AGLI Recortes de Prensa   Lunes 29  Diciembre  2014

Felipe VI: el discurso de la idiocia
R. CENTENO / A. GARCÍA TREVIJANO El Confidencial 29 Diciembre 2014

El discurso de Felipe VI ha sido unánimemente alabado por partidos (incluido Podemos) y medios por haber tenido la grandilocuencia de repetir los tres síntomas que todo el mundo utiliza para describir la situación española: corrupción, paro y Cataluña. Su grandilocuencia no está, por tanto, en la vulgaridad de esa descripción, sino en haber elevado esos tres hechos visibles a la categoría de causas ocultas de tan desdichados fenómenos. El nuevo rey es un metafísico, convierte los síntomas en diagnósticos y cree poder remediar las dolencias por el solo hecho de mencionarlas. Con ello, Felipe VI se inscribe en la larga lista de reyes con el don divino de curar enfermedades dejándose tocar por los que las padecían. El problema de los reyes taumaturgos es que no son capaces de curar nada.

Diagnóstico es “conocer la naturaleza de una enfermedad mediante la observación de sus síntomas”, y si algo ha demostrado el rey es no tener ni idea de la naturaleza de la nuestra. Ni siquiera ha mencionado a los grandes culpables, las oligarquías política y financiera, proponiendo, además, que sean los agentes patógenos que la han producido los encargados de curarla, es decir, de eliminarse ellos mismos. ¿Está quizás proponiendo que, como a la muerte de Franco, se autoinmole toda la clase política? Nada más lejos, ya que en su discurso para la salvación de España convoca a todos “los agentes políticos, económicos y sociales a que se unan permanentemente en interés de la ciudadanía”. O sea, a los mismos que nos han arruinado y a quienes importa una higa el interés de la ciudadanía.

Pero más allá de esta confusión infantil entre síntomas y diagnóstico, y la absurda llamada como salvadores a los causantes del hundimiento, el discurso define la nueva mentalidad real con la proclamación de lo que nadie se había percatado: “La unidad histórica y política de España”. Esta original idea descansa en otro descubrimiento sensacional que los historiadores repetirán como la gran contribución de Felipe VI a la filosofía política universal: “Lo que hace de España una nación con una fuerza única es la suma de nuestras diferencias”. Es decir, la fuerza de España está en los avances espectaculares de la secesión de Cataluña y del País Vasco. Para rematar y perfeccionar su descubrimiento añade que se debe “seguir construyendo todos juntos un proyecto que respete la pluralidad”, la suma de nuestras diferencias es lo que define a España. Menos mal que no la ha calificado como país de países, como acaba de hacer en Cataluña Pablo Iglesias.

El monarca “mejor preparado”, según la propaganda oficial, debería saber que la nación es la nación y eso no es un producto de la voluntad de nadie, y debería proclamar alto y claro que España no es una cuestión decidible, que el derecho a decidir no está reconocido en ningún ordenamiento jurídico del mundo. Decide solamente quien puede, y legitimidad para decidir solamente la tienen los titulares de algún derecho subjetivo. ¿En cuál se amparan los separatistas catalanes y vascos para legitimar su derecho a decidir? En ninguno, pues el derecho de autodeterminación solamente está reconocido para los pueblos colonizados por otro Estado. Si el monarca o Don Pablo Iglesias conocieran mínimamente a Marx sabrían que, refiriéndose específicamente a España y Francia, escribió que “el derecho de autodeterminación no existe en ninguna nación de las que lograron su unidad política antes de la Revolución Francesa”. Para el marxismo-leninismo no hay mayor enemigo del proletariado que el nacionalismo, pues es absolutamente incompatible con la solidaridad inherente a la condición de clase obrera.

Afirma también el rey que hay que regenerar la democracia. ¿De qué democracia habla? ¿Acaso ha existido alguna vez democracia en España? ¿Acaso existe separación entre el legislativo y el ejecutivo? ¿Acaso existe independencia en el Tribunal Constitucional o en el Consejo General del Poder Judicial? ¿Acaso las instituciones esenciales en el funcionamiento de la nación son independientes? Está claro que el monarca “mejor preparado” no tiene ni idea de lo que habla pues no sabe que en España ni siquiera existe representación política, porque los diputados solo representan al jefe de partido que los pone en la lista y no al que no puede más que votar listas de partido, en lugar de a personas singulares. España no solo carece de democracia, sino incluso de sistema parlamentario.

Para ser el monarca “mejor preparado” ignora cómo funciona su país y la naturaleza del régimen de partidos estatales que sostiene a la monarquía. Menos mal que ahora cuenta con el apoyo del nuevo partido estatal: Podemos. “Nadie en la España de hoy es adversario de nadie”. Él lo sabe muy bien porque en una visita a Cataluña un independentista le niega el saludo y el príncipe, entonces, después de no saber lo que responder, vuelve sobre sus pasos y se humilla él y humilla a España para preguntar a ese botarate maleducado por qué no lo quería saludar, un episodio que recuerda la no menos humillante petición de perdón del rey Juan Carlos prometiendo compungido que nunca más cazaría elefantes.

Y además, por si fuera poco, está la corrupción, ante la que aparentó contundencia mediante gesticulaciones mecánicas ensayadas que no traducían emoción correspondiente. ¿Por qué no se escandaliza ante la reducción de los plazos procesales para la instrucción de las causas referentes a delincuentes políticos, lo que en la práctica garantiza la total impunidad de los casos de corrupción más clamorosos y de las tramas de corrupción organizadas? En palabras del presidente del Supremo, el Sr. Lesmes, está hecha para los robagallinas. ¿O por qué no se indigna por que las denuncias presentadas ante la cúpula del PP –María Dolores de Cospedal y Esperanza Aguirre– de casos flagrantes de corrupción en Madrid, en vez de investigarse, vayan directamente a la papelera? ¿Es eso lo que entiende el monarca por luchar contra la corrupción “sin contemplaciones”?

Después de este discurso, ¿qué les va a decir el rey a los españoles cuando estos comprueben que en 2015 no habrá recuperación alguna para la inmensa mayoría, sino más deuda, que llegará al máximo de todos los tiempos, con unas necesidades de emisión de más del 25% del PIB, lo que arruinará el futuro de varias generaciones y traerá más desigualdad, más pobreza y menos libertad? ¿O por qué no se ha preguntado su Majestad cómo es posible que España sea el segundo país de Europa en pobreza infantil, con un tercio de los niños viviendo en la miseria o en riesgo de exclusión social? Un sufrimiento casi inimaginable de los niños de hoy que será una bomba social aterradora mañana, y de lo que son culpables los agentes sociales a los que convoca para sacarnos de la crisis. ¿Es así como su Majestad piensa garantizar nuestro Estado de bienestar?

¿Qué les va a decir a los asalariados que han visto reducida su participación en la riqueza nacional en 40.000 millones de euros desde que gobierna Rajoy, y que en 2015 verán recortadas sus percepciones en otros 13.000-14.000 millones? ¿O cómo no se ha preguntado cómo es posible que España sea el país europeo con mayor desigualdad entre ricos y pobres, o por qué el Gobierno de Rajoy, al contrario que en otros países, no solo no ha reducido la desigualdad, sino que la ha acentuado? ¿O cómo es posible que sea el único país desarrollado donde el salario medio de los dos millones de enchufados del sector público –41.000 euros/año– casi dobla el del sector privado –24.000 euros/año–, lo contrario del resto del mundo? ¿Es así como se “recupera la confianza de los ciudadanos en nuestras instituciones”?

¿Qué les va a decir a los 8,5 millones de pensionistas, cuyo sistema está quebrado y que para garantizar su sostenibilidad hay que recortar las pensiones en al menos un 30%? ¿Qué les va a explicar a los 400.000 parados que en 2015 se quedarán sin prestaciones, mientras Rajoy pone a disposición de las comunidades autónomas y ayuntamientos más despilfarradores, ineptos y corruptos, facilidades financieras que totalizarán los 40.000 millones de euros con el fin de mantener gasto corriente y para que contraten a decenas de miles de nuevos parientes y amigos? ¿No habíamos quedado en que hay que ser implacables contra la corrupción? ¿Y esto qué es? ¿No es acaso corrupción institucional a gran escala?

¿Qué les va a decir a las generaciones futuras, de las que más de la mitad nunca encontrará trabajo, y a los que lo encuentren, Rajoy solo ofrece trabajos basura con sueldos medios entre 600 y 800 euros? ¿Qué les va a decir, en fin, a las decenas de millones de contribuyentes cuando comprueben que en 2015 pagarán más impuestos que en 2014 y no menos, como el farsante de Rajoy les ha prometido? Su Majestad no ha dicho nada de los problemas concretos de los españoles, solo ha mencionado lo banal, lo sabido por todos, y propuesto que sean los culpables del desastre quienes lo arreglen, ¡realmente asombroso! Felipe VI no va a contribuir a solucionar ningún problema, porque, al igual que su padre, es parte del mismo.

* Antonio García Trevijano es pensador político. Sus obras, traducidas a varios idiomas, son las únicas existentes de un pensador español vivo en la Biblioteca del Congreso de los EEUU.

Los extraterrestres

Vicente A. C. M. Periodista Digital 29 Diciembre 2014

No deja de asombrarme la suprema hipocresía que destila la mayoría de los líderes del PSOE que, con un ejercicio de saltimbanquis, se han intentado colocar en un plano superior como si vinieran de otro planeta u otra galaxia y de repente se encontraran con los problemas de España de crisis económica, de corrupción, de una democracia de ínfima calidad, etc. Porque hace falta tener la cara de hormigón armado para decir que Mariano Rajoy es el problema de la corrupción y no la solución. Una falacia miserable y de corto recorrido al querer obviar el pasado de Felipe González y de Rodríguez Zapatero, su negación de la crisis y su responsabilidad de haber llevado a España al borde de la bancarrota y de la intervención. No quieren ver que ambos partidos son imágenes idénticas reflejadas en las que es imposible distinguir al original y el reflejo.

Porque la historia es tozuda y las hemerotecas son testigos incómodos de la debacle a la que los diferentes gobiernos socialistas han llevado a España durante sus largos años de mandato que ampliamente superan a los de centro derecha de la UCD y del PP. Basta recordar el clima de revanchismo y expolio que se instauró en los gobiernos de Felipe González, la cultura del pelotazo, de la “beautiful people”, del “mi henmano”, de la expropiación de RUMASA, de Roldán, del GAL, de FILESA, del “dinero público no es de nadie, de las manipulaciones del 13M del 2004 tras los atentados, ”, de la Ley de la memoria histórica, de los falsos ERE’s, del fraude de los cursos de formación, del enchufismo descarado en la administración paralela en los feudos socialistas de Andalucía, Extremadura, Castilla la Mancha, y un largo etcétera.

Porque si algo pueden los ciudadanos que no estén apesebrados por el maná socialista de los PER, de las generosas subvenciones, es que el PSOE es el problema y no la solución. Porque al igual que el PP en esta nefasta legislatura de Mariano Rajoy, tuvieron una oportunidad y no solo la perdieron sino que contribuyeron de forma decisiva a su enquistamiento. La llamada “casta política” surge de la gestión desleal y corrupta de los fondos públicos, con el despilfarro sin control en obras faraónicas cuyo último fin no era la mejora del estado del bienestar, sino un medio de enriquecimiento para amigos y afines.

Porque la época de las vacas gordas, de la generosa financiación de la UE en proyectos de desarrollo regional llegó a su fin, con la agravante del asombro del uso perverso de los fondos , su absoluto descontrol y el desvío planificado hacia otros fines donde parte o todo servía para el enriquecimiento de determinados individuos o empresas. Para que luego vengan personajes del tipo del Consejero de Justicia de la Junta de Andalucía con gracietas sobre las dotes de lectura de la juez mercedes Alaya, en vez de mostrarse colaborador y facilitarle la labor. O la posición sectaria y beligerante respecto a los pactos de Estado entre PSOE y PP formando un frente común contra la deriva marxista que sí que pone en peligro las libertades y el desarrollo de España en una UE democrática.

Con esa actitud tan irresponsable, el PSOE se está colocando como fácil presa de la nueva fuerza política emergente. Porque los ciudadanos no se van a dejar engañar por esta actitud de auténticos extraterrestres que han adoptado. Siempre se va a preferir al original que tiene la ventaja de no arrastrar un pasado, aunque se vaya descubriendo que sí apunta maneras en actuar como la casta a la que tanto critica. Pero eso no parece importar a un electorado que ha llegado al hastío y ha optado por un cambio, lema que ha escogido esa formación para alcanzar el poder, su único objetivo.

Los ciudadanos tenemos un problema de difícil resolución. Podemos ir de Guatemala a Guatepeor, de una democracia imperfecta a la total falta de ella, de ejercer nuestra libertad, incluida la de expresión, a perderla y estar sometidos a la censura ideológica y personal. Transformar España en algo peor que Cuba o Venezuela. Es posible que la solución sea desear ser extraterrestres, coger las naves y reemprender la búsqueda de un mundo mejor. Lo malo es que eso solo es una fantasía y lo que se nos avecina es una cruda realidad.

P.D.: ¡FELIZ AÑO NUEVO A TODOS! Les deseo lo mejor para el próximo año 2015 y que entre todos los españoles podamos encontrar la salida y evitemos el hundimiento de nuestro viejo cascarón.

Montoro adelanta a Podemos con quitas de deuda
Alejandro Inurrieta www.vozpopuli.com 29 Diciembre 2014

El Ministro de Hacienda es una caja de sorpresas. Tan pronto sube los impuestos indiscriminadamente, y sin ningún análisis de sensibilidad, como acusa sin pruebas a colectivos enteros de contribuyentes, como decide, sin encomendarse a nadie, una quita de deuda a las Comunidades Autónomas.

Montoro por sorpresa, y en Navidad, lleva a cabo una quita a las CCAA

Se han escrito durante los últimos días y semanas sesudos análisis sobre el cataclismo que supondría en la UE que algún país o sector económico reestructurase su deuda, sea por la vía del alargamiento del plazo, condonación de intereses o incluso quitas del principal. Sin analizar la historia en muchos casos, e invocando el holocausto financiero en otro, se ha ridiculizado a los que creemos que una crisis de sobreendeudamiento, como esta, únicamente es factible salir de ella sin estancamiento, es mediante alguna forma de quita de deuda.

La enorme cuantía de deuda pública y privada que atesora España es el principal obstáculo para el crecimiento y para la creación de empleo. Hay quien piensa que esta bola, que crece sin cesar en el caso público y apenas se reduce en el sector privado, puede ser absorbida sin coste para las generaciones futuras, máxime entre el tejido empresarial y las familias. No basta con aducir que los tipos de interés son tan bajos que la carga de la deuda es cada vez más liviana, sin entender que es el principal lo que lastra el crecimiento, especialmente en el caso de una parte de las familias y también de las empresas más vulnerables.

El nivel de sobreendeudamiento en España es insostenible

Este endeudamiento, que otrora fue privado, en muchos casos ahora es público y externo, es decir nuestra posición neta exterior es cada vez más vulnerable a cualquier cambio en la percepción del riesgo por parte de los agentes internacionales, precisamente los que nos están prestando. Esta posición, además, tiene un componente muy curioso. Frente a lo que ocurría al principio de la crisis, quienes mantienen posiciones deudoras mayoritarias son las administraciones públicas, y no el sistema financiero como pudimos apreciar en el inicio. Es decir, el escaso crecimiento de la economía española, por más que les pese a los que defienden lo realizado desde 2008, se debe al endeudamiento público que está aprovechando los bajos tipos de interés para intentar mantener a flote un barco que, sin el sector público, se hundiría.

Con esta evolución, los economistas garantes del pago íntegro de la deuda, eso sí con sangre y sudor, han empezado a recular y ya hablan, sin rubor, de que sería necesaria una quita, al menos en los hogares y en las PYMES, aunque hace no mucho negasen la necesidad de abrir ese debate. Las cifras de sobreendeudamiento y los análisis que fijan en el 60% del PIB (por ejemplo Richard Koo) el umbral para poder empezar a crecer y crear empleo, han empezado a reblandecer los principios de la ortodoxia y ya ha entrado en el debate la urgente necesidad de la restructuración de una parte de la deuda en España.

La irrupción de Podemos, además, ha añadido otro factor que coadyuva a sembrar y desterrar el mantra que España se hundiría sin remisión si llevase a cabo una quita unilateral de deuda. Es cierto que los discursos iniciales de Podemos estaban sin pulir y sin pensar, pero ha servido para poner encima de la mesa uno de los principales problemas de la economía española.

Podemos ha permitido poner encima de la mesa el debate sobre restructuración de deuda

En este contexto negacionista, y con la deuda pública al alza, a pesar de la reducción de las prestaciones públicas, de la ausencia de inversión púbica, de la congelación salarial y del ajuste de empleo en el sector público, llega el Ministro de Hacienda y nos sorprende, en año electoral, con una quita encubierta de deuda a las Comunidades Autónomas. En un ejercicio en el que las CCAA afrontan vencimientos de deuda por valor de 36.000 millones de euros, Montoro ha decidido, sin estudiar las consecuencias, la condonación de intereses a todas las CCAA de 5.811 millones de euros. Es decir, un 0,6% del PIB. En pleno ejercicio de consolidación fiscal, y viendo que muchos territorios no cumplen con los objetivos, sencillamente porque es imposible, decide inventarse una serie de fondos para regar de liquidez, principalmente, a aquellas más endeudadas.

Las agraciadas con el Gordo de Navidad de Montoro son Valencia y Cataluña

Un somero análisis de la distribución permite aseverar, sin miedo a equivocarse, que la motivación última es política. Por un lado, Cataluña es la nacionalidad con mayor volumen de vencimientos en 2015, más de 7.600 millones de euros, seguida de Valencia y Madrid. Pero el ahorro no es simétrico. Para Cataluña y Valencia la pedrea de Montoro supone una condonación de 1.844 millones y 1.171 millones respectivamente, mientras que para Madrid es solo de 220, ya que la duración de su deuda es menor y a tipos mucho más bajos. La interpretación es sencilla. Se quiere primar las voluntades en aquellas zonas donde la probabilidad de descalabro electoral es mayor, Valencia y Madrid, y también vender en Cataluña que es el Estado quien le salva de la quiebra del desgobierno de CiU.

Como siempre en estos casos, surge el concepto de Riesgo Moral, es decir por qué se prima a quienes no cumplen y se beneficia a los más endeudados y quienes han llevado a cabo una pésima política presupuestaria. Pero este debate se cierra en el mismo momento que se utiliza el BOE para plasmar esta sutil fórmula de adulteración electoral en forma de quita de deuda. La pregunta que surge es, ¿por qué no se crea un fondo parecido para llevar a cabo una quita a las familias en riesgo de exclusión?

La corrupción y la mala gestión favorecen la condonación de deuda

Al final, los únicos beneficiarios serán algunos gobiernos autonómicos que, tras esquilmar y corromper sus regiones y nacionalidades, podrían ver refrendadas en las urnas sus políticas, gracias a las quitas de deuda de Montoro que pagaremos todos. Al menos, la palabra quita ya no solo la utilizarán los neófitos de Podemos, sino también el experimentado Ministro Montoro.

Los políticos como problema
Alejo Vidal-Quadras www.vozpopuli.com 29 Diciembre 2014

Las diversas crisis que viene sufriendo España durante el último quinquenio, y a las que se refirió el rey con loable sinceridad en su alocución navideña a la Nación, están todas, la económica, la institucional, la territorial y la moral, directamente relacionadas con el comportamiento de los políticos. Si bien es cierto, y a ello me he referido en otras ocasiones, que una estructura del Estado mal concebida facilita la corrupción e incrementa el riesgo de incompetencia de los representantes elegidos, no es menos verdad que al final son hombres y mujeres concretos, dotados de autonomía personal y de conciencia ética, los que toman las decisiones, los que legislan y los que administran los recursos públicos.

El saqueo de las cajas de ahorros, el debilitamiento de la separación de poderes, el despilfarro de Ayuntamientos, Comunidades y Gobierno central, el empeño suicida en destruir la cohesión entre españoles llevando a Cataluña a la ruina, los múltiples latrocinios perpetrados en municipios, Autonomías, sindicatos, partidos y organismos diversos, son la consecuencia de la codicia, la venalidad, la falta de preparación y la frivolidad de individuos con rostro, nombre y apellido, que en gran número se han dedicado sistemáticamente a anteponer su interés particular a su compromiso con sus conciudadanos y al bien común.

La permanente denuncia de Podemos de la existencia en España de elites extractivas que han sometido a la sociedad a intolerables abusos a lo largo de tantos años que han conseguido arrastrar al colapso al sistema consagrado en la Constitución de 1978, está absolutamente fundamentada. La solidez de esta verdad posee tal capacidad de convicción que ha hecho de una fuerza recién aparecida y carente de implantación en bastantes zonas de la geografía nacional una opción de Gobierno, lo que nos da una medida de la gravedad de la situación.

La indefinición y el discurso rupturista de las huestes de Pablo Iglesias añaden un elemento de incertidumbre al panorama por el que ya estamos pagando un precio en términos de paralización de inversiones y fuga de capitales. Resulta frustrante en estas circunstancias contemplar la pasividad del Partido Popular y del PSOE que en vez de acometer juntos de manera urgente la serie de ambiciosas reformas que el país necesita, siguen atados a su electoralismo banal y miope y asisten pasivos a su propia debacle en las urnas, lo que demuestra que al haber perdido la vergüenza han arrojado también por la borda el instinto de conservación. Una encuesta tras otra predice una composición del Congreso de los Diputados para 2015 inmanejable o explosiva, pero ni Rajoy ni Sánchez se quieren dar por enterados. Sus enfrentamientos dialécticos de bajísimo nivel en el hemiciclo parlamentario recuerdan a los sones de la orquesta del Titanic, que seguían desgranando melodías de moda mientras el océano engullía a pasaje y tripulación.

El Presidente del Gobierno y su fe inconmovible en la pasividad como virtud nos condenan a un período, esperemos que no demasiado largo, de inestabilidad, zozobra y retroceso, que sembrará de dificultades una recuperación que, si no fuera por el lastre de una clase política absorta en sí misma, tendríamos al alcance de la mano.

Mas, Urkullu y la "recentralización" del Gobierno
EDITORIAL Libertad Digital 29 Diciembre 2014

Los presidentes de regionales de las comunidades autónomas de Cataluña y el País Vasco celebraron este domingo un encuentro en Ajuria Enea, sede del Gobierno vasco. Aunque ambos no quisieron atender a los medios al término de encuentro, no hace falta ser adivino para saber de qué se trató. Nacionalismo vasco y catalán mantienen desde siempre una relación simbiótica bien ensamblada su única obsesión y objetivo común: la destrucción de a Nación española y, consecuentemente, del régimen de libertades de que ella emana.

Durante muchos el nacionalismo vasco estuvo en la vanguardia de esta siniestra alianza, con los crímenes de ETA como principal argumento. Terror y asesinatos que se rentablizaban, miserablemente, de igual forma desde el Gobierno vasco y la Generalidad, como un elemento más en su permanente chantaje al Estado de derecho y la democracia.

El PNV y la ETA, en sus diferentes manifestaciones, han permanecido agazapados los dos últimos años, observando como Artur Mas ganaba el pulso al Gobierno y se salía, finalmente, con la suya con la celebración del referéndum 9-N. Esta derrota del Estado se suma a la rendición frente a la banda terrorista, presente en las instituciones y con sus presos saliendo masivamente a la calle, sin que la banda se haya disuelto ni colaborado con la Justicia en los más de 300 crímenes sin esclarecer. Con estas premisas, sólo un necio puede pensar que el problema de la unidad de la Nación española empieza y termina en Cataluña. Los nacionalistas vascos esperan su momento.

Nadie puede sorprenderse de que la inacción del Gobierno de Rajoy frente al desafío de Mas provoque un efecto dominó. Ya lo estamos viendo en Canarias, con el inefable Paulino Rivero y el asunto del petróleo. Lo verdaderamente sorprendente es la actitud del Gobierno y las elites políticas y mediáticas, lo que los nacionalistas catalanes llaman Madrit, que siguen empecinados en que la mejor estrategia frente a los nacionalistas es la cesión y la componenda. Es lo que han hecho todos los gobiernos en las últimas tres décadas y el problema nacionalista no ha hecho sino agrandarse más y más, hasta legar a este punto casi sin retorno. Con la disculpa de "no exacerbar al nacionalismo" se ha dejado de aplicar la ley, se les ha permitido todo y se ha conseguido exactamente lo contrario: nunca antes en la historia de España hubo un nacionalismo tan exacerbado y un riesgo de ruptura tan inminente como ahora. No hay peor ceguera que la voluntaria.

Mariano Rajoy es la personificación de esta política cobardona y nefasta, por eso suena desterllinante que Mas y Urkullu digan que quieren hacer frente a la "recentralización del Gobierno". ¿Qué recentralización? Si Rajoy no piensa en otra cosa que pactar con los nacionalistas la próxima legislatura un apaño constitucional que suponga la desaparición de cualquier todo vestigio del estado de Derecho en Cataluña y el País Vasco, salvo el dinero de todos los españoles en forma de cupo, pacto fiscal o cómo lo quieran llamar. El victimismo nacionalista es tan enfermizo que, incluso, cuando van ganando tienen que inventarse agravios.

ANDALUCÍA 2014-12-28
Carta desesperada a los Reyes Magos
Pedro de Tena Libertad Digital

Viene el año 2015 a Andalucí­a, la región más maltratada de España (por sus señoritos y aristócratas, por los sucesivos gobiernos desde hace más de un siglo que la sacrificaron en pro del Norte, por Franco que hizo lo mismo y por un negligente y corrupto PSOE desde hace 33 y en ese orden) y, como si viviéramos siempre el mismo "año de la marmota", seguiremos estando diez puntos por encima de España en porcentaje de parados, estaremos a la cola del PIB, de la renta disponible y de la educación y seremos últimos o penúltimos en los indicadores de bienestar básicos. Fíjense en lo que decía El Paí­s hace casi veinticinco años: "Andalucí­a está a punto de cumplir nueve años como comunidad autónoma con los mismos problemas que sirvieron de argumentos para las ya lejanas elecciones de mayo de 1979: un desempleo casi 10 puntos por encima de la media nacional y una infraestructura de servicios públicos y comunicaciones con niveles más bajos que el conjunto del paí­s. Esta situación se mantiene pese a que la economí­a andaluza ha crecido más que la media de España en los últimos años. Es también la comunidad que maneja un presupuesto mayor: casi 800.000 millones de pesetas este año.

En todo ese tiempo gobernó siempre el PSOE, que jamás ha tenido que dar cuentas de su fracaso histórico arropado por un electorado subyugado por el sentimentalismo y la ceguera. El economista Manuel Martín se preguntaba hace poco tiempo: "¿Cómo después de 30 años de generosas ayudas de la UE y de otras regiones españolas Andalucía sigue en el furgón de cola? ¿Qué se ha hecho mal para que en este tiempo se haya multiplicado por cuatro el número de parados y para que uno de cada cuatro parados españoles sea andaluz? Es dando respuesta a estas preguntas como debería comenzarse a hacer frente al ridículo sambenito de la indolencia andaluza, que dura ya más de dos siglos".

Pero reducir el problema andaluz a una mala gestión de la democracia puede ser engañoso. El PSOE lo ha hecho mal, cierto, pero no es menos cierto que el atraso andaluz viene de lejos. Si combinamos el Índice de Desarrollo Humano y el ͍ndice de Renta per Cápita en un nuevo ͍ndice Fá­sico de Calidad de Vida (propuesto por los profesores Escudero y Simón, de la Universidad de Alicante) concluimos que la inferioridad andaluza data de 1900 y en que en todo este tiempo apenas ha sufrido variaciones significativas. En esta tragedia la acompañan siempre Extremadura, casi toda Castilla la Mancha y Murcia. Todo un gran Sur de España, territorio rico y estratégico por excelencia, frontera de África y puerta de América, que, marginado desde el siglo XIX para proteger los intereses textiles y metalúrgicos del Norte, ha llegado a asumir esta subordinación como algo relativo a su esencia moral. Y llega 2015, y como en la célebre película Atrapado en el tiempo, volveremos a vivir otro "año de la marmota" y luego otro y otro y otro.

Hablando con mi hijo hace unos dí­as, me sugería la posibilidad del voto a Podemos con el fin de reventarlo todo y reconstruirlo después sobre nuevas bases. No, no es de risa. Con más de un millón de parados, familias sin recursos, una educación pésima y un futuro truncado, millones de andaluces tendrán que arriesgar para salir de este hoyo interminable. El panorama político de Andalucí­a parece conducir a ese paisaje de desesperación. PSOE e IU, salvo hecatombe, seguirán gobernando por muchos años, con ayuda de Podemos o no, ya se verá. El PP parece que alcanzó techo electoral en 2012 y resulta difícil imaginar su victoria en algunos años cuando menos. Otros partidos, de la tercera o la cuarta España, no cuajan. La tentación quasi-anarquista de destruam et aedificabo compite en intensidad con la siesta política imperecedera bajo la fórmula de la abstención o el voto en blanco.

No, no podemos brindar por un próspero año nuevo. Comeremos las doce uvas y cuando abramos los ojos, volveremos a tener el mismo diferencial de paro, la misma mala educación, una de las rentas familiares más bajas, el PIB entre los últimos y seguiremos a la cola de todo. Necesitamos una regeneración de verdad, personal y colectiva, y unos dirigentes entusiasmados con un Sur de España poderoso, influyente y aportador, capaz de contrarrestar las fuerzas centrífugas de los nacionalismos y participar del centro de gravedad de una nueva España. Un sueño, vamos. Siempre podemos pedírselo a los Reyes Magos. Eso, sí.

75 años de esfuerzos perdidos por culpa de unos insensatos
Miguel Massanet SX

Si, como dicen los entendidos, a partir del año 1.800, las generaciones se pueden contar en periodos de 30 años, es fácil llegar a la conclusión de que, desde la finalización de la Guerra Civil española, en 1.939, han transcurrido dos generaciones y media de españoles (75 años), lo que puede que, para algunos, teniendo en cuenta que a la Tierra, desde su formación a partir de la nebulosa protocolar, se le pueden calcular 4.570 millones de años, puede resultar una cifra ridícula; pero que, para los que ya hemos entrado, desde hace tiempo en la llamada tercera edad, podemos entender como un periodo de tiempo suficientemente largo como para valorar que los sacrificios, los esfuerzos, las calamidades, los desengaños, las experiencias y los experimentos sociológicos que, durante este periodo, han afectado a los españoles a través de las distintas experiencias sociales por las que han pasado, hayan sido lo suficientemente explícitos, instructivos, didácticos y comprensibles como para poder sacar las conclusiones que nos permitan, aunque sólo de forma inexacta pero suficiente, hacer una evaluación general de los resultados que, para el pueblo español en general, han tenido estos años de paz y progreso.

La guerra que el 18 de julio de 1.936 se inició por el general Franco y que, contrariamente a todo lo que se podía esperar, consiguió ganar; provocó, a su finalización ( como sucede con casi todas las contiendas) un largo periodo de desestabilización económica, falta de mano de obra ( las bajas fueron, en los dos bando, muy cuantiosos), escasez de productos de primera necesidad, falta de materias primas y carencia de industrias, debido a las destrucciones causadas por tres años de guerra que afectaron a todo el país. Los supervivientes tuvieron que pasar hambre, calamidades, escaseces, penurias y enfermedades, debidas a la miseria que se extendió por todo el territorio nacional. Fueron años duros en los que, por si faltara poco, fuimos sometidos a un boicot por todas las naciones aliadas, que no nos perdonaron nuestro apoyo a los alemanes y, especialmente, por parte de los caciques rusos (el señor Stalin el primero), que todavía se sentían afectados por su fracaso en hacer de la península Ibérica una parte de sus dominios.

Sin embargo, contrariamente a todos los pésimos augurios que se esforzaban en divulgar los países que querían hacer caer la dictadura de Franco, la nación fue saliendo de sus apuros y algunos países, como la Argentina de Perón, nos empezaron a vender trigo y el bloqueo, si bien formalmente seguía vigente, se fue relajando de modo que, a partir de los años 50, la situación fue mejorando y, en España, se empezaron a notar verdaderos signos de progreso, lo que permitió que los planes sociales del gobierno empezaran a surtir efecto, empezando por la posibilidad de los hijos de los trabajadores de acceder a la enseñanza, no sólo a la primaria y secundaria sino también a la universitaria. Se estableció la Seguridad Social, los Sindicatos Verticales, las viviendas protegidas, las pensiones de jubilación, los salarios mínimos y, se establecieron (algo desconocido a hasta entonces) los derechos de los trabajadores fijados en el Fuero del Trabajo, algo que marcó un hito en la defensa de la clase obrera contra los posibles abusos de los empresarios. La llegada de los tecnócratas al poder (López Bravo, Ullastres, López Rodó etc.) fue uno de los aciertos del régimen ya que se abrieron muchas puertas, se derribaron tabúes y la economía empezó a conseguir entrar en el mercado internacional.

La entrada de la democracia a la muerte de Franco, la encomiable labor del señor Suárez y el comportamiento ejemplar de quienes habían ostentado el poder hasta aquel momento permitiendo la democratización de la sociedad; permitieron que la nación entrara en una era de desarrollo y prosperidad que la sensatez, tanto del PSOE de Felipe González como de la UCD de Adolfo Suárez, permitieron superar unos momentos difíciles y encaminar al país hacia una época de paz y prosperidad. Los finales del gobierno de F.González quedaron enturbiados por los sucesos del GAL y diversas corruptelas que permitieron subir al poder al PP del señor Aznar, que supo dirigir con habilidad a la nación llevándola a altas cotas de bienestar y riqueza.

La fatalidad permitió que le sustituyera, después de dos mandatos, un socialista, Rodríguez Zapatero que, en sus casi dos legislaturas, consiguió poner a la nación al borde de la quiebra, momento en el que convocó elecciones para pasarle la patata caliente, al PP del señor M. Rajoy. La urgencia de salvar a la patria del peligro de tener que ser rescatada y sufrir el acoso de los famosos “hombres de negro”, fue la que impidió aplicar, de momento, el programa electoral del partido; siendo necesario emplear un plan de choque, impulsados por Bruselas, que obligó a serios recortes de beneficios sociales, a aumentar los impuestos y a tener que aplicar medidas poco populares, como fue la disminución de los salarios de los funcionarios, la congelación de los aumentos y recortar prestaciones sanitarias, estableciendo el copago en las medicinas.

Luego que lograron restablecer la confianza de los países extranjeros en nuestra deuda y la prima de riesgo regresara a niveles aceptables; se controlara el déficit público y se consiguiera restablecer la confianza de los países vecinos con un crecimiento de PIB superior a la mayoría de ellos; el gobierno del señor Rajoy, que ha dejado sin cumplir muchas de las promesas que le hizo a la derecha, ahora se ve atacado por una izquierda que, habiendo sido la principal causante del desmoronamiento de nuestra economía y de los millones de desempleados que ello ha producido, parece decidida a tirar por la borda todo el trabajo que estas dos generaciones y media han tenido que llevar a cabo para intentar salir del abismo al que, precisamente, los del PSOE y su compañeros de la izquierda, nos condujeron. Resulta vergonzosa la cara dura del señor Pedro Sánchez cuando, ante la evidencia de una incipiente recuperación económica, se empeña en negarlo y en insistir en que ellos, los sucesores de Zapatero, esgrimiendo sus mismas alocadas ideas sociales, serán los que sacarán a España del agujero que ellos mismos cavaron para hundirla. El método de siempre, mamado del comunismo internacional: el engaño y la mentira como arma de lucha contra la derecha.

Pero no van a ser los socialistas los que puedan acabar con todo el trabajo de recuperación que ha llevado a cabo el pueblo español durante estos 75 años. No, señores, ahora han salido unos fanáticos todavía peores, unos cuervos surgidos de una universidad en la que más que enseñar, se ha dedicado a crear larvas de terroristas políticos, con el único objeto de llevar a cabo una labor destructiva dentro de las masas, prometiéndoles mejoras, distribuciones de riqueza, trabajo para todos y sueldos para toda la población que, trabaje o no, va a recibir, como los israelíes del Éxodo recibieron, por mediación de Moisés, el “manᔠcaído del cielo. Podemos y su capitoste, el señor Pablo Iglesias, se nos han presentado como nuevos redentores de la humanidad. Como mesías laicos, que exhiben sus títulos como garantía de que sus promesas se van a convertir en realidad. Gente culta y, por tanto, más peligrosa porque saben como convencer a aquellos pobres inocentes, siempre dispuestos a creerse al que les ofrece convertirlos en ricos sin que para ello tengan que mover un dedo. ¿Cómo van a pagar lo que ofrecen, cómo van a dar trabajo a todos los parados o a pagar las pensiones de los jubilados? No lo saben, porque son incapaces de decir más que lo que quienes les siguen quieren oír sin necesitar más explicaciones. Con ellos los 75 años de paz, esfuerzos y progreso pueden derrumbarse en sólo un par de meses de estar en el poder.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, se avisa de que los milagros ya no se producen y que quienes, siendo ateos, creen en ellos, son unos simples incautos.

OPINIÓN Y ANÁLISIS | YOLANDA MORÍN

Islam: La guerra es inevitable, sólo falta saber cuándo tendrá lugar
POR EL AUTOR PUBLICADO 28 DICIEMBRE, 2014
Por Yolanda Morín | @yolandamorin MD

El mundo se ve confrontado a la probabilidad de un conflicto planetario que podríamos llamar la Tercera Guerra Mundial, apelativo que bien merecería, tanto por su más que previsible extensión como por la brutalidad de ese hipótetico enfrentamiento de dimensiones colosales.

Esta Tercera Guerra Mundial, de una envergadura igual o superior a las dos precedentes se está gestando y puede explotar en pocos años más. Algunos se atreven a señalar la fecha aproximada hacia el ecuador de este siglo. En todo el mundo, el islam no deja de cobrar fuerza y radicalizarse. Éste será un elemento decisivo de la explosión mundial inevitable.

“La democracia está cayendo. La sharia está regresando”
Esta contienda se desarrollará (se está desarrollando ya) en distintos países en los cuatro continentes, con distintas intensidades según los diferentes escenarios donde se están fogueando los actores de este drama en camino. Prácticamente todas las tierras emergidas del planeta están implicada en lo que debemos considerar los prolegómenos de la deflagración por venir. Todo Occidente, el mundo árabe-musulmán (desde Marruecos a los confines asiáticos, desde el corazón de África a las islas Filipinas), Rusia, China, la India… se encaminan resueltamente a las trincheras.

En efecto, nadie medianamente lúcido e informado puede negar ya el carácter belicoso que está tomando la agresividad islámica a través el mundo. El islam está implicado en la inmensa mayoria de los frentes de combate actualmente abiertos en el mundo. Igualmente el terrorismo es un fenómeno casi únicamente islámico a día de hoy. Después de siglos de letargo, el islam ha despertado y ese despertar coincide con la decadencia de un Occidente que ha perdido tanto el orgullo de ser como la voluntad de permanecer.

Esta situación de un islam en plena expansión mundial encierra dentro de sí una novedad: Por primera vez el islam se ha hecho un hueco en Occidente no a punta de su victoriosa cimitarra, pagando con sangre su conquista, sino gracias a la negación de los occidentales de ver en esos actuales invasores sus enemigos de siempre. La Historia registra otros episodios de penetración islámica en territorio europeo, pero siempre fue combatida y finalmente rechazada: España, sur de Francia e Italia, los Balcanes, Rusia…

Nunca desde la caída del Imperio Romano, Europa había experimentado una situación tan dramática. Europa afronta la mayor amenaza de su historia sin saberlo o más bien sin querer darse cuenta de ello. Los europeos son invadidos, ocupados y colonizados por los pueblos del sur y por el islam de forma rápida y masiva. Las sociedades europeas se sumergen hoy en un caos étnico incontrolable.

El crecimiento de la oposición conflictiva entre el islam, cada vez más presente y en expansión numérica (realidad radical y atronadora en la 3-vihistoria de Europa, minimizado por una oligarquía a la vez asustada y ciega), y las sociedades europeas de origen es mucho más explosiva y potencialmente intensa que, por ejemplo, las guerras de religión entre católicos y protestantes del siglo XVI o que los conflictos ideológicos que han jalonado la historia reciente desde la Revolución Francesa. A esto viene a añadirse la dimensión étnica, muy agravante, resultado de la masiva inmigración africana y magrebí. Al antagonismo específicamente religioso, sociológico e ideológico, se suma la dimensión etnobiológica que tiene un enorme impacto en las mentalidades colectivas, por mucho que sea negada y reprimida por la censura de la ideología dominante.

Si nos centramos en nuestro continente asistimos actualmente en Europa a la puesta en marcha de todos los elementos de un conflicto interno violento prácticamente inevitable. Los ingredientes de la explosión están todos presentes. La cuestión ya no es de saber si va a ocurrir, sino cuando tendrá lugar.

Tenemos una población millones de jóvenes (y no tan jóvenes) magrebíes y africanos en Europa en crecimiento constante, muy mal escolarizados, en situación de paro, de asistencia, de la cual una buena parte se dedica a la economía subterránea y a una delincuencia polimorfa (drogas, tráfico de objetos robados, etc…), que constituye la mano de obra, los gruesos batallones de un levantamiento general posible.

Ya hay grupos de musulmanes que piden la sharia en toda Europa. España no se escapa de las pretensiones de estos criminales
Esta población joven es adepta de un islamismo reivindicativo e identiario extranjero. En el inconsciente (o el consciente) colectivo de una parte importante y muy activa de esa población, se trata de manera muy elemental de llevar la yihad a Francia, como acompañamiento de una estrategia de revuelta, de revancha y de conquista.

A esto se le suma el crecimiento de un racismo anti autóctonos objetivamente observable en todas partes, con su secuela de agresiones diarias contra los europeos. Esa violencia cotidiana corre en paralelo a las manifestaciones diarias de rechazo de la cultura y de la pertenencia occidental y europea. La multiplicación de mujeres con velo, como señal de provocación, es un medio de desafío étnico y de marcaje territorial, la arrogante voluntad de hacer sentir a los colonizados el peso de su conquista en marcha: una yihad todavía “soft” mientras llega la verdadera.

Cuando Europa conozca los desordenes previsibles, con la violencia como realidad cotidiana, la numerosa inmigración, la musulmana sobre todo pero también las otras, poco o nada integradas, provenientes muchas veces de países históricamente resentidos contra Occidente y más particularmente contra ciertas naciones europeas, nos mostrarán su verdadera cara, y serán un elemento más de la crítica situación que viviremos, con un ejército de enemigos dentro de nuestra casa. La mayoría de los distintos colectivos de la inmigración se enrolarán de una manera u otra en el bando de nuestros enemigos, porque de hecho ya los son, aunque de manera latente de momento, o simplemente se posicionarán en una actitud de espera, atentos a los beneficios que pudiera significarles nuestra caída.

La inmigración actual es una colonización poblacional, con frecuencia consciente y vivida como una revancha contra la civilización europea. Ésta se pretende además definitiva. La colonización de las maternidades es mucho más importante que la de las fronteras porosas.

Estamos ante una implacable realidad demográfica. Tenemos las fronteras abiertas desde hace décadas en Europa y una tremenda diferencia de fecundidad entre poblaciones autóctonas e inmigrantes, lo que está produciendo unas sustitución progresiva de la población original. La integración ha fracasado completamente, se han creado guetos étnicos y otras “zonas liberadas” bajo control creciente de la sharia en algunos países. El fracaso era previsible. Es posible integrar a parientes etnoculturales, y en pequeñas cantidades por cierto, no a pueblos enteros de otras realidades etnobiológicas muy alejadas. Pero la oligarquía nos ha impuesto esta inmigración como una riqueza cuando el simple sentido común nos indica que vamos a pasos agigantados hacia un desastre.

A este fenómeno de colonización étnica masiva, se añade el hecho, ya señalado, de que el islam se pone a la cabeza de la ofensiva. Desde hace 1400 años, esta religión-ideología, totalitaria y agresiva, tiene como objetivo la invasión de Europa. Sufrimos la tercera acometida mahometana que se extiende hoy desde España a Indonesia. La primera fue detenida en Poitiers, Francia por Carlos Martel en 732, después de haber conquistado la mayor parte de la penísula ibérica. La segunda fue en 1684, ante las puertas de Viena. La tercera tiene lugar hoy, desde el Cabo Finisterre hasta Copenhague, desde la isla de Lampedusa hasta hasta los fiordos noruegos. Esta tercera yihad no sólo coincide en el tiempo con la Tercer Guerra Mundial en ciernes, sino que es su condición previa.

eurabiaLos focos de tensión no dejan de multiplicarse y de agravarse. Nunca como ahora en la historia de la humanidad, los riesgos de un incendio generalizado han sido tan fuertes. La mundialización es un factor de confrontación gigantesca. Ésta no es una garantía de paz sino un factor de guerra generalizada.

Una guerra étnica y civilizacional es previsible en varios países europeos. Una guerra intestina, muchísimo más grave que el terrorismo, ya que un remplazamiento de la población, una especie de genocidio, la llamada Gran Susitución, está ocurriendo con la complicidad o la ceguera de las clases dirigentes políticas y mediáticas, cuya ideología está dominada por el odio hacia la identidad étnica de sus propios pueblos y la pasión enfermiza por el mestizaje, la multicultura y la “diversidad”.

La inmigración masiva que llega bajo la bandera del islam va a derivar progresivamente hacia una guerra étnica, un choque de civilizaciones. La incapacidad de Europa para frenar y canalizar la inmigración proveniente del Magreb y de la África negra llevará a una explosión demográfica que desembocará inevitablemente en un conflicto mayúsculo.

La enorme presencia en Europa de masas de jóvenes musulmanes cada vez más radicalizados, con una minoría formada militarmente en los distintos frentes abiertos (Oriente Próximo, Argelia, Libia, los países del Sahel, el Caúcaso, los Balcanes, Afganistán, Pakistán…), será un factor determinante en el más que probable caso de una espiral incontrolable de disturbios insurreccionales y de terrorismo en el corazón del continente: la yihad en casa. Todo musulmán es un muyahidin en potencia.

La confrontación entre islam y Occidente (con Rusia incluida) dominará poco a poco el paisaje y tomará una forma militar con conflictos multiformes. A escala planetaria, el islam no deja de reforzarse y de radicalizarse. Este balón no se desinflará: explotará. Pronto las hostilidades tomarán un decisivo impulso al calor de la dinámica expansiva y desenfrenada del islam en el tablero geopolítico internacional.

El problema de Israel, insoluble, desembocará ineludiblemente en una nueva contienda entre el Estado hebreo y sus vecinos, con el telón de fondo de los colonos judíos integristas y la subida imparable de las organizaciones islamistas. No hay que olvidar que Irán logrará muy posiblemente dotarse del arma nuclear. La erradicación de la “entidad sionista” es una idea fija de todo el mundo musulmán. Israel está en el centro del conflicto, y su arsenal nuclear no disuadirá a sus enemigo de lanzar un ataque aunque sea de caracter suicida, con las consecuencias que podemos suponer.

El mundo árabomusulmán ha entrado en una espiral de caos que no va a dejar de acentuarse con dos frentes entremezclados; sunitas contra chiítas y dictaturas militares contra islamistas. Sin olvidar la voluntad de los islamistas de liquidar a todos los cristianos. Eso provocará una amplificación de la emigración hacia Europa y otros destinos occidentales. Los acontecimientos actuales de Siria e Irak que han visto el nacimiento de un Estado Islámico salvaje (el Califato) son un paso más hacia la confrontación.

No podemos dejar de lado el conflicto latente entre la India y Pakistán, potencias nucleares ambos países, con las prolongaciones que suponen el juego de las alianzas regionales (Rusia, China, EEUU…) y los enormes intereses geoestratégicos y energéticos en juego en la región.

En Europa el factor de la inmigración salvaje y completamente fuera de control, y no solamente de poblaciones de origen musulmán, también es un dato de primera importancia que entra en esa ecuación. El desorden social y el hundimiento económico que azotan grandes porciones de la población europea se ve agravado por la presencia de enormes masas de extranjeros cuya presencia no hace más que envenenar las relaciones entre unos y otros y añadir más leña a la hoguera del inevitable incendio que está en camino. Hay que mencionar los componentes agravantes, sobre todo de orden económico y ecológico, los recursos energéticos fósiles, el agua, los recursos mineros. El punto de ruptura física se situará posiblmente hacia la primera mitad de este siglo. No olvidemos el terrorismo de gran envergadura, sobre todo con medios nucleares “artisanales”, a lo que posiblemente no escaparemos.

El islam es la principal causa de desencadenamiento de una Tercera Guerra Mundial, ya que asistimos en todas partes a la subida imparable del radicalismo islámico, en gran medida financiado por Arabia Saudita y Qatar, que tiene un enemigo claro y definido: la civilización occidental, a la que Rusia es asimilada. En resumidas cuentas: en la mente de los islamistas del mundo entero, cuya ideología se expande como un virus, el principal enemigo es el “mundo blanco y cristiano”, aunque eso no corresponda a ninguna realidad sociopolítica.

Las líneas principales de confrontación y las alianzas serán complejas y a menudo cambiantes. Las principales zonas geopolíticas de explosión serán Europa entera, África del Norte, Oriente Próximo, Asia Central (desbordando hacia Pakistán y la India), posiblemente el Cáucaso (a pesar de la mano de hierro rusa). Habrá una multitud de focos y se sucedarán las guerras civiles, interétnicas y entre Estados, sin descartar el uso del arma nuclear. Éste es el panorama… Nos podemos imaginar la carniceria que está en camino.

Debemos entender que los fanáticos islamistas no razonan como los occidentales o los rusos durante la Guerra Fría, con la retención de la disuasión mutua. Las diferencias ideológicas entre esos dos bandos no impedían un cierto grado de cordura en la gestión de esa enemistad.

La más que previsible confrontación mundial generará una catástrofe económica y energética, a causa de la ruptura del aprovisionamiento de pétroleo y gas desde África del Norte y de Oriente Próximo, y alimentaria a causa de las cosechas perdidas y el alza de los precios. La economía globalizada es muy frágil ya que es muy compleja, y se base en las comunicaciones (marítimas, terrestres, numéricas…) que caerán como un juego de dominós en caso de perturbación de gran envergadura.

En esta inevitable choque que se avecina, los rusos, los estadounidenses, los israelíes, los chino y los indios (por no mencionar mas que los principales fuerzas opuestas a la ofensiva islámica mundial) enfrentarán al enemigo con firmeza y determinación. La principal debilidad de los europeos occidentales reside en su reblandecimiento mental, su pasividad, su temor a defenderse, su cobardía frente a la amenazas de sus enemigos. Seremos los más expuestos y los más castigados. Hasta que la violencia de la agresión nos haga reaccionar, aunque sea al borde mismo del abismo.

La Tercera Guerra Mundial podrá empezar con un acontecimiento muy localizado y seguir con un encadenamiento de hechos incontrolados, como una avalancha. Es posible que los recientes ataques llevados a cabo en escenarios tan distantes como Australia, Francia, Rusia, Pakistán y otros, respondan a ese inicio de la yihad planetaria que nos ha de llevar a la guerra mundial en ciernes.

El resultado de este conflicto es todavía incierto, aunque en toda lógica habrá un bando vencido y un bando vencedor, ya que la superioridad militar, técnica y económica de unos contendientes es infinitamente superior al del bando contrario. Dice Carl Schmitt que “el enemigo no está equivocado ni tiene razón: es vencedor o vencido”, nada más. Sólo nos debe preocupar perder esta guerra, no cómo ganarla. En todo caso podemos asegurar que asistiremos muy posiblemente a un retroceso general de la humanidad, un derrumbe en varios terrenos, el demográfico, el económico, el sanitario para gran parte del mundo.

El mundo acaba de conmemorar el centenario de la Primera Guerra Mundial. Sería tiempo que empecemos a pensar seriamente en prepararnos para la Tercera Guerra Mundial. Los nubarrones que hoy se ciernen sobre nuestras cabezas no son menos oscuros que los de entonces, sino tal vez más. Lo increíble se va a convertir en lo cotidiano. Lo que Siria, Irak, Pakistán, Libia y otros escenarios experimentan cada día, nosotros, en toda Europa, lo viviremos pronto. Tenemos que estar listos para lo que se nos viene encima. Si vis pacem para bellum.
 

CRISIS
La deuda pública no procede del rescate a la banca
Juan Ramón Rallo Libertad Digital 29 Diciembre 2014

Es habitual escuchar que la culpa de la muy complicada situación financiera de las Administraciones Públicas deriva esencialmente del "rescate a la banca". De hecho, la creciente reivindicación de una "auditoría ciudadana de la deuda" deriva de este presupuesto fáctico: las administraciones públicas carecen de margen para implementar "políticas sociales" porque están asfixiadas por los intereses ilegítimos de una deuda ilegítima que, consecuentemente, debería ser repudiada.

El mantra se ha extendido tanto que se ha convertido en una verdad completamente establecida e indisputable, pese a que de entrada parece una tesis escasamente verosímil: a finales de 2014, España tendrá aproximadamente 1,02 billones de euros de deuda pública, de los cuales apenas 60.000 millones (es decir, 0,06 billones) habrán sido emitidos para rescatar a la banca. No parece muy razonable sugerir que el 6% del total de deuda explica la gestación del 100%.

Acaso por ello, la tesis de que nos hemos endeudado para rescatar a la banca ha mutado parcialmente: por "rescate" a la banca ya no cabe entender únicamente la deuda emitida para inyectar capital en las entidades financieras, sino también los intereses "excesivos" que el Tesoro ha pagado por la deuda pública. Ya saben: el Banco Central Europeo les presta dinero a los bancos "gratis" y éstos compran deuda pública a altos tipos de interés, embolsándose la diferencia en forma de beneficios que, a la postre, sirven para reforzar sus posiciones de capital.

Dejando de lado que la mayoría de deuda pública española no está en poder de los bancos españoles (éstos no alcanzan a tener el 30% del total de deuda), la tesis sigue sin ser convincente: más del 85% de nuestra deuda actual no está vinculada ni con el rescate a la banca ni con los intereses "excesivos" que hayamos podido abonar.

Hagamos unos pocos números: supongamos que a partir del año 2009, el Banco Central Europeo nos hubiese refinanciado al 2% toda la deuda que iba venciendo así como las nuevas emisiones (el 2% es inferior al tipo de interés medio que hoy abona, por ejemplo, el Tesoro estadounidense, tan beneficiado por las compras de deuda de la Reserva Federal). Supongamos, además, que no hubiésemos rescatado a los bancos. Y supongamos, por último, que, al no tener que emitir deuda para financiar el pago de intereses por encima del 2% o para rescatar a la banca, en los sucesivos ejercicios tampoco hubiésemos pagado intereses por toda esa deuda no emitida. ¿Cuáles habrían sido nuestros déficits públicos desde el año 2009?

Como vemos, hasta el año 2011 prácticamente todo el déficit era "legítimo" (en el sentido de que no iba dirigido a rescatar bancos y apenas pagaba intereses excesivos sobre las nuevas emisiones de deuda). A partir de 2012, año de la recapitalización integral de las cajas españolas, la cosa ya cambia y crece la porción del déficit explicable o por las inyecciones de capital a la banca o por los intereses "excesivos" (y por los intereses pagados por la deuda emitida para financiar estas dos partidas). En el año 2014, aproximadamente un tercio del déficit podría ser tildado como "ilegítimo" bajo estos criterios: pero, aun así, seguía habiendo un déficit "legítimo" de 40.000 millones de euros tras todas las subidas de impuestos y todos los recortes del gasto vividos desde 2012.

De hecho, en absoluto puede sostenerse que los intereses excesivos estén a día de hoy devorando el presupuesto público e impidiendo la ejecución de políticas sociales mucho más ambiciosas. A simple vista es fácil comprobar que la cuantía de los intereses sigue siendo absolutamente irrelevante dentro del gasto público total de España.

Tampoco podrá afirmarse, como ya habíamos anticipado, que nuestra deuda pública actual derive de los intereses excesivos o del rescate a la banca: más del 85% de toda esta deuda no está relacionada ni con una ni contra partida.

En suma: no es cierto que la gigantesca deuda pública provenga en una parte significativa del rescate a la banca. Ni siquiera bajo los supuestos más favorables para los partidarios de una auditoría ciudadana de la deuda (ausencia de recapitalización bancaria e intereses medios del 2% para el conjunto de las emisiones) cabe afirmar que la causa última del déficit sea el rescate a la banca. Que la socialización de las pérdidas de las cajas de ahorro haya sido una canallada (y lo ha sido) no implica que el agujero de las Administraciones Públicas provenga de ahí: nuestros problemas siguen siendo que el Estado sigue gastando muchísimo más de lo que debería. Lejos de apuntar hacia la deuda ilegítima habría que señalar hacia el gasto público ilegítimo: ése es el auténtico enemigo de nuestra prosperidad y de la justicia social.


******************* Sección "bilingüe" ***********************
 

Absurdos patológicos
Ernesto Ladrón de Guevarawww.latribunadelpaisvasco.com 29 Diciembre 2014

En este país polisémico en el que el mismo término país puede entenderse con diferentes significados territoriales, seguimos empeñados en vivir de forma irracional.

No es un ejemplo, es un paradigma: somos capaces de excarcelar, sin haber cumplido sus penas, a viles asesinos múltiples que en cualquier otro lugar del mundo serían considerados genocidas, como los que diseñaron y ejecutaron la voladura de Hipercor de Barcelona en junio de 1987 que mató a 21 personas que “pasaban por allí” e hirió a otras 45 personas; sin que en ningún momento aquellos energúmenos, antecesores a nosotros en la escala evolutiva del hombre, hayan mostrado ningún arrepentimiento ni acto de contrición. Este Estado es un Estado fallido, pues si permite esto es posible cualquier aberración. No quiero entrar en si es culpa de jueces de la Audiencia Nacional, o de las leyes que tenemos, o de los poderes del Estado, o de nuestra cultura que lleva el germen del suicidio colectivo. Eso es trabajo de psiquiatras sociales. Pero algo malo, profundamente ruin y democainita hay en nuestros genes cuando suceden estas cosas con toda impunidad y sin que la sociedad salga a quemar las calles.

Pero también -y sigo con el tema del adoctrinamiento- somos capaces de ver con naturalidad y como si no tuviera importancia, como un hecho ya enraizado en nuestras costumbres, el que se impartan conocimientos adulterados y radicalmente falsos a nuestros escolares, con el asentimiento de jueces, autoridades, pedagogos, universidades, psiquiatras, y otros múltiples profesionales; mirando para otra parte como si nada sucediera.

¿Y nuestras instituciones qué hacen? Pues nada. Coexistir con el fenómeno no solamente permitiéndolo, sino dándole la pátina de legitimidad cuando por su sola naturaleza es una aberración moral.

Me refiero, al uso del término "Euskal Herria" con un significado e intención claramente política e indoctrinadora en los textos escolares. Es verdad que en el Estatuto de Autonomía en su capítulo preliminar se encuentra la expresión “El Pueblo Vasco o Euskal-Herría, como expresión de su nacionalidad…”, pero lo hace en un sentido cultural, desprendido de sus connotaciones políticas, pues a continuación se dice que “…se constituye en Comunidad Autónoma dentro del Estado Español, bajo la denominación de Euskadi o País Vasco, de acuerdo con la Constitución” Si tuviera una acepción jurídico-política no se instalaría su ámbito jurídico dentro de la propia Constitución, que consagra a España como espacio territorial e histórico-político; y no se establecería la denominación de Euskadi o País Vasco.

Es también cierto que quienes aceptaron este texto tan contradictorio y ambivalente hicieron una bajada de pantalones ante los nacionalistas y un sinsentido imperdonable que nos han traído estas consecuencias, en aras a una convivencia que no ha sido respetada por los de siempre. Pero siendo esto así, no es de recibo orientar el curriculo educativo en un sentido monolítico, ajeno a ese núcleo de constitucionalidad, de respeto a la historia, de las costumbres y la verdad histórica de los territorios vascos; e incluyendo a otros ámbitos jurídico-histórico-políticos como son los mal llamados herrialdes de la Aquitania francesa y el de otra Comunidad autónoma en proceso de colonización y conquista por los abertzales como es la de Navarra. En este batiburrillo donde en aguas turbias siguen pescando quienes ni respetan ni aceptan el ámbito de soberanía español, el uso del término Euskal Herria en los textos escolares es un acto deleznable de adoctrinamiento político, más aún cuando en una persistente insistencia se usa los mapas de las siete provincias de Euskal Herria cuando pertenecen por razones históricas, culturales y jurídico-políticas a ámbitos distintos a los de la Comunidad Autónoma Vasca, formada, como es de única legitimidad por las provincias de Alava, Guipúzcoa y Vizcaya.

Como ejemplo de ello, reproduzco el epígrafe del texto de cuarto de Primaria de Editorial Anaya, serie Viento, que dice así:

“La Comunidad Autónoma del País Vasco:
La Comunidad Autónoma del País Vasco está constituida por tres provincias: Bizkaia, Araba/Alava y Gipucoa.

Euskal Herria comprende los siete territorios históricos vascos: Araba/Alava, Bizkaia, Gipuzkoa y Navarra dentro del Estado español, y Lapurdi, Zuberoa y Benabarra (Baja Navarra) dentro del territorio del Estado francés”

De esta guisa, con autorización administrativa del Gobierno vasco, se están usando libros y materiales didácticos donde el uso y abuso del mapa de Euskal-Herria es una constante, vulnerando el espíritu de las leyes, tal como reflejan diferentes dossieres-informes de la Subdelegación del Gobierno en Alava. Por ejemplo, el que voy a referirme en este artículo.

No entiendo cómo sabiéndolo, e incluso habiendo hecho el esfuerzo de recopilación y análisis, dando constancia de la irregularidad que supone, la Administración educativa del Gobierno de la Nación, a través de la Alta Inspección sigue, tras décadas, sin hacer nada.

Para que se vea que no son afirmaciones hechas en vacío en el citado dossier-informe se analizan los siguientes textos del año 2001:
Editorial Anaya (Serie Sol y Luna) correspondiente a tercero, cuarto y quinto de Primaria, la misma editorial y serie correspondiente a cuarto de Primaria; la misma editorial, Serie Viento, correspondiente a cuarto de Primaria; Editorial Elkarlanean Ikastolen Elkartea, de cuarto de Primaria; Editorial Elkar-G.I.E, de quinto curso de Primaria; Editorial Erein, correspondiente a tercero, cuarto y quinto de Primaria; Editorial Giltza (Edebé) para cuarto de Primaria; Editorial Zubia.Santillana, para cuarto y quinto de Primaria. Y se entiende que solamente es un muestreo, pues el problema es bastante generalizado, salvándose solamente una editorial.

¿Por qué los ámbitos judiciales, administrativos, y políticos del Estado español no han hecho nada y siguen sin hacerlo. Es un misterio insondable, pero fácilmente deducible, dada la actitud ya asentada en la demencial y autodestructiva política institucional de los grandes partidos españoles. Pero lo que no debe ser es una cuestión admisible desde el respeto que deben tener nuestros escolares, hijos y nietos a la luz de los convenios internacionales, especialmente el establecido por el título segundo de la Declaración Universal de Derechos del Niño que preserva el “superior interés del niño”

La sociedad en su conjunto no puede seguir mirando para otro lado, y menos aún los padres si no quieren seguir haciendo omisión de su constitutiva obligación de velar por la protección de sus pupilos.

www.educacionynacionalismo.com

EL DIRECTOR DE TV3 COBRA EL DOBLE QUE RAJOY
301 millones para difundir la independencia
Gaceta.es 29 Diciembre 2014

El ‘president’ ha gastado 1.819 millones en TV3 y medios afines desde 2011. De ellos, 1.348,7 fueron a parar a emisoras públicas.
Mientras el Gobierno de Artur Mas ha reducido las partidas destinadas a sanidad, no hay dinero para pagar a las farmacias catalanas, ni para mantener abiertos hospitales, ni asilos, las terminales mediáticas de Mas no entienden de crisis.

Mas ha gastado nada menos que 1.819 millones de euros en los medios de comunicación públicos y privados catalanes desde 2011, según publica ABC. De ellos, 1.348,7 fueron a parar a emisoras públicas, 440,5 a empresas privadas y 30 millones al Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC).
El derroche es tal que Eugeni Sallent, director de TV3, tiene un sueldo que duplica con creces los 78.185 euros que cobra Mariano Rajoy.

Para 2015, el presupuesto de la Generalitat para éste área ascenderá a 341 millones de euros, de los cuales 240 van destinados a la televisión y a la radio pública catalana; lo que hace que TV3 siga siendo la televisión autonómica más cara de España. Otros 100,9 millones son para medios privados y 5,5 para el Consejo Audiovisual de Cataluña.

La partida aumenta respecto a 2014, cuando el ‘Govern’ destinó 301 millones, de los que 237,6 fueron para TV3 y Catalunya Radio. En 2012 y 2013 se elevó hasta los 385, 5 millones; 273,4 para emisoras públicas y 6,2 para el CAC.

Según se desprende del portal de la transparencia de la Generalitat, que recoge los salarios que perciben todos los directivos que trabajan en el sector público catalán, el presidente de la ‘Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals’ (CCMA), Brauli Duart, percibe 129.678,99 euros este año. Más aún se embolsa Eugeni Sallent Garriga, director de TV3, con 164.965,72 euros. Otros cargos directivos de la corporación de medios catalanes coinciden en un sueldo de 106.556 euros, 3.000 por encima de los consejeros del ‘Govern’.

ABC denuncia que la Generalitat derrochará 341 millones en subvenciones a los medios
El periódico se asombra de que el Gobierno español no impida al Govern de Artur Mas que haga semejante despilfarro en 2015
Redacción. Periodista Digital 29 Diciembre 2014

El Gobierno catalán ha desembolsado 1.800 millones desde 2011 para controlar la opinión pública

No hay dinero para pagar a las farmacias catalanas, ni para mantener abiertos hospitales, ni asilos, pero lo hay para abrir 'embajadas' y comprar medios de comunicación. La Generalitat gobernada por Artur Mas sabe cuáles son sus prioridades y hasta ahora ha sido capaz de distraer a una gran parte de los catalanes de la crisis, de sus corrupciones y de su incompetencia con el chupete catalanista.

El ABC publica un reportaje en el que asegura que desde 2011, Mas ha gastado 1.819 millones de euros en los medios de comunicación públicos y privados catalanes. El derroche es tal que el director de TV3 tener un sueldo que duplica al de Mariano Rajoy. Para 2015, el presupuesto de la Generalitat para este área ascenderá a 341 millones de euros.

En un editorial titulado 'Contra el Estado, con dinero del Estado', ABC no sólo denuncia estos 'sobornos', sino que lamenta que el Gobierno español, gracias a cuyas transferencias de fondos la Generalitat no ha quebrado, no los impida.

El desprecio de la Generalitat catalana por el dinero público no conoce límites, y no parece que el Ministerio de Hacienda vaya a imponérselos, pese a las nuevas y favorables medidas de financiación autonómica que acaba de acordar. Si ayer ABC daba cuenta del despilfarro en el mantenimiento y expansión de la red de «embajadas» catalanas en el exterior, hoy damos cuenta de los 341 millones presupuestados para 2015 para subvencionar medios de comunicación. Esta prodigalidad no es nueva, porque el Gobierno catalán lleva invertidos 1.819 millones para infiltrarse en la opinión pública y controlarla mediante la imposición de un discurso que convierte en marginal y peligrosa cualquier idea discrepante con el programa separatista.

Esta política de subvenciones a cambio de sumisión tiene de brazo ejecutor al CAC, afanado en la persecución de medios «desobedientes» y en la estricta aplicación de la ortodoxia del régimen nacionalista. El lado más sórdido de esta política de anulación de la discrepancia es la proliferación de listas negras de periodistas desafectos.
El programa separatista apenas sufre recortes, que se derivan a los servicios esenciales del bienestar de los catalanes. Pero ahí vuelve a estar presente la solidaridad de los españoles, que acuden al rescate de la Generalidad para evitar que entre en suspensión de pagos a sus empleados públicos o a las farmacias, por poner dos ejemplos significativos de la intervención del Estado.

"El recuento debe servir para la verdad"
ANTTON IPARRAGUIRRE El Correo 29 Diciembre 2014

Familiares de víctimas se pronuncian sobre el informe del Gobierno vasco que cifra los asesinatos sin esclarecer

"Está bien que se recuenten los asesinatos sin esclarecer, pero debe servir para que se conozca toda la verdad de lo ocurrido". Este es el sentimiento en el que coinciden cuatro familiares de víctimas de acciones terroristas recogidas en un estudio presentado a principios de este mes por el lehendakari, Iñigo Urkullu, y el secretario general de Paz y Convivencia, Jonan Fernández. El denominado 'Informe sobre la situación procesal de los atentados perpetrados por organizaciones terroristas con resultado de muerte entre 1960 y 2014. Caso vasco', cifra en 197 los crímenes de ETA sin resolver; 10 del Batallón vasco Español (BVE) y de otros "grupos satélite e incontrolados", 10 de los GAL y de los tres restantes no está clara la autoría. Admite que hay crímenes sobre los que no se conoce al responsable porque "el cruce de datos de las distintas fuentes consultadas no coinciden o presentan contradicciones". La mayoría ocurrieron en los 70 y 80. Allegados de estos fallecidos han declinado pronunciarse públicamente. Prefieren mantener en privado su opinión y su dolor. Pero todos los testimonios recabados para esta información comparten la necesidad de que se ponga cara a los asesinos. Creen que solo así habrá una paz justa.

"Uno de los autores trabaja para el Gobierno venezolano"
Kontxi Arrizabalaga, viuda de Manuel García Cordero
"El informe del Gobierno vasco me parece bien. También que incluya a las víctimas de todos los grupos terroristas, porque todos hemos pasado el dolor de igual forma. Sin embargo, lo que no acepto es que algunos pretendan vender que aquí ha habido una guerra entre dos bandos. No ha existido un conflicto político vasco. Eso es una gran mentira. Solo ha habido terrorismo puro y duro, tanto de un lado como de otro, y sobre todo por parte de ETA, del que los Comandos Autónomos Anticapitalistas eran el sector más duro". Así de rotunda se expresa Kontxi Arrizabalaga, viuda de Manuel García Cordero. "No sé por qué mataron a mi marido. Se dijo que fue algo relacionado con escuchas. No hay ningún motivo para matar", asevera Kontxi en la misma casa que abandonó su esposo el día de su asesinato. Se muestra orgullosa de haber sacado adelante a sus siete hijos. "Hemos recibido la indemnización normal del Estado, pero las víctimas de los 80 fuimos las primeras y siempre ha parecido que somos de otra clase", lamenta.

"Aunque no está probado judicialmente, estoy segura de que los autores son los miembros de los Comandos Autónomos Anticapitalistas Eugenio Barrutiabengoa, de Mondragón, y otro compañero suyo que murió atropellado por un coche en Brasil. Al primero se le detuvo hace unos años en Venezuela y se intentó extraditarlo a España, pero la Justicia de aquí se olvidó de enviar algún requisito. Fue puesto en libertad y desapareció. Él mismo confesó ser el autor", asegura Kontxi. "Siempre he querido poner cara al asesino de mi marido. Sigue viviendo muy bien en Venezuela y es un alto cargo del Gobierno de ese país", denuncia. Ha perdido la esperanza de que sea juzgado. "Yo no lo veré. Tengo ya 82 años, pero estoy convencida de que vendrá aquí, se paseará tranquilamente, tendrá los honores y sonrisas de su pueblo, y aquí no ha pasado nada". Exige que el que comete un delito debe pagarlo. "No defiendo la pena de muerte, pero sí la cadena perpetua. Los presos reclaman ahora derechos, cuando no han respetado los de los demás, y sobre todo el de la vida, que es el fundamental, y han destrozado miles de familias", censura.

Afirma que uno de sus hijos, Iñaki, profesor de la Universidad de Deusto, está comprometido públicamente con el avance hacia la reconciliación y la convivencia. Se ha entrevistado con un preso de la vía Nanclares, Iñaki Rekarte, dentro del programa de encuentros restaurativos del Ministerio del Interior, y mantiene una relación con otro recluso, Joseba Urrusolo Sistiaga. "Lo respeto, pero yo no lo haría", asegura convencida su madre. "Como el tiene toda la vida por delante quiere para sus hijos la paz y la tranquilidad, algo que todos hemos querido. Pero el perdón no se da por parte de todos los presos, y no me creo el de algunos", argumenta. También se muestra escéptica de cara al futuro. "ETA ya no mata, pero será difícil de erradicar. Tiene que desaparecer de verdad y no hacer otra burla como aquella ridícula entrega de armas. La paz vendrá si nos respetamos los unos a otros", concluye.

"La muerte de mi hermano fue obra de guardias civiles"
Lurdes Oñederra, hermana de Ramón Oñederra
"Es duro que mis padres, que tienen más de 80 años, todavía no sepan a manos de quiénes murió su hijo", afirma Lurdes Oñederra. Su hermano Ramón, 'Kattu', será homenajeado hoy en su localidad natal, Azkoitia. La interlocutora, que pertenece a la fundación Egiari Zor, aún se estremece al recordar cómo su padre le relató que cuando fue a reconocer el cadáver de su hijo contó diez orificios de bala en el cadáver.

Lurdes considera positivo el estudio del Ejecutivo vasco, pero lanza una advertencia: "No se trata de hacer solo un recuento de datos, debe servir para que se reabran los casos que contiene, se sepa la verdad de lo que pasó, se haga justicia y haya una reparación. Es algo que se debe a los familiares de las víctimas", incide. Recalca que lo que une a los damnificados de todos los grupos terroristas es la comprensión del dolor. "Se tiene que reconocer a las de todas las violencias, sean de donde sean, ya que parece que hay de primera y de segunda. Y los de los GAL nos hemos sentido dentro de este último grupo", resalta. A su juicio, "aquí no hay un problema de dinero, sino de reconocimiento, ya que algunos quieren reconstruir un relato excluyente dejando fuera parte de la verdad". "Aquí –prosigue– ha habido violencia de distintas partes, y unos han reconocido la violencia y sus víctimas, como nosotros las de ETA y demás grupos, y otros no, como el Estado con los GAL. Lo hace porque eso supondría que acepta que aquí ha existido una confrontación armada derivada de un conflicto político.

Por eso se cerró el sumario. Pero mi familia seguirá luchando para reabrirla", promete. "La historia hay que contarla tal y como es, y no estará completa hasta que no se esclarezca todo", advierte. Insiste, además, en que su familia necesita saber quién organizó el atentado y quién lo ejecutó. "Siempre hemos sospechado que fue obra de guardias civiles, y que pudo estar relacionado con la amistad de mi hermano con Lasa y Zabala, que llevaban tres meses secuestrados, y también la reunión que celebraron la víspera en París Felipe González y François Mitterrand. "El informe del Gobierno vasco señala que el Ministerio de Interior no se ha prestado a colaborar y tampoco asociaciones de víctimas y varios ministerios, lo que refuerza mi tesis", enfatiza. La Audiencia Nacional decidió el archivo del caso en 2003.

"El pueblo quiere que aquí haya una convivencia en paz, en el que todos los proyectos sean defendibles y respetados las libertades y los derechos, incluidos los de los presos de ETA. Los principales responsables para ello son los políticos, que tienen que lograr que no haya víctimas ni de primera ni de segunda, impulsar la memoria histórica y elaborar un relato final basado en la verdad y sin rencor ni odio. En el nuevo tiempo político abierto ahora hay una oportunidad histórica para que esto termine bien y nunca nadie más tenga que pasar por situaciones como las vividas por nosotros", finaliza.
"Se torturó a los sospechosos y no valió su declaración"

Cristina Sagarzazu, viuda de Montxo Doral
"Algún día había que hacer el recuento de los asesinatos sin resolver. Lo que pasa es que antes cuando una persona daba un paso en cualquier sentido se intentaba manipular por unos o por otros. Quizá ahora se han calmado las cosas y se pueden llevar a cabo iniciativas de este tipo. A lo mejor se puede empezar a poner ya las cartas sobre la mesa claramente, y además se trata de datos que nadie puede negar". Ésta es la opinión de Cristina Sagarzazu, viuda de Montxo Doral, cuando se le pregunta por el informe del Ejecutivo de Urkullu.

Sobre el asesinato de su marido lo tiene claro. "El comando Ibarla de ETA, compuesto por cuatro personas, apareció como supuesto autor. Me da mucho rabia no solo que no haya pruebas suficientes para poder acusarles, sino que cuando detuvieron a algunos de los sospechosos los torturaron y todo lo que declararon no sirvió para nada ante el juez. Con lo cual, estamos a cero". Duda mucho de que se reabra algún día el caso, aunque reconoce que no ha tirado la toalla totalmente. "La única manera posible sería que los mismos autores, por el bien de Euskadi, o Euskal Herria o como le quieran llamar, pero por el bien de los habitantes de este país, dijeran 'ya es hora de decir toda la verdad'. Partiendo de esta premisa se puede seguir adelante", indica. "No tengo muchas esperanzas. Siempre habrá el argumento de que los torturadores u otros tampoco lo van a hacer. Nadie va a admitir que 'matamos a este señor porque consideramos que era un.... Lo sentimos mucho'. Y por otro lado, la gente de los GAL o policías no reconocerán que han matado o torturado por el bien de la patria o lo que sea...", afirma.

La viuda de Doral afirma que ha dado pasos a favor de la convivencia, como acudir al homenaje a Santi Brouard o acercarse a víctimas de otros grupos terroristas. "Lo he hecho porque el dolor que han sufrido o que sufren es exactamente igual al mío", recalca. "Cuando hace unos años Rosa Rodero, que es viuda del sargento mayor de la Ertzaintza Joseba Goikoetxea, y yo fuimos al acto en recuerdo de Brouard nos dijeron que éramos unas locas y deshonrábamos a nuestros maridos. Ahora, los que nos insultaban van", reprocha. Mantiene que ella es solo un efecto colateral del terrorismo. "La víctima está en el cementerio. Los muertos son los importantes. Nos hemos quedado sin saber qué es lo que habría sido de ellos hoy", finaliza.

"El autor tiene que entregarse y pedir perdón"
"Pido públicamente que el autor se entregue para que así ETA dé más credibilidad a su mensaje de fin de su actividad y toda la sociedad vasca pueda vivir más tranquilamente y seguir hacia un proceso democrático o como lo quieran llamar. Además, debería mostrar su arrepentimiento y pedir públicamente perdón, a mis padres en primer lugar, y luego a todos nosotros, ya que nos han quitado un cachito de vida". Éste es el mensaje que lanza Eduardo Salvá Lezaun, hermano de uno de los dos guardias civiles fallecidos en el último atentado mortal de ETAen España.

Eduardo señala que no le parece mal que el informe del Gobierno vasco incluya atentados de varios grupos terroristas. "Aunque seguramente habrá algún motivo político para ello", apostilla. "No me quiero diferenciar con otras víctimas. A fin de cuentas, cuando te quitan a un ser querido te da igual quién ha sido el autor. Lo importante es que no nos olvidemos de que los casos siguen abiertos", remarca. "Está bien –continúa– el recuento de los muertos, pero hace falta saber la verdad de lo que hay detrás. El ministro del Interior me dijo cuando fue asesinado mi hermano que el caso sería resuelto en un año. Sabemos todos que son promesas políticas. Han pasado más de cinco años y medio y creo que esto va muy para largo. No veo muchos avances y la Guardia Civil no me ha llamado sobre cómo discurre la investigación. Temo que está estancada, y espero que no sea por el anuncio de cese hecho por ETA", avisa.

Diego Salvá fue asesinado por la banda hace cinco años
"Se está avanzando hacia una nueva época de paz y no quiero que nadie sufra lo que hemos pasado mi familia. Con tal de que no se repita, todo lo demás queda en un plano secundario. No obstante, creo que el autor del atentado nos debe unas disculpas y pagar por el crimen", insiste. "Yo no tengo ganas de venganza. Mi madre ya dijo en su día que perdonaba a los asesinos de su hijo, y yo lo respeto y también les perdono, pero eso no quita que no tengan que pagar por sus crímenes", mantiene.

"Afortunadamente desde 2009 no se han producido ningún atentado. Mis padres mostraron entonces su esperanza de que el de su hijo fuera el último asesinado. Nos hubiera gustado que no estuviera en esa lista, pero nos llena un poco de satisfacción de que al menos ETA ha parado de matar, y ha visto que la vía armada no es la correcta, sino la política y la democracia". Ante el hecho de que el informe del Gobierno vasco señale, sobre la situación procesal de este atentado, que la causa se instruye en Francia, Eduardo asegura que desconoce el motivo. "Ignoro la razón por la que pone eso. Me da lo mismo dónde sea, lo importante es que se esclarezca el asesinato de mi hermano", asevera.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial