AGLI Recortes de Prensa   Viernes 26  Diciembre  2014

Mensaje del Rey Don Felipe @CasaReal – versión libre
Juan Vicente Santacreu. Periodista Digital  26 Diciembre 2014

Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden. -JV Santacreu-

Si en cualquier mensaje del Rey no se deja ningún detalle al azar, en esta ocasión mucho menos ya que ha sido el primer mensaje de Don Felipe, y además la Monarquía española ya está demasiado tocada para ir con improvisaciones. Por eso fue grabado con anterioridad.

Por tanto que nadie piense que en la puesta en escena del mensaje ha habido fallos, todo ha estado premeditadamente pensado y planificado, por ejemplo el sofá, un detalle subliminal que nadie ha mencionado. El sofá podía ser amarillo coronado por dos lámparas rojas, como la bandera de España, pero no, ha sido con los colores y en orden como la bandera catalana. ¿Casualidad?
He echado de menos la bandera de todos los españoles coronando el mensaje institucional de la Casa Real.

Que yo sepa, quizá esté equivocado pero Don Felipe es rey de España y de todos los españoles, pues bien, hubiera sido interesante oír que Don Felipe defiende el español en toda España, y sobre todo a los españoles que queremos ser españoles en España. El tema produce vergüenza ajena. Un millón de niños no pueden estudiar en español en España. ¿Por qué el Rey no habla de la movilidad laboral y educativa en todo el Reino?
Las realidades nacionales son virtuales, en cambio España es algo real con más de 500 años de historia.

Por otra parte me gustaría recordar a Don Felipe que hay casi mil personas, que se dice pronto, que han dado sus vidas por España y para que él esté ahí reinando España, y ni siquiera los ha mencionado en su primer discurso. Evidentemente me refiero a las víctimas del terrorismo.
El Rey es el único español que por su condición de heredero generacional no puede eludir responsabilidades de sus antecesores, y por tanto no puede obviar ninguna víctima de la lucha por España de toda la historia, Don Felipe no puede decir “yo no sé nada, cuando llegué ya estaba así”.

Por otra parte, y a pesar de que no soy creyente, también eché de menos un Belén, y no de refilón como la Bandera, porque al igual que la Monarquía, son tradiciones españolas. ¿Debemos conservar las tradiciones o nos las cargamos?

Y por último no me gustó la despedida del discurso en Vasco, gallego y Catalán porque ello demuestra un menosprecio hacia otras realidades lingüísticas de España. Las imbecilidades se sabe dónde empiezan pero no dónde acaban. Además, la despedida sólo sirvió, una vez más, para humillarse ante declaraciones como la del paranoico Arturo Mas: “No he visto el mensaje del Rey”

Por cierto, ¿el mensaje de Don Felipe era un acto institucional?, pues entonces todas las cadenas de televisión públicas debieron transmitir en directo el mensaje, y si no que se hagan privadas.

Cuando el Gobierno no gobierna, el Rey no reina y los españoles no ejercen se convierte un gran país en gran Cosa, es decir, un país de mierda.

Cómo he dicho en muchas ocasiones, a los nacionalistas no les puedes hacer un guiño porque te sacan los ojos. Todos esos con los que coquetea hoy Don Felipe son los que un día lo defenestrarán democráticamente de España , y yo como republicano de derechas también lo botaré. Muerta España, se acabó la monarquía.

Estoy de acuerdo que en una monarquía parlamentaria el Rey no gobierna, pero en este caso, parece que ni reina.

Os dejo tan sólo un ejemplo, el caso de Jorge Martínez Albà para vergüenza de Don Felipe, de los españoles y de esta Cosa que algunos aún llaman España.

Así vi al Rey y así lo cuento.
_____________
El problema de muchos catalanes es que quieren ser españoles pero a tiempo parcial. -JV Santacreu
__________________
- Si consigues que tu mensaje llegue a los mayores, estos te aplaudirán; si llegas a los adultos, te apoyarán y te podrán acompañar; pero si consigues llegar a los jóvenes, ellos te cambiarán el futuro. –JV Santacreu

Cortar las vías de suministro del IS, esencial para frenar su avance
EDITORIAL El Mundo 26 Diciembre 2014

EN SU bendición navideña Urbi et Orbi, el Papa condenó ayer la aniquilación que los cristianos sufren en Irak y Siria, donde los yihadistas exterminan a todos aquellos que consideran «infieles», es decir, a quienes no se someten a sus radicales postulados religiosos. Francisco I comenzó rogando a Dios por las zonas azotadas por la guerra y mencionó particularmente a las poblaciones de Irak y Siria.

Hoy EL MUNDO muestra un ejemplo más de la barbarie yihadista. Se trata de la historia de la familia Jadar, cristianos de Irak. Vivían en Qaraqosh, la mayor ciudad cristiana del país hasta hace unos meses. Entre sus 50.000 habitantes sólo había diez familias chiíes. El Estado Islámico bombardeó el lugar y, al tomar la ciudad, los yihadistas amenazaron a la población: «Convertíos o moriréis». La familia Jadar vio cómo los terroristas secuestraron a su hija de tres años. Más tarde los metieron en un autobús y los abandonaron en el desierto. Desde agosto pasado, en Qaraqosh no viven cristianos.

Fue en ese tiempo cuando la comunidad internacional empezó a calibrar el peligro que podía suponer el Estado Islámico para Oriente Próximo y emitió las primeras condenas. Hasta entonces, sólo EEUU había intervenido militarmente -aunque con ataques selectivos- en el conflicto, pero la ausencia de colaboración por parte de otras potencias occidentales hizo posible que el IS se extendiera con facilidad. El embajador de Irán en España, Mohamad Hasan Fadaei Fard, criticó en nuestras páginas este mes la pasividad de Occidente: «Sólo se movieron tras los ataques a las minorías cristianas y yazidíes, ejecuciones de súbditos occidentales y su avance hacia el Kurdistán». E insinuó que algunos aliados que forman la coalición contra el IS son, a su vez, los facilitadores de armas a la organización islamista.

La comunidad internacional ha terminado reconociendo el peligro del IS y finalmente ha unido sus fuerzas para combatirlo. Una decisión prudente y necesaria, pero en la que se corre el riesgo de cometer los mismos errores que en la invasión de Irak, cuando no se preparó la administración del período posterior a la guerra.

En cualquier caso, bombardear enclaves terroristas no puede ser la única estrategia para acabar con el Estado Islámico. Es necesario atacar sus vías de financiación y de recursos. Sólo suspendiendo e impidiendo la llegada de sus suministros armamentísticos sería posible frenar de una manera efectiva su avance y acabar así con su califato del terror.

Mientras tanto, el avance del integrismo continúa y sigue provocando cientos de miles de víctimas que huyen intentando escapar del terror que siembran los fanáticos. El Papa insistió ayer en la necesidad de que los refugiados «reciban ayuda humanitaria para sobrevivir y puedan regresar a sus países y vivir con dignidad». Una exigencia obligada, pero que está lejos de ser satisfecha.

Islam y barbarie: lo peor está por venir
Guillaume Faye. Minuto Digital 26 Diciembre 2014

El surgimiento de ese monstruo político, militar y religioso que es el Estado Islámico en Siria y en Irak (el llamado Califato o “Daesch” en árabe) no es más que el último episodio de una ofensiva en todo el mundo de un islam que vuelve a sus orígenes, que regresa para mejor progresar. Al igual que las erupciones solares y los volcanes dormidos, el islam (sobre todo sunita, es decir original) ha entrado en una fase de despertar, es decir de vuelta a su verdadera naturaleza que es totalitaria, conquistadora, intolerante y violenta.

¿Verdadero o falso islam?
En todas partes la tensión sube: jóvenes franceses fanatizados se enrolan en las filas del Estado Islámico, ataques de Hamás en Israel, talibanes afganos cometiendo atentados, masacres de no musulmanes perpetrados en Nigeria y en Kenia, caos terrorista diario en Bagdad, bandas armadas que asolan a Libia y al África sahariana, etc… La lista es interminable. El 90 % de las guerras civiles, enfrentamientos armados y atentados terroristas en el mundo tienen como denominador común al islam. ¿Simple coincidencia?

Frente a esas atrocidades (sobre todo las del EI), a esa barbarie sin nombre, a este salvajismo bestial, hay que hacerse algunas preguntas. No basta con decir: “Todo esto se comete en nombre del islam, pero… ¡no es el islam, no el verdadero islam!”, según la versión oficial políticamente correcta incesantemente repetida. ¿Quién se puede creer eso?

Imaginemos que se masacra masivamente a gente en el mundo, que se fomente a gran escala guerras civiles en nombre del budismo, del cristianismo, del judaísmo, del taoísmo o de cualquier otro “ismo”. Nos haríamos legítimamente algunas preguntas. ¿O no? Se asesina, se mata, se masacra, se tortura, se saquea, se incendia, se destruye, se viola, se ponen bombas, en breve: se hace correr la sangre a chorros… en nombre de Alá el misericordioso y de su simpático profeta, ¿y no habría ninguna relación de causa a efecto? Es cuanto menos extraño y singular, ¿verdad?

Hay que acabar con esta gigantesca hipocresía del “¡No se trata del verdadero islam!” Pues se trata en realidad del retorno del verdadero islam, tal como fue practicado en sus orígenes por Mahoma y sus sucesores. Esta increible indulgencia, cegada por la ingenuidad de las élites occidentales hacia esos crímenes perpetrados en nombre del islam (en realidad: por el islam) se parece, en peor, a la indulgencia que se manifestó en su tiempo por los crímenes masivos del comunismo estaliniano, maoista, albanés, camboyano…. No era el comunisno el culpable, sino era una “deriva”… Siempre el mismo sofisma.

Como está demostrado más allá de toda duda, las violencias y las ejecuciones sanguinarias, las masacres de poblaciones civiles consideradas infieles, entre ellas los chiítas, la muerte reservada a los apóstatas, los saqueos, etc, son una obligación para todos los musulmanes que actúan de acuerdo a la sharia. Las crucifixiones, praticadas a diario por el Califato en Siria e Irak corresponden plenamente a un castigo perfectamente en regla con el islam (sura 5, versículo 33). Muchos otros versículos abundan en esa dirección.

Debilidad intrínseca del islam “moderado”
Existen en sectores de la opinión pública esclarecida y culta de distintos países musulmanes fracciones de la población que rechazan horrorizados el islam radical. Pero es el árbol que esconde el bosque. Ciertamente, los musulmanes luchan entre sí y existen muchos “musulmanes moderados” antiislamistas. En Egipto, el mariscal presidente Abdel Fattah al-Sissi está erradicando a los Hermanos Musulmanes. Los régimenes de varios países musulmanes luchan contra el islamismo. Estas observacones deben ser matizadas por dos hechos: en primer lugar, hay vuelcos de situación totalmente espectaculares, como por ejemplo los militares iraquíes del antiguo ejército de Sadam Husein, salidos del partido laico Baas, que ahora forman los cuadros del ejército fanatizado del Califato, el Estado Islámico en Siria e Irak. Después, en todo el mundo musulmán y hasta en Francia, se asiste a una subida de la radicalización extremadamente preocupante. En siliencio se aprueban las bárbaras brutalidades del Califato, o incluso cada vez más abieramente. Es el síndrome del estadio de fútbol: los jugadores son pocos, pero en las tribunas los hinchas son innumerables.

Y no hablemos del doble juego de Arabia Saudita y del régimen turco del sátrapa Erdogan. Los régimenes que luchan contra el islamismo y sus facciones terroristas no lo hacen por convicción ni por ideal, sino para preservar su poder de casta en la cumbre del Estado. Los que están a su mando pueden fácilmente volverse en contra en cualquier momento.

Las razones de este fácil vuelco de los espíritus y de la radicalización se encuentran en la propia naturaleza del islam, en el corazón del Corán. Se puede perfectamente tener una interpreteción violenta y fanática del cristianismo. Ese fue, hasta la Inquisición y Savoranola, a veces el caso en la historia, aunque muy raramente. Pero es imposible encontrar el en Nuevo Testamento textos que incitan a la violencia y a la intolerancia. Estas interpretaciones del cristianismo son fácilmente recusables y asimilables a unas derivas cismáticas. Pasa lo contrario con el islam en que la interpretación tolerante es lo que puede ser acusado de cismático.

En efecto, el Corán y los hádices y la jurisprudencia desde hace siglos validan explícitamente la intolerancia y la violencia. Luego, no hay distancia entre los comportamientos bárbaros a los que asistimos y la enseñanaza religiosa y su prolongación jurídica. La cristiana pakistaní Asia Bibi (que está en el “pasillo de la muerte”), acusada sin pruebas de blasfemias por los tribunales oficiales de su país miembro de la ONU, no parece conmover a los Occidentales. Todos los países que aplican poco o mucho la ley islámica, violan permanentemente la Carta de las Naciones Unidas y la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Pero preferimos diabolizar a Putin o a los israelíes.

Extensión del terreno de las metástasis
Con el nacimiento de este Califato EI, acabamos de asistir a un precedente extremadamente grave con un fuerte poder de fascinación sobre todo el mundo musulmán. El EI dispone de un vasto territorio, de un ejército y de enormes recursos económicos. Aunque acabara por ser vencido (no es cosa segura) hace soñar, da ejemplo, concita la admiración y atrae a numerosos voluntarios de todo el mundo. La responsabilidad norteamericana es aplastante con la diplomacia y el belicismo infantiles de Washington que han incendiado al Próximo Oriente desde el año 2003. Pero sin todo eso, el caos también hubiera acabado por instalarse en la región.

Podemos apostar, sin arriesgarnos a equivocarnos, que los movimientos armados como el Estado Islámico se van a multiplicar en todas partes como metástasis. Eso ya ha empezado. Pero lo más inquietante, es que Estados como Pakistán (que dispone de un arsenal nuclear) pueden radicalizarse. El siglo XXI será inevitablemente el siglo del enfrentamiento global con el islam.

Es muy difícil y poco creíble el explicar a un musulmán o a un converso que no hay que tomar al pie de la letra las numerosas suras del Corán que llaman explícitamente a la yihad, sino que hay que “reinterpretarlas” en un sentido humanista. El problema del islam es que todo está en su genética, en su software fundador, en su ADN. Su mensaje, su ideología, son muy claros y su dinámica expansiva también. En historia ocurre como en química celular: hay programas.

En Europa Occidental, y particularmente en Francia, la agitación del Próximo Oriente va a tener ineludiblemente efectos de radicalización sobre una población joven musulmana en pleno crecimiento demográfico. Este fenómeno tendrá dos consecuencias: las reivindicaciones de islamización de trozos enteros de territorio con la capitulación de las autoridades (en eso estamos ya), y la multiplicación de disturbios, de violencias, de actos terroristas. Todavía no hemos visto nada en comparación de lo que está por venir. Por lo menos, esas hipótesis más que probables provocarán un despertar de los europeos y su toma de consciencia de que son agredidos en su propia tierra.

Amenazas en Francia
Las autoridades blandas que nos gobiernan en Francia han puesto en marcha mecanismos de “vigilancia” para detectar a los jóvenes que caen en el fanatismo islamista. Cerca de 2.000 (entre ellos muchos conversos) han ido a combatir en Siria, o mejor dicho a perpetrar masacres. Se hace otro tanto, sin éxito, en las prisiones, para contrarrestar el proselitismo (el 60 % de los internos son musulmanes) donde las propagandas se intensifica, paralelamente con Internet. Pero nos ocupamos de la consecuencia, no de la causa. La causa, es el islam y su enseñanza literal.

Los barrios de la inmigración son explosivos. Se perfilan guerras civiles en el horizonte. El salafismo se propaga en las “banlieues” con el apoyo de algunas mezquitas. Por cada red fundamentalista desmantelada, surgen decenas más. La radicalización islámica se propaga en las cárceles, ya que islam y delincuencia hacen una buena pareja. Y teniendo en cuenta la impunidad judicial actualmente vigente, la represión del Estado francés es poco menos que la picadura de un mosquito.

Pero la islamización de Francia cuenta con sus colaboradores, pagados o ad honorem, no sólo en la izquierda que coquetea con el movimiento terrorista Hamás y quiere reconocer unilateralmente el Estado palestino, sino también a esa derecha que sólo reconoce tener dos enemigos: la “islamofobia” y el Front National. Sin comentarios.

El problema es el siguiente: en los programas de TV, en todos los medios, nos repiten que hay que distinguir entre “islamismo” e “islam”. Las autoridades musulmanas, gobernadas por la hipocresía, van evidentemente en ese sentido, frotándose las manos.

Regreso a la realidad: el barril de pólvora
Según René Marchand, islamólogo y arabófono, la religión mahometana representa la forma más perfecta de totalitarismo, mucho antes que los movimientos políticos del mismo género del siglo XX. Esta palabra (totalitarismo) no debe ser considerada de manera peyorativa, sino descriptiva. Para los musulmanes, la fe se confunde con la ley. La existencia privada, la vida cívica y política, la vida religiosa, se fusionan en una totalidad. El pensamiento personal no tiene ni libertad ni autonomía según las prescripciones coránicas. El objetivo es la homogeneización de la humanidad en un corsé de sumisión uniforme, autoria, que excluye toda libertad y creatividad. Es por ello que esta visión del mundo, a la vez violenta, intolerante y simplificadora, ha seducido en Europa a una cierta extrema izquierda porque representa (de manera aún más radical) similitudes con el totalitarismo comunista marxista.

El islam es un barril de pólvora bajo nuestros pies occidentales. En Francia la mecha está incluso encendida. A causa de una inmigración masiva, millones de musulmanes residentes en Europa, y en Francia en particular, están bajo la influencia de un islam cada día más hostil y agresivo. Los cristianos de Siria y de Irak, perseguidos y lúcidos, nos advierten con su tragedia acerca de lo que nos podría ocurrir si persistitmos en nuestra ceguera y nuestra inconsciencia.

No hay una “lectura guerrera del Corán”, únicamente hay una lectura del Corán y punto. El Corán es un texto simple, claro y directo, que no se presta a ninguna interpretación turbia o rebuscada. Salvo que se reniegue a sí mismo, el islam no puede someterse a ninguna autocrítica. Debe vencer totalmente, someter o desaparecer. Su poder es su voluntad inquebrantable y su memoria. Su debilidad (al igual que la del comunismo) es que acaba por asquear hasta a sus propios adeptos cuando es aplicado y se impone.

Ya es tiempo que una tormenta apague la mecha y reviente el tonnel.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

El bilingüismo como panacea
Celso Ferreiro La opinion 26 Diciembre 2014

La cooficialidad lingüística, establecida por Feijóo, que pregonó España adelante mientras soltaba chorros de dinero a la Normalización y al patrocinio editorial (millares de libros arrumbados, denunció un exconselleiro de Cultura) no ha satisfecho a casi nadie, de modo singular a quienes utilizan el idioma vernáculo como instrumento identitario y de poder. Así, hemos visto cómo la lengua es empleada por los nacionalismos para inventar una "nación" y convertir su particularismo cultural en un discurso de exclusión política. En Galicia, los repetidos traspiés electorales del nacionalismo no le han permitido articular su doctrina como obligación ciudadana.

La inmersión lingüística, impuesta a forziori, en la Educación Primaria a niños que tienen como lengua materna el español dificulta, según los expertos y las normas de la Unesco, su capacidad en el ámbito pedagógico. En tiempos del bipartito -Touriño-Quintana-, el adoctrinamiento y la imposición fue un fracaso. El alcalde coruñés, al que sostenía en el cargo el BNG, ante la oposición de su propio grupo a expresarse en vernáculo, dijo: "La defensa del gallego no es asunto 'preferente' para los socialistas".

Tantos ejemplos del afán coercitivo gubernamental llevaron al académico Sánchez Ferlosio a expresar como advertencia al uso de los idiomas regionales: "Las lenguas están para entenderse los hablantes entre sí, nunca para entenderse con otra". Hemos de reconocer que el gallego, limitado geográficamente, en tanto no se concilie con el portugués, seguirá siendo un vestigio cultural. El desdén social que recogen las encuestas lo resume certeramente el politólogo Xosé Luís Barreiro Rivas y lo achaca "a la creciente deserción de una sociedad que no siente el deber de hablarlo, ni necesita la identidad que la lengua le proporciona". Creemos que el bilingüismo, aceptado cordialmente, puede ser la panacea de la convivencia de las dos lenguas. Recordemos también que mundo adelante para no ser analfabeto en el siglo XXI hemos de conocer tres idiomas: el inglés, el español y el informático.

La mosca
MIQUEL PORTA PERALES ABC Cataluña 26 Diciembre 2014

En Cataluña, cada vez son más los ciudadanos que están con la mosca detrás de la oreja y desconfían del zumbido del “proceso” que revolotea a su alrededor. Cada vez son más los ciudadanos catalanes que no se fían de un nacionalismo que divide y enfrenta, un Govern que gobierna poco y un Parlament que prácticamente no legisla. Por no hablar de unos Presupuestos de ficción que incorporan ingresos que no existen. Quienes han gobernado Cataluña durante décadas y nos han conducido a la situación actual –“caso Pujol” y otros incluidos-, ¿construirán la Cataluña utópica que prometen? Cada vez hay menos gente que cree –cuestión de fe, sin duda- en la Arcadia Feliz –mejor gestión, más empleo, servicios y transparencia y menos corrupción: “el país de todos”-, que augura el nacionalismo catalán en una Cataluña independiente.

Las encuestas –cierto, son la fotografía de un momento, pero marcan tendencia- anuncian el zumbido de la mosca detrás de la oreja. Dato que retener: a la pregunta si “Cataluña debería ser un Estado independiente”, contestan afirmativamente el 44,3% de encuestados en 2012, el 48,5% en 2013 y el 36,2% en 2014. Y el “no” a la independencia ya se impone al “sí” (45,3% frente a 44,5% de los encuestados). La cosa se enfría. Y eso que el constitucionalismo todavía está despertando del letargo y la táctica del Estado ha consistido simplemente en decir “no” a las exigencias del nacionalismo catalán. El globo independentista picha y solo van quedando los de siempre, los de la “ceba”. Añado: el “proceso participativo” del 9-N no fue una victoria si tenemos en cuenta que el sí-sí recogió un tercio del censo de “participantes”. En 2012, Artur Mas anticipó las autonómicas pidiendo una “mayoría excepcional”. Perdió doce escaños. ¿Qué puede suceder ahora? El “proceso” puede recibir otro varapalo. El ciudadano tiene la mosca detrás de la oreja. Y la victimización a que da lugar la querella, solo convence -el “proceso” es endogámico- a los convencidos. La “ceba”, otra vez.

Jorge Martínez Albà, un estudiante exiliado para poder estudiar en español
JV Santacreu. www.masby.net  26 Diciembre 2014

A veces recibo cartas de jóvenes que reavivan la esperanza de mi corazón, esperanza de que no todo está perdido en España, esperanza de que no todos los jóvenes son unos indigentes culturales, esperanza de que no todos son unos "Peluos" que aspiran a jubilarse a los veinticinco años y recibir una paguita del Estado. En definitiva, esperanza de que hay una mayoría silenciosa bien preparada frente a una minoría ruidosa de Charlys.

Son los dos polos de la sociedad, mientras los "Peluos" desean acabar con los ricos, a nosotros, los de Masby, nos gustaría acabar con los pobres.

Jorge Martínez Albà tiene 17 años y aunque su carta es un poco larga, creo que vale la pena leerla, divulgarla y reflexionar sobre ella. Gracias.

Un estudiante exiliado
Jorge Martínez Albà.  www.masby.net  26 Diciembre 2014

  Me presento: Soy un estudiante de intercambio que está estudiando en los Estados Unidos de América actualmente, tengo 17 años y esta es la historia que me trajo aquí.

Todo empezó, como no, en la comunidad valenciana, "Païs Valencià" para los zurdosos endogámicos que allí habitan, un día cualquiera, cuando cursaba 4º de la ESO en un instituto concertado (católico), estaba sentado en mi pupitre durante la clase de tutoría cuando la que entonces era mi tutora, mujer a la cual aprecio muchísimo por todo el apoyo y dedicación que puso y sigue poniendo en mi y en mis entonces mis compañeros, repartía las notas del primer trimestre, los resultados fueron muy buenos (notables y sobresalientes) excepto en una asignatura, ¿adivinas cuál?, efectivamente, Valenciano, era la única que tenia suspendida, mi primera reacción, como todo alumno adolescente fue quejarme de la asignatura y de la profesora en cuestión, luego pensé en los demás estudiantes del resto de España y sentí envidia de ellos porque no tienen que estudiar esa lengua medieval, que pocas posibilidades de futuro ofrece.

En aquél momento mi mente maduró al instante, siempre he sacado buenas notas, pero la asignatura de valenciano se me ha resistido desde mis tiempos en educación primaria. Cabe destacar que en este instituto todas las clases se impartían en español a excepción valenciano, lo cual ya es una gran ventaja viviendo en valencia con la situación de opresión del valenciano que vivimos en nuestra comunidad.

Cuando llegué a casa y recibí el discurso pertinente por parte de mis padres, me pregunté a mi mismo porque siendo ciudadano español, tengo que estudiar una lengua que no es oficial a nivel nacional por obligación. Hasta aquí todo bien, ese curso me puse las pilas con el valenciano y lo saqué adelante.

Empezó un curso nuevo, 1º de Bachillerato, empecé la etapa final de mi educación antes de llegar a la Universidad, pedí expresamente a mis padres que me mandaran a un colegio concertado o privado porque no quería estudiar en valenciano bajo ningún concepto, ya que no se me da bien el valenciano y tampoco tiene ninguna importancia cuando sales al mundo laboral, o lo que es lo mismo, la vida real.

Me llevé una desilusión enorme cuando mis padres me dijeron que no disponían de dinero suficiente para mandarme a un instituto en línea castellana, y si, tuve que ir a un público durante ese primer año de bachiller, el panorama con el que me encontré fue desolador; todas las asignaturas se impartían en valenciano a excepción de lengua española, viniendo de un instituto en el que toda la vida me expresé y estudié en castellano pasé al típico instituto público valenciano: Todo en valenciano, discriminación del castellano, protestas contra cualquier reforma educativa del gobierno (solo empiezan a gritar como putas si el gobierno es de derechas, o en este caso, con el PP de "derechas").

Por supuesto con mi carácter combatiente, hablé con todos los profesores sobre si podía hacer los exámenes en castellano, sorpresa!, si podía, me alegré muchísimo, pero la alegría duró lo que tardé en hacer el primer examen, los contenidos de física, dibujo técnico y alguna que otra asignatura en las que se requieren nombres técnicos, eran completamente diferentes en valenciano que en castellano, después de eso me di cuenta de mi realidad, había caído en las garras del lobo, así que apreté los dientes y tragué todo lo que tuve que tragar.

El colmo llegó con la profesora de filosofía, antieclesiástica y de izquierdas confesada, lo dijo abiertamente en una de las clases, hacía apología de izquierdas abiertamente, criticaba a las derechas y un día en una clase, levanté la mano y le dije: No cree que no está bien hacer política en un instituto "público" (de propiedad de la izquierda independentista)? La mujer paró de hacer apología de izquierdas, pero ese trimestre mi nota fue de un 4,9, ¿Casualidad?

Conseguí aprobarlo todo, a duras penas eso si, en valenciano y luchando contra la opresión valenciana o catalana, como queráis llamarla, fue mi primer y último año en un instituto público.

Mi padre, hablando sobre qué hacer para 2º de Bachillerato, decidió enviarme un año a EEUU, ya que en España no se puede estudiar en español, vamos a aprender inglés que abre más puertas aún. Mis padres se pusieron de acuerdo y consiguieron reunir el dinero necesario para ello, y ahora estoy aquí, en la primera potencia mundial, aprendiendo inglés, haciendo amigos de todas partes del mundo y viviendo con una familia americana, pasé del infierno al cielo en poco más de 3 meses, gracias papás.

Es triste que aquí en EEUU, en todas las aulas donde se imparten las clases de "spanish", es lamentable que el español solo es nombrado como tal en todo el mundo excepto en España, haya banderas españolas, con escudo real y todo y en España solo las hay en instituciones públicas y porque es obligación.

Personalmente me considero un estudiante expatriado, para que luego se quejen los independentistas de que tuvieron que emigrar durante la dictadura, cuando yo lo tuve que hacer durante la "democracia" HIPÓCRITAS.

Esta gente considera que una persona es "democrática" cuando comulga con las mismas ideas que ellos, en cambio, si no es así, son unos fascistas, neonazis y fachas (como mínimo). Defienden una cultura, que en eso estoy de acuerdo, las lenguas son cultura, pero una lengua minoritaria como es el valenciano no es ni mucho menos una razón para crear fronteras, marginar una lengua tan viva e internacional como lo es el español.

Algunos de mis profesores y sobretodo mucha gente partidaria de partidos como "Compromís" o "Partit socialista del Païs Valencià (PSPV-PSOE) me consideran un fascista y un facha, pero permítanme citar unas palabras del señor Juan Vicente Santacreu: "Mi defensa del español no es patriotismo, es racionalidad de recursos." Esto quiere decir que la razón por la que quiero estudiar en español es porque ninguna empresa, excepto la pública, pero ese es otro tema, te pide nivel de valenciano porque básicamente, en el mundo real no sirve para nada, en cambio tienes más posibilidades si hablas español o inglés o ambos.

Esta es mi historia, y me gustaría aprovechar desde aquí para dar ánimos y todo mi apoyo a esa gente que lucha día a día por la libertad lingüística, la unidad de España y trabaja por un futuro mejor.

Por cierto, mensaje para los catalanistas: como estudiante de intercambio, cuando vuelva a España, NUESTRO PAÍS, NUESTRA NACIÓN Y NUESTRA PATRIA, haré el selectivo de extranjeros, el cual no incluye ninguna de las lenguas tribales que se hablan en algunas regiones del territorio nacional, quizá lo podéis haber conseguido con muchos alumnos, pero no conmigo, ¡QUE OS JODAN!

Viva España. - Jorge Martínez Albà - 6/12/2014

MPOSICIÓN LINGÜÍSTICA EN LAS AULAS
Los padres que piden clases en castellano en Cataluña se sienten abandonados por Educación
PESE AL DECRETO APROBADO POR EL GOBIERNO PARA GARANTIZAR LA EDUCACIÓN BILINGÜE, LOS TRÁMITES SON EN LA PRÁCTICA TORTUOSOS
Redacción www.lavozlibre.com  26 Diciembre 2014

Barcelona.- Las familias de Cataluña que han solicitado la escolarización bilingüe para sus hijos se sienten abandonadas por el Ministerio de Educación después de que hace unos meses el Gobierno legislara para permitir que los padres que así lo desearan pudieran exigir que sus hijos recibieran clases en castellano. Tal y como publica ‘eldiario.es’, las asociaciones que luchan por la educación bilingüe denuncian que el departamento que dirige José Ignacio Wert no les está respaldando y que los procesos son largos y tortuosos, en una lucha desigual contra la Generalitat.

El pasado mes de julio el Consejo de Ministros aprobó el decreto por el que garantizaba la educación en castellano en todo el país. La norma obliga a los colegios públicos a aumentar su oferta de clases en castellano si así lo solicita alguna familia. Si esto no ocurre, la familia tiene la posibilidad de matricular a su hijo en un centro privado. De darse este caso, la factura se le descuenta a la Generalitat de las transferencias que le realiza el Estado (el importe se ha fijado en 6.000 euros por alumno y año).

El decreto garantiza sobre el papel a las familias que sus hijos podrán recibir clases en castellano. Pero el camino real es tortuoso, los plazos largos y Educación no se implica, lamentan las familias. Primero hay que solicitar al colegio (a la Generalitat) las clases en castellano. Ésta tiene tres meses para responder. Primer obstáculo. "En muchos casos ya se han cumplido los plazos y no hay respuesta", afirma presidenta de la Asamblea por la Escuela Bilingüe de Cataluña, Ana Losada. "Hemos planteado recursos de alzada, y tampoco", añade.

Luego, con ese supuesto rechazo es cuando se puede ir al Ministerio a exigir la vía del colegio privado. Educación tiene seis meses para responder. "¡Son dos tercios del curso!", se indigna José Antonio Martínez, secretario de Convivencia Cívica Catalana. Con lo que para las familias sólo quedar jugársela, hacer el traslado y adelantar el pago hasta que su expediente sea aprobado y Educación reembolse el dinero. Para muchos padres es un obstáculo insalvable de inicio.

Por un lado, por lo evidente. "Muchos no nos lo podemos permitir", explica un padre de familia que prefiere mantenerse en el anonimato. Y menos ahora, con unas elecciones a la vista. "¿Y si hay un cambio de Gobierno y al final tengo que asumir el coste?", se pregunta. O si la petición resulta rechazada. Y luego, por cuestiones prácticas. "Yo no tengo por qué cambiar a mi hija de su sistema escolar, de su entorno, para llevarla a otro centro", argumenta Losada. "En muchos centros, como Lérida, no hay colegios privados que ofrezcan clases en castellano", añade Martínez.

El Ministerio no ha resuelto aún ninguno de los expedientes. Tiene seis meses para estudiar los expedientes y comprobar si cumplen los requisitos que exige el Real Decreto que los regula. De momento, según el ministerio sólo 35 cumplen la normativa. Y de ellos solo tres son de Cataluña, añaden. Del resto, la mayoría provienen de Valencia (25 solicitudes), cuatro de Galicia y tres de las Islas Baleares.

Y mientras los expedientes se acumulan en Educación, las familias aseguran que sufren las consecuencias de nadar contracorriente. "El sistema está montado de manera que a quienes pedimos esto nos ponen en contra a todo el colegio", cuenta Losada. A un asociado de la Asamblea que obtuvo una sentencia favorable a la enseñanza en castellano la directora de su centro le señaló ante los demás padres como responsable de que sus hijos iban a tener un peor nivel de catalán. "Yo fui a esa reunión. Algunos padres se encendieron", recuerda Losada.

En muchos casos el último recurso es acudir a los tribunales. Pero esto ya es un paso más grande y "muchos se quedan por el camino", señalan desde la Asamblea por la Escuela Bilingüe de Cataluña.

PRESENTACIÓN DEL LIBRO DE SERGIO FIDALGO
Girauta: "Se ha acabado la resistencia al nacionalismo, hoy está a la defensiva"
"Personajes cada vez más grotescos y menos racionales"
Redacción. Periodista Digital  26 Diciembre 2014

La presentación del libro de Sergio Fidalgo 'Me gusta Catalunya, me gusta España' reúne a cinco de los entrevistados en un acto en la Casa de Madrid de Barcelona. Girauta, Robles, Pardo, Villarroya y Tercero debaten sobre la actualidad política catalana. El futuro del nacionalismo y la irrupción de Podemos protagonizan las intervenciones.

"Se ha acabado la resistencia al nacionalismo, hoy son ellos los que están a la defensiva". Así de contundente se posicionó el eurodiputado de Ciudadanos (C's) Juan Carlos Girauta este martes durante el acto de presentación del último libro del periodista y escritor Sergio Fidalgo, 'Me gusta Catalunya, me gusta España', celebrado en la Casa de Madrid de Barcelona.

Girauta, que se mostró especialmente optimista, aseguró que "hay una etapa que se ha terminado". "Lo de ahora no es resistencia. Que resistan los nacionalistas. Lo de ahora es el principio del triunfo de la racionalidad, de una idea constitucional patriótica civilizada, europea, democrática. Son ellos los que están fuera de la normalidad", insistió.

"Personajes cada vez más grotescos y menos racionales"
El eurodiputado señaló que "el nacionalismo no es ni ha sido nunca una ideología respetable, ha sido siempre una ideología de carácter destructivo, que tiende a armonizar aquello que es distinto para autocumplir su profecía: una vez armonizado lo que es distinto, se materializa aquella supuesta uniformidad que avala la teoría de que eso es una nación porque tiene características similares y, por tanto, tiene derecho a un Estado".

Destacó que "los personajes que hacen de punta de lanza del nacionalismo son cada vez más grotescos, menos racionales". "Tenemos actores agresivos y un grupo de monjas enloquecidas", ironizó, añadiendo que ya no vale la pena "seguir refutando lo que hemos refutado un millón de veces".

Una excepcionalidad única en occidente
Girauta indicó que lo que ocurre en Cataluña es una excepcionalidad única en occidente, y que consiste en que "negar públicamente que hay un derecho natural a decidir marcharse de un Estado que está conformado, que es estable y democrático, y que respeta los derechos individuales, parezca una agresión y se considere algo totalitario".

Pero advirtió de que en Europa al nacionalismo "se le considera un fenómeno de extrema derecha de antieuropeísmo". "Han perdido el sentido de la realidad. Aquí, la excentricidad son ellos. Ellos son los raritos", insistió.

El nacionalismo, una "patología social"
El eurodiputado dibujó un futuro poco alentador para el nacionalismo catalán, que tildó de "patología social": "Mas tiene delante un problema jurídico de primer orden, y el 9N demostró que los independentistas son los mismos de siempre".

En todo caso, consideró que "son ellos los que se han metido en un tren a toda velocidad amenazando con un choque de trenes a un muro inexpugnable", porque "España, aunque ellos se hayan engañado durante tanto tiempo con sus caricaturas, es un Estado de verdad".

Y por si fuera poco, "la irrupción de Podemos, que tiene efectos perniciosos sobre otras cosas, en el caso catalán tiene un efecto benéfico maravilloso: desbarata definitivamente cualquier esperanza de que vayan a pactar con la extrema izquierda".

Finalmente, el autor del libro -que se puede adquirir a través de la página web de CRÓNICA GLOBAL- explicó que los entrevistados tratan de transmitir "un mensaje de esperanza, de cómo se puede cambiar la historia".

En ese sentido, Fidalgo destacó como "punto de inflexión frente al nacionalismo" la entrada de los tres primeros diputados autonómicos de C's en las elecciones de 2006.


Recortes de Prensa   Página Inicial