AGLI Recortes de Prensa   Jueves 7 Agostoo  2014

La deuda sí importa
Manuel Muela www.vozpopuli.com 7 Agosto 2014

Acostumbrados a vivir de prestado, los políticos españoles hacen caso omiso del volumen de la deuda y dan por sentado que el endeudamiento público y privado de España no es un tema prioritario de su agenda inmediata. Es lo que deduzco de la última comparecencia del jefe del Gobierno y de las declaraciones de su nuevo partenaire opositor, Pedro Sánchez. Ninguno de los dos se refiere a éste problema, ni siquiera marginalmente. Se ve que, en su mundo, la previsión no alcanza más allá de unos meses, los que les separan de la próxima consulta electoral, sin caer en la cuenta de que la losa del dinero prestado engorda día tras día, impidiendo que el conjunto del país recobre el aliento necesario para evitar que el paro y la pobreza se conviertan en las divisas insoportables del modelo económico español. Pero como no debemos resignarnos a esa visión alicorta y conformista del futuro de España, hay que reiterar lo que desde hace tiempo vienen sosteniendo reputados especialistas y otros que no lo somos, pero que tratamos de analizar los fenómenos o problemas que influyen en el desenvolvimiento del país, gravemente dañado por fallos sistémicos, políticos y económicos, que no son fáciles de superar, aun haciendo las cosas bien.

No es la prima de riesgo, es el volumen lo que importa
En las circunstancias que vivimos, cuyos orígenes se remontan a mucho tiempo atrás, no se puede pedir a los gobernantes que hagan milagros, aunque algunos de ellos prometieran cosas parecidas en sus campañas electorales, pero sí se les debe exigir que estudien los males que nos afligen y que prevean cómo corregirlos, más allá de hacer frente a las tareas diarias que, con ser importantes, no son las únicas que les competen. Por eso llama la atención que cuando hablan de la deuda, si es que lo hacen, sólo contemplan la famosa prima de riesgo, variable voluble y un tanto arbitraria que no depende de nosotros, y no se fijen en cómo crecen los volúmenes de aquella que, según las cifras oficiales, ya representa el 100% del PIB. A partir de ahí se pueden sacar muchas conclusiones, pero, desde mi punto de vista, la primera y principal es que cualquier gobierno al que le preocupe el futuro de sus compatriotas tiene la obligación de preparar un plan de viabilidad de esa empresa llamada España para someterlo a nuestros acreedores y, con la ayuda necesaria de la Unión Monetaria, aunar los deseos de cobro de los prestamistas y el funcionamiento regular del Estado y de sus servicios públicos. Me gustaría conocer alternativas a lo sugerido, que no sean las del socorrido dicho de que “el que venga detrás que arree”, que es en lo que parecen instalados muchos de nuestros responsables políticos.

La iniciativa privada carece de estímulos y de orientaciones para invertir, porque España no ofrece la transparencia y la seguridad jurídica deseables

El jefe del Gobierno se ha felicitado porque, según él, la economía española evoluciona positivamente y confía que irá a más. Ojalá sea verdad, porque hay tantos matices, tantas cautelas y tanta estadística variopinta, que forman una arboleda que impide ver el bosque de nuestros problemas: un tejido productivo incapaz de generar empleo suficiente y digno y unas estructuras públicas sobredimensionadas, que succionan recursos fiscales y demandan deuda de forma exponencial. La iniciativa privada carece de estímulos y de orientaciones para invertir, porque España no ofrece la transparencia y la seguridad jurídica deseables, a lo que contribuye la selva normativa que se extiende a lo largo y a lo ancho del país. Es ese un marco apropiado para la especulación, que florece cuando el poder público, además de disperso y fragmentado, no está controlado, como acredita la escandalosa corrupción que vamos conociendo.

Romper el círculo vicioso de la deuda insostenible
Ha sido la economía especulativa, trufada de corrupciones mil, la que nos ha hundido en la pobreza y para que no vuelva a resurgir, y no duden de que sus beneficiarios lo intentarán, conviene cambiar muchas cosas, algunas de las cuales, como la higiene pública y la educación, tardan en dar frutos positivos. Y tardarán más si no se siembran las semillas adecuadas y se cortan las hojarascas doctrinales con las que se ha embaucado durante años y años.

Cierto que todo lleva su tiempo, pero tampoco hablamos de veinte o treinta años, que han sido los precedentes de la catástrofe actual, porque la fuerza de una nación se crece en la adversidad, si dispone de un proyecto serio que ofrezca un porvenir distinto al de la mera cuadratura contable de unas cifras o estadísticas, que casi nada significan para millones de españoles angustiados e inquietos. Cada encuesta del CIS lo atestigua y da la impresión de que los que deben estudiarlas no las estudian y luego pasa lo que pasa cuando se producen las sorpresas electorales. Pues habrá más sorpresas, sobre todo para los que siguen elucubrando con sus cosas y se olvidan de lo que les preocupa a las familias y a las empresas. No han caído en la cuenta de que están viviendo en tiempo de descuento, porque a la sociedad no le interesan los discursos y la jerga tecnocrática de la economía financiera, producto de ese capitalismo de casino que tanto daño ha causado y que ahora se refugia en el intercambio de cromos de la deuda soberana.

Los adalides del capitalismo financiero son muy suyos de seguir con sus prédicas macroeconómicas, pero gobiernos como el nuestro no pueden ni deben compartir sus propuestas que provocan directamente el enriquecimiento de los menos y el empobrecimiento de los más. Las cifras están ahí a disposición del que quiera consultarlas, desde los boletines del Banco de España hasta los informes del Instituto Nacional de Estadística. Por eso a los Rajoy y Sánchez de turno hay que urgirles a romper con el discurso tecnocrático y cansino que para millones de españoles es el viaje a ninguna parte. Y deberían empezar por reconocer el problema de la deuda para buscar soluciones al mismo. Si ellos no lo hacen, lo harán otros, porque la realidad es que estamos en el círculo vicioso de la insostenibilidad.

Municipales
Elección directa
Emilio Campmany Libertad Digital 7 Agosto 2014

Insisten estos días los populares en la necesidad de reformar la ley electoral para que los ciudadanos elijamos directamente a nuestros alcaldes. Quiere ésta ser la medida estrella de un paquete más amplio de reformas para la regeneración democrática. Naturalmente, el objetivo no es regenerar nada, sino lograr que sean alcaldes los candidatos del PP que hoy sólo están en condiciones de lograr una mayoría relativa y evitar que coaliciones de izquierda formadas tras las elecciones se hagan con las alcaldías a pesar de haber sido el PP el más votado. La irrupción del fenómeno Podemos hace presagiar una fuerte fragmentación del voto izquierdista. La reforma que pretende el PP trata por tanto de explotar esa fragmentación. En consecuencia, es improbable que Rajoy logre el consenso exigible para aprobar la nueva ley. Sin embargo, parece decidido a seguir adelante abusando de que legalmente le bastan los votos de su propio partido.

Podría no obstante ser que la reforma, aun sin el respaldo de la oposición, fuera verdaderamente regeneradora, aunque regenerar no sea lo que persigue quien trata de imponerla. La elección directa de los alcaldes se nos figura algo más democrático que votar a los concejales que elegirán al alcalde. Pero no es oro todo lo que reluce. Si la ley dijera que será alcalde el cabeza de la lista más votada, podría ocurrir que, siendo mayoría los concejales de los otros partidos, el ayuntamiento resultara ingobernable. Si no hubiera que elegir concejales y la elección se limitara a la del alcalde, no habría oposición en el consistorio y por tanto tampoco control. Y si se hicieran dos elecciones, una para elegir al alcalde y otra para hacer lo propio con los concejales, habría que regular cuándo y para qué ha de tener el alcalde el respaldo de la mayoría de ellos. Cuando no tuviera esa mayoría, el alcalde tenderá a sobrepasar ilegalmente sus funciones. En cualquier caso, si nos decidiéramos por un sistema de elección directa, habría que regular qué ocurre cuando el alcalde dimite o deja por cualquier causa de serlo. Todo lo que no fuera que hubiera nuevas elecciones no sería muy democrático.

Pero, además, la elección directa de los alcaldes podría estimular un fenómeno que con frecuencia ha padecido nuestro país, el fulanismo. Con un sistema así sería mucho más fácil que aparecieran en nuestras ciudades pequeñas y medianas fulanos que, apoyados en una base electoral de naturaleza clientelar, se hicieran con el poder político. A pesar de que el actual sistema impone fuertes obstáculos al fulanismo, no ha sido capaz de evitar que esta patología aflorara en algunas ocasiones, como pasó en la Marbella de Gil. Con la elección directa los casos se multiplicarían. Las reformas electorales las carga el diablo y no sólo no deben hacerse sin consenso. Sobre todo, no deben hacerse sin sosegada reflexión. Pero pedir a nuestros políticos que reflexionen es como pedir a un león que se haga vegetariano.

El PP y el límite al aforamiento
EDITORIAL Libertad Digital 7 Agosto 2014

La secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, se ha mostrado partidaria en una entrevista concedida a Europa Press de plantear una nueva regulación de la figura del aforado, limitando el aforamiento únicamente a lo que tenga que ver con la responsabilidad política y excluyendo los temas procesales.

El tiempo dirá el alcance de esta propuesta de reforma, pero lo cierto es que el conjunto de prerrogativas procesales de las que gozan los altos cargos es bochornosamente extenso y no tiene parangón en ningún otro ordenamiento jurídico comparable. El aforamiento implica alterar las reglas de competencia judicial penal en beneficio de determinadas personas que tienen derecho a ser encausadas y juzgadas por tribunales previamente señalados. Teniendo presente que ni en Alemania, ni en Reino Unido ni en EEUU existen aforados; que en Italia y en Portugal no existe más aforado que el presidente de la República; que en Francia sólo son aforados el presidente de la República y los miembros del Gobierno, se podría considerar que la Constitución del 78 ya fue demasiado lejos al extender ese fuero especial a todos los diputados y senadores. El problema, con todo, es que con el tiempo la ley, especialmente los estatutos de autonomía, ha extendido ese privilegio a los parlamentarios autonómicos, a altos cargos de la Judicatura, de la Fiscalía, del Tribunal Constitucional, del Tribunal de Cuentas, del Consejo de Estado, del Defensor del Pueblo, de las CCAA… hasta alcanzar un número que ronda los diez mil.

La poca justificación que podría conservar esta prerrogativa, como la de evitar las presiones políticas a las que pueda verse sometido un tribunal ordinario cuando juzga a un cargo público de responsabilidad, desaparece no sólo por la descomunal extensión que ha experimentado en España, sino, sobre todo, por la falsa presunción en la que se basa, consistente en entender que un tribunal superior es más independiente ante esas presiones políticas. Desgraciadamente, la realidad en España es justo la contraria: cuanto más alto es el tribunal, más sensible es a las presiones políticas y a la falta de separación de poderes. Por ello la verdadera piedra de toque para acabar con el privilegiado blindaje de la casta política no es tanto –aunque también– acabar con o limitar drásticamente el número de aforados, sino restablecer de manera efectiva la separación de poderes.

Teniendo presente en qué ha quedado la promesa de este Gobierno de acabar con la designación política de los miembros del Poder Judicial, poca esperanza cabe albergar respecto de esta vaga propuesta de Cospedal.

España no nos roba, pero, ¿lo permitió?
Anna Grau cronicaglobal.com 7 Agosto 2014

Y yo que sigo convencida de que Jordi Pujol dio este paso al frente, el de la vergüenza, para proteger a sus hijos, para comerse en solitario el marrón familiar... fascinante, ¿no? Por el calibre shakespeariano de la situación y por su granítico convencimiento de que eso está en su mano. Conseguir que sus hijos salgan de esta sean cuales sean las evidencias contra ellos.

¿Se acuerdan de que Pujol, que no retiró su apoyo a Felipe González por el caso GAL, ni por el caso Roldán, ni por el caso Mariano Rubio, lo hizo en cambio, y de manera fulminante, en cuanto estalló el escándalo de los papeles del Cesid? ¿Por qué sería?

Delata esto una determinada intimidad mental, una visión de la política, de la justicia y del mundo, más que acorleonada, directamente lampedúsica. De Gatopardo total. Pujol está convencido de que ofreciendo su trágica cabeza en una bandeja de plata van a ser respetadas todas las demás. Que él tiene todavía ese gran poder.

¿Lo tiene alguien más? Si mi padre defrauda masivamente a Hacienda y voy yo a inmolarme en su lugar, ¿tragará Montoro? Si mi hermana mata a su novio y voy yo y me acuso de que por su cumpleaños le regalé una pistola, ¿la dejarán en paz?

Me temo que la justicia no es exactamente lo que Jordi Pujol se imagina ni siquiera en este país, donde muchos jueces actúan como fútiles personajillos carentes de toda gravedad, seriedad y hasta ética. Ni siquiera aquí, que todo vale, vale todo.

Pero es normal que Pujol piense y sienta así. No sólo por el largo, larguísimo hábito de poder pueblerino pero ilimitado, sino porque donde acababa ese poder, empezaban las manos libres. Desde lo de Banca Catalana nadie se atrevió, o nadie quiso, salvo excepciones poco significativas, meter la mano en el nido de escorpiones del oasis catalán. Si alguien trataba de tirar de la manta, o le cortaban la mano, o le animaban amablemente a mirar para otro lado.

¿Me voy yo a creer que Hacienda, la Fiscalía Anticorrupción, etc, etc, han necesitado todo este tiempo para empezar a olerse la tostada? ¿Se acuerdan de que Pujol, que no retiró su apoyo a Felipe González por el caso GAL, ni por el caso Roldán, ni por el caso Mariano Rubio, lo hizo en cambio, y de manera fulminante, en cuanto estalló el escándalo de los papeles del Cesid? ¿Por qué sería?

Hay algo de verdad en la histérica queja nacionalista de que ahora les investigan para acorralarles, porque políticamente se han vuelto incómodos. Pero para que eso sea verdad, también tiene que haberlo sido lo otro: que durante años se les dejó de investigar, se les permitió ser como eran, en el convencimiento de que mejor así que tener lío.

En resumen, que no era España quien nos robaba, pero a lo mejor sí que permitió, en parte y por omisión, que nos robaran otros...

Y yo pregunto, ¿quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra? ¿Hasta cuándo va a dejar España de actuar como si no lo fuera, hasta cuándo nos va a dejar tirados a los que sí queremos tener un país de verdad, con leyes y con de todo, que nos proteja de los abusos y de la sinrazón?

Menos sálvese quien pueda y más Sepharad, coño.

El dilema autonómico.
Victoria Laforawww.diariosigloxxi.com 7 Agosto 2014

MADRID, 6 (OTR/PRESS) Resulta que, la reforma fiscal, vendida con tanto alboroto por Montoro y Rajoy como uno de los grandes proyectos de este curso, depende de que las Comunidades Autónomas puedan aplicarla. O sea, nos habían contado, como siempre, una verdad a medias. Puede que suceda, como ya ocurre con el impuesto de sucesiones o con el del patrimonio que, dependiendo de donde vivas, notarás o no como el Estado devuelve dinero a tu bolsillo.

La suerte de unos ciudadanos o de otros va a depender de los datos del déficit de la comunidad en la que vivan. Sus dirigentes se verán atrapados en el terrible dilema de cumplir el objetivo del déficit o perder votos en las elecciones de la primavera próxima.

Como viene sucediendo, desde Madrid se apuntan el éxito de bajar unos impuestos que ellos mismos habían subido en contra de lo ofrecido en su programa electoral, y trasladan el problema a los responsables autonómicos a los que exigen, casi pistola en mano, que no se pasen en el gasto. Precisamente, para cuadrar las cuentas varios gobiernos autonómicos habían elevado dentro de su competencia, aún más, el máximo del IRPF. Así en Cataluña, Andalucía y Asturias el tope máximo de tarifa del IRPF estaba fijado en el 56%.

Dado que la escala autonómica es sobre el cincuenta por ciento de la base liquidable, el asunto no son tres perras. Y afecta también a los mínimos familiar y personal exentos de pago. Toca pues el meollo de la publicitada reforma fiscal y afecta básicamente a las rentas del trabajo de donde se nutren las arcas del Estado. Si el Gobierno pretende que la cuota máxima de IRPF pase del 52% al 47%, ¿quién se va a hacer cargo del desfase en los ingresos autonómicos?

Al final, unos se apuntan las medallas y otros apechugan con los recortes. ¿ El ministro de Hacienda desconocía este dilema justo en un año electoral que es cuando se pretende que entre en vigor la reforma? Parece evidente que si. Ahora tendrá que explicar a los gobiernos de Valencia y Murcia, los más endeudados y donde las encuestas anuncian un cambio en el poder, como van a hacer la campaña electoral sus compañeros de partido acosados también por escándalos de corrupción. Flaco favor les ha hecho.

Pero, posiblemente, lo más grave del asunto es la desigualdad en el coste de las obligaciones fiscales entre regiones . Van a seguir pagando más los ciudadanos de las regiones con mayor deuda y donde los recortes en el estado del bienestar han supuesto un grave empeoramiento de derechos básicos en Sanidad o Educación. Pagan más y tienen menos servicios. Esa alegre promesa de que habría más dinero en las carteras de los españoles para incentivar el consumo y devolver el esfuerzo ante la crisis va a depender del domicilio que figura en el DNI. Así es muy fácil hacer reformas.

Información solicitud enseñanza bilingüe curso 2014/15
Fundación Círculo Balear  7 Agosto 2014

La Fundación Círculo Balear (FNCB) está recibiendo durante los últimos días numerosas peticiones de información y ayuda de padres de alumnos a quienes los centros educativos públicos de Baleares, y también algunos concertados, han entregado el listado de libros para el próximo curso escolar 2014/2015 siendo éstos exclusivamente en catalán.

La FNCB recuerda que los centros educativos que lo hacen están infringiendo la legalidad vigente. Para informar y asesorar a los padres que se encuentren en esta situación, los servicios jurídicos y los profesionales de la educación de la entidad han elaborado una serie deinstancias e instrucciones a seguir para que se respeten los derechos de los padres o tutores de los alumnos.

Estas instancias e instrucciones están disponibles en la web www.circulobalear.com , en el apartado de "Documentación - descargas": www.circulobalear.com/documentacion-descargas

Para que esta información llegue a las personas interesadas la FNCB inicia una campaña informativa en las que da a conocer las novedades principales para el próximo curso, que son la entrada en vigor de la LOMCE, y el desarrollo del Decreto TIL, que garantiza a los padres un sistema de enseñanza bilingüe o trilingüe, en el que, si el español no es lengua vehicular, la administración asumirá los gastos de escolarización en centros privados donde se impartirá una enseñanza bilingüe de calidad.

La FNCB recomienda seguir los siguientes pasos antes del inicio del curso escolar:
1.- No comprar los libros o material escolar si éste sólo se proporciona en catalán. O si, en aquellas materias no lingüísticas que deberían impartirse en español, según el proyecto lingüístico del centro, también se facilita sólo material en catalán. Si ya se han adquirido, devolver los que no se ajusten al proyecto lingüístico aprobado por la consejería de educación.

2.- Si el centro no ha facilitado el Proyecto Lingüístico (Proyecto de Tratamiento Integrado de Lenguas), exigirlo en el centro, y presentar queja ante la consejería de educación. Los centros tienen la obligación de entregarlo a las familias y colgarlo en sus páginas web

3.- Si no se cumple el proyecto lingüístico aprobado por la consejería de educación, registrar denuncia mediante la instancia elaborada por la FNCB.

4.- Si la consejería no garantiza la enseñanza bilingüe o trilingüe, registrar denuncia ante Alta Inspección Educativa mediante registro en la Delegación del Gobierno de la instancia elaborada por la FNCB.

Círculo Balear recuerda que los servicios jurídicos acompañaran a los padres que hagan uso de sus derechos en todo el proceso, sin coste alguno.

El presidente de la FNCB, Jorge Campos, confía en que "el próximo curso no suceda lo mismo que en Cataluña, y no sea necesario iniciar reclamaciones administrativas ni acudir al Ministerio de Educación para que se respete el bilingüismo en Baleares. Ya que con la aplicación del TIL la inmersión en catalán o la presencia residual del español en la enseñanza son situaciones ilegales. La consejería de educación del gobierno balear tiene la obligación de hacer cumplir la ley y sancionar a los infractores."

Campaña de información
Círculo Balear aconseja no comprar los libros de texto si solo están en catalán
La Fundación ha recibido numerosas quejas por listados exclusivamente en lengua catalana
Redacción www.lavozlibre.com 7 Agosto 2014

Madrid.- La Fundación Círculo Balear ha aconsejado a los padres no comprar los libros de texto para el curso 2014/2015 si solo están en catalán. Y es que la entidad ha recibido numerosas quejas de padres de alumnos que se han encontrado con listas de material exclusivamente en lengua catalana, algo que infringe la legalidad vigente.

Por eso, Círculo Balear ha decidido emprender una campaña de información y asesoramiento a través de sus servicios jurídicos y los profesionales de la educación de la misma, que han elaborado una serie de instancias e instrucciones para conseguir que se respeten los derechos de los padres y escolares.

Unas instancias disponibles en la web de Círculo Balear, en el apartado de 'Documentación, descargas' y que se complementan con los consejos que la Fundación ha lanzado ya a los padres de los niños baleares. Ante todo, aseguran, lo más importante es no comprar los libros de texto si solo se proporcionan en catalán o si en aquellas materias no lingüísticas que deberían impartirse en español, según el proyecto lingüístico del centro, también se facilita el material solo en catalán. En caso de haberse adquirido, desde Círculo Balear recomiendan devolver aquellos que no se ajustan a la normativa.

Además, instan a exigir el proyecto lingüístico del centro si éste no lo ha facilitado o a presentar incluso una queja al respecto. Un proyecto que, de no cumplirse, podrá denunciarse a la consejería de educación. También instan a denunciar ante la Alta Inspección Educativa si los padres consideran que la consejería no garantiza la enseñanza bilingüe o trilingüe.

El presidente de Círculo Balear, Jorge Campos, confía en que "el próximo curso no suceda lo mismo que en Cataluña, y no sea necesario iniciar reclamaciones administrativas ni acudir al Ministerio de Educación para que se respete el bilingüismo en Baleares. Ya que con la aplicación del TIL la inmersión en catalán o la presencia residual del español en la enseñanza son situaciones ilegales. La consejería de educación del gobierno balear tiene la obligación de hacer cumplir la ley y sancionar a los infractores".

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Ha llegado la hora de que el Estado decida sobre el desafío catalán
Ha llegado el momento en el que, todos estos subterfugios del Gobierno para esquivar el problema del separatismo, deben de acabarse
Miguel Massanetwww.diariosigloxxi.com 7 Agosto 2014

“No acometas obra alguna con la furia de la pasión, equivale a hacerse a la mar en plena borrasca”.
Thomas Fuller.

A la vista de los cada vez más explícitos y evidentes signos de que, el nacionalismo catalán, sigue su camino y, sus líderes parece que están decididos a culminar el proceso que iniciaron cuando el señor Pujol constituyó CDC y, un poco más tarde, su padre y él fundaron la Banca Catalana, para que sirviera de apoyo al catalanismo y ayudara a financiar a aquellas personas comprometidas en el proceso de catalanizar Catalunya; no parece que el Gobierno del señor Rajoy muestre signos de inquietud y se limita a responder, de una manera reiterada, vaga e inconcreta, que “siempre estarán del lado de la Ley”, sin tener en cuenta que los plazos establecidos por los mismos nacionalistas, cuando fijaron la fecha de la consulta por “el derecho a decidir” para el 9 del próximo mes de noviembre, se van acortando y los preparativos para la consulta siguen a buen ritmo, sin que haya signo alguno de que se vaya a suspender o anular.

Muchos españoles, que residimos en tierras catalanas, contemplamos, incapaces de entender las causas de esta abulia e indiferencia con las que el gobierno Central sigue los acontecimientos en esta autonomía; consideramos que ha llegado el momento de que el Estado español, con carácter preventivo, como aviso a pescadores y sin más dilaciones, de a conocer a los españoles que, todavía, puedan estar mal informados; a los catalanes que siguen pensando que el señor Mas los informa correctamente sobre la legalidad de la consulta, de la validez de la ley de Consultas que van a probar para intentar legitimar, aún en contra de lo dispuesto por el TC, la posibilidad de votar dentro de lo que Mas define como “la legalidad catalana” ; mediante una escenificación que, de una vez por todas, explique lo que sucedería en el caso utópico de que, ignorando los avisos de los tribunales y las advertencias del Gobierno, actuando en contra de la legalidad española y asumiendo el enfrentamiento con el resto de España, llevaran a cabo su amenaza y, valiéndose de cualquier triquiñuela, se salieran con la suya, convocando la consulta.

Resulta poco menos que increíble que el gobierno español haya dejado que las sentencias de los tribunales, entre ellas las de TS y del TSJC, relativas a la enseñanza del castellano y del derecho de los padres a exigir para sus hijos la enseñanza en la lengua vehicular para sus hijos, se vengan incumpliendo sistemáticamente por las autoridades catalanas; sin pedir al Fiscal General del Estado que ordene a los fiscales que pidan la correspondiente ejecución de las mentadas sentencias. El Art. 410 del CP Español, en su apartado 1 dice:; “Las autoridades o funcionarios públicos que se negaran abiertamente a dar el debido cumplimiento a resoluciones judiciales, decisiones u órdenes de la autoridad superior, dictadas dentro del ámbito de su respectiva competencia y revestidas de las formalidades legales, incurrirán en la pena de multa de res a doce meses e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de seis meses a dos años” ¿ Que sanción les correspondería al Consejero de Cultura de la Generalitat catalana, señor Ferrán Mascarell o a la señora Irene Rigaut, Consejera de Enseñanza, por sus reiteradas y expresas negativas a aceptar las sucesivas sentencias emitidas respecto a la aplicación y el uso de la lengua castellana en Catalunya?

Es evidente la pusilanimidad que ha demostrado el Gobierno de Rajoy a la hora de exigir responsabilidades por los incumplimientos, repetidos y ostentosos, de las normas constitucionales relativas a las obligaciones de los gobiernos autonómicos y de sus representantes en materias en las que no han tenido competencias o se han extralimitado en el ejercicio de ellas; no se sabe si por miedo a levantar el fantasma separatista o por temor a tener que aplicar las medidas contempladas en la propia Constitución, relativas a los casos en los que las autonomías desobedezcan las leyes o sus mandatarios incurran en prevaricaciones, deslealtades o traiciones a la nación. Pero, señores, ha llegado el momento en el que, todos estos subterfugios del Gobierno para esquivar el problema del separatismo, deben de acabarse.

El hecho cierto de que, Mas y los suyos, siguen empecinados en llevar a cabo su famosa consulta requiere que, en bien de todos los españoles, de los catalanes que siguen creyendo en la legalidad de las propuestas de los separatistas y, en especial, en apoyo de los españoles que residimos en Catalunya, el señor Presidente del gobierno y sus ministros se dejen de aplicar paños calientes e informen públicamente, sin ambages ni placebos, de lo que va a suceder, o esperamos que suceda los que confiamos en una actuación firme de nuestros gobernantes, al día siguiente de que se apruebe la Ley de Consultas que, según se sabe, va a permitir consultas “no vinculantes” ( un truco para salirse con la suya convocando la consulta) decididas unilateralmente, sin necesidad de la aprobación del Parlamento de la nación, para consultar al pueblo catalán aquello que les pueda interesar a la Generalitat catalana.

Ya se ha anunciado que va a ser recurrido ante el TC, pero ¿y mientras tanto decide el alto Tribunal? Y si, como parece evidente, el TC va a declarar ilegal la nueva ley catalana ¿Qué medidas va a tomar el Ejecutivo de Rajoy, una vez ya se ha producido la ilegalización de la norma en la que se amparaban los secesionistas, si resulta que éstos, a pesar de todo, siguen en su empeño de celebrar la consulta, en este caso ilegal? Es evidente la necesidad de que el pueblo catalán sepa de antemano, con precisión y sin engaños, a lo que puede llevar enfrentarse directamente al resto de España. En una situación similar, en el año 1,934, el señor Companys, presidente de la Generalitat fue detenido por la Guardia Civil e ingresado, junto a otros que se manifestaron en la declaración pública de una República independiente catalana.

¿O va a resultar que, después de todo, los españoles vamos a sufrir la decepción de que el señor Presidente siga en su actual predisposición a continuar “el diálogo” y seguir ofreciendo compensaciones económicas, para apaciguar la voracidad de los catalanes?, los mismos que han tenido que tragarse sus declaraciones de que “España les roba”, cuando las balanzas fiscales han desmentido tal especie. Los mal intencionados ahora dicen que quien les robaba, además de engañarlos como a tontos, era la familia Pujol que ha sido quien más rendimientos ha sacado de su defensa del catalanismo, el separatismo y la creación de instituciones catalanas, como la Hacienda Pública que les hubiera permitido solucionar sus problemas con la Hacienda nacional.

Lo cierto es que, el señor Rajoy, se está jugando, en este tema, el conservar la poca credibilidad que le queda entre los simpatizantes del PP, si es que piensa que va a resolver este problema con buenas maneras, dejando que los catalanes consigan sus propósitos. Una manera eficaz de informar a todos los que pudieran estar indecisos ante la pasividad del Gobierno, de que no van a producirse concesiones para impedir la consulta ilegal, es la de dar una información detallada y suficientemente documentada de las consecuencias, para los separatistas, de una actuación directa frente a la legalidad española y su Constitución.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, se ve con indignación como se posponen las medidas precisas para poner freno a lo que ya se ve como inminente: el desafío abierto al Estado de Derecho.

Carta abierta a un nacionalista catalán
Ernesto Milá. www.minutodigital.com 7 Agosto 2014

Querido nacionalista:

Te escribo cuando sin duda estás asistiendo a la peor crisis de la opción política que defendías desde tus tiempos de scout o desde que estudiabas en las Escuelas Virtelia o eras compañero mío en los Escolapios. El hecho de que hayamos pasado por algunos territorios comunes y que no te considere fundamentalmente una mala persona, sino como máximo, un pobre incauto, es lo que me anima a escribirte hoy.

Durante décadas, elección tras elección has votado a CiU, has hecho oídos sordos a las pocas noticias que se filtraban en Cataluña sobre la honestidad, moralidad y ética de quienes dirigían ese partido y has decidido que un catalán “de seny” solamente podía apoyar la opción que te parecía más razonable en tanto que defendía los intereses de Cataluña, su forma de ser y su tradición. Y, bruscamente te enteras de que la cúpula del partido al que entregabas tu confianza, te ha traicionado. Más aún, empiezas a entrever, que te han utilizado, que una banda de desaprensivos se ha envuelto en los colores de la bandera catalana y, nuevamente, ha utilizado “el patriotismo como trinchera de los bribones”.

Sí, han jugado con tus sentimientos y con tu instinto de arraigo en la tierra que te ha visto nacer. Pero han hecho algo peor, algo que todavía no entrevés: han falseado la tradición catalana, la han retorcido para mayor gloria de sus negocios y la han intentado separar del resto de la tradición española. Porque, aunque no te lo parezca todavía, el mayor delito del gang Pujol (¿por qué llamarlo “clan” cuando todos pertenecemos a algún clan familiar? Cuando todo el “clan” se pone de acuerdo para delinquir, lo que estamos es ante un gang mafioso, una banda de gánsters sin escrúpulos que ha saqueado a todo un pueblo; ¡empecemos a llamar a las cosas por su nombre¡) no es haberse lucrado; se roba a quienes se tiene cerca, a ti, a mí, a nuestros vecinos y nuestros conciudadanos en un período histórico; el gang Pujol es todavía más culpable por que ha traicionado a la Nación a la que pertenece Cataluña. Una “nación” es algo más que una generación que coincide en el tiempo, es el discurrir de generaciones, es pasado, presente y futuro, es el conjunto de esfuerzos de todos los que han contribuido a crear esa unidad histórica a lo largo de la línea del tiempo.

Ya sé que no puedes admitir eso. Se empezó definiendo a Cataluña como “nacionalidad”, lo cual es cierto a condición de ponemos antes de acuerdo en los contenidos de este concepto. Está claro que una tierra sobre la que se habla un determinado idioma, es una “nacionalidad”. Pero las cosas no son tan simples. El problema es doble: en primer lugar porque desde hace mucho en Cataluña se habla, catalán y castellano. Dicho de otra manera, existen dos identidades en Cataluña, generadas por la riada de migraciones que viene registrando esta región geográfica desde hace mucho tiempo, motivada por las necesidades y ambiciones económicas de la burguesía catalana que desde hace tiempo son muy superiores a su capacidad para procrear. Por eso han llegado millones de españoles procedentes de otras regiones a Cataluña, porque hace más de dos siglos empezó a demostrar una vitalidad industrial superior a otras zonas del Estado.

El hecho de que existan dos identidades coexistiendo en Cataluña no es algo negativo, ni bochornoso para nadie. Tampoco implica necesariamente la aparición de tensiones. Aparecen cuando aparecen los nacionalismos y especialmente, en la Cataluña actual, cuando una de las dos identidades intenta imponerse sobre la otra. Algo que no tiene porqué ocurrir necesariamente y que cuando ocurre es porqué una parte aspira a ser hegemónica y asfixiar a la otra.

BANCA CATALANA: LA MADRE DE TODAS LAS CORRUPTELAS
Si Franco, al llegar a Cataluña, hubiera aceptado una vertebración del Estado como la que proponía el carlismo (fuerte en Cataluña desde el siglo XIX) en base a los “fueros” y si la lengua catalana hubiera podido expresarse de manera natural en lugar de ser considerado como sospechoso de masonería, republicanismo y separatismo (¡cuántos catalanes que hablaban y pensaban en esa lengua –entre ellos mi padre– se vieron obligados a cruzar la frontera francesa clandestinamente, entrar en España de nuevo por Irún! ¡Cuántos catalanes murieron defendiendo la opción franquista!), es posible que nadie se hubiera acordado nunca más de revitalizar el nacionalismo catalán en la postguerra.

Pero hubo uno que vio en ese recurso emotivo y sentimental, una posibilidad para medrar a costa de tontos útiles como tú. Se llamaba Jordi Pujol y su propio padre le enseñó cuál era el camino: ya que no había redaños para emprender la vía de la clandestinidad, ya que construir células ilegales parecía muy arriesgado y era tarea de los que solamente tenían imaginación y valor para hacer eso en defensa de sus ideales, él intentaría eludir el camino de la política y limitarse a “hacer país”. Fue entonces cuando, para demostrarlo, constituyeron, padre e hijo, Banca Catalana.

Cuando acaba el período franquista, el nacionalismo en Cataluña no suponía socialmente nada. Desde 1964 había prensa catalana que se vendía en las calles. Es cierto que el semanario Tele|Estel, publicado por DOPESA, no estaba subvencionado y que se vendía bien, acaso por su amplitud de miras o porque el editor no estaba contaminado por la fiebre nacionalista. Otras publicaciones como Presencia, en cambio, que se querían portavoces públicos de las corrientes políticas de izquierdas y nacionalistas, encontraban más dificultades para salir adelante. En 1940 –repito, en 1940– la Caixa había editado el primer libro que se publicó en catalán en la postguerra, una recopilación de versos de Verdaguer, y a mí, en el curso 62–63 en el Colegio de los Escolapios de Balmes, el “pare Pedemonte” nos daba una hora de catalán a la semana. Todo esto era poco pero te demuestra que la peor persecución que hizo el franquismo fue no subvencionar, ni promover la lengua catalana. Sin olvidar, por supuesto, que, un servidor que en su infancia se movía por el Penedés, oía hablar catalán en los años 50 y 60 en esas zonas mucho más que en la actualidad.

Acabado el franquismo, Banca Catalana ya tenía un respetable número de clientes y empresas que imponían allí sus depósitos y realizaban sus negocios utilizándola como operador. El problema era que, desde muy pronto, Banca Catalana desviaba cantidades descabelladas del dinero de sus impositores hacia determinadas asociaciones de carácter político–cultural que iban difundiendo un clima nacionalista en la sociedad. Pujol se estaba pagando la campaña electoral… Pujol no fue procesado por dos motivos: en primer lugar porque supo llegar a la primera de las sucesivas componendas que la arquitectura constitucional le permitía y que se reducía a esto: “manos libres en Cataluña a cambio de apoyar a quien gobernara en Madrid”. Así se hizo durante treinta años. En segundo lugar, porque gentes como tú, pobre y triste nacionalista, nunca llegasteis a creer que la descapitalización de Banca Catalana (la madre de todas las corruptelas del gang Pujol) fuera un delito, sino que os tragasteis con una ingenuidad pasmosa que las medidas judiciales contra Pujol eran un “ataque a Cataluña”. A partir de ahí, el gang Pujol perdió todo sentido de la medida y de la ponderación y llegó a exigir el 20% de los contratos de obra pública y de los contratos con la Generalitat.

No podías creer que aquel hombre cuyo único mérito había consistido en organizar una protesta en el Palau y haber pasado unos meses de cárcel, era un poca solta, un sinvergüenza educado para ser eso y nada más que eso y que además iba a educar a sus hijos para seguir la tradición… No podías creer que aquel hombre al que se le llenaba la boca hablando de Cataluña y predicando ética, buen sentido y patriotismo, fuera un simple vendedor de humo que vendía la “marca Cataluña” con la habilidad con la que un charlatán vende un crecepelo o con la insistencia utilizada en Teledienda para colocar el producto más absurdo.

He visto en algunos de vosotros discurrir lágrimas por vuestras mejillas cuando os han recordado que Companys se descalzó para pisar tierra catalán cuando fue fusilado. He visto la emoción en otros cuando os han repetido el “Catalans, Catalunya” o cuando han cantado la habanera llegaba al estribillo de “Visca Catalunya, vista el Catalá”… En el fondo, como todo nacionalista, eres emotivo y sentimental. Pujol te ha manipulado apelando a esta parte blanda y romántica de ti mismo. Tú crees que eres nacionalista, pero antes que nacionalista eres víctima de una serie de engaños encadena que han permitido al gang Pujol y a las cúpulas de CiU llegar a convertir a Cataluña en la zona más corrupta de todo el Estado.

UNA “NACIONALIDAD” NO ES UNA “NACIÓN”
La primera mentira fue semántica. Una “nacionalidad” (y Cataluña si es algo es una “nacionalidad”) no es lo mismo que una “nación”. Al término nacionalidad se le dan distintas acepciones. No es lo mismo “tener nacionalidad” que “pertenecer a una nacionalidad”. La “nacionalidad” que aparece en el pasaporte, no es lo mismo que el concepto histórico de nacionalidad. La “nacionalidad”, hablando con propiedad, es simplemente una parte de un conjunto mayor, habitualmente un Reino o un Imperio, en el que sus gentes son reconocibles por algún rasgo antropológico y cultural, básicamente el lenguaje común. Aun a pesar de que la observación de la realidad catalana actual indica que existen sobre ese territorio dos “identidades” y dos grupos lingüísticos, puede admitirse con alguna reserva mental, que Cataluña sea una “nacionalidad”. Lo que nunca ha sido, es una “nación” y ahí es donde te han engañado.
El concepto de “nación” aparece en la historia a finales del siglo XVIII y de la mano de la Revolución Francesa. Antes lo que existía era “el Reino”. La Nación nace con el chasquido de las guillotinas y con los disparos de los kentuckys de la Revolución Americana. ¿Vale la pena que te recuerde, pobre nacionalista, que el siglo XIX fue el siglo más español de Cataluña? Se inicia con la resistencia heroica de los menestrales de Barcelona a la ocupación napoleónica y el rechazo generalizado al emperador que había ofrecido a Cataluña un estatuto especial… en Francia. Rechazo reiterado en el Bruc, en los sitios de Gerona y en la sublevación de los menestrales. Sólo unos años antes, Cataluña se había movilizado masivamente contra los jacobinos. Después volvería a movilizarse para impedir la independencia cubana.

¿Fue Cataluña un reino? No, lo que te han hecho llamar “confederación catalano–aragonesa” nunca existió. Lo que existían eran lazos dinásticos y feudales de lealtad entre el Reino de Valencia, el Reino de Aragón, el Reino de Mallorca y los condados catalanes… Esos condados catalanes siempre (como todo condado) fueron feudatarios de alguien, nunca fueron independientes en el sentido que se atribuye hoy a la palabra independencia. Y, por supuesto, los distintos condados catalanes, nunca tuvieron ni la más remota idea de constituir una “nación”… concepto que aparece siglos después en la historia.

¿Y antes? Para algunos historiadores nacionalistas, el hecho de que en un momento dado, los romanos a efectos de administración del territorio constituyeran la división Tarraconense, o que en el período anterior a la “pérdida de España” con la invasión musulmana, se produjera en parte del actual territorio catalán y en la Septimania, la revuelta del “conde Paulus”, han sido utilizados como infantiles precedentes de la “nación catalana” y de su “deseo secular de independencia”. La Cataluña del abad Oliva es heredera del Reino Visigodo de Toledo y los primeros núcleos de la Reconquista en los Pirineos nacen con la misma intención que los núcleos astures: la recuperación de la unidad del Reino visigodo. En cuanto a la colonización romana, su sentido geopolítico les hizo llamar a todo el conjunto peninsular Hispaniae y las distintas divisiones territoriales en las que dividieron ese conjunto, nunca tuvieron nada que ver con algo parecido a unidades “nacionales”.

No vamos a entrar en la cuestión de fondo que supuso la entrada de los Borbones en la historia de España, pero sí recordarte que hubo catalanes que apoyaron a la dinastía francesa, como los hubo otros, mayoritarios, que apoyaron a los Habsburgo. Pero ni los primeros luchan “por España”, sino por la dinastía borbónica, ni los otros lo hacían por la “Catalunya Lliure”, sino por un imperio español con un Habsburgo al frente. Si te has creído esa historieta de que el pobre Rafael de Casanova era un nacionalista catalán, simplemente el que te lo ha contado te ha engañado.
Tú eres nacionalista. Exaltas a lo que consideras tu nación. Vale la pena que te preguntes cómo apareció esta doctrina en Cataluña. Te han dicho que fue con la Renaixença y que la Oda a Cataluña de Buenaventura Carlos Aribau supuso el pistoletazo de salida. Y, por supuesto, te han engañado. Aribau apenas escribió nada en catalán y el poema en cuestión fue un intrascendente encargo para el aniversario del financiero Gaspar de Remisá que, como él, vivía en Madrid… El nacionalismo catalán no fue un fenómeno de recuperación cultural sino de acumulación de capital por parte de un sector de la burguesía residente en una determinada zona del Estado.

Existió burguesía catalana pujante porque existió proteccionismo para los productos fabricados en Cataluña durante un largo período del XIX. Pero cuando la burguesía catalana se sintió lo suficientemente fuerte, simplemente creó el nacionalismo utilizando elementos dispersos en la antropología catalana, creando directamente otros, y todo ello para que el entramado emotivo y sentimental y el recurso a la “patria chica” les permitiera una mayor autonomía en la administración… de sus caudales y de su patrimonio.

DE LA MANIPULACIÓN HISTÓRICA A LA HISTORIA FREAKY DE CATALUÑA
Hacía falta buenas gentes como tú, con sentimientos a flor de piel, que experimentaran el arraigo en la “patria chica” como una fuerza de atracción que generara un patriotismo de tal manera que quien pronunciara la palabra “Cataluña” con el énfasis suficiente fuera inmediatamente reconocido como “salvador de la patria” y “redentor del pueblo”. Los dineros del Conde de Güell sirvieron para crear una cultura catalana a medida y para justificar la hegemonía político–económica de la burguesía catalana; en ocasiones esa “cultura” era incluso grotesca. Gentes como tú, querido y pobre nacionalista, estaban sentados en la platea mientras Eusebio Güell i Bacigalupi, explicaba con una seriedad pasmosa en el discurso inaugural de los Juegos Florales de 1905 que el catalán era más antiguo que el latín y derivaba del idioma que todavía se habla en los Alpes Rhéticos… Todos los presentes le aplaudieron a rabiar a pesar de la enormidad de la teoría. Todos (y entre ellos estaban los grandes nombres de la cultura catalana de la época cuyos nombres omitimos por pudor y para no avergonzarte un poco más) quisieron creer al conde que su entorno conocía como “patricio” y como “prócer renacentista”. Otros nacionalistas, más moderados ellos, sostenían que el catalán era una lengua galo–romance simplemente porque eso parecía dar más cuerpo a la teoría de una Cataluña que nunca había tenido nada que ver con España. Hoy, por cierto, no hay un solo lingüista que se atreva a defender este origen y se acepta unánimemente que el catalán es una lengua hispano–romance.

Sin olvidar a otro “prócer”, el archivero Próspero Bofarull, preocupado por falsear sistemáticamente el listado de colonizadores del Reino de Valencia y por destruir documentos históricos que contradecían las tesis nacionalistas. Bajo el rectorado de Bofarull al frente del Archivo de la Corona de Aragón desapareció, sin ir más lejos, el testamento del Buen Rey Jaume I, que mencionaba explícitamente a Barcelona como condado feudal, sin mencionar a Cataluña. Sin olvidar el Libro de Hechos de Armas de Cataluña datado en 1420, pero escrito en el siglo XVII en el que se han basado algunas de las falsificaciones históricas enseñadas hoy en las escuelas, falsificación que descubrió un historiador próximo al nacionalismo y no un españolista recalcitrante, Miquel Coll i Alentorn.

Desde entonces, los dirigentes del nacionalismo, han aprendido bien la lección y saben perfectamente que es posible crear una historia a medida con la que encandilar a un pueblo y lograr que te vote de corazón. Se empieza alterando la historia ligeramente para lograr un esquema que beneficie a las propias pretensiones y se termina en el reino de la anormalidad, lo chusco y la chabacanería, afirmado que Colón, Santa Teresa, Cervantes eran catalanes de soca i arrels y que Leonardo pinto la Mona Lisa al pie de Montserrat. Siempre hay algún freaky que está dispuesto a llegar hasta el final en el camino emprendido por otros, especialmente cuando la Generalitat subvenciona con cargo a tus bolsillos la búsqueda de las más inverosímiles y paletas afirmaciones históricas.

Eres una víctima de la gente en la que has creído hasta ahora. Sí, no solamente te han robado, sino que además te han tomado el pelo. Tus líderes, tus inspiradores, tus “molt honorables”, tus historiadores, buena parte de tus folkloristas simplemente te han contado historias que luego no se correspondían sino mínimamente con la realidad y a las que te aferrabas pensando que los españoles son como diablos, cuya única intención es robar, engañar y esquilmar a Cataluña. Y un buen día, pobre nacionalista de base, te levantas y te enteras de que, precisamente los que te han imbuido estas ideas, mira por donde, han estafado, robado, conspirado, engañado y extorsionado precisamente con dinero de los catalanes y han exigido más a España, no para repartirlo entre tú y yo y tantos otros catalanes de a pie, sino para mayor gloria de sus trapacerías.

LA PERCEPCIÓN SOBRE CATALUÑA HA CAMBIADO GRACIAS AL GANG PUJOL
Tú que has gritado contra el procesamiento de Pujol por el Caso Banca Catalana, tú que has mirado a otra parte cuando desde hace décadas se sabía que en Cataluña no existía el más mínimo recato en la práctica del nepotismo y de las corruptelas, tú que te has manifestado los últimos 11–S con el “Espanya ens roba” y que crees que si no votas el 9–N te están escatimando un derecho básico (como si las naciones se crearan y se destruyeran mediante una consulta en la que la pregunta es tan opaca como la intención de los convocantes), tú no eres más que un pobre diablo al que un grupo gansteril aureolado de “honorabilidad” y vendedor de “ética”, ha tomado el pelo persistentemente durante 30 años…

Todas las ideas merecen un respeto y todos los tontos el reconocimiento de su tontería. Por eso te escribo. Desde tiempo inmemorial tus jefes y los inspiradores originarios de tus jefes, los Güell, los Prat de la Riba, los Cambó, han sostenido que Cataluña era la “parte seria del España” y que, por tanto, reivindicaban el derecho a dirigir España. Y lo decían con cierto desprecio hacia el Sur de España. Pues bien, hoy, gracias a la gestión de esos dirigentes nacionalistas, la parte más parecida a Cataluña es precisamente Andalucía. Ambas, en efecto, son rivales en corrupción, la diferencia quizás estriba en que la presidente de la Junta de Andalucía no se aureola del título grotesco, pomposo y pretencioso de “molt honorable”. Ambas autonomías son rivales en persistencia de castas locales que han acaparado el poder durante décadas siendo, a la postre, inamovibles. Ambas tienen idénticas tasas de paro, especialmente de paro juvenil, su gran carta económica es el turismo, no la industria. Y ambas tienen a sus clases políticas entrando y saliendo de los juzgados… sin que esto afecte mucho a los resultados electorales. Nunca Cataluña ha sido tan parecida a Andalucía como durante los gobiernos del gang Pujol.

Lo triste –y de lo dice alguien con raíces catalanas– es que, a partir de ahora, un catalán no va a ser considerado como un ser especial, serio y trabajador: la caída del gang Pujol lo ha convertido en pura irrisión. Francesc Pujols, una de las personalidades las exuberantes del siglo XX catalán, decía aquello de que “llegará el día que los catalanes cuando viajen por el mundo lo tendrán todo pagado…”. Pues bien, hoy Cataluña es conocida en todo el mundo, como el jardín privado de un gang familiar, de una banda de salteadores de caminos, sin escrúpulos y con habilidades delincuenciales transmitidas de abuelos a nietos, que consiguieron tomar el pelo al electorado durante tres décadas y lograr, hacer que los catalanes, metafóricamente, además de hacer de putas, pagaran la cama. Te has convertido, querido amigo, en una broma siniestra. El hereu, els nebots, la tieta, las puvillas y els fadrins Pujols, el pare i la mare, tots plegats, era una colla de poca soltas. Tú que dominas el catalán sabes perfectamente lo que quiere decir todo esto, para tu bochorno y oprobio.

TRES ACTITUDES VITALES Y SÓLO UNA ACTITUD LÓGICA
A partir de ahora pueden ocurrir varias cosas. La primera que actúes como los nacionalistas vascos que decían en relación a ETA: “son unos hijoputas, pero son nuestros hijoputas”. El gang Pujol, en efecto, son todos unos chorizos… pero son “nuestro chorizos”. Puestos a que te roben, igual piensas, mejor que te robe uno de tu tierra. Así pues, el gang Pujol tiene una disculpa, porque todo lo que han hecho ha sido, sí, por sus bolsillos, pero han aportado un gran impulso al nacionalismo catalán que ha dominado la política catalana en los últimos treinta y tantos años y han abierto el camino hacia el independentismo. Sigue votando a CiU y olvídate del mundo vivo y cambiante de la realidad; no es para ti.

Lo segundo es que pienses, “si el nacionalismo y sus líderes nos han traicionado, nos han engañado y nos dejado en ridículo… pero “Espanya ens roba” y, por tanto, quiero llegar hasta el final en el camino a la independencia. Ya no votaré más a CiU, sino que, a partir de ahora lo haré a ERC”… Si eres de estos, medita sobre lo que voy a decirte: la honestidad y la defensa de la verdad están por encima de cualquier otro valor humano. Todos, absolutamente todos los cuadros dirigentes de ERC sabían perfectamente de las corruptelas del gang Pujol (y falta saber si en sus siete años de tripartito no llegaron a actuaciones similares, lo cual es más que probable). Las han ocultado como el hermano del violador que oculta las vergüenzas de su familiar porque podría perjudicarle. ERC ha evitado siempre torpedear a muerte al gang Pujol en la creencia –no desencaminada por otra parte– de que una mancha infamante sobre el nacionalismo repercutiría negativamente en el proceso independentista.

Para ERC la independencia se sitúa por encima de la honestidad, de la legalidad. Si opinas lo mismo y eres uno de estos Maquiavelos con barretina, pon el adhesivo con el burro catalán en tu vehículo, proclama que Cervantes era catalán y que se descubrió América gracias a un catalán… y ya puestos, vota a ERC. Ahora bien, si crees que de la corrupción absoluta no puede nacer nada bueno y eres consciente de que ERC es muy parecida a CiU y que sus ideales son idénticos, entonces vete con cuidado porque el hecho de que hasta ahora no se haya publicado nada sobre la gestión de los tripartitos catalanes con presencia de ERC, no quiere decir que estos sean unas almas cándidas. Nacionalismo, independentismo, no son muy diferentes en Cataluña, tienen personajes intercambiables (Ángel Colom, puede ser tanto secretario general de ERC como paniaguado de La Crida subsidiada por CiU, como jefe del Partit per l’Independencia, como el funcionario “diplomático” de la Generalitat en Rabat destinado a atraer a contingentes de inmigrantes marroquíes a Cataluña; “Sis Ales” está allí en donde está la VISA Oro. Por no hablar de la Rahola, aquella de “no sabe usted con quien está hablando”, la defensora más cerrada y patética de la “honorabilidad” que les ha salido a los Pujol hasta ahora…

Finalmente, si eres una persona que todavía sitúa la honestidad y la bonhomía por delante de la emotividad y el sentimentalismo nacionalista, es posible que, a la vista de todo lo que ha salido estos días a la superficie, tiendas a razonar a la manera socrática “si el gang Pujol son unos bribones, si han jugado con mis ideales y mis ilusiones, si me han engañado, siendo el peor tipo de estafadores, los estafadores a todo un pueblo, son por tanto son carne de presidio”. A partir de ahí tienes la posibilidad de desandar lo andado, repensar todo lo que has creído en las últimas décadas y saber si eres capaz de realizar un esfuerzo de honestidad intelectual que te llevará –no lo dudes– a posiciones radicalmente diferentes a las que hasta ahora tenías como ciertas.

Creo que solamente unos pocos –me alegraría que fueras tú, francamente– optarán por esta tercera opción. No tengo la menor duda de que CiU es ese tipo de “partidos cadáver”, próximos a que su tiempo concluya y que difícilmente llegarán a las próximas elecciones municipales y a las elecciones autonómicas que, sin duda, se adelantarán. Te escribo pocas horas después de que Artur Mas augurara que en los próximos días hará falta demostrar más “fortaleza psicológica” ante el aluvión de nuevos datos sobre corruptelas y desgobierno de la Generalitat que vendrán. CiU va a contar muy poco a partir de ahora, ni en la política catalana, ni para la gobernabilidad del Estado. Lo que hasta hace poco era su fuerza y la salvaguardia para que sus exacciones no salieran a la luz pública, se ha disipado. Si CiU ya no es nada, ni va a volver a ser nada ¿para qué evitar hacer públicas sus vergüenzas? Si ya no va a poder garantizar la gobernabilidad del Estado apoyando hoy al PP y mañana al PSOE, mejor descargar contra él las iras de la opinión pública y, hasta de paso, se puede torpedear el proceso soberanismo por ellos emprendido.

En cuanto a ERC hasta hace poco era la única “opción de protesta” en Cataluña, junto a Ciutadans… pero allí también ha aparecido Podemos y si bien ERC, de manera inmediata se va a convertir en clave para la gobernabilidad de Cataluña, su tiempo pasará pronto por incapacidad para pilotar un improbable proceso independentista que sería suicida para Cataluña y para la sociedad catalana. Pero esta es otra historia.

Quiero terminar con una última acusación. Te han tomado el pelo, pero la culpa no es íntegramente de CiU ni de su clase política dirigente, ni de unos medios de comunicación locales ultra–subvencionados sin los cuales no hubiera sido posible mantener la impunidad del gang Pujol durante tanto tiempo, hay otras responsabilidades que ni tú ni yo podemos perdonar ni olvidar. Como español me resulta bochornoso que todas las miserias de la Generalitat (y las que saldrán de aquí al 9–N) han emergido simplemente como cortafuego al proceso independentista. Si Artur Mas hubiera mantenido la prudencia y se hubiera dejado de maximalismos independentistas, es lícito pensar que Cataluña hubiera seguido siendo esquilmada ad infinitum por el mismo gang y sus secuaces. La tontería se paga y Artur Mas tiene toda la vida para preguntarse por qué no pasó a la historia de la independencia de Cataluña pero si fue el detonante para que el gobierno central abriera las espitas de la verdad jurídica sobre la corrupción en esa autonomía.

MADRID TAMBIEN TIENE SU PARTE DE RESPONSABILIDAD
Lo que me resulta más estremecedor de toda esta historia es que todo esto haya salido a la luz pública porque un tipo sin carisma, ni capacidad de gobierno, un individuo gris, mediocre e irrelevante, sin posibilidades de ofrecer a los ciudadanos éxitos político–administrativos, un inepto que se ha visto arrastrado por una banda de irresponsables (ICV), borrokas a la catalana (CUPs) y aventureros políticos primitivos y viscerales (ERC) a la vía independentista, HAYA SIDO EL DETONANTE PARA QUE EL GOBIERNO CENTRAL SE DECIDIERA A DESVELAR TODO EL ENTRAMADO DE CORRUPTELAS Y SINVERGONZONERÍAS EJECUTADOS POR UN GANG MAFIOSO. Sinceramente, creo que la causa de la “unidad del Estado” merece mejores argumentos. Éste de la corrupción de los Pujol (y de las cúpulas de CiU, o casi mejor lo que podemos llamar en rigor “CASO GENERALITAT DE CATALUNYA”) es un tema para juzgados, educadores de prisión, funcionarios penitenciarios, criminólogos y psiquiatras. Por tanto, no me alegra que haya salido ahora, sino que considero bochornoso que el Estado SOLAMENTE ahora se haya visto obligado a ponerlo en el candelero de la actualidad.

Pero pienso también que Rajoy no es consciente de lo que ha hecho. No solamente ha contribuido a desmantelar el eslogan soberanista “Espanya ens roba” y a sustituirlo por el infamante “Pujol roba a Catalunya”, sino que además ha herido de muerte a CiU partido que nunca logrará recuperar ni el prestigio, ni la influencia, ni el peso perdido. Te lo repito, tu partido, es hoy un cadáver que como los protagonistas de esas películas de fantasmas, todavía no se ha enterado de que ha muerto. Rajoy ha hecho mucho más. En un momento en el que el PSOE demuestra que la elección de un nuevo secretario general es incapaz de sacar al partido de una crisis que ya se muestra como estructural y no meramente coyuntural, el hundimiento de CiU, implica el que dos partes de la “banda de los cuatro” (el grupo de poder formado por PP, PSOE, PNV y CiU) se han repartido los equilibrios de poder en las últimas décadas, están hundidas y que, por tanto, en el futuro no podrán volver a repetirse tales equilibrios. Falta ahora saber cómo queda el PP después de las municipales y autonómicas de mayo de 2015 (en las que el centro–derecha perderá ayuntamientos y comunidades) y lo que queda del PNV cuando las urnas certifiquen el surpaso por parte de la izquierda abertzale. Un mundo, el del régimen nacido en 1978, se está hundiendo ante tus ojos y ante los míos. Tú lo lamentas, yo en cambio me limito a dar testimonio y a jalear esta época de “fin de régimen”. La única sombra que veo ante la vista es que, me da la sensación de que el régimen de 1978 no será sustituido por un nuevo modelo constitucional superior al anterior, sino que la inestabilidad se convertirá en la palabra clave de nuestro futuro. Algo que si te queda algo de seny rechazarás para Cataluña, como yo rechazo para España.

Tuyo afectísimo
E. Milà

Cataluña
Un tocomocho sofisticado
Eduardo Goligorsky Libertad Digital 7 Agosto 2014

Al ciudadano catalán desprevenido le muestran un sobre abultado y le dicen que contiene la independencia y que acceder a ella le reportará pingües ganancias, pues ya no tendrá que repartir sus impuestos con los ganapanes que pueblan el resto de España. Es la versión refinada del tocomocho tradicional: el sobre está repleto de promesas falsas equivalentes a los recortes de papel con apariencias de dinero que engatusan a la víctima del tocomocho, y bastará una pausa reflexiva en la transacción, o que la autoridad competente dé la voz de alerta, para que el primo potencial descubra la verdadera catadura de los embaucadores y se libre de ellos.
El colmo de la desfachatez

Lógicamente, cuando los perpetradores del tocomocho no operan en el plano individual sino en el social, con cientos de miles, incluso millones, de ciudadanos en el punto de mira, la engañifa se condimenta con argumentos identitarios, si está dirigida a un público permeable a la xenofobia o el racismo; con argumentos económicos, si sus destinatarios han sido perjudicados por la crisis; o con argumentos ideológicos e históricos, si existen predisposiciones intelectuales. Todos estos ingredientes están presentes en el tocomocho de la propaganda secesionista: mitologías fantasiosas, balanzas fiscales amañadas, falsificaciones cainitas de la historia, restos arqueológicos trucados, simposios sectarios. La escuela se convierte en la cámara de resonancia de los embustes y está acotada por la discriminación lingüística, y el espacio público funciona como escenario de manifestaciones ceñidas a los viejos moldes totalitarios. Los medios de comunicación oficiales y subvencionados repiten la misma versión deformada de la realidad. Y los demagogos mienten, mienten y mienten.

¿Un testimonio flagrante de estas mentiras? Ramon Espadaler, nuevo secretario general de CiU, que "toma el relevo de Josep Antoni Duran Lleida alabando el valor de la centralidad como la herramienta que tiene las respuestas que necesita el proceso catalán" (LV, 27/7), rozó el colmo de la desfachatez al afirmar (LV, id) que Unió refuerza a CiU apostando

por el derecho de los padres a poder escoger libremente la educación que quieren para sus hijos.

Esto, un día antes de que la consejera de Educación de Cataluña, Irene Rigau, arremetiera contra el real decreto sobre enseñanza del castellano en Cataluña (LV, 28/7):

Se pretende dar respuesta a un falso problema, que es que unos pocos padres quieren que sus hijos acaben escolarizados en castellano, quieren vivir como si estuvieran en Salamanca.

Ramon Espadaler, que también es consejero de Interior de la Generalitat, debería cuidar de que "los padres que intentan escoger libremente la educación que quieren para sus hijos" no sean sometidos al bullying de algunas asociaciones de padres, directores de escuela e incluso ayuntamientos. Si no estuvieran amenazados serían muchos más que los que contabiliza la discriminadora oficial Irene Rigau.

El tocomocho, sea individual o social, sólo lo pueden tramar personas desprovistas de escrúpulos. Y hoy España se entera, en parte sorprendida y en parte confirmando sospechas muy fundadas, que el tocomocho secesionista no ha sido una excepción. El ideólogo que lo planificó y lo fue ejecutando con paciencia (leer Paciencia e independencia. La agenda oculta del nacionalismo, de Francesc de Carreras, Ariel, 2014) acaba de confesar públicamente sus fraudes fiscales, fraudes fiscales que son, como ya he escrito (LD, 30/7), peccata minuta cuando se los compara con la fractura que provocó dentro de la sociedad catalana y entre una parte de esta y el conjunto de España y Europa. Aunque también es bueno recordar que en algunos casos, como en el de Al Capone, los delitos económicos bastan para compensar la falta de pruebas de otros mayores.
Los detritos del psicoanálisis

La reacción de los secesionistas frente al escándalo está tan plagada de falsedades e hipocresías como todo el entramado de su campaña. Los corifeos más serviles hurgaron entre los detritos del psicoanálisis para fraguar argumentos exculpatorios que se complementaban con una sutil reivindicación del patriarca caído. Fabuló Francesc-Marc Álvaro en "De tótem a pararrayos" (LV, 30/7):

Él decía que su pasión era el país pero, a la hora de la verdad, su gran pasión ha sido la familia, rotundamente. La familia ha pasado delante de todo, también de su obra política importantísima [sic]. Para tratar de proteger a su esposa y a sus hijos, el que fue president de la Generalitat y líder del nacionalismo catalán revienta su personaje histórico, asume su muerte civil, resquebraja su legado, hiere a su partido y echa toneladas de desconfianza sobre la sociedad catalana.

David González nos advierte en "Hoy no toca, mañana tampoco" (LV, 3/8) de que el mismo Álvaro ya había previsto, en su libro Ara sí que toca. Jordi Pujol, el pujolisme i els successors, los efectos traumáticos que tendría sobre aquellas pobres criaturas el desapego del padre y la sobreprotección de la madre. Madre que, recordemos, no les permitía jugar con otros niños que hablaban en castellano. He aquí la versión que le había llegado a Álvaro, desde altas jerarquías convergentes, sobre la relación paternofilial de los Pujol Ferrusola:

Pujol deja hacer a sus hijos, especialmente al primogénito, Jordi, porque tiene mala conciencia por no haberse podido dedicar a la familia en el pasado, cuando los hijos eran pequeños (…) Pujol dilapidó, mientras sacaba adelante sus iniciativas a favor del país [sic], el dinero del avi Florenci y, a la vez, no pensó en hacer dinero para los hijos, obsesionado [enderiat] como estaba en reconstruir Catalunya. Los hijos creen que Pujol les hizo una mala pasada a todos, al abuelo y a ellos mismos, y, por eso, reclaman el derecho a hacer dinero por su cuenta, y cuanto más mejor. En esta argumentación encuentran una aliada formidable en la madre, la Marta, que presiona para que el padre comprenda y tolere las actividades de sus hijos.

Después de practicar esta exploración de los laberintos freudianos, Álvaro le da una nueva vuelta de manivela al aparato de desinformación ("El engaño y la gente", LV, 31/7), cuya última patraña consiste en desvincular al patriarca caído de su cruzada:

No perdamos de vista los hechos, Pujol no ha sido el inspirador ni el artífice del actual movimiento soberanista, al cual él se apunta tardíamente, siempre con incomodidad, vista su defensa, durante décadas, de la vía autonomista.

Otra mentira que no resiste el cotejo con las hemerotecas y con la bien documentada bibliografía que sitúa en 1980, cuando Jordi Pujol asume la presidencia de la Generalitat, el comienzo de la paciente labor de zapa balcanizadora. Tampoco es cierto que, como afirma Artur Mas, Pujol no influya sobre la política de la Generalitat desde hace diez años. Su ideología marca cada paso del proceso secesionista y CiU desempolvaba su figura cada vez que la necesitaba para avalar una nueva etapa de la ofensiva rupturista.
Seamos serios

Lo importante, ahora, es determinar de una vez por todas si el entorno político de Pujol, con Artur Mas a la cabeza y Oriol Junqueras en la retaguardia, conocía sus chanchullos. Si los conocía y callaba, deberá cargar con la responsabilidad que cabe a los cómplices. Si no se enteraba de lo que tenía delante de las narices, deberá pagar el precio de su estolidez retirándose a cuarteles de invierno. Seamos serios: Pujol no confesó porque estuviera arrepentido o porque sus correligionarios se lo exigieran, sino porque sentía en la nuca el aliento de la justicia. La pasividad del Gobierno de Mariano Rajoy es otro mito que se derrumba para regocijo de todos los españoles, empezando por los catalanes rescatados del tocomocho. Lluís Foix lo explica sin eufemismos en "La gran estafa ocultada" (LV, 6/8):

Ha caído el mito incuestionable por una confesión que nadie le pedía, voluntaria, no sabemos si como consecuencia de un arrebato de sinceridad y transparencia, o porque la justicia y los medios de comunicación le pisaban los talones. Más bien parece lo segundo, forzado por lo que se respiraba en ambientes periodísticos y judiciales. Pujol dio la cara pero sólo parcialmente o, mejor dicho, su comunicado era sólo una parte insignificante de la realidad de los hechos presuntamente corruptos que van apareciendo desde instancias judiciales y mediáticas. (…) Se llegó a difundir con tanta seguridad que España era una piltrafa que, además, nos robaba y que fue definida por Pujol como "una realidad entrañable", que se lo llegaron a creer o, por lo menos, pensaron que la policía judicial, la UDEF y otros brazos que actúan a cuenta del Estado o desde diversas instancias públicas, no penetrarían en el disco duro de lo que pasará seguramente a la historia como la cara más fea del pujolismo. (…) El president Mas se ha declarado heredero político de Pujol. Cometió el error de calificar la declaración de su mentor como un tema de carácter personal y privado. No se daba cuenta de que la sacudida pujoliana arrastraría al Govern, al partido de CDC y a todos cuantos habían mantenido la fe en el mito de Catalunya durante casi medio siglo.

Mas acaba de declarar (LV, 6/8) que espera que no se descubran más casos de corrupción en Cataluña, pero, agregó, "no tengo la seguridad de que no habrá más".

Insisto: se ha derrumbado el mito de la pasividad del Gobierno de Mariano Rajoy. Todo indica que el disco duro de la confabulación secesionista está en buenas manos.

ALGUNAS CIFRAS
La escandalosa letra pequeña de los préstamos a los partidos
Antonio Martún Beaumont www.elsemanaldigital.com  7 Agosto 2014

¿Cuánto dinero habrán repartido las instituciones financieras en los últimos treinta años a formaciones y a políticos individuales a fondo perdido? Y lo malo: ¿A cambio de qué?

¿Cómo tomarse que en los "papeles secretos" de Bankia nos encontremos con casi 6,5 millones de créditos de dudoso cobro a partidos políticos? O sea, cuando se habla de "dudoso cobro" en realidad se quiere decir que jamás se cobrarán. Por ejemplo, los 2,5 millones entregados en su día por la antigua Caja Madrid a los de Cayo Lara. La entidad, ahora presidida por José Ignacio Goirigolzarri, ha decidido provisionarlos porque no considera posible su recuperación.

Recordemos, a modo de ejemplo, el revuelo que suscitó el perdón por parte de Kutxabank de 9,6 millones de euros, en concepto de intereses de una deuda vencida en 1996, al partido liderado por Josep Antoni Duran Lleida, quien ahora, tras el escándalo de los Pujol, se reivindica para promover una nueva fuerza catalana que regenere la vida pública. Qué cosas.

Lo grave es que Unió Democràtica de Catalunya, el partido liderado por Duran hasta hace pocas semanas, es sólo uno de los que se han beneficiado de esta práctica.

En realidad, las condonaciones a los partidos políticos por las entidades financieras son un escándalo permanente -que ya no escandaliza- similar al cínico descubrimiento por el capitán Renault del "aquí se juega" en el Café de Rick de la película Casablanca.

Allá por 2006 tuvimos reseña -casi con sordina y siempre a través de los medios de comunicación- del perdón de 30 millones de euros por parte del Santander y BBK al PSOE. "Milloncejos" a los que habría que sumar los 7,1 millones "indultados" por La Caixa a los socialistas catalanes en 2004.

En fin, estamos ante un tema que viene a añadirse a la vieja "deuda histórica" con la banca acumulada por las formaciones políticas para poner en marcha el sistema de partidos en los comienzos de nuestra democracia, y que el Banco de España cifró en su día en 300 millones de euros.

¿No estamos ante una forma opaca de subvencionar a los partidos políticos por parte de las entidades bancarias? Porque tengo la sensación, seguramente compartida por millones de personas, de que lo revelado hasta hoy no es más que la punta de un iceberg elefantiásico.

¿Cuánto dinero habrán repartido las instituciones financieras en los últimos treinta años a partidos y -lo que es peor- a políticos individuales a sabiendas de que nunca se lo devolverían? Y lo malo: ¿A cambio de qué esas donaciones disfrazadas de préstamos?

Además, este problema, en el que tanto nos jugamos los ciudadanos, no ha venido a resolverlo del todo la reforma de la ley de financiación de los partidos políticos de marzo de 2012. ¿O acaso alguien cree que por convertir la condonaciones en donaciones, limitarlas a 100.000 euros por partido y año y "obligar" a comunicarlas al Tribunal de Cuentas y al Banco de España, aquí paz y después gloria? Porque la reforma no establece sanción alguna para quien la incumpla (¡sólo faltaría!) ni, sobre todo, tiene en cuenta la politización de las dos instituciones que ejercen el control. Como suele decirse, se ha puesto a la zorra para vigilar el gallinero.

En definitiva, otro ejemplo más de gatopardismo: "Que todo cambie para que todo siga igual".

Se llenan la boca hablando -eso sí, de tanto en tanto, cuando el vaso de la corrupción está lleno y la "gente corriente" al límite de su paciencia- de regeneración democrática, olvidando que lo mejor sería que, cada día, todos los políticos tuviesen presente que escribir Política con mayúscula consiste en ética pública diaria y vocación de servicio.

Artículo publicado en Publicoscopia el 6 de agosto de 2014.

Solo 3 días para frenar la humillación a las víctimas del terrorismo
Fundación Círculo Balear 7 Agosto 2014

Querido amigo, querida amiga:

Este sábado el grupo Soziedad Alkoholika, que jalea a ETA e insulta a nuestros muertos, pretende actuar en las fiestas de Pontevedra.

En nombre de la justicia, la dignidad y la memoria de las víctimas del terrorismo, exige al alcalde de Pontevedra que suspenda este concierto etarra

Te escribo para contarte algo que me entristece mucho. Me refiero al odio a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, al odio a las víctimas. Eso, odio, puro odio, es lo que destilan las letras de un grupo musical llamado Soziedad Alkoholica.

Este grupo canta canciones en las que se insulta a las víctimas del terrorismo, a los policías, a los guardias civiles, y por lo tanto se exalta el terrorismo, el crimen, el asesinato de esas personas. Y como ya te estarás imaginando, nadie hace nada por impedirlo, así que si no actuamos urgentemente tú y yo, se saldrán con la suya.
 
Las letras de esas canciones cargadas de odio sonarán de nuevo en España gracias a un Ayuntamiento, el de Pontevedra, que ha contratado a esta gente para actuar en sus fiestas.
Pide al alcalde de Pontevedra que no insulte a las víctimas del terrorismo, ni humille a las muchas víctimas de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y suspenda la actuación de Soziedad Alkoholika:  http://www.hazteoir.org/alerta/62163-no-al-concierto-soziedad-alkoholika-en-pontevedra

Nuestro dinero, el de los ciudadanos, el de las víctimas, va a ir a parar a los bolsillos de un grupo dedicado a insultar a nuestros muertos y a ensalzar a ETA.
El ayuntamiento va a pagar a Soziedad Alkoholika 21.770 euros por su espectáculo insultante de canciones con estas letras:

"Y que te haga volar / como a Carrero, como a Carrero / ay que jodido es ser madero".
"Huele a esclavo de la ley, zipayo, siervo / del rey, lameculos del poder, / carroñero coronel. / ¡explota zerdo! Dejarás de molestar, / ¡explota txota! Sucia rata morirás"
"Es que la paranoia en tu cabeza es tal ke krees que todo te kieren matar, ¡tu tío, ten cuidado! no hagas gestos raros mira que sako el fusko y te vuelo el cráneo!"

Solo tenemos 3 días. Por favor, haz que se respete la memoria de las víctimas del terrorismo. Haz justicia a las víctimas. Exige que sean tratadas con dignidad. Pide al alcalde de Pontevedra que no permita la actuación de este grupo proetarra:
http://www.hazteoir.org/alerta/62163-no-al-concierto-soziedad-alkoholika-en-pontevedra
En nombre de las víctimas del terrorismo, de los civiles, de los niños asesinados, de los policías y guardias civiles fallecidos, muchas gracias por frenar la exaltación de los terroristas y por solidarizarte con nuestros muertos y sus familias.

Ignacio Arsuaga y todo el equipo de HO


Recortes de Prensa   Página Inicial