele hacerse a través de las urnas. Y el veredicto ha sido demoledor pues, al utilizar ese rasero, los electores han mostrado a un PP y un PSOE aún más «faltos de peso» de lo que constató la mano del escriba invisible respecto a la Babilonia de Baltasar, al final de su banquete.

¿Cuánto vale la palabra de Rajoy sobre los SMS de Bárcenas, la evolución del paro, la descomunal subida de impuestos, la excarcelación del infame Bolinaga o la independencia de la Justicia? Cuatro millones de votos en un país de 45 millones de habitantes. ¿Cuánto la de Rubalcaba sobre el chivatazo del Faisán, los ERE de Andalucía o la mangancia de los sindicatos? Todavía menos.

Con ese raquítico respaldo no se puede ni gobernar ni ejercer de alternativa. O sí se puede pero no se debe, pues he ahí el camino hacia la «putrefacción del sistema» que decía Clarín. «Mene, tekel, efarsin». Si no se interviene a tiempo, cambiando las personas, cambiando las políticas, ese templo será demolido. Una vez más la única alternativa a la revolución es la reforma pero en el palacio no quieren enterarse y el hombre del traje de cascabeles llama frikis a los que ya abrochan las escalas a sus almenas mientras restriega, retozón, la demoscópica joroba contra las barbas del duque de Mantua. El soponcio espera, claro, junto a la cruda realidad, a la vuelta de la esquina.

Con un PP petrificado como los centauros carpetovetónicos de Mingote -mitad hombres, mitad búnkeres- y un PSOE perdido en el laberinto que el minotauro finge querer abandonar, una sola cosa doy por hecho: que el Consejo de la Competitividad no volverá a posar en La Zarzuela y la Moncloa con estética y ademanes de Gobierno de facto. A no ser, claro está, que quiera continuar nutriendo el auge de Podemos y algo tan letal para el modelo de sociedad que dice defender, como su potencial confluencia con Izquierda Unida de cara a un muy verosímil sorpasso del PSOE.

Aún más que la derecha marrullera y la izquierda asilvestrada, la gran derrotada del pasado domingo ha sido la Madrastra. Es decir esa restringida oligarquía empresarial y financiera que, reproduciendo corregida y aumentada la pretensión tutelar de la banca que tanto irritaba a Adolfo Suárez, ha terminado erigiéndose ante los ojos de los españoles como la usurpadora de todos los poderes y contrapoderes de la Nación.

No quiero negarle un ápice de mérito al tan hábil como demagogo Pablo Iglesias, pero hay que reconocer que esa foto, esas obscenas reuniones públicas, reiteradas con el Rey y los dos últimos jefes de Gobierno, en las que un autodesignado club de plutócratas ha reemplazado como interlocutor a una CEOE cuarteada por los escándalos de sus dirigentes, pero a fin de cuentas representativa, se lo ha puesto bastante a huevo.

...la Corona y a la gran empresa, sólo con dosis de transparencia podrá prevalecer nuestro modelo de convivencia

En España la suplantación de la democracia no ya por una partitocracia depredadora del interés público sino por una «cupulocracia» de reminiscencias feudales en la que los ciudadanos son rebajados a la categoría no ya de súbditos sino de vasallos, ha llegado a tal extremo que los amos del cotarro ni siquiera disimulan su hegemonía omnicomprensiva.

En ese posado monclovita del 7 de mayo hay personas honorables pero el cártel, con o sin acento, compendia demasiados males : la endogamia política en la que sólo medran los mediocres sin escrúpulos, la puerta giratoria que garantiza su jubilación dorada, la financiación ilegal de los partidos, el menoscabo de las juntas generales de accionistas, los congresos previamente amañados con avales, la orgía y rescate de las cajas de ahorro, la regulación ventajista de los mercados de las telecos, la banca y la energía, el duopolio televisivo, el reparto del dividendo digital, las destituciones de directores de periódicos, la balbuceante estrategia para mantener la unidad de España, la designación de los jueces en los altos tribunales, la doctrina de la prescripción, los indultos a políticos y banqueros, el poder deportivo, cultural y hasta filantrópico...

A este Pablo Iglesias del siglo XXI que ha sustituido la gorra de menestral por la coleta y el retrato de Marx por el de Hugo Chávez -manda eggs...- sólo le basta mostrar esa foto para que resulte creíble cuando dice que «estamos gobernados por los mayordomos de los ricos» y parezca cargado de razón cuando pide que diputados y ministros no sean sino «carteros de los ciudadanos».

Qué lamentable y desalentador resulta Rajoy cuando se agazapa, el muy tecnócrata, tras la leve mejoría de los datos macro. Como si las personas sólo fuéramos estómagos agradecidos sin ilusiones, pasiones ni ideales. Como si la única «vuelta» que fuera capaz de «darle» a su estrategia política consistiera en espaldear a su Gobierno, más que churruscado torrefacto, sobre la indolente parrilla de la mayoría absoluta. Como si estuviera preparando ya la campaña del «o yo o el caos», después de sacrificar en las autonómicas y municipales a cuantos barones y alcaldes sea menester para llegar a las generales -las únicas que le importan- al borde mismo del precipicio.

A ver si nos enteramos. La restitución de los derechos de participación política de los españoles -reforma electoral ya, democracia interna ahora- y la independencia judicial son el alfa y omega de la regeneración democrática, además de las señas de identidad a las que lleva un cuarto de siglo aferrado este periódico. Últimamente las cosas no han hecho sino empeorar. El conglomerado político-financiero-mediático que nos rige ha ido suministrándonos la manzana de la sumisión dosis tras dosis y el veneno ha producido el efecto letárgico que pretendía.

Pero ninguna sociedad queda condenada al sueño eterno. La duda por dilucidar es si el príncipe que besará y resucitará a la doncella será centrista, reformista y liberal, como yo deseo una vez más, o extremista, revolucionario y colectivista, como los oligarcas que nos rigen estimulan por vía pendular. Sólo si se recuperan espacios para la crítica, el pluralismo y la libertad, sólo si se eleva el listón de la exigencia a la política, a la Corona y a la propia gran empresa, sólo mediante una inyección de transparencia y autenticidad podrá prevalecer nuestro modelo de convivencia. Y la Madrastra ya sabe lo que aparece en el espejo.

Decires del decidir

MIGUEL ESCUDERO. EL CORREO. 1 Junio 2014

· Los nacionalistas son insaciables hasta lograr su objetivo final, que es el centralismo; ejercido por ellos, como es natural.

En las postrimerías de la dictadura franquista, Alexandre Cirici y Josep Benet –dos intelectuales que en 1977 serían senadores tras una alianza electoral del PSC, PSUC y ERC– dejaron grabado que el federalismo iba bien en Alemania, por ser una verdadera nación, pero no en España, a la que consideraban una falacia carente de realidad social. Esto no era sólo un disparate morrocotudo, sino que es una falsedad invasiva a la que hay que cerrar el paso. Por elevación, federalismo y nacionalismo son voces que manifiestamente se contradicen. Los grupos que se fundamentan en este segundo ‘ismo’ son insaciables hasta su objetivo final que es el centralismo; ejercido por ellos, como es natural.

Les propongo atender al reconocido jurista Eliseo Aja, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Barcelona. Acaba de publicar el libro ‘Estado autonómico y reforma federal’ (Alianza). Afirma que el Estado autonómico español tiene la estructura de poder de un sistema federal, pero que va cojo en sus criterios de funcionamiento. ¿Qué se podría hacer para que fuera más sólido y coherente? Nuestro sistema autonómico produce excesivos conflictos, en parte porque hay confusión sobre la relevancia jurídica y política de los distintos órganos administrativos. Hay que saber que el número de conflictos entre el Estado y las comunidades autónomas es hoy de unos 50 cada año.

Y esto supone casi el doble de las sentencias que anualmente logra dar el Tribunal Constitucional, al que le corresponde arbitrar. De este modo, explica el profesor Aja, hay un retraso en dictar sentencia del Alto Tribunal de ocho a diez años. Esto supone desprestigio y una grave ineficacia, además estimula los recursos trampa. «Para situarnos en la enormidad que esto representa», si nos comparamos con la realidad alemana, quedamos acongojados pues allá la media de conflictos judiciales entre Estado y ‘länder’ es solo de uno o dos al año.

