AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 23 Julio  2014

La democracia sentimental
LUIS PAREJO El Mundo 23 Julio 2014

Toda una compañía de fantasmas recorre Europa. Se trata de viejos conocidos: el nacionalismo, la xenofobia, el populismo. Suiza vota limitar la inmigración, crecen los partidos antieuropeos, Cataluña no se siente querida. Presenciamos así un movimiento de introversión agresiva dominado por las emociones antes que por la razón. Incluso las reivindicaciones más extravertidas, del 15M a Beppo Grillo, pasando por Podemos y el Tea Party norteamericano, se inclinan hacia el irracionalismo, cuyo rasgo más característico sería la búsqueda de un chivo expiatorio: banqueros, políticos, ricos, gobiernos. Y el resultado es una laberinto de pasiones que se parece bien poco a la esfera pública que reclamaron los ilustrados como fundamento para nuestras democracias representativas.

Si entramos en el terreno movedizo de las explicaciones, la tentación es clara: echarle la culpa a la crisis. Parece servir para dar cuenta de todo aquello que ha sucedido desde su comienzo. Y algo, o mucho, hay de esto. En Network, película de Sidney Lumet con guión de Paddy Chayevski, el famoso anchorman televisivo que gana notoriedad durante la crisis del petróleo de los años 70 ejerciendo de profeta iracundo no puede sonar más actual: «¡No sé cómo resolver los problemas, pero no puedo más y estoy indignado!». Esa falta de lógica tiene su lógica. Pero el argumento no se aplica tan fácil a sociedades prósperas como Suiza, Holanda o Escocia.

¿Y si hubiera algo más? ¿Y si el problema residiera en el desajuste entre los presupuestos ideales de la organización política y su realidad práctica? Más aún, ¿y si las democracias liberales estuviesen en desventaja frente a las fuerzas que la socavan debido a su menor atractivo propagandístico? ¿No puede ser que el liberalismo sea demasiado frío, demasiado cool, para la articulación contemporánea de las pasiones políticas?

Vivimos en democracias representativas que combinan la organización política liberal con los principios bienestaristas socialdemócratas, quedando la producción de riqueza encomendada a la economía social de mercado y la vertebración identitaria en manos de la vieja idea de nación. Resulta de aquí un inestable equilibrio entre la primacía de la libertad individual y las exigencias colectivas, que ha de ser negociado permanentemente a través del debate público y las elecciones representativas. Todo lo cual presupone un cierto tipo de sujeto, un ciudadano que trata de realizar su plan de vida y de maximizar sus preferencias en el mercado, mientras simultáneamente atiende a los intereses generales ejerciendo sus deberes cívicos: informarse, reflexionar, expresarse políticamente. Se trata, esencialmente, de un sujeto autónomo que atiende a razones.

¿Se reconoce el lector en ese retrato? Probablemente no, porque este presupuesto filosófico tiene un problema: guarda poca correspondencia con la realidad. Es verdad que venimos de la horda y teníamos razones para pensar que la mejora gradual de las condiciones atmosféricas -materiales, institucionales, culturales- en que se desenvuelven los seres humanos facilitaría el cumplimiento de las nobles aspiraciones ilustradas. Pero no ha sido así. Es hora de reconocer que las emociones, más que las razones, juegan un papel decisivo en nuestra esfera pública. Recordemos la primera campaña electoral de Obama, obra maestra del sentimentalismo político: su Yes, we can era, confesamente, un folio en blanco sobre el que proyectar las propias ilusiones. Más recientemente, el giro hacia una argumentación emocional está permitiendo a los activistas norteamericanos que defienden el matrimonio homosexual empezar a ganar la batalla de la opinión pública. Y así sucesivamente. En todos estos casos, parecen aplicarse las recomendaciones de la filósofa Martha Nussbaum, para quien el recelo liberal ante las emociones supone ceder el terreno de su conformación al populismo. De ahí que ella misma apele a una especie de liberalismo emocional, uno capaz de superar su frigidez original ofreciéndose a los ciudadanos como una forma pasional de hacer política. Pasaríamos así del kantiano atrévete a saber a un posmoderno atrévete a sentir.

Sin embargo, no todas las emociones políticas son tan beneficiosas. No ha habido genocidio ni limpieza étnica que no se fundara en una emoción: el odio. Peter Sloterdijk ha documentado el papel del resentimiento como fuerza política. Y el historiador Götz Aly ha puesto de manifiesto cómo el antisemitismo de la Alemania pre hitleriana hundía sus raíces en la envidia. Entre nosotros, el propio concepto de casta posee una carga emocional superlativa. Su éxito, por añadidura, encaja muy bien con los resultados de un estudio reciente que sugiere que la máxima satisfacción subjetiva del ciudadano se produce cuando sus postulados son radicales (está convencido de su veracidad) y un Gobierno moderado no los representa. O sea, que la felicidad política es adversativa. Cuidado, pues, con las emociones.

Sin embargo, la razón también se equivoca. Sabemos que nuestra racionalidad padece un conjunto de limitaciones y sesgos, ejemplarmente explorados en la obra de un Daniel Kahnemann que distingue entre un sistema intuitivo y otro reflexivo de decisión, siendo el primero más sensible a las emociones. Disciplinas como la psicología, la economía o la antropología están encargándose de matizar el supuesto de la libre elección racional, para reemplazarla por un relato más realista de nuestras propensiones: así sientes, así decides. Vamos descubriendo cómo compramos, votamos, hablamos o amamos en la práctica. Y comprendemos que el control que ejercemos sobre las decisiones deja mucho que desear.

En gran medida, pues, los problemas que plantea el dibujo liberal del sujeto tienen que ver con un insuficiente reconocimiento de su naturaleza social. Tal como advirtieran en su momento los pensadores comunitaristas, somos en gran medida la suma de influencias que nos constituyen. De ahí que nuestro yo no pueda entenderse sin prestar atención a las emociones que nos vinculan a la comunidad y a sus valores. Somos animales sociales, no átomos racionales. ¡Por eso tanta gente cree que la feria de su pueblo es la mejor del mundo!

¿Abandonamos, entonces, toda esperanza? ¿Hay que admitir que nuestras democracias son democracias de enjambre movidas por descargas emocionales, como sugiere Byung-Chul Han, y dejar la esfera pública en manos de los profetas? No tan deprisa; tal vez haya aquí un malentendido. Es posible que, al no comprender bien la función del sujeto ideal del liberalismo, estemos siendo injustos con este. ¿Acaso desconocían los filósofos ilustrados las pasiones humanas y la formidable influencia de la comunidad sobre el individuo? No parece probable: fue Hume quien dijo que la razón es un instrumento al servicio de las pasiones. Recordemos el contexto histórico en que se origina el pensamiento ilustrado: cuando los pensadores que conceptualizan al sujeto liberal miran en derredor, no lo encuentran: la alfabetización obligatoria queda todavía lejos. Y es precisamente para producirlo que decretan su existencia, como una prescripción que obedecer, una dirección en la que avanzar.

En realidad, pues, no hay que contemplar al ciudadano ideal como una realidad sociológica, sino como un ideal regulativo con propósitos civilizatorios. Dicho de otra manera, es el ciudadano que debemos esforzarnos en ser, aun a sabiendas de que no lo lograremos del todo. El sujeto autónomo es un como si: se nos llama a actuar como si fuéramos autónomos y racionales. Porque así lo seremos en mayor medida que si arrancamos de sus contrarios.

Sostener entonces que el liberalismo democrático no presta suficiente atención a las emociones o la comunidad es errar el tiro. Dado que no es posible evitar que jueguen un papel de peso en los procesos democráticos, incidiendo sobre la formación de las preferencias individuales o contaminando la atmósfera colectiva, debemos encauzar su influencia estableciendo unas reglas del juego asentadas sobre principios racionales: razones, tolerancia, hechos. Es verdad que somos demasiado humanos para estar a la altura de un ideal semejante, pero, ¿no seríamos mucho menos que humanos si dejáramos de mirarnos en él?

Manuel Arias Maldonado es Profesor Titular de Ciencia Política UMA.

Andalucía
El parto de Susana
José Luis Roldán Libertad Digital 23 Julio 2014

Ahora sí. Susanita tiene ya su ratón. Aunque la gestación de la criatura ha emulado la de la elefanta (¿qué otra cosa podía esperarse de quien tardó diez años en hacer Derecho?), el producto ha sido, sin embargo, una mísera ratona a la que ha llamado Ley de Transparencia. Hace más de un año que la Suprema –entonces sólo Susana la Magna- anunciaba con su característica retórica anacolutense el deseado advenimiento; decía sobre la gestación: "Está marcando un antes y un después en la elaboración de los proyectos de leyes (…) y se desarrolla bajo el convencimiento de que todo lo público es público"; y sentenciaba: "Mucha luz es la mejor vacuna contra la corrupción, que lamentablemente es uno de los elementos que está contribuyendo al descrédito de los ciudadanos". ¡Genial! Para no refutar a Samaniego, ella, como los montes de la fábula,

con estilo fanfarrón y campanudo
nos anuncia ideas portentosas;
pero suele a menudo
ser el gran parto de su pensamiento,
después de tanto ruido, sólo viento.

