AGLI Recortes de Prensa   Sábado 9  Agostoo  2014

La amable violencia de Podemos
Rubén Manso www.vozpopuli.com 9 Agosto 2014

Mucho se viene diciendo del fenómeno político que ha resultado Podemos. No cabe duda de que es una reacción, que para unos es sorprendente y para otros, tardía, contra el deterioro económico y social que padecemos. Sorprendente porque parecía difícil que, a estas alturas de la Historia, con la memoria tan viva que tenemos aún de la caída del comunismo y de sus crímenes, pudiera surgir un movimiento tan cercano al mismo. Tardía, porque la descomposición de la moral pública no comenzó con la caída de Lehman Brothers en septiembre de 2008 y ya venía siendo hora de que los perjudicados comenzaran a demostrar su malestar. Sin embargo, Podemos, que no es original en su nombre (recuerdan el We can de Obama) ni en sus denuncias (el concepto casta para dirigirse a la élite políticoeconómica fue acuñado mucho antes por el periodista de derechas Enrique de Diego), ha resultado eficaz en la transmisión de un mensaje que puede tildarse de amablemente violento.

Ahora o nunca…
Podemos tiene prisa en conquistar el poder. Sus dirigentes son buenos politólogos y saben leer bien en los astros de la política cuando se dan las condiciones para la toma del mando. Por otro lado, dichos dirigentes están tan fuera del sistema que no participan de los pecados del mismo, lo que los presenta como seres beatíficos ante unos ciudadanos hartos de la falta de moralidad pública de los actuales dirigentes. Están tan fuera del sistema que han conseguido estar fuera de la lógica (ellos dirán que la imperante) y la discusión sobre la racionalidad de sus propuestas no les importa: son planos distintos en el espacio. Así, cualquier razonamiento que intente mostrar que es imposible hacer lo que dicen, o que los hechos refutan sus afirmaciones, no les afectará, ni a ellos ni a sus seguidores. La presión que ejercerá el movimiento, partido recién constituido, sobre la política ortodoxa será tan similar e insoportable como la de Ghandi sobre el Imperio Británico. Lo que no impidió tras la independencia, las matanzas entre musulmanes e hindúes, ni las guerras entre India y la secesionada Pakistán, a su vez vuelta a dividirse con la separación de Bangladesh. Desde que se inventó la televisión, el que se enfada primero, pierde. Y eso lo sabe muy bien don Pablo Iglesias.

Todos los gobiernos en Occidente son revolucionarios, que no evolucionarios. No pretenden tomar razón de la Historia, sino escribirla. Podemos es más revolucionario aún y, por lo tanto, es preferido a la copia mala que resultan los partidos tradicionales, incluido el PP. La gente, ese concepto que sí creo que es original de Podemos, es en su mayoría hoy revolucionaria y no pretende escribir su historia sino que se la dicten, porque nada hay más esforzado que vivir. El protagonista de la Historia es el Gobierno y hay muchos a los que les gusta el protagonismo y poco los papeles de secundario. El cierre de las academias de actores, tiene mucho que ver con el salto del grupo de politólogos de que hablo a la lucha política.

…pero siempre sin Dios
La dirección política de Occidente ya no está sujeta al juicio de Dios a través de ese evaluador externo de calidad, con sus fallos, que era la Iglesia Católica. Razón por la que ha devenido en un grupo de bandidos, como nos advirtió San Agustín. Los ataques a la Iglesia de Podemos y de sus enemigos tienen la misma base. La oportunidad para los primeros surge del abandono de los segundos de dicho juicio. Sin embargo, cuando alcancen el poder tampoco estos querrán someterse al mismo. El cambio del concepto de bien común por el del voto individual, que cada uno vende al mejor postor, impide a los ciudadanos alcanzar aquél dando satisfacción al segundo. Cuando lo descubran, ya habrán llegado los gulags.

Desmontar Podemos, como algunos pretenden, es más difícil de lo que parece. La lógica desatada por el abandono de la idea de bien común en favor de la de la eficacia general y satisfacción individual del voto, termina en Podemos. La otra lógica termina en un hospital de Madrid con una infección de ébola.

Mucho se viene diciendo del fenómeno político que ha resultado Podemos. No cabe duda de que es una reacción, que para unos es sorprendente y para otros, tardía, contra el deterioro económico y social que padecemos. Sorprendente porque parecía difícil que, a estas alturas de la Historia, con la memoria tan viva que tenemos aún de la caída del comunismo y de sus crímenes, pudiera surgir un movimiento tan cercano al mismo. Tardía, porque la descomposición de la moral pública no comenzó con la caída de Lehman Brothers en septiembre de 2008 y ya venía siendo hora de que los perjudicados comenzaran a demostrar su malestar. Sin embargo, Podemos, que no es original en su nombre (recuerdan el We can de Obama) ni en sus denuncias (el concepto casta para dirigirse a la élite políticoeconómica fue acuñado mucho antes por el periodista de derechas Enrique de Diego), ha resultado eficaz en la transmisión de un mensaje que puede tildarse de amablemente violento.

Fascinación con el precipicio ya cercano
VÍCTOR DE LA SERNA El Mundo 9 Agosto 2014

¿Está el PP satisfecho del crecimiento de Podemos porque divide a la izquierda y el voto del miedo puede favorecer a la derecha? Ignacio Camacho, en ABC, veía llegar una genuina revolución que puede acabar con nuestra democracia: «Bajo la espuma de las encuestas se está fraguando un maremoto electoral que puede cambiar las reglas de la política española. El voto de Podemos no es el del descontento, ese que explota una vez y se disuelve en la rutina del sistema. Es el voto de la ruptura, un voto revocatorio que cuestiona las bases del régimen, un voto en cierta medida revolucionario. Y está creciendo con cada escándalo de corrupción, con cada fracaso social, con cada detalle de endogamia de la élite política. (...) El malestar rupturista ha emparedado al PSOE y amenaza con devorarlo, con minimizarlo, con volverlo irrelevante para provocar una radicalización que conduciría al escenario de asalto al poder soñado por los ideólogos podemistas: el del 'empate catastrófico'. Una confrontación bipolar, a cara de perro, entre el orden burgués y el extremismo populista. Un panorama de frentismo social cuyo ambiente no huele tanto a Venezuela como a Bolivia».

En su blog de ELMUNDO.es, Santiago González desarrollaba un tema enunciado horas antes en las redes sociales por Hermann Tertsch («cuando un personaje como Monedero mande a la policía y reparta armas a quienes mejor se lleven con él, se van a reír ustedes mucho de todo esto»), comentando un texto del número 2 de Podemos en el que éste pide que se juzgue como terroristas a los poderosos de hoy: «¿Es posible, se preguntarán ustedes, que el tipo que ha escrito esto, sea el intelectual de un partido que vaya a alcanzar el 15% de los votos en las próximas generales y tres docenas de escaños, así a ojo? La responsabilidad de los partidos políticos ya está clara. Pero, ¿y la de los votantes? (...) Hace falta una atracción por el mal muy notable. Eso, o alternativamente tener alma de nardo, vale decir ser un gilipollas integral».

Albert Sáez, en El Periódico, se desesperaba ante la situación en que se encuentra el simpático nuevo líder socialista: «La derecha mediática y una parte de la vieja izquierda lanzan día sí, día también a Podemos como anzuelo envenenado para que Sánchez caiga en la trampa de machacar a sus nuevos competidores o de intentar rehacer al PSOE como partido antisistema. Sánchez aguanta el tirón, de momento. No le será tan fácil en los próximos sondeos y menos aún si las cosas se tuercen en las municipales. Hoy por hoy, viendo algunos de sus colaboradores más directos, no deja de ser vino nuevo en odres viejos. Debería preguntarse por qué determinada generación se ha apuntado a Podemos y no al PSOE. Ese es el reto».

Contra el Estado Islámico
EDITORIAL Libertad Digital 9 Agosto 2014

La crisis económica que llevamos padeciendo desde 2007 nos ha hecho olvidar una de las mayores amenazas que sufre Occidente: el islamismo. Olvidado incluso cuando se aborda el conflicto entre Israel y Hamás, ha tenido que ser de nuevo la brutalidad de estos fanáticos religiosos en Irak la que nos recuerde de nuevo que existe una fuerza, con apoyo dentro de los musulmanes que viven en Occidente, a quien le parece estupendo degollar y matar de sed a los niños y adultos que cometen la osadía de ser cristianos.

El Estado Islámico de Irak y el Levante ha declarado un califato que se extiende por un amplio territorio que comprende parte de Siria e Irak. Responsables de una parte considerable de la violencia en Irak tras la invasión estadounidense, las buenas artes del general Petraeus lo dejaron al borde de la desaparición, pero la guerra civil en Siria y la retirada completa de Irak ordenada por Obama les dio la oportunidad de renacer de sus cenizas.

Al margen de lo que cada uno piense de la decisión original de Bush de derrocar a Sadam Hussein por la fuerza e intentar que Irak se convirtiera en un país democrático, lo cierto es que una vez iniciada era una irresponsabilidad dejar el trabajo a la mitad. Desgraciadamente, fue justamente eso lo que decidió Obama que significaba la promesa de cambio que le llevó a la Casa Blanca. Desde que Estados Unidos retirara completamente sus tropas, Irak ha vuelto a descender por la misma espiral de odio y caos que Bush y Petraeus habían logrado detener tras años de lucha.

Es esa responsabilidad personal en su repentino auge lo que probablemente ha llevado a Obama a decidir intervenir militarmente contra el Estado Islámico en Irak cuando no lo ha hecho en Siria. No está claro que limitarse a los bombardeos aéreos sea suficiente para frenar su avance de ni vaya a evitar el genocidio que, ellos sí, están perpetrando en la región. Tampoco para la falta de una estrategia para la región. Pero al menos ofrece una esperanza y una ayuda para que los propios iraquíes se encarguen de hacerlo.

El Estado Islámico ha recibido numerosos apoyos en la región para su lucha contra el tirano sirio Al-Asad. Sin embargo, su rápida expansión ha llevado a los países vecinos, especialmente Irán, a una oposición frontal a un actor al que ven como una amenaza. Es posible, por tanto, que el califato no dure demasiado. Esperemos que al menos sirva para recordarnos a todos, pero especialmente a los musulmanes, el horror que supone el islamismo.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
La Cataluña irreal e intolerante
José Antonio Zarzalejos El Confidencial 9 Agosto 2014

Antoni Puigverd es, seguramente, el analista más agudo e independiente del catalanismo político. Oficia de tal en La Vanguardia con textos que desafían la corrección política ambiental y, sobre todo, el unanimismo que cunde en las opiniones publicadas. El pasado miércoles publicó en el periódico barcelonés un texto breve (Carta a un amigo pujolista) que terminaba con estas palabras: “La nación de Pujol (vigente en Mas, Junqueras y la ANC) no ha buscado la síntesis sino la adhesión de una parte de catalanes a la otra. Y el hundimiento del PSC ha creado el espejismo de que esta visión de Catalunya es la única”. Antes, Puigverd advierte de que “la dialéctica entre tradición y realidad ha sido despreciada en la visión de Pujol en nombre de un ideal romántico de nación catalana que se quiere superior a la realidad”.

No he leído –y creo haber leído mucho y, quizás, hasta demasiado en estos últimos años– una aproximación tan certera al problema actual que entraña la Cataluña ahormada por Pujol y que ahora manejan Mas y Junqueras que la de Antoni Puigverd. Porque a partir de la idealización nacional se produce lo que es ya una evidencia casi cegadora: hay una Cataluña profunda y radicalmente intolerante. Y no lo digo porque las redes sociales –twitter en concreto– se hayan convertido por el independentismo más sectario en un manantial constante de imprecaciones e insultos a quienes discrepan con el soberanismo. Tampoco traigo a colación la intolerancia por el hecho de que Societat Civil Catalana –una organización transversal y anti soberanista, pero catalanista y dinámica– sea diana de descalificaciones constantes (de las peores: aquellas que motejan al compatriota de traidor). Y ni siquiera aduzco la intolerancia ante el lamentable coro de personas de más o menos relieve que suponen que sólo están legitimados para opinar de Cataluña los catalanes que allí viven y participan del pálpito independentista aunque John H. Elliott y Pierre Vilar, británico y francés, respectivamente, sean historiadores referenciales del Principado.
A raíz del caso Pujol, Mas ha pronunciado dos veredictos de gravísima intolerancia. El primero, es que la evasión fiscal de expresidente es una cuestión de orden 'personal y familiar'. Y el segundo, es que los catalanes, ahora que se han conocido –en parte– los hechos, deben demostrar 'fuerza psicológica'

Traigo a colación la intolerancia por razones todas distintas a estas últimas y que enlazan con la descripción de Puigverd. Porque a raíz del caso Pujol, el presidente Mas ha pronunciado dos veredictos de gravísima intolerancia. El primero, es que la evasión fiscal de expresidente de la Generalitat es una cuestión de orden “personal y familiar”. Y el segundo, es que los catalanes, ahora que se han conocido –en parte– los hechos, deben demostrar “fuerza psicológica”. Ambas apreciaciones, dichas sin aparente apelación, muestran la concepción endogámica, reñida con la realidad, tozuda y escapista de Artur Mas que persiste en mantenerse y en mantener a los catalanes en una suerte de territorio exento de mal alguno en el que el delito o la corrupción política no existen (y si existen han de entenderse como un asunto “personal y familiar”) y en el que los enemigos acosan a los catalanes a los que se les insta al voluntarismo (la “fuerza psicológica”) en vez de a la valoración política crítica con lo que allí está sucediendo.

Estas apreciaciones de Mas no implican otra cosa que la insistencia en el “oasis catalán” que encierra dos características perversas. Una: hacer creer que en Cataluña todo es distinto y mejor que en cualquiera otra parte. Dos: cloroformizar la capacidad de discernimiento colectivo haciendo recaer el “accidente Pujol” sobre el conjunto de los catalanes utilizando un señuelo que consiste en apelar a su “fuerza psicológica”. Mas está tratando de tocar la fibra emocional –y sólo emocional– socializando sus propios errores e intentado rescatar al padre que los inspiró (pronto veremos un intento de ofensiva reparadora de la reputación de Pujol) y que él ha venido ejecutando puntillosamente desde que abortó la legislatura de 2010 con el desastroso resultado que tal decisión supuso para CiU. El presidente de la Generalitat, se aleja dolosamente de la realidad como recurso de supervivencia. Que comenzó a peligrar cuando –con una altivez sin cálculo– jugó al todo o nada con un Estado que, pudiéndose reformar (sería deseable que así fuese), jamás se suicidará.
El presidente de la Generalitat, se aleja dolosamente de la realidad como recurso de supervivencia. Que comenzó a peligrar cuando –con una altivez sin cálculo– jugó al todo o nada con un Estado que, pudiéndose reformar (sería deseable que así fuese), jamás se suicidará

En estas circunstancias, mutatis mutandis, no puede dejar de leerse a Agustí Calvet, Gaziel, sean sus artículos en los años treinta (ya advertía entonces cómo Cataluña perdía aliados y amigos), sean sus “Meditaciones en el desierto 1946-1953”, porque aleccionan –al modo en que lo viene haciendo Antoni Puigverd, es decir, desde el corazón del catalanismo– sobre los evitables errores que está cometiendo el soberanismo en Cataluña. Quizás el mayor de todos, el más grave, el de peor reversión, sea el tremendo error de la intolerancia. Hacia ella caminan a pasos agigantados quienes, en vez de enfrascarse, una vez, más en la historia catalana, en iniciativas perdedoras, debieron recurrir a soluciones realistas, justas, legales y democráticas para solventar problemas que afectan a aquella comunidad y que a todos nos conciernen. Y que –como una reforma constitucional– no precisaban en modo alguno de un Ulises en un improbable viaje a Ítaca en medio de una tempestad que hará naufragar una nave que presenta ya vías de agua de cuya dimensión –acuda o no mucha gente a la Diada– tendremos cumplida noticia en septiembre. Será cuando, la otra Cataluña –que la hay– comience a hacer acto de presencia. Sólo es cuestión de tiempo porque de forma discreta pero efectiva allí se está produciendo un discretísimo y casi clandestino regreso a la realidad.

¡Bienvenidos a la Cataluña (real)!

José Rosiñol Lorenzo PD

Vivan las Caenas 001“Nos encontramos ante un ciudadano que ha confesado ser un defraudador fiscal y al más alto cargo del Estado en Cataluña, el Presidente de la Generalitat, negociando y “llegando a acuerdos” respecto a las medidas que el Gobierno catalán debe tomar…”

Decía Joaquim Coll en su conferencia en el Nueva Economía Forum que “…Cataluña es un país políticamente en enfermo…”, el problema de Cataluña, de los catalanes y de esa clase política afecta y dependiente de la “costra nacionalista” es de engaño político y autoengaño social, una costra que permite visibilidad, reconocimiento social (en todos los ámbitos) y, por lo que parece, enriquecimiento personal con altas probabilidades de gozar de muchos años de impune inmunidad.

Naturalmente, también ocurre lo contrario, si como ciudadano catalán osas criticar abiertamente este escenario dantesco de imposición político-identitaria estas condenado al ostracismo mediático, a la difamación, a sufrir las iras de aquellos que no están acostumbrados a la disensión porque piensan que la Causa está por encima de la diversidad, que la diferencia solo es un obstáculo, que la democracia solo es un instrumento, son aquellos que se sienten cómodos con la espiral de silencio y con el miedo a la rechazo público.

La reacción del Presidente la Generalitat ante la confesión de Jordi Pujol fue, a mi parecer, sintomática del esquema político/mental que ha regido en Cataluña durante los últimos treinta años de “construcción nacional-ista”: sustentar una densa red clientelar de intereses diversos (especialmente neutralizar con dádivas públicas al “cuarto porder”) con las que dominar todo el espectro institucional, político y social, pero siempre con el objetivo de inocular una cosmovisión de tolerancia y necesidad hacia una ruptura con el resto de españoles.

Más allá del contenido de las “medidas” del gobierno catalán, de CDC y de CiU, el lenguaje utilizado por el actual President en su comparecencia de prensa podría condensar esa sumisión hacia lo simbólico que da un plus político y democrático a quién dirigió la política catalana durante más de 23 años, decía Artur Mas: “… comunicarles algunas decisiones que he acordado con el presidente Pujol…”, “…en esta última reunión acordamos las decisiones que ahora les comunicaré…”.

Nos encontramos ante un ciudadano que ha confesado ser un defraudador fiscal y al más alto cargo del Estado en Cataluña, el Presidente de la Generalitat, negociando y “llegando a acuerdos” respecto a las medidas que el Gobierno catalán debe tomar, nos encontramos ante el reconocimiento implícito de esta forma de hacer política tan catalana del compadreo (¿alguien recuerda aquello del “oasis catalán”?), de la dejación de las auténticas obligaciones de representación política, de la defensa de los intereses de todos los ciudadanos y no solo de los propios, de la falta de transparencia, es la difusa frontera entre lo que es Cataluña y lo que es (son) los partidos nacionalistas…

Estamos asistiendo al paroxismo de ese empecinamiento nacionalista por crear una conciencia nacional-patriótica, a las consecuencias de un sobrecalentamiento de dicha conciencia (Kempleler), a los primeros esbozos y síntomas de esa creencia de ser un pueblo casi elegido, de haber creado una alteridad necesaria que te niega como tal, lamentablemente, la enfermedad política parece permear parte la sociedad catalana.

Estos síntomas, convenientemente escondidos por el aparato de propaganda secesionista, los encontramos en el discurso grueso, en las pequeñas (o grandes) incomodidades, el que encontramos en la cultura popular de barrios y ciudades, de quienes no están (o no estaban) muy interesados por la política, en el recurso a un lenguaje acomodado al Dogma nacional sin siquiera darse cuenta de ello (como hizo Artur Mas en su comparecencia), uno de estos síntomas es el de la equidistancia, como si hubiesen dos posturas antagónicas que justificasen cualquier acto, por muy repudiable que sea éste.

Síntomas como el miedo a significarse de muchos artistas en el acto de Societat Civil Catalana del 23 de abril, del veto a un espacio publicitario en un medio de comunicación escrito, de no poder alquilar un local por ser políticamente incorrecto, o como el que viví en primera persona hace pocos días: un sábado quedé con un amigo para tomar un café, éste amigo tiene la osadía de pertenecer a un partido político (constitucionalista) que tiene por costumbre montar carpas para explicar su proyecto político y contactar directamente con la ciudadanía, pues bien cuando pasé por dicha carpa fui testigo del acoso de un grupo de independentistas que al grito de “fachas” querían obligar a que se fuesen de allí, con algún intento de derribar la carpa…

Quizás lo más sintomático fue la respuesta de otro amigo independentista de vocación (pero sin fundamento) al explicarle este suceso, se refirió a que en las dos partes pasan estas cosas, que hay impresentables en los dos lados… como puede observarse la labor de adoctrinamiento educativo (quizás gracias a esa “ignorancia (ciudadana) programada” en la que se ha convertido nuestro sistema educativo) y mediático ha calado hondo, en el imaginario colectivo del secesionismo (de buena fe) se ha creado una figura del “otro”, un chivo expiatorio imaginario con el que calmar posibles conflictos morales ante el envite antidemocrático del secesionismo.

Es un esquema mental muy útil que hace de la equidistancia una herramienta indispensable para igualar moralmente a quién se salta las leyes y la democracia con los que defendemos el estado de Derecho y el imperio de la le, es una negación de una realidad social tozuda ante cualquier análisis mínimamente racional: el mal llamado “Proceso catalán” se basa en un meticuloso (y tremendamente caro) sistema de ingeniería social que trata de uniformizar política e identitariamente a la población, que trata de imponer la tiranía de la opinión pública (y publicada), que trata de destruir lo diferente e inmiscuirse en la “sagrada esfera privada del individuo”.

Está pendiente del pronunciamiento del Consejo de Estado
Rajoy trabaja en una reforma ‘light’ de la Constitución para encajar Cataluña en España
http://www.elconfidencialdigital.com 05/08/2014

Ha pedido un informe a Herrero de Miñón. Propone añadir una disposición adicional que blinde más competencias de la Generalitat en financiación, lengua y cultura

El Gobierno se ha ido de vacaciones con un plan para Cataluña que pretende desplegar en septiembre. A pesar de que Rajoy se cierra en banda a una reforma profunda de la Constitución, sí está dispuesto a introducir algunos retoques en la Carta Magna que desbloqueen el conflicto con Cataluña.

Mariano Rajoy recibe a Artur Mas en La Moncloa. Mariano Rajoy recibe a Artur Mas en La Moncloa.

El recién elegido secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, propuso la semana pasada al presidente del Gobierno reformar la Constitución. Se lo planteó personalmente en la reunión que mantuvieron en La Moncloa al día siguiente de ser proclamado nuevo líder de la oposición.

Pero el jefe del Ejecutivo le trasladó que “en este momento no se dan las condiciones políticas necesarias para articular una propuesta de gran calado con un consenso similar al alcanzado en la Transición”.

Sin embargo, según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes conocedoras de estos trabajos, Rajoy si está dispuesto a avanzar a partir de septiembre en una “reforma ligth y express de la Constitución”.

El Gobierno se dispone a ofrecer a la Generalitat mayores competencias en diversos ámbitos, como la financiación, la lengua y la cultura.

Ha pedido un informe a uno de los padres de la Constitución y actual miembro del Consejo de Estado, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, para articular su propuesta. Moncloa está pendiente ahora de que el Consejo de Estado se pronuncie a la vuelta del verano.

Contactos con empresarios y dirigentes de CiU
Mientras, los sondeos a importantes empresarios y políticos catalanes con esta solución han comenzado ya a lo largo del mes de julio.

Los empresarios y los responsables políticos en Cataluña han llegado a la conclusión de que hay que encauzar la situación con cierta urgencia. La mayoría admite ya que la solución pasa inevitablemente por un acuerdo del Gobierno central con la Generalitat para evitar el choque de trenes a menos de tres meses de la consulta.
Una disposición adicional en la Constitución

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD revelan que la vía principal por la que se inclina ahora el Gobierno es añadir una disposición adicional a la Constitución para abrir el camino a un pacto entre los Gobiernos de España y el de la Generalitat.

Los defensores de esta fórmula dentro del Ejecutivo defienden que “sería una reforma suave y nada traumática con un objetivo claro: desbloquear el conflicto”.

Esta adicional se aprobaría con las mismas condiciones que permitieron la reforma de la Constitución en 2011 respecto al déficit público. Se necesitaría solo el voto favorable de los tres quintos del Congreso y del Senado

Los cambios en el artículo 135 fueron pactados por PSOE y PP, y se incluyeron también a través de una adicional impulsada por el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de la oposición, Mariano Rajoy.

Se trataba de recoger en la Carta Magna un techo de gasto exigido por Bruselas, que impidiera a las administraciones públicas gastar más de lo que ingresan y asegurar así el equilibrio presupuestario o défícit cero a partir de 2018.

Blindaje de las competencias de Cataluña
Según las fuentes consultadas, Rajoy utilizarácomo base de este movimiento las 23 reclamaciones que el presidente de la Generalitat le trasladó en su encuentro hace una semana en La Moncloa para estudiar el blindaje de algunas competencias de Cataluña a través de una disposición adicional.

Entre ellas, Artur Mas incluyó peticiones de mejora de la financiación y ampliar competencias en Sanidad, Educación y Cultura.
No aprovechar para incluir otros aspectos

Las fuentes a las que ha tenido acceso este confidencial explican que Rajoy quiere huir ahora de una reforma global de la Constitución y por eso se decanta por dar solución sólo al conflicto con Cataluña.

Tiene claro que aspectos, como la forma de Estado o la sucesión en la Corona, no tienen por qué ser reformados en este momento.

También se quiere asegurar, a través de nuevos contactos con el líder del PSOE, que esta reforma no vaya a ser aprovechada por los socialistas y otros grupos de la izquierda para agitar la proclamación de la República en España.

La medida puede recoger un amplio consenso
El presidente no está dispuesto tampoco a ‘abrir este melón’ sin garantías de que servirá para resolver el problema catalán. De ahí, las intensas conversaciones en las últimas semanas, según ha confirmado ECD, con amplios sectores de la sociedad catalana para sondear esta reforma.

Algunas de las respuestas que ha recibido el Gobierno son positivas. Se le ha asegurado desde altas instancias del poder económico catalán y los sectores más moderados de CiU que este acuerdo puede satisfacer las demandas de una parte muy importante de los ciudadanos de Cataluña.

Pero también le han advertido que siempre quedará otro segmento menos numeroso que continuará reclamando la independencia.

Pertenece al Bloque nacionalista Galego
El alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores, hace oídos sordos a las 30.000 personas que le piden que anule la actuación proetarra de "Soziedad Alkohólika"
Redacción. www.latribunadelpaisvasco.com 9 Agosto 2014

Al igual que ha hecho Bildu en San Sebastián, el ayuntamiento de Pontevedra, gobernado por Miguel Anxo Fernández Lores, del Bloque Nacionalista Galego, ha contratado al grupo musical proetarra “Soziedad Alcohólika” para iniciar 9 de agosto las fiestas de la Virgen Peregrina. Según la web del ayuntamiento, el grupo "Soziedad Alkohólika" será el que abra el programa musical de estas fiestas con un concierto en la Plaza de España, justo delante del ayuntamiento. Según han denunciado la Unión Federal de Policía y la Unión de Guardias Civiles, el ayuntamiento pontevedrés ha aportado 21.700 euros -3,6 millones de pesetas- para este concierto, dinero que será pagado por todos los ciudadanos. Hasta el momento, más de 30.000 firmas han pedido ya en la web "Hazteoir.org" la suspensión del recital.

"Soziedad Alkohólika" tiene entre su repertorio canciones que ofenden gravemente a la Policía y a las víctimas del terrorismo. Una de sus letras, "Síndrome del Norte", habla así de los policías que sirven en el País Vasco:

"Siempre que sales de tu casa tú vas todo acojonado mirando para todos los laos ese bulto del sobaco es poco disimulado al llegar asta el coche dejas las llaves caer ¿no sea que halla un bulto raro? y que te haga volar como a Carrero, como a Carrero ay que jodido es ser “madero” en un lugar donde me consideran extranjero ¡porronponpero! Es que la paranoia en tu cabeza es tal que crees que todos te quieren matar, ¡tu tío, ten cuidado! no hagas gestos raros mira que saco el fusco y te vuelo el cráneo ¡Joder! con lo bien que yo estaba, que estaba con mi mama para que coño me han mandado para acá¡virgen de la macarena! Márchate vete a España!"

Otra de sus letras, titulada "Explota zerdo", también dedicada a la Policía y a las Fuerzas Armadas ("zipaios" es como llaman los proetarras a los agentes de la Ertzaintza, la Policía autonómica vasca), dice lo siguiente:

"Algún día reventaras, ¡explota cerdo! tus tripas se esparcirán. Huele a esclavo de la ley, zipaio, siervo del rey, lameculos del poder, carroñero coronel, ¡explota cerdo! Dejarás de molestar, ¡explota chota! Sucia rata morirás. Por los bares se pasea, y se cree bien disfrazado, nunca podrá camuflar, su cara de subnormal. Y es que el tufo que acarrea, no es para nada normal, a quién cree que va a engañar, su hedor le delatará ¡explota cerdo!"

La Unión Federal de Policía y la Unión de Guardias Civiles han protestado frente a esta colosal infamia, manifestando su “sorpresa” e “indignación” ante la contratación de ese grupo usando dinero público pagado por los contribuyentes, recordando que dicho grupo musical "ha llamado perros a un colectivo como el nuestro, que tiene casi 200 muertos por acciones terroristas". Del mismo modo, denuncian que el dinero pagado al grupo por ese concierto es dinero que "aportamos todos los contribuyentes, incluidos policías y guardias civiles, y le queremos hacer saber al alcalde que no estamos en absoluto dispuestos a que con el dinero que aportamos para los impuestos, junto con el resto de ciudadanos pontevedreses, se utilicen para insultarnos y denigrarnos ni a nosotros ni a otros colectivos de ciudadanos".
 


Recortes de Prensa   Página Inicial