AGLI Recortes de Prensa    Miércoles 4 Marzo 2015

El ejemplo o las cloacas
F. JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 4 Marzo 2015

EL DISCURSO del Rey en su coronación como Felipe VI fue una gran sorpresa y alumbró una pequeña esperanza. En un duro ajuste de cuentas con su padre, en lo institucional y en lo familiar, no sólo hizo ovacionar dos veces a su madre, allí presente, sino que situó la ejemplaridad como la virtud esencial que, junto al cumplimiento de la Constitución, debía marcar su reinado. Y aunque insistió demasiado en ser el primer Rey de España cuya sucesión tenía lugar dentro de una monarquía constitucional, acertó de lleno al remachar el carácter ejemplar de la Corona que, por simbolizar la tradición y la unidad de la nación, debe serlo o desaparecer.

El Rey empeñó su palabra ante todos los españoles diciendo que no olvidaría que se reina para dar ejemplo y hay que dar ejemplo para reinar. Y si se olvida, para eso está el periodismo independiente, que ha padecido la mordaza, la discriminación y hasta la persecución bajo su padre, con gobiernos del PP y del PSOE, ayuntados en la coyunda de la campechanía zarzuelera que servía de coartada a las fechorías monclovitas. Los medios tienen la obligación moral de advertir al Rey de que la primera prueba de fuego para el prestigio de la Corona, tan arruinado por Juan Carlos I, le ha saltado de golpe al rostro, ese del que ahora cuelga una barbita hipsteriana.

López Madrid -íntimo amigo suyo, y la reina de su esposa- está imputado por acoso sexual, amenazas y dos apuñalamientos, uno de ellos gravísimo y ante el hijo -10 años- de la agredida. Que a un Rey le salga un amigo acosador y hasta homicida no es culpa del Rey. Que el presunto, siempre presunto, amenace diciendo que dispone de «los servicios secretos de la Casa Real» sería risible si el CNI no hubiera sido siempre la policía particular del Rey, sus amigotes y sus amiguitas (razón, Calle Sextante). Con eso tiene que acabar este Rey. Si, encima, de las cloacas del caso surgen nombres como el de uno de los comisarios que chantajearon a Ignacio González, la cosa es tenebrosa. Si el amigo del Rey encarga la defensa de su imagen a la empresa donde trabaja el padre de la Reina, esto es de Mortadelo y Urdanga. Y que reaccione antes la empresa del imputado que la Zarzuela prueba que es más fácil predicar ejemplo que darlo. Pero la Corona, como la nación, sólo tiene hoy dos caminos: la ejemplaridad o las cloacas.

La demagogia le sale gratis a la casta.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 4 Marzo 2015

Prometer el cielo y la luna es gratis, palabra de la que abusan constantemente los dirigentes de PODEMOS. No solo prometen asaltar el cielo sino también sus placeres. Solo les falta proclamar la guerra santa y citar a las siete huríes para los mártires. Y todavía hay quien se cree que el dinero viene del cielo y no del fruto del trabajo del hombre y de su esfuerzo. Y es que no hay mayor poder de convocatoria que el “gratis total”. Lo malo es que eso no existe y al final de la fiesta hay que pagar “la dolorosa” o hacer un “simpa” huyendo y confiando en que nadie te persiga y te denuncie. Una estrategia que ha intentado sin éxito Syriza y su líder Tsipras.

Pues esa parece ser la estrategia de Pablo Manuel Iglesias y sus mariachis de la casta universitaria comunista de la complutense. El “papá Estado proveerá” con todo lo necesario. Los ricos pagarán. Claro que el concepto de rico puede ser algo discutido y discutible, sobre todo en un país donde la mayoría de trabajadores tienen salarios tercermundistas y donde con datos de 2014 el 27% de la riqueza está en poder del 1% de la población y que el 19% de esa población controla más del 56% de la riqueza. Lo malo es que la tributación es desproporcionada y totalmente injusta mientras existan las llamadas SICAV o se permita la creación de entramados de empresas pantalla, la existencia de paraísos fiscales y el descontrol de los capitales como medios de evasión de impuestos.

Nadie evadiría a paraísos fiscales, por ejemplo los conocidos de Europa, Andorra, Suiza, Mónaco, Liechtenstein, las islas Man y Gibraltar(Gran Bretaña) o Luxemburgo si hubiera una voluntad real de acabar con la fuga de capitales. No existiría el fraude si las entidades financieras estuvieran obligadas a la transparencia de sus operaciones bancarias y a suministrar la información requerida por los jueces. Pero como cualquier sistema corrupto, es más fácil para los gobiernos permitir la libre circulación y evasión en aras de agilizar el funcionamiento de un mercado global sin las trabas de las regulaciones y leyes anti fraude. El solo hecho de la existencia de las multinacionales hace del control un esfuerzo baldío. El caso de esa sucursal de Mac Donalds en Luxemburgo con solo 13 empleados que se usa como receptora regional con una facturación increíble de cientos de millones de euros, es solo la punta del iceberg de los medios legales para evadir impuestos.

Así que de los ricos poco se puede sacar porque a ningún gobierno le interesa poner trabas a la inversión y creación de empleo, aunque sea temporal y de baja calidad. Por eso es demagógico el planteamiento de PODEMOS, ya que al final deberá aumentar la presión fiscal sobre todos los que puede controlar sin posibilidad de escaquearse y además aumentar la deuda nacional en la misma cantidad que se gaste. Algo parecido a lo que ha hecho Rajoy en estos tres años en los que ha aumentado los impuestos directos, indirectos y ha creado nuevos y además ha pasado del 60 a casi el 100% del PIB la deuda de España. Y el que venga detrás que arree.

Es decir, Rajoy que se quejó amargamente de la herencia de Zapatero que nos dejó a las puertas del rescate con 6 millones de parados y con un déficit cercano al 10%, va a dejar una herencia con 5, 5 millones de parados , un déficit del 5% y con una deuda del 100% del PIB. ¡Y a eso le ha llamado éxito y fin de la crisis! No me extraña que ante este panorama los de PODEMOS piensen que ellos también pueden prometer lo que saben perfectamente que no van a cumplir porque tienen precedentes muy recientes en Zapatero y Rajoy. La demagogia sale gratis ya que de lo que se trata es de ir pasando la patata caliente.

Las arraigadas incoherencias del sistema
Vicente Baquero www.gaceta.es 4 Marzo 2015

El sistema democrático que hoy en día está reconocido como el más apto para gobernar una sociedad, tiene problemas intrínsecos a los que habría que buscar una solución si queremos seguir disfrutando de las libertades y el bienestar alcanzado en Occidente. Es evidente que no puede considerarse como el único elemento esencial para definir y conservar una democracia liberal el hecho de la equivalencia de “un hombre un voto” Son necesarios otros condicionantes para merecer dicha consideración: primero “el imperio de la ley” independientemente de las mayorías, hay derechos personales inalienables que no pueden vulnerarse y segundo la división de poderes. Solo en tercer lugar puede aparecer el sufragio universal. El abandono de las cortapisas al poder que prevalece hoy en día, convirtiendo al sufragio universal, como medio para alcanzar el poder en nombre de la mayoría, en la sacrosanta norma de legitimidad, nos puede llevar a unas dictaduras “populares”, dictaduras al fin y al cabo ¡qué más da que nos arrollen en nombre de una persona o en el de una oligarquía!

Esta hipertrofiada valoración del hecho electoral, aparte de impedir que se tomen medidas a largo plazo, pues el poder solo contempla el período de la legislatura, supone que el sistema o modelo democrático actual está siendo desfigurado y secuestrado por expectativas ciudadanas poco realistas: por ejemplo: pretender que por nacer se tenga derecho a todo y que el estado deba proporcionárnoslo, así como exigencias y demandas contradictorias por parte de grandes sectores de la población: por un lado, disfrutar de unos servicios universales, cobertura sin límites, mientras una mayoría no quiere pagar más impuestos, o querer una seguridad absoluta y a su vez pretender que no nos vigilen o censuren. En realidad es la cuadratura del círculo: un estado elefantiásico y todopoderoso que no nos moleste. Unos piden más reparto mientras otros piden más libertad y en ocasiones hasta es la misma persona que reclama ambas cosas a la vez. Es irracional, pero efectivo a la hora de cosechar votos. Me recuerda aquel cartel que portaban en una manifestación en Barajas pueblo en el que se podía leer: “Aviones sí ruidos no…”.

Esta esquizofrenia ciudadana, inducida por una demagogia generalizada, en la derecha pero sobre todo en la izquierda y más aún en la radical, genera una sensación de ira y decepción hacia la clase gobernante cuando la necesidad nos obliga a perder calidad de vida, pero desde luego desproporcionada en la Europa actual, que lleva a la postura de buscar por rabia opciones extremas. El caer aunque sea por impulsos irracionales en un gobierno dictatorial para desahogar las propias frustraciones, fruto de la misma debilidad y fragilidad humanas, supone un peligro sin paliativos, ya que una vez asumido el poder por los dictadores estos disponen de los mecanismos de poder, entre otros la fuerza pública y el ejército (como se ve en Venezuela o Cuba) y no resulta fácil desalojarlos en cuanto crean sus propias redes clientelares. A pesar de que se diga que la violencia no funciona que se lo pregunten a los muertos o exilados. La corrupción es una lacra, si bien es una lacra de todo sistema en toda época de la historia, hay que atajarla y que paguen los culpables. ¡No seamos hipócritas! Me revuelve el estómago ver a los políticos criticando a sus respectivos oponentes de corrupción, cuando todos los partidos están trufados, entre otras cosas porque el sistema de partidos, si busca financiación, así lo requiere. No tiremos todo nuestro actual nivel de bienestar por la borda. Reformemos el mecanismo electoral, y demos prioridad a la ley y a la división de poderes, si hemos de sobrevivir libres, no solo en España sino en toda Europa. Los bandazos en la historia pasada han sido lo suficientemente dramáticos como para promover con urgencia un cambio en el actual mecanismo electoral sacralizado. Más seguridad jurídica y libertad, justicia social sí, pero ojo, igualdad de oportunidades no de resultados.

Los candidatos del PP
Rajoy jugando al Omaha Hi Lo
Emilio Campmany Libertad Digital 4 Marzo 2015

A veces, convencido de que Rajoy tiene tan mala baba que el rencor puede llegar a nublarle la vista, he sostenido con vehemencia que Ignacio González y Esperanza Aguirre jamás serán los candidatos del PP en estas elecciones municipales y autonómicas. Se me ha argumentado que, por muy rencoroso que sea el gallego, no es tonto y sabe que esos dos nombres le garantizan los mejores resultados posibles en Madrid y, dado que en general serán malos, no puede permitirse el lujo de prescindir de esos candidatos por mucho que los odie. Hoy, no sólo creo que no lo serán por la mucha ojeriza que les tiene, sino porque además está convencido de que le conviene perder Madrid.

En el póquer Omaha Hi Lo (abreviaturas de "High", "alto" y "Low", "bajo"), el plato se reparte entre quien posea la mejor mano y el que tenga la peor. Dado que se dan cuatro cartas a cada jugador y que la jugada se forma con dos de la mano y tres de la mesa, es posible con cada pareja de naipes componer a la vez la mejor y peor combinaciones y ganar todo el plato de una vez. Eso es exactamente lo que pretende Rajoy. Eligiendo malos candidatos se garantiza la derrota en la mayoría de las Comunidades Autónomas. Estando como está el PSOE, en casi todas las comunidades se formarán, en el mejor de los casos, gobiernos de coalición PSOE/Podemos. Así ganará la mano "Lo". Los disparates que harán serán de tal envergadura que los insensatos votantes del PP que optaron por la abstención o, aun peor, decidieron arrojarse en brazos de Ciudadanos o UPyD, se arrepentirán enseguida y, cuando se convoquen las generales, acudirán dándose con los talones en el trasero a votar al denostado Rajoy. Será la única forma de evitar, bajo el principio del mal menor, que la nación caiga en manos de la desastrosa coalición que estará demostrando ser en las autonomías el PSOE con Podemos por culpa precisamente de los votantes que desertaron del PP. Y así es cómo Rajoy ganará también la mano "Hi".

Naturalmente, el plan es una insensatez. Y un error. En Madrid, estamos mejor que en el resto, no porque gobierna alguien del partido de Rajoy, sino porque gobierna uno que no obedece las órdenes que Rajoy da por boca de Montoro. Puede que haya quienes luego se arrepientan de no haber votado al PP en las próximas autonómicas si finalmente se hacen con el poder el PSOE y Podemos. Pero los que lo hagan deberían pensar que sea quien sea el que nos mande Rajoy, de no ser González, será alguien dispuesto a plegarse a las exigencias de Montoro. Y francamente, qué más nos va a dar que nos chupe la sangre un comunista u otro.

La única esperanza que nos queda es saber que Rajoy no sabe ni tenerlas.

La Generalidad y su "libro negro" sobre España
EDITORIAL Libertad Digital 4 Marzo 2015

No contento con el dineral que está dedicando a su ilegal y carísimo "proceso de construcción nacional", el gobierno autonómico de Cataluña se ha embarcado en un nuevo y disparatado proyecto identitario a cargo del contribuyente: el "libro negro de la recentralización" en España. Así lo ha anunciado y calificado este martes el consejero de presidencia de la Generalidad, Francesc Homs, quien ha asegurado que lo que pretende el proyectado "libro negro" es denunciar por Europa las diferentes acciones del Gobierno español que, a su juicio, "atentan contra el modelo descentralizado del Estado de las autonomías".

No sabemos si, entre esos supuestos atentados al modelo descentralizado de las autonomías, la Generalidad incluirá la negativa del gobierno español a la celebración de la consulta secesionista que, finalmente, sí se celebró el pasado 9 de noviembre en Cataluña. Lo que sabemos es que el pasado jueves -el mismo día en que la Generalidad anunciaba una "ofensiva en Europa" contra la sentencia del Tribunal Constitucional que acababa de declarar inconstitucional dicha consulta por ser contraria tanto a la soberanía nacional como al modelo autonómico que consagra nuestra Carta Magna- el gobierno de Rajoy aprobaba el reparto inicial de los fondos de rescate de este año, en los que la administración regional de Cataluña, con 8.258 millones de euros, vuelve a ser la gran beneficiada. Y decimos "vuelve a ser" por que esta comunidad ha sido siempre, y con gran diferencia, la principal destinataria de estos fondos de liquidez autonómica.

Tiempo habrá de leer cuales son los supuestos "atentados contra el modelo descentralizado" que ha perpetrado este gobierno del PP que, no contento con incumplir su promesa de llevar a cabo una "profunda reforma" de nuestro insostenible modelo autonómico, ha consumado la dispersión del archivo histórico de Salamanca o ha mantenido el demencial muro que separa la España seca de la España inundada.

De lo que se puede estar seguro es de que, por mucho que el portavoz de la Generalidad diga lo contrario, ese "libro negro" no puede ser otra cosa que un falso "memorial de agravios" tanto como un hipócrita ejercicio de "victimismo". Y eso por la sencilla razón de que España es uno de los países más descentralizados del mundo y el país en el que porcentaje de los ingresos fiscales que gastan las administraciones regionales es el más elevado. Así lo destaca el último informe de la OCDE, que también señala como la administración central en España maneja el menor porcentaje del dinero recaudado vía impuestos de los 32 países que integran su lista.

Así las cosas, ¿qué va a denunciar por Europa la generalidad de Cataluña? ¿Que las autonomías en España gestionan un porcentaje de ingresos un 50% superior al que manejan los cantones suizos, los länder alemanes o los estados de los EEUU?

Si algo merece, ciertamente, un "libro negro" son los excesos, las disfunciones, las duplicidades y los despilfarros de un modelo tan descentralizado como, sobre todo, mal diseñado como el que tenemos en España. Pero de que ese libro se escriba y se publique no se ocupará el gobierno de Cataluña ni, mucho nos tememos, tampoco el Gobierno de España.

¿Qué es demagogia me preguntas? Pablo para todos los gustos
Santiago González El Mundo 4 Marzo 2015

El tuitero @Tu_quoque_fili reprodujo ayer en red un par de citas de Pablo Iglesias altamente incongruentes. Le pedí fuentes y amablemente colgó en Twitter dos links de Libertad Digital, que lo autentificaban. Para no dejar nada al azar, seleccioné palabras significativas y las puse en el buscador de Google.

Hubo suerte. Encontré dos vídeos en los que figuraban las frases. El primero, arriba, era la presentación del libro 'Maquiavelo frente a la gran pantalla', alguno de cuyos textos deconstruímos aquí este verano Navarth y yo. El acto tuvo lugar en la librería La Marabunta, el 11 de octubre de 2013, festividad de la Virgen de los txikiteros en Bilbao. Y parece que en más sitios. El párrafo que a continuación se reproduce podrán encontrarlo a partir del minuto 35:15.

"Curro Jiménez es una serie para decir ¡qué cojones teníamos los españoles! Una coalición de curas y de gente de pueblo enfrentándonos a estos franceses que traían el código civil, las libertades civiles, el liberalismo, el constitucionalismo y esas cosas. Pero nosotros no. Vivan las caenas y Curro Jiménez con sus patillas! 11 de octubre de 2013." (Presentación de su libro Maquiavelo frente a la gran pantalla).

Es interesante que Pablo Iglesias se confiese afrancesado y desde su coleta afee a Curro Jiménez sus patillas y la testosterona de los españoles. También que aprecie en la cultura francesa algo de más enjundia que la guillotina. Pero las convicciones son material efímero en la conciencia de esta gente. Vean en el segundo video, grabado en el mitin de la Puerta del Sol del 31 de enero de 2015, a partir del minuto 1:37, la exhibición de una posición radicalmente antagónica: la reivindicación de las patillas y del vivan las caenas:

"Hay que soñar, pero soñamos tomándonos muy en serio nuestros sueños. Sol, otra vez símbolo de futuro, de cambio, de dignidad y de valor. 2 de mayo de 1808: no fueron los reyes ni los generales, ni los brillantes regimientos del Palacio Real los que se opusieron a la invasión. Fue el pueblo de Madrid, ese que hoy está en la calle con nosotros. El que compró con sacrificios la dignidad frente a una invasión intolerable. Fueron los de siempre, los de abajo, los humildes, los que se enfrentaron a la vergüenza y a la cobardía de los gobernantes que solo defendían sus privilegios sin importarles nada más... (Manifestación en Sol 31 de enero 2015,)"

Los votantes de Podemos deberían hacérselo mirar. Con un exquisito cuidado he tratado de orillar juicios valorativos sobre su capacidad intelectual, pero ese respeto que hasta ahora les he guardado me permite advertirlos de algo que seguramente debería importarles: el líder máximo de ese partido al que piensan votar, cree que todos ustedes son unos gilipollas integrales. Algo deberían decirle.

El Estado y la lengua: la actitud de Laporta
Mario Conde www.gaceta.es 4 Marzo 2015

Fue el último de los testigos en comparecer ante el Juzgado en el pleito presentado por la empresa MCM contra el FC Barcelona por incumplimiento de un contrato de explotación conjunta de la fachada de La Masía de dicha entidad deportiva, juicio que se ventila en estos días en Barcelona y que, en el próximo viernes, tras las conclusiones de las partes, se quedará, como se dice en el argot judicial, visto para sentencia.

El titular del Juzgado ante quien se ventila el proceso le instó a sentarse y le leyó las llamadas generales de la Ley. El testigo contestó en lengua catalana. El Juez le preguntó si quería hablar castellano o iba a manifestarse en catalán. El testigo insistió en que se encontraba en Cataluña y que tenía derecho a expresarse en su lengua materna, añadiendo que era la lengua de su país. El Juez le preguntó si podía acceder a hablar en castellano alegando, no solo la condición de castellanohablante del letrado que debería interrogarle, sino, además que en otros procesos judiciales celebrados en la misma ciudad el testigo se manifestó dispuesto a utilizar la lengua castellana.

No hubo manera. Insistió en hablar catalán. Pidió, entonces, un intérprete. No se encontraba en el Juzgado. El Juez, a la vista de esta insistencia, decidió citarlo para el día siguiente, siempre que encontrara a dicho traductor, y en caso contrario para el jueves, a lo que el testigo replicó señalando que sería imposible su asistencia porque se encontraba de viaje. El Juez, cada instante mas contrariado por la actitud del testigo, dijo que le buscaría, lo que sonó como un acto de autoridad en la salda del juicio. El testigo volvió a la carga y adujo que le parecía una frivolidad que no se hubiera previsto un traductor dado que había sido llamado a declarar en tal condición de testigo, a sabiendas de que su lengua era la catalana.

El ambiente se crispaba. El testigo, sin embargo, no perdía la sonrisa. El silencio resonaba con fuerza en el pequeño local habilitado para el proceso. El calor interior, añadido al exterior, gestaron un clima de tensión palpable, evidenciable para cualquier observador. En la sala no cabían mas allá de 18 personas. Todas ellas observaban la escena con cierto estupor, atentas al desenlace.

Intervine y le dije al Juez que por mi costado, dado que el letrado que me acompañaba—Jorge Sanchez de la Rosa— era bilingüe y que mi confianza en él era absoluta, aceptaba que declarara en catalán porque el letrado me traduciría. El juez en un primer instante se resistió. Intervino el testigo, que ya imagina el lector que se trata de Laporta, el ex presidente del FCBarcelona y fundador de un partido independentista. No recuerdo bien lo que dijo pero en ese instante le pregunté si entendía el castellano, a lo que replicó, manteniendo idéntica sonrisa, que era una lengua por la que sentía mucho respeto, por lo que le dije que no era cuestión de respeto sino de entendimiento. Laporta adujo que yo era un hombre inteligente y que entendería el catalán si me hablaba despacio. Como yo pienso que inteligencia y comprensión de lenguas no son términos homogéneos, quise dale a entender mi criterio y por ello, y solo por ello, le dije que yo le consideraba inteligente, pero que no conocía el gallego. Obviamente Laporta conoce mi ascendencia galaica.

Finalmente el juez aceptó y comenzó el interrogatorio preguntando yo en castellano y respondiendo el testigo en catalán. Su permanente sonrisa irritó al Juez durante el proceso de preguntas y respuestas porque parecía mantener una actitud desafiante, amén de tomarse el proceso con cierta ironía, por decirlo de modo amable. No debió hacerlo, máxime después de haber aceptado su lengua catalana en el proceso. Por cierto, debo decir que contestó a las preguntas por derecho, con claridad, sin escudarse en un “no recuerdo” que fue, curiosamente, la principal de las respuestas que pude obtener cuando interrogué a Sandro Rosell, anterior presidente del FCB, que dimitió como consecuencia de su imputación en la Audiencia Nacional por presuntos delitos relacionados con la compra de un jugador estrella de dicho club deportivo de origen brasileño

Recapitulemos. ¿Tiene derecho Laporta a declarar en catalán? Si. ¿Tengo derecho yo a pedir un traductor? Si. ¿Es la primera vez que algo así sucede en los salones de la Justicia?. No. ¿Ejerció Laporta su derecho a expresarse en su lengua? Si. Por tanto, sobre esto no hay duda. La cuestión es algo diferente. ¿Estaba Laporta simplemente ejerciendo un derecho o aprovechando una ocasión para conseguir un reflejo mediático positivo de cara a sus seguidores como posible futuro Presidente del FC Barcelona o potenciando una carrera política de corte independentista?. Pues es muy posible. De hecho es evidente que el efecto mediático lo ha conseguido. Del juicio no se dio noticia, o casi ninguna. Del incidente lingüístico-político no hubo medio que no se hiciera eco. Las redes sociales ardieron. El objetivo, en caso de que fuera tal, se habría conseguido. Por eso muchos de los seguidores de la red Twitter, por ejemplo, felicitaron a Laporta por su entereza y valentía. Pero es que, aún en el caso de que su finalidad al insistir en usar su lengua fuera ese efecto mediático, era un derecho subjetivo y la finalidad oculta no permitía enervarlo en el proceso.

Por tanto, no se cuestiona lo legal. Se puede criticar en el plano político social, si se quiere, la finalidad perseguida, la primera, segunda o tercera derivada del ejercicio de un derecho subjetivo. Pero eso es todo. La verdadera cuestión es: ¿tiene sentido una ley que permite estas situaciones?. No se debate, al menos no lo debato yo, sino que lo acepto de buen grado, que cada uno se exprese en su lengua materna. Me parece muy bien. Pero existe algo que llamo el Estado. Y cuando del Estado se trata y en lugares en los que comparecen diversos ciudadanos de ese Estado con lenguas maternas diferentes, debería ser, por lógica, obligatorio el uso del idioma común a todos nosotros. Sobre todo cuando se trata de la función jurisdiccional, la Administración de Justicia. No es este nuestro marco legal, claro, pero sí el que me parecería lógico y se evitarían ciertos abusos y utilizaciones partidarias. Claro que alguien me puede decir que Laporta, como independentista que es, no admite la existencia del Estado español en Cataluña, y, precisamente por eso, en los actos del Estado español no habla castellano. Sin embargo, cuando, finalizado el juicio, salíó al exterior y comentó la incidencia con la prensa, el idioma utilizado fue el castellano.

Tengo respeto por aquellas personas que llevan sus convicciones a su conducta sin miedo a las consecuencias negativas que de ella se deriven. No son pocos los que piensan como Laporta y que no se atreven a esa conducta. Ni siquiera con fines colaterales de utilización mediática o política. Laporta como testigo declaró bien, por derecho, sincero, sin escudarse en silencios o fallos de memoria. Otros, como he dicho, que quizás piensen parecido y que tal vez así se manifiesten en privado,sin atreverse en el espacio público, se escudaron en lapsus de memoria tan evidentes que clamaban al cielo, como decía mi abuela.

España está en un lío serio con su organización territorial. Y no sabemos salir de ese embrollo. En Cataluña, algunos parecen anclados en el 1714. En Castilla otros en el 1492. En Galicia algunos en el 1200. En fin, que podemos cada uno de nosotros dar marcha atrás en nuestro devenir histórico. Interesante, sin duda, porque amo la Historia, pero ¿podríamos dar un paso definitivo de una vez en una marcha hacia adelante?

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Nacionalismo
El gran eufemismo
Jesús Laínz Libertad Digital 4 Marzo 2015

Con algunos meses de retraso, por fin el Tribunal Constitucional ha proclamado la evidencia de la ilegalidad del referendo de Artur Mas. Aparte de su insostenibilidad jurídica, merece ser destacada la inutilidad del empalagoso eufemismo consulta popular no referendaria, pues, disfrácese como se quiera, referendo fue y la competencia para convocar referendos corresponde en exclusiva al gobierno de la nación, según establece una Constitución aprobada en su día con entusiasmo por CiU.

Otros imaginativos ejemplos de eufemismos destinados a dotar de seriedad a las reivindicaciones separatistas han sido el hoy algo olvidado ámbito vasco de decisión y, por supuesto, el soberanismo, que suena mucho mejor que ese secesionismo excesivamente evocador de los vencidos por Lincoln y que repiten todos los días unos gobernantes españoles incapaces de darse cuenta de haber caído una vez más en otra trampa lingüística de los separatistas.

Pero, saltando de eufemismo a eufemismo, el verdaderamente importante, pues su engaño no ha sido desactivado todavía, es el del derecho a decidir. Se trata de una invención muy reciente –no tendrá más de diez años–, pergeñada para superar la clásica autodeterminación una vez que los separatistas vascos y catalanes acabaron dándose cuenta de que sólo podía conducirles a un callejón sin salida por tratarse de una figura jurídica aplicable a los casos de descolonización y expresamente inutilizable para desmembrar un estado constituido. También se intentó colar la expresión derecho a ser, pero la abandonaron porque hasta ellos tuvieron que admitir que era demasiado grotesca.

Hay que reconocer que eso del derecho a decidir suena muy bien: ¿habrá alguien tan malvado como para impedir que el pueblo decida sobre lo que le atañe? También habrían podido emplear los conceptos derecho a dividir y derecho a destruir, y nada habrían cambiado con ello ni la naturaleza de la pretensión separatista ni sus consecuencias. Pero, evidentemente, dividir y destruir son verbos bastante más antipáticos que decidir. Primer asalto ganado por nuestros astutos separatistas sin que sus adversarios se hayan dado ni cuenta.

Pero todo lo que el derecho a decidir tiene de seductor también lo tiene de capcioso e insostenible. En primer lugar, es insostenible jurídicamente porque la Constitución no contempla la posibilidad de que los habitantes de una porción del territorio puedan decidir unilateralmente su pertenencia o no a España, al igual que cualquier otra constitución de cualquier otro país del mundo, incluido el proyecto de constitución de la Cataluña independiente redactado por el juez Vidal cuyo artículo 35 reza que el nuevo estado "se compromete a mantener los actuales límites territoriales" y reconoce el derecho de autodeterminación sólo para los países extranjeros. La excepción es la no escrita Constitución del Reino Unido, estado nacido del Treaty of Union acordado en 1706 por los parlamentos escocés e inglés y ratificado el año siguiente mediante sendas Acts of Union. Por el contrario, Cataluña es parte constitutiva de España desde su origen y nunca ningún parlamento de ningún reino catalán ni ningún parlamento de ningún reino español acordaron ningún tratado para unirse de mutuo acuerdo. Pero el gobierno español comete el error de limitarse a este punto para rebatir los planteamientos separatistas, pues si hoy una región española no puede votar unilateralmente su secesión porque la Constitución no lo permite, nada impide que una futura constitución sí lo permita. De hecho, dirigentes de Podemos, hoy por hoy el partido ascendente, han declarado recientemente que "aquellas naciones que quieran irse de España podrán hacerlo".

En segundo lugar, el derecho a decidir es insostenible desde el punto de vista democrático aunque los separatistas aleguen que lo antidemocrático es impedir votar a los catalanes. Pero ¿no privaría tan peculiar derecho al resto de los ciudadanos españoles de opinar sobre lo que a todos ellos afecta, es decir, la destrucción de su nación con todas sus consecuencias políticas, legales, económicas, militares, diplomáticas, familiares y sentimentales? Nos encontramos así con un conflicto de legitimidades democráticas irresoluble por la imposibilidad de llegar a un acuerdo sobre quién vota y dónde se vota, si bien parece indiscutible que deberían votar todos los ciudadanos afectados. Además, la democracia se fundamenta en unas reglas de juego que exigen la igualdad de derechos y la libertad de expresión para todas las opciones políticas, condición esencial que no se ha dado en una Cataluña en la que durante décadas las voces discordantes con el nacionalismo han estado acalladas, amenazadas y disminuidas en todos los ámbitos de la sociedad.

También es insostenible desde el punto de vista moral porque la actual hegemonía ideológica nacionalista, que con tanta urgencia se pretende aprovechar para lograr la secesión, es el fruto de décadas de falsificaciones, ocultaciones y mentiras tanto sobre el pasado como sobre el presente de España y Cataluña, como se ha denunciado mil veces. Además de la mentira, el otro eje del adoctrinamiento ha sido la inoculación del odio tanto a los ciudadanos en general a través de unos medios de comunicación sometidos al poder como especialmente a los niños a través de una enseñanza orientada políticamente. Y no debe olvidarse la presión del terrorismo nacionalista vasco, que ha acallado durante cinco décadas las voces opuestas al separatismo tanto en el País Vasco como en el resto de España. Así lo ha afirmado el autorizado Josu Zabarte, terrorista etarra recientemente excarcelado que declaró lo siguiente a su entrevistador (El Mundo, 20-oct-2014): "Mira en qué se han basado los estatutos de Cataluña. Se han aprovechado de la lucha de Euskadi desde un principio (…) Pujol ha sacado mucho de esto. Nos ha utilizado más de una vez diciendo: Si no queréis tener lo que tenéis en Euskadi…".

Pero todavía queda camino por recorrer. Pues, incluso en el improbable caso de aceptar el derribo de toda su argumentación histórica, jurídica, democrática y moral, los nacionalistas suelen acabar recurriendo al argumento sentimental: "Sí, pero me puede el sentimiento". Y, por un extraño fenómeno, ante la apelación al sentimiento todo el mundo guarda respetuoso silencio, como si se tratara de un argumento inatacable. Pero del hecho de que sea un sentimiento no se infiere que contenga en sí la verdad y la sensatez. Nada impide que los sentimientos, por arraigados que estén, puedan ser la consecuencia de errores y engaños: ¿experimentaría el nacionalista ese sentimiento sin el previo lavado de cerebro que le condujo a odiar a una España fraudulentamente presentada como enemiga? Además, los sentimientos no son garantía de acierto: los que más entienden de sentirse cosas son los pacientes de los manicomios.

Éste es el momento del gran salto en el vacío para aferrarse al argumento final: la voluntad. Todo lo demás, con lo que precisamente se ha ido construyendo eso que se llama conciencia nacional catalana, de repente sobra. Y, suprema inconsistencia, el nacionalista puede llegar a admitir la invalidez de las causas, pero nunca la de las consecuencias. Para ello suele usar el símil matrimonial: "Sí, los catalanes y los españoles nos quisimos durante un tiempo, como sucede en los matrimonios, pero ahora los catalanes queremos disolver el vínculo, como en un divorcio".

¿Tendrían, por lo tanto, los catalanes el derecho de romper unilateralmente el contrato social, en este caso el nacional, por mera voluntad? En un primer momento quizá pudiese funcionar como trampantojo, pero la más leve reflexión evidencia que una nación no es lo mismo que un matrimonio. Además, ya metidos en materia contractual, si la voluntad hace el contrato, una voluntad viciada lo anula. Y los tres vicios que pueden ser inducidos en la voluntad del contratante, según la milenaria tradición jurídica española y europea continental, son la violencia, la intimidación y el dolo. No hay mejor modo de explicar lo que ha sucedido en la sociedad catalana en las últimas cuatro décadas. La violencia y la intimidación han acallado a muchos que han preferido ceder, resignarse o marcharse de su tierra para vivir en paz. Y sin la actitud escandalosamente dolosa de unos gobiernos nacionalistas que han utilizado sus competencias para adoctrinar a la población en un delirio histórico y provocar un odio sin causa, tantos catalanes no desearían la secesión de España. Bajo la violencia, la intimidación y el engaño no hay forma de contrastar pareceres con libertad, de reflexionar con mesura y de tomar decisiones sensatas.

ETA, la batalla de la memoria y el Holocausto
Fernando Lázaro El Mundo 4 Marzo 2015

Un paso más. Lo señaló la presidenta navarra de forma tajante: "Nos queda ganar la batalla de la memoria". Y se ha dado un importante paso. Sin duda, el trabajo coordinado por Javier Madorrán 'Los años de plomo' es y deberá ser siempre la referencia histórica de lo que ha pasado en Navarra, de lo que ha supuesto y aún sigue suponiendo, el terrorismo de ETA.

Buen profesional y aún mejor persona. Marrodán. Le considero, además, un amigo. No pudo caer en mejores manos el encargo de ganar la batalla de la memoria a la izquierda abertzale. Porque ETA y sus acólitos han dado siempre esa batalla. Nunca han dejado de darla. Y en muchas épocas, la ganaron. Lograron que el lenguaje con el que se informaba se convirtiera en idioma de guerra, como si alguna vez hubieran existido bandos. Gran error de los periodistas, que caímos en la trampa.

Pero se ha sorteado ese obstáculo. Y se está en buenas condiciones de evitar que el relato de lo que sufre España desde hace 50 años lo escriban los amigos de aquellos que apretaban el gatillo.

Por eso, desde aquí, felicitar a Barcina por su iniciativa y a Marrodán y su equipo por el excelente trabajo. Y, una demanda: ¿por qué no se hace este mismo trabajo en todo el territorio nacional? ¿Había planes para que estos relatos se concretaran también en Madrid. Por qué no se han llevado a cabo?

Ayer, en la sede del Ministerio del Interior, estaban casi todos los representantes de las víctimas del terrosimo. Es por ellas y por todos los españoles por los que hay que reivindicar este trabajo. A las nuevas generaciones hay que empezar a explicarles -para que también lo transmitan- lo que eran los días de sangre y fuego con los que los terroristas nos hacían desayunar... tantos años.

El problema es que aún son muchos (demasiados) los que creen que no conviene hablar tanto de ETA y recordar tanto a ETA, que ya no mata... Y como me dice siempre un amigo... con esa filosofía, la memoria histórica hubiera olvidado los crímenes contra los judíos. Sin la batalla de la memoria no recordaríamos el Holocausto.

Hay que escribir. Hay que hacer homenajes. No hay que olvidar nunca. Y hay que explicar siempre, a los que vienen detrás, todo lo que se sufrió y se sigue sufriendo. Por ello, también es muy importante que gente valiente como Daniel Portero, presidente de Dignidad y Justicia, haya logrado el apoyo de casi todas las formaciones del Parlamento navarro (en una sesión inédita) para tratar de actuar contra los dirigentes de ETA por genocidio y crímenes de lesa humanidad. La batalla hay que seguir dándola. Quizá sea la más importante: la de la memoria.

@lazaroelmundo

Se niega a hablar la lengua de Cervantes
A Joan Laporta el español le produce piorrea
Eduardo García Serrano www.gaceta.es 4 Marzo 2015

Joan Laporta, ex presidente del Barça, no tiene escaño en el Senado, pero demostró, al negarse a hablar en español, que pertenece a la cofradía de los tontitos del pinganillo con traductor entre bambalinas.

A Joan Laporta la lengua de Cervantes le debe producir piorrea, por eso se niega a declarar en español ante los tribunales de Justicia. No sea que se le vayan a caer los dientes tal y como a algunos ( ya veremos si a él también) se les cayó la vergüenza y por eso se arropan con la estelada. Sin ella se quedarían en pelotas ante la historia, ante su propia biografía y ante sus parroquianos. Joan Laporta no es hijo de Jordi Pujol, pero lo parece. Como a los xiquets del patriarca del separatismo catalán, a Laporta también le van a tener que hacer una masía adosada a los juzgados para ir aclarando las zonas de penumbra y la cara oculta de su gestión como presidente del Barça.

Joan Laporta no tiene escaño en el Senado, pero sí pertenece a la cofradía de los tontitos del pinganillo con traductor entre bambalinas, que les va soplando a sus señorías lo que le está diciendo un español vasco, catalán o gallego a un español andaluz, castellano o extremeño, porque se niegan a hablar en la lengua que hermana y une a centenares de millones de hombres en todo el mundo: el español, que nace como castellano en las Glosas Emilianenses y las Glosas Silenses, allá por los siglos IX y X, gracias a las anotaciones marginales que los monjes hacían en los textos latinos para enseñarle la lengua de Cicerón a los novicios. Aquel latín macarrónico y utilitarista se transformó en el castellano que, a su vez, se transforma en el español cuando las naves de Colón dieron con sus proas en las costas del Nuevo Mundo. Por cierto, habría que recordarle a Joan Laporta que el castellano, que él se niega a pronunciar, comenzó a hablarse antes en Cataluña que en lo que él y su tropa de separatistas analfabetizados por la estelada llaman despectivamente la meseta: o sea, Castilla.

No estuvo fino el juez que presidía el tribunal cuando Laporta se manifestó como un aventajado discípulo de Sabino Arana, aquel tarugo con chapela que decía "preferir a un negro que no hablase euskera a un español que sí lo hablase". No estuvo fino, debería haberle ofrecido a Laporta la posibilidad de expresarse en colombiano, mejicano, ecuatoriano, boliviano, etc. Que es lo que hizo el inolvidable director literario de Planeta, Rafael Borrás, acompañando a Rafael García Serrano a recoger el premio Espejo de España, en Barcelona. Comoquiera que el recepcionista del hotel se negaba a hablar español con el autor premiado, éste le contestó en euskera. Ante la mini Torre de Babel que se estaba creando, Rafael Borrás le dijo al recepcionista del hotel: " se puede usted entender con el señor García Serrano en colombiano, idioma que los dos hablan correctamente".

Joan Laporta hizo el mismo ridículo ante el tribunal al negarse a hablar en español que, cuando siendo presidente del Barça, trató de obligar a los jugadores no catalanes del club a que recibieran clases de catalán. Carles Puyol acabó con aquella iniciativa de Laporta dando a entender que era una chorrada. Y lo dijo en español y en catalán, sin pinganillo y sin traductor entre bamabalinas. No le hace falta, es bilíngüe y no es tontito.

El 'rescate' a Cataluña, 41.000 millones, equivale a la mitad de las ayudas para salvar la banca española
David Martínez (Barcelona) www.vozpopuli.com 4 Marzo 2015

Las arcas públicas de Cataluña han recibido en forma de créditos del Estado poco más de 41.000 millones de euros en los últimos tres años para hacer frente a los pagos de la Generalitat. Esta cantidad supone algo menos de la mitad del rescate total que han recibido cajas de ahorros y bancos españoles desde 2008 hasta 2012.

La cifra la ha dado el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en la visita que el pasado lunes realizó a la patronal catalana Fomento del Trabajo, en Barcelona. Ante un reducido grupo de empresarios y el presidente de la patronal catalana, Joaquim Gay de Montellà, el ministro de Hacienda a preguntas de los asistentes desveló que los créditos otorgados por el Gobierno a través del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) y del plan a proveedores "superan ligeramente los 41.000 millones", según han confirmado a Vozpópuli fuentes empresariales.

La magnitud de esta cifra, que duplica las peticiones realizadas por otras comunidades autónomas con fuerte deuda y déficit elevado como la Comunidad Valenciana, es comparable con la del rescate bancario en España.

El rescate a la banca española ascendió a 88.140 millones
Según el último informe de la Comisión Europea, con datos evaluados de ayudas públicas al sector bancario español desde los años 2008 a 2012, en España, las ayudas totales de capital fueron de 88.140 millones, lo que representa un 8,4% del PIB. Cataluña, que no puede financiarse en los mercados, ha recibido poco más de 33.000 millones entre los años 2010 y finales de 2014, a los que habría que sumar los 8.200 millones que la Generalitat catalana recibirá este año del FLA, con lo que el total supera los 41.000 millones de euros.

Y todo esto se produce en medio de un fuerte distanciamiento entre el Gobierno de Mariano Rajoy y el de Artur Mas debido al órdago rupturista que quiere llevar el presidente catalán hasta el final con las próximas elecciones autonómicas del 27 de septiembre que considera plebiscitarias.

Detalles del almuerzo de Montoro con empresarios catalanes
Cristóbal Montoro explicó a los empresarios catalanes adscritos a la patronal Fomento del Trabajo que el Estado lleva tres años "mutualizando" la deuda de las comunidades autónomas e incluso de los ayuntamientos, según explica un empresario a Vozpópuli que asistió al discurso de Montoro ante la asamblea de la patronal catalana. Precisamente, después de la intervención del ministro de Hacienda uno de los empresarios le hizo la comparativa de la ayuda crediticia recibida por la Generalitat desde el Estado con el total del rescate bancario en España.

El gobierno catalán contará de nuevo este año de unos 10.200 millones de euros. A los más de 8.000 millones que tendrá del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), el ministro suma unos 1.800 millones en ahorro de intereses al pasar a disponer de los recursos a un tipo del 0%. Según los cálculos de la conselleria de Economía de la Generalitat -que dirige Andreu Mas-Coell-, esta segunda parte supone un ahorro de unos 500 millones en el ejercicio de 2015.

“Lo que sí nos contó Cristóbal Montoro es que echa de menos que presidentes autonómicos, como el caso de Artur Mas, que han recibido más de 41.000 millones para atender sus pagos no sean reconocedores de este hecho y además a partir de este año los créditos se recibirán con interés 0% muy beneficioso para la Generalitat”, explican las mismas fuentes empresariales.

Como el rey Felipe VI hizo el pasado domingo en la cena de gala de la inauguración previa al congreso mundial Mobile Congress que se celebra en Barcelona, el ministro de Hacienda destacó a Cataluña como "un motor esencial para España", sin el que "no se podría despegar", dijo. Y añadió: "Necesitamos a Cataluña para crecer y crear empleo y quiero recordarles que no se puede entender la economía española sin la contribución de la economía catalana”, señaló Montoro en el foro empresarial catalán.


Recortes de Prensa   Página Inicial