Resulta obvio que el común objetivo federal es que el ejercicio del poder público sea eficaz para los ciudadanos y, por consiguiente, sea un poder repartido y compartido entre distintas instituciones. Antes que embriagarnos con palabras talismanes, deberíamos afanarnos en corregir lo técnicamente corregible. Así Elíseo Aja diagnostica que nuestro Estado autonómico «carece de instrumentos para asegurar el funcionamiento de la pluralidad de instituciones». Y en esta dirección hay que trabajar.

Hay fuerzas políticas preocupadas sólo por su poder y otras que se dedican a rajar de nuestro Estado, tan perfectible pero tan benéfico a la vez. Ante la hinchada frase ‘derecho a decidir’ el profesor Aja (a quien el propio gobierno de la Generalitat designó presidente del Consejo de Garantías Estatutarias de Cataluña; lo fue entre 2009 y 2013) es tajante: «No indica nada», es incompleta y no expresa el objeto de la decisión: «¿decidir qué?». Esta es la cuestión que cincela con un elocuente párrafo:

«Si se trata de decidir, como a veces se dice, sobre el futuro de un pueblo, el objeto resulta demasiado abstracto, y habrá que concretar si se cuestiona la continuidad de la monarquía, del sistema electoral proporcional o la pertenencia a la Unión Europea… Todas estas cuestiones pueden ser decididas pero siguiendo el procedimiento previsto en la Constitución, pero no en abstracto mediante un referéndum mágico. ¿Por qué se llama entonces ‘derecho’ a lo que no lo es? El término se utilizó en España por primera vez ligado al Plan Ibarretxe en el País Vasco por dos razones principales: por eufemismo, ya que ‘decidir’ suena menos radical que ‘secesión’ o ‘autodeterminación’, y porque evoca una legitimidad democrática abstracta (todas las personas tienen derecho a decidir y también los pueblos tienen derecho a decidir su futuro) que disimula la falta de fundamento jurídico. Por tanto, no existe un ‘derecho a decidir’ aunque sí se reconoce internacionalmente el principio de autodeterminación de los pueblos, que alcanza la posibilidad de pronunciarse sobre la independencia en los estados coloniales y que se ejercita mediante las elecciones en los estados democráticos». ¿Se ha de volver a repetir lo dicho?


Vox seguirá intentando seducir al electorado conservador-liberal tras su "decepción" electoral

La nueva formación liderada por Alejo Vidal-Quadras no ha conseguido ser el Podemos de la derecha y lamenta haber quedado fuera por poco del Parlamento Europeo. Sin embargo, se reafirma: hay espacio para una formación de derechas alternativa al PP.
Mario Moratalla www.vozpopuli.com 1 Junio 2014

Mientras el fenómeno Podemos convulsiona la política española con su discurso rupturista y antisistema, otro partido que ha llevado a cabo un discurso rupturista y antisistema (porque pretende acabar con la España de las Autonomías tal y como la conocemos ahora) desde la derecha no ha conseguido ese éxito. Se trata de Vox, el partido que se sitúa a la derecha del Partido Popular y que, con un discurso ultraliberal en lo económico y administrativo y ultraconservador en lo social, se ha quedado fuera del Parlamento Europeo por muy poco.

Como dice la propia formación en su web, "doscientos cincuenta mil españoles nos han dado su apoyo", y se han quedado a apenas 2.000 votos de conseguir un escaño que le hubieran quitado a Ciudadanos, que se quedó así con el último asiento en la cámara en liza (la formación dirigida por Albert Rivera Díaz obtuvo 2). No hubo suerte: el último escaño se adjudicó a 247.557 votos y Vox obtuvo 244.929.

Vidal Quadras habla de "gran decepción" por los resultados y reconoce que deberá cambiar su estilo de vida, al haber quedado fuera de las instituciones tras 27 años

Es por ello que el líder de la formación y cabeza de lista de Vox en las europeas, Alejo Vidal-Quadras Roca, habla sin paliativos de "gran decepción". "Ha sido doblemente decepcionante, porque no ha habido escaño y el hecho de estar tan cerca lo hace todavía más doloroso". El que fuera líder del PP catalán (José María Aznar López lo defenestró de esta comunidad en 1996 como una de las exigencias de Jordi Pujol i Soley para tener el apoyo de CiU en el Congreso de los Diputados) llevaba ocupando cargos públicos desde 1987, primero concejal en el ayuntamiento de Barcelona, luego diputado catalán, luego senador y desde 1999 en el Parlamento Europeo, del que era vicepresidente desde 2004. Tras 27 años con un sueldo público, la vida de Vidal-Quadras cambia ahora diametralmente.

"Ahora he de organizar mi vida personal sobre nuevas bases y en ello estoy. Hay muchos campos donde puedo actuar, como el académico o la consultoría", dice Vidal-Quadras. Sin embargo, el 'commitment' del catalán es claro: seguirá luchando con Vox para tratar de sacar representación en las próximas autonómicas y municipales, para las que quedan apenas 12 meses. "Hemos fijado una asamblea general del partido para el 20 de septiembre y ahora estamos preparando los borradores, las ponencias de la asamblea, que será un proceso muy participativo y recuperando el tono y recomponiendo el partido después del varapalo de las elecciones".

"El PP hace políticas socialistas"
En definitiva, Vox no ha conseguido recoger entre el votante de derechas el descontento que sí ha recogido Podemos entre el votante de izquierdas y centro, o al menos no lo suficiente como para lograr representación. Pero Santiago Abascal Conde, otra de las cabezas visibles del partido, asegura a Vozpópuli que lo acabarán consiguiendo porque "el votante de la derecha está huérfano porque no hay políticas de derecha y ahora mismo no hay representación política. El PP aplica políticas socialistas y en lo que tiene que ver con la respuesta nacionalista o lucha antiterrorista creemos que hace lo mismo que el PSOE. Viendo la situación de España, con ultraizquierda y separatistas, nuestra opción es mucho más necesaria que nunca".

Vox ha rondado un 5% de sufragios en plazas como Madrid, Valladolid, Murcia o Burgos, pero ha sido mucho más débil en Catalunya y País Vasco

Estas elecciones han mostrado la fortaleza de la formación en ciertos territorios: "Madrid, Burgos, Valladolid, Murcia y otros lugares", donde han logrado alrededor del 5% de los votos. Sin embargo, su debilidad ha sido notoria en otros, muy especialmente en Catalunya y País Vasco. Pero en Vox prometen que darán batalla en todos los territorios, ya que "no hay sitios hostiles ni lugares que sean menos España", dice Abascal. Para el político bilbaíno, militante durante casi 20 años del PP en Euskadi, "hace mucho tiempo que en España hay un cuarteto de partidos, los dos de siempre y los dos de nunca (PNV y CiU). Los viejos partidos están siendo arrollados por nuevas opciones y entendemos que eso se va a agudizar cuando estén dispuestos a pactar entre ellos, algo que nunca han hecho. Pero ahora incluso con la salida de Alfredo Pérez Rubalcaba, entre ambos se tapan las vergüenzas y estarían dispuestos al gran pacto".

Y tiran también en Vox del discurso regeneracionista, además de reclamar el espacio ideológico que tienen libre: "El PP está en la socialdemocracia, el PSOE se va a radicalizar, Podemos está en la izquierda soviética y chavista e IU no sabe donde está. Nosotros estamos en la desde la defensa de la unidad nacional, la crítica al Estado de las Autonomías, necesidad de que el gasto público y los impuestos se reduzcan, deje de haber un número de parados y otras políticas que caracterizan a cualquier derecha europea". E incluso tienen una parte del discurso en la que coinciden totalmente con Podemos: "No hay democracia sino partitocracia, donde los partidos lo pueden todo: controlan a los jueces, chantajean a los empresarios, a los medios de comunicación, aquí los jueces son políticos, los parlamentarios no cumplen". Por ello, su discurso por el ahorro en aboga por cerrar los 17 parlamentos autonómicos, por traer nuevos profesionales a la política "que no se enriquezcan pero no pierdan dinero tampoco", dice el vasco Abascal.

