AGLI Recortes de Prensa   Martes 30  Diciembre  2014

2015: de la involución a la ruptura
Javier Benegas www.vozpopuli.com 30 Diciembre 2014

El pasado viernes Mariano Rajoy hizo balance de este 2014 que ahora termina con un discurso tan alejado de la realidad, tan delirante, que de haber habido un psiquiatra en la sala, se habría sentido concernido profesionalmente y, en consecuencia, tentado de pedir su ingreso inmediato en un centro de salud.

Psiquiatras a parte, lo cierto es que ya son multitud los políticos del Partido Popular y analistas afines para quienes la psique del actual presidente es un problema irresoluble. Incluso aquellos que hasta ayer mismo se solazaban cómodamente a su amparo, hoy en privado, viendo como Pablo Iglesias y los suyos se encaraman a las verjas de Moncloa, piden segundas opiniones sobre la plástica cerebral del presidente. ¿A qué se debe –inquieren angustiados– ese fallo de sistema, ese cuelgue sin posibilidad de reinicio, que hace recaer a don Mariano una y otra vez en el absoluto inmovilismo, dejando los problemas más acuciantes, los políticos, al albur del milagro de la consunción que, como es lógico, nunca se consuma?

Dedicar tiempo y esfuerzo a psicoanalizar a Rajoy no es que sea una tarea tediosa, es que es un absurdo. Pues no hay en él un mapa cerebral distinto del de cualquier otro político profesional

Algunos, conmovidos por los gimoteos de esta tropa de edecanes, se ponen manos a la obra. Sin embargo, dedicar tiempo y esfuerzo a psicoanalizar a Rajoy no es que sea una tarea tediosa, es que es un absurdo. Pues no hay en él un mapa cerebral distinto del de cualquier otro político profesional, obligados todos como están a desenvolverse día sí y día también dentro de un bosque de intereses particulares y de grupo que conforman una selva tan tupida e impenetrable que ni el más avezado explorador se atrevería a atravesar.

Dicho en otras palabras, Rajoy es inmovilista no por naturaleza sino por necesidad. Su nula vocación reformista es sobrevenida. Para sentir tal inquietud tendría que estar libre de las coacciones y coerciones de un ecosistema, el político, completamente sometido a las leyes del intercambio de favores y los secretos mutuos e inconfesables. Al haber vivido dentro del búnker popular más de tres décadas, ha desarrollado una extraordinaria aversión al riesgo, quedando incapacitado para asumir la más mínima tarea reformista.

Lo cierto es que Rajoy no es un presidente, ni siquiera un político, tampoco, como gusta a muchos etiquetarle, un mediocre burócrata: es un problema. O mejor dicho, es el problema hecho carne de un modelo que se quedó hace tiempo a medio camino entre una democracia fallida y una dictadura blanda travestida de Estado social y de derecho. Estado de bienestar a toda costa, caiga quien caiga, en el que la mitad de la población, abrumada por una crisis que no parece tener fin, ha descubierto que no puede prosperar por sus propios medios y no se siente compensada por unas contraprestaciones y servicios que paga a precio de oro.

Los brotes verdes: eternamente brotes, eternamente verdes
Ni siquiera la tambaleante recuperación económica es obra de Rajoy o de su mediocre gobierno, pues tiene mucho más que ver con la determinación del BCE por sostener una deuda que nunca ha dejado de crecer y con el inesperado desplome del precio del petróleo, que con la incompleta reforma laboral y el opaco saneamiento del sistema financiero.

Rajoy a lo sumo podría sacar pecho por haber recordado a nuestros socios europeos lo que ya sabían: que España no era un peso wélter, como Grecia, Portugal o Irlanda. Con nuestros 3 billones de euros de deuda pública y privada en la mochila, dejarnos caer habría arrastrado a la Unión al abismo.

A cambio de la forzosa magnanimidad europea, además de tener que computar como deuda pública el préstamo para el rescate de las Cajas de Ahorro, quebradas por las trapacerías de los partidos, el PP debía acometer un duro proceso de devaluación interna por la vía de la subida del IVA, la bajada drástica de los salarios y la reducción de las cotizaciones en al menos un par de puntos, esfuerzo este último que Montoro, cómo no, se ahorro, endosándolo a los particulares.

La negativa de Mariano no ya a ajustar el sector público, sino a desmantelar la España oficial, conllevó elevar los impuestos hasta cotas alucinantes e, incluso, convertir a la Guardia Civil de Tráfico en una unidad de recaudación

Conseguido lo fundamental, que era tener asegurada la financiación para las Administraciones Públicas y para el sector financiero, la negativa de Mariano no ya a ajustar el sector público, sino a desmantelar la España oficial, ese ente que va desde los enjuagues de los partidos dinásticos, las mordidas de sus tribus autonómicas y las prebendas de los paniaguados, pasando por los medios de información asimilados al régimen, hasta llegar a organizaciones de todo tipo y pelaje, empresas locales y oligopolios nacionales, conllevó elevar los impuestos hasta cotas alucinantes e, incluso, convertir a la Guardia Civil de Tráfico en una unidad de recaudación, cuyo frenesí sancionador ha aportado en 2014 nada más ni nada menos que 380 millones de euros a las arcas de la cosa.

Es absurdo, siempre lo ha sido, esperar que las soluciones provengan no ya de este gobierno, prematuramente amortizado, sino de cualquier otro que pueda sucederle. Y es que, una vez la bomba de la prima de riesgo fue desactivada por un BCE metido a artificiero, la crisis, lejos de suponer un punto de inflexión, tal y como algunos esperaban, ha terminado exacerbando la voracidad de los grupos de interés que persiguen beneficios particulares. Grupos que, lejos de presionar para cambiar el sistema, contribuyen, y contribuirán, a sostenerlo, aun cuando los viejos agentes, tal cual son el PP y el PSOE, desaparezcan.

Así pues, seguimos atrapados en una infernal dinámica de grupos. De ahí que, transcurridos siete años de crisis, en vez de estar más cerca de la generación de una verdadera democracia liberal, de ese imprescindible cambio en las reglas del juego, nos encontremos cada vez más lejos, al borde incluso de una involución que hace tan solo unos años nos habría parecido demencial.

Todos queremos nuestra parte de un pastel cada vez más pequeño
En efecto, salvado el match ball de la prima de riesgo, la crisis ha dado alas a esa dinámica de grupos que, precisamente, nos metió de hoz y coz en esta crisis y que es el santo y seña del régimen del 78.

Lo explicaba Mancur Olson en The Logic of Collective Action: Public Goods and the Theory of Groups (1965). Dado que organizarse para ejercer presión y promover reformas implica costes, cada individuo por separado sólo se movilizará si entiende que las ganancias rentabilizarán su esfuerzo. Paradójicamente, las organizaciones con una visión más altruista y que reportarían mayores beneficios para la sociedad, proporcionan escasas ventajas particulares. Mientras que aquéllas que generan más ganancias individuales, aportan escasos beneficios a la sociedad en su conjunto, cuando no graves perjuicios.

La entrada de un nuevo agente dispuesto a añadir más presión en el ya de por sí convulso sistema de reparto, puede ser la alternativa definitiva a ese shock que debió ser la prima de riesgo

Es evidente que movilizarse para promover cambios en las reglas del juego reportaría enormes beneficios para el conjunto de los españoles, pero escasas ganancias marginales para quienes se sumen a este empeño. De ahí que en general las personas están mucho más dispuestas a alistarse en aquellos colectivos que prometen rentas y ventajas directas e inmediatas. Lamentablemente, estos grupos obtienen sus ganancias en detrimento del contribuyente. Y al final los perdedores son quienes tienen menor capacidad de respuesta.

Que los sistemas políticos, y por ende las naciones, entran en decadencia cuando el gobierno, capturado por grupos de presión, es empujado a una política que genera de continuo graves ineficiencias, es algo que el caso español ha demostrado sobradamente. Este reparto interesado no solo resta oportunidades al ciudadano común, sino que las barreras de entrada que genera conducen inexorablemente a una progresiva reducción de la riqueza. Y cuanto más pequeño se vuelve el pastel a repartir, más tensiones afloran en la coalición gobernante.

En estas circunstancias, la entrada de un nuevo agente dispuesto a añadir más presión en el ya de por sí convulso sistema de reparto, puede ser la alternativa definitiva a ese shock que debió ser la prima de riesgo.

Feliz 2015.

Montoro: una plaga para España… y el PP
EDITORIAL Libertad Digital 30 Diciembre 2014

A estas alturas de la legislatura probablemente ningún ministro representa como Cristóbal Montoro el fracaso de la política económica –pero no sólo económica- del gobierno de Rajoy. Ha sido el rostro de las brutales subidas de impuestos, del dinero entregado sin medida y sin contrapartidas a Cataluña, de unas medidas que han beneficiado siempre a los que peor lo hacían, de los sucesivos incumplimientos de déficit…

Sí, es cierto que las decisiones del Gobierno son colegiadas y que el mayor responsable de ellas no es Montoro sino el presidente Rajoy, pero no lo es menos que su protagonismo en el área económica ha sido claro y que, con más o menos justicia, los votantes –y especialmente los populares- identifican todos estos desastres como responsabilidad primordial del ministro de Hacienda.

También es cierto que la situación económica ha mejorado y que, aunque arrastrando aún muchas debilidades y problemas, España se encuentra hoy en un momento mejor que hace tres años, pero de nuevo la percepción popular es, a uno y otro lado del espectro ideológico, que esto no es gracias a Montoro sino a pesar de Montoro.


Pero es que además de sus errores políticos y económicos de bulto, Montoro se ha pasado los tres años que llevamos de legislatura comportándose como un elefante en una cacharrería: las amenazas y los exabruptos han sido parte habitual de sus comparecencias parlamentarias o ruedas de prensa, en las que además ha lucido una chulería que millones de españoles que atravesaban y atraviesan una situación muy difícil han llegado a sentir como auténtica afrenta personal.

Una chulería que no se corresponde, ni mucho menos, con un trabajo del que se pueda presumir: más bien al contrario muchas de las iniciativas que han desarrollado Montoro y su departamento se han caracterizado por su falta de calidad técnica, a la que además se unía una arrogancia tan grande que ha llegado a indignar a sus propios compañeros de partido.

Así, ha llegado a provocar lo que quizá no había pasado nunca en la democracia española: que responsables autonómicos de altísimo nivel ataquen con ferocidad inusitada a un ministro de su propio partido. Lo hizo en su momento el consejero de Economía de la Comunidad de Madrid, y lo ha hecho este martes el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, que ha afirmado que Montoro mintió descaradamente en el último Consejo de Política Fiscal y Financiera, además de acusarle de "manipulación, improvisación y falta de preparación".

Lo peor de estas acusaciones es que son rigurosamente ciertas y que desvelan claramente algo que por otra parte era previsible: los barones del PP se han dado cuenta de que Montoro no solo ha sido una plaga para España, sino que se ha convertido también en una verdadera losa para el propio PP. Una losa que puede hundir al partido en muchísimas comunidades y ayuntamientos en las elecciones de mayo, y que será parte fundamental del lastre que hunda a Rajoy en las de noviembre, si es que el presidente comete la insensatez de presentarse… y su partido se lo permite.

O cambian, o se lía
PABLO MOSQUERA La Voz 30 Diciembre 2014

Están avisados. Si algo tuvo este 2014, fue la constatación de que la sociedad civil, el pueblo llano, la gente corriente, no aguanta más milongas; de tal suerte que a los mandarines ya no les vale echarle la culpa a ZP, al árbitro, a la pertinaz sequía o a la conspiración de los miserables de Víctor Hugo.

Ignoro qué autoridad moral queda en los poderes del Estado. Tengo muy claro que el 2015 además de celebrar el cuarto centenario de la segunda parte del Quijote, será de cambios por las buenas o por las malas. No vale estar ausente en reuniones del G-20. No vale poner la maquinaria propagandística al servicio de los deberes macroeconómicos. No vale con hacer pequeños cambios fiscales para terminar el primer trimestre diciendo que se han bajado los impuestos, se han mantenido las pensiones y se toman medidas aparentes para ayudar a la familia.

Nos importa un comino que la lenguaraz Aguirre se convierta en la cólera de la fontanería del PP. Nos importa otro comino que la sonriente y apasionada presidenta de los socialistas andaluces se reserve el derecho de quitarle los apoyos al sonriente y arriesgado escalador secretario general. Allá ellos con sus problemas. Son asuntos de disputas entre miembros de la curia que no se han enterado de lo que acontece: Hay un nuevo papa. Hay un nuevo escenario al que votar. Hay pobreza. Hay un viejo problema de gravísima incompetencia para crear empleo estable con salarios dignos, convertir la reforma y ayudas del sistema financiero en mucho más que en la sustitución de Botín padre por Botín hija. Se exige, sin más dilación, crédito para resistir.

A los funcionarios no los pueden estigmatizar más. A los pensionistas no los asustan con una intervención de la troika para quitarles una parte sustancial de la pensión. A los estudiantes no los engañan con los discursos de Rafael Hernando que quiere ser el malo de la comedia en la que no se tomaban en serio al de la coleta y ahora hay que insultarlo o mostrarlo como uno más, por haber tenido el valor de meterse en el pantano de su política, para secarlo.

No nos basta con gestos justicieros. No nos basta con abjurar de los antiguos miembros de la casa de la Zarzuela. Veremos qué pasa si la artillería del socio Torres alcanza cotas más altas que las del palacete de Pedralbes.

Entramos en tiempo de elecciones. Cada ciudadano un voto. Las urnas pueden y deben producir el cambio de siglo

Podemos ir a peor
KIKO MÉNDEZ-MONASTERIO www.gaceta.es 30 Diciembre 2014

El gobierno de Rajoy puede presumir de haber liquidado las últimas barreras que nos protegían del modelo social que exporta Pekín.

Sí, todo es susceptible de empeorar, aunque parezca imposible imaginarlo viendo la cola triste del paro, o peor, al fijarse en las condiciones de trabajo de esos jóvenes a quienes les dicen que deben sentirse afortunados por tener empleo, y cuyo formato de esclavitud parece que lo ha importado el PP en su acuerdo amistoso de colaboración con el Partido Comunista Chino. Dice Javi Torres -que es como un Tintín sevillano- que en su generación están destinados todos al exilio o a trabajar para mister Scrooge. Muy cierto, pero aún así, aunque no lo parezca, podemos ir a peor.

El gobierno de Rajoy puede presumir de haber liquidado las últimas barreras que nos protegían del modelo social que exporta Pekín, culminando un proceso histórico que empezó con la Transición y que acabará con el delfín de Mariano, o sea, con Pablo Iglesias. Esto me lo cuenta mi vecino mientras barbecha su huerto, que como es hombre mayor tiene la sabiduría de la previsión, y hasta el recuerdo del racionamiento. “Estos tipos -concluye, aunque él tenga genética proletaria y socialista- nos van a devolver por fin todo lo que nos quitó Franco: el hambre y las alpargatas”. Pues también es verdad, y sin embargo todavía tenemos margen para ampliar el desastre.

Entre la barretina bien ceñida de los sediciosos -versión a chapela en sus primos de titadine- o el gorro frigio de los pachones podemistas, observamos que el gusto por los tocados ridículos pretende coronar el viaje al desastre en nuestra versión más goyesca.

Y ante este panorama tenebroso como Mordor, los caballeros de la resignación se encogen de hombros diciendo que cuanto peor, mejor, como si la única forma de resistir una tentación fuese entregarse a una más escandalosa.

En una novela que se llama Vida de este chico, describe Tobías Wolf las desventuras de un niño bien al que su mundo se le derrumba. El tipo se mete en mil líos por no afrontar su realidad, por esa mezcla adolescente de pereza y aburrimiento -desganas de vivir si sólo es estudiar- hasta que por las noches acaba rezando para que ocurra un cataclismo y eludir sus responsabilidades. Incluso pide que se desencadene una guerra que todo lo haga olvidar. "Cuidado con lo que pedís en vuestras oraciones” acaba advirtiendo Wolf, porque en el siguiente capítulo estaba el pobre hombre metido hasta la cintura en el barro de Vietnam. Es sólo otro ejemplo de lo que le advierte el sacerdote irlandés a La hija de Ryan: “Rosie, no alimentes tus deseos. Sé que no puedes evitar tenerlos, pero no los alimentes, o te aseguro, ¡como hay Dios!, que algún día encontrarás lo que deseas”.

Pero en tiempos tan complejos como el nuestro -y tan oscuros- es fácil ceder al ejemplo alejandrin y cortar el nudo con una cuchillada antes que esforzarse en desliar la madeja, que es trabajo duro y poco gratificante, y que requiere talento, esfuerzo y paciencia, virtudes de las que no andamos sobrados.

¡Europa, tenemos un problema! Y no, no es Grecia
S. MCCOY El Confidencial 30 Diciembre 2014

La ley de Murphy se ha convertido en elemento transversal de la política griega. Si algo puede ir mal, tengan por seguro que irá mal. Ha vuelto a ocurrir hoy mismo cuando el candidato a presidente del país propuesto por el actual primer ministro no ha obtenido los votos necesarios para su nombramiento, lo que obliga a la convocatoria de unas elecciones anticipadas en las que la izquierda radical tiene todas las de ganar. Se abre de esta manera un incierto futuro legislativo de imprevisibles consecuencias económicas que pondrá a prueba el famoso “whatever it takes” de Mario Draghi.

Sin embargo, Grecia es tan sólo primer enfermo importante del desencanto que afecta a buena parte de las democracias europeas y que es consecuencia de dos factores comunes a ellas: el desapego de los representados frente a sus representantes y la polarización social. Así, puesto que todos mienten, el voto de la esperanza se impone al de la experiencia, por más que aquella se construya sobre pilares imposibles; como la mejora estadística apenas toca el bolsillo del ciudadano medio, que ve con estupor una bonanza financiera que le es ajena, la apuesta por los justicieros sociales se ve reforzada hasta niveles insospechados, aun a sabiendas de que el castigo a la riqueza no es la solución.

Desencanto a desencanto, promesa vana sobre promesa vana se van consolidando toda suerte de populismos, desde los nacionalistas del norte del continente a los bolivarianos del sur, unidos ambos por su deseo a priori de romper con el statu quo y la legalidad vigente en aras de un futuro que no pueden garantizar que sea mejor. Poco le importa a la hastiada ciudadanía, incapaz de valorar sus consecuencias.

En 2015 hay elecciones parlamentarias en Dinamarca, Finlandia, Polonia, Portugal, Reino Unido y España, amén de la recién añadida Grecia.

Parece inevitable que el que viene será un año de sobresaltos en los que dos tipos de fuerzas centrífugas van a actuar sobre el proyecto único: la de aquellos que cuestionan los principios sobre los que se construyó en su día y la de los que piensan que el futuro es más brillante para su propio estado fuera de él. Aunque será difícil que sus defensores ocupen posiciones dominantes de gobierno y cabe pensar que, de hacerlo, la realidad se impondrá sobre muchas de sus absurdas pretensiones, en tanto se ve su poderío e intenciones la suerte de Europa estará en el aire y, con ella, la consolidación de los tímidos avances económicos y financieros de muchos de sus miembros en los últimos años. España no será inmune.

Con un riesgo ex ante adicional. La amenaza de un cambio sustancial del panorama político puede provocar que los partidos tradicionales caigan en la tentación de acercar sus programas a los de las fuerzas más extremas, en la falsa creencia de que es ahí donde está el problema y que el votante va a preferir el sucedáneo frente al original. Supondría cavar su propia tumba. Necesitan regenerarse, no mimetizarse. Coaligarse, aunque sea ya tarde, y no apartarse. Su renuncia al centrismo generaría innecesarias dosis de incertidumbre adicional en muchas naciones que aún funcionan en precario. Esperemos que no sean tan tácticos.

Ante la falta de liderazgo que caracteriza al Viejo Continente, todas las miradas volverán a fijarse en un banco central llamado a solucionar cualquier problema. Nuevas batallas del BCE con la ortodoxia germana, con los intereses de la City y con la disciplina fiscal están servidas en el ejercicio que está a punto de comenzar. No le arriendo la ganancia a su gobernador. Al final del día, Grecia puede ser el menor de los problemas que tenga que afrontar. Como señala el antiguo ministro de Asuntos Exteriores alemán Joschka Fischer en esta interesante columna navideña de Project Syndicate, make-or-break es la disyuntiva a la que se enfrenta la región. Por si acaso, abróchense los cinturones. Se avecinan turbulencias.

La gestión del miedo
JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS El Confidencial 30 Diciembre 2014

El pasado sábado y a resultas del post titulado "Veintitrés minutos de alucinación", recibí el siguiente e-mail de una amable lectora que prefirió eludir el foro y comunicarse directamente conmigo como, por otra parte, sucede con cierta frecuencia. Mi interlocutora me hacía el siguiente reproche:

“Sr. Zarzalejos, le tengo gran respeto y lo leo siempre, pero últimamente usted ha devenido en una crítica tan destructiva que casi invita a votar a Podemos. Vds. los periodistas tan críticos están haciéndole la campaña a Iglesias y eso es preocupante. Es tan preocupante como la misma historia de España que se repite y repite. Yo votaré al PP, eso sí, con la nariz tapadísima, porque sólo pensar en un Frente Popular, que es lo que se nos viene encima, me hace temblar. Allá Vds. y su responsabilidad. Están jugando con un terrible fuego, de ahí la desafección a los periodistas, pero nos quemaremos todos también. Feliz Año Nuevo y saludos”.

El mensaje de la lectora me tradujo en palabras llanas lo que suponía está sucediendo en España: existe un miedo cada día más generalizado a que Podemos alcance altas cotas de poder institucional. Un miedo que tiene connotaciones ancestrales porque se remite al Frente Popular de 1936 que llevó al poder a la coalición de las izquierdas españolas. No importa – a estos efectos– que el autor de las críticas al presidente del Gobierno –yo mismo– me encuentre lejanísimo de las tesis del partido de Pablo Iglesias; tampoco importa que en el artículo que motiva la crítica de la lectora no se cite ni de pasada a Podemos; igualmente, resulta irrelevante que mi interlocutora afirme que votará al PP “con la nariz tapadísima” –lo que está demostrando su resignación– ni, por fin, que añada la desafección hacia los periodistas ya que –al criticar al Gobierno– estamos “jugando con fuego” porque –la especie ha calado– Podemos sería una creación mediática.

Traigo a colación este mensaje porque no es el primero que recibo de estas características. Y van a más. Lo que querría decir que desde el Gobierno, el PP, y puede que pronto también desde el PSOE, se esté gestionando el temor para que, aunque sea con “la nariz tapadísima”, haya cientos de miles de ciudadanos que voten a los partidos “de orden” ante lo que Podemos supone de “desorden”. La estigmatización de la crítica al Ejecutivo por entenderla como una prima para el partido de Pablo Iglesias es una estrategia grosera pero muy habitual en la vida democrática española. Para los creativos del PP y de otros partidos, Podemos sería el dóberman socialista de la campaña electoral de 1996. Todavía los politólogos se siguen preguntando qué influencia tuvo entonces en el electorado la inoculación del “miedo a la derecha”. Que, por cierto, ganó aquellos comicios.

Votar con la “nariz tapadísima” es perfectamente legítimo porque el miedo es libre, pero es pan para hoy y hambre para mañana. Podemos no es la única alternativa ni al PP ni al PSOE. Hay otras que no por disponer ahora de menor dimensión dejan de ser opciones democráticas que cubren amplios espectros ideológicos. Pero demonizar a Podemos es terriblemente torpe. En Cataluña, los convergentes hablan ya del partido de Iglesias como “el caballo de Troya” para su proceso soberanista y rememoran la frase de José Calvo Sotelo de 1931 según la cual es preferible para los demás españoles “una España roja antes que rota”.

Este marketing político que consiste en la política de gestión del miedo es una expresión de impotencia en las posibilidades del discurso propio. Es cierto que a determinados segmentos del electorado Podemos podría –como a mi interlocutora– hacerlos “temblar” en función de reverberaciones históricas, pero ni la organización de Iglesias es la única alternativa a los partidos más tradicionales (ni la más deseable, desde mi punto de vista), ni es cierto que no existan opciones diferentes para emitir un voto consciente y no resignado. En cualquier caso, la ascendencia de Podemos no puede ser un argumento de autocensura mediática en relación con las políticas del Gobierno y sus pronunciamientos públicos. O en relación con el PSOE.

Conviene tener claro, por lo tanto, que en los próximos meses –ya apuntó por ahí Mariano Rajoy al loar el bipartidismo como sinónimo de estabilidad– y ante la ausencia de argumentos políticos convincentes, va a gestionarse el miedo político de manera sistemática. Hasta hacer “temblar” a muchos para que los voten con la “nariz tapadísima”.

Bolivarizando España
Pedro de Hoyos Periodista Digital 30 Diciembre 2014

Vamos a empezar, si ustedes me lo permiten, por poner los puntos sobre las íes. La culpa es de los que nos han conducido a esto, la culpa es de los ineptos que nos han sometido casi cuarenta años en un sistema social de baja calidad, con el que los políticos (puertas giratorias, prebendas económicas, derechos que los demás no tenemos, impunidad) nos han conducido a la grave situación actual de paro, desahucios, pérdida de derechos, sueldos congelados…, que concluye en el hartazgo general. Así que seamos claro, el sistema pepesoero es el culpable. Directamente.

Sí, también el votante que ha perpetuado el duopolio sin concesiones, este sistema de “te quitas tú pa’ ponerme yo”, es culpable por su terquedad en el error, aunque debe decirse que pocas posibilidades alternativas le quedaban. (¡Pero las había!) Así que se entiende poco que en las nuevas encuestas estos dos partidos corresponsables sigan saliendo muy favorecidos. No entiendo cómo hay votantes empecinados en el yerro que llevamos cometiendo desde 1978. Que tantos millones de ciudadanos no hayan tomado nota de los males de la sociedad y sigan empeñados en votar lo que nos envenena es difícil de entender.

Así que sin duda, repito, que PP y PSOE son los principales culpables por habernos conducido a esta situación kafkiana que supone aceptar que nos vamos a convertir en un país comunista. Bueno, en un país en el que los neocomunistas tengan mucho que decir. Con lo que le ha constado a media Europa librarse del comunismo, con lo que hemos luchado por la democracia... O con lo que presumimos de haberlo hecho. Y de pronto nos vamos a entregar electoralmente en manos de comunistas, advenedizos, demagogos y profesores universitarios expertos en el uso de la palabra y… nada más.

PP y PSOE son responsables de que de aquí a las nuevas elecciones nos convirtamos en un país amigo de Chávez y sus secuaces. España se bolivarizará (qué palabro, que me perdone la RAE) y nos faltarán provisiones en los supermercados. No, no hablo de que faltarán cristales de swarovski sino papel higiénico o leche. Tan básico. Que acaba de cerrar la heladería venezolana más famosa por falta de productos lácteos. Oiga, que Venezuela es un país productor de petróleo… cuyos habitantes carecen de gasolina.

Pero el producto que más escaseará en la España bolivarizada puede ser la libertad. Que estamos aprendiendo las malas mañas de los franquitos de América y les tenemos como líderes a los que besar los pies. Ya nos han advertido los jefes podemistas de que la libertad de prensa es un peligro democrático porque sus dueños defienden sus propios intereses oligárquicos: ¿Será casualidad? Hoy los periódicos españoles nos advierten de los medios de comunicación privados sancionados en Ecuador por el democrático gobierno de Correa… Ya, pero al votante español eso no llega, aquí vamos a hacer pagar nuestros errores electorales votando a los comunistas más novatos e inexpertos. Bolivarizar España para castigar a PPSOE.

Y si Podemos cumple su programa (¿Cuál de todos?) vamos a denunciar el concordato, a cerrar los colegios religiosos y a arrinconar la religión al ámbito privado… Con lo que Sevilla se levantará en armas para defender sus procesiones de Semana Santa, y Zamora, Valladolid o Pradejos de Campos. Bueno, eso me parece más remediable: desde la televisión nos enchufan un mitin de Pablemos y nos ponen a todos a rezar: “Chávez nuestro que estás en os cielos…” ¿Recuerdan? No me lo invento.

Las autoridades sanitarias debían advertir de que siglo XXI y el comunismo son incompatibles.

CATALUÑA
A Gandhi no se le hubiera desinflado el suflé
Emilio Campmany Libertad Digital 30 Diciembre 2014

Los nacionalistas irritan siempre. Les gusta joder con la pelota, como diría Serrat. Pero cuando más lo hacen es al compararse con gente que ha sufrido de verdad, no como ellos, que se han pasado la vida mamando dinero público, si no robándolo abiertamente. Se han comparado con Martin Luther King, cuando si hay alguien que sufre segregación en Cataluña son los que no son nacionalistas. Otras veces lo han hecho con Nelson Mandela, a pesar de que lo único que les une es que tanto el Congreso Nacional Africano como Terra Lliure fueron organizaciones terroristas. Ahora, lo que me subleva es que se comparen con Ghandi, especialmente cuando recurren a esa cita suya que reza: "Primero te ignoran, después se ríen de ti, luego te atacan, entonces ganas".

La frase induce completamente al error si se aplica a la Cataluña de los últimos 40 años porque no pueden decirse más falsedades con tan pocas palabras. Los nacionalistas catalanes no sólo no fueron ignorados, sino que fue precisamente el escucharlos demasiado lo que produjo ese desastre que se llama Estado de las Autonomías. Tampoco nos hemos reído nunca de los nacionalistas catalanes y eso que lo han merecido tantas veces. Más bien al contrario. Son ellos los que se ríen de la bandera y del himno españoles mientras queman la una y pitan el otro. Mucho menos han sido los nacionalistas en ningún momento atacados. Al contrario. Habiendo dado desde hace tiempo motivos sobrados para intervenir sus gobiernos, el de la nación jamás se ha atrevido a hacerlo, como habría sido por otra parte su obligación. En lo que sí tienen razón los independentistas catalanes es en lo de que entonces, cuando no ocurre nada de lo que dicen que pasa, ganan.

Lo gracioso es que sea una victoria que no terminan de desear. Celebran el referéndum, suben en las encuestas, elaboran hojas de ruta, programas de transición nacional, pactan solemnes alianzas, pero irse, lo que se dice irse, no terminan de hacerlo, como sucede en No me amenaces, que están que se van, que se van, que se van y no se han ido. Así que ni en eso se parecen a Gandhi, que ése sí quería de verdad la independencia de su país. De hecho, Gandhi, tras un éxito como el del 9-N, jamás hubiera permitido que se le bajara el suflé como se les está bajando a Mas y Junqueras.

En cualquier caso, más que Martin Luther King, Mandela o Gandhi, a quien se parecen es a Rinconete y Cortadillo. Lo que pasa es que no pueden reconocerlo, no porque sean pícaros de una altura moral que no puede compararse con la de King, Mandela o Gandhi, sino porque son personajes españoles. De hecho, no me extrañaría que la lectura de sus andanzas estuviera en trance de ser prohibida en Cataluña no vaya a ser que alguien se dé por aludido.

¿Castilla y León? La necesaria reforma del mapa autonómico
Santiago Trancón Pérez. Cronica Global 30 Diciembre 2014

La Constitución, bajo la presión de los nacionalistas “periféricos” (como se decía entonces), introdujo la distinción entre “nacionalidades y regiones” con el propósito otorgar a vascos y catalanes un reconocimiento diferencial que aplacara sus aspiraciones independentistas. Los más ingenuos debieron de creer en el poder taumatúrgico de las palabras, ignorando que no se puede violentar arbitrariamente el lenguaje para someterlo a burdas manipulaciones políticas. “Nacionalidad” nunca significó en español lo que se pretendía, una especie de nación light, nación que no es nación. Resultado: nadie hizo nunca caso a esta ocurrencia. Letra muerta. Mal precedente.

La mejor prueba de la ambigüedad e ineficacia de esta distinción es la división autonómica a que dio lugar. ¿A qué criterio responde el mapa autonómico actual? Digámoslo claro: a ninguno. ¿Cómo se elaboró? Sin establecer previamente ningún diseño racional, sino atendiendo a conveniencias políticas, a apaños y acuerdos entre bambalinas. Se hizo de forma atolondrada y sin el más mínimo rigor. Lo lógico hubiera sido establecer un criterio general básico que atendiera, no a fantásticos orígenes, sentimientos, esencias o derechos históricos, sino a elementos objetivos como la geografía, el tejido productivo, el intercambio comercial, los flujos de población, el número de habitantes, la distribución de los servicios públicos, los vínculos tradicionales, etc.

Si hubiera existido un mínimo criterio racional no habría surgido el mapa geográfico y político actual, un verdadero disparate administrativo y territorial. ¿Cómo podemos justificar hoy la existencia de comunidades uniprovinciales como La Rioja, Murcia, Asturias, Cantabria o Navarra, al lado de otras como Castilla y León o Andalucía?

El caso de Castilla y León es especialmente significativo de cómo se diseñaron las autonomías: en contra de toda racionalidad, por intereses de partido, Martín Villa impuso la actual integración de León en Castilla, a la que sucumbió el PSOE con parecidos intereses. De todos los inventos, éste ha sido el experimento más fallido: actualmente Castilla y León es una comunidad autónoma ficticia, no existe más que en el papel. No ha bastado el voluntarismo de algunos esforzados para superar la dispersión geográfica, la ineficacia administrativa, el caciquismo provincial y el señuelo de un neocentralismo vallisoletano. Una reorganización del sistema autonómico habrá de empezar por deshacer este tuerto y todos los uniprovincialismos (incluido el de Madrid, del que se ha desgajado absurdamente a Guadalajara; de paso, a lo mejor Madrid dejaba de ser símbolo de todos los males).

El actual mapa autonómico deber ser sustituido por otro más racional, más equilibrado, que responda criterios objetivos como la mejora de los servicios públicos, de estímulo al desarrollo productivo y comercial y una mejor organización administrativa. Una reforma técnicamente justificada pero que, además, responda a un proyecto político, que busque la igualdad en el acceso a la educación, la sanidad, las ayudas sociales, el trabajo, la vivienda, las comunicaciones, el desarrollo de la cultura y el respeto a la naturaleza, además de asegurar la igualdad del voto reformando la ley electoral.

Casi todos los partidos hablan hoy de reformar la Constitución, pero nadie se atreve a abordar el problema fundamental de la reorganización del Estado, sin la cual todas las demás reformas no harán más que complicar la situación. El error de base del modelo actual fue el no definir bien la relación entre el mal llamado Estado Central y las Comunidades Autónomas. El Estado, como organización general, dejó de existir para convertirse en mero Gobierno Central enfrentado a las Autonomías. El Gobierno Central se identificó con el centralismo, y el centralismo con el franquismo y la vieja España autoritaria. Las Autonomías han acabado constituyéndose en poderes territoriales opuestos a cualquier proyecto nacional, fomentando mitos históricos y sentimientos disgregadores.

Hay que romper este esquema. El Estado es uno y ha tener un proyecto general que promueva la unidad, la solidaridad, la cooperación y la integración. Hay que empezar a hablar de un Estado único con niveles distintos de organización. Todo es Estado Español: el Gobierno General del Estado (no el Gobierno Central), el Gobierno Territorial del Estado organizado en Comunidades Autónomas, el Gobierno Local organizado en Ayuntamientos.

El Estado es uno, no plural, lo que no significa que sea centralista o uniformizador. De acuerdo con la experiencia de los últimos 30 años, hay que simplificar, integrar y definir mejor las competencias de todos niveles, los órganos e las instituciones del Estado. La uniformización de competencias y la equiparación jurídica de todas las Comunidades Autónomas a la que se ha llegado, en una absurda carrera por evitar diferencias discriminatorias, ha llevado a una situación que ni sirve para asegurar la igualdad entre todos los ciudadanos ni para resolver los problemas iniciales a los que pretendía hacer frente.

Reorganizar el mapa autonómico haciéndolo más equilibrado y eficaz obliga a revisar la letra y el contenido de todos los Estatutos de Autonomía, cuyos preámbulos y algunos artículos constituyen verdaderas proclamas antidemocráticas que apelan a esencias y derechos históricos por encima de los únicos derechos legítimos, los que se basan en la condición de ciudadano. En los actuales Estatutos prima el afán diferenciador por encima de un proyecto común, alimentando mitos históricos e identidades ideológicas y étnicas imaginarias, generadoras de enfrentamientos disgregadores. El modelo actual -burocrático, ineficaz, ordenancista, caciquil, cargado de ideología tribal e identitaria- dificulta la movilidad de funcionarios y ciudadanos, no asegura la igualdad de derechos y deberes en el acceso a los servicios públicos comunes, desarrolla sentimientos de superioridad y enfrentamientos más o menos larvados entre territorios, e ignora y desprecia los lazos culturales, lingüísticos, históricos, económicos, geográficos y afectivos comunes, debilitando la legitimidad del Estado, sus leyes e instituciones.

En el ordenamiento jurídico actual no están claras las competencias generales, las autonómicas y las locales. Es preciso distinguir entre competencias exclusivas del Estado Nacional, competencias propias (nunca exclusivas) de las Comunidades Autónomas y competencias locales o municipales. Existe otro conjunto de competencias que podemos considerar concurrentes, que deben ser asumidas en cada caso por un nivel de gobierno u otro y en régimen de colaboración, coordinando el ejercicio de esas competencias.

Tampoco se trata de recentralizar el Estado. Las Autonomías pueden ser reforzadas mediante la integración de las competencias y presupuestos de las Diputaciones, un nivel administrativo del que se puede prescindir sin ninguna distorsión grave del sistema actual. De lo que se trata, entre otros objetivos, es de alcanzar una mayor eficacia, y de que los ciudadanos conozcan mejor las competencias de los distintos niveles de organización del Estado, sabiendo en cada caso a quién deben exigir responsabilidades.

Es muy sintomático que los partidos, tan amigos hoy de prometer reformas genéricas que van de lo paradisíaco a lo anecdótico, no digan nada sobre esta necesaria reorganización del Estado. Todos parecen más interesados en lograr el control del poder autonómico actual que en redefinirlo y reordenarlo, tarea previa e imprescindible. ¿Cobardía? ¿Cálculo electoral? ¿Incapacidad? ¿Comodidad? ¿Miedo al cambio? Quizás, la suma teológica de todo esto. ¿Que los ciudadanos no están dispuestos a cambiar la situación actual, que la reforma que propongo choca contra los sentimientos y la opinión de la mayoría? Me niego a pensar que una estructura territorial tan arbitraria como la actual sea inamovible. Me niego a aceptar que la mayoría de los ciudadanos no prefiera un sistema más racional, equilibrado y eficaz, por más que el virus nacionalista y de las señas de identidad haya penetrado en la conciencia ciudadana más de lo que debiera. Me niego a pensar que el legítimo sentimiento de pertenencia sea un obstáculo para unir o separar racional y administrativamente territorios tan difusa o arbitrariamente divididos como lo son incluso muchas de las provincias actuales.

El mundo ha cambiado, y los criterios que sirvieron en otro tiempo hoy ya no sirven. Soy un utópico racionalista en cuestiones políticas. Me niego a pensar que la gente rechace algo que suponga una mejora en la igualdad de derechos, la comunicación, la movilidad, el desarrollo económico o los intercambios culturales. Me niego a pensar que prevalezcan necesariamente los sentimientos irracionales, el miedo al vecino, los mitos históricos, la complacencia en imaginarios rasgos de identidad, frente a la conciencia democrática que asegura la libertad e igualdad entre todos los ciudadanos. El problema, una vez más, no está en los ciudadanos, sino en los partidos y su manera retrógrada de entender y practicar la política.

LA OFENSIVA DE LA JUNTA
El robo de la Mezquita
Carmelo Jordá Libertad Digital 30 Diciembre 2014

La Junta de Andalucía ha decidido robar la Mezquita-Catedral de Córdoba. En la mejor tradición del "exprópiese", el gobierno social-comunista de los ERE exige, como si alguna razón le asistiese, una cogestión que no sabemos bien en qué consiste, pero que está claro que pasa por arrebatar algo a quién es su legítimo propietario… desde hace la friolera de ocho siglos.

La bellísima Mezquita de Córdoba lleva consagrada al culto cristiano desde que en 1236 Fernando III entrase en la ciudad. En contra de lo que ocurría habitualmente cuando eran los musulmanes los que conquistaban algo –y de lo que había ocurrido en la propia Córdoba siglos antes con la basílica que ocupaba ese mismo lugar- la mezquita no fue destruida sino que, simplemente, se cambió su uso y no fue hasta siglos más tarde cuando, desgraciadamente, se construyó en su interior una iglesia cristiana que sólo ocupa una parte del espacio.

Los asaltantes exhiben falsedades varias para justificar su intención de robar: la más habitual que la Mezquita debe ser "del pueblo", una expresión críptica tras la que suele encontrarse en realidad algún despacho ávido de poder y notoriedad; o que se encuentra mal conservada, lo que es notoriamente falso como ha podido comprobar cualquiera que haya visitado el monumento, en cuyo mantenimiento la Junta de Andalucía lleva muchos años sin poner un duro mientras la Iglesia ha invertido unos 18 millones de euros.

El argumento más ridículo, no obstante, es que mientras la Mezquita está en manos de la Iglesia no está "abierta a todo el mundo". La verdad, y eso lo saben los ladrones mentirosos que lo dicen, es que cualquiera puede visitarla sea o no creyente, sea cristiano, budista o incluso musulmán: a nadie se le pregunta por su fe en la puerta de la Mezquita de Córdoba.

Lo curioso es que, a pesar de que precisamente algunas instituciones islámicas aplauden a la Junta en su intento de saqueo, no ocurre lo mismo en las mezquitas de muchos lugares: en países como Marruecos los "infieles" no podemos visitar los lugares de culto, en la propia Jerusalén no sólo no se me permitió entrar en la mezquita de Al Aqsa, sino que ni tan siquiera puede acceder a la explanada del Templo cuando lo intenté un viernes por la tarde.

Y es que tratan de presentarnos a la Iglesia Católica como un ejemplo de intolerancia cuando, sin ser perfecta, es una institución siglos más avanzada que aquellos con los que la izquierda va de la mano y con los que los expropiadores de la Junta no sé si comparten la fe en Alá, pero está visto que sí tienen en común la pasión por el saqueo.

TERTULIA POLÍTICA EN 'ROJO Y NEGRO' (RADIO 4G)
Luis del Pino: "Si Syriza forma gobierno y lanza el chantaje, Europa tragará para que Grecia no se vaya del euro"
"En Bruselas se ha instalado una casta que actúa de espaldas a la ciudadanía"
Periodista Digital. 30 Diciembre 2014

Alfonso Rojo: Grecia es un país más tramposo que España
A los micrófonos del programa de ‘Rojo y Negro’ de Radio4G ha acudido Luis del Pino este martes 30 de diciembre de 2014 en donde ha hablado de la situación actual que vive Grecia y las posibilidades para que el país acepte las medidas de austeridad impuestas por Europa, o si deciden ser desobedientes y finalmente acaben saliendo de la zona euro.

El presentador y director de ‘Sin complejos’ de esRadio, Luis del Pino, ha asistido al último programa de este año de 'Rojo y Negro' en donde ha opinado sobre cómo ve la actitud del "Podemos" griego: Syriza.

Europa se va a poner nerviosa cuando Syriza gane las elecciones, y nos va a afectar a todos. Y pueden pasar tres cosas: Que no logre formar gobierno, que forme gobierno y se acabó el tema de la austeridad y que quieran exigir un rescate y ahí Bruselas y Merkel deberá retractarse porque de aceptar entonces el ejemplo para otros países es claro. Y si no se acepta tendrá que salir del euro lo que está claro para Podemos que le va a venir estupendo.

Sobre las encuestas en Grecia, también ha opinado que todo apunta a que termine formando gobierno:

Luis del Pino: "Hay un problema con el sistema griego, la última encuesta Syriza está a seis escaños del resto y podrá formar gobierno con los independientes o cualquier alineación. Si forma gobierno y lanza ese chantaje, Europa tragará para que no se vaya del euro. Cabe la posibilidad teniendo en cuenta que en Alemania está creciendo un partido conservador anti-europeista. Hay un 70% de que Europa trague para que Europa no se rompa".

Luis Balcarce: "Necesitan 7000 millones de euros, la situación es la que es, si quieren medidas de corte muy populista necesitan a alguien que te de el dinero, es lo que vemos en Podemos, ahora ya empiezan a disfrazar el discurso, han pasado de un programa político delirante a no sé sabe muy bien qué. Todos los días se sacan algo de la chistera. Y no hay que olvidar que Syriza es capaz de decir lo que sea como táctica electoral. Ahora ¿qué va a hacer Europa?


Luis del Pino respondía a la pregunta de Luis Balcarce y según él, Grecia no será el ejemplo a seguir:

No va a ver un efecto negativo al fijarse en Grecia. A Grecia se le podía haber dejado caer o echado del euro. Hay una apuesta económica para mantener el euro. ¿Hasta dónde está dispuesto el eje para mantener a Grecia? Habrá que decirles que si no quieren adoptar medidas austeras, pues quebrarán. Como pasa en EEUU, Texas quiebra pero no quiebra el dólar.
Los partidos anti-europeistas están creciendo y son tendencia, ¿tienen un techo cercano o pueden dar un vuelco al modo de ver esa unión virtual del continente?

Luis del Pino: "Yo creo que van a ir a más. En Bruselas se ha instalado una casta que actúa de espaldas a la ciudadanía y el ejemplo fue la Constitución Europea y a los burócratas les importó un pepino la ciudadanía. Aquello naufragó porque se hizo al margen de los ciudadanos. ¿Los burócratas europeos pueden gobernar para los ciudadanos? Yo lo dudo".

Por último, Alfonso Rojo destacó la diferencia entre nuestro país y la economía griega:

Grecia es una economía pequeña, es la cuarta parte de España en población y es un país mucho más tramposo que España. Entre los escándalos que ha habido, la llamada 'isla de los ciegos 'con 30.000 habitantes, cuando se revisó de los 700 con ceguera te salía el campeón de tiro, tres concejales... eso en España no lo vivismo, no hemos llegado a ese grado.

LOS INMIGRANTES ACARREAN MÁS GASTOS DE LO QUE APORTAN
El presidente del Instituto de Investigaciones Económicas alemán (ifo) afirma que los inmigrantes acarrean más gastos de lo que aportan a la economía
 Minuto Digital 30 Diciembre 2014

El presidente del Instituto de Investigaciones Económicas alemán (Ifo), Hans-Werner Sinn, se distanció hoy de un reciente informe, según el cual la inmigración es beneficiosa para el sistema social germano y afirmó que esta reporta más costes que ganancias al país.

Los inmigrantes acarrean más gastos de lo que aportan a la economía y son, por tanto, un “negocio de pérdidas” para el país, escribe Sinn, un experto muy presente en los medios alemanes, en un artículo de opinión publicado por el diario conservador “Frankfurter Allgemeine Zeitung”.

Sinn contradice así un estudio del Centro de Investigaciones Económicas Europeas (ZEW), publicado en noviembre, según el cual los extranjeros aportaron en 2012 una media de 3.300 euros más en impuestos o cuotas al seguro obligatorio de jubilación, sanidad pública o desempleo de lo que percibieron en prestaciones.

De acuerdo con las cuentas de ese estudio, realizado por encargo de la Fundación Bertelmann, los 6,6 millones de ciudadanos no alemanes del país aportaron ese año superávit global de 22.000 millones de euros.

El presidente del Ifo argumenta, por contra, que en ese cómputo no se contemplan factores como los gastos en infraestructuras, costes policiales y en la administración pública que provocan los ciudadanos extranjeros.

De tener en cuenta estos aspectos, el superávit se transforma en pérdidas, que Sinn sitúa entre los 1.450 y los 1.800 millones de euros.

El experto considera que Alemania debe restringir la llegada de inmigrantes, en términos globales, y concentrarse únicamente en los trabajadores extranjeros altamente cualificados, de acuerdo a las necesidades específicas de su mercado laboral.

Sinn expresa, finalmente, opiniones coincidentes con las del partido de los euroescépticos alemanes Alternativa para Alemania (AfD) y alerta de los gastos que acarrean a las arcas públicas los inmigrantes no cualificados y con cargas familiares.

Los ilegales que provienen de África son parte de un plan de invasión
Magdi Cristiano Allam Minuto Digital| 30 Diciembre 2014

Queridos amigos:
Dos jóvenes de Agrigente han lanzado una señal de alerta preocupante. Los ilegales que desembarcan provenientes de África (un promedio de 1.000 al día), forman parte de un plan de invasión islámico organizado con la complicidad de la mafia y la connivencia de las organizaciones católicas y comunistas. Ese plan genera miles de millones de euros de ganancias para sus promotores.

Éste es su mensaje: SOS ITALIA 2014

“Vivimos en Sicilia, y desde hace un año, con el inicio de la Operación Mare Nostrum, asistimos cada día a la llegada de ilegales en nuestra pequeña ciudad de 60.000 habitantes, Agrigente. Se trata de un flujo que puede alcanzar las 1.000 personas al día. En su mayoría son africanos. Únicamente en dos ocasiones hemos visto a sirios, los únicos que no llegan solos, sino en pareja. Y esto es lo que nos ha hecho comprender la diferencia que existe entre los inmigrantes económicos que parten a la búsqueda de fortuna y aquellos que huyen de una guerra o un peligro inmediato y grave del que tratan de escapar con sus seres queridos.

Entre los 350 centros de acogida y las innumerables ONGs que han surgido al calor de la lluvia de fondos otorgados por el Estado italiano (con una pequeña participación de la UE), hemos podido observar, por ejemplo, que en Siculana, pequeño pueblo cercano a nuestra ciudad, un hotel en quiebra que había tenido que cerrar, se ha reconvertido en centro de acogida. Es la misma situación para muchas otras estructuras y pequeños pisos privados, hasta ahora vacíos. En el espacio de pocos meses, hemos visto como Agrigente se llenaba de inmigrantes hasta desbordar. Las calles, los espacios delante de los supermercados y las panaderías han sido poco a poco ocupadas por los refugiados africanos.

Después de un año de Mare Nostrum, en Italia los inmigrantes han sido reagrupados en la perifería de las ciudades, pero en Sicilia están en todas partes. Se escapan de los centros de acogida y caminan a lo largo de las carreteras, en las ciudades se cobijan en los sitios arqueológicos y penetran en las aulas durante las clases para mendigar.

Ahogados por este éxodo bíblico (con una total ausencia de controles sanitarios u otros), nosotros los autóctonos de una patria invadida, no entendemos bien por quienes y por qué somos invadidos. Aunque en todo el continente africano las violencias están al orden del día, solamente Siria está en guerra.

Hablando con la gente y leyendo la prensa local, nos hemos dado cuenta de que los rumores que circulan desde hace meses concuerdan: en Agrigente y su provincia, desde hace poco, la mafia ha puesto sus zarpas en este nuevo “business” jugoso. Es probablemente por esta razón que en Italia no se toma ninguna decisión para regular un asunto tan delicado de abordar pero que merecería que se le prestara atención. Sin embargo, en lugar de eso, ocurre todo lo contrario: basta con encender la televisión para darse cuenta que en todas las cadenas, en todos los programas, se incita a los italianos a acoger cada vez más inmigrantes, hasta el infinito, mientras que en la UE, en Francia, en Alemania, en Austria se ha comenzado a rechazarlos y llevarlos fuera de sus fronteras.

Así, mientras los italianos se imaginan que hacen obra de caridad o piensan aligerar sus conciencias sobre la colonización (siendo que no somos ni franceses ni ingleses), se le quita nuestro dinero a nuestros ancianos y a nuestros parados para emplearlo en atender a los inmigrantes.

Cosa Nostra se enriquece, la trata de seres humanos en África se intensifica y con ella todas las violaciones de los derechos humanos que la UE y el Vaticano se jactan de querer abolir, cuando en realidad las están fomentando.

Con todos estos extranjeros necesitados, pronto centenares de miles, que obligatoriamente se quedarán en Italia (visto que incluso los que no obtienen el estatus de refugiados no pueden ser expulsados), nos preguntamos qué harán estas personas cuando ya no sean asistidas. En Italia no hay trabajo. Los empleados de restaurantes, los ayudantes sanitarios, los albañiles, sobre todo en el sur, son italianos. ¿Qué porvenir espera a estos inmigrantes en un país en recesión en el cual las empresas están cerrando? El trabajo en negro? ¿O tal vez la prostitución y el tráfico de drogas?

Si esto sigue así, ¿qué haremos con los millones de africanos que esperan en las costas libias?

No se puede desplazar estas enormes masas de personas sin otra motivación que el buen corazón cristiano de los italianos. Detrás de todo esto, debe haber algo más enorme e inquietante.

El pueblo pasivo, el gobierno italiano masoquista que sólo se ha preocupado de enriquecer a las ONGs y las mafias del mundo entero, y la UE, todos cómplices, parecen querer transformar nuestra península en un inmenso campo de refugiados, vaciando África de sus habitantes para amontonarlos en Italia.

Se minimizan las revueltas sociales que tienen lugar en Roma o en Milán calificándolas de “guerras entre pobres” y se niega el malestar de los ciudadanos que esperan que sus derechos sean defendidos, pero que ven que para la clase política importan menos que los extranjeros.

Los telediarios de las distintas cadenas de televisión no hablan de ello pero en Internet aparecen informaciones alarmantes sobre Libia. En este momento, grupos armados como el Estado Islámico se están enfrentando a las tribus locales para apoderarse del control de las rutas migratorias hacia Italia. Este negocio podría convertirse en su principal fuente de ingresos económicos.

Además, todos los habitantes de África saben que Italia es la única puerta abierta sobre Europa en donde encontrarán comida, alojamiento, ropa, teléfonos móviles, simpatía de los habitantes y tal vez la posibilidad de ir a otros países europeos.

Parece que desde hace un año, una especie de “manual del inmigrante ilegal” para uso de los candidatos a la inmigración clandestina ha sido codificado:

1) Procurarse la suma necesaria para pagar el viaje a los traficantes, gracias a la familia amplia africana (un grupo que puede abarcar hasta una cincuentena de familias) que junta los fondos necesarios y selecciona la persona que será enviada a Italia para hacerse rico con la ayuda de los europeos. Naturalmente, la persona elegida deberá reembolsar lo antes posible a sus benefactores utilizando una parte del dinero distribuido por Italia.

2) Todos los migrantes declaran ser refugiados que huyen de la guerra, lloran y hablan de torturas. Muchas de esas historias puden ser fácilmente desmentidas echando simplemente una ojeada a Internet. Y sin embargo, las autoridades italianas no lo hacen. Al contrario, en los países serios como Dinamarca o Suiza, el personal que se encarga de controlar los testimonios de los demandantes de asilo poseen un manuel práctico y está preparado para rechazar las demandas infundadas.

En vista de esta terrible situación en la cual Italia se encuentra, pensamos que ya es hora que todos los italianos dejen de lado sus sentimientos caritativos y vuelvan a encontar sus patriotismo, puesto en sordina desde nuestra derrota en la Segunda Guerra Mundial. Ya es tiempo que todos abran los ojos y comprendan lo que nos cuesta y a qué peligros nos expone la irresponsabilidad de la clase politica que nos gobierna.

Es en esta óptica de toma de conciencia y para restablcer la legalidad que deseamos que nuestro modesto testimonio sea entendido.”

Firmado: Daniele Leone y Alessandra Conti

¿Acaso es posible que el gobierno y los responsables de las fuerzas del orden no se den cuenta de la situación?
Como es imposible que no estén al corriente de lo que pasa, debemos considerar que están dejando que las cosas ocurran sin intervenir.

Cómo es imposible que Italia no pueda combatir la criminalidad italiana y extranjera que le facilita la tarea al terrorismo islámico, debemos deducir que los que nos gobiernan no quieren poner fin a esta invasión islámica que se lleva a cabo mediante la invasión de los ilegales.

Eso significa que los que nos gobiernan son culpables de alta traición.
En esa situación, nosotros, el pueblo, debemos salvaguardar nuestro derecho legítimo de ser los “amos de nuestras propia casa” bloqueando la invasión de los ilegales, combatiendo la invasión islámica, para poder vencer la criminalidad organizada de la cual el Estado es cómplice.
 

****************** Sección "bilingüe" ***********************
ETA
En mi nombre no
Francisco José Alcaraz Libertad Digital 30 Diciembre 2014

En una reciente entrevista, la presidenta de la AVT declaró: "me arrepiento totalmente de haber confiado en el Gobierno" y poco después anunció una manifestación para finales de enero. Voces Contra el Terrorismo no acudirá a esa convocatoria por varios motivos.

Pedraza reconoce lo que sus hechos han confirmado a lo largo de estos tres años de actitud ambigua y connivente con la política del gobierno Rajoy, continuadora de la de Zapatero. Pedraza debería asumir su responsabilidad en esta infamia por haberse convertido en copartícipe de aquello que muchas víctimas, organizaciones, periodistas, etcétera hemos ido denunciando desde las primeras semanas de este Gobierno. Y debería asumirlo más allá del mero trilerismo retórico. Ángeles Pedraza no es una ingenua que se haya visto engañada y ahora quiera rectificar. Los hechos hablan por sí solos en su trayectoria como presidenta de la AVT.

Siendo Zapatero presidente, Ángeles Pedraza dio un aprobado a la política antiterrorista de Rubalcaba, el mismo Rubalcaba del 13 M tras los atentados del 11-M, el mismo Rubalcaba de la negociación con ETA, el del Faisán, el de De Juana Chaos, el de la vía Nanclares para excarcelar asesinos en fraude de ley. Poco después, ante la caída de Zapatero y en las puertas de un cambio político, Pedraza comenzó a escorarse hacia Rajoy.

En estos tres años lo que Rajoy ha hecho o ha dejado de hacer lo ha hecho con la aquiescencia y apoyo directo o indirecto de la AVT de Pedraza. Tan solo hay que mirar las hemerotecas para refrescar la memoria y ver la complicidad entre ambos, llegando incluso a acudir al congreso nacional del PP.

Muy significativa fue la presencia de Pedraza en el Congreso de los Diputados el 27 de junio con ocasión del día en homenaje a las víctimas del terrorismo, acto en el que la inmensa mayoría de asociaciones no participamos porque se venía reincidiendo en las mismas afrentas de los años de ZP: mantener a ETA en las instituciones o mantener la vía Nanclares entre otros motivos. Casualmente Pedraza acudió esa misma noche a Valdemoro para participar en una cena benéfica organizada por el PP en favor de la AVT.

Con motivo de la amnistía encubierta a etarras y violadores, Voces Contra el Terrorismo convocó, cumpliendo los días de plazo exigidos por la ley, una manifestación contra la política de Rajoy. Pedraza, con el apoyo del PP de Rajoy, convocó otra manifestación una semana antes con el claro propósito de desactivar o controlar, encauzándola, la indignación ciudadana por la traición de Rajoy. No es para olvidar el hecho de que en aquella concentración se mandó callar a quienes increpaban al PP. Y ello con el pretexto del respeto a las víctimas, cuando precisamente ese respeto exigía alzar la voz.

Han sido muchos los políticos de uno y otro color, periodistas e incluso organizaciones cívicas que han pretendido condicionar la justas acciones de denuncia que viene realizando Voces Contra el Terrorismo. Intentos en pro de intereses personales o políticos que nunca han podido con nuestros principios. Es por ello que el Gobierno de Rajoy ha excluido a Voces Contra el Terrorismo de toda actividad del Gobierno en referencia a víctimas; es por ello que es vedada nuestra opinión en muchas televisiones, radios o prensa escrita. Se decretó la muerte civil de quienes no nos dejamos manipular.

Pedraza ha ido realizando declaraciones, a modo de cortafuegos, que luego no se han correspondido con sus hechos. Y no es que ahora se haya percatado de cuanto llevamos años denunciando, sino que media un enfrentamiento con el Ministerio de Interior en cuyo origen está la salida a la luz de graves acusaciones contra el asesor de Pedraza y "presidente en la sombra", que además formó una asociación al amparo de Pedraza con las bases de datos de socios de la AVT, extremos estos denunciados públicamente por víctimas. Entre esas denuncias figura el hecho de tener al citado asesor en la asociación estando imputado en un proceso de trafico de armas que se prolongó nueve años y que se ha cerrado al ser anuladas las pruebas

Así mismo se denunciaron presiones de la AVT a trabajadores del Ministerio del Interior para conseguir el reconocimiento del asesor de Pedraza como víctima del terrorismo, si bien no pudieron ser probadas.

Voces Contra el Terrorismo ha sido la única asociación en estos tres años que se ha manifestado y pronunciado continua y coherentemente contra la política de Rajoy, sin el apoyo de la mayoría de medios, Gobierno ni la AVT, y lo seguiremos haciendo siempre, sin cálculos por intereses espurios.

Algunos partidos políticos y organizaciones se agarrarán a la bandera en esta manifestación contra Rajoy, valiéndose de ella para sus intereses o dejándose utilizar mutuamente. Pero por la Memoria, Dignidad y Justicia, Voces Contra el Terrorismo no asistirá, no nos prestaremos para que se juegue con el inmenso dolor que ETA ha causado. Pedraza, EN MI NOMBRE, NO.

El Lerroux de Vallecas (II)
Antonio Robles. Cronica Global 30 Diciembre 2014

Escogí en la primera parte de 'El Lerroux de Vallecas (I)' el impacto que causó el primer mitin de Pablo Iglesias en Cataluña el pasado 21 de diciembre. En ella constato el nacimiento de un líder carismático cuya irrupción en la política catalana ha acabado con el relato de una Cataluña en conflicto permanente con España, y ha restaurado el viejo enfrentamiento entre izquierdas y derechas, es decir, entre los de abajo contra la casta de los de arriba. La clásica lucha de clases en versión de Podemos.

Esta irrupción de Pablo Iglesias contra la casta catalana, y su credibilidad frente a la corrupción le han catapultado hasta convertirlo en una verdadera amenaza para la hegemonía política del nacionalismo.

Por lo que hemos ido viendo en entrevistas posteriores al mitin del 21 de diciembre de 2014 en Catalunya Radio, TV3 y sobre todo, la última de El periódico del 28 de diciembre, Pablo Iglesias no sólo se ha reafirmado en su ataque a la casta catalana, sino que ha clarificado por completo su posición frente al derecho a decidir. Ante la pregunta del periodista sobre si Cataluña tiene o no derecho a decidir unilateralmente, si el pueblo catalán es sujeto político y soberano, Pablo Iglesias contestó: “La cuestión no es lo que yo quiera o prefiera, sino lo que dice el ordenamiento jurídico existente, que en su día negoció el catalanismo político. La legalidad vigente no permite en términos jurídicos que eso se produzca, eso lo sabe todo el mundo”. Y le remitió a un proceso constituyente, pues fuera de la ley nada es posible.

Un día antes, el coordinador general de CDC, Josep Rull, en una entrevista para la ACN, ya se había despachado a gusto contra el intruso. Descalificó a Podemos y a su líder, de “lerrouxistas”, “jacobinos”, de “instrumento de la casta española” y de la “derecha más terca” para intentar “evitar que se rompa España”. “Sería aquella idea del antes roja que rota”, dejó dicho. Para culminar la colección de estigmas con un broche de oro, calificó a Podemos como “el caballo de Troya del Estado" para desactivar el proceso soberanista. Y barriendo para casa, mostró el antídoto para acabar con él: elecciones plebiscitarias. La desesperación agudiza el ingenio: "cuanto más plebiscitarias sean las elecciones, menos Podemos; y cuanto más normales sean las elecciones en Cataluña, más facilidades para que Podemos pueda avanzar". Todo un tratado de estigmas en un tiempo de inquisidores y brujas. Manuel Delgado, el mayor tonto útil después del insuperable Pepe Álvarez de UGT no ha querido dejar sola a la casta nacionalista y ha demostrado una vez más el valor de la antropología del alienado en carne propia: “Podem contaminarà de lerrouxisme allà on vagi”. ¡Ven como el título no es en vano!

Como vemos, el catalanismo, el nacionalismo, el secesionismo (muñecas rusas que ya no engañan a casi nadie) han desatado sus demonios contra el intruso. Tienen sus razones, se acaban de cruzar con un hueso difícil de roer. Lo vimos en la entrevista a cara de perro que Mònica Terribas le realizó en Cataluña Radio. Acostumbrada a acosar emocionalmente a todo sospechoso de no comulgar con el proceso identitario por el mero hecho de ser sospechoso de ser sospechoso, se encontró con un líder político sin síndrome franquista. De él han vivido desde la transición, en él han caído políticos e intelectuales como si por el mero hecho de servir al Estado fueran cómplices de la España franquista y tuvieran que redimir una deuda inacabable con Cataluña. Pablo Iglesias ha roto con ese fardo, no se deja, no les tiene respeto alguno; es de otra generación, tiene otros modales y es él el que los cataloga de casta y los desprecia.

La planchó cuando lo intentó por undécima vez con un tema muy despreciado en Cataluña, el ejército. “Por cierto, -le espetó la Bienpagá dando por supuesto su aversión al ejército- ¿se cargaría al ejército?” Y él con aplomo le contestó. “¡En ningún caso!, ¡en ningún caso!” […] “Yo creo que la soberanía tiene que ver con que existan ejércitos […]”

Como vemos, la fuerza desatada en el mitin del día 21 en Barcelona, no fue flor de un día, ni tampoco de un solo líder. Ayer mismo, en el periódico secesionistas catalán Ara, el secretario de Política de Podemos, Iñigo Errejón advirtió: “para reconocer el derecho de autodeterminación” de Cataluña “hace falta un cambio jurídico-institucional”. Las cosas no se pueden decir más claras, Podemos va en serio y en serio deberíamos tomarlo. Sin embargo…

Sin embargo, Podemos aún no ha pasado la prueba del PSC. Metidos en estos días en un proceso electoral interno para designar a sus responsables políticos en Cataluña, podrían estar descuidando la capacidad camaleónica del catalanismo para adaptarse al paisaje y someterlo posteriormente a su medida. Ya le pasó antes al PSOE con el PSC. Alfonso Guerra sacrificó a la Federación catalana del PSOE, permitió que el catalanismo acaparara los puestos de dirección del PSC surgido de aquella fusión de tendencias, y durante tres décadas, aquellos dirigentes aparentemente socialistas, ejercieron de pastores para entregar rebaños de obreros al sacrificio de la construcción nacional. Unos cuantos nombres para advertir la traición: Joan Reventós, Pascual Maragall, Ernest Maragall, Pepe Álvarez, Raimon Obiols, Joaquin Nadal, Marina Gelli, Antoni Castell, María Abadia, Ángel Ros, Mónica Lafuente, Teresa Conillera, Montserrat Tura, Jordi Martí, Daniel y Jordi Font, Martí Carnicer, Joan Manuel del Pozo, Antoni Siurana, Manuel Rolles, Jordi William Carnes, Pia Bosch, Jordi Serra, Laia Bonet, Antoni Dalmau, Isidre Molas, Rubert de Ventós, Bartomeu Muñoz, Joan Ignasi Helena… ¿Dónde están ahora después de haber dirigido, traicionado y vivido del PSC? En el secesionismo declarado. ¡Cuánto disimulo durante tanto tiempo!

Pablo Iglesias habría de saber dónde pisa y con quien quiere ir al paraíso socialdemócrata que tan poco entiende de justicia asimétrica. De momento ya se ha rodeado de personajes educados en el pujolismo de izquierdas cuyo racismo cultural es tan obsceno como intolerable en una sociedad democrática. Pongamos que hablo de Gemma Galdon Clavell, la presentadora del mitin del pasado domingo en Barcelona y posible candidata a secretaria general del Consejo Ciudadano de Podemos en Cataluña. De la mano de Pablo Iglesias. Un incidente el 12 de octubre de 2012 es suficiente para saber de qué hablamos. Ese día, fiesta de la hispanidad, el chófer de Canal Català TV, Antonio Bustamante esperó a Gemma Galdon en su puerta para llevarla a un programa de debate de dicho canal. Abrió la puerta del taxi enfadada y le inquirió al chófer para que retirara la banderita española que tenía sujeta a la antena del vehículo. Era de pequeñas dimensiones. Antonio Bustamante la había colocado con motivo de la fiesta nacional de España, y no consideró adecuado retirarla. La joven se negó a subir y tornó furiosa a su casa para pedir otro taxi y mandar un twit denunciando al trabajador autónomo de Canal Català: “El xofer de Canal Català porta bandera espanyola al cotxe amb que em recull. Em nego a pujar i em quedo a casa”. Posteriormente escribe otros, el más significativo para apreciar la intransigencia inoculada por el pujolismo rezaba así: “No tinc clara la independència, però la rojigualda em posa pèls de punta. Tenim les cunetes i exili ple de vides destrossades en el seu nom”.

A los cuatro días, el chófer Antonio Bustamante fue despedido.

La actitud de la nacionalista es un claro ejemplo de esa clase de jóvenes educados en el resentimiento pujolista a España y sus símbolos, que acaban siendo esclavos de su propio odio. ¿De dónde sale semejante desprecio en una chica tan joven? Ella no vivió el franquismo, nació en democracia; sólo la familia, la escuela, los medios nacionalistas de comunicación, o todos a la vez han podido inducirla al desprecio por el otro. ¿De gente como esta señora se rodeará Podemos en Cataluña? Mal asunto si los mejores situados para hacerse con el poder son de perfil similar. Precisamente, la candidatura “Es Clar Que Podem BCN” para las próximas elecciones municipales encabezada por gente de perfil secesionista, como Marc Bertomeu o Beatriz Rilova, es apoyada por Pablo Iglesias, Errejón y Monedero afincados en Madrid y con escaso conocimiento de la capacidad del nacionalismo para infectar cualquier organización que no domine. Es sintomático el apoyo explícito que le están dando a estos representantes, medios como RAC-1, Cataluña Radio, TV3, La Vanguardia etc. desde mucho antes de que fueran nadie en la organización. Son los pijoflaustas de Podemos. Pablo Iglesias que tanto admira a Julio Anguita, parece que en materia nacionalista no le ha pedido parecer. Es una lástima.

Frente a esa candidatura, el exfiscal de Banca Catalana, Carlos Jiménez Villajero, contrario a la deriva secesionista, apoya la encabezada por Montserrat Cutando, “Podemos por la Dignidad”. De perfil mucho más social, prioriza los derechos laborales a los territoriales. Parte con la desventaja de carecer de apoyo de los medios públicos de comunicación de Cataluña.

Pablo Iglesias cuenta además con la nacionalista Gemma Ubasart, su telonera en el mitin de Barcelona y miembro del Consejo de Coordinación nacional, posiblemente para encabezar la lista de Podemos a la Generalidad. Es el mismo camino tomado por Alfonso Guerra en aquel remoto 1977 cuando decidió darle el poder a los catalanistas y utilizar de carne de cañón a los obreros castellanohablantes. Aún sigue lamentándolo.

No deben temer los secesionistas, puede que Pablo Iglesias no respete a la casta nacionalista, pero está a punto de darles todo el poder en Cataluña.

EL ARTÍCULO DE JOSÉ MARÍA RUIZ SOROA QUE "EL CORREO" SE NEGÓ A PUBLICAR
"Los modélicos"
José María Ruiz Soroa www.latribunadelpaisvasco.com 30 Diciembre 2014

Leí en EL CORREO del domingo 21.12.14 la entrevista anunciada en la portada que la periodista Olatz Barriuso hacía al lehendakari Iñigo Urkullu: la sociedad vasca, enfatizaba repetidamente éste y anotaba sin la más mínima reserva o cuestionamiento aquélla, es nada menos que modélica. “Insisto, decía, somos una sociedad modélica, que tiene una cultura modélica y unos valores de rigor, de esfuerzo, de sacrificio, y de intentar hacer las cosas bien”. Sociedad modélica, cultura modélica, valores modélicos y autoridades modélicas. A mí este elegante “pas de deux” me resultó modélico también, pero en su obscenidad.

Cierto que una cosa es la corrupción y otra el asesinato, y que no es elegante el mezclarlos. Ha habido grandes asesinos que pagaban sus impuestos, iban a misa los domingos, se esforzaban y sacrificaban por su pueblo e intentaban hacer todo bien; incluso eran cariñosos con los niños y los chuchos. Pero cuando la historia habla de ellos no les suele calificar de modélicos ciudadanos, sino que se menciona que fueron asesinos y por ello no tan modélicos. A Urkullu y Barriuso no se les ocurrió ni poner una notita en letra pequeña y a pie de página para decir algo como “bueno, es cierto que esta sociedad modélica en todo tiene la mínima pega de haber tolerado treinta años de asesinatos”. Pero no, ni siquiera el asterisco o el recuadrito chiquitín. La portada: “Aquí no hay corrupción porque tenemos valores”. Y es que una cosa es la corrupción y otra el asesinato, dirán, y ahora no toca evocar la muerte sino la honradez. Aunque ésta sea una sociedad que ha proporcionado impávida el mayor índice de asesinos per capita de nuestro entorno en los últimos treinta años, resulta que no es ni ha sido una sociedad moralmente enferma sino honrada a machamartillo, repleta de unos ciudadanos caracterizados por sus valores de rigor, esfuerzo, sacrificio y de intentar siempre hacer las cosas bien. Y es que ya lo decía Emile Durkheim, “el dios de la tribu no puede ser, al final, sino la propia tribu”. Ahora se le llama “esta sociedad”, que queda más moderno, pero la tribu es el dios de demasiadas conciencias.

Pocas semanas hace que Iñaki Arteta nos ha obligado a volver a ver cómo era esa nuestra modélica sociedad en 1980, un pueblo alegre que cantaba y bailaba en bucólicas fiestas mientras en su derredor caían muertos por decenas unos seres tan grises y borrosos como lo era el papel y las fotos de los periódicos de la época, casi siempre en unas posturas rígidas, descoyuntadas y un tanto ridículas. Y es que no hay nada tan ridículo como morirse chapoteando en sangre (“fallecer”, le llamábamos) en una sociedad modélica en la que la ciudadanía se dedica al rigor y al sacrificio personales y sociales. Allí escuchábamos también defender al pueblo al clérigo de turno, tan repleto de valores cristianos o socialcristianos como sólo un cura vasco puede llegar a estar, defensor incansable del rizo moral escolasticista y, al mismo tiempo, ayuno de la más mínima caridad.

No me exonero. Como casi todos, me preocupé de otra cosa y, aunque torcí el gesto, no moví un dedo por las víctimas. Miré para otro lado, más exactamente miré a eso que se considera mi rigor, mi esfuerzo, mi sacrificio y mis ganas de hacer bien mis cosas. Como casi toda la sociedad. Pero desde hace tiempo, me da vergüenza haber sido tan modélico y tan cobarde. A la inmensa mayoría, a esa cuyo modelo son Urkullu y Barriuso, no se la da. Por el contrario, les llena de orgullo el impacto deslumbrante que causamos a los extranjeros que nos visitan. Somos ejemplares, todos lo dicen. Al final es cuestión de tener y usar de ese retrovisor moral que llamamos conciencia, o de mirar sólo al esplendoroso presente.

A mí me grita el retrovisor. Me chirrían Urkullu, Barriuso y la portada. Porque aquí no se puede hablar de valores sociales sin mencionar primero, pero muy primero, que nos ha faltado a casi todos el más importante de ellos, el de sentir como tal el crimen contra nuestros hermanos y levantar la voz en su contra. Como hizo EL CORREO ejemplarmente en su momento. Todo lo que sea no mencionar esa ausencia, aunque estemos charlando de corrupción, es tanto como volver a mirar otra vez para otro lado. Y la primera vez fue cobardía, desinterés o complicidad, pero la segunda es obscenidad. Elegante, cómo no, pero obscenidad.

Nota. Este artículo ha sido publicado originalmente en la web de la "Fundación para la Libertad"

Núñez corroe la 'regeneración'
XAVIER HORCAJO www.gaceta.es 30 Diciembre 2014

Hoy damos el dudoso ejemplo de combatir la corrupción sacando a “Núñez por Navidad”.

Josep Lluis Núñez no debería haber salido de la prisión de Quatre Camins, con un tercer grado penitenciario, solo 38 días después de su ingreso como autor de un delito de “cohecho activo”. Un delito que se cometió en los años 1994 y 1995. La decisión favorece a Núñez y es discriminatoria con el común de presos que no pueden pedir tercer grado hasta estar debidamente “clasificados” en prisión y eso nunca lleva menos de dos o tres meses.

¿Por qué Núñez y su hijo se han beneficiado en tiempo récord? Pues, básicamente por lo mismo que se beneficiaron de una instrucción de más de siete años y un trasiego de recursos de más de nueve. Por lo mismo que obtuvieron de la sala civil del Tribunal Supremo una rebaja de su condena de 6 a sólo dos años. O por lo mismo que la multa de 2 millones de euros se perdió por el camino judicial y ni siquiera la abonó. Por lo mismo que aspiraban a un “indulto” con el que traficaba hasta el Pequeño Nicolás. O porque son delincuentes catalanes y allí los fiscales pactan abono de elevadas sumas a cambio de no ingresar en el trullo (eso ocurrió en el 'caso Pallerols'). O porque en Cataluña, el director de la cárcel de Quatre Camins debe más obediencia a Artur Mas que a Instituciones Penitenciarias y para Mas, Núñez siempre será “uno de los nuestros” aunque su catalán fuera macarrónico.

Por todo eso, hoy damos el dudoso ejemplo de combatir la corrupción sacando a “Núñez por Navidad”. Ya puede decirlo el Rey Felipe o su porquero, aquí eso de la regeneración no nos lo vamos a creer. Cuando a un tipo como el constructor Núñez, cuesta veinte años meterlo en el talego y tarda solo 38 días en salir sacudiéndose el polvo de la solapa. Algo falla Rey Felipe.

Deben tener en cuenta que Núñez estaba en la cárcel por defraudar a Hacienda pero sobre todo por corromper funcionarios de la Hacienda Pública. Estaba porque compró con viviendas, garajes y casas a los inspectores que le investigaban a sus empresas. Núñez era además de corrupto, corruptor de funcionarios públicos. Aun peor, en su escándalo salió manchado por tocar la sucia fortuna del “hombre de las esquinas” el Delegado Especial del Estado para Hacienda en Cataluña, Miguel García Hoffman, con media docena de inspectores tributarios. “Toma majo, que Hacienda somos todos”, les decía Núñez mientras les dejaba distraído las escrituras de sus nuevas propiedades entra la contabilidad de sus empresas.

Un tío así no puede obtener el “tercer grado” en tiempo récord. Aunque solo sea porque alguien pueda sospechar que haya podido volver a corromper a funcionarios de otro Ministerio. Sólo por eso, Núñez tenía que haber cumplido su pena. Y que no se me diga que se le aprecia enfermedad, o que sale por motivos de edad, porque también ha salido su hijo, José Luis Núñez Navarro.

La Pasta Nostra
XAVIER HORCAJO www.gaceta.es 30 Diciembre 2014

Prenafeta, el que montó TV3 como si fuera el “doctor Mengele”, para controlar las mentes de los jóvenes catalanes; y Alavedra, el gestor de los pactos con Aznar en el Majestic.

El fiscal pide 6 años y dos meses y además una fortuna a dos “pretorianos”: Prenafeta, el que montó TV3 como si fuera el “doctor Mengele”, para controlar las mentes de los jóvenes catalanes; y Alavedra, el gestor de los pactos con Aznar en el Majestic. El “sector negocis” de CDC se enfrenta al juicio que –previsiblemente, después de los de los Núñez nunca se sabe- les lleve a la cárcel a cumplir condena por “comisionear” operaciones inmobiliarias con socialistas del partido de Josep Maria Sala y Narcís Serra. Esto, cuando algunos empezamos a contarlo, parecía una novela negra (vean “La Pasta Nostra” de un servidor de ustedes); pero así fue una época reciente de Cataluña, de la que ni Pujol puede ufanarse. Toda esa mierda salió de debajo de su ala.

¿Cabe aplaudir a la justicia española? A juzgar por la escasa celeridad del asunto, no. Cinco años después de aquellas imágenes de Prenafeta y Alavedra con los calzones colgando a la puerta de la Audiencia Nacional, utilizados por Garzón para enviar mensajes a los que querían acabar con él, no son un tiempo récord, ni siquiera aceptable. Aunque sea verdad que de la dilación del procedimiento no es ajeno Córdoba Roda, el penalista de los ex dinosaurios de Pujol.

Cabe en este caso, aplaudir que las rogatorias funcionaron y que, incluso antes de sus detenciones “a la garzón”, las cuentas andorranas estaban bloqueadas y descubiertas. Eso se explica, entre otras torpezas porque las cuentas fueron confiadas a un “passaire” de la vieja Banca Catalana, Phillip McMahon Bolich, que cantó la ópera bufa “La Pasta Nostra”. También ayudó que las comisiones de aurora boreal que cobraban para que los planes urbanísticos de Santa Coloma o Badalona, superasen las trabas de la Generalitat convergente (con Artur Mas en papeles relevantes de la Administración catalana) se depositaban en la filial que La Caixa tiene en Andorra, la entidad de Fainé no se opuso a colaborar con la justicia española.

Pero a pesar de los “manoseo” político inicial de Garzón y de las tácticas dilatorias consentidas por todos. Esas que derivan de un sugerente: “No ves que no te conviene una causa contra estos olvidados….”, en orejas de Zapatero o de Rajoy. El caso llega a su momento dorado, el juicio para el “sector negocios”. No se crean que el juicio será “final”, porque los negocios han continuado y hoy los hacen otros. Les aseguro que en otros momentos, esto hubiera acabado en indulto, ahora sólo pueden aspirar a un “tercer grado” sórdido como el de Josep Lluís Núñez.
En el juicio, van a ver –eso sí- cosas prodigiosas del entendimiento entre adversarios a la hora de expoliar a los ciudadanos de mi tierra; como Alavedra tenía una “amiga especial” –eso en sí ya debería escandalizar- que ponía su identidad al frente de las cuentas donde se receptaba lo depredado. ¿Sería amor o solo codicia?

CONTINÚA EL DERROCHE PÚBLICO
Año nuevo… y nueva lluvia de subvenciones para implantar el euskera: 45,6 millones de euros
www.latribunadelpaisvasco.com 30 Diciembre 2014

La viceconsejería de Política Lingüística del Gobierno vasco destinará 45,6 millones de euros a subvenciones al euskera durante 2015, repartidos en siete convocatorias en distintos ámbitos y una serie de ayudas especiales para proyectos específicos.

Entre las subvenciones que gozarán de un incremento se encuentran las ayudas directas al alumnado de “euskaltegis” (academias de la lengua vasca), ya que en 2015 se destinará un millón de euros para los estudiantes que superen los exámenes de HABE, un 25% más que en 2014.

"Es significativo este incremento en la difícil coyuntura económica que vivimos" ha destacado el viceconsejero de Política Lingüística, Patxi Baztarrika, quien además ha señalado que "en el ámbito de la política lingüística, es prioritario seguir avanzando en el conocimiento y capacitación de la ciudadanía, así como facilitar el aprendizaje de la lengua".

Entre las novedades del próximo año, se pondrá en marcha un proyecto piloto para que las empresas que se encuentran en una posición más avanzada en gestión lingüística trabajen en euskera.

Las siete convocatorias abiertas están orientadas a la euskaldunización de adultos en el instituto público HABE (30,8 millones), entidades privadas que desarrollan proyectos para potenciar el uso del euskera, "Euskalgintza", (979.200 euros), medios de comunicación (4,8) y el incremento de la presencia del euskera en las ediciones digitales de diarios impresos en castellano (400.000 euros).

Estas convocatorias se completan con un apartado dedicado al impulso del euskera en las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (807.500 euros), en el ámbito socioeconómico y laboral, "LanHitz" (1.594.800 euros), y en el desarrollo del Plan de Acción para la Promoción del Euskera (2,7 millones).

Asimismo, el Gobierno vasco consignará otros 3,3 millones para otras ayudas concretas a entidades como Euskaltzaindia, el Instituto de Euskera de la UPV-EHU, la Cátedra Unesco de esta misma universidad, EUDEL, UEMA y Euskal Herriko Bertsozale Elkartea, entre otros colectivos.

EL NÚMERO DE RECLUSOS DE ETA CAE UN 30%
Casi doscientos de 665 etarras encarcelados han salido de prisión bajo este Gobierno
 
El Confidencial 30 Diciembre 2014

Las cárceles se están vaciando de etarras antes de que la banda se disuelva. La cúpula de la organización terrorista no ha necesitado entregar sus armas para ver cómo sus militantes empiezan a salir a la calle. Aunque el proceso de disolución arrancó en septiembre de 2010, el goteo de excarcelaciones se ha acelerado, por diferentes motivos, durante la legislatura de Mariano Rajoy. En febrero de 2012 había 665 reclusos de ETA cumpliendo penas. Sin embargo, este mes de octubre, sólo dos años y medio después, la cifra había caído hasta los 469, un 29,5% menos. Y se adivina la misma tendencia en el corto y medio plazo.

La estadística ha sido elaborada por Etxerat, la asociación del entramado abertzale que se encarga de proteger y asistir a los presos de ETA y también a sus familiares. A falta de datos oficiales de Instituciones Penitenciarias, que no ofrece información sobre la población etarra, se trata de la única fuente abierta fiable, aunque Etxerat no contabiliza a los reclusos que han decidido desmarcarse de la disciplina de la banda.

Con todo, los datos no dejan lugar a dudas. Casi 200 etarras han salido a la calle desde febrero de 2012 hasta el pasado octubre, mes en el que se hizo el último recuento. En septiembre de 2010, cuando ETA difundió el vídeo en el que tres de sus pistoleros anunciaron el alto el fuego, la banda terrorista tenía a unos 700 miembros repartidos entre cárceles de España y Francia. La cifra se mantuvo constante hasta la declaración del cese definitivo de la violencia en octubre de 2011, dos meses antes de que el Partido Popular se impusiera en las últimas generales. Sin embargo, el número de etarras encarcelados comenzó a descender a partir de ese momento.

Así, la cifra bajó a 634 en junio de 2012, según Etxerat. En enero de 2013, su número volvió a descender a 606. Ese verano experimentó una nueva caída, hasta los 595, y en diciembre de 2013, retrocedió de nuevo hasta los 520. El pasado mayo, la población etarra en prisión se había reducido a 475, seis etarras más de los que finalmente fueron contabilizados en octubre. Si el ritmo se mantiene, la presencia de etarras en prisión dentro de cinco años será meramente testimonial.

Derogación de la doctrina Parot
La resolución del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo contra el cómputo de penas de la doctrina Parot en octubre de 2013, que provocó la excarcelación casi automática de más de 60 históricos etarras a los que se les había prolongado la condena, explica en gran medida el pronunciado descenso experimentado por la población reclusa de la organización terrorista.

El otro gran motivo es la paulatina reducción de la actividad terrorista de la banda. Desde el inicio de la legislatura, las Fuerzas de Seguridad han detenido a 112 etarras. El balance demuestra que, pese al cese definitivo de la violencia, el Estado de derecho sigue actuando, pero la cifra es inferior a la de legislaturas anteriores (397 entre 2004 y 2008 y 342 de 2008 a 2011) por el adelgazamiento forzoso que ha experimentado la estructura de ETA. Es decir, que las altas de etarras en las prisiones han descendido.

El fenómeno coincide con el progresivo cumplimiento de las penas de los terroristas que protagonizaron los conocidos como años de plomo de ETA, a finales de los 70 y toda la década de los 80. Más de 30 años después, los asesinos condenados por esos atentados están empezando a saldar sus cuentas con la Justicia. El goteo de excarcelaciones se intensificará en los próximos meses por el mero transcurso del tiempo.

Dos casos polémicos
Pero las víctimas del terrorismo acusan al Gobierno de Rajoy de haber puesto en libertad a otros etarras antes de tiempo. Las críticas se centran en los casos de Josu Uribetxeberria Bolinaga, implicado en dos asesinatos y en el secuestro de Ortega Lara, que logró el tercer grado por razones humanitarias en agosto de 2012; y de Ventura Tomé Queiruga, relacionado con la colocación de tres bombas en Navarra y Zaragoza, que quedó en libertad el pasado mes de septiembre aquejado de un cáncer de próstata. Los dos figuraban en la lista de presos enfermos que elaboró Etxerat al comienzo de la legislatura para exigir al Ejecutivo su inmediata libertad. De los 14 etarras mencionados en aquella petición, ya sólo quedan ocho entre rejas.

Las excarcelaciones continuarán. De hecho, las cifras de octubre no recogen las salidas que se han registrado en las últimas semanas como consecuencia de la aplicación por la vía de urgencia de la directiva europea que permite a los etarras descontarse en España los años de prisión que ya hayan cumplido en Francia. La nueva metodología ha permitido salir de la cárcel a históricos como Santi Potros, que fue condenado a más de 3.000 años de prisión por las masacres de Hipercor y de la plaza de República Dominicana.

También han quedado en libertad por el mismo motivo Alberto Plazaola, autor de un atentado bomba, y Jesús García Corporales, antiguo integrante del comando Madrid. Medio centenar de presos de ETA han pedido que también se les descuenten los años de cárcel cumplidos en Francia, con lo que buena parte de ellos podría salir igualmente a la calle.

Manifestación de la AVT
La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) anunció ayer que se concentrará en la plaza de Colón de Madrid el próximo 24 de enero para denunciar el “abandono” que a su juicio están sufriendo las víctimas por parte del Ejecutivo del Partido Popular. Bajo el lema “No más traiciones”, el colectivo que encabeza Ángeles Pedraza reclamará que no se les utilice para “la obtención de votos” y luego “se les deje tirados sin contemplaciones cuando dejan de ser rentables".


Recortes de Prensa   Página Inicial