Pues eso es la primogénita del susanato, una ruidosa ventosidad totalitaria. Reúne todos los elementos: mentiras, propaganda y Partido. Es una ley -como todas las de este régimen- de chiringuitos aparentes (fantásticas escorias eminentes) para colocar adeptos. Como todo en el régimen, para que nada escape al control del partido. Todo remite al dedo omnipotente del líder. En cuyo nombre el Comisario Político por antonomasia, esto es, el consejero de la Presidencia (para que se hagan una idea: Manuel Gracia, Gaspar Zarrías o la propia Susana Díaz), dirige una tupida red de unidades, órganos y organismos diseñados para ejercer un control sutil; es decir, para garantizar en última instancia la opacidad.

La transparencia queda en la Junta en manos de la Comisión General de Viceconsejeros, que preside -¡cómo no!- el Comisario Político del Partido; y como no hay enchufados en San Telmo (que hasta los cocineros son de libre designación), se crea una secretaría de la transparencia (aquí podremos colocar a 15 o 20) para coordinar las 11 jefaturas (con rango mínimo de servicio, dice la ley) y las 11 comisiones de transparencia de las consejerías (aquí colarán no menos de un centenar, incluido el diezmo parasitario de IU).

Como órgano de control se crea el Consejo de Transparencia, aunque podría haberse llamado HAL 9000 o Big Brother o, en castizo, la ZCG, la Zorra al Cuidado de las Gallinas. Este consejo se proclama autoridad independiente, cuando lo que verdaderamente lo caracteriza es su sumisión y dependencia del poder. Su composición endogámica y gremialista apunta a los de siempre: el Parlamento (PSOE-IU), la Junta (PSOE-IU), los sindicatos (PSOE-IU), las universidades (PSOE), los consumidores (PSOE), los ayuntamientos (FAMP-PSOE) y los "expertos" o "personas de reconocido prestigio" (reconocido por el partido). ¿Suena la fórmula? Ha dado al régimen muy buenos resultados.

En suma, todo procede del mismo dedo: el del que mande en el PSOE.

Y por si no fuese suficiente tanta luz, que nos ciega, se crea también la Comisión Consultiva de Subvenciones (pero ¿todavía hay alguien por colocar?); se supone que con el objeto de organizar de modo eficaz la destrucción de los expedientes de ayudas fraudulentas, y ponerlos lejos del alcance de los jueces antes de que sea demasiado tarde, tal como ha denunciado a la policía el represaliado funcionario responsable del departamento.

No obstante, lo que para mí resulta más llamativo es que el PP haya perdido el culo para apoyar la ley. Cada vez se me antoja más claramente que a lo que aspiran es a heredar el cortijo. De otro modo no se entendería tanta abyección.

Y mientras todo esto sucede vamos conociendo que la UGT era una organización para delinquir (delincuir, en chaviano), que estafaba a los andaluces. Y va siendo patente que la Junta de Susana la Fea es cómplice de la sindicalista Carmen la Guapa en esa descomunal estafa; pues sigue sin incoar expediente sancionador a los mangantes.

Transparencia, entonces, ¿para qué? Ya los conocemos, y sabemos de sobra qué hacen con nuestros dineros.

EL SILENCIO NO ES RENTABLE
Zapatero a tus zapatos
Antonio Alarcó www.gaceta.es viejo 23 Julio 2014

Los dos máximos responsables de estas Comunidades Autónomas prefieren poner sobre la mesa su enfrentamiento político con el Gobierno de Mariano Rajoy y dar la espalda a los problemas reales de sus ciudadanos. Queda claro las prioridades de cada cual respecto a sus obligaciones.

Que el título no los lleve a equívocos. No queremos que piensen que vamos a volver a mentar al anterior presidente del Gobierno, ni nada que se le parezca. Queremos hablarle de la visita que nos ha hecho recientemente el ínclito Revilla, que dejó a la Comunidad Autónoma de Cantabria arruinada, y sigue hablando de todo y no sabe de nada, y la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Está claro que el refranero popular nos lo ha puesto en bandeja.

Pensamos que cuando una presidenta hace una visita a otro presidente suelen tratarse temas que comparten y reflexionan de cómo intentan solucionarlo. Y en este caso, Canarias y Andalucía tienen muchas cosas en común: alto índice de paro, pobreza infantil, por nombrar los más relevantes.

Pues fíjense ustedes que no. Los dos máximos responsables de estas Comunidades Autónomas prefieren poner sobre la mesa su enfrentamiento político con el Gobierno de Mariano Rajoy y dar la espalda a los problemas reales de sus ciudadanos. Queda claro las prioridades de cada cual respecto a sus obligaciones.

Susana Díaz parece que no tuvo tiempo, o prefiere olvidar que Andalucía tiene el mayor porcentaje de parados de toda España. Nada más y nada menos que un 36 por ciento, mientras que Canarias le sigue de cerca con un 33 por ciento. Pero esto no les preocupa. Ni el hecho de que ambas tengan una de las mayores tasas de abandono escolar así como que encabezan el ranking de jóvenes entre 15 y 29 años que ni estudian ni trabajan.

Parece que estos datos no son lo suficientemente importante para Díaz y para Rivero que decidieron utilizar este encuentro para hablar de las prospecciones y de un referéndum que a todas luces es ilegal. Hará falta recordarles a ambos que las leyes sólo prevén consultas autonómicas sobre temas de competencia autonómica, y en este caso, la competencia de las prospecciones solo las tiene el Estado.

Y ya no sólo nos referimos a una cuestión de legalidad, también lo hacemos desde un punto ético. Y nos explicamos. Habrá sido Rivero valiente para comentarle a su homóloga que en su momento estaba a favor del petróleo. No sólo se recogía en el programa electoral de CC sino que además en la primera visita oficial del ministro de Industria, José Manuel Soria, a Canarias, le reclamó que el Archipiélago se beneficiara de las prospecciones.

Siempre hemos dicho que cada cual puede tener la opinión que le plazca… hasta ahí podríamos llegar. Pero que Susana Díaz intente dar lecciones de coherencia nos parece el colmo de los colmos cuando el propio secretario general del PSOE en Canarias, José Miguel Pérez, anunció en una entrevista en 2011 que él si haría las prospecciones con los ojos cerrados.

Es más, alguien le ha contado a Susana Díaz que en esa misma entrevista el dirigente socialista calificó de “error del diablo” que las administraciones públicas no se pusieran de acuerdo para permitirlas. No sabemos qué ha pasado desde entonces, pero donde José Miguel Pérez sólo veía ventajes y ni un solo inconveniente, ahora ve inconvenientes y ni una sola ventaja. Una pena y un despropósito tanto cambio de postura.

Frete a ello en el PP estamos convencidos de que no hay ningún país en el mundo que teniendo riqueza en su entorno no la explore ni la explote con las debidas garantías. Hablamos de la máxima expresión de lo que se denomina desarrollo sostenible. Máxime cuando nuestra factura energética anual supera los 5.000 millones de euros, y consumimos diariamente el equivalente a 100.000 barriles de petróleo.

Es evidente que no podemos permitirnos el lujo de desdeñar nuevos recursos. Sería irresponsable e incomprensible renunciar a sacar partido de nuestra riqueza natural cuando la primera especie a proteger es el hombre.

Por eso, seguiremos esforzándonos para defender los intereses de los españoles y concretamente de los canarios, apostando de forma decidida con todas las garantías jurídicas y medioambientales para buscar nuevas fórmulas en la empleabilidad de Canarias y del resto del país.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Cuando el Erario pierde 12.000 millones y aún hay que dar las gracias

Editorial El Mundo 23 Julio 2014

LA VENTA de Catalunya Banc al BBVA supondrá para el Estado una pérdida cercana a los 12.000 millones de euros invertidos en ayudas públicas directas para evitar la quiebra de la entidad. Además, hay que añadir que la Sareb gastó en su día otros 6.700 millones destinados a la compra de activos tóxicos ligados al sector inmobiliario. En relación a su tamaño, el agujero que deja en las arcas del Estado es el mayor de todas las entidades financieras españolas, más grande aún que el de Bankia. Sólo estos 12.000 millones suponen seis veces el Presupuesto del Ministerio de Educación. Aun así, en Economía existía ayer satisfacción por la operación. El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, se felicitó porque, según dijo, se ha logrado «minimizar el coste para el contribuyente». Lo lamentable, después de todo, es que tiene razón.

El caso de Catalunya Banc, la entidad nacida de la fusión de cajas catalanas que tenía a Caixa Catalunya como principal referente, es otro ejemplo más del negativo papel que los políticos han jugado en los consejos de administración de las viejas cajas de ahorros. Los dirigentes autonómicos las utilizaron muchas veces como suministro de dinero con el que financiar sus proyectos, con el resultado que conocemos: la mayoría ha tenido que ser rescatada por el Estado. La gran excepción es La Caixa, y no por casualidad:ha sido la menos politizada de todas las cajas importantes del país.

Tan llena de irregularidades fue la gestión de Catalunya Banc, que más de 40 de sus directivos están hoy imputados por administración desleal. Por todo ello sorprende ahora la reacción de la Generalitat, que ayer lamentó por boca de su portavoz, Francesc Homs, que la entidad pase a manos no catalanas: «No hay Gobierno en el mundo que esté contento porque las decisiones se tomen fuera». Es una declaración fuera de lugar que ignora que han sido precisamente los dirigentes catalanes los que han llevado la entidad a la ruina. Por ese desastre deben pagar ahora todos los españoles. Cabría recordarle a Homs, por otra parte, que ningún banco catalán ha pujado por la compra de Catalunya Banc. O que una entidad catalana como Banco Sabadell está entre las que más ayudas ha recibido del Estado, lo que le permitió hacerse con la antigua Caja de Ahorros del Mediterráneo, la cuarta caja española. Por otra parte, un ejemplo claro del efecto anestesiante que el nacionalismo ejerce sobre la sociedad catalana lo tenemos en el caso de Narcís Serra. El ex ministro, que presidió Caixa Catalunya desde 2005 y se subió el sueldo después de pedir el rescate al FROB, participa con normalidad en actividades sociales. Sin embargo, el ex presidente de Caja Madrid Miguel Blesa, es perseguido casi allá adonde va.

Parece un sarcasmo que hoy tengamos que aplaudir que el Erario ha perdido sólo 12.000 millones de euros con Catalunya Banc. El ex director del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, Mariano Barbacid, se lamentaba ayer con razón sólo imaginando lo que podría hacer con ese dinero inyectándolo en un plan para fomentar la ciencia. Sin embargo, hay que ser conscientes de que, con la venta de Catalunya Banc, se da el penúltimo paso para la reestructuración del sistema financiero español, a falta de la venta de Bankia. Cuando haya concluido este proceso, se habrá recuperado definitivamente la confianza en el conjunto de la banca, imprescindible para asentar las bases de la recuperación económica.

Ballesteros, el Faisán y el continuismo del PP

EDITORIAL Libertad Digital 23 Julio 2014

El inspector jefe de la Policía José María Ballesteros, condenado por el caso Faisán, presentó este lunes una petición de indulto al Gobierno en la que afirma que se limitó a "cumplir la orden de un superior" cuando participó en el chivazato al aparato de extorsión de la banda terrorista ETA. La solicitud de gracia al Ministerio de Justicia se produce después de que, el viernes anterior, el Tribunal Supremo confirmara las penas de un año y medio de cárcel y cuatro de inhabilitación especial a los dos únicos funcionarios encausados en el que, sin duda, es uno de los mayores escándalos de la lucha antiterrorista perpetrado por los socialistas desde los tiempos del GAL.

Los once folios en los que se condensa la petición de indulto han servido, de momento, para que la defensa del policía solicite a la Audiencia Nacional la suspensión de la pena hasta que el Ejecutivo se pronuncie al respecto. Se trata de retrasar la expulsión de Ballesteros del Cuerpo Nacional de Policía y, de algún modo, de facilitar la decisión final del Gobierno asumiendo que todo fue una decisión política y el comisario un mero peón, muy a su pesar. De hecho, el sentido común dicta que ese fue precisamente el esquema bajo el cual se produjo la delación a los etarras en el conocido bar de Irún. Los diputados del PP que se encargaron de llevar a las Cortes este escándalo, entre ellos el actual director general de la Policía, partían de esa premisa y centraron sus numerosas intervenciones en buscar "la X del Faisán", en referencia indirecta a Alfredo Pérez Rubalcaba, entonces ministro del Interior. Hoy, con el PP en el Gobierno, las declaraciones de esos mismos protagonistas no pasan de un aséptico respeto a las decisiones judiciales, a la espera de ver qué se hace con el indulto.

Sea cual sea la decisión del Gobierno, la manera en que se ha saldado el asunto del chivatazo cuestiona seriamente la sinceridad de los populares cuando hicieron del Faisán un casus belli contra el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, al que acusaron de cometer traición. Traición a las víctimas del terrorismo y a la Nación, cometida precisamente por los responsables de la lucha contra ETA.

Las excarcelaciones injustificadas de etarras, el trato dispensado a asesinos como Bolinaga y ahora esta confianzuda petición de indulto por parte de uno de los dos únicos condenados por el Faisán demuestran que la política de rendición de Zapatero no fue una improvisación más del personaje, sino un plan perfectamente diseñado que tiene en el Gobierno de Rajoy su más fiel continuador.

Catalunya Banc, más ‘munición’ para Podemos

Pablo Sebastián www.republica.com 23 Julio 2014

España vive a la sombra de un volcán cuyas tripas no dejan de rugir como anuncio de una posible explosión que, lejos de estar controlada y alejada en el tiempo como si ya hubiera pasado lo peor, hay días -como el de ayer- que se ve más cercana que nunca y a punto de estallar. Y todavía los hay que no entienden por qué un partido como Podemos suscita tantas adhesiones oriundas de la izquierda, el centro y la derecha, con sus mensajes rupturistas y denuncia general de la clase política a los que llaman “la casta”.

Pues bien hay otro colectivo, como el de los banqueros políticos, irresponsables, derrochadores y en casos hasta ladrones que bien merecerían otro apoyo más singular, “la caspa”, visto el cúmulo de escándalos surgidos en torno a las Cajas de Ahorro -como ahora se ve en Catalunya Banc-, por las que España ha tenido que pagar a la UE un rescate de 40.000 millones de euros, que en su gran mayoría no se van a recuperar.

Pero todavía hay más, porque resulta escandaloso e indecente que el Secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, califique de “positiva” la venta de Catalunya Banc al BBVA y por poco más de 1.000 millones de euros, a pesar que en semejante operación se incluye una pérdida para el erario público de más de ¡12.000 millones de euros! Lo que contrasta con los recortes sociales de todo tipo -como los que Montoro quiere aumentar por más que ayer lo desmintiera-, recortes como los que denunciaba ayer el investigador científico Barbacid. Y gran despilfarro que contrasta con los 12 millones de euros que la ministra Mato ha anunciado para paliar los problemas de alimentación de muchos niños españoles, ahora sumidos en la pobreza.

El silencio político en torno a este escándalo es mayúsculo tanto por parte del PP como del PSOE. Los primeros porque semejante dispendio y fracaso político ponen en evidencia que sí que hubo rescate español por parte de la UE y con un altísimo coste para todos los españoles, bajo la presidencia de Mariano Rajoy. Y silencio estremecedor en el PSOE porque el que fue presidente de Catalunya Banc no es otro que Narcís Serra, exvicepresidente del Gobierno de Felipe González, donde tuvo que dimitir por causa de las escuchas ilegales del entonces CNI, y un habitual de las famosas ‘puertas giratorias’ que conectan a los políticos con las grandes empresas del Ibex, hasta el punto que este pájaro que quizás debería de estar sometido a la investigación del fiscal en pos de sus presuntas responsabilidades penales por el fiasco de esta Caja catalana, ahora se ha vuelto a recolocar en consejos de las grandes empresas del país (como el propio Felipe González).

¿Qué dice de todo esto Pedro Sánchez? Silencio total. Y ¿qué dice de todo esto el Gobierno de Rajoy? Pues que es “¡positivo!”. Es decir, ni siquiera guardan las formas más elementales del pudor y de la dignidad. Y ¿qué dicen en CiU y en ERC a propósito de esta quiebra de un banco catalán que paga el Gobierno de España y tras la que se esconde el derroche, incluso en política, de ese Consejo de Administración donde estaban los partidos catalanes?

Silencio otra vez y he aquí otro argumento y datos para incluir en la ‘balanza fiscal’ de Cataluña con el resto de España. Desde luego a no perder de vista los escándalos iguales en las Cajas de Ahorro presididas por el PP y arruinadas, empezando por Bankia y Rodrigo Rato, y siguiendo por Novacaixagalicia, la CAM, Bancaja y Banco de Valencia. Otros hitos imaginamos que muy “positivos” para el Secretario de Estado de Economía.

Y luego se sorprenden algunos del crecimiento exponencial del nuevo partido Podemos al que llaman anti sistema desde los grandes partidos nacionales. Pero ¿hay algo mas anti sistema y anti legalidad que el despilfarro o el abuso y atraco de fondos públicos por parte de dirigentes políticos? Para cerrar esta operación se ha escogido la fecha de finales del mes de julio a fin de que la indignación de los ciudadanos, muchos de los cuales ya están de vacaciones, no desborde el orden publico y se sume al clamor general y creciente contra la clase política y su impunidad. Porque en estos escándalos de los banqueros no se ve -como en el caso de la Infanta y de las variadas corrupciones políticas y las sindicales- al fiscal general Torres Dulce actuando como debiera. Es decir, de manera implacable por la enorme alarma social que todo esto despierta. La misma que genera su comportamiento y su descaro cuando denuncia la corrupción que él debería atajar.

El cerebro de la bestia nacionalista en la prensa digital
Pelotazo bancario, notas inéditas de Pla, Duran y el proceso, Lleida y la consulta, el tarot de Anson y los doscientos de Bolaño, en papel. El "Comisario Armengol", en el quiosco virtual
Share on facebook Share on twitter Share on google_plusone_share Share on email Share on print More Sharing Services
Pablo Planas CG
Martes, 22 de julio de 2014 - 09:24

Buenos días. Usen protector solar. Es norma decir que el periodismo está en crisis, como siempre ha estado el teatro. En los sesenta se hablaba de la pertinaz sequía y en los años diez, del lamentable estado financiero y espiritual de los medios de comunicación. Se exclaman así y sobre todo los seguidores de formatos como Mujeres, hombres y viceversa, que serían los pies de rey de la calidad del sistema mediático. El hecho indiscutible es que en España no se dan las condiciones ideales para el florecimiento de la lírica periodística, sino todo lo contrario. La política, el vil metal y las pasiones propias de un país muy bonito sí, pero con demasiadas moscas, no ayudan al mantenimiento de un periodismo al menos sin demasiadas erratas y con algo de nervio y agudeza. Y aún así, hay oficio más allá del papel.

El ejemplo perfecto está en la portada de la página germinansgerminabit.org, una refererencia informativa absoluta en dos áreas del conocimiento: la religión y el nacionalismo. Se trata de un reportaje titulado "El comisario Armengol", una pieza que plagiaría Gay Talese para perfeccionar, por ejemplo, su retrato de Frank Sinatra con la mafia. Pinchar aquí:

De puerta grande, dos orejas, rabo y pata. El autor, Oriolt, lobotomiza y muestra impúdicamente el cerebro de la bestia. Quien desee tener un conocimiento científico de los mecanismos de adoctrinamiento y lavado de coco, los nombres de sus auténticos ejecutores y la íntima y franquista relación entre Convergència y un sector ciertamente no minoritario de la iglesia en Cataluña debe leer, imperativamente, ese texto, fruto singular de las condiciones más adversas para el ejercicio del acto informativo, condiciones que en escasos casos agudizan el talento y sintetizan mirlos blancos, tréboles de cuatro hojas, ovejas negras y periodistas de verdad.

Justificado el día, la prensa de papel depara grandes sorpresas. Según Alejandro Vara, en la política hay un poco de Duran y otro poco de Lleida lo que inevitablemente remite al extraordinario suceso de la venta de la caja de Narcís Serra (la que era la segunda en Cataluña, para entendernos) al Banco Bilbao-Vizcaya y Argentaria, alias BBVA. O a la compra por parte del BBVA de Catalunya Banc. Según todos los diarios, el Estado nosotros habemos perdido casi doce mil millones de euros. En El País, por poner un ejemplo, lo cuenta así Íñigo de Barrón: "A la tercera ha ido la vencida. El Fondo de Restructuración Ordenada Bancaria (FROB) ha vendido Catalunya Banc al BBVA por más de 1.187 millones, en una subasta en la que también han competido el Santander y CaixaBank. El BBVA ofreció un 50% más que sus competidores, en una cantidad que superaba los 200 millones al resto de las ofertas. Société Générale estuvo interesado pero no se presentó a la puja. Esta operación supone que los contribuyentes pierden definitivamente 11.839 millones de euros, una cantidad que se acerca a los recortes en sanidad y educación hasta 2013, que suman 13.800 millones. La entidad, que llegó a ser la cuarta mayor caja de España, tenía unas ayudas directas del Estado de 12.050 millones y otros 572 millones inyectados posteriormente por el FROB para laa venta de la cartera de hipotecas tóxicas".

¿Hipotecas tóxicas? Las consecuencias penales de todo esto que dice Barrón son nulas o ningunas, del tal manera que los ejecutivos, políticos y compadres de la gran estafa disfrutan de una confortabilidad que, por otra parte, desmiente el carácter belicoso del hispánico estafado, versión menos depurada, eso sí, que la del català emprenyat. Se conoce que se nos va la fuerza por la tecla, desagüe y desahogo. Hipotecas tóxicas.

En la estela de Narcís Serra, abogado, alcalde, ministro, vicepresidente, sumo espía, gurú de la banca y pianista, camina Josep Antoni Duran Lleida, en el sendero de la luz. Unió le debe 98 millones de euros a la "guipukutxa" de intereses de demora de un crédito que se dejó colgado en 1996. Pasados dieciocho años, el FROB, la SAREB, el KGB y la CIA se han dado cuenta del agujero y reclaman suavemente, no en plan acoso telefónico. Como es obvio, si un roto de 12.000 millones de euros más miles de millones en pensiones, indemnizaciones y otros trinques salen gratis, los procedimientos calabreses en la gestión de impagados de hipotecas tóxicas mucho más, lo que demuestra que lo mejor es deber mucho y beber poco. En plan Unió. A lo grande se vive mejor.

Luis Maria Anson, en el verdadero El Mundo dice que Duran merece ser el padre de la nueva Constitución, enunciado que casi encierra más noticias que palabras: A saber, que va a haber una nueva Constitución Española, que Duran va a ser padre de esa constitución y que cabría deducir que en esa constitución estará Cataluña, fin de la historia.

Escribe el decano de los académicos periodistas (con Cebrián y nadie más); "Si algún día se libera de las argollas arriólicas, Rajoy puede pedirle al Rey que convoque en palacio al equipo capaz de poner en marcha la reforma constitucional: Felipe González, Aznar, Zapatero, Solana, Miguel Roca, tal vez Jordi Pujol, Rubalcaba, José Bono, José Antonio Ardanza, Eduardo Zaplana, Jorge de Esteban y un grupo de catedráticos de derecho constitucional. Y Duran Lleida. No se trata solo de resolver el órdago secesionista catalán, que por supuesto que sí. Se trata de recuperar a las nuevas generaciones divorciadas del sistema".

Y Duran de reina madre, porque a decir de Anson estamos ante "el mejor parlamentario español. La moderación y la prudencia le caracterizan. Sus discursos resultan muchas veces impecables. Es un maestro del debate. Acostumbra a destrozar dialécticamente a sus rivales. Nunca pierde el equilibrio. Domina el gesto y la expresión. Ha aprendido a no caer en el aspaviento. Tampoco en la gesticulación".

¿Es un cohete? ¿Es un avión? !Noooo!, es ¡¡¡Súper-Ratón!!!

Los cajones de Pla son una fuente inagotable de papeles del gran grafómano. En latitudes menos cafres, el hallazgo de material inédito de un escritor como Pla sería portada en los medios más prestigiosos. O eso dicen. También dicen que un tipo así sería una gloria nacional y un héroe de la cultura, pero visto lo del turismo juvenil que nos solaza con su presencia no parece que dispongan por esos lares de muchos plas.

Total, que aparecen más notas para diarios de Pla y es una página interior. Menos es nada. Escribe Josep Playà Maset en La Vanguardia: "Treinta y tres años después de la muerte de Josep Pla, sus archivos siguen deparando sorpresas y revelando su gran capacidad de trabajo. No se trata sólo de las cartas de sus amigos que se sabe que existen y poco a poco se van publicando, sino que ahora se anuncia el hallazgo de otros tres dietarios inéditos, correspondientes a los años 1956, 1957 y 1964. La editorial Destino anunció ayer que en noviembre saldrá a la calle el volumen La vida lenta, que reunirá tres diarios inéditos que han sido hallados en el archivo familiar de Frank Keerl Pla, sobrino del escritor de Llofriu. En realidad, se trata de tres agendas rellenas de notas, si bien la de 1957 sólo incluye dos meses, y la de 1964 es de muy pequeño tamaño, con una letra minúscula y “endemoniada”, según reconoce Xavier Pla, director de la cátedra Pla de la Universitat de Girona y editor de esta obra. “Para ser honestos hay que decir que no son unos dietarios literarios, sino que se trata de una escritura a mitad de camino entre las notas de una agenda y un dietario”, explica Xavier Pla a La Vanguardia. Aun así, y pese a que hay notas rutinarias y repetitivas, Xavier Pla considera que tienen un gran valor biográfico".

Permanece inédita la correspondencia entre Pla y Aurora, "la argentina". El día que se subaste será media columna.

Hay más noticias. Relaciones entre Convergència y unas farmacéuticas, una encuesta que muestra el pavor de los empresarios a la secesión, el retorno de los díscolos a la dirección socialista y que sólo doscientos catalanes, doscientos, han acudido a la llamada de la Agencia Tributaria Catalana y han cedido sus datos fiscales, en plan: "Aquí me tienes, todo tuyo, haz conmigo lo que quieras". Es la exclusiva guerrillera del día, a cargo de Toni Bolaño. Como sólo son doscientos deberían invitarles a comer y darles un homenaje. Bolaño apunta que sólo en el meollo de Convergència son cuatrocientos, lo que viene siendo el doble. Doscientos. Paren rotativas que Sociedad Civil Catalana anuncia una rueda de prensa hoy para comentar las cifras absolutas de las manifas separatas, lo cual promete emociones fuertes.

Para enterarse de eso, del canguelo empresarial, la actualidad y la sociedad lean CRÓNICA GLOBAL.
22 de julio, Santa María Magdalena.
Hasta mañana, si Dios quiere.
Recortes de Prensa   Página Inicial