AGLI Recortes de Prensa   Sábado 30  Agostoo  2014

Mayoría es la mitad más uno.
Vicente A. C. M. Periodista Digital  30 Agosto 2014

Soraya Sáenz de Santamaría vuelve a la carga con su hoja de ruta para modificar las reglas del juego democrático a meses de las elecciones municipales. Saben que esta es su última oportunidad para dejar colocados a sus disgustados militantes que desempeñan cargos en Alcaldías y Concejalías, así como el sin fin de asesores de los que se rodean para apoyo de su gestión. Y todo con la excusa del “fortalecimiento de la democracia”, “respeto a la voluntad del vecino, respeto a las mayorías”. Y se queda más pancha que ancha. Muy desesperados deben andar con las encuestas que manejan para aprovechar el primer Consejo de Ministros y la rueda de prensa posterior para retomar con fuerza lo que de llevarse a cabo por el rodillo parlamentario sería el mayor ataque a la democracia realizado por un partido político en el poder.

En un artículo que publiqué hace ya algunos días titulado “Mayoritaria no es mayoría” quise dejar claro a quien tuvo la amabilidad de leerlo la diferencia de conceptos que estos espabilados dirigentes del PP intentan pervertir para confundir a los ciudadanos. Su propuesta se basa en dar validez a las listas más votadas como avales de representar a la mayoría, cuando se trata simplemente de haber obtenido más votos que otras formaciones, pero sin el requisito de sobrepasar el 50% del voto válido emitido, que sí que es la esencia de la mayoría. Reniegan de las alianzas postelectorales calificándolas de subterfugios para conseguir esas mayorías, haciéndose intérpretes de la “voluntad” de los ciudadanos al emitir su voto y cínicamente dicen respetar las mayorías.

Pues no, Sra. Sáenz, y usted lo sabe perfectamente. Podrá aducir otras razones de fórmulas que mejorarían el problema de la “atomización” o fragmentación del voto. Existen de hecho en nuestro entorno sistemas como acudir a segundas vueltas, lo cual se critica por forzar un bipartidismo restando representatividad a otras formaciones que competían y consiguieron su cuota de representatividad tan legítima como la de los dos partidos más votados. Nunca llueve a gusto de todos, pero considero que es mucho más democrático el sistema actual en el que se establece un mínimo necesario para obtener representación. VOX se quedó a escasos miles de votos de obtener la adjudicación de un escaño en las elecciones al Parlamento de la UE.

España es un país, algunos dirán que un conjunto de nacionalidades o países, que forma un puzle bastante heterogéneo y donde existe de hecho un abanico de formaciones de todo tipo y pelaje, desde partidos que se denominan “federales”, republicanos, constitucionalistas, nacionalistas secesionistas, etcétera. Y todos aspiran a su cuota de representación de ciudadanos en una competencia democrática a veces desigual por las propias limitaciones de una Ley Electoral que premia a aquellas que se presentan en determinadas circunscripciones y castiga a las que lo hacen a nivel nacional. La famosa Ley de Hont por la que un voto no tiene el mismo valor en todo el territorio nacional. Una Ley que se hizo con la excusa de proteger a las minorías y no a las mayorías.

Pues yo reclamo que si hay que hacer alguna reforma de la Ley, esta vaya en el sentido de garantizar la verdadera democracia en la que el voto de cada ciudadano tiene el mismo valor y peso democrático con independencia de la circunscripción electoral en la que se encuentre censado. Igualmente la Ley no debería admitir las listas cerradas y deberían ser nominales ya que las Actas de Diputado o de Concejal para la elección de Alcalde lo son y no pertenecen a los Partidos políticos. De hecho, el transfuguismo se basa en esa legalidad para que se produzca la “deserción” y la indisciplina de quien abandona su formación política para engrosar las filas de la oposición y forzar un cambio de “mayorías”. Pero esto ya lo sabe usted perfectamente Sra. Sáenz.

Si hay que abrir el debate que se haga en todos los sentidos, lo que no se puede hacer es pretender solo debatir de lo que le interesa ahora al PP que ve peligrar su chiringuito y que se produzca una rebelión interna que cuestione el liderazgo de esta Ejecutiva que ha desperdiciado la mayoría absoluta más grande de la “democracia” en un tiempo record a base de incumplir con todas las promesas electorales y traicionar a sus votantes, que no fueron solo los teóricos simpatizantes del PP. Un error histórico que irremisiblemente les va a pasar factura a corto plazo. Y si no fueron errores no forzados, hasta hoy no han explicado las verdaderas razones de sus actuaciones. Ni han querido ni han sabido comunicar.

