AGLI Recortes de Prensa   Lunes 25  Agostoo  2014

Merkel, feliz con Rajoy: 140.000 millones para sus bancos
R. Centeno / S. C. Müller El Confidencial 25 Agosto 2014

El Camino de Santiago es uno de los destinos favoritos de los alemanes. El hecho de que Ángela Merkel se haya encontrado en él con Mariano Rajoy es muy simbólico y las sonrisas en la foto son verdaderas. Porque Merkel está encantada de que su Rajoy haya hecho en los dos años desde su última visita casi todo lo que ella quería: más impuestos, más austeridad y ninguna duda sobre el euro y Europa, incluido el seguimiento ciego en el apoyo a los golpistas de Kiev y en contra de los intereses de España. Mientras, Rajoy conseguirá seguro que ella le pague su fidelidad con dos poltronas de lujo en Bruselas para Luis de Guindos y Miguel Arias Cañete.

Pero la foto con los dos líderes sonriendo no cuadra para nada con la realidad de los dos países y la situación en Europa. España sigue teniendo problemas graves mucho más profundos de lo que reflejan las cifras oficiales. En la última visita de 'Mami' –como se le conoce a Merkel en Alemania– a España, el 6 de septiembre de 2012, también reían los dos ante las cámaras. Rajoy, con mucho nerviosismo, pero ella con mucha naturalidad, sabiendo que con el rescate bancario de 100.000 millones de euros rescataría indirectamente a sus propias entidades financieras metidas en 2007 con 140.000 millones de euros, según el Banco Internacional de Pagos. Ningún país dependía más del sector financiero español que Alemania.

Un rescate que ha empeorado la situación de muchos
España está mucho peor que en 2012. La deuda pública total, los pasivos en circulación, lo que debe el sector público español y lo que las futuras generaciones de españoles tendrán que devolver han aumentado 430.000 millones de euros, hasta llegar a los 1,43 billones: una salvajada imposible de devolver. Y todo para mantener un Estado inviable y corrupto, donde casi dos millones de enchufados nombrados a dedo, parientes y amigos de la casta política vampirizan a toda la nación. En el empleo se han destruido más de seis millones de horas de trabajo y da igual que nos digan que el número de empleados es el mismo, porque los empleos creados son empleos indecentes y los destruidos, decentes.

En la última visita de 'Mami' también reían los dos ante las cámaras. Rajoy, nervioso, pero ella con naturalidad, consciente de que con el rescate bancario español salvaría indirectamente a sus entidades financieras: ningún país dependía más del sector financiero español que Alemania

Un 30% de los niños españoles viven hoy por debajo del umbral de la pobreza. Las diferencias de renta y riqueza son las mayores de Europa, y multiplican por 4 las existentes hasta 1975. La renta disponible de las familias se está desmoronando y los impuestos no paran de subir hasta convertir nuestro sistema fiscal en el más arbitrario y confiscatorio del mundo desarrollado (las comunidades autónomas y ayuntamientos han inventado decenas de nuevos impuestos y tasas para mantener la corrupción y el nepotismo). El precio de los servicios esenciales es el más elevado de Europa. Sólo la prima de riesgo se ha reducido (debido al disparatado compromiso del BCE de no dejar caer a ningún país, por muy despilfarrador y corrupto que sea). No significa mejora económica alguna; es, simple y llanamente, más droga para los drogadictos.

Las cajas españolas, al quebrar técnicamente pero no legalmente, han permitido que fueran los políticos y no los jueces quienes decidieran cómo se liquidaba la entidad conforme a Ley. Han engañado y estafado a los pequeños ahorradores y han puesto en la calle, sin contemplaciones, a decenas de miles de empleados, muchos más que en el resto del mundo. En cualquier otro país los bancos alemanes habrían perdido casi todo. Los islandeses no devolvieron un euro a los bancos ingleses en la misma situación, y los culpables están en la cárcel. Aquí andan por la calle sin ningún cargo contra ellos: Rodrigo Rato, MAFO, Miguel Blesa, Narcís Serra, el miserable Hernández Moltó que insultaba a un Mariano Rubio caído, cien veces más honrado que él, etc.

La política del tándem Merkel-Rajoy ha llevado a que hoy en día España sea el país de Europa con mayor presión fiscal sobre la clase media y trabajadora de toda la OCDE, pero como el gasto público improductivo sigue fuera de control (sólo el Presupuesto del Estado tenía un agujero de más de 26.190 millones en junio), sumen los agujeros crecientes de comunidades autónomas, ayuntamientos y Seguridad Social y a fin de año el desfase entre ingresos y gastos superará de nuevo los 80.000 millones de euros.
Merkel y Rajoy, ayer, a su llegada a Santiago. (Efe)Merkel y Rajoy, ayer, a su llegada a Santiago. (Efe)

Alemania debería interesarse más por Europa y no solamente por cobrar sus facturas
En septiembre de 2012 Alemania tenía un serio problema de imagen en España. Muchos españoles sabían que Merkel estaba aprovechando indirectamente la situación. Surgía de repente un antigermanismo en algunas partes de la sociedad. Con mucha inteligencia Merkel ha revertido la situación en estos últimos dos años, dando constantemente señales positivas de Alemania, donde parece que hay un milagro económico, lo que está muy lejos de la realidad. También se han establecidos muchas alianzas en el mundo de la formación y el trabajo para dar salida a los muchos jóvenes españoles en paro.

Lo que la sociedad española ve es una Alemania con empleo récord y su propio país con un paro entre los jóvenes tan brutal y sin esperanza alguna de mejora que muchos españoles tienen que emigrar si no quieren vivir con sus padres. Y sobre todo viendo la corrupción personal e institucional, la mayor de nuestra historia, que en los últimos dos años no sólo no va a menos sino que aumenta, con una Administración y una enseñanza pública destruidas por los socialistas desde 1984 (Ley 30/84), Merkel para muchos parece una persona honrada y la sociedad alemana, mucho más civilizada que la propia.

Cada vez más desigualdad
Mientras los españoles ven que en su país cada vez hay más desigualdad y pobreza, miran hacia Alemania como un país rico y muy bien organizado. Muchos ya van fuera para estudiar, porque ni creen en las universidades españolas ni estas les ofrecen ya una formación y una salida dignas. Esto es la triste balanza de estos dos años desde que Merkel ha venido a España.

Empresas como ACS, Santander, BBVA y Telefónica han ido creciendo mientras se hundía el país, lo que da una imagen falsa de una economía española que es moderna, que invierte y expande. Pero esto es el 5 por ciento del PIB español, que tiene a la oligarquía política y al Gobierno a sus órdenes, y el resto son pymes que sufren de falta de financiación, de liquidez, de pagos retrasados y de impuestos en alza. No hay un cambio de rumbo a la vista.
Las cajas españolas han estafado a los pequeños ahorradores y han puesto en la calle a decenas de miles de empleados. En cualquier otro país los bancos alemanes habrían perdido casi todo, pero mientras que en Islandia los culpables de la crisis están en la cárcel, aquí Rodrigo Rato, MAFO, Miguel Blesa, Narcís Serra y Hernández Moltó pasean por la calle tan campantes

Las grandes empresas tienen los impuestos más bajos de Europa y actúan de forma monopólica sin control alguno. Un ejemplo entre mil. Entre Marbella y Madrid, yendo por la autopista de peaje, todas las estaciones de servicio durante 300 kilómetros son de Repsol, un escándalo inimaginable en otro país. No sólo se quedaron por cuatro euros con las gasolineras de los pequeños empresarios en los 90, ahora el Gobierno les adjudica todas las nuevas a ellos: es la mayor corrupción institucional del mundo desarrollado. Las leyes las redacta la oligarquía empresarial y financiera, y la oligarquía política está a sus órdenes. La electricidad y el gas han bajado en Europa estos dos años, mientras que en España han subido brutalmente. ¿Para qué sirven la Fiscalía Anticorrupción, el Servicio de Defensa de la Competencia o la Comisión Nacional de la Energía?

Merkel for President
Hay una creciente corriente de opinión entre algunos españoles, los cuales estarían encantados que el partido de Merkel (el CDU) o uno similar se presentara a las elecciones españolas como partido español con su ideario liberal-conservador, un segmento enorme del electorado español al que Rajoy ha traicionado, ha expoliado y le considera rehén de sus caprichos porque carece de alternativa de voto. Sería algo fantástico que el electorado español pudiera elegir a profesionales honestos y capaces que implantaran la separación de poderes, un modelo de Estado viable; acabaran con la corrupción y con el nepotismo. Por el momento quien pierde en este Camino de Santiago no son los alemanes, sino otra vez los españoles.

*Stefanie Claudia Müller es corresponsal de la revista alemana Wirtschaftswoche. Pinche aquí para ver el reportaje original en alemán sobre la visita de Merkel a España.
http://www.wiwo.de/politik/europa/schuldenkrise-spanien-steuert-in-eine-zwei-klassengesellschaft/10372940.html

PSOE
Sánchez = Gónzalez + Zapatero
Juan Ramón Rallo Libertad Digital 25 Agosto 2014

España tiene un problema de oferta, no de demanda. Nuestra crisis no viene de que gastemos poco, sino de que producimos mal. Y producimos mal no por haber gastado poco, sino porque durante años nos emborrachamos en una orgía de gasto financiada por el hiperendeudamiento. La prueba más evidente de que no estamos ante un problema de demanda sino de oferta es que, tan pronto como ha vuelto a aumentar el gasto interno, las importaciones se han disparado: como no producimos en casa lo que necesitamos, hemos de traerlo de fuera.

Así las cosas, la solución a nuestras dificultades no pasa por regresar a la economía del pelotazo y de la burbuja, sino por cambiar nuestro modelo productivo: menos ladrillo y menos bancos a cambio de más servicios profesionales, más industria, más manufacturas, más tecnología de la información, más turismo o incluso más agricultura. Dejar de gastar lo que no producimos y pasar a producir lo que queremos gastar.

Claro que las políticas de oferta suelen requerir de una actitud más pasiva del Gobierno: sabiendo como ya sabemos que el modelo productivo no lo crean los políticos sino que lo descubren los empresarios en un entorno de libre competencia, la actitud de un Ejecutivo que aplicara políticas de oferta debería limitarse a liberalizar la economía y a estabilizar las finanzas públicas bajando impuestos. Demasiado para el cuerpo de quienes aspiran a regresar a la España del burbujón a golpe de talonario. De ahí que el nuevo PSOE de Pedro Sánchez no haya podido contenerse a la hora de proponer, dentro de un decálogo de supuestos remedios para la crisis, dos medidas novedosas y de probada eficacia: depreciar el euro y un plan de estímulo europeo para los países del Sur.

Ideas frescas consistentes en rescatar los planes de choque anticrisis de Felipe González (depreciar la peseta) y de José Luis Rodríguez Zapatero (Plan E). Es decir, tratar de sostener el agrietado modelo productivo del burbujón mediante el estímulo pauperizador del gasto: abaratar indiscriminadamente producción, activos y mano de obra interna para que algún extranjero tenga a bien comprar (depreciación), o sustituir la extinta demanda burbujística privada por una incipiente demanda burbujística pública (plan de estímulo). Dopar la demanda para intentar conservar la misma oferta deficiente.

Depreciar la moneda es un error, ya que hace pagar a justos por pecadores. Todos los precios de venta al exterior se ajustan a la baja en la misma medida; todos los precios de compra desde el exterior se ajustan al alza en la misma medida. Las empresas competitivas con excelentes modelos de negocio pueden entrar en pérdidas y las empresas no competitivas con pésimos modelos de negocio pueden volverse rentables: revigorizar el ladrillo (no importa sus factores productivos) a costa de empobrecer a las Apple Stores (sí importan sus mercancías). Tres cuartos de lo mismo sucede con los salarios: la depreciación rebaja las remuneraciones a los trabajadores ocupados para intentar (con escaso éxito) que los parados encuentren empleo sin tener que minorar sus salarios nominales. La medida, como decíamos, ya la puso en práctica Felipe González a lo largo de los 80 y comienzos de los 90: desde 1982 la peseta se depreció un 50% frente al marco y su éxito fue tan atronador que el paro no bajó ni un solo año del 16% (y durante la mitad del felipato estuvo por encima del 20%). Tampoco cosechamos ni un solo superávit exterior desde 1987: señal de la portentosa competitividad que logró nuestra economía merced a las sucesivas rondas de depreciaciones.

Aprobar planes de estímulo es otro error, pues equivale a rescatar a los sectores económicos que destruyen valor a costa de los que lo crean. Endeudar y subir los impuestos a Inditex para salvar a las constructoras a través de obra pública. La medida ya la puso en marcha Zapatero en 2009, con los magníficos resultados por todos conocidos: el paro aumentó en 1,5 millones de personas en apenas un año y el déficit público se disparó por encima del 11% del PIB, por lo que se vio forzado a aprobar, apenas doce meses después, el famoso tijeretazo.

Sí, sé que me pondrán como ejemplo de plan de estímulo exitoso las experiencias de EEUU y el Reino Unido, pero tengan presente un detalle a propósito de sus modelos productivos: en 2007 la construcción pesaba el 5,5% del PIB en EEUU, el 7% en el Reino Unido y el 12,5% en España. Desde entonces, la construcción en EEUU ha caído al 4,5%, en el Reino Unido al 6% y en España al 7%. ¿Entienden quién necesita un cambio de modelo productivo? ¿Quién necesita reemplazar intensamente sectores enteros de sus economías? Sólo si nuestro objetivo fuera que la construcción regresara al 12,5% del PIB tendría sentido tirar de la demanda sin cambiar el modelo productivo.

Justo ésa ha sido la pauperizadora estrategia que ha seguido Japón desde el colapso de su economía a principios de los 90: los distintos gobiernos nipones recurrieron a intensos y recurrentes déficits públicos que elevaron la deuda pública desde el 70 al 240% del PIB, con el maravilloso resultado de que su renta per cápita apenas ha crecido de media un 0,6% al año (en EEUU, a más del doble de velocidad) y sus salarios reales han caído más de un 10% (sí, Japón tiene pleno empleo a costa de dos décadas de deflación salarial).

España no necesita perseverar con las políticas de demanda sino dar una oportunidad a las políticas de oferta: menos impuestos, menos gasto público y más libertad económica. Pedro Sánchez sólo nos propone resucitar a Felipe González y a José Luis Rodríguez Zapatero para rescatar un modelo productivo mortecino socializando sus pérdidas entre todos los españoles. Éxito asegurado.

La lacra del nacionalismo trabucaire
EDITORIAL Libertad Digital 25 Agosto 2014

Jaume Gelada, concejal del PP en la localidad barcelonesa de Cardedeu, ha tenido que soportar que una yunta de nacionalistas lo fusilara en fechas recientes por espacio de quince minutos en su propio domicilio. "En Cataluña nos están haciendo estas cosas", ha declarado la víctima de ese infame acto de acoso político. "La política de cesiones nos ha traído a esto": a que una colla denominada Trabucaire (sic) y conformada por miembros de organizaciones con amplio historial liberticida como ERC, Òmnium Cultural o las probatasunas CUP se plante ante el domicilio de un representante de la ciudadanía y simule su ejecución.

Este domingo, Juan Carlos Girauta comentaba los demenciales hechos en su cuenta de Twitter de esta manera: "Los fusilamientos simbólicos preceden a los reales". Y enseguida una marabunta nacionalista de la peor especie ha emprendido un auténtico linchamiento virtual contra el europarlamentario catalán. Lejos de amilanarse, Girauta ha seguido retratando a la cáfila secesionista que pretendía ultrajarlo y denunciando a quienes los vienen cebando: "No olvidemos quién ha amasado el odio de los que están deseando deportarnos o fusilarnos. Su Cataluña sería un infierno". Finalmente, y tras agradecer las numerosas muestras de solidaridad que ha recibido, ha afirmado: "Quede claro a los nacionalistas que no les vamos a tolerar más intimidaciones. ¡Libertad!".

Sin lugar a dudas, el nacionalismo trabucaire que acosa a representantes de la ciudadanía como Gelada y Girauta es una auténtica lacra que está causando estragos en la sociedad catalana, a la que más parece odiar que amar, en vista de cómo la maltrata. Es una lacra que hay que combatir con decisión y contundencia, para que no siga medrando con esa impunidad que excita su matonismo y la hace especialmente repugnante.

Dicho combate compete a la ciudadanía, que debe implicarse activamente en el aislamiento social de los liberticidas, y, por supuesto, a las autoridades, que tienen el impostergable deber de velar por la libertad y la seguridad de los propios ciudadanos y sus representantes políticos. Deben hacerlo caiga quien caga; incluso o sobre todo si quienes caen son otras autoridades que permiten o jalean los atentados contra la convivencia.

España, estado de corrupción: lo que va de Pujol a Podemos
S. McCoy El Confidencial 25 Agosto 2014

Nada ha cambiado. Casi cinco años después de haber escrito "España, estado de corrupción" en esta misma columna, los principales titulares de la prensa española continúan trufados de escándalos, de latrocinios cometidos por politicastros de uno u otro signo que ahora ven la luz. Los ERE, Matas, Pujol… No hay día en que no nos desayunemos con una nueva mala a sumar a todas las anteriores. Tal es su proliferación que correríamos el riesgo de curarnos de espanto, algo que sería nuestro fin definitivo como sociedad. Menos mal que cada vez la calle habla más alto y, sobre todo, más claro a través del mejor instrumento a su alcance, el voto. Mientras este sea el panorama predominante en la política nacional, que se olviden las grandes formaciones de recuperar su hegemonía. Lo llevan claro.

Dicho esto, el nuestro sigue siendo un país sorprendente capaz de centrar el foco en los instructores (caso de la juez Alaya) y no en los imputados o condenados o, mejor aún, en aquellos que inevitablemente habían de conocer sus actividades y siguen en los despachos; de tolerar que el defraudador confeso, como el expresident de la Generalitat, sea a día de hoy demandante que no demandado, el mundo al revés; que una consejera autonómica denuncie presiones para adjudicar casi 700 millones de euros de un hospital a una constructora y nadie hable de esta compañía, ni se pregunte si es así como ha llegado a donde está, forrando a sus accionistas. Es tal la proliferación de noticias que escasea la reflexión y faltan las preguntas esenciales. Prima la forma sobre el fondo. Así nos va.

De hecho, seguimos anestesiados, incapaces de discriminar cuándo nos la quieren meter doblada.
Es verdad. Reaccionamos con indignación ante los hechos consumados, si bien nos sigue interesando más el continente –quién– que el contenido –cuánto–, por más que el dinero defraudado haya salido de nuestros bolsillos en forma de unos impuestos cuya justificación queda tocada por este tipo de prácticas. No es difícil oír en la calle "para que se lo lleven crudo estos, me lo quedo yo". Algo que va más allá de un enunciado, pues supone la quiebra del pilar esencial que legitima cualquier democracia: la confianza del representado en su representante. Un proceso peligroso pues, a igualdad de inmorales, mejor quedarse con el que no lo esconde. O con el que, al menos, ofrece esperanza por vana que esta sea.Hay otro tipo de corrupción más sibilina que seguimos tolerando alegremente: la intelectual, la que persigue distorsionar la realidad en beneficio propio, a veces de una manera tan chusca que da casi risa

Lo que nos lleva necesariamente a ese otro tipo de corrupción más sibilina que también apuntábamos en 2009 al referirnos entonces a Zapatero y Rajoy y que seguimos tolerando alegremente: la intelectual, la que persigue distorsionar la realidad en beneficio propio, a veces de una manera tan chusca que da casi risa, o simplemente prometer lo imposible. De ambas manifestaciones tenemos experiencia extensa en estos años de profesionalización de la política española. Basta mirar en qué se quedan los programas electorales una vez concluidos los comicios para los que se elaboran, papel mojado convertido, en el mejor de los casos, en arma arrojadiza. Es lo que tiene votar partido y no persona a la que exigir cuentas.

Desgraciadamente, a este vicio no son ajenas las nuevas formaciones que han ido apareciendo y han capitalizado en forma de votos buena parte del descontento social. Si bien en su génesis se podía justificar, debido a su modelo de construcción de ideario, la agregación aleatoria de una serie de iniciativas en la mayoría de los ámbitos, sencillamente, inviables, dicha bula desaparece cuando sus dirigentes renuncian al necesario filtro a la hora de presentarlas como propuesta al conjunto de la sociedad. Una dejación que los iguala con los actuales gobernantes de uno y otro signo en el "cualquier cosa vale para conseguir una papeleta". Con un agravante adicional, ellos sí juegan con la esperanza de muchos.

Desde estas mismas líneas hemos propugnado recurrentemente la reacción ciudadana a través de las urnas como única vía para revertir la peligrosa dinámica en la que ha entrado nuestra democracia y que lleva inexorablemente al desapego ciudadano y a la creación de paraestados legales o ilegales como en Italia. Los constantes casos de corrupción convierten ese llamamiento aún más perentorio. De hecho, los ciudadanos ya están reaccionando, como ha quedado probado en las últimas elecciones europeas. Para que el cambio logre los objetivos que todos perseguimos, cada uno con su anhelo particular, la honestidad del elegido es imprescindible. En sus actos y en sus ideas. Si ninguno está libre de pecado, ni el aparentemente puro, apaga y vámonos.

Buena semana a todos.

Oriente Medio
El Estado Islámico es a EEUU lo que Hamás a Israel
Alan M. Dershowitz Libertad Digital 25 Agosto 2014

El presidente Barack Obama ha condenado en los términos más enérgicos, como debe ser, la decapitación del norteamericano James Foley por el Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) Ha dicho lo siguiente:

Debe realizarse un esfuerzo común para extirpar este cáncer a fin de que no se extienda. Debe haber un claro rechazo a este tipo de ideologías nihilistas. Algo en lo que todos podemos estar de acuerdo es en que un grupo así [el EIIL] no tiene cabida en el siglo XXI. Amigos y aliados de todo el mundo: compartimos un bien común, un conjunto de valores opuestos a lo que vimos ayer. Seguiremos enfrentándonos a este odioso terrorismo y lo sustituiremos por un sentimiento de esperanza y estabilidad.

El presidente Obama, al mismo tiempo que ha llamado a una guerra abierta contra el cáncer del EIIL, ha considerado que Hamás tiene una enfermedad que se puede curar con facilidad, y ha instado a Israel a aceptar a este grupo terrorista (cuya carta fundacional llama a destruir a Israel) como parte de un Gobierno palestino de unidad. No puedo imaginármelo instando a Irak o a cualquier otro país árabe a aceptar al EIIL como parte de un Gobierno de unidad.

El expresidente Jimmy Carter y el obispo Desmond Tutu han ido aún más lejos, instando a la comunidad internacional a reconocer la legitimidad de Hamás como partido político y a reconocerlo diplomáticamente. Resulta difícil imaginarlos exigiendo que se le conceda esa misma legitimidad al Estado Islámico.

¿Por qué, entonces, ese doble rasero respecto al EIIL y a Hamás? ¿Es porque el Estado Islámico es menos salvaje y violento que el movimiento islamista palestino? Resulta difícil sostener eso. Hamás ha matado, probablemente, a más civiles (mediante sus terroristas suicidas, sus asesinatos de miembros de la Autoridad Palestina, sus ataques con cohetes y sus túneles del terror) que el EIIL. De no ser por el sistema Cúpula de Hierro y por las Fuerzas de Defensa de Israel, Hamás habría asesinado todavía a más civiles inocentes. De hecho, sus estatutos instan al asesinato de judíos en todo el mundo, independientemente de donde vivan o de la "roca" tras la que se oculten. Si el grupo terrorista palestino se saliera con la suya, mataría al menos a tantas personas como el Estado Islámico.

¿Es por la forma en la que mata el EIIL? La decapitación, por supuesto, es una forma de matar visiblemente grotesca, pero los muertos son muertos y el asesinato es asesinato. Y a la familia de la víctima le importa poco si la muerte fue causada por decapitación, ahorcamiento o por una bala en la nuca. En realidad, a la mayor parte de las víctimas del EIIL les han disparado y no decapitado, mientras que los terroristas de Hamás han asesinado a bebés inocentes en sus cunas, a adolescentes que volvían a casa desde la escuela, a mujeres que estaban comprando, a judíos que rezaban y a estudiantes que estaban comiendo pizza.

¿Es porque el EIIL ha asesinado a un estadounidense? Hamás ha matado a numerosos norteamericanos y a ciudadanos de otros países. También ellos asesinan de forma indiscriminada.

¿Es porque el Estado Islámico ha amenazado específicamente con traer su terrorismo a territorio estadounidense, mientras que Hamás concentra el suyo en Israel? La carta fundacional de Hamás no limita sus criminales intenciones a un país. Al igual que el EIIL, llama a un Califato mundial, instaurado mediante una violenta yihad.

Todo lo que hacemos bien en temer y despreciar en el EIIL deberíamos temerlo y despreciarlo también en Hamás. Así como nunca le otorgaríamos legitimidad al Estado Islámico, tampoco debemos concedérsela al Movimiento de Resistencia Islámico, al menos hasta que derogue sus estatutos y renuncie a la violencia. Por desgracia, eso tiene las mismas probabilidades de suceder que que Estados Unidos derogue su Constitución. La violencia, el antisemitismo y el antiamericanismo son el sine qua non de la misión de Hamás.

Así como al EIIL hay que derrotarlo militarmente y destruirlo como ejército terrorista, a Hamás también hay que responderle con las armas y sus cohetes y túneles han de ser destruidos.

Muchos estudiosos y diplomáticos argumentan –en mi opinión, de forma errónea– que nunca podrá haber una solución militar al terrorismo en general y a las demandas de Hamás en particular. Esa opinión generalizada ignora lo que nos enseña la historia. Chamberlain creyó que podía haber una solución diplomática a las exigencias de Hitler. Churchill no estuvo de acuerdo, y la historia demostró que tenía razón. Los fascistas nazis y los militaristas japoneses tenían que ser derrotados por las armas antes de poder alcanzar una solución diplomática.

Así sucede también con el EIIL y con Hamás. Primero hay que derrotarlos militarmente, y sólo entonces podrán considerar aceptar unos compromisos diplomáticos y políticos razonables. Otra similitud entre el Estado Islámico y el movimiento islamista palestino es que si estos grupos terroristas depusieran las armas podría haber paz, mientras que si fueran sus enemigos quienes las depusieran, lo que se produciría es un genocidio.

Hay una fantástica viñeta que ilustra esto: en un lado de la mesa está Hamás con una papel en el que se exige "Muerte a todos los judíos". Al otro lado está el primer ministro israelí Netanyahu. En el centro está el mediador, que se vuelve hacia Netanyahu y le pregunta: "¿No podría aceptar al menos un término medio?".

Ninguna nación democrática puede aceptar su propia destrucción. No podemos aceptar un compromiso –alcanzar un término medio– con unos terroristas que piden la muerte de todos los que se interponen en su exigencia de un califato suní, llámense Estado Islámico o Hamás. Ambos son, en palabras del presidente Obama, cánceres que deben ser extirpados antes de que se extiendan. Ambos son igual de malignos. Ambos deben ser derrotados en el campo de batalla, en el tribunal de la opinión pública y en los tribunales de Justicia. No puede existir compromiso alguno con los prejuicios, el terrorismo o las exigencias de un califato. Antes de que se pueda considerar a Hamás o al EIIL interlocutores políticos legítimos, deben cesar en su violenta búsqueda de un califato islámico mundial.

© elmed.io - Gatestone Institute

Un lastre para la recuperación
Las alarmantes cifras del 'infierno fiscal' español
PP y PSOE han elevado casi todos los impuestos, las CCAA han subido más de 120 veces los tributos, los Ayuntamientos han disparado tasas e IBI...
Diego Sánchez de la Cruz. LM Libertad Digital 25 Agosto 2014

Esta semana hemos conocido que las Comunidades Autónomas han aprobado 84 subidas de impuestos entre 2012 y 2013, pero semejante aumento no fue suficiente para evitar un desplome de la recaudación derivada de los tributos regionales.

Semejante tsunami fiscal no cogerá por sorpresa a quienes siguen desde hace años este tipo de informaciones. De hecho, si ampliamos el campo de estudio para considerar también el año 2011, llegamos a una cifra aún más escalofriante, ya que las autonomías han subido más de 120 veces los impuestos desde entonces hasta 2014.

La creatividad de los legisladores regionales para generar nuevos ingresos fiscales es arrolladora. No en vano, en 2013 conocimos que las Comunidades Autónomas han creado 42 nuevos tributos a lo largo de la crisis, lanzando nuevos gravámenes que se aplican a todo tipo de actividades económicas. En total, la CEOE calcula que hay 100 gravámenes propios ligados a las Haciendas autonómicas, si bien la recaudación que generan no llega al 2% de los ingresos tributarios regionales.

Sin embargo, el Gobierno central no se ha comportado de forma muy distinta. En círculos empresariales se habla ya de las "50 Sombras de Brey" para referirse al medio centenar de medidas con las que, directa e indirectamente, el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha revisado al alza la factura tributaria que pagan las sociedades españolas. A esto se unen las múltiples subidas de impuestos aprobadas bajo Gobierno de Rodríguez Zapatero: IRPF, Impuesto de Sociedades, IVA, Impuestos Especiales…

A nivel local, el escenario tampoco es mucho más favorable para los contribuyentes. El caso más sangrante es el Impuesto de Bienes Inmuebles, un tributo cuya recaudación no ha caído en ninguno de los años de la crisis.

De hecho, el esfuerzo de los contribuyentes para el pago de este gravamen no ha parado de crecer: si en 2008 suponía 8.352 millones, los últimos datos disponibles (2012) elevan esta cifra hasta casi 12.000 millones. Hablamos de un aumento del 53% en apenas un lustro.

Hay regiones en las que las alzas del IBI han sido especialmente drásticas. Los municipios andaluces están a la cabeza, ya que ingresan por este concepto una cantidad equivalente al 1,49% del PIB regional, o lo que es lo mismo 2.100 millones de euros. El segundo lugar lo ocupa la Comunidad Valenciana, con un podio completado por Murcia, donde las subidas del IBI en los Ayuntamientos suponen, de media, un crecimiento del 66%.

Presión fiscal y esfuerzo fiscal
Cuando se analiza la recaudación total de las Administraciones Españolas en comparación con el PIB, vemos que la presión fiscal española se coloca por debajo de la media europea. Esto no significa necesariamente que España sea un país de impuestos bajos, ya que el resto del Viejo Continente se caracteriza precisamente por extraer un alto nivel de rentas del bolsillo de los ciudadanos.

No obstante, la variable clave para analizar la incidencia de los impuestos en el bolsillo de los españoles no es la presión fiscal (recaudación sobre PIB), sino el esfuerzo fiscal (pago efectivo de impuestos sobre la renta de las personas físicas o los beneficios empresariales). Es aquí donde comprobamos que España se coloca a la cabeza de Europa, superando la media continental en un 20%.

¿Cómo se explica entonces que la recaudación total, medida por la presión fiscal, suponga un porcentaje más bajo sobre el PIB? La razón estriba en la estrechez de la base de contribuyentes. Con un paro superior al 25% y miles de empresas quebradas, el esfuerzo fiscal crece enormemente porque quienes cargan con el grueso de la recaudación son cada vez menos personas, mientras que el gasto público que se quiere financiar vía impuestos o deuda no se ha reducido durante la crisis, sino que ha aumentado.

Por tanto, el particular infierno fiscal de España se caracteriza porque un número cada vez más pequeño de contribuyentes (empresas y trabajadores) soporta un nivel de imposición cada vez más alto.

La urgente necesidad de poner fin militarmente al "Estado Islámico"
Editorial. www.latribunadelpaisvasco.com 25 Agosto 2014

Es necesario llamar a las cosas por su nombre: tal y como ha señalado la ONU, el autodenominado Estado Islámico de Irán y Levante (EIIL) que fanáticos musulmanes han alumbrado en tierras de Irak y de Siria es una organización terrorista especialmente bárbara y brutal que representa un peligro cierto no solamente para Oriente Próximo y para Oriente Medio sino también para todas las naciones del mundo libre. Hoy, la situación es dramática y es explosiva porque los bárbaros, poco a poco, van extendiendo sus redes en Siria e Irak, pero también en otros países claves para la región como Libia o Líbano.

Así las cosas, ha llegado ya el momento de saber quién financia al Estado Islámico (más allá de los importantes recursos económicos que los terroristas han conseguido por sí mismos saqueando bancos y desvalijando decenas de ciudades) y ha llegado el momento de que la opinión pública mundial conozca si lo que está ocurriendo en Siria e Irak es una guerra de poder teledirigida entre el Irán chiita y la Arabia suní o si detrás de este gravísimo ataque que aterra al mundo occidental se encuentra también una operación en toda regla de las monarquías del Golfo Pérsico para extender su ideología fanática y totalitaria por una zona estratégica del planeta.

La ONU debe de emprender una investigación internacional para obtener respuestas y para neutralizar, cuando antes, a una organización criminal que, en apenas unos meses, se ha convertido en una de las principales amenazas para la paz internacional. En este punto, hay que destacar el papel crucial que por su importancia estratégica y por su influencia en la zona debe desempeñar Turquía, país musulmán pretendidamente moderado que hasta ahora ha mantenido una posición muy poco clara ante el desafío del EIIL, y, sobre todo, es necesario subrayar que los musulmanes de todo el mundo, y especialmente de Europa, a través de sus organizaciones y de sus múltiples estructuras de poder, han de cooperar con las instituciones y las fuerzas de seguridad occidentales para desarticular a los miles de yihadistas que forman parte de las filas del Estado Islámico. Mientras las mezquitas de Londres, París, Estocolmo o Nueva York no clamen con claridad y rotundidad contra las bestias que atronan el desierto sirio y los secarrales de Irak, la única solución posible siempre será militar.

En estos momentos, solamente Estados Unidos puede liderar una operación de fuerza contra el EIIL que tenga alguna posibilidad de éxito. El Gobierno de Barack Obama, abandonando Irak de una forma absolutamente irresponsable en manos de un político inepto como Nouri Al-Maliki, apoyando ignorantemente a una oposición siria de corte radical que ha haecho bueno a Bashar al-Asad, despreciando a los kurdos y dejando Afganistán en manos de los talibanes, ha cometido en esta región del mundo todos los errores, y los más graves, que se podían cometer, pero ahora, tal y como muy acertadamente ha recordado Hillary Clinton, la Casa Blanca ha de enfrentarse a sus fracasos y a sus equivocaciones y debe liderar con energía una coalición estratégica internacional para acabar, militarmente, con el Estado Islámico.

Cuanto más tarde llegue una respuesta contundente por parte de Occidente a la barbarie islamista, más difícil será acabar com una situación dramática que ha tenido la virtud de revelar la debilidad de los pilares sobre los que se asientan nuestras libertades, nuestros valores y nuestra forma de vida.

islamwatch.eu
‘El infierno en Francia’: Estampas de la Francia ocupada por el Islam
Jesus Asiain. islamwatch.eu www.minutodigital.com 25 Agosto 2014

La revista francesa Valeurs Actuelles viene esta semana con una serie de artículos sobre la difícil situación de los franceses autóctonos que se ven forzados a vivir en áreas colonizadas por musulmanes.

La revista afirma que los médicos se niegan a hacer visitas a domicilio, o que la oficina de correos a menudo se niega a entregar los paquetes en ciertos bloques de pisos. Algunos cortejos fúnebres, según el criminólogo Xavier Raufer, se ven obligados a evitar los sectores de alto riesgo, debido a que en los cruces son asaltados por musulmanes.

Incluso los trabajadores que entragan pizza a domicilio han dejado de dar servicio en determinados distritos, y cita el caso de Dominos pizzaen en Poissy. El propietario de esta franquicia afirma en la revista que no quiere poner las vidas de sus empleados en peligro después de que varios de ellos fueran atacados en Maréchal-Lyautey Avenue.

Los lugareños de la zona confirman el peligro. Una mujer confiesa en la revista que ya no usa joyas por temor a ser asaltada. Otro ciudadano, un residente del barrio de Saint-Exupéry, confiesa que “ya no se puede vestir como quiera”, por temor a que le escupan o agredan.

La revista también recoge escenas de Nantes, ciudad considerada una de las zonas más seguras de Francia. Una peluquería cerro el negocio por amenazas de los musulmanes que consideran que las mujeres no pueden utilizar maquillaje.

Roger, de 75 años, ya no reconoce su distrito: “En los años 70, había un buen ambiente. Los inmigrantes empezaron a llegar en masa en los años 80… El Ramadán es lo peor, con la fiesta toda la noche. A esto se añade la presencia de narcotraficantes y los predicadores islamistas que te amenazan con las llamas del infierno si no te conviertes al Islam:.. Esa es mi rutina diaria Aquí, la gente mayor como yo está esperando la muerte “.
 


******************* Sección "bilingüe" ***********************

¿Pretenden Podemos y Amaiur resucitar el estalinismo soviético en España?
Sánchez, como líder de los socialistas, debería pronunciarse sobre si ellos están dispuesto a formar parte de la coalición con Bildu, Amayur, IU
Miguel Massanet www.diariosigloxxi.com 25 Agosto 2014

“Calificando la política republicana de izquierdas: política tabernaria, incompetente, de amigachos, de codicia y botín, sin ninguna idea alta; en sus diarios, una y otra vez, trata a los políticos que le rodean de obtusos, loquinarios, botarates, gente impresionable, ligera, sentimental y de poca chaveta, insufrible por su inepcia, injusticia, mezquindad o tontería.” Manuel Azaña

No lo dijo ni el general Franco ni el fundador de la Falange, don José Antonio Primo de Rivera, estas frases proceden del Presidente de la República, don Manuel Azaña Díaz, un hombre de la República y de izquierdas. Los que aún pensamos que la república, como en tantas naciones de Europa, es el régimen político que, con más justicia, elige a sus gobernantes, empezando por su Presidente, al que el pueblo tiene la facultad de, finalizado el periodo de su mandato, sustituirlo por otro mediante sus votos; temblamos cuando vemos como se reproducen, una vez más, aquellas circunstancias, modelos, conciliábulos y confabulaciones para intentar desestabilizar al país por medio de uniones en falso, acuerdos electorales y presuntas coaliciones, en ocasiones contra natura, entre partidos que, si bien todos tienen el marchamo de totalitarios o, precisamente por ello, se sabe que cuando consiguieran hacerse con las riendas de la nación, cada uno de ellos intentaría deshacerse de los otros, por los medios que fuesen para quedarse con el poder absoluto.

En el actual panorama español no hay duda de que, la izquierda, es la que se está mostrando más activa, cada partido se mueve intentando acercarse a otras formaciones de parecida ideología, para buscar una entente con el único objetivo común de intentar destruir el actual régimen constitucional, para sustituirlo por otro en el que, las izquierdas, pudieran imponer sus políticas absolutistas, establecer el pensamiento único y poner en práctica, lo que ya intentó hacer la II República, la eliminación de la religión católica, el establecer un régimen de tipo comunistoide y el devolverle al Estado su poder sobre el resto de poderes, tal y como están intentando los actuales líderes de naciones como Venezuela, Bolivia, Nicaragua y la misma Argentina; en manos de dictadores que son incapaces de respetar las reglas internacionales y que, bajo el pretexto de establecer la igualdad, están machacando a su pueblo al que, por otra parte siguen manteniendo en la opresión, el control de sus vidas y la miseria.

Nos gustaría que el líder de Podemos, el señor Pablo Iglesias, no diera su opinión sobre la nueva vuelta de tuerca del presidente Maduro, su amigo y ejemplo, por la que se intenta controlar, por medio del registro de las huellas digitales en todas las tiendas, almacenes y demás centros de ventas, con el objeto de tener controladas las compras que pudiere realizar cada ciudadano; algo que nos recuerda las famosas cartillas de racionamiento de la posguerra española. Claro que, si no hubiera escasez, si no faltaran los productos básicos y el Estado por su mala gestión, por su intervención en la economía y por su autoritarismo, no obstaculizara la iniciativa privada y la libertad de comercio; no sería necesario importar tantos bienes, indispensables para la supervivencia de los ciudadanos, desde el extranjero y no se precisaría acudir a métodos propios de países bananeros.

Seguramente don Pablo, nos podría indicar si entre sus proyectos tiene previsto el acudir a semejantes procedimientos y si, como parece que se desprende de lo que ha dicho en la V Universidad de Verano Anticapitalista, en la que participaron diputados de Amaiur, la fundación proetarra y eurodiputados de Podemos, en un acto que tuvo lugar el viernes pasado; van a formar coalición, en un proyecto encaminado a destruir el actual régimen capitalista., empezando por suprimir la Audiencia Nacional “para que se acaben las torturas” en Euskal Herría”, según manifestó Sabino Cuadra, de Amaiur. También apoyaron a los catalanes en sus deseos de celebrar una consulta por su independencia. En cualquier caso, poco a poco, el señor Pablo Iglesias y su compadre el señor Monedero, van dejando constancia de lo que podríamos definir como su catadura política. El hecho de formar emparejamientos con aquellos que apoyan a los etarras, deja claro hacia dónde se dirigen las simpatías de Podemos y señala paladinamente con quienes pretenden compartir sus ideas encaminadas, sin duda, a la destrucción de la democracia tal y como la tenemos, derogando nuestra Constitución para sustituirla por un régimen en el que la disgregación del país sería una de sus primeras consecuencias.

No perdamos de vista que, en IU, su coordinador de la Presidencia Federal y secretario general del PCE, el señor José Luis Centella, no se esconde al predicar, a quien le quiera escuchar, que: “ en estos momentos los movimientos de izquierda tienen que poner por lo que les une por encima de sus diferencias”. Insiste que desde IU están trabajando “en un proceso de convergencia”, aunque, seguramente para dejar claro que no pretenden absorber al resto de formaciones que se pudieran unir a la coalición, han insistido en que, cada formación, conservará “su perfil político” que no debe “esconder”. Es obvio que, el señor Cayo Lara, está preocupado ante el incesante ascenso de Podemos y está intentando, por todos los medios, un acercamiento que les permita retener al mayor número de sus votantes que parecen dispuestos a abandonarles para sumarse a la propuesta de Pablo Iglesias. Así, desde el punto de vista de los comunistas, se trataría de “construir una alternativa constituyente para conseguir un nuevo modelo de país”.

El objetivo, para el señor Centella, sería “Vamos a hacer una fuerza política con un planteamiento, como somos una fuerza republicana, anticapitalista, federal y, sobre eso, construimos nuestro proyecto político” ¿Han dicho republicanos? ¿Desde cuando los comunistas han sido republicanos? Ni tan siguiera los republicanos de izquierdas fueron comunistas y, hay que decir que, durante la Guerra Civil, fueron los comunistas los que, al final, se hicieron con el poder, situando al doctor Negrin a la cabeza y postergando a los que quedaban del débil gobierno de la República. Que no vengan con señuelos ni se atribuyan una representación que no tienen porque, como ya dijo Ortega y Gasset, aquella mal llamada República no era lo que los buenos republicanos, de derechas e izquierdas, habían previsto que fuera cuando abdicó el rey Alfonso XIII.

En cualquier caso, el señor Sánchez, como líder de los socialistas, debería pronunciarse sobre si ellos están dispuesto a formar parte de la coalición con Bildu y Amayur, IU y, probablemente los de ERC y de ICyV, para formar lo que, de hecho, sería un nuevo Frente Popular al estilo del que tuvimos en España en el 1.936, calco de los que en el resto de Europa proliferaron durante aquellos años 30, del siglo pasado. Conviene que los españoles puedan tomar nota del tipo de estado que quieren tener; qué clase de sociedad es aquella en la que quieren vivir; qué libertades son de las que quiere gozar y si están dispuestos a compartir sus propiedades con el resto de ciudadanos que, a lo mejor, pensarán que tienen derecho a ellas aunque no hagan nada para merecerlo. No lo olviden: este es el peligro que se cierne sobre España y no es algo imaginario o meras elucubraciones, no señores, es un peligro que puede empezar a materializarse en las elecciones municipales del próximo mes de mayo. O así es como, señores, desde el punto de vista de un ciudadano de a pie, vemos inquietos el progreso del radicalismo de izquierdas en nuestra patria.

El 'caso Pujol' es el 'caso Mas'
Javier Ruiz  www.vozpopuli.com 25 Agosto 2014

El Parlament escuchará las explicaciones del expresident catalán, Jordi Pujol, previsiblemente el próximo 2 de septiembre. Antes de esa fecha, el Parlamento oirá las del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, sobre si los Pujol se acogieron a la amnistía fiscal. Con esas comparecencias se pretende acotar el recorrido político de un escándalo que debiera tener en esas citas el principio de una profunda revisión política y no un final. El lodazal político de los Pujol salpica al Estado, a la Generalitat y a toda la política catalana por ese orden.

El papel del Estado Central
Jordi Pujol ha confesado haber defraudado a Hacienda durante 34 años. Es sencillamente inverosímil que lo que la Agencia Tributaria denomina como “signos externos de riqueza” puedan haber pasado inadvertidos a los inspectores del fisco durante más de tres décadas. La UDEF (Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía) cita cuentas en Andorra, Suiza y Lienchtenstein del patriarca de los Pujol con hasta 5 millones de euros en efectivo y detalla los coches de su hijo: Jaguar E Type Roadster, Ferrari F-40, Lotus Elan SE, Mercedes Benz 230 Pagoda, Porsche 356 Super 90 y Porsche 911.

Resulta imposible creer que la inspección de Hacienda de los gobiernos de Felipe González, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y ahora Mariano Rajoy no hubiera detectado las irregularidades fiscales de la familia hasta ahora. La avalancha de evidencias es de tal calibre y las denuncias políticas tan antiguas (la de Pasqual Maragall del 3% data de 2005) que Hacienda debiera explicar cuál de las dos alternativas enfrenta: si ha pecado de incompetencia durante 30 años o si, por el contrario, ha mirado para otro lado desde 1980, es decir, si ha permitido el delito a cambio de que Pujol colaborara en lo que en su día se bautizó como “estabilidad de España”.

La complicidad de Artur Mas
La ciénaga salpica a las instituciones del Estado en Madrid. Pero las explicaciones políticas más claras no debieran escucharse en el Parlamento sino en el Parlament, porque el ‘caso Pujol’ parece ser, en realidad, el ‘caso Mas’. El President debe aclarar qué sabía, desde cuándo y cuál ha sido su participación en un fraude a Cataluña y a España. Sólo si despeja las dudas que ha señalado ya la UDEF seguirá en disposición de seguir gobernando.

Los informes de la Policía que obran en manos del juez Ruz sugieren la complicidad de Artur Mas ya que acreditan que su padre, Artur Mas Barnet, ha sido durante décadas el fiduciario de Jordi Pujol. Según los informes policiales, “las cuentas del padre de Artur Mas encontradas en Liechtenstein, en realidad, pertenecen a la familia Pujol, toda vez que era quien llevaba las gestiones como fiduciario en dicho país”. La UDEF concluye: “el padre de Artur Mas tenía depositado en la Unión de Bancos Suizos la cifra de 2.300.000€ aproxi- madamente, sin poder justificar el origen de dicho efectivo, ni declarar actividad lucrativa alguna salvo la de realizar gestiones esporádicas para Jordi Pujol”.

La colaboración del padre del President de la Generalitat en los presuntos negocios de los Pujol durante tanto tiempo hacen impensable creer que Artur Mas, hijo biológico del fiduciario de la trama e hijo político de Jordi Pujol no supiera nada. Mas debe a los catalanes tantas explicaciones parlamentarias como las que debe dar Pujol. Mas es quien ha gestionado la crisis del escándalo –según reveló él mismo—y quien ha mantenido, al menos, dos reuniones con Pujol para tratar la situación. Es también quien envió al responsable jurídico de Convergència, Francesc Xàvier Sánchez, para convencerle de que comparezca y articular esa cita. Pero Artur Mas no ha dado más explicaciones que una rueda de prensa hace 23 días sin responder a su implicación personal.

Las dudas no salpican sólo a su persona sino también al resto de su gobierno. En concreto, la institución catalana tiene a otros dos hombres bajo sospecha:

Ramón Espadaler, actual conseller de Interior, ex responsable de Medio Ambiente y quien –según la UDEF—“concede la autorización ambiental para una planta de residuos previamente negociada con Jordi Pujol Ferrusola”.

Y Felip Puig, actual responsable de Empresa y Ocupación cuyo hermano, Jordi Puig, es citado en multitud de e-mails desde 2001 como recaudador de comisiones y mediador en las operaciones presuntamente ilegales.

Artur Mas debe explicar si conocía o no los negocios de sus padres biológico y político y debe afrontar responsabilidades políticas tanto si ignoraba que sus consellers son presuntos delincuentes como si lo sabía y lo ha consentido.

El lodazal político de Cataluña
En cualquier democracia sana, las exigencias de responsabilidades políticas habrían estallado ya y las dimisiones se contarían ya por decenas. Pero la catalana no parece serlo porque no sólo está salpicado el gobierno sino que también es turbio el papel de la oposición.

El PSC y su tripartito con ERC e IC parece haber pecado de los mismos vicios. Sólo así se explica su silencio incluso cuando Maragall denunció en 2005 el problema del 3%.

Pero también el PP parece sucio allí. Alicia Sánchez-Camacho ha pedido una comisión de investigación. Si se conforma, debiera aclarar si –como denuncia la UDEF—la Fundación Faes de José María Aznar “obtuvo una comisión de más de 1,8 millones de euros por las obras del Petit Palau” de manos de Lluis Prenafeta. La Policía sugiere que la oposición está tan sucia como el gobierno.

El repaso de acusaciones convierte la política catalana en una ciénaga en la que absolutamente todos sin excepción están salpicados. Por ese motivo, una explicación de Hacienda o unas palabras de Pujol no debieran ser el punto y final en la página política de este escándalo sino que debieran ser sólo el principio si, de verdad, se quiere limpiar y regenerar la gestión de lo público. Lo demás, son farsas.

El fundamentalismo identitario, el fundamento de la CUP

Víctor Francisco Bermúdez cronicaglobal.com 25 Agosto 2014

La CUP entró por la puerta grande en el Parlamento catalán en las pasadas elecciones autónomicas. Y no sólo por el éxito de entrar con tres diputados. Tras su estreno en el debate de investidura, aquel 21 de diciembre de 2012, el portavoz de la CUP fue afectuosamente felicitado por parte de las fuerzas políticas nacionalistas, las que han gobernado en Cataluña desde que hay democracia, las de la hoy llamada casta catalana.

Aquel día la CUP, un partido autodeclarado inequívocamente antisistema, recibió el calor del sistema. Curioso. Pero eso sólo fue el inicio. Han pasado ya 20 meses y hasta el dia de hoy muy pocos esfuerzos de los grupos catalanistas han sido destinados a ser críticos con la CUP. ¿Qué tendrá ese partido, tan pretendidamente radical y diferente, para ser tan bien aceptado por el poder en Cataluña?

Empecemos por buscar pistas en aquel discurso de investidura de David Fernàndez que tantas felicitaciones le valió.

-Fernàndez dijo: "...Hay unos cuantos que son labradores del miedo y que no nos harán creer que la España más metafalangista es el futuro de este pueblo...".

Da igual que el 15M naciera en la Puerta del Sol, David Fernàndez redujo España a "metafalangismo" para rechazarla de forma absoluta. Una burda, injusta e insultante simplificación. Su idea es que no hay más opción que separarse y crear fronteras nuevas, necesarias para proteger a los catalanes de tal "metafalangismo". Lo primero es para él rechazar el todo porque el objetivo de Fernàndez, lograr un Estado Catalán, marca el análisis. El análisis social esperable de alguien de izquierdas queda anulado frente al identitario en lo que respecta a los 40 millones de almas que habitan en el resto de España. España es "metafalangista" y por tanto ni 15M, ni pluralidad ideológica, ni pobreza, ni crisis, ni problemáticas sociales compartidas pueden situarse en el primer plano. Ni tan siquiera hay que luchar solidariamente contra ese supuesto "metafalangismo" del que también serían entonces víctimas el resto de españoles. Esos 40 millones de más allá del Ebro quedan al margen y dejados a su suerte.

En la CUP dicen querer cambiar el mundo, pero prefieren empezar dejando caer por el camino a la mayor parte de la gente. No sé desde qué postura de izquierdas se puede rechazar así la convivencia política y la igualdad de derechos con el resto de españoles, peor aún cuando además en general hay más pobreza en muchas zonas del resto de España que en Cataluña (¡Incluso han llegado a defender el "España nos roba"!).

Y sin embargo tan extrema opinión contra ese todo compuesto por 47 millones de personas llamado España contrasta con su disposición mostrada el 13/06/2013 a entrar en un gobierno de "unidad" ("nacional" se entiende) liderado por el líder de CiU, Artur Mas. La ideología de CiU, partido de centro derecha, con todos los casos de corrupción que tiene, con la sede embargada, etc. Todo da igual, podrían llegar a gobernar juntos. Ahora bien esa "España más metafalangista", lejos, al otro lado de la frontera.

Sigamos.
-"...yo creo que ha habido tres golpes de estado, un golpe de estado y dos golpes de mercado en el último ciclo político que vivimos en los Países Catalanes: uno es cuando quedó demostrado que este estado de derecho y derechas tan curioso que algunos invocan nos ha demostrado que vale más la opinión de diez jueces que la opinión de todo un pueblo y que la voluntad mayoritaria de este pueblo, en la votación de un estatuto...".

-"...es el pueblo de Cataluña quien le ha dado la oportunidad a esta casa de avanzar hacia la máxima libertad política".

Fernàndez utilizó la sentencia del Estatuto como prueba a favor de la secesión. Este se ha convertido en el gran argumento de todo el establishment catalán, también de la CUP. Y ya es triste, uno espera de un partido antisistema un análisis político-social sensible y alerta frente a la voluntad de la élite político-mediática de influir sobre la sociedad. Más aún cuando la influencia es de tipo identitario y se ejerce sobre una sociedad identitariamente plural. El proceso del Estatuto es un ejemplo de manual de ello.

Primero la élite política dijo querer actualizar el Estatuto de Sau, luego dijeron que iban a hacer uno nuevo y finalmente que estaban construyendo una nación. El nacionalismo es goloso. Ese proceso de autoradicalización fue llevado a cabo sola y exclusivamente por la clase política, con excepción a partir de cierto punto del PP, que se desvinculó. La iniciativa fue toda de los de arriba. Las encuestas dejaron claro desde el minuto 1 que no tenía ninguna prioridad para los ciudadanos, ni siquiera en pleno 2010 tras 7 años de insistencia.

Las encuestas mostraban también que Cataluña ni siquiera era considerada una nación por la mayor parte de sus ciudadanos. Pese a ello, sus políticos empezaron a decirles, usando todo su arsenal mediático, que sí lo era. En 2006 y pese a la presión mediática, todavía había más catalanes que creían que Cataluña no era una nación.

Precisamente por esa falta de apoyo popular, fueron años en los que los medios de comunicación del poder catalanista llevaron a cabo una campaña mediática quizás única en Occidente por su intensidad. Estuvieron años hablando noche y día del Estatuto y del término nación. Pero poco se debatía si Cataluña era una nación, eso lo daban por descontado pese a lo que su ciudadanía creía. El gran debate para esos medios controlados por el poder en Cataluña era si el término nación debía ir en el preámbulo o en el redactado y las implicaciones para la sacralidad del concepto en uno u otro caso.

Y la campaña mediática, insisto, fue brutal. No era posible desayunar, comer o cenar sin escuchar algo sobre el Estatuto en la televisión, en la radio o leerlo en la prensa. Pura tortura propagandística dirigida desde arriba. Y ésta no ha cesado; nadie, ni siquiera David Fernàndez, quiere recordar el fracaso del referéndum del Estatuto, donde la abstención venció. No, según él aquí: "Vale más la opinión de diez jueces que la opinión de todo un pueblo y que la voluntad mayoritaria de este pueblo, en la votación de un estatuto".

"Todo un pueblo" o "la voluntad mayoritaria" es un 36% del censo cuando uno no puede ser honesto porque no piensa en términos sociales sino patrióticos. Y tras la sentencia ha seguido la matraca institucional y mediática ya dando el salto a justificar la secesión por aquella sentencia sin el menor análisis auto-crítico o social serio. Y sí; tras esa tortura mediática la élite nacionalista ha logrado lo que quería: hoy hay más nacionalistas e independentistas que cuando Pasqual Maragall propuso, para sorpresa de todos, por vez primera actualizar el Estatuto de Sau. Pero la CUP, como todo el catalanismo, no tiene reparo en recoger los frutos de esa enorme campaña de manipulación social, de esa clarísima estrategia política vertical ejecutada por los de arriba y de sumarse a ella.

Les da igual que la sociedad catalana haya sido dirigida porque comparten el objetivo nacionalista de los de arriba. Pero eso no es lo que uno espera de gente que dice tener una sensibilidad social especial.

Sigamos.
La CUP y la lengua:
A ese primer discurso todavía se le puede sacar más jugo. Fernàndez también dijo esto:
- "...seguimos pensando en los Países Catalanes porque tenemos un músculo que se llama memoria, y nosotros no tenemos memoria de pez, sino que tenemos memoria de elefante, y en este país ha habido una cultura progresiva de desculturización y de despolitización, pero no negaremos que la lengua de Joan Fuster, que la lengua de Maria Mercè Marçal, que los poemas de Biel Mayor son los que nos agrupan todavía hoy en día como realidad social y cultural, que querríamos también política y que hoy reconocemos que se tiene que hacer desde el confederalismo y que hoy es Cataluña la que lleva el ritmo hacia la plena libertad política".

Fíjense que lo que dijo es que la lengua es la característica esencial, la que da sentido social, cultural y político. De hecho esa veneración central de la lengua catalana es la esencia argumental compartida por todo el nacionalismo catalán, pero es que además la CUP lo lleva a sus últimas consecuencias y ya de entrada te dice que su nación son lo que llaman Països Catalans. Es también muy significativo que el primer apartado de su programa político para las elecciones autonómicas del 25 de noviembre de 2012 empezara con el título "Por la Construcción Nacional" y en el punto 1 de su resumen del programa político propongan y titulen la: "1. Independència nacional per als Països Catalans".

Lo "nacional" en base a una lengua es la prioridad número 1 de este curioso partido "antisistema". En realidad más que "antisistema" cabría mejor hablar de partido radical prosistema ya que su prioridad, la "construcción nacional" es la misma que la de la mayor parte de aquellos que tienen y han tenido el poder en Cataluña desde que Pujol ganó sus primeras elecciones, sólo que la CUP lleva esos objetivos compartidos aún más lejos.

Es también interesante leer el punto 4 del resumen de dicho programa político:
"En primer lugar, haremos una apuesta clara para que el catalán, la lengua propia e histórica de estas tierras, sea la lengua de cohesión social, la lengua común de las personas que convivimos en este territorio y, por justicia -como hacen todos los estados que quieren garantizar la continuidad histórica de su lengua-, lengua oficial. Defenderemos que el occitano sea lengua oficial en el Valle de Arán y la Fenolleda y el castellano en los territorios castellanohablantes del País Valenciano." El punto 4 (ver el link anterior) se extiende después sobre la conveniencia del plurilingüismo y dice que el francés y el castellano se deberán tener en "consideración" para lo cual posterga un "debate social" para que se sepa cuál debe ser su estatus. Pero eso no compromete a gran cosa y deja a la lengua más hablada, el castellano, en un limbo de inseguridad y en un claro estatus secundario. Donde queda claro lo que de verdad piensan, su visión de la lengua catalana frente a las otras, es en la parte que les he copiado.

Déjenme proponerles un ejercicio, voy a volver a escribir ese fragmento pero cambiando los términos lingüísticos por términos religiosos. Quiero que usted pueda apreciar mejor el esencialismo desde el que hablan. Basándolo todo en lo que ellos entienden por la "historia", nunca en el presente y los que en él viven: "En primer lugar, haremos una apuesta clara para que el cristianismo, la religión propia e histórica de estas tierras, sea la lengua de cohesión social, la lengua común de las personas que convivimos en este territorio y, por justicia -como hacen todos los estados que quieren garantizar la continuidad histórica de su lengua-, lengua oficial. Defenderemos que el judaísmo sea religión oficial en las juderías de las ciudades catalanas y el islam en los territorios musulmanes históricos de los moriscos del País Valenciano". Relean el fragmento original y el que he adaptado, por favor. He cambiado los sujetos pero no su lógica, no sus fundamentos esencialistas y antidemocráticos.

De hecho tendría incluso más validez "histórica" en sentido esencialista (que yo rechazo) usar términos religiosos que lingüísticos, pues la presencia de la religión cristiana es anterior a la lengua catalana y la presencia del ateísmo o del agnosticismo son un fenómeno más reciente que la del castellano en Cataluña.

La intolerancia y la violencia:
La intolerancia y la violencia política son siempre pruebas de la existencia del fundamentalismo. La historia lo ha demostrado y demuestra incontables veces. Además, para saber cómo es alguien es útil ver qué dice pero más útil todavía es ver qué hace. Pasemos a ver pues qué hacen.

Sucesos:
-El concejal de la Candidatura d'Unitat Popular (CUP) de Argentona y consejero del Consejo Comarcal del Maresme, Eudald Calvo, junto con cuatro personas más, está acusado por el juzgado 4 de Cerdanyola del Vallès de cometer varios delitos de desórdenes públicos, coacciones e incitación al odio por el boicot y agresiones a Rosa Díez en la Universidad Autónoma de Bellaterra.

-La CUP de la Garriga convocó y luego finalmente desconvocó un "escarnio", es decir un escrache, contra Albert Rivera en protesta por la postura de C’s a favor de un sistema educativo lingüísticamente más plural y acorde con la realidad social catalana. Ya se sabe, la CUP y su idea de la lengua y la nación, un tema que a ojos de algunos en ese partido bien vale una persecución política. Como señala esta noticia, hasta esa fecha no había habido intento conocido alguno por parte de la CUP de organizar un escrache contra CiU a pesar de la corrupción.

-La CUP de Sant Pedor realizó una convocatoria de puro acoso político frente al domicilio particular de un miembro de Somatemps vecino de la localidad.

-El 12 de octubre de 2013 unos ultras que estaban en un bar recibieron una brutal paliza. Como recogió El País, según el comunicado policial, los agresores, la mayoría de los cuales iban encapuchados, actuaron de forma organizada y con una alta dosis de violencia, utilizando palos, piedras, candados y armas blancas. Uno de los detenidos por la agresión era militante de la CUP.

-La CUP de Mataró no condenó el atentado de ETA en Capbretón.

A eso hay que sumar la simpatía y comunión reiteradamente mostrada con el mundo abertzale.

- Un juzgado condenó a ocho personas -incluyendo un concejal de la CUP y un ex regidor de ERC- a pagar 7.640,40 euros por pintar una estelada gigante en una pared de Adif a la entrada de Cardedeu horas después de haber sido acondicionada con un rótulo de bienvenida a la ciudad. Quien cree tener la verdad absoluta, suele creer que el espacio público es suyo y no de todos.

La CUP tiene en su seno a más protagonistas de episodios de intolerancia política en los últimos años que ningún otro partido del Parlamento autonómico catalán.

La cultura según la CUP:
Les invito a ver este vídeo de la CUP de Reus cuyo título es "Identidad" aunque curiosamente está destinado a exponer qué es la cultura y sobre todo para qué la quieren usar. La cultura es mostrada como una mera herramienta nacionalista. La cultura, también la "popular", es por definición un fenómeno libre y cambiante, no limitable e imposible de dejarse relegar a servir de herramienta de un proyecto político identitario. Ninguna ideología puede abarcarla y usarla, es imposible. A no ser, claro, que partas de una visión autenticista de la cultura, es decir esencialista. Entonces cogerás aquellos fenómenos culturales que se adapten a tus intereses e intentarás apropiártelos ideológicamente.  https://www.youtube.com/watch?v=dnPMmfmxEUE

Aunque es coherente que alguien con una visión esencialista de la historia y la lengua promueva lo mismo para la cultura. Lo único que le puede dar coherencia a todo ello es el fundamentalismo identitario, es decir, la creencia básica fuerte en que hay una forma fundamental de ser catalán. Ese es el fundamento de la CUP, la base de la que parten, aquello que quieren proteger a toda costa frente al cambio, venga éste de la globalización o venga de la izquierda internacionalista y no esencialista, venga de los catalanes que tienen otra identidad, o de los que utilizan el castellano, venga de los ricos o venga de los pobres.

Recortes de Prensa   Página Inicial