AGLI Recortes de Prensa   Jueves 11 Septiembre  2014

Regeneración democrática
Corrupción e ideología
Gabriel Tortella Libertad Digital 11 Septiembre 2014

En España, por desgracia, la corrupción no sólo es frecuente, sino creciente. Llama la atención lo mucho que se habla de ella en los medios, lo mucho que la condenan los políticos y a la vez lo poco que éstos hacen por ponerle remedio efectivo. Es que la corrupción no está distribuida de manera uniforme, ni geográfica ni socialmente; en este último aspecto, segregando por profesiones, ya se sabe que la de político es de las más corrompidas. Se comprende, por tanto, que las aparatosas fulminaciones contra la corrupción por parte de los políticos vayan unidas a la ausencia de medidas efectivas contra ella por los que podrían adoptarlas, es decir, los que están en el poder. En realidad, política y corrupción parecen las dos caras de una misma moneda. Aunque pueda parecer sorprendente, hasta desagradable, es muy natural que así sea. La explicación de esta repugnante simbiosis nos la da el conocido bon mot de Lord Acton:

El poder corrompe; el poder absoluto corrompe absolutamente.

Bueno, en España ahora los políticos no tienen poder absoluto; pero están muy cerca de ello, porque la clase política (la casta) se ha blindado hasta colocarse muy cerca del absolutismo. Elementos de ese blindaje son los 17.000 y pico aforamientos, que permiten a sus miembros ser juzgados por jueces que les deben el cargo; el sistema electoral por listas cerradas y bloqueadas, que coloca a cada individuo de la casta fuera del alcance de los electores, que votan a partidos y no a individuos. La casi total ausencia de democracia interna en los partidos (en flagrante violación de la Constitución), que da a las cúpulas un poder omnímodo sobre los miembros de a pie de la casta, que de este modo se ha convertido en un coto casi cerrado que se renueva por cooptación, sin que los votantes tengan más que el recurso al pataleo, es decir, a votar alguien que no pertenezca a la casta, por más disparatado que parezca su programa. El voto a Podemos es un voto de desesperación, de despecho; el principal atractivo de ese partido es que ofrece caras nuevas que fingen tener un enfado en sintonía con el del votante medio. Pero no es de Podemos (que justificaría todo un tratado de psicología colectiva) de lo que yo quiero hablar aquí.

De lo que quiero hablar es de la desigual distribución de la corrupción en España, sobre todo de la desigual distribución geográfica. Porque, aunque haya ejemplos lamentables en muchas otras comunidades, la palma de la corrupción se la llevan, sin duda, Andalucía y Cataluña. Basta con repasar la prensa de estos últimos meses para advertir que Cataluña y Andalucía son las comunidades cuyos políticos ostentan mayores niveles de corrupción: los casos Pujol, Palau, Pallerols, Assemblea per Catalunya, los del alcalde de Torredembarra y todos los alcaldes con dieta-sueldo, tienen sus correlativos andaluces en los casos ERE, Mercasevilla, Invercaria, el de las subvenciones, etcétera. Está visto que Espanya no sólo roba a Catalunya, también roba a Andalucía.

Dejando aparte las bromas macabras, podemos preguntarnos: ¿qué tienen de común ambas comunidades? No faltará catalán de ocho apellidos que achaque a los inmigrantes andaluces el haber corrompido lo que fue (¿cuándo?) un prístino oasis. Pero basta constatar la profunda raigambre catalana de los nombres ligados a los escándalos para exonerar a los charnegos: Pujol, Ferrusola, Pallerols, Millet, Prenafeta, Alavedra, etc.; estas sagas nos indican que en Cataluña la corrupción es de la ceba, de debó, de pura cepa. Aparte de ser las dos comunidades más pobladas (lo que eleva el índice de corrupción media de España), de ser ambas ribereñas del Mar Mediterráneo, ¿qué más tienen en común que explique esta proclividad a la apropiación indebida que comparten? Pues sí, tienen una cosa en común: son las dos comunidades más ideologizadas de España. En la una domina el nacionalismo, en la otra el socialismo (o el progresismo) hasta extremos que no se pueden comparar con ninguna otra comunidad.

El concepto de ideología, acuñado por Marx para explicar la dominación de unas clases por otras, ha pervivido en las ciencias sociales independientemente del resto del pensamiento de su creador. Es más, el marxismo es comúnmente considerado una de las ideologías más trabadas y potentes del mundo contemporáneo. Una ideología es un conjunto de ideas, ampliamente compartido, para explicar una realidad social. Las religiones son una especie de súper-ideologías, porque, además de ofrecer una explicación del marco social, ofrecen también una interpretación del universo, con la añadidura de un código ético. Lo característico de la ideología es ser ampliamente compartida; es una especie de pret-á-porter intelectual. Una gran parte de los miembros de una sociedad, en lugar de pensar por sí mismos, adoptan, de manera más o menos consciente, una ideología que les ofrece un conjunto de soluciones prefabricadas a muchos interrogantes que plantea la vida social. En sociedad es inevitable que uno esté continuamente comparándose con los demás, y capas muy amplias de la población se sienten injustamente preteridas, perjudicadas en la distribución del poder y la riqueza, y buscan en la ideología una explicación y, a ser posible, un remedio a esta injusticia. Las ideologías cumplen perfectamente este papel. Una característica esencial de casi todas ellas es que buscan un culpable externo de las frustraciones del hombre en sociedad. El marxismo culpaba a la burguesía en sus varias facetas, el nacionalismo culpa a un agente externo a la nación (sea ésta real o imaginaria), las ideologías religiosas culparán a los herejes, ateos o apóstatas, la ideología liberal culpará al intervencionismo, al socialismo, etc. La ideologías, así, tienden a dividir el mundo entre nosotros, los buenos, y ellos, los malos, creando un fuerte nexo de unión entre esos nosotros, basado en gran parte en el odio al otro, al malo, al culpable de nuestras desdichas. En el caso del nacionalismo catalán, el malo es, ustedes lo han adivinado, España. En el caso del socialismo andaluz, tampoco es un misterio que son los ricos, los señoritos.

Esta fuerte cohesión de grupo hace que los líderes políticos se presenten ante las masas ideologizadas como sus defensores contra esos enemigos internos o externos que amenazan la seguridad o el bienestar de esas masas. Las consecuencias de todo esto son: 1) que esas masas ideologizadas votan fielmente a los líderes que su ideología les marca, lo cual permite a éstos mantenerse seguros en el poder por largo tiempo; 2) que esos votantes muestran una extrema tolerancia con los pecadillos de esos líderes, pecadillos que son perdonables en tan eficaces defensores contra el enemigo común; 3) que con mucha frecuencia esos votantes interpretan el descubrimiento de la corrupción de sus líderes no como una razón para dejar de votarles, sino al contrario, como una razón más para hacerlo, porque sospechan que la evidencia presentada contra esos políticos corruptos es producto de las maquinaciones y calumnias de los enemigos exteriores. En resumen, la ideología blinda al político corrupto.

Un ejemplo que me viene frecuentemente a la memoria es el de una de las ideologías más eficaces, el justicialismo de Juan Domingo Perón, el dictador argentino, un verdadero ídolo de las masas (los descamisados), porque las protegía contra los oligarcas argentinos y contra el imperialismo internacional: ofrecía un paquete muy completo. Perón fue derribado en 1955 por la llamada revolución libertadora, que restauró la democracia y que difundió información acerca de las malversaciones y las prácticas sexuales del dictador, al que acusaban de proxenetismo y corrupción de menores. Ante estas acusaciones, el eslogan que coreaban las masas peronistas que se manifestaban en defensa de su líder era: "Puto y ladrón, queremos a Perón."

Esto, señores, es ideología.

1931: La separación de Cataluña, "crimen contra los intereses generales"
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 11 Septiembre 2014

Simple información a los separatistas catalanes. Ya en 1931, cuando empezó a discutirse el estatuto, un catalanista advirtió de que la ruptura entre Cataluña y el resto de España sería un desastre económico.

Son 1.700 páginas, pero merecen la pena... y no hay que leérselas todas. Se trata de la recopilación de todas las crónicas parlamentarias escritas por Josep Pla cuando estuvo en Madrid como corresponsal de La Veu de Catalunya, el periódico de la Lliga Regionalista, entre 1931 y 1936, hasta que tuvo que huir a su pueblo para escapar de las amenazas de los anarquistas. El título: La Segunda República Española. Una crónica, 1931-1936 (Destino). La edición es de Xavier Pericay.

La verdad, asusta ver que muchas de las cosas que nos preocupan, como la violencia izquierdista en la calles, los deseos de muchos exaltados de destruir lo existente para construir su utopía y la pusilanimidad del Gobierno para imponer la ley, se repiten ahora.

En la crónica publicada el 19 de mayo de 1931, Pla resume la conferencia que impartió el economista Miquel Vidal i Guardiola en la casa de Cataluña sobre el aspecto económico del problema catalán, como aí lo llama Pla. Reproduczco el párrafo más sustancial.

Vidal, ante estos sensacionales problemas, pidió una investigación objetiva de las relaciones económicas entre Cataluña y el resto de España. Sospecha Vidal, sin embargo, que esta investigación nos llevaría a la necesidad de aceptar que la economía catalana es complementaria de la economía peninsular y que la separación sería tan fatal para Cataluña como para España. Desde un punto de vsta de civilización, la disociación de la enorme cantidad de esfuerzos que hay acumulados en la economía del país como un todo sería un crimen contra los intereses generales.

Como se ve, ya se sabía en 1931 que la separación sería un desastre económico y que el Espanya ens roba era mentira (si la economía catalana es complementaria de la española, no hay expolio, sino transferencias más o menos equilibradas, en las que todos ganan). Pero también la negación de los hechos y datos económicos se repite hoy como en 1931.

Cuando se niegan los hechos y se sustituyen por los sentimientos, poco se puede hacer, salvo apartarse del perturbado hasta que recobre la razón... o internarle en un manicomio.

EL SILENCIO NO ES RENTABLE
Omertá
Antonio Alarcó www.gaceta.es 11 Septiembre 2014

La Omertá es un código de honor que prohíbe colaborar con las autoridades legalmente constituidas, bien para informar sobre delitos que se conocen o bien para buscar la propia justicia.

“Le haré una propuesta que no podrá rechazar”. Sin duda, esta es una de las frases más conocidas de la trilogía de El Padrino, una obra escrita por Mario Puzo y llevada a la gran pantalla por el director de cine Francis Ford Coppola en el año 1972.

Considerada por los críticos como una de las mejores películas de la historia, narra la vida del clan de la mafia Corleone, y más allá del hilo narrativo que no pretendemos contarles, queremos hablar de un concepto que rodea a la Cosa Nostra: la Omertá o ley del Silencio. Como siempre decimos el silencio no es rentable, ni tiene que ver con la prudencia.

Si bien etimológicamente hay varias teorías sobre su origen, las definiciones coinciden en señalar que la Omertá es un código de honor que prohíbe colaborar con las autoridades legalmente constituidas, bien para informar sobre delitos que se conocen o bien para buscar la propia justicia.

El escritor y antropólogo Anton Blok, famoso por sus estudios sobre la mafia siciliana, describe a este pacto de silencio como la prohibición categórica de la cooperación con las autoridades estatales o el empleo de sus servicios, incluso cuando uno ha sido víctima de un crimen.

Numerosos escritos y textos que hemos leído sobre este tema ponen en duda si este pacto de silencio o código de conducta se debe a una expresión de consenso social en torno a la mafia o si por el contrario es una actitud que se toma basada en el miedo.

Si bien la segunda opción podría llegar a entenderse, no en vano esta emoción viene provocada por la percepción de un peligro, la primera sí que es reprobable. Y parece que últimamente encontramos ejemplos de cómo en algunas familias, Comunidades Autónomas de nuestro país, organizaciones sindicales, o en partidos políticos se ha extendido la Omertá.

No pretendemos aquí auparnos como jueces, pues ese no es nuestro trabajo, pero sí hacer una reflexión de qué ha pasado y qué está pasando, y en qué hemos fallado, para aún teniendo la sospecha de que algo se está haciendo mal muchas veces prefiramos mirar para otro lado, con ese silencio tan propio de los mafiosos.

Cursos de formación, facturas falsas, paraísos fiscales, empresas ficticias, por poner algunos ejemplos, están a la orden del día en los medios de comunicación, y parece que por hastío o resignación nos hemos acostumbrado a ellos. Y esto es tan peligroso como la Omertá.

Ahora bien, no es menos cierto que la gente mayoritariamente es normal y honrada, pero también existe la mezquindad. Por eso, estamos convencidos de que la lucha contra la Omertá es la participación ciudadana.

Hoy más que nunca es necesario ser más activos en la regeneración democrática, desde cualquier ideología y como ciudadano, que corrija los errores del sistema porque es una obligación de todos los que formamos parte de la vida pública acabar con una lacra que pone en peligro el Estado de Bienestar y la recuperación económica.

En esto está trabajando ahora mismo el Gobierno de España que ha incluido en su agenda un plan de medidas para luchar contra la corrupción. Así, ha aprobado la primera Ley de Transparencia, ha fortalecido las penas en delitos como la prevariación, el cohecho o el tráfico de influencias, amén de incluir medidas pioneras contra la evasión fiscal y la regulación de los altos cargos de la administración.

El Ejecutivo Central ha abierto el diálogo a todas las formaciones políticas para lograr un gran pacto por la regeneración democrática que incluya medidas en materia de financiación de partidos, límites de aforamiento e indultos, o la elección directa de alcaldes, entre otras.

Confiamos en que las demás fuerzas políticas recojan este guante porque es una oportunidad de diálogo sincera que busca reforzar nuestro marco institucional para reforzar los derechos de los ciudadanos, la equilibrada distribución del poder, y la credibilidad del compromiso de los servidores públicos.

Recuerden: el silencio no es rentable.

Cataluña
El farsante de Oriol Junqueras
Antonio Robles Libertad Digital 11 Septiembre 2014

En esta farsa que vivimos a diario en la sociedad catalana, la última extravagancia es considerar a este Oriol Junqueras como el líder político local más inteligente. Desde luego, si es por los resultados electorales, no hay ninguna duda; aunque habría que discernir si es por su talento o por la mediocridad de Artur Mas.

La caverna mediática del nacionalismo confunde inteligencia y talento con astucia y fanatismo. Sin lugar a dudas, Junqueras es tan astuto como manipulador: reduce los problemas complejos de la vida a cuatro mantras que repite como un loro: "España nos roba", "Con la independencia, Cataluña será rica y plena", “La democracia es el derecho a decidir”, “La democracia es poder votar”, “Sin el expolio fiscal, cifrado en 16.000 millones de euros, Cataluña no tendría crisis ni paro”, “Cataluña tiene derechos históricos que la Constitución española no reconoce”. Y, no contento con tanta complejidad racional, ahora llama a la “desobediencia civil” en nombre de Martin Luther King. Ni él es Luther King ni España es una sociedad segregacionista. Que se deje de bromas y comparaciones obscenas. El egoísmo de su nacionalismo, comparado con el altruismo de Luther King, no da ni para un chiste malo. Deje de hacer el ridículo y ofender a quien dio su vida por eliminar las diferencias entre los seres humanos y no por separarlos.

Píldoras para derrotar al pensamiento racional, coartada perfecta para suscitar los instintos egoístas más ruines del ser humano sin mala conciencia, y un programa político simple para que cualquier botarate pueda indignarse ante el enemigo exterior. A esto se le llama demagogia, corrupción del alma, engaño, utilización sentimental del pueblo para convertirlo en rebaño. Esto no es talento ni es inteligencia, sino astucia perversa y fanatismo. Sobre todo fanatismo, porque para hacer creer a los demás estas simplezas antes ha de estar uno persuadido de su valor. Y solo los fanáticos creen en sus propios delirios. He ahí su fuerza para hacérselos creer al pueblo.

Curiosamente, Oriol Junqueras no parece fanático en las formas, aunque lo sea profundamente en sus objetivos; muy al contrario, aparece ante la opinión pública como bonachón y sincero. Ni una cosa ni la otra: en sus intervenciones parlamentarias sobre el derecho a decidir ha repetido como un loro la palabra democracia. Docenas de veces. Como los fascistas posmodernos, se cobija bajo el techado de conceptos hermosos para evitar que huelan a mierda sus propuestas. Esa astucia no es la de un hombre honesto, sincero o entrañable, sino la de un cura carlista revenido.

Dos ejemplos bastan. En una entrevista de El Mundo llegó a decir sin venir a cuento: "El castellano será idioma oficial en la futura república catalana". En esta simpleza podemos apreciar la falsedad del personaje: ¿a quién se le podría ocurrir decir que los negros no serían excluidos en una futura república catalana sino a un redomado racista? ¿O es acaso de recibo que alguien pudiera asegurar en pleno siglo XXI que en una futura república catalana las mujeres seguirían teniendo derecho al voto…?

¿A esto se le llama talento? La inteligencia es la capacidad para adaptarse a la realidad y no sucumbir en ella ni dañar a los demás. De momento, farsantes como Oriol Junqueras están dividiendo a la sociedad catalana. La consecución de su sueño, desgraciadamente, pasa por excluir a todos los que no estamos de acuerdo con él. ¿Es esto inteligente? A Napoleón, a Hitler, a Stalin o a Castro se les ha considerado inteligentes, pero sus obras siempre acabaron en desgracias humanas colosales. No basta con ser astuto y ganar la partida a místicos como Artur Mas; es preciso, sobre todo, no envenenar la sangre de los vivos en nombre de la sangre derramada de los muertos. Y en esto Oriol Junqueras, Artur Mas y todos sus profetas son maestros consumados. Habrían de reflexionar. Las tragedias siempre estuvieron propiciadas por líderes que se creyeron genios pero cometieron el mayor de los errores que un ser humano pueda cometer: ser la causa de la ruina de sociedades enteras y de la muerte de millones de personas. ¿Creen que personajes como éste pueden garantizarnos sosiego, o por el contrario alimentar odios?

Terrorismo
Epidemia moral
Francisco José Alcaraz Libertad Digital 11 Septiembre 2014

En estos últimos años los españoles leen con asombro noticias, esporádicas pero que se magnifican por muchos medios de comunicación, sobre la peticiones de perdón o lamento del daño causado por algunos asesinos de ETA.

La falta de interés e información o los intereses compartidos hace que muchos ciudadanos vean estos gestos como un cambio en los asesinos de ETA.

Da la sensación de que, como si de una epidemia se tratase, los asesinos hayan decidido de repente lamentar el daño causado. Nada más lejos de la realidad, estos semiarrepentimientos son un nuevo fraude de ETA.

En el proceso de negociación iniciado por Zapatero y mantenido por Rajoy se contemplaba la petición del perdón por las dos partes. Es decir, que es un perdón programado.

Curiosamente, los que ahora se lamentan han tenido muchos años para poder hacerlo, pero lo hacen porque conlleva beneficios penitenciarios o excarcelaciones.

Casi 400 asesinatos se han quedado sin esclarecer, y sus autores gozan de una impunidad que mantienen gracias a los que supuestamente están arrepentidos.

Un asesino que es capaz de matar a una familia entera, niños incluidos, ¿qué problema tendría en mentir si ello le supusiera la excarcelación o una reducción de su condena?

El asesinato es un pecado aún mayor que la mentira, y de ambos obtienen beneficios los asesinos de ETA.

Si estuviéramos ante arrepentimientos genuinos, ningún terrorista pediría contrapartidas, pues su conciencia no le permitiría comerciar con el dolor causado para su beneficio. Más de un terrorista se hubiese quitado la vida si realmente hubiera llegado a admitir y asumir el daño infligido a tantas familias destrozadas.

ETA mata, miente, está en su naturaleza, pero lo que me preocupa es que lo hace porque se le permite, y esto es debido a que la sociedad se encuentra domesticada por nuestros gobernantes para que asuma cualquier cesión ante ETA y abandone las reivindicaciones de MEMORIA, DIGNIDAD Y JUSTICIA.

ESCASA REPRESENTACIÓN INSTITUCIONAL
Víctimas y Gobierno, cada vez más lejos
Juan E. Pflüger www.gaceta.es 11 Septiembre 2014

Al homenaje a los asesinados por Inés del Río en República Argentina no acudieron representantes oficiales de Interior ni de la Guardia Civil.

Una de las principales quejas de las víctimas del terrorismo en el acto de homenaje a los asesinados por ETA en la madrileña Plaza de la República Argentina, organizado por la Asociación Plataforma de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo (APAVT), fue la escasa presencia institucional en la misma. Allí murieron cuatro guardias civiles, pero –como señaló Alfonso Sánchez, secretario general de la AVT- no había ningún representante institucional del cuerpo, tampoco los había del ministerio del Interior.

El único representante del Ejecutivo fue Joaquín Silguero Estagnan, secretario general de la Administración de Justicia, que al final del acto atendió a GACETA.ES. No dudó en afirmar que entendía el sentimiento de las víctimas de quienes dijo que “formaban parte de una etapa de la Historia de España que esperamos que no vuelva a suceder” y aseguró que “desde el ministerio al que pertenece se está trabajando para mejorar la situación de quienes han padecido “tan directamente el terrorismo”.

En esta línea alabó el papel que jugará el “Estatuto de las víctimas que impedirá que a éstas le ocurran cosas desagradables que venían ocurriendo, algo que pretendemos cambiar”. El Estatuto ha sido criticado duramente por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), la mayoritaria, al considerar que no se ha tenido en cuenta las alegaciones que presentaron los colectivos que representan a las víctimas.

También ha asegurado que el Ejecutivo pretende “que se mantenga viva la memoria” de quienes fueron asesinados “elegidos al azar en un pulso en el que se pretendía doblegar al Estado.
Concejal del distrito

También estuvo asistió al homenaje Luis Miguel Boto Martínez, concejal del distrito de Chamartín en el que se produjo el atentado. En declaraciones a este diario explicó que “la ciudad de Madrid ostenta el triste récord de ser la ciudad más castigada por el terrorismo, y el distrito de Chamartín sufrió algunos de los más sangrientos”. Entre los que citó Boto destacan el de República Argentina, el de República Dominicana o el de López de Hoyos.

Preguntado por el apoyo del Ayuntamiento a las víctimas, no dudó en señalar que “siempre ha apoyado a las víctimas” y citó dos actuaciones, la inauguración de los jardines de Miguel Ángel Blanco y la cesión de una sede a la Fundación Miguel Ángel Blanco. Ambas favorecen a la asociación más vinculada al Partido Popular a través de la hermana del edil de Ermua asesinado, Maria del Mar Blanco, que es asesora en materia de terrorismo del Grupo Parlamentario Popular.

Boto se mostró muy sorprendido por la exclusiva que la semana pasada publicó este periódico en la que se aseguraba que Ana Botella anunciaría en pocos días su decisión de no presentarse a la elección como alcaldesa de Madrid. En este sentido el concejal del distrito de Chamartín aseguró haberse enterado el mismo día y valoró el papel jugado por la alcaldesa como “una gran contribución. Ana Botella ha sido una extraordinaria alcaldesa. Tomó las riendas en una situación económica muy complicada, pero la ciudad ha seguido adelante sin merma en los servicios públicos y con una importante rebaja de la deuda”.

Tras el acto, los asistentes se retiraron poco a poco. Pero entre los que pudo hablar este diario, el sentimiento era unánime: la única forma de que hagan caso a las asociaciones de víctimas es volver a hacerse presente en las calles. Así se lo trasmitieron varios de ellos a los dirigentes de las asociaciones allí presentes: APAVT y AVT. Por lo que parece, todo está en manos del Gobierno que es quien debe dar los siguientes pasos en materia de legislación sobre las víctimas del terrorismo.

Otras tres escuelas deberán garantizar educación bilingüe
Los tres nuevos casos se suman a los cinco del curso pasado, y unas 35 familias están a la espera de una resolución judicial.
Redacción www.cronicaglobal.com 11 Septiembre 2014

Continúa el goteo de sentencias que obliga a la Generalidad a cumplir la ley y garantizar la enseñanza con el castellano también como lengua vehicular, al menos en el 25% de las materias, a los alumnos que así lo hayan requerido acudiendo a la justicia. Esta vez, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) obliga a tres nuevas escuelas, en la provincia de Tarragona, a ajustarse a la legalidad.

Según informan El Diari de Tarragona y, a través de fuentes de la Consejería de Educación, Europa Press, el TSJC ha notificado a los centros Cèsar August de Tarragona, Voramar de Salou y Els Cossetans de Cunit que han de garantizar la enseñanza en castellano, al menos en el 25% de las clases, a tres alumnos, uno en cada centro. El TSJC emitirá proximamente la correspondiente interlocutoria.

Estos tres casos de alumnos a los que la justicia obliga a dar una escolarización bilingüe, de acuerdo a la ley, se suman a los cinco del curso pasado. Se prevé que haya más decisiones judiciales parecidas, ya que cerca de 25 familias han acudido ya a la justicia para que defienda sus derechos en esta cuestión.

Los autos de enero

En enero, y después de diversas sentencias en el mismo sentido en los últimos años -siempre ignoradas por la Generalidad-, el TSJC emitió cinco autos en los que ordena impartir, al menos, el 25% de las horas lectivas en castellano a otros tantos alumnos, incluyendo como mínimo una asignatura troncal y la de lengua y literatura castellana. El tribunal especificó que el recurso habitual de la Generalidad para eludir la ley, la denominada "atención personalizada", no es válido en estos casos.

En las cinco resoluciones, el TSJC establece que el catalán debe ser considerado como el "centro de gravedad" del sistema educativo, si bien fija una presencia mínima del español como lengua vehicular en una cuarta parte de las horas lectivas.

Es la primera vez que un tribunal garantiza un porcentaje mínimo de uso de una lengua en Cataluña. Hasta ahora, el TSJC había ordenado a la Generalidad que, si los padres lo reclamaban, adoptara "cuantas medidas sean precisas" para adaptar el sistema de enseñanza lingüística a la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre el Estatuto, que consideró también al castellano como lengua vehicular de la enseñanza en Cataluña junto con el catalán, en base a otras sentencias previas del TC.

separatismo en cataluña
Adoctrinamiento nacionalista en Cataluña: Publican ‘El abecedario de la independencia’ para niños de tres años
Andreu Oms Minuto Digital 11 Septiembre 2014

La Galera publica el libro ‘El abecedario de la independencia’, destinado a niños “a partir de tres años” y que, en palabras de la editorial, “descubre las palabras más importantes para entender el proceso nacionalista de Cataluña”.

El libro tiene un precio de 6,95 euros e incluye “ilustraciones de Roser Calafell y un póster gigante de regalo”. La Galera también publica, por otra parte, ‘Súper pinta y escribe Cataluña’, una “nueva entrega del formato XXL de nuestros best sellers, la maleta Súper Pinta y escribe dedicada a Cataluña”.

“Tres cuentos en uno: ‘El abecedario de Cataluña’, ‘El Once de septiembre’ y ‘Mi primera historia de Cataluña’ ahora, para pintar y repasar el texto. Con adhesivos para decorar y una hoja para colorear tu senyera”, indica la editorial. Este libro tiene un coste de 16,95 euros y también está destinado a niños “a partir de 3 años”.

La Galera informa que estos son “nuevos títulos de nuestra colección de best sellers dedicados a Cataluña y al proceso independentista. La colección estrella de La Galera con 350.000 ejemplares vendidos”.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Los separatistas nos quieren robar el voto

Antonio Pérez Henares Periodista Digital 11 Septiembre 2014

Llevan tanto tiempo con la soflama de su derecho a decidir, su queja de que no se les quiere dejar votar y su reclamación de un derecho que entienden como principio y cúspide democrática que las consignas han llegado a calar no solo entre los catalanes, que han calado y mucho, sino entre el resto de España que, en un primer vistazo topan con algo que parece de estricto derecho. Pero, como en tantas ocasiones, lo que lo que esconde tras su aparente contundencia y simplicidad es una sibilina pero contundente mentira. En realidad lo que pretenden no es, ni mas ni menos, que expropiarnos nuestro derecho y robarnos, tan aficionados ellos a proclamar el latrocinio, nuestro voto.
Porque eso es lo que supone que ellos y solo ellos decidan sobre algo sobre lo que tenemos derecho a decidir todos, expoliarnos nuestro voto sobra algo de lo que todos debemos opinar, como todos opinamos cuando tocó ponerlo en marcha. Porque fuimos todos, ellos incluidos, los que firmamos y votamos el pacto, las leyes y la Constitución donde tiene cabida su Estatut de Autonomía. Y habríamos de ser todos quienes a la hora de modificar, retocar o incluso romper tal situación debieramos pronunciarnos.

Ese es el principio esencial en el que no cabe cesión ni renuncia alguna, es la linea roja que el Gobierno y los representantes del Estado, incluido el propio Mas, estan obligados a respetar, cumplir y hacer cumplir. El propio presidente Mariano Rajoy no puede, en el caso de querer, que tampoco quiere, hacer ninguna otra cosa que cumplir la ley, que emana de ese derecho de esas soberania del conjunto del puebloe español sobre la totalidad de España. Porque sin ello ni siquiera existe España. Si todos y cada uno de los territorios autonómicos plantean ese su “derecho a Decidir”, cada cual sobre los “suyo”, España y los españoles dejan de existir y su ciudadanía de ser depositaria de derecho ni soberanía alguno.

Hoy cientos de miles de catalanes proclamarán en las calles lo contrario. Mañana sera momento de tabular y aquilatar fervores y efervescencias. Pero hoy ya puede decirse que, por muchas voces y “uves” que den y hagan, lo que no es de recibo por el resto, ni siquiera para bastantes de los propios catalanes mismo, es que de lo se suponen con derecho sea acosta de violar y apropiarse de los derechos de los demas.

Estoy seguro que el fervor separatista, en esa Diada por ellos secuestrada como de su exclusiva propiedad, será mucho y hasta creciente, aunque el número y los ánimos en el fondo sean algo menguantes. Porque que son cada vez más son los que perciben que el camino no lleva a ningún sitio y puede acabar en una tremenda frustración. Pasada la exaltación nacionalista la realidad vuelve a asomar. Los tiempos se agotan y el día 9 de noviembre como fecha de Damocles pende sobre las cabezas. Sobre todo sobre aquellas que lo fiaron todo a su imposición. Sobre todo a lo demás .
Es la fecha decisiva, aunque ya hay otras, la del día 19 de septiembre es la próxima anunciada. El día en que aprobara la ley de Consultas, que pretende dar amparo al referendum ilegal. Pero la fecha que de verdad ahora puede tener mayor significado y relevancia no es esa sino la del día anterior. Y no porque vaya a suceder algo aquí. Si no por lo que ese día puede suceder en Escocia. No es una situación ni en la historia ni en su evolución, igual pero si coincide en el objetivo. La secesión. Si el Si triunfa en Escocia el puchero catalán hervirá. Pero si la unión sale victoriosa, eso ayudará a que el caldo catalán se empiece a enfriar.

Adaptación a la catástrofe

Aleix Vidal-Quadras www.gaceta.es 11 Septiembre 2014

El desgarro interno de la sociedad y demás desgracias no hacen mella en la obsesión de Mas por dejar de ser español.

Artur Mas ha advertido a los catalanes que la independencia tiene un precio a la vez que vaticinaba que los factores de la economía se adaptarán a una Cataluña separada de España. Estas dos observaciones del heredero del Muy Imputable representan una curiosa lógica que pone de relieve los extraños mecanismos que rigen el funcionamiento de un cerebro nacionalista. Los seres humanos sensatos que tienden a actuar racionalmente buscan lo que les beneficia e intentan evitar lo que les perjudica, y en concordancia con estos sanos propósitos toman sus decisiones y orientan sus acciones. Un nacionalista identitario no hace eso, sino que primero se fija una meta absurda, peligrosa y destructiva y a continuación conduce su estrategia y determina su actuación en función de este fin deletéreo. Mas no analiza los pros y los contras de la secesión de manera objetiva para seguidamente marcar una trayectoria, como haría un homo sapiens normal. Postula dogmáticamente que Cataluña ha de disponer de un Estado propio desgajado de España sin que le importen las consecuencias, por nefastas que sean.

La salida de la Unión Europea y de la zona euro, la pérdida de la condición de miembro de la OTAN, de la OCDE, del Consejo de Europa y de Naciones Unidas, la fuga masiva de capitales, la estampida de decenas de miles de ciudadanos -obviamente los más preparados, los más emprendedores y los más creativos- hacia otras regiones de la península o hacia otros países, el incremento brutal del desempleo, la incapacidad de sostener los servicios públicos y de pagar las pensiones, el desgarro interno de la sociedad del Principado y demás desgracias que se abatirán sobre una Cataluña arrancada de su matriz histórica, jurídica, cultural, comercial y política, no hacen mella alguna en la pétrea obsesión del Presidente de la Generalitat por dejar de ser español. Este tipo de comportamiento incomprensible y de desconexión con la realidad es típico de un neurótico que, dominado por su visión patológica del mundo, pierde contacto con las cosas tangibles y comprobables y se arroja a un volcán ardiendo impulsado por una mente trastornada.

Unos medios de comunicación públicos férreamente controlados acompañados de otros privados generosamente subvencionados, un sistema educativo fanatizado y una sociedad civil colonizada por el clientelismo, han hecho que semejante disparate sea aceptado por millones de catalanes, privados del elemental instinto de supervivencia que les permitiría reaccionar y salvarse del desastre que les amenaza. La Diada se transforma así en la Fiesta de la Demencia, en la que una muchedumbre frenética de orates se dispone con entusiasmo a la hecatombe. El despertar de esta pesadilla será muy amargo y entre las ruinas materiales y espirituales de lo que era una Comunidad próspera, moderna y civilizada estallará un llanto de arrepentimiento tardío. Las generaciones futuras se harán cruces e intentarán infructuosamente comprender las razones de tal suicidio colectivo.

Cataluña
La tomadura de pelo de 1714
Jesús Laínz Libertad Digital 11 Septiembre 2014

Trescientos años desde el 11 de septiembre de 1714. Trescientos años desde el día en el que se rindieron en Barcelona los últimos defensores del candidato Habsburgo al trono de España. Trescientos años desde que los Tres Comunes redactaran, a las tres de la tarde en el portal de San Antonio, el bando, proclama o pregón que resume y culmina toda la Guerra de Sucesión y que, como escribió Víctor Balaguer,

bastaría por sí solo a eternizar aquel día memorable; hecho que no creo tenga igual ni parecido, y que viene a ser clara demostración de que Cataluña luchaba por la libertad y por España.

Indudablemente, todo eso ocupa un plano secundario en las Diadas actuales, centradas en una reclamación política casi desnuda de legitimaciones históricas. Pero no se habría llegado a este punto sin cuatro décadas de intoxicación casanovista. Hoy no habría "España nos roba" sin el previo "España nos invadió".

Así que, trescientos años después, un par de preguntas necesitan respuesta. Contesten los gobernantes nacionalistas la primera: ¿por qué el testimonio principal de aquella guerra, su relato más completo, escrito por uno de sus más importantes protagonistas, ha dormido tres siglos en el Österreichisches Staatsarchiv de Viena sin que a ningún Gobierno nacionalista jamás se le haya ocurrido publicarlo? Se trata de las Narraciones históricas de Francisco de Castellví y Obando. Capitán de la Coronela, participó en la batalla final del 11 de septiembre y en la confección del mencionado bando de los Tres Comunes. En 1726, a pesar de la amnistía general, se instaló en la corte del Archiduque Carlos, ya emperador, donde dedicó sus treinta últimos años a redactar con enorme minuciosidad la historia de lo sucedido en España y Europa en aquellos bélicos tiempos. Para ello utilizó los documentos que llevó consigo, los testimonios de otros compañeros de exilio y los que solicitó por carta a otros protagonistas que habían quedado en España, entre ellos Rafael Casanova.

Pues bien, tan esencial documento, que su autor no logró editar en vida, ha sufrido la indiferencia de unos gobernantes nacionalistas para los que tan fácil habría sido promover su edición. Y bien a mano lo han tenido, pues Salvador Sanpere i Miquel, que había tenido la paciencia de copiar en Viena el manuscrito de Castellví para documentarse para la redacción de su Fin de la nación catalana (1905), donó su copia al Institut d’Estudis Catalans en 1916. Pero desde entonces sólo ha servido para criar polvo tanto en las estanterías de dicha entidad como actualmente en la Biblioteca de Catalunya, en cuya sección de manuscritos sigue durmiendo el sueño de los injustos con el número 421. Tuvo que ser la carlista Fundación Francisco Elías de Tejada y Erasmo Pèrcopo la que en 1997 publicara tan esencial documento. ¿Por qué no habrán tenido interés en difundirlo los dirigentes del movimiento político que, sin embargo, lleva un siglo agitando a las masas con la supuesta ofensa recibida de España en aquellos días? ¿Tendrá algo que ver en ello el hecho de que el texto de Castellví evidencia palmariamente el carácter de guerra sucesoria española que tuvo la lucha, el afán de todos los protagonistas por dar la vida por el que consideraban legítimo titular del trono de España, el enfoque completamente español que el autor dio a una obra que comenzó con un repaso a la historia de España desde sus orígenes, su lamento porque se tratase de una guerra civil en la que "la nación española fue homicida de sí misma" y el convencimiento de los barceloneses, tan claramente expresado, de ser el último baluarte de la libertad e independencia de España?

Contesten los ciudadanos catalanes, especialmente los nacionalistas, la segunda pregunta: ¿cuántos han tenido la oportunidad de leer el bando del 11 de septiembre? ¿Cuántos conocen siquiera su existencia? ¿A qué escolar se le ha mostrado en clase de historia el texto que escribieron los defensores barceloneses para incitar a sus paisanos a dar su vida "por la libertad de toda España"? Las fuentes originales tienen el grave inconveniente de dejar en evidencia a los falsarios. Por eso los nacionalistas huyen de ellas como vampiros ante agua bendita. Pues si alguna vez se diera lectura a las palabras con las que se resumen los afanes que movían a los defensores de Barcelona, quizá el inmenso artificio nacionalista comenzara a agrietarse.

¿Por qué no aprovechar este tercer centenario para recordar a los catalanes su pasado? ¿Por qué no poner en el Fossar de les Moreres, en la fachada de Santa María del Mar, una placa con el texto del bando del 11 de septiembre de 1714? No puede haber mejor manera de rendir homenaje a los protagonistas del día, de recordar los ideales que les movieron a dar sus vidas y de mostrar respeto por la Cataluña de verdad.

Jesús Laínz, autor de España contra Cataluña (Encuentro).

La manipulación de Arturo Mas
LUIS MARÍA ANSON El Mundo 11 Septiembre 2014

DENUNCIADOS por los medios de comunicación, acosados por la maquinaria en marcha de la Justicia, investigados por el Centro Nacional de Inteligencia, algunos dirigentes de Convergencia tratan de zafarse de las sombras de la corrupción envolviéndose en la bandera estelada del secesionismo. Solo eludiendo la acción judicial española podrán salvarse del desprestigio y la pública vergüenza. Durante largos años la contratación de obra pública en Cataluña estuvo gravada como práctica habitual desde el 3% hasta el 20%.

Con el desafío soberanista, aparte de otras cuestiones sustanciales, se trata de preservar el gran negocio de Convergencia a lo largo de muchos años en el gobierno de la Generalidad. Maragall levantó la punta del iceberg en el Parlamento. Los servicios de inteligencia cerraron el círculo provocando la declaración de Pujol y el hundimiento de la credibilidad convergente.

Genuflexo ante ERC para salvarse de su fracaso electoral, Arturo Mas está gastando cantidades ingentes de dinero público en favor del secesionismo, acentuando además la manipulación de la opinión pública y de la Historia. Al mundo intelectual serio, con Vargas Llosa a la cabeza, le produce náuseas el sectarismo con que se desvirtúa la verdad. Entre 1700 y 1714 nadie luchaba en Cataluña ni por la independencia ni contra España. Dos grandes casas reales se disputaban la sucesión de Carlos II: los Borbones y los Habsburgos. Pedro J. Ramírez ha tenido el acierto de recordar en vísperas de la Diada un texto cien veces citado, atribuido a Narcís Feliu de la Penya, que alienta a los defensores de Barcelona en 1714 a morir «por su Rey, por su honor, por la patria y por la libertad de toda España». Esa es la verdad, con todas las veladuras y matices que se quieran añadir. La guerra de Sucesión en la que finalmente se impuso Felipe de Borbón sobre Carlos de Habsburgo no condicionó en ningún momento la unidad de España.

Sería absurdo, sin embargo, caer en la trampa de debatir la realidad histórica. Lo que trata de encubrir, al menos en parte considerable, el proceso secesionista es la corrupción de algunos dirigentes de Convergencia que se han forrado los bolsillos con dinero público a costa de los contribuyentes. Arturo Mas, polichinela al servicio de Oriol Junqueras, trata de salvarse del escándalo desvelado por Maragall y acentuado por la confesión pujolista. Mas, conseller en cap de Pujol, firmó entre 1995 y 1997 contratos por valor de 2.200 millones de euros, bajo la presunción hoy de suculentas mordidas.

Luis María Anson, de la Real Academia Española

Cataluña
El país de las mentiras
Sabino Méndez Libertad Digital 11 Septiembre 2014

La pregunta que estos días se hace todo el mundo fuera de Cataluña es: ¿cómo ha sido posible que los empresarios perjudicados por la mafia de intereses que movía el nacionalismo institucional no lo denunciaran ni promovieran medidas judiciales, permitiendo que la omertá durara tantos años? La respuesta es sencilla pero sutil: la eficacia de la red clientelar del nacionalismo ha residido en la cuidadosa administración de los beneficios. El empresario ajeno a la red no estaba amordazado, sino que tan solo se le ponía un techo. Tú ganarás cincuenta (o veinte, o quince: la importancia fijaba tácitamente el techo de cada cual) si yo gano cien. Pero si denuncias mis cien, no ganarás nada y ya te puedes ir a trabajar a otro sitio. Y perderás para siempre la posibilidad de ser tú algún día el que esté en el ajo. La red clientelar del nacionalismo pujolista ha sido un enorme ejemplo de cómo manejar a beneficio propio la codicia humana. Porque casi todo el mundo aceptó ese juego, unos porque pensaron que menos era nada y otros porque no les quedaba otro remedio para sobrevivir en la zona. Tan solo aquellos cuyos ingresos dependían del exterior podían permitirse el lujo de levantar la voz, pero como eran pocos y viajaban mucho era tarea fácil para la propaganda institucional tildarlos de excéntricos.

Gozando de la excepción del excéntrico, decido estos días irme a dar un paseo por el núcleo de las conmemoraciones nacionalistas del 1714. En el Fossar de les Moreres a los catalanes que discreparon del carlismo se les llama todavía traidores en piedra institucional. Y a los otros, mártires. Aparte de un enorme ejemplo de maniqueísmo y de pedagogía del odio, la palabra mártir en ese contexto muestra a las claras que aquí las instituciones públicas siguen discurriendo por los terrenos de la religión, cual estado islámico en versión democrática. Paseando hasta un poco más allá, llego al ridículo del edificio del antiguo mercado de El Borne, otro ejemplo que enlaza al catalanismo con el despilfarro público del ladrillo español de los últimos años. Un ejemplo de cómo eliminar una gran biblioteca pública que en su proyecto original tenía que estar abierta las 24 horas, y de cómo hacerlo en aras de la cursilería ambiente. La biblioteca no se ha hecho. El espacio se ha dedicado finamente a sacralizar unos restos urbanos de la Barcelona de 1714, con un intento de darles, tal como hicieron los italianos con su foro en Roma, un aire clásico pero en versión cutre. Para rematar ese grotesco origen, han colgado estos días unas lamparitas y unas telas de bajo presupuesto (la crisis) que le dan cierto aire de teatrillo de títeres. El objetivo es conseguir un efecto menestral catalán, pero como está mal hecho el resultado es más de patio andaluz (en nivel parvulario de manualidades) que otra cosa. Por las paredes han colocado frases que, tosca y grotescamente, ensalzan a las patrias como maquinarias de sacrificio humano. Solo un cerebro lleno de materia fecal podría aceptar toda esa épica desbordada que niega lo mejor de la tolerancia, el pacifismo y la racionalidad de lo humano. El panel dedicado a Carrasco i Formiguera debe de haber sido concebido por un acérrimo enemigo inconsciente de los democristianos. Repite tantas veces la palabra Jesús que dan ganas de decir achís. O hachís, que es lo que se debía de haber tomado el autor en el momento de la inspiración. Uno sale con la perversa idea de usar a partir de entonces todas las banderas únicamente como papel higiénico.

Una última nota sobre la cursilería ambiente: compro unos tomates para la cena en el súper de al lado de El Borne. Es una marca ecológica. Miro la etiqueta para ver los ingredientes y pone (el ejemplo es literal, no lo invento): cultivados con mucha ternura. Hombre, yo necesitaría un poco más de información; esa información que nos ha sido tan escamoteada a los catalanes en las últimas décadas. El ingrediente principal: la ternura. Vaya. No hay criatura más insensible que un sentimental, ese ciudadano que confunde la sensibilidad con el sentimentalismo, que confunde la educación y las buenas maneras con los diminutivos.

Todo señala la ruptura del relato nacionalista, las grietas en ese relato cursi; un relato inconsistente que necesitaba para mantenerse en pie que estuvieran siempre prietas las filas. Por eso, los convergentes que salen estos días en TV3 parecen asustados y desencajados. No hacen más que insistir (muchas veces sin que venga demasiado a cuento) sobre el mensaje de la unión de los catalanistas. Pero esa unión ha saltado por los aires con la confesión de Pujol. El miedo de los convergentes, sean de viejo o nuevo cuño, se nota en el aire desesperado que tienen los noticiarios de TV3 estos días. El buque insignia del pujolismo navega a la deriva. Sus telediarios buscan abrir cada día con cualquier tema relacionable con la consulta, en bloques de dos o tres, incluso aunque sean traídos por los pelos, para intentar insistir en la unión imaginaria. Desfilan las Gispert, Forcadell, etc. con cara de plancha y desconcierto ante cualquier pregunta incisiva sobre la realidad y la legalidad. Forcadell aparece y dice en la entrevista estrella matinal que el referéndum será la votación más importante de nuestras vidas. Grandes risas en los núcleos urbanos porque, ocupados en cosas verdaderamente más importantes (los hijos, el amor de sus cónyuges, la pensión de sus abuelos), los catalanes detectan que lo que Forcadell reconoce es que esa simple votación va a ser lo más importante de su vida. Y qué vida más triste aquella cuyo momento cimero debe ser un referéndum. Hace pensar que confunde los asuntos públicos con sus aflicciones estrictamente personales.

Pero una gran parte de la calle está cansada de tanta farsa épica y sentimentaloide. Antes, por estas fechas, todas las librerías colocaban su pequeño rincón de aparador dedicado a los hechos de 1714. Unos lo hacían por convencimiento nacionalista y otros para no ponerse a malas con las instituciones y perjudicar las posibilidades de negocio. Este año, olfateando la debilidad de la bota nacionalista institucional, la gente ha hecho más lo que ha querido y los escaparates de 1714 han disminuido. Se ven menos en las ciudades y se conservan en las poblaciones rurales con un aire más disminuido, casi doméstico, un poco rancio. Los libros victimistas son de los autores habituales, que ya, de conocidos, tienen un poco cansada a la población. Hay que pensar que en la Cataluña actual los libros de Historia que se promocionan con medios no los escriben los historiadores con la preparación pertinente, sino los presentadores de televisión.

Este once de setiembre saldrán a manifestarse los seiscientos mil de siempre y TV3, también como siempre, dará a entender que han sido más de un millón. Será interesante ver cómo da cuenta TV3 de la diada, porque la emisora autonómica es el mejor termómetro sobre las peleas ocultas dentro de Convergencia. Sobre todo, desde que se rumorea por aquí que las subvenciones van a empezar a favorecer al grupo Godó para desmantelar la sobredimensionada maquinaria publicitaria (más de dos mil trabajadores de plantilla) del pujolismo. La primera señal de que hay agitaciones internas es que algunos presentadores se atreven a hacer a sus entrevistados preguntas comprometedoras que se salen del guión habitual del nacionalismo. En los próximos tiempos, se espera en Cataluña un festival de chaqueterismo. Mientras tanto, la facción talibana de la emisora pública sigue apretando el acelerador a fondo con el mismo desespero de Mas, propio de quien ha marrado la apuesta pero sueña con que un empujoncito final quizá pueda hacer sonar la flauta de que salga su número. Para estos días, la emisora pública programa un culebrón de época sobre la independencia americana. Se nota que es de segunda división, pero toscamente intentan convencer con anuncios de que es de gran presupuesto. TV3 ha coproducido también una película a favor de la independencia en la que la directora (que parece de clase alta y cuyo curriculum se desconoce), de entrada, cuando presenta su obra, descalifica cualquier opinión que esté en contra. En la película se hacen afirmaciones tan peregrinas como que Cataluña, si fuera independiente, sería la California de Europa. Un conocimiento mínimo de California, de la Costa Azul europea y de la costa italiana permite impugnar fácilmente ese delirio. Pero, lo que es peor, un conocimiento profundo de California hace pensar algo mucho más terrible: ¿es acaso ese modelo de desigualdades el que quiere esta gente para la dulce Cataluña del futuro?

Cautivo y desarmado el ejército borbónico, ha estallado la V
Los periódicos catalanes vibran con el mensaje del general Mas: aún estáis a tiempo de rendiros, españolazos. Se estrecha el cerco y la moral no desfallece. Espiritismo de calidad en La Vanguardia.
Pablo Planas www.cronicaglobal.com 11 Septiembre 2014

No está del todo claro si tal día como hoy de hace trescientos años Barcelona cayó derrotada por las tropas de Felipe V o la guerra continúa. De la lectura de los diarios editados en la capital catalana se podría deducir que aquello fue una escaramuza, que continúa la batalla, que no se ha disparado aún la última bala, sea de cañón, mortero o escopeta, y que estamos rodeados. En el fragor de las primeras escaramuzas del día, La Vanguardia llama a la resistencia final. Este partido lo vamos a ganar, apuntan sus columnistas de referencia, los francotiradores de la actualidad, quienes alumbran el avance incontenible de los catalanes de antes, de ahora y de siempre. La arenga de Mas-Casanova, anoche en TV3 ha erizado los corazones de los buenos patriotas. Visca Catalunya!

Los diarios vienen forrados de publicidad catalanista. Ahí están, el regimiento de los fuets, mostrados en V, las lonchas de pavo convertidas en cuatro barras, las aguas de San Narciso en formación de a once. Está también la página de la Diputación, media de La Pobla de Mafumet, otra de la cerveza más antigua de Barcelona, una página del PP (en Cataluña PPC, faltaría más), que se suma al homenaje cuatribarrado "por una Diada de todos", media de los socialistas, que dicen "socialistes.cat" y el punto es un corazón (que maco), un faldoncillo (rácanos) de Convergència, media de una empresa de consultoría, media del Ayuntamiento de Sant Boi y otra media de la ANC (que no podía faltar). Se echa en falta a los supermercados y los concesionarios, que seguramente se congratulen mañana del gran éxito de la Diada.

Hemos ganado la guerra. ¿Quienes? Los de aquí, los nuestros, ¿quién va a ser? El Plan V consiste en que hoy goleamos sin bajar del autobús, el 19 Mas, nuestro invicto general, nos llamará a las urnas. La cita será el 9 de noviembre (y ahí se nota la perspicacia de nuestros oficiales, que lo tienen todo previsto, del 11 del 9 al 9 del 11, genial, de quitarse la barretina). Como hoy, también ganaremos. Dos veces "sí" hemos de votar. ¿Y después? Después el clima cambiará, la temperataura se estabilizará entre los 18 y los 24 grados, sin humedad, claro. Y nos sobrará el dinero hasta el punto de que lo regalaremos por la calle a los pobres, que dejarán de serlo. Aumentará nuestra esperanza de vida y quienes quieran trabajar podrán hacerlo sin problemas, así como los que no quieran pegar un palo al agua lo tendrán todo pagado. El mundo entero admirará a Cataluña y las calles y plazas se llamarán "Molt Honorable Pujol" y "Francesc Pujols tenía razón".

Día soleado, como corresponde. "La hora grande", que bramaba anoche nuestro líder, lleno de heridas, cubierto de despojos e higadillos de enemigos españoles, pero con la determinación puesta en no ceder ni un palmo. ¡Antes muerto que sencillo! La verdad es que somos la polla. ¿Somos? Bueno, tú ya sabes...

Como nos descubran se nos va caer el pelo por botiflers. Disimula, nen. En el diario del conde de Godó, si la portada es un "clam" -"Mas dice a Rajoy que aún está "a tiempo de escuchar"-, la contraportada provoca escalofríos. Entrevistan a Mateu Hereu. Who? Mateu, el barbero. Una pieza antológica del periodismo de trinchera. Víctor-M. Amela ha dejado la primera línea de combate para conectarse con los espíritus, con el espíritu de la resisentencia. ¿Espiritismo? No. Es ardor guerrero, patriotismo, imaginación, lo que explica la diferencia entre un periodista y un verdadero periodista catalán. Aquí va el estremecedor "scoop":

-¿Qué recuerda del 11 de septiembre de 1714?
-Tras 414 días de duro asedio, con bombas contra todas las casas, los barceloneses no pudimos contener más a las tropas borbónicas, que rompieron la muralla... y tomaron Barcelona.

-¿Quién defendía Barcelona?
-Todos los hombres, por turnos: ¡La Coronela! Y las mujeres también ayudaban. Murió mucha gente. Esperamos la ayuda de los ingleses, ¡pero se portaron como cerdos!

-¿Qué tal se encuentra hoy, Mateu?
-Estamos en 1730, han pasado ya 16 años de la debacle... Estoy viejo, retirado, pero aún con la cabeza clara! No sé cuánto duraré...

-¿Tiene familia?
-Fallecida mi esposa, Anna Maria Vilalta, me queda el consuelo de mi hijo, Mateu Hereu Vilalta, que hoy cuida de mí.

-¿A qué se dedica su hijo?
-Es cirujano barbero, como yo tantos años... También fue corsario, en 1713: el 20% era para nuestro rey. Atacaba sólo a los barcos de nuestros enemigos, franceses y castellanos, borbónicos... ¡Maldito Felipe V!

Tras recorrer las líneas del pasado, nos vamos al presente rabioso. De Víctor a 'Victus', la gran obra histórica de referencia, esa gran aportación al conocimiento, esa epopeya de los catalanes que ya por fin, hoy, ganarán la Guerra de Sucesión, la de secesión, la de los mundos. Te has quedado en nada Orson. Si vieras las que montamos por aquí. El día que Víctor-M., nuestro ninja de los fantasmas, te haga una entrevista pregúntale tú a él. 'Victus'. Ah, 'Victus'. De rodillas para hablar de la obra cumbre del caballero Sánchez Piñol, a quien le tientan con la dirección de La Vanguardia porque ven en Carol más epicureísmo que épica. El gran intelectual ha dicho que tal vez, que cuando acabe el rodaje de la película se lo pensará. Mientras, en el periódico le hacen la pelota a modo, no fuera que se lo pispe el Ara.

En La Mirilla, en la página dos, explican que Jorge Moragas, el señor que le enciende los puros a Rajoy (que ya no fuma, pero necesita traductor) fue el que le recomendó el libro a Rajoy y le prestó su propio ejemplar. Mejor lo cuentan ellos: "A Jorge Moragas, jefe de Gabinete del presidente del Gobierno, se le calentó la boca durante la convención del PP catalán en Badalona y calificó de "manipulador" el libro 'Victus' de Albert Sánchez Piñol, en mitad de la polémica suscitada por la anulación del acto en el que debía presentarse la traducción al holandés en el Instituto Cervantes de Utrecht. Moragas explica que quiso significar que, a su juicio, la historia de la caída de Barcelona no es exactamente como la cuenta Sánchez Piñol, pero al terminar el acto le supo mal haber usado el término que utilizó, al tratarse de una obra de ficción [...]. Es más, a Moragas le interesó la novela, hasta el punto de que le dejó su ejemplar a Mariano Rajoy, que se lo llevó a Galicia para leérselo el verano del año pasado, como dijo públicamente. Por cierto, al presidente debió de gustarle Victus porque aún no se lo ha devuelto...".

Eso es cierto, Rajoy dijo el verano de 2013 que estaba leyendo 'Victus' porque en época estival el Marca es un coñazo y un lío, un lío tremendo de fichajes y partidos de costellada.

Todavía no se ha formado la V al paso alegre de la paz, pero en El Mundo constatan que la ANC ya ha ganado la madre de todas las batallas. Tirando por lo bajo, este 11S habrá por lo menos por lo menos dos millones de mujeres y hombres comprometidos defendiendo Barcelona. Vienen de todas partes a Can Fanga y la población les recibe alborozada. Los libertadores, las coronelas de Vic, de Olot, de Esparraguera y de las Tierras del Ebro están llegando, ya se les oye, es el pueblo catalán en marcha. La gallina de piel que se nos pone.

En estas condiciones, en un día tan grande como hoy, tan cargado de sentido, sentimientos y emociones, la prensa de Madrid no se entera de nada. Se ocupan del fallecimiento del banquero Emilio Botín y la rápida sucesion al frente del Banco de Santander. La vacante ha sido inmediantamente cubierta por Ana Patricia Botín, pero de eso hablaremos luego, si nos da tiempo. Estamos recogiendo apresuradamente nuestros enseres, una valija de urgencia, cuatro duros en el fondo de un cajón y un par de mudas. Nos vamos a donde se hayan ido los botiflers antes de que se cierre el sitio. En la huida no nos olvidamos de Francesc de Carreras, un notorio borbónico, que no es lo mismo que un notario austracista. En "La cuarta página" de El País, De Carreras aún se empeña en razonar. Dice él:

"Vallcorba, que era un pozo de erudición, al describir la situación de Cataluña durante las últimas décadas, solía recordar a sus amigos una frase que él atribuía a Pompeu Gener, un atrabiliario escritor y periodista catalán de fines del siglo XIX y principios del XX: 'Endavant, endavant, sense idea i sense plan'. Esta era, según Vallcorba, la estrategia emprendida por el nacionalismo catalán, acentuada en la última década. ¿Tenía razón el editor? No estoy seguro. Aunque tampoco estoy seguro de lo contrario. [...] Ciertamente, es más meditado que el golpe del 6 de octubre de 1934, aunque esto no resulta difícil. Pero da la sensación de que se han precipitado los acontecimientos, aprovechando una situación económica de debilidad y forzando, con un superactuado dramatismo, que España oprime a Cataluña desde hace 300 años para que coincida con la fecha mágica de 1714. ¿La mayoría de catalanes cree tales barbaridades? Pienso sinceramente que no. Lo que sucede es que nadie, o casi nadie, defiende en público aquella primera vía de catalanismo realista, inteligente y sensata que fue satisfecha con la Constitución y el Estatut, que ha dado 30 años de gran prosperidad y en la que podemos coincidir una gran mayoría de catalanes sin entrar en ninguna agria disputa con el resto de españoles ni entre nosotros mismos".

Igual ya es tarde para todo y para defender nada. Nos arrasan. En la realidad paralela, la falsa según la perspectiva nacionalista, los periódicos recogen la muerte inesperada de Botín. Todos los periodistas que estuvieron en la última cena con periodistas de Botín escriben sobre ello. Miguel Jiménez en El País lo cuenta así: "Botín había invitado a un pequeño grupo de periodistas de los principales periódicos españoles, entre ellos EL PAÍS, a una cena en Milán aprovechando la celebración del Gran Premio de Monza de Fórmula 1 el pasado fin de semana. Llegó de buen humor, con la piel bronceada, vistiendo unos pantalones rojos, una americana azul marino y una camisa blanca sin corbata con el nombre y logo del Santander bordados en rojo. Durante la cena, le preguntaron por la transición en el banco y dejó muy claro que no pensaba jubilarse, que se veía con fuerzas para seguir 10 o 20 años más, según dijo en tono de broma. 'He descubierto que puedo ser presidente sin trabajar', siguió la chanza. 'Tengo un consejero delegado tan bueno y un equipo tan fantástico que podría desaparecer cuatro meses y no se notaría'. Pero era obvio que en realidad no dejaba de trabajar. El domingo volvió a Madrid antes del Gran Premio porque había convocado una reunión para preparar la junta de accionistas de la semana próxima. [...] El encuentro se prolongó tres horas. Botín no rehuyó ninguna pregunta. Bebió algo de vino durante la cena y un pequeño whisky a los postres. Ninguno de los presentes podía imaginar lo que sucedería cuatro días después".

Hasta mañana, si Dios quiere y la autoridad no lo impide.
Daniel, Esperanza, Federico y el beato San Buenaventura de Barcelona.
Onze de Setembre, nada que celebrar.

V de vergüenza: el secuestro de la fiesta de todos
Pau Guix www.cronicaglobal.com 11 Septiembre 2014

Actualmente los catalanes celebramos la Diada, o fiesta señalada de nuestra Comunidad Autónoma, el Once de septiembre; incluso el último Estatuto de Autonomía así lo recoge en su articulado. El problema es que, aquellos que nos gobiernan y que nos quieren hacer renunciar a aquella orgánica hispanidad que supone nuestra propia catalanidad, utilizan desde las instituciones la fiesta de todos los catalanes como una herramienta ideológica y política de odio, choque y separación; y de eso hace más de treinta años, demasiado tiempo ya.

Los que nos gobiernan utilizan desde las instituciones la fiesta de todos los catalanes como una herramienta ideológica y política de odio, choque y separación

El resultado no es otro que, a fecha de 2014, el Once de septiembre es la fiesta de nuestra Comunidad pero, por desgracia, no es la de todos los catalanes. Pero, ¿por qué es esto así? Si acudimos a la Historia veremos que su origen lo encontramos en el decimonónico movimiento catalanista de la Renaixença, formado por autores tan importantes como Joan Maragall, Mossèn Jacint Verdaguer y Bonaventura Carles Aribau, que contribuyó a la creación de un sesgado imaginario colectivo sobre el pasado catalán, en el que el once de septiembre de 1714 se convirtió en un símbolo y un referente importante de las reivindicaciones nacionalistas secesionistas, y aún hoy, desgraciadamente, sigue sufriendo esta misma lacra.

Pero esta ideología no respondía a una certeza histórica sino sólo a la proyección del sustrato romántico del movimiento literario de la Renaixença, muy en línea con el coetáneo romanticismo que se manifestaba con fuerza en muchas otras regiones de Europa. No obstante, todo hay que decirlo, en la época sólo cuatro 'ilustrados' compartían estos delirios 'nacionales' de la Renaixença. El primer acto de conmemoración del Once de septiembre, según recoge en 2011 Joan Esculies en su artículo El origen de la Diada, fue "la misa oficiada en la barcelonesa parroquia de Santa María del Mar, junto a la Fosa de las Moreras, en honor a los mártires muertos, que se celebró el once de septiembre de 1886", lo que hace patente dos hechos: 1) que es una reinvención tardía e interesada de la Historia, perpetrada desde un movimiento más romántico que científico; y 2) que la Iglesia ya estaba incomprensiblemente contaminada con este virus nacionalista radical que tantos años hemos sufrido en Cataluña y para el cual no acaba nunca de encontrar una medicina efectiva.

Pero volvamos a 1714 y a la Historia con base científica y no romántica. El bando de la llamada a la defensa de la ciudad de Barcelona, partidaria en ese momento del Archiduque Carlos de Austria, a quien los barceloneses consideran rey legítimo de España (y no a Felipe V), fue "dado en la casa de la Excma. Ciudad, residiendo en el Portal de S. Antoni, presentes los dichos señores Excmos. y personas asociadas, a 11 de Septiembre, a las 3 de la tarde, de 1714", y recoge claramente que "dado que la deplorable infelicidad de esta ciudad, en que hoy reside la libertad de todo el Principado y de toda España [...] hecha seria reflexión del estado en que los enemigos del Rey NS, de nuestra libertad y patria, estando apostados ocupando toda las brechas, cortaduras, baluartes del Portal Nuevo, Sta. Clara, Levante y Sta. Eulalia..." llaman a las armas a todos los habitantes "a fin de derramar gloriosamente su sangre y vida, por su Rey, por su honor, por la patria y por la libertad de toda España".

¿Por qué celebrar la Diada en la fecha de una derrota en la lucha entre dos casas reales por la Corona de España y apuntalar falsamente los delirios separatistas de unos cuantos en una Historia inventada a tal fin?

Realmente, 1714 no fue más que una derrota de la ciudad de Barcelona, partidaria austracista, en plena Guerra de Sucesión, ciudad que defendía como legítimo Rey español al Archiduque Carlos de Austria y rechazaba a Felipe de Anjou, ya que ambos simultáneamente se encontraban en posesión de la misma corona de España y luchaban por conquistarla. Esta realidad y este sentimiento de pertenencia a España del Principado y de Barcelona quedan perfectamente patentes e irrefutables en el bando anterior.

La cuestión entonces es, ¿por qué celebrar como fiesta señalada de nuestra Comunidad la fecha de una derrota en la lucha entre dos casas reales por la Corona de España y apuntalar falsamente los delirios separatistas de unos cuantos en una Historia inventada a tal fin? Por mero y pueril victimismo. Triste e incomprensible pero cierto. En la época de la Reinaxença, origen de tamaña falacia, el acceso a la cultura era para unos pocos, muy pocos, en cambio hoy, afortunadamente, todos podemos acceder a libros de Historia y enciclopedias. Por eso, somos muchos los catalanes que creemos que la figura de San Jorge y el día de su celebración son bastante más adecuados como motivo y fecha para la celebración de la Diada de Cataluña por cuatro razones bien sencillas:

1) Por representatividad: hoy en día la fiesta de San Jorge tiene este espíritu festivo, entendedor y de conciliación, representa el talante de los catalanes, y es una fiesta de todos, independientemente de su ideología, una fiesta culta como los libros que se regalan y delicada como las rosas que se entregan en prenda de amor.

2) Porque es el patrón de Cataluña: esto responde a la realidad histórica de nuestro antiguo reino, el de la Corona de Aragón, y la celebración del día de San Jorge todavía es hoy la fiesta de la Comunidad Autónoma de Aragón. San Jorge es el patrón de diversos territorios, entre los que se encuentran Cataluña y Aragón, y de varias naciones como Portugal, Inglaterra, Yibuti, etc. Asimismo es el santo protector de las ciudades de Alcoy, Cáceres, Génova, Venecia, Ferrara, Nápoles, Hannover, Amersfoort, Estambul, Beirut, etc.

3) Por antigüedad: En Cataluña las leyendas sobre San Jorge son antiguas y lo sitúan ficticiamente ya en batallas junto a los condes catalanes como Borrel II y Jaime I, y también en medio de las luchas junto con los almogávares. Según el Costumario Catalán de Joan Amades, San Jorge es el patrón de los caballeros de la Corona de Aragón, nuestro antiguo reino, después de que el rey Pedro I lo invocara el 1096 y ganara la batalla de Alcoraz, reconquistando Huesca de los sarracenos, y en agradecimiento el Rey lo nombró patrón de la caballería y de la nobleza de la Corona de Aragón.

4) Por tradición: Porque en Cataluña, la fiesta de San Jorge y su patronaje de Cataluña ya se menciona a principios del mismo siglo XV y además las Cortes de Barcelona establecen en 1454 la festividad de San Jorge en el Principado.

Incomprensiblemente, hoy en día, el Once de septiembre sigue siendo el día elegido como fiesta de la Comunidad por el Gobierno de la Generalidad, partiendo de una tradición romántica e ideológica incierta a la que le falta una base histórica verdadera. Este interesado error ya no puede condicionar más la fecha de celebración de la fiesta de todos los catalanes, que además no puede seguir siendo instrumentalizada para fines políticos secesionistas cuando debe ser una fiesta popular y apolítica, de unidad y concordia, que muestre el orgullo que tenemos de nuestra tierra, rica en identidades, lenguas y culturas, todas ellas desde hace siglos simbióticas y no excluyentes, como algunos nos quieren hacer creer desde el adoctrinamiento en la enseñanza, los medios de comunicación y la propaganda partidista de unas instituciones públicas que pagamos todos.

No queremos una Diada de unos pocos con una V de Vergüenza, la queremos de todos con la S de Sensatez y la C de Confraternidad. Por todo ello, muchos catalanes pensamos que la fecha del 23 de abril, día de San Jorge, debería ser nuevamente la elegida para celebrar colectivamente la fiesta de todos los catalanes y de nuestra tierra, convirtiéndose en una verdadera y entendedora Diada. No me cansaré de repetirlo: ¿qué mejor día para la Diada aquel donde se entrega una rosa en prenda de amor y un libro en señal de respeto y cultura? Cuándo, de nuevo, oh tierra amada, dejando atrás el odio y la división, todos los catalanes podremos volvernos a sentir en nuestra fiesta señalada como se sentía el poeta Joan Salvat-Papasseit cuando escribió:

"Porque has venido ahora vuelvo a amar:
diré tu nombre
y lo cantará la alondra"

EN LA PLAZA DE REPÚBLICA ARGENTINA
Las víctimas vuelven a la calle con un homenaje
Juan E. Pflüger www.gaceta.es 11 Septiembre 2014

Durante el acto, organizado por la Asociación Plataforma de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo (APAVT), se dejó sentir el malestar contra el Gobierno.

Si algo quedó claro en el homenaje que el pasado martes se brindó a las víctimas del atentado de la Plaza de la República Argentina es que las asociaciones mantienen un fuerte apoyo social. A las ocho de la tarde decenas de personas asistieron respetuosas al acto organizado por la Asociación Plataforma de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo (APAVT). El acto, muy sencillo, se inició con las palabras del presidente de APAVT, Miguel Folguera, que incidió en el recuerdo a quienes fueron asesinados por la banda terrorista de ultraizquierda ETA.

Folguera criticó el cambio en la política penitenciaria del Gobierno a la que se debe, según afirmó, que hace dos años se dejara en libertad a Bolinaga, amparándose en criterios humanitarios, y hace unos meses se abrieran las puertas de las cárceles a asesinos, al quedar derogada la ‘doctrina Parot’. Una medida que amparada en fundamentaciones jurídicas, ha dejado libres a casi setenta etarras.

A continuación dio paso a Alfonso Sánchez, secretario general de la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT), que criticó la falta de interés de las instituciones públicas y se extrañó por el hecho de que, rindiéndose homenaje a cuatro Guardias Civiles asesinados, no hubiera presencia institucional del cuerpo ni del ministerio del Interior.

Después tuvo lugar un responso, a cargo de un sacerdote y se depositó un ramo de flores junto a una bandera de España. El acto, que inicialmente estaba previsto que concluyera tras escucharse el Himno de España, se prolongó unos minutos ya que tras sonar la Marcha Real, varios de los asistentes entonaron el Himno de la Guardia Civil.

Al terminar el acto Ángeles Pedraza, presidenta de la AVT, aseguró a GACETA.ES que le resultaba muy satisfactoria la asistencia al acto. Y señalaba que “las víctimas del atentado de República Argentina siempre habían estado en segundo plano, fueron eclipsados por el atentado contra el autobús de la Guardia Civil en República Dominicana”. Este acto empezó siendo, hace años, “una modesta ofrenda floral al que acudían un puñado de personas. Ahora se consolida como homenaje con una presencia cada año mayor”.


Recortes de Prensa   Página Inicial