AGLI Recortes de Prensa   Sábado 1 Noviembre  2014

Soraya miente
EDITORIAL Libertad Digital 1 Noviembre 2014

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ofreció este viernes su particular argumento para ignorar los resortes que ofrece la ley y el Estado de Derecho contra el desafío separatista que lidera Artur Mas en Cataluña. Según alegó en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el Gobierno se niega a cerrar el grifo de la financiación a la Generalidad para "no perjudicar a los catalanes", ya que ese dinero sirve para garantizar los servicios públicos y pagar las nóminas a los funcionarios de dicha región. Sin embargo, tal afirmación no es más que una absurda falacia con el fin de eludir la responsabilidad directa del PP en el desaguisado que llevan meses protagonizando los nacionalistas catalanes.

La vicepresidenta miente de forma descarada porque la Ley de Estabilidad Presupuestaria, que diseñó y aprobó su propio Gobierno, nació con el propósito concreto de meter en vereda a las comunidades autónomas más díscolas e incumplidoras en materia de déficit público, como es el caso de Cataluña, garantizando, en todo momento, la financiación de los servicios públicos esenciales. El Ejecutivo ha inyectado a la Generalidad decenas de miles de millones de euros durante estos años de crisis a través del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) y el Fondo de proveedores para mantener en pie sus servicios públicos, sufragar el sueldo de sus funcionarios y pagar sus facturas pendientes, pero, eso sí, a cambio de una serie de ajustes y condiciones, tal y como establece la citada Ley.

El problema, sin embargo, es que Mas y sus socios han hecho caso omiso a estas directrices sin que el Ejecutivo de Mariano Rajoy haya hecho nada para impedirlo, más bien todo lo contrario, puesto que cada desaire y quebranto por parte de la Generalidad ha recibido como única respuesta más dinero, nuevas compensaciones e incluso ciertos privilegios financieros con respecto al resto de autonomías, especialmente las más cumplidoras y responsables, como es el caso de Madrid. La Ley de Estabilidad Presupuestaria es una herramienta que nace, precisamente, para garantizar la sostenibilidad de las Administraciones Públicas mediante la sana corrección de los excesos que cometen políticos irresponsables como Artur Mas, de modo que Soraya, simplemente, no dice la verdad.

Cataluña ha sido auxiliada por el Estado, haciendo uso del dinero de todos los españoles, sin que la Generalidad haya aplicado las medidas pertinentes para cumplir con el objetivo de déficit fijado por Hacienda, motivo por el cual el Gobierno podría haber intervenido sus cuentas para reducir el abultado gasto autonómico y eliminar su enjambre de empresas y organismos inútiles, garantizando en todo caso la financiación de los servicios públicos, tal y como establece la Ley de Estabilidad y el propio artículo 155 de la Constitución.

Asistimos, por tanto, a una nueva rendición y a una intolerable dejación de funciones por parte del Gobierno, pues, lejos de aplicar la ley contra quien la viola de forma flagrante y atenta al interés general de España, Rajoy y Sáenz de Santamaría optan ya no solo por no hacer nada, sino, lo que es aún más grave, por premiar a quienes se saltan el Estado de Derecho y dañan al conjunto de los españoles.

¿Perdón?
FERNANDO BAETA El Mundo 1 Noviembre 2014

El PP sobrevive en el perdón. A Dios rogando. Sumergido en actos de contrición y en letanías con olor a incienso. Recitando misereres ya recitados. Rasgándose vestiduras ya rasgadas. Sorprendiéndose por lo que ya nadie se sorprende. Golpeándose otra vez el pecho... por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa...

Mariano Rajoy no se cansa de pedir "perdón", María Dolores de Cospedal anda "escandalizada" y Esperanza Aguirre vive "profundamente avergonzada". Y a este grado de tormentos individuales y colectivos se ha llegado porque la fosa séptica sobre la que se asienta desde hace demasiado tiempo el Partido Popular ha rebasado ya los límites de seguridad y empieza a desparramar su contenido.

Todos, además del presidente, entonan el mea culpa por la corrupción nacida y posiblemente amparada al calor de las siglas de su partido como si el mero hecho de hacerlo fuera un atenuante cuando no un eximente total de cualquier responsabilidad. Porque es en esta petición de perdón donde los populares parecen querer finiquitar, hasta el momento, sus responsabilidades políticas. "Ya hemos pedido perdón", repite y repite Génova 13 como si de un mantra se tratara.

Y es que en este país desde que el Rey Padre pidió perdón por lo suyo en Botswana, y no solo por lo de Botswana, pedir perdón está tan sobrevalorado que hasta se ha convertido en la coartada política perfecta.

¿Deja de ir a la cárcel el asaltante de una gasolinera cuando pide perdón? ¿O el ladrón de un banco? ¿O un asesino? ¿O un pederasta? ¿O el 'robagallinas' del que hablaba con toda la razón del mundo el presidente del Consejo General del Poder Judicial? ¿Se salva alguno de estos de ir a prisión por el mero hecho de haber pedido perdón? No. No basta con el perdón. En política, por higiene democrática, no basta con pedir perdón si éste no va acompañado de algo más. Los reyes abdican y los políticos dimiten.

Mariano Rajoy dicen que "está sufriendo extraordinariamente", pero desconocemos si ese sufrimiento viene de la aceptación de todo lo acaecido en su propia casa, y está por ver si también bajo su amparo, o simplemente sufre porque estos sucesos, electoralmente perniciosos, hayan llegado y trascendido a una ciudadanía cada vez más desencantada y asqueada con todo lo que está cayendo.

Mariano Rajoy.
No sabemos, y queremos saber, si cuando Rajoy habla de que "quién la hace la paga" se refiere a medidas regenerativas y curativas en su convaleciente partido, o simplemente se refiere a las acciones legales que dirimirán los tribunales competentes que, con otros recientes ejemplos en la mano, largo me los fiáis. No sabemos, repito, si vive atormentado por la existencia de una Caja B en la contabilidad del partido que preside; por decirle a Luis Bárcenas que lo entendía y que fuera fuerte; por ser rehén, políticamente hablando, de su ex tesorero ahora en la cárcel; o pide perdón por el cobro generalizado de sobresueldos entre la cúpula popular, una cúpula en la que presumiblemente también se encontraría él. ¿Es por todo esto? O quizá sólo sufre "extraordinariamente" porque los ciudadanos se han enterado de la existencia de tamaña fosa séptica.

María Dolores de Cospedal anda "escandalizada". Y al oír esta expresión me viene rápidamente a la memoria 'Casablanca' y el capitán Renault cuando en uno de los muchos momentos memorables de la película exclama: "¡Qué vergüenza! ¡Me acabo de enterar de que en este local se juega!", segundos antes de que Carl, el maitre de Bogart, le haya untado con su suculento fajo de billetes diario.

Una Cospedal atormentada y que también se dejar caer en manos del perdón se acaba de enterar de que ¡¡¡en el PP se juega!!! No debió enterarse mientras pagaba a Bárcenas su nómina todos los meses cuando teóricamente ya no trabajaba en el partido; ni cuando le mantenía además coche, chófer, despacho y secretaria sin tener, aparentemente, relación laboral alguna; ni tan siquiera cuando uno de sus hombres de confianza en Castilla La Mancha -José Ángel Cañas- le firmaba al malvado ex tesorero un recibí de 200.000 euros con los que Sacyr, presuntamente, colaboró activamente en la campaña electoral que llevó a la secretaria general del partido a ser presidenta de la comunidad castellano manchega, a cambio del contrato de recogida de basuras de Toledo.

Esperanza Aguirre vive "profundamente avergonzada" con todo lo que está sucediendo en el Partido Popular de Madrid. Ignoramos si lo está por los presuntos delitos cometidos por un sinfín de sus colaboradores, o lo está por haber elegido personalmente a la mayoría de ellos. Insisto, no sabemos si está "profundamente avergonzada" por los sinvergüenzas que han campado a sus anchas en la Comunidad de Madrid y en numerosos ayuntamientos donde presuntamente han robado a espuertas, o suplica el perdón por haber seleccionado ella a muchos de estos sinvergüenzas y haberles dado, probablemente sin ser consciente de ello, la cobertura necesaria para llegar a serlo.

Parece mentira la poca vista que ha tenido en la selección de personal de confianza alguien como Esperanza Aguirre que, paradojas de la vida, trabaja ahora como cazatalentos en uno de los principales despachos de este país.

Ejemplos de presuntos en Madrid hay muchos. Y antes que Púnica fue Gürtel. El ahora protagonista Francisco Granados -que acabamos de saber que abrió cuenta en Suiza al poco de llegar al Gobierno regional- fue consejero de Aguirre en Transportes, Presidencia, Interior y Justicia, después de haber sido alcalde de Valdemoro; dos de los ex consejeros de Sanidad que tuvo la presidenta, Manuel Lamela y Juan José Güemes, están ahora imputados por prevaricación y cohecho; otro como Alberto López Viejo, consejero de Deportes y antes viceconsejero de Presidencia, y cuyo crecimiento político solo es entendible con el apoyo incondicional que siempre le prestó la líder popular cuando era presidenta del gobierno regional. Y a estos nombres, lo más importantes pero no los únicos, hay que sumar no pocos alcaldes y concejales de la región, además de personal de confianza de unos y otros.

Y entre paréntesis se encuentra el actual equipo de la Comunidad de Madrid, que aspira a pasar de puntillas y a poder ser en el más completo anonimato en estos momentos tan delicados. Pero a nadie se le escapa, y a Génova 13 tampoco, que el hoy presidente Ignacio González -que quiere repetir- era vicepresidente con Aguirre y además sigue siendo secretario general del partido en la región con ella de máxima responsable. Por ahora sólo ha sufrido el quebranto de su director general de Informática, que esta semana presentó su dimisión por haber pagado, presuntamente con dinero opaco, "trabajos de reputación de altos cargos" del gobierno regional.

Pero no nos extraña. Ella siempre ha ido por libre. El 28 de mayo de 2004 el que esto firma escribía en EL MUNDO. "La presidenta se ha salido con la suya. Ha dejado pasar el temporal, ha investigado algo los ahorrillos de Alberto López Viejo y le ha hecho viceconsejero de Presidencia. Lo previsto. No podía consentir que un periódico, éste, le dijera a quién podía y a quién no podía nombrar. (...) Cuentan que ni tan siquiera ha tenido en cuenta la opinión contraria de Ignacio González. (...) Tenía deudas electorales que pagar, y finalmente las ha pagado. Pero creo que con esta decisión nos vamos a reír todos mucho: algunos compañeros de su propio partido que no dan crédito, la oposición que se frota las manos, la prensa porque va a tener trabajo extra. (...) Si tan segura está de la honorabilidad del ex concejal de Limpieza del Ayuntamiento de Madrid ¿por qué no une su futuro al de él y promete a los madrileños que dimitirá inmediatamente de su cargo si finalmente la gestión de Alberto López Viejo acaba en los tribunales?"

Al final, nos reímos todos pero ella no dimitió cuando finalmente López Viejo fue investigado y procesado por la trama Gürtel.

¿Perdón? No hay perdón que valga. ¿Cómo se perdonan los sobresueldos, el sé fuerte, el pago del finiquito en diferido, el tres por ciento de Granados y Cía., los 200.000 euros de la basura de Toledo, la paupérrima selección de un personal que desde puestos privilegiados de la Administración roba y roba sin parar como si tocaran a rebato...? ¿Cómo se puede pedir perdón por esto y querer seguir adelante como si nada? ¿Cómo se perdona la burla que supone para la ciudadanía comportamientos de esta calaña? Porque como escribió Platón, "la burla es, entre otras injurias, la que menos se debe perdonar".

Dicho queda.

El pájaro dispara a la escopeta.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 1 Noviembre 2014

Este viejo dicho sobre el mundo al revés, realmente es “los pájaros disparan a las escopetas” y en el caso que trato hoy es así, pues no solo hay un pájaro sino varios los que disparan contra el Gobierno de España. El viejo lema de la mejor defensa es un buen ataque se cumple en la táctica frentista que el Gobierno de la Generalidad y el Parlamento de Cataluña con todos sus secuaces ultra nacionalistas llevan realizando, desde hace ya casi dos años, cuando comenzaron la carrera secesionista con el anuncio de una consulta al “pueblo catalán” sobre su voluntad de independencia de España. Un proceso que ha contado con la financiación vergonzosa del Gobierno de España excusándose en su deber de garantizar los derechos de los catalanes. Es por eso que no es de extrañar que en vez de acatar las resoluciones del Tribunal Constitucional y ponerse fuera de la Ley, Artur Mas anuncie denuncias contra el Gobierno de España por “abuso de poder”.

El caso es que tras la tímida respuesta del Gobierno de España al esperpento de Artur Mas sobre el sucedáneo de consulta, hipócritamente monta el numerito porque se le conmina a no cometer una ilegalidad que él no reconoce como tal sino como un derecho democrático a hacer lo que le da la gana. Acusa al Gobierno de España de no ser democrático y de denunciar algo que no se ha hecho. Este “astuto” personajillo quiere aplicar el absurdo de un sofisma imperfecto en el que niega que se vaya a hacer lo que él tiene previsto hacer y por lo tanto si no se va a hacer no tiene sentido anularlo. No me dirán que no tiene bemoles este planteamiento.

No obstante ceo que la actitud del Gobierno de Mariano Rajoy, representada por la comparecencia de la Vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, es absolutamente inaceptable y se puede calificar no ya de tímida sino de cobarde y cómplice. Porque en este vergonzoso asunto del desafío secesionista solo cabe como bien dice Mariano Rajoy aplicar la Ley. Sin embargo, todas las actuaciones del Gobierno van en la línea de financiar y premiar al separatismo en vez de someterlo a la disciplina que impone al resto de las Comunidades Autónomas de España. Solo por ese motivo ya estaría justificada la intervención y la suspensión de la autonomía. Así que con mayor motivo cuando se trata de delitos de desobediencia, administración desleal y sedición.

El Gobierno tras la primera admisión a trámite por el Tribunal Constitucional de la impugnación del Gobierno sobre la Consulta del 9N, que conllevaba la inmediata suspensión de todo lo relacionado con la consulta, no necesita la corroboración de que el sucedáneo de consulta ideado por el astuto Artur Mas con las mismas preguntas y la campaña impuesta de publicidad y petición del voto, son actos delictivos que deben ser perseguidos por la Fiscalía y la Audiencia Nacional imputando a los responsables y tomando las medidas necesarias para impedir que se lleve a efecto la consulta. Lo único que hace falta es disponer los medios necesarios para impedirla.

El Gobierno de España está como se dice vulgarmente “mareando la perdiz” en vez de enfrentarse al problema y acabar con el esperpento. Al no hacerlo es por lo que esto pájaros han decidido disparar a las escopetas al ver que son solo cartuchos de fogueo. Mucha palabrería que no es seguida por acciones firmes y contundentes. Habrá que pedir explicaciones y exigir responsabilidades por una actitud pusilánime y acobardada. Lo que sí que está demostrando este Gobierno de Mariano Rajoy y Soraya Sáenz es que no están a la altura para los graves acontecimientos que padece España y la sociedad española. Por su incompetencia solo cabe exigirles que dimitan y convoquen elecciones generales para que otros que no tengan miedo a gobernar lo hagan y saquen a España del terrible destino al que la llevan.

Por una España Unida, Libre y Solidaria no dejemos que los traidores consigan sus objetivos, hagámonos merecedores del orgullo de ser españoles.

Las tres marmotas: corrupción, cataluña y Podemos
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 1 Noviembre 2014

Las tres marmotas que se nos vienen repitiendo cada día, y con las que despedimos semana, asomaran nada más clarear el amanecer de la próxima. La lluvia de basura que no conoce anticiclón, el secesionismo que no reconoce ley ni soberanía y la encuesta de Podemos, porque así ha sido bautizada antes de nacer.

Con la corrupción, por desdicha, seguiremos a vueltas y encenagados y sin que el orden de los casos, de Eres a Gurtel, de Pujol a caja Madrid pasando por Valdemoro, altere el producto: demoledor para la confianza en el sistema, aunque curiosamente el impacto se produce porque funciona y esta acabando con las impunidades y con los corruptos entre rejas. Cuando más espabile y resuelva mejor para todos. Que lo hagan también los partidos ayudaría mucho pero lo más posible es que sigan con el tuya, tuya cuando es de todos los que han tocado pelo de poder, o sea mía, mía.

La impugnación del referéndum-achicoria, sucedáneo del café en tiempos hambrientos, por parte del Gobierno traerá la suspensión del Constitucional. Porque la farsa es lo mismo que lo anterior pero en peor, en cochambre, esperpento, sin censo, ni garantía democrática alguna, sin órgano que vigile y controle, ni una mínima garantía de neutralidad en esas mesas compuestas por fervorosos militantes separatistas y donde, como se ha demostrado, puede ir a votar quien le de la gana, inscribiéndose (Angel Expósito de COPE lo comprobó registrándose desde Madrid, ¡cinco veces!) por duplicado o en cuantas ocasiones quiera e ir a votar otra tantas. En suma, una astracanada, pura filfa, sin validez ni rigor alguno. Un sainete que desprestigia a quienes en él participen.

Podía el Gobierno, y seguro que tentaciones tenía, una opción era haber dejado pasar el sainete para mayor ridículo de Más y consciente de que prohibirlo ayuda a la salida victimista y mártir que pretenden. Pero un Gobierno, en mi opinión, le convenga o no hay algo que esta obligado a hacer: cumplir y hacer cumplir la ley. No le queda otro remedio que impedirlo cuando existe el hecho, el acto administrativo ilegal, con funcionarios de por medio y sedes oficiales como sedes y con una pregunta que en todo caso habríamos de responder todos. No puede pues Rajoy hacer otra cosa que cumplir la Constitución y es lo que ha hecho. Juegue a lo que quiera en su pertinaz ambigüedad el PSC (su posición queda resumida en :”esto es una payasada pero les dejo el local, el ayuntamiento, para que la representen solemne y oficialmente”) el Gobierno y el PP, espero que el PSOE de Sánchez y también el de Susana y los partidos constitucionalistas, Ciudadanos y UPyD sigan en esto en la sensatez y la legalidad democrática. El día 10 será momento de hablar lo que se tercie pero hasta entonces solo queda la belmontina: “Lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible”.

La tercera marmota, la que más sale por cierto en la tele, es la de Podemos y la encuesta del infarto donde dicen, llevamos una semana con ello, que se pone primero en intención directa de voto y que amenaza incluso al PP tras dar sorpasso al PSOE. Pues bueno. Que va de crecida, de riada y de inundación es un hecho y ese sondeo el reflejo. Que PSOE y PP parecen competir en ver quien hace mejor de agente electoral de Pablo Iglesias, pues también. Que uno, por viejo y un algo aficionado a esto de la prospectiva demoscópica, lo ponga en larga cuarentena , el doble casi al Ébola, la cuarta marmota por cierto, que de la mano de Limón camina ya por la senda de los títeres, es algo que me arriesgo a decirles. Que ya veremos en cuantos lobos se queda al final de tan estentóreo y retransmitido concierto de aullidos.

Hay mucho cabreo, total repulsa-a veces con ecos de linchamiento Fart Wets- y son a priori ellos los elegidos para la venganza. Es el partido de la patada en el culo a los otros. Sin más y sin que tengan ellos que hacer más sobre el asunto, como mucho parecer algo más corderos. Pero una cosa es lo que se dice, otra los que callan y otra lo que será de verdad cuando las urnas lleguen. Sobre todo porque se empieza por las municipales. Y ahí habrá que presentar, parece que con sus siglas no, pero juntos, revueltos o trasconejados, a alguien, a personas y no solo en Madrid, sino en ciudades, pueblos y comunidades. Porque de alguna manera habrán de estar presentes. Porque no me creo que no lo hagan. Sería letal no hacerlo. ¿Como pretenden asaltar los cielos de principio si ni siquiera tocan el suelo de la política cercana? Puede que sea su estrategia, de Bruselas a la Moncloa sin pisar tierra. Puede, pero me malicio que un error así desinflaría mucho el globo. Y volverlo a hinchar para las generales se pondría muy complicado. Así que irán camuflados o envueltos, pero irán y los veremos. Tendrán que mostrar el pelaje. Y es cuando empezara otro partido y otra encuesta. Pero esta no va a ser una marmota. Va a ser un elefante. De ponerse ya casi a recibir embajadores. Va a ser ya de “Podemos, Ganemos y …”Sobraos”. Pero eso ya lo escribo otra semana.

Aguirre, descartada: Rajoy, descartable
José Antonio Zarzalejos El Confidencial 1 Noviembre 2014

“La política saca a flote lo peor del ser humano”. Mario Vargas Llosa

Pedir perdón o excusarse por las corrupciones ajenas pero perpetradas por personas próximas es apenas una mera obligación de educación cívica. En otros términos: carece de valor político aunque logre algunos efectos como el de la empatía social o el respeto público ante un acto de modestia y humildad. La cuestión es que la corrupción de un cargo público genera dos responsabilidades. La del autor, cooperador necesario, cómplice o encubridor del delito -es una responsabilidad directa-, y la de quien le designó para el puesto desde el que ha delinquido (culpa in eligendo) y, por ello, debió controlarle (culpa in vigilando) -que es una responsabilidad indirecta-.

En las democracias esta dualidad de responsabilidades se depura al mismo tiempo. El corrupto es juzgado y condenado y el superior que le nombró, dimite, se aparta porque entre aquel y éste se crea una especie de concurso de culpas, de distinta gradación, pero ambas totalmente exigibles. Por eso Churchill, sostuvo que el “precio de la grandeza es la responsabilidad”. Razón por la que después del desastre de Galípoli durante la Gran Guerra (1915) abandono el Almirantazgo y marchó al frente oeste de la contienda al mando de un batallón británico para recuperar su maltrecha reputación.

Salvando las distancias, una petición de disculpas por unos casos tan graves de corrupción como los que padecemos en España tendría que haber conllevado dimisiones por responsabilidad indirecta, apartamientos indubitados de la vida pública y un compromiso adicional de intentar una justicia rápida para los delincuentes y reparadora para los ciudadanos. Esto es: no sólo evitar la impunidad -prisión, inhabilitación- sino también lograr la devolución del botín.

El discurso de Esperanza Aguirre pidiendo perdón y avergonzándose de la corrupción protagonizada por alcaldes y cargos del PP de Madrid fue una desvergonzada manera de engañar al personal. Su comparecencia hubiera tenido alguna coherencia si, después de expresar esos sentimientos, hubiese comunicado su inmediata dimisión como presidenta del partido en la Comunidad Autónoma, cargo que no debía desempeñar al menos desde que fue imputada por presunto delito de desobediencia y agresión a propósito de una infracción de tráfico en la que fue cogida in fraganti, y, probablemente, antes.

Ella, que es de educación británica, sabe que en la política anglosajona, estos reveses se saldan con la retirada de la política para volver, o no hacerlo, pero en todo caso después de un tiempo de depuración de culpas indirectas. Aguirre queda, pues, descartada para cualquier candidatura e inhabilitada para seguir ostentando su posición actual en el PP de Madrid. Y si alguien tiene duda de sus responsabilidades que eche una mirada al quién es quién en operación Púnica.

Por parecidas razones -Bárcenas, Rato, Correa- Mariano Rajoy tendría que asumir su responsabilidad y, después de reconocer que se equivocó, comprometerse a adoptar una decisión sobre su futuro político en la medida en que ha sido incapaz de elegir correctamente a determinados colaboradores y de prever sus derivas, otorgándole el beneficio de la duda de que él, como dice, no cobrara sobresueldos opacos.

Las dimensiones de la corrupción en el PP son muy considerables y afectan, no sólo a percepciones irregulares, sino también a su tesorería y financiación y a infracciones fiscales tan graves como la utilización de fondos opacos en el pago de obras en su sede central. El hecho de que los otros dirigentes políticos con casos de corrupción en sus organizaciones no hagan lo propio, no le exime al presidente del Gobierno plantearse y plantearnos su idoneidad para continuar al frente del PP y del Ejecutivo, dados sus errores in eligendo e in viligando.

Por esa razón será inevitable que comience en España un debate amplio y agitado sobre si Mariano Rajoy -que se ha cargado el PP como escribí aquí el pasado 24 de septiembre- es o no el candidato que garantiza a los electores conservadores la solvencia necesaria para competir de nuevo por el poder y, sobre todo, tiene la credibilidad mínima para atajar y domeñar el mal ya sistémico de la corrupción. Ya puede adelantarse que ha incumplido su compromiso de febrero de 2013 de concluir un amplio pacto político contra la corrupción; tampoco ha sacado adelante la reforma de la ley de financiación de los partidos políticos y, en fin, no ha prosperado el estatuto del cargo público.

Remover de sus puestos a los dirigentes torpes en su política de designaciones -sean para una Caja de Ahorros, un ministerio, una consejería o una lista municipal o autonómica- es la única forma de hacer corpórea la responsabilidad política y transmitir un mensaje de intransigencia plena contra la corrupción. Porque ésta se sostiene sobre unas complicidades personales, ideológicas, políticas y materiales que exigen un calvinista mutis por el foro de los corruptos y de sus supuestos vigilantes. Por esa razón, Rajoy es un ya descartable candidato del PP a las elecciones generales de 2015. Y, aunque en tono bajo, el tema ya está en la calle y en los medios.

Crisis nacional
Dreyfus en Cataluña
Jesús Laínz Libertad Digital 1 Noviembre 2014

La próspera Francia de la Belle Époque se tambaleó ante el proceso al capitán Alfred Dreyfus por pasar secretos militares al enemigo alemán. No se trató sólo de una discusión sobre la culpabilidad o inocencia de Dreyfus, sino que los franceses se dividieron en dos bandos enfrentados a muerte sobre el papel del ejército, la honorabilidad de sus mandos, la primacía del principio de legalidad o de la razón de Estado, el peso histórico de la tradición cristiana y la consideración de los judíos como parte de la nación francesa o como un parásito inasimilable. Es decir, sobre la propia naturaleza de Francia.

El 14 de febrero de 1898 el gran dibujante Caran d'Ache publicó en Le Figaro una viñeta que pasaría a la historia. Bajo el título de "Una cena en familia", la primera escena presentaba una alegre reunión presidida por un anciano señor que advertía: "Sobre todo, no hablemos del caso Dreyfus". La segunda escena mostraba a los comensales asesinándose entre sí. Y el texto explicaba: "Hablaron de ello".

En Cataluña hoy pasa lo mismo. El delirio creado, tras cuarenta años de adoctrinamiento y agitación del odio, por unos nacionalistas que han aprovechado la crisis económica para lanzar su repugnante "España nos roba" ha conseguido enfrentar a unos catalanes contra otros. Hoy, gracias a la acción de los gobernantes autonómicos desde Pujol hasta Mas y a la paralela inacción de los gobernantes nacionales desde Suárez hasta Rajoy, el falso conflicto entre una nación explotadora y otra explotada ha llegado a las mesas e incluso a las camas de unos catalanes que, si no se menciona la bicha, se comportan con normalidad. Sin una intoxicación ideológica y un desquiciamiento sentimental impropio de sociedades civilizadas no se podrían explicar ni la congoja de Oriol Junqueras ni la desesperación de ese seguidor de Carmen Forcadell llorando desconsolado porque "¡No quiero ser español, no quiero ser español!".

Quizás algún día los españoles debieran exigir responsabilidades a los políticos responsables de esta odiosa situación.

¿Tiempo de zorros o de erizos?
Carmen Posadas.  ABC 1 Noviembre 2014

Es bien conocida la metáfora del filósofo Isaiah Berlin que divide a las personas, y en particular a los pensadores, en dos categorías, zorros y erizos. Tomando como punto de partida escritos griegos clásicos, Berlin diferenció entre la inteligencia de unos y otros diciendo que los zorros son aquellos que saben muchas cosas, mientras que los erizos se limitan a saber mucho de una sola cosa. Así, los erizos, ante una dificultad, tienden a simplificar las complejidades de este mundo y las abordan con una única idea o estrategia. Los zorros, en cambio, son incapaces de reducir el mundo a solo un enfoque, de modo que se mueven constantemente entre varios tipos de estrategias posibles. Esopo –que también recogió en su tiempo esta vieja idea clásica (transformando el erizo en gato, pero eso es irrelevante para nuestra historia)– consideraba que el zorro representa lo negativo y el erizo lo virtuoso.

En una de sus fábulas, por tanto, nos cuenta cómo, al encontrarse ambos un día en un prado, comenzaron a discutir sobre lo que harían en el caso de que aparecieran cazadores. El zorro se jactó de los muchos ardides que conocía para escapar, mientras que el erizo (o gato, en la versión de Esopo) confesó conocer solo uno. Llegaron en efecto los cazadores, y el gato puso en práctica su única táctica. Trepó diligentemente a un árbol, mientras que el zorro, que no conseguía decidir cuál de sus artimañas poner en práctica, acabó como trofeo sobre la chimenea de los cazadores. Isaiah Berlin señala que mentes tan afinadas como Platón, Nietzsche, Hegel eran erizos, pero, a renglón seguido, añade una lista de zorros no menos deslumbrantes: Aristóteles, Erasmo de Rotterdam, Goethe… En lo que a la cuestión catalana se refiere, si uno aplicara la metáfora de Isaiah Berlin, podría decirse que a Mariano Rajoy, erizo donde los haya, no le ha ido mal hasta ahora con su única estrategia de esperar a que el adversario se ponga él solo la soga al cuello, mientras que Mas, con sus bandazos y sus quiebros, sus sí pero no, sus no pero sí, tiene todas las papeletas para acabar como el zorro de Esopo. Al menos, esa es la primera impresión de algunos después de su decisión de desconvocar el referéndum, trocándolo por un simulacro. Sin embargo, según los catalanes que no desean la independencia, esa impresión es falsa. «Una cosa es cómo se ve la situación desde Madrid, y otra muy distinta desde aquí», me dice un amigo que desea no tener que elegir entre ser español o ser catalán. «Te voy a contar, simplemente, lo que veo ahora mismo desde mi ventana. Es domingo, y en el pueblo en que vivo –afirma– no solo la estelada campea en tres de cada cinco balcones, sino que gran parte de la gente que pasea por la calle va vestida de amarillo, el nuevo color patriótico. Tampoco te dejes engañar por las supuestas desavenencias entre Esquerra y Mas. Él mismo ha apuntado que no hay que mostrar al adversario tus verdaderas cartas cuando juegas al póquer. La estrategia a seguir de ahora en adelante la comparten todas las formaciones independentistas y es muy clara. Se trata, por un lado, de exacerbar el victimismo y el patrioterismo para conseguir que el 9 de noviembre se movilicen dos millones de personas (ese es su objetivo y, visto lo visto en la Diada, no parece descabellado). Y, por otro, se trata de ganar la batalla de la CNN. O, lo que es lo mismo, trasladar a la opinión pública internacional que los catalanes son un pueblo amordazado por un Estado intransigente y opresor».

A medida que pasan los días y se acerca la consulta, uno tiene la sensación de que, mientras el erizo sigue con su única estrategia de no hacer nada, el zorro de la fábula (y nunca mejor dicho) despliega muchas de las suyas. Como movilizar para ese día a 40.000 voluntarios, 7.000 de ellos funcionarios liberados; como los cuatro millones de euros que gastará el Govern en la consulta o los cien millones de presupuesto que manejan las distintas asociaciones proindependencia; como señalar –en un paradójico remedo histórico– con un triángulo amarillo los establecimientos que se adhieren al referéndum, para dej ar en evidencia a los que no lo hagan; como enviar cartas a todos los directores de instituto de la región conminándolos a abrir puertas y supervisar la consulta el día de marras o atenerse a las consecuencias; como que la ANC contrate a la empresa de comunicación de Obama. ¿Con qué dinero?

Llegado este punto, uno se pregunta qué pasará a partir de ahora ¿Se mantendrá el Gobierno de Madrid impasible el ademán? ¿Se enrocará en su única actitud de repetir hasta el hastío que se trata de una consulta ilegal y por tanto irrelevante? ¿Será capaz por una vez de desplegar otra estrategia distinta que la de dejar que los acontecimientos pongan las cosas en su sitio y le den la razón? Decía Isaiah Berlin que el mayor peligro tanto de erizos como de zorros es creer que la estrategia que se ha comprobado eficaz en una ocasión lo será también en las venideras. Después de mencionar los nombres ilustres que pertenecían a una y otra clase de caracteres y personalidades, Berlin añadía que los más astutos de todos ellos eran los erizos que se daban cuenta de que, a veces, no hay más remedio que usar ardides de zorro. El más obvio por parte de Madrid en estos momento sería ganar la batalla de la comunicación; advertir, por ejemplo, con bastante más énfasis de lo que lo ha hecho hasta el momento a los funcionarios –mossos, empleados públicos, directores de instituto, etcétera– que participar en una consulta ilegal hace peligrar el puesto de trabajo. Pero se me ocurre que tal vez estén en marcha, sin que lo sepamos, otras iniciativas más sutiles. Hace pocos días, Mas confesaba crípticamente que temía los «ardides» que Madrid pudiera poner en práctica contra él. ¿Será uno de ellos desvelar las posibles conexiones que le unen a la cleptocracia que, durante años y con tanto ahínco e impunidad, ha entretejido la dinastía Pujol?

El tiempo dirá.

Carmen Posadas, escritora.


Hablando con los inspectores
ARCADI ESPADA El Mundo 1 Noviembre 2014

Querido J:

Este verano la empresa Digital Origin decidió instalarse en Barcelona y ampliar el negocio, que ya tiene sedes en Francia e Inglaterra. Al parecer la decisión se tomó tras la insistencia de uno de los socios, nacido en Barcelona, que añadía a la oportunidad económica obvias razones de tipo sentimental. Ya que había contribuido a la fundación de una empresa que funcionaba bien y tenía buen futuro le hacía ilusión que se instalara en su ciudad natal. Digital Origin se dedica al negocio de la banca on-line. Y su especialidad es la reducción de los trámites para obtener créditos. En su página web anuncia que ha ideado un algoritmo mediante el que decide con rapidez y eficacia si un crédito puede darse en las condiciones a las que aspira el solicitante. Incluyendo las distintas secciones del negocio, Digital Origin da empleo, en Barcelona, a más de 120 trabajadores. El ochenta por ciento son extranjeros. Es probable que esta circunstancia haya influido en algunas de las características de las condiciones de trabajo: al modo googleano la empresa dispone de guardería y de gimnasio.

El pasado miércoles, cerca de las 12 del mediodía dos hombres llamaron a la puerta. Cuando se les preguntó dijeron:

- Inspectores.

La recepcionista anunció la visita a la persona que iba a atenderles y ésta masculló por lo bajo:

- ¡Hacienda!

Pensó que venían muy pronto. Aquella mañana, precisamente, había llegado de Ikea el resto de muebles de su despacho, y el conjunto de las instalaciones aún tenía ese aire alegre, confuso y despreocupado del preestreno. Pensó, además, que la hacienda española, como es fama, estaba bien informada. La dirección física de la empresa no constaba ni en la página web ni en casi ningún sitio, pero era indiscutible que les constaba a ellos.

- No son de Hacienda -le informaron. Dicen que son inspectores lingüísticos.

No supo decirse si se había quedado más tranquila.

Los inspectores eran dos, del tipo cincuentón. Se sentaron alrededor de una mesa y expusieron sus reclamaciones. Habían comprobado que el personal no hablaba ni escribía el catalán, habían comprobado que los contratos de los productos financieros no estaban redactados en catalán y habían comprobado que la página web no estaba escrita en catalán. Tenían 30 días para dar solución a todo esto, así lo dijeron. Aunque es justo señalar que alguna flexibilidad mostraron respecto del personal: se conformaban con que los que atendieran las consultas, telefónicas o escritas, conocieran el catalán.

Cuando salieron de su asombro los representantes de la empresa dijeron lo obvio. Es decir, aludieron a las características de su negocio. Una banca on-line. Los servidores informáticos podían estar en cualquier parte. Y también la sede social. No eran un comercio. Y no estaban cara al público, saltó uno en flagrante catalanada. Los inspectores lingüísticos no parecieron inmutarse. Dijeron cosas muy usadas sobre Cataluña, el catalán, los catalanes y las obligaciones de la normalización. Pero uno de ellos añadió algo nuevo. Un punto arrogante.

- Además. A partir del 9-N todo esto va a cambiar aún más.

Los inspectores de cualquier índole siempre tienen un poco la sartén por el mango. Pero uno de sus interlocutores se atrevió:
- Pues a mí me parece que a partir del 9 de noviembre esto va a continuar siendo España, ¿o no? -se les encaró ligeramente, ya un poco fastidiado.

A eso ya no le contestaron. Se reafirmaron en sus demandas, volvieron a citar los treinta días de plazo, se levantaron y se marcharon.

Al margen de la crecida que les otorga el proceso secesionista y de la bravuconería sobre el 9 de noviembre, el suceso se inscribe cómodamente en la normalidad catalana y su legalidad se basa en el artículo 32 de la ley de política lingüística que especifica en su apartado primero: «Las empresas y establecimientos dedicados a la venta de productos o a la prestación de servicios que desarrollan su actividad en Cataluña deben estar en condiciones de poder atender a los consumidores y consumidoras cuando se expresen en cualquiera de las lenguas oficiales en Cataluña». Normalidad y legalidad que definen un lugar en el mundo donde pueden multar a un ciudadano por utilizar, en determinadas circunstancias, una lengua. Y cuya doctrina sociolingüística, por cierto, se emparenta con la de la Constitución española, que en su insólito y risible artículo 3 especifica la obligación de todo español de conocer el castellano. Claro está que ese artículo, por lo que yo sepa y a diferencia de la ley de política lingüística catalana, es tan puramente retórico que ni siquiera se le ha aplicado al caso flagrante de Marta Rovira, diputada insondable.

Pero el asunto Digital Origin tiene el interés particular de poner en evidencia, y descarnadamente, a los reaccionarios. Por un lado está una empresa cuyo objetivo es ganar dinero desembozando la vida: liquidar trámites, acelerar la resolución de imponderables, acabar con horarios cursis y los desplazamientos innobles, etc. Y por el otro lado esos dos funcionarios cuesta abajo en la rodada, resoplando, interrumpiendo, obstaculizando, formularios e iluminados, pretendiendo hacer cumplir el estatuto de la ele geminada e indiferentes a lo que suponga en términos económicos su capricho gagá. Una indiferencia comprensible, desde luego, dado que hay alguien que les paga por su mísera función inspectora en la Cataluña del bono basura y el medio millón de parados.

El lunes se reúne la cúpula de Digital Origin. La idea dominante es trasladar de inmediato la empresa a Madrid.

Sigue con salud,
A.

Carta sobre el vídeo de 'La Tuerka'
Ortega Lara, a Podemos: "Quienes nunca han arriesgado nada insultan a los que perdieron la vida"
José Antonio Ortega Lara ha hecho pública una carta abierta sobre el polémico vídeo de La Tuerka que equipara al PP con ETA.
Libertad Digital  1 Noviembre 2014

Ortega Lara ha decidido hacer pública una carta abierta sobre el vídeo en el programa La Tuerka que comparaba al Partido Popular con los terroristas de ETA. El que fuera funcionario de prisiones y miembro del PP y sufriera un larguísimo y cruel secuestro de la banda terrorista hace varias reflexiones sobre el citado vídeo.

La primera es que "sólo alguien guiado por el resentimiento o la perversión moral puede utilizar a las víctimas del terrorismo, que entregaron su vida por España y por el estado de derecho, para ridiculizarlas ante una banda de terroristas asesinos".

Además, el que hoy en día es militante de Vox recuerda que "ETA lleva cuarenta años intentando destruir la nación y sus estructuras para imponer su propio sistema totalitario".

Ortega Lara señala también que "quienes nunca han arriesgado nada para defender a España y su sistema democrático, se atreven ahora a insultar burdamente a quienes comprometieron hasta la propia vida y la perdieron". La carta continúa diciendo que si los autores del vídeo "tuvieran conciencia del precio" que mucho han pagado en "la loable tarea" de la lucha contra el terrorismo, "no jugarían con algo tan sensible, salvo que su verdadera condición no les permita actuar de otra manera diferente".

El de Vox también se pregunta, en clara referencia a Podemos. si "¿son éstos es a quienes muchos españoles van a otorgar su confianza para regenerar el sistema democrático?" y muestra sus esperanzas de "la mayoría hayamos aprendido algo de los errores del pasado porque, de no hacerlo, estaremos irremediablemente condenados a ver cómo la historia se repite de nuevo en nuestros hijos".

Ortega Lara opina que los españoles "no nos hemos sacrificado y esforzado en la vida para esto" y que "nos merecemos algo mejor, aunque sólo sea pensando en las generaciones futuras".

Por último, señala que "el reconocimiento y la memoria de las víctimas asesinadas por los terroristas debiera ser un valor social y democrático a cuidar y preservar" si lo que se quiere es "cimentar una sociedad abierta, participativa y democrática de la que podamos sentirnos orgullosos".

España / justicia
«La incorporación de 282 jueces para luchar contra la corrupción es una medida falaz»
nati villanueva / madrid ABC 1 Noviembre 2014

Asociaciones judiciales reclaman «medidas serias», como limitar la discrecionalidad de la Administración en la adjudicación de contratos

Las asociaciones Francisco de Vitoria (la segunda en número de afiliados después de la APM), Jueces para la Democracia (JpD) y Foro Judicial Independiente han acusado al Gobierno de lanzar un argumento «oportunista», «falaz» y una «cortina de humo» cuando anuncia la incorporación de 282 jueces como una medida contra la corrupción. Solo dos de ellos irán a parar a la Audiencia Nacional, el tribunal que investiga y juzga macrocausas de este tipo. La cifra, dicen, resulta «irrisoria» para actuar contra este fenómeno que salpica a muy diversos partidos y administraciones.

Para el portavoz de Francisco de Vitoria, Marcelino Sexmero, esta medida «no tiene nada que ver con la lucha contra la corrupción», sino que se trata de evitar el desequilibrio entre el número de jueces en activo y sus plazas. «No son nuevos juzgados», insiste. En este sentido, señala que la reubicación de los togados «agilizará la carga de trabajo pero no tiene nada que ver (con la corrupción). Las dos únicas que pueden tener relación serían las de la Audiencia Nacional», apunta, en referencia a las dos plazas de la Sala de lo Penal, encargada de juzgar los casos de este órgano pero no de instruirlos.

En el mismo sentido se pronuncia el portavoz de Jueces para la Democracia, Joaquim Bosch, al destacar que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, «no está diciendo la verdad» cuando vincula las casi 300 plazas con la lucha contra esta lacra. El decreto del Ejecutivo no crea nuevos juzgados, sino que se limita a regularizar la situación de jueces que ya llevan bastante tiempo incorporados, pero que se encontraban en la situación «irregular» de expectativa de destino, pues no tienen asignado un órgano judicial propio y se encuentran reforzando otros juzgados.
Caldo de cultivo de prácticas corruptas

A juicio de JpD, el Gobierno lleva dos años anunciando medidas contra la corrupción, pero «sigue sin hacer nada, a pesar de los continuos escándalos». Por este motivo, la asociación cree el nuevo anuncio es una «cortina de humo» más. Son necesarios, dice, «cambios estructurales», como la limitación de la «amplia discrecionalidad de la Administración Pública en la adjudicación de contratos y en materia urbanística, verdadero caldo de cultivo para las prácticas corruptas».

Por último, Foro Judicial Indendiente recuerda que la creación de esas casi 300 plazas «no responde a ninguna política del Gobierno dirigida a acabar con la corrupción política, sino a la necesidad de dar salida a cientos de jueces que actualmente se hallan sin destino fijo en una lamentable situación de precariedad y provisionalidad».

«Como hemos dicho muchas veces, la ausencia de mecanismos efectivos de control y la fagocitación por parte de los partidos políticos de instituciones y esferas que debieran serles ajenas, han convertido al Poder Judicial en la última, y a veces única, fuerza de choque contra la corrupción», subraya.
Injerencias políticas

La asociación aboga por que el Poder Ejecutivo dote al Poder Judicial de los medios necesarios para ejercer su labor con «eficacia e independencia», y se ponga fin a las injerencias políticas que lo arrinconan como medio de salvaguardar la imprescindible separación de poderes, garantía del Estado de Derecho propio de la sociedad democrática que pretendemos ser».

Novedad editorial
¿A quién teme Podemos?
Asís Tímermans Libertad Digital 1 Noviembre 2014

Mientras los de la derecha sean ese tipo de gente nos están haciendo un regalo, porque ganamos nada más entrar. Pero con esos no nos vamos a jugar los cuartos. El problema está en la capacidad que están teniendo de comunicar políticamente UPyD y Ciutadans... y no digamos ya un tipo como Albert Rivera... (Pablo Iglesias. Universidad de Verano de Izquierda Anticapitalista, septiembre de 2013).

Podemos aprovecha la crisis –la económica y de la corrupción– para normalizar una opción que en otro escenario no tendría oportunidades. Por eso, los ataques a Podemos no le hacen daño si vienen de personas o instituciones que encarnan esa crisis. Sensu contrario, sí temen a quienes pueden mantener un discurso ideológico contrario con ilusión y sin lastres.

Esto es especialmente aplicable al debate público. Cuando Iglesias debate con miembros del PSOE, o con los pocos que en Izquierda Unida puedan resistírsele, se saben objeto de un chantaje dialéctico: en la medida en la que no le apoyen, son casta.

Cuando participan en el debate personas como Alberto Garzón o Tania Sánchez, no solo existe respeto, sino complementariedad: su misión común es conformar el liderazgo de la izquierda radical. No se trata de impulsar o no a Izquierda Unida, sino de ver cómo su activo –estructura, medios, cargos públicos y algunas personas– pueden ponerse de la mejor manera posible al servicio de una opción ganadora. La que liderará Iglesias.

En el caso del PSOE, algunos se mostraron desde el primer momento dispuestos a ceder al chantaje. Los guiños de Eduardo Madina a Podemos en su campaña para optar a la Secretaría General del PSOE auguraban un rápido suicidio del viejo partido de la izquierda de haber conseguido su objetivo.

Desde una posición intelectualmente más sólida, un destacado miembro del PSOE, profesor de Economía en una universidad católica y con grandes posibilidades de ser el próximo alcalde de Madrid, protagonizaba en un debate televisivo sostenido tras las elecciones del 25 de mayo de 2014 una equivocada y sonrojante sumisión al líder moral de la izquierda. Los líderes del Partido Socialista se encontraron con que la "formación de moda" y el líder al que todos escuchaban les calificaba como "derecha" o "casta", y les resultaba difícil defenderse de sus acusaciones sobre prebendas, corrupciones o puestos en consejos de administración. Algunos optaron por la sumisión y el colegueo, ante el regocijo de Pablo Iglesias. Su insistencia en esa vía solo confirmaría el papel de "líder moral de la izquierda" que asumió Pablo Iglesias.

En el campo del Partido Popular no se daban por aludidos. En general, el PP no promueve a sus propios miembros para defender sus posiciones –con excepción de unos pocos políticos vocacionales como García Albiol–, sino a periodistas afines, algunos de completa sonrojante sumisión y eficacia discutible. Muchos actúan como si el fenómeno Podemos solo afectase a la izquierda, sin percibir que Podemos sí les quita votos, les resta credibilidad y radicaliza la vida política.

Iglesias, experto en comunicación, era consciente hace solo un año de que su discurso radical necesitaba ser normalizado. Al concederle algunos medios de derechas el papel de representante de la izquierda consiguieron instalar en una posición central del espacio político un discurso que en casi toda la Europa Occidental es marginal. Al disputar algunos miembros del Partido Socialista un discurso radical, en vez de reafirmar el propio de una socialdemocracia moderna, terminaron por normalizar un discurso que, por su propia esencia, no podía ocupar el centro del debate.

¿Qué cambio podría promover al respecto el Partido Popular? En las formas, promover excelentes comunicadores, cercanos al ciudadano normal, que no estén ni siquiera estéticamente manchados por la tolerancia hacia la corrupción o la insensibilidad ante los más afectados por la crisis. En el fondo, renovarse por completo, eliminar en sus filas toda corrupción, depurar a quienes se han mostrado tolerantes con ella, proponer un discurso ilusionante contra la crisis y en favor de los más débiles... Poca cosa.

¿A quién teme, entonces, Podemos? No a una Izquierda Unida que se ha rendido. Ni a unos partidos como el Socialista y el Popular cuya regeneración sería improbable, complicada y tardía.

Podemos teme a los que representan regeneración, ilusión y futuro.

Albert Rivera y UPyD. Esos sí me preocupan. Esos sí son nuestros adversarios. De hecho hay veces que hay gente que ha llegado a decir "qué bonito sería un gobierno con gente honrada como Revilla, Pablo Iglesias y Rivera (Pablo Iglesias. Universidad de Verano de Izquierda Anticapitalista, septiembre de 2013).

Obviaré la figura de Revilla, porque pienso que, además de no ser potencialmente dañino para Podemos, que su mera existencia responde más al interesado capricho de ciertos poderes fácticos que a una demanda social. Con muchos matices que no vienen al caso.

Hasta el 25 de mayo, solo dos líderes políticos –y sus dos formaciones– representaban la "gente normal" a la que teme Iglesias: Rosa Díez y Albert Rivera.

Iglesias explicaba su temor por UPyD en marzo de 2013 en la conferencia Comunicación política en tiempos de crisis, dentro de las jornadas Organizando la Resistencia que cada año organizan en Zaragoza las Juventudes Comunistas:

UPyD es el partido más inteligente de este país. Es un partido ganador, solo utiliza significantes ganadores. Siempre se posiciona con la postura razonablemente mayoritaria y popular [...] es el partido que elige buenos portavoces.

Iglesias ha ejercido profesionalmente durante años como experto en comunicación. También ha empleado sus conocimientos, sin ningún escrúpulo, impulsando la censura que en su refugio –la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid– se aplicaba a quienes perjudicaban el poder absoluto de la izquierda radical.

Dirigió y controló a los estudiantes que boicotearon una charla de Rosa Díez. Él mismo cuenta cómo aconsejaba a una de las participantes. Y la respuesta de Díez:

¿Es buena comunicadora Rosa Díez? Muy buena. Yo la he visto en mi facultad, que cada vez que va le montan un pollo de narices, aguantar el pollo con inteligente estoicismo (...) En una de estas acciones que hicieron, hablé con una de las estudiantes que se dirigían a ella y le dije: "Pídele que te mire a los ojos, porque si consigues que te mire a los ojos, ya la tienes". Le dijo tres veces "míreme a los ojos, señora Rosa Díez". Y no le miró a los ojos. ¡Qué buena! Tiene un asesor de comunicación mejor que yo, porque lo está haciendo muy bien.

Pero las elecciones al Parlamento Europeo de mayo de 2014 perjudicaron a UPyD, pese a sus buenos resultados. Una cierta percepción de estancamiento, y el papel de fuerza regeneradora que le robó Podemos provocó decepción. La revelación, poco después, de que Rosa Díaz participaba en una sicav –instrumento de inversión contra el que su partido se había pronunciado– dañó una imagen regeneradora peligrosamente centrada en la figura del líder. Las posteriores discusiones sobre la necesidad de colaborar con Ciudadanos, enfangadas por las formas de los dirigentes más cercanos a Díez, puso a UPyD en una delicada posición de la que solo saldrá si hace de la necesidad virtud, dando un audaz salto adelante en lo que debería ser su objetivo político.

Pero la persona –más que la formación política– que por sus características más preocupa a Iglesias es Albert Rivera. Merece la pena transcribir completa la reflexión de Iglesias, porque no solo revela a quién teme el líder de Podemos, sino sus razones para temerlo:

Esto es la gente normal. Esta es la percepción: una cuestión de imagen una cuestión de estilo, un discurso antiélites… Mientras en la derecha sean ese tipo de gente, nos están haciendo un regalo, porque ganamos nada más entrar, Pero con esos no nos vamos a jugar los cuartos (...) El problema está en la capacidad que están teniendo de comunicar políticamente UPyD y Ciutadans...Y no digamos ya un tipo como Albert Rivera, al que yo entrevisté en La Tuerka y qué bueno es, qué bueno es. Es mejor que cualquier dirigente de la izquierda a la hora de enfrenarse con preguntas difíciles. Eso es lo que me preocupa más.

Con Rivera, con Toni Cantó, con Rosa Díez, es otra cosa porque son capaces de generar enormes consensos y entusiasmos de la gente que está harta...

Sería largo analizar el papel de Ciudadanos, sus posibilidades de convertirse en alternativa y las estrategias a seguir. Pero temo que la irrupción de Podemos ha puesto a la formación que dirige Albert Rivera en una posición con poco margen de actuación. Ciudadanos no es una fuerza que quiera explotar las contradicciones de sus adversarios políticos y las grietas del sistema para derribarlo. Ciudadanos pretende hacer realidad lo que la Constitución prometía: Estado de Derecho, igualdad de los españoles, libertad individual, separación de poderes, control de los cargos electos... Ciudadanos es una fuerza regeneradora, y tiene la ventaja de no tener el lastre del pasado.

El Podemos de la derecha solo puede ser Ciudadanos. Pero su configuración como fuerza regional y sus limitaciones para actuar como fuerza antisistema lo lastran. Es un drama que una clase política endogámica y de tan bajísimo nivel haya convertido a gente normal, buenos profesionales y respetuosos con el Estado de Derecho, en elementos antisistema. Pero es una realidad que hay que gestionar: un Albert Rivera sin contaminar es un peligro para un sistema corrupto y endogámico. Es un antisistema. Pablo Iglesias se apropia fácilmente ante "la casta" de los conceptos democracia, derechos humanos, decencia y patriotismo. El único que se los puede disputar con autoridad es Albert Rivera. Por eso le teme.

NOTA: Este texto es un extracto del libro de Asís Tímermans ¿Podemos?, que acaba de publicar la editorial Última Línea.

Terrorismo islamista
Qué diferencia al Estado Islámico de Al Qaeda
Pablo Molina Libertad Digital 1 Noviembre 2014

Las conquistas territoriales del Estado Islámico (antes Estado Islámico de Irak y el Levante), especialmente tras la toma de Mosul y amplias zonas del noroeste de Irak, lo han convertido en el grupo yihadista más poderoso del mundo islámico. Más que Al Qaeda, la organización que hasta ese momento lideraba el terrorismo islamista y suponía la mayor amenaza para Occidente. Aunque el EI surge del seno de Al Qaeda y en sus primeros años compartía sus métodos y objetivos, hoy en día existen sensibles diferencias entre las dos organizaciones que luchan por ostentar la hegemonía del islamismo radical.

El origen del Estado Islámico
Según el Instituto Washington para la Política de Oriente Próximo, el actual Estado Islámico fue fundado en 1999 por Abu Musab Al Zarqawi con la denominación de Jamat al Tawhid wal Yihad (JTWJ), que traducido significa Grupo Unidad y Yihad. Con esa denominación permaneció hasta 2004, cuando pasó a convertirse en Al Qaeda en la Tierra de los dos Ríos (simplificado como Al Qaeda en Irak; los "dos ríos" hace referencia al Tigris y el Éufrates) y formó un matrimonio de conveniencia con la organización de Ben Laden.

En 2005 los excesos del grupo de Zarqawi y la violencia de los métodos utilizados para someter a la población civil llevaron al entonces segundo de Ben Laden, Aymán al Zawahiri, y al jequeAtiyat Alá Abdelramán al Libi (muerto en 2011 en un ataque con drones), ideólogo y responsable de operaciones de Al Qaeda, a enviarle sendas misivas conminándole a rebajar el tono de la violencia y los rigores de la aplicación de la sharia por el descrédito que estaban acarreando al yihadismo. Zawahiri aprovechaba para recordar al díscolo Zarqawi: "Estamos en medio de una batalla y más de la mitad de esa lucha se libra en el terreno de los medios de comunicación". El líder del grupo emergente en Irak desoyó los consejos de sus superiores y siguió aplicando un régimen de terror en los territorios que caían bajo su dominio. Sin embargo, mostró su acuerdo acerca de la necesidad de consolidar una amplia organización terrorista y construir un sólido entramado de grupos con vínculos jerárquicos.

Fruto de este nuevo entendimiento, Zarqawi reunió en 2006 a los distintos grupos islamistas que operaban en Irak y constituyó el llamado Consejo de los Muyaidines de la Sura (CMS), organización liderada por Al Qaeda de Irak que seguiría activa tras la muerte de Zarqawi, en junio de ese mismo año, pero con fines bien distintos. La clave está en las normas de fidelidad obligada al líder (baya), que son de carácter personal, no organizativo, de tal forma que la muerte de Zarqawi extinguía ese deber de lealtad de los integrantes del CMS hacia él y, por consiguiente, hacia Ben Laden y Al Qaeda.

Durante los ocho años transcurridos, el CMS y sus secuelas no han estado subordinadas formalmente a Al Qaeda, aunque todos los grupos compartían dinero y armamento para llevar a cabo sus misiones terroristas. La ruptura oficial se produjo en 2013, cuando la última versión del CMS, bajo la denominación de Estado Islámico de Irak, amplió sus actividades también a Siria (pasó a llamarse Estado Islámico de Irak y el Levante- EIIL-), donde la franquicia oficial de Al Qaeda, el Frente Al Nusra, lideraba las operaciones de los grupos islamistas contrarios al régimen de Bashar al Asad.

Zawahiri ordenó al líder del EIIL, Abu Bakr al Bagdadi, que se retirara con sus hombres a Irak y dejara el mando de las operaciones en Siria al Frente Al Nusra. La negativa de Bagdadi llevó al mando central de Al Qaeda a declarar en un comunicado: "El EIIL no es una rama de Al Qaeda al Yihad [la denominación oficial del grupo fundado por Bin Laden]. No tenemos vínculos organizativos con él ni somos responsables de sus acciones". La ruptura era oficial. A finales de junio de este año Bagdadi proclamaba el califato en las tierras de Irak y Siria controladas por su grupo, que pasaba así a ser la organización terrorista más poderosa del momento, gracias a los recursos petrolíferos existentes en su territorio, al dinero y los bienes robados de las entidades financieras y al armamento capturado a las desorganizadas fuerzas de seguridad iraquíes.

Diferencias entre Al Qaeda y el EI
Las diferencias entre las dos organizaciones terroristas surgen desde su mismo origen. Los propios fundadores de los dos grupos, Ben Laden y Zarqawi, no podían ser más distintos. Ben Laden era de clase alta y tenía estudios universitarios, al igual que el grupo de dirigentes del que se rodeó desde un principio. Zarqawi y sus hombres, por el contrario, eran de baja extracción social y -algunos de ellos- de ambientes relacionados con la criminalidad. Entre los miembros de ambos grupos hay también un salto generacional, pues mientras Al Qaeda se nutrió fundamentalmente de combatientes formados en Afganistán en los años ochenta del siglo pasado, los integrantes del EI son en su mayor parte jóvenes que han empezado a curtirse en los actuales conflictos de Irak y Siria.

La presencia tradicionalmente mayoritaria en Irak de la organización de Zarqawi y su control de los flujos de yihadistas llegados de todas partes para combatir a las tropas internacionales primero y al Ejército iraquí después han permitido al Estado Islámico contar con amplias redes de reclutamiento y formación, que le permiten tener a su disposición en la actualidad unos 30.000 hombres, según los servicios de inteligencia occidentales.

El Estado Islámico y Al Qaeda difieren también en cuestiones ideológicas de fondo y en los objetivos que buscan alcanzar con sus acciones terroristas. Mientras Al Qaeda responsabiliza a Occidente (y principalmente al "gran Satán", como denomina a EEUU) de todos los males que aquejan a las naciones musulmanas, y por eso busca su destrucción, el EI quiere expurgar primero el mundo islámico de lo que considera herejías, y para ello no duda en masacrar a todas las minorías presentes en los territorios que caen bajo su yugo. El grupo de Bagdadi no comparte el poder con ningún otro allá donde se instala, mientras que Al Qaeda busca alianzas con grupos locales, como hace su filial en Siria, el Frente Al Nusra, en su lucha contra el régimen de Damasco.

Ambas organizaciones mantienen una disputa en cuanto a su legitimidad para liderar los movimientos yihadistas. El Estado Islámico acusa a Zawahiri de haber pervertido los principios fundadores que Ben Laden imprimió su organización. De hecho, se considera el sucesor legítimo de la auténtica Al Qaeda. Por su parte, los dirigentes actuales de Al Qaeda acusan al EI de romper una promesa religiosa y haberse convertido en un grupo rebelde.

El riesgo en estos momentos es que el EI y Al Qaeda lleguen a un entendimiento para colaborar en la batalla contra la coalición internacional liderada por EEUU y en el ataque a objetivos occidentales, como quiere cada organización respectivamente. Los últimos movimientos en el frente sirio, donde ya han comenzado a detectarse algunos indicios de treguas locales, podrían ir en esa dirección.

© elmed.io

Feijóo y Soraya, entre las alternativas más mencionadas
"El problema se llama Rajoy": maniobras en el PP para buscar un nuevo candidato a las generales
José Alejandro Vara www.vozpopuli.com 1 Noviembre 2014

¡Pero cuántas ratas había en este barco! Un veterano diputado del PP, marianista por más señas, se hacía cruces esta semana al contemplar el panorama de traidores y desertores que empiezan a aparecer en su partido.

De la noche a la mañana, acollonados por el juez Ruz, el rosario de imputaciones, la cuerda de presos y maleantes y, como colofón, la intensa rumorología sobre el CIS aviesamente difundida desde algunos despachos estratégicos, una gavilla de héroes del silencio, de tontilocos culiparlantes, de estómagos agradecidos y cerebros ralos, han dado en concluir que el principal problema que nos acogota no es el de una democracia debilitada, una transición traicionada y una Justicia contaminada. El problema se llama Rajoy. Y así lo espetan, quedamente, por los pasillos ocultos del Congreso, por los abrevaderos de lujo madrileños, por los saloncillos del poder.

No se trata de una campaña, ni de una ofensiva, ni de una conjura, siquiera menor. Nadie osa, formalmente, poner en cuestión al líder del partido que, no se olvide, goza de una mayoría absoluta en el Parlamento de la que carecen sus principales homólogos europeos, incluida la todopoderosa Angela Merkel. Pero brujulean como comadres esparciendo dudas, incógnitas y... cizaña.

"Le deben todo lo que son y ahora incluso juguetean a defenestrarlo"

El dedo de la 'divina providencia'
De pronto, en el PP, empieza a tambalearse el tabú de la intangibilidad de Rajoy, del culto del líder máximo, del sagrado respeto a quien le deben todo, la mayoría, el Gobierno, el despacho, el salario, la ocupación... y circula, aún de manera incipiente, la especie de que 'con Mariano no ganamos' y 'hay que cambiarlo todo".

Algunos de los receptores de este mensaje, veteranos en el partido, recuerdan que estos intrigantes no advierten que ellos serían los primeros en caer. "Le deben todo lo que son y ahora incluso juguetean a defenestrarlo". Nada serían (ahora, al menos, gozan de la categoría de monigote) si el dedo de la 'divina providencia' marianil no les hubiera sentado en la poltrona.

Se han aferrado a las difusas palabras de Esperanza Aguirre (a la que detestan) pronunciadas esta semana en lo de Carlos Herrera, "vamos a ver qué se plantea, no avancemos las cosas", para concluir que ya se ha dado el pistoletazo de salida en la carrera por la sucesión. La presidenta de Madrid respondió con escasa habilidad a la pregunta sobre la posible candidatura de Rajoy a las generales. Unas horas después, el propio presidente obvió esas palabras y le mostró su total apoyo, luego de espetarle aquello de que "Esperanza se equivocó como yo y como todos los que estamos aquí". Ecos de Granados y de Bárcenas, por supuesto. Ambos dirigentes del PP están salpicados por el mismo mal: haber nombrado, apoyado y mantenido en el cargo a personajes impotables pese a las carretadas de evidencias en su contra.

Los restos del naufragio
'Podemizados' y acollonados, buscan a alguien que pueda salvar los restos del naufragio, que oriente la nave hacia las rompientes de las urnas con cierta garantía de supervivencia. Asumida la máxima de que no hay más futuro que una legislatura de gobierno compartido con el PSOE, es decir, la gran coalición, apuntan algunos nombres que ejercerían esa función de buscar el consenso con los socialistas sin grandes dificultades.

Apuntan algunos nombres que ejercerían esa función de buscar el consenso con los socialistas sin grandes dificultades

Ponen sobre la mesa el nombre de Alberto Núñez Feijóo, un clásico en la figura del delfín, querido por el partido, de gestión impecable en Galicia y de imagen moderna alejada de las trampas de Madrid. Tuvo algún resbalón con un asunto incómodo, pero logró zafarse del oprobio y mantener su perfil de 'mirlo blanco', al decir de los estrategas políticos. "Me repugna", dijo el presidente gallego al estallar el caso Bárcenas, cuando nadie en el PP osaba abrir la boca.

Consciente de que el run-run empieza a cobrar cuerpo en algunos estamentos de su partido, Feijóo salió el miércoles como una bala para despejar todas las sospechas: "El candidato a las próximas elecciones es sin duda Mariano Rajoy". Y no hubo más. Cierre de filas absoluto con su presidente.

Soraya, dechado de perfecciones
En busca del sucesor, también miran hacia la Moncloa, donde la figura de Soraya Sáenz de Santamaría crece, con un espectacular espaldarazo tras la crisis del ébola. Joven, eficaz, laboriosa, figura fiel e imprescindible del presidente, Soraya aparece ahora como un inmaculado dechado de perfecciones. Ni siquiera los papeles de Bárcenas le han contaminado. Una ventaja con relación a Dolores Cospedal, la otra columna en la que se apoya Rajoy y que mantiene a duras penas la moral del partido en estos tiempos de descomunal zozobra.

A Sáenz de Santamaría la meten estos días en todas las quinielas. Primero, como aspirante a la alcaldía de Madrid. Ahora como excelente cabeza de lista en unas generales. Incluso deslizan que en Zarzuela no ven mal la apuesta. ¿Si el rey abdicó, por qué no va a hacerlo Mariano?, argumentan. En las próximas generales, además, el candidato del PP tendrá que vérselas con Pedro Sánchez o con Susana Díaz y, por supuesto, con la alegre turba de Podemos, que va a movilizar el voto joven en forma reseñable. Argumentan estos maniobreros que Rajoy es de otra época, de otros tiempos y que, además, representa mucho de cuanto ahora se rechaza y hasta se detesta. Muchos de nuestros votantes han dejado de creer en Mariano, te dicen estos trapisondistas peperos.

Argumentan estos maniobreros que Rajoy es de otra época, de otros tiempos y que, además, representa mucho de cuanto ahora se rechaza y hasta se detesta

La serenidad y la virtud
La mítica parsimonia de Rajoy, su inaudita templanza, su inconcebible sangre fría, ya no es virtud sino pecado. "Tanta serenidad es dolor", decía el inmenso Claudio Rodríguez. Cierto que la economía no remonta lo suficiente, que los retoques fiscales de Montoro no convencen, que el paro afloja pero no basta, que el asunto catalán sigue incendiado, que la corrupción no toca techo. Y que cada vez hay más gente que no advierte signos de liderazgo en el inquilino de la Moncloa.

Se anuncian medidas de regeneración democrática, se airean planes reformistas (los mismos que hace un año) se avientan iniciativas sobre la transparencia. Más vale tarde... Hay quien reclama cambios en el equipo de Gobierno, tan abrasado y yermo, para remontar hasta las generales. Pedro Arriola, el gurú de Rajoy, ha basado toda la estrategia del partido en el miedo a Podemos. Pero el problema es que mucho voto tradicional del PP no abandona su abulia, su fastidio, su hartazgo. De momento, ni siquiera el temor a un cambio radical le conmueve. En las autonómicas se verá.

Rajoy nunca ha hablado de si acaricia la idea de volverse a presentar a las presidenciales. En su entorno familiar y en su círculo de amistad, netamente gallego, se sugiere que está algo fatigado. Pero de ahí no pasan. Nadie en el partido duda de que intentará repetir mandato. Ocho años es la norma no escrita para permanecer en la Moncloa. Estos son los planes. Y no serán estos urdidores de insidias, quienes le hagan cambiar de opinión.

Desaparición del PSOE y del PP
Nota del Editor 1 Noviembre 2014

Efectivamente, dos condiciones indispensables para que España sea, son la desaparición del PSOE y del PP.  El PSOE ya ha recorrido buena parte del camino y esperemos que desaparezca sin hacer ruido, aunque si quisieran hacer algo de ruido, mostrar algún principio ético, podrían cantar, contar, algunos de los turbios asuntos encaminados a la destrucción de España de los que han sido protagonistas o palmeros.

En cuanto al PP, tambien siguen el camino, y nos alegramos de que sus ideólogos hayan pensado en Soraya y Alberto, magníficos candidatos para terminar de hacer desaparecer el PP.

El tal Alberto es el paradigma del PP: carencia de principios éticos, incumplimiento de las promesas para conseguir el voto de quienes esperaban que se pudiese estudiar o trabajar en lengua española en Galicia. Así que si alguien quiere que sea obligatorio aprender la lengua regional, solo tiene que apoyar a este tipo impresentable: en Galicia, Cataluña, Vascongadas, Valencia, Baleares, y algunos otros sitios más, conseguirá el apoyo de quienes se encargan de que quienes no quieren saber nada de las lenguas regionales sean ciudadanos de cuarta clase despojados de derechos políticos y constitucionales, de que los hijos de los demás sean despojados de su lengua materna española, de que ningún español que no domine la lengua regional correspondiente pueda optar a un puesto de trabajo en cualquier administración estatal, regional o local. Y si quieren que Galicia siga siendo exclusiva para los que hablan la lengua regional, y los demás expulsados utilizando todo tipo de métodos xenófobos, apoyen a este impresentable. Ya sabemos quienes se benefician, y seguirán beneficiándose a costa de los demás, nosotros.

comunidad de madrid
Concentración cívica por la Unidad de España en Madrid
Juanjo Ayesta. Minuto Digital 1 Noviembre 2014

El próximo viernes 7 de noviembre a las 20:00 en la Plaza de Isabel II (Metro de Ópera) un grupo de jóvenes que viene trabajando bajo la denominación de ‘Grupo Patriota’ ha convocado una concentración por la unidad de España con motivo de la consulta secesionista que pretende presentar el presidente de la Generalidad Artur Mas.

Según afirman en GP “En vista de que ningún partido y/o organización convocaba nada por un tema tan serio como es la integridad y unidad de la nación, un grupo de jóvenes valiente han elegido nadar contracorriente y hacer lo que otros no han podido o no han querido hacer”.

Según ha podido confirmar MinutoDigital, será una concentración pacífica de tono festivo y reivindicativo.

Desde GP añaden que “es el momento de tenderle una mano a nuestros hermanos catalanes desde la capital, haciéndoles saber tanto a los separatistas como a los separadores, que Cataluña es España y España solo es con Cataluña. Es el momento de estar mas cerca que nunca de nuestros compatriotas catalanes, deben saber que jamás les dejaremos solos, que jamás les daremos la espalda como han hecho los políticos desde hace tiempo”.

¿El fin de los estímulos?
El Confidencial 1 Noviembre 2014

“Though the jobless rate has declined to 5.9%, this is in part due to people leaving the work force and the ranks of those counted as unemployed” Jon Hilsenrath.

Esta semana hemos visto el “final” del programa de recompra de activos (quantitative easing) de Estados Unidos y, a la vez, la decisión del Banco de Japón de aumentar sus estímulos monetarios hasta 181.000 millones de dólares para alcanzar la monstruosa cifra de 725.000 millones de dólares anuales.

El balance de la era del helicóptero travieso –ese que reparte dinero sólo entre el Estado y los bancos- es, cuando menos, impresionante. Estados Unidos ha creado la mitad de la masa monetaria de toda su historia como país independiente entre 2008 y 2014.

Además, los países del G7 han añadido casi 18 billones de dólares de deuda hasta un récord de 140 billones, con casi cinco billones de expansión del balance de sus bancos centrales para generar solamente un billón de dólares de PIB nominal. Es decir, en cinco años, para generar un dólar de crecimiento se han “gastado” 18 dólares. Todo ello manteniendo la deuda total consolidada del sistema en el 440% del PIB.

Japón ha sido el paradigma de la ineficacia de los estímulos monetarios y el alumno aventajado de “no se hizo suficiente, repetir”

Pero “no hay inflación”. Entonces no pasa nada. Inflación que, para empezar, es imposible que se genere cuando se suben los impuestos y se bajan los salarios reales mientras se inyecta dinero a mansalva en los sistemas financieros para “dar confianza”. Se ha creado una monstruosa inflación de activos financieros, con las bolsas en máximos y los bonos de alto riesgo dando la rentabilidad más baja de los últimos treinta años. Y la deuda total, pública y privada, en EEUU, Japón y Reino Unido no ha bajado, de hecho ha crecido. Los efectos secundarios de esa enorme inflación de activos financieros y repetir la búsqueda del riesgo a cualquier precio no los podemos ignorar como “irrelevantes”. 

Japón ha sido el paradigma de la ineficacia de los estímulos monetarios y el alumno aventajado de “no se hizo suficiente, repetir”. Estaba destinado a fracasar, al no llevar a cabo las reformas estructurales necesarias, atacar la sobrecapacidad, las rigideces y los llamados “intereses especiales” para solo cubrir la economía de dinero salido de la nada.

Como comentábamos en esta columna cuando se lanzó el plan de estímulos llamado “Abenomics” y los analistas de consenso decían que Japon iba a crecer un 4%, al ignorar el pasado y los fracasos anteriores, disfrazándolo bajo el gas de la risa monetario creaban el efecto contrario al deseado. Tras más de un billón de dólares de estímulo, Japón crece menos que España o Alemania, el consumo minorista se ha desplomado tras las subidas de impuestos, la construcción cae un 40% y la inversión real un 10%. Además, la deuda pública, que supera el 240% del PIB, no baja y el déficit comercial se ha triplicado, al hacer los productos importados mucho más caros devaluando. Con los salarios reales a mínimos de 20 años, la solución que nos proponen no podía ser otra que… repetir.

Ya saben ustedes, la excusa del keynesianismo selectivo, que sólo se acuerda de Lord Keynes para gastar y estimular y nunca para ahorrar y liberalizar, es que “no se hizo suficiente” y “hay que repetir”. Cuando Keynes pedía que interviniese el Estado, éste pesaba un 10% del PIB –no un 46%- y ahorraba, no se endeudaba un 100% y anualmente un 4-7% del PIB.

Pero en Estados Unidos los estímulos monetarios ha sido un “éxito” ¿no?... Y eso los justifica en cualquier otro país. Como dice un amigo mío, para que las cosas vayan como en EEUU, lo primero que hace falta es tener americanos, refiriéndose a  la libertad económica, iniciativa privada, flexibilidad, espíritu emprendedor y capacidad de competir.

En cuanto a los estímulos, tras cuatro billones de dólares inyectados en la economía (eufemismo para decir “el sistema financiero”), hasta el propio New York Times o el Wall Street Journal dudaban de los resultados.

Es cierto que hay mucho que alabar de la recuperación de EEUU, aunque sea frágil y endeudada, pero no es por obra de la varita mágica de la Fed.

Las famosas mentiras del éxito de EEUU con los estímulos empiezan por el empleo, como comentábamos aquí. En EEUU se ha retirado de las listas de desempleo a 11,5 millones de personas y el índice de participación laboral ha caído al nivel más bajo desde 1978. Y no, no es una cuestión demográfica, sino de empleo “zombi” y en gran parte sacar parados de las listas (la cifra de desempleo real es del 12%). 

Siempre que el Club de la Impresora habla de EEUU y los estímulos se olvida del “pequeño”, “ínfimo”, “irrelevante” dato de que… ¡han encontrado petróleo y gas hasta producir más que Arabia Saudí y ser casi independientes energéticamente!

Les recomiendo que lean “El fracking salvó a Obama”, para que vean lo diferente que es el crecimiento de EEUU con y sin la revolución energética (que, todo sea dicho, la administración Obama intentó sabotear y después ha apoyado).

De hecho, usando las estadísticas del Bureau of Labor Statistics, en EEUU si quitamos el empleo creado en Texas por la industria energética, hoy hay 963.000 empleados menos que en 2008. Mientras, en EEUU los salarios reales siguen desplomándose.

El programa de estímulos de la Fed ha tenido, como mucho, un efecto fundamental: dotar de confianza y seguridad al sistema financiero. Que sea positivo o no y, sobre todo, que fuera necesario inyectar 4 billones para conseguirlo, es más que debatible. Pero como todos los incentivos perversos, ha llevado a que ese sistema financiero, en vez de reducirse y fortalecerse, se haya acostumbrado a los tipos bajos y las recompras de activos de bancos centrales para tomar mayor riesgo y engordar. En el camino, la deuda pública ha continuado marcando récords… y nos ponen como “éxito” una reducción de un déficit que sigue por encima del 4,5%. Es decir, no se reduce el agujero, solo se cava más lento.

Ya comentábamos en su momento las razones por las que, como en Japón, un programa de Quantitative Easing europeo fracasaría. Decía Winston Churchill que "lo que nos enseña la historia a los hombres es que los hombres no aprendemos de la historia”. Repetir los errores de 2008 no soluciona los desequilibrios de economías con estados y sistemas financieros hipertrofiados si no se lleva a cabo una limpieza de sectores ineficientes. En EEUU hemos visto quiebras, reestructuraciones que en Europa o Japón nos parecerían impensables.

Muchos me dicen “a pesar de todo, ojalá estuviéramos como EEUU”. Y siempre repito que sí, por supuesto, pero también nos hubiéramos cambiado con los ojos cerrados por el EEUU de 2008 con un 16% de desempleo real (U6).

Las famosas mentiras del éxito de EEUU con los estímulos empiezan por el empleo . En EEUU se ha retirado de las listas de desempleo a 11,5 millones de personas y el índice de participación laboral ha caído al nivel más bajo desde 1978

Las cifras macroeconómicas, efectivamente, son pobres en Europa, y el infraempleo, el endeudamiento y el bajo crecimiento se pueden extrapolar a cualquier país, sea España o Francia. Pero esa comparación es precisamente la que nos muestra que el gas de la risa monetario no es la panacea, es sólo un placebo para que las bolsas y activos de riesgo se disparen. “La confianza”. Se implementa por un momento de pánico irracional y se justifica eternamente por comodidad. Hemos convertido medidas “no convencionales” en las más convencionales, y lo puntual en eterno.

Por eso me hace gracia leer “Estados Unidos acaba la etapa de los estímulos” cuando mantiene los tipos a 0%.Y luego hablan de Greenspan e “incentivar el riesgo excesivo”. Hemos convertido el sistema financiero en un yonqui de las políticas expansivas y eso, amigos, no puede terminar bien.

Los bancos centrales seguirán llevando a cabo medidas mal llamadas expansivas, ya que son regresivas –sostener al endeudado e ineficiente a costa del ahorrador y eficiente-. Los incentivos son demasiado altos. Y la promesa “social” de justificarlo “para reducir el paro” siempre cuela. Pero mientras tanto, la fragilidad del sistema sigue aumentando.

La velocidad del dinero, que mide la actividad económica, sigue cayendo y sólo hay una política que puede cambiar esa fragilidad. Acabar con el asalto impositivo a la clase media y las empresas. Bajar impuestos, aumentar la renta disponible, incentivar el ahorro, no el gasto indiscriminado, apoyar la cordura, no empujar a endeudarse a niveles estratosféricos “que no pasa nada”. Porque cuando el colchón del banco central pierde plumaje –y créanme, lo pierde- entonces nadie les rescata a ustedes.  

Las consecuencias reales no las vamos a notar a corto plazo. Estados Unidos probablemente vea los fondos que se han desplazado estos años a mercados emergentes volver “a casa”, lo que tiene inmediatamente un impacto en el crecimiento e inversiones fuera de la OCDE. Los países “reserva de valor” (EEUU, Alemania, UK) se verán beneficiados de un entorno de “vuelo a la seguridad” (flight to safety) y veremos sectores apalancados y sobredimensionados que no han hecho los deberes sufrir por el menor apetito por el riesgo. Pero, para entonces, la nueva administración americana tal vez sea republicana (el Congreso y el Senado con casi total seguridad), y ya les podremos culpar a ellos, los malvados neocons, de que se tomó riesgo excesivo. Y nos recomendarán… estimular.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Antes del caos
xavier pericay ABC Cataluña 1 Noviembre 2014

El Consejo de Estado y el Gobierno de España han hecho lo que debían. Dentro de un par de días, el Tribunal Constitucional hará con toda seguridad lo que debe. ¿Qué hará luego el Gobierno de la Generalitat? De momento su estrategia se asemeja de modo alarmante a la del Ejecutivo de ERC que presidía en 1934 Lluís Companys. Entonces el motivo fue la Ley de Contratos de Cultivo. Ahora es la convocatoria de esa «consulta» trasmudada en «proceso participativo».

Entonces, tras el fallo del Tribunal de Garantías de la República —el Constitucional de aquellos tiempos—, el desacato consistió en volver a presentar y aprobar la misma ley en el Parlamento catalán, sin tocar una coma del texto.

Ahora, tras el fallo del Alto Tribunal suspendiendo cautelarmente la convocatoria, el desacato ha consistido en cambiarle el nombre a la cosa, en sustituir todo acto administrativo por instrucciones telefónicas y digitales y en mantener, a un tiempo, el propósito inicial y la formulación de la doble pregunta, sin tocar una coma del texto.

El desafío, pues, está servido. Sobra añadir que lo que vino luego en el 34 no vendrá en el 2014. Lo cual no significa, por desgracia, que la violencia esté descartada. El doble juego —por llamarlo del algún modo— al que se ha entregado el actual presidente de la Generalitat, afectando obedecer la ley y burlándola a cada paso, va a traer consecuencias. Inmediatas, y a medio y largo plazo. Entre las inmediatas está lo que pueda ocurrir en la calle el 9-N. La CUP ha llamado a ocuparla para votar. ICV ya propugnó hace días, ante la suspensión, una movilización alternativa. Y la ANC y Òmnium pedían este jueves a sus rebaños respectivos que el día de autos se agolpen a las puertas de los colegios electorales —por llamarlos de algún modo—. ¿Qué hará el Gobierno de la Generalitat?, insisto. O mucho me equivoco o no hará nada para impedir el caos, que es como decir que seguirá promoviéndolo. De perdidos al río, parece ser la máxima de Artur Mas y su camarilla. Así las cosas, no queda sino esperar que, llegado el momento, la corriente arrastre sólo a quienes se lo han ganado a pulso.

Los trampantojos de la independencia
Artur Mas y las fuerzas políticas soberanistas han creado una jerga para dulcificar el lenguaje secesionista
La perversión de las palabras ha cuajado hasta entre los sectores moderados y en los contrarios a la consulta
Ramón Gorriarán. Madrid.  El Correo 1 Noviembre 2014

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua define trampantojo como «trampa o ilusión con que se engaña a alguien haciéndole ver lo que no es». Un engaño que se utiliza en la gastronomía, pero también en el lenguaje político. En el proceso soberanista que vive Cataluña los trampantojos proliferan por doquier. Artur Mas y las fuerzas partidarias de la consulta del 9 de noviembre han recurrido a términos amables para enmascarar conceptos maximalistas, bisutería verbal para camuflar conceptos pedregosos de difícil asimilación para los sectores menos comprometidos con la independencia de Cataluña.

Estos trampantojos se han incorporado al lenguaje cotidiano de los ciudadanos y han ganado espacio en los medios de comunicación hasta conseguir que su utilización sea algo habitual y normal.

El engaño lingüístico más flagrante quizá sea el derecho a decidir. Un concepto inatacable en términos democráticos porque ¿qué hay más democrático que una persona pueda elegir cuál quiere que sea su futuro? El derecho a decidir, sin embargo, oculta el ejercicio del derecho de autodeterminación, un concepto que apenas se ha escuchado a los dirigentes de las fuerzas soberanistas catalanas. Artur Mas nunca lo ha citado, como nunca ha salido de su boca el término independencia. Ha hablado de ella a través de todo tipo de trucos y recovecos semánticos, pero no ha llamado al pan, pan y al vino, vino.

El derecho de autodeterminación está ausente del discurso político catalán porque de acuerdo con la legalidad internacional es un derecho aplicable solo a las colonias respecto a la metrópoli, pero no lo pueden ejercer los territorios componentes de un mismo estado. El presidente catalán y los líderes independentistas han evitado su utilización y han cubierto el hueco con el derecho a decidir. Una fórmula verbal que ha hecho fortuna y su empleo se ha generalizado incluso entre los ciudadanos y las fuerzas políticas contrarias a su ejercicio.

Las elecciones plebiscitarias son otro engaño. «Yo no sé qué es eso», comentaba hace unos días el líder del PSC, Miquel Iceta. La idea de los impulsores del concepto es que los ciudadanos van a votar la independencia a través de una lista electoral determinada. Un plebiscito se organiza en torno a una persona y no hay más candidatos donde elegir. Es una elección sobre uno, muy alejado de lo que se va a producir en Cataluña, donde habrá unos comicios autonómicos anticipados con múltiples opciones en las urnas. Las elecciones plebiscitarias de las que hablan Mas y Oriol Junqueras son, en definitiva, un nuevo sucedáneo del referéndum, como la consulta descafeinada del 9-N.

Madrid es un trampantojo generalizado. Se usa en Cataluña, pero también en el resto de las autonomías como sinónimo de Administración General del Estado o para referirse a las decisiones que toman el Gobierno central y las entidades públicas con sede en la capital. Madrid es algo muy distinto a las instituciones que alberga, es una ciudad con cuatro millones de habitantes que nada tienen que ver con lo que deciden los gobernantes de España, los legisladores nacionales y los jueces de las más altas instancias. Su utilización tiene además un tinte despectivo hacia sus moradores, como si fueran corresponsables de esas decisiones que perjudican o van en contra de los intereses de otros territorios.

La idea de que Madrid es el adversario de Cataluña, consideraciones futbolísticas con el Barça al margen, está muy interiorizada entre los líderes del desafío soberanista y es un espantajo que se agita siempre que se quiere enfervorecer a la parroquia. Es un enemigo fácil de identificar.

Trampas verbales
El proceso independentista de Cataluña ha dado a luz además a trampas verbales casi infantiles, pero que a costa de repetirse se han interiorizado en el imaginario colectivo de no pocos ciudadanos. Durante los preparativos del suspendido referéndum a los dirigentes soberanistas se les llenaba la boca con la exigencia de que la votación tuviera garantías democráticas, cuando lo que querían demandar era el mero cumplimiento de los requisitos legales. Pero claro, discutir sobre las exigencias de la ley está fuera de lugar porque las normas están para cumplirlas no para debatir sobre sus límites de exigencia. Para eso está el recurso a las garantías democráticas, una forma de poner en cuestión el estado de derecho sin que lo parezca.

El portavoz del Gobierno catalán, Francsc Homs, hizo todo un descubrimiento conceptual al hablar de «unidad técnica» entre los partidos favorables a la consulta. Apeló a semejante sintagma para enmascarar que la unidad política del frente del 9-N había saltado por los aires el día en que Mas decidió acatar la suspensión de la votación ordenada por el Tribunal Constitucional. El consejero Homs se quedó con que se había alcanzado cierto grado de acuerdo sobre los aspectos técnicos del sucedáneo de consulta que se consumará dentro de dos semanas, pero el concepto de unidad vestía mucho más y, sobre todo, sonaba mejor.

Carta abierta de José Antonio Ortega Lara a Pablo Iglesias
www.latribunadelpaisvasco.com 1 Noviembre 2014

A quienes nunca arriesgaron nada

Carta abierta de José Antonio Ortega Lara a los autores de un vídeo, protagonizado por un encapuchado que simulaba ser un terrorista de ETA, emitido en el programa "La Tuerka", de Pablo Iglesias (Podemos)

Como ciudadano y como víctima del terrorismo, la patochada de la televisión de Pablo Iglesias (Podemos) en “La Tuerka” me suscita varias reflexiones:

Primera: Solo alguien guiado por el resentimiento o la perversión moral puede utilizar a las víctimas del terrorismo, que entregaron su vida por España y por el estado de derecho, para ridiculizarlas ante una banda de terroristas asesinos que, por cierto, llevan cuarenta años intentando destruir la nación y sus estructuras para imponer su propio sistema totalitario.

Segunda: Quienes nunca han arriesgado nada para defender a España y su sistema democrático, se atreven ahora a insultar burdamente a quienes comprometieron hasta la propia vida y la perdieron. Si tuvieran conciencia del precio que éstos últimos han pagado en esa loable tarea, no jugarían con algo tan sensible, salvo que su verdadera condición no les permita actuar de otra manera diferente.

Tercera: ¿Y a éstos es a quienes muchos españoles van a otorgar su confianza para regenerar el sistema democrático? Espero que la mayoría hayamos aprendido algo de los errores del pasado porque, de no hacerlo, estaremos irremediablemente condenados a ver cómo la historia se repite de nuevo en nuestros hijos. No nos hemos sacrificado y esforzado en la vida para esto. Creo que nos merecemos algo mejor, aunque sólo sea pensando en las generaciones futuras.

Cuarta: El reconocimiento y la memoria de las víctimas asesinadas por los terroristas debiera ser un valor social y democrático a cuidar y preservar en el futuro, si realmente queremos cimentar una sociedad abierta, participativa y democrática de la que podamos sentirnos orgullosos.

Comportamientos como el de “La Tuerka” no hacen sino definir con detalle a sus protagonistas, y debiera servirnos de argumento para la reflexión.

-------- AMPLIACIÓN ------------

Por su parte, VOX considera que este vídeo es "una ofensa a las víctimas, y a todos los españoles al emplear una dolorosa imagen de un terrorista encapuchado en un sucio ataque a partidos políticos como VOX, UPYD o PP"

El vicesecretario de Comunicación de VOX , Víctor Sánchez, afirma que "está claro que algunos no solo tienen contactos y apoyan posiciones de los terroristas, también han decidido adoptar su estética. Consideramos lamentable que el programa oficial de Pablo Iglesias, y de Podemos, utilice el dolor de las víctimas valiéndose de la estética etarra”.

Asimismo, VOX considera que estas actitudes dejan claras las intenciones y gustos de algunas posiciones políticas, que no dudan en comparar a personas que han arriesgados sus vidas para defender la democracia con los verdugos de ETA y sus cómplices .

VOX ha encargado a su departamento legal el análisis del vídeo mismo para estudiar posibles acciones legales.

España / entrevista con salvador ulayar
«Me derrotaron primero cuando mataron a mi padre, pero ahora me han derrotado los míos»
pablo ojer / pamplona ABC 1 Noviembre 2014

Homenajea a su padre, asesinado por ETA, con el libro «Morir para contarlo»

Este fin de semana, Salvador Ulayar irá a visitar a su padre a Echarri Aranaz. Es posible que por la calle se cruce con algún terrorista como Bautista Barandalla, que mató a una vendedora de periódicos. Bautista se encuentra ya en la calle. Salvador tendrá que ver a su padre en el cementerio.

-¿Cómo vivís las víctimas el momento actual?
-Es complicado porque no puedo dejar de acordarme cuando en 2004 estaba plenamente vigente el pacto antiterrorista, ETA estaba prácticamente derrotada en lo operativo, y con sus bases desmotivadas y en huida. Ahora estamos viendo que pasado todo este tiempo tenemos a ETA también derrotada operativamente pero sus bases están tocando poder, metidos en las instituciones y muy crecidas, con excarcelaciones y permisos de presos sin pedirles la más mínima colaboración con la justicia. Es una situación muy desmoralizante.

-¿Somos conscientes de que alguien de la línea dura de Herri Batasuna como Adolfo Araiz puede ser el próximo presidente del Gobierno de Navarra?
-Existen las posibilidades pero yo no sé si la gente es consciente o no. Tras el proceso de negociación que se llevó en su día, se ha banalizado un poco todo. Además, con todo lo que tenemos encima, el paro, la corrupción… Los que se suponía que eran los buenos, han banalizado todo este asunto con la negociación y además ahora les están saliendo por todos lados casos de corrupción por lo que deslegitimas a los que en 2004 tenían la apuesta y llevaban el país.

-Algunos etarras con delitos de sangre viven en Echarri Aranaz. Cuando veis a esta gente que está en la calle y vosotros tenéis que ir al cementerio, ¿qué sensación os queda?
-No suelo ir en los momentos más álgidos. Pero cuando he ido a un funeral o lo que sea, ver en la puerta de la iglesia al asesino de Mari Cruz Yoldi riéndose cuando era un tipo por el que estuvieron mucho tiempo exigiendo su libertad porque estaba enfermermo… Lo ves ahí tan ji-jí, ja-já… es duro. O ver a los de EH Bildu reivindicando. Se mofan de las víctimas desde el momento en que te jactas de lo que has hecho. Me da la sensación de que no hay una respuesta, no hay liderazgo.

-¿Os acercáis a Echarri con alguna frecuencia?
Salvo que vaya a una cosa concreta, con una persona concreta, querida, que te sientes acogido, no. Para mí Echarri Aranaz es un plato de muy poco gusto porque al final es el pueblo donde mataron a mi padre, por mucho que sea mi pueblo y el de mi familia desde hace siglos. Pero no le tengo ya especial cariño.

-El año pasado volvieron a hacer pintadas en vuestra casa de Echarri, tuvisteis que ir unas personas a limpiarlo. ¿Había algún vecino de Echarri?
-No, es que un vecino de Echarri tiene que echarle valor. Nos juntamos una docena de personas, organizados de víspera. Porque claro, no es la primera vez que pintan. Pero es que hay que dar a conocer que esto está así. Es un acto de genuina política. No es una mera cuestión de que estoy ofendido. Lo que no me da igual es que los nuestros hemos bajado los brazos.

-¿Alguien de Bildu se ha acercado a ti, habéis coincidido en un bar y se ha acercado a saludarte?
-No, para nada. Y espero que no lo haga porque ya me contarás tú para qué. Si lo hace va a ser para vender una mentira. No me agradaría para nada. Al contrario. De mí no se van a valer para blanquearse.

-¿El Ministerio del interior os ha hablado últimamente para ver qué tal estáis?
-Ese tipo de relación con la víctimas en realidad no ha habido nunca. No hay el menor contacto. El poder político está un poco enmierdado en este bajón de moral, de falta de discurso, de falta de potencia. Cuando un partido político o un gobierno utilizan su potencial propagandístico para el bien, de ideologización, de mentalización se ve, de repente todos empujan. Y este adormecimiento es obra de ellos. ¿Qué te puede decir el ministro del interior?

-Después de muchos años de tragar el dolor, te atreviste a sacar el libro.
-En la modestia de mis fuerzas y el apoyo de unos amigos, he hecho lo que tenía que hacer y en ese sentido estoy muy tranquilo. Uno es deudor de su historia, de sus padres y esto es un pobre pago de una deuda que tiene uno con su padre. El libro es un acto de amor.

-Y también es un toque de atención a la sociedad.
Sí, tengo unos juicios muy duros con este gobierno, con el anterior y es una reflexión muy cruda. Porque lo tenían todo al alcance de la mano con el pacto antiterrorista. Pero todo ha volado. Se están riendo en tus narices. Se dice que se ha derrotado a ETA. Pues yo digo que no. A mí me derrotaron cuando mataron a mi padre, pero ahora me han derrotado los míos.


Recortes de Prensa   Página Inicial