Una discriminación mediática
El fenómeno del partido dirigido por Pablo Iglesias Turrión debía de surgir en cualquier caso en las conversaciones entre este periódico y los dirigentes de Vox. ¿Por qué ellos sí y Vox no? ¿Qué ha hecho este partido para llegar a más de un millón de personas en tan poco tiempo? Alejo Vidal-Quadras tiene claro que las televisiones (concretamente, Cuatro y La Sexta) han sido decisivas para que a Podemos se le conozca en todo el territorio: "Si no te conocen no te van a votar, en el caso de Podemos una abundante y frecuente participación de Pablo Iglesias en programas de gran audiencia les ha ayudado muchísimo, ellos han conectado bien con un sector de la sociedad que son gente con precariedad, con necesidad, en situación de pobreza, y su mensaje radical, utópico, ideal, para gente que está en un estado de profunda indignación y desesperación ha calado". El exdiputado europeo también es frecuente de tertulias, aunque especialmente en Intereconomía TV.

Santiago Abascal se muestra sorprendido porque el sistema haya aupado al éxito a Pablo Iglesias a través de la TV mientras a Vox se le ha boicoteado

De igual modo se expresa Abascal, para quien resulta muy sorprendente "cómo desde el sistema se ha alentado la irrupción de una fuerza antisistema con el ánimo de dividir a la izquierda que ha dado voz a una formación política que plantea una democracia asamblearia de estilo chavista". Todo esto se ha hecho, añade, mientras a ellos se les cortaba la posibilidad de acceder a las televisiones, ya que "tenemos constancia de presiones desde Moncloa para evitar que se nos diera voz en los medios". Pese a todo, reconoce que los medios de comunicación"son libres y no queremos insistir en una posición lastimera". Los apoyos a Vox han venido, curiosamente, de alguna importante personalidad del otro lado del Atlántico, como es el exalcalde de Nueva York Rudolph Giuliani, quien mandó un video para apoyar la candidatura de Alejo Vidal-Quadras.

Con respecto a este 'outsider' que es Podemos, ambos lo tiene claro. Su destino es el fracaso. "El programa político y social de podemos es irrealizable, es una pura fantasía, y si se llevase a cabo llevaría a España a la miseria en un tiempo muy corto. Un programa que pide nacionalizar los sectores económicos estratégicos, expropiar bancos y sus activos inmobiliarios, salario mínimo y máximo, acabar con la libertad de enseñanza, fijar un salario universal por el mero hecho de ser ciudadano, es una utopía. Es opuesto a todos los mecanismos probados de creación de riqueza: economía de mercado, libertad individual, es un programa que nos llevaría transformarnos en la Cuba castrista de forma muy rápida y largas colas con la cartilla de racionamiento ante almacenes semivacíos, pero insisto, él lo ha propuesto y mucha gente lo ha votado, pero no tiene ningún viso de viabilidad y creo que se irá diluyendo, ha sido un fenómeno momentaneo tipo suflé que se deshinchará y en municipales y generales le vaticino muy poco recorrido", dice el veterano político barcelonés.

En términos similares se expresa Abascal, quien está convencido de que muchos votantes de Podemos no han leído su programa "y les han votado para atacar al sistema".

¡Mais oui, je suis catalan, bien sûr!
Roberto L. Blanco Valdés La Voz 1 Junio 2014

Ayer publicaba este periódico que el castellano es ya el segundo idioma de YouTube. Lo confirmaba Melanie Parejo, responsable de estrategia del sitio web en España y Portugal. La noticia se une a otras muchas que demuestran la extraordinaria vitalidad, y capacidad de expansión, de nuestro idioma común, la segunda lengua materna del planeta tras el chino mandarín y la tercera en Internet, tras el chino y el inglés.

Nada de eso debe importarle un comino sin embargo al presidente de la Generalitat, que, dando nuevas pruebas de su inagotable capacidad para el dislate, acaba de decidir, por supuesto totalmente al margen del Gobierno, pedir el ingreso de Cataluña en la Organización Internacional de la Francofonía, comunidad de países con lengua francesa que tiene entre otros objetivos, según la web de la OIF, su promoción internacional. El disparate sería risible si no afectase a los derechos de millones de catalanes que llevan años soportando una política lingüística que persigue como desvarío enfermizo erradicar el castellano de las cuatro provincias catalanas. Solo así puede entenderse que la lengua común de todos los españoles tenga menos presencia que el inglés en el sistema educativo catalán y que la Generalitat se haya negado durante años, pasándose por el arco del triunfo repetidos pronunciamientos judiciales, a aplicar un decreto del Gobierno del año 2006 que establecía una ¡tercera! hora de castellano en las escuelas catalanas.

Pues bien, para ser claros, en ese país cuyo gobierno autónomo ha decidido solicitar el ingreso en una organización de promoción de la maravillosa lengua de Voltaire, el castellano que resulta sistemáticamente ninguneado desde las instituciones oficiales como un forúnculo a extirpar, es la lengua de identificación del 55% de los habitantes de Cataluña (por el 40% de la catalana y un 5% de otras). Es más, casi el 57% de los catalanes tienen como lengua materna el castellano (por el 35% de la catalana y casi un 8% de otras), el mismo 57% que utiliza el castellano cuando navega a través de Internet, por un 37% el catalán y un 3% el inglés.

Y todo ello tras más de treinta años de la llamada normalización lingüística, instrumento de ingeniería social destinado a alterar por decreto la libertad lingüística de los castellanohablantes. La decisión del presidente de la Generalitat de solicitar el ingreso en la Organización de la Francofonía no es, sin embargo, la simple majadería de quien es un verdadero majadero.

Es la prueba del nueve (del neuf, si me permiten) de una estrategia de los nacionalistas obsesivamente antiespañola: construir un país que solo existe en sus delirios y que solo podrá convertirse en realidad convirtiendo en extraños en su propia tierras a varios millones de ciudadanos de Cataluña que son tan catalanes como Mas.

Hacia el País Vasco
xavier pericay ABC Cataluña 1 Junio 2014

Cataluña se está convirtiendo en un nuevo País Vasco

Entre las muchas calamidades que nos legaron los años de gobiernos tripartitos, está la de haber convertido Barcelona en una ciudad abierta. Abierta en tanto que guay, enrollada y alternativa. Y abierta en tanto que abandonada a su suerte por quienes desistieron en su momento, por convicción o ineptitud, de aplicar en ella el imperio de la ley —lo cual, si bien se mira, no es sino una consecuencia de lo anterior—. Todo ello coincidió, por otra parte, con el despliegue de los Mossos d’Esquadra en la provincia, por lo que el orden público pasó a depender de esos mismos gobiernos nacionalizquierdistas y de unas fuerzas de seguridad que pronto se mostraron incapaces de atajar los disturbios provocados por los movimientos antisistema, tan cercanos, en lo ideológico, a los políticos cuya obligación era reprimir sus desmanes.

Con la vuelta de CIU a la Generalitat y su posterior acceso al gobierno de la ciudad, la mano tendida del tripartito se volvió puño de hierro. Pero las cosas no mejoraron. No diré que la gestión de los consejeros de Interior Puig i Espadaler haya hecho buena la de sus antecesores Tura y Saura —hay cosas manifiestamente imposibles—, pero sí es cierto que no hemos salido del barrizal, como demuestran la reciente dimisión del máximo responsable de la policía autonómica y, por supuesto, las revueltas del barrio de Sants. Es más, el carácter extremadamente violento de los disturbios y la aparición del líder de la CUP, David Fernàndez, como mediador y chantajista a un tiempo, recuerdan demasiado a la «kale borroka» vasca y a la figura del hoy preso Arnaldo Otegi, respectivamente. Incluso esa Convergència desbordada por los acontecimientos, sin otra hoja de ruta que la que mueve el viento independentista, recuerda al PNV y a su reiterada impotencia. Tanto es así que ni siquiera las tradicionales apelaciones al pacifismo de los catalanes resultan ya creíbles. Cataluña se está convirtiendo en un nuevo País Vasco. Y, como advertía este jueves Arcadi Espada, nada impide pensar que estemos asistiendo a un ensayo general con vistas al próximo 9 de noviembre.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial