AGLI Recortes de Prensa   Lunes 19 Enero 2015

La economía se frena en seco
R. CENTENO El Confidencial 19 Enero 2015

En el cuarto trimestre de 2014 se ha producido un serio frenazo del modesto crecimiento que había hasta ese momento. Para entender bien lo que está pasando, lo primero que los ciudadanos deben saber es que crecimiento económico significa que aumente “la suma del valor de todos los bienes y servicios finales producidos en el interior de las fronteras geográficas del país”. Y esto no es lo que miden las cifras de PIB que publican el BdE y el INE, porque están calculadas a precios constantes y no a los precios a los que bienes y servicios han sido vendidos, algo que no explican a los españoles, lo que tratándose de los enchufados de un Gobierno de tramposos no tiene nada de extraño. Pero lo que sí resulta asombroso es que no lo expliquen tampoco los servicios de estudios de bancos y cajas, lo que los convierte en colaboradores necesarios en este gran engaño al pueblo español.

Un ejemplo reciente. El Santander Private Banking (SPB), especializado en gestión de patrimonios, estima el crecimiento del PIB 2014 en un 1,3%, cuando hasta septiembre el valor de la riqueza creada o PIB a precios del mercado ha sido la mitad. Están engañando conscientemente a ciudadanos e inversores con cifras que no miden el crecimiento. Peor aún, el IPC interanual de 2014 ha caído un 1%, el mayor desplome desde que existen registros estadísticos, y como el deflactor supera normalmente al IPC, significa que la riqueza creada –no ya en cuarto trimestre que ha sido negativo, sino en todo 2014– ha sido cercana a cero. Y de cara a 2015 la caída de precios será peor: puede llegar al 1,5%. Si es así como gestionan sus carteras, ¡apañados van sus clientes! Más les valiera comprar índices de la bolsa de EEUU, la única economía con crecimiento, buenos resultados empresariales y dólar al alza.

Pero el tema es más grave. Porque si vamos a indicadores independientes como el consumo de energía eléctrica, fuertemente correlacionado con el PIB, este ha caído un -1,7% en el cuarto trimestre (-2,5% en diciembre), o un -0,2% para todo el año. ¿Cómo explica el SPB un crecimiento imposible? Esto es muy importante porque se trata de cifras que demuestran la incoherencia y la falsedad de los datos oficiales, y de los banqueros amigos del poder. Me explico: en el año 2012 el PIB oficial cayó un -2,1% y el consumo de energía eléctrica corregido de temperatura y de calendario descendió un -2,2%. En 2013 el PIB bajó un -1,2% y el consumo de electricidad, un -2,2%. Entonces, si en 2014 el consumo de electricidad ha caído un -0,2%, decir que el PIB ha crecido un 1,3 % es una tomadura de pelo.

Para colmo, tanto el Gobierno como sus amigos banqueros ocultan también que estamos inmersos en una deflación en toda regla, lo que unido a que somos uno de los países más endeudados del mundo da como resultado el peor de los escenarios económicos posibles. Con el indicador de confianza del consumidor en el -7,1%, con la financiación al sector privado en el -4,8 % y el indicador de confianza industrial en el -5,8%, estamos ante un largo periodo de estancamiento o recesión. Miren las cifras de la economía real: consumo de energía, deuda pública, déficit de CC.AA. y Ayuntamientos, déficit de la Seguridad Social, renta disponible de las familias, presión fiscal sobre la clase media y trabajadora, salarios, horas trabajadas en toda la economía, saldo del comercio exterior. Un desastre. Ignorar estos hechos centrales y vender la salida de la crisis es de una irresponsabilidad absoluta.

“La receta española del éxito”
Resulta entre lamentable y grotesco la mendacidad y el voluntarismo pueril de esta pandilla de inútiles y mediocres que nos gobiernan, que después de haber reducido los ingresos procedentes del trabajo; después de haber subido los impuestos sobre la clase media y la clase trabajadora al máximo de todos los tiempos; después de endeudarnos como jamás en el pasado arruinando el futuro de varias generaciones de españoles para mantener el despilfarro clientelar de CC.AA. y Ayuntamientos, que se encuentra fuera de control; después de haber montado un sistema de creación de empleo tercermundista basado en la creación de trabajos basura de 600 euros a tiempo parcial, tengan la miseria moral y el cinismo de contarnos que sus medidas económicas nos han sacado de la crisis.

Cuando todos los indicadores muestran un frenazo en seco de la economía de la Eurozona en general y de España en particular, en el último trimestre 2014; cuando el FMI acaba de rebajar drásticamente sus previsiones de crecimiento de la UE para este año al 1,1% frente al 1,8%, estos farsantes siguen mintiendo descaradamente como si no pasara nada. La pasada semana Álvaro Nadal, director de la Oficina Económica de Rajoy, siguiendo la consigna de su jefe de “hay que salir a la calle a vender recuperación como sea”, pasó de la mendacidad al ridículo absoluto ante una claque entregada de 200 “inversores” (el lobby del Ibex que vive de monopolio y del favor del Gobierno, más especuladores dedicados a comprar España a precio de saldo), al afirmar que cuando se sigue “la receta del PP las cosas van bien, y cuando no se sigue no hay buenos resultados”.

Hay que ser un caradura o rematadamente tonto para decir tamaña memez. O sea, que reducir las rentas salariales en el PIB del 49,5% en 2011 al 46,6% en 2014 –la cifra más baja de nuestra historia y la más baja de la UE (55 % en EEUU)–, subir los impuestos indirectos del 8,4% al 10,4% del PIB, los más altos de la OCDE; endeudarnos al mayor nivel de nuestra historia; recortar gasto social; destruir empleo digno y sustituirlo por empleo indigno y mantener el despilfarro fuera de control hace que “las cosas vayan bien”. Ahora bien, si se reduce el despilfarro público y se bajan impuestos, si se pone en la calle a un millón de enchufados y a miles de asesores que no dan un palo al agua, si se cierran 3.000 empresas públicas inútiles, se eliminan las duplicidades entre AA.PP. que suponen tirar por la fregadera 36.000 millones de euros anuales, que es lo que proponen Ciudadanos y UPyD, entonces las cosas van a ir fatal. Nadal no tiene vergüenza.

Pero tal vez lo más perverso de todo lo relatado es el uso de la mentira por parte de Rajoy y del PP como su principal instrumento político. Nada, absolutamente nada de lo prometido por Rajoy y sus ministros se ha cumplido. ¿Conoce alguien alguna propuesta inteligente y positiva que haya hecho algún ministro en los tres años de gobierno? Y la última de Rajoy, cuya irresponsabilidad parece no tener límite: no se le ocurre otra cosa que ir a Grecia a apoyar a su homólogo griego, con lo que ha conseguido poner el foco de atención sobre España en los medios financieros internacionales, que nos asocian (muy justamente) a Grecia, incrementando la visión negativa de España y alertando sobre una nueva fuga de capitales. Si Grecia sale del euro España tendrá que pedir una quita de deuda de al menos el 50%. La única ventaja de esta insensatez es que contribuirá a hundir más aún sus expectativas de voto, porque la condición sine qua non para que España se recupere es que el PP y el PSOE sean barridos para siempre del mapa político español.

El desacoplamiento: la otra patraña del PP
Poco antes de las elecciones de 2008, en plena fase de hundimiento de la economía mundial, Zapatero, con la ayuda del BdE, que falsificaría sin rubor los datos de crecimiento del cuarto trimestre 2007, y los servicios de estudios de cajas (FUNCAS) y bancos (BBVA y otros), que habían venido negando la existencia de una burbuja inmobiliaria luego de la crisis, se inventó la teoría del desacoplamiento, según la cual las demás economías estaban cayendo pero la española, gracias a la genial política económica del Gobierno del PSOE, seguía creciendo sin pausa. Con la ayuda de los medios a su servicio convencieron a un suficiente número de españoles de esta patraña, que por otra parte era lo que fervientemente deseaban que sucediera, y Zapatero ganó de nuevo las elecciones. Seis meses después el BdE cambiaría sus cifras: España también estaba cayendo, pero ya era tarde.

Ahora Rajoy y el PP están haciendo exactamente lo mismo. La economía europea y la mundial pueden ir mal, pero la española irá bien, porque la política económica del PP es sencillamente genial; tanto es así que somos un auténtico ejemplo para el mundo. Vean las razones del desacoplamiento tal como las explica el BBVA Research. La primera razón es la depreciación del euro, pues como todo el mundo sabe el euro se ha depreciado solo para España y no para los otros 18 países miembros. La segunda es el aumento de las exportaciones españolas, que han pasado de crecer al 15,4% en 2011 con ‘el contador de nubes’ al 3,8% en 2012 con Rajoy al 5,2% en 2013 y al 2,2% de enero a noviembre de este año gracias a la “deflación competitiva” de la que hablan los indocumentados del PP. Pero sobre todo al BBVA se le “olvidó” que la importaciones han crecido al 5,8%, con lo que el déficit comercial ascendió a 22.560 millones hasta noviembre, un 60,3% más que en el mismo periodo de 2013, o sea, un engaño total.

Pero hay más razones, no se vayan a creer. Está la política monetaria expansiva del BCE, que esta semana empezará a imprimir billetes de 500 euros como si fuera confeti para comprar según Der Spiegel hasta un 20/25% de la deuda de cada país excepto Grecia, lo que llevará la burbuja monetaria a límites insostenibles, y servirá para que un Rajoy enloquecido mantenga el despilfarro autonómico y local a todo trapo, y entregue al traidor Mas 6.500 millones de euros para que financie la independencia y pague las nóminas a las legiones de enchufados separatistas que odian a España y queman nuestra bandera. Y luego algo que ya no es una estupidez, sino un insulto grave a los españoles: la reforma fiscal. Según el BBVA esta permitirá un crecimiento adicional de 0,3 puntos del PIB. No tienen vergüenza. Los impuestos excepto el IRPF suben, no bajan, y el resultado neto es una importante subida. Mienten sin rubor, una ofensa inaceptable hacia las clases media y trabajadora más expoliadas fiscalmente de Occidente.

Todo lo fían ahora a lo que haga Draghi el jueves, cuyo lema parece ser “más droga a los drogadictos y sin control alguno”. Pero Suiza le ha aguado la fiesta. Ha puesto en el foco de atención la insostenibilidad de la expansión monetaria. El principal comprador de euros sale del mercado y los demás van al dólar como locos, nadie quiere ya euros. Resultado: quiebras en cadena, varios grandes bancos europeos experimentando pérdidas millonarias, y una enorme preocupación de los mercados sobre el potencial deflacionista de los nuevos acontecimientos, donde España se encuentra a la cabeza del mundo occidental. Lo que pueda ocurrir con el mercado de crédito es impredecible. En cierto modo volvemos a 2008 y España necesita captar 260/270.000 millones de euros en 2015. Claro que como Zapatero, Solbes y MAFO entonces, Rajoy, sus monaguillos y los banqueros amigos constatan que una crisis en el mercado de crédito no nos afecta. Como me decía un alto cargo del PP con un cinismo solo superado por la ignorancia: “La deuda nos da igual porque no la vamos a pagar”. Y es que estos inútiles no se han dado cuenta de que el zorro de Draghi traslada el riesgo del QE al BdE, por lo que si hay una quita somos los españoles quienes la asumiremos, con pobreza, sudor y lágrimas.

Contabilidad B: preocupación y vértigo en el PP
José Oneto www.republica.com 19 Enero 2015

El Gobierno, y el partido que lo sustenta, han acogido con preocupación, sorpresa, indignación, y una cierta sensación de vértigo, el escrito de la Fiscalía Anticorrupción sobre el “caso Gürtel”, en el que se acusa al Partido Popular de tener una contabilidad B, pide un total de 53 años de prisión para los tres tesoreros del PP en los últimos quince años (Luis Bárcenas, Álvaro Lapuerta y Ángel Sanchis), e implica a la exministro de Sanidad Ana Mato y al propio partido a “título lucrativo “ de los delitos cometidos por ex dirigentes de la formación de los que se aprovecharon a través de mítines de la formación popular pagados con mordidas y comisiones de la red Gürtel o de viajes y fiestas familiares.

El durísimo escrito de la Fiscalía en el que se ha incorporado un detallado relato de la financiación ilegal del PP, a través de una caja B oculta al fisco y al Tribunal de Cuentas que funcionó durante quince años, que se nutría con donativos relacionados con obras públicas, y cuyos principales datos los ha proporcionado el último tesorero del partido, Luis Bárcenas, pone al presidente del Gobierno y del partido Mariano Rajoy y al propio PP, en una situación muy comprometida en vísperas del inicio de la campaña electoral para las municipales y autonómicas y para las generales, que cierran el ciclo electoral de este año.

Mucho más cuando una de las piezas del “caso Gürtel” comenzará a verse el 31 de marzo, según decisión del Tribunal Superior de Justicia de Valencia, poco antes del inicio de la campaña de las autonómicas y municipales y que durará hasta el mes de octubre, cuando comience de hecho, la campaña de las generales. Aunque de puertas afuera los dirigentes populares aceptan la decisión de la Justicia, en conversaciones privadas no ocultan su indignación por lo que ellos creen que es maniobra política para perjudicarles en las elecciones y culpan de esa decisión a algunos miembros concretos del Tribunal, y a las fiscales del caso (Concepción Sabadell y Miriam Segura), las mismas que Bárcenas pidió insistentemente antes de que estallara el escándalo de las cuenta en Suiza, que fueran relevadas del caso por el ministro Ruiz Gallardón. Algo a lo que se negó tanto Gallardón, como el fiscal general del Estado, el dimisionario a la fuerza, Eduardo Torres Dulce.
Tanto la fecha en que ha sido fijado el juicio de la trama valenciana, como el escrito de la Fiscalía Anticorrupción ha producido un auténtico desconcierto en el Gobierno y en el partido, hasta el punto que han tardado en reaccionar y que lo han hecho de una forma muy peculiar: negando todo, a pesar de las pruebas aportadas por los investigadores, los testimonios, los datos aportados por la UDEF (Unidad de Delincuencia Económica y Financiera), y las conclusiones de la propia Fiscalía. La versión del PP es que el partido es “absolutamente ajeno” a los hechos que se imputan a “personas concretas” y que los gastos electorales del partido han sido “debidamente» auditados por el Tribunal de Cuentas. “El Partido Popular ha sufrido, y sigue sufriendo perjuicio de todo orden por los hechos que se imputan a personas concretas y respecto a los cuales el partido es absolutamente ajeno”.

Una respuesta que pone al partido, al Gobierno y a su Presidente, en una difícil situación, sobre todo, a la vista de la reacción de todos los partidos políticos que han vuelto a dirigir sus ataques hacia el Presidente, a la responsabilidad que él tiene en todos los hechos que están en los Tribunales y que van a comenzar a juzgarse. Desde el PSOE, que por boca de Pedro Sánchez ha calificado a Rajoy como “Presidente del fraude y de la corrupción“ hasta UPyD que, según Rosa Díez, tiene que dimitir por mentir en el Congreso de los Diputados, pasando por Izquierda Unida que ha encargado a Gaspar Llamazares que pida al Gobierno la convocatoria de elecciones generales de forma inmediata, ante lo que el diputado llama “situación de ilegitimidad clara“ de su relación con el caso Gürtel.

El oscuro horizonte del PP
Melchor Miralles. www.republica.com  19 Enero 2015

El escrito de acusación de la Fiscalía Anticorrupción contra los 41 acusados de la primera fase del “Caso Gürtel” es demoledor en términos políticos para el PP. Por tres motivos. 1) afecta de modo directo a la dirección del partido al considerar al PP participante a título lucrativo de los negocios de la trama; 2) establece que el partido operaba con una doble contabilidad y una caja B, es decir, con dinero negro, oculto a la Hacienda Pública; 3) tres ex tesoreros del partido van a ser acusados de gravísimos delitos tratándose de personas que gestionaban los dineros de una formación política que representa a los ciudadanos; y 4) aunque los hechos sucedieron sustancialmente con Aznar al frente, Mariano Rajoy, Javier Arenas y otros ocupaban puestos de máxima responsabilidad, y fue Rajoy quien nombró tesorero a Bárcenas.

El Ministerio Público contradice de este modo severamente la tesis de los líderes populares que sostienen que el PP no se ha financiado ilegalmente, que su contabilidad es impecable y que es víctima de la trama Gürtel. Con estas acusaciones, hasta que se celebre el juicio y haya sentencia, el PP no es penalmente responsable ni está acusado. Es cierto. Pero políticamente su posición es difícil. Si están imputados Bárcenas y sus dos antecesores, es decir, tres personas que ocupaban un papel esencial en la máxima responsabilidad económico-financiera del PP, el partido, en términos políticos, tiene responsabilidades ineludibles y no haber hecho una limpieza a fondo, una regeneración de sus estructuras y estatutos, y tampoco haber asumido responsabilidad política alguna le va a perjudicar. Incluso algunos dirigentes comentan en privado que “vamos a pagar gravemente en las elecciones una respuesta ante la corrupción que ha sido un desastre”. Y los responsables de ese desastre siguen en sus puestos.

En un año que va a ser de campaña permanente (Municipales, Autonómicas, Catalanas, Generales), el PP se ve señalado y tendrá que afrontar estos meses con la losa de esta petición fiscal, el juicio del primero de los procesos de la trama en Valencia desde marzo a octubre y lo que queda por llegar de otras causas. Dinamita para los adversarios. Una losa para el partido.

Y esto no lo arreglan con videos como el que han distribuido en el que Rajoy, Cospedal, Arenas, Floriano y González Pons, en un ambiente familiar, de familia bien, eso sí, hablan de cómo está el patio. Bien asesorados, siguen el guión y reconocen que la gente les ve lejos y que han tenido poca sensibilidad hacia el sufrimiento de los ciudadanos. Sí, muy lejos. Y nula sensibilidad. Y no creo que el personal vaya a acercarse a ellos a base de marketing videográfico. Porque es lo que tiene gobernar. Por mucho video que hagas, por sus actos les conocemos, y su política es la que es, y les aleja cada día, como les aleja la sensación de inacción frente a la corrupción que nos ha anegado.

Y si a todo esto le añadimos las batallas internas, “al suelo que vienen los amigos” me decía ayer un dirigente popular, el panorama es complicado. Y en el cuartel general popular crece además cada día la preocupación con Albert Rivera y sus Ciudadanos, a quien perciben como el partido y el político que más daño puede hacerles, que más roto puede generar en las costuras electorales del PP. Las encuestas son lo que son, incluso es probable que los resultados electorales las dejen de nuevo en mal lugar, pero hasta Arriola tiene claro que ahora mismo son Rivera y su gente quienes están en disposición de alcanzar un porcentaje de votos en las generales que complique el panorama del PP para gobernar, aunque sea la lista más votada, y aunque Susana Díaz no se canse de repetir que en las generales debe formar Gobierno el partido que más votos obtenga.

PS: Y el miedo crece en la sede del PP al enterarse de que, en breve, un imputado en alguno de los casos más relevantes está a puntito de ponerse por primera vez a hablar de lo suyo públicamente. A defenderse. Tienen pavor a cada una de las palabras que pueda pronunciar. Saben muy bien que se trata de una persona que tiene muchas claves de lo sucedido, que los conoce bien a todos. Y que, si se lo propone, puede hacer mucho daño. Lo dicho, que queda mucha tela que cortar, y que al PP aún le pueden hacer un traje electoral.

Regeneración democrática
Vox declara la guerra al consenso relativitista
Santiago Abascal Libertad Digital 19 Enero 2015

Este sábado un millar de militantes y simpatizantes de Vox abarrotaron de nuevo el Teatro de La Latina de Madrid, pero no con la actitud templada y a la expectativa de otras ocasiones, sino en un ambiente caluroso y de valentía desatada frente a los mercaderes del miedo y de la corrección política. Vox ha clarificado su mensaje en estos meses y eso se nota en la ilusión de sus militantes y votantes, que aún será poca para combatir el mensaje perverso que ya parece pactado por Rajoy y Pablo Iglesias porque ambos lo pronuncian literalmente. Según ellos sólo hay dos opciones: o el PP o Podemos. Ambos se encuentran cómodos en el mensaje del miedo, ofreciendo un rácano menú electoral que deja escuálida nuestra democracia; o el miedo a lo nuevo o que el miedo cambie de bando. Somos millones los españoles que no aceptamos esa elección envenenada y funesta entre corruptos y comunistas y que tenemos opciones decentes; pero es que además esa supuesta elección no es tal porque tanto Rajoy como Iglesias han aceptado la dictadura relativista y el consenso en torno a lo peor.

Desde hace unos años, el consenso socialdemócrata, el consenso autonomista y el consenso multicultural en el que se mueven todos los partidos del sistema y algunos de los nuevos nos ha ido imponiendo un campo de juego cada vez más estrecho en el que ya no se pueden decir o pensar algunas cosas so pena de ser expulsado del campo. Pero ese paradójico consenso incluía un principio aún más paradójico: el relativismo moral o intelectual. Hay consenso en que todo es relativo. Salvo criticar el relativismo.

Por eso el consenso de la transición ha ido bien acompañado de la dictadura del relativismo, que impuso su terrible doctrina; la de que no hay diferencias entre el bien y el mal, entre lo bello y lo feo, entre la verdad y la mentira. En definitiva, toda vale, salvo criticar el todo vale.

Los españoles necesitamos y queremos otra democracia. No una dictadura de partidos. No un parlamento de relativistas que sólo creen en sus propios intereses. No unos medios mansos con el poder, que cobardean en tablas ante el estoque de la publicidad institucional, que les ha dejado moribunda su libertad. Entre todos ellos, y para su propio beneficio, han querido hacernos creer que el delincuente merece los mismos derechos que el ciudadano honrado, y el terrorista igual que su víctima. Han querido hacernos creer que da igual ganar el dinero con esfuerzo que especulando, que el alumno tiene igual autoridad que el profesor, que un feto humano vale menos que un perro, que da igual quién nos hiciera tanto daño el 11 de Marzo, que es tan lícito defender la nación como querer romperla, que tan respetable es el localismo como el proyecto común; y han querido hacernos creer, en definitiva, que da igual la civilización que la barbarie.

Lo vemos en los colegios: los niños pasan de curso aun suspendiendo asignaturas. Lo vemos en las competiciones infantiles: hay medalla para el primero y para el último. Y ya de mayores lo vemos en la política. Da igual respetar la ley que incumplirla. Porque no se persigue al delincuente. Lo vemos en Cataluña con el impune y sedicioso Artur Mas, tratado con todos los honores por todas las autoridades del Estado

Parece que hubiéramos buscado emular el popular tango "Cambalache", que decía:

Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor,
ignorante, sabio, chorro, generoso, estafador.
Todo es igual. Nada es mejor.
(…)
¡No pienses más,
sentate a un lao,
que a nadie importa si naciste honrao!
Si es lo mismo el que labura
noche y día como un buey,
que el que vive de los otros,
que el que mata, que el que cura,
o está fuera de la ley…

En definitiva, nos han querido convencer de que todo es igual, de que nada es verdad, nada suficientemente importante, nada demasiado respetable, nada sagrado, y que todo está permitido: atacar el honor de las personas, humillar los símbolos patrios u ofender los sentimientos religiosos. Todo menos hablar con claridad, todo menos decir que existe la verdad, el bien y la belleza. Todo menos impugnar su consenso relativista.

Eso es lo que Vox va a aportar a partir cada día con más fuerza, porque abrazamos la convicción de que todos tenemos el deber de conocer y decir esas verdades que a veces sólo se susurran entre amigos o en una sobremesa confidencial. Debemos impedir que nos engañen más, y dejar también de engañarnos a nosotros mismos.

Lo que nosotros no hagamos, nadie va a hacerlo por nosotros.
Santiago Abascal, presidente de Vox.

Votaré a VOX si...
Pío Moa www.gaceta.es 19 Enero 2015

Blog II: La inflación no cambia las cosas, a no ser para mejor: www.piomoa.es
"Cita con la Historia" requiere la colaboración de sus oyentes para darle máxima difusión y romper el aislamiento o boicot de los grandes medios. Aparte de en Radio Inter puede encontrarse en You Tube o en podcast (i-voox). La cuenta para apoyarla económicamente es BBVA, con el número ES09 0182 1364 33 0201543346
----------------------
Votaré a VOX si defiende la unidad nacional y se compromete a recentralizar la enseñanza y la sanidad, y a impedir que los partidos y gobiernos condicionen la justicia.
Votaré a VOX si diseña una economía de la producción que sustituya a la del endeudamiento, la corrupción, el derroche y el hundimiento salarial.
Votaré a VOX si se compromete a abolir las leyes de aborto, de género, de “matrimonio” homosexual y memoria histórica, y tomar medidas más democráticas, humanas y racionales.
Votaré a VOX si se compromete a defender la soberanía y los intereses españoles frente a la burocracia de Bruselas, e incluye en su agenda la recuperación de Gibraltar.
Votaré a VOX si se compromete a defender el estado de derecho contra los terrorismos de cualquier origen, en lugar de premiarlos como han Hecho PSOE y PP.
Votaré a VOX si entiende que gran parte de estos puntos van contracorriente, por lo que es indispensable un enérgico esfuerzo de explicación para ganarse a la opinión pública.
Votaré a VOX si, en suma, defiende una España unida, democrática, reconciliada y emprendedora.

Charlie Hebdo: “¿Acaso los islamistas no han ganado?”
Fabrice Robert | Presidente de Bloc identitaire Minuto Digital 19 Enero 2015

El desfile de dirigentes políticos invocando cada uno por su lado la unión nacional es algo odioso. Odioso, ¡ya que son ellos precisamente los responsables de la terrible situación en la cual está hundido el país! Alcanzamos el súmmun de la hipocresía con la presencia de la UOIF (Unión de Organizaciones Islámicas de Francia), cercana a los Hermanos Musulmanes, y de SOS Racisme, que habían reclamado la prohibición de los dibujos de Mahoma. No es la condena y la indignación de los bobos lo que va a frenar a los kalashnikovs de los yihadistas fanatizados.

¿Qué es lo que aterroriza a nuestros gobernantes para que se nieguen a ver la realidad de frente?
Nadie puede pretender luchar contra el islamismo sin cuestionar la inmigración masiva y la islamización de nuesro país. Nuestros gobernantes se niegan a ello y prefieren pedir a los franceses que no confundan islam con islamismo y que defiendan la “convivencia”. El ministro de Interior prefiere hablar de Daesh antes que de Estado Islámico y de terroristas antes que de islamistas. No quieren reconocer que la integración es un fracaso. Pero las fisuras en esa quimera se hacen cada día más evidentes. Lo hemos comprobado una vez más con los numerosos minutos de silencio perturbados por gritos de “¡Alá Akbar!” en toda la geografía francesa.

¿Los terroristas acaso no han ganado, ya que han bastado tres fanáticos para paralizar el país y matar a un periódico? En efecto, ¿quien se atreverá a partir de ahora a reírse del islam?
Cuando vemos lo ocurrido, podemos preguntarnos si Francia se encuentra realmente capacitada para reaccionar frente a un ataque simultáneo de varias decenas de terroristas. Si queremos protegernos, tendremos que luchar eficazmente contra la islamización y los que la favorecen. Les recuerdo que hace dos años los islamistas tenían la intención de asesinarme. Los que luchan contra la islamización de Francia son hoy dianas potenciales. Estamos en guerra. Y no es el discurso blando y políticamente correcto de nuestros gobernantes que nos permitirá ganarla.
Cuéntaselo a tus amigos

¿Estamos ante los preludios de una guerra civil étnica?
Guillaume Faye Minuto Digital 19 Enero 2015

La izquierda no entiende ni entenderá nunca nada. La derecha, alucinada, entiende pero no se atreve a decir nada. Los unos esconden y los otros niegan. Los demás se ven obligados a autocensurarse o dar bandazos en el resbaladizo terreno de las medias verdades. Continuamente, la prensa nos trae una lista de acontecimientos que se repiten ya casi a diario: ataques a comisarias, agresiones contra bomberos y policías, etc… Los autores son sistemáticamente siempre los mismos: los famosos “jóvenes” originarios de la inmmigación.

“Los que saben”, los sociólogos del sistema nos ofrecen la clásica explicación del fracaso de la integración que se origina en la quiebra de la enseñanza pública y en el odio resultante de todo lo que representa el Estado francés tan detestado. Eso es a la vez perfectamente cierto y perfectamente insuficiente.

En realidad, no hay que quedarse en las palabras. La verdadera explicación de estos acontecimientos no reside evidentemente en una supuesta “exclusión” de la que serían victimas estas poblaciones, muy generosamente subvencionadas, protegidas y privilegiadas por la discriminación positiva. Ésta se encuentra en la voluntad de guerra étnica, incluso racial, de parte de poblaciones alóctonas, animadas por una propensión a la revancha, al resentimiento y a la conquista, a las cuales el islam ofrece un excelente pretexto.

Estamos ante una explosión de la criminalidad general. En lugar de destruir los comunitarismos, hacer respetar la ley republicana y luchar contra las redes de la inmigración, los gobiernos franceses de las últimas décadas se han dedicado a facilitar el camino a los enemigos de la sociedad francesa, lo que tendrá unas consecuencias dramáticas para el futuro del país. El islam se ha convertido en la primera religión de Francia, los salafistas campan a sus anchas, las redes terroristas están implantadas en todo el territorio, el racismo anti-blanco se expande en toda nuestra sociedad… Éste es el panorama al que debemos enfrentarnos.

La multiplicación de las agresiones, a menudo mortales, que los medios del sistema camuflan o minimizan como “actos de desequilibrados”, no son únicamente hechos de criminalidad común, sino que son actos de un racismo anti-blanco cuya existencia no se quiere admitir. Éste racismo contra los autóctonos es legitimado por la invención de un racismo de los franceses de origen europeo. Las semillas de la guerra ya están sembradas y el árbol tendrá espinas envenenadas.

En esta hipótesis, entre los europeos habrá cuatro categorías: A1) los colaboradores; A2) los indiferentes ingenuos; A3) los resistentes asustados; A4) los reconquistadores agresivos. Entre las poblaciones inmigrantes habrá tres categorías: B1) los conquistadores agresivos; B2) los oportunistas; B3) los integrados que se pasarán al grupo A1. En este enfrentamiento habrá una mayoría étnica y una minoría étnica en cada bando, y una mayoría de inactivos oportunistas. No es fácil prever el grado de intensidad de esta guerra civil, así como su fecha de comienzo o sus formas exactas. Estamos an la situación de un médico, que detecta un cáncer en un enfermo que no quiere someterse a un tratamiento, tiene dificultdes para determinar la progresión de la enfermedad. Sabemos que la guerra tendrá lugar, pero no podemos aventurar el momento preciso de su inicio ni las modallidades exactas. La guerra civil étnica es fácilmente detectable por todos aquellos que reflexionan sobre la situación.

CASTA POLÍTICA
Los partido políticos reciben más de 52 millones de euros en subvenciones
AGENCIAS Minuto Digital 19 Enero 2015

El BOE ha publicado el reparto de subvenciones a partidos políticos para su funcionamiento ordinario durante el cuarto trimestre de 2014. Con esta disposición ya tenemos el total de las ayudas que recibieron las formaciones durante el año pasado, 52,7 millones de euros, una cifra mucho menor que la consignada en 2012: 65,8 millones, pero casi idéntica al reparto de 2013.

La distribución se realiza de forma proporcional atendiendo a dos baremos: el número de diputados en el Congreso (1/3 de la valoración) y el número de votos conseguidos en las últimas elecciones generales (2/3). PP (más de 25 millones) y PSOE (más de 16) se repartieron, así, la mayoría del presupuesto, que se redujo de forma porcentual en 2013 para todas las formaciones políticas.

A estas subvenciones que reciben los partidos para su funcionamiento ordinario debemos sumar las ayudas para sufragar gastos electorales consignadas en los presupuestos de 2014, de 29,34 millones, además de aquellas destinadas a pagar gastos de seguridad (2,7 millones), cuyo último reparto también recoge el BOE de hoy.

Además, las fundaciones vinculadas a partidos políticos recibieron en 2014 un millón y medio del presupuesto de Cultura sólo para su funcionamiento y 900.000 euros de Cooperación Internacional para realizar proyectos de exportación de la democracia, entre otras subvenciones.

islamwatch.eu
Michel Houellebecq: “Marine Le Pen, puede detener la inmigración, pero no puede parar la islamización”
AGENCIAS Minuto Digital 19 Enero 2015

Michel Houellebecq, cuyo libro de política-ficción sobre el triunfo de un partido musulmán en Francia ha desatado la polémica antes de publicarse, cree que el Front National podría parar la inmigración si estuviera a las riendas del país, pero no la islamización, que es un proceso espiritual.

La presidenta del Frente Nacional (FN), “Marine Le Pen, puede detener la inmigración, pero no puede parar la islamización, que es un proceso espiritual, un cambio de paradigma, un retorno de la religión” que cierra el “paréntesis” del laicismo abierto con las ideas del protestantismo y la Ilustración, afirma Houellebecq en una entrevista publicada por L’Obs.

“El ateísmo hoy está muerto, el laicismo está muerto, la República está muerta”, subraya el autor, que publicó su nueva novela, Soumission (Sumisión).

El libro ha levantado ya polvareda entre comentaristas e intelectuales de izquierdas que le acusan de dar cobertura ideológica a las tesis del FN sobre el supuesto riesgo para la identidad de Francia de la inmigración musulmana.

Ese libro plantea el triunfo en 2022 del candidato a las presidenciales de la Fraternidad Musulmana gracias al respaldo de las tradicionales formaciones de Gobierno, el Partido Socialista (PS) y la conservadora UMP, para impedir el acceso al poder de Le Pen, y con el argumento de la defensa de la construcción europea. “Es política ficción, una ficción plausible. Pero he acelerado un poco los acontecimientos: 2022 es demasiado pronto”, señala Houellebecq, que más adelante argumenta que como los partidos actuales no pueden satisfacer al votante musulmán francés su “única solución sería efectivamente la constitución de un partido musulmán”.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Privar del derecho a la enseñanza en castellano no sale gratis
EDITORIAL El Mundo 19 Enero 2015

LOS TRIBUNALES de Justicia están tumbando todas y cada una de las estrategias empleadas por la Generalitat para infringir el derecho constitucional de los niños a ser educados en castellano y en catalán en igualdad de condiciones. Desde 2008 todas las instancias judiciales han emitido reiteradas sentencias en contra de la inmersión lingüística obligatoria en catalán en los colegios públicos y concertados. Sin embargo, tanto los gobiernos socialistas de Pasqual Maragall -cuando se presentaron las primeras denuncias- y José Montilla, como los presididos por Artur Mas no han escatimado subterfugios para seguir relegando el español en las escuelas como si fuera una lengua extranjera minoritaria.

En 2010 el Constitucional estableció que se debía garantizar la «presencia vehicular del castellano», pero el Govern eludió el fallo: primero dejando en manos de los centros la estimación de esa «proporción»; después, ofreciendo una «atención individualizada» a quienes pidiesen clases en español; y también dilatando la resolución de cada caso con la interposición de recursos.

No obstante, el tesón de algunos padres, que llevan años litigando contra la Generalitat, estrecha cada vez más el margen de sus incumplimientos. En 2013, el Supremo tumbó el sistema de «atención individualizada», que abunda en la marginación social de quienes osaban enfrentarse al Govern. En posteriores sentencias, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña estableció que se debía impartir como mínimo un 25% de horas lectivas en español -incluyendo materias troncales- para todo el aula si un solo alumno lo reclamaba, y desde el mismo momento en que se inicia la demanda. Tal y como hoy informamos, la semana pasada, el mismo TSJ catalán resolvió que la Generalitat indemnice a una niña con 7,36 euros por cada una de las horas que el colegio concertado al que iba vulneró su derecho a ser educada en castellano:en total, 3.000 euros por dos cursos de Primaria. El tribunal establece además una compensación simbólica por el «cierto retraso en el aprendizaje en que ha incurrido la alumna» y por el «sobreesfuerzo innecesario» que tuvo que padecer.

Partiendo de que no hay modo de que una administración pueda resarcir con dinero la privación de un derecho básico, hay que subrayar que este auto -en el que el TSJ catalán acepta la indemnización solicitada- es trascendental. Genera un precedente que puede animar a miles de padres a ir a los tribunales. Además, supone un espaldarazo moral a aquellos padres coraje que no han dudado en afrontar, en solitario, la estigmatización que supone en Cataluña oponerse al rodillo nacionalista.

La resolución judicial subraya que la inmersión lingüística obligatoria conlleva perjuicios innecesarios para los alumnos cuya lengua materna es el castellano frente a quienes sostienen que es inocua, o incluso que mejora el aprendizaje, con la sibilina intención de disuadir a los padres de emprender acciones legales en defensa de sus derechos.

La legalidad está agotando las decisiones políticas adoptadas en Cataluña y Baleares para seguir imponiendo un modelo educativo injusto e inconstitucional. En esta clave hay que interpretar también la posibilidad, prevista ya en la Ley Wert, de que el Gobierno sufrague todos los meses colegios privados en castellano a los niños de los padres que así lo soliciten y luego descuente esta factura de la financiación de la educación catalana. A la Generalitat no puede salirle gratis seguir burlándose de las leyes y de los tribunales de Justicia.

Al terror llaman respeto
F. JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 19 Enero 2015

UNA DE las consecuencias más terribles de los 17 asesinatos de París por terroristas islámicos es lo mucho que ha gustado a los que sueñan con tener a una pandilla de criminales de su cuerda, partido o religión que silencie por el terror a cuantos los critican. El caso más asombroso ha sido el del Papa, empeñado en probar que la paloma del Espíritu Santo, como la de Alberti, se equivocó al hacer sucesor de Juan Pablo II, casi asesinado por el islamista Alí Agca en la Plaza del Vaticano, a un pugilista de blanco que, como vulgar matón peronista, no se ha identificado con las víctimas del islamismo, sino que ha explicado las razones de sus asesinos.

El mismo islamismo salvaje que masacra en París con fría saña a humoristas ateos, policías de uniforme y compradores judíos, es el que degüella y destierra a cientos de miles de católicos en Siria, Irak o África, muchos protegidos heroicamente por misioneros españoles. Pero el Papa, en vez de llamar a combatir a los que asesinan católicos, ve «normal» atacar a los que no respetan su fe como ellos quisieran. Los terroristas se proclaman Dios y su verdugo: ¿eso es «defender a mamá»?

Bergoglio no llama a defender la libertad de cultos, que incluye la libertad de no respetar las religiones, ni a proteger a los cristianos que son masacrados en Asia y África.

El jesuita argentino ha preferido identificarse con Jomeini que con Ratzinger, el último gran teólogo que defendió la superioridad moral de una Fe, la católica, capaz de dialogar con la Razón en medio de la sociedad civil, que nace de «dar a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César».

Y más triste aún es ver a algún católico jaleando al vicario de Cristo como un machote «políticamente incorrecto». ¿Hay algo más vilmente correcto y politiquero que echarles la culpa a las víctimas del islamismo?

Obama, Zapatero, Erdogan y otros héroes se han adelantado a Bergoglio. Los terroristas vascos y catalanes han atentado durante décadas contra los que no respetábamos a su Cataluña y su Euskadi, han asesinado a cientos que no observaban el respeto que dictaban ellos a una lengua, un territorio o la orden de largarse. «Algo habrá hecho», decían del muerto. Y los curas vascos callaban y otorgaban. Algunos sueñan con «monaguillos suicidas».

Y en esto llegó Podemos
Noticia de Cataluña
José García Domínguez Libertad Digital 19 Enero 2015

Los unos gritándolo a los cuatro vientos todos los días y los otros sintiéndolo en lo más hondo y secreto de su fuero interno, tanto los nacionalistas catalanes como los nacionalistas españoles comparten el mismo error ontológico de partida: ambos creen que Cataluña no es España. Por eso los de aquí se lanzaron con los ojos cerrados a la piscina del secesionismo en 2012 sin antes comprobar si había agua suficiente. Por lo mismo que los de allí están tan persuadidos de que únicamente recurriendo a la fuerza se podrá evitar una independencia de cualquier otro modo imparable a sus ojos. Por ventura, están equivocados los dos. Los de allí no conocen Cataluña. Y los de aquí tampoco, asunto que, cabe reconocerlo, tiene mucho más mérito. Porque Cataluña, qué le vamos a hacer, sigue siendo España. La tarea que el Estado devino incapaz de consumar a lo largo de la segunda mitad del XIX, apuntalar la comunidad imaginada, la terminaría llevando a cabo una implacable fuerza impersonal, la demografía, durante la segunda mitad del XX.

De ahí la inoperancia fáctica de otro gran mito compartido por ambos nacionalismos: su común fe en el poder demiúrgico del adoctrinamiento escolar y mediático. El sistema educativo –y de modo subsidiario el control férreo de la prensa– fue la gran esperanza blanca del catalanismo político para aculturizar a la descendencia de la inmigración de los años sesenta, un requisito ineludible a fin de encarar con garantías de éxito la secesión. Pero también ellos, igual que antes los franquistas, han fracasado en el empeño obsesivo de convertir las aulas en seminarios de formación del espíritu nacional. Se constató de modo clamoroso el 9-N: apenas un 15% de los castellanohablantes e hijos de no catalanes votaron a favor de la separación. ¿Cabría fiasco mayor después de treinta años y cientos de millones invertidos en el empeño?

Y por eso las prisas de ahora mismo para adelantar las elecciones domésticas. En la letra pequeña del cuento de la lechera que los independentistas llaman "hoja de ruta" la Esquerra figura como heredera universal del difunto PSC en los municipios del área metropolitana de Barcelona, el legendario territorio comanche que siempre se resistió a la penetración nacionalista. Y en esto llegó Podemos. O sea, España. Porque Podemos, guste o no, también es España. La España quimérica, ful, demagógica y encabronada, sí, pero España al cabo. No es de extrañar que los hayan recibido con el cuchillo entre los dientes. A fin de cuentas, la fragmentación minimalista del voto catalán que auguran todas las catas demoscópicas tiene una obvia lectura española: retroceden los grupos identificados con el establishment (CiU, PP, PSC) y crecen las siglas regeneracionistas o desvinculadas de los círculos tradicionales de poder (ERC, Ciudadanos, Podemos, CUP). Exactamente igual que en el último rincón de la España profunda. Clavado.

La evolución de la situación en Cataluña
Ernesto Milá. Minuto Digital 19 Enero 2015

Han pasado dos meses desde la convocatoria del referéndum soberanista del 9 de noviembre y el independentismo sigue dando muestras de haber llegado a su límite máximo. No solamente está remitiendo su influencia en la calle, sino que los distintos partidos soberanistas están dando un poble ejemplo de cómo sus declaraciones altisonantes se han terminado convirtiendo en mero tacticismo electoralista. Para colmo, la irrupción de Podemos ha terminado por desequilibrar las cuentas iniciales de los soberanistas. En un ambiente de crisis, Artur Mas se prepara para afrontar los que serán sus últimos meses al frente de la Generalitat. En esta situación extremadamente lábil y movediza, lo más sorprendente es que los medios de comunicación de la Generalitat siguen ejerciendo su particular tancredismo y, por aquello del, “corregilla y no enmendalla”, se obstinan en seguir ignorando que su proyecto independentista apenas fue votado por una cuarta parte del electorado catalán y, en este momento, está descarrilado. Si no lo han advertido aún, la realidad se lo está mostrando descarnadamente.

Una mentira mil veces repetida se convierte en una verdad, frase atribuida falsamente a Göbbels y cuya verdadera paternidad puede reivindicar Lenin (como demostró el historiador Joachim Fest), parece ser el lema del equipo de comunicación al servicio de Artur Mas. Como si aquí no hubiera pasado nada, como si el soberanismo fuera mayoritario en Cataluña, como si existiera en las cuatro provincias un clamor unánime en favor de la independencia, los medios de comunicación de la Generalitat, pagados por todos, pero desde hace casi cuarenta años al servicio exclusivo del nacionalismo, siguen repitiendo las mismas monsergas.

En Costa Rica existe un “Casal Catalán”, sin embargo pocos catalanes residentes aquí se sienten independentistas. Sobre los pocos que están en ese estado, me cuentan, que se trata de individuos bastante ácidos, poco empáticos y, frecuentemente, considerados como anómalos en relación a su misma comunidad de origen. Hace poco vi una bandera independentista descolorida bajo el sol abrasador del Caribe, colgada en una casita flotante de Isla Contadora, seguramente la más azotada por la “chitra”, un minúsculo y ponzoñoso insecto que produce urticación masiva en los miembros que asaetea. No pude por menos que sentir cierta conmiseración por aquel pobre diablo cuyo máximo orgullo es mostrar, entre picadura y picadura, una bandera descolorida, sin duda fabricada en China, a gentes que no tienen ni siquiera noción de dónde está Cataluña. La verdad es que la distancia es la mejor ayuda para redimensionar las grandes cuestiones políticas de nuestro tiempo. Y desde el Caribe, el soberanismo catalán no deja de ser una anécdota, a ratos triste, a ratos risible.

Se diría que el soberanismo existe porque existe TV3. El día que Artur Mas se vea privado de este medio de comunicación difícilmente podrá transmitir sus originalidades. En Cataluña, hoy, no existen más de 20.000 personas que lean prensa en catalán. Los medios de comunicación escritos en catalán siguen existiendo por expreso deseo del Palau de la Generalitat y por las subvenciones generosamente distribuidas, pero nunca, absolutamente nunca, ni en sus mejores momentos, han sido rentables. Pero en la lejanía no llega prensa catalana y los ecos de TV3 no pueden competir con los de ninguna cadena de tv por cable. A 10.000 km de distancia se sabe del independentismo catalán solamente a través de Internet. La deducción a la que llega uno cuando reflexiona desde la lejanía es que la Generalitat -que cada vez gasta más en “embajadas” y menos en sanidad- está perdiendo la partida.

Las razones de esta pérdida son, fundamentalmente, cuatro. Las enumeramos por orden de importancia:

1) Incluso el público soberanista empieza a estar cansado de una Generalitat instalada únicamente en la ficción soberanista y para la que “gobernar” es solamente “vender futuro independentista”. Una cosa es movilizarse uno, dos o tres días al año, sacar al balcón una bandera -que muestra solo que allí vive un independentista y en la mayoría de viviendas colindantes vecinos a los que el tema les importa muy poco- y otra muy diferente, es estar en condiciones y con ganas de movilizarse continuamente en favor de un ideal sobre cuyo destino planean cada vez más dudas. La Generalitat no lo está haciendo bien. Es innegable que, incluso para los nacionalistas, existen demasiadas sombras de corrupción sobre la gestión del gobierno catalán. El ambiente que se percibe en las calles de Cataluña (al menos hasta finales de noviembre) era mucho más deteriorado que en cualquier otro lugar de España. Nadie, salvo los funcionarios de CiU y la legión de “cuñados” y afiliados menesterosos, ve la necesidad de las “embajadas” o de pagar por estudios de quiméricas “constituciones catalanas” o proyectos inviables de “defensa”, mientras cada vez se comprueba que la sanidad está más desasistida. Hoy, en Cataluña, ser independentista y creérselo es cada vez más duro. A medida que pasa el tiempo, al soberanismo le cuesta más mantener en activo a sus huestes. La tensión a la que han sido sometidas en los últimos tres años parece excesiva para los magros resultados obtenidos. En estos momentos, Mas no puede alardear ni siquiera de que ha arrancado unos milloncejos negociando con el Estado. La sensación que da la Generalitat para el común de los ciudadanos catalanes es de negligencia en la tarea de gobierno y la sensación de que el soberanismo difícilmente irá más allá de donde llegó el 9-N: a partir de ahora solamente le queda remitir.

2) La pugna entre Artur Mas y Oriol Junqueras es una pugna entre dos grupos de intereses. Cada uno de ellos trata de ensalzar más y de manera más dramática y grandilocuente el “patriotismo catalán” y ambos intentan crear las expectativas más rutilantes para una Cataluña independiente, pero cada vez se percibe de manera más nítida que se trata solamente de declaraciones maximalistas de políticos que compiten por un mismo electorado y que buscan solamente reforzar su poder dentro de la administración catalana: el patriotismo es solamente el elemento emotivo y sentimental, la coreografía inevitable que acompaña un mero tacticismo ansioso por eternizarse en el poder (CiU) o por disponer de él en solitario (ERC) para mejor fortuna de sus cuadros dirigentes. La polémica en la que llevan enzarzados desde hace mes y medio Mas y Junqueras sobre “elecciones plebiscitarias” o “elecciones ya”, se ha convertido en la coletilla habitual de los informativos de TV3. Cada vez resulta más evidente para quienes creen sinceramente que Cataluña debería ser independiente que tanto para ERC como para CiU la discusión ya no reside en ese punto sino en quién acaparará el poder en los próximos años. CiU se resiste a aceptar el hecho de que su sigla está “quemada” por casos y más casos de corrupción. ERC no está dispuesta a reconocer que el soberanismo era, es y seguirá siendo minoritario entre la población.

3) La sociedad civil catalana está reaccionando. La poca entidad de la mayor parte de los intelectuales y artistas soberanistas y el silencio de la inmensa mayoría de catedráticos, profesores universitarios y personalidades relevantes del mundo del arte y de la cultura, presionados por el agit-prop de la Generalitat, están dejando paso a una reacción de sectores cada vez mayores de la intelectualidad catalana hostiles al soberanismo y hartos de soportar en silencio la ausencia de sentido común del independentismo. En la patronal, la hostilidad es absoluta. En lo que queda de los sindicatos, no es menor. Algunos sectores se están organizando y, con retraso en relación a lo que ocurrió en el Pais Vasco (seguramente porque en Cataluña el “terrorismo” fue apenas un mal chiste de corta duración), también allí son perceptibles movilizaciones de sectores culturales y sociales. La reacción al soberanismo todavía no ha alcanzado a las masas, pero es cuestión de tiempo: cada vez en las conversaciones particulares los “contras” del soberanismo salen a relucir ante el desierto de “pros”. El soberanismo es cosa de funcionarios de la Generalitat, “cuñados” de dirigentes de CiU y de ERC, pequeños grupos ultrancistas y, además, recluidos especialmente en la “Cataluña interior”. El error del soberanismo fue anunciar que la independencia resolvería todos los problemas de Cataluña, cayendo en exageraciones extremas en la campaña SíoSí que hicieron salir de las entrañas de muchos catalanes el viejo “seny” perdido con la propuesta soberanista de doble salto mortal: situados ante la perspectiva de un corte de relaciones con España y con la UE, es decir, con los dos principales clientes, el independentismo ha remitido en las últimas semanas especialmente en sectores de las clases medias y de la juventud.

4) La irrupción de Podemos resulta un elemento imponderable con el que no contaba el independentismo hace un año. En las últimas elecciones autonómicas que dieron la victoria a Artur Mas, ERC se había configurado como el partido que acaparaba el “voto de protesta”. Muchos de sus votantes, especialmente jóvenes, ni siquiera eran independentistas: votaban, simplemente, a ERC porque era el partido que parecía responder más sinceramente al rechazo a partidos grises (PSC, PP, ICV), a partidos demasiado corruptos (CiU) o a partidos desdibujados (Ciutadans y UPyD). ERC era el partido que mejor podía aceptar un joven educado en la “inmersión lingüística” y al que la política le interesara sólo muy superficialmente. Pero esto ha cambiado en los últimos meses: a pesar de sus ambigüedades, a pesar de cierto rechazo a presentarse como “españolista”, la realidad es que Podemos en Cataluña no manifiesta el más mínimo entusiasmo por el soberanismo y entre las preocupaciones de sus dirigentes no existe el más mínimo interés por apoyar la independencia catalana. Pues bien, en las últimas semanas, se ha producido el abandono de una parte de la intención de voto de protesta hasta ahora capitalizado por ERC, que se ha desplazado hacia Podemos: no es que sean votos “por la unidad de España”… es que son votos que se restan al soberanismo.

A este cuadro particularmente sombrío para el soberanismo se une un elemento internacional no desdeñable: esta corriente, no solamente ha sido derrotada en Escocia, sino que remite en el Québec Canadiense y en el Flandes belga, considerados habitualmente como referencias para los independentistas catalanes. Si tenemos en cuenta que en estas dos zonas existen razones de mucho mayor peso que en Cataluña para defender ideas soberanistas (tanto en el Québec como en Flandes se hablan lenguas de origen completamente diferente al hablado por la otra comunidad, inglés y francés, respectivamente) y, dejando aparte que en Canadá hace 150 años ambas comunidades resolvían sus problemas por medio de las armas o que Bélgica no es un “Estado histórico”, sino un simple “Estado tapón” creado entre Alemania y Francia, el hecho de que el soberanismo remita en estas zonas es indicativo de que el siglo XXI no será el siglo de los “micronacionalismos”, sino más bien el de los “grandes espacios económicos”. Resulta inevitable que la inexistencia de “éxitos” en Occidente por parte de los partidos soberanistas repercuta, así mismo, desfavorablemente, en el soberanismo catalán.

Por todo ello, no habrá independencia de Cataluña. Los soberanistas no verán la creación de un Estado independiente como no se verán jamás las orejas. Si el soberanismo ha podido llegar hasta aquí ha sido por manejar diestramente la técnica del cambalacheo político –el “do ut est”, “yo te doy, tú me das”- durante el período Pujol y por la crisis económica derivada tanto de la globalización como del estallido de la burbuja inmobiliaria y de los errores del zapaterismo, que el soberanismo tuvo la habilidad de presentar como “responsabilidad del Estado Español”. Será difícil que se vuelva a dar una circunstancia de este tipo. En realidad, la crisis soberanista que se inició en 2011, tenía paralelismo en la actitud ofensiva del catalanismo político 100 años antes. Aquellos eran hombres de otro fuste y, sin embargo, recularon ante la Semana Trágica de 1909 y ante la virulencia del proletariado. Un siglo después, la única amenaza que se cierne sobre el futuro de Cataluña es ser la zona más islamizada de todo el Estado.

CiU es, sin lugar a dudas, el responsable de esta situación: fue CiU quien trajo a la inmigración islámica a Cataluña y ERC quien creó la ficción de que existía un “Islam catalán”… El millón de islamistas residentes en Cataluña (magrebíes, subsaharianos y paquistaníes) constituyen sin duda, en estos momentos, y junto a la desindustrialización, el problema más grave que tiene planteada Cataluña: si algunos colectivos islamistas han apoyado (tenuemente la independencia, todo hay que decirlo) se ha debido a los subsidios realizadas por Mas.

Concesiones a cambio de paz étnica. Hoy, la Generalitat -Cataluña por culpa de su autogobierno- se arriesga a no tener independencia, pero tampoco a tener paz étnica. Peor imposible.

TERRORISMO
Veinte años sin Gregorio Ordóñez
Cayetano González Libertad Digital  19 Enero 2015

Estas pasadas Navidades, en vísperas de fin de año, viajaba de Madrid a Vitoria cuando paré a tomar un tentempié en la cafetería de un conocido hotel –sitio obligado para los madrileños y bilbaínos…– ubicado a las afueras de Burgos. El local estaba abarrotado y con el consiguiente ruido, pero eso no me impidió oír que alguien me llamaba por mi nombre desde una mesa. Era Ana Iríbar, la mujer de Gregorio Ordóñez, de cuyo asesinato por ETA se cumplirán este viernes veinte años. Ana, a la que conozco y admiro desde hace mucho tiempo, estaba acompañada por un chico joven que me presentó en cuanto me acerqué a saludarles: era su hijo Javier, que tenía menos de un año cuando mataron a su padre.

Hablamos unos breves momentos y después ellos se fueron para continuar viaje a Madrid. Cuando salieron por la puerta, me vino un sentimiento mezcla de dolor, tristeza, rabia e indignación al pensar lo que tanto Ana como Javier han tenido que pasar en estos últimos veinte años por la sinrazón y la bestialidad de unos terroristas que hace dos décadas dejaron a una mujer sin marido y a un bebé sin padre.

Cuando este pasado domingo Ana Iríbar le contaba a ese magnífico periodista que es Fernando Lázaro en El Mundo –en uno de esos reportajes que mucha gente debería tener casi como texto de cabecera para no olvidar nunca a las víctimas del terrorismo– que uno de los momentos más duros a los que se ha tenido que enfrentar fue cuando su hijo, con cinco años, se plantó delante de ella y le preguntó "Mamá, ¿cómo murió mi padre?", me vino a la memoria el reciente encuentro de estas Navidades. Volví a tener los mismos sentimientos que he descrito, acrecentados por el asco y la repugnancia que me ha producido ver los actos de homenaje que durante el fin de semana han dispensado en Mondragón al torturador-carcelero de Ortega Lara y asesino de tres guardias civiles Josu Uribetxeberria Bolinaga, fallecido el pasado viernes después de que el Gobierno de Rajoy le pusiera en libertad hace treinta meses aduciendo que padecía una enfermedad terminal.

En el citado reportaje de El Mundo, la viuda de Gregorio decía:
Mi gran batalla ha sido que nuestro hijo no viviera en el odio, no se contagiara de ansias de venganza. No. Que tuviera una vida. De todos, la mayor de las víctimas es él, se quedó sin padre, sin la persona de referencia clave para un niño. Él es la mayor de las víctimas del asesinato de Gregorio.

La grandeza y fortaleza moral que demuestran estas palabras de Ana Iríbar, al igual que las de tantas víctimas del terrorismo menos conocidas, es la mejor lección que podemos aprender los demás. Siempre he creído, estoy seguro que como muchos ciudadanos, que las víctimas del terrorismo son lo mejor de nuestra sociedad, su parte más noble. Y el ejemplo dado por la viuda de Gregorio Ordóñez, o por Ortega Lara deseando, estoy seguro que de forma absolutamente sincera, que uno de sus secuestradores pueda "descansar en paz" y encontrar en la otra vida "la paz que no encontró en esta", así lo ponen de manifiesto.

ETA sabía muy bien a quién mataba el 23 de enero de 1995 cuando Javier García Gaztelu, avisado por Valentín Lasarte, entró en el bar La Cepa de la parte vieja de San Sebastián y acabó con la vida del político popular. Gregorio era en aquellos años el bastión de resistencia más importante que los no nacionalistas tenían en San Sebastián, y se estaba convirtiendo en un sólido adversario político tanto para los dos partidos nacionalistas, PNV y Eusko Alkartasuna, como para los amigos de ETA.

Cuando se van a cumplir veinte años de su asesinato, no está de más preguntarse con qué cosas no tragaría Goyo si continuara entre nosotros. No creo equivocarme si digo que la primera y principal es que no toleraría que su ciudad, San Sebastián, y su provincia, Guipúzcoa, estuvieran gobernadas por el brazo político de ETA. Gregorio le hubiera puesto las peras al cuarto a Rajoy para que este, con su mayoría absoluta, hubiese iniciado al llegar a La Moncloa, en el 2011, el proceso de ilegalización de las marcas políticas de la banda terrorista que volvieron a las instituciones gracias a Zapatero, al expresidente del Tribunal Constitucional, Pascual Sala, y a la inacción del actual presidente del Gobierno.

Y lo haría porque Gregorio, a diferencia del ministro de Interior y de algunos de los dirigentes del PP vasco, tendría y seguiría teniendo muy claro que ETA, aparte de una banda terrorista, es un proyecto político de corte totalitario que lo que busca es la ruptura de España y la implantación de una república socialista en el País Vasco. Gregorio daría la batalla política e ideológica para que la verdadera historia de lo que ha pasado en el País Vasco en los últimos cincuenta años la contaran las víctimas y no los verdugos; daría la batalla para que quedara claro, con hechos, que en el final de ETA claro que tiene que haber vencedores y vencidos.

Gregorio no toleraría que en su partido, a nivel provincial, regional o nacional, hubiera dirigentes que no dieran esa batalla decidida por la libertad, por la democracia, buscando sin paliativos la derrota total de ETA y de todo lo que ETA representa. No consentiría que en su partido ocuparan el menor cargo de responsabilidad personas como su sucesor al frente del PP de Guipúzcoa Borja Sémper, que cree que el futuro del País Vasco hay que construirlo con Bildu; o como el secretario del área de Libertades y Justicia de la Ejecutiva Nacional del PP, Iñaki Oyarzábal –nombrado por Rajoy para ese puesto–, que acaba de declarar no ser partidario de la ilegalización de Sortu después de que el presidente de este brazo político de ETA dijera que hay que dar "jaque mate" a la Guardia Civil. No es que Gregorio no pasara por eso; es que con Gregorio en política personajillos como los citados y algunos más no tendrían sitio en el mismo partido.

En el 20º aniversario de su asesinato, el recuerdo de Gregorio Ordóñez está más presente que nunca y los valores que encarnó y representó de forma tan valiente y generosa, hasta dar la vida por ellos, siguen teniendo plena vigencia. Por eso quiero acabar este artículo diciéndoles a Ana y a su hijo Javier, con todo el cariño y afecto que les tengo, que no solamente pueden, sino que deben estar muy orgullosos de su marido y de su padre, porque era una muy buena persona, un gran vasco y español.

Descanse en paz Gregorio Ordóñez, y todas y cada una de las víctimas del terrorismo

IMPOSICIÓN DEL CATALÁN EN LAS AULAS
Sentencia histórica: Mas tendrá que indemnizar por negar la educación en castellano
EL TSJC CONDENA A LA GENERALITAT A PAGAR A UNA NIÑA 7,36 EUROS POR CADA HORA DE CLASE QUE DEBIÓ RECIBIR EN CASTELLANO
 www.lavozlibre.com 19 Enero 2015

Barcelona.- El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha dictado una sentencia que sienta un importante precedente en lo referido a la inmersión lingüística en Cataluña y que abre la puerta de la esperanza a los padres que luchan por que sus hijos puedan estudiar en castellano. Y es que la Generalitat tendrá que indemnizar a una niña de Barcelona con 7,36 euros por cada una de las horas que el colegio concertado en el que cursaba Educación Infantil le impartió en catalán, siguiendo las instrucciones del Govern e incumpliendo su obligación legal de utilizar también el castellano como lengua vehicular, tal y como habían reclamado los padres.

En una resolución notificada la semana pasada, el TSJC impone además compensaciones de un euro por cada hora de incumplimiento por "cierto retraso en el aprendizaje en que ha incurrido la alumna" y de otro por el "sobreesfuerzo innecesario" que tuvo que padecer la niña, tal y como publica este lunes el diario 'El Mundo'.

La decisión significa una nueva admonición a la Administración catalana para que considere el coste de desobedecer los mandatos que ha ido perfilando la jurisprudencia en sucesivas resoluciones desde la sentencia del Tribunal Constitucional de 2010 que anuló buena parte del Estatut y estableció que el castellano también debe ser utilizado como lengua vehicular de la enseñanza. Varios autos del TSJC han fijado para primaria y secundaria un porcentaje de al menos el 25% de las horas lectivas, en el que deben incluirse las correspondientes a algunas materias troncales.

Igualmente, el Supremo ha aclarado que debe usarse el español para todo el aula con que un solo alumno lo solicite. Es decir, que la Generalitat no cumple la ley cuando proporciona "atención individualizada". Y, por último, el castellano debe emplearse en clase desde el mismo momento en que los padres lo reclamen por vía judicial, sin necesidad de esperar a que se dicte sentencia.

Desde ahora, además, el Ejecutivo de Artur Mas sabe que los retrasos en el cumplimiento de la ley deberán indemnizarse y que el quebranto para las arcas públicas puede superar los 1.500 euros por alumno y curso. La 'Ley Wert' ofrece a la Generalitat la costosa alternativa de sufragar los gastos de colegios privados en castellano a los padres que así lo pidan.

INDEMNIZACIÓN DE 3.000 EUROS
El Supremo resolvió en noviembre de 2013 el litigio con la Generalitat que los padres afectados directamente por la resolución del TSJC habían iniciado cinco años antes, en noviembre de 2008, cuando la niña acababa de empezar el segundo ciclo de Educación Infantil. El Alto Tribunal reconoció su derecho a que se le impartiese en castellano -la ley señala que la "primera enseñanza" se impartirá en la "lengua habitual" del alumno- y concluyó que no era "conforme a Derecho" la instrucción dictada desde la Consejería de Educación para que se le dispensara "atención individualizada" en español.

Durante los dos cursos que le restaban para concluir la Educación Infantil, la niña sólo recibió en castellano dos horas semanales sobre un total de 25 -"la hora del cuento" y natación-, por lo que, según el TSJC, en cada uno de ellos el centro "no prestó el servicio público en las condiciones previstas legalmente".

Comoquiera que en 2013 era ya imposible dar cumplimiento efectivo a la sentencia del Supremo, pues hacía ya tres años que la alumna había abandonado la Educación Infantil, sus padres solicitaron que se ejecutase a través de una indemnización. Para calcularla, estimaron que la niña debió recibir al menos 6,5 horas semanales más de clase en castellano, deduciendo del total el tiempo reservado al recreo y a inglés y también un porcentaje de enseñanza en catalán "pese a no tener obligación de hacerlo". En dos cursos completos -70 semanas- se totalizaban 455 horas de incumplimiento.

Para establecer el valor del servicio público omitido, se aportó documentación acerca del coste en varias academias privadas de Barcelona de una hora de clase de castellano. La media es de 7,36 euros. A la cifra resultante se le sumó un euro por cada hora incumplida por "déficit de aprendizaje" y otro por "sobreesfuerzo innecesario".

El TSJC cree que "debe considerarse plausible y razonable la concreción de los daños y perjuicios reclamados". Sólo resta de la misma la indemnización que habría correspondido a 15 de las 70 semanas reclamadas, y ello porque la familia ya había solicitado una compensación por ese plazo concreto antes de que Supremo les diese la razón, y fue desestimada por un juzgado de Barcelona. La Generalitat pagará en total 3.000 euros.

Sentencia pionera del TSJC
Cataluña tendrá que indemnizar a una niña por negar su educación en castellano
REPUBLICA.| MADRID  19 Enero 2015

La Generalitat tendrá que pagar 3.000 euros, 7,36 euros por cada una de las horas de clase que el colegio impartió a la menor en catalán

La Generalitat de Cataluña indemnizará a los padres de una niña de Barcelona con 3.000 euros, 7,36 euros por cada una de las horas que el colegio de Educación Infantil al que asistía le impartió en catalán, ya que el Gobierno autonómico privó a la menor de la obligación de utilizar también el castellano como lengua vehicular, tal y como reclamaban los padres.

La sentencia pionera ha sido dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y sienta un precedente importante de cara a que otros padres denuncien judicialmente al Govern de Artur Mas, que recibe de esta forma su primer revés.

Hasta el año 2008, en el centro en el que estudiaba la niña las clases se impartían en catalán y castellano, pero a partir de entonces un decreto de la Generalitat forzó a los centros a aplicar la inmersión también en Infantil y las clases pasaron a ser en catalán. A pesar de la lucha de los padres en los tribunales, y a pesar de que estos les dieron la razón, durante los dos cursos que le restaban para concluir la Educación Infantil, la niña sólo recibió en castellano dos horas semanales sobre un total de 25 -’la hora del cuento’ y natación-, por lo que, según el TSJC, en cada uno de ellos el centro “no prestó el servicio público en las condiciones previstas legalmente”.

El Supremo dio la razón a la familia en 2013 pero era ya imposible dar cumplimiento efectivo a la sentencia, pues hacía ya tres años que la alumna había abandonado la Educación Infantil, por lo que los padres solicitaron una indemnización. Por eso el tribunal impone también por ello compensaciones de un euro por cada hora de incumplimiento por “cierto retraso en el aprendizaje en que ha incurrido la alumna” y de otro por el “sobreesfuerzo innecesario” que tuvo que padecer la niña, según publican ‘El Mundo’ y ‘ABC’.

La Generalitat deberá ahora tener en cuenta el precio de desobedecer los mandatos que ha ido perfilando la jurisprudencia en diversas resoluciones desde la sentencia del Constitucional del 2010 que anuló parte del Estatut y estableció que el castellano también debía utilizarse como lengua vehicular de la enseñanza. Varios autos del TSJC por ejemplo han fijado para primaria y secundaria un porcentaje de al menos el 25% de las horas lectivas en castellano, en el que deben incluirse las correspondientes a algunas materias troncales.

El Supremo ya aclaró también que el castellano debe usarse en todo el aula desde el momento en que los tutores de un solo alumno lo soliciten. Es decir, que la Generalitat también incumple la ley cuando proporciona al alumno “atención individualizada”. Y además, debe utilizarse el castellano en clase desde el momento en que los padres lo solicitan por vía judicial, sin necesidad de esperar la sentencia.

La conocida como ‘ley Wert’ ofrece a la Generalitat la alternativa de pagar los gastos de colegios privados en castellano a los padres que lo soliciten para sus hijos.

La Generalitat tendrá que pagar 3.000 euros a una niña por no escolarizar en castellano
 www.vozpopuli.com 19 Enero 2015

El caso representa un importante precedente para todas las familias que han acudido a la vía judicial para obtener el reconocimiento del derecho a que sus hijos sean educados, en cualquier etapa de la enseñanza obligatoria, además de en catalán, en castellano.

La rebeldía del Govern con su modelo educativo de inmersión lingüística vuelve a chocar con la Justicia. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) propina una nueva reprimenda a la Generalitat de Cataluña, que tendrá que indemnizar a una niña de Barcelona con 7,36 euros por cada una de las horas que el colegio concertado en el que cursaba Educación Infantil le impartió en catalán y no en castellano como habían reclamado sus padres. La compensación, por incumplir la obligación legal de utilizar también el castellano como lengua vehicular, asciende a 3.000 euros.

Según publica este lunes el periódico El Mundo, el TSJC, en una resolución notificada la semana pasada, "impone además sendas compensaciones de un euro por cada hora de incumplimiento por 'cierto retraso en el aprendizaje en que ha incurrido la alumna' y de otro por el 'sobreesfuerzo innecesario' que tuvo que padecer la niña".

Todo ello después de que el Tribunal Supremo reconociera en 2013 su derecho a que se le impartiese clase en castellano y de que pese a ello, la niña sólo recibiera en español dos horas semanales sobre un total de 25, "la hora del cuento y natación". Estos hechos llevan al TSJC a concluir que "el centro no prestó el servicio público en las condiciones previstas legalmente".

Al menos el 25% de las horas lectivas deben impartirse en castellano, según el TSJC
Aunque el auto se refiere en concreto a una niña que cursaba Educación Infantil, representa un importante precedente para todas aquellas familias que acuden y agotan todas las instancias judiciales hasta que obtienen el reconocimiento del derecho a que sus hijos sean educados usando como vehicular, además del catalán, también el castellano. Reclaman que el español tenga una "proporción razonable" en cualquier etapa de la enseñanza obligatoria.

Varios autos del TSJC han fijado que tanto para la enseñanza primaria como para secundaria, al menos el 25% de las horas lectivas deben impartirse en castellano incluyendo algunas materias troncales. En este sentido, también el Supremo ha aclarado que debe usarse el español para todo el aula con que solo un alumno lo solicite. Y lo que es más, "el castellano debe emplearse en clase desde el mismo momento en que los padres lo reclamen por la vía judicial, sin esperar a que se dicte sentencia".

La única alternativa con la que cuenta la Generalitat es sufragar los gastos de colegios privados en castellano a los padres que así lo reclamen.

POLÍTICA
Cataluña aumenta el gasto para cursos de catalán pese a prever menos alumnos
ESTHER ARMORA / BARCELONA ABC Cataluña 19 Enero 2015

Dedica 1,6 millones de euros más a fomentar el uso de la lengua, mientras que mantiene el gasto social al mismo nivel de 2004

Andreu Mas-Colell, el dia de la presentación del proyecto de presupuestos
Fomentar el uso del catalán sigue siendo una «prioridad de país» para el Ejecutivo de Artur Mas. En su proyecto de presupuestos para 2015, la Generalitat contempla un incremento de más de un millón de euros para este cometido, mientras que mantiene el gasto social al mismo nivel que en 2004.

Según las cuentas presentadas a finales de año en el Parlament, pendientes aún de aprobación, la partida para «Lengua Catalana», destinada a promocionar el uso de esta lengua dentro y fuera de Cataluña a través de cursos y diversas acciones, aumenta en 1,6 millones pasando de los 33,1 millones de 2014 a un total de 34,7 millones. Esta previsión de aumentar el gasto se hace en base a unos indicadores de referencia que contemplan una caída generalizada del público al que van dirigidas estas acciones.

En el caso de los cursos dirigidos a adultos, a alumnos nacidos en el extranjero o a inscritos en cursos on line o a la obtención de acreditaciones de catalán, se pasa de 268.500 alumnos en 2014 a 143.500 alumnos en 2015, 125.000 alumnos menos. Por otro lado, se mantiene en 5.500 la cifras de inscritos a las pruebas para obtener certificados de catalán y en 10.129 las parejas lingüísticas, y solo aumenta la cifra de proyectos de fomento del uso de la lengua (se pasa de 85 a 104).

Entre las principales actuaciones que contempla la Generalitat para justificar la partida de 34,7 millones para «Lengua Catalana» figura: organizar cursos de catalán para adultos y población extranjera, ampliar la oferta de aprendizaje del catalán vía on line, gestionar e impulsar el voluntariado por la lengua e impulsar actuaciones sectoriales para fomentar el uso de la lengua autonómica en el deporte, la justicia, la empresa...». Otros objetivos a alcanzar, según define en sus presupuestos el gobierno de Mas, son: «Aumentar el uso y oferta de productos y servicios digitales en catalán, apoyar a las industrias culturales en catalán (festivales de música, ciclos de cine..) y dar apoyo a la promoción de esta lengua en el extranjero».

Este incremento de gasto para incentivar el uso de la lengua autonómica previsto para 2015 contrasta con el hecho de que prácticamente se haya mantenido la inversión general en gasto social. Según los datos presentados por el Govern, el volumen total de la inversión destinada a políticas sociales, que implica a varios departamentos, asciende a 14.800 millones de euros, lo que representa una décima más que en el presupuesto de 2014.

Según los sindicatos, estas cifras suponen una congelación «a la práctica de esta partida», que se mantiene a los mismos niveles que hace diez años. «Vamos para atrás, y eso es especialmente grave en épocas de crisis», afirman. Esto supone que el gasto social por habitante se queda en 2.033 euros, la misma cifra que en 2004, si se tiene en cuenta el impacto de la inflación, denuncian las citadas fuentes sindicales.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial