AGLI Recortes de Prensa   Lunes 4 Agostoo  2014

Los 'cuentos' de Rajoy y la EPA más falsa que se recuerda
Roberto Centeno El Confidencial  4 Agosto 2014

“Estamos pisando terreno sólido, la recuperación ha llegado para quedarse”, afirmaría Rajoy después de haber publicado la EPA más falsa de la que se tiene memoria, ya que su metodología hace que, si se pierde un empleo de 40 horas y se crean dos de 10 horas, se considera que se ha creado un empleo nuevo y la situación ha mejorado, cuando la realidad es exactamente la contraria. Se han generado 402.400 puestos de trabajo utilizando esta burda trampa, que además se reducen a 61.000 si se desestacionalizan las cifras y se corrigen las mentiras sobre la población activa. Pero el tema es mucho peor: el número de horas totales de trabajo ha caído en 3,86 millones, lo que, junto con la precariedad y los salarios de miseria, está llevando a España al tercermundismo, hacia una sociedad dual: una élite cada vez más rica, una burocracia gigantesca de enchufados adeptos al régimen y el grueso de la población empobrecida y endeudada.

¿Qué es lo que ha pasado con la EPA? Para empezar, para Fátima Bañez y su jefe Rajoy son mucho mejor dos ocupados trabajando 10 horas a la semana que otro trabajando 40 horas, cuando lo que sucede en realidad es que el empleo no se ha doblado, sino que se ha reducido a la mitad. “Hoy tenemos una nueva cultura del empleo” dice la doña. ¡Y vaya si la tenemos! Destruimos empleo decente y lo sustituimos por indecente. Y para seguir: aunque para estos dos ignorantes las cifras brutas solo parcialmente desestacionalizadas tengan el mismo valor que las desestacionalizadas de verdad, no lo tienen en absoluto. Sólo las segundas permiten realizar comparaciones válidas. Ocurre que si además no tienen problema alguno (junto al INE) en mentir descaradamente respecto a la evolución real de la población activa, cualquier parecido entre la cifra oficial y la realidad es mera coincidencia.

 Tampoco dicen nada de los 2,5 millones que ni tienen trabajo ni ayuda alguna ni posibilidad real de volver a estar ocupados. Son los parias de este régimen oligárquico, que despilfarra decenas de miles de millones en rescatar a los ineptos y los corruptos y recorta las becas comedor condenando al hambre o la desnutrición a cientos de miles de niños, lleva a la pobreza al 30% de los niños y deja literalmente tirados en la cuneta a 2,5 millones de personas sin ayuda ni esperanza alguna. También ignoran por completo las condiciones de indignidad e incluso ilegalidad de la mayoría de los nuevos empleos: muchas veces los salarios se sitúan en el entorno de los 500 euros y uno de cada tres titulados universitarios (dentro del 50% que tiene la fortuna de no estar parado) ejerce un trabajo para el que no se necesita titulación alguna. Da la impresión de nuevo que a efectos de la deriva del mercado laboral África empieza en los Pirineos, aunque no así en el número de millonarios ni en el de los cientos de miles de burócratas de lujo con más coches oficiales que en Estados Unidos.

Rajoy se hace trampas al solitario
“La mejora del empleo es lo que deseaba anunciar desde que llegué a Moncloa”, dijo Rajoy. ¿Y ha esperado dos año y medio? Entonces, ¿por qué no bajó impuestos desde el primer día y recortó gasto público innecesario? ¿Por qué no redujo la mitad de los ayuntamientos, cerró la mitad de la empresas públicas como había anunciado, cerró diputaciones y concentró autonomías como acaban de hacer en Francia, donde han reducido de 32 a 13 las provincias, que además tenían una enorme raigambre histórica y no eran un invento de cuatro golfos como las autonomías españolas? ¿Acaso no sabe que por cada empleo eliminado en el sector público se crean 2,5 en el sector privado? Yo se lo enseñé a su ministro Montoro cuando le explicaba Estructura Económica, y me consta que no lo ha olvidado, porque así me lo dijo unos meses antes de ser ministro.

La desvergüenza resulta ya realmente indignante. ¿Cuánto empleo hubiera podido crearse si, en lugar de decidir rescatar a la totalidad de un sistema bancario incompetente y corrupto -algo que no ha sucedido en ningún otro lugar del planeta-, se hubiera analizado qué entidades podían ser salvadas y cuáles no, y haber concentrado todo el esfuerzo en las primeras y cerrado el resto? ¿Por qué había que devolver todo su dinero a las cajas alemanas, francesas y holandesas, que tan irresponsablemente lo prestaron a unas cajas gestionadas por políticos ineptos sin analizar mínimamente los riesgos? Eso tampoco ha sucedido en ningún otro país, donde los prestamistas se han quedado con los restos después de devolver el dinero a los clientes. O sea, la afirmación de Rajoy es sencillamente impresentable, pero además también es mentira lo de la mejora del empleo en forma significativa.

Para empezar, el segundo trimestre es siempre el mejor del año en términos estacionales, por lo que, aun suponiendo que las cifras fueran correctas, habría que esperar a ver qué ocurre en los próximos trimestres para poder hablar de una mejora del empleo. Pero es que ocurre que las cifras están, as usual, groseramente manipuladas. El primer engaño, y además explícito, se refiere a cómo es posible que el todopoderoso Instituto Nacional de Estadística, con los mejores profesionales del sector, presente los datos sin desestacionalizar, o mejor dicho, con una desestacionalización parcial de la Srta. Pepis, cuando ellos podrían hacerlo con el dedo meñique. Esto lleva, por ejemplo, a que al haber caído la Semana Santa en abril y el año pasado en marzo, las cifras ya no son ni homogéneas ni comparables.

Hay otra cuestión, que es ya pura y simplemente una falsedad consciente. Como señala Ángel Laborda, director de coyuntura de la Fundación de las Cajas de Ahorro, “en el segundo trimestre se observa otra anomalía estadística, que esta vez afecta a la población en edad de trabajar (16 a 64 años). Esta venía reduciéndose a razón de un 0,3% por trimestre desde hace año y medio, mientras que ha permanecido estable en el segundo. Esta es una variable de comportamiento muy inercial, que no puede cambiar tanto de un trimestre a otro. Estamos hablando de que la población en edad de trabajar puede haberse sobreestimado [mintiendo conscientemente, añado yo] en unas 100.000 personas. Si es así, habría una sobreestimación de unas 75.000 personas en el número de activos, de 55.000 en los ocupados y de 20.000 en los parados”.

Teniendo en cuenta todos estos factores, la realidad es que en este trimestre el número de ocupados desestacionalizados habría crecido en unos 70.000. Si se le resta el empleo público creado -8.900 personas, cuando sobran dos millones de enchufados públicos, después de que esa lacra nacional llamada PSOE destruyera la Administración pública con la Ley 30/1984, sustituyendo las oposiciones y los méritos por la libre designación masiva, los asesores y los concursos amañados-, el resultado deja la cifra de empleo realmente creada por el sector privado en poco más de 60.000, lo que choca con la cifra de 402.400 dada falsamente por el INE y transmitida sin análisis alguno por la mayoría de medios. Esto es sencillamente de república bolivariana, y repito lo de siempre, ¿a qué se dedican los chicos de Eurostat, que nos cuestan un ojo de la cara a los contribuyentes europeos? Para tragarse sin analizar las cifras de los servicios estadísticos nacionales, no se necesitan profesionales con sueldos de lujo, basta con cuatro administrativos.

Pero lo realmente letal, como he señalado al principio, es que las horas trabajadas por ocupado están disminuyendo, de una media de 35,5 hace un año a 35 hoy. Según la EPA del segundo trimestre de 2014, se han perdido 3,87 millones de horas respecto al mismo trimestre de 2013, cifra que es mucho peor que la correspondiente al primer trimestre de 2014, en el que el número de horas aumentó. ¿Y qué significa esto? Pues que en los últimos doce meses se han destruido 430.000 puestos de trabajo a tiempo completo frente a los 128.800 ocupados que da la EPA para ese periodo. El resultado es simplemente apabullante: la destrucción de empleo real sigue a todo ritmo, por muchos trabajos basura con los que traten de enmascarar la realidad.

El imparable deterioro del empleo
Hasta finales de los años 70, cuando esta chusma corrupta y oligárquica se hizo con el control del poder, en una familia solo trabajaba (normalmente) el padre y había un solo salario, y eso en la mayoría de los casos era suficiente para mantener dignamente el hogar, para dar unos estudios de alta calidad a los hijos -que encontrarían trabajo sin problemas y que vivirían mejor que los padres- y para comprar una vivienda digna. Esto ha cambiado radicalmente. A día de hoy es casi imposible que una familia pueda mantenerse con un solo salario, los hijos estudian, sí, pero el desplome de la calidad de la enseñanza pública y la situación económica lleva a que la mitad no encuentre empleo al acabar su formación ni lo vaya a encontrar en un futuro previsible, los hijos vivirán -por primera vez en siglos- peor o bastante peor que los padres y además heredarán una gigantesca deuda que lastrará definitivamente sus vidas. Este es el resumen de lo que han hecho con España los oligarcas de la Transición, con un régimen de poder al que eufemísticamente denominan democracia.

España se encuentra hoy a la cabeza de Europa en los peores indicadores sociales, en desigualdad entre ricos y pobres, que es ya tercermundista, en precariedad laboral (hay regiones donde nueve de cada diez contratos no superan el mes de duración), en pobreza infantil, en fracaso escolar (en un porcentaje que dobla la media europea) o en personas paradas que ya no perciben prestación alguna. Estamos en deriva hacia la precariedad y la temporalidad, hacia los sueldos no ya bajos sino indignos, en lo que eufemísticamente denominan 'devaluación interna', que en realidad significa que los márgenes empresariales crecen al 6% mientras los salarios caen al 2,4%, sin que ello se traduzca para nada en un aumento del empleo medido en horas.

Esto está derivando a peor, por mucho que algunos analistas atados o no al pesebre se empeñen en ver 'brotes verdes' de recuperación. El comercio exterior era nuestra salvación y ahora es nuestra perdición, porque el saldo de la balanza corriente (las exportaciones caen al 1,3% en valor en mayo y las importaciones suben un 7%) está empeorando a ritmo elevado. La financiación al sector privado sigue desplomándose (-5,5% en mayo) y sin financiación no hay recuperación por mucho que se empeñen. La renta disponible de las familias sigue cayendo con unos impuestos que son ya expropiatorios. Y, por último, las cuentas públicas no cuadran ni de broma, lo que obliga a incrementar nuestra deuda pública para mantener un tinglado de cientos de miles de vagos y maleantes en unos 7.000 millones de euros mes, después de que hayan expoliado sin piedad a la clase media y los trabajadores.

No, España no está caminando hacia la salida de la crisis, sino hacia un default en medio de una situación deflacionista que amenaza a toda Europa, pero que, como en todo lo malo, ataca a España con particular intensidad. La deflación, mala en casi todos los casos, es sencillamente letal en aquellos países con fuertes desequilibrios y elevada deuda, como es nuestro caso. El primer efecto es que, si los precios bajan, el PIB también lo hace, por lo que la relación deuda/PIB sube, y esto vale no solo para la deuda pública sino también para la privada, y además todos disponen de menos dinero para repagarla. El segundo es el encarecimiento automático de los tipos de interés: si los tipos están al 3% y los precios bajan un 1%, lo que estaríamos pagando es el 4%. El tercero se refiere a las mismas causas que están motivando la deflación, es decir, la caída de la renta disponible de los hogares y las bajadas salariales continuadas, que están deprimiendo el consumo y que son el centro de la política económica de estos irresponsables.

La deflación llevaría a familias y pequeñas y medianas empresas a una situación imposible. Por ello, el escenario más probable hoy no es la recuperación, que solo está en la mente de los oligarcas políticos, financieros y empresariales y sus lacayos mediáticos, sino un estallido social, que además es lo único que puede revertir ya la situación de esta monarquía bolivariana. No sé cómo osan decir que “la recuperación es firme y cada vez más intensa”: un crecimiento del 0,6% es metafísicamente incompatible con una caída de precios del 0,3%, con una caída de la capacidad productiva del 75,6% (1T) al 73,4% (2T), con una aceleración de la caída en el consumo aparente de cemento hasta el -4,3%, con un consumo de electricidad que cae hasta el 0% en junio y con el mencionado hundimiento del sector exterior. No tienen vergüenza. Rajoy no ha dicho una sola verdad desde que tomó la primera comunión.

Economista ciudadano
El IBEX sigue destruyendo empleo
Alejandro Inurrieta www.vozpopuli.com  4 Agosto 2014

La supuesta recuperación económica que se airea como definitiva y sólida tiene los pies de barro, como se puede apreciar si se sabe analizar los datos y no se tiene ningún vínculo con el partido del Gobierno.

Más allá de las cifras macroeconómicas, todavía no definitivas a la espera de la revisión que debería hacer el INE del crecimiento del PIB de 2013, los datos microeconómicos no son precisamente alentadores. No hay que olvidar que los grandes problemas que originaron la crisis, deuda, solvencia bancaria y estallido de una gran burbuja inmobiliaria, se mantienen latentes y continúan drenando muchos recursos del conjunto de empresas españolas, y europeas también.

Los datos microeconómicos no son nada alentadores, ya que los graves problemas de solvencia y endeudamiento excesivo continúan
Ya son varios economistas internacionales de prestigio, como Kenneth Rogoff entre otros, que preconizan que es urgente una restructuración o reprogramación de la deuda pública y privada y que la negativa de los dirigentes europeos a acometerla, está traspasando todo el peso de la carga al Banco Central Europeo. Es precisamente este exceso de endeudamiento público y privado, del que Rajoy ni sabe ni contesta, lo que está retrasando el crecimiento europeo, y español en particular, y lo que hace del incipiente cambio de tenencia, algo muy frágil y volátil.

Los datos son muy concluyentes. La participación de las deudas brutas de los hogares y la banca en el ingreso nacional es aún mayor hoy que antes de la crisis financiera en España. Esto ha llevado a que la deuda corporativa, aunque ha disminuido algo, no lo ha hecho en cantidad suficiente para poder acometer un nuevo ciclo de inversión y empleo. Pero también la deuda pública ha crecido de forma exponencial, lo que ha amortiguado el recorte de la prima de riesgo. Los rescates bancarios y la fuerte caída de la recaudación fiscal han propiciado que España tenga hoy una ratio de deuda pública sobre PIB del 100% y creciendo.

El endeudamiento de familias y empresas en términos de ingreso naconal son mayores que antes del 2008
En este sentido, la apuesta del Gobierno español, y otros ejecutivos, por incrementar la deuda para garantizar el crecimiento en el largo plazo, tiene su lógica en un contexto de bajos tipos de interés reales. Esto también se debería aplicar al terreno del gasto, como por ejemplo el de educación, algo que España no ha escuchado y ha llevado a cabo un recorte de gasto educativo público sin precedentes.

Con estas premisas, el análisis de los resultados de las grandes empresas del IBEX refleja precisamente esta situación. Las ventas al finalizar el primer trimestre han caído un 2,9% respecto al mismo periodo del año anterior, aunque los beneficios han mejorado un 10,9%. En el conjunto de empresas cotizadas, que incluye el mercado continuo, las ventas descendieron un 2% y el beneficio positivo se redujo hasta el 1,6%, debido al fuerte descenso de los beneficios de las empresas del continuo, más pequeñas y más alejadas del BOE para sobrevivir. Con todo, el empleo en estas compañías sigue descendiendo, gracias especialmente a la Reforma Laboral, diseñada milimétricamente para este tipo de empresas. La plantilla media de las empresas del IBEX se redujo un 3,6% durante el último año, lo que unido a la reducción de salarios, para los trabajadores, y los créditos fiscales, han permitido sanear las cuentas de explotación.

Las grandes empresas cotizadas reducen las ventas, destruyen empleo y amortizan deuda
La reducción de la deuda continuó en el último año, aunque a un ritmo muy inferior al de hace dos años, lo que explica que sin quitas no se pueda cambiar el signo del ciclo inversor. La deuda neta conjunta de las empresas del IBEX alcanza los 158.415 mill€, un 16% del PIB, un 8% inferior a hace un año. La estructura de financiación también ha cambiado, con un sensible recorte de la financiación bancaria (un 35% menos) y un aumento de fondos propios y emisión de títulos de renta fija.

Donde la crisis sí ha acabado ha sido en la retribución de los directivos del IBEX. La retribución de los Consejos de Administración ha aumentado un 7,1%, muy inferior al incremento de la alta dirección, un 31,2% respecto al mismo periodo del año anterior.

Sólo la alta dirección retoma el crecimiento intenso de las retribuciones, mientras el empleo cae un 3,6% anual
En resumen, se mire por donde se mire, la fragilidad de la economía española es notable, rasgo éste al que hay que unir el de la amplia desigualdad. Las grandes empresas del IBEX y las del continuo siguen sin mejorar notablemente la facturación, el empleo y la inversión. Solo se están dedicando a repagar deuda, emitir nuevos títulos y elevar las retribuciones de sus directivos, esperando que escampe y puedan retomar tiempos pretéritos. Estas señales, sin que medie una significativa restructuración de la deuda, nos llevará a arrastrarnos por el fondo, sin que lleguemos a volver a ver el sol del empleo y salarios dignos, salvo para la alta dirección.

11-M
Si queremos, podemos
Gabriel Moris Libertad Digital  4 Agosto 2014

La actualidad informativa acapara algunos asuntos que impiden el tratamiento de otros temas, en mi opinión troncales, para comprender y poder solucionar problemas derivados de los mismos.

Yo denomino troncales a los asuntos de los que derivan hechos o situaciones que podrían modificar el curso normal o previsible de la historia o de la simple convivencia. Entre estos asuntos que ocupan la actualidad informativa se encuentran el fenómeno Podemos, las corruptelas de nuestras clases dirigentes, la guerra en Oriente Medio y el abatimiento del avión malasio en Ucrania.

Vamos a hacer algunas reflexiones en torno al último de los hechos citados. Este suceso ha conmocionado al mundo, entre otras cosas, porque se trata del segundo aparato de Malaysia Airlines que se siniestra en pleno vuelo. La pérdida de casi trescientas vidas y el dolor de los familiares de las víctimas son suficientes motivos para que sea noticia preferente en los medios de comunicación. Si a ello unimos la guerra larvada en la zona y las circunstancias personales de las víctimas se comprende aún mejor la repercusión internacional de la noticia.

Ante este desgraciado acontecimiento, nuestro Gobierno – con su presidente a la cabeza– ha reaccionado en tiempo y forma. Esperamos que no se trate de una salva para quedar bien ante la opinión pública.

Rajoy dijo que el mundo tiene "derecho" a saber quién fue el autor de la "salvajada" que supuso el supuesto derribo por un misil del avión de Malaysia Airlines. Concretamente, esto fue lo que declaró:

El mundo tiene derecho a saber qué es lo que ha ocurrido, y el mundo tiene que hacer todos los esfuerzos para evitar que una salvajada como ésta pueda volver a tener lugar.

Nada que reprochar. Sí quisiera manifestar, como víctima del 11-M, el agravio comparativo que siento ante la distinta vara de medir que emplea el presidente del Gobierno para un crimen tan salvaje como el de Ucrania.

La clara intencionalidad de los criminales y la indefensión de las víctimas (de varias nacionalidades) son elementos comunes a ambas salvajadas. España no estaba en guerra en el 2004, difícilmente se podía imputar la autoría a un contendiente en una. Sí sería de justicia internacionalizar la investigación, pues la que se ha realizado, sin éxito, en España, aparte de incompleta se ha circunscrito al ámbito nacional. ¿Alguien puede pensar que conocemos plenamente la trama, los autores y las consecuencias del 11-M? ¿Se han arbitrado medidas para impedir otro atentado similar? Lo que pedimos y exigimos para el crimen de Ucrania, ¿no lo debemos pedir y exgir para nuestro atentado? Si así lo hiciéramos, resultaríamos más creíbles personal y colectivamente.

Se da la circunstancia de que el presidente, desde que ocurrió el atentado hasta su llegada a La Moncloa, ha manifestado en repetidas ocasiones que el 11-M debe investigarse hasta su total esclarecimiento. ¿Hay razones para no hacerlo ahora?

El 29 de abril hice llegar al presidente una carta con 56.013 firmas pidiendo la investigación por él deseada. Pasados tres meses, no he recibido respuesta alguna.

A pesar de todo, yo sigo creyendo que si, todos queremos, podemos.

encuesta cis
Aumentan los partidarios de un Estado sin autonomías
Javier Muñoz www.minutodigital.com  4 Agosto 2014

El porcentaje de la población que prefiere un Estado sin autonomías ha subido del 19,2 por ciento de junio al 20,7 de julio, según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que indica también que aumentan los partidarios de la independencia (9,8 frente al 8,4 de junio).

Además, se ha incrementado el porcentaje de ciudadanos que quiere un Estado como existe en la actualidad, con comunidades autónomas, del 35,3 por ciento de junio al 34,5 de julio.

Los partidarios de una mayor autonomía de las comunidades se sitúan en el 15,1 por ciento, más de tres puntos por encima de los resultados de junio (12 por ciento).

Sin embargo, un 10,6 por ciento de los preguntados quiere que las comunidades tengan menor autonomía (10,1 en junio).
Asimismo, el último sondeo del CIS señala que más de la mitad de los encuestados, el 52,2 por ciento -ocho décimas más que en junio-, se siente tan español como de su comunidad, frente al 16,9 que se siente únicamente español y el 5,9 que se siente más español que de su comunidad (6,2 en junio).

En cambio, el 6,8 por ciento se siente únicamente de su comunidad, un dato ocho décimas mayor que el registrado el mes de junio.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
¿Por qué Rajoy guarda silencio sobre Pujol?

Vicente A. C. M. Periodista Digital  4 Agosto 2014

Si el Ministerio de Interior estima en 1.800 millones de euros la fortunita del clan de los Pujol, de los cuales unos 500 millones habrían ido a parar a Andorra y trasegados a cuentas de Luxemburgo ¿A qué espera la Audiencia Nacional y la Fiscalía General del Estado a actuar de oficio y detener a este evasor de capitales y a sus hijos? Por lo pronto este ex “Molt Honorable” anda en una de sus mansiones en la Cerdeña francesa libre cual pájaro y con total libertad de maniobrar para hacer desaparecer pruebas y entorpecer la labor de la Justicia, cuando quiera actuar. Porque visto el inexplicable comportamiento del juez Ruz rechazando las peticiones de la policía para investigar, tengo serias dudas de que se quiera avanzar en este escandaloso asunto.

No deja de ser igualmente escandaloso el silencio clamoroso de Mariano Rajoy que en estos días ha desaprovechado cualquier oportunidad para no referirse al bombazo de la confesión de Jordi Pujol sobre su pretendida herencia paterna de la cual su propia hermana parecía no tener constancia. Tan solo hoy ha hecho algún tipo de declaración María Dolores de Cospedal pero de pasada y expresando su creencia de que este asunto puede influir en el “proceso secesionista” impulsado por Artur Mas con su gobierno de la Generalidad. El silencio de Mariano Rajoy así como la falta de reacción de la Fiscalía o de la Audiencia Nacional inducen a pensar en una especie de pacto de no agresión y dejar que CiU salve los muebles y sobre todo el dinero.

Porque es muy posible que se pueda demostrar que Jordi Pujol con algunos de sus hijos fuera el “capo” de un clan dedicado al expolio de la sociedad de Cataluña obteniendo ingresos por los más variados asuntos, que la policía cree delictivos. Sin embargo, la lógica parece llevar a que esta tarta de recaudación, lo del famoso “problema del 3%” enunciado por Pascual Maragall, sea el modo de financiación ilegal del proceso secesionista. El caso es que 1.800 millones de euros, es una cantidad desorbitada equivalente a 300.000 millones de las antiguas pesetas, algo que necesita de la complicidad de muchos para pasar desapercibido.

Lo realmente rara ha sido la actitud pasiva y reacia a la investigación, incluso tras las denuncias presentadas por personas cercanas al clan, relatando el trasiego de “bolsas de basura” repletas de billetes de 500 euros, los famosos “Ben Laden”, en múltiples viajes a Andorra. Una imagen que recuerda demasiado a la atribuida a Julián Muñoz saliendo del Ayuntamiento de Marbella. Una actitud simplemente inaceptable y que debe ser aclarada y corregida de inmediato, sobre todo cuando por mucho menos, la Justicia pone un rotundo celo en la detención preventiva de defraudadores como Luis Bárcenas con la excusa de evitar la destrucción de pruebas y la huida.

Así que resulta evidente que Mariano Rajoy o el Ministro de Interior deberían comparecer para dar explicaciones sobre este asunto que si ya es de por sí un escándalo monumental, se está transformando en un silencio ominoso y culposo cómplice que vuelve a demostrar ante los ciudadanos que la Justicia no es igual para todos.

Las mentiras y el “gran engaño” de Jordi Pujol
José Oneto www.republica.com 4 Agosto 2014

Si como cree la UDEF (Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal) el dinero del clan familiar de los Pujol se eleva a 1.800 millones de euros, según recoge este domingo el periódico ‘El Mundo’, que da cuenta de que sólo en Andorra el dinero depositado en ese paraíso fiscal puede superar los quinientos millones de euros, aunque el grueso de la fortuna estaría en los paraísos fiscales de Luxemburgo y las Islas del Canal en Inglaterra, estaríamos ante el mayor escándalo económico de la democracia, un escándalo de proporciones gigantescas que no sólo terminará con el “pujolismo”, sino con el actual Presidente de la Generalitat Artur Mss y con su partido, Convergencia i Unió .

Porque la verdad es que el escándalo sólo acaba de empezar y ya están llegando datos que dan cuenta de lo que ha sido “el gran engaño”. Un engaño que comenzó con la llegada de Pujol a la Generalitat y ha seguido con la “confesión” de Pujol el pasado 25 de Julio en la que informó a la opinión pública que durante 34 años había tenido dinero oculto en paraísos fiscales. No dio cuenta de la cantidad que justificó engañando de nuevo y atribuyéndola a una herencia de su padre, Florenci Pujol, cuando todo hace pensar que proviene de las comisiones en la época en que era presidente de la Generalitat e , incluso , de la extorsión que pagaban muchos empresarios para poder hacer negocios en Cataluña o, simplemente, para que no le hiciesen la vida imposible.

El “gran engaño”, a corto plazo, pone en peligro el plan soberanista de la mayoría del parlamento catalán y el referéndum del 9 de noviembre. En esto coinciden todos los analistas, incluso los de fuera de España que siguen con interés tanto el referéndum de Escocia del mes que viene, como el de Cataluña. El mismo estupor que el “escándalo Pujol” ha producido aquí, lo ha producido en Europa, donde la mayoría de los periódicos, especialmente los alemanes, por las vinculaciones de Pujol con el país de Ángela Merkel, no dudan en destacar las consecuencias negativas que para el proceso de independencia tiene todo lo que se empieza a conocer de muchos años de corrupción. “Desde el punto de vista poli´tico, el escándalo que afecta a toda la familia Pujol no so´lo es una hipoteca para el partido, sino también un tiro por la culata para sus aspiraciones independentista”

“El escándalo Pujol – sostiene por su parte el diario italiano ‘Corriere della Sera’- debilita la postura del sucesor de Pujol, Mas, en el momento de mayor enfrentamiento con el gobierno central de Mariano Rajoy sobre el referéndum independentista de Cataluña, convocado para el próximo 9 de noviembre, que los conservadores espan~oles “consideran ilegal y anticonstitucional”. Todo ello en un contexto de creciente protesta como la que se ha producido en las elecciones europeas del pasado 25 de mayo, hasta el punto que el 8% ha votado a Podemos, formación nacida del movimiento de protesta de los indignados. “Enorme indignación”, expreso´ Pedro Sánchez, el nuevo líder de los socialistas. En esos mismos momentos la cúpula de Convergencia Democrática organizaba una reunión de emergencia para estudiar una salida estratégica : el objetivo es “refundar” el partido para recuperar credibilidad, frente a la opinión pública exasperada por los escándalos que en los u´ltimos an~os han afectado a la política, a los políticos e, incluso, a la Casa Real.

Mientras tanto, Jordi Pujol i Solei permanece junto a su esposa Marta Ferrusola , atrincherado en la casa de su hijo Josep en la Cerdenya francesa, con las ventanas cerradas y las cortinas echadas, sin atreverse a salir a la calle y evitando el menor contacto con el exterior Desde su ” confesión”. La maquina de la justicia ha acelerado su marcha y al procesamiento de su hijo Oriol por tráfico de influencias y corrupción se han unido sus primogénitos Jordi y Oleguer, sobre los que la fiscalía anticorrupción ha iniciado una amplia investigación se han intensificado las actuación del juez Ruz sobre el ex presidente y su esposa, Marta Ferrusola, y ha sido a trámite una querella del sindicato Manos Limpias que probablemente, en los próximos días, pase de la Audiencia Nacional al Juzgado de Ruz…

Un testimonio que revela que ETA sigue marcando el paso a los 'abertzales'
EDITORIAL El Mundo 4 Agosto 2014

LA ENTREVISTA con el ex miembro de ETA Iñaki Recarte que publicamos hoy ilustra muy bien cuál es la situación de los presos de la banda y de la izquierda abertzale. Recarte acaba de salir de la cárcel, beneficiado por la supresión de la doctrina Parot, tras haber pasado 22 años entre rejas por su actividad terrorista, que incluye tres asesinatos. Hoy es un «arrepentido» que tiene claro que ETA le lavó el cerebro cuando era joven, como a tantos otros de su generación: «Creías que eras un soldado en una guerra». Su testimonio tiene el valor de ser el de alguien que conoce de primera mano la situación de los etarras en las cárceles y que sabe también cómo actúan la banda y el entorno radical.

La fotografía que ofrece del colectivo de presos de ETA es la de un mundo que se desmorona. Asegura que están divididos y que son «muchísimos» los que quisieran desmarcarse de la banda, pero que les atenaza el miedo a las represalias y al rechazo social con el que se encontrarían tras quedar libres y regresar a sus pueblos. Sin embargo, él es un ejemplo de que hasta eso parece estar cambiando: ha abierto un bar y la gente entra con normalidad, a sabiendas de su rechazo al mundo radical.

Recarte cree que el caldo de cultivo actual en las cárceles debería ser aprovechado por el Gobierno para insistir en la denominada vía Nanclares, consistente en ofrecer beneficios penitenciarios a quienes se aparten de la banda. Ahora bien, siendo una alternativa que está ahí, y que ha dado sus frutos, lo primero que deben saber los presos etarras es que son ellos los que tienen que dar el paso, pedir perdón a las víctimas y colaborar con la Justicia.

El mensaje de Recarte debería servir a los presos y a los radicales en general para abrir los ojos a la realidad. Según dice, si conocieran y escucharan a las víctimas, como él ha hecho, se les «derrumbaría todo», empezando por la visión maniquea entre buenos y malos que aún hoy tratan de perpetuar los proetarras. Pero, además, asegura que la unidad del colectivo de presos es un elemento de presión que utiliza la izquierda abertzale mirando única y exclusivamente por sus fines políticos, mientras aquellos a quien dice defender se pudren en la cárcel. En ese sentido, es muy crítico con Otegi, al que califica de «cobarde» por no haberse enfrentado a los jefes de la banda en su momento para superar la etapa del odio y la violencia.

Las manifestaciones de Recarte llegan precisamente en un momento en el que, lejos de dar un paso atrás, el sector duro de Batasuna pretende volver a la primera línea para dirigir Sortu y radicalizar el clima en la calle y en las instituciones. Es la prueba de que ETA no ha dejado de mover los hilos desde la trastienda y de que va a seguir marcándole el paso a la izquierda abertzale. El ejemplo de Recarte demuestra que dentro del colectivo de presos ha existido mucha más capacidad de crítica y mayor rebeldía contra el rodillo de la banda que entre los representantes políticos de ese mundo. Por todo ello, tanto el Gobierno como la Justicia deben estar atentos a los nuevos movimientos que se puedan producir en el entorno de ETA, persiguiendo a quienes tratan de destruir nuestro sistema de convivencia y beneficiando, conforme a ley, a quienes se alejan de los violentos y colaboran con las víctimas.

Inmólese, president
josé garcía domínguez ABC Cataluña 4 Agosto 2014

El joven Alejandro conquistó la India. ¿Él solo? César derrotó a los galos. ¿No llevaba siquiera cocinero? Felipe de España lloró cuando su flota fue hundida. ¿No lloró nadie más? Federico II venció en la Guerra de los Siete Años. ¿Quién venció además de él? En los ratos libres que le dejaban las ingentes labores preliminares del ansiado viaje a Ítala que habrían de durar veintitrés años, la familia numerosa Pujol-Ferrulosa amasó una fortuna colosal, desmedida, estratosférica, africana. ¿Sin la connivencia ciega, sorda y muda de ningún otro patriota de hojalata con coche oficial y barra libre en el DOG? ¿Ni uno siquiera? Tantas historias. Tantas preguntas. Hasta aquí Bertolt Brecht.

Un discípulo aventajado de Norberto Bobbio acuñó en su día el término kakistocracia, que viene a significar el gobierno de los peores. Un aciaga mutación de los sistemas clásicos de poder cuyo genuino modelo se encarna en la Cataluña de Pujol y sus epígonos. Así, advertía Polibio, el historiador griego, que la monarquía degenera en tiranía; la aristocracia, en oligarquía de los privilegiados; y la república, en falaz griterío de demagogos. Él propugnaba, es sabido, un híbrido con lo mejor de los tres sistemas. No se le pasó por las mientes que igual podían refundirse amalgamando lo más vil cada uno de ellos. He ahí la kakistocracia pujolista, muy lograda combinación a partes iguales de oligarquía, tiranía y demagogia cuya cleptocrática guinda encarnan el hoy huido y su insaciable prole. Al modo de la exhaustiva depuración iconográfica de Trotsky cuando la final caída en desgracia ante Stalin, Pujol, oronda estampa hasta ayer tan ubicua como sacramental, será purgada en todos los álbumes que almacenan la memoria sentimental del catalanismo político. Fumigaran su retrato oficial en despachos y salones, sí, pero el legado moral del patriarca resta llamado a permanecer incólume. Al cabo, solo un aciago gesto de postrera dignidad pudiera aliviar los términos de su segura condena ante el tribunal de la Historia. Inmólese, president

De repente, el último verano
Fernando García de Cortázar ABC  4 Agosto 2014

«Ya la distancia entre los dos abierta…». El verso con el que Luis Cernuda recordaba la España añorada en el exilio podría ser pronunciado por todos aquellos que durante más de treinta años han creído en Jordi Pujol. Y digo bien: quienes creyeron. Porque el caudillo del nacionalismo catalán nunca permitió que con su persona o su liderazgo se estableciera una relación normal, basada en el respeto a su cargo, en la valoración de sus aptitudes o en la adhesión a sus principios. Todo eso se daba por añadidura, todo eso se sumaba a lo que ha resultado esencial para comprender los mecanismos con los que se construye una comunidad según el manual de instrucciones del orden nacionalista.

Precisamente porque el nacionalismo no es nunca una serena y razonable perspectiva de la sociedad, con los conflictos internos y las legítimas aspiraciones de sus miembros; precisamente porque el nacionalismo es una firme llamada a los servicios de extinción de la discrepancia y un perpetuo ejercicio de salvamento de la patria en peligro, Jordi Pujol no podía tener los atributos de un dirigente político normal. Nunca los buscó, nunca los quiso. Su prestigio y su éxito proceden de una coherencia absoluta entre la construcción de su imagen y la fabricación de un mito nacional acuñado en las sombrías cecas de la Generalitat.

Ni el personaje ni el nacionalismo podían resignarse a considerar a Jordi Pujol la máxima autoridad del Estado en Cataluña, que fue el cargo que ostentó, de acuerdo con el espíritu y la letra de la Constitución, entre 1980 y 2003. Con notable desprecio por quienes dedican su inteligencia y su esfuerzo diario al servicio público, Jordi Pujol nunca se sintió una persona dedicada a resolver los problemas de los ciudadanos, humilde y secundaria tarea dejada a los insignificantes funcionarios de la Administración catalana. Jordi Pujol no se consideraba una autoridad política, justificada con los votos y desdramatizada por los usos y costumbres de una democracia vigorosa. Debía ser la personificación de la historia de un pueblo, la forma concreta de una conciencia milenaria, el cuerpo visible de un espíritu de resistencia nacional. Jordi Pujol no quería legitimarse por la tranquila adhesión de los ciudadanos a su proyecto, sino por la relación mística de una sociedad inmadura con su causa.

Para poder ser redentor de una patria, Pujol tenía que convencer a los catalanes de su pecaminosa servidumbre. Para poder ser emancipador de un pueblo, Pujol tenía que asegurar a los catalanes su esclavitud. Para poder ser el líder de una nación, Pujol tenía que proporcionar a los catalanes una identidad. Para poder ser el oficiante de una liturgia comunitaria, Pujol tenía que inculcar a los catalanes una mitología. Para poder ser el pastor de una congregación de creyentes, Pujol tenía que atizar en la conciencia de los catalanes la ansiosa vehemencia de una fe.

Quien aún se sorprenda por lo que hoy ocurre debería considerar si lo que nos sucede ahora no es el resultado de esa construcción minuciosa, tenaz e implacable, que usando todos los recursos de un Estado moderno ha conseguido provocar la pavorosa inversión de aquellos valores sobre los que se edificaron nuestra admiración por Cataluña y la propia autoestima de los catalanes. Una sociedad envidiablemente abierta, urbana, plural, europea, sensata y progresista. Porque el régimen pujolista se basó en todo lo contrario: en las actitudes recelosas ante la diversidad, en los gustos provincianos de un localismo de clausura, en la sustitución de la cultura por el fundamentalismo lingüístico, en la descarada utilización de los instrumentos más sutiles para conseguir eso que Pujol llamó, sin complejos, la «construcción nacional de Cataluña» en los años de la Transición.

Para poder edificar esa sociedad de nueva planta, Jordi Pujol no podía presentarse, tras una ajustada victoria en las primeras elecciones autonómicas, como el dirigente normal de un partido normal en un país normal. Lo que se llamó «normalización» en los años de fundación del régimen fue todo lo contrario, como sucede cada vez que se deja en manos del nacionalismo interpretar esa palabra. Crear una Cataluña a imagen y semejanza del sueño nacionalista era despojarla de todos aquellos obstáculos que la madurez cívica opone a las identidades radicales colectivas: la experiencia democrática, la conciencia de la complejidad de las sociedades modernas y, sobre todo, el escarmiento de las simplificaciones ideológicas del siglo XX.

Suponía, además, construir la imagen de una inmensa frustración de soberanía y el culto a un movimiento que no era sino la forma exclusiva y excluyente del Ser catalán. Implicaba desarmar las energías de una sociedad hasta entonces crítica con el poder, rigurosa en sus análisis y heredera de una tradición secular de liberalismo y primacía de la iniciativa ciudadana frente a las intrusiones administrativas. Demandaba la construcción del mito de una comunidad ultrajada que iniciaba un largo peregrinaje en el desierto, desde el cautiverio faraónico de España hasta la tierra prometida de la independencia. Para hacerlo, necesitaba de todos los recursos que el Estado fue depositando insensatamente en sus manos, y que la izquierda aplaudió con su indecible complejo de inferioridad ante los contoneos arrogantes del nacionalismo en una época de crisis de las ideologías.

Los medios de comunicación y el sistema educativo se pusieron al servicio de una espiral de unanimidad, ya no basada en el respeto a las normas comunes de convivencia, sino en el consumo eucarístico de la sagrada forma del nacionalismo. Los recursos innumerables con los que cuenta el poder político fueron empleados en desguazar una cultura diversa, cohesionada en el respeto a la pluralidad, austera en sus expresiones y ajena a la confusión entre los respetables sentimientos individuales y la ideología de la visceralidad.

Y, sobre todo, se precisaba la creación de una figura ejemplar. Thomas Mann escribió que Israel no era el pueblo elegido por Dios, sino el pueblo que había sido capaz de elegir a Dios. La propaganda nacionalista es muy cuidadosa en dar esa misma impresión que relaciona una comunidad religiosa con su fe. Para el secesionismo, no son los ingentes recursos de la autoridad los que crean una mística comunitaria, sino el pueblo mismo, el pueblo que merece ser designado así tras la cuidadosa depuración a que se somete una sociedad, el que descubre su Fe y a su Profeta.

En el penoso deambular por las arenas de su marcha hacia la libertad, el nacionalismo catalán consiguió, amedrentados los opositores, ridiculizada la inteligencia y amortiguada la sensatez, sustituir los mecanismos políticos de una sociedad abierta por el culto a la personalidad de una comunidad insegura. Y, de repente, aparece lo más sucio, lo más doloroso, lo más degradante. No es que el rey esté desnudo, que eso tiene solución, sino que el profeta nos ha mentido. No es solo que sin ejemplaridad no haya liderazgo posible. Es que se han asumido presunciones de encarnación de la voluntad de un pueblo que son indeseables en sí mismas. Y, de repente, su malignidad se expresa con toda su crudeza, cuando la virtud que se presumía, el dedo acusador que señalaba a los incrédulos o el paternalismo inmaculado que se derramaba sobre los feligreses enseñan sus vergüenzas. De repente, la realidad deslumbrante, a pleno sol, con el mito desnudo y la carne hecha ceniza. De repente, el último verano.

Fernando García de Cortázar, director de la Fundación Dos de Mayo, Nación y Libertad.

Educar en democracia, respetar la pluralidad.
El peligroso asedio nacionalista a la educación.

Laura Venzal.http://hayderecho.com/  4 Agosto 2014

Un instituto de Mallorca, febrero de 2011. Se han parado las clases (yo pierdo matemáticas) y bajamos al patio del instituto, al que me he cambiado este año. Desde una ventana preside el patio una bandera no oficial, la independentista catalana. Todos los alumnos del centro, de 12 a 18 años, tenemos la obligación de presenciar el acto y los profesores hacen cordón para que no podamos acceder a otras zonas. Otros docentes, que no comulgan con lo que allí va a tener lugar, se han quedado en los departamentos o en el bar. Hay más pancartas, todas de burla y ofensivas contra una persona. ¿Un asesino? Ni en ese caso sería justificable cargar a los niños con tal odio hacia una persona, con el agravante de suceder en un centro educativo. Pero no, no es un delincuente. Es el candidato a la presidencia de Baleares por el PP, José Ramón Bauzá. ¿Qué habrá hecho? Hay elecciones en pocas semanas y ha anunciado que él y su partido, de ser elegidos, harán respetar el derecho a estudiar en las dos lenguas oficiales de la comunidad (acabarán con la inmersión lingüística) y harán que los libros de texto estén en las modalidades lingüísticas baleares, y no en el ‘catalán de Cataluña’ actual. Las pancartas rezaban diferentes consignas, tales como: ‘por la educación en catalán, fuera el señor Bauzá’ y lucían un mapa de una parte de España, la que reivindican que se independice formando unos “Países Catalanes”: Cataluña, Valencia y Baleares. Entonces diferentes personas: el director, profesores y alumnos, se sucedieron para leer un discurso, como no podía ser de otra manera visto el panorama, contra una persona, un partido y un ideario. Tristemente, lejos de ser un caso aislado, estas ‘jornadas’ se celebraron en diferentes centros de Baleares simultáneamente. Aun así, ese programa electoral ganó las elecciones con mayoría absoluta.

Y entonces uno se queda perplejo, ojiplático y boquiabierto ante el circo que hay montado. Los funámbulos de la educación que hacen acrobacias sobre la delgada línea de la ilegalidad utilizan su privilegiada situación de autoridad sobre las nuevas generaciones para que fichen como marionetas. Por suerte son una minoría de profesores, pero el resto se mimetiza por comodidad o calla por la misma razón. Ante este control ideológico de los alumnos, nuestros gobernantes han seguido sin mover un dedo mientras las quejas eran, aunque numerosas, ahogadas, pues la prensa, copada por la ideología nacionalista, no tenía espacio para hacerse eco de estas denuncias.

La educación en un Estado democrático va acompañada de un requisito inherente: educar en democracia y para la democracia. Ello implica respetar la pluralidad de pensamiento de todas las personas, así como de raza o religión, en beneficio de aquel que ahora es tratado de ‘disidente’ (‘facha’ en su fraudulento lenguaje) y con el fin de que los estudiantes aprendan a convivir con sus semejantes desde el respeto, y no rechacen con la burla y el insulto a quienes tienen ideas diferentes. Como indica nuestra Constitución en su artículo 27.2, la libertad de pensamiento es componente irrenunciable: La educación tendra´ por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales.

Síntoma de la educación autodestructiva que padecemos en Baleares es, por ejemplo, el insulto de profesores a alumnos (durante las clases y con total impunidad) bajo los apelativos ‘facha’, ‘botifler’ o ‘súbdito de Felipe V’ o que el director del centro llame la atención, alertado por una organización de alumnos, a los profesores que dan las clases indistintamente en castellano y mallorquín y que así lo permiten a sus alumnos o que se haya generalizado el ‘no t’entenc’ (‘no te entiendo’) de profesores a alumnos llegados de otras comunidades o países y que no conocen el mallorquín/catalán o que se penalice por presentar un trabajo en castellano o que se lean manifiestos contra un partido político en clase o que haya un cartel a la salida al patio que diga ‘si quiere ser atendido en castellano, lárguese’ o ‘con tus padres, habla también en catalán’.

Así pues, en su día a día, un alumno en Baleares ve vulnerado el preciado artículo 10 de la Constitución que le ampara: La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social. Se le restringe el derecho a estudiar en español en España, se le intenta guiar por la senda nacionalista y, en muchos casos, se le denigra.

Sin embargo y contra todo pronóstico, señal de que todavía estamos en democracia, gente de los diferentes ámbitos de la comunidad educativa ha empezado a disidir con más contundencia. Desde los alumnos, que formamos una asociación estudiantil contra la politización de la enseñanza y a favor del bilingüismo (Estudiantes Libres de Baleares), hasta los profesores, pasando por los padres y por la sociedad civil en general.

Todos estos movimientos cogieron fuerza tras el caos y el descontento que vivimos con una huelga indefinida de profesores que duró finalmente casi un mes contra el Tratamiento Integrado de Lenguas (TIL), que introducía el castellano y, en menor proporción, el inglés como lenguas vehiculares de la enseñanza. Ahora ya se anuncia otra huelga indefinida para el mes antes de las elecciones autonómicas en 2015. Quienes lo organizan no se esconden: no sacrifican todo este esfuerzo por mejorar el nivel de sus alumnos ni por ofrecerles mejores prestaciones, esa excusa no les vale y a su forma de protestar me remito, lo hacen por no perder un sistema de educación exclusivamente en catalán que da al castellano trato de lengua extranjera.

Esta situación lleva muchos años, aunque se ha incrementado en los últimos cuatro cursos, desde que el catalanismo ve temblar su establishment ante las promesas del Partido Popular de tumbar una política educativa discriminatoria de la que hasta ahora había sido cómplice. Y es que durante años ningún gobierno, ni central ni autonómico, había hecho cumplir las sucesivas sentencias de los tribunales Supremo y Constitucional. Habían preferido hacer oídos sordos dando la espalda a sus ciudadanos a enfrentarse de lleno contra una trama muy bien organizada y que, además, controla el poder mediático.

Toda persona es digna, única, independiente y autónoma y nadie ha de intentar alterar esas cualidades. Cada niño forja su personalidad, sus creencias, sus sueños y sus miedos según sus vivencias y su propio razonamiento. La educación sistematizada, pública y universal, es uno de los eslabones primeros de la democracia. Pero solo si ésta forma ciudadanos libres; en caso contrario es también puntal de toda tiranía. La diferencia entre ambas radica en el respeto a la pluralidad. Lo que la educación sistematizada en países democráticos, de ciudadanos libres, potencia y protege, la educación sistematizada en países dictatoriales destruye y prohíbe: la libertad.

PLIS Educación, por favor
http://pliseducacion.blogspot.com.es  4 Agosto 2014

Profesores Libres de Ingeniería Social (PLIS) es una asociación de profesores de Baleares a favor de una escuela abierta, de carácter académico y orientada por parámetros educativos.

PLIS. Educación, por favor y la resolución de Educación sobre la aplicación del TIL para el próximo curso.

PLIS. Educación, por favor recuerda que los Derechos del Niño reconocidos por la UNESCO, por los organismos internacionales que trabajan por los derechos de la infancia y por la constitución española son de obligado cumplimiento.

Palma de Mallorca, 3 de agosto de 2014

PLIS. Educación, por favor considera que los profesores de ideología nacionalista pertenecientes a la Assemblea de docents llevan dos cursos poniendo impedimentos a que se realice el 50% de las horas del currículum de los alumnos de las Islas Baleares en castellano. Todos estos profesores saben que el mejor vehículo para el proceso de transmisión y aprendizaje del conocimiento para un alumno es la lengua materna.

PLIS. Educación, por favor considera que este equilibrio entre las lenguas cooficiales que permite que todos los niños de Baleares puedan estudiar en su lengua materna (Decreto TIL) no lo impone la Conselleria de Educación Cultura y Universidades, sino que es un derecho natural e inviolable del niño recogido, además de en la Constitución Española, por la UNESCO y por todos los organismos internacionales que trabajan para los derechos de la infancia.

El Decreto TIL, que introduce el poder estudiar en la escuela en las dos lenguas cooficiales, acata el primer principio fundamental de los derechos de la infancia acordados por la comunidad internacional en la Convención sobre los Derechos del Niño: “La no discriminación: todos los niños tienen los mismos derechos".

La resolución de Educación publicada el día 31 de julio en el Boletín Oficial de las Islas Baleares, contra la que se querella el STEI y por la que van a convocar una huelga los profesores de la Assemblea de Docents al inicio del curso, expone que los directores y profesores han de cumplir la legalidad para con los alumnos.

PLIS. Educación, por favor considera que esta resolución no hace sino acatar el segundo principio fundamental de los derechos de la infancia acordados por la comunidad internacional en la Convención sobre los Derechos del Niño: “El interés superior del niño: cualquier decisión, ley o política que pueda afectar a la infancia tiene que tener en cuenta qué es lo mejor para el niño".

Todos los ciudadanos hemos de cumplir y respetar la ley, incluidos están pues estos profesores y directores nacionalistas que luchan para que la igualdad en derechos de los niños no entre en la educación pública y continuemos con una educación basada en la exclusión, la discriminación, la desigualdad de oportunidades y la violación continua de los derechos de los niños mallorquines, menorquines, ibicencos y formenterenses que como lengua materna tienen el castellano, lengua cooficial de las Islas Baleares.

Desde PLIS. Educación, por favor trabajamos para que nuestros alumnos encuentren en la escuela un lugar de convivencia donde los alumnos puedan estudiar en las dos lenguas cooficiales, un lugar de respeto a los derechos de las personas, de respeto a la legalidad, un lugar de formación académica y donde se permita el libre desarrollo de la personalidad.

La Nueva Historia de Cataluña
Miquel Porta Perales cronicaglobal.com 4 Agosto 2014

No me ha sorprendido lo más mínimo el estreno del documental titulado Desmuntant Leonardo. Según indican quienes avalan el citado documental, Leonardo da Vinci "podría tener un origen catalán y su obra más conocida, la Gioconda, las montañas de Montserrat dibujadas en su fondo". Eso sostiene, por ejemplo, el Institut Nova Història. Por aquello de concretar, el Institut Nova Història es una "Fundación de estudios e investigación sobre la tergiversación de la historia que Cataluña y los antiguos reinos de la corona catalano-aragonesa sufrieron –y sufren todavía- por parte de la corona castellana, corona que se apropió del poder de la monarquía hispánica". El método de trabajo: "Una actitud de mente abierta, rechazando el dogma o la doctrina y expresando una combinación específica de cualidades de rigor como son el método multidisciplinar y el enfoque global". El objetivo: "El Institut Nova Història tiene suficientes elementos para entrar dentro de las entrañas de la historia oficial, aquella que fue escrita por los vencedores... que desde el poder que han gestionado y gestionan, han ido configurando según sus intereses y necesidades... [En el Institut] mostramos, discutimos y podemos cuestionar lo que se nos presenta como una gran evidencia". De ahí, de ese interés por desvelar las tergiversaciones de la historia oficial castellana, de la que son víctimas los catalanes, han surgido trabajos sobre Miguel de Cervantes, Cristóbal Colón, Teresa de Jesús o Leonardo da Vinci.

Los trabajos mencionados comparten una misma conclusión: los biografiados eran catalanes. La Nueva Historia del Institut –eso asegura- lo muestra. En el caso de Leonardo da Vinci que da pie a este comentario, la condición catalana del artista se fundamentaría en los siguientes hechos: su escudo de armas era igual que el de la casa real catalana, en el Vaticano se hablaba catalán, existe una similitud entre las montañas de Montserrat y la sierra que aparece tras la Mona Lisa y la Gioconda era Isabel de Aragón. "Nos han robado la historia y solo entre todos la recuperaremos", señala el Instituto. ¿Quieren más? Bartolomé de las Casas era Bartomeu Casaus, Juan Sebastián Elcano era Joan Caçinera del Canós, Hernán Cortés era Ferran Cortès y el nombre de América se debe al catalán Aymerich Despuig. Y Miguel de Cervantes era Joan Miquel Servent, Cristóbal Colón era Joan Colom i Bertran y Teresa de Jesús era Teresa Enríquez de Cardona que no nació en Ávila, sino en Barcelona. Todavía más: las aventuras y desventuras del Lazarillo de Tormes ocurrieron en el Reino de Valencia y el libro –antes de ser manipulado y reubicado- fue escrito por un valenciano y en lengua valenciana. Otro: Erasmo de Rotterdam era, en realidad, el segundo hijo de Cristóbal Colón y respondía al nombre de Ferran. Como no podía ser de otra manera, la nación catalana existía ya en el siglo VII antes de Cristo y fue la primera nación del mundo. ¿Merece la pena argumentar la risible insubstancialidad y ligereza de la Nueva Historia de Cataluña?

A quien quiera seguir con la cosa, le facilito la lista de algunos títulos publicados por el Institut (si usted se harta, pase directamente al siguiente párrafo): Brevísima Relación de la Destrucción de la Historia. La falsificación del descubrimiento catalán de América, Descubrimiento y conquista catalana de América, La apropiación del descubrimiento de América: ¿una conspiración de Estado?, Pequeño manual del descubrimiento catalán de América, Colón y la Casa Real Catalana, Cristóbal Colón, Príncipe de Cataluña, La visita borrada de Cortés a Cataluña, Francisco Pizarro y Diego de Almagro, dos conquistadores de saga real catalana, Hernán Cortés: ¿hidalgo extremeño o descendiente de sangre real catalana?, Un escudo de Cataluña flanqueado por dos indios americanos, Enigma Cervantes, El 'Quixote´ borró el 'Quixot´, Por qué pienso que santa Teresa de Jesús es catalana, Una leyenda catalana sobre santa Teresa. Ya verán ustedes como, antes o después, habrá algún miembro del Institut Nova Història que asegurará que la nación catalana apareció con el neanderthalensis de Bañolas. Y no se extrañen si alguien organiza un simposio –científico, por supuesto- que podría titularse La mandíbula de Bañolas y la cuestión nacional catalana. ¿Quizá otro simposio titulado Atapuerca contra Bañolas? Por cierto –a la vista de los últimos acontecimientos-, ¿Jordi Pujol i Soley es catalán-catalán? ¿El Institut Nova Història encuentra alguna mácula –castellana, por supuesto- en el linaje del personaje? ¡Claro, ahí está la explicación del fraude!

Llegados a este punto, me formulo un par de preguntas. Primera: ¿por qué he perdido el tiempo –por partida doble- informándome sobre el asunto y escribiendo las líneas precedentes? Segunda: ¿por qué me decido a publicar lo escrito?

Respondo a la primera pregunta: me atrae la imaginación de mundos y personas de una autodenominada Nueva Historia que, amparándose en el rigor (?!), brinda una auténtica ficción histórica dotada –para el lector- de un notable grado de intensidad dramática. De suspense por lo que pueda ocurrir: ¿qué nos deparará –finalmente- la ficción de los nuevos historiadores? Creo que la Nueva Historia –prestidigitación y alquimia- puede llegar –en pequeñas dosis- a distraer. Aunque finalmente, empache. Una cuestión: ¿hasta qué punto la Nueva Historia cree sus propias ficciones y tergiversaciones? Hipótesis: parafraseando libremente el idealismo absoluto hegeliano, podríamos estar ante una particular forma de alienación –religiosa- en que el Espíritu o la Idea –Cataluña- se actualizan en un objeto –la Historia- que se proyecta exteriormente. Un Espíritu o Idea al que se adora y obedece. Un Espíritu o Idea que acaba dominando –alienando- a quien lo ha inventado, es decir, al nuevo historiador y a quienes comparten el invento.

Respondo a la segunda pregunta: he decidido publicar lo escrito porque la tergiversación de la Historia es uno de los elementos fundamentales –una práctica fundamental- de un nacionalismo catalán que -para consolidarse- necesita falsear, adulterar o corromper los hechos a mayor gloria de sus particulares intereses. En cierta manera, la Historia tergiversada es el cemento que asegura la estructura del edificio nacional. Cierto, hay tergiversaciones y tergiversaciones. Pero, todas –incluso la fabulación grosera de la Nueva Historia- tienen su papel y cumplen su función en el invento. Y en las consecuencias –políticas, sociales, culturales, ideológicas- que del mismo se derivan. Por eso –para dar noticia del tinglado- he perdido el tiempo –por partida doble- en este asunto.

Si no hay nación nadie necesita nacionalistas
teresa giménez barbat ABC Cataluña  4 Agosto 2014

Mas y Rajoy han hablado por fin y todo sigue igual. El President de la Generalitat fue a Madrid con el plomo del caso Pujol en las alas pero aún así no se despeinó. Dijo que existía “voluntad de diálogo” y que acudió con un dossier con más de veinte propuestas. Una veintena de temas que son una veintena de reivindicaciones, sobre la realidad y sobre la ficción. Por lo que respecta al referéndum se le ratificó que, si se lleva a cabo, no se realizará de ningún modo bajo la legalidad ya que el supuesto no está contemplado por la Constitución. Y que no, que no existe algo como la “legalidad catalana” por mucho que los independentistas como él la invoquen.

El cansancio y el hastío que nos acompañan estos meses hasta el día “0” (“cero” de “cero”, de encontrarnos con la “nada”) se van viendo punteados por los enojosos sobresaltos de la confirmación definitiva de que no sólo nos estaban robando la buena imagen y la convivencia, sino el dinero. Los nacionalistas insisten en recordarnos que la corrupción es un fenómeno generalizado y que existe en todas partes. Falso. En Cataluña no hemos tenido unos meros casos de corrupción, por importantes que sean las cifras. Ha sido un verdadero fraude moral. Y ese sí lo compartimos todos, nacionalistas y no nacionalistas. Los nacionalistas como ilusionados miembros de una parroquia muy integrista que ven a su amadísimo e idolatrado rector detenido por pederasta. A los no creyentes en identidades inmutables y a la medida de los clérigos, pero igualmente sufridores de sus rigores y caprichos, al descubrirnos doblemente burlados y maltratados.

Entre los lamentables paños calientes que se van a proponer en estas semanas figurarán descabelladas sugerencias como el blindaje de las competencias y la lengua y esa atrocidad del reconocimiento de Cataluña como “nación”. Tenemos que mantenernos muy firmes con eso, por más que compañeros de resistencia de las últimas horas, como federalistas con diversos grados de asimetría y moderados de Unió que no han asomado la cabeza más que cuando no ha habido más remedio, utilicen el manido comodín del “ni con unos ni con otros”. Eso sí que sería ganar una batalla para perder la guerra. La guerra contra la gran superstición de la nación, entelequia que tiene un único y letal sentido: perpetuar conflictos y fricciones hasta el fin de los siglos. Ya sé que parece sólo una palabra. Pero recuerden que sin alma no hay desalmados. Se lo ruego.

Teresa Giménez Barbat es escritora
 


Recortes de Prensa   Página Inicial