AGLI Recortes de Prensa  Sábado 27  Septiembre  2014

Los Presupuestos del descrédito y la decepción
EDITORIAL Libertad Digital 27 Septiembre 2014

Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2015 que ha presentado el Gobierno este viernes son endebles y contraproducentes, ya que, por un lado, se sustentan en unas previsiones económicas muy optimistas, y, por otro, mantienen el negativo aumento del gasto, descuidando, de nuevo, la imprescindible reestructuración que necesita con urgencia el sector público para eliminar el déficit y reducir de forma sustancial los impuestos a las familias y empresas.

El nuevo cuadro macroeconómico revisa al alza el crecimiento del PIB hasta el 1,3% en 2014 y el 2% en 2015, una y dos décimas más, respectivamente, que la estimación vigente hasta ahora. Se trata de un ejercicio irresponsable y, cuando menos, arriesgado por parte del Gobierno, dado el frenazo que está sufriendo la zona euro y la desaceleración de la economía nacional que ha empezado a advertir el propio Banco de España en el tercer trimestre. En este sentido, los últimos indicadores disponibles avanzan la posibilidad de una nueva recesión en Europa debido, sobre todo, al agónico estancamiento que registra Francia, la recaída de Italia y la debilidad que está mostrando Alemania, las tres grandes economías de la UE. De confirmarse este escenario, el sector exportador, uno de los principales motores de España, se verá gravemente afectado y, como consecuencia, el avance del PIB sería inferior al previsto, con todo lo que ello supone a nivel presupuestario (más gasto y menos ingresos).

De hecho, aunque el Ejecutivo ha trasladado a la opinión pública el mensaje de que las previsiones económicas mejoran, lo cierto es que su intención era revisar el crecimiento del PIB hasta el 1,5% este año, pero, finalmente, se ha quedado en un 1,3%, como consecuencia del inesperado deterioro de la economía europea. El problema aquí es que, por el momento, nada indica que dicha desaceleración vaya a revertirse el próximo ejercicio. Además, a diferencia de lo que afirmaba hasta ahora el PP, el sector exterior va a contribuir muy poco al crecimiento este 2014 y 2015, lo cual es una mala noticia, ya que la salida natural de la crisis se encuentra, sobre todo, en las exportaciones. El Gobierno confía en que el repunte del consumo nacional amortigüe las menores ventas al exterior, pero olvida que el modelo productivo nacional, por desgracia, ha cambiado muy poco durante la crisis y, por tanto, dicho aumento se traduciría en más importaciones y más deuda externa.

Lo peor, más allá de que se cumplan o no esos dudosos pronósticos, es que los PGE de 2015 insisten en el error de elevar aún más el gasto público, al tiempo que mantienen la elevada presión fiscal, pese a la positiva rebaja del IRPF anunciada recientemente. Hacienda ya ha anunciado que aumentará la oferta de empleo público, devolverá parte de la paga extra suprimida a los funcionarios en 2012, subirá la inversión pública y, en líneas generales, permitirá gastar más a las distintas Administraciones. Se trata de un grave error, puesto que, lejos de corregir, agranda un sector público sobredimensionado, insostenible e ineficiente, fiando, además, por completo la limitada reducción del déficit a las optimistas previsiones de recaudación que contemplan los Presupuestos. A falta de conocer los detalles, las cuentas públicas de 2015 son, en definitiva, la constatación del descrédito y la decepcionante gestión de un Gobierno que, entre otras cosas, ha sido incapaz de afrontar la crisis de cara mediante la aprobación de profundas reformas y ajustes presupuestarios para que España saliera del atolladero cuanto antes.

El relativismo totalitario colonizando el PP
Kiko Méndez-Monasterio www.gaceta.es 27 Septiembre 2014

Se clausura una semana agitada, donde las noticias se escapan de los corsés de comunicación de los partidos, donde a los gurús del gobierno no les da tiempo a preparar estrategias y declaraciones, una semana -en fin- de las que gustan a los periodistas y odian los políticos.

Los que ayer eran versos sueltos del Partido Popular, minoría revoltosa y progre, ya no vacilan hoy al exhibir el mucho poder que han acumulado. Se felicitan en público por haber conseguido -con una torpe declaración presidencial- la bendición de Rajoy y la metamorfosis del partido, que en una mañana pasó de defender el derecho a la vida a imponer el derecho al aborto.

Ebrios de triunfo -y antes de contabilizar el coste que ha causado- arriolas y sorayos muestran ya su prepotencia, tantas veces contenida en otras ocasiones, cuando su única válvula de escape eran los berridos de doña Celia -lo que grita-.Hasta el relamido Oyarzábal se permite sacar la pata anticlerical, mimetizado con el socialismo más rancio, tildando de inaceptables las declaraciones de los obispos, y ciscándose un poco en la libertar religiosa y un mucho en la libertad de expresión. Todo un modelo de tolerante demócrata. En fin, que si quieres saber como es juanillo, dale una carguillo.

Estos nuevos caciques han conducido al Partido Popular a las mismas premisas que informan al PSOE, confirmando una opinión creciente: que no es que sean iguales, es que son lo mismo.

En lo concreto, sus posiciones han obligado a que el partido dejara de defender el matrimonio, la vida del no nacido, el apoyo a las víctimas y a los débiles. En lo abstracto, y de hecho, han suprimido la filiación del PP al humanismo cristiano, como ya intentaron en el último congreso del partido, donde promovieron la sustitución del término por “humanismo europeo”. En aquel momento su enmienda fue abrumadoramente rechazada, y hoy la imponen desde sus cargos, como si así se distanciaran más del nacional catolicismo que vistieron sus padres mientras les pagaban la carrera.

Lo cierto es que eso del humanismo cristiano es algo más que un hueco olvidado en los libros de historia. Que se adorna con los nombres de Tomás Moro y Erasmo, y Luis Vives, con el autorretrato de Durero, y el David de Miguel Ángel. Que el humanismo nace en -y de- la civilización cristiana, como evolución del teocentrismo medieval, como reforma y como contrarreforma, nunca como ruptura. Asumir el humanismo cristiano no es compartir un sentido religioso, sino una empresa civilizadora, que dota de valor intrínseco a la persona, a cada persona. De este humanismo cristiano participaron los padres de la Unión Europea: Schuman, De Gasperi, Adenauer.

Y claro que también hubo un humanismo no cristiano, del que participaban Ceaucescu, Voltaire o Robespierre. Ni siquiera se puede atribuir al término un carácter puramente conservador, ni mucho menos reaccionario. De hecho una gran parte del liberalismo -la mejor, la que huye de la utopía jacobina que también acabó en tragedia- se suma sin complejos a los logros de la civilización cristiana. Esa es la línea que esboza Von Mises y desarrolla Hayek, así que es difícil encontrar otro tálamo mejor que el de humanismo cristiano para ese extraño matrimonio liberal-conservador. Y donde por supuesto también cabe el centro, un espacio político fundamentalmente reivindicado por la casi siempre nefasta democracia cristiana.

Ni marxismo, ni nazismo, ni socialismo se identifican con lo cristiano, ni religiosa ni culturalmente. De hecho todas las tiranías del pasado siglo y de los anteriores han coincidido, precisamente, en rechazar la dimensión cristiana de occidente, anteponiendo al Dios que se había hecho Hombre, el Hombre que se había hecho Dios y que organiza de nuevo la creación utilizando miopes perspectivas ideológicas, suprimiendo a la persona para sustituirla por el ciudadano o el camarada, utopías todas que han terminado

de forma sobradamente conocida, en la guillotina, el gulag o Auschwitz. Todo aderezado con aromas opresivos de burdel, el final ineludible de cualquier camino europeo que renuncia a la dimensión cristiana de nuestra civilización.

¿Acaso no fue Marx, un humanista europeo? ¿Alguien más humanista y más europeo que Nietzsche o Sartre?

Europa -aunque esto suena clandestino- sólo existe a partir de la fecundación cristiana. Europa -y España- viene definida por el empapar cristiano del Derecho romano y la Filosofía griega, engendrando así progresos como el método científico, las universidades, la primera democracia directa, la sanidad gratuita, la humanización de la guerra, la dignidad de la mujer y todo ese progreso real de nuestra civilización. Porque, por supuesto, no todas las civilizaciones son iguales.

Los que pretenden liquidar los restos del humanismo cristiano - desaparecido ya en escuelas, parlamentos, periódicos y universidades- están dando el paso decisivo para introducir un relativismo cultural, suicida, que cuestiona nuestra propia supervivencia y la licitud de nuestro modo de vivir y de comprender el mundo. Esa pulsión autodestructiva es hoy la expresión más viva del complejo de niño mimado, que trata de renunciar a sus raíces para hacerse simpático a sus adversarios, porque es incapaz -por blando, por cobarde, por decadente- de defender el legado de sus mayores, una herencia que precisamente es la que le ha permitido vivir tan rodeado de comodidades, gracias a las cuales ha tenido tiempo de refocilarse en cualquier necedad o sordidez bien publicitada. Es, en definitiva, el primer paso hacia el nuevo totalitarismo que nos amenaza, el relativista, al que se adscribían con entusiasmo los ideólogos del gobierno anterior. Un totalitarismo relativista que, de nuevo, será occidental, humanista, europeo y, por supuesto, ferozmente anticristiano.

Gnosce te ipsum, Rajoy
Luis del Pino Libertad Digital 27 Septiembre 2014

Hoy me he levantado un poco vago, así que he llamado a China (donde, como Vds saben, son seis horas más) y he hablado con Mariano Rajoy para ver si me inspiraba. "No te preocupes - me ha dicho el presidente del gobierno-. Yo te mando algo".

Y en efecto: poco después, uno de sus ayudantes me hacía llegar unas palabras del propio Rajoy para mi editorial. Escúchenlas ustedes atentamente.

ENLACE: Rajoy describiendo al gobierno http://www.youtube.com/watch?v=tBZDhXwwDe8

Este corte está extraído de un mitin que Rajoy dio en Orense en el año 2007. ¡Qué maravillosa descripción del gobierno!, ¿verdad?

"Un gobierno que un día dice una cosa y al otro dice la contraria, sin que se le mueva un solo músculo de su faz."
"Un gobierno que es capaz de defender una cosa y la contraria, como quien no quiere la cosa."

"Un gobierno que es incapaz de tener un criterio político claro sobre los temas que de verdad importan a la gente."
"Un gobierno que solo está preocupado de lo que dicen los medios de comunicación y los estudios sociológicos."

"Un gobierno que no tiene un objetivo ni una propuesta clara para España."
"Un gobierno que gobierna según van surgiendo los problemas."

"Un gobierno que un día tiene una ocurrencia... y al otro día se dan cuenta de que la ocurrencia era equivocada y aparece una nueva ocurrencia, o simplemente no hace nada."
"Un gobierno", en suma, "marxista, de los de Groucho Marx: estos son mis principios, y si no le gustan, tengo otros."

Como saben Vds., esta semana Rajoy consumaba la penúltima traición a sus electores, renunciando a reformar la ley de aborto libre de Zapatero. A lo largo de los años, el Partido Popular ha ido esgrimiendo excusas diversas para justificar su no defensa de los principios ideológicos. En 2010, la excusa para no dar la batalla ideológica era que había que alcanzar el poder y no convenía radicalizarse. En 2012, una vez alcanzado el poder, la excusa para no acometer reformas ideológicas era que había que concentrarse en la economía. Y ahora, en 2014, nos dicen que tampoco esta vez se pueden cumplir los principios ideológicos, porque no hay consenso.

Supongo que no quedará ningún ingenuo, entre los votantes del PP, que no se dé cuenta de que le han tomado el pelo. Y de que, en realidad, no había voluntad ninguna de cumplir ninguna promesa ideológica. Desde antes de llegar al poder, Rajoy sabía que no iba a tocar nada de lo que Zapatero dejaba hecho.

Y el caso del aborto quizá sea más escandaloso aún que otros, porque se da la circunstancia de que el propio Rajoy tiene recurrida la ley del aborto de Zapatero ante el Constitucional. Lo que quiere decir que Rajoy mantiene vigente desde hace tres años una ley del aborto que él mismo sabe que es ilegal.

¿A quién no ha traicionado el PP? ¿Qué promesa ha dejado de incumplir? Memoria histórica, libre elección de lengua en la educación, tamaño de las administraciones, lucha contra el terrorismo, aborto, impuestos... ¿Hay algo en lo que el PP no haya mentido?

Resulta sorprendente la exactitud con la que Rajoy describió en aquel mitin de Orense, con siete años de adelanto, cómo sería su propio gobierno en la actualidad: un gobierno carente de principios, de criterio y de objetivo; que no tiene un proyecto claro para España; que improvisa a base de ocurrencias; que solo se preocupa de los medios y de las encuestas y que es capaz de decir hoy una cosa y mañana la contraria sin que se le mueva un solo músculo de la faz.

¡Qué bien se conocía Rajoy a sí mismo, hace ya siete años! Es una pena que nosotros no le conociéramos tan bien. Nos habríamos ahorrado ayudarle a llegar al poder. Y nos habríamos ahorrado verle continuar de manera tan obscena la obra de Zapatero.

Soy Rajoy ¡Esperadme, que ya voy!
Vicente A. C. M. Periodista Digital 27 Septiembre 2014

Si alguien creía que el Gobierno de Mariano Rajoy iba a tener una respuesta enérgica e inmediata al desafío secesionista de Artur Mas y la Generalidad, es que demuestra no tener ni idea del carácter de ese excelso líder caracterizado por su parsimonia y control de los tiempos proverbial, es decir por la abulia total en todo lo que hace. ¿Que Artur Mas ha decidido mañana sábado dar un espectáculo circense con fanfarrias televisado y radiado firmando en directo la convocatoria?, no pasa nada, le dejamos que disfrute de su minuto de gloria el fin de semana y hacemos una reunión del Consejo de Ministros el lunes, eso sí, tras los desayunos habituales. Porque nadie va a alterar ni marcar la agenda del Gobierno. Y tiempo hay para tomar las medidas oportunas.

Pues eso que a todos nos puede parecer una verdadera imagen de dejadez, de indiferencia ante el mayor desafío secesionista ocurrido en España durante décadas y de ineficacia, para Mariano Rajoy es solo una forma de hacer ver que a él nadie le presiona en asuntos de Estado y que temas como ese requieren que sea él el que presida el Consejo de Ministros y no Soraya. Así que esperen a que vuelva de su viaje a la China, descanse unas horas recuperándose del jet slag y ocupe su sitio en la Historia. Una forma de decirle a Artur Mas que la Justicia es lenta pero segura y que su plan de secesión está abocado al fracaso.

Pero lo cierto es que Artur Mas va a disfrutar de unas horas, de unos días de control absoluto de la propaganda para monopolizar el mensaje en Cataluña sobre el cumplimiento de su promesa de que el 9 de noviembre sacará las urnas a la calle para que los catalanes voten sobre si desean la independencia. Su mensaje se apoyará en la “legalidad” temporal de su Ley de Consultas, cosa que nadie podrá negar hasta que se pronuncie el Tribunal Constitucional, porque incluso con la suspensión tras la supuesta aceptación del recurso de inconstitucionalidad que presente el Gobierno de España, ya tiene previsto seguir con la propaganda por medio de las Asociaciones civiles como la ANC, verdaderos grupos sediciosos que campan libremente en esa sociedad.

Otra vez el tancredismo de Mariano Rajoy, supongo que asesorado por el gurú del PP Arriola, será el responsable de la impunidad de las actuaciones de quien se sabe protegido por la legalidad a pesar del fraude de Ley que conscientemente conlleva el uso de la Ley de Consultas para asuntos que solo competen al Parlamento de España. No se trata de si Artur Mas ha demostrado como dice “astucia” en su plan, sino de la incapacidad de este Gobierno de Mariano Rajoy para haber previsto lo evidente y tomado otras medidas cuando se anunció hace dos años este camino ilegal de secesión y la convocatoria de un referéndum. Nadie ha dado realmente la batalla política, ni ha intentado desbaratar el mensaje secesionista lanzado a los catalanes lleno de mentiras, de falsas promesas y tergiversando la Historia hasta lo grotesco. Al contrario, se ha intentado sobornar al sedicioso con fondos públicos de modo discriminatorio con el resto de las comunidades autónomas.

Se equivoca Mariano Rajoy en no haber dejado que, en su ausencia oficial, Soraya Sáenz presidiese el Consejo de Ministros extraordinario más importante de la democracia. Su afán de protagonismo es incompatible con la imagen de firmeza y celeridad que exige esta situación de deslealtad institucional y delictiva demostrada por el Presidente de la Comunidad Autónoma de Cataluña, Artur Mas. Lo lógico es que sea la Fiscalía general la que de modo inmediato a esa firma actúe e impute penalmente a ese sujeto, procediendo el Gobierno a la sus-pensión de la Comunidad y no a la generosa pensión de la secesión.

El 'verso suelto' del PP pide a Astarloa el abrigo del dinero público
Alberto Ruiz-Gallardón vuelve a vivir de la política

Xavier Horcajo www.gaceta.es 27 Septiembre 2014

Cuatro días después de dimitir de “todo”, el exministro de Justicia pide incorporarse al Consejo Consultivo de Madrid, un órgano que le proporciona 8.500 euros brutos al mes.

Apenas cuatro días has durado el “abandono total de la política” anunciado por el ex ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón desde que el martes pasado dimitiera como ministro de Justicia del Gobierno de Mariano Rajoy. Ruiz-Gallardón ha decidido volver a cobijarse en el dinero de la política e incorporarse al Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, un órgano consultivo que le proporciona 8.500 euros brutos al mes, del presupuesto de los madrileños.

El verso suelto del PP dijo el martes que no lo tenía claro, pero que pensaba vivir de la abogacía; lo que descartaba su reincorporación a la carrera fiscal, de la que está en excedencia tras ganar plaza y ejercer por un corto espacio de tiempo en Málaga. Ya en esa comparecencia insinuó que cabía la posibilidad de incorporarse a ese Consejo consultivo, cuyas reuniones -cuestionadas por su utilidad- van a ganar en intensidad con un “remake” de “Dos hombres y un destino” con Ruíz-Gallardón y Joaquín Leguina de protagonistas.

Ruiz Gallardón se fue a ver al presidente de este órgano, Ignacio Astarloa, para incorporarse al Consejo Consultivo de Madrid, que elige a sus miembros a dedo. Su incorporación se producirá en breve plazo.

El Consejo de Gobierno o consultivo de la Comunidad de Madrid es el mismo órgano al que renunció Esperanza Aguirre cuando abandonó la política y ha sido objeto de hasta tres peticiones formales de disolución por parte de UPyD en los años de la crisis económica. Es ese periodo ha sido muy cuestionado por su rentabilidad para los madrileños cuyos presupuestos públicos pagan.

Los consejeros del mismo cobran 5.500 euros al mes netos por reunirse los miércoles y supervisar los informes que hacen unos letrados, funcionarios de carrera, a petición del Gobierno de la Comunidad de Madrid, que preside Ignacio González.

Los consejeros ejercen por períodos de seis años y además del ex alto cargo de Interior con Ángel Acebes, Ignacio Astarloa –que lo preside-, son consejeros Joaquín Leguina, primer presidente de la Comunidad de Madrid, Pedro Sabando, Ismael Barsida, Jesús Galera o Beatriz Grande.

Alberto Ruiz-Gallardón lleva viviendo de la política desde que a los 24 años, su padre José María Ruiz-Gallardón, lo convirtiera en concejal del Ayuntamiento de Madrid. Desde entonces, ha protagonizado una dilatada carrera de “30 años de servicios” como dijo el mismo el día de su dimisión con su hijo, Ignacio, de testigo.

Diputado, senador, alcalde de Madrid (2003-2011), Presidente de esa comunidad (1995-2003), ministro de Justicia (2011-2013) y finalmente héroe de los pro-vida, Ruiz-Gallardón insinuó que ponía fin a eso de vivir de la política, que lo dejaba “todo”, pero parece que hace mucho frío fuera, y apenas cuatro días después pedía a Astarloa el abrigo del dinero público.

TVE
Su televisión de todos
Javier Somalo Libertad Digital  27 Septiembre 2014

La dimisión de Leopoldo González Echenique como responsable de RTVE obliga a opinar por enésima vez sobre los medios de comunicación públicos. Algunos, como la diputada de UPyD Irene Lozano, ya lo han hecho de forma categórica:

Hay que buscar una solución urgente que no pase sólo por inyectar dinero de los Presupuestos sino por reformar la ley de financiación para permitir que vuelva la publicidad y garantizar una televisión pública de calidad, que es imprescindible en una democracia.

No es la única que piensa así pero sirva su frase para el análisis ¿Qué misión ha de cumplir un medio público que esté fuera del alcance de uno privado? ¿Servicio al ciudadano? Los privados lo dan, porque son los primeros interesados y porque se lo exigen en los concursos para obtener licencia. Sí, lo exigen. ¿Qué diferencia a una cadena que ofrece pay-per-view de una pública? Que en la primera paga el que la quiera ver y en la segunda, todos. ¿Y de las privadas que emiten en abierto? Que las paga el operador, no el ciudadano ¿Será entonces la neutralidad política la que hace necesaria la existencia de medios públicos? ¿Será la pluralidad, la objetividad? Dejo al lector que elija entre la carcajada abierta o, como dicen de la reina Isabel II, el ronroneo.

La televisión y la radio pública son del gobierno. Sea el que sea. En el ámbito nacional y en el autonómico, que en algunos casos ya es también nacional y singular. Lo "imprescindible en una democracia" es la pluralidad informativa, la que invocó el Supremo en su sentencia por el antenicidio cuando un Consejo de Ministros de 1994 (PSOE) autorizó que la SER se comiera a Antena 3 de Radio, intolerable líder de audiencia. Nunca se ejecutó en los términos previstos aquella sentencia –ni PSOE ni PP– pero sigue siendo esa pluralidad la que construye un régimen de libertades. Si la televisión pública fuera "imprescindible en una democracia", lo serían Cuba y Venezuela. No lo son. Para quien resulta "imprescindible" es siempre para el poder. Son los políticos los que hacen el casting de tertulianos, simulando pluralidad hasta que se cuelan los liberales y saltan los liberados demostrando quién manda, por ejemplo, en TVE: los que llevan años condicionando la política económica de España a golpe de amenaza, la llamada "paz social" porque lo contrario es la guerra. "La televisión de todos", dicen y repiten.

Los poderes públicos argumentan que el espacio radioeléctrico les pertenece porque es un bien escaso que hay que administrar y, sin embargo, está ocupado por sus antenas. Por eso recurren al trámite de la concesión y al continuo incumplimiento del mismo. Ellos emiten en su espacio radioeléctrico; a los demás se lo pueden llegar a conceder previo concurso, pago de tasas, avales y exigencias de servicio público. Tiene gracia. Lo habitual es que, después de marear la perdiz, suspendan la resolución del concurso en espera de que tal o cual escándalo escampe, de que lleguen o pasen unas elecciones… con la más absoluta arbitrariedad.

Hay canales públicos de radio y televisión en cada comunidad, en cada provincia, a veces hasta en cada municipio. Canales uno, dos, tres y cuatro. Canales temáticos. Canales y más canales. Y el resto, lo que se reparte por concesión a los súbditos, suele favorecer al par de grupos mediáticos que en ese momento hayan sido tocados con la varita del Gobierno de turno.

Andalucía y Cataluña son paradigma de regímenes construidos en torno a medios de comunicación públicos. En tierras de Susana Díaz, el 70 por ciento de las radios son de carácter público. Del 30 por ciento restante, el 57 es de Prisa. Pero hay que evitar la quiebra de lo público… y de Prisa. Enorme democracia. De Cataluña, huelga hablar porque allí la mera convocatoria de concursos es ya ilegal al exigir la inmersión lingüística como condición para emitir aunque sea sólo música. Por eso esRadio jamás se escuchará en Cataluña desde Cataluña.

Y además pide Irene Lozano, como tantos otros, que vuelva la publicidad para que la solución a una quiebra –ineludible para el resto de los mortales– "no pase sólo por inyectar dinero de los Presupuestos".

No discuto ni la calidad de muchos programas ni la preparación de muchos profesionales de las muchísimas radios y televisiones públicas que hay en España. Pero seguro que unos y otros encuentran sitio, los que de verdad sean buenos, en medios privados que no costarán dinero al ciudadano. No, la calidad tampoco es excusa.

He podido ver muchas instalaciones audiovisuales públicas por toda España y todas tienen algo en común: no se ha reparado en gastos. En el cavernoso mundo de los medios privados, se conoce el precio de una mínima dotación técnica porque hay que pagarla. Una tarde vi en RNE hasta cinco estudios de radio tan modernos y equipados como vacíos, uno detrás de otro. También vi enormes unidades móviles con tecnología punta a bordo. Estaban cubiertas de polvo y con las ruedas desinfladas. Abandonadas. Ya se subcontratará tal o cual servicio si es menester. Lo público es gratis, creencia extendida. A su televisión y a su radio de todos no le ha de faltar de nada.

¿De verdad que todo esto es "imprescindible" en una democracia? Más bien, incompatible.

el coste de financiación se va a 35.490 millones
El pago por intereses de la deuda supera el presupuesto de todos los ministerios
27 Septiembre 2014

La reducción del coste de financiación de la deuda pública sigue adelante (el Gobierno ha hecho sus previsiones contando con que la rentabilidad de la obligación a 10 años será del 2,6% en 2015), pero también avanza el enorme peso que tiene el pago de intereses en relación al presupuesto. Hasta el extremo de que el año próximo el servicio de la deuda volverá a ser superior al gasto disponible de todos los ministerios juntos.

O dicho de forma más precisa. El pago de intereses alcanzará los 35.490 millones de euros, por encima de los 34.526 millones de los que dispondrá el conjunto de la administración central. En esta cifra no se incluyen aquellos gastos ‘fijos’ sobre los cuales el Gobierno no tiene apenas margen de maniobra, como el gasto en clases pasivas, las relaciones financieras con la Unión Europea o el presupuesto de los órganos constitucionales). La cifra,en todo caso, es inferior en un 3% (1.100 millones de euros) a la registrada en 2014, pero hubiera sido mucho mayor si el déficit no siguiera siendo tan elevado. Los tipos de interés se encuentran en niveles históricamente bajos. 

La resistencia a bajar del coste de financiación tiene que ver con un factor. Como consecuencia del déficit público -un 4,2% del PIB el año próximo- el endeudamiento continúa creciendo en volumen. De hecho, ese desequilibrio entre ingresos y gastos representará en torno a otros 40.000 millones de euros más de deuda en 2015. Eso sí, a unos tipos de interés sensiblemente menores debido a la liquidez que proporciona el Banco Central Europeo (BCE). El ministro De Guindos cifró ayer en 5.000 millones el ahorro para el Tesoro Público en el pago de intereses de la deuda este año respecto de lo presupuestado, al tiempo que aseguró que en 2015 la emisión neta de España será "notablemente inferior".

Aunque el Gobierno no dio ayer cifras sobre cuánto representará ese incremento en relación al PIB, es muy probable que se sitúe en torno al 100% del PIB después de que el INE haya elevado el PIB nominal debido al cambio de base en la Contabilidad Nacional. El Banco de España ha estimado que el incremento del Producto Interior Bruto ha provocado que la ratio de deuda sobre PIB disminuya en 2013 desde el 94,4% estimado provisionalmente hace unas semanas, al 92,1%; mientras que en el segundo trimestre de 2014 pasaría del 98,9% al 96,4%. En todo caso, la deuda seguirá claramente por encima del billón de euros.

En el caso del déficit público, la revisión del PIB ha supuesto eliminar de un plumazo casi tres décimas de déficit presupuestario, que ha pasado de representar el 6,62% del PIB al 6,33%, ligeramente por debajo del compromiso con Bruselas, sin contar el coste de la reestructuración del sistema financiero.

Presupuestos coherentes

Esa elevación del PIB explica, en parte, que el Gobierno tenga más holgura para cumplir con la senda de reducción del déficit público impuesta por Bruselas: un 5,5% este año y un 4,2% el próximo. Ambos porcentajes parecen coherentes con la actividad económica prevista por el Gobierno. Incluso, es probable que ya este año se mejoren los objetivos de estabilidad presupuestaria. El déficit se situaría en torno al 5,2%.

El ministro Montoro dijo ayer tras el Consejo de Ministros que no habrá ninguna desviación. Y como muestra de lo bien que están evolucionando las cuentas públicas adelantó que ya el año próximo la economía española estaría cerca de lograr superávit presupuestario primario. Es decir, que si se elimina el coste del servicio de la deuda (incluyendo lo que destinan todas las administraciones territoriales y las empresas públicas), España tendría ya saneadas las cuentas públicas.

Según el avance de liquidación que ayer adelantó Montoro, este año se habrán cumplido claramente los objetivos de recaudación, salvo por el hecho de que Hacienda tendrá que devolver algo más de 2.000 millones de euros por el llamado céntimo sanitario tras una sentencia del Tribunal de la UE.

Según sus previsiones, los ingresos tributarios del Estado (antes de la cesión a las administraciones territoriales)  ascenderán a 186.111 millones, lo que supone un incremento del 5,4% respecto del avance de liquidación. Esa cifra baja hasta los 133.712  millones después de la cesión a las AATT, lo que supone un aumento del 3%. Por lo tanto, algo por encima de aumento del PIB nominal. La mejora del empleo explica, sobre todo, ese incremento.

La letra pequeña de estos presupuestos se conocerá el próximo martes, cuando el equipo del Ministerio de Hacienda presente al presidente del Congreso de los Diputados, Jesús Posada, el proyecto de ley, que se tramitará hasta los últimos días de diciembre en el parlamento.

Luces y sombras de un presupuesto conservador
El Confidencial 27 Septiembre 2014

“Balanced budget requirements seem more likely to produce accounting ingenuity than genuinely balanced budgets” Thomas Sowell.

Diez años de despilfarro, tres de moderación presupuestaria y se acabó la mal llamada "austeridad".

Me sorprende, al leer los datos anuales y el presupuesto que algunos lo llamen “austericidio”. En 2015, el gasto público seguirá muy por encima del pico de la burbuja inmobiliaria, y se han sostenido todas las partidas de gasto social, a pesar de la caída de renta disponible, sueldos y beneficios empresariales. En 2015, el gasto público sobre Producto Interior Bruto (PIB) seguirá por encima del 46%, eso sin contar a las empresas públicas. Austericidio.

El avance de los presupuestos y el cuadro macroeconómico anunciado ayer por Saenz de Santamaria, De Guindos y Montoro incorpora elementos significativos que nos separan del escenario de desastre, pero también reflejan desequilibrios muy relevantes.  

Vivimos una recuperación y crecimiento moderado que aún se mantienen por debajo del potencial de nuestra economía, pero que resalta por despegarse de la tendencia negativa de otros socios de la Unión Europea, notablemente Francia, nuestro mayor socio comercial.  

Los elementos positivos son evidentes:

  • Un crecimiento de la economía de un 1,3% en 2014 y un 2% en 2015, que considero perfectamente posible, a pesar de la ralentización de la OCDE y la Unión Europea. Mejora de demanda doméstica y consumo, y aumento de flujos de crédito.
  • Aumento de exportaciones, con superávit comercial en 2014 y 2015. Muy importante, comparado con el agujero, que llegó al 10% del PIB, en la época de “estimular la demanda interna” y “los mercados nos atacan”.
  • Una caída de los gastos por desempleo fruto de la bajada del paro.
  • Bajada de los intereses de la deuda, que mantienen el coste por este concepto por debajo del 3,8% del PIB, muy lejos del 10% que consideran las agencias de rating como insostenible.
  • Una mejora de los ingresos fiscales por la recuperación económica.

Efectivamente, España corrige lentamente sus desequilibrios y devuelve deuda externa a ritmo de 15.000 millones anuales, generándose una reducción adicional del endeudamiento privado, que ya se sitúa en niveles de 2006. Sin embargo, la dependencia del exterior es aun equivalente al 100% del PIB, aunque el riesgo de shocks de deuda es menor.

El riesgo se reduce, precisamente, por menor déficit exterior y deuda privada, añadido a que las necesidades netas de financiación del Estado caen de un insostenible 30% de la oferta europea de renta fija soberana en 2009-2011 a 55.000 millones de euros, que no llega al 15%. La deuda total, publica más privada, se ha reducido por primera vez en décadas.

A la hora de analizar el efecto de los próximos años debemos tener en cuenta que la deuda del Estado mejora en dos conceptos: stock y flujo.

  • El flujo anual de necesidades de refinanciación –cuanto hay que acudir a los mercados- baja dramáticamente, a menos de la mitad que hace tres años. Para los inversores en Renta Fija, en bonos, España ya no es un enorme problema.
  • El stock –total de deuda acumulada- es un problema, ya que sigue siendo muy alto, el 99% sobre PIB de deuda pública. Sin embargo, al no generarse el problema de flujos crecientes por encima de lo considerado aceptable, el riesgo de que los inversores vendan el stock acumulado es muy bajo. Por eso el déficit es importante, pero también las necesidades netas de financiación.
  • No debemos olvidar que del aumento de deuda de los últimos tres años casi el 35% viene de pagos pendientes de la época de los estímulos, fondos de liquidez, facturas escondidas y de rescatar a las cajas –ese modelo social de banca pública desastroso-. A pesar de ello, el gasto publico sigue siendo casi 40.000 millones anuales superior a los ingresos fiscales de pico de la burbuja. El déficit estructural es aún muy alto.

Es importante resaltar todo esto para diferenciar 2014-2015 de lo que comentábamos en esta columna en 2010-11, cuando las necesidades anuales de refinanciación de España eran casi el 30% del total europeo.

Por lo tanto, se puede hablar de un cambio de tendencia…sin cambiar casi nada, manteniendo la estructura estatal hipertrofiada. Y ahí radica el riesgo.

Gráficos cortesía de @_perpe_

Atrás quedan las propuestas de cerrar las empresas públicas deficitarias (menos de un 20% se han liquidado), observatorios, diputaciones (se han ampliado “competencias”), asesorías, administraciones duplicadas y cabildos, o las subvenciones anuales de nuevo rico. Volvemos a gastar. Y con la fragilidad de la recuperación, un Estado que se carga de costes fijos se expone a que cualquier vaivén de las economías globales tumbe el castillo.

La mejora de empleo, de un paro del 25,7% al 22% en 2015, sigue siendo insuficiente. Algo más de 620.000 puestos de trabajo creados es un dato muy positivo, pero se debe hacer mucho más, como comentábamos aquí. Aumentar el empleo público, como se ha anunciado, es agrandar el agujero de ese déficit estructural, además de suponer, a medio plazo, mayores impuestos. En la rueda de prensa se comentaba que los trabajadores públicos estaban a nivel de 2004… No, si incluimos la enorme cantidad de empresas públicas (más de 3.500 con una deuda acumulada superior a 50.600 millones de euros), un elemento que nos diferencia, en mucho, de los países de nuestro entorno. 

Subir impuestos ha supuesto…menos ingresos de lo estimado, como ya repetíamos en esta columna. Aunque se deduzcan 2.000 millones de devolver el céntimo sanitario, nos muestra de nuevo que las estimaciones de ingresos siempre resultan menores a lo esperado… A pesar de la mejora de la actividad económica.

Otro riesgo hoy en día es recuperar la ‘inversión’ pública aumentándola un 6%. El historial de creación de riqueza y empleo de la inversión pública en España en los últimos diez años es demasiado pobre –pérdidas netas, deuda y desempleo- como para sacar la chequera cuando los gestores son prácticamente los mismos y aún estamos digiriendo el 25% de sobrecapacidad productiva.

Las reformas, que siempre tendemos a ignorar, han sido muy relevantes y han ayudado a que la economía saliese del agujero y empiece a crecer, pero no debemos olvidar que el problema de España era, y continúa siendo, un enorme gasto público disparado al calor de los ingresos fiscales extraordinarios de la burbuja inmobiliaria –unos 40.000 millones de euros anuales-.

El déficit y la deuda como mejor se reducen es con crecimiento. Ese crecimiento sólo va a llegar de manera sólida de las pymes, que generan el 70% del valor añadido y empleo del país, autónomos y familias. Los que han sobrevivido admirablemente la crisis no deben pagar la decisión de sostener las administraciones duplicadas, las subvenciones y el gasto improductivo.

El déficit y la deuda se van a moderar por el cambio de cálculo del PIB incluyendo elementos que no generan ingresos –actividades ilegales- y estimados. Es decir, los ratios “mejoran”, pero la diferencia entre gastos e ingresos y la deuda total no cambian. Y la gente no come PIB. Hay que atacar el gasto improductivo, no sostenerlo a toda costa fiando la recuperación al Banco Central Europeo (BCE) y la política monetaria. Ya sufrimos en 2008-2010 ese error de “aguantar la respiración hasta que pase” porque el BCE apoyaba.

Hay que reconocer los elementos positivos. Con un crecimiento moderado, España crea más empleo que la tendencia histórica y el país reduce su deuda total y sus necesidades de refinanciación. Pero los riesgos no se deben olvidar.

A la espera de detalles, España va a seguir gastando un 15% más de lo que ingresa. Sí, ya no es un 20-25% anual, pero sigue siendo un problema.

Con un déficit estructural anual muy superior al pacto de estabilidad y la media de la UE, el objetivo único del Gobierno debe ser que sus votantes, las empresas y familias, recuperen urgentemente la renta disponible para invertir, crear empleo y consumir.  

El objetivo de aumentar el PIB aumentando gastos corrientes y deuda no es expansivo. Es aumentar la fragilidad.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Pujol se burla del Parlament y elude responder con la complicidad de CiU
EDITORIAL El Mundo 27 Septiembre 2014

LA COMPARECENCIA ayer de Jordi Pujol en el Parlament de Cataluña resultó una burla tanto en la forma como en el fondo. En la forma porque el ex presidente de la Generalitat tuvo las máximas facilidades para no contestar, de tal modo que pudo replicar de una tacada a toda la oposición y ni siquiera estuvo obligado a responder a una brevísima rueda de repreguntas. Y en el fondo porque, además de no rendir cuentas absolutamente de nada, se permitió el lujo de abroncar a los diputados y de arremeter contra la prensa por «frivolizar» e «intoxicar».

La prepotencia de Pujol fue posible gracias a la determinación de CiU de protegerle a toda costa, pese a que ha reconocido ser un evasor fiscal y pese a las gravísimas sospechas de corrupción que ensombrecen su gestión y la actuación de sus hijos. El cierre de filas de CiUcon el padre fundador del partido, unas horas antes de que Artur Mas consume su reto al Estado con la convocatoria de la consulta independentista del 9-N, supone la defensa sin paliativos de un modelo de hacer política basado en el cobro de comisiones irregulares a cambio de adjudicaciones públicas a dedo, todo cubierto por un manto de impunidad tendido desde el poder.

CiU no sólo perdió ayer la oportunidad de apartarse de una gestión bajo sospecha, sino que apostó por la omertá para intentar que Jordi Pujol siga siendo considerado un héroe de la patria y tratar de despejar al máximo las perspectivas del aventurerismo rupturista de sus dirigentes.

Si la confesión del ex presidente de la Generalitat el 25 de julio sobre la fortuna familiar evadida durante 34 años conmocionó a la sociedad catalana, el espectáculo dado ayer por el ex Molt Honorable, por CiU y por algunos partidos de la oposición acentuó la decepción generalizada. La soberbia de la que hizo gala Pujol sólo es comparable al descaro con que se enrocó en un guión previsible. El compareciente dijo que si no declaró una herencia depositada en Andorra durante tres décadas -pese a que ha habido tres amnistías fiscales- fue por respeto a la memoria paterna. Insistió en que al dinero evadido no hay que presumirle un origen ilícito. Y subrayó que nunca ha sido un corrupto y que jamás ha cobrado nada al margen de su sueldo como presidente. A modo de prueba adujo que con 40 años ya tenía 140 millones de pesetas en dólares y que su motivación nunca fue hacerse rico sino fer país.

También resultó lamentable el papel de algunos portavoces. El de CiU, Jordi Turull, hizo de abogado de Jordi Pujol, a quien llamó «referente» y agradeció «lo mucho que ha hecho por Cataluña». La diputada de ERC, Gemma Calvet, confesó la «incomodidad» que le producía interpelar al ex president, con quien se mostró benevolente. Y Miquel Iceta, del PSC,hizo gala de un respeto reverencial incomprensible ante un defraudador fiscal.

La popular Alicia Sánchez-Camacho fue contundente, pero se enzarzó luego con Turull en un cruce de acusaciones de corrupción que contribuyó al éxito de la estrategia elusiva de Pujol y CiU. Sólo Joan Herrera (Iniciativa) y especialmente Albert Rivera (Ciutadans), que llevará la petición de explicaciones a Pujol a la Fiscalía, sacaron al ex president de sus casillas con un implacable interrogatorio. El ex Molt Honorable se escapó de dar detalles a base de recurrir a una táctica muy suya:impartir lecciones morales, esta vez a voz en grito. Yfiel a su estilo, se envolvió como siempre en la senyera y echó mano de sus 23 años de mayorías absolutas como argumento de autoridad. En definitiva, una comparecencia fallida y un insulto a los ciudadanos.

La ópera bufa de Jordi Pujol
Javier Algarra www.gaceta.es 27 Septiembre 2014

Jordi Pujol debería ganar el Goya a la interpretación. Si no fuera por lo ocupado que ha estado durante veintitrés años presidiendo la Generalitat de Cataluña, se podría haber dedicado al espectáculo. Es un genio “metiéndose” en el papel de Mesías del catalanismo. En su comparecencia en el Parlament hizo una demostración dramática de primer orden: no contestó nada de lo que le preguntaron, no explicó nada de los negocios de la familia, no aclaró ni un solo detalle acerca de las sospechas de corrupción, y encima se permitió hacerse la víctima y reñir a los diputados por pedirle explicaciones.

El hombre al que un día llamaron Muy Honorable hizo gala de prepotencia al comparecer en una cámara parlamentaria que debe considerar como el jardín de su casa y disfrutó con el patético espectáculo que ofreció el portavoz de Convergència, Jordi Turull, que más que un diputado parecía su abogado defensor –o su mancebo- y, además de darle gustirrinín al jefe con sus alabanzas, arremetió contra los herejes del PP y de Ciutadans que sí se atrevieron a importunar al gran prohombre del catalanismo con sus acusaciones.

Pujol hizo una vez más algo a lo que ya nos tiene acostumbrados, asegurar que increparle a él es atacar a Cataluña. Lo hizo hace décadas con el escándalo de Banca Catalana, y lo ha vuelto a hacer ahora con las investigaciones policiales acerca de los negocios de la familia, la herencia de su padre, los movimientos de capital en el extranjero y el fraude fiscal.

El ex presidente de la Generalitat se envuelve en la senyera para ocultar sus vergüenzas y escapar a las preguntas de la oposición acerca de cuál es el origen de la fortuna familiar, el cobro de comisiones para optar a obras y concesiones, el tráfico de influencias, las presiones a los empresarios, o las componendas con PP y PSOE para garantizar el silencio a cambio de los votos en el Congreso.

Afortunadamente, tanto Alicia Sánchez Camacho como Albert Rivera escaparon a la adormidera que embriaga al resto de políticos catalanes, que siguen anteponiendo los sueños idílicos de independencia a las necesidades reales de los ciudadanos, y sí increparon al compareciente. De poco les sirvió, porque lo único que lograron con su contundente fiscalización fue “cabrear” al patriarca de los Pujol y que su acólito Turull saliera rápidamente en defensa del “amo”, dejando así por los suelos la dignidad que se le debería suponer a un parlamentario.

Presenciar la sesión en el Parlament fue tan divertido como asistir al teatro un viernes por la tarde a ver un sainete. Las únicas explicaciones que dio Pujol fueron que su padre –el que le legó la pretendida herencia- era muy catalanista y fue depurado por el franquismo en 1939, y que él mismo se vio obligado a proteger su dinero para preservar la mesiánica causa del catalanismo. Debió

pensar que, con tales argumentos, quedaba disipada cualquier sombra de sospecha. Todo un sainete, más propio de una ópera bufa que de un Parlamento.

Comparecencia de Pujol
En el nombre del padre, del hijo y del tongo
Pablo Planas Libertad Digital 27 Septiembre 2014

Pujol no tiene nada que declarar por lo que ha superado el trámite parlamentario como cruza la frontera de Andorra: sin problemas, apenas sin detenerse. La primera parte de su discurso fue la del violinista en el tejado, con enternecedoras alusiones a su padre, "depurado en 1939", y a David Tennembaum, el socio al que definió como un "judío askenazi". Entre ambos, a base de simpatía y vista, construyeron una gran fortuna. Por Cataluña, claro. Se necesitaban dólares para importar algodón estadounidense y egipcio para los telares de Tarrasa y allí estaban "el Pujolet" de la bolsa y Tennembaum, dispuestos a cubrir las necesidades en divisas de los industriales del textil.

En plena instrospección, llegó a decir que su padre le admiraba, pero temía que su carrera política le obligara a huir del país. De ahí que "cediera" a Marta Ferrusola un capital que ya no es una "herencia", como el pasado 25 de julio, sino un "legado". Había que quedar bien con la familia, con su hermana Maria y su cuñado, que aún no salen de su estupor. No había pasado ni un cuarto de hora de intervención y ya estaba claro que Pujol saldría a hombros del "Parlament". Y sin decir casi nada, salvo que los 140 millones de pesetas en dólares de 1980 para Marta y sus hijos se convirtieron en mucho más en el tránsito entre Suiza y Andorra a causa de las devaluaciones de la antigua moneda.

A la vuelta de las intervenciones de los grupos, salió el Pujol de sus grandes tardes de gloria, el político agreste, el gran moralista, el hombre sin tacha, el mesías del catalanismo. Todo apariencia, fuegos artificiales, carraspeos, tics, golpes en la mesa y su habitual despliegue gestual. Había "elecciones libres", clamaba. "Si hubiéramos sido tan corruptos no las habríamos ganado", declamaba. Puro teatro, un "remake" de los noventa. Tongo en el fondo y fingimiento en las formas.

El hecho de que su hijo mayor, Jordi Pujol Ferrusola, saliera de la Audiencia Nacional el pasado 15 de septiembre sin medidas cautelares explica la inocua intervención de Pujol y perfila los trazos de negociaciones y acuerdos bajo mano. Su confesión no responde ni a presiones políticas, ni a investigaciones judiciales, ni a estrategias procesales, deslizó. Fue un acto "moral". Tal como él mismo dijo, necesitaba desnudarse en público. Su hijo entró en la Audiencia con la cabeza gacha y la abandonó a paso ligero. Casi como su padre, que abandonó la escena levitando. Fue su última vez, la retirada definitiva. Y para satisfacción no sólo de CiU y ERC, se abstuvo de tirar de la manta. De momento, no le hace falta.

BOCHORNO
Jordi Pujol y el bienmandado de CiU taponan la cloaca catalana
Ana I. Martín www.elsemanaldigital.com 27 Septiembre 2014

Se creen intocables. O lo que es peor, se saben intocables. Si no, no hay otra explicación para el espectáculo que el expresident y el portavoz de CiU protagonizaron en el Parlament.

A Jordi Pujol sólo le faltó despedirse con un corte de mangas. Pero no le hizo falta. Su comparecencia en el Parlament de Cataluña de este viernes ya fue en sí misma un corte de mangas a la opinión pública -especialmente a la catalana-, una peineta, un reírse en la cara de todo un país.

Si Cataluña no hubiera padecido una lobotomía durante las últimas décadas en las aulas y a través de los medios de comunicación del régimen, después de este espectáculo no quedaría un solo votante de CiU sobre su faz. Ni uno. Y sus ex votantes estarían tirándose de los pelos por haber confiado en una tropa así.

Pero, para borrarlo cuanto antes de la mente de los catalanes, ya se encargó Artur Mas de organizar para este sábado un número en torno a la firma del decreto de convocatoria de la consulta ilegal del 9N. Y TV3 de programar una entrevista con él para este mismo viernes por la noche, en plena digestión del show de Pujol. La vida en Cataluña sigue igual.

Se creen intocables. O lo que es peor, se saben intocables. Si no, no hay otra explicación para lo ocurrido en el Parlament. Un expresident con una fortuna oculta durante 34 años y de origen desconocido, patriarca de una familia asediada por los escándalos y las corruptelas abroncando a los portavoces de la oposición por hacerle preguntas.

Y más aún: un portavoz de CiU, Jordi Turull, que en lugar de mostrar -o al menos fingir- enfado con Pujol por haber manchado las siglas de la coalición acude en su rescate y carga contra Alicia Sánchez Camacho y Albert Rivera por, según él, hacer de "portavoces de las cloacas del Estado". Lo que apesta en Cataluña no son las cloacas del Estado sino la fosa séptica de la calle Córcega, sede de la coalición.

Lo de CiU con Pujol no es síndrome de Estocolmo, que al menos tendría una disculpa. Apunta, más bien, a que como dijo el líder de Ciudadanos no estamos ante el "caso Pujol" sino ante el "caso Convergencia". Es decir, el caso del 3% que denunció en su día Pasqual Maragall y de una supuesta financiación ilegal.

De ahí que CiU regañe a su líder espiritual con la boca pequeña y después le cubra de algodones en su comparecencia en el Parlament. Donde, por cierto, la propia CiU ha vetado la creación de una comisión de investigación al respecto que aun así saldrá adelante gracias a los votos del resto de formaciones. Otro botón de muestra.

No es que Jordi Pujol embistiera harto de lo que sus abogados han llamado una "inquisición general". Es que él es así, alguien que se cree por encima del bien y del mal; alguien que considera que no debe ninguna explicación al pueblo al que ha tenido engañado durante décadas y que con un "no soy un corrupto" y un "no he cobrado nada más que mi sueldo" es más que suficiente; alguien capaz de escribir en sus memorias: "Tendré que ser enterrado en un panteón como prohombre, si se me permite decirlo".

Todavía habrá que pedirle perdón por importunar su plácida vida de jubilado.

Pujol al desnudo
Pablo Sebastián www.republica.com 27 Septiembre 2014

Ha sido el propio Jordi Pujol quien ha dicho ante el parlamento catalán y como si fuera un mérito que él se había desnudado ante la opinión pública española con motivo de su confesión donde reconoció haber defraudado a la Hacienda pública durante más de 30 años -e incluidos los 23 en los que fue el presidente de la Generalitat-, al ocultar la herencia de su padre en cuentas opacas de Andorra, donde guardaba 140 millones de las antiguas pesetas.

Pujol ha quedado al desnudo pero no en lo que a su fortuna y la de su esposa e hijos se refiere, porque no respondió a casi nada de lo que se le preguntó y queda mucho por saber sobre el verdadero origen y el monto real de la fortuna que tienen en el extranjero. Jordi Pujol está desnudo política y moralmente, y veremos si también ante los jueces, porque ha estafado a Hacienda, ha mentido a todos y ha resultado ser un delincuente que se presentaba como un referente moral y político de Cataluña.

Y ayer, y aún pendiente de las pesquisas judiciales que le esperan, terminó de hundirse ante ese mismo Parlament que hace pocos días y siguiendo su mandato político aprobó una ley de consultas catalanas, que hoy será firmada por Artur Mas y dará pie a la convocatoria de una consulta soberanista sobre la independencia de Cataluña.

Y si Pujol confesó, semanas atrás no fue ‘motu proprio’ como lo ha declarado sin sonrojo en la Cámara, sino porque Hacienda acababa de cazarlo a él, su mujer y sus hijos y muy tarde y mal ha pretendido explicar los inexplicable con el cuento de la herencia de su padre que desconocía hasta su propia hermana. Y en un intento desesperado por aislar a su familia e imponer un cortafuegos para que la investigación no fuera a más y no llegara hasta la puerta de los fondos ocultos de la inmensa fortuna de los Pujol, que no cesa de aflorar.

Ni siquiera su comparecencia en esta fecha ha sido casual, porque la ha pactado con Mas con la intención de que el ruido que creará este sábado la convocatoria de la consulta soberanista eclipsará todo lo ocurrido ayer en el Parlamento Catalán. Lugar donde todos los grupos políticos, con la sola excepción de CiU, han denunciado el comportamiento de Pujol y de manera especial sus ataques a los allí presentes, en una exhibición de mal genio y arrogancia que le ha salido mal a Pujol, porque se ha llevado la reprimenda y la descalificación general.

Estamos, pues, en el preámbulo de la gran crisis catalana que puede acabar muy mal para el independentismo catalán de CiU, y no solo para su líder carismático Pujol, porque Artur Mas se ha metido, él solo y azuzado por ERC, en un camino sin retorno en el que no tiene más salida que buscar el enfrentamiento con la ley y el Estado, donde no puede ganar, o fracasar y acabar su carrera política aunque sea con el disfraz de protomártir de la patria catalana, que hasta ahora lideraba Pujol.

Sin embargo, y a pesar de los delitos de Pujol y los disparates de Mas, el daño en la sociedad catalana está hecho y acabará también por dañar a España, en este tiempo de grandes dificultades de la economía y el paro, que son y deberían ser la prioridad de todos y se entrecruzan con estos -y otros muchos- escándalos de corrupción y desafíos secesionsitas que no aportan nada nuevo y abundan en el desánimo general.

Comparecencia de Pujol
La bronca de Ubú
Raúl Vilas Libertad Digital 27 Septiembre 2014

La SGAE debe tomar medidas. En su insaciable afán recaudador tienen una víctima perfecta. El dueño de una de las fortunas más enormes de Europa ha cometido un plagio flagrante y delante de las narices de todos los catalanes y el resto de los españoles. Jordi Pujol ha interpretado el papel protagonista de Operación Ubú y Ubú President en el Parlamento catalán y dudo mucho que haya pagado los derechos de autor a Albert Boadella. Animo desde aquí a mi admirado dramaturgo a reclamar lo que le corresponde. Si en las bodas hay qué pagar por bailar la conga, ¿cómo no va a merecer Boadella una compensación, aunque sea simbólica?

Cuando un personaje de la importancia de Pujol se convierte en su propia sátira es que la realidad se ha transformado en una ópera bufa, en este caso con tintes siniestros. Hace tiempo que creo que Cataluña es un inmenso frenopático, una sociedad enloquecida capaz de digerir, como si fuese un consomé de hospital, semejante atracón de ignominia. Albert Rivera, brillante una vez más en su intervención, debería concurrir a las próximas elecciones bajo las siglas CCC: Ciudadanos Cuerdos de Cataluña. Sólo este partido parece conservar intactas sus facultades mentales.

A medida que hablaba Rivera, los espasmos del 'Espetec del año' se multiplicaban, mientras los diputados del 'derecho a decidir' (CiU, ERC, PSC, ICV) bajaban la cabeza o tiraban de whatsapp para encargar unos dodotis ante la bronca del prócer de la patria. Caso aparte es el de Sánchez-Camacho. No estuvo mal su discurso, pero uno no puede estar en La Camarga y repicando.

Rivera no tuvo que recurrir al "¡ordenó usted el código rojo?" de Tom Cruise en Algunos hombres buenos para provocar en Pujol la misma reacción de soberbia despótica que el militar interpretado por Jack Nicholson. Claro que en el cine americano al final ganan los buenos y pierden los malos. No así en Cataluña. Este sábado Artur Mas ratificará el desafío a la legalidad, ante la "total tranquilidad" de Rajoy, firmando el decreto de convocatoria del referéndum ilegal. Que, no nos engañemos, es lo mismo que rubricar la absolución del molt honorable.

Los engaños del lobby separatista al pueblo catalán.

“Nosotros no somos engañados nunca, sino que nos engañamos a nosotros mismos” J.W.Goethe.
Miguel Massanet  www.diariosigloxxi.com 27 Septiembre 2014

Se dice que nada resulta más fácil que engañar a aquel que quiere ser engañado y es posible que esto sea lo que les ocurre a muchos catalanes que son partidarios de la independencia y que quieren que se les engañe respecto a las consecuencias que esta hipotética y utópica posibilidad de que Catalunya se convirtiera en una nación independiente de España; escuchando encantados como sus líderes les llenan los oídos de pronósticos favorables, promesas de mejor vida y anuncios de grandes conquistas sociales, mejoras económicas y éxito en las relaciones internacionales. A difererncia de lo que le ocurrió al navegante Ulises ( en este caso sin el apoyo de la diosa Palas Atenea), a su regreso a Itaca, cuando tuvo que hacerse atar al palo de su embarcación y hacer que sus marinos se taparan los oídos para evitar que los cantos de sirenas acabaran con ellos; en el caso de los nacionalistas catalanes ninguno de ellos se hubiera prestado a que le privaran de los cantos de sus sirena proferidos por sus líderes independentistas, aunque su subconsciente les advirtiese del peligro que tamaña aventura comportaba para ellos y su futuro.

Se negaron a aceptar que se quedarían fuera de Europa si se separaban de Espapa. Lo estuvieron negando hasta que las declaraciones del señor Von Rompuy de Bruselas se lo dejaron claro y todos los intentos llevados a cabo por el Gobern catalán fueron incapaces de encontrar un solo apoyo en Europa y en los mismos EE.UU. Insistieron en su terquedad presentando un petición de autorización de la consulta por el “derecho a decidir ante el Parlamento de la nación y fue rechazada de plano; y el mismo resultado tuvo su intento de conseguir que el TC les diera la razón.. Aún así han seguido engañando a los ciudadanos catalanes insistiendo en que iban a celebrar un referendo legal pretendiendo utilizar el truco de confeccionar una ley propia de Consultas en la que apoyarse para convencer a la parroquia de la legalidad de la consulta.

No les han valido para nada la amarga experiencia de los cuatro intentos en los que, sus antecesores en el tiempo, quisieron poner en jaque la unidad del Estado español. El de Pau Clarís en 1.641, valiéndose de las graves algaradas del Día del Corpus Cristo de 1.640, cuando centenares de segadores acabaron por asesinar al virrey conde de Santa Coloma. En este caso su proclamada independencia apenas duró seis días. Su segunda experiencia corrió a cargo de Estanislao Figueras que se proclamó presidente de la República Catalan el 5 de marzo de 1.873; este intento sólo duró dos días. La tercera intentona corrió a cargo de Francesc Maciá, aprovechando la proclamación de la República en toda España. La nueva república se extinguió a cambio de la restauración de la Generalitat. Y la más brece, la de Luis Compasnys que apenas duró diez horas el tiempo para que el Ejército detuviera al levantisco abogado.

La última baza, la que se ha venido jugando durante los años que España lleva de democracia, la que le ha servido de leif motiv al nacionalismo catalán para crear un sentimiento de antipatía hacia España y la que ha llegado a convencer a muchos catalanes de que eran los que, con su dinero, estaban alimentando al resto de los españoles que, según un criterio ampliamente difundido, eran una colección de vagos, incapaces de sacar a la nación hacia delante sin Catalunya. Esta teoría acaba de sufrir uno de los mayores hachazos que se podían dar cuando la familia Pujol, los líderes por antonomasia del independentismo catalán; su patriarca, el referente del catalanismo.

El “muy honorable” señor Jordi Pujol, motu propio y viéndose venir la amenaza de ser inculpado por sus negocios turbios, sus dineros invertidos en el extranjero, sus diversos depósitos en paraísos fiscales, declaró que tenía problemas con Hacienda por una “herencia” que le dejó su padre y que, en 34 años, parece que no tuvo tiempo de regularizar con el Fisco. Lo que está apareciendo, a resultas de las investigaciones de la Unidad de Investigación Económica y Fiscal, es que las operaciones llevadas a cabo por la familia Pujol Ferrusola ya no son meros ocultamientos de pequeñas cantidades, sino que de lo que se habla es de montantes de más 580 millones de euros una cifra mareante que puede ser superior a los cien mil millones de las antiguas pesetas. A pesar de la impresión que estos hechos ha provocado en la clientela de CIU, una vez pasado el estupor de los primeros momentos, ya se están alzando voces que apoyan al señor Pujol, seguramente pensando que todo vale para enriquecerse, aunque para ello se hagan negocios fraudulentos para conseguir contratos públicos y beneficiarse con ellos en detrimento de los impuestos que pagan los ciudadanos. Es posible, incluso, los haya que piensen que si se ha enriquecido abusivamente lo ha sido en beneficio del pueblo catalán. En todo caso no me puedo resistir a dar a conocer una de los métodos de los que se vale la prensa catalana ( la mayoría apoya la causa del independentismo), concretamente el periódico del grupo Godó, La Vanguardia, que en una artículo de economía del día 25 de este mes, ( pag. 55) en el que, entre otros temas, se trataba de las inversiones etranjeras en España. Como es habitual en la prensa catalana todo se centra en comparar Barcelona con Madrid y en este comentario, para no perder la costumbre, la peor parte se la llevaba la comunidad madrileña. Se trata de potenciar las posibilidades de Catalunya de sobrevivir fuera de España y, por tanto darle todo el bombo posible a sus logros económicos denigrando en lo posible a su adversario endémico Madrid.

Hete aquí que, curiosamente se han acotado las entre los años 2008 y 2012. Nos preguntamos por qué no se incluyó el año 2013 y lo que llevamos del 2014 en el estudio, cuando precisamente es cuando se ha puesto al rojo vivo el problema catalán. Pues lo van a entender perfectamente porque, durante este lapso de tiempo, las inversiones extranjeras en Catalunya fueron aumentando gradualmente y ello les permitía sacar pecho ante una ciudadanía generalmente mal informada sobre estos temas. Pero vean lo que ha sucedido últimamente: según datos extraídos del ministerio de Economía y Competitividad, Registro de Inversiones, se trata de comparar las inversiones extranjeras en Catalunya del segundo trimestre del 2013, que fueron de 786.889 millones de euros, y las del segundo trimestre del 2014 que,¡pásmense ustedes!, apenas alcanzaron los 262.452 millones de euros, un 66% menos de capital foráneo. Esto se lo ha callado el articulista, aún cuando supone un mínimo histórico de inversión extranjera en Catalunya, desde que existe este indicador ( 1.993).

¿Un simple error? No señores, son gente experta que sabe perfectamente todo lo que sucede. Se trata, una vez más, de esconder la verdad, de omitir los datos desfavorables para que la población no pueda atar cabos y relacionar los esfuerzos independentistas de los separatistas catalanes, con la disminución de la confianza en las posibilidades de cumplir sus compromisos de una Catalunya fuera de Europa y desgajada de España. Algo en lo que reflexionar. O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, denunciamos como se engaña al pueblo catalán respeto a los nefastos efectos de una independencia de su país.

¿QUIÉN ROBA EN NAVARRA?
Corrupción, privilegios y agresión abertzale a Navarra
Pascual Tamburri www.elsemanaldigital.com 27 Septiembre 2014

Los políticos navarros han reaccionado unidos en defensa de los simbólicos Fueros. Aunque está por ver que muchos sepan qué son, o sean sinceros al hablar en año electoral.

MEMORIA… SELECTIVA
Los políticos navarros han reaccionado (casi) unidos en defensa de los simbólicos Fueros. Aunque está por ver que muchos de ellos sepan qué son, o sean sinceros al hablar en año electoral.

NAVARRA ES QUERIDA
Navarra y los navarros siguen siendo queridos en el resto de España. Sus fueros han cambiado con los siglos y siempre han sido una forma de identidad española. Tampoco son eternos: en tiempos de Íñigo Arista no había ni fueros, ni Navarra, ni rey en Pamplona, pero sí una idea de España.

Manipulación es una palabra muy suave para lo que Navarra ha sufrido estas dos últimas semanas. Estamos acostumbrados a los malos tratos, y en realidad sospecho que a muchos navarros les gusta ser maltratados por unos y por otros, pero algo tan extremo como el reciente paripé fiscal-y-foral hace mucho que no se veía. Manipulación, corrupción y mucho más. Creo que deberíamos cobrar entrada a este circo, además de sentir vergüenza de nuestra castita dirigente. Una vez más.

Se acercan las urnas y a la vez se remueven cuestiones más dramáticas y urgentes. Porque a la voz de "Volkswagen somos todos" se pretende según por quién que la Hacienda del Estado perdone al ejecutivo de Pamplona la minucia de 1513 millones de euros de IVA mal hecho. Y todo esto, además, en estas fechas. Claro que las fechas lo explican todo. En mayo hay elecciones autonómicas. Y mientras tanto la cuestión regional está al rojo vivo porque así la mantienen los avances del secesionismo catalanista y de la ETA negociadora pero no rendida. Todo lo que se haga y diga al respecto hay que valorarlo con cautela (porque hablamos de intereses de los partidos y de unos políticos que no son capaces de vivir de otra cosa), pero sin permitir que nadie claudique, porque de lo que hablamos no es ni de fútbol ni de coches, y ni siquiera de cargos ni dignidades, sino del futuro de España y de Navarra.

Hacienda no somos todos…
Hace pocos días la noticia era que UPN, molesto con el voto favorable del PP de Madrid a "eliminar los fueros" (y con la petición del ministro Montoro de que la región pague los impuestos que debe pagar) consideraba la situación "un ataque al autogobierno". Mucho me parece que pedir que "Navarra y el País Vasco contribuyan a la solidaridad nacional y al resto del sostenimiento del Estado como el resto de los españoles" sea "eliminar los fueros", pero en fin la demagogia es así y es gratis.

Así que el Gobierno provincial de UPN comparte en esto punto de vista con los ex socios de la ETA, con los socialistas y hasta con los afiliados que quedan del PP en estas merindades, y creen que el defecto no fue tolerar décadas un fraude (1994-2011) o negociar al descubrirse un pago simbólico en lugar del que correspondería, sino pedir que todos pagásemos los impuestos que nos corresponden. Incluyendo Volkswagen. Pero claro, es que Hacienda no somos todos, o no todos por igual; ya se ve que lo que en el caso de cualquier empresa costaría 400 o 500 millones al año pagados por Navarra, gracias a una lectura benévola y sólo para este caso de lo que llaman aún Convenio Económico se va a pagar un máximo de 25 millones anuales en 2012, 2013 y 2014, y a base de demagogia electoral, foralista y nacionalista se va a intentar no pagar nada en adelante. Y que paguen los contribuyentes de otras provincias.

. … pero Volkswagen por lo visto sí somos todos
17 años por lo menos de fraude en fondo y forma, y con conocimiento seguro de los máximos responsables (con certeza, los presidentes regionales y sus consejeros de Hacienda); casi 7.000 millones de euros ingresados por la Hacienda foral en perjuicio de la Hacienda nacional (aunque la Agencia Tributaria reclama a Navarra 1.513 millones sólo por los años no prescritos de 2007 a 2011); y lo peor de todo, las soluciones que los políticos navarros, por las buenas o las malas, proponen ahora. Proponen o imponen, ojo.

Porque al final, todos ellos, de Uxue Barkos, Geroa Bai, Patxi Zabaleta, Bildu, Ana Beltrán & Pablo Zalba, el PP local, nuestro PSOE descabezado y por supuesto la presidenta Yolanda Barcina a caballo al frente de UPN, todos, creen por igual dos cosas. Una, que Volkswagen es esencial política, social y económicamente, y que merece un trato excepcional en el IVA, un trato que por Ley no puede tener y que Navarra ha aplicado en beneficio propio y de los alemanes y en contra del bien común de España, lo que todos aplauden. Y otra, que los fueros navarros incluyen el derecho de la provincia a hacer estas cosas, o en todo caso deben incluirlo junto a la impunidad por haberlo hecho cuando manifiestamente no podía.

Así que nada, en unos pocos días hemos visto a los abertzales revestirse de foralismo (no hay fuero sin España, pero no espero que lo entiendan), a los revolucionarios defender los amaños de una gran empresa capitalista industrial, a los navarro-y-españoles dar por bueno el foralismo de los socios de la ETA y a todos callar por interés (económico unos, electoral todos). Porque Hacienda no somos todos, pero Volkswagen sí, como todo el mundo sabe.

Y no digamos parque solar (en cuanto a ingresos) y Osasuna (en cuanto a derroches, digo gastos)
Hay una cuestión de fondo, por supuesto. Pero tan manipulada y encrespada que es imposible tocarla sin causar heridas. Navarra conserva una autonomía diferente de origen medieval y más amplia por ello que las previstas en esta Constitución. Sus Fueros, que por Ley de 1841 se conservan (estando en vigor la Constitución de 1837 y todas las sucesivas) en todo lo que no afecten "a la unidad de la nación española". Esto, legalismos aparte, durante décadas se ha plasmado en un sistema fiscal propio, que sin embargo no puede ser diferente de modo radical del de todos.

Guste o no guste, y a propósito por ejemplo del impuesto sobre una de las ocurrencias de Zapatero, el Tribunal Constitucional ha dicho hace poco que "el poder tributario propio de Navarra implica también que la Comunidad Foral está obligada a respetar, en su sistema tributario, la estructura del sistema tributario de régimen común fijado por el Estado". Envueltos en fueros y en palabras a las que sus estudios a menudo nunca han llegado, o peor aún han llegado mal y a moda local, nuestros políticos han recaudado lo que no debían, han perdonado lo que no podían a quien han querido –igualdad, ¿para qué?-, han gastado lo que no tenían o no debían tener, y ahora ponen cara de dignos porque o se creen lo que dicen o creen que el votante de mayo de 2015 se gana así.

De hecho, ¿igualdad para qué? Si estamos orgullosos de que nuestros políticos busquen el modo de que Osasuna no pague 100 millones de deuda, mientras que cualquier pyme con 10.000 euros de impagos quiebra y arrastra los bienes de sus dueños.

El fuero y el huevo. ¿Y qué está en juego de verdad?
Lo cierto es que ni a Montoro le interesa que una autonomía quiebre, por malos gestores, u ocurrentes, que hayan sido sus políticos, ni a Rajoy en particular le interesa que Navarra, gastando por encima de sus posibilidades en placas solares, circuitos, aeropuertos, pabellones y Aves varios, haga bancarrota y se entregue amorosamente en brazos de sus hermanos de allende Aralar.

Navarra ha construido aeropuertos, trenes, centros universitarios, caprichos caros de todos los tipos con un dinero que no le correspondía. Es un hecho. Podemos reconocerlo y tratar de moderar daños. O podemos encresparnos, dar por ofendidos nuestros sagrados fueros y estimular el sentimiento foral de muchos navarros de muchos tipos. Porque sentimiento es, quede claro, no conocimiento. ¿Tiene derecho Navarra en nombre de sus fueros a vivir por encima de sus posibilidades, o sus políticos a tratar a las empresas y ciudadanos navarros desigualmente según sus conveniencias? Si alguien cree que sí, que lo diga. Yo les aseguro que el fuero ni decía eso en el siglo XIII ni cuando se quiso preservar parcialmente en el XIX se hizo para que ellos ascendiesen social y económicamente donde nunca habían pensado.

El fuero –en su esencia- no está en peligro, salvo si lo ponen sus gestores. Lo que está en peligro es el huevo, la mamandurria, de los tales gestores. Así que, según lo que en adelante se llamará el "estilo Pujol", no sólo niegan la mayor sino que se dan por ofendidos en nombre de todos los navarros.

En esto bien se ve qué es lo esencial para cada uno. El que por sus intereses prefiere dar una oportunidad de oro a los abertzales "foralizados" en su divertido manifiesto, demuestra que lo principal era la caja y no la patria. El abertzale que se hace foralista de ocasión para meter la cuchara donde nunca soñó hace lo que cabía esperar. Uno se juega el negocio. Otro se juega cumplir su sueño. ¿Y España? Ah, España queda para quien le importe… porque hay quien pone los Polos por delante.

Navarra no es un juego. Pero a veces lo ha parecido para los políticos. La manipulación abertzale es un mal y un peligro, desde luego, pero mucho más lo son los que se llaman "tontos útiles". ¿UPN y Barcina ganan mucho rebozándose en foralidad y en IVA ahora? Lo dudo mucho. ¿El PP navarro pierde menos fingiendo que su intercesión ha protegido a Navarra de las iras de Montoro? Lo dudo más. Navarra es –solía ser- querida y admirada fuera de sus mugas cuando tenía gobernantes que destacaban por sentido común y por usar sin abusar de sus derechos privativos históricos. Ya no es así, y no nos podemos quejar si, hundido el PSOE, se benefician los nacionalistas o los comunistas o los de Podemos. Pero llegado ese día, que nadie se equivoque en los responsables. Como decía el otro día Fernando de la Hucha, "todo es raro y confuso".

Calcetines para Jordi Pujol
Teresa González Cortés www.vozpopuli.com 27 Septiembre 2014

"Con Cataluña no se juega [...] y no vale el juego sucio. [...] En adelante, de ética y moral hablaremos nosotros".
Jordi Pujol, 30 de mayo de 1984, día de su reelección como Presidente de Cataluña

En la última Diada no se vieron pancartas contra los supermillonarios escándalos en que andan envueltos los "Pujol & family". Lo cual da que pensar, ya que nos divorciamos del cónyuge, llegamos a separarnos de padres e incluso de hijos y, cosa rara, ahí sigue un buen número de ciudadanos sin repudiar a esos políticos que pasan del "Nosotros los catalanes" al "yo robo porque lo nuestro es mío".

Tal anomalía está relacionada con la idiosincrasia de la biopolítica nacionalista, de donde surgen esos vínculos, fortísimos, entre "poder" y "familia ideológica". Recordemos que la corrupción resulta inherente a cualquier escenario nacionalista, y no solo durante el nacionalismo nazi, en una de cuyas escuelas estudió Jordi Pujol; también en tiempos del nacionalismo proletario con las expropiaciones gratis et amore incautadas a la burguesía, y las lujosas dachas del padrecito Stalin. Por cierto, con el fin de ETA nos enteraremos pronto de las fortunas morrocotudas obtenidas por esa banda armada a golpe de extorsión y pistola en la sien.

El pobre Pujol
De una Cataluña, guisada al pur pur del "negoci" del nacionalismo, vive una élite que con tal de “pillar” le importa tres pitos conculcar el sentido comunitario de justicia. No extraña que quienes andan en las mordidas del 5% mantengan la boca sellada en la Diada y... fuera de la Diada. Se gana mucho dinero con procedimientos administrativos turbios. Además, y no es poco, la nutrida familia de intereses creados puede perder lo incontable con el desguace del "monopoly nacionalista", o sea, a partir de la aplicación de las reglas del estado de derecho. Ergo, hay que tener parada la máquina de la justicia, cueste lo que cueste.

Por otro lado, en política, para envilecer a los hombres, observaba Salustio, solo se necesita elevar y premiar la bajeza. Rescato la reflexión de este historiador romano († 34 a. C.) porque, igual que en fecha antes señalada no hubo carteles contra Pujol, de la misma manera hay individuos que salen en su defensa desde el argumento, Angels Barceló dixit, de que “es repugnante” la persecución que sufre, ¡ay!, el pobrecito anciano, muy en la línea de aquel reportero, por nombre Manuel Vázquez Montalbán, que, de eso hace años, preservó la bondad natural del molt honorable de las acusaciones de corrupción.

Pero el mirlo blanco del catalanismo no es pobre ni pobrecito, ni blanco ni mirlo. Muy al contrario, él premió la bajeza buscándose rodear de inútiles e incompetentes, lo cuenta Alfons Quintà, el hombre que destapó las pestilencias de Banca Catalana. Y según le detalla a Quintà el propio Josep Maria Bricall, catedrático emérito, contrario a Pujol, después de haber sido consejero de la Generalidad con Tarradellas, Pujol criticó el hecho de que Bricall cogiera colaboradores de mucha calidad. "No tienes que rodearte de generales -le dijo Pujol- sino de sargentos".

La Banca Catalana de hoy se llama Cataluña
Al margen de la habilidad de esos políticos, periodistas y jueces que trabajan para ocultar los delitos, es evidente que Cataluña se encuentra al borde del abismo. Es indiscutible que en caso de no perseguir la corrupción con medidas ejemplares, es decir, carcelarias, grande será el peligro de quiebra moral, y mayor la probabilidad de que sus élites continúen carcomiendo el patrimonio que no les pertenece.

Los pujolarcas de turno afirman poseer el derecho a la privacidad de sus riquezas, haciendas y capitales. Sin embargo, las fortunas súbitas que obtiene cualquier político arrancan invariablemente del acto de gobernar por medio del espolio y del hurto, es decir, por medio de aquel arte de gobernar, lo definía Voltaire, que "consiste en coger la mayor cantidad de dinero a una categoría de ciudadanos para entregarlo a otra".

Es más, sin erradicar los riesgos de clonar a Cataluña a partir del desastre de Banca Catalana las generaciones futuras tendrán a ciencia cierta el cáncer de la cosa nostra (familia “Pujol": Banca Privada de Andorra-familia “Mas”: LGT Bank de Liechteinstein, etc.) en el seno mismo de las instituciones públicas, toda vez que los ríos de dinero que los líderes de Convergencia y Unión han estado robando durante lustros a sus conciudadanos hacen de Cataluña una de las regiones más corruptas de la eurozona.

A mediados del siglo XIX los políticos de los Estados sureños de los Estados Unidos argumentaban que los estados del norte les robaban, asunto que estudió el tristemente desparecido periodista venezolano Carlos Rangel. Con la idea de que el norte les desvalijaba, los del sur esgrimían motivos para separarse de la confederación norteamericana. ¡¡¡Lo increíble es que dichos Estados disfrutaban del monopolio textil y de la mano de obra más barata del mundo gracias a sus inmensas poblaciones de esclavos!!! Pasados los años, el argumento se usa en otras zonas de Europa, también en España, y al grito de “España nos roba” prosperó en Cataluña una escuela de aspirantes a Charles Maurras de todo pelaje (políticos, intelectuales, periodistas…) aunque, vista la realidad desde el otro lado del cristal, "España no nos roba, nos robaba el Gobierno de CiU", aclara Albert Rivera.

Jordi Pujol, una vida pensando en Cataluña
Más de 20 años de aquello, en un abril del año 1984 La Vanguardia suscribía un titular de tono megalómano y chovinista: “Jordi Pujol, una vida pensando en Cataluña”. A 600 kilómetros a la redonda, el intocable era asimismo elogiado ad nauseam, más exactamente en aquel Madrit de los chicos de la pana, en especial por Felipe González, que desde su cargo de presidente del Gobierno de España logrará paralizar el procesamiento de Pujol. Y cortar las alas al fiscal Anticorrupción Carlos Jiménez-Villarejo.

Menos mal que vino José María Aznar a conducirnos por los caminos virtuosos de la rectitud y a reparar entuertos y agravios, aunque la llamada a la honestidad política se iba a quedar en menos que agua de borrajas. Ahí estaba la lenidad del Presidente Aznar con il pensatore, ahí estaba el pacto de Majestic (1996) que confirma la desigualdad inconstitucional y regalaba balones de oxígeno al opusiano, ah, no, montserratino Pujol.

¿Una vida pensando en Cataluña? Claro que sí, por cuanto el autor del lema “fer país”, lejos de los caminos del jedi luminoso, destacaba incluso antes del inicio de sus 23 años de (des)gobierno autonómico en atesorar riquezas que, por colosales y con el paso del tiempo, jamás se consiguen con el sudor de la frente. Y es que Pujol era hijo de un botones de Banco que de estraperlista pasó a fundar Banca Catalana y que a base de enjuagues ilegales evadía capitales a Suiza. Señalemos que el futuro oráculo de Cataluña siguió los pasos de “papá”, inculpado éste en época del dictador Franco, tal como reza el B.O.E. de 9 de marzo de 1959. Digamos que, tras aprender las lecciones de Florenci Pujol, el retoño supera con creces a su progenitor. Así, el desenvuelto Jordi, principal accionista de Banca Catalana, pudo tricotar pero que muy bien esos largos calcetines de lana suyos en cuyo interior guarda, por décadas, las esencias catalanas que, traducidas a román paladino, eran los ahorrillos logrados primorosamente gracias a su abnegación a la patria, esos ahorrillos de ‘na’ que surgen del altruismo y de un sinfín de sacrificios, realizados, no piense mal, solo por y para el bien de Cataluña.

Ejercicio de inmoralidad
Estamos de acuerdo, y recojo la metáfora del libertario estadounidense James Bovard (Los derechos perdidos: 1994), en que “la democracia debe ser algo más que dos lobos y una oveja votando qué cenar”. Y yo le pregunto: ¿a usted se le ocurre poner a un lobo a cuidar de sus ovejas? ¿Por qué con los antecedentes de mala gestión financiera de J. Pujol, con su historial de pésimo administrador, dejaron a un ideólogo ultranacionalista, a más a más causante de la debacle de la Banca Catalana, que gestionara los caudales y propiedades que únicamente pertenecían a los ciudadanos de la autonomía catalana, los cuales a día de hoy soportan sobre su cabeza la presión asfixiante de 60.000.000.000 de euros de deuda?

En democracia la política no debe enredarse en las místicas de la propaganda ni caer en populismos. Entre otras cosas porque la política democrática no casa en absoluto con el hooliganismo identitario del ellos no son nosotros. Y mucho menos funciona con la cobardía de jueces, de políticos y ciudadanos que justifican -qué flaco favor nos hacen- las estafas de los vendehúmos, sin reclamar ni la devolución del dinero a las arcas públicas ni castigo para los delincuentes.

De Zapatero hasta hoy. La nueva rebelión cívica
Ricardo Chamorro www.elsemanaldigital.com 27 Septiembre 2014

Estábamos equivocados en relación a algunos de nuestros políticos.

Las legislaturas de Zapatero fueron una autentica pesadilla para la base social de centro-derecha de este país.

Después de un cruento atentado, Zapatero ganó las elecciones y en solo seis meses retiro las tropas de Irak, puso en marcha varias leyes ideológicas (Ideología de género, matrimonio gay, memoria histórica, aborto…), comenzó la negociación con ETA, se apoyó en una visión del consenso representada en el tripartito catalán, con ERC e IU, arrinconando políticamente a la derecha representada, entonces, por el PP heredero de Aznar.

Ante la pequeña revolución a la izquierda emprendida por Zapatero, con un PP noqueado, salieron a la calle millones de personas contra ETA, a favor de la familia... Surgieron medios de comunicación independientes haciendo frente a la supuesta superioridad de la izquierda social y cultural, medios como la COPE, con Losantos a la cabeza, mantuvieron la llama de la esperanza en otra España y de la no resignación ante los dogmas de la izquierda. Esa derecha social que salió a la calle y se movilizo fue el salvavidas al que se agarró el PP ante su debacle electoral.

En esos años algunos creímos que la derecha política española había superado sus defectos históricos, la nostalgia, la falta de elaboración doctrinal y el personalismo, la pasividad, la tradición "institucionalista, providencialista, mesiánica y pasiva", los complejos ante la supuesta superioridad moral de la izquierda. La izquierda siempre había dominado las calles y sus rivales -incluso siendo mayoría- siempre habían permanecido callados y sumisos hasta esos años.

La España actual
Hoy estamos en otros tiempos, hoy gobierna el PP, pero hoy continuamos con la Ley Aído después de tres años, con la Ley de Memoria Histórica, la ideología de género por todas partes, Bolinaga en la calle y Bildu-Amaiur en las instituciones.

Estábamos equivocados en relación a algunos de nuestros políticos.

No obstante la derecha social que salió a la calle aun sigue viva, aun existe, aun unos pocos defienden principios y convicciones. La sociedad civil aun tiene fuerza y no quiere asumir el consenso socialdemócrata en el que nos tienen acogotados desde que se confabularon PP-PSOE para la reforma del artículo 135 de la Constitución.

Esa derecha social también rechaza experimentos políticos de Universidad Complutense como Podemos que son más de lo mismo, hoy con coleta ayer con chaqueta de pana.

Hoy, después de la retirada de la Ley del aborto de Rajoy-Gallardón, hoy que sabemos que tendremos un nuevo ministro que es "partidario de realizar ajustes de la Constitución para reconocer la singularidad catalana" frente al resto de ciudadanos y territorios españoles en la línea de PSOE -Duran i Lleida, hoy que los votantes de centro-derecha están claramente frustrados, hoy pensemos que lo importante, lo que saco a la gente a la calle frente a ZP no fue ningún partido sino una sociedad civil con convicciones que no estaba dispuesta ser pisoteada y que esta vez tampoco lo está.

Que no se hagan ilusiones, esto acaba de empezar y el centro-derecha sociológico ya no está dispuesta a servir de felpudo. Y creo que en la izquierda pasa lo mismo.

Scottish Tornarratos (y X)
Cataluña y Euskadi aprenden a conducir por la izquierda
Valentín Carrera www.elsemanaldigital.com 27 Septiembre 2014

Igual que en Escocia, el pulso catalán no se resolverá con un 54/46% o algo así en las urnas del 9N, ya sean de cristal o de cartón-piedra, sino en las próximas elecciones plebiscitarias

Renuncio, por imposible, a resumir la valiosa experiencia personal de haber seguido a pie de urna el referéndum escocés; el estudio de este proceso más constituyente que independentista ha sido y es apasionante; pero no renuncio a dar las gracias a los medios que han acogido generosamente estas crónicas, El Semanal Digital, Galicia Confidencial, Radio Galega y Foro Aberto (TVG), y a los lectores que las han seguido.

Concluye Scottish Tornarratos al filo de la navaja, de la navaja barbera que Rajoy afila para afeitar en seco el decreto de convocatoria de la consulta catalana que Mas firmará el 27 de septiembre: permítanme que dedique esta última crónica a las consecuencias y enseñanzas del caso británico-escocés en el proceso hispano-catalán.

No se alarmen, no hay paralelismos, en este artículo de Javi Dale tienen descritas ocho diferencias clave entre Escocia y Cataluña, y hay más. Pero no simplifiquemos lo complejo. Ayer contamos cómo el terremoto escocés y sus réplicas inglesas han descolocado la política del Reino Unido, en víspera de dos elecciones cruciales, británicas y escocesas, en mayo de 2015. Contamos cómo el propio hecho del referéndum, al margen de su resultado, interpela al constitucionalismo británico, el más elaborado, profundo y quizás el más democrático del orbe occidental.

Sabemos que la sacudida escocesa ha movido el trono de la Reina octogenaria, incómoda, alarmada, angustiada ante una realidad que hace décadas le supera y sabemos que USA, la Commonwealth, toda Europa han contenido el aliento en la noche del escrutinio. ¿Todos menos La Moncloa? Sería una grave irresponsabilidad despreciar las enseñanzas escocesas, ofuscados por el pulso de Artur Mas. De las decenas de análisis y declaraciones que he leído tras el 18S, quiero subrayar las de un político de derechas, moderado y con responsabilidades institucionales, a la manera del primer ministro escocés Salmond. Me refiero al lehendakari vasco Iñigo Urkullu, si no el único, sí el que ha hablado más alto y claro de un concepto que deberíamos incorporar todos a nuestro glosario político: "la soberanía compartida".

Dos visiones de España
Se nota que Urkullu ha estudiado los ensayos de Michael Keating y ha analizado a fondo los casos de Quebec, Escocia o Puerto Rico, para no repetir los errores de Ibarretxe. "La voluntad del Gobierno vasco –ha dicho Urkullu– es avanzar por el camino de Escocia". Que no se despisten en Moncloa: el reto vasco sí va en serio y más pronto que tarde la soberanía compartida estará en el centro del debate constituyente español y europeo.

Con esto no rebajo la fortaleza del "desafío catalán": allá con sus peleas quienes cuenten manifestantes, votos y banderas. Quien pretenda aguar la demanda catalana, hacerla de menos, insultarla o ignorarla cometerá un error de bulto. La discusión de fondo no versa sobre si Cataluña fue o no una nación en 1707 y cuánta sangre derramada en el camino, sino cómo encajar o conciliar lo que ya en Manuel Azaña y Ortega y Gasset eran "dos visiones de España".

"Un pueblo vivo, adulto, como el pueblo español, no puede admitir una Constitución rígida, impuesta por un Parlamento, fanatizado por una doctrina política", proclamó Azaña en las Cortes el 27 de mayo de 1932. ¿Tan poco hemos avanzado en 82 años? ¿Es posible organizar la convivencia de 742 millones de europeos en el siglo XXI con fórmulas del siglo XIX, algunas de clara estirpe feudal?
Ya 1932 los conservadores de Maura hablaban del "cumplimiento de la ley", mantra de La Moncloa, como si en este país nuestro se cumplieran a rajatabla todas y cada una de las leyes, incluidos los más elementales derechos ciudadanos al trabajo y a la vivienda, consagrados por la Constitución. No hará falta una tesis doctoral para afearle la conducta hipócrita del Gobierno con siete docenas de "incumplimientos de la ley". Que solo se aplique ricino a Cataluña es no haber aprendido nada del proceso escocés.

Soberanía amputada
El desafío catalán se encarrilaría si Rajoy pusiera mañana sobre la mesa la soberanía compartida, como le pide Urkullu, como demanda Salmond, como practica Europa, donde más que compartir, ya cedimos y amputamos nuestra inalienable e indivisible soberanía en política monetaria, fiscal, de inmigración, agrícola, naval, pesquera, consumo, hipotecas... ¿sigo o lo dejamos? Por favor, que Jorge Monagas le repase al Presidente el Memorandum of Understanding.

Para concluir me arriesgo a dar un pronóstico: el independentismo catalán y vasco están aprendiendo a circular por la izquierda. Como muchos dijimos de Escocia, pase lo que pase el 18S y el 9N, Alex Salmond y Artur Mas ya han ganado el pulso. Ganan votos, ganan competencias, ganan espacio social, eco internacional; consolidan cimientos y, alimentando el victimismo, se cargan de razones.
Con su habitual estilo, Jiménez Losantos llamaba esta semana "perfecto idiota" a Cameron; sin querer igualarme en el insulto, que no comparto, se diría que Rajoy, empeñado en seguir conduciendo por un carril único, le disputa el título.

Exactamente igual que en Escocia, el pulso catalán no se resolverá con un 54/46% o algo así en las urnas del 9N, ya sean urnas de cristal o de cartón-piedra, sino en las próximas elecciones plebiscitarias, con un contundente 70% a favor del independentismo (no necesariamente nacionalista) escocés y catalán. Y a continuación, respaldada por los votos, la declaración unilateral de independencia ya anunciada –lean ustedes amenazada, si lo prefieren– por Salmond y Oriol Junqueras.

Escocia le ha dicho al mundo que otro futuro es posible: ante el derrumbe de los Estados-nación decimonónicos, la soberanía compartida es la argamasa de la Europa interdependiente en la que crecerán nuestros hijos.

@ValentinCarrera

Historia del presente
Cuando el 'ABC' nombró a Pujol 'Español del Año'
Pedro Fernández Barbadillo Libertad Digital 27 Septiembre 2014

El diario La Vanguardia, propiedad de la familia Godó, ha sido el mayor apoyo en prensa de Jordi Pujol durante sus 23 años como presidente de la Generalitat catalana y después. Este periódico es responsable de haber convertido a Pujol en el padre del catalanismo y de haber justificado y encubierto sus medidas más polémicas, como la manipulación de la enseñanza. La leyenda del Pujol honrado y sacrificado empezó a construirse en los años 80.

Fuera de Cataluña fue capital la colaboración de otros columnistas y periódicos para conseguir este objetivo. En la izquierda, el comunista Manuel Vázquez Montalbán escribió que nadie en Cataluña dudaba de que Pujol era honrado. Y en la derecha el ABC, propiedad de la familia Luca de Tena y dirigido por Luis María Ansón, lanzó una sorprendente campaña en defensa de la inocencia de Pujol cuando en 1984 llegó a los tribunales el caso Banca Catalana.

El domingo 20 de mayo de 1984, el periódico monárquico dedicó la portada a Pujol. El editorial, titulado "La campaña contra Pujol", contenía estas frases:

Desde su victoria en las elecciones autonómicas del 29 de abril, Jordi Pujol simboliza en Cataluña la posibilidad de victoria sobre el socialismo en las elecciones de 1986. Por eso esta acción del Gobierno contra el reelegido presidente de la Generalidad ofrece más de un aspecto dudoso.

Si la vida pública española se viera invadida por campañas de desprestigio, fundadas en meras apariencias de responsabilidad privada, la actividad política se degradaría hasta hacerse intransitable.

El 22 de mayo Pilar Urbano publicó una columna al respecto titulada "No saben perder", en referencia a los socialistas, y daba por sentada una conspiración del Gobierno de Felipe González contra un Pujol que había derrotado al candidato socialista a la Generalitat en las elecciones de abril.

Este verano, Ruiz de Alda, experto en el tema Catalana por su cargo, rector del Fondo de Garantía de Depósitos, le comentaba al abogado José Mario Armero: "Ha habido administración política y fallos de gestión… pero no hay temas criminales". Pero, cuajado el triunfo de Pujol en la Generalitat (…) va y… donde no había, hay. Punto de consternado silencio.

Elogiar a Pujol para que se uniese a Fraga
El 23 de mayo el ABC dirigido por Ansón publicó una foto de Pujol a toda plana con el siguiente titular, que parece sacado de las crónicas de Enric Juliana sobre la Diada pasada: "Posible manifestación de dos millones de personas en favor de Jordi Pujol". El largo editorial, que ocupaba una página completa, se titulaba "La ceguera del PSOE".

Por intereses de partido, el Gobierno ha abierto una crisis de Estado. En un momento de crispación autonómica, Cataluña y Jordi Pujol están manteniendo un actitud constructiva y responsable.

lo que el Gobierno ha hecho no es una maniobra política, sino una ofensa a Cataluña. Aunque las irregularidades de la Banca Catalana fueran ciertas, no puede imputarse su culpabilidad al actual presidente de la Generalidad. Al instar esta querella se está ofendiendo al 115 presidente de la Generalidad y con ella al pueblo catalán que le ha elegido por mayoría.

El 28 de mayo la portada y un editorial se consagraron al diputado Miquel Roca, portavoz de CiU en el Congreso de los Diputados, que había declarado, para entusiasmo del periódico y de su director, que era "urgentísimo sacar a estos señores [los socialistas] del poder". Por ello el ABC trataba de forjar una alianza entre la AP de Manuel Fraga y CiU para las siguientes elecciones generales.

La ofensa inferida por el Gobierno a los catalanes es asimismo una ofensa padecida por todos los demás españoles. (…) No es la honorabilidad del señor Pujol la que se juega. Lo que se ha puesto en cuestión es la honorabilidad democrática del Gobierno.

Si todos los votos que tuvo el PSOE en 1982 no eran de izquierda, tampoco habrían de ser necesariamente de derecha la totalidad de los votos que, en el 85 o el 86, derrotaran al socialismo.

Una víctima del PSOE
La investidura de Jordi Pujol mereció la portada del día 30 con el siguiente titular: "Cataluña, dentro de España". En el pie de foto:

En su discurso de investidura como presidente de la Generalidad, Jordi Pujol dio ayer una lección de moderación y buen sentido a quienes, desde una y otra parte, aguardaban la réplica crispada al desafío nacionalista. Con expresa referencia a la Constitución, Pujol aseguró el continuismo y el respeto escrupuloso a las leyes del Estado. Frente a los métodos usados por el Gobierno socialista en el caso de Banca Catalana, Jordi Pujol reiteró su voluntad "de diálogo y negociación". Ante los excesos crecidos de los ultranacionalistas, el presidente de la Generalidad expresó su obligación de mantener a Cataluña como "factor de estabilidad y progreso dentro de España".

El año concluyó con el nombramiento de Pujol por parte de la redacción de ABC como Español del Año. De esta manera lo justificó el periódico en su edición de 30 de diciembre de 1984. Nótese que para el periódico monárquico lo más importante es que Pujol demostraba a la derecha española que podía derrotar a un PSOE entonces con 202 diputados.

Vencedor rotundo de las elecciones catalanas, Jordi Pujol ha demostrado en 1984 que los socialistas pueden perder las generales de 1986. Tras su victoria se desencadenó contra él una torpe maniobra para erosionar su prestigio. La opinión pública advirtió enseguida la jugada y se preguntó no si Pujol era inocente o culpable de las acusaciones contra él vertidas, sino si el Gobierno es inocente o culpable del intento de instrumentalizar la Justicia en favor de intereses de partido. Jordi Pujol, como antes Tarradellas, con su actitud de servido a España. Desde un sentimiento catalán irrenunciable, con la bandera española ondeando en el palacio de la Generalidad y presidiendo su despacho junto a la catalana, ha contribuido considerablemente a hacer viable la Constitución y la Monarquía democrática que ha restaurado las libertades en España. Todo ello le ha convertido, a juicio de la Redacción de ABC, en 'Español del Año'.

Pujol vestido de torero
Cuando la Audiencia de Barcelona decidió no procesar a Pujol, ABC y su director saltaron de alegría. La portada del 22 de noviembre de 1986 era una caricatura de Pujol vestido de torero y clavando el estoque hasta la bola en un toro con el símbolo del PSOE como hierro. El editorial interior estaba titulado "Se ha hecho justicia".

Desde el primer momento entendimos que el problema planteado por el asunto de Banca Catalana no era el de establecer la culpabilidad o la inocencia del actual presidente de la Generalidad, sino el de averiguar si el Gobierno del PSOE era o no responsable de haber puesto la máquina de la Justicia al servicio de sus intereses de partido.

De lo que se trataba desde un principio era de desprestigiar políticamente a Jordi Pujol en represalia por la derrota que infirió al PSOE en las elecciones catalanas.

Si como consecuencia de la maniobra Jordi Pujol, en lugar de mantener la serenidad y la moderación, así como su defensa permanente de la unidad de España, se hubiera rebelado y se hubiera convertido en un Garaicoechea catalán, el daño producido a la entera nación española hubiera resultado incalculable. De ahí que el hecho de que haya prevalecido la justicia, trascienda su significado desde lo estrictamente procesal.

Más de 25 años después estos editoriales y portadas publicados en ABC bajo la dirección de Luis María Ansón, se ha comprobado que el nacionalismo catalán moderado dentro de España, abanderado por Pujol y la inocencia de éste en el vaciamiento de Banca Catalana, eran mentira. Ahora bien, Pujol y su familia son mucho más ricos.

Comparecencia en el Parlamento
Pujol y el relato fantástico
Carina Mejías Libertad Digital 27 Septiembre 2014

Jordi Pujol nos relató el fantástico origen de su fortuna andorrana. Como si estuviera ante una clase de párvulos, pretendió que nos tragáramos el relato fantástico de una fortuna fruto de turbios negocios con algodoneros en Tánger y a golpe de especulación con dólares, allá por los años 50 que fue creciendo con el paso del tiempo y sucesivas devaluaciones de la peseta. Un cuento que bien podría ser la trama de un guion cinematográfico.

Tras su fantástico relato, se negó a responder a una sola de las preguntas que le formularon los diputados y, especialmente agria, fue la respuesta que dedicó al grupo de Ciutadans, ante las preguntas y explicaciones que le exigió Albert Rivera, que nada le debe, que no le teme y que le amenaza con sentarle ante el fiscal.

No nos creímos nada de lo que contó quién ya no tiene ninguna credibilidad, y que ha hecho alarde de una conducta profundamente inmoral por lo que no puede pretender seguir dando lecciones.

Su airada respuesta fue solo la treta para evitar explicarse y exhibir su soberbia solo es el reflejo de su auténtica personalidad.

Su ira es la consecuencia de verse señalado como el jefe de la trama mafiosa de corrupción institucionalizada en Cataluña, acosado por la justicia, avergonzado por sus hijos, repudiado por quienes crecieron políticamente a su sombra y sometido al escarnio público.

Nada le va a librar de explicarse, si no lo hace en sede parlamentaria deberá hacerlo ante el fiscal y será allí donde le exijan que diga si es cierto y verdad que él y sus socios políticos crearon a través de Convergencia Democrática de Cataluña un gran entramado mafioso para expoliar a los catalanes. Si cuenta la verdad tendrá que delatar a los consejeros de sus gobiernos, a sus hijos políticos, cómplices con él en la siniestra trama organizada para cobrarse los favores a cambio de comisiones. Si dice la verdad desvelará si quienes han presidido los distintos gobiernos de España acordaron con él pactos de silencio y presionaron a jueces y fiscales, para que evitaran investigaciones pese a tener indicios para ello.

Decir la verdad significará poner en riesgo a la familia, a su esposa e hijos a los que ha permitido usar su apellido como salvoconducto para abusar y amenazar con la ruina a todo aquel que no se allanara o pagara sus caprichos.

Decir la verdad sería tanto como reconocer que su obra, Convergencia Democrática de Cataluña, el partido que él fundó, está hoy bajo sospecha, con su sede embargada porque una gran mancha viscosa de podredumbre amenaza con liquidarlo y eso, no hay bandera suficiente para taparlo.

Y siendo así, de ética y de moral ya no puede darnos lecciones.

El Gobierno vasco impulsa un plan para paliar el "bajo nivel" de euskera en la Ertzaintza
Candidatos a la OPE de la Ertzaintza del pasado mes de julio se presentan a una de las pruebas.Candidatos a la OPE de la Ertzaintza del pasado mes de julio se presentan a una de las pruebas. / E. C.
El 62% de los agentes no domina el idioma y el Ejecutivo pretende que sea "requisito" en el futuro para acceder a la Policía autonómica
David S. Olabarri. El Correo 27 Septiembre 2014

El Departamento de Seguridad del Gobierno vasco ha elaborado el primer plan de uso del euskera en la historia de la Ertzaintza, que está siendo debatido en la actualidad por los sindicatos con el propósito de presentar las alegaciones que consideren oportunas a un documento que no está todavía cerrado. La consejería que dirige Estefanía Beltrán de Heredia persigue que la Policía autonómica sea capaz de ofrecer un "servicio bilingüe" a la sociedad vasca y de comunicarse con los ciudadanos "en el idioma oficial de su elección". Para cumplir ese ambicioso objetivo, el Departamento de Seguridad plantea una serie de medidas de cara a los próximos años que, en todo caso, chocan con una realidad: en la actualidad, el 62,4% de la plantilla de la Ertzaintza -compuesta por unos 8.000 agentes- no domina el euskera y apenas 171 funcionarios (un 2% del total) han acreditado el perfil lingüístico 2, equivalente a un dominio avanzado del inglés.

El borrador presentado por el Departamento de Seguridad, que deberá aprobarse en las próximas semanas una vez recibidas las aportaciones de los representantes de los trabajadores, reconoce que el nivel de euskera en la Ertzaintza es "muy bajo", a pesar de los avances materializados en los últimos 15 años. La consejería explica en parte estas carencias por las "peculiaridades" del trabajo policial y, también, por la violencia de ETA que ha sacudido "durante demasiados años". "La prioridad fundamental de la Ertzaintza ha sido defender la vida, los derechos y libertades básicas" de los ciudadanos, argumenta la consejería. Ahora, en cambio, "la Ertzaintza del futuro debe ofrecer un servicio policial cercano, de proximidad a la sociedad", una policía que tenga en la vasca su "lengua de trabajo" normal con el resto de administraciones y con los ciudadanos.

El objetivo final es "lograr la igualdad real" entre las dos lenguas. Eso sí, el borrador presentado por el Ejecutivo adelanta que "la propia evolución de la sociedad vasca traerá consigo que el euskera pase de ser mérito a ser requisito". En otras palabras, en el futuro quien no domine la lengua vasca no podrá presentarse a las ofertas públicas de empleo de la policía vasca.

Con estos propósitos en mente, el Ejecutivo autonómico plantea una serie de medidas, que se deberán aplicar tanto en el campo formativo como en el trabajo de las distintas unidades. En el día a día, según el borrador, se tratará de "garantizar los derechos lingüísticos de la ciudadanía". Para ello se deberá "cuidar, especialmente", que los agentes "reciban" a los euskaldunes en euskera, "para no crear a los mismos ningún tipo de incomodidad".

Otro de las medidas que se implementarán para mejorar la comunicación de cara al exterior se centrará en clasificar las unidades de la Ertzaintza en base a su nivel de servicio directo al ciudadano y al entorno sociolingüístico de cada una de ellas. Esta clasificación, según el Departamento, "es esencial para definir qué unidades y qué comisarías son prioritarias de cara a que los ertzainas en ellas destinados tengan prioridad para su liberación para euskaldunizarse".

Para generalizar el uso del euskera, sin embargo, el Gobierno insiste en que se deberá euskaldunizar antes a gran parte de la plantilla que no tiene ese conocimiento lingüístico. Entre las acciones que se recogen de cara a los próximos cinco años, destaca la idea de incrementar el número de ertzainas liberados para aprender euskera. En la actualidad son 25 y a partir del 2015 persigue que entre 80 y 100 personas acudan a cursos formativos.

El próximo años, el Departamento de Seguridad iniciará también un plan específico de formación para facilitar e impulsar que los ertzainas que lo deseen y posean el nivel de euskera requerido puedan desarrollar su trabajo en esta lengua.

"Mismas oportunidades"
En este contexto, los sindicatos están elaborando las alegaciones que pretenden presentar a este "plan de normalización". El sindicato mayoritario Erne acusó a la consejera de "mentir" al asegurar que presentó este proyecto a la mayoría sindical ya que, según dijo, ellos lo han recibido la pasada semana. A la espera de definir sus aportaciones, una de sus máximas es que los perfiles se asignen a las personas y no a las plazas. El sindicato Sipe, por su parte, considera que se debe ofrecer las "mismas oportunidades" de formación a todos los agentes. Desde Esan, por su parte, también adelantaron que realizarán diversas aportaciones.
Recortes de Prensa   Página Inicial