AGLI Recortes de Prensa    Jueves 26  Febrero 2015

Lo que pasa en Cataluña y no se aborda en el Debate
EDITORIAL Libertad Digital 26 Febrero 2015

Una disputa parlamentaria que, lejos de afrontar, silencia la principal crisis que padece España, la que erosiona su vertebración como nación y como Estado de Derecho, podrá ser calificada de muchas formas, salvo como un auténtico "debate sobre el estado de la nación". En el editorial de ayer ya denunciamos cómo el presidente del Gobierno y el líder de la oposición habían coincidido durante la primera jornada del debate en no abordar el gravísimo y vigente desafío secesionista que se ha lanzado desde la Administración regional de Cataluña, ante lo cual sólo parecían competir en ver quién lanzaba más ofertas de "diálogo" a los nacionalistas que lo están perpetrando.

Si no fuera por los nacionalistas, que han sido los que han sacado el asunto a colación, o por el Pleno del Tribunal Constitucional, que acaba de declarar inconstitucionales tanto la consulta secesionista del 9-N como la falsa ley autonómica que pretendía brindarle cobertura, esta crisis capital que padece España, y que no tiene parangón en ningún otro país de nuestro entorno, hubiera sido tan orillada en la segunda jornada del debate como en la primera.

De todas formas, nada digno de elogio cabe señalar de lo que se ha escuchado este miércoles en el Congreso: los nacionalistas reiteran su determinación de seguir adelante, mientras el presidente del Gobierno se dedica a entonar sus conocidas referencias a una ley que ni los nacionalistas cumplen ni él hace cumplir.

A la vista de sus vacuas declaraciones, Rajoy parece que ha necesitado la previsible y unánime declaración de inconstitucionalidad del Alto Tribunal para darse cuenta de que "algo pasa" en Cataluña. Lo que pasa en Cataluña, sin embargo, atañe tanto a los nacionalistas que no cumplen la ley como al Gobierno de Rajoy, que no la hace cumplir. Y es que de nada servirá esta sentencia, como de nada han servido todas las anteriores, si el Ejecutivo no se atreve a forzar el cumplimiento de las resoluciones que emanan del Poder judicial. Eso por no hablar de su no menos clamorosa renuncia a combatir, también desde la política y desde el terreno de las ideas, las pretensiones y delirios identitarios de los nacionalistas.

Es el Gobierno de la Nación el que está haciendo la vista gorda ante el incumplimiento autonómico de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, al tiempo que financia de forma extraordinaria a una Administración regional en rebeldía que aprovecha esa impunidad y esa financiación para erigir estructuras de Estado y proseguir un proceso de construcción nacional tan oneroso como ilegal.

Lo que pasa también es que hay una clase política y periodística tan frívola o voluntariamente ciega como para creer que eso del proceso secesionista empezó y acabó con aquella ilegal consulta del 9-N, no por esperpéntica menos grave.

Aunque el presidente tampoco lo miente, algo pasa cuando en España se inocula el odio a España a través de televisiones sufragadas por el contribuyente; o cuando se impide, no sólo en Cataluña, que niños españoles puedan estudiar en español; o cuando muchos catalanes pueden ver como normal que un cartel de carnaval en Solsona anime a "matar españoles en un ambiente festivo, pacífico y familiar".

Ciertamente, son muchas y muy graves las cosas que pasan en Cataluña. Pero de ellas no quiere hablar su presidente, ni siquiera en un debate supuestamente dedicado al estado de la nación.

Un trimestre para sentenciar lo obvio.
Vicente A. C. M. Periodista Digital

Esta mañana el Tribunal Constitucional ha sentenciado por unanimidad la inconstitucionalidad de la Ley de Consultas aprobada por el Parlamento de Cataluña y del referéndum celebrado el 9 de noviembre, declarándolos nulos. Artur Mas no ha tardado ni un minuto en posicionarse diciendo que esta sentencia no va a tener efectos políticos ni jurídicos y que el único camino democrático y legal para el derecho a decidir de los catalanes son unas elecciones, las del 27 de septiembre. Y me pregunto si va a ser verdad que esta sentencia dejará el Gobierno de España y la Fiscalía que no tenga consecuencias jurídicas y políticas, sobre todo contra los máximos responsables de haber instigado esta clara rebeldía contra la Constitución.

Lejos de asumir su fracaso político y a expensas de lo que la Justicia determine sobre las querellas presentadas por su flagrante desobediencia, Artur Mas además incide en su actitud secesionista queriendo atribuir a unas elecciones autonómicas normales un carácter plebiscitario que incurre nuevamente en inconstitucionalidad. De hecho en estos meses previos ya están diseñando el proceso de expropiaciones y lo que ellos llaman “construcción del Estado” con el fin de presentar, tras un resultado electoral que presuponen de mayoría de las formaciones secesionistas, una situación de hechos consumados declarando unilateralmente la independencia y aprovechando el río revuelto de la campaña electoral de las eleciones generales de final de año.

Es evidente la nula voluntad de Artur Mas de asumir esta sentencia, ni tampoco veo al Parlamento de Cataluña en sesión plenaria modificar la Ley de Consultas adecuándola a los términos admitidos por el Tribunal Constitucional. Es decir, como ya ha sucedido en anteriores ocasiones, el Gobierno de la Comunidad autónoma y su Parlamento desobedecerán la sentencia y no harán nada para cumplirla. Creo que es deber del Gobierno de España evitar la vergüenza de ver cómo en esa autonomía no se cumple el Estado de Derecho y se consiente la violación de la Ley y de los derechos de los españoles.

Artur Mas hace tiempo que dejó de ser un representante del pueblo español y se convirtió en un delincuente secesionista e instigador de la fractura de España y del enfrentamiento en la sociedad en Cataluña. Su permanencia en el cargo de Presidente del Gobierno de esa comunidad es un insulto y una burla al Estado de Derecho y la rebeldía del Parlamento un desafío que debe ser sofocado con los medios que la Constitución dispone a través de su artículo 155.

El TC ha tardado casi un trimestre en sentenciar lo obvio. No es admisible el que de nuevo se espere a la comisión de un delito para iniciar el camino del recurso de inconstitucionalidad y esperar a sentenciar otro trimestre mientras de la otra parte se acelera el proceso separatista. No queda tiempo porque a partir del 27 de septiembre estaremos en campaña electoral en la que se juega también el futuro de España y este no puede estar además amenazado por el desafío independentista de unos traidores que hace tiempo deberían haber sido juzgados y encerrados cumpliendo su condena.

Sr Rajoy, deje de mirar para otro lado y cumpla con su deber de sofocar esta rebelión. En algo tiene razón Artur Mas, la solución debe venir por el diálogo. Mándele un ultimátum y atrévase a gobernar aplicando el artículo 155 de la Constitución que juró defender.

ESTADO DE LA NACIÓN O EL DESINTERÉS NACIONAL
Antonio García Fuentes Periodista Digital 26 Febrero 2015

Hoy cuando escribo es el 24 de Febrero, son las doce de la mañana y a través de la radio nacional de España, estoy oyendo el grandilocuente discurso que el Sr. Rajoy (nuestro primer ministro) está leyendo en el parlamento, seguro que escrito por los mejores cerebros de su partido, para resaltar en el mismo, todas las bondades habidas y por haber, conseguidas por su destacado gobierno en los hace tres años en que llegó al poder con una mayoría absoluta que ha empleado como mejor le ha venido en gana. Nada dice de que ha duplicado o más, la brutal deuda nacional, que ya dejara su antecesor (Zapatero) que fue una plaga nacional; y mucho menos que la realidad que se ve en la calle, no guarda relación con todo lo que de “bienes y bondades”, él ha soltado en no más de veinte minutos, arropado (pues no faltaba más) por los atronadores aplausos de sus subordinados allí presentes, que como “coro pagado” lo está para aplaudir lo que diga su jefe, diga lo que diga y lo haga como lo haga. O sea que el estado de la España del momento es algo inimaginable, pero que las encuestas que se vienen publicando no reflejan en absoluto, destacando que “el jefe de filas” menos valorado es precisamente el Sr. Rajoy; por lo que nadie apuesta por una reelección y mucho menos el sostenimiento de su partido con el poder que ha llegado a atesorar; el español estamos muy cabreados y andamos pensando en quién o quienes elegir, que desde luego no van a ser los que nos han llevado a la ruina actual.

Ruina y corrupción en grados ya intolerables y de los que nos vienen informando en el día a día, todos los que de verdad nos hablan de todos los chanchullos delictivos que nos han hecho tragar y que por lo innumerables y cuantiosos no se pueden reflejar en un artículo… pero que por poner extremos… van, “desde altos políticos regionales, pasando por el tesorero Bárcenas (del partido en el gobierno) y terminando con los componentes de la familia catalana de los “Pujol”, junto a muchas otras muy destacadas primeras figuras de la banca y otros estamentos”… que por cuanto se presumen y se publica, debieran estar en la cárcel esperando juicios sumarísimos, y sin embargo están cómodamente cada cual en su casa y algunos esquiando de forma vacacional y como si tal cosa.
Mucho más quisiéramos los españoles, poder decir lo que pueden hoy decir los rumanos, que “a la chita callando” han hecho cierta gran limpieza, en aquella también corrompida nación; veamos lo que han hecho en Rumanía.

“Rumanía pasa del suspenso a alumno aventajado de la UE por su ‘mano dura’ contra la corrupción: La Justicia rumana, durante años criticada, recibe ahora los elogios de la Comisión Europea en la lucha contra la corrupción tras condenar a numerosos políticos y poner la lupa incluso sobre familiares del actual primer ministro, Víctor Ponta. Las cifras reflejan el trabajo de los fiscales y jueces rumanos: un antiguo jefe de Gobierno, Adrián Nastase, y diez antiguos ministros han sido condenados a prisión en los últimos tres años, mientras que otras dos decenas de ministros son investigados en la actualidad. En 2014 se han presentado cargos por corrupción contra 1.167 personas, y un 7 % de los parlamentarios elegidos en 2012 han sido condenados o imputados por ese delito, según datos de la Fiscalía Anticorrupción, que se creó en 2002. En el informe de evaluación de enero de la Comisión se destaca que la mano dura ha generado “un incremento de la confianza de los rumanos en la Justicia, en general, y en la Fiscalía Anticorrupción, en particular”. Según el Eurobarómetro del pasado octubre, un 22 % de los rumanos cree que la lucha contra la corrupción ha avanzado, frente al 13 % de 2012. Lo que no ha cambiado es que nueve de cada diez ciudadanos piensa que es el principal problema del país. Y la Fiscalía Anticorrupción ha pasado a ser la cuarta institución más valorada por los rumanos, detrás del Ejército, la Policía y la Iglesia ortodoxa. Hasta ahora, la doble condena al ex primer ministro socialista Nastase por corrupción en 2012 ha sido la más simbólica en Rumanía, uno de los países con el índice de percepción de la corrupción más alto de la Unión Europea, junto a Bulgaria, Grecia e Italia, según la ONG Transparencia Internacional”.

 http://www.republica.com/2015/02/24/rumania-pasa-del-suspenso-alumno-aventajado-de-la-ue-por-su-mano-dura-contra-la-corrupcion/
Les dejo la dirección, puesto que lo publicado es mucho más extenso; pero analizando lo que han hecho en Rumanía y lo que se viene haciendo en España, resulta de bochorno el que aquí, se hayan imputado a tantos cientos y cientos de individuos metidos en las infinitas corrupciones que se han descubierto y que en los juzgados se sigan escribiendo montañas y montañas de folios, sin que como debiera ser, ya se hubieran sustanciado infinidad de esos procesos, que se van alargando, alargando, en una elasticidad sospechosa por demás y la que no parece tener fin; apenas nadie devuelve lo mucho que “se llevó”; todos buscan subterfugios para no pisar la cárcel, a lo sumo se les ponen fianzas (que no debieran existir) y mientras un pueblo indefenso, mira “ese inmenso teatro de comedias en el que ya nadie cree”; por tanto… ¿Qué estado de la nación? El verdadero estado de la nación española no es el que se “cacarea” estos días en ese parlamento de aplaudidores y donde apenas nadie abuchea y menos “canta las cuarenta y dice claramente lo que nos ocupa y preocupa a los españoles, que desde luego no es lo que se está cacareando en el parlamento estos días”; eso al final es una especie de feria montada para los que viven opíparamente de la política y nada más.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y
http://blogs.periodistadigital.com/nomentiras.php

El mitin económico de Rajoy
Juan Laborda www.vozpopuli.com 26 Febrero 2015

Todos los indicadores económicos, sociales, políticos, y morales de nuestra querida España han empeorado desde la llegada al poder del actual ínclito monclovita, finales de 2011. Por mucho que sus voceros mediáticos intenten disfrazar, sino ocultar, la realidad patria, la percepción de la inmensa mayoría de la ciudadanía, incluido un nutrido grupo de los votantes del partido en el poder, es diametralmente opuesta. La crisis ha sido aprovechada por las élites oligopólicas –bancarias, inmobiliarias, monopolios naturales, acreedores foráneos…- para hacer un ajuste de cuentas con la ciudadanía. El objetivo último era mantener su riqueza a costa del sacrificio de la renta de los demás. Sin embargo, económicamente es ineficiente, socialmente, inmoral. Nuestra competitividad empeora a marchas forzadas, no hay ningún cambio de modelo productivo. En el debate del Estado de la Nación, Rajoy, “el rey desnudo”.

Simplemente algunos datos. El PIB Nominal a finales de 2011 se situaba en los 1,08 billones de euros, ahora apenas supera los 1,05 billones. El número de afiliados a la seguridad social alcanzaba a finales de 2011 los 17,3 millones de personas frente a los 16,5 a cierre de 2014. El número de trabajadores a tiempo completo rozaban a cierre de 2011 los 19,1 millones de personas frente a los 18,3 actuales. La tasa de paro U6, que sí tiene en cuenta precariedad y temporalidad, exacerbada por la peor reforma laboral de nuestra historia, ha pasado del 27% al 34%. Si sumamos a los parados, por un lado, los desanimados y los que desean trabajar, y por otro, todos los trabajadores temporales involuntarios y subempleados, el total de trabajadores en precario se aproxima a los 11 millones. La deuda de las administraciones públicas, si atendemos a las Cuentas Financieras de Banco de España, supera los 1,4 billones de euros, lo que supondría un incremento de casi 600.000 millones de euros bajo Rajoy “el austero”. La deuda externa neta alcanza un nuevo récord histórico, por encima del billón de euros. Mientras nuestras exportaciones crecían en 2011 a tasas superiores al 15% ahora apenas repuntan un 2%. El indicador de miseria AROPE (At-Risk-Of Poverty and Exclusion), en el marco de EUROSTAT, alcanzó a finales de 2013 el 28% de la población española, y el 30% de la población infantil... Y así un largo etcétera.

Diagnóstico erróneo
El discurso económico de quienes nos desgobiernan adolece de tremendos y profundos errores. Yerra en el diagnóstico. Yerra en el análisis coyuntural. Yerra en el análisis estructural. Aun no se han enterado qué es una recesión de balances, y miren que en su momento invitaron a Richard Koo para que les explicara en dos tardes que era eso. Pero siguen erre que erre. El actual ejecutivo achacaba, y sigue achacando, los males de la economía española a la ineficiencia del sector público y a una baja productividad del factor trabajo, que según ellos debería compensarse vía salarios más bajos. Es falso.

Siguen sin entender aún por qué las exportaciones españolas desde 1994 han registrado crecimientos vigorosos. Confunden competitividad con productividad. Ignoran el carácter anticíclico de esta última. Por eso, su reforma laboral es uno de los mayores fiascos de nuestra reciente historia democrática. Se olvidan que fueron las élites oligopólicas patrias, con el fervoroso aplauso de las élites industriales y políticas alemanas, quienes optaron por un modelo basado en ladrillo y especulación, sectores muy intensivos en mano de obra, desindustrializando nuestro país, salvo esa isla llamada País Vasco. De ahí la baja productividad. Pero a pesar de ello las empresas exportadoras españolas, que juegan en otra liga, lo han hecho muy bien. Es ahora cuando el empuje de nuestras exportaciones se está agotando. Necesitan nuevas inversiones productivas, y estas no se producen.

Coyuntura, huida hacia adelante
¡No! Después de más de seis años de intensa recesión, ninguna de las causas que originaron la actual crisis sistémica, un volumen brutal de deuda y una banca insolvente, se han solucionado. Se ha vuelto a retroalimentar una dinámica de reactivación del proceso de endeudamiento con nuevas burbujas financieras como único camino de superación de la crisis.

El motor del crecimiento y del empleo es el consumo privado y el sector servicios, en un contexto de deflación y caídas de rentas salariales. Por contra, las cifras relativas a disponibilidades de bienes de equipo continúan débiles. La demanda interna crece, mientras que no se moderniza nuestro aparato productivo, empeorando nuestra competitividad. Dicho crecimiento se está financiando con más deuda pública, induciendo a su vez un aumento de la deuda externa neta, en niveles récord. Ese incremento de la posición de la inversión extranjera en España no es como consecuencia del aumento de la inversión directa foránea, sino de la inversión especulativa destinada a comprar deuda soberana y corporativa de las grandes empresas patrias, esas mismas que continúan reduciendo su plantilla. La enésima huida hacia adelante.

Finalmente, permítanme una breve reflexión sobre el origen de la actual crisis sistémica, una descomunal deuda privada vinculada a una burbuja, la inmobiliaria. Nuestra deuda total no sólo no se ha reducido respecto a 2008, sino que se ha incrementado, y es impagable. Además ha habido una socialización de pérdidas privadas. Es necesario, por lo tanto, una reestructuración de nuestra deuda patria, pública y privada. De ello hablaremos en nuestro próximo blog. Pero mientras tanto, Rajoy, nuestro “rey desnudo” a lo suyo.

Acuerdo
Syriza se arrodilla ante la Troika
Juan Ramón Rallo Libertad Digital 26 Febrero 2015

Tras varias semanas de postureo por ambas partes, el nuevo gobierno de Syriza ha parido finalmente la ratonil lista de reformas a cambio de la cual se prorroga la extensión del plan de rescate de la Troika (perdón, de "las instituciones"). Pese a toda la retórica antiausteridad con la que Syriza se encaramó al poder, al final la radical izquierda helénica se ha quedado en un servil propio de Bruselas (hasta el punto de que, al parecer, la lista de reformas fue redactada por un eurócrata de la Comisión Europea).

A continuación les adjunto un resumen de las más llamativas:

Subida efectiva del IVA: Syriza acepta "racionalizar" los gravámenes del IVA para "maximizar los ingresos" por la vía de "limitar exenciones y descuentos no razonables". Por tanto, probablemente no veremos subidas en los tipos, pero sí reclasificación de productos (en línea con lo que también ha hecho Rajoy en España).

Subida del IRPF: Nuevamente, se habla de "modernizar el impuesto sobre la renta" y de "eliminar exenciones". No habrá probablemente subidas de tipos nominales pero sí efectivos: como cuando Rajoy eliminó la deducción por compra de vivienda habitual o limitó la de aportaciones a planes de pensiones.

Lucha enérgica contra el fraude fiscal: Aunque a los adalides de la supremacía estatal todo lo que suene a "combatir el fraude fiscal" les encanta, reparemos por un momento que el fraude en materia de IVA suele concentrarse en las rentas bajas y, sobre todo, que el fraude en el impuesto sobre la renta y sobre la Seguridad Social se concentra en Grecia entre los trabajadores autónomos (el 50% de ellos ni siquiera cotiza). Por tanto, una efectiva lucha contra el fraude significará una brutal subida de impuestos, especialmente para los más desfavorecidos. Así debe ser como Syriza lucha contra la "crisis humanitaria": sableando a las clases medias y bajas cual déspota montoril.

Rebaja de las pensiones: Evidentemente, la carta no lo expresa de este modo, pero su significado es obvio. Syriza se compromete a "establecer una mayor relación entre las contribuciones a la Seguridad Social y la renta". Como se ha hecho en España, se alargará el período de cómputo de la base reguladora y se reducirá el porcentaje aplicable a la base reguladora. Resultado: menores pensiones per cápita.

Alargar la edad de jubilación: Como es obvio, tampoco se expresa de manera clara en la carta (la transparencia ante el pueblo no es el fuerte de Syriza), pero no otra cosa significa "eliminar las laguna y los incentivos que dan lugar a una excesiva tasa de jubilaciones anticipadas por toda la economía". De nuevo, calcado a lo que ha hecho Rajoy: trabajar más y cobrar menos.

Consolidar los planes privados de pensiones como forma de reducir los gastos de la Seguridad Social: Sí, ha leído bien, Syriza promoverá el uso de los planes privados de pensiones para evitar que los gastos en la Seguridad Social sigan creciendo. Supongo que a esto se referirán muchos cuando hablan de "desmantelar y privatizar por la puerta de atrás el Estado de Bienestar para promover el negociete de los bancos". Bueno, si es así, en Grecia disponen de todo un referente al respecto.

No readmisión de los funcionarios despedidos por los anteriores gobiernos: Syriza se compromete a no bajar los sueldos de los funcionarios pero tampoco tiene permitido incrementar el gasto total en salarios públicos. O dicho de otra forma, ni subidas salariales ni nuevas contrataciones (salvo para reponer la plaza de algunos de los funcionarios que se vayan jubilando). Como Rajoy, vaya.

Recortes en educación, sanidad y asistencia social: Syriza se compromete a "revisar y controlar el gasto en todas las áreas de la administración (educación, defensa, transporte, ayuntamientos y beneficios sociales)". Asimismo, también habla de "controlar el gasto sanitario y mejora la provisión de servicios de calidad, asegurando el acceso universal". El lenguaje típicamente troikiano (idéntico al utilizado por Rajoy para aprobar sus propios recortes) apunta, como poco, a que los recortes anteriores se mantendrán cuando no ahondarán. No habrá más gasto en servicios sociales, de modo que es de suponer que la "crisis humanitaria" provocada por el austericidio en materia de política social seguirá tal cual.

Mantener todos los compromisos de privatizaciones de activos públicos: Las privatizaciones ya acordadas se mantendrán en las condiciones aprobadas por los anteriores gobiernos (¿Syriza ratifica el reparto caprichoso de "lo público" acometido por la "cleptocracia anterior?). Los proyectos de privatización no se cancelarán, si bien podrán revisarse las condiciones preliminarmente acordadas.

La Troika decidirá cuándo se sube el salario mínimo: Aquí sí son bastante claros cuando dicen que "la magnitud y el momento de cambiar el salario mínimo se consultará con los socios europeos y las instituciones internacionales, incluyendo la OIT, así como de una nueva autoridad independiente que evaluará si los cambios en los salarios van en línea con la mejora de la productividad y de la competitividad". Primero aumento de la productividad, luego aumento de los salarios mínimos. Lo mismo que hemos venido escuchando en España desde hace años.

Se mantendrán los desahucios: Aunque la carta habla de que "se colaborará con la dirección de los bancos y con las instituciones [Troika] para evitar ejecuciones de la vivienda principal por debajo de un umbral de renta" (umbral no especificado) y de que "se tomarán medidas para apoyar a las familias más vulnerables que no pueden pagar sus deudas", ambas actuaciones están restringidas a no perjudicar la capitalización de los bancos ni el déficit público (nada distinto, por cierto, a lo que ya viene sucediendo en España con el código de buenas prácticas bancarias aprobado por el PP). En materia de desahucios, de lo que se trata es de repartir un agujero entre familias, bancos y gobierno: si nos dicen ni bancos ni gobierno se van a comer ese agujero, ¿quién cree que lo seguirá asumiendo? Obvio: las familias. No en vano, la misma carta enfatiza la necesidad de "promover una intensa cultura del pago de las deudas familiares". No habrá simpa, sino mucho compa.

Lucha contra la crisis humanitaria sólo sobre el papel: El último de los epígrafes contenidos en la carta recalca el compromiso del gobierno griego de luchar contra la crisis humanitaria que asuela al país. Es una loable declaración de intenciones que, sin embargo, tiene un problema: no va acompañada de dotación presupuestaria. A la postre, la condición que ha aceptado Grecia para implantar este programa es "garantizar que la lucha contra la crisis humanitaria no tendrá efectos fiscales negativos". Vamos, que nada nada de déficit para financiar la medida estrella de su campaña electoral.

Súmenle, además, a esta lista de reformas el "compromiso inequívoco" que asumió la propia Syriza en el Eurogrupo del pasado viernes sobre la necesidad de "cumplir con todas las obligaciones financieras plenamente y en el momento acordado".

A la vista de todo ello, Syriza queda irreconocible: una mera calcomanía del Pasok y de Nueva Democracia salvo acaso porque para muchos Tsipras sea más simpático y empático que Papandreu o Samarás. Pero, en última instancia, ni aumento del gasto social, ni rebaja de los impuestos, ni readmisión de funcionarios, ni "desprivatizaciones", ni reestructuración de la deuda. Nada. Tan sólo han quitado a unos de la poltrona para ponerse ellos. Casta y neocasta.

Eso sí, recuerden siempre que estamos hablando de un gobierno griego: nadie se sorprenda si Syriza, como ya hicieran el Pasok y Nueva Democracia, no cumple ni uno solo de sus compromisos. El papel lo aguanta todo.

La fuente del terrorismo islamista
Aleix Vidal-Quadras www.gaceta.es 26 Febrero 2015

La República Islámica de Irán y el ISIS comparten objetivos, métodos e incluso lenguaje. Ambos lanzados a un expansionismo voraz sobre los países árabes desgarrados por conflictos internos...

Los Gobiernos occidentales, con el norteamericano a la cabeza, se enfrentan al caos sangriento de Oriente Medio con preocupación y angustia. En su percepción, el problema más urgente y grave lo plantea el autodenominado Estado Islámico de Siria e Irak (ISIS), que controla amplias franjas de territorio en estos dos países e importantes ciudades de población sunita. La crueldad y la barbarie de las fuerzas del ISIS superan nuestras peores pesadillas, decapitaciones en masa, prisioneros quemados vivos, torturas, mutilaciones, violaciones, son sus prácticas habituales para imponer la sharia mediante la coacción violenta. Ante este despliegue de agresividad vesánica, las cancillerías de las democracias en Europa y en Estados Unidos han desarrollados dos ideas igualmente peligrosas, una es que el fundamentalismo sunita y el chiíta son distintos y que hoy el primero es más dañino que el segundo, y la otra consiste en creer que al menos temporalmente el régimen teocrático iraní puede ser un aliado útil frente al ISIS.

Aunque es verdad que en apariencia la República Islámica de Irán y el ISIS están enfrentados y se disputan la hegemonía en la región, un análisis más profundo revela que comparten objetivos, métodos e incluso lenguaje. Ambos están lanzados a un expansionismo voraz sobre los países árabes desgarrados por conflictos internos, como Irak, Siria, Líbano y Yemen, ambos recurren a la limpieza étnica, a la cosificación degradante de las mujeres y al empleo de milicias fuertemente armadas que arrasan y asesinan sin contención alguna allí donde operan, ambos se proponen establecer un califato universal destruyendo las monarquías de la zona y ambos ven a los Estados Unidos como su principal enemigo. Tampoco se puede olvidar que tras la caída de los talibanes en Afganistán, los ayatolás iraníes prestaron refugio a los líderes de Al Qaeda que huyeron del país para enviarlos posteriormente a combatir en distintos puntos de su vecindario. Significadas figuras del régimen teocrático de Irán muy próximas al Ayatolá Supremo Jameini han declarado recientemente que su enemigo no es el ISIS, que no desean ser arrastrados a una guerra con el ISIS y que su verdadero enemigo es Estados Unidos.

Por consiguiente, si se examina la situación con la mirada puesta en el medio y largo plazo, la pregunta que surge es la siguiente: ¿Qué es peor, un califato sunita del ISIS sobre Irak y Siria o un califato chiíta que abarque además Irán y que posea armas nucleares? Porque es evidente que si las potencias occidentales cometen el error de libro de abrir la puerta de Irak y Siria a los guardias revolucionarios iraníes, donde ya se encuentran infiltrados en número considerable, con el fin de que combatan al ISIS, después será imposible hacerles salir del territorio conquistado.

La conclusión es que la estrategia correcta en estos tiempos de confusión radica en actuar militarmente contra el ISIS, bloquear cualquier intento iraní de penetrar en los países concernidos, intensificar la presión diplomática y las sanciones económicas sobre Irán, impedir a toda costa que los ayatolás dispongan de arsenal nuclear y apoyar política, logística y financieramente a la resistencia democrática iraní en el exilio y en el interior. Si se cae en la trampa de colaborar con la dictadura jomeinista para frenar al ISIS y se continúa marginando a la oposición iraní para complacer a Jameini, nos espera un futuro sombrío de desbordamiento imparable del terrorismo fundamentalista que mana de una fuente principal: la teocracia totalitaria iraní, modelo de referencia para todos los grupos, sunitas o chiítas, que están empeñados en dominar el mundo al servicio de una interpretación perversa de la doctrina coránica.

El Gobierno asigna a Cataluña 8.258 millones del Fondo de Liquidez Autonómico
La Generalidad acapara el 47% del total repartido en la primera ronda del FLA de este año. El objetivo es poder hacer frente a los vencimientos de deuda y cumplir con el objetivo de déficit establecido para 2015.
Redacción Cronica Global 26 Febrero 2015

La Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos ha acordado el primer reparto de los fondos de financiación para comunidades de 2015, por valor de 28.942 millones de euros, el 74,5% de la cifra anual (que asciende a 38.869 millones este año).

De esta cifra, 17.605,43 millones se destinarán a las CCAA adheridas al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) y los 11.336,72 restantes se los repartirán las CCAA que se acojan al nuevo Fondo de Facilidad Financiera.

La Generalidad, la más beneficiada
La Generalidad será la administracion autonómica que más reciba del Estado con 8.258 millones de euros, seguida de la Comunidad Valenciana, que percibirá 7.168 millones.

El fin de estas ayudas es financiar vencimientos, anualidad de liquidaciones negativas del sistema de financiación de 2008 y 2009, cumplir el objetivo de déficit del 0,7% previsto para este año y cubrir desviaciones de déficit anteriores a 2014 con destino al pago a proveedores.

Con este nuevo flujo de dinero en las arcas públicas autonómicas, la Generalidad podrá hacer frente a la deuda que tiene con las farmacéuticas, y que ha declarado no haber cumplido debido a que no habían cobrado las dotaciones del FLA.

Hacienda calcula que, mediante todas las medidas de financiación de las CCAA puestas en marcha desde 2012, estas han ahorrado alrededor de 12.333 millones de euros.

Diez lecciones de etnopolítica
GUILLAUME FAYE Minuto Digital 26 Febrero 2015

Cuando sobre un territorio dado en cualquier parte del mundo, desde que el homo sapiens ha emergido del phylum de la línea antropoide, una tribu, una raza, una nación, una etnia procrea menos hijos sobre su territorio nativo que un grupo concurrente, el primero desaparece de ese territorio y el territorio cambia de propietario. La tierra no pertenece más que a los que la invaden, la pueblan y la sumergen demográficamente. El derecho de ocupación del suelo nunca más podrá ser abstracto, “moral” o bien “histórico”; está indefectiblemente ligado a la realidad biológica del poblamiento, por lo tanto a la fecundidad femenina.

Ciertamente la geopolítica es muy importante porque tiene en cuenta la noción geográfica de “tierra”, de patria geográfica, en la esfera histórica y política. Sin embargo, es insuficiente: es necesario añadirle la noción etnopolítica que introduce la noción de “pueblo”, en el sentido de grupo antropológico creador de una cultura. Porque son los hombres concretos quienes hacen la historia. Y los hombres, partes integrantes de la vida, están gobernados por las leyes de la biología, aun más desiguales y creadoras de diferencias que las de la geografía.

Pero son pocos los pensadores, los intelectuales, los sociólogos, los políticos, los geopolíticos, los economistas perdidos en las nubes de la abstracción, en el ideal de una eternidad histórica fijada, los que se preocupan de las realidades básicas biológicas y demográficas. Se diserta sobre Alemania, España, Francia, Bélgica, Holanda, Serbia, Italia, Portugal, Gran Bretaña, Rusia y la Europa que nos engloba a todos como si fueran realidades eternas. Pero éstas desaparecerán a toda velocidad (y para siempre) si su natalidad continúa cayendo y si las prolíficas poblaciones llegadas del Tercer Mundo continúan poblándolas ante la indiferencia y la inconsciencia general, reemplazando a los pobladores autóctonos por los suyos. En una sola generación, Kosovo y Macedonia ha dejado de ser un país eslavo y ortodoxo para convertirse en musulmán a causa del diferencial demográfico (5 niños por familia por un lado, uno solo por el otro). Si nada cambia, del hecho de la inmigración y de este diferencial de natalidad, del hundimiento de la demografía autóctona europea, pero también del mestizaje, muchos países de Europa occidental (entre ellos: Francia, Bélgica, Italia, España, Alemania, Países Bajos, etc…) ya no serán mayoritariamente ni de raza blanca ni de tradición europea mucho antes de la mitad de este siglo. Ya no se podrá seguir hablando de Francia, de Alemania, ni tampoco de Europa. Esas entidades habrán desaparecido en el abismo de la Historia. Nuestros contemporáneos parecen completamente ciegos antes este cataclismo histórico que no tiene parangón en toda la historia de los pueblos europeos.

Cuando España fue conquistada por los moros, la fecundidad de los españoles de origen permaneció fuerte y las mezclas fueron raras, esto permitió la Reconquista. Cuando el Imperio Romano se hundió, mientras que poblaciones alógenas venidas de Oriente habían entrado masivamente en sus muros, la civilización europea pudo continuar gracias a la reserva demográfica dinámica de celtas y germanos. Hoy no hay nada parecido. Todos los países de Europa tienen actualmente un déficit demográfico, y más de la mitad de entre ellos es presa de una inmigración de asentamiento por poblaciones extra-europeas, musulmanas en un 80%. El resultado de este proceso, es la desaparición pura y simple de la civilización europea multimilenaria. Porque toda civilización reposa sobre una base bio-antropológica y genética, y no sobre una “cultura pura”. Frente a ese peligro, ningún gobierno europeo afronta una política natalista a favor de los autóctonos, ninguno busca seriamente limitar le invasión migratoria, pero todos tienen un enemigo común: el racismo. Como en la totalitaria URSS, en la neo-totalitaria Europa las palabras tienen un significado oficial diferente del sentido común. El delito de “racismo” es el de defender la propia identidad, el derecho a la perpetuación biológica. Dicho de otra forma, los pueblos europeos, en todo caso sus élites, se vuelven culpables de un suicidio, de un auto-genocidio.

De estas consideraciones, se derivan diez lecciones:
1- Un territorio pertenece a quien lo puebla, el derecho del primer ocupante es una quimera.

2- La mayor potencia militar invasora es mucho menos peligrosa que la inmigración pacífica de poblaciones con una fuerte fecundidad. La mayor fuerza de resistencia de un pueblo ante una ocupación o una invasión es su fecundidad.

3- La potencia cultural, económica y tecnológica no tienen ninguna eficacia a largo plazo si no se apoya en un dinamismo demográfico y en una población joven.
4- La esencia de un pueblo, de su cultura, de su identidad, de su ser reside en la persistencia de su homogeneidad biológica, en sus genes. La cultura no es más que una superestructura.

5- La cultura de un pueblo –como agregado biológico y genético- no puede transmitirse a otro sin una radical metamorfosis.
6- El poder histórico de una civilización reposa, como condición necesaria, sobre el dinamismo demográfico de su núcleo antropológico.

7- Le desigualdad entre los pueblos no se explica por factores ambientales (recursos naturales, clima, topografía) ni por los avatares históricas, sino por su propia capacidad genética.
8- Las cualidades genéticas y biológicas no son suficientes: un pueblo puede hundirse interiormente y rehusar a reproducirse por declive del querer vivir, y dejarse dominar por pueblos menos dotados.

9- Sin embargo, la historia está abierta: no es un largo río tranquilo. Los europeos pertenecen a una civilización metamórfica, que hasta el presente siempre se ha regenerado, como el Fénix que renace de sus cenizas. El pesimismo, como el fatalismo, son siempre malas respuestas a los problemas reales.

10- La solución a los problemas que hoy afrontamos no podrá encontrase más que en una inversión de los valores dominantes y en la selección, en el seno del abanico extremadamente rico de la cultura europea, de una moral que tendrá que ver más con el platonismo que con los preceptos cristianos. La razón contra la compasión.


Curva de Phillips y paro al 8%
Luis Riestra www.vozpopuli.com 26 Febrero 2015

Como es sabido, el mayor problema económico de España es el paro, ese drama ignorado por décadas y al que no se quiere dar solución porque se prefiere estar a otras cosas, más sublimes, más ideológicas, más acordes con un orden cívico disfuncional que, lamentablemente, todo parece indicar que habrá que esperar a que se devore a sí mismo, con todas las consecuencias y sufrimientos que ello implica; a ese mal, “ahora” se le ha sumado esa realidad sistémica largamente anunciada en este blog: la deflación. Hoy veremos ambos temas, que se “encuentran” en la Curva de Phillips, y una propuesta (¡por fin!) de reducir el paro al 8%.

Paro e inflación
La historia reciente, como saben, tiene dos caras: la primera, hasta 2007, cuando se desarrolló un modelo imposible y especulativo con su espejismo de reducciones de paro (línea azul, siguiente gráfica) e inflación moderada (línea granate); y la segunda, de más evasión de la realidad, pagada a fuerza de deuda pública, paro y emigración, obviando el cambio de modelo y esperando a ver si escampa cuando no fomentando opciones suicidas como Podemos, última tribu de pirómanos de nuestra fauna política salvaje.

Como es lógico y natural, un aumento del paro reduce la presión sobre los precios vía costes y demanda; sin embargo, lo más preocupante de esa evidencia es que cuando comienza la recuperación - esa definición económica que tanto se intenta manipular - allá por el primer trimestre de 2013 cuando la recesión tocó fondo (que anunciamos en primicia, con su interés bursátil, etc.; luego ha habido muchos y malos plagios, etc. “cosas de Hispania”), es que al comenzar la reducción del paro la deflación se ha agravado. Para colmo algunos quieren atribuirla a la bajada del petróleo, fenómeno reciente. ¿Pero, como se relacionan empleo e inflación, o paro y deflación?

La Curva de Phillips
Tiene su origen allá por 1958 cuando el economista neozelandés William Phillips, un personaje excepcional, estudió la relación entre el paro y los salarios nominales en el Reino Unido entre 1861 y 1957. Sus estudios empíricos demostraron que había una correlación negativa entre la tasa de paro y la inflación; es decir, a más paro menos inflación.

Nada del otro jueves. Es como decir que a mayor capacidad de producción disponible habrá menores presiones sobre los precios, solo que él “formuló” su hipótesis y la comprobó; es decir, hizo lo típico que hacen los economistas en otros países, porque aquí están al populismo ideológico y así nos va, que luego salen como salen los programas políticos de los catedráticos-vedette de los Media.

En la siguiente gráfica tienen la Curva de Phillips española, que por cierto tiene un coeficiente de determinación mayor que la americana, indicando que aquí el paro influye más que allí en la tasa de inflación, lo que a su vez debería llevarnos a ulteriores investigaciones y a una reflexión política y sindical, pero como en este país hay tantos observatorios subvencionados inútiles, que ni siquiera protestan por los extraños cambios del INE que parieron casi 400.000 ocupados en marzo del 2013, seguimos con un debate económico de pena. Luego añádanle que siempre aparecerá un saboteador despreciando el trabajo empírico y poniendo ejemplos idiotas del tipo “ventas de silla y precipitaciones”. En fin, ¡país!

Los que estudiamos los Ciclos Largos siempre echamos en cara a Phillips que, tras estudiar una serie larga que incluía dos períodos deflacionarios, no fuera consecuente con esos períodos tan relevantes de la historia. En todo caso y a pesar de esa seria deficiencia, Phillips saltó a la fama precisamente en un momento muy concreto de dichos ciclos.

Paroxismo sindical y Ciclo Largo
En la siguiente gráfica pueden ver el Ciclo Largo español ilustrado según el Índice de Precios al Consumidor o IPC (no confundir con la tasa anual). En ella pueden ver la evolución de los precios de la “cesta” de productos del INE desde 1961 hasta nuestros días; la hemos puesto en escala logarítmica para ver órdenes de magnitud.

El presente ciclo largo, que en España empezó tarde por el dogmatismo político (el zeitgeist de nuestro ciclo generacional), tiene como motor las aplicaciones de la electrónica y, como en todos, al principio oferta y demanda se acoplan bien, generándose mucha producción sin tensiones importantes en los precios, es la fase reflacionaria (cuadrado verde en la gráfica siguiente); en el caso español, en diez años el valor de la escala no llega a duplicarse, en la fase inflacionaria se multiplica por 8 en quince años, en la siguiente por 2 en el mismo lapso y en la actual, la deflacionaria, va por 1,5 y eso que se han hecho intervenciones fiscales y monetarias masivas, hasta que se acabe la munición y ya veremos si el índice cae un 30% como lo ha hecho en los casos anteriores, que a ver como se ajustan a eso el valor de las ventas, los salarios, la recaudación, etc. al tiempo que se pagan las deudas que tenemos, y no es que no lo avisáramos con tiempo de sobra

La mejor parte para la personas del común en el Ciclo Largo es la primera mitad, esto es, las dos primeras fases (la peor es la actual), a partir de ahí la prioridad debería ser el empleo y las ganancias por productividad. Tan es así que el paroxismo sindical se alcanza a mediados de los ochenta, donde la espiral precios-salarios estaba destruyendo la economía y al que pasan página Thatcher y Reagan, Mitterrand, Palme y otros; en España se cerró mal con las huelgas políticas de Redondo contra Solchaga (“que menuda pareja, Dios”), justo en un período en que volvía el alto crecimiento pero con baja inflación y claro, había que malograrlo, que a saber qué negociado se llevaban aquellos dos.

¿Y que piden ahora esos sindicatos animados por la ministra de “empleo”, verdaderas termitas de nuestro bienestar, que todavía mantienen los esquemas de los ochentas? Pues un aumento salarial del 1,5% con una deflación del 1,3%; o sea, una ganancia real del 2,8% mientras en Alemania piden la congelación. ¿Estamos locos o qué? ¿Y los parados? QSJ, que diría la castuza de Castellón. ¿A alguien le interesa el paro?

Los empresarios se lanzan
En medio de esta falta general de criterio económico aparece la propuesta empresarial de reducir la tasa de paro al 8% de aquí al 2018, y eso que no venía de Bilbao precisamente. No les vamos a hacer todos los números pero, para que nos hagamos una idea, eso significaría, si usamos datos EPA, bajar unos 15 puntos la tasa de paro en cuatro años; es decir, aumentar la contratación en 3,6 millones de personas, unos novecientos mil empleos por año, cifra inédita que exigiría crecer el PIB al 4,9% anual y que saliera todo bien. Similar cálculo con datos INEM, requeriría crecer sobre el 4%. Eso es lo que nos dice la Función de Empleo española, todo hecho y dicho con la enorme reserva de nuestras malas estadísticas.

Datos demasiado optimistas y cuestionables pero al menos alguien relevante se ha mojado y puesto un objetivo sobre la mesa, a partir de ahí vendría el debate en el que no se puede hablar con propiedad si no se parte del cambio estructural que requeriría eso, haciendo los números para conseguirlo en 4 años (lo pedimos en 2009) evitando errores pasados, considerando el horizonte demográfico que nos espera, sus retos fiscales, nuestro balance macro, viendo aspectos educativos e institucionales y un largo etcétera en el que nunca ha de olvidarse a las PYMES.

Tengo que decir que es la primera propuesta de este tipo que ha llamado mi atención en décadas. No es perfecta, no nos importa, aquí repelemos el mesianismo, pero sí es suficiente para empezar un debate serio y ponerse a trabajar. ¿Hagámoslo, no? Buenos economistas hay, no son muchos pero ahí están. Lo que si adelanto es que un cambio tan complejo es imposible sin un gobierno representativo (ejemplos de éxito los hemos visto casi todos) y creer que una camarilla de listillos lo va a conseguir es la peor forma de hacernos perder otros siete años, justo los que faltan para lo más duro. ¿Qué, empezamos o destrozamos otra generación con fiestas ideológicas? Ustedes mismos.


******************* Sección "bilingüe" ***********************
La decisión del Constitucional pone contra las cuerdas a Mas
EDITORIAL El Mundo 26 Febrero 2015

LA DOS sentencias del Constitucional que anulan la consulta catalana del 9-N y la ley autonómica que pretendía darle cobertura suponen un nuevo revés para Artur Mas, que siempre ha defendido la legalidad del proceso soberanista; sin duda, más por interés político y voluntarismo que por criterios jurídicos. El pronunciamiento del Alto Tribunal establece que la consulta promovida por la Generalitat era, en realidad, un referéndum encubierto sobre la secesión de Cataluña. Estos fallos del Constitucional tienen la fuerza moral añadida de haberse producido por unanimidad.

El acuerdo del TC es impecable en sus argumentos. Recuerda que formular consultas sobre asuntos fundamentales «queda fuera de la competencia autonómica»; que el pueblo español es el «titular exclusivo» de la soberanía nacional y que cualquier proyecto que implique una «revisión del orden constituido» debe realizarse a través de los cauces que establece la Carta Magna. A esos cauces volvió a emplazar ayer Mariano Rajoy a los independentistas tras conocer las sentencias, avanzadas en exclusiva en las páginas de ELMUNDO. «Es muy importante que los gobernantes cumplamos la ley. Hay procedimientos para reformar la Constitución: pónganlos en marcha si se atreven», manifestó en el Congreso.

La resolución de los magistrados viene a dar la razón al Gobierno de Rajoy que, a través de la Abogacía del Estado, recurrió los pasos dados por la Generalitat para convocar el referéndum ilegal. Eso llevó, en su momento, a que tanto el decreto de Mas como la ley catalana de consultas fueran cautelarmente suspendidas por el Constitucional, lo cual no fue obstáculo para que el presidente catalán ignorara de plano a la Justicia y organizara lo que denominó un «proceso participativo».

Para responder a la anulación que el TCha hecho del 9-N y de su ley de consultas, Artur Mas recurrió ayer de nuevo al victimismo. Acusó al Estado de pretender que Cataluña «claudique» en sus aspiraciones y de imponer el «no hay nada que hablar», como si él no hubiera aplicado desde el principio una política de hechos consumados y de rechazo del diálogo. Dijo también que, tras la decisión del Constitucional, las próximas elecciones autonómicas son el único «camino democrático y legal» para preguntar a los catalanes sobre el futuro de Cataluña. Insiste así en su propósito de convertir esos comicios en un referéndum de independencia o, lo que es lo mismo, se empecina en situarse al margen de la ley.

La decisión de los magistrados acorrala aún más al presidente de la Generalitat, que está siendo investigado por el Tribunal Superior de Justicia catalán por desobediencia en relación a su actuación ante el 9-N, a resultas de lo cual podría ser inhabilitado para ejercer cargo público.

Los acontecimientos han venido a demostrar que Mas decidió conscientemente quebrar la legalidad con el propósito de dinamitar el Estado, para lo cual no dudó en recurrir a todo tipo de argucias y al uso ilegal de recursos públicos. Una actuación así, que fractura a la sociedad y pone en peligro la convivencia, no debería en ningún caso quedar impune.

Recuperar la iniciativa
Clemente Polo Cronica Global 26 Febrero 2015

Expongo, en esta segunda parte, algunas reflexiones orientadas a encarar el futuro hasta las próximas elecciones autonómicas, aunque nuestra mirada debe ser mucho más ambiciosa y abarcar también la próxima década. Nos llevará mucho tiempo reparar los destrozos y las fracturas causadas por el movimiento nacional-independentista en la sociedad catalana y encauzar la deslealtad que se ha instalado en las instituciones autonómicas. Para lograrlo resulta indispensable contar con el apoyo de las instituciones centrales del Estado.

Octavo, tenemos que aprovechar este momento de desconcierto y desunión del independentismo para tomar la iniciativa. Nos equivocaríamos si nos sintiéramos hoy satisfechos por su fracaso en 2014 y bajáramos la guardia porque volverán a intentarlo en 2015. Ha llegado la hora de rentabilizar nuestras pequeñas victorias, afianzarlas y extenderlas, para activar y desarrollar redes sociales con el propósito de resaltar lo mucho que nos une y las enormes ventajas que nos ha reportado la cooperación leal con el resto de españoles. Y para conseguirlo necesitamos la presencia y colaboración de las instituciones centrales del Estado (ICE). Permítanme, abusando de su paciencia, desarrollar algo más esta idea:

El Tribunal Supremo y el TSJC han dictado varias sentencias que exigen al gobierno catalán que el español sea lengua vehicular en Cataluña. O logramos que esas sentencias se cumplan y se extiendan a todos los colegios públicos y concertados en Cataluña, o perderemos definitivamente la batalla educativa, tan importante para mantener viva la pluralidad de la sociedad catalana y su integración en España.
Hay que exigir al gobierno español que el desconocimiento del catalán no pueda seguir siendo un impedimento para acceder a la función pública, en general, y al sistema educativo, en particular, en Cataluña. O se normaliza el proceso de acceso a la función pública, algo que nos permitió a muchos españoles nacidos en otras partes de España trabajar en Cataluña, o se acabará imponiendo el monolingüismo oficialista en todos los ámbitos bajo el control de las administraciones Públicas catalanas.

Hay que fomentar la creación de asociaciones culturales y recreativas al servicio de los ciudadanos, para contrarrestar el potente tejido asociacionista que hoy controla el nacional-independentismo y utiliza para adoctrinar y ‘hacer país’. En particular, hay que dinamizar las casas regionales y conseguir que su principal fuente de financiación provenga de las ICE y otras CC. AA. para asegurar su independencia del gobierno de la Generalidad. En el ámbito cultural, quiero subrayar la reciente presentación del Centro Libre. Arte y Cultura (CLAC), empeñado en abrir un nuevo espacio de libertad y pluralidad en Cataluña.

Hay que exigir también al gobierno central que financie y gestione directamente una red de centros educativos, culturales y recreativos, y no se desentienda de su gestión, dejándola en manos del gobierno catalán u otras instituciones controladas por la Generalidad. y promueva Asimismo, las ICE tienen que promover fundaciones en Cataluña dedicadas a fomentar la lengua y la cultura común de todos los españoles y a promover centros de investigación que defiendan los valores constitucionalistas y la unidad de mercado. En Cataluña ha de haber centros de investigación que trasladen a la sociedad catalana visiones de futuro distintas a las que, por citar sólo dos casos conspicuos, se articulan desde el Consell Assessor per a la Transició Nacional o el Institut d’Estudis Autonòmics, controlados ambos por el gobierno catalán. Sin recursos para contrarrestarlos será difícil contrarrestar sus mensajes tendenciosos.

Por lo que a MCEC se refiere, considero que nuestro principal objetivo para 2014 es aumentar nuestra presencia en la sociedad catalana, fijándonos unos objetivos muy precisos y desarrollando un plan estratégico de actividades para explicar a los catalanes las enormes ventajas, afectivas, culturales y económicas, que nos ha reportado en los últimos 300 años, y nos sigue reportando todavía en 2015, estar unidos al resto de los españoles. Conviene también explicarles al resto de los españoles, e incluso a quienes ostentan cargos en las ICE y otras CC. AA., que yerran gravemente cuando inconscientemente asocian ‘catalán’ con nacionalista o independentista, nos abandonan y nos dejan a merced de las instituciones autonómicas catalanas que impunemente recortan nuestros derechos constitucionales. Libramos una carrera contrarreloj para activar las redes sociales a las que acabo de referirme y trasladar a los responsables de las ICE y otras CC. AA. la necesidad de contar con su apoyo antes de que sea demasiado tarde. A sumarse a esta esperanzadora tarea, invito a todos los simpatizantes de MCEC, a los representantes de los partidos políticos y todas las asociaciones que defienden la Constitución y la igualdad legal y efectiva de todos los españoles.


Recortes de Prensa   Página Inicial