AGLI Recortes de Prensa   Domingo 31  Agostoo  2014

Las armas de los Trolls
Juan Vicente Santacreu Periodista Digital  31 Agosto 2014

Vale la pena conocer al enemigo… entre otras cosas por si algún día se pone a tu lado como amigo.

Cualquier país del mundo tiene sus enemigos particulares, pero estos están fuera, en cambio como lo nuestro no es un país, es una Cosa, los enemigos campan a sus anchas por dentro. Y además los financiamos.

Así podemos ver en nuestra “Cosa” a terroristas en la administración, asociaciones en contra de la unidad de España, fundaciones pro-separatistas, moros reclamando la mezquita de Córdoba y el Al-Ándalus etc. y todas ellas financiadas con dinero de los españoles. ¿Se puede ser más imbécil? Evidentemente no. *Ver ? Financiando al enemigo.

Si desgranamos el organigrama político-social de España, vemos que esto mismo ocurre en organizaciones más pequeñas como asociaciones, e incluso en Partidos políticos donde se infiltran las hienas para reventar cualquier proyecto desde dentro. Es la táctica de guerrillas.

Los Trolls en Vox
El procedimiento es sencillo, se infiltran las hienas en la organización, se acercan sutilmente al líder y van soltando cargas de profundidad llenas de trolas, embustes y patrañas contra los “activos” más importantes del grupo para desterrarlos y así aislar al líder para convertirlo en su “idiota particular”. Es lo que en muchas ocasiones he bautizado como “el poder de los idiotas”. ¿Te acuerdas de Zapatero? Y es que ya se sabe, cuando a los idiotas se le otorga impunidad y poder, entonces… ¡¡estás jodido!!

En España disponemos de unos verdaderos Trolls profesionales, algunos son viejos conocidos, saltan de Partido en Partido y de proyecto en proyecto reventando todo lo que pillan por el medio. ¡¡Y no se cansan los cabrones!!

Los Trolls pueden tener dos finalidades: reventar un proyecto desde dentro y fagocitarlo para beneficiar al enemigo o conseguir protagonismo y unos “carguitos” que han sido incapaces de encontrar en toda su vida de forma lícita. Es decir, unos mierdas que han sido incapaces de dirigir sus vidas y pretenden trepar a unos carguitos para dirigir la vida de los demás. ¡¡Paradójico!!

Todo esto te lo cuento porque lo he vivido en alguna ocasión en primera persona y en mi caso no tiene importancia ya que, como no persigo nada, me la resbala. A lo sumo me produce un empacho de risas. A pesar de todo, no deja de sorprenderme que personajes como Mario Conde, José Alcaraz, Luis del Pino y alguno más hayan sucumbido ante los cuentos de los Trolls enfrentándose a mí injustificadamente mientras los Trolls, muy inteligentemente han quedado al margen. Ya ven, sectarios como los de izquierdas. La diferencia es aquellos no saben leer y estos son de letras pero no saben sumar. Y algunos ni de letras.

Entiendo que algunos me vean como un peligro potencial ya que no soy un trepa, no soy traidor, no me vendo y soy libre; y para más “jodienda”, español. Parece ser que todo ello me convierte en un aliado incómodo para más de uno.

Si alguien hace caso a un Troll sólo tiene dos lecturas posibles, que el Troll es más inteligente o que sus intenciones se codean con la indecencia.

Y no quiero terminar sin acordarme de la “guapísima” Cristina Seguí y aunque su curriculum vitae cojea, no pasa nada porque para que una trepa triunfe en política sólo es necesario que cumpla una de las dos condiciones: que sea guapa o inteligente. Juzguen ustedes. A las “guapas” como Cristina es mejor tenerlas enfrente que detrás.

Y ya sabes mi filosofía, nunca pego el primero, pero el que me busca me encuentra, y además como no persigo ningún “carguito”, así lo pienso y así lo digo.

Vale la pena conocer al enemigo… entre otras cosas por si algún día se pone a tu lado como amigo.

Financiando al enemigo España
Comparte este artículo porque el poder está en tus manos
Juan Vicente Santacreu Periodista Digital  31 Agosto 2014

Esta historia también es aplicable al chantaje continuo de los Catalufos; los financiamos sabiendo que persiguen la independencia. ¿Se puede ser más gilipollas?.

El lema está muy claro, ETA a la cárcel, censurar a Rajoy por traidor y centrifugador de España y llevar a Zapatero al banquillo por colaborador con bandas armadas (ETA, Al Qaeda y Terroristas somalíes). Recuerdo que pagar rescates es colaborar con el enemigo y es delito.
La Partitocracia española esta formada por un traidor y un idiota y los ciudadanos debemos poner fin a este "Desmadre Nacional".

- Zapatero permitió que la ETA se presentara a las elecciones, por tanto se financia con unos 400 millones de euros a los terroristas y además tienen acceso a toda la información personal de cargos públicos por si deciden volver a matar. Es decir, con tu dinero y el de todos los ciudadanos financiamos a ETA.-

Si quieres más motivos, aquí te dejamos este artículo escrito el 10-8-2011.
Mediterraneo Digital - Juan Vte. Santacreu

Hoy voy a entrar al trapo, ¿Te imaginas a Israel financiando las armas de los Palestinos o fabricando los misiles Qassam para que Hamas se los devuelvan por el aire?. Esto sería una bella historia de Gila pero imposible de creer.

¿Es posible que un país financie a su enemigo? Pues si, la historia te puede narrar numerosos episodios. Por ejemplo, cómo la CIA en ciertas ocasiones subvenciona al enemigo para justificar un ataque, una guerra o desestabilizar a un país.

Si esto te pilla lejos, podemos hablar de cosas mas cercanas, por ejemplo como la CIA en colaboración con ciertos sectores del "Sistema” (español) organizó a la ETA para que cometiera el asesinato de Carrero Blanco.

A la ETA se le proveyó del plan logístico y de las bombas de alta tecnología, -de la de entonces- para cometer el magistral atentado con total precisión.

De episodios mas cercanos podemos hablar como la ETA, enemigo potencial de los moros, los organizó y les diseñó todo el plan logístico para cometer el mayor atentado que ETA ha elaborado jamás contra la población civil. Si, te estoy hablando del 11-M.

En el Movimiento Masby hemos alertado muchas veces de este tema, pero si todo ello te ocasiona dudas o tenemos diferencias de opinión, te puedo hablar de hechos actuales que se desarrollan con total normalidad y no admiten discusión.

Financiar al enemigo
¡¡Fíjate la parida!!, Zapatero regala de tu dinero, 180 mil euros a los moros españoles para que se hagan una web islámica y nos toquen los "cojones". Estos moros cabreados por la guerra que Zapatero nos ha metido, nos amenazan -en la misma web que hemos pagado- con otro 11-M. ¿Has visto mayor inútil en tu vida?

Por otra parte tenemos a los partidos independentistas que pretenden una segregación de ciertas regiones de España atentando contra la unidad Nacional y en cambio se subvencionan con dinero español. ¿Has visto mayor gilipollez en tu vida?. Para ver inútiles y gilipollas, ya no hace falta salir de España.

Sí, parte de tu dinero de los impuestos va canalizado a subvencionar a los partidos políticos y por supuesto, también a los independentistas.
Pues ya sabes, si la masa borreguera duerme placidamente al estilo de Rajoy y los imbéciles tienen el control de tu nación, al enemigo te están vendiendo sin pudor ni compasión.
Porque... ¿Qué hay más peligroso que el enemigo? Tener a un imbécil de amigo, un idiota dirigiendo tu partido o un mamón controlando la Nación.

Mediterraneo Digital - Juan Vte. Santacreu –

La España de las dos velocidades
Comparte este artículo porque el poder está en tus manos
Juan Vicente Santacreu Periodista Digital  31 Agosto 2014

Juan Vte. Santacreu 23/08/2014

He dicho muchas veces que la enfermedad nacionalista se cura viajando. Es más, el viajar enriquece tanto que cuando regresas a tu país, cosas que te hacían ver como normales las empiezas a ver como imbecilidades nacionales.

Es por ello que no veras ni una sola persona inteligente que tras recibir una buena dosis de "mundología" continúe defendiendo sus tribus aldeanas y sus dialectos inútiles rebozados con una buena porción de endogamia autonomista.

Es hora de hacer lo correcto y no lo establecido -JV Santacreu

Y así, con tanta idiotez, estamos creando la España de las dos velocidades. Me explico, mientras unos pierden el tiempo -o se lo hacen perder- con lenguas medievales, los que tienen un "chute" de mundología aprovechan para aprender inglés, francés... o simplemente aprender mejor en español, que no es poco.

Seamos honestos, ¿quién crees que tendrá mayor oportunidades en la vida, un joven sabiendo inglés y español o un joven con su gallego y su español mal hablado? Quizá te acuerdes de un conocido chiste que adaptado a este tema sería: "Papa, ¿con el gallego podré ir al horno a comprar pan?, sí hijo mío y con el español a todas partes. ¿Te suena?

Es cierto, con el gallego, catalán, vasco o cualquier otra modalidad lingüística local podrás ir a comprar pan, sólo eso y no siempre.

¿Tú crees que los hijos de los poderosos estudian en lenguas tribales? -JV Santacreu

Mientras los pastores sigan lanzando la falacia de que los dialectos tribales son un bien cultural, los borregos se lo creerán, porque creer es más fácil que pensar. He ahí la razón de que existan más creyentes. - Albert Einstein.

Por tanto las Autonomías y sobre todo las lenguas tribales son como murallas feudales, no impiden entrar pero dificultan salir. Las Autonomías representan la regresión al pasado y un anclaje a la evolución social del hombre. ¡¡Ah, y tu ruina económica!!

Así lo pienso y así lo digo. Juan Vte. Santacreu –

La gilipollez de los dialectos tribales
Comparte este artículo porque el poder está en tus manos
Juan Vicente Santacreu Periodista Digital  31 Agosto 2014

Juan Vte. Santacreu 2/8/2014

Leyendo el artículo del maestro Arturo Pérez-Reverte, "El cáncer de la gilipollez", me corroboró que el cáncer de España es sin duda la gilipollez colectiva. Esa que nos hace tomar, o cuanto menos apoyar, decisiones en contra del interés general en beneficio de unas minorías. Minorías imbéciles, por supuesto. Es lo que muchas veces he descrito como la dictadura de las minorías.
Obsérvese, por ejemplo, el tema de los dialectos tribales, lo que muchos llaman lenguas de España, que por mucho que lo repitan esas mayorías bien adoctrinadas no dejan de ser dialectos de cuadras. Y hasta Mozos de Cuadras tiene alguna autonomía para vigilar que el ganado estudie, hable y piense distinto al resto de España.

Pero seamos sinceros, esas lenguas sólo sirven para tres cosas: para ir a por pan, para separarnos en rediles y la más importante, para legitimar y mantener a las reinonas folclóricas en sus tronos.

Aunque estoy seguro de que Arturo Pérez-Reverte no escribió este párrafo pensando en la gilipollez lingüística de los españoles, o quizá sí, bien se puede aplicar en este tema como a multitud de imbecilidades más. No obstante, aunque todo el párrafo me parece genial quiero resaltar su última frase: la rebeldía es el único refugio digno de la inteligencia frente a la imbecilidad. Quizá es la frase más bonita de todas las que yo he leído de este maestro, o quizá es porque "empatizo" totalmente con ella.

La gilipollez de los dialectos tribales - Arturo Pérez-Reverte
No somos más gilipollas porque no podemos. Sin duda. La prueba es que en cuanto se presenta una ocasión, y podemos, somos más gilipollas todavía. Ustedes, yo. Todos nosotros. Unos por activa y otros por pasiva. Unos por ejercer de gilipollas compactos y rotundos en todo nuestro esplendor, y otros por quedarnos callados para evitar problemas, consentir con mueca sumisa y tragar como borregos -cómplices necesarios- con cuanta gilipollez nos endiñan, con o sin vaselina. Capaces, incluso, de adoptar la cosa como propia a fin de mimetizarnos con el paisaje y sobrevivir, o esperar lograrlo. Olvidando -quienes lo hayan sabido alguna vez- aquello que dijo Sócrates, o Séneca, o uno de ésos que salían en las películas de romanos con túnica y sandalias: que la rebeldía es el único refugio digno de la inteligencia frente a la imbecilidad.Arturo Pérez-Reverte - 24/9/2012-

Hubo un tiempo que en España imperaban los intereses decididos por las mayorías, teníamos la misma Sanidad en todo el país, Educación, Justicia, ¡¡coño!! Hasta con la misma lengua podíamos trabajar en toda España. ¿Alguien sabe qué es la movilidad laboral?

Sólo se puede entender que un país esté gobernado en base a los intereses de las minorías cuando las mayorías están inmersas en la gilipollez colectiva.

Si fuéramos libres para poder decidir, seguramente la mayoría elegiría lo contrario de lo que nos imponen los políticos. JV Santacreu

Así lo pienso y así lo digo.Juan Vte. Santacreu –

¿Sanidad pública?, ¡¡imbéciles!!
Comparte este artículo porque el poder está en tus manos
Juan Vicente Santacreu Periodista Digital  31 Agosto 2014

Juan Vte. Santacreu - 20/07/2014

Hace años acuñé para Masby la frase "la mayoría silenciosa" para describir a la clase media, esa que paga y no rechista.
Desde entonces la frase ha sido citada por muchos profesionales de la comunicación, pero la "mayoría silenciosa" seguimos sin tener voz. Y voto, sólo cada cuatro años para elegir al amo menos cabrón.

¿Y por qué digo todo esto? Porque hoy te voy hablar de la Sanidad Pública de esa mayoría silenciosa.
Sí, la que paga para mantener este "Sistema folklórico" que pasó de tener una sanidad pública para todos los españoles a una sanidad que deberíamos llamar "Sanidad Cavernícola", o si prefieres sanidad de granjas. Sí, para los borregos.

Te cuento, el día 8 de febrero de 2014 a las 9.30 sufrí tres infartos cerebrales.

Resumiendo, 50% del cuerpo con parálisis total.

Fue la primera vez en 40 años que hacía uso de la Seguridad Social porque ya se sabe, los autónomos y empresarios nunca nos ponemos enfermos.
Además, para las tonterías cotidianas me pago mi médico privado. Hasta tal punto no hacía uso de la SS que no tenía ni siquiera el SIP –tarjeta sanitaria de Valencia-.

La ambulancia me llevó directamente a La Fe. Bueno, sobre la nueva fanfarronada mastodóntica del hospital La Fe no voy hablar hoy, pero lo haré, ahora me voy a ceñir a mi relación con la sanidad pública a partir de mi enfermedad.

Ingresé en camilla el día 8 de febrero y el viernes 14 me dieron el alta. Pase 6 días en la UCI de neurología y salí andando. Jodido, pero andando por mí mismo.

A pesar de ser una recuperación milagrosa, el lunes 17 fui a trabajar con media cara deformada y medio cuerpo inútil. Es lo que tiene ser autónomo. Tengo que aclarar que en el momento que escribo este artículo, en julio, estoy perfectamente recuperado.

Para qué conformarse con ser pequeños pudiendo ser grandes, piensa en grande: vive, siente y habla en español. -Santacreu

La denuncia viene ahora. El equipo de neurología me recetó Atorvastatina, Adiro y Omeprazol para tomar toda la vida. O sea, Aspirina y una pastilla para controlar el colesterol. Sin importancia. Pues bien, sabiendo que es un medicamento para toda la vida, me acerque a la farmacia y le pedí un juego de cajas para mi casa de Valencia y otro juego para la casa de la playa. ¡¡Sorpresa!! Me explicaron que eso no era posible, que tengo marcados los días en la receta que puedo retirar los medicamentos, pero no sólo eso, en los días que tengo marcados no puedo viajar por España porque ya no tenemos sanidad española, ahora es de la Comunidad.

Llevo varios meses flipando con el tema y no sé si me sorprenden más los hijos de puta de los políticos que están desmembrado España o el mutismo traidor de los periodistas.

O sea, que los días que me toca receta no puedo viajar por España, y menos por la UE. Como puedes ver en la foto, el 23 de Agosto tengo que estar en mi Autonomía Valenciana si quiero el medicamento de la Seguridad Social, sí, un seguro médico obligatorio que llevo pagando toda mi puta vida y que nunca he hecho uso de él.
¿Eso es lo que llamáis Sanidad Pública?... hijos de puta. En España teníamos la mejor Sanidad del mundo y te cubría todo el territorio nacional y el médico, si hacía falta, te daba 2 recetas para los casos como el mío.

¿Y ahora qué tenemos? Te lo voy a explicar, tenemos 17 granjas para controlar a tanto borrego y cada vez más aislados entre sí como si fuéramos de distinta raza y estuviéramos en cuarentena.

¿Por qué no oigo a periodistas mediáticos como Buruaga, a Antonio Jiménez, a Carlos Herrera, etc. hablar de estos temas? ¿No es importante saber que cada vez somos menos país y más mierda, o es que no quieren cabrear al traidor de Rajoy?... A lo mejor es que son periodistas en estado de hibernación.

Tengo que aclarar que como todas mis denuncias, ésta tampoco me afecta, yo puedo pagarme los 10€ que me cuestan los medicamentos, y de hecho en Agosto no modificaré mis vacaciones por Europa, ¿pero qué pasa con los millones de pacientes "españoles" que sufren en silencio esta paranoia segregacionista autonomista que no pueden pagarse sus medicamentos?

¿Y vosotros, los de la Marea Verde, los que defendéis la España de 17 granjas habláis de sanidad pública? Sois una panda de borregos que sólo aspiráis al pasto de vuestra cuadra. ¡¡Imbéciles!!

Por cierto, si eres moro o negro, no tienes problema, no te hace falta el SIP ni su puta madre, tienes sanidad nacional, colegios, becas, comedor, menú de moro, ayudas etc. que paga la mayoría silenciosa. No sé si te has dado cuenta, aunque yo también soy de los "paganos" hace tiempo me separé de la mayoría silenciosa, y ahora lo "largo" todo.

En Masby siempre hemos defendido un país, una lengua; un ciudadano, un voto. Pero no estaría mal que empecemos a reclamar Una Sanidad, Una Justicia y Una Educación. España es Una y no cincuenta y una.

Así lo pienso y así lo largo. Juan Vte. Santacreu –

Deprisa, deprisa
Luis del Pino Libertad Digital 31 Agosto 2014

¿Quién no ha visto un espectáculo de magia? ¿Quién no ha disfrutado con esos magos capaces de hacer aparecer en tu bolsillo la carta que acabas tú mismo de romper en pedazos, tras extraerla de la baraja?

Existen muchos tipos de magos, pero uno de ellos es el que podríamos denominar, sin intención peyorativa, el "mago charlatán": el ilusionista que habla a toda velocidad y gesticula de manera grandilocuente, consiguiendo que fijemos nuestra atención en su cara o en una de sus manos, mientras con la otra ejecuta sus trucos. Básicamente, se trata de distraer nuestra atención, de no dejarnos tiempo para pensar, para que no podamos detectar cómo nos está engañando.

Acaba hoy el mes de agosto y se inaugura un nuevo curso político. Y a partir de mañana los acontecimientos van a empezar a acelerarse, pero no porque sea necesario que se aceleren, sino porque así lo quieren los ilusionistas malintencionados que nos gobiernan.

Van a pasar muchas cosas en muy pocas semanas. Pero, sobre todo, nuestra clase política va a hablar mucho y muy rápido, de forma que la opinión pública no cuente con tiempo para sentarse a reflexionar.

No les quepa a ustedes duda: se trata de una técnica consciente, que los poco simpáticos magos que nos gobiernan usarán para tenernos entretenidos, mientras escamotean con una mano lo que puedan o nos cuelan de rondón algún nuevo desafuero.

Acepten mi consejo: bajen al supermercado y cómprense un buen cargamento de palomitas, para sentarse a disfrutar del espectáculo. Y sean conscientes de que es todo ilusionismo. Cuando escuchen a los políticos hablar mucho y muy deprisa en estas semanas venideras, recuerden que lo único que intentan es distraer su atención. No se fijen en lo que dicen, sino solo en lo que hacen. Y aprendan a diferenciar, entre aquello que hacen, qué cosas son importantes y cuáles pretenden solo atraer nuestra mirada, mientras nos la clavan por algún otro lado.

El PP, el PSOE y CIU están inmersos en una trampa de la que no saben cómo salir. Así que irán improvisando al calor de las encuestas de opinión. Si pudieran, darían marcha atrás al reloj y retrocederían dos años en el tiempo. Pero ya es tarde para rectificar, así que tienen que encontrar una salida que permita a todos ellos salvar la cara ante sus respectivos electores. Si no pueden hacerlo, si no pueden encontrar esa salida honrosa para todos, tendrán que ver quién saca la pajita más corta. Y el que más papeletas tiene en estos momentos de sacarla es Artur Mas, con lo que CIU sería la primera sacrificada.

Pero ni siquiera eso bastaría en estos momentos. Ni siquiera el sacrificio ritual de CIU le sirve ya a PP y PSOE para garantizarse su propia supervivencia, ante el ascenso de la extrema izquierda de Podemos. Cada vez son mayores los indicios de que puede resultar imposible salvar el sistema bipartidista, dado que la caída del PSOE se está demostrando imparable. Encuesta tras encuesta, el PSOE sigue rompiendo su suelo electoral. Y cada vez se antoja más complicado que PP y PSOE puedan sumar, entre los dos, un cincuenta por ciento del voto en unas futuras elecciones generales, lo que haría imposible la que hasta ahora se había considerado siempre la solución de último recurso: el gobierno de coalición.

Si eso es así, si la decadencia del PSOE es ya irreversible, y todo apunta a que lo es, el sistema diseñado en el 78 está muerto, porque un sistema bipartidista no puede, por definición, descansar sobre una sola pata, la del PP. Y menos aún si esa pata demuestra también estar carcomida.

El PP podría tratar de recuperarse y jugárselo todo a la carta de "o yo, o el caos de Podemos". Pero para recuperar un nivel de votantes aceptable como para poder lanzar ese órdago, tendría que pasar una de dos cosas: o que la situación económica mejorara en los próximos meses de manera espectacular (cosa cada vez más improbable, dado el contexto internacional, que apunta justo a lo contrario); o que el PP aplacara a sus votantes defraudados, a base de medidas ideológicas (cosa que el PP no puede hacer, porque incumpliría los pactos alcanzados para llegar a La Moncloa).

En consecuencia, el futuro de las tres patas del sistema (PP, PSOE y CIU) está en el aire en estos momentos. Con lo que la única salida para España sería el ascenso de fuerzas moderadas alternativas que sustituyeran a los actuales partidos. Pero, obviamente, ni CIU, ni PSOE, ni PP van a suicidarse por propia voluntad. Y cuando alguien está acorralado, intenta desesperadamente salvarse.

Por eso les decía que todos van a hablar muy deprisa en estas próximas semanas. Y van a hacer muchos aspavientos para tratar de ocultar sus verdaderas acciones.

Tómense las cosas que van a pasar con toda la calma del mundo, queridos oyentes. Y plantéense siempre qué hay detrás de las apariencias que nos quieran vender. Y recuerden aquellas palabras con las que se despedía el mago Anthony Blake, porque vienen al pelo: "Todo es producto de tu imaginación".

La excepción española de la izquierda europea
EDITORIAL Libertad Digital 31 Agosto 2014

El giro en la política económica de Francia, con el nombramiento de Manuel Valls como primer ministro y la última reforma de su Gabinete, es la prueba más reciente del giro de la socialdemocracia europea hacia el liberalismo. El socialismo francés, caracterizado históricamente por sus defensa de los planteamientos de la izquierda más ortodoxa, ha modificado radicalmente su estrategia económica y se dispone a profundizar en la senda reformista iniciada por Valls, basada en la austeridad estatal y la bajada de impuestos, para estimular el crecimiento sano de la economía gala.

Pero Francia es sólo el ejemplo más reciente de la capacidad de la socialdemocracia europea para corregir sus errores keynesianos y avanzar por la senda de la libertad económica, la única que garantiza el crecimiento de la riqueza, la prosperidad de un país y el bienestar de los ciudadanos. Con anterioridad, la izquierda del norte de Europa ya había recorrido ese camino, con el ejemplo del giro de Suecia a comienzos de los 90 del siglo pasado como vierteaguas de un proceso, en virtud del cual las formaciones socialdemócratas aceptaron sustituir su ideología caduca por un programa de reformas liberales que ha permitido unas tasas de crecimiento y riqueza sin parangón en el continente europeo. El laborismo inglés y la socialdemocracia alemana hicieron poco después también ese trayecto ideológico hacia el liberalismo, gracias al cual sus mercados laborales y estructuras productivas han podido esquivar con mayor solvencia los rigores más extremos de la actual recesión.

La excepción a esta evolución ideológica del socialismo europeo es la izquierda de los países meridionales, España, Grecia y Portugal, anclada todavía en los viejos esquemas fracasados, responsables precisamente de la devastación todavía padecen en mayor o menor grado las citadas tres economías. En lo que a España respecta, tenemos que lamentar la falta de madurez de unos partidos de izquierda que con la irrupción de una formación marxista y antisistema como Podemos ha agudizado su deriva hacia posturas cada vez más radicales. Puestos ante la tesitura de aceptar que las ideas liberales funcionan y las socialistas no, como han hecho sus socios europeos, el PSOE continúa defendiendo vastos programas de gasto público para estimular artificialmente la economía y oponiéndose a cualquier liberalización del mercado laboral o de cualquier otro sector intervenido de la economía, precisamente los dos grandes errores keynesianos en que la socialdemocracia europea ha decidido no volver a incurrir.

La sana alternancia en el poder en España no provocaría tantas incertidumbres si contáramos con un partido socialista homologable a sus pares europeos. La distancia ideológica que, por desgracia, separa todavía a la izquierda española de la Europea, aventura un largo periodo antes de que una victoria electoral del socialismo en España no sea la garantía de un nuevo fracaso económico que los españoles tengan nuevamente que soportar.

Los culpables de todo
Lo que hace Mas no es sino llevar a la exasperación un instinto de los hombres: responsabilizar a los demás de nuestros males
Javier Cercas El Pais  31 Agosto 2014

A principios de agosto declaró Artur Mas que “la recuperación económica tiene acento catalán”, porque “en Cataluña las cosas se hacen mejor”. El optimismo de nuestro líder independentista es imbatible: lo acosan problemas descomunales, pero allí sigue, impertérrito y sonriente, prodigando buenas noticias. En el fondo es natural: para los independentistas catalanes ya todo es una noticia favorable; quiero decir, una noticia que hace la independencia, más que necesaria, imprescindible: pase lo que pase, se diga lo que se diga y lo diga quien lo diga (Merkel, la Comisión Europea, el BCE, el FMI o el sursuncorda), la independencia de Cataluña es la solución a nuestros problemas. A estas alturas el independentismo, que intentó meritoriamente presentarse como un proyecto racional, ya es sólo un acto de fe (como enamorarse o creer en las brujas, que por cierto también eran meritoriamente presentadas como reales), y quien no es capaz de compartir la fe o la pone en duda, como Raimon, se convierte en un hereje o, lo que es peor, en un nacionalista español. Como el ladrón cree que todo el mundo roba, el nacionalista cree que todo el mundo es nacionalista, igual que si el nacionalismo fuese congénito al ser humano y no un invento romántico con apenas dos siglos de existencia. Así que, según Mas, cuando las cosas van mal, los responsables son los españoles, pero, cuando van bien (o parece que empiezan a ir bien), los responsables somos los catalanes.

Tiene toda la razón. En realidad, lo que hace Mas no es sino llevar a la exasperación (o al ridículo) un instinto fundamental de los hombres: responsabilizar a los demás de nuestros males; esto, que a la larga es catastrófico, de momento provoca un gran alivio, una satisfacción total, porque significa que el responsable de mis males no soy yo. Si bien se mira, es lo que, quién más quién menos, hace todo el mundo. Semanas atrás contaba en esta columna que, de un tiempo a esta parte, la gente de mi generación –cuarentones y cincuentones que no hicimos la Transición–hemos encontrado un culpable de todas nuestras desdichas políticas, económicas y morales: la Transición; es decir: papá y mamá, que fueron quienes hicieron la Transición. No importa que desde la Transición hayan transcurrido más de treinta años y que en todo este tiempo nosotros no hayamos hecho nada para arreglar lo que había que arreglar: los culpables siguen siendo papá y mamá. Por otra parte, para el Gobierno del PP el responsable de nuestros males fue el Gobierno del PSOE, que gobernaba cuando estalló la crisis, y para el PSOE el responsable es el Gobierno del PP. IU y UPyD consideran que el mal es el bipartidismo PP-PSOE, mientras que Podemos sostiene que la mala es toda la clase política, incluidos IU y UPyD. Los ciudadanos consideramos por nuestra parte que la culpa es de los políticos, incluidos –dentro de dos días– los de Podemos. Sobra aclarar que esta pasión por la irresponsabilidad no es una tara nacional. Para Marine Le Pen y Nigel Farage, que arrasaron en Francia y Reino Unido durante las últimas elecciones europeas, los franceses y los ingleses no son los responsables de sus desdichas, qué va, sino Bruselas o, en su defecto, Merkel. Netanyahu no se siente en absoluto responsable de los casi 2.000 muertos de Gaza, y Hamás está seguro de que el responsable único de la matanza es Netanyahu. Quien crea que Hitler sintió alguna vez remordimientos por la muerte de cincuenta millones de personas es que aún no se ha enterado de cómo funcionamos los hombres. En cuanto a mí, ¿quién tiene la culpa de que no haya escrito El Quijote, Moby Dick o El proceso? Mi madre, que me educó fatal. ¿Y quién tiene la culpa de que, a mi edad, todavía vaya vestido como un alumno de los maristas, con la camisa llena de lamparones? Mi mujer, que me compra la ropa. ¿Y quién tiene la culpa de que cada uno de mis libros no venda dos o tres millones de ejemplares como mínimo? Mi editor, que aún no se ha enterado de que soy un genio. ¿Y quién tiene la culpa de que cada semana no se publiquen tantas cartas al director elogiando entusiastas mis artículos como las que se publican elogiando los artículos de Javier Marías? El director de este suplemento, que la tiene tomada conmigo.

Ustedes se ríen, pero a mí no me hace ni pizca de gracia.

El ascenso meteórico de Podemos obliga a reaccionar a PSOE y PP
EDITORIAL EM 31 Agosto 2014

EL DESPLOME de los dos grandes partidos y la irrupción de Podemos fueron las dos notas principales de las elecciones al Parlamento Europeo. El castigo infligido a PP y PSOE fue tal que muchos analistas vaticinaron entonces el fin del bipartidismo. Tres meses después, el último estudio de Sigma Dos para EL MUNDO permite corregir algunas conclusiones de aquellos comicios, en los que PP y PSOE perdieron cinco millones de votos respecto de las europeas de 2009. El resultado de esta encuesta -realizada del 26 al 28 de agosto a partir de 1.000 entrevistas telefónicas- confirma que el fenómeno Podemos, lejos de ser coyuntural, está causando una auténtica convulsión en la izquierda. También, que el PP se recupera ligeramente de aquel batacazo (sube del 26% al 30% de los votos), lo que iría en consonancia con la mejora de los datos macroeconómicos. El PSOE permanece estancado, pese a la buena recepción que ha tenido Pedro Sánchez entre un electorado en el que todos los dirigentes jóvenes son bien valorados. E IU (4,1%) parece condenada a ser fagocitada por la formación de Pablo Iglesias, tras perder seis puntos respecto al 25-M.

La entrada de Podemos ha supuesto un terremoto sin precedentes en el mapa político español, si tenemos en cuenta cómo ha evolucionado la intención de voto de un partido que tiene sólo medio año de vida, que carece de implantación territorial y cuyo crecimiento meteórico se basa en que sus dirigentes dicen a la gente lo que quiere oír, sin tener en cuenta si sus propuestas son viables. De celebrarse hoy las elecciones, Podemos (21,2%) multiplicaría casi por tres la cosecha de votos del 25-M y se convertiría en la tercera fuerza política del país a tan sólo un punto de distancia del PSOE (22,3%), que caería siete décimas.

Si reparamos además en que Pablo Iglesias es el político mejor valorado (4,48) y que también es más conocido que el secretario general del PSOE, está claro que Podemos se ha consolidado como una alternativa real a los socialistas. No en vano, eso es lo que piensa ya la mayoría de los ciudadanos. La existencia pues de un único partido de centro derecha y de un partido de izquierda emergente obliga a replantearse si el bipartidismo está en crisis o si, simplemente, la izquierda está radicalizándose y cambiando a sus protagonistas.

En esta tesitura, el PSOE debe eludir la tentación de imitar a Podemos -una querencia que ya le pasa factura a IU-, pero también debe evitar su victimización. La inédita experiencia institucional de Podemos le concede una especie de inmunidad frente a las críticas, de tal modo que cuanto más furibundos son los ataques de sus rivales más fortalecido sale.

UPyD (5,6%) aprovecha el desplome de IU para convertirse en cuarta fuerza política. Sin embargo, el partido de Rosa Díez ha perdido un punto en intención de voto en tres meses. El estudio de Sigma Dos se realizó después de la disputa abierta en la formación magenta por la propuesta de pacto con Ciudadanos que formuló Sosa Wagner. Esta opción estratégica la respaldan el 48% de los votantes de la formación magenta. Por tro lado, cabe reseñar que prácticamente el 50% de los encuestados se opone a una coalición entre Podemos e IU, frente al 44% que sí la apoya. En el caso de los votantes de IU, el apoyo a este pacto es del 68%, lo que ratifica a la formación de Cayo Lara como granero del nuevo fenómeno político.

Aún queda mucho tiempo para las elecciones municipales y autonómicas de 2015, pero todo indica que los dos partidos mayoritarios tienen una ardua tarea. El PSOE de Pedro Sánchez debe neutralizar el efecto Podemos con un discurso institucional, ponderado y riguroso: las mejores armas contra el populismo de nuevo cuño. El PP está recuperándose del varapalo de hace tres meses, lo que puede atribuirse a que parte del electorado ya percibe cierta mejoría en la economía. Sin embargo, tan sólo el 24% admite como eficaces las medidas adoptadas por el Gobierno para salir de la crisis. Rajoy tiene por delante una importante labor pedagógica en este sentido.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Más que diada, riada catastrófica.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 31 Agosto 2014

Lo que más náusea puede dar en la postura chulesca de Artur Mas en su discurso secesionista es su supuesta actitud de sorpresa ante lo evidente, el que el Tribunal Constitucional, politizado hasta la médula desde su creación, seguirá fielmente las instrucciones del Gobierno admitiendo en su momento el recurso de inconstitucionalidad de la futura Ley de Consultas que aprobará el Parlamento de Cataluña para dar cobertura legal a la convocatoria del referéndum sobre la independencia. “Si se lo pide, no tendrá más remedio que suspenderla”. Una actitud hipócrita y cínica que quiere ignorar la respuesta negativa del Parlamento de España a que se celebre ese referéndum por la simple razón de que es un tema que afecta a la Soberanía nacional y esta solo reside en el pueblo español en su conjunto y no en las diferentes divisiones administrativas que son las Comunidades Autónomas.

Ignora intencionadamente Artur Mas el que el Estatuto de Autonomía ya sufrió severos recortes relativos a las aspiraciones secesionistas y la de querer equiparar en plan de igualdad a la Comunidad Autónoma de Cataluña con el Estado, es decir con España, como si fueran dos estados diferentes. Su estrategia fue drásticamente desmontada al igual que se hizo con el Estatuto de El País Vasco presentado por el entonces Lehendakari Ibarretxe. Porque el mensaje fue y sigue siendo muy claro, no se va a permitir veleidades respecto a la unidad de España y cualquier intento de sedición será abortado de acuerdo con la Constitución.

Lo del Tribunal Constitucional no deja de ser el último dictamen necesario para dar una respuesta legal y fundamentada en derecho a los recurrentes intentos de violar la Constitución con el constante rechazo de su legitimización en base a supuestas injerencias en competencias transferidas que consideran exclusiva responsabilidad de los diferentes Gobiernos autonómicos. El Tribunal Constitucional está para zanjar esos asuntos como único intérprete de la letra y del espíritu de la Constitución. Y si como dice algún irresponsable representante de esos partidos secesionistas, a pesar de una casi segura negativa del TC a la celebración de ese referéndum se prosiguiera con la convocatoria o intento de sacar urnas en lugares públicos, eso de por sí sería un desacato y justificaría la suspensión de la Autonomía y la intervención de la Fiscalía General del Estado para el establecimiento de las responsabilidades penales por parte de los convocantes e inductores.

El caso es que conforme se acerca el momento decisivo, Artur Mas pretende nadar y guardar la ropa, siendo plenamente consciente de que terminará por intentar sobrevivir aunque deba salir desnudo en la orilla. No creo que esté en su visión personal la de llegar a inmolarse y ser un mártir por la causa suprema de la rebelión. Y no deja de ser patético su desesperado intento de consensuar con sus socios un frente común, todos a una como en Fuenteovejuna, para decidir qué hacer, el famoso plan B que según todos ellos no existe. Pues lo tienen crudo ya que hasta “su policía autonómica” les ha advertido que no pueden acatar una orden ilegal si así lo declara el TC, ya que aludir a la famosa Ley de Consultas catalana como aval legal sería simplemente absurdo.

Y es que aunque muchos se lo tomen a risa, no hay que despreciar el fanatismo de los iluminados de la ANC y grupúsculos patrioteros que promueven la insumisión y la rebelión con el análisis de diferentes delirantes escenarios que contemplan el control de carreteras, medios de transporte, de comunicación, fronteras, etc y la proclamación del estado independiente de Cataluña de forma unilateral. Quizás es de eso de lo que quiera hablar Artur Mas o simplemente aplicar ese plan B con la convocatoria anticipada de lo que ellos demagógicamente llaman “elecciones plebiscitarias” y que simplemente sería el adelanto de las elecciones autonómicas en esa comunidad. Porque al igual que Artur Mas es consciente de que nunca podría celebrar un referéndum local sin el permiso del Parlamento de España y mucho menos sobre la posible independencia de Cataluña, también es consciente de que no puede convocar esas elecciones plebiscitarias, es decir, carece de competencias. Así que lo único que se celebrará será una elección autonómica en las mismas condiciones que las de cualquier otra comunidad autónoma de España. Su única libertad reside en disolver el Parlamento y fijar la fecha de las elecciones.

Si tras los resultados electorales el futuro Parlamento de Cataluña y su Gobierno toman decisiones contrarias a la Constitución, sería lógico suponer que el Gobierno de España y el Parlamento español tomarán las medidas necesarias para terminar de una vez con esta mascarada que ya ha durado mucho tiempo y está causando un daño irreparable a la sociedad española creando un conflicto social solo existente en las delirantes mentes de un nacionalismo corrupto y corruptor que solo pretende su propia supervivencia y la impunidad de sus delitos.

¿Hasta cuándo seguirá el Gobierno de España consintiendo este desafío público y mundial de los que solo deben de ser tratados como delincuentes?

Escocia cada vez más cerca de Etxarri Aranaz
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 31 Agosto 2014

El ciudadano apolítico, el que considera que se puede vivir al margen de la política y de los asuntos públicos, es una de las especies más patéticas que ha producido Europa... y más ridículas. Como si la política te dejase en paz.

Es tal el poder del Estado que los políticos y los funcionarios no sólo manejan la mitad de la riqueza de cada país europeo, sino que nos pueden quitar nuestro dinero o forzarnos a determinados comportamientos so pena de multas o procesos judiciales. La democracia nos permite poner y quitar gobiernos introduciendo papeles en urnas. Por eso, me parece despreciable el comportamiento de los que se las dan de apolíticos. Ni se implican en la vida pública ni se dan cuenta de su poder... y al final son los súbditos ideales para las tiranías, sean dictatoriales o populistas.

Resulta que hay escoceses que están poniendo en venta su voto en el referéndum de septiembre porque la cosa no les interesa. Así lo explica uno:

la verdad es que me importa bastante poco. Soy un trabajador escocés con casa, una mujer increíble y dos hijos preciosos que son todo mi mundo. Este voto no va a cambiar nada en nuestras vidas por lo que he decidido que cualquiera puede votar por mí.

¡Pobre idiota! Como si los funcionarios del Reino Unido o de la República de Escocia fuesen a detenerse en la puerta de la casa de este bobo. Si Escocia se independiza y el petróleo se acaba (o las islas deciden permanecer en el Reino Unido), si Londres no permite usar la libra, si las grandes empresas se marchan, ya verá ese buenista cuánto le afecta la política.

Le afectará de la misma manera que si su futuro lo pueden decidir los nazionalistas, con sus camisas negras buscando traidores.

Los nacionalistas se indignan cuando se les llama nazionalistas, pero es que sus métodos son propios de las bandas de la porra nacionalsocialistas alemanas y comunistas de todos los países. Por medio de Borja Bergareche, corresponsal de ABC en Londres (al que el senador del Reino de España Iñaki Anasagasti le reprochó que no adaptase su apellido a las normas linguüísticas del PNV), he recibido este vídeo, donde las bestias nazis sabotean los mítines de un político escocés contrario a la independencia.

Gente que sólo da para rebuznar consignas y empujar y amenazar a sus paisanos si no son obedientes miembros de la tribu. Estos argumentos le espetaron los separatistas.

"Eres un traidor"
"Eres un terrorista"
"Jim el Quisling"

Mirad a partir del minuto 5' 50'' al animal que le grita "terrorista". Es idéntico a los borrokas cincuentones.

¿Le gustaría al escocés apolítico vivir en una especie de Etxarri Aranaz con más lluvia y que sus hijos fuesen adoctrinados en el odio o que una cuadrilla de vándalos le abroncase porque no cuelga la bandera escocesa en sus ventanas?

(Como todos los nazionalistas, Rafael Ramos, corresponsal de La Vanguardia en Londres, a quien consideraba mejor periodista, ha escrito sobre la campaña del miedo de los partidarios de mantener la unión y del Gobierno de Londres, pero no ha dedicado una línea a las campañas de amedrentamiento y de censura de la libertad de discurso de los nazionalistas escoceses.)

CODA: Aquí, unos nazionalistas catalanes reclamando el fusilamiento de los "charnegos".
Y aquí otros once momentos gloriosos del catalanismo.

¿Baja el suflé y sube el ‘seny’?
Hay algunos síntomas que así lo indican. Los argumentos a favor de la independencia se han desmoronado uno tras otro. Lo que parecía fácil, rápido y lucrativo se ha ido revelando difícil, complicado y perjudicial
Francesc de Carreras. El Pais 31 Agosto 2014

El próximo 11 de septiembre se cumplirán dos años de la gran manifestación en el centro de Barcelona, convocada en principio para reclamar el concierto económico, pero que acabó convirtiéndose en el disparo de salida de una marcha hacia un referéndum de independencia. Durante estos dos años, la política catalana ha girado casi únicamente alrededor de este tema, fluctuando entre mareantes vaivenes, como en una montaña rusa, más dominada por la emoción que por la razón. Ello no es nuevo en la historia de Cataluña, más bien lo contrario: se trata de una constante.

El periodista Gaziel, un sagaz observador de la vida catalana, entonces director de La Vanguardia, escribía en ese periódico el 28 de noviembre de 1930, pocos meses antes del advenimiento de la II República: “El sino político de la tierra catalana, desde que España se constituyó en unidad nacional a fines del siglo XV, ha sido constantemente un sino protestatario. Mal avenida con el uniformismo creciente del Estado español, Cataluña ha vivido, políticamente hablando, en un Estado de malhumor y enfurruñamiento constantes. Unas veces, la mayor parte del tiempo, dormitando acurrucada al margen de la vida pública, replegada en sí misma (…). Y otras veces dando, de pronto, unos bruscos estallidos anárquicos, que nunca, ni remotamente, le resolvían nada a ella, pero tan fuertes, de una realidad tan brutal, que bastaban para hacer tambalear a España entera. Pasadas estas convulsiones volvía siempre el aparente sopor”.

Dos años después de aquel 11 de septiembre, tras este “brusco estallido anárquico”, que ha culminado un ciclo comenzado mucho antes, ¿volverá la política catalana a entrar en un “aparente sopor”? Ciertos síntomas hacen sospechar que estamos en un punto de inflexión en este suflé soberanista que tal vez ha empezado a cristalizar en la psiquis colectiva catalana con la declaración inculpatoria de Jordi Pujol el pasado 25 de julio.

En efecto, si aquel que, más allá de sus años de presidencia, ha sido el gran referente ideológico y moral del nacionalismo catalán, el indiscutido padre de la patria, según confesión propia ha estado durante 34 años ocultando al fisco, en la banca extranjera, una importante herencia, ¿no será que aquellos que nos están conduciendo por la compleja senda independentista, seguidores del gran líder, también nos están engañando? ¿Son estos los que tanto aman a Cataluña? ¿No será que también, como Jordi Pujol, tienen algo que ocultar o alguna ambición inconfesable por conseguir?

Quizá estas han sido las cavilaciones de muchos catalanes durante este mes de agosto. Catalanes que en los últimos años se han dejado convencer por quienes han dicho que seguir formando parte de España es un mal negocio; que acceder a la independencia —siempre, naturalmente, dentro de la Unión Europea— era algo sencillo y rápido; que la mayoría de Estados de la comunidad internacional, en especial los más próximos, nos apoyarían por la simpatía que suscita nuestra causa; que España es un país decadente, casi un Estado fallido; y que la única solución a nuestros problemas era separarnos de España y convertirnos en un Estado soberano. Estos nuevos independentistas, ¿no estarán rebobinando sus ideas y pensando que quizá alguien les está enredando?

Porque, efectivamente, el bombardeo diario de los medios de comunicación catalanes, así como la fuerte presión ambiental de familiares, amigos y compañeros de trabajo, ha sido de tal calibre que un cierto tipo de ciudadano, con raigambre catalana o sin ella, que hasta ahora observaba un prudente y natural respeto por todo lo genuinamente catalán, pasó a convertirse, sin pensarlo dos veces, en un entusiasta y frenético independentista: pasó del seny a la rauxa, de la sensatez al arrebato pasional, del catalanismo al independentismo.

¿Está repensando sus posiciones este prototipo de catalán que estamos describiendo? Desde luego hay ciertos síntomas que así lo indican, no sólo la súbita caída del mito Jordi Pujol, aunque tal vez éste ha sido el desencadenante emocional. Porque, efectivamente, los argumentos a favor de la independencia se han ido desmoronando uno tras otro. Conforme pasaban los meses, aquello que parecía fácil, rápido y lucrativo, se ha ido revelando como algo muy difícil (si no imposible), complicado y económicamente perjudicial.

Ciertamente, no ha resultado sencillo que las críticas al independentismo llegaran al catalán medio, tal era la intensidad de la presión mediática y social. Pero los hechos son tozudos y la verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero. Al final, se ha ido reduciendo el muro de silencio en torno a quienes discrepaban de las tesis oficiales, una parte de la sociedad civil ha empezado a dejar oír su voz y la inconsistencia de las razones independentistas se ha puesto en evidencia. Veamos algunas.

Las balanzas fiscales, de las que se deducía el famoso expolio de Cataluña, se han demostrado mal calculadas: España, pues, ya no nos roba. Permanecer dentro de España es económicamente beneficioso y la ruptura supondría importantes pérdidas en el mercado peninsular. Desde un punto de vista financiero, la deuda pública de la Generalitat, a la que tras la independencia habría que sumar la correspondiente parte de deuda española, originaría un default de tal magnitud que convertiría a Cataluña en un Estado fallido. Nunca en la historia ha sido Cataluña un Estado independiente, ni tampoco ha resultado perjudicada en los últimos 300 años, sino, al contrario, la prosperidad de la Cataluña moderna se basa, entre otras causas, en la pérdida del monopolio de Castilla en el comercio con América y en la política industrial proteccionista: más bien fue el resto de España quien salió perjudicada. Por último, una Cataluña independiente, dada su condición de Estado nuevo, quedaría fuera de la UE, cuando menos durante un largo periodo de tiempo.

Así podríamos continuar, dando más argumentos y demostrando la falacia de los contrarios. En el fondo, los partidarios de la independencia sólo tienen a su favor el argumento nacionalista: Cataluña constituye una nación por razones de identidad colectiva y toda nación de este género tiene derecho a un Estado soberano. Este es un argumento irrebatible desde el plano de la racionalidad porque pertenece al mundo de las creencias, de la fe. A quienes así piensan no hay forma de convencerlos.

¿Pero cuántos son los que así piensan? Sin duda los hay y no son pocos. Pero el gran ascenso del independentismo en Cataluña ha sido debido a las otras razones, las que se pensaba podían sostenerse con argumentos racionales que, como hemos visto, se han revelado falaces. Por ello pienso que, más allá de la desconfianza que origina el asunto Pujol —que probablemente es el pico de un iceberg, nos queda por ver la parte sumergida— quizá un cierto catalán medio, recientemente pasado al independentismo, en esos momentos estará pensando que tal vez le han estado enredando, que la crisis económica ha sido muy dura para muchos, para la mayoría, pero que la independencia de Cataluña no sólo no es la panacea, sino que contribuiría a empeorarla por muchos años. Por el contrario, la permanencia en España es un seguro frente a Europa y el mundo, para afrontar mejor todas las dificultades.

La sociedad catalana empieza a estar cansada de tantas palabras vacías y tan pocos hechos palpables. Quien sepa interpretar y traducir en políticas prácticas esta insatisfacción tendrá un gran apoyo social. Un catalanismo sensato, adecuado a la Cataluña, la España y al mundo de hoy, podría ser una solución. Utilizando la terminología de Gaziel, cerrado el “estallido anárquico” no hay que pasar a “un aparente sopor”, sino al intervencionismo en la regeneración de España. Este es el catalanismo que tiene porvenir.

Francesc de Carreras es profesor de Derecho Constitucional y autor del libro Paciencia e independencia, publicado recientemente.

Le ley de la oscuridad
Como Canadá, pero al revés. Sin claridad en el derecho a decidir, las mayorías, las preguntas y la convocatoria a votar
Lluís Bassets El Pais  31 Agosto 2014

Llegamos a los días decisivos entre setiembre y noviembre en mitad de la más espesa niebla política que se haya visto jamás. Tres son las espesas cortinas que ensombrecen el proceso de la consulta del 9 de noviembre y que han ido cayendo uno detrás de otro hasta dejarnos con la habitación en la penumbra más absoluta, sin que podamos ver a un palmo de nuestras narices ni saber qué diablos estamos haciendo.

La primera en el tiempo y en la construcción lógica, es la espesa cortina de la oscuridad en los propósitos. La formación que dirige el proceso se presentó ante los electores y obtuvo su exigua e incompleta mayoría de 50 diputados en las elecciones de noviembre de 2012 sin explicar muy bien qué quería ni qué proponía. Una parte, la demócrata cristiana, no estaba ni está hoy por la independencia, sino por algo así como la confederación. La otra parte, descubrió súbitamente su vocación independentista poco antes de las elecciones pero prefirió ocultarla en su programa o dejarla en la ambigüedad para no perjudicarse electoralmente: los votos que obtuvo fueron estrictamente en favor del Estado propio dentro de Europa, sin saber muy bien qué sería eso, si como Baviera o como Eslovenia.

Con estos bueyes hay que arar y así es como se conformó la actual mayoría y el pacto de estabilidad con Esquerra, que llevó a Artur Mas a adoptar el calendario y la posición de Esquerra --sí al Estado catalán y sí a la independencia--, sin haberla de ningún modo llevado en su programa ni haber obtenido el aval de su electorado, por mucho que ahora se quiera maquillar retrospectivamente. Los nacionalistas quebequeses la han revindicado siempre y Alex Salmond la llevó en el programa con el que ganó las elecciones, antes incluso de que Cameron aceptara el envite. Nadie podía llamarse a engaño: la claridad empieza por uno mismo.

La segunda cortina, doble además, es la forma de la pregunta, confusa donde las haya. Dos preguntas a falta de una. Y sin manual de interpretación, para dejar más espacio a la discusión y a la incertidumbre. Sobre la primera --¿quiere que Cataluña sea un Estado?-- ya se ha hecho toda clase de bromas respecto a los estados de la física y las metáforas que ocultan. Todos queremos una Cataluña bien sólida. Aceptamos gracias al filósofo Zygmund Bauman que estamos en una Cataluña líquida. Y nos repugna abiertamente la Cataluña gaseosa, porque ni siquiera la podemos ver, aunque en cierta forma es la que más se asemeja a la Cataluña en penumbra que tenemos. Y en todo caso, poca broma: ¿Qué tipo de Estado? ¿Massachusetts o Baviera, Andorra o Ciudad del Vaticano, Quebec o Singapur? La primera pregunta no sirve para nada, salvo para confundir y aliviar malas consciencias: la buena, directa y clara es la segunda, por supuesto.

Llegamos a la tercera cortina, gruesa también, que es la ley catalana de consultas no referendarias. Lo dirá mejor que yo un profesor de Ciencia Política de la Pompeu como Jaume López: “Podemos decirlo clar i català: una consulta política efectuada al conjunto de los catalanes es un referéndum que, por razones jurídicas y políticas, no puede denominarse como tal” (Ara, 28 de agosto). Esta es una cortina mágica, con trampa por tanto, de las que utilizan los prestidigitadores para hacer desaparecer y reaparecer cosas. Aquí tienen ustedes una consulta no vinculante, un pañuelo, que cuando conviene se convierte en un referéndum con efectos políticos ineludibles, ¡y aquí está una paloma!

Además de las cortinas hay un aditamento previo, que rebajó la luz y la difuminó, creando así un estupendo efecto visual para acostumbrar nuestros ojos a la oscuridad actual. Es el velo o gasa del derecho a decidir, ese inaprensible e inconsútil tejido que sustituye al imposible e innombrable derecho de autodeterminación. ¿Derecho de quién a decidir qué y con qué motivo? ¿A decidir la integración en el euro o la participación en la OTAN, la aceptación de las políticas de austeridad o la sustitución de la monarquía por una república? Busquemos el auxilio del mismo Jaume López en su artículo Consulta o referéndum las cosas por su nombre: “Los juristas dicen que no existe. Que solo existe el derecho de autodeterminación, Tienen razón. No existe formalmente: no hay ninguna norma que lo recoja”.

Conclusión: el Gobierno catalán pretende convocarnos a votar el día 9 de noviembre en ejercicio de un derecho inexistente, en aplicación del compromiso de una mayoría parlamentaria que tampoco existe, respondiendo a unas preguntas confusas cuyas respuestas serán de difícil interpretación y aplicando una legislación catalana que confunde adrede las consultas no referendarias y no vinculantes con los referendos consultivos de efectos políticos. Esta es la política de la claridad catalana. Que venga el Tribunal Supremo de Canadá y nos eche una mano, por favor.

Evocaciones históricas
xavier pericay ABC Cataluña 31 Agosto 2014

Leo que la Generalitat trasladará este año la conmemoración del 11 de Septiembre al barrio de la Ribera. Así pues, lo que hasta ahora venía celebrándose religiosa e institucionalmente en el recinto de la Ciudadela, donde mora el Parlamento de Cataluña, va a celebrarse, en este 2014 de nuestros horrores, en la calle. Un gran avance. Y leo también que entre los actos previstos figura un concierto alusivo a la defensa de la Barcelona en 1714, en el que 300 violoncelistas interpretarán el papel de los heroicos trabucaires defensores de la plaza. Otro gran avance, sin duda. Lástima que esa evocación histórica en cuyos fastos tanto dinero público se lleva derrochado carezca de lo esencial, esto es, del enemigo.

Si Gila estuviera aún entre nosotros, su famoso «¿Está el enemigo? Que se ponga» se quedaría sin respuesta. Son los embelesos de la ficción. O, si lo prefieren, de las recreaciones históricas acomodadizas. En cambio, la historia real, la de verdad, la que está en la mente de muchos catalanes y en los libros que no editan ni la Generalitat ni el Instituto de Nueva Historia, no deja de aflorar en los últimos tiempos en las declaraciones de algunos representantes del nacionalismo gobernante. El caso más notorio es el del consejero Vila. Esta semana reconocía el papel arbitral del Tribunal Constitucional y advertía de que «la alternativa a no respetar la ley es la inseguridad y la incertidumbre». Benditas palabras. Lástima que no las oyéramos antes, a finales de junio de 2010 por ejemplo, cuando se hizo pública la sentencia del Alto Tribunal sobre el Estatuto de 2006. Lo que nos habríamos ahorrado.

Pero, en fin, bienvenidas sean. Porque demuestran, esas sí, un conocimiento de la historia. No la de 1714; una más reciente, la de 1934. El desacato por parte de la Generalitat a una sentencia del entonces llamado Tribunal de Garantías Constitucionales de la Segunda República trajo lo que trajo. Que un consejero del Gobierno de Mas, aun siendo soberanista confeso, lo tenga presente, no diré que consuele, pero sí que reduce hasta cierto punto el grado de preocupación que pueda sentir en España tanta gente de bien.

La euskaldunización como objetivo político
Ernesto Ladrón de Guevara www.latribunadelpaisvasco.com 31 Agosto 2014

Recientemente un académico de Euskaltzaindia manifestó a un medio de comunicación que las políticas de euskaldunización han tenido resultado allí donde se han impuesto coactivamente, mientras que han sido un fracaso donde no se han podido aplicar obligatoriamente. Han tenido un éxito relativo en el sistema educativo, no donde las gentes han seguido las tendencias libres y su propio albedrío, en concreto en la calle y en el seno familiar. Ningún descubrimiento. No hace falta ser académico para saber que las lenguas no se afianzan con políticas de imposición, son obra evolutiva del ser humano siguiendo sus propias determinaciones.

Lo lamentable de este asunto es que lo que inicialmente era una promoción del euskera respetuosa con los derechos y libertades, con el derecho de los padres a elegir el tipo de educación para sus hijos, con la situación sociolingüística de cada zona o territorio, tal como predica la Ley de Normalización del uso del Euskera, se ha convertido a lo largo de estos cuarenta últimos años en un trágala, en una imposición que ha arrasado los propios derechos de los menores, garantizados sobre el papel en los acuerdos internacionales sobre los derechos del niño. Los modelos lingüísticos originales que estaban concebidos para el respeto al derecho a la escolarización en lengua materna fueron transmutados por la acción del comisariado político en los centros educativos en un modelo de inmersión. El modelo A estaba diseñado para zonas castellanohablantes, el B para zonas mixtas o de transición y el D para zonas vascohablantes. Ese diseño era correcto pues partía del principio de educar a los niños en su lengua primera, la adquirida en el medio social y familiar. Eso, por obra del fundamentalismo nacionalista y por la pasividad de quien podría haberlo evitado (partidos de gobierno en España) se modificó hacia el único modelo, el D de inmersión lingüística, en mayor o menor grado. Lo que era una garantía de preserva de derechos se convirtió en nacionalismo obligatorio en las aulas.

Pero ¿cuál era la razón de fondo? ¿qué se pretendía realmente con ello?

La respuesta a estas dos preguntas las obtenemos de los mismos documentos programáticos de los diseñadores de esta ingeniería social para la aculturación nacionalista. Veamos algunos ejemplos:

“NUESTRO FUTURO ESTÁ EN NUESTRO SISTEMA EDUCATIVO [Programa de Educación del PNV, ATV 5320 –Fundación Sancho El Sabio de Vitoria-)

Es necesario continuar con la ampliación de la oferta de los modelos D y B, siendo obligación de Gobierno implantarlos tanto en la red privada como en la pública. Para ello será necesario continuar y desarrollar más los programas dirigidos a la captación en euskera del profesorado. Los centros escolares de todas las redes deben ir adecuando su personal a la progresiva demanda de educación en modelos B y D, a la necesidad de un modelo A que ofrezca también la utilización del euskera como vehículo de comunicación y al reto de que todos los modelos sean realmente modelos bilingües. En este sentido a todas las plazas docentes, sean públicas o privadas se les deberá adjudicar un perfil lingüístico aunque sus plazas de preceptividad deberán adecuarse a las demandas sociales, la cualificación progresiva de los modelos y las posibilidades del euskera de las redes educativas.[...]

Ello no es óbice para que, a pesar de todo, también estos docentes deben adoptar una actitud positiva ante el objeto social de la euskaldunización de nuestro pueblo”

Nadie podrá dudar de que la euskaldunización tenía un objetivo político, nada próximo a las necesidades del alumnado o a los paradigmas pedagógicos más elementales. El euskera era y es un instrumento de aculturación nacionalista, y para ello había que modelar al profesorado, cribarlo y depurarlo.

El problema fue la asunción por el PSE (PSOE) del programa nacionalista, sin impedir, sino, todo lo contrario, favorecer, ese proceso de asimilación nacionalista.

Eusko Alkartasuna era más directo aún, dejando fuera de toda duda el objeto y propósito de su plan de adoctrinación:

“PROYECTO DE PONENCIA DE CULTURA, EDUCACIÓN Y POLÍTICA LINGÜÍSTICA. ATV 13473 –Institución Sancho el Sabio de Vitoria-

El euskera es también el principal signo distintivo de nuestro pueblo, la manifestación más característica de la identidad, a la que Euskialherria debe su mismo nombre y, en gran medida, su extensión del euskera en nuestra sociedad es una exigencia inexcusable para todo abertzale y el fundamento de la pervivencia y el futuro de nuestro pueblo. [...] Por último, el euskera es la lengua nacional de Euskadi. El proyecto de reconstrucción de Euskalherría está indisolublemente ligado al Euskera, y no podemos aceptar ni para nosotros ni para nuestros descendientes, una Euskalherría sin euskera[...]

Como primer objetivo pretendemos lograr un mayor uso del euskera, y la escuela debe ayudar a que el euskera esté presente en todos los lugares y a su implantación social. El hablante de cualquier idioma exige a su escuela que desarrolle las posibilidades del idioma.”

Y yo me pregunto, ¿y en todo este ideario, dónde queda la persona, sus intereses, su motivación, sus expectativas, su personalidad, su cultura propia y diferencial, sus derechos, sus libertades...? El euskera se constituía como objetivo preferente, desplazando a la persona como sujeto y objeto de la educación. Por eso, afirmaban que “[...] la escuela tiene la finalidad de euskaldunizar a los niños que desconozcan el euskera, tarea gigantesca que hay que acometer con objetivos claros y con paso firme y seguro” Lo que era como cambiar los principios fundamentales del movimiento de Franco en la escuela por otro proyecto igualmente totalitario.

No cabe duda de que revivían lo que sus predecesores decían en 1934 “[...]Hablando del euskera en la escuela vasca, tema al que hemos de dedicar un próximo artículo- habíamos pensado que la pérdida del alma vasca había precedido a la desaparición del euskera; que la rehabilitación de ésta dependía de la resurrección de aquella, no de tales o cuales leyes generales dependientes de la lingüística; que la vida del euskera nos era entrañablemente afecta, e incuestionablemente necesaria como objetivo nacional, pero también como sistema revelador de resurgimiento nacional. Y para esto último venía la escuela vasca” (Eskibel, en Buzkerea, 1934). Y por si acaso hubiera dudas del significado político del propósito, afirmaba que “Se trataba de hacer de la escuela política, en el sentido elevado de esa palabra. Escuela de ideal nacional, de reconstrucción nacional, de propósito nacionalizador, de cultivo diferencialista [...] Porque, ¿podríamos hablar de educación vasca si el nacionalismo no llevara en sí mismo la exigencia de una formación ideológica y sentimental adecuada? Y si, en el orden político, la doctrina nacionalista no tuviera más alcance –en su realización-, que las posibilidades que de antemano se pueden prever o hubiera de atemperarse al sentimiento de los elementos retardatarios y de los alienígenas ¿tendríamos nacionalismo? Evidentemente no.

Son solamente unos textos que prueban la finalidad política del proyecto educativo nacionalista secundado por partidos que han hecho dejación de sus obligaciones y que se han impregnado del tótem nacionalista, como, fundamentalmente, aquellos del arco parlamentario de las izquierdas, aunque, por su carácter timorato y despersonalizado, también de una derecha que renuncia a hacer su propia política.

Sin embargo, al contrario de lo que ha ocurrido en la actual fase democrática de nuestra historia reciente, en la II República su Gobierno, no parecía asumir estas tesis, como demuestra este texto extraído de la Gaceta de Madrid, número 120 (actual B.O.E) “Es un principio universal de pedagogía que la enseñanza primaria, para ser eficaz ha de producirse en la lengua materna.[...] La lengua materna se ha elevado en ellas a la categoría de lengua vehicular, sin abandonar ni olvidar la otra lengua que se ha cultivado y enseñado con toda intensidad.” (1931)

Casualmente el Boletín nº 6 (julio-Septiembre de 2003) de la UNESCO, decía, también cosas como estas: “El lenguaje y la identidad se encuentran vinculados al término ‘lengua materna’. Una identidad saludable equilibra los distintos aspectos de nuestras personalidades. Una comunidad expresa parte de su identidad a través de sus idiomas de instrucción, en tanto que una sociedad sana toma decisiones que producen comunidades armónicas y personas con confianza en sí mismas.

Años de investigación han demostrado que los niños que inician su educación en la lengua materna tienen un mejor comienzo y exhiben un mejor desempeño que aquellos que son expuestos a un idioma nuevo al ingresar a la escuela. Lo mismo es aplicable a los adultos que buscan alfabetizarse.”

El informe de UNICEF titulado Estado mundial de la infancia 1999 establece que “la Convención sobre los Derechos del Niño nos guía hacia un modelo de enseñanza y aprendizaje más centrado en el niño, modelo en el cual los alumnos participan activamente y resolviendo problemas por sí mismos y desarrollando la autoestima imprescindible para el aprendizaje y la capacitación para tomar decisiones a lo largo de sus vidas” A tal respecto dice la UNESCO: “En las escuelas en que los niños entienden y hablan el idioma que se utiliza en el aula, los niños pueden participar activamente en el plan de estudios.”

Para mayor abundamiento, el Comité para la Eliminación de la Discriminación racial de la ONU, emitió un informe en septiembre de 1996 que denunciaba las dificultades a las que, a veces, se enfrentan los niños de lengua castellana residentes en Cataluña y País Vasco. Y también la Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América en un informe en 2000 que expresaban la situación de que los padres que quieren que sus hijos sean educados en castellano deben acudir a los tribunales de Justicia para hacer efectivo este derecho fundamental, sin que, hasta ahora se note la voluntad de los Ejecutivos catalanes de acatar las sentencias de los tribunales.

Este es el panorama. El adoctrinamiento nunca debe sustituir a la educación. Pero en un Estado débil que renuncia al Estado de Derecho como el que tenemos, todo es posible en la ruptura de cualquier principio de seguridad jurídica.

www.educacionynacionalismo.com

V de vencedores y vencidos
Ramón de Veciana cronicaglobal.com 31 Agosto 2014

El 11 de septiembre la ANC (Assemblea Nacional Catalana) y Òmnium Cultural tienen previsto realizar su nueva y definitiva performance: una concentración en forma de gran V en Barcelona, bajo el lema "Ara és l'hora" y con un manifiesto donde la idea fuerza es "guanyar" ("ganar").

Ese lema no es casual cuando forma parte del estribillo de "Els segadors", canción de inspiración bélica que, aún siendo himno oficial de Cataluña, utiliza un lenguaje de enfrentamiento civil contra un supuesto enemigo.

La elección de la simbología de una gran V no es nada gratuita, cuando bajo la misma subyace la idea repetida durante estas últimas semanas de la irremisible y definitiva victoria del independentismo, de una vez por todas, en Cataluña. La importancia de la simbología efectista en cualquier movimiento es transcendental para su imposición social y de ahí que se quiera expresar claramente que habrá una victoria, con vencedores y vencidos. Así lo entendieron en el pasado tanto el franquismo, que adoptó la V del víctor romano como símbolo propio del régimen, como el mismo régimen nazi, que adornaba con la misma letra plazas y espacios públicos de las zonas ocupadas. Que la ANC y Òmnium no están, evidentemente, por semejantes sutilezas simbólicas lo evidencia su opción por un símbolo con antecedentes tan nefastos.

En la historia de la humanidad, establecidos los términos de un enfrentamiento, el bando vencedor se impone al vencido. Y los independentistas no quieren ser ni serán una excepción a esta regla.

Está claro que el independentismo en sus distintas formulaciones, tanto institucionales (Pacte Nacional pel Dret a Decidir, Consell Assessor per a la Transició Nacional...), políticas (CiU, ERC, ICV, CUP) como cívicas (ANC y Òmnium), ha dado el paso de conducir el llamado "procés" a un desenlace con vencedores y vencidos, fase final del proceso gradualista de todo nacionalismo. No se hace un proceso de independencia sino para imponer los criterios políticos, en todos los órdenes de la vida, de una parte de la sociedad, la vencedora, a la otra, la vencida, que será sometida.

El pretendido "procés" pacífico y democrático ha ido dando pasos paulatinamente para pasar de un inicial "convèncer" al definitivo "vèncer". Este salto cualitativo, en tanto que paulatino, nunca se hace de forma rotunda y manifiesta, sino que se hace a través de mensajes lanzados por portavoces oficiosos a la sociedad, que adelantan lo que luego será ya consigna oficial.

Basta ver cómo se expresan los portavoces al servicio del independentismo.

El simposio organizado por el Centro de Historia Contemporánea titulado "España contra Cataluña" alimentaba esta idea de la existencia de una lucha entre entes nacionales, donde España era el Estado opresor y los catalanes, los oprimidos.

Toni Soler, comisario del Tricentenari en Barcelona, en su artículo "Contra el sentit comú" se manifestaba en contra de cualquier posibilidad de diálogo y en contra de la moderación como pauta del proceso soberanista donde España es la agresora y los "catalanes" los agredidos, idea que remató en su artículo "El judici final", en el que acusaba directamente de colaboracionistas a los defensores del federalismo en Cataluña, señalando ya a quienes son los enemigos interiores en su lucha. La tesis de las listas negras, de vencedores y vencidos, acólitos y traidores, fieles y colaboracionistas, parece ser una idea recurrente, acariciada por este gran ideólogo del secesionismo que aún recientemente animaba a denunciar a aquellos independentistas sobrevenidos que intentan sacar tajada del "procés".

El propio comisario del Tricentari, Miquel Calçada, se expresó en parecidos términos belicistas cuando manifestó de forma inequívoca que "el 2014 vuelve a ser un punto de cruce, como lo fue el 1714" y "estoy convencido que volveremos a vencer".

Salvador Cardús también se abona a esta idea tan democrática de lo irremisible del "procés", cuando este verano aseguraba que "el procés" no tiene marcha atrás y que es un objetivo ganador.

El independentismo radical, sin necesidad de esconder sus ideas totalitarias, establece ya cuáles serán las pautas de su victoria.

Hèctor López Bofill, a finales de julio, en su twitter adelantó la receta para imponer su victoria: declaración unilateral de independencia; constitución de fuerzas de defensa para garantizar el control del territorio (y la población) una vez proclamada la independencia; amenaza a los miembros de la UE sobre su capital situado en Cataluña si no aceptan integrar a Cataluña en la libre circulación, e imposición del catalán como única lengua oficial y exclusión de la ciudadanía catalana a quienes no acrediten su conocimiento. En resumen, violencia, imposición y chantaje.

Adoptando su tan querido lenguaje bélico y tremendista, con la victoria nacerá la resistencia

Así las cosas, conviene no perder de vista que durante los próximos meses esta dinámica de frentismo y de búsqueda de una victoria a cualquier precio se acelerará, donde la coacción social y el miedo son aliados esenciales de estos procesos totalitarios.

De momento, los primeros avisos ya están dados con ataques anónimos a las sedes de los partidos no independentistas, agresiones verbales y el uso de la violencia simbólica, como aviso para navegantes.

Lo cierto es que, si se plantea una victoria de vencedores y vencidos, los supuestos vencidos no aceptaremos dicho rol sino que seremos resistentes en defensa de las libertades públicas y los derechos fundamentales que se nos quieren negar en este "procés" no democrático y no pacífico. Adoptando su tan querido lenguaje bélico y tremendista, con la victoria nacerá la resistencia.

La plataforma aragonesa 'No hablamos catalán' se queja de un blog oficial
Denuncian que Cataluña "se apropia" en una publicación de la Generalitat de 6 comarcas aragonesas

Europa Press. Periodista Digital 31 Agosto 2014

La Plataforma Aragonesa 'No hablamos catalán' (NHC) ha alertado de que la Generalitat de Cataluña "vuelve a la carga y se ha apropiado" de seis comarcas aragonesas en su Blog Oficial 'Journal of Language and Law. Revista de Llengua i Dret' (Revista de Lengua y Derecho).

En un artículo titulado 'Vasos comunicantes. Políticas lingüísticas en un país partido', se "apropian territorialmente" de nuevo del Aragón oriental como parte de su "país partido" y "lo denominan, por enésima vez, "Franja de Ponent".

Además, se publica un mapa de los 'Països Catalans' donde se colorean multitud de "regiones históricas" entre las que se encuentran las seis comarcas aragonesas de Ribagorza, La Litera, Bajo Cinca, Bajo Aragón-Caspe, Bajo Aragón y Matarraña, aunque en esta ocasión las "refunden en solo cuatro" (Ribagorza, La Litera, Bajo Cinca y Matarraña).

En el Blog, "en el que además figura explícitamente la Generalitat de Catalunya como Institución editora", se ha publicado el citado artículo el pasado 17 de julio y, en el mismo, se afirma que en las Baleares hay una "persecución feroz del catalán por parte del gobierno ultracastellanista de José Ramón Bauzá" y que en Aragón hay una "persecución institucional del catalán" cuyo "objetivo prioritario es exterminar la cultura catalana cuanto antes mejor, por parte del españolismo".

El artículo continúa arremetiendo contra "la supremacía lingüística inherente a la idea inherente de españolidad" y tilda de "legislación profundamente tramposa" y de "simulacro de democracia" la Constitución Española, ha informado la Plataforma NHC en una nota de prensa.

"Cataluña no asume"
El escrito considera que si Cataluña se independizara "habría por primera vez un estado potente que podría legislar los derechos lingüísticos" y que "los derechos de los castellanoparlantes en Cataluña no tienen que ser independientes de los derechos de los catalanohablantes" de fuera de Cataluña ya que "el estado español no es precisamente conocido por su respeto a los derechos humanos".

El portavoz de la Plataforma Aragonesa No Hablamos Catalán, Carlos Arcorella, ha pedido "contundencia al Gobierno de Aragón y al resto de formaciones políticas aragonesas para frenar las constantes afrentas que la Generalitat de Catalunya protagoniza anexionándose el Aragón oriental".

Acorella ha apuntado que el nacionalismo catalán "todavía no ha asumido que en Aragón somos los aragoneses los que decidimos sobre nuestros asuntos, incluyendo nuestra Historia y nuestra lengua".

Asimismo, Acorella ha insistido en que "la Generalitat catalana aún no ha asimilado que Aragón tiene una Ley de Lenguas que deja meridianamente claro que nuestra Comunidad tiene dos lenguas propias: aragonés y castellano, por lo que desde la Generalitat se sigue intentando imponer, mediante subvenciones, ya no el idioma catalán, sino también la cultura catalana y una Historia totalmente manipulada".

Finalmente, el portavoz de la Plataforma NHC ha añadido que "por primera vez en muchos años, desde el Gobierno de Aragón se está realizando una gran labor por la promoción y difusión del aragonés que deberá culminar con la creación de la Academia de la Lengua Aragonesa".


Recortes de Prensa   Página Inicial