AGLI Recortes de Prensa   Lunes 8  Septiembre  2014

Las contradicciones y falsedades de Rajoy
Roberto Centeno El Confidencial 8 Septiembre 2014

Con la economía española a las puertas de una gran depresión, todo lo que se le ocurre a Rajoy es seguir gastando sin control, mentir como un bellaco y arremeter contra los que denunciamos sus contradicciones, sus incongruencias y sus falsedades. Para él, somos el mayor peligro de la economía española. Hay que tener una desvergüenza y un cinismo inauditos para afirmar tal cosa. O sea, que para este hipócrita, que no ha hecho otra cosa que mentir desde que gobierna, el problema no es una deuda pública total de más de 1,4 billones de euros, una cifra que España jamás podrá devolver y que lastrará las vidas de varias generaciones de españoles. El problema no es un Administración monstruosa y una corrupción institucional como jamás se habían conocido. El problema no es un modelo de Estado inviable, fuente de todos los nepotismos y de todos latrocinios que despilfarran el 10 % del PIB anualmente.

El problema no es un sistema bancario ineficiente y corrupto, que para apenas sobrevivir nos ha costado más de 300.000 millones de euros entre dinero, avales, esquemas de protección, Sareb y todo tipo de estafas. De ellos, más de la mitad no serán recuperados jamás y, al contrario que lo que sucede en el resto del mundo, nadie ha hablado al respecto. El problema no es que el grueso del crédito vaya a la economía improductiva y al despilfarro mientras el crédito a la productiva sigue cayendo en picado. El problema no es la destrucción masiva de empleo medido en horas de trabajo y la sustitución de empleo digno por otro que no sólo es indigno, sino también ilegal, con sueldos por debajo del salario mínimo. El problema no es que un 30 % de los niños vivan por debajo del umbral de la pobreza, algo que a Rajoy le importa un pimiento. Ni tampoco que tengamos la peor distribución de la renta del mundo desarrollado, con las mayores diferencias de renta y riqueza de toda la OCDE. Mientras la renta disponible de las familias cae un 3,7%, el patrimonio de las grandes fortunas ha subido un 9,2% hasta junio. Rajoy no tiene vergüenza.

El problema para este presidente indigno y mentiroso que nos ha tocado padecer somos sólo los que denunciamos sus falsedades. Vean ustedes su última trampa para mantener el poder como sea: la propuesta de reforma electoral para la elección de alcaldes, que vulnera los límites constitucionales del artículo 140. Esto es algo que nuestros mejores constitucionalistas como D. Jorge de Esteban o D. Tomas Ramón Fernández acaban de denunciar públicamente. Vamos a ir a unas elecciones municipales y probablemente autonómicas que van a ser impugnadas por 9 o 10 denuncias de inconstitucionalidad. Si Rajoy quiere cambiar la reglas, que reforme la Constitución, un hecho que no para de decir a Mas respecto el referéndum. Y, lo que es peor, el que esta golfada favorezca a los separatistas y terroristas para entregarles el poder de numerosas ciudades les trae sin cuidado. Por mantener el poder, Rajoy y los suyos traicionan a su Patria y a lo que sea menester.

Mantener la ficción y ocultar la realidad
El eje central del discurso de Rajoy y su Gobierno a día de hoy es que la economía está creciendo y que se está creando empleo. Hace un año era que habían puesto en marcha un nuevo modelo de crecimiento donde las exportaciones eran el motor de la recuperación, una mentira ampliamente difundida por todos los medios y “refrendada” por los principales Servicios de Estudios, que no tienen el menor problema en mentir como bellacos para apoyar todo lo que afirme el poder, sea este Zapatero, Rajoy o el Pato Donald.

El problema es que son tan chapuceros que son incapaces de mentir de forma coherente para que todas las cifras dadas por las diferentes instituciones coincidan lo suficiente para montar un escenario falso pero verosímil. No es así. Para empezar, el motor de las exportaciones que nos iba a sacar de la crisis no sólo se ha evaporado, sino que se ha vuelto del revés. Ahora el sector exterior vuelve a ser fuertemente negativo, un hecho que los antipatriotas, como nos llamaba Zapatero el apátrida, anunciamos desde el principio porque lo que estaba ocurriendo y lo que iba a ocurrir era absolutamente obvio.

De momento, lo que tenemos es una aportación al PIB negativa en 0,7 puntos en el segundo trimestre de 2014. Pero como estos tramposos no están dispuestos a reconocer la realidad, han cambiado el discurso sin despeinarse y ahora resulta que es la demanda interna el motor del crecimiento.

En 2013, aportó -2,3 puntos al PIB, pero Rajoy ha obrado el milagro y la aportación de esta ha subido hasta 1,9 puntos en el segundo trimestre de 2014, un milagro que es una pura estafa, un espejismo de la deflación sobre el crecimiento. Estos datos significan que el supuesto crecimiento del PIB en términos reales es una ficción, es sólo el efecto de la deflación sobre las cifras si lo medimos en términos nominales. En España, el consumo apenas está creciendo. Y no podía ser de otra manera, porque resulta que la Encuesta de Presupuestos Familiares nos dice que la renta disponible de las familias ha caído en un 3,7%.

Y entonces, ¿cómo es posible que el consumo privado crezca si la renta disponible se desploma? Podría ser el desahorro, pero sólo lo es en muy escasa medida porque casi ha tocado fondo. También el incremento del crédito al sector privado, pero tampoco, porque se sigue hundiendo en un -5,8%. Y en cuanto al consumo público, las diferencias entre lo que dice la Contabilidad Nacional y lo que afirma Intervención General del Estado –que es quien tiene de verdad los datos– resultan pasmosas. ¿Y entonces qué pasa? Pues que las cifras de Contabilidad Nacional son falsas, como vienen siéndolo desde 2008 cuando según estas España era el único país del mundo que continuaba creciendo y, en consecuencia, no había ninguna crisis. ¡Y hasta jugábamos en la Champions League según el indigente mental!

En cuanto al empleo, el asunto es más sangrante aún si cabe. “La situación de empleo ha dado un giro de 180º”, dice Rajoy muy ufano, y vaya si lo ha dado: España camina hacia el tercermundismo laboral, hacia la precariedad del empleo y hacia los salarios de miseria a toda máquina. El número de horas trabajadas desciende en decenas de millones, mientras que los empleos crecen en cientos de miles según Rajoy y sus secuaces, o en decenas de miles según la realidad. Pero ¿a cambio de qué? A cambio de sustituir trabajos dignos de 40 horas semanales por trabajos indignos –cuando no ilegales– de 10 horas o menos a la semana. Nunca antes se había burlado tanto la legislación laboral en España y los derechos de los trabajadores.

Pero es que el tema es potencialmente letal. España se encuentra al borde del abismo de la deflación si es que no lo ha sobrepasado ya. Debido a nuestro disparatado nivel de endeudamiento, la suspensión de pagos y las fuertes quitas de deuda serán inevitables. Draghi se ha visto obligado a poner en marcha desde octubre un programa urgente de compra de activos privados, que podrá extenderse también a la deuda. Pero ha hecho una seria advertencia que parece estar pensada para España: “Si alguien que planea usar ese crédito tiene que esperar 8 meses para abrir un negocio para después pagar elevados impuestos, la expansión monetaria no servirá para nada”. “Cada Gobierno debe hacer lo que le corresponde”, sentenció.

Pues don Mario, usted lo sabe bien, Rajoy no hará las reformas que le corresponden ni por aproximación, y nadie, excepto las grandes empresas, recibirá un crédito ni en 8 ni en 18 meses. Además, los impuestos en España son ya los mayores de Europa. O sea, que el QE (estímulo monetario adicional) sólo permitirá a este Gobierno de insensatos seguir gastando sin freno, seguir hinchando la burbuja y cargar sobre las generaciones futuras un peso que lastrará toda su vida.

La salida de la crisis es una gigantesca patraña
Por si todo lo anteriormente explicado no fuera suficiente, la prueba de las contradicciones y falsedades de Rajoy es que la economía española, según las cifras oficiales, es la que mejor marcha de toda Europa. Esto sencillamente es una broma. La supuesta salida de la crisis es una gigantesca patraña. Nuestro país tiene el mayor nivel de desempleo junto a un nivel de endeudamiento salvaje, pasando por poseer los precios más caros en los productos fundamentales –electricidad, gas, carburantes, telecomunicaciones y servicios bancarios– y con un crédito a la economía real cayendo sin pausa. ¿Cómo España, con unos desequilibrios económicos así de brutales y un patrón de crecimiento insostenible, ha pasado de golpe a ser la “locomotora” de Europa?

Que haya gente en España que crea estas patrañas gracias a unos medios de comunicación al servicio del poder es algo concebible, pero que Eurostat acepte las cifras oficiales del Gobierno de Rajoy sin el menor análisis es inaceptable. Hasta un estudiante de primero de Económicas se daría cuenta de las contradicciones, disparidades y engaños que encierran estas cifras. La evolución del consumo privado que recoge la Contabilidad Nacional es incompatible con la caída de la renta disponible que publica la Encuesta de Presupuestos Familiares de forma mucho más exacta. Tampoco con las caídas salariales que promedian el -1,6 %. El consumo público oficial no tiene nada que ver con el que publica la Intervención General del Estado, cien veces más fiable. La evolución del sector exterior no tiene nada que ver con la que publica el Ministerio de Economía. Las incongruencias entre indicadores son totales. Entonces ¿de qué recuperación nos hablan Rajoy y sus secuaces?

Lo único cierto es que en estas últimas semanas se ha producido un sensible deterioro de las expectativas económicas, tanto en el conjunto de Europa como en España, donde la mayoría de los indicadores adelantados muestran un notable debilitamiento. Dentro de este contexto general, la situación económica sólo puede ir a peor, de ahí la urgencia con la que Draghi ha tenido que anunciar la puesta en marcha de la nueva QE, con las máquinas de hacer billetes trabajando a destajo.

Pero, como él mismo ha dicho, esta nueva expansión monetaria no solucionará nada. Tampoco se acometen las reformas necesarias por los Gobiernos. Y una cosa es segura: Rajoy no reformará nada, hará justo lo contrario a lo necesario con tal de mantenerse en el poder como sea, hasta que la deflación nos coma por los pies y nos precipite en una nueva y más profunda recesión.

El primer curso escolar con una ley educativa del PP
EDITORIAL El Mundo 8 Septiembre 2014

ESTA SEMANA empieza el curso escolar en la mayoría de España y, por primera vez desde 1985, lo hará bajo una ley educativa del Partido Popular. Desde ese año, en que entró en vigor la LODE de José Maria Maravall, hasta hoy, el sistema de enseñanza español se ha basado en los postulados socialistas. Los resultados en términos de fracaso escolar, de desempleo juvenil o de posición en clasificaciones internacionales como PISA se califican por sí mismos. Sólo por eso, la ley Wert, como se ha conocido en su dura tramitación parlamentaria, merece el beneficio de la duda en su implantación y su desarrollo.

Aunque la nueva legislación tiene carencias, se distancia de ese modelo socialista. Hay que destacar que, frente a la polémica política que suscitó durante su aprobación, la Lomce entra en vigor sin sobresaltos. El Ministerio ha conseguido que las autonomías -incluso las socialistas, Cataluña y el País Vasco-, admitieran lo básico de la ley, aunque haya cedido en algunas cuestiones menores. Así, por ejemplo, todas las comunidades menos Andalucía han aceptado la retirada de Educación para la Ciudadanía. Incluso Cataluña admite un «cumplimiento formal y administrativo» de la ley, a pesar de su fuerte oposición anterior por sus discrepancias sobre la enseñanza en español. Es importante que los planes de estudios en todas las regiones profundicen en las materias básicas, como lengua y matemáticas e inglés, porque son áreas en las que se basarán las reválidas que impone la nueva normativa. Como éstas dependerán del Ministerio y serán iguales en toda España, serán un termómetro de la calidad educativa de cada autonomía.

La Lomce es un intento loable de mejora del sistema educativo español. Reinstaura una cultura del esfuerzo entre los alumnos y remodela los planes de estudio de una forma más eficiente. También aporta una solución, quizá no totalmente satisfactoria, a las familias que quieren que sus hijos estudien en español en Cataluña y otras comunidades con lengua propia, al regular que la autonomía costee un colegio privado si no hay públicos que impartan clases en castellano. La ley Wert tiene carencias porque, por ejemplo, no entra en la formación del profesorado, pero ojalá sirva de precedente para lograr ese pacto educativo entre los principales partidos que necesita la enseñanza en España como paso decisivo para luchar contra el desempleo juvenil.

Estudiar en español y estudiar la lengua regional
Nota del Editor 8 Septiembre 2014

Esto es el mundo al revés. Que haya que soltar una ley para que cualquier españolito de a pié pueda estudiar algunas asignaturas en español en algunas regiones de España, y encima, yendo a un colegio privado, previo pago, no resulta ridículo, es un insulto al sentido común, un defecar sobre el texto constitucional, y los palmeros de la prensa, hablando de democracia e igualdad.

Una vez contentados los palmeros con la remota posibilidad de que quienes quieran  estudiar algunas asignaturas en español en algunas regiones de España, todos aplauden y se olvidan de que en tales regiones, es obligatorio, tanto en los centros públicos como en los privados, estudiar la lengua regional, claramente apoyando la xenofobia que impera en tales regiones que son zonas exclusivas  propiedad de los hablantes de la lengua regional y donde los ciudadanos español hablantes somos un estorbo a expulsar, catalogados como ciudadanos de cuarta clase, sin derechos laborales en cualquier nivel de la administración (nacional, regional, provincial y local) de cualquier clase (gestión, sanidad, educación, justicia), sin derecho a participar en la politica, sin derecho a enterarse de los procedimientos administrativos, concursos, planes de urbanismo, pues la lengua oficial de las administraciones es la regional y si se empeña, previo trámite, como  mucho le traducirán una mísera parte que ya resultará inoportuna e inútil.

Cada día estamos mas cerca de la terrorífica situación que relata Augusto Bruyel en su novela "Algo así".

Algunos mitos sobre la democracia interna
Luis del Pino Libertad Digital 8 Septiembre 2014

Ayer se reunió el Consejo Político de UPyD para debatir la propuesta de la dirección en la que se detallan las condiciones para cualquier pacto político. El resultado de la votación (110 votos a favor y 4 en contra) pone de manifiesto que el supuesto "sector crítico" de UPyD es tan exiguo que casi ni existe. Pero, sea como fuere, el caso es que se han plasmado negro sobre blanco los requisitos para una eventual alianza con Ciudadanos, y ahora la pelota está sobre el tejado de Albert Rivera, que tendrá que mojarse y aclarar si su formación está dispuesta, por ejemplo, a pedir que se elimine el Cupo Vasco o que se devuelvan las competencias de Educación al Estado.

Se cierra así, de momento, un flanco por el que se ha castigado duramente a UPyD en los últimos días. Pero este episodio resulta muy aleccionador, porque permite desmontar una serie de mitos con respecto a la tan cacareada democracia interna de los partidos.

La democracia interna, por mucho que algunos se empeñen, no consiste en que cada miembro del partido defienda públicamente posturas contrapuestas. La democracia interna consiste, únicamente, en que el partido elija a sus dirigentes, adopte sus decisiones y elabore sus programas de manera democrática. Pero una vez nombrado un dirigente, tomada una decisión o confeccionado un programa, todos los miembros del partido están obligados a respaldar públicamente lo que mayoritariamente se ha aprobado. O, cuando menos, a callarse de cara al exterior.

Porque el partido, por encima de todo, tiene una obligación para con sus votantes: si el partido se ha comprometido con los electores, por ejemplo, a cerrar las televisiones públicas, no puede ningún miembro del partido salir a la palestra y decir que las televisiones públicas son imprescindibles. Porque hacer eso, además de constituir una falta de respeto para con sus compañeros de partido (que han aprobado mayoritariamente otra cosa), constituye una falta de respeto al votante, que decide su voto en función de las posturas que el partido adopta públicamente.

Veamos un ejemplo muy claro: cuando el Partido Popular concurre a las elecciones de 2011 con un programa electoral en el que figura la modificación de la ley de aborto libre de Zapatero, los votantes toman sus decisiones de voto en función de ese programa. Por tanto, no puede luego llegar una Celia Villalobos a decir que no está de acuerdo con que el gobierno de Rajoy modifique esa ley. Ese tipo de pronunciamientos contra el programa electoral no son un ejercicio de democracia interna, sino una estafa al votante, que demuestra el nulo respeto de Celia Villalobos por sus electores: si no estás de acuerdo con el programa electoral del partido, y no estás dispuesta a acatarlo, no te presentes a las elecciones, que nadie te obliga a asumir el inmenso "sacrificio" de ser diputado. Pero si aceptas ir en las listas, te callas y acatas, porque los electores te han votado de acuerdo con un programa electoral. Puedes luchar dentro del partido para cambiar los postulados políticos del mismo, pero lo que no puedes es tocar públicamente las narices a tus votantes, que tienen derecho a no ser confundidos ni mareados con declaraciones contradictorias, que solo enturbian los debates ideológicos.

De la misma manera que un gobierno debe hablar con una sola voz de los problemas que afectan a los ciudadanos, porque no sería de recibo que cada ministro diera recetas contradictorias en público, también los partidos (que no son sino aspirantes a gobierno) deben hablar con una sola voz. Por eso, en general, las propuestas hay que plantearlas en el seno del partido. Y es en el seno del partido donde se debaten, y donde se aceptan o rechazan.

Solo en el caso de que los mecanismos de decisión internos no funcionen, se tiene derecho a discrepar públicamente del partido. Si se te impide antirreglamentariamente plantear una propuesta o defender una postura, puedes denunciar públicamente el hecho. O si el partido incumple su propio programa electoral, tienes derecho a denunciar que no se está respetando lo acordado internamente. Fuera de eso, estás obligado, como militante o como cargo electo, a acatar lo que la mayoría del partido haya decidido. Porque eso es la democracia interna: proponer, debatir, decidir...y respetar lo decidido.

Quienes se dedican a brujulear por los medios poniendo verde a su partido, o llevando públicamente la contraria a lo que la mayoría del partido ha decidido, se comportan (desde el punto de vista conceptual) exactamente igual que quienes pretenden "ganar en la calle" lo que las urnas le han negado. La democracia exige respetar lo que la mayoría ha votado. Si no te gusta lo que tu partido ha decidido, luchas internamente por cambiarlo. O te largas a otro partido. O fundas el tuyo propio. Pero no des la plasta, muchacho.

En realidad, todo esto de las corrientes, los sectores críticos y las voces discordantes, es algo que los propios partidos mayoritarios han promovido de forma consciente, porque les permite jugar a la permanente ambigüedad. Un ejemplo bastante escandaloso es el del PSC, pero pasa en todos los partidos: en lugar de adoptar decisiones claras, expresarlas de forma clara y defenderlas de forma clara, los socialistas catalanes se dedican a lanzar mensajes contrapuestos, buscando dirigirse a todos los tipos de electores al mismo tiempo: a los independentistas, a los no independentistas y a los mediopensionistas.

Y eso es una estafa inaceptable al votante, porque le hurta poder de decisión y pervierte el mecanismo democrático: si un partido defiende todas las posturas al mismo tiempo, el elector no "decide" nada al darle su voto, sino que son los órganos internos del partido los que luego optan en cada momento por la postura que les da la gana, con total desprecio a lo que el votante piense.

Si queremos una democracia de calidad, debemos empezar a diferenciar los conceptos y a distinguir lo que es democracia interna y lo que solo es barullo. A los partidos hay que exigirles, por encima de todo, que hablen con una sola voz, adopten posturas claras y luego las respeten, para que así podamos ser nosotros, los votantes, quienes decidamos qué se hace, entregando nuestro voto a un partido o a otro en función, precisamente, de esas posturas.

Lejos de alabar a quienes se dedican a contradecir sistemáticamente en público a su propio partido, lo que deberíamos hacer es afear la conducta a los que, con esa actitud, demuestran muy poco respeto por las decisiones internas democráticamente adoptadas, y menos respeto aún por los votantes, que tenemos derecho a saber, con toda exactitud, qué defiende cada partido, para así poder votar de manera informada.

Don José Barea o la ejemplaridad
EDITORIAL Libertad Digital 8 Septiembre 2014

Ha muerto don José Barea, doctor en Economía, catedrático de Hacienda Pública, director de la Oficina del Presupuesto del presidente Aznar, Premio Jaime I de Economía. Uno de los economistas más importantes e influyentes en la España del último medio siglo. Una verdadera eminencia. Un auténtico Hombre de Estado.

Don José reunía todas las condiciones del funcionario ejemplar: riguroso, excepcionalmente cualificado, nunca dejó de formarse y de trabajar sin desmayo. Conocía la Administración al dedillo y se aplicaba a su labor con total entrega y una admirable vocación de servicio público. Funcionarios como don José son imprescindibles en los Estados modernos. Deberían ser la norma en todos los niveles del escalafón. Por desgracia, no es el caso. La calidad del Estado tiene mucho que ver con la calidad de sus empleados. España tiene aquí una gran asignatura pendiente, pero nadie quiere hablar de ella ni, mucho menos, proponer soluciones para devolver el prestigio al funcionariado.

Sin lugar a dudas, el profesor Barea pasó a ser una figura conocida y reconocida por amplias capas de la sociedad cuando tuvo bajo su responsabilidad la Oficina del Presupuesto de la Presidencia del Gobierno durante la primera legislatura de José María Aznar. Fue la encarnación de los recortes de aquel Ejecutivo. Recortes que dieron sus frutos y fueron el pilar de las mejores políticas económicas desplegadas por esa Administración, tan distinta a la que padecemos hoy, pese a que quien la dirige, Mariano Rajoy Brey, formó parte de ella.

Con profesionalidad y rectitud admirables, el profesor Barea mantuvo sus posiciones incluso cuando quienes le presionaban eran nada menos que Rodrigo Rato, por entonces ministro de Economía y vicepresidente del Gobierno, o el propio jefe del Ejecutivo, José María Aznar. Las comparaciones con lo que sucede en el momento presente pueden provocar estupefacción o tremenda rabia; y ojalá que vergüenza en algún damnificado.

Don José Barea era la prueba viviente de que se podían hacer las cosas de muy distinta manera. Como se hicieron en 1996-2000, precisamente. Como mandan los cánones del ideario liberal-conservador de aquel Partido Popular encabezado por José María Aznar y en el que ya era una figura relevante el actual presidente del Gobierno. Un Partido Popular en el que nadie mandaba a tomar viento a liberales y conservadores y se predicaba la austeridad con el ejemplo del muy austero –también en el plano personal– profesor Barea, probo funcionario que tenía el Estado en la cabeza y abominaba de la componenda politiquera.

En la muerte de don José Barea, qué mejor tributo podría rendirle el Gobierno que dejar de traicionar a su electorado y seguir la senda que marcó aquel funcionario ejemplar, que tan grandes servicios prestó al Estado.

En la muerte de José Barea
El Señor No
Diego Sánchez de la Cruz Libertad Digital 8 Septiembre 2014

Fue hace dos años y medio. Era mi primer debate televisado en horario de máxima audiencia y la cuenta atrás para el directo se me hizo eterna. Repasé cien datos para estar a la altura de las circunstancias, saludé a los demás invitados y me dispuse a ocupar mi asiento. En ese momento entró en el estudio el profesor José Barea, cuya participación en el programa se había cerrado en el último minuto. Todos los allí presentes se levantaron casi al instante y acudieron a saludarle con admiración.

Comenzó el debate y Barea no tardó en sentar cátedra. A sus 89 años sufría ya un grave problema de movilidad… pero se convertía en un gigante de la divulgación en cuanto la luz roja de la cámara se encendía. Durante dos horas pude ver cómo aquel hombre de tan avanzada edad brillaba con luz propia a la hora de rebatir los argumentos de la irresponsabilidad fiscal, esos que siempre le irritaron.

Muchos recordarán a Barea como el artífice de la estabilidad fiscal alcanzada por el Gobierno de José María Aznar. Desde la Dirección de la Oficina Presupuestaria de La Moncloa, Barea promovió medidas de austeridad que, desplegadas a lo largo de dos legislaturas, redujeron el gasto público de más del 44 a menos del 38% del PIB. Estas decisiones, que en ocasiones le generaron roces con el equipo del ministro Rodrigo Rato, fueron sin duda esenciales para que España entrase en el la Moneda Única y también para que los españoles se ahorrasen cientos de euros al año en sus pagos a Hacienda.

Dentro y fuera del aznarismo se recordó al veterano profesor como un especialista en el diseño de políticas de ahorro fiscal. Algunos le llamaban "profesor manostijeras", aunque en el círculo más cercano al Gobierno también era habitual escuchar a quienes se referían a él como el "Señor No", por las recurrentes negativas que daba la Oficina Presupuestaria cada vez que se proponía una expansión del gasto público o una medida incoherente con los objetivos de responsabilidad fiscal.

En 2012, coincidiendo con aquel debate en el que participamos, fue el Gobierno de Esperanza Aguirre el que quiso contar con su consejo para configurar los presupuestos autonómicos. En una entrevista que mantuvimos tras su salida del Ejecutivo regional, el ya exconsejero Percival Manglano me habló de las reuniones en las que el profesor Barea se unió al equipo de gobierno y, como había hecho antaño, volvió a identificar nuevas vías de ahorro.

Más recientemente, el profesor pidió al Gobierno de Rajoy que hiciese lo propio y apostase por menos impuestos y más recortes del gasto. Advirtió además de que el "excesivo uso de la imposición fiscal" es "contraproducente" y genera “asfixia” al sector privado. Esto mismo defendía por aquel entonces David Taguas, quien también nos dejó este año, sin duda demasiado pronto.

Nunca faltarán los que critican la "inflexibilidad" de hombres coherentes y serios como Barea. Pues bien, como en su día afirmó el columnista conservador George F. Will, debemos darle un enfático sí a quienes, como Barea, no dudaron en decir no ante el tipo de recetas que, cuando han sido aplicadas, han llevado a España a la crisis y el empobrecimiento.

Descanse en paz, profesor. Fue un honor debatir con usted.

TVE
El Rallo que sí cesa
Pedro de Tena Libertad Digital 8 Septiembre 2014

Siento vergüenza y pena por esta gran nación española en la que una sección de UGT, una organización plagada de dirigentes manifiestamente corruptos, es capaz de imponer el cese del liberal Juan Ramón Rallo en un programa de Televisión Española, que, recuerden, es una televisión que pagamos todos los ciudadanos. Esto es, en este país y en su televisión pública pueden hablar y expresar sus opiniones todos aquellos que considere UGT políticamente adecuados a sus propósitos, pero ningún otro. El liberalismo, expresión ideológica básica de la democracia –de siempre se le ha llamado democracia liberal–, no tiene cabida en la televisión pública porque no le gusta a UGT ni a otros agazapados bajo su sombra. Sí la tienen y la han tenido todos los aspirantes a dictadores, todos los exterminadores de la libertad de expresión, todos los enemigos de que los españoles puedan escuchar los argumentos liberales sobre lo que sea, incluso sobre la televisión pública. UGT se arroga el monopolio de la defensa de "lo público", ese caudal de dinero y puestos que sus dirigentes en Andalucía y otras regiones han esquilmado vilmente y por lo que están a punto de sentarse en el banquillo. Ellos sí pueden estar en los programas de la televisión pública.

Pero no este Rallo que tenía que cesar. Uno de los más jóvenes y capacitados exponentes de las ideas liberales –ideas que dieron paso a nuestra Constitución de 1812 y a muchas otras en la Europa democrática– no puede hablar y exponer sus tesis en Televisión Española porque UGT no quiere. Y va el señor director general de esta casa, no común pero pagada en común, y cancela la presencia física de Juan Ramón Rallo en un programa. No sé cómo ningún partido político ni asociación ciudadana han pedido aún la dimisión del perpetrador de la infamia consistente en permitir que UGT decida qué deben escuchar los ciudadanos y qué no. De un golpe, esto sí que es golpismo informativo, se acaban de cargar un grupo de derechos fundamentales de los ciudadanos y en este país no pasa nada.

Dejó escrito Stuart Mill, uno de los mejores defensores públicos de la libertad y fundador, o casi, de la socialdemocracia de origen liberal, que la libertad de opinión y la libertad de expresar las opiniones son absolutamente necesarias para el bienestar intelectual de la especie humana, del cual depende cualquier otra clase de bienestar. Pero UGT, sola y en compañía de otros liberticidas, no quiere que este Rallo siquiera aparezca físicamente por Televisión Española. Pero ¿quién es UGT con sus amigos para prohibir la presencia de un liberal en la televisión pública, que pagan, entre otros, los liberales españoles? Pues, por lo visto, es un poder fáctico irresistible capaz de impedir que en un programa los espectadores escuchen las explicaciones y los argumentos liberales. Y no pasa nada. Ejecución mediática inmediata de este Rallo que sí cesa, obligado por quienes no saben siquiera qué es libertad en una democracia en la que no han creído nunca.

Y no dimite ni el director general de esta televisión, que no es pública sino de la UGT y sus amigos, al parecer, ni el ministro correspondiente. Ni siquiera se lleva a los tribunales una decisión que borra de un plumazo derechos fundamentales. Por ello tenemos que hacer que este Rallo, como el otro, tampoco cese:

Como el toro me crezco en el castigo,
la lengua en corazón tengo bañada
y llevo al cuello un vendaval sonoro.

¿Amenaza la demagogia de Podemos a la democracia española?
Miguel Massanet  www.diariosigloxxi.com 8 Septiembre 2014

Una vez más hemos podido observar, en una de estas habituales “tertulias” políticas que tanto proliferan en las distintas TV, la escasa autocrítica que los distintos partidos españoles hacen de su gestión y los intentos, algunas veces patéticos e irrisorios, de aquellos que cada día van cayendo más en las encuestas, en su intento de ocultar sus “vergüenzas” y de pretender dar la sensación de que siguen manteniéndose en el candelero, a pesar de que es notorio que siguen en caída libre en la intención de voto de los ciudadanos. Es penoso ver como una persona inteligente y bien preparada, responsable de Economía del PSM, como es el señor Antonio Miguel Carmona, hace esfuerzos sobrehumanos para aparentar que su partido sigue siendo una de los que parten el bacalao en la lucha por el poder y, lo mismo podríamos decir, en cuanto a una representante de la IU del señor Cayo Lara, pretendiendo aparentar que siguen tan contentos, después de que Podemos les ha arrebatado una parte importante de su parroquia.

Pero, sin duda, lo que más nos ha llamado la atención, ha sido la irrupción de un grupo de adolescentes que, bajo el eslogan de Podemos, han venido a enseñarnos a los españoles lo que, para ellos, es el camino para alcanzar el utópico país de la felicidad. Algo que sigue siendo un fenómeno inexplicable y que demuestra que, en la España actual, el sentido común, la sensatez, la preparación política y el conocimiento que muchos ciudadanos tienen del mundo que nos rodea, de las posibilidades que tenemos de superar la crisis y de los medios adecuados para enfrentarnos a ella con una mínima posibilidad de superarla y salir adelante, es decepcionante, carente de toda lógica, trufado de prejuicios tercermundistas y, por supuesto, equivocado y, sin duda, lejano a cualquier opción que nos ayudara a recuperar, al menos en parte, una situación de razonable mejora de nuestro nivel de vida, máximo, si queremos ser realistas, a lo que podemos aspirar.

Porque, señores, es inexplicable que hombres que llevan pantalones y se afeitan o mujeres liberadas, con estudios, que presumen de ser más inteligentes que sus oponentes de género, sean capaces de dejarse deslumbrar por unos mozalbetes, fruto de lo que actualmente son nuestras universidades; en las que, de forma absurda, debida a la incompetencia de nuestros gobernantes o a la complicidad de algunos de ellos; si bien en el aspecto meramente educativo han venido fracasando (algo que queda patente si consultamos los ranking mundiales, donde no aparece ninguna de ellas dentro de las 200 mejores); por el contrario en casi todas ellas, excluidas las regidas por la Iglesia, desde sus rectores hasta el último profesor interino que imparte clases, pertenecen al sector progresista, inconformista y crítico con nuestra democracia.

Si la calidad educativa de nuestros licenciados se puede poner en duda y está por debajo, en líneas generales, a las de las universidades del resto de Europa y ya no hablemos de las de los EE.UU. de América; la politización, la semilla del adoctrinamiento de izquierdas y la captación de afiliados y promoción de agitadores callejeros puede que sea la más eficiente de la CE, la más fanática y por supuesto la más letal para un país que lo que menos necesita son ideólogos de camarilla, “sabios” de laboratorio o filósofos marxistas o leninistas, completamente ajenos a lo que no sea intentar revivir experiencias que se ha demostrado que llevaron, a los que intentaron implantarlas, no sólo a fracasos económicos, sociales, laborales y humanos, sino que, en todos los casos, fueron acompañados de miles de muertos y de un aumento de la pobreza y de la sumisión del pueblo al poder de los dictadores que fueron los que las impusieron.

Veamos a este personaje, este chaval apellidado Monedero, que alguien dice que es el cerebro de Podemos, este joven, apenas con edad suficiente para saber de la vida algo más de lo que ha sido capaz de aprender en los libros, libros que probablemente lo han atiborrado de teorías, bajo la orientación de maestros que les han imbuido de las filosofías estalinistas (recordemos que tanto Monedero como Iglesias han sido enseñantes de la universidad de la que es rector el señor Carrillo, el hijo de don Santiago, el de la revolución de octubre de 1.934 y el de los fusilamientos de Paracuellos del Jarama en 1.936). Es lógico pensar que, con tal maestro y, probablemente, dirigente en la sombra, estos señores se saben todas las artimañas para meterse en el bolsillo a personas fácilmente impresionables, impacientes por salir de la crisis, sensibles a propuestas de tipo igualitario y de promesas de acabar con los ricos, los empresarios, los capitalistas para repartirse su dinero entre todos. ¿Y luego? ¿Se ha preguntado alguno lo que ocurriría cuando el país no tuviera empresarios ni bancos ni emprendedores y estuviéramos en manos de personajes como el señor Pablo Iglesias o el señor Monedero?

Estos señores se ufanan de haber sido consejeros del gobierno de Venezuela. ¿Pero, saben ustedes quién es de verdad el señor Maduro? Un señor que dice que un pajarito le dice lo que Chávez, desde el Cielo, quiere que haga. Un señor que, seguramente, por los consejos de Podemos, ha detenido a los dirigentes de la oposición y ha cerrado y encarcelado a los directores de los periódicos que no comulgan con su régimen dictatorial. Un señor que está arruinado a Venezuela siendo un país de recursos ilimitados. Alguien se imagina que, en España, pudiera llegar un día en el que, como ha ocurrido en Venezuela, hubiera quienes rezaran un padre nuestro al “dios” Hugo Cháves o al profeta Pablo Iglesias para celebrar, ¿celebrar qué?, pues que la miseria es compartida por todos, que deba importar petróleo porque el que tienen no se puede usar en el país o que es necesario traerse de fuera bienes de primera necesidad para que los venezolanos no se mueran de hambre. ¿Realmente queremos los españoles, por muy enfadados que estemos por las restricciones impuestas por la crisis (sin las cuales ya estaríamos rescatados por Europa) convertirnos en un país como Venezuela o como Bolivia o como Nicaragua?

¡Dios libre a este país de todos estos iluminados! Cuando uno ve al señor Monedero utilizar, en los debates televisivos, las conocidas armas de los que no dejan hablar al contrario; interrumpen continuamente para que los oyentes no puedan seguir al orador; utilizan tópicos que saben serán aplaudidos por los fácilmente impresionables; miran al adversario con sonrisa socarrona para desmerecer su discurso; sabe, de inmediato, que no tiene otros recursos intelectuales, argumentos decisivos o pruebas concluyentes para defender sus puntos de vista y, por ello, su recurso se centra en descalificar al adversario por los medios que fueran, sabiendo que si consigue descentrarle o exasperarle es posible que la balanza de incline en su favor, aunque la razón no esté de su parte. Por desgracia en la derecha los que sepan fajarse, los verdaderos polemistas capaces de poner en su lugar a este tipo de adversarios escasean, y en muchas ocasiones, por educación o por falta de arrestos, dejan que el adversario se les suba a la barba cuando en sus manos estaría colocarlos en el lugar que se merecen.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, vemos impotentes como los peores ganan a los mejores y van camino de acabar con el país.

Atemorizan a la población
Bandas organizadas de islamistas tratan de imponer la "Sharia" o Ley Islámica en algunas grandes ciudades de Europa
Redacción.  latribunadelpaisvasco.com  8 Septiembre 2014

Una banda formada por 11 radicales islamistas ha desatado la polémica en la ciudad alemana de Wuppertal, situada al oeste del país, al formar una brigada de vigilantes, vestidos con chalecos en los que puede leerse "policía Sharia", que tratan de evitar que jóvenes musulmanes beban alcohol, fumen, escuchen música o mantengan relaciones sexuales "inapropiadas". La policía de esta capital, que con algo más de 300.000 habitantes es una de las urbes más importantes de Renania del Norte, afirma que está buscando la forma legal de detener a los jóvenes islamofascistas que han distribuido folletos describiendo la "sórdida" zona de vida nocturna próxima a la estación central de ferrocarril de Wuppertal, territorio al que han puesto bajo su vigilancia y que consideran como "Zona de control por la Sharia (ley islámica)". Los islamistas, con pobladas barbas, portan chalecos de tráfico de color naranja fluorescente donde llevan impreso en la espalda en inglés "shariah police".

Wuppertal está considerada como el baluarte de los salafistas en Alemania. Para el responsable de integración de la ciudad, Hans-Jürgen Lemmer, actividades como las de esta banda son una "provocación directa". "Se trata de un grupo altamente peligroso, que recluta gente para la Guerra Santa", afirmó al diario "Westdeutsche Zeitung". Por su parte, el alcalde de Wuppertal, Peter Jung, ha explicado que "estas personas buscan provocar de manera consciente, intimidar e imponernos su ideología. No lo permitiremos". Aunque para el portavoz de la Fiscalía de Wuppertal, la cosa podría no ser tan sencilla. "El simple hecho de recomendar reglas religiosas no es un delito. Cuando a alguien le impidan realmente entrar en una discoteca o pisar una sala de juegos, entonces este hecho podrá perseguirse al considerarse una coacción".

En Londres, desde hace más de un año, también patrullan grupos de islamistas radicales tratando de impedir el alcohol, el juego, los conciertos, las drogas, la pornografía y la prostitución. Son grupos de musulmanes voluntarios que operan sobre todo en el este de la capital británica, a las puertas de la City, el centro financiero del Reino Unido. Se hacen llamar la "Patrulla Musulmana de Londres". Su objetivo: implantar la ley islámica en ciertos distritos de la urbe. Algunos actúan de forma intimidatoria.

En Estocolmo, la capital de Suecia, durante los últimos meses inmigrantes musulmanes, generalmente de origen somalí, reunidos en bandas organizadas, han provocado numerosos disturbios, amenazando con imponer la “Sharia”, provocando incendios y destrozando decenas de vehículos. Ante la pasividad policial, barrios de Estocolmo como “Tumba” han visto cómo sus vecinos comenzaban a organizarse en grupos de autodefensa.

En Francia se definen como "zonas urbanas sensibles" los territorios bajo control musulmán de algunas ciudades. Estos lugares, donde la policía no entra y donde nadie hace cumplir la ley, son como pequeños califatos dentro de las fronteras de Francia. "Y es así porque estas partes del país están en manos de los traficantes de drogas, las pandillas y los imanes", explicó el analista francés Guy Milliere.

Y el sociólogo Tarik Yildiz, añade: "Algunos de los que lanzan ataques racistas contra los blancos utilizan el Islam como la razón por la que lo hacen. Ni siquiera pueden hablar en árabe, pero utilizan el Islam como una ‘bandera’”. Yildiz, autor del libro, “Racismo Anti-Blanco”, no es nativo francés, pero es hijo de inmigrantes turcos. "Mi libro es visto como políticamente incorrecto y rompe un tabú; la idea de que los inmigrantes podrían oprimir a los blancos".

Christine Tasin, de Résistance Républicaine, explica, por su parte, que “el pueblo francés está viviendo cada vez más en el miedo. Cada vez son más los islamistas que amenazan con disturbios, asaltos y que tratan de imponer la Sharia (ley islámica). Atacan a la policía".

******************* Sección "bilingüe" ***********************

La izquierda 'anticasta' comparte el discurso de ETA *
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 8 Septiembre 2014

Juan Carlos Monedero ha dado una lección de historia contemporánea de España.. y ha sido como escuchar a un portavoz de ETA: la Guardia Civil distribuía droga para impedir que ETA tuviese reclutas y derrotase al opresor y franquista Estado español.

Las réplicas a esta lección del profesor Monedero, posible vicepresidente del Gobierno de España si el señor marqués de Pedroso de Lara sigue sacando en sus televisiones a los jerarcas de Podemos, han sido confusas y débiles, por lo que yo doy la mía, que espero aclare a los lectores la calaña del personaje.

1º) ¿Ha habido policías implicados en el tráfico de drogas en el País Vasco? Sí, y ahí están las condenas. Como hay policías, guardias civiles, funcionarios de aduanas, secretarios de ayuntamiento, ertzainas, mozos de escuadra, concejales, alcaldes, inspectores de Hacienda, ex presidentes de la Generalitat (al menos uno), ex ministros y otros muchos funcionarios y cargos electos implicados en numerosos casos de corrupción y tráfico de drogas y hasta de personas.

2º) ¿Quiero esto decir que ha existido un plan para desmotivar a la juventud revolucionaria vasca mediante la difusión de drogas? No. La droga creció en toda España, casualmente con el impulso de la izquierda política e intelectual que consideraba la droga como algo lúdico (era el palabro de la época), inofensivo (diferencia entre drogas duras y blandas), creativo, antifranquista y hasta anticapitalista.

Fue el PSOE de Glez el que despenalizó el consumo de drogas. Como muestra de la relación de la izquierda con las drogas y de su concepción como sustancias inofensivas, se puede citar la arenga de Enrique Tierno Galván a la chusma de un mitin: "el que no esté 'colocao' que se coloque".

La insistencia de la izquierda abertzale y de sus compañeros de viaje estatales en atribuir la extensión de la droga y el sida entre la juventud vasca recuerda el plan elaborado en la URSS de culpar a EEUU de haber fabricado el virus del sida, que todavía se repite pese a las pruebas de que fue un montaje.
Otro caso que demuestra que para la izquierda todo es político y que hasta la mentira cumple una función política.

3º) ¿Qué es lo repugnante del comentario del profesor universitario Juan Carlos Monedero? ETA asesinó a gente acusándola de narcotraficante y de corruptora de la juventud abertzale. Hasta 32 personas.

Lo miserable en Monedero es que acepta la explicación etarra para interpretar, justificar y disculpar los asesinatos terroristas. Para él esas personas no son víctimas del terrorismo, sino instrumentos de un Estado ilegítimo, casi colonial, y por tanto su asesinato no le conmueve.

ETA solía unir al asesinato la infamia. Cuando la víctima era o demasiado popular o demasiado pobre o demasiado inocente, sus comunicados y sus círculos difundían la explicación: "chivato", "franquista", "oligarca", "explotador"... y "narcotraficante". Todo ello, se resumía en una de las expresiones más canallescas de la Transición: "algo habrá hecho".

Por cierto, ¿no le habría sido más sencillo mantener la acusación de delator a sus víctimas en vez de la de camello?

4º) ¿A qué se debieron las altas tasas de sida en Vizcaya y Guipúzcoa? Una causa de la espantosa epidemia de sida en esos años se encuentra en la flota pesquera vasca. Bermeo fue uno de los municipios con mayor porcentaje de seropositivos de España respecto a la población, porque parte de la marinería de la flota pesquera venía infectada en África, y una vez en casa difundían el virus.
Lógicamente, los etarras y demás nazionalistas vascos prefieren hallar la razón en una conspiración madrileña.

------------------------
¿Por qué ETA mataba camellos y similares, que es en lo que no quiere entrar Monedero ni otros blanquadores de ETA, como Luis R. Aizpeolea (que ha llegado a insinuar que a Pertur lo mataron los servicios secretos franquistas)?

Porque una de las vías de financiación (y de control social) etarra era el tráfico de drogas, tal como han hecho otros muchos grupos terroristas, del que es modelo las FARC colombianas. En los últimos años, muchos miembros de ETA estaban metido en la droga, como consumidores y camellos y Roberto Saviano declaró que ETA también recurría al narcotráfico.

La izquierda que representan Monedero y Pablo Iglesias, junto con los habituales tontos útiles, es la misma, con 30 años menos, que daba cobijo a los etarras que venían a poner bombas en Madrid (caso de Eva Forest) o que jaleaba sus asesinatos, hasta que empezaron a matar obreros con sus coches-bomba.

Lo asqueroso de esa lección de historia de Monedero, pronunciada en una sede de Izquierda Unida, es que en ella se encuentra la pasión de la izquierda de culpar a las víctimas de su desgracia, como obstáculos en la marcha gloriosa hacia la sociedad sin clases, sean empresarios secuestrados, policías reventados, viejas apuñaladas, chicas violadas, obreros desempleados o camellos desnucados a balazos.

Hay que felicitar a los medios de comunicación españoles por estar convirtiendo en tercer partido de España a una extrema izquierda que en Francia, Italia o Alemania está reducida a los basureros intelectuales.

CODA: El mejor análisis que he leído sobre las palabras del funcionario Monedero , cuyo sueldo pagan los madrileños a través de la Comunidad de Madrid, es de David Gistau (ABC, 5-9-2014):

La teoría de Monedero sugiere que el Estado era el gran proveedor de heroína para mantener amodorrada, alienada, a una juventud llena de virtudes roussonianas que fluían armoniosamente hacia un destino combativo. Esta reflexión de Monedero (...) es puro siglo XX: señala en la militancia el único camino de redención posible para jóvenes que sin la tutela de una ideología están abocados a ser víctimas de la maldad natural de todo cuanto empieza donde termina la cápsula sectaria. (...) O etarra o yonqui, dice Monedero. Como si no hubiera existido una tercera opción: vivir una vida decente sin causar daño a nadie en el ara de la ideología.

“del 4 AL 6% SUPERVISADO POR EL PROPIO PRESIDENTE”
Un informe de Inteligencia acusa a Mas de supervisar las comisiones por obra pública
A. Fernández. Barcelona. El Confidencial 8 Septiembre 2014

Un informe de Inteligencia, de 12 páginas, enviado al Gobierno acusa a Artur Mas de “supervisar” directamente el cobro de comisiones “del 4 al 6% y el control de dichos ingresos” a través de cuatro empresas públicas: Gisa, Regsa, Regsega e Ifercat. “Al frente de todo ello, Mas ha puesto a un hombre de su total confianza, Joan Lluís Quer”, dice el documento en poder de El Confidencial.

En la guerra entre el Gobierno central y el catalán ya no hay tregua. Los informes altamente confidenciales se amontonan en los cajones del Ejecutivo de Mariano Rajoy con datos extraordinariamente sensibles que afectan tanto al ámbito público como al más estricto privado de los máximos mandatarios de Cataluña. Y en CDC sabían que el siguiente objetivo era Mas.

Parte del informe de Inteligencia.Parte del informe de Inteligencia.
Uno de ellos, de 12 páginas, al que ha tenido acceso El Confidencial, titulado “Plan independentista de CDC” y de fiabilidad “Alta, info obtenida de fuentes sensibles” y fechado el 12 de octubre de 2012, arremete especialmente contra el actual presidente de la Generalitat, Artur Mas, así como contra el clan Pujol y contra el consejero de Empresa y Empleo, Felip Puig, y su familia.

La nota aporta datos concretos de reuniones de altos dirigentes de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), temas tratados en esas reuniones y listado de empresarios afines al proceso independentista con explicaciones sobre sus relaciones con la clase política. Incluso desvela el nombre en clave con que algunos políticos han abierto cuentas corrientes en entidades bancarias de Andorra, Luxemburgo y Ginebra y señala quiénes son las fuentes que han aportado información sensible, con nombres y apellidos.

Acusación directa a Mas
La información más espectacular es la que hace referencia a Artur Mas, a quien acusa de controlar las comisiones que las empresas pagan a su partido a cambio de adjudicaciones de obra pública. Según el informe, la alarma la dieron “ciertos miembros” del empresariado catalán “que decidieron al fin colaborar ante la alarmante deriva impositiva que suponía el incremento continuo de solicitudes de comisiones y pagos para realizar cualquier actividad de tipo comercial-empresarial en dicha autonomía”.

Parte del informe de Inteligencia.Parte del informe de Inteligencia.
El texto especifica que, desde un año antes de la fecha de su elaboración (octubre de 2012), dirigentes y exdirigentes de CiU pedían una mordida “complementaria” de dinero a los adjudicatarios “para ir preparando la supuesta estructura del nuevo estado europeo que sería hipotéticamente Cataluña”.

En este sentido, los investigadores no se recatan al afirmar en uno de sus párrafos que “la recepción de lo recaudado se seguiría haciendo, entre otros cauces, a través de las sociedades instrumentales (sic) Gisa (firma que controla la obra pública de la Generalitat), de Regsa y Regsega (empresas que aparentemente promocionan y ejecutan riegos, construcción de acequias y canales, y en concreto el de Segarra-Garrigues, presupuestado en más de 1.000 millones) así como Ifercat (sociedad que gestiona los proyectos ferroviarios). Al frente de todo ello, Mas ha puesto a un hombre de su total confianza, Joan Lluís Quer”.

Del 4 al 6% en comisiones
El informe, no obstante, añade que “según varios empresarios que se ven obligados a abonar comisiones por obras y/o proyectos, el porcentaje va desde el 4 al 6% y el control de dichos ingresos, con factura algunos y el mayor porcentaje en efectivo, estaría supervisado por el propio presidente Artur Mas. De ahí el nombramiento de Quer”.

Fuentes del Gobierno catalán consultadas por El Confidencial aseguraron que jamás habían tenido conocimiento de un informe de estas características. “Lo que dice es mentira y es surrealista. Han de saber que la concertación de obra pública en los últimos años ha ido a la baja. ¿Y decir que es el propio president el que maneja comisiones ilegales? Surrealista. Mentira. Si alguien le fuese a pagar alguna comisión, le echaría del despacho y acudiría a denunciarlo”, explican estas fuentes. Y añaden: “Si eso fuera cierto, el Gobierno central ya habría actuado. Es más, debería haber presentado una querella y presentado las pruebas. Lo que pasa es que es muy fácil decir cosas, porque eso no es perseguible”.

Un miembro de la cúpula de la Generalitat consultado por este diario subraya: “Esto es como si nosotros encargamos un informe con todas las habladurías y rumores que llegan a nuestros oídos pero no aportásemos ninguna prueba. Pero ese no es nuestro estilo”. Y enfatiza que “lo grave en este caso es que no existen ni tan sólo indicios de lo que dicen. Esto es una bomba atómica en términos políticos”.
El informe detalla que el padre de Artur Mas tenía una cuenta en un banco de Luxemburgo (que supuestamente luego pasó a su hijo) con un saldo significativo, producto de recibir comisiones por gestionar los intereses de Pujol en el extranjeroEste miembro del Ejecutivo señala también que “se puede especular con otras cosas, pero no con esto. Lo que dicen es una calumnia. Es una manipulación burda. El Estado da muestras de su deslealtad y está jugando sucio desde hace años, como cuando filtró informes apócrifos durante la campaña de 2012 acusando a Artur Mas de tener cuentas en Suiza, lo que era mentira. ¿Cómo nos podemos defender de esto?”.

El nuevo informe, no obstante, detalla que el padre de Artur Mas tenía una cuenta en un banco de Luxemburgo (que supuestamente luego pasó a su hijo) “con un saldo significativo, producto de recibir comisiones por gestionar los intereses de Pujol en el extranjero”. La información proviene de una fuente muy directa que luego cortó la comunicación con los investigadores. Hasta ahora, sólo se conocía una cuenta del padre del president, pero estaba en Liechtenstein.

Espionaje al Gobierno central
El informe también desvela el papel de Felip Puig: “Labores de inteligencia, blindar las posibles filtraciones y/o fugas de información, así como la adquisición de tecnología agresiva, como la compra de dos equipos Verin (sic) de interceptación de comunicaciones, que operativamente y en la actualidad se encuentran instalados en vehículos (furgonetas camufladas) adscritas a los ‘mortadelos’, en la sede tecnológica de los Mossos del Polígono de Sabadell”. Una de estas furgonetas fue detectada cerca del domicilio particular del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, durante una de sus visitas a Barcelona. Su cometido es pinchar los teléfonos móviles monitorizados en un radio de unos dos kilómetros.

Puig, según el informe, captó también para su causa a un ex alto cargo del Ministerio del Interior que le filtra movimientos e información sensible del Gobierno central. Este contacto inició incluso una aproximación al jefe de seguridad del grupo Planeta para controlar a su dueño, José Manuel Lara, debido al posicionamiento oficial y radicalmente en contra de la independencia (Lara trasladará la sede de Planeta a Madrid si Cataluña se independiza).

Tras estallar los escándalos Gürtel y Bárcenas, dice el informe, Felip Puig envió un equipo a Madrid con el encargo de “conseguir todas las interioridades que en un momento determinado puedan debilitar al PP en estas elecciones”. Se refería, por supuesto a las autonómicas de noviembre del 2012, que estaban a punto de celebrarse.

Para las fuentes del Ejecutivo catalán consultadas por este diario, “lo que demuestra el dossier es el partidismo de los servicios policiales. El Gobierno central debe tomar medidas internas y destituir a los responsables de estos informes. No se pueden inventar cosas así”.

Las subvenciones a medios de comunicación con lengua cooficial
181 millones para los medios en pleno proceso soberanista
MARTHE RUBIÓ* Madrid / Cataluña / Galicia El Mundo 8 Septiembre 2014

La Generalitat ha gastado 82 millones de euros en subvenciones directas a medios de comunicación desde 2008
En la misma partida, País Vasco gastó 24 millones y Galicia 14
Cerca de 600 medios de comunicación catalanes ya se han beneficiado de las ayudas
"Hay una apuesta por los medios de corte nacionalista", dice una investigadora
BUSCADOR: cerca de 600 medios catalanes se han repartido las 1.979 subvenciones otorgadas desde 2008
METODOLOGÍA: cómo analizar 300.000 PDF en seis meses

Es un discreto círculo rojo con franjas blancas y enmarcado en un rectángulo, que simboliza la estrecha relación entre el Govern y los medios de comunicación catalanes. Todos los que reciben apoyo financiero de la Generalitat tienen la obligación de publicarlo en sus páginas web y en sus ediciones de papel. Ese símbolo es el escudo de la Generalitat, su logotipo.

Para las cabeceras como El Punt-Avui o Ara, la huella del apoyo económico del Gobierno catalán aparece en la parte inferior de sus ediciones digitales con la mención: Amb el suport de la Generalitat de Catalunya. No todos los medios hacen tanto alarde del escudo. Ejemplos de ello son El Periódico de Catalunya y La Vanguardia, dos de los mayores beneficiarios de la Generalitat. Sin embargo, la gran mayoría disfruta de las subvenciones que reparte el Govern: una media de casi 14 millones de euros por año desde el principio de la crisis económica, en 2008.

En total, el Gobierno catalán ha inyectado 181 millones de euros en los medios de comunicación desde ese año: 82 millones proceden de las subvenciones y otros 99 millones de publicidad institucional, repartida de forma no transparente. A lo largo de la lectura detallada del Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC), sólo aparecen 22 contratos de publicidad institucional con especificación de los medios beneficiarios, por un valor total de 13 millones de euros.

El Gobierno central no da subvenciones directas a los medios desde 1988. Sólo seis comunidades autónomas (Andalucía, Asturias, Cataluña, Galicia, Comunidad Valenciana y País Vasco) siguen otorgando estas ayudas. La mayoría de ellas están concedidas bajo el concepto de apoyo a las lenguas cooficiales. Por ello, Galicia, País Vasco y Cataluña son las que más dinero destinan, como explican los investigadores Isabel Fernández Alonso y José Blasco Gil en un artículo científico sobre las subvenciones a medios en España durante la crisis publicado a principios de este año.

Sin embargo, Cataluña, pionera en esta competencia -fue la primera región española en otorgar subvenciones a medios en 1983-, siempre ha sido la comunidad más generosa, según explica Fernández Alonso. No obstante, sólo constan concedidas del 01/01/2008 al 31/08/2013, ya que se publican en el DOGC un año después de otorgadas.
Las 20 empresas mediáticas más beneficiadas por subvenciones desde 2008

La llegada de la crisis en 2008 y los planes de austeridad impuestos por el Gobierno tripartito de José Montilla no afectaron a los importes extraordinarios de las subvenciones otorgadas a los medios. Por el contrario, siguieron aumentando hasta alcanzar un pico de 21,6 millones de euros en 2010.

En aquella época, ERC ostentaba la cartera de Cultura, encargada de repartirlas. Hubo que esperar a 2011, primer año del Ejecutivo de CiU liderado por Artur Mas, para ver bajar el importe de las subvenciones, que se redujo a la mitad, hasta los 11,6 millones de euros. Pero estos recortes drásticos no afectaron demasiado a los dos principales beneficiarios: el Grupo Godó (La Vanguardia) y el grupo Hermes Comunicacions (El Punt-Avui).

¿Apoyar el catalán o apoyar el independentismo?
Evolución de las subvenciones a medios en Cataluña, País vasco y Galicia durante la crisis

En Cataluña solo constan las subvenciones concedidas del 01/01/2008 al 31/08/2013 ya que se publican en el DOGC un año después de su concesión.

Desde el diario La Vanguardia a la cadena católica Radio Estel, pasando por el diario catalanista El Temps o la revista cultural Enderrock, un total aproximado de 600 medios de comunicación -en el sentido amplio del término, ya que para ser considerado como tal por la Generalitat hay que publicar dos veces al año- se benefician o se han beneficiado de las donaciones del Palau de la plaza de Sant Jaume. Es una cifra extraordinaria si uno la compara con el País Vasco, donde unos 120 medios de comunicación reciben subvenciones del Gobierno vasco, y Galicia, donde son sólo 41.

Un criterio prevalece para recibirlas: que el idioma usado en el medio sea el catalán, algo que se justifica por la normalización lingüística, elemento complejo porque está estrechamente ligado a un criterio de naturaleza ideológica: el nacionalismo. "Hay una apuesta evidente por los medios de corte nacionalista. Las políticas lingüísticas de la Generalitat están orientadas a fortalecer todo este proceso de construcción nacional", comenta Fernández Alonso. "El catalán es la gran herramienta, pero no es sólo el catalán y no es sólo un proceso de normalización lingüística".

El uso de los medios con fines identitarios procede directamente de los ejecutivos de Jordi Pujol (1980-2003). En aquella época, en las consejerías de la Generalitat y en las altas esferas de CiU circulaba un catálogo de intencionespara lograr una conciencia identitaria diferenciada. En el capítulo dedicado a los medios de comunicación, constaban unos objetivos específicos, como "introducir a gente nacionalista con una elevada profesionalidad y una gran cualificación técnica en los lugares clave de los medios» o la «creación de una agencia de prensa catalana de espíritu nacionalista con una gran solvencia".

'Ayudas bajo cuerda'
Hasta 2013, las subvenciones eran de dos tipos: las llamadas estructurales, concedidas en función de los resultados de difusión de los medios, y por otro lado, las contribuciones públicas a proyectos periodísticos, otorgadas caso a caso y de manera discrecional por el Departamento de Medios. Estas últimas representan el 60% del total.

Así, en 2010 el diario Ara recibió una subvención de casi un millón de euros sólo para su lanzamiento. En sus primeros tres años, el periódico -que no alcanzaba los 30.000 ejemplares de tirada en papel, si bien su página web es la más visitada de los diarios catalanes- ha recibido ayudas por un valor superior a 2,5 millones de euros.

Desde la céntrica sede de Ara, ubicada en la calle de la Diputació, su director Carles Capdevila reconoce que las subvenciones tienen que vigilarse: "Ojalá no existieran, pero creemos que aún son necesarias para publicar en catalán. Nuestra idea es que si hay subvenciones, que sean lo más transparentes, claras y objetivas posible".
La Generalitat volvió a subir el gasto en publicidad institucional en 2012

El caso del diario deportivo El Esportiu llama también la atención. Editado por El Punt-Avui, tiene una tirada de unos 2.000 ejemplares, según explica el director, Xevi Xirgo. El periódico ha elegido no estar controlado ni por la Oficina de Justificación de la Difusión (OJD) ni por el Estudio General de Medios (EGM). El único periódico deportivo editado íntegramente en catalán se vende individualmente, pero también se ofrece diariamente junto a El Punt-Avui. En total, entre 2008 y 2013 ha recibido2,5 millones de euros en subvenciones para, por ejemplo, "extender la notoriedad de la marca" o realizar "acciones promocionales".

Los diarios que han recibido más en comparación con el volumen de sus tiradas limitadas son El Punt y El Avui. En 2011, los dos se fusionaron en un solo periódico, de línea editorial nacionalista y cercana a CiU, y resultó un medio publicado íntegramente en catalán: El Punt-Avui. Ambos, individualmente o tras la fusión, no han sobrepasado los 40.000 ejemplares de difusión en estos cinco últimos años. No obstante, esto no les ha impedido recibir de las arcas públicas 10 millones de euros desde 2008; más que El Periódico de Catalunya, que recibió siete millones y medio durante el mismo periodo.

Fernández Alonso afirma que El Avui siempre ha recibido apoyo de la Generalitat. "Históricamente, ha recibido ayudas de todo tipo, pero nunca ha sido una empresa viable. Es un caso muy simbólico de cómo se han otorgado las ayudas", señala la investigadora de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Xevi Xirgo, director de El Punt-Avui, defiende la existencia de las ayudas para apoyar al catalán: "Hay un exceso de dependencia de las subvenciones en los medios, pero no sólo en nuestro caso, sino en general. Sin embargo, deben existir porque no estamos en igualdad de condiciones".
Relación entre el grado de independentismo y las subvenciones

Este gráfico fue realizado a partir del informe del Observatori crític dels mitjans de comunicació Media.cat,que analizó la cobertura mediática hecha por 32 diarios sobre cuatro hechos relacionados con el nacionalismo catalán. Estableció una clasificación de los diarios en función de su tratamiento del independentismo.

El gráfico que aparece a la derecha sobre la cobertura mediática se realizó a partir del informe del Observatori crític dels mitjans de comunicació Media.cat, que analizó la cobertura de 32 diarios sobre cuatro hechos relacionados con el nacionalismo catalán. Estableció una clasificación de los diarios en función de su tratamiento del independentismo.

La inyección de millones de euros en proyectos no siempre viables ha creado una forma de competencia artificial en un mercado muy limitado: la prensa en catalán. Pese a que cinco millones de catalanes lean el catalán (el 75% de la población), la demanda siempre ha sido débil. En 2011, aunque siete diarios estaban editados en catalán, el 80%de la población seguía leyendo su periódico en castellano.

Éste es el contexto en el que La Vanguardia, periódico que ya veía bajar sus ventas, lanzó su edición en catalán en 2011. Para esta iniciativa, el Grupo Godó logró en 2011 subvención de 5,5 millones de euros para "la ampliación de la planta de impresión de la empresa para la edición (...) en lengua catalana» y otras subvenciones diversas (en total, 2,5 millones) para "fomentar el espacio de comunicación catalán".

Veinte personas fueron contratadas para poner en marcha esta edición. Al cabo de dos años, quedaron reducidas a la mitad. Ahora, en toda la redacción del periódico sólo tres lingüistas tienen contrato a tiempo completo para la edición catalana, según explica un profesional de esa casa. La inmensa mayoría de ellos no escribe en catalán, según esa misma fuente. Si uno lo hace, incluso complica el proceso de traducción. Se escribe en castellano y, posteriormente, sus artículos son traducidos por un programa informático. La tirada de la edición en catalán del periódico es de aproximadamente 74.500 ejemplares diarios y la castellana es de 103.920. Pero los números reales de venta de la primera son desconocidos. Muchos ciudadanos se han acostumbrado a leer La Vanguardia y otros diarios sin pagar. En las universidades, en el tren, en el metro, en los frontales de los autobuses, se apilan ejemplares gratis que esperan a ser recogidos por los estudiantes y los pasajeros. Por esta razón, hay una diferencia tan importante (90.000 ejemplares) entre la difusión y las ventas del periódico.

El análisis de las subvenciones concedidas puede dar algunas indicaciones sobre los medios tratados favorablemente por la Generalitat, pero la mayoría de las negociaciones nunca serán conocidas por el gran público: las decenas de millones de euros de publicidad institucional repartidas entre los medios de comunicación; las compras en bloque de medios; los cientos de suscripciones pagados por las administraciones, etcétera.

Según una estimación conservadora, de los 99 millones gastados por la Generalitat desde el principio de la crisis en publicidad institucional, solo una veintena de contratos (13 millones de euros) han sido divulgados en el BOE catalán con menciones a los beneficiarios, según los datos encontrados a lo largo de esta investigación. La mayoría fueron adjudicados al Grupo Godó (cerca de siete millones de euros) para publicidad insertada en las radios RAC1, RAC105 y la cadena de televisión TV8.
'Subvenciones para tapar lo que incomode'

La posición económicamente frágil de los diarios catalanes, en un marco general de crisis de la prensa, les pone cada vez más en situación de dependencia de las fuentes de financiación, ya sean privados o públicos, en un momento además de gran carga política en Cataluña, inmersa en el reto soberanista impulsado por el Govern.
Cobertura mediática de dos casos de corrupción que afectan a dirigentes de Convergència i Unió

Para descubrir si los diarios catalanes conservaban su independencia periodística, se analizó el tratamiento mediático de dos casos de corrupción que implican a CiU (el "caso Millet" y el caso Pujol) desde julio 2009 hasta agosto de 2014 en los cuatros principales diarios catalanes (La Vanguardia, El Periódico de Catalunya, Ara y El Punt-Avui), para compararlo luego con la cobertura de dos diarios de tirada nacional: El País y EL MUNDO.

Hay una diferencia clara: el caso Millet ha sido tratado profusamente por los medios catalanes; no así los que afectan a miembros de la familia del ex presidente de la Generalitat (por ejemplo, el caso ITV, que afecta a uno de los hijos de Jordi Pujol, Oriol) antes de su confesión.

Para Jaume Reixach, director del semanario catalán independiente El Triangle y autor de varios libros sobre la figura de Jordi Pujol, las generosas ayudas públicas de la Generalitat y los múltiples contratos de publicidad institucional firmados han influido indudablemente en la cobertura de los casos que incumben a la familia Pujol. "Las subvenciones y la publicidad institucional no se utilizan solamente para influir en la línea editorial, el mensaje y el tipo de articulistas de opinión, sino también para tapar lo que no interesa que salga", afirma.
El consenso mediático

"Hay quien vuelve a soñar con cirugías de hierro que cercenen de raíz la complejidad española. Ésta podría ser, lamentablemente, la piedra de toque de la sentencia". Estas palabras están extraídas del editorial firmado conjuntamente por los 12 principales periódicos catalanes en noviembre de 2009, ante la inminente sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut. Su publicación es un hecho inédito en la historia de la prensa española. Representa un elemento crucial para entender el paisaje mediático catalán de los últimos cinco años. Un lustro durante el cual, a pesar de que se estima que cerca de la mitad de la población catalana no está a favor de la independencia, el soberanismo ha sido objeto de amplio consenso mediático.

La investigadora Fernández Alonso critica el tratamiento periodístico de lo que sucede: "Lo que percibo me preocupa enormemente porque no hay un debate sereno y serio, sino visceral, sobre un tema de extraordinaria trascendencia. Echo de menos versiones integradoras, que apuesten por la convivencia entre los ciudadanos. Y las echo especialmente de menos en los medios públicos catalanes".

*Esta investigación ha contado con la colaboración de Marcos García Rey y Roberto Díaz , y ha sido elaborada en el marco del Máster en Periodismo de Investigación, Datos y Visualización de la Universidad Rey Juan Carlos-Unidad Editorial.

España / LA DIADA DEL ESCÁNDALO PUJOL: LA CORRUPCIÓN
La «factura» de CiU en la Generalitat: ocho mandatos y seis grandes escándalos
JANOT GUIL / BARCELONA ABC  8 Septiembre 2014

El proceso a Pujol será el juicio definitivo a una historia de corruptelas alrededor de CiU y «su» Gobierno
La «factura» de CiU en la Generalitat: ocho mandatos y seis grandes escándalos

Casi 30 años en el Gobierno de la Generalitat -23 con Pujol y cerca de 4 con Mas tras el paréntesis de los dos tripartitos-, es mucho tiempo. Suficiente para construir un discurso nacionalista y victimista que, a conveniencia, ha mudado a última hora en independentista. Pero también, como se ha visto con el caso Jordi Pujol aún incipiente, para amasar ingentes fortunas con opacos negocios y saltarse la ley para financiar un partido. La investigación al clan Pujol amenaza con desvelar todo un iceberg de corrupción cuyas dimensiones se intuyen en un repaso a algunos casos judiciales.

Banca Catalana
El principio de todo
En mayo de 1984, días después de que fuera reelegido por primera vez «president», Jordi Pujol fue objeto de una querella de la Fiscalía en el caso Banca Catalana. Se le acusó de apropiación indebida, entre otros delitos. En octubre de 2006, sin embargo, el pleno de la Audiencia de Barcelona, con ocho votos en contra, le exoneró.

Casinos y Planasdemunt
Corrupción en pleno Gobierno
Durante los 23 años de Pujol como presidente, miembros de su Gobierno se vieron salpicados y condenados por causas judiciales y su propio partido, CiU, acusado de financiarse irregularmente. A finales de 1989, el exdirector financiero de Casinos de Cataluña -«holding» que monopolizaba el dinero del juego- denunció que sus empresas habían pagado 3.000 millones de pesetas a compañías afines a Convergencia, de los cuales 600 habían recalado en el partido. En julio de 1997, el juez decidió archivar la denuncia por no ver delito. En cuanto a casos relativos al Gobierno de la Generalitat, destaca el del exconsejero de Economía, Jordi Planasdemunt, que se vio implicado en un fraude de 6.000 millones de pesetas con pagarés falsos. Se le condenó a siete años de prisión y ocho de inhabilitación por estafa.

Caso Pallerols
Unió, un socio corrupto
Los escándalos judiciales también han manchado al socio de federación de Convergència en todos estos años, la Unió que comanda Josep Duran Lleida. Hasta el año pasado, UDC había esquivado las condenas por financiación irregular en casos como Turismo (año 1995) y Treball (1994). Sin embargo, en 2013 aceptó una sentencia de conformidad en el caso Pallerols que, a la postre, fue una confesión de culpabilidad. El partido de Duran aceptó devolver de forma solidaria con el resto de condenados -entre ellos, quien fue su secretario de organización, Vicenç Gavaldà-, los 388.000 euros de fondos europeos destinados a cursos de formación a parados que fueron desviados para pagar gastos de su partido. Y asumir también de forma solidaria las multas.

Caso 3 por ciento
Las famosas comisiones
En las actuales investigaciones en curso contra Pujol y su familia, asoma de nuevo la sospecha de que durante su mandato se cobraron comisiones por adjudicaciones de obras públicas, de las que se pudo beneficiar directamente el propio expresidente o alguno de sus hijos, como Jordi Pujol Ferrusola. Las mordidas se han cuantificado de forma distinta, pero ya se ha acuñado como clásico el 3 por ciento, a raíz de la frase que el expresidente de la Generalitat Pasqual Maragall (PSC) espetó a Mas en 2005 en una sesión del Parlamento catalán. «Ustedes tiene un problema y se llama 3 por ciento». Aquellas palabras derivaron en una investigación que aún aguarda juicio y en la que están imputados excargos de la Generalitat. El principal, el diputado de CiU, Ferran Falcó, quedó desimputado.

Caso Palau
El paradigma del «modus operandi»
El caso Palau, destapado en 2009 y aún a la espera de juicio, es un ejemplo paradigmático del «modus operandi» de la corrupción nacionalista. El juez y la Fiscalía concluyeron que Convergencia ingresó, entre 1999 y 2009, unos 6,6 millones de euros en comisiones por adjudicación de obras públicas que la constructora Ferrovial le habría pagado a través del Palau de la Música que dirigían Félix Millet y Jordi Montull. Un dinero que se habría camuflado como patrocinios de la constructora a la entidad musical. El extesorero de CDC Daniel Osàcar está imputado y la Fiscalía pide para él siete años y medio de cárcel.

Caso ITV
El ocaso del «hereu» Oriol Pujol
El caso de las ITV, la trama para amañar la concesión de estaciones de inspección técnica de vehículos, ha provocado la defenestración del único hijo de Jordi Pujol, Oriol Pujol, dedicado a la actividad política.

Oriol ha tenido que renunciar a su acta de diputado y dejar los cargos en CDC, donde llegó a ser número dos, tras ser imputado por tráfico de influencias y cohecho, cargo éste del que también se acusa a su esposa, Anna Vidal.

Diada separatista
El "impuesto revolucionario" de la ANC
Militantes de la "Assemblea" exigen a los comerciantes que cierren el 11 y "colaboren" económicamente con la causa.
Pablo Planas Libertad Digital 8 Septiembre 2014

Se desconoce si las cantidades que están cobrando militantes de la ANC a los propietarios de establecimientos y negocios en la Diagonal y la Gran Vía constarán como donaciones, ventas o cuotas en la singular contabilidad de la organización separatista. Lo que se sabe es que los comerciantes, sean hosteleros, farmacéuticos o vendedores de souvenirs, están siendo conminados por personas que se identifican como miembros de la ANC a cerrar el próximo jueves, "decorar" la fachada de su local con la bandera estelada o, en su defecto, la señera, y aportar la "voluntad" para disponer del enorme privilegio de lucir en su puerta el cartel de "establecimiento colaborador".

Ciudadanos, a través de su portavoz Carina Mejías, denunció estos hechos el pasado 28 de agosto. Pero lejos de remitir, la campaña se ha intensificado y son cada vez más los comercios que exhiben el "sello" de "patriotismo", un cartel de tamaño folio en color amarillo con la "V" que simboliza la manifestación del 11-S y el logo de la ANC. Los asamblearios siguen en casi todos los casos el mismo patrón: primero se le pide al comerciante que cierre el 11 y después, la aportación económica. Si la "gestión" es satisfactoria, se le pega el cartel en el escaparate y ya no volverá a ser molestado.

En función de las características del negocio, la derrama puede superar los cien euros, que algunos comerciantes pagan ante la posibilidad de quedar "marcados" como no afectos a la causa nacionalista. Algunos de los "extorsionados" afirman que en el ambiente de la visita de los voluntarios de la ANC flotaba la amenaza latente de sufrir las consecuencias si se negaban a cerrar y/o pagar en forma de pintadas o destrozos en su local al paso de la manifestación.

En las zonas de la Sagrada Familia y la Monumental, que quedarán colapsadas por la exhibición separatista, la campaña está siendo particularmente intensa, según explican propietarios de bares y comercios turísticos.

ETA
Monedero miente
Santiago Abascal Libertad Digital 8 Septiembre 2014

La madrugada del primero de mayo de 1980 tres encapuchados desenfundaron sus armas y dispararon –a bocajarro y por la espalda– contra José Oyaga y Jesús Vidaurre, cuyos cuerpos sin vida tiñeron de rojo los adoquines de la plaza de San Francisco, en el casco viejo de Pamplona. Dos días después ETA reivindicaba el atentado, el primero de una pretendida campaña contra la droga, anunciada días atrás por Herri Batasuna con un comunicado en el que apuntaba al Gobierno español como responsable de los cargamentos de heroína que llegaban al País Vasco. Para el brazo político de la banda, las muertes por sobredosis formarían parte de un plan secreto diseñado en el Palacio de La Moncloa para diezmar a la juventud vasca.

El argumento, ya digo, suponía el pistoletazo de salida de una nueva veda que se abría: la del traficante. Treinta y dos fueron las víctimas a las que se colgó el sambenito. Lo cierto es que por ninguna de ellas enviaron una corona de flores, ni siquiera un telegrama de pésame, Pablo Escobar y demás señores de la droga. No pocos de los caídos nada tenían que ver con los narcóticos, y los que sí o eran unos pobres yonquis o eran camellos de poca monta, lo que una vez más demostraba que los etarras no se atrevían con los de su tamaño.

Lo de la guerra sucia de ETA a los traficantes recuerda a la declarada contra los confidentes en 1975. A lo largo de cuarenta años, setenta y ocho fueron los muertos a los que la banda señaló como chivatos, muchos de los cuales solo eran vascos que se negaban a comulgar con las ruedas de molino del nacionalismo. Tanto en un caso –el de los traficantes– como en otro –los confidentes– puede hablarse de la acusación sin fundamento como instrumento de exterminio político. La fama de soplón o de narco podía traer su origen en una discusión de escalera, con la mala suerte de que uno de los vecinos fuera simpatizante de Herri Batasuna. A veces servía para ajustar cuentas; como denunció la hermana de un asesinado: "Aquí la envidia tiene sabor a muerte". La banda también echó mano del señalamiento del chivato o del traficante como recurso urgente para escurrir el bulto de sus chapuzas, como cuando asesinaba a alguien por error. Algo tenían que decir, y decían que quien fuera se había ido de la lengua o regalaba caramelos con droga a las puertas de las ikastolas o de los institutos. Ya lo dijo la hija de una víctima: "No hay porqué, el porqué te lo ponen luego".

Quien estudie las biografías –yo lo he hecho– de los más de cien muertos a los que mataron las malas lenguas, la mala fama, descubrirá que muchos tenían un punto en común: lo humilde de sus quehaceres, lo que desbarataría la retórica libertadora de la banda que los liquidó. Quién se iba a creer que ese vendedor de periódicos o aquel representante de una marca de frutos secos o aquel otro camarero eran en verdad agentes secretos del gran capital o ángeles exterminadores de una juventud, la vasca, fiel en su pureza al ideal sabiniano, esto es, nacionalista. Por eso lo de tipificar en sus códigos como delitos castigados con pena de muerte la colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, para así conjurar el rechazo de una sociedad, la española, que durante un tiempo asumió, cobardemente, que hacer prácticas de tiro con un tricornio podía tener su punto de justificación, mas nunca con el casco de un obrero.

Lo triste no es que el relato calara en el submundo etarra, ese Estado dentro del Estado compuesto por miles y miles de –y estos sí que sí– chivatos. Lo triste es que el relato traspasara las fronteras de la infamia y, peor aún, dure hasta hoy. El penúltimo fellow traveller de los batasunos –siempre es más cortés llamar a alguien "compañero de viaje" que "tonto útil"– ha sido Juan Carlos Monedero, portavoz de Podemos. Circula por internet un vídeo en el que Monedero acusa sin pruebas a la Policía de pretender acabar con los airados hijos de Sabino Arana no a balazos, sino con papelinas de heroína. El escenario en el que se desenvuelve Monedero es, lo que son las cosas, una sede de Izquierda Unida, no una de esas herriko tabernas en las que tan bienvenido es Pablo Iglesias (y donde solo este sabe si saca pecho contando que cuando era más joven a los antidisturbios de Madrid les cantaba: "¡Mi primo el de Bilbao os tiene acojonaos!").

Nada dice Monedero de la joint venture entre ETA y la narcoguerrilla de las FARC; ni de que Segi, la cantera de ETA, se refería a los gaztetxes, sus puntos de reunión, como "fumaderos de porros"; ni de los altos índices de consumo de estupefacientes entre los pistoleros de la banda, índices que habrían justificado acciones conjuntas de las unidades antiterroristas y antidrogas, índices, en fin, que explicarían que quien durante años fue jefe de suministro de armas de la banda, Aitzol Etxaburu, anduviera también complicado en trapicheos de estupefacientes. Nada de esto dice Monedero, quizás por tratarse de hechos documentados y ser él hombre inasequible al documento.

Pues bien, la Confederación Nacional de Policía ha anunciado su intención de llevar a Monedero a los tribunales, de sentarle en el banquillo. Allí, y al contrario que en sus clases, y en sus charlas, y en sus mítines, y en sus libros, y en sus artículos, le tocará al politólogo apoyar sus acusaciones en pruebas, y no en leyendas urbanas ni en teorías de la conspiración. Quién sabe, quizás todo esto sirva para que Monedero abandone sus prejuicios ideológicos y abrace la verdad de los hechos. Aunque, sospechando cuáles son los clásicos con los que se casa la eminencia gris de Podemos, es casi seguro que agote su turno de defensa con un: "Y si la realidad choca con nuestros postulados... ¡peor para la realidad!".

'L'endemà', un insulto a la inteligencia
Antonio Robles www.cronicaglobal.com 8 Septiembre 2014

La sensación que sientes a medida que va avanzando el documental secesionista 'L'endemà' es de hastío, abatimiento, impotencia, a veces incredulidad, ante tanto integrismo mental. La renuncia a la neutralidad, al equilibrio y la ciencia, al conocimiento sosegado y respetuoso con la mirada del otro es tan patética, que el rechazo a veces se torna condescendiente y sientes piedad por quien ha sustituido los hechos por la fe, la razón por las emociones y la creación artística por la propaganda empalagosamente adolescente. Es tanto el deseo por el objetivo, que han renunciado a salir de la caverna de Platón convencidos de poder convencer así a cuantos andan aún descarriados de la manada. Todos los trucos lacrimógenos del cine se ponen al servicio de la manipulación del espectador. Pasto para creyentes.

El documental, realizado por la presidenta de la Acadèmia del Cinema Català, Isona Passola, y cuya financiación ha sido apoyada por doce instituciones, entre ellas TV3, el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalidad de Cataluña, más una campaña de crowdfunding, es un recorrido por todos los mantras económicos, culturales e históricos que el catalanismo secesionista ha venido fabricando y vendiendo durante el pujolismo.

Sin opiniones contrapuestas ni dato alguno contrastado, el documental se reduce a un publirreportaje de ombligo sin más alcance que ensimismarse en las obsesiones nacionalistas al uso. La mentira, la información interesada, la repetición de emociones confundidas con hechos, las insidias y los juicios de intenciones contra todo lo que no entre en sus esquemas nacionalistas, son la columna vertebral de la cinta. Nadie en el relato necesita abuela, la Cataluña del derecho a decidir será maravillosa, la nación más democrática, la sociedad más pacífica y el sistema educativo mejor del mundo. Y España, esa España de la que se divorcia, un engendro de corrupción, ineficacia, autoritarismo, intolerancia, expolio e ignorancia. Eso sí, como instrumento de propaganda nacionalista, la directora ha apostado esta vez por adornarla con piel de cordero para no asustar a todos los que serán sacrificados en el altar de esa Ítaca inventada y pudieran oponerse si la apuesta independentista les asustase. Este cinismo es especialmente insoportable cuando hablan de respetar el castellano, o en la ausencia total de senyeres y estelades. Si en la Cataluña de hoy no permiten estudiar en castellano y la estelada la encontramos hasta en la sopa, ¿por qué habríamos de creer que van a respetar un solo derecho cultural, nacional o lingüístico que no cupiese en la matriz étnica excluyente que se están fabricando con mentiras y derechos históricos inventados, hoy?

Detenerse en cada uno de los mantras que defeca el guión sería tarea necesaria, pero inútil. Ya se ha hecho. Sin merma en su delirio. Ya se ha demostrado que no es Cataluña la que tiene más déficit fiscal, sino Madrid y Baleares; ya se ha demostrado que robar, roban en toda España, también en Cataluña, aunque en la cinta no aparezca ni una sola vez el defraudador y comisionista Pujol, etc. También se han pronunciado las principales autoridades europeas contra la proclamación unilateral de independencia y han dicho por activa y por pasiva que, en caso de secesión, Cataluña quedaría fuera de la UE. Sin embargo, la cinta oculta esa evidencia y se dedica a traer amiguetes irrelevantes del Parlamento Europeo para decir lo contrario. Muy chusco todo y, a veces, insoportablemente xenófobo, como cuando vuelven a insistir en que Cataluña trabaja para que los andaluces se pasen la vida en el bar, o cuando siguen insistiendo en que las autopistas solo se pagan en Cataluña. Y así. Insoportablemente cansinos.

De todas ellas, hay sin embargo dos manipulaciones especialmente sucias. Una, la reducción de la historia de Cataluña a la historia en la que una madrastra le ha venido atizando mamporros hasta el día de hoy, donde, al fin, el derecho a decidir nos hará libres. La manipulación es tan burda e infantil que hasta los personajes son titelles (marionetas), una metáfora de cómo nos tratan: como muñecos incapaces de pensar por nosotros mismos, donde los títeres o las analogías con plantas y flores o bandejas de pasteles sustituyen datos científicos e informaciones contrastadas. Un insulto a la inteligencia, una vergüenza.

Pero donde la manipulación apesta a Corín Tellado y sofismas es en la introducción como leitmotiv de una pareja de jóvenes casados en trance de separación como metáfora de la ruptura de España y Cataluña, y el divorcio como solución más civilizada. Por supuesto, el hombre es España, la chica, Cataluña. No podía ser de otra manera, él es el machista, intransigente, cazurro, autoritario, derrochador, irresponsable, el acosador incapaz de enfrentarse a la vida por sí mismo; ella, por el contrario, es la chica incomprendida, la mujer valiente, racional, moderna y comprensiva, segura de sí misma y capaz de enfrentarse al futuro. Él no quiere el divorcio, ella sí; él la considera propiedad suya, ella le invita a ser libre y autónomo. Un solo diálogo entre ellos, donde ella exige el derecho a decidir para divorciarse, nos basta para rastrear la impostura:

Él: "Y yo qué, ¿no tengo derecho a decidir?"

Ella: "¡Tienes derecho a decidir sobre ti, no sobre mi!"

Sólo hubiera faltado que él hablara castellano, pero ya he dicho antes, que Passola quería escribir un guión para lograr la independencia sin costes adicionales. O sea, quedarse con el botín y que, a ser posible, se lo agradezcamos. Dicho de otro modo, que las relaciones comerciales con España siguieran intactas y el retorno a Europa fuera avalado por nuestros hermanos españoles. Todo muy cumbayá.

La separación no traumática que persigue la metáfora del matrimonio divorciado de buen rollo es precisamente el mensaje que quiere dar el film a todos los que no están convencidos o arrastren algún temor para que vean la ruptura como una fiesta y no como una guerra. Todo el documental está sembrado de música, risas y colores para reforzar el tocomocho.

Ahora bien, lo inaceptable del recurso instrumental del matrimonio no es su manifiesto maniqueísmo, sino la falacia, el argumento sofista que destila. Saben ustedes que una falacia es un argumento con apariencia de verdad, pero cuyo razonamiento es falso, engañoso o erróneo para lograr persuadir o convencer. Es precisamente eso lo que persigue el relato de 'L'endemà' con la falsa relación matrimonial. Si algo no es España/Cataluña, es un matrimonio. Ya he dado razones en alguna otra ocasión, las repetiré aquí.

España y Cataluña no son un matrimonio, un matrimonio es la unión de dos personas, no de 47 millones. Uno se puede separar de su pareja, no del resto de individuos de la sociedad. Cataluña y España no son personificaciones con vida y sentimientos capaces de obrar y decidir con voluntad propia, ni los 47 millones de ciudadanos individuales y libres que las forman son meras células de dos únicos cuerpos. Confunden la capacidad de dos personas individuales para decidir sobre sus vidas con la de millones de personas cuyas cuitas personales son distintas entre sí, e imposibles de reducirse a dos voluntades enfrentadas. El que haya un número determinado de ciudadanos insatisfechos con su pertenencia a España no les da derecho a suponerse la encarnación de Cataluña y, por ende, con capacidad para divorciarse de España.

España y Cataluña no son un matrimonio, ni son el padre y la madre, tampoco una familia, sino un Estado único formado por un puzle de ciudadanos libres e iguales. Así que en este falso matrimonio tienen voz y voto 47 millones de españoles. En ellos, en cada uno de ellos, reside la soberanía nacional. De ahí que parte alguna pueda recurrir al divorcio para solucionar lo que sólo pertenece al debate de ideas que el sistema democrático gestiona dentro del derecho positivo. Quien aun así insista en el divorcio, habrá de pensar en separarse de cada uno de los 47 millones. Y pagar las minutas de tanto buscapleitos.

Sin embargo, Isona Passola recurre a esa falacia adornada de emociones happy flowers, para enternecer al espectador y sacarle del corazón la legitimidad emocional de la separación como forma civilizada de no hacerse daño mutuamente. Hasta la edad es una impostura. Si fuera un matrimonio, serían dos viejecitos arrugados de 500 años, ó 2000 si nos remontamos a la Hispania romana, y no dos jóvenes hermosos recién casados a punto de divorciarse e irse de botellón.

Resulta sorprendente que Isona Passola haya justificado que no haya nadie en la película para explicar el 'no' porque le ha sido imposible encontrar a alguien que "explique bien el no a la independencia". Me pregunto dónde habrá buscado y cómo puede erigirse ella en juez de tal explicación. Aunque, como tales declaraciones son tan falsas como el documental entero, dice en otras que "no cree en la neutralidad", para a continuación asegurar: "En mi anterior película buscaba las dos versiones pero en esta sólo quiero dar argumentos a favor del sí; porque tengo claro que la única solución entre España y Cataluña es la independencia". Amén.

En este residuo xenófobo emplean nuestras instituciones el dinero de todos. Uno de sus personajes se queja en el documental amargamente de que, mientras en el resto de España cada niño dispone de su propio ordenador en la escuela, nuestros centros educativos carecen de ellos. Es una lástima que no haya comprobado las dos mentiras. En Extremadura, efectivamente todos los niños tienen ordenador, no en el resto de España. Cuestión de prioridades, en Extremadura no tienen policía propia.

P.D.: El documental es pesado y aburrido, incluso para un convencido. Es soporífero para quienes estamos en contra, y a quienes están a favor, no les aporta nada, a no ser que, como los niños pequeños, quieran que le cuenten el mismo cuento todas las noches. Los nueve euros pagados me supieron a cuerno quemado. Ustedes mismos.

Homenaje a los periodistas que lucharon contra la omertà
Siscu Baiges www.cronicaglobal.com 8 Septiembre 2014

Estos últimos días se ha imputado a la omertà que Jordi Pujol pudiese esconder durante 34 años, 23 de ellos mientras fue presidente de la Generalidad, que tenía dinero en el extranjero sin declarar a Hacienda. Casi nadie niega que durante muchos años los medios de comunicación fallaron en su función de control de los gestores de la política catalana.

Como en la Galia de Astérix y Obélix, hubo unos cuantos luchadores pertinaces que no se rindieron nunca

¿Callaron todos los periodistas y medios de comunicación? Como en la Galia de Astérix y Obélix, hubo unos cuantos luchadores pertinaces que no se rindieron nunca. El listado de periodistas rebeldes contra el pujolismo lo encabeza Jaume Reixach, director del semanario El Triangle durante muchos años y que ha sido como una piedra en el zapato del pujolismo bien tratado por unos medios de comunicación que se lo justificaban todo y callaban sus pecados por convicción, miedo o intereses ocultos. Por El Triangle han pasado muchos periodistas que han aportado su grano de arena en esta lucha, desde Dionisio Giménez Víctor Saura, pasando por José María Casas, Pep Martí o Quico Ràfols. Cabe destacar el papel de los dibujantes que han puesto su ingenio al servicio de la causa de la denuncia de la corrupción y el nepotismo de los gobiernos presididos por Jordi Pujol. Desde KAP a Pierino pasando por David Minoves, Guillén o Alfons López.

Con Jaume Reixach y Enric González escribimos un libro que se titulaba 'Banca Catalana: más que un banco, más que una crisis', que es tan buscado ahora como fue escondido, incluso por la propia editorial en 1985, cuando se publicó. Libros críticos con Pujol se han escrito unos cuantos y cabe resaltar el de José Manuel Novoa y el de Félix Martínez y Jordi Oliveres. Reixach y yo también nos apuntamos con 'Jordi Pujol, historia de una obsesión'.

El semanario El Món, dirigido por Lluís Bassets, y el Diari de Barcelona, sobre todo en la etapa de Enric Sopena como director, apostaron fuerte por romper esta omertá. Hay compañeros ya desaparecidos como Joan Lloret Devesa, el "Bati", que me acompañó en algunas de mis acciones más divertidas contra el régimen. Jaume Collell, periodista y actor de Els Joglars de Boadella, también metió baza.

Recuerdo entrañablemente el panfleto 'Luditec SA. Lottogate: rascando la loto a fondo'. Si lo buscáis por internet veréis que lo atribuyen a Siscu Baiges y a otros. Estos otros son Martí Benach y Paul MacGuinness. Intentamos aclarar uno de los escándalos de los que todavía esperamos respuesta y que vinculaba las loterías autonómicas catalanas con desviación de dinero y una posible financiación ilegal del partido de Pujol. Jordi Bordas estuvo memorable en una rueda de prensa esperpéntica que organizaron los gestores de las loterías para intentar justificar lo injustificable.

En fin, que omertà ha habido, pero periodistas con ganas de pelea, también. Yo creo que se merecen un homenaje. O quedar para cenar todos juntos. También los que me he olvidado. Perdonad. Han pasado muchos años.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial