AGLI Recortes de Prensa  Jueves 25 Septiembre  2014

El Senado se abona al pinganillo: gastará 330.000 € en traducir las lenguas cooficiales al castellano
El proyecto de presupuesto de la Cámara Alta, que será aprobado mañana en el Consejo de Ministros, reduce el importe de esta partida un 5,7% con respecto al ejercicio anterior. UPyD pidió la supresión de este gasto el pasado noviembre, pero los populares votaron en contra. El PSOE denuncia la congelación del sueldo de los funcionarios que trabajan en la institución.
Segundo Sanz www.vozpopuli.com  25 Septiembre 2014

El Senado también hará uso de los polémicos pinganillos durante el próximo año, un servicio por el que abonará hasta 330.000 euros. Así lo recoge, según ha podido saber Vozpópuli, el proyecto de presupuesto de la Cámara Alta para 2015, un texto que recibió el martes el visto bueno de la Mesa de esta institución y que será aprobado mañana en el Consejo de Ministros. Esta previsión de gasto es ligeramente inferior a la de 2014, cuando el máximo órgano de gobierno de esta institución autorizó una cantidad que rondaba los 350.000 euros. Así, fuentes de la Cámara Alta consultadas por este diario subrayan que ha habido una reducción del 5,7% y no esconden, dentro de una política que persigue la máxima transparencia, el mantenimiento de esta partida por quinto año consecutivo.

Se da la circunstancia de que este desembolso aparece por cuarta vez en unas cuentas estatales elaboradas por el Gobierno de Mariano Rajoy. Y ello, pese a que los populares mostraron su negativa en 2010 a la modificación del reglamento, que recibió el respaldo de PSOE, Entesa Catalana del Progrés, CiU, PNV, BNG y Grupo Mixto --excepto UPN-- para traducir al castellano las intervenciones en las lenguas cooficiales (vasco, gallego, catalán y valenciano).

El PP, entonces en la oposición y ahora con mayoría absoluta en la Cámara Alta, ha declinado prescindir de este servicio. Los populares esgrimen que el importe de esta contratación no es elevado ni puede considerarse un dispendio en la contabilidad general de la institución.

La reforma del Reglamento del Senado que entró en vigor el 1 de enero de 2011 permite utilizar las lenguas cooficiales durante las sesiones del Pleno. No obstante, tal uso está limitado a los debates de las mociones y a la Comisión General de las comunidades autónomas, que ha celebrado ocho reuniones desde el comienzo de la legislatura.

No cabe el empleo de los pinganillos ni en las sesiones de control al Gobierno, es decir, en las preguntas orales a los ministros y al jefe del Ejecutivo, ni en los debates de iniciativas legislativas. Esto último sí figuraba en la propuesta original firmada por una treintena de senadores de PSC, ERC, ICV, PNV y BNG, pero fue desestimado por el Grupo Socialista.

El PP, que se negó a reformar el Reglamento en 2010 estando en la oposición, ha declinado ahora con mayoría absoluta prescindir de este servicio
En aquel momento, la senadora del PP Rosa Vindel, encargada de fijar la posición de su partido, manifestó que la introducción de los pinganillos iba a "poner obstáculos" al debate democrático en el Senado pese a que todos sus miembros hablan el mismo idioma. Asimismo, la portavoz popular se preguntó entonces qué opinarían los parlamentarios europeos al ver a los senadores españoles "debatiendo con el pinganillo puesto" en lo que calificó como "una inmensa Torre de Babel, la Cámara de la versión original subtitulada".

El coste de seguir utilizando los pinganillos no lo supone tanto el mantenimiento de los auriculares, como el sueldo de los intérpretes que realizan la traducción simultánea y las correspondientes transcripciones en el diario de sesiones de la Cámara. Precisamente, el Senado tiene ahora abierto un procedimiento para la "adjudicación del contrato de servicios de traducción de textos y transcripción" por un importe base de licitación que asciende a 80.000 euros sin IVA (el valor estimado es de 120.000 euros IVA no incluido).

Por su parte, el PSOE votó este martes en la Mesa de la Cámara Alta a favor del proyecto de presupuesto para 2015. No obstante, su principal objeción a estas cuentas ha sido la congelación del salario de los funcionarios y personal eventual de la institución. La senadora socialista Yolanda Vicente justificó esta posición en la necesidad de incrementar el poder adquisitivo de los trabajadores para así "aumentar el consumo y la demanda interna".

El presupuesto total del Senado se eleva a 51.900.420 euros, un 0,31% más que en 2014 debido, según el presidente de la Cámara Alta, Pío García-Escudero (PP), a las variaciones en las cotizaciones de la Seguridad Social y a las previsiones de gasto de 2015 como año electoral. García-Escudero considera que las cuentas son "austeras" y recuerda que las del Senado francés alcanzan los 300 millones de euros, mientras que las del italiano se sitúan en los 500 millones.

Un coste de 6.000 euros por sesión
Ha sido UPyD el único partido que ha pedido la retirada de los pinganillos en varias ocasiones. La formación Rosa Díez ha solicitado a las Cortes Generales que prescindieran de tal servicio durante la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado de los últimos años. Para el grupo magenta se trata de "un gasto incomprensible (6.000 euros por sesión) dada la actual situación de crisis económica".

Su última actuación en este sentido fue la presentación el pasado noviembre de una iniciativa en el Pleno del Congreso para que el Senado se ahorrara 350.000 euros en la traducción simultánea de las sesiones de 2014. Sin embargo, el PP rechazó la propuesta en la Cámara Baja sosteniendo que una medida de este tipo requeriría antes reformar el Reglamento de la Cámara Alta.

Estupidez infinita
Nota del Editor 25 Septiembre 2014

Iba a escribir una palabrita, pero debe estar activada la casilla de protección del programa de escritura, así que debo conformarme con escribir infinita estupidez de la mayoría de los profesionales de la política española. Nótese que hace falta mayoría para que la estupidez sea aprobada y ejecutada.

En lo que queda de España ya no caben más idiotas. España dispone de la tecnología más avanzada para producir idiotas, deberíamos exportarlos, ningún país tiene la capacidad de producción y la calidad tan excelente como España.

Nuestros idiotas son inmejorables y estan garantizados contra cualquier aparición de sentido común.

APUNTES DE ECONOMÍA POLÍTICA
La administración no crea valor para sus accionistas (Los españoles)
Lucio A. Muñoz www.gaceta.es 25 Septiembre 2014

Esperemos que los políticos y los sindicalistas consuman para compensar la nula capacidad de consumo que tienen el resto de españoles.

Roberto García Castro, profesor del IESE, explica, en un reciente estudio titulado “¿Adónde va a parar el valor de su empresa?, que por mediación de un modelo estratégico de gestión denominado CAV es posible cuantificar el valor económico creado por una compañía durante un periodo de tiempo determinado.

E, igualmente, evaluar la manera en la que el valor que crea la empresa se distribuye entre sus diferentes grupos de interés: empleados, accionistas, clientes, proveedores, etc.

El citado autor afirma al respecto que la forma en la que una empresa distribuye el valor actualmente determina el valor total que generará en un futuro.

Compañías tales como Walmart, durante los 30 años posteriores a su salida a bolsa, o Toyota, en las décadas de los 80 y los 90, fomentaron una cultura corporativa basada en repartir valor, es decir, beneficios, acciones y planes sociales, no solo entre sus accionistas sino también entre sus empleados, proveedores...

¿Cuál sería el resultado de aplicar a nuestra Administración (la mayor empresa de España y la peor gestionada) la citada herramienta CAV para medir el valor que está repartiendo actualmente entre sus máximos accionistas, que son los administrados o ciudadanos españoles?

En el balance de los ciudadanos: recortes presupuestarios en inversión pública e investigación y reducción de prestaciones y servicios sociales.

En el balance de los gestores públicos: malversación, politización, despilfarro, gasto público-político excesivo e improductivo, etc.

Es cierto que nuestro insostenible Estado del bienestar hay que reinventarlo y acotarlo. Pero no es menos cierto que la deuda pública, que está batiendo un récord histórico y que hipotecará a las generaciones futuras, no la han provocado los ciudadanos. Y nuestro descontrolado déficit tampoco.

Determinadas compañías (en España, Gowex representa el penúltimo caso) falsean sus cuentas al objeto de ocultar los problemas económicos reales, perjudicando de esta manera a muchos inversores.

Exactamente igual actúa el Gobierno.

¿Qué puede estar ocultando el Gobierno detrás de una cortina de humo denominada recuperación económica, que de momento es más político-marketiniana que real, puesto que la misma no termina de llegar a las familias, a las pymes y a los autónomos?

¿La existencia de un entorno macroeconómico marcado por una peligrosa combinación compuesta por una burbuja de deuda pública creada por nuestra Administración y una nube en forma de deflación, cada vez de color más oscuro?

Este cóctel molotov podría estallar y provocar una situación de estancamiento económico en España. Además, aumentarían las dificultades para amortizar nuestra impagable deuda pública.

No terminan aquí nuestros problemas:

¿Cómo afectará a la “posible recuperación” de nuestra economía el frenazo respecto a las previsiones de crecimiento de la Eurozona? Menor crecimiento, más déficit... ¿Y la desaceleración de nuestras exportaciones?

¿Crédito a la economía real, vía BCE? Pero si en España no hay demanda de crédito solvente, debido a que la mayoría de las pymes y de los negocios no quieren endeudarse actualmente. ¿Para qué? ¿Para trabajar para el Estado? ¿Entramparse de por vida? ¿Arruinarse por culpa de la Seguridad Social y de Hacienda?

¿Cómo impulsamos el consumo considerando la devaluación salarial propiciada por el Gobierno (supuestamente para impulsar la productividad y, por tanto, la competitividad, pero que ha incrementado la desigualdad) y la alta fiscalidad existente en España, una de las más altas de la UE?

La casta político-sindical es de los pocos colectivos que tienen dinero para gastar. Esperemos que los políticos y los sindicalistas consuman para compensar la nula capacidad de consumo que tienen el resto de españoles.

Finalmente, la realidad se impondrá y demostrará el grandísimo fracaso que ha supuesto la política económica zapaterista y socialista desarrollada por el Gobierno del PP.

¿A qué necesaria reforma estructural alude Draghi cuando se dirige a los gobernantes españoles?

A la Administración Pública, el bunker de la casta político-sindical, en el que están refugiados todos los parásitos sociales de nuestro corrupto sistema. (Excluyo a los funcionarios de carrera que han ganado la oposición limpiamente, porque la mayoría de ellos son honestos).

Se va acercando el momento de elegir: el PP-PSOE o los españoles.

El frenazo económico exige más empeño en las reformas
Editorial El Mundo 25 Septiembre 2014

EL BANCO de España confirmó ayer que la economía española se está desacelerando en el tercer trimestre del año. El consumo, la inversión, la construcción y la creación de empleo dan síntomas de enfriamiento y sólo las exportaciones y el turismo mantienen crecimientos similares a los de la primera mitad del año. En el lado positivo, el déficit público sigue moderándose porque aumentan los ingresos al recuperarse las bases imponibles y por la reducción del gasto debido a los menores pagos por intereses. Este parón se debe al frenazo de la economía europea -«está en punto muerto», dijo el martes Mario Draghi- y explica que, como adelantamos ayer, el Gobierno haya rebajado su previsión de crecimiento del PIB. No está todo hecho, en contra de lo que parece haber transmitido el Gobierno últimamente. Como vemos, la recuperación pende de un hilo y esto debe llevar al Ejecutivo a culminar las reformas estructurales emprendidas. Sería un error bajar la exigencia ante la tentación que supone el periodo electoral que se avecina. Y también tiene que controlar las alegrías presupuestarias de algunos presidentes regionales.

Catalá y la 'singular' cesión ante los nacionalistas
EDITORIAL Libertad Digital 25 Septiembre 2014

A pesar del encomiable estudio de FAES Por un Estado autonómico racional y viable, y de la promesa electoral del PP de acometer una "profunda reforma del sistema autonómico", no parece que el Gobierno de Rajoy esté dispuesto a acometer reforma alguna en este campo, salvo para tratar de contentar a los nacionalistas. Buena prueba de ello son las declaraciones efectuadas hace unos meses por Alberto Catalá Polo, en las que el sucesor de Gallardón en el Ministerio de Justicia se mostraba partidario de una reforma constitucional destinada a reconocer la "singularidad de Cataluña" y procurar un "mejor encaje" del Principado en España.

Tiempo habrá de valorar la gestión de Catalá en Justicia; pero es innegable que semejante propuesta es contraria a la igualdad de los españoles ante la ley y en lo relacionado con el autogobierno de las comunidades autónomas.

Difícilmente se puede mejorar el encaje de Cataluña de España por la vía de la cesión permanente ante los nacionalistas, que, lejos de mitigarlo, ha agravado el problema del secesionismo.

La reforma del modelo autonómico es necesaria; pero no con el fin de potenciar la desvertebración nacional y las singularidades que buscan separar unos territorios de otros, sino, por el contrario, para a evitar –por poner un ejemplo sangrante– que un ciudadano español no sea atendido en un hospital público de Gandía por el hecho de proceder de Castilla y León.

Las singularidades del modelo autonómico, lejos de contribuir al encaje de las autonomías en España, contribuyen a descoyuntar la Nación y el Estado de Derecho.

Por su parte, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, se ha mostrado dispuesto a reconocer la "singularidad catalana" mediante la total entrega de la "competencia lingüística" a la Generalidad. Ésta ya tiene, desgraciadamente, muchas competencias en este terreno, y si no las tiene todas de derecho sí las tiene de hecho, habida cuenta de la absoluta y vergonzosa renuencia de los Gobiernos centrales a la hora de hacer cumplir las sentencias de los tribunales contrarias a la coactiva, inconstitucional y liberticida inmersión lingüística.

Conviene recordar, por otro lado, que hace más de un año el presidente del Gobierno ya ofreció, a través de Alicia Sánchez Camacho, un "singular modelo de financiación" a Cataluña, que no era otra cosa que una maquillada cesión al chantaje de Artur Mas cuando Rajoy cayó en que las amenazas del presidente de la Generalidad a propósito del pacto fiscal no eran una simple "algarabia".

Se acometan o no finalmente estos cambios, que más que reformas supondrían la voladura de la Constitución, lo cierto es que el Gobierno de Rajoy ya ha favorecido a la Generalidad, embarcada en su singular desafío a la Nación, con unos intolerables privilegios financieros a través del Fondo de Liquidez Autonómica.

Dados los increíbles extremos a que está llegando este Gobierno, lo de menos es que el nuevo ministro de Justicia fuera un alto cargo en tiempos de González. Lo de más son las motivaciones que han llevado a Rajoy a encumbrarlo.

Separatismo catalán: El triunfo de la voluntad o el preludio de una tragedia
Carlos Ruiz Miguel Periodista Digital 25 Septiembre 2014

El separatismo catalán sufrió un duro golpe con la confesión de su "padrino" del separatismo catalán, el 25 de julio de 2014 (festividad del apóstol Santiago, patrono de España) de haber sido un defraudador (al menos) desde que había alcanzado el poder regional en Cataluña. El grave descrédito que supuso esta confesión obligó al movimiento separatista catalán a hacer una "demostración de fuerza". Y, en ese contexto, se volcó en conseguir un éxito en la manifestación de la "V". Pero tanto entusiasmo en la "V" ha encendido todas las alarmas en Europa porque, que a mí me conste, no ha habido en Europa Occidental, desde los años 30 del siglo XX, similares manifestaciones políticas con masas encuadradas y uniformadas cromáticamente. @Desdelatlantico

La celebración del 11 de septiembre realizada en 2014 por los separatistas catalanes es uno de esos casos donde una imagen vale más que mil palabras. Y es que después de esta celebración resulta más difícil negar las concomitancias que el nacionalismo separatista catalán tiene con el nacionalsocialismo ("nazismo") alemán de funesta memoria.
[Nuremberg-1934]

La celebración de este año se inició la víspera con una marcha nocturna con antorchas y seguida a la tarde siguiente con la representación de una "V" gigante, encuadrando a miles de personas con colores uniformes. No era, evidentemente, una manifestación para que cada uno acudiera, como persona, con su individualidad, sino para concurrir encuadrados y con uniformidad cromática.

[V]
Y ello para formar una "V" que, según sus organizadores significa "Votación", "Victoria" y "Voluntad". ¿Y cuál es el significado profundo y desasosegante de esa "V"? Pues no hay lugar a dudas. Se pretende conseguir una "Victoria" política haciendo una "Votación" que no respeta el procedimiento establecido para conseguir hacer realidad su (nada santa) "Voluntad".

Nadie en su sano juicio puede decir que los ciudadanos españoles que viven en Cataluña no votan libremente desde diciembre de 1976. Ahora bien, lo que diferencia un Estado de Derecho de uno que no lo es, radica en que el Derecho determina "cómo" y "qué" votar. ¿Se podrían suprimir las autonomías en España simplemente convocando una "consulta" para ello? No lo parece, pues para "eso" hay un "cómo", un procedimiento de reforma constitucional según unos procedimientos y mayorías determinados.

Si para tratar la situación jurídico-territorial de Cataluña esos procedimientos y mayorías (establecidos no sólo en la Constitución, sino también en el propio Estatuto catalán) no se respetan ¿por qué deberían ser respetados cuando lo que se trata es de "decidir" otras cuestiones que no sean la separación de Cataluña?

Y aquí radica el problema: cuando quien no puede conseguir sus objetivos políticos no tiene respeto por las normas (sin el cual es imposible la convivencia pacífica) abandona la vía de la razón y del Derecho para tomar la de la "Voluntad".

En épocas en que se estudiaba más filosofía se enseñaba que al "racionalismo" se oponía el "voluntarismo". Y precisamente fueron las ideas antirracionalistas y voluntaristas las que gestaron el monstruo del nazismo. La obra visual que, más que mil palabras, nos ilustra lo que fue el nazismo se la debemos a Leni Riefensthal: "El triunfo de la voluntad" impresionante película sobre el congreso nazi de Nuremberg de 1934 (cuando aún no se habían creado los campos de concentración). Dado que "Triunfo" es sinónimo de "Victoria" aterra pensar que en la Europa de 2014 se vuelva a escenificar con una marcha de antorchas y una manifestación de masas encuadradas y uniformadas un nuevo "Triunfo de la Voluntad". El que Riefensthal rodó en 1934 fue el preludio de una tragedia. Y éste, mucho me temo, también.

NOTA
Este artículo se publicó en el diario "El Correo Gallego", el 24 de septiembre de 2014

Cataluña
Menos singularidad (catalana) y más pluralidad
Cristina Losada Libertad Digital 25 Septiembre 2014

Por lo visto, todo el mundo sabe qué se quiere decir cuando se dice que conviene reconocer la singularidad catalana en la Constitución. Ha de ser así, cuando los proponentes del reconocimiento no se toman la molestia de entrar en los detalles. Como si sobraran explicación y desarrollo de puro obvio que resulta el concepto. El último partidario de este galimatías del que se ha tenido noticia es realmente un caso singular, ya que se trata del nuevo ministro de Justicia del Gobierno de España. El penúltimo, si bien se le conocía la inclinación, fue el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. ¡Dos singulares en dos días! Se ve que Dios los cría y ellos se juntan.

Rafael Catalá despachaba el asunto en dos o tres líneas de una entrevista. En cambio Pedro Sánchez le consagraba un largo artículo. Naturalmente, en el artículo sólo mencionaba una vez, como de pasada, a la criatura singular. Pero ésa era la cuestión, ella era el plato fuerte, por más que apenas llamase la atención entre los aperitivos, los caldos, las ensaladas y los postres que el dirigente socialista puso en abundancia, y con destreza, para que cualquiera que pasara por allí pudiese encontrar en el bufé un bocado de su gusto. Bien mirado, todo el esfuerzo del articulista Sánchez se dirigía a evitar que su propuesta de reforma constitucional oliera a plato preparado para uno solo de los comensales. De ahí que la cosa singular fuera de tapadillo y algo más repartida. Se trataría de reconocer "la singularidad de algunas comunidades".

Es una lástima que Sánchez y el PSOE ya no tengan siquiera un recuerdo para la distinción entre nacionalidades y regiones que se introdujo en el artículo 2 de la Constitución justo para reconocer singularidades. Fue aquella una discriminación muy discutida por gentes que, al contrario de cierto presidente, daban cierto valor a las palabras. Era el caso de Julián Marías, que escribió al respecto: "No hay nacionalidades –ni en España ni en parte alguna". Y sigue sin haberlas por más que a día de hoy haya en España, sobre el papel, las nacionalidades que uno quiera. Cualquier autonomía puede proclamarse nacionalidad en su Estatuto. Ser nacionalidad histórica o advenediza ya no significa nada, es decir nada singular.

Si ese proceso sirve de indicador, y creo que sirve, pues no es el único que ha ido en tal sentido, no habrá nada que se ponga en singular que no se pluralice. El desarrollo del Estado autonómico, con la excepción súper singular del privilegio fiscal vasco y navarro, se ha regido por una cláusula Camps permanente. Tácita, sí, pero efectiva. De modo que ¿cuál es el plan? No pensarán los socialistas que se puede reconocer en la Constitución la singularidad de Cataluña, sea lo que eso sea, y que se podrá privar del caramelito a las demás. Esto no sería abrir el melón, sería poner una piñata. Lo curioso del PSOE es que quiere introducir elementos antifederales envueltos en un bonito celofán federal.

Mucho ganaría la causa de la unidad, por la que Sánchez dice estar al cien por cien, si en lugar de poner el acento en el reconocimiento de la singularidad catalana el PSOE (y otros) lo pusieran en la pluralidad: en dar aliento a la pluralidad catalana, arrinconada y asfixiada por un nacionalismo que no se ha dedicado, en estas décadas, a otra cosa que a uniformizar.

What next for Scotland?
Valentín Carrera www.elsemanaldigital.com  25 Septiembre 2014

Definitivamente, no se os puede dejar solos: se va uno un par de días a Europa y al regreso se encuentra a Gallardón degollado por los suyos, a Mas crecido como la espuma de una pinta de cerveza, RTVE al borde de un ataque de nervios y Felipe VI proponiendo utopías ecologistas, muy metido en el papel de Charles Chaplin en Un rey en Nueva York.

Mientras el antiguo régimen se derrumba a su alrededor, solo Maliano Lajoy conserva la calma, impertérrito, contemplando el Campeonato Mundial de Ciclismo de Ponferrada fumándose un auténtico habano made in China en la suite 666 del Bulgari Resort de Shanghai.

Habiendo dejado reposar un par de días la densa y nutricia cerveza escocesa, en una mano la jarra del SÍ y en la otra la pinta del NO, bebiendo sus enseñanzas sorbo a sorbo, anoto algunas conclusiones provisionales en las hojas de mi pasaporte, dado que no sirve para otra cosa pues ya no te lo sellan en ninguna aduana, con la ilusión que antaño nos hacía lucir un pasaporte bien estampado.

Ahora ni siquiera lo piden: grandeza y miserias de una Europa que derriba fronteras en los Pirineos y en The Borders y las dibuja en otro cacho del mapa. De las notas manuscritas de Passepartout, transcribo: el referéndum de independencia de Escocia votado el pasado jueves 18S no es la estación de destino: es el punto de partida de un proceso que está comenzando.

Muchos anticipamos que Alex Salmond había ganado ya antes de celebrarse la votación y los datos acreditan que el primer ministro escocés es el vencedor de la contienda; su dimisión es una jugada clásica de ajedrez, el gambito, un sacrificio previo al jaque mate que preparan los independentistas escoceses en cuanto ganen por mayoría absoluta las primeras elecciones, que están al caer.

Si alguien insiste en que contando los votos uno a uno perdió el SI y ganó el NO, yo le digo que las apariencias engañan y que no vi en los días posteriores al referéndum a ningún independentista deprimido: las banderas seguían ondeando y ninguna a media asta. Pasar de la nada anterior a tener un cheque al portador por valor de 1.617.989 votos es dar un salto político inmenso.

Para corroborar este salto, la prensa de Londres advertía al día siguiente que el independentista SNP está a punto de convertirse en el tercer partido ¡en el Reino Unido! ¿Se imaginan aquí a Esquerra Republicana siendo el tercer partido, después del PP y Podemos? De modo que, más cautela a la hora de concluir precipitadamente que Salmond, el SNP y el independentismo han perdido: ni siquiera el resultado puede considerarse como una derrota, y es seguro que van a dar mucha guerra.

Salmond está exultante, encantado, se le ve casi tan crecido como a Mas en lo suyo,sin una arruga en la cara ni en el traje; al día siguiente de su gambito recordó urbi et orbe que el referéndum no sustancia el derecho a la independencia (que es innegociable e inalienable desde su punto de vista), y que en el momento adecuado el Gobierno escocés podrá declarar la independencia unilateralmente.

No se tomen la afirmación de Salmond como una fanfarronada: el voto unionista, a favor de mantener el estatus actual de Escocia con el Reino Unido, apenas aventaja a los independentistas en 383.937 votos y habría que contabilizar cuántos votos fueron cautivos del miedo. Recuerden la oleada de amenazas de Cameron, Barroso, Rajoy, el FMI, la banca y las grandes empresas en los últimos días de campaña.

La estrategia nacionalista gana siempre: el paso siguiente al 44,65% es instalarse en el "nevereferendum", pero con resultado distinto al de Quebec, es decir, acortando distancias hasta arañar a los unionistas los cinco puntos o 200.000 votos que inclinan la balanza hacia la independencia. ¡Solo doscientos mil votos!

Frente a ese jaque a la Reina, el verdadero perdedor del 18S, Cameron, solo puede replegarse, ceder terreno, hacer concesiones, prometer, prometer y retroceder, acosado al norte por Escocia, al oeste por Gales y en su propia casa por Inglaterra, que está empezando a hartarse del asunto.

Díganme si es o no para que el Gobierno español tome nota y saque lecciones del referéndum escocés en vez de encogerse de hombros y marcharse a Shanghai con la cabeza de Gallardón servida por Soraya Salomé en bandeja de plata. De la solución al rompecabezas o "encaje constitucional", hablaremos mañana, pero ya les anticipo que es un encaje de bolillos.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Memoria, verdad y justicia
Raúl González Zorrilla. Director de La Tribuna del País Vasco 25 Septiembre 2014

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo en el País Vasco lo ha dicho de todas las maneras posibles, pero como para buena parte de la política y la sociedad de este país las víctimas solamente son un recuerdo más o menos molesto a las que hay que acallar con tratamientos psicológicos o dineros tardíos, conviene repetirlo una vez más: la gestión del final del terrorismo en el el País Vasco habrá de construirse sobre los fundamentos básicos de la Memoria, la Verdad y la Justicia.

LA MEMORIA. Frente a las estrategias partidistas y los cálculos intelectuales que hablan, directa o indirectamente, de no volver la vista hacia atrás para no despertar las iras de quienes pretenden recibir un premio político detrás de otro por dejar de matar, el recuerdo constante y permanente de lo sucedido durante los últimos cincuenta años ha de erigirse como el núcleo central de cualquier proyecto conjunto de sociedad que pretenda superar varias décadas de terror. A pesar de las interpretaciones manipuladras y perversas que se hacen al respecto, la memoria histórica de lo reciente no es algo que impida cerrar las viejas heridas. Más bien al contrario, la memoria es la única herramienta de que dispone una sociedad para interiorizar sus desmanes, para vertebrar nuevos caminos de futuro que se alejen de la atrocidad y, sobre todo, para cerrar con un mínimo de solidez heridas colectivas que jamás debieron haberse provocado. El perdón del daño causado y la condonación del dolor infligido, aun siendo elementos que no pueden exigirse desde un punto de vista político o jurídico, solamente pueden tener sentido sobre la memoria permanente de lo que ha acaecido y sobre una perspectiva a largo plazo que presente visos ciertos de que el horror no va a volver a reproducirse. Nada se podrá reconstruir desde un punto de vista ético si, interesadamente y para satisfacer a los verdugos, se intenta correr un tupido velo sobre la infamia, la iniquidad y sobre casi un millar de muertos inocentes.

LA VERDAD. Lógicamente, la restitución del pasado para reconstruir con firmeza ética el futuro, solamente puede hacerse sobre la evidencia, la verdad y la certeza. Durante tres decenios, en el País Vasco ha predominado una concepción falsaria de la historia que, ahora, quiere perpetuarse para hacernos creer a todos los ciudadanos que los frutos amargos del terrorismo nacionalista han sido simples peajes que ha habido que pagar en aras de la construcción de una presunta nación fantasmal que solamente pervive en la mente calenturienta, fanatizada e ignorante de unos cuantos.

Es mentira que en esta tierra haya existido un conflicto entre dos partes enfrentadas, es una aberración insinuar que un grupo de asesinos posee la misma legitimidad representativa que cualquier institución democrática, no es cierto que los verdugos posean los mismos derechos que sus víctimas y, desde luego, es una profunda perversión política y moral afirmar sin el menor sonrojo, como una vez tras otra transmite el Gobierno de Íñigo Urkullu a través de Jonan Fernández o Aitzane Ecenarro, "que ha habido dolor por ambas partes". Primero, por el hecho de que, como hemos señalado antes, en el País Vasco jamás ha habido dos bandos enfrentados y, en segundo lugar, porque de ninguna manera es lo mismo ser penado por la justicia que ser una víctima de la injusticia. Ser victimario exige una postura activa y voluntaria; ser víctima, es un estigma no querido e impuesto por el fanatismo, el odio y la crueldad. No puede haber paz sin verdad y la reconstrucción ética de nuestra comunidad exige decir muy alto y muy claro que lo único que ha habido en el País Vasco son actuaciones criminales de varias organizaciones terroristas, fundamentalmente ETA, que han segado cientos de vidas inocentes, que han sembrado el terror entre miles de personas pacíficas y que han puesto en grave peligro un ordenamiento institucional democráticamente aprobado por la mayoría de los ciudadanos. Y esta verdad, la única posible, exige, como consecuencia más directa, un efectivo y ejemplar funcionamiento de la Justicia.

LA JUSTICIA. Los principales tribunales internacionales contemplan los actos de terrorismo como "crímenes contra la humanidad" y, por ello, cualquier proceso de gestión del final de la actividad terrorista en el País Vasco ha de asentarse sobre el principio fundamental de que han de proseguirse las muchas investigaciones judiciales y policiales pendientes en lo que respecta a los delitos terroristas.

La recuperación de la memoria y el pronunciamiento de la verdad de lo ocurrido exige, como consecuencia más inmediata, la actuación eficaz y sin cortapisas de la Justicia. Ninguna paz definitiva será posible en el País Vasco sobre la injusticia y la impunidad. Algunas formaciones políticas vascas, las mismas que no dejan de farfullar una y otra vez sobre "los genocidios que se han cometido contra el euskera", están intentando implantar la idea de que la paz definitiva pasa por olvidar lo atroz, por hacer tabla rasa y por instaurar una especie de perdón colectivo que coloque en el mismo plano de convivencia a las víctimas del terror, a sus victimarios, a quienes han defendido la con integridad la democracia y a los fanáticos que han matado, secuestrado, robado y destruido.

Pero los artífices de este revuelto esquizofrénico han de saber que la paz definitiva jamás podrá levantarse sobre una merma de los derechos y libertades individuales y que, desde cualquier punto de vista, éstos se hayan íntimamente ligados con la justicia. La historia así nos lo enseña y, además, todos debemos tener en cuenta que perseguir el crimen, castigar el delito y compensar en lo posible el daño causado a las víctimas en particular y a la sociedad en general, es una exigencia y una conquista irrenunciable de las leyes civilizadas de los hombres. Por el contrario, el perdón y el olvido solamente son opciones subjetivas, íntimas y personales que únicamente competen a cada persona.

Por la libertad de Cataluña y el resto de España
José Luis Ros www.cronicaglobal.com 25 Septiembre 2014

El día de la Diada pude presenciar y formar parte del acto más importante desde el inicio de la democracia en España para la reivindicación de la unión de Cataluña a España. Fue un acto mítico, porque jamás los integrantes de esa “mayoría silenciosa”, cada vez más recortada gracias a los mecanismos nacionalistas de propaganda (la Educación y los medios públicos de comunicación), salieron a la calle sin complejos ni tabúes para decir alto y claro que Cataluña es España, que España no les roba, que España es el lugar de Cataluña y que el nacionalismo les ha intentado silenciar, ocultar y laminar desde hace más de 30 años, sin conseguirlo (todavía hay esperanza). Por todo ello, fue para mí un acto emocionante, más aún, sintiéndome un apoyo a tantos amigos catalanes con los que pude estar que me confirmaron la presión y el ostracismo que ejerce y al que les condena el nacionalismo.

Ese uso tan sectario de la bandera es una de los anatemas que en la Diada quiso romper Societat Civil Catalana

Mis sensaciones, no obstante, fueron enfrentadas entre la alegría y la desesperanza: me alarmó y preocupó mucho lo que vi en Tarragona, la provincia menos nacionalista de Cataluña. Era la primera vez que visitaba esta preciosa tierra, pero he tenido en cambio la suerte de haber estado en muchas ocasiones en el País Vasco y tengo mucho más contacto con el nacionalismo excluyente, etnicista y sectario vasco, pero lo que he visto en Cataluña me preocupó bastante más que éste en un sentido: el simbólico. En Cataluña la carga simbólica del nacionalismo es total. La Senyera está por todos lados y las más de las veces ya no es la auténtica Senyera, es la estelada, la bandera independentista. Los catalanes están mucho más orgullosos de su bandera que los vascos, comparando la Diada con el Aberri Eguna. Y el nacionalismo Catalán me dio la sensación de gozar de mucha mayor salud, probablemente porque el constitucionalismo a nivel de partidos está mucho más enfermo en Cataluña.

Por ese uso tan sectario de la bandera es una de los anatemas que en la Diada quiso romper Societat Civil Catalana, quería reivindicar que la bandera catalana es de todos los catalanes no sólo de los que se consideran sólo catalanes o más catalanes que españoles. Es una situación muy similar a la que quiso demostrar y demostró UPyD cuando nació con la bandera de España, muchas veces considera en nuestro país sólo un símbolo de la derecha: demostramos que la bandera es el símbolo de nuestros derechos constitucionales, de nuestra ciudadanía, de nuestra unidad como Estado. Una situación que la derecha y la izquierda había generado, unos con su uso excluyente y otros con su abandono y muchas veces con el uso de la bandera republicana.

No tienen ni el más mínimo pudor en sesgar la información y hacer propaganda de la independencia y de la supuesta situación de perjuicio de los catalanes

La situación de Cataluña a día de hoy es difícil. No se sabe muy bien cómo acabará el reto a la democracia que ha planteado Artur Mas con su consulta independentista y, para más inri, hay unos mantras asentados en una gran parte de la población que tienen que hacer que nos preocupemos profundamente: que la situación fiscal les perjudica porque ellos son una Comunidad rica y productiva y que hay una parte de España que ellos tienen que subvencionar porque no trabajan o que la corrupción de los partidos catalanes ha salido a la luz para frenar el proceso independentista. Una situación alimentada por la Educación excluyente que muchos catalanes han recibido y por los medios de comunicación públicos, pagados con el dinero de todos, que no tienen ni el más mínimo pudor en sesgar la información y hacer propaganda de la independencia y de la supuesta situación de perjuicio de los catalanes.

Por todo ello, Cataluña y España están ante una encrucijada. Si permitimos que la ingeniería nacionalista siga trabajando sin que se le plantee una oposición constructiva, pedagógica, integradora y responsable, tarde o temprano los nacionalistas vencerán. Vencerán poco a poco como lo han estado haciendo durante toda la democracia. Como dijo José Ramón Bosch, el Presidente de Societat Civil Catalana: “Tenemos que salir a la calle los catalanes y el resto de españoles nos tienen que ayudar a visibilizar que aquí somos muchos y que no estamos por esta barbaridad de destruir el país”. Si el resto de los españoles no nos volcamos, partidos, sociedad civil y ciudadanos, esto acabará mal. Lo saben todos los catalanes, los nacionalistas (aunque ese “mal” para ellos sea su objetivo) y los anti-independentistas.

Por eso vine, aún sin comprenderlo tan plenamente como a mi marcha, a apoyar a estos héroes que salen del silencio, a estos héroes que con todo en contra se revelan, a estos héroes que nos pide de corazón apoyo a todos los españoles responsables y admiradores de Cataluña, que sabemos que sin estar en España, Cataluña dejaría de ser Cataluña, y que si ésta se va, España dejaría de ser España.

Catalanes, ¡no desfallezcáis! Una mayoría de los españoles del resto de España os apoya en la defensa de vuestra libertad que también es la nuestra.


Recortes de Prensa   Página Inicial