AGLI Recortes de Prensa   Jueves 14  Agostoo  2014

Cataluña
PP y CiU, esa 'entente cordiale'

Pablo Planas Libertad Digital 14 Agosto 2014

A Rajoy se le atribuye una notable capacidad estratégica, basada en las teóricas virtudes de una ataraxia que a veces puede confundirse con la falta de discurso. Lo que en plano social sería ausencia de conversación, el caso de esa gente que no tiene nada que decir, ni siquiera del tiempo. También están quienes creen y teorizan que estar quieto parao no resuelve ningún problema, pero tampoco los agrava. No es cierto. En el caso del nacionalismo, la ausencia de sentidos de los tres monos sabios es lo mismo que abrir un grifo con el desagüe atascado, pero con consecuencias mucho más graves que una inundación en la cocina.

Gracias a la inoperancia, irresponsabilidad e ineficacia de los sucesivos Gobiernos españoles desde el acceso al poder de Felipe González, Convergència ha sentado las bases de una sociedad clientelar, un poder caciquil y un holding familiar, el de los Pujol, del que se han beneficiado a saco las élites nacionalistas, los amigos de los hijos, los fieles del padre y los preferidos de doña Marta -aixó és una dona- Ferrusola.

El saqueo, según los informes de la UDEF y las indagaciones judiciales y fiscales, es de proporciones colosales, épicas. Están bajo sospecha dos décadas de adjudicaciones, contratos y obras y cuatro de lecciones filosóficas y políticas. No así la moralidad y la honradez de Jordi Pujol i Soley, que han quedado hechas trizas tras un comunicado lamentable, patético y bochornoso con el que pretende expiar todas sus culpas. Un descuido lo tiene cualquiera y más si estás salvando a tu patria y velando por tus hijos.

En cualquier caso, la confesión del padre, inspirador e instigador del proceso separatista sería una magnífica oportunidad para restaurar la ley en Cataluña, retornar los derechos lesionados en materia lingüística, desmantelar la escuela nacionalista, eliminar las redes clientelares, auditar la administración autonómica y abrir las ventanas. El nacionalismo está aún bajo los efectos de la Confesión, eso que todo el mundo sabía pero que hasta el pasado 25 de julio nadie se atrevía a decir. Que el nuevo secretario general de CDC, Josep Rull, haya declarado que si Pujol no hubiera renunciado a sus prebendas de expresidente de CiU, de CDC y de la Generalidad le habrian obligado a hacerlo es la evidencia más palmaria de la crisis del movimiento pujolista. Un amigo de los hijos de Pujol, uña y carne con Oriol (en catalán, cul i merda), el heredero político del Gran Timonel, renegando del fundador...

Chapuza tras chapuza, el proceso separatista se mantiene en vigor porque así lo quiere el Gobierno de Rajoy, en el que ahora asoma la teoría de que hay que salvar a Mas para que no mande ERC, lo que pone de nuevo a CiU en el cómodo papel de mal menor. Lo de siempre. Las consecuencias de ver, oír, callar y pasar de todo. Una nueva oportunidad perdida para los catalanes que aún se sienten españoles.

La escoba de Pablo Iglesias
Marcello www.republica.com 14 Agosto 2014

En la deliciosa película de los hermanos Coen, O Brother, una ingeniosa alegoría del regreso de Ulises a Itaca se entremezcla la campaña electoral de las tierras del Misisipi americano en la que los políticos utilizan escobas como emblemas de la lucha contra la corrupción. Algo que hizo en los años sesenta del pasado siglo el político brasileño Janio Quadros durante sus campaña electoral para alcanzar la presidencia. Pues bien, ahora la escoba debería invadir el territorio español y ser el lema de Podemos para barrer la inagotable corrupción de este país, que brota de incesante manera por doquier.

En Andalucía acabamos de saber que la jueza Alaya, una sirena cantora en el viaje de Ulises, ha mandado al Tribunal Supremo la posible imputación del inefable Zarrias y de Mar Moreno, los dos brazos, derecho e izquierdo, del ex presidente del Sur Manuel Chaves, quien en compañía de sus sucesor Griñán, también va camino del Supremo, por su condición de aforados o escondidos en el Senado, lo que deja a Pedro Sánchez en un pésimo lugar.

Por supuesto al guapo Sánchez también le haría falta una escoba para barrer la corrupción del PSOE en Andalucía y en la casa de sus primos hermanos de la UGT. Y otra escoba le vendría muy bien a Rajoy para barrer su propia casa, donde tampoco cesan de aparecer casos de corrupción y de escándalo. Por ejemplo en la Comunidad de Valencia donde se acaba de saber que el ruinoso y fantasmal aeropuerto de Castellón está financiando al equipo de futbol de Castellón con 660.000 euros, que ha autorizado el otro Fabra, Alberto, presidente de la Comunidad.

Lo que constituye otra desvergüenza política en esa Comunidad valenciana de despilfarros a granel, donde el expresidente de la Diputación de Castellón Carlos Fabra, ahora camino de la prisión, hizo mangas y capirotes tan vistosos como ese aeropuerto de la ciudad que a ha costado a los ciudadanos más de ¡170 millones de euros! Aeropuerto que no sirve para nada, que está cerrado y que, para colmo, sigue tirando dinero a espuertas, ni más ni menos que para financiar al equipo de fútbol local.

Y uno se pregunta, ¿dónde está veraneando el fiscal general del Estado, Eduardo Torres Dulce ‘de membrillo’? No se sabe, puede que el fiscal esté ocupado con el caso de los Pujol, o buscándole una puerta de escape a la Infanta Cristina, o simplemente de luto por la muerte de Lauren Bacall, una de sus heroínas preferidas del cine clásico mundial. Pero donde debería de estar Torres Dulce es en Castellón dirigiendo personalmente la apertura de diligencias en contra de este nuevo escándalo nacional.

O sea Podemos seguirá subiendo y Pablo Iglesias arrasando a los políticos de ‘la casta’ y a ser posible incorporando la escoba como su distintivo político y electoral. Una escoba barredora y voladora porque en España hace falta un urgente barrido de los corruptos a toda velocidad. ¡Cosa de brujería! algunos dirán, pues aunque sea de brujería, por meigas haylas en España, a esas escobas hay que hacerlas trabajar, como lo consiguió el mago Mickey Mouse en la película de Fantasía es que imposible de olvidar. ¿Lo recuerdas, Torres Dulce de ‘membrillo’? Pues nada, a barrar y a trabajar.

Izquierda
Glosario progre
Percival Manglano Libertad Digital 14 Agosto 2014

Ada Colau dimitió de su responsabilidad como portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) en mayo pasado. Dijo entonces que no ficharía por ningún partido político. Al cabo de un mes ya estaba promoviendo una candidatura de izquierdas bajo el nombre de Ganemos Barcelona para optar a la alcaldía de la capital catalana. Quizá por ello, hace unos días dio una entrevista al diario El Mundo en la que afirmó que hay que desahuciar a quien no quiere satisfacer las demandas de una mayoría social.

¡Ya estamos con lo de la mayoría social!, pensé al leerlo. Una mayoría es la mitad más uno de un grupo de personas. Si no, es una minoría. ¿Qué es esto de adjetivarla con social para cambiarle el sentido? A partir de ahí empecé a recopilar y a traducir al castellano una serie de términos progres cuyo significado poco tiene que ver con su común uso. Aquí va el resultado:

Austeridad: espantosa política económica que lleva a un Gobierno a reducir sus gastos para adaptarlos a sus ingresos.
Banca: prestamistas a los que se acude para gastar el dinero que no se tiene -evitando, así, la austeridad- mientras se les culpa de todos los males económicos del país.

Casta: los políticos de España, un país democrático. Los políticos de las dictaduras o dictablandas latinoamericanas se denominan líderes revolucionarios.
La Cultura: monopolio de la labor cultural que se atribuye un grupo de artistas comprometidos en el momento de firmar manifiestos contra Israel.

Desigualdad: diferencias en ingresos y patrimonio que deben ser eliminadas. No se aplica a los miembros de La Cultura, los cuales deben recibir generosas subvenciones.
Diversidad: diferencias raciales, sexuales o culturales que deben ser exaltadas. No se aplica a las diferencias ideológicas.

Empleo juvenil: prioridad política absoluta, para lo cual es imprescindible aumentar los subsidios. Tras 35 años de Gobiernos progresistas y decenas de miles de millones de euros en subsidios, la tasa de paro juvenil en Andalucía es del 62%.
Fascista: toda persona que no reconozca la superioridad moral de la izquierda.

Genocidio: muerte de civiles, independientemente del número, cuando es obra de una potencia ideológicamente contraria. No confundir con la muerte, por ejemplo, de más de 1,5 millones de camboyanos durante el régimen de los Jemeres Rojos durante los años 70.
Lucha: lobby de un grupo organizado sobre el Estado a través de manifestaciones en la calle para reclamar más fondos públicos. Otorga impunidad para destruir mobiliario urbano y agredir a policías.

Mayoría social: minoría que busca imponer sus tesis en función de la superioridad moral que se atribuye a sí misma.
Minoría: grupo de personas progresistas que debe suplantar a la mayoría cuando ésta ha votado a la derecha.

Neoliberal: radical empeñado en recordar el coste de las cosas y la necesidad de generar riqueza antes de repartirla.
Nosotros los demócratas: expresión favorita de quienes aspiran a imponer la dictadura del proletariado.

Persona comprometida: radical de izquierdas. No confundir con un radical de derechas, conocido como ultra.
Pueblo: amplio grupo de personas en nombre del cual se actúa. Incomprensiblemente, cuando se expresa en las urnas puede dar mayorías absolutas a la derecha.

Racismo: actitud discriminadora de las personas de derechas cuando critican a gente de distinto color. Sin embargo, cuando una líder social como Pilar Manjón increpa al presidente de los EEUU llamándolo "negro" demuestra una valiente indignación ante la genocida política exterior norteamericana.
Ricos: los demás. Usado, por ejemplo, en la expresión "hay que subir los impuestos a los ricos".

Soberanía: independencia nacional que se reduce al pedir dinero prestado para gastar lo que no se tiene y que se exalta para evitar tener que devolver lo prestado.
Socialismo: ideología según la cual los pobres dejarán de ser pobres cuando los ricos dejen de ser ricos.
Solidaridad: exigencia para que se ocupen otros (es decir, el Estado) de resolver un problema que uno mismo no quiere contribuir a resolver personalmente.

Su PIB cae un 6,8% entre abril y junio
El keynesianismo de Japón cosecha un desastre tras otro desde 1990
Los estímulos monetarios y fiscales del Abenomics se traducen en estancamiento, empobrecimiento y una creciente deuda pública.
Libertad Digital 14 Agosto 2014

Veinticinco años de estancamiento económico y Japón insiste, una y otra vez, en los mismos errores. A saber, que una crisis de deuda y malas inversiones no se solventa con más deuda y peores inversiones. La economía nipona sufrió una enorme burbuja crediticia durante los años 80, pero cuando estalló su gobierno optó por la vía keynesiana para tratar de impulsar la recuperación, disparando el gasto público y optando por la devaluación monetaria en lugar de corregir sus graves desequilibrios estructurales.

Como resultado, los japoneses soportan hoy la mayor deuda pública del mundo y su PIB se ha mantenido intacto. Sin embargo, pese al fracaso cosechado, los distintos gobiernos han optado por huir hacia adelante en lugar de cambiar el rumbo.

La llegada al poder de Shinzo Abe como primer ministro reavivó la ilusión de muchos en la recuperación de Japón, pese a que el recetario que proponía era idéntico al aplicado hasta el momento, solo que mucho más agresivo, para alegría de keynesianos y moneteristas de medio mundo.

Su nuevo plan de reactivación, conocido como Abenomics, consistió en tres grandes ejes: una agresiva política monetaria, una política presupuestaria muy expansiva (aumento del gasto público) y reformas estructurales. La tercera pata, ideada para flexibilizar su economía, sigue pendiente de aplicación, a diferencia de las dos primeras.

Tras algo más de un año de aplicación, sus resultados son, simplemente, paupérrimos. La base monetaria casi se ha duplicado durante este período mediante la compra masiva de activos financieros y deuda pública por parte del Banco de Japón (BoJ) con el objetivo de reactivar el crédito y crear inflación, el yen se ha devaluado cerca de un 20% para impulsar las exportaciones y la inversión pública se ha disparado hasta niveles récord, generando más déficit y deuda.

Pero Japón sigue estancada. Su PIB no ha crecido nada desde mediados de 2013 y ahora acaba de entrar nuevamente en terreno negativo; el crédito no fluye hacia la economía real y, aunque es cierto que la inflación ha subido por primera vez en 15 años, el ascenso de precios no se debe a una incipiente y sólida recuperación sino a un muy perjudicial y contraproducente encarecimiento de las importaciones; la devaluación del yen ha incrementado las ventas niponas al exterior, pero a costa de disparar la factura de las compras extranjeras, con el consiguiente alza de alimentos, materias primas y costes productivos, provocando un preocupante déficit exterior.

Su economía acaba de registrar la mayor contracción desde el terremoto de 2011. Su PIB se ha hundido un 6,8% anualizado en el segundo trimestre debido, sobre todo, a la caída del consumo (-5% frente al primer trimestre), el retroceso de la inversión -privada y pública- y el nuevo descenso de las exportaciones.

La bajada de la demanda interna se explica, en parte, por la subida del IVA, que pasó del 5 al 8% el pasado 1 de abril. El precedente a esta subida impositiva aconteció en 1997, pero entonces tanto el PIB como el consumo descendieron muchos menos que en la actualidad.

Por otro lado, la devaluación del yen se ha traducido en un fuerte encarecimiento de las importaciones y, por tanto, en una subida de precios que, con los salarios estancados, está mermando la capacidad adquisitiva de los japoneses (empobrecimiento). Como consecuencia, el denominado Índice de Miseria, que combina tasa de paro (3,6%) e inflación (3,4%), se ha situado en el nivel más alto desde 1981, con un inédito 7%.

Por su parte, la deuda pública de Japón, las más grande del mundo, sigue en ascenso, por encima del 200% del PIB, tras 25 años de estímulos fiscales y monetarios. Su sostenibilidad depende, casi exclusivamente, de la capacidad de su economía para seguir generando abultados superávit por cuenta corriente y, por tanto, un elevado volumen de ahorro capaz de financiar el gran coste de su deuda pública.

Pero si el déficit exterior persiste, eso significa que Japón tendrá que pedir crédito a los inversores extranjeros, lo cual supondrá una presión añadida sobre su deuda -la inmensa mayoría está hoy en manos nacionales-. El débil crecimiento económico y el surgimiento de déficit por cuenta corriente harán que, tarde o temprano, el mercado comience a preocuparse sobre la sostenibilidad fiscal de Japón.

El renovado keynesianismo nipón fracasó en el pasado y sigue fracasando hoy bajo el título de Abenomics. Y, aún así, numerosas economistas insisten en que la única solución es intensificar, más si cabe, esta particular senda suicida.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Nacionalistas catalanes a palos entre ellos
Pablo Sebastián www.republica.com 14 Agosto 2014

Se suele decir que los niños y los locos siempre dicen la verdad. Y algo de infantil y de locura tiene el diputado de ERC Joan Tardá que ha dicho una verdad tan grande como el templo de La Sagrada Familia de Barcelona cuando afirmó en su cuenta de Twitter que el Gobierno de la Generalitat que preside Artur Mas se está suicidando. Lo único que se le puede reprochar a Tardá en su comentario es que llega tarde porque ese suicidio político se vio venir desde que puso en marcha un proceso independentista que él sabe que es ilegal y que no se va a celebrar.

Sin embargo Mas quiere morir con las botas puestas, mientras el patio del nacionalismo catalán anda agitado y confundido por la gran estafa de los Pujol, los padres de la patria catalana que van camino de los juzgados y a punto de desvelar el alcance de su inmensa fortuna que caerá sobre el pueblo catalán con un torrente de agua helada, por cuanto desmonta la entelequia del ‘España nos roba’ para convertirla en la realidad de ‘los Pujol nos roban desde la Generalitat’.

El último lío se ha formado porque la vicepresidenta ‘unionista’ de la Generalitat Joana Ortega ha dicho que la consulta del 9 de noviembre se debe aplazar si el Constitucional veta la ley de las consultas catalanas, lo que va a ocurrir de manera irremediable. Pero Mas ha querido desautorizar a su número dos diciendo que la consulta es imparable y que no hay otra alternativa, lo que no deja de ser la enésima mentira de Mas porque la consulta, por las buenas o por las malas, no se va a celebrar.

Entonces y así las cosas ¿qué va a pasar? Pues muy sencillo que los catalanes van a pagar un alto precio político y económico -con desafección de compras e inversiones en Cataluña- en este otoño de calentamiento de la consulta imposible para que luego no pase nada y todo acabe en una gran decepción. O para que, si alguien busca el enfrentamiento desde la ilegalidad, la crisis total de Cataluña acabe rematadamente mal para todos y especialmente para los nacionalistas catalanes. Y sobre todo para CiU que ya ha perdido el liderazgo entre los partidos catalanes en el beneficio de ERC.

Y eso es lo que está diciendo Tarda, que Mas y su partido viajan hacia el suicidio político y pendientes de que se levante el velo de la gran fortuna de los Pujol y de las responsabilidades de los que fueron sus anteriores gobiernos, en los que estaba Artur Mas y nada menos que como consejero de la Hacienda a la que defraudó Pujol. Lo que le implica políticamente en el escándalo y veremos si también penalmente porque la punta del hilo de la confesión de Jordi Pujol puede llegar hasta los propios gobiernos de Mas, los del famoso 3 % de comisión de corrupciones que denunció en su día Pascual Maragall y que ya se asoman en el sumario del Palau.

Dice Mas que no hay plan b, c, o d, sino plan a para votar el 9 de noviembre lo que es falso, ilegal e imposible. Además por lo que se ve ya ha empezado a renunciar a las ‘elecciones plebiscitarias’ de las que habló como alternativa a la consulta, entre otras cosas porque ERC no quiere listas conjuntas que beneficiarían a CiU sino que cada partido acuda con sus propias siglas lo que le daría a Oriol Junqueras la presidencia de la Generalitat y provocaría un gran desencanto en el ámbito liberal y conservador nacionalista catalán que culparía a Mas de semejante desastre electoral.

Tardá, pues, tiene razón cuando dice que la Generalitat avanza hacia el suicidio con Mas a la cabeza de esa manifestación. Pero por ahora el presidente catalán no quiere recular, ignorando que sus errores y empecinamiento dañan a su partido y al conjunto del pueblo catalán.

La vergüenza de Cataluña
Javier Caraballo El Confidencial 14 Agosto 2014

El titular que nadie ha colocado en Cataluña, lo han puesto fuera. Como un zarpazo de realidad. “La vergüenza de Cataluña, una mancha en España”, así es como han titulado en el ‘Financial Times’ un reportaje sobre el escándalo de las cuentas de Jordi Pujol en el extranjero. La contundencia del titular del periódico británico es más significativa sobre todo ahora que, como si nada hubiera pasado, en la agenda política catalana va desapareciendo la vergonzosa confesión de Pujol sobre su actividad delictiva, sostenida durante 30 años.

Nada, candela de papeles, un problema familiar, como ha querido hacer ver Artur Mas. Un “desajuste de bolsillo”, como acuñó de forma gloriosa su desfalco un corrupto que ahora no recuerdo. Digestión apresurada, en fin, del despropósito mayor confesado por un dirigente político para que todos los planes de actuación de la Generalitat vuelvan al sendero del monotema independentista, la única realidad oficial que existe en Cataluña. Los planes a, b, c y d, como sostiene la vicepresidenta del Govern, Joana Ortega, se resumen en uno solo, el desafío de la consulta. “Y si no es el 9 de noviembre, habrá otro 9 de noviembre”, dice la mujer y el debate vuelve otra vez al cansino recuento de fechas, desafíos, amenazas, agravios.

La democracia no se mancha, sostienen sutilmente, por los posibles delitos de Pujol y de su familia; no se deteriora por el fraude monumental de quien ha sido referencia histórica del catalanismo moderno, sino por la negativa a un referéndum que, de la forma que se quiere plantear, siempre será ilegal, inconstitucional. De la misma forma que la deriva independentista ha servido durante todos estos años para tapar la gestión desastrosa de la Generalitat, ahora sirve para tapar el escándalo de Pujol. Y como ha sucedido hasta ahora, el pensamiento exculpatorio se echa a rodar desde la Generalitat y poco a poco va recorriendo y tiñendo todos los demás ámbitos de la sociedad catalana.

Vargas Llosa podrá promover cuantos manifiestos quiera en España, pero lo que no conseguirá nunca es que un pronunciamiento así, como el de Libres e Iguales, nazca en Cataluña y lo secunden los representantes más destacados de la vida catalana, artistas, periodistas, catedráticos o empresarios. Ni siquiera el escándalo de Pujol ha servido de revulsivo, de catarsis, para que rompan el silencio cobarde quienes expresan en privado su oposición a los planes de independencia y callan siempre en cuanto les enfoca una cámara.

“El nacionalismo antepone la identidad a la ciudadanía, los derechos míticos de un territorio a los derechos fundamentales de las personas, el egoísmo a la solidaridad…” Podrá Vargas Llosa, y todos los demás, llenar de sentido común las cuartillas de un manifiesto, pero el fracaso va implícito desde el instante primero en el que se constata de inexistencia de abajofirmantes en Cataluña. Como en el caso del Financial Times, los titulares se ponen fuera de Cataluña.

Ocurre, además, que si alguna consecuencia ha tenido el escándalo de Pujol en la agenda política catalana es que muchos han visto ese fraude como un punto de inflexión para que el Gobierno de Rajoy y el de Artur Mas se sienten a negociar sobre las compensaciones que debe realizar el Estado en Cataluña para calmar las ansias independentistas. Ya se ha dicho aquí que la llamada ‘Tercera Vía’ catalana, y la negociación iniciada no es más que eso, supondría un cierre en falso de la crisis, además de una derrota colectiva porque vuelve a insistir en la misma estrategia fracasada de la Transición: calmar los desafectos con inversiones cuantiosas y privilegios que se niegan a otros pueblos, a otras regiones de España.

Veintitrés exigencias ha planteado Artur Mas en la Moncloa y poco tardó el Gobierno de Rajoy en filtrar que el presidente ha pedido a sus ministros que le den prioridad a esa agenda para que muchas de las inversiones que se solicitan se puedan incluir en los próximos presupuestos. Más infraestructuras para obras públicas en Cataluña, desde la lanzadera ferroviaria entre Barcelona y la Terminal 1 del aeropuerto Barcelona-El Prat, hasta la construcción de un cuarto cinturón o el incremento de la aportación del Estado en la financiación del transporte público del área metropolitana de Barcelona. Uno a uno, la negociación de esos veintitrés puntos que ha iniciado el Gobierno de Rajoy suponen una ofensa colectiva en España. Porque se podrá negociar lo que se quiera, y la Generalitat incluso tendrá razón en muchas de sus reivindicaciones, pero en este momento y con el propósito que se impulsan esos encuentros es un agravio insoportable. Intolerable, además de ineficaz.

‘La vergüenza de Cataluña, la mancha de España’, titulaba el diario conservador británico. Y en su reflexión concluía con el único horizonte al que nos abocamos con las estrategias actuales. El Gobierno, mediante el correspondiente recurso al Tribunal Constitucional, puede frenar la convocatoria de un referéndum, pero lo que no podrá impedir es la disolución anticipada del Parlament y unas elecciones autonómicas en las que la fuerza mayoritaria sólo tendrá un propósito: “Una declaración unilateral de independencia” que conduciría a España a una crisis “sin precedentes” desde finales de 1970. Todo lo que no sea mirar de frente ese horizonte será caminar de espaldas al abismo.
Recortes de Prensa   Página Inicial