AGLI Recortes de Prensa   Lunes 1 Septiembre  2014

¿Hacia la tercera recesión?
Alejandro Inurrieta El Confidencial 1 Septiembre 2014

Los datos de Contabilidad Nacional del segundo trimestre, tan difíciles de entender como los últimos, muestran una realidad muy preocupante, salvo para los que se dejan llevar por la euforia oficial. En esencia, lo que nos dice el INE es que en términos nominales la actividad apenas crece, pero que son los milagrosos deflatores los que devuelven la sonrisa gubernamental con su declinar constante. Es decir que, al margen de que nadie explica cómo se construyen, la economía española estaría en deflación, algo que parece se deja notar también en el IPC de los meses del verano.

El brusco descenso del opaco deflator del PIB es lo que impulsa el PIB en España
Tras los curiosos episodios contables del cuarto trimestre de 2013 y el primero de 2014 en materia de gasto público, todavía sin aclarar, ahora ya se ha logrado ajustar el PIB mediante la demanda interna, ante el evidente declive del sector exterior, tan efímero como imposible de mantener, especialmente porque ya las familias aumenta el gasto y las empresas inician el ciclo inversor. Esto es lo que un conocido periodista denomina en todos los programas en los que actúa, el efecto furgoneta. En términos nominales, el consumo de las familias crece un exiguo 0,3% con tendencia a la moderación, a pesar de que las cifras de otras variables de coyuntura no corroboran esta ilusión monetaria que teóricamente asola a las familias. Este avance del gasto en consumo iría apoyado por una magra mejoría en el empleo, apenas 95.000 empleos a tiempo completo, y por la sorprendente y mágica recuperación de las remuneraciones de asalariados que avanzan un 1,8% trimestral y un 1,2% anual. Esta se asentaría en la industria, un 3,8% en la manufacturera y un 5,8% en la construcción y apenas un 1,2% en los servicios. De nuevo, esto no se correspondería con los datos de convenios, aunque estos cada vez determinan menos el crecimiento salarial.

Vuelven las dudas sobre los datos de consumo privado y remuneraciones de asalariados
Frente a esto, los márgenes empresariales habrían descendido en el segundo trimestre, un 2,5% trimestral y un 0,4% anual, lo que pondría en cuestión la lógica de la recuperación y haría más sorprendente el dato de inversión en equipo, o el efecto furgoneta, sin que medie una mejoría del crédito, que no es el caso. La pregunta que surge es, ¿cómo casa esto con los datos de empleo y de cotizaciones a la Seguridad Social?

En el caso del empleo, las dudas son cada vez más notorias. Las horas trabajadas decrecen un 0,8% en el primer semestre del año, respecto al semestre anterior, frente a un avance del PIB del 0,5%, lo que en términos anualizados supone un despegue de la productividad del 3,5%. Estas cifras chocan a cualquier economista o analista, viendo dónde se concentra el escaso y precario empleo creado, hostelería y turismo, sectores con muy bajo valor añadido. Solo lo explica el profesor Iranzo que defiende que, gracias a las nuevas tecnologías, estos sectores son ahora mucho más productivos y por eso no es un problema el descenso de los precios. Por tanto, si en una economía están cayendo el número de horas trabajadas y también lo hace la población, la producción también debería estar descendiendo, lo cual hace que la medición del PIB real en España deje mucho que desear. Si no hay buenas estadísticas, el diagnóstico y las políticas económicas a aplicar no servirán para poder reactivar nuestra maltrecha economía.

Descienden las horas de trabajo y aumenta fuertemente la productividad apoyada en la hostelería y turismo
El otro gran objetivo en España, el sustituir a la Alemania exportadora, parece que tampoco se va a cumplir. Nuestra base exportadora es mínima, nuestra estructura empresarial es mayoritariamente de servicios de bajo valor añadido y con vocación de venta en el mercado interior, la formación idiomática de nuestros empresarios es nefasta y tenemos el peor servicio exterior de los países de nuestro entorno. Ello explica, que se haya desinflado el suflé de las exportaciones, a pesar de la deflación interna y de las supuestas reformas estructurales que hicieron Zapatero y Rajoy. Los que estudiamos el sector exterior y los que somos partícipes del mismo, podemos explicar todas estas deficiencias, y no debemos echar la culpa al tipo de cambio o las variables de competitividad.

Se ha acabado el espejismo de las exportaciones como revulsivo de la recuperación
Si a todo esto, unimos el parón de la actividad en el centro de la UE, Francia, Alemania e Italia, tenemos la tormenta perfecta. Las señales en los indicadores de confianza europeos, la crisis política en Ucrania y Rusia nos pueden abocar a una tercera recesión, que vendría ahora desde el centro y no desde la periferia. En la periferia seguiremos con la profunda crisis de deuda y crecimiento, sin visos de restructuraciones ordenadas de la deuda de familias y PYMES, con un sistema financiero todavía en coma y con una coyuntura social deplorable. Todo ello aderezado en España con una espiral de deuda pública imparable y un crecimiento nominal incompatible con un sobreendeudamiento privado descomunal. Para que la tormenta sea perfecta falta la guinda: que los precios de los activos se desplomen. Pero eso es lo único que los bancos centrales están tratando de evitar con el chorro monetario. Pero todo llegará.

"Dios es español y está de parte de la nación"
Carlos Sánchez El Confidencial 1 Septiembre 2014

Cuenta J. H. Elliott en su memorable conde duque de Olivares que en 1625 –poco antes del derrumbe definitivo del imperio–, España había recuperado su orgullo como nación gracias a los buenos oficios y a la sagacidad del valido de Felipe IV. Las victorias en Breda y en Cádiz, contra los ingleses, y en Génova y en San Juan de Puerto Rico habían asentado al joven monarca. Y lo que antes se veía como un futuro necesariamente incierto y gris fruto de una Hacienda arruinada y corrupta, ahora el horizonte comenzaba a dibujarse con los perfiles de grandeza de otro tiempo.

Y por eso cuando el 6 de julio de 1625 llegaron a Madrid noticias de otra gran victoria, ahora en Brasil (la guarnición holandesa de Bahía se había rendido a don Fadrique de Toledo), el conde duque escribió con legítima satisfacción "Dios es español y está de parte de la nación estos días”. Pero Olivares, que era prudente por naturaleza al tiempo que violento e irascible en sus formas, también reconoció en otra misiva a Carlos Coloma, veterano de la guerra de Flandes, que esos éxitos exigían una respuesta cuidadosa que “no irritara al enemigo en vez de asustarlo”.

Es conocido como acabó un par de décadas después el efímero esplendor de Felipe IV, pero a la luz de lo que se ha podido leer y escuchar de este verano, es probable que más de uno piense que, efectivamente, Dios es español desde las elecciones de noviembre de 2011.
Este escenario infantilmente optimista –que oculta la realidad de una Europa que se 'japoniza'– explica que el círculo más íntimo de Rajoy presione ahora al presidente del Gobierno para rematar la faena. Un concepto político que para algunos significa liquidar al enemigo por la vía de la mayoría absoluta

La prima de riesgo se diluye de forma acelerada a la sombra del galopante peligro de deflación; las cuentas públicas tienden a enderezarse (aunque todavía el déficit sea extremadamente elevado); el empleo (por muy precario que sea) ha vuelto a recuperarse aunque sea tímidamente. Y, por si no fuera suficiente, el proceso soberanista catalán se debilita día a día tras la confesión de Pujol. Ni siquiera el ‘efecto Sánchez’ le hace sombra a un Rajoy que aparece ante sus conmilitones como el César visionario del que hablaba Umbral refiriéndose al general Franco. Hasta el ministro De Guindos puede ser presidente del Eurogrupo, lo cual se presenta ante la opinión pública como la elección más importante desde que Napoleón fuera ascendido a general.

Liquidar al enemigo
Este escenario infantilmente optimista –que oculta la realidad de una Europa que se japoniza– explica que el círculo más íntimo de Rajoy presione ahora al presidente del Gobierno para rematar la faena. Un concepto político que para algunos significa liquidar al enemigo por la vía de la mayoría absoluta, como de forma poco sutil se puso de manifiesto en julio, cuando la oposición tuvo escasos días para enmendar un Real Decreto aprobado por el Consejo de Ministros que modificaba de una tacada más de 25 leyes y afectaba a media docena de ministerios.

Un ‘trágala’ inaceptable en cualquier sistema democrático que tiene como única explicación una forma maniquea de hacer política instalada en España prácticamente desde la Transición. Lo bueno es lo que hace el Gobierno (el que sea), lo malo, lo que hace la oposición (la que sea). Sin entender, precisamente, que la existencia de tupidos consensos sociales y políticos es lo que ha anclado la prosperidad institucional y económica de las grandes naciones.

Esa forma primitiva de actuar en la cosa pública esconde, sin duda, un asunto de mayor calado que va más allá de la simple aprobación de un decreto ley: la utilidad de la política -un instrumento emanado de la razón- como herramienta para resolver los problemas de la gente. Y lo que plantea ahora el Gobierno en asuntos como la elección directa de los alcaldes no es más que el reconocimiento de un fracaso como país: la inexistencia de cauces de diálogo entre los partidos para resolver un asunto añejo –la representatividad que emana del sistema electoral– que ningún Gobierno ha tenido nunca los arrestos de afrontar.
Lo cierto es que cuando la política deja de ser útil para los ciudadanos se convierte en un capricho –o, incluso, un juguete– de iluminados que frivolizan sobre cuestiones esenciales, lo cual lleva inexorablemente al desastre. Y el riesgo es mayor cuando lo que está en juego es la hegemonía en la izquierda española

Y lo que es no menos preocupante, se hace ahondando en la costumbre de hacer política al margen de las preocupaciones sociales. Una suerte de despotismo ilustrado pero sin el segundo de los requerimientos. En ninguna encuesta del CIS aparece la reforma electoral como uno de los problemas del país.

Lo cierto, sin embargo, es que cuando la política deja de ser útil para los ciudadanos se convierte en un capricho –o, incluso, un juguete– de iluminados que frivolizan sobre cuestiones esenciales, lo cual lleva inexorablemente al desastre. Y el riesgo es mayor cuando lo que está en juego es la hegemonía en la izquierda española, donde una amalgama de formaciones y pequeños reductos luchan legítimamente por capitalizar políticamente las consecuencias sociales de años de crisis económica y de recortes.

Y pensar que la estabilidad política viene de la imposición de una ley electoral es simplemente no entender los cambios sociales y políticos que ha traído la crisis. La estabilidad política, como ha demostrado desde hace más de 200 años la democracia americana, es hija de la flexibilidad política y de la cultura de la negociación. Nunca de la imposición.

Rajoy, sin embargo, arrastrado por quienes creen que perderán la vara de alcalde, puede tener la tentación de tirar por la calle de en medio; y eso es, precisamente, lo que desgraciadamente se ha hecho en España en numerosas ocasiones. Pedir consenso cuando se está fuera del Gobierno y, por el contrario, actuar de forma autoritaria cuando se ha alcanzado el poder (como sucede de forma sistemática cuando se elige a los consejeros de los órganos reguladores). Olvidando que los problemas no resueltos tienden a emerger con el tiempo.

Como sucede en la economía, también en la política existen unas reglas elementales no escritas –una especie de ley de la gravedad social– que acaban por imponerse. Y lo que hoy puede parecer una solución es posible que sea el origen de una futura derrota.

Parece evidente que ahora, en medio del desafío soberanista y con una legislatura a punto de caducar, no es el momento de enfrentarse a aventuras en solitario que sólo dividirán más a los españoles. Pero sí que está en la mano de Rajoy y del resto de líderes políticos poner las bases sobre un futuro consenso. Pero para aplicar en la siguiente legislatura. Y crear una Ponencia parlamentaria que aborde la puesta al día del sistema electoral puede ser el primer paso.

La izquierda enamorada.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 1 Septiembre 2014

¿Es posible que una gran parte de ciudadanos votantes de izquierda opten finalmente por dar el poder a quien no se esconde en afirmar que quiere eliminar todas las libertades democráticas y personales? Pues aunque parezca mentira, así parece según las encuestas que inciden en vaticinar el descalabro no solo del PSOE sino también de IU y sus franquicias autonómicas. ¿Y cuál es la razón de este comportamiento tan irracional y suicida? Pues la verdad es que solo se explica por una especie de locura transitoria similar a la que define las primeras etapas del enamoramiento. También es posible que radique en el afán de castigar a quienes consideran que han traicionado sus principios y busquen en el discurso del falso mesías la recuperación de las esencias de la izquierda. O vaya usted a saber el por qué de la estupidez humana.

El caso es que sea verdad o no, las encuestas van machaconamente publicando el aumento de las perspectivas de voto de la nueva formación de ultra izquierda , eso sí promocionada hasta la náusea por lobbies de información que paradójicamente serían de los primeros en ser barridos del panorama libre informativo por el control bolivariano y estalinista de la información. El nuevo Pravda propagandístico de los regímenes totalitarios. Y no termina de ser chocante el que esa situación se esté desarrollando sin resistencia y sin la oposición decidida de quienes son sus víctimas más inmediatas a las que está fagocitando en vivo y en directo.

Un panorama en el que partidos como IU han caído en el descrédito de intentar aliarse con su enemigo, lo que a sus electores les ha producido tal descolocación que finalmente se están planteando el voto directo a quien parece dar mensajes más claros y directos. Un mensaje único para toda España, sin matices nacionalistas. Porque aún estoy por escuchar de este fenómeno mediático y populista su apoyo al derecho a decidir de los pueblos, cuando lo que propugna es la supresión de todos los derechos y libertades.

Un panorama donde el PSOE sigue enfrascado en la pifia sucesoria cerrada en falso con la elección de un candidato títere de Susana Díaz y de la Federación de Andalucía que hasta el momento no ha transmitido lo que algunos definían como “el efecto Pedro Sánchez” que más que una piedra firme donde asentar la renovación de un PSOE desnortado, parece un canto rodado pulido arrastrado por la lengua del glaciar del poder real del partido. Un Secretario General cuya única decisión ha sido la de posponer las primarias de la elección del candidato a las elecciones generales de finales del 2015, acatando las órdenes recibidas.

No deja de ser dramático el que un devaluado PP y unos estancados UPyD y Ciudadanos compongan el otro platillo de la balanza y que sean la alternativa a esta formación ultra izquierdista que es una espeluznante realidad que de alcanzar el poder acabará con la cuestionable y limitada democracia que disfrutamos. Nadie podrá aludir desconocimiento ni falta de información veraz sobre las intenciones de quienes tienen en regímenes totalitarios como el de Cuba o Venezuela sus modelos a imitar e incluso superar.

Es de esperar que llegado el momento estos ciudadanos, ensimismados por el discurso populista y efectista de esos embaucadores y falsarios, recuperen la sensatez y salgan de ese pasajero enamoramiento que les va a llevar y nos llevaría a todos a la total perdida de la libertad.

El Derecho a Decidir
Jaime Trabuchelli  http://jaimetrabuchelli.com   1 Septiembre 2014

En el origen, estaban los territorios. Quiero decir, que parece que los territorios estaban antes que sus pobladores, aunque sólo sea por una cuestión de estar en algún sitio para poder ser.

Nuestro sistema electoral español parece que confiere al territorio, no sé si en base a esta preeminencia temporal, un privilegio por encima de sus pobladores para establecer su peso en lo que a política se refiere. Y no sólo este sistema premia o castiga al votante con más o menos poder, sino que afecta también a quién paga qué, cuanto y cómo. Vamos, que nuestro sistema de hecho mira a la Constitución como diciéndola que quién se cree que es para decir que todos somos iguales.

Nuestra Constitución Española – y no es la única, no vayamos a caer en españolismos – más que la Carta Magna parece la carta de un restaurante: la consultas y luego tomas y dejas lo que te da la gana. También hay clientes que ni la miran: “póngame tal y tal” y punto. Faltaría más. El ‘derecho a decidir’ por encima de todo.

Este semáforo dura demasiado. ¡Mi “derecho a decidir”, por dios! Me lo salto y punto.

El IVA es un abuso. ¡Venga ya, que les den! Sin factura venga, ¿cuánto es? Mi “derecho a decidir”.

Y oigan, que parece que sí, que se tiene la capacidad de decidir lo que a cada uno le de la gana, con las opciones disponibles. Así está diseñada hasta la fecha esta vida. Ahora, el derecho lo marca la ley. Las capacidades son muchas, pero los derechos van siendo menos porque han de ser compatibles con los de los demás.

Parece que las primeras formas de poder político aparecieron en la Sumeria de hace algo más de seis mil años y desde entonces, hemos ido desarrollando sistemas que tienen como objetivo satisfacer las necesidades comunes sin matarse, o al menos intentarlo. Invariablemente, cada vez que una minoría quería ejercer su “derecho a decidir”, empezaba a morir gente. También cuando lo ha ejercido una mayoría, indudablemente; pero sobre todo cuando esta mayoría quería asumir el poder, ejercido despóticamente por, obviamente, una minoría.

Un golpe de estado a una democracia es una minoría ejerciendo el “derecho a decidir”. Una tiranía, es una minoría ejerciendo su “derecho a decidir”. Es curioso que allí donde los territorios tienen más valor que las personas, el “derecho a decidir” es reclamado por una minoría: dos reglas básicas son suficientes para esto, a saber: restringir la “demo” y maximizar la “cracia” (la carta del restaurante).

Parece probado que todas las fronteras se han marcado con sangre cainita. Parece claro que la esperanza de la humanidad pasa por ir diluyendo las fronteras, fomentando la solidaridad y haciéndonos cargo TODOS del bien común. En los países civilizados, en las escuelas, lo que se le enseña a los niños es a respetarse entre ellos y aceptar unas normas básicas de convivencia para poder crecer y formarse como seres humanos. De tal modo que si un niño prefiere hablar cuando le apetece sin tener en cuenta si está hablando alguien más, se le invita a esperar su turno. Así, aprende que su derecho a decidir es algo que se adquiere cuando se ejerce teniendo en cuenta el derecho a decidir de los demás. De tal modo que cuando hay conflicto entre ambos ‘derechos’, se acude a las normas y se prioriza uno sobre otro o se compatibilizan de forma respetuosa. Si a alguno, aun así, no le parece bien la norma que arbitra los conflictos, se queja e intenta que se cambie. Si aun así, no consigue su objetivo, se aguanta. Si se rebela, se intenta que entre en razón. Y si no hay manera, se le obliga.

Aquí parece que existe un grupo de personas que quieren ejercer su ‘derecho a decidir’ cuando la ley no les asiste. Es más, explican que lo que quieren es ser consultados pero luego reclaman su ‘derecho a decidir’. Parece que no es sólo que les consulten lo que quieren.

La democracia ha demostrado se un éxito de convivencia indiscutible, cuando lo comparamos, obviamente, con otras alternativas de organización política. Además, somos muy conscientes una buena parte de la población de sus defectos y necesidades de mejora. La fragilidad de la democracia viene dada por la generosidad de su naturaleza. Toda generosidad es vulnerable, ya que la invulnerabilidad está muerta. La democracia es generosidad y vida. La democracia no es nada sin los valores que la asisten y que están defendidos por la ley que la representa. Si te saltas la ley sin que te asista un valor superior, pierdes el respeto de la sociedad y te conviertes en una vergüenza histórica.

En el caso del nacionalismo separatista catalán, ese ‘derecho a decidir’ que se reclama, se hace desde una minoría que quiere violentar el derecho de más de 40 millones de españoles y cientos de millones de europeos, porque no olvidemos que quieren saltarse también la legalidad europea para pasar a formar parte de ella en una hipotética Cataluña independiente al modo que les parezca conveniente.

El influjo mágico de la tierra sobre las personas parece que infunda poderes o imprima carácter. Parece que hubiera cierta envidia del hombre a la tierra, que le sobrevive siempre, y quisiera poseerla más allá de su puñado de años, a través de su semilla.

A mí no me preocupa la nacionalidad de mi hijo. No me preocupa en qué´país acabe asentándose y formando o no una familia. Me importa su felicidad, y esa dependerá de su capacidad de amar, de comprender, de compartir, de ser solidario, de escuchar al otro y formar su criterio en base a valores y no sólo a impulsos y proclamas. Dependerá de su anhelo por realizarse como persona, huyendo de prejuicios y máscaras y siendo valiente para dar el primer paso en aquello que sienta como cierto, respetando al otro.

La tierra no se secuestra, se comparte. Las fronteras son las cicatrices de la historia, no hagamos nuevas heridas.

Mas: la duda trágica entre la traición y el suicidio
CASIMIRO GARCÍA- ABADILLO El Mundo 1 Septiembre 2014

Se acerca el día fatídico y a Artur Mas se le agota el tiempo para buscar un agujero en el callejón sin salida en el que se ha metido.

Mientras a algunos de sus colaboradores y a los pesos pesados de la economía catalana les ha asegurado que no se vulnerará la ley, lo que implica no sacar urnas a la calle el 9-N si el Tribunal Constitucional suspende el referéndum, su portavoz, Homs, y el nuevo hombre fuerte de Convergencia, Josep Rull, afirman públicamente lo contrario para mantener viva la llama de la independencia y, sobre todo, para no enfadar a Oriol Junqueras.

La política consiste en evitar situaciones que aboquen al suicidio. Pero Mas, desde hace meses, no se comporta como un político, sino como un mesías dispuesto al sacrificio, propio y ajeno, con el vano propósito de pasar a la historia como el hombre que liberó a Cataluña del yugo español.

En su descargo, hay que decir que las circunstancias no le han ayudado. La caída del mito Pujol en la precampaña de cara a la Diada, el punto álgido de la movilización ciudadana de cara a justificar una ley de consultas claramente inconstitucional pero encaminada a dar satisfacción al griterío callejero, ha supuesto no sólo un obstáculo para superar las concentraciones de otros años en esa fecha, sino que ha desencadenado un proceso que puede llevar a la destrucción de CiU como partido hegemónico en Cataluña.

El striptease de Pujol, forzado por una filtración, no ha sido más que el comienzo de una serie de atrocidades que, de llevarse a la pantalla, superaría el éxito de Los Soprano.

La enorme fortuna de los Pujol, agazapada en las tranquilas aguas de los paraísos fiscales, se puso en movimiento tras la publicación por EL MUNDO de los números de cuentas de algunos de sus miembros en un banco andorrano.

Grave error. El servicio de blanqueo de capitales del Banco de España (Seblac) ya había dado la voz de alarma y los focos ya estaban encendidos cuando los Pujol empezaron a cambiar su dinero de unas cuentas a otras.

Habrá novedades en el 'caso Pujol'. Oleguer tiene una cuenta oculta en la Isla de Man en una sucursal de Barclays

A los rastros que ya existían, de repente, se han sumado datos nuevos, desconocidos. Por ejemplo, la existencia de una cuenta de Oleguer Pujol en la Isla de Man en una sucursal del Barclays. El intento de transferencia a España el 28 de julio del pequeño de la saga, fue frenado en seco por la dirección del banco, ya advertida de no prestar su colaboración a un posible delito de blanqueo.

Les auguro, por tanto, nuevas y espeluznantes novedades sobre las andanzas de una familia en torno a la cual se construyó el partido que ha aglutinado a la burguesía catalana durante los últimos treinta años.

Según una de mis fuentes, un político catalán ya retirado, "Convergencia podría desaparecer o quedar reducida a la irrelevancia". Y añade: "Pujol tuvo la inteligencia de crear un partido en torno a un grupo de presión de intereses particulares. El mecanismo funcionaba de la siguiente forma: Pujol actuaba en Madrid como el representante de la burguesía catalana y basaba su éxito en lograr concesiones, ayudas, inversiones, etc. A cambio de ese papel como gestor de los intereses empresariales de Cataluña, CiU actuaba con total impunidad cobrando comisiones, como era sabido por todo el mundo (recuérdese lo que dijo Maragall en el Parlament). El caso Palau y, sobre todo, la destrucción de Pujol como referente moral del proyecto, convierten a CiU en un instrumento inservible para los intereses de los que sostenían económicamente a la coalición. O bien CiU se reinventa totalmente o desaparecerá del panorama a medio plazo".

Es lo que suele ocurrir con los proyectos demasiado personalistas, que mueren cuando su fundador desaparece o cae en desgracia.

Si Mas hubiera tenido una pizca de inteligencia, habría preparado el terreno para una rectificación que le salvara la cara.

De hecho, el PSC le ha servido en bandeja una salida que, en otras circunstancias, habría sido la solución ideal para evitar un conflicto de consecuencias irreversibles en Cataluña. Miquel Iceta, de acuerdo con Pedro Sánchez, ha ofrecido los 20 diputados del PSC en el Parlament para ayudar a Mas a acabar la legislatura si retira la consulta tras la decisión del TC y ERC le retira su apoyo.

Los poderes fácticos en Cataluña llevan meses, si no años, clamando por la sociovergencia. Una alianza CiU/PSC ayudaría a centrar al partido nacionalista, reencontrándose con su votante tradicional, y daría al Gobierno el sustento de un partido, cuya matriz, el PSOE, puede ser alternativa de gobierno en España.

La cuestión es: ¿Qué piensa Mas? ¿Acudirán en su auxilio las virtudes del pragmatismo cuando se vea ante el abismo de incumplir la ley? ¿O bien ha decidido ya inmolarse en aras de los pactos suscritos con ERC y de la independencia de Cataluña?

Una alternativa sería la dimisión, pero su círculo íntimo cree que aguantará hasta acabar la legislatura

Decíamos que las circunstancias no han ayudado al presidente de la Generalitat. Y es cierto. No sólo porque la desvergüenza de Pujol ha manchado para siempre a su partido, sino porque el cálculo de que ahora era el mejor momento para lograr una victoria histórica, por la debilidad de España, ha resultado fallido.

Al contrario de lo que pensaban algunos, los resultados de las elecciones europeas no han socavado a Rajoy, sino que le han reforzado. Como ha quedado demostrado en la visita de Merkel a Santiago esta semana, Alemania ve en el líder del PP una garantía de estabilidad y un aliado para seguir imponiendo en Europa políticas de consolidación fiscal.

La crisis política en Francia y la reticencia de Renzi en Italia a aplicar políticas de ajuste, realzan el papel de España y de Rajoy en Europa. De ahí el aval de la canciller alemana a Luis de Guindos como futuro presidente del Eurogrupo.

Mas (y otros) creían que la crisis de la Monarquía brindaba un escenario propicio para aventuras rupturistas. Sin embargo, la llegada al trono de Felipe VI no sólo ha cerrado una incógnita que podía poner en cuestión el proceso de transición política en España, sino que ha consolidado a la propia institución.

Mas se enfrenta ahora a un panorama nada alentador. Su partido se ha dejado comer el terreno por su mayor competidor en la cancha nacionalista, ERC; su referente histórico resulta que es un defraudador cuya familia ha hecho todo tipo de negocios ilegales, a la sombra de la Generalitat; y, para colmo, la situación económica y el contexto europeo le han dado a Rajoy una fuerza que hace dos años no tenía.

La burguesía catalana, avalista y beneficiaria de CiU, contempla a Mas como un juguete roto. Algunos no descartan que el president dimita cuando anuncie que el referéndum no será posible, aunque sus íntimos creen que aguantará hasta el final de la legislatura. El día que se vaya, será un gran día para Cataluña.

Sondeos electorales
No al voto del miedo a Podemos
Guillermo Dupuy Libertad Digital 1 Septiembre 2014

La creciente fortaleza de Podemos no deja de ser una indeseable reacción a la decadente y degenerada evolución de buena parte de nuestra clase política, muy especialmente la los dos grandes partidos supuestamente nacionales. Por ello, y por temible que sea la posibilidad de un gobierno de frente popular que tuviera como centro a los comunistas de Pablo Iglesias, el miedo a los síntomas jamás debe ser utilizado para negarse a aceptar la existencia de la enfermedad. Como ya señalé en otra ocasión, "no habrá mayor triunfo para la degeneración del statu quo que el que nos sintamos obligados a renunciar a la regeneración por temor a la revolución."

Arriola y demás estrategas del PP, después de haber dado cancha a Podemos, han simulado quitarle importancia como si de un partido de frikis se tratara. Pero no nos engañemos. Claro que utilizan y van a seguir utilizando cada vez más el miedo al frente popular como forma de recuperar a buena parte del electorado tradicional del PP que se ha hartado de sus felonías. Esa llamada a votar al PP como supuesto mal menor irá de la mano de una apelación al "voto útil" favorecida por la suicida dispersión de formaciones regeneracionistas como Ciudadanos, UPyD y Vox.

De hecho, la apreciable e inmerecida recuperación del PP en los últimos sondeos electorales después de su monumental batacazo en las europeas, aunque sea todavía insuficiente para garantizarle la continuidad en el gobierno, no se debe tanto a una recuperación económica, que una inmensa mayoría sigue sin ver por ninguna parte, o a positivos cambios en la acción del gobierno que le hayan llevado a reconciliarse con su electorado tradicional. No. La recuperación del partido de Rajoy en las encuestas se debe, lamentablemente, al hecho de que muchos cuídanos que dieron la espalda a este partido en las europeas están dispuestos a volverlo a votar por temor a Podemos y por el lamentable espectáculo de falta de unidad que están ofreciendo UPyD, Ciudadanos y Vox, tres formaciones regeneracionistas llamadas a entenderse que, sin embargo, se presentan en candidaturas separadas.

Claro que hay que temer a los antisistema de Podemos, pero no tanto como para salir en ayuda de quienes mantienen enfermo al sistema y se niegan a regenerarlo. Esperemos que los que creen que la solución no está en matar al perro ni en negar su enfermedad aúnen fuerzas para curarle la preocupante rabia que padece. En caso contrario, el panorama seguirá siendo terrorífico, y no precisamente por culpa de Pablo Iglesias.

La obra de Pujol
Antonio Roblescronicaglobal.com 1 Septiembre 2014

Separar la persona del proyecto, romper la identificación de Pujol con Cataluña, salvar el proceso. Un ejercicio cínico después de que el propio Pujol y sus correligionarios construyeran la Cataluña actual a fuerza de repetir Pujol/Cataluña cada vez que a uno de los suyos lo pillaban con suciedad en las uñas. Acogerse a sagrado para poder salvar el entramado de corrupción sobre la que se habían construido tantas mentiras, las económicas y las históricas. Porque su obra transciende y se extiende a toda la Cataluña nacionalista surgida de su acción doctrinaria y de gobierno. Las mentiras de Pujol, son las mentiras del nacionalismo, porque el nacional-catalanismo que logró inyectar en el corazón de millones de catalanes está hecho a imagen y semejanza suya. Entiendo que ahora quieran sus herederos y todos los que viven del negocio de construcción nacional apartarse del apestado, pero es tan inútil como si los peces quisieran negar la humedad en la que viven. La ignoran, pero es su medio. La mayor desgracia para una sociedad que ni siquiera puede huir de ella misma porque no tiene otra.

Superada esa primera fase de negación, pasan ahora a reivindicar su obra para separar a la persona del proyecto: Pujol se ha podido equivocar en lo pequeño –aseguran- pero ha acertado en lo grande: ha construido la Cataluña actual, su obra es su legado, su obra es grandiosa y la historia se lo reconocerá. En esta última mentira están empeñados ahora los herederos del negocio nacional construido por Pujol. Son meros extras, monaguillos diseminados en medios de comunicación, centros de enseñanza, sindicatos, partidos, asociaciones culturales, defensores de la lengua propia, que dependen del tinglado tejido con mentiras, comisiones y chantajes por el gran timonel a lo largo de estos treinta y cuatro años de "dictadura blanca".

Esta vez no les saldrá bien. Muerto Pujol, quieren salvar su obra, pero es su obra precisamente el mal. El mayor daño, con ser inmenso, no ha sido el 3% en comisiones de obra pública, ni los contratos bajo mano, ni la evasión de impuestos en paraísos fiscales. Desgraciadamente, en el resto de España nos tienen demasiado acostumbrados al hedor de esas cloacas. Nada que nos espante ya, aunque cada día que pasa sin que los culpables devuelvan lo robado nos produzca más asco. En estos enjuagues no hay diferencia entre nacionalistas y el resto de políticos corruptos de la otra orilla del Ebro. ¡Miento! Incluso aquí hay una diferencia fundamental: A ningún español se le ocurriría defender a Bárcenas si al personaje le hubiera dado por envolverse en la bandera tricolor, o en su partido les hubiera dado por denunciar que el acoso de la prensa al ex tesorero del PP era un ataque contra España. En España Bárcenas es un chorizo, un impresentable, y como tal se le trata. En Cataluña, por el contrario, siempre ha pasado, especialmente con Pujol, y sigue teniendo adeptos. De hecho, ahora mismo, una vez se han repuesto del sofocón inicial de la confesión del padre de la patria, se han apresurado a difundir en los medios afines que todo es una conspiración del Estado para acabar con el proceso (que ellos confunden con Cataluña).

Con ser inmenso, repito, no es la corrupción económica el mayor mal, el mayor daño ha sido haber envenenado el alma de cientos de miles de catalanes en nombre de la nación, el haber utilizado la escuela para infectar de odio a los niños contra España y adoctrinarles en la ideología más reaccionaria de la historia a costa de su formación racional. El mayor daño es haber logrado expulsar de la ciudadanía catalana a todo aquel que no comulgase con su Cataluña nacionalista, y convertirlos en enemigos de la nación sometida. Una canallada propia del racismo cultural más evidente, por más que lo envuelvan en palabras hermosas. El peor daño es el haber comprado la sumisión e implicado en el trueque de cargos, prebendas y fidelidades con partidas públicas y coimas privadas hasta convertir en cómplices del fraude a media Cataluña. A la otra media se la maldijo, se la excluyó hasta acabar con su autoestima y se la expulsó de cualquier posición social relevante.

TV3 y los demás medios de comunicación públicos y afines dispusieron relatos para crear buena conciencia y justificar sus mentiras. El daño mayor es haber convertido a Cataluña en una comunidad autónoma de "zombis" sin capacidad de reaccionar, ni indignarse, como si todo fuera una fatalidad, o peor, un ataque a su identidad catalana. (Cien personas acudieron a manifestarse delante de la sede de CiU contra Pujol cuando confesó el fraude. Sin comentarios ni comparaciones con otras manifestaciones). El mal que ha hecho este hombre es descomunal, queriendo partir España ha acabado por dividir a Cataluña. Y esto ya no tiene remedio sin conflicto. Él será el culpable, y sus cómplices son cientos de miles de catalanes que aún son inconscientes de que a quienes más mal ha hecho, es a ellos mismos por ser los más creyentes. Quebrada su hegemonía moral, habrán de convivir con sus demonios y con el resto de ciudadanos. A los demás no nos irá mejor.

El problema es que no se darán cuenta hasta que su ceguera nos ciegue a todos.

P.D: El pujolismo ha proyectado constantemente sobre España todos sus demonios. Da escalofríos la exactitud con que describió inconscientemente su propia acción de gobierno cuando acusó al régimen de Franco en 1960 de dominar a la sociedad a base de corromperla:

"El general Franco, el hombre que pronto vendrá a Barcelona, ha elegido como instrumento de gobierno la corrupción. Ha favorecido la corrupción. Sabe que un país podrido es fácil de dominar, que un hombre comprometido por hechos de corrupción económica o administrativa es un hombre servil. Por ello, el Régimen ha fomentado la inmoralidad de la vida pública y económica. Como se hace en ciertas profesiones indignas, el Régimen procura que todo el mundo esté sucio, todos comprometidos. El hombre que pronto vendrá a Barcelona, además de un opresor, es un corruptor".

No creo que nunca en Cataluña nadie pueda describir mejor su obra como lo ha hecho él mismo con estos párrafos dirigidos contra Franco.

España no puede permitirse experimentos económicos
Si no se promociona a los buenos estudiantes, no se prima a los buenos vendedores
Miguel Massanetwww.diariosigloxxi.com 1 Septiembre 2014

Puede llegar a resultar irritante y desconcertante la facilidad con la que muchos españoles se dejan enganchar por la demagogia de vía estrecha de algunos falsos profetas de sistemas de gobierno utópicos, bucólicos y obsoletos que algunos pretenden presentar como ideas nuevas, falsos remedios de la abuela y sustitutos de charlatanes de feria, capaces de hacer que países en dificultades renazcan de sus cenizas sólo con la aplicación de cataplasmas de antiflogistina política; argucia con la que saben que muchos ciudadanos van a caer en el engaño si se les ofrecen mejoras económicas, subvenciones para todas sus necesidades y un sistema de gobierno que promueva el igualitarismo como remedio a lo que, para muchos, constituye la verdadera lacra de una sociedad: el que haya personas que ganen más que otras.

Lo que ocurre es que, si no se promociona a los buenos estudiantes, no se prima a los buenos vendedores, no se estimula a los investigadores y no se alienta a los trabajadores capacitados para que produzcan más, aunque sea a costa de que también reciban una retribución más elevada que los otros; el país, señores, se quedaría estancado, se anularía el afán emprendedor, se estancaría la producción, se reducirían los incentivos a trabajar mejor y a rendir más y, con ello, los dos balones de oxígeno de la economía: la productividad y la competitividad, quedarían anulados, con lo que las consecuencias para la nación son fácilmente previsibles. Nada nuevo bajo el Sol porque, desgraciadamente, son muchos los ejemplos de estas economías dirigidas y estatalizadas que han acabado pagando su burocracia oficial y su igualitarismo con su fracaso absoluto.

No obstante, mucho nos tememos que los errores indudables cometidos por el bipartidismo, la delicada situación económica que ha obligado al Gobierno a tener que practicar políticas poco populares ( recortes sociales, congelación de salarios y pensiones, supresión de pagas extras a funcionarios, reformas laborales mal recibidas por los sindicatos etc.); la actitud de determinados partidos de la oposición empeñados en sacar beneficio de las dificultades del gobierno, en lugar de cooperar a sacar adelante a España, y la evidente cuestión de los nacionalismos y de sus campañas oportunistas, tratando de aprovecharse de las vacas flacas de la economía para conseguir impulsar sus proyectos secesionistas; han contribuido a que una gran parte de los ciudadanos haya quedado afectada directamente por la crisis; otra haya visto en la corrupción de muchos políticos una causa de desafección al régimen actual; una tercera haya observado en todo ello la oportunidad de sacar beneficio político de la situación y otros, finalmente, han encontrado el camino para dar a conocer sus experimentos sociales y sus ideologías extremistas, aprovechándose de la situación de perplejidad, descontento e inquietud que se ha generalizado en una parte importante del pueblo español.

Basta tomar nota de lo que se está produciendo entre la izquierda del resto de Europa; una ojeada es suficiente para darse cuenta de que, los gobiernos de naciones como Italia y Francia, con sendos partidos socialistas dirigiendo el país, están haciendo (en ocasiones obligados a enfrentarse con la demagogia de sus propios partidos) políticas que muy bien pudieran considerarse de derechas. Seguramente, en ninguna de las dos naciones mencionadas sus gobernantes hubieran querido implantar métodos que ya hace tiempo tuvieron que poner en práctica las democracias de los países nórdicos, que a comienzos de los años 90 del pasado siglo, debieron abandonar sus políticas socialdemócratas impelidos por la crisis económica, desarrollando ( como ha demostrado el caso paradigmático de Suecia) reformas de mercado destinadas a la bajada de impuestos, reducción del gasto público, liberalización de sectores y flexibilización de mercados. En definitiva, se apostó por el pragmatismo renunciando a políticas que no resultaban efectivas para consolidar lo que ha resultado ser uno de los marcos económicos más liberales del mundo.

Ya no hablemos de los alemanes de la derecha de la señora Merkel que, aun habiendo obtenido un triunfo electoral claro y suficiente para poder gobernar solos, han querido involucrar al SPD socialista en el gobierno de la nación, conscientes de que la dificultad de una situación económica complicada requería de la unidad nacional. Más ejemplarizante es lo que está ocurriendo recientemente con la república francesa del socialista señor Hollande. El primer ministro, señor Valls, socialista, ha renovado su gobierno porque en él tres ministros se oponían a una política de austeridad. La evidencia del estancamiento de la nación, la necesidad de mejorar sus exportaciones y la ineludible lucha por la disminución del gasto público (reducir 50.000 millones de euros) han obligado al señor Valls a elegir a un ministro, el señor Macron, para que abandone viejos postulados ideológicos y la necesidad de ajustarse a la política comunitaria del euro, aceptando las reformas necesarias, aunque en ocasiones, supongan enfrentarse a los miembros de su propio partido. Macron ya ha declarado que piensa establecer un fuerte vínculo con el ministro de finanzas, señor Sapin, “para recuperar la confianza de los inversores y los franceses”.

Precisamente lo mismo que intenta en Italia el señor Renci, una persona de izquierdas, que parece que se va inclinando, cada vez más, a la economía de mercado. Entre sus más recientes propuestas figuran: bajar impuestos a las rentas altas, reformar el mercado laboral para abaratar y facilitar la contratación, reducir el gasto de las administraciones, continuar el plan de privatizaciones aprobado por el gobierno anterior y, finalmente, ¡pásmense señores! acabar con los privilegios sindicales. Con este mismo programa se presentó el señor Rajoy para intentar paliar los graves efectos de la crisis en la economía y las finanzas españolas, La respuesta de los partidos de la oposición, especialmente de socialistas y comunistas, ha sido calificarlo de un ataque a los trabajadores, una limitación de sus derechos y una actitud propia de la derecha más extremista en contra de la clase menos favorecida de la sociedad. ¿Ustedes pueden entender que, en todos los casos que hemos citado, se trate de personas que pertenecen al mismo partido, la social democracia? Pues, para asombro nuestro, es así.

Hoy mismo, una encuesta del diario El Mundo nos da la noticia de que, Podemos, está a un punto del PSOE con un 21% de intención de voto. El PP, curiosamente, no nota tanto el efecto Pablo Iglesias ya que está situado en un 30% en intención de voto. Nadie pone en duda que la subida experimentada por este partido, que apenas lleva un año en la política, sólo se puede explicar por el deseo de muchas personas de castigar al PSOE del señor Zapatero y, lo más curioso del caso es que, la encuesta, ya debería recoger el efecto de la elección del nuevo secretario general, señor Pedro Sánchez, quien, por lo visto no parece que, hasta este momento, haya conseguido mejorar la situación penosa de su partido y si, por el contrario, es evidente de que Podemos se está haciendo con una parte importante del electorado socialista y comunista.

Ya es hora de que los ciudadanos reaccionen y tomen nota de lo que ocurre en Europa; de cómo actúan los partidos de izquierda en naciones tan próximas como son Francia e Italia y que se den cuenta de que en economía no hay milagros y que en una economía globalizada no vale querer quedar aislados de las demás naciones porque, señores, esto se paga muy caro. O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, vemos asombrados como, inconscientes, nos lanzamos al abismo.

A cada uno lo suyo
¿Quién defiende a los (presuntos) corruptos?
Elisa de la Nuez  www.vozpopuli.com 1 Septiembre 2014

No me entiendan mal, este post se refiere solo a la defensa técnica y legal en los casos de corrupción institucional, es decir, a los que afectan a una institución (por ejemplo, a un alcalde) por lo menos mientras lo sigue siendo, es decir, mientras no dimite lo que en España no es frecuente precisamente. Porque aunque se habla mucho de la corrupción, se habla menos del hecho de que la defensa jurídica de los (presuntos) corruptos y de sus actuaciones corre por cuenta del contribuyente. Y lo más interesante es que, incluso cuando resultan condenados –es decir, se demuestre que la actuación fue incorrecta, ya sea en vía administrativa o incluso penal- la factura la sigue pagando el contribuyente. Como lo oyen.

La explicación es que las instituciones disponen de sus asesores jurídicos internos para defender sus actuaciones (por aquello de que los actos de los organismos públicos tienen presunción de legalidad mientras no se demuestre lo contrario) cuyos sueldos pagamos todos. No solo eso, con frecuencia se contratan también abogados externos “de campanillas” para los casos particularmente complejos o difíciles, léase comprometidos para el político o el gestor de turno. Efectivamente, en ocasiones las instituciones consideran que los asesores internos carecen de la suficiente especialización, o de la necesaria sensibilidad o influencias (ya saben, por aquello de los cursos, los seminarios, las conferencias que un gran despacho puede pagar a un juez y un funcionario municipal no).

A veces lo que se desea es contratar a abogados de confianza, por ejemplo, al abogado que lleva los asuntos jurídicos del partido que gobierna en la institución que tiene el problema. Pues bien, a estos abogados que no son precisamente baratos también los pagamos los contribuyentes. Y si al final el pleito se pierde nadie le exige al gestor o político de turno que reembolse el dinero, cosa que por otro lado sería perfectamente posible con la ley en la mano.

El último ejemplo concreto de esta forma de actuar lo tenemos en el caso de la empleada pública del Ayuntamiento de Boadilla que destapó la trama Gürtel, Ana Garrido Ramos, para la que por cierto se ha iniciado desde la Asociación ¿Hay Derecho? una solicitud para que se le conceda la orden del mérito civil que lleva recabadas en change.org más de 144.000 firmas, lo digo por si se quieren sumar.

Pues bien, después de la denuncia de la trama Gürtel en el Ayuntamiento le hicieron la vida imposible (lo cuenta ella en su blog personal) hasta que finalmente consiguió una sentencia condenatoria del Juzgado de lo Social nº 2 de Móstoles por “mobbing” contra el Ayuntamiento, cuyo recurso pende ahora ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Pues bien, en todo el proceso el Ayuntamiento estuvo defendido por el abogado Iván Gayarre perteneciente al conocido bufete Sagardoy especialista en Derecho Laboral, que casualmente es el mismo abogado al que el PP encomendó su defensa ante la demanda laboral de Bárcenas.

Contratado con el dinero de todos aunque desconozco a través de qué procedimiento dado que el contrato no aparece en el perfil del contratante del Ayuntamiento de Boadilla. Lo cierto es que aunque el Ayuntamiento de Boadilla consideró en su momento el asunto “un mero conflicto laboral” que han tomado muchas molestias para defenderse bien. Ana Garrido lógicamente se tuvo que pagar su propio abogado.

Curiosamente, en la segunda instancia (el recurso que el Ayuntamiento de Boadilla pone ante el TSJ de Madrid por estar disconforme con la sentencia laboral condenatoria) se ha optado, al menos formalmente, por contar con los propios funcionarios del Ayuntamiento para la defensa jurídica. Digo que es curioso porque no es habitual cambiar de abogado en la segunda instancia, sobre todo si se tiene en cuenta que normalmente la minuta del abogado ya incluye la vía del recurso si se pierde el pleito en primera instancia, como es el caso. Parece que el Ayuntamiento esta vez ha preferido no acudir a los servicios externos de un abogado conocido por defender al PP en un pleito famoso, y los escritos los firma ahora un funcionario, el jefe de recursos humanos. O a lo mejor hay otros motivos, vaya usted a saber.

Otra cosa es que lo más probable es que la dirección técnica aunque sea en la sombra la realice el mismo abogado que llevó la defensa del Ayuntamiento en la primera instancia, dado que es lo más razonable desde todos los puntos de vista. Pero el Ayuntamiento ahora prefiere que no figure.

¿Conclusión? Muy sencilla, la ocupación de las instituciones por los partidos políticos supone que en caso de conflicto entre el interés del partido “ocupante” y el interés general al que se supone que sirve la institución (y sus funcionarios o empleados públicos, que para eso les pagamos los contribuyentes y no el partido) se impone el primero. De esta forma no solo se realizan actuaciones contrarias a la ley (la implicación de los sucesivos alcaldes de Boadilla en la trama Gürtel) sino que cuando alguien intenta defender los intereses generales, es decir, los de los contribuyentes se utiliza toda la artillería institucional -ojo, no la del partido aunque los abogados puedan coincidir- para perseguir al denunciante, profesional y personalmente y por supuesto para entorpecer la investigación judicial todo lo que se pueda. No resulta tan complicado cuando además los compañeros del denunciante se ponen de perfil, no les vaya a pasar a ellos algo igualmente desagradable.

Insisto, todo este despliegue para defender lo indefendible se realiza con el dinero de los contribuyentes, dinero que por mucho que se confirme la existencia de actuaciones irregulares -me apuesto lo que quieran- nadie va a devolver a las arcas públicas. Así están las cosas en España en septiembre de 2014: no solo hay que ser un héroe o heroína para denunciar la corrupción sino que además hay que tener dinero. En cambio, a los abogados de los (presuntos) corruptos los pagamos los contribuyentes.

Gustavo Bueno, 90 años y un sistema filosófico
Iván Vélez Cipriano www.lavozlibre.com 1 Septiembre 2014

Arquitecto y autor de 'Sobre la Leyenda Negra'

El 1 de septiembre de 1924 nacía en Santo Domingo de la Calzada Gustavo Bueno Martínez. Noventa años más tarde, Bueno prosigue trabajando con la profundidad y riqueza acostumbradas por quien ha sido capaz de construir un sistema filosófico, excepcional fruto dentro de un mundo dominado por doxógrafos y comentaristas. Y si comenzamos aludiendo al sistema filosófico, lo hacemos no sólo para ponderar tamaño mérito, sino también para poner en paralelo a dos personalidades filosóficas de talla histórica: Platón y Gustavo Bueno.

Una comparación que irritará a los muchos detractores del propio Bueno, pero que se sostiene en tanto en cuanto el ateniense y el calceatense comparten respectivamente la autoría de obras tan monumentales como son los 'Diálogos' y las que han servido para construir el Materialismo Filosófico, sistema escrito, para disgusto de acomplejados hispanófobos europeístas y etnicistas, en español. Los paralelismos pueden establecerse también, y aquí aflorará una de las cuestiones que más polémica han arrojado sobre Bueno, en la postura crítica que sobre la idea de democracia han mantenido ambos, el primero de ellos tras comprobar que la cicuta que mató a su maestro Sócrates se había elaborado dentro de la democracia ateniense, y el segundo, al margen de sus vastos conocimientos en materia de "ciencias políticas", tras atravesar vitalmente modelos republicanos, dictatoriales y monárquico-democráticos. Es su experiencia, pero sobre todo ese potente prisma filosófico tallado por Bueno, el que le permitió publicar, hace una década, un libro titulado 'Panfleto contra la democracia realmente existente' o el que le hizo advertir con rápida lucidez el carácter idealista y aun políticamente vacuo de los movimientos indignados que ahora fascinan y asustan a partes iguales a gran parte de la grey política y mediática.

La controversia aparejada a un título así venía a sumarse a la que había provocado, en 1999, la aparición de un libro que llevaba por título nada menos que 'España frente a Europa', en el cual no sólo se reivindicaba la labor histórica española, verdadero anatema para los así autocalificados como progresistas, sino que también se hablaba de la idea de imperio, vocablo que provoca en muchos españoles una pauloviana reacción conducente a identificar a todo el que la emplea con el falangismo.

Estas polémicas son tan sólo una parte de las que han envuelto a Bueno a lo largo de una vida larga e intensa, pues quienes tanto se ofendieron, de forma tan ingenua como indocta, con la crítica arrojada sobre lo que consideran el final de la política, venían a tomar el relevo de otros denigradores anteriores no menos exaltados que llegaron a atentar contra el profesor. Entre ellos grupos ultracatólicos ofendidos por el ateísmo esencial que el riojano nunca ocultó, e incluso maoístas que le arrojaron un bote de pintura roja en el contexto del hoy olvidado, tras el islamismo también combatido por Bueno, conflicto chino-soviético.

Tan impío carácter, que nos remite de nuevo al mundo platónico, ha llevado a Bueno a pisar muy diversos terrenos y escenarios, sin rehuir ninguno por vulgar o alejado que estuviera del plácido mundo académico en el que se han refugiado muchos de sus colegas, circunstancias éstas que, sin embargo, han servido para enriquecer enormemente obras como las citadas o las que el lector puede consultar en la página de la fundación que lleva su nombre, que ha puesto en marcha el canal de televisión Oviedo10 en el que tendrá una destacada participación, a las que hemos de añadir los artículos que mensualmente aparecen con su firma en la revista digital 'El Catoblepas'.

En el arranque de este mes de septiembre, la cifra redonda se presta, y así está ocurriendo ya a lo largo del año, a la celebración de homenajes varios. Hace unos meses salió a la luz el libro colectivo: 'Gustavo Bueno. 60 visiones sobre su obra', acompañado de un cómic –Panfleto materialista- y en estos momentos, al margen de algunos proyectos audiovisuales, se está elaborando, con un nuevo prólogo del autor, la reedición en Ecuador, a cargo de Carpio Editores, de una de sus cumbres ensayísticas: 'El mito de la Cultura', en lo que se espera sea el inicio de una serie de reimpresiones, las primeras en ese continente. Asimismo, en México comienza a andar la revista inspirada en su sistema, 'El Obstinado Rigor', acompañado del primer Encuentro de Materialismo Filosófico de la Ciudad de México, una muestra más del creciente interés que en diversos puntos del mundo hispano existe en torno a quien ha construido un sistema capaz de enfrentarse no sólo a los mitos citados, sino también a los disolventes indigenismos o al evangelismo que amenazan a las naciones hispanoamericanas.

Por estas y otras muchas razones, obligado es por mi parte felicitar a don Gustavo y, permítaseme, felicitarnos por ser sus coetáneos. No me cabe duda de que mientras le alcancen las fuerzas seguirá en primera línea de combate, triturando mitos y ofreciendo generosamente al interesado su magisterio y sabiduría.
Sirva este artículo como modesto homenaje al maestro.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
¿Quién dijo que Mas aflojaba?

Xavier Horcajo www.gaceta.es 1 Septiembre 2014

En la canícula estival, he tenido varios encontronazos en los que advertían “desinflamiento” en los secesionistas catalanes que les llevaba a concluir en que “no habrá referéndum, porque Mas está reculando”. Después de recordarles lo peligroso de confundir los deseos con la realidad y de “poner en valor” la crisis producida por el escándalo de Pujol, que –en mi opinión- no va a encoger a los nacionalistas. Vengo a decirles hoy que Mas no ha reculado y que mantiene –con mayor o menor comodidad- su convocatoria de dos preguntas a los catalanes el 9-N. Les recuerdo que dijo que preguntaría “¿Quiere que Catalunya sea un Estado?”, "escribiendo 'Estado' con mayúsculas" especificó en su día el President catalán. La “consulta” incorporaba una "subpregunta" que interrogaría a los ciudadanos sobre si quieren que este Estado sea independiente. Y de eso no ha cedido, ni un centímetro.

La ley de consultas catalana, estará lista –en lo que concierne a la Generalitat y el Parlament para el próximo 9 de noviembre. Es la salida subterfugio, que Mariano Rajoy no aceptará y sobre la cual pende una suspensión cautelar del Tribunal Constitucional y un dictamen del Consejo de Estado.

Hoy Mas se reúne a puerta cerrada con su ejecutivo para fijar la estrategia a seguir en este nuevo curso político, sabiendo que la ley de consultas no va a colar. Mañana martes, una comisión del Parlament votará si el expresidente Jordi Pujol debe comparecer para dar explicaciones sobres sus cuentas ocultas en Andorra. También de forma urgente Mas debe anunciar con los partidos que defienden la consulta –cada vez más inquietos- los detalles del operativo del referéndum.

Tras el shock inicial el mundo nacionalista ha recuperado el pulso y no falta quien diga “si Pujol nos robaba, pero prefiero que nos robe uno de los nuestros que alguien de fuera”. A pesar de todo, el ex Honorable se cuela en la agenda soberanista, aunque Cristóbal Montoro no encienda la mecha en el Congreso.

Aunque los socialistas se brindan, semana si, semana también, a ser la última bala de Mas, la entrevista con Pedro Sánchez no alcanza ribetes de hito en el drama catalán, a las puertas de la Diada del 11 de septiembre, que es la penúltima fecha clave hasta el 9-N y que coincide con el tricentenario de 1714. La Diada va a ser un termómetro que medirá el interés por el referéndum, razón por la que el independentismo no se puede permitir un bajón de audiencia. Allí van a estar las cadenas de televisión de medio mundo.

Aunque lo miren de reojo, debido a que las encuestas no le dan la victoria- La Generalitat tiene marcada la fecha del 18 de diciembre en rojo, porque ese día los escoceses votarán en referéndum contra la salida del Reino Unido. Justo el día de antes de la aprobación definitiva de la ley de consultas. Como hay voluntad de ir muy deprisa, Artur Mas podría ya firmar el decreto para convocar el referéndum al amparo de esa ley ese mismo día. Así, ganará tiempo ante el previsible recurso que el gobierno central presentará en el Tribunal Constitucional.

Hasta ahí “se puede leer”, como suele decirse. Luego el camino puede bifurcarse: elecciones catalanas anticipadas, en diciembre; o convocatoria de referéndum el 9-N, desafiando la legalidad. Veremos.

El nuevo crack del Barça
El padre de Munir se fue de Barcelona por el catalán: '¿Esto es España o qué?'
Mohamed El Haddadi Arbrqui confiesa que apenas duró cuatro meses en la Ciudad Condal
Redacción www.lavozlibre.com 1 Septiembre 2014

Barcelona.- Munir es la nueva joya de la cantera del FC Barcelona. Este joven de origen marroquí, que este lunes cumple 19 años, ha sido titular en los dos primeros partidos de Liga del nuevo Barça de Luis Enrique. Debido a esta meteórica irrupción, en los últimos días se han conocido muchos datos de su vida personal.

Así, este domingo, ‘El Mundo’ publicaba una entrevista con el padre del jugador, Mohamed El Haddadi Arbrqui. En ella confiesa que se tuvo que marchar de Barcelona por problemas con el catalán. En un primer momento, su familia se mudó con él dejando la localidad madrileña de Galapagar, en la que lleva años viviendo. Sin embargo, el padre reconoce que su experiencia en la Ciudad Condal apenas duró cuatro meses.

“No me gustó. Por el catalán. ¿Esto es España o qué?”, señala Mohamed El Haddadi Arbrqui, que no quiere dar más detalles, ya que el Barça y el agente del futbolista han prohibido dar entrevistas.

Estas declaraciones del padre de Munir traen a la memoria la historia de la familia de Leo Messi. En una entrevista publicada en 2006, el jugador argentino explicó cómo, a su llegada a Barcelona, su hermana fue víctima de la política lingüística de la Generalitat de Cataluña: “Cuando mi hermanita María Sol iba a la escuela, le hablaban en catalán, lloraba y no le gustaba. Entonces mi vieja decidió volver a Rosario con ella y mis hermanos Matías y Rodrigo, para que siguiera la escuela allá”, explicaba entonces.


Recortes de Prensa   Página Inicial