Porque las cosas son lo que son y no lo que nos gustaría que fueran. Mayoritaria no es mayoría por mucho que se empeñe Sra. Sáenz y eso lo sabe también perfectamente.

Rajoy y el error Mitterrand
Luis del Pino Libertad Digital 30 Agosto 2014

El 10 de mayo de 1981, el socialista Francoise Mitterrand era elegido presidente de la República Francesa. Lo primero que hizo fue disolver el parlamento, donde la derecha tenía la mayoría, y convocar nuevas elecciones legislativas, que se celebraron seis semanas después y proporcionaron al Partido Socialista una cómoda mayoría absoluta.

Una vez controlado el parlamento, Mitterrand se lanzó a una frenética carrera de reformas socializantes (nacionalizaciones, descentralización administrativa, refuerzo del poder sindical, subida de impuestos, elevación del salario mínimo y los beneficios sociales, reducción de la jornada semanal...) que él mismo describió como "ruptura con el capitalismo". Y con ello consiguió la proeza de hundir la economía francesa en solo doce meses: crecimiento del paro, caída de las exportaciones, huida de capitales, tres devaluaciones del franco francés... De modo que solo dos años después de su llegada al poder se vio obligado a realizar un giro de 180º en el terreno económico y emprender una política de austeridad.

La impopularidad del presidente y del gobierno llevó a los socialistas a perder las elecciones municipales de 1983 y las europeas de 1984. Y, ante la posibilidad de perder el control del parlamento y verse obligado a cohabitar con un gobierno de derechas a partir de 1986, al presidente francés Mitterrand no se le ocurrió otra cosa que ponerse a jugar a aprendiz de brujo y potenciar a la extrema derecha francesa.

El razonamiento era muy simple: si conseguimos que la extrema derecha crezca un poco, le quitaremos votos a la derecha tradicional y, además, el miedo a esa extrema derecha reforzará a la izquierda en general y al partido socialista en particular.

Y dicho y hecho: Mitterrand comenzó a presionar a las principales cadenas de TV francesas para que dieran cobertura al líder ultraderechista Jean-Marie Le Pen y cambió las normas de elección de diputados casi al final de la legislatura, sustituyendo el sistema mayoritario a doble vuelta por un sistema proporcional.

Pero las consecuencias fueron las contrarias a las previstas: efectivamente, la extrema derecha consiguió entrar en el Parlamento, obteniendo 35 diputados, pero eso no impidió que la derecha tradicional consiguiera la mayoría absoluta. La estrategia socialista de dividir el voto de la derecha había fracasado.

De hecho, a partir de ese momento comenzó un lento e inexorable declive de la izquierda francesa, porque la extrema derecha empezó absorbiendo los votos del Partido Comunista y continuó arrebatándole buena parte de los suyos al Partido Socialista. En las pasadas elecciones europeas celebradas este 25 de mayo, el primer puesto fue para el Frente Nacional francés de Marine Lepen, y los análisis sociológicos muestran que el 43% de los votantes de clase trabajadora optaron por ese partido.

Es decir: por intentar garantizarse el poder, Mitterrand dio vida a un monstruo que terminó destruyendo a la propia izquierda.

Como ustedes saben, el Partido Popular lleva varias semanas amenazando con reformar las normas que regulan la elección de los alcaldes. Se trata de una cacicada antidemocrática, inaceptable desde todos los puntos de vista:

1) En primer lugar, no resulta admisible que se reformen las normas de elección a solo nueve meses de los comicios. Cambiar las reglas en mitad del partido indica un escaso respeto por los electores. Si el PP quiere modificar las normas de elección de alcaldes, que lo haga inmediatamente después de mayo, y que esas nuevas normas se apliquen a los siguientes comicios municipales, previstos para 2019.

2) En segundo lugar, yo no tendría nada que objetar si se hiciera una elección a doble vuelta, pero el PP pretende que el que consiga un 40% de voto y un 5% de ventaja sobre el segundo, resulte elegido alcalde de forma automática. Es decir, lo que el PP está planteando no es una elección directa de alcaldes, sino entregar al partido más votado una sobreprima de representación, que es algo bien distinto. Y bastante poco democrático. Déjenme que les ponga un ejemplo: con la reforma que Rajoy está proponiendo, si Bildu obtiene en un pueblo del País Vasco un 40% y el PP y el PSOE obtienen un 30% cada uno, el alcalde sería de Bildu. Ahora díganme: si el 60% del pueblo NO QUIERE un alcalde proetarra, ¿cómo va a ser democrático que el alcalde sea proetarra? La reforma electoral que el PP plantea es una barbaridad.

3) En tercer lugar, el PP vuelve a demostrar que sus votantes, los votantes del PP, le importan un comino. Rajoy dispone de la mayoría absoluta y, ya que no va a poder dar a sus electores alegrías económicas, porque el panorama internacional se está complicando, podría al menos darles alegrías legislativas y empezar a cumplir su programa electoral. Pero en lugar de eso, en lugar de tratar de recuperar a los votantes perdidos, el PP pretende seguir ocupando las alcaldías, pero ahora con menos votos. Es decir, al votante defraudado que le den morcilla: no merece que hagamos nada por recuperarlo.

4) En cuarto lugar, y como el propio gobierno ha reconocido ayer, la reforma electoral que el PP plantea entregaría en bandeja a Bildu y a ERC numerosas alcaldías del País Vasco y de Cataluña. A pesar de lo cual, el gobierno dice estar dispuesto a seguir adelante con su reforma. Es decir: Rajoy está dispuesto a causar a España un daño quizá irreparable, a cambio de conservar unas cuantas alcaldías en otros puntos de España.

Como pueden ustedes ver, la reforma electoral propuesta no hay por dónde cogerla: a Rajoy no le importan ni los usos democráticos, ni sus electores, ni España.

Y lo peor es que, encima, los efectos pueden ser contrarios a los que se buscan. Porque si sale adelante esta reforma, lo que va a pasar es que el voto útil de izquierda, lejos de concentrarse en el PSOE, irá a parar a Podemos, que ya está por delante del PSOE en intención directa de voto, según todas las encuestas. De modo que el PP podría, seguramente, conservar unas cuantas alcaldías, pero a cambio de destruir al PSOE y consolidar a Podemos como opción de gobierno de ámbito nacional.

Rajoy verá lo que hace, pero resulta inteligente escarmentar en cabeza ajena. El PP está a punto de cometer el mismo error que cometió el Partido Socialista Francés hace ahora treinta años. Y, como le sucedió a Mitterrand, puede liberar un monstruo que termine destruyendo las posibilidades de acceso al poder de la derecha durante décadas.

Razones para rechazar un 'QE' europeo
El Confidencial 30 Agosto 2014

He's never early, he's always late, first thing you learn is you always gotta wait, I'm waiting for my man. Velvet Underground

No han pasado ni tres meses desde que el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, anunciase su plan de estímulo para 2014, el famoso TLTRO de 400.000 millones de euros. Pues bien, ya tenemos a muchos inversores y analistas pidiendo un estímulo monetario adicional (QE) que lance las bolsas a la estratosfera para mantener la rentabilidad de unas carteras agresivamente expuestas a renta variable, bajo la débil excusa de “la economía real”.

El problema de pedir estímulos monetarios es que Europa no es EEUU, ni en libertad económica, ni en independencia energética, flexibilidad o apertura. El euro, además, no es moneda de reserva global -se usa en menos del 29% de las transacciones mundiales- . Pero, sobre todo, no hay que olvidar que Europa está donde está después de gastarse 200.000 millones en planes de estímulo, un billón en inyecciones de liquidez, recompras de bonos soberanos, y después aumentar el balance del BCE un 128%. Pero “no es suficiente”.  Sin embargo…

El problema de pedir estímulos monetarios es que Europa no es Estados Unidos, ni en libertad económica, ni en independencia energética, flexibilidad o apertura

No hay un problema de “deflación”. La inflación subyacente en Europa, excluyendo energía y alimentos,  es del 0,9%. Es decir, bajan los precios por la caída del crudo y la comida. Ninguno de esos efectos es negativo. Mientras tanto, no es extraño que la segunda preocupación para los ciudadanos europeos sea “el coste de la vida”. Porque mientras los defensores del inflacionismo nos asustan con miedos infundados de deflación, el transporte, los seguros, la educación, las tarifas y los impuestos siguen subiendo -que son inflación para usted y para mí, pero no para los creadores de ratios recaudatorios-. La inflación no es una causa del crecimiento sino, como mucho, una consecuencia. Intentar crearla artificialmente solo lleva a mayor miseria.

Sobra liquidez y sube la oferta de dinero. La liquidez excesiva en el sistema es de entre 129.000 y 130.000 millones de euros, según el BCE. El organismo inyectará además 250.000 millones de euros del TLTRO en el cuarto trimestre. O sea, que sobra liquidez en el sistema equivalente a casi el 40% del PIB de España, mientras la oferta de dinero en la Eurozona ha crecido un 1,8% hasta un récord de 10 billones de euros. Pero la solución es inyectar más dinero, claro.

Sobra liquidez en el sistema equivalente a casi el 40% del PIB de España mientras la oferta de dinero en la Eurozona ha crecido un 1,8% hasta un récord de 10 billones de euros. Pero la solución es inyectar más dinero, claro...

Un QE no funciona en una Europa bancarizada. Recordemos que al analizar la “expansión crediticia” en Europa debemos unir Banco Central y bancos tradicionales, ya que la imagen de “lo que hace el BCE” se ve distorsionada si no tenemos en cuenta la peculiaridad de una Europa donde la banca financia el 80% de la economía real. El balance “financiero” se ha disparado entre 2004 y 2014 hasta el equivalente a más del 349% del PIB en la Eurozona, y el del BCE a un 20% del mismo. El Balance de la Reserva Federal es un 25% del PIB de EEUU pero su sistema financiero no llega al 100%. En consecuencia, el “sistema de crédito” es mucho mayor en Europa que en EEUU.

Un problema de exceso de gasto, no de ahorro. Lo último que le faltaba a uno leer es la afirmación del presidente del Banco de Japón. Kuroda segura que el problema es de “ahorro”. Con un endeudamiento privado y público -que sigue por encima del 350% del PIB en la eurozona- un gasto público que ha pasado del 40% al 49% en la UE y los Estados consumiendo déficits anuales del 3% de media… Es un problema de “ahorro”. Paren el tren, que me bajo.

Es importante este problema porque el gasto público se valora en el PIB a coste, no por valor añadido

Un gasto publico disparado a 49% de PIB. Es importante este problema porque el gasto público se valora en el PIB a coste, no por valor añadido. Es decir, cuanto más consume el Estado de dicho PIB, menos potencial de crecimiento tiene la economía por la enorme cantidad de gasto corriente financiado con deuda y mayores impuestos -ya que la inversión no cuenta como déficit-.

Un problema de exceso de capacidad. A nuestros líderes se les escucha mucho hablar de planes de infraestructuras. Total, si hacemos otro puente inútil, no pasa nada. Hay un puente. Lo paga usted y sus nietos. La utilización de capacidad productiva en Europa tras años de planes industriales, verdes y excesos es, en media, del 76%. Es decir, tiene un 24% de sobrecapacidad. Gastar no soluciona nada, porque cuando se cuenta con esa sobrecapacidad, los nuevos planes requieren de mucho menos empleo –o ninguno, ya que las empresas ya están semiociosas.

La inflación y la devaluación no son la solución. El euro se ha depreciado alrededor de un 12% desde que Draghi lanzo el TLTRO y no sólo no han mejorado las cosas en Europa, sino que siguen igual. Sin valor añadido, la devaluación hunde la balanza comercial con la subida de las importaciones. Las deudas no se pagan con inflación porque se disparan los precios de lo que compras. Por eso los países inflacionistas no reducen su endeudamiento. Además, no existe correlación empírica entre inflación y empleo, como explico en detalle en mi estudio “Por qué la inflación no es la solución al paro” .

El “riesgo de japonización”
¿Riesgo? Ninguno. Certeza. Lo comentábamos hace dos años .Pero la japonización de Europa no empieza ahora, empezó en 2001 con los enormes planes industriales y el exceso de crédito para construir capacidad “porque sí”. Cuando cada país, cada región, casi cada barrio, tenía que tener las mismas infraestructuras, mismo sector financiero, misma capacidad instalada. Y cuando dejamos la estela de ese exceso, el efecto placebo de mejorar ligeramente el empleo se convierte en el efecto embudo de empeorarlo mucho más tras la orgía.

“Hay que hacer algo”
Lo último que me faltaba leer es que, como los gobiernos no van a reducir el gasto público, ni bajar los impuestos para dinamizar la economía, y con ello atraer inversión y empleo, el Banco Central Europeo tiene que “hacer algo”. Poner cara de velocidad y hacer como que estás muy ocupado, como me decía un buen amigo sobre la gestión de la Unión Europea.

El gas de la risa monetario. Te hace sonreír pero no te cura. La política monetaria no compensa ni sustituye las ineficiencias de los países. Ni crea empleo. Un CEO de una gran empresa española me decía “el BCE te puede llevar al río, pero si no tienes sed no te puede obligar a beber”. Y es que ese es el error de diagnóstico en Europa. No se muere de sed, está empapada hasta el colodrillo, y hasta que no se sustituyan planes intervencionistas de enorme coste por valor añadido y competencia, no crearemos empleo. Sustituir, no añadir.

El gas de la risa monetario. Te hace sonreír pero no te cura. La política monetaria no compensa ni sustituye las ineficiencias de los países. Ni crea empleo

Eso en una Unión Europea que gasta casi un 0,8% de su PIB en políticas de empleo “activas” y casi el 1,3% en medidas pasivas destruyendo empleo a pesar de planes de estímulo e inyecciones.

El QE (expansión cuantitativa) sólo genera mayor burbuja financiera, retrasa o impide la limpieza de los sectores hipertrofiados y el dinero se va a financiar Estados que no ven necesidad de ser más eficientes, así que derrochan más. Incentiva el endeudamiento y el gasto improductivo, no lo reduce. Las bolsas y bonos que suban o que bajen, pero que no le hagan a usted pagarlo con el cuento del “empleo”.

Le damos un aura mágica a los bancos centrales que no tienen. En Europa necesitamos rediseñar el modelo de crecimiento desde el sector exterior, valor añadido, apertura, control presupuestario y permitiendo absorber y limitar esa sobrecapacidad que nos cuesta a todos en impuestos y subvenciones. No con experimentos monetarios que, además, ya han fallado antes. La solución a los errores no es repetirlos pero más grandes, a lo bruto. Ni decálogos que parecen la carta a los Reyes Magos de un burócrata, ni “esperar a ver” confiando que los tipos bajos enmascaren los problemas estructurales. 

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Los delirios identitarios y los problemas de la Cataluña real
EDITORIAL Libertad Digital 30 Agosto 2014

Los residentes en el popular barrio de la Barceloneta de la Ciudad Condal están pasando un auténtico calvario por culpa del denominado turismo de borrachera. Las imágenes de un grupo de turistas italianos haciendo la compra en un supermercado completamente desnudos dieron la vuelta al país, así como las manifestaciones de los vecinos en las que exigían que el Ayuntamiento pusiera cerco a los apartamentos destinados al uso turístico, sean ilegales o no.

La proscripción de ese tipo de negocios no es justa ni solucionaría el problema. Lo que hay que proscribir es el incivismo, y en eso ha de desempeñar un papel protagónico la propia ciudadanía, expresando con absoluta claridad su rechazo a los vándalos. Las concentraciones son un buen medio, ciertamente, así como la presión social sobre quienes se dedican a amargar la vida al prójimo.

Pero, por supuesto, la principal responsabilidad en este asunto es de los poderes públicos. Poderes públicos que han estado clamorosamente ausentes hasta que la ciudadanía ha dicho basta. Cuando estalló la crisis el alcalde Trias, de CiU, estaba literalmente ausente, de vacaciones. Y el Consistorio procedió con evidente torpeza.

El turismo de borrachera que padece Barcelona ya es de sobra conocido en el extranjero, como saben de sobra los vándalos que se comportan en la Barceloneta como seguramente no se comportarán en sus lugares de residencia y buena parte de la audiencia de los medios internacionales que se han hecho eco de lo sucedido estos días allí. Probablemente sepan menos del demencial proceso de secesión en que está embarcado el nacionalismo gobernante en Cataluña y también en su capital. Pero resulta que es a lo único que se dedican. Al alcalde Trias le importa menos que nada la calidad de vida de los vecinos de la Barceloneta, en cambio se desvive por que las obras de pavimentación de la ciudad se hagan en tiempo y forma para que el aquelarre independentista del próximo 11 de septiembre luzca esplendoroso.

En el altar de la construcción nacional, en Cataluña se despilfarran millones de euros mientras se desatienden servicios esenciales y se ningunea a los vecinos que han de sufrir los desmanes del peor de los turismos. El daño que está infligiendo el nacionalismo al Principado es indignante e intolerable. A ver si de una vez todo el mundo toma nota, empezando por Madrit y, sobre todo, por los propios ciudadanos de Cataluña.

Desvergonzada confesión de Carod Rovira
EDITORIAL El Mundo 30 Agosto 2014

EL EX vicepresidente catalán Josep Lluís Carod Rovira sorprendió ayer con una revelación que resultaría sólo escandalosa de no ser además -con toda probabilidad- constitutiva de delito. Carod Rovira se jactó en una entrevista a Radio Euskadi de haber denunciado "unos años antes" que Pasqual Maragall la corrupción sistematizada en la Generalitat presidida por Jordi Pujol, donde las adjudicaciones públicas se gravaban sistemáticamente con una coima del 3% para financiar a CiU.

El también ex presidente de ERC añadió que "alguien muy importante de CiU" le aseguró que las comisiones no eran del 3% sino del 5%, aclaración que le dejó "atónito" porque demostraba "la impunidad con que se trataban estos temas".

En realidad, muy poca debió de ser la estupefacción del republicano cuando ni denunció el caso ante un juez, como era su obligación, ni el conocimiento prematuro de la corrupción ha impedido a ERC llegar a acuerdos con los convergentes.

Es decir, él mismo ha contribuido a la impunidad a la que alude. La confesión con la que se ha descolgado ahora Carod Rovira sólo es posible desde el desprecio al Estado de derecho. Debe explicar con nombres, pelos y señales todo lo que sabe

Descalabro o ‘cacicada’, el dilema de Rajoy
José Antonio Zarzalejos El Confidencial 30 Agosto 2014

La modificación del artículo 196 de la Ley Orgánica 5/1985 de 19 de Junio de Régimen Electoral General para que los alcaldes sean elegidos directamente por los votantes y no por la mayoría absoluta de los concejales, tal como pretende el Gobierno y el PP, es una democrática arbitrariedad, o sea, una ‘cacicada’. Rajoy puede hacerlo, pero si modifica la ley en soledad, habrá roto, además de desdecirse personalmente, una de las pocas prácticas sanas que quedan en la democracia española: no alterar sin amplio consenso el llamado bloque de constitucionalidad. Zapatero lo hizo con el Estatuto catalán de 2006 -que no contó con el apoyo del PP- y ahí están las consecuencias.

El presidente del Gobierno, sin embargo, se encuentra ante un grave problema: sabe que las elecciones municipales y autonómicas de mayo del año que viene pueden suponer un descalabro para el PP, porque se compararán con el éxito tan extraordinario logrado por los populares el 22 de mayo de 2011. Amparado en la mayoría absoluta de que dispone, Rajoy pretende alterar las reglas del juego a sólo nueve meses de los comicios locales y autonómicos mediante un procedimiento democrático pero motivado por razones de interés partidario. No se trata, pues, de que la elección directa del alcalde sea ni inconstitucional ni antidemocrática. Lo cuestionable es la motivación de ese cambio normativo y el momento tardío -en relación con el fin de la legislatura municipal- para plantearlo y ejecutarlo, cuando pudo hacerlo, sin sospecha de partidismo, al principio de su mandato.

No se trata de que la elección directa del alcalde sea ni inconstitucional ni antidemocrática. Lo cuestionable es la motivación de ese cambio normativo y el momento tardío para plantearlo y ejecutarlo, cuando Rajoy pudo hacerlo, sin sospecha de partidismo, al principio de su mandato

Probablemente, si el PP y el Gobierno no cambian el sistema de elección de alcaldes podrían perder ciudades en las que en 2011 obtuvieron cómodas mayorías absolutas. Y especialmente tres que son emblemáticas de su poder territorial. Concretamente, Madrid, donde obtuvo el 49,7% de los votos; Valencia, con el 52,5%, y Sevilla, con el 49,3%. Estos porcentajes de voto a las listas del PP son impensables en el próximo mayo. En esas y otras capitales perdería la mayoría absoluta y una previsible conjunción de izquierdas (PSOE, IU, Podemos y, eventualmente, UPyD) arrebatarían a los conservadores las alcaldías. Se produciría, por lo tanto, un auténtico descalabro que podría agudizarse si lo mismo ocurre en las Comunidades Autónomas de Madrid y Valencia.

Si en vez de ser elegido alcalde el que obtenga la mayoría absoluta de los concejales (artículo 196 de la LOREG), lo es el que logre, con una prima adicional de concejales, el 40% de los votos y un 5% más que la siguiente lista, el PP tiene más posibilidades de -incluso cayendo mucho en las urnas- mantener las principales alcaldías españolas. Al parecer esa es la fórmula barajada por el Gobierno que se complementaría con una segunda vuelta en caso de que ninguna lista obtenga ese porcentaje de sufragios. Aunque el Ejecutivo aún no ha descubierto por completo los criterios que regirían la modificación de la ley electoral. Pero hay un dato general muy indicativo: en 19 capitales el PP obtuvo en 2011 más del 50% de los votos; en 17, entre el 40% y el 50%, sólo en seis estuvo por debajo del 40 y no fue el partido más votado en diez capitales. Es decir: en la legislatura municipal y autonómica actual, barrió del mapa al PSOE.

Sin embargo, de aquel 22 de mayo de 2011 al día de hoy se han producido dos cambios sustanciales: el primero consiste en la fuerte y profunda decepción de un amplio sector de electores del PP a cuenta de la corrupción (casos Bárcenas y Correa) y en la ausencia de compromiso del Gobierno con su programa electoral; y el segundo, que reside en el fraccionamiento de la izquierda que se aunaría en coaliciones diferentes para arrebatar poder territorial al PP a sólo cinco meses de los comicios legislativos. Los populares apenas podrían contar con UPyD y con Ciudadanos -si los de Rivera logran una cierta cobertura territorial en las municipales más allá de Cataluña- para mantener alcaldías en su poder. De modo que sólo una modificación de la LOREG en el sistema de elección de alcaldes evitaría a los conservadores que las elecciones locales les resultasen poco menos que desastrosas.
De aquel 22 de mayo de 2011 al día de hoy se han producido dos cambios sustanciales: la fuerte y profunda decepción de un amplio sector de electores del PP a cuenta de la corrupción y, segundo, el fraccionamiento de la izquierda

Pero ni siquiera consumando esa reforma legislativa el PP podría confiarse lo más mínimo. El tiempo apremia y transcurre con velocidad sin que el Gobierno haya revitalizado su discurso político, que sigue obsesivamente centrado en la economía y en las reformas que repercuten sobre ella sin atender a otras realidades sociales e institucionales que requieren de renovaciones urgentes. Es cierto que la mejora económica ayudará al PP, lo mismo que una resolución sensata del envite soberanista en Cataluña. Pero el ámbito local-regional es muy sensible a las políticas de proximidad entre las que resultan de vital importancia las conductas de probidad y honradez de los ediles que en tantos sitios se echan en falta. Un problema que afecta también al PSOE (en Andalucía, por ejemplo), pero menos a los demás partidos.

Por lo demás, las principales ciudades vascas y catalanas -salvo algunas para el PSC- quedarán en manos nacionalistas con más comodidad de lo que ya están por el procedimiento de elección de alcaldes ahora vigente. Aunque probablemente, tanto ERC como Bildu se beneficien -un “daño colateral” se dice en el Gobierno- de una reforma que el PP y el Ejecutivo van a llevar adelante pro domo sua. Entre el descalabro posible y la ‘cacicada’ segura, Rajoy ha optado por la segunda optimizando una mayoría absoluta que, dado el previsible nuevo mapa de poder de los partidos en España, tardará muchos años en repetirse.

familias CERCANaS A CIU SE REPARTEN EL PASTEL
Los constructores catalanes del caso Pujol: un negocio de 875 millones en cinco años
30 Agosto 2014

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía ya ha enviado al juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, un exhaustivo informe que detalla el presunto cobro de comisiones ilegales por parte de Jordi Pujol Ferrusola, el hijo mayor del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol Soley. Los expertos en delitos económicos de la Policía describen al instructor del caso cómo el primogénito del clan utilizó tres sociedades instrumentales para emitir facturas falsas por servicios inexistentes que habrían ascendido a 12,2 millones de euros. La investigación judicial se centra por ahora en la actividad de Jordi Pujol Jr. y su esposa Mercé Gironés, pero las pesquisas policiales también señalan a las empresas que alimentaron durante años la trama tejida por el clan a cambios de presuntos favores políticos.

Los focos se centran en tres grandes grupos constructores controlados por familias de la burguesía catalana que crecieron a la sombra de los diferentes Gobiernos de Jordi Pujol y que han logrado consolidar su hegemonía en la comunidad pese a la presión de otros gigantes de ámbito nacional. Según cálculos de El Confidencial basados en datos oficiales de la propia Generalitat, tras el presunto cobro de comisiones ilegales por parte de estas tres corporaciones familiares se esconde un negocio que ascendió en sólo cinco años (2008-2012) a un total de 875 millones de euros en contratos públicos para la construcción de infraestructuras. Con todo, la investigación de la UDEF se remonta hasta el año 2000. Los pagos habría servido para amañar un volumen aún mayor de contratos.

Grupo Comsa-Emte
La UDEF concluye que este grupo constructor, propiedad de la familia Sumarroca, pagó entre 2008 y 2009 a Project Marketing Cat, una de las sociedades instrumentales controladas por Jordi Pujol Ferrusola, 154.048 euros por falsos servicios de consultoría. Los agentes recuerdan que la corporación está controlada por “Carles Sumarroca Coixet, que desde antaño ha tenido vínculos con el expresidente de la Generalitat de Catalunya, Jordi Pujol Soley, pudiendo acreditar que las sociedades que gravitan en torno a Carles Sumarroca tienen fuertes ingresos provenientes de negocios de ámbito público”.

Los vínculos de Comsa-Emte se han prolongado en el tiempo con los actuales dirigentes de CiU. El hijo de Carlos Sumarroca Coixet, Carlos Sumarroca Coixet, se encuentra, por ejemplo, entre los 13 miembros del Consejo Asesor de Endesa en Cataluña gracias al apoyo de Convergencia. La UDEF mantiene que los pagos podrían ser mayores porque sus agentes no han podido localizar toda la información que buscaban. Emte no facilitó las facturas emitidas a otras dos empresas vinculadas con la trama de Jordi Pujol Jr. alegando que “dado el tiempo transcurrido no las guardaban”.

Estos negocios ocultos hasta la fecha permitírían quizá explicar la facilidad de Comsa-Emte para lograr contratos de las diferentes administraciones catalanas. Entre 2008 y 2012, el grupo de la familia Sumarroca fue en dos ejercicios el que acaparó la mayor cantidad de gasto en infraestructuras de la Generalitat, según las estadísticas oficiales. En esos cinco años, el clan cercano a la familia Pujol acumuló una cifra de negocios en contratos públicos por un valor total de 500,18 millones de euros.  

Grupo Copisa
El segundo gran grupo señalado por la investigación de la Policía sobre las presuntas actividades ilícitas del mayor de los siete hijos del expresidente Pujol es el Grupo Copisa, controlado por la familia Cornadó, también fuertemente vinculada con CiU. Los investigadores concluyen que dos de las sociedades instrumentales de Jordi Pujol Jr., Project Marketing Cat e Inicitiatives Marketing e Inversions, facturaron igualmente a una decena de sociedades de este grupo de construcción por servicios fantasma.

La UDEF concluye que esos documentos solo pretendían blanquear el pago de comisiones ilegales por gestiones de Jordi Pujol Jr. ante la administración catalana y se apoya en el hecho de que Copisa no pudo aportar documentos “en los que de forma fehaciente se dejara constancia de trabajo alguno real como pudieran ser correos electrónicos, justificaciones de la experiencia de Jordi Pujol Ferrusola en cada una de las materias, gastos, informes de avance…”.

Xavier Tauler Ferre.
Los investigadores subrayan que la relación del hijo del expresidente con el grupo Copisa era tan fluida que había un alto directivo de la corporación que actuaba de enlace. Se trata de Xavier Tauler Ferre, consejero delegado del Grupo. Jordi Pujol Ferrusola se ponía en contacto con él y éste a su vez redirigía “oportunamente la llamada al representante de la sociedad [de su propio grupo] que correspondiera”.

Esos fluidos contactos habrían dado como resultado una suculenta recompensa para el grupo de la familia Cornadó. Según los datos de la propia Generalitat, el Grupo Copisa logró sólo en el periodo 2008-2012 adjudicaciones de la administración autonómica por valor de 375,03 millones de euros, convirtiéndose en uno de los principales contratistas de Cataluña. En 2012, un ejercicio de fuertes recortes de gasto público, Copisa se alzó como el primer proveedor de obra pública de Cataluña. 

Las otras familias del caso Pujol
La UDEF también apunta a otras empresas catalanas como colaboradoras necesarias de los cobros ilegales que habrían nutrido durante décadas las cuentas bancarias en paraísos fiscales de Jordi Pujol Ferrusola. De hecho, el juez Ruz ha pedido información sobre 17 supuestos clientes del primogénito del clan, pero los investigadores sólo han rastreado una parte.

Entre los que ya han sido analizados se encuentran, además de Comsa-Emte y Copisa, otras firmas de menor tamaño como la compañía Aglomerats Girona S.A., propiedad del empresario Esteban Ayats Domenech. La Policía implica a esta empresa, que ya fue investigada en 2011 por el amaño de contratos en la provincia de Gerona, en un pelotazo urbanístico que reportó a la mujer de Jordi Pujol Jr., Mercé Gironés, unas ganancias de 4,8 millones de euros. Los agentes sospechan que la operación sirvió para encubrir el blanqueo de fondos procedentes de comisiones

Las firmas Famguega y Life Mataró, ambas vinculadas con la familia Guerrero Kandler, también son señaladas como responsables de pagos fraudulentos a la trama de Pujol Ferrusola. Ambas se dedican al negocio inmobiliario. Aunque no captaron contratos de obra pública, sí se habrían beneficiado de decisiones administrativas de la Generalitat. Los investigadores detallan en concreto el abono de una factura con fecha de 19/11/2007 por importe de 479.984,09 euros que supuestamente habría servido para remunerar servicios de consultoría prestados por el mayor del clan Pujol. Sin embargo, en la documentación aportada por los propietarios del grupo "no queda clara la realidad del trabajo efectivo que prestó Jordi Pujol Ferrusola". Eso no impidió el pago de esa factura y de otras tres por importes de 759.800 euros, 379.900 euros y 379.900 euros en el plazo de un solo mes. Igual que en los otros casos, la UDEF considera que esas facturas se utilizaron para tapar el pago de comisiones. 

La otra familia que asoma en la investigación judicial es la propietaria de los únicos tres casinos que durante décadas han tenido licencia para operar en Cataluña. Se trata de la familia Suqué. El juez Ruz ha pedido a la UDEF que investiguen los presuntos pagos que habría realizado este otro clan fuertemente vinculado también con los Pujol a las sociedades instrumentales que manejaba el primogénito del expresidente catalán. Los Suqué habrían realizado esas contribuciones a través de la firma Inverama SL. Los expertos en delitos económicos de la Policía aún no han diseccionado esta otra relación. 


Recortes de Prensa   Página Inicial