AGLI Recortes de Prensa    Jueves 5 Marzo 2015

Ruina y represión
¿Podemos? No, no podéis
Manuel Llamas Libertad Digital  5 Marzo 2015

Podemos no es la solución a los graves problemas institucionales, económicos y sociales que padece España desde hace años, sino la puntilla que amenaza con hundir a este país en el pozo de la más absoluta ruina, decadencia y ostracismo durante décadas.

Se equivocan quienes, por pura ignorancia o ingenuidad, piensan que el partido de Pablo Iglesias representa la ansiada regeneración política que tantos españoles venían reclamando desde hace tiempo, puesto que su ideología no es más que una simple y maniquea actualización de los viejos y sempiternos postulados del comunismo, cuya aplicación ha conllevado, siempre y en todo lugar, represión, pobreza y muerte.

Ejemplos del desastre colectivista, por desgracia, sobran a lo largo de la historia, como bien demuestran las fatídicas experiencias soviética o china ayer, o la agonía que aún hoy padecen millones de personas en Cuba, Venezuela o Corea del Norte. La catástrofe humana que ha provocado el paso del comunismo ha sido de tal calibre que hasta los podemitas, pese a profesar dicho pensamiento, reniegan de ese concepto mediante la utilización de burdos, aunque efectivos, eufemismos propagandísticos, como "casta" ("burguesía) o "democracia" ("dictadura del proletariado") para desligarse de su negro pasado.

De ahí, precisamente, que también intenten distanciarse de Venezuela, ahora que es evidente que el chavismo ha fracasado estrepitosamente con su "Socialismo del siglo XXI" -el colectivismo de toda la vida-, a pesar de que la cúpula de Podemos ha asesorado y apoyado abiertamente al régimen bolivariano durante años.

Por el contrario, según claman hoy Iglesias y los suyos, su modelo a imitar no es la caótica economía venezolana, sino el muy exitoso y próspero sistema nórdico. Ojalá fuese cierto, pero la realidad es bien distinta. Podemos no defiende el modelo nórdico por una sencilla razón: odian el capitalismo. Y lo que nunca admiten ni admitirán los podemitas es que los países del norte de Europa que tanto dicen envidiar son capitalistas, profundamente capitalistas, mucho más capitalistas que España...

Dinamarca, cuyo nivel de desigualdad, por cierto, es muy elevado -la desigualdad no es mala-, es la cuarta economía más libre del planeta, según el último Índice Doing Business del Banco Mundial; Noruega ocupa la sexta posición; Finlandia, la novena; Suecia se coloca en el puesto once del ránking; Irlanda en el trece; Alemania, en el catorce... España, sin embargo, ocupa el puesto 33 del mundo.

Los países nórdicos son ricos porque abrazan el capitalismo. Sus economías son mucho más flexibles que la española, los derechos de propiedad gozan de mayor protección, y tanto la seguridad jurídica como el libre mercado son los principios sobre los que se asienta su desarrollo. Es cierto que también cuentan con un mal llamado Estado del Bienestar muy avanzado, pero su sostenibilidad financiera depende de la gran capacidad que posee su economía para generar riqueza y no al revés -el Estado no crea, sino que destruye riqueza-.

Además, los podemitas parecen ignorar que muchos servicios públicos han sido privatizados o externalizados para maximizar su eficiencia, de modo que poco o nada tienen que ver con la cara e ineficaz Administración Pública española. No y mil veces no. A lo que aspira realmente Podemos no es a implantar el muy capitalista modelo nórdico, a diferencia de la socialdemocracia que sí propugna Ciudadanos, sino el intenso estatismo que padecen Argentina, Venezuela, Ecuador, Bolivia o la misma Grecia, entre otros.

Basta observar sus diferentes y variados programas electorales para percatarse de que su gran propuesta consiste, sencillamente, en mucho más Estado y menos mercado. Es decir, en otorgar más poder y capacidad de influencia a la denostada casta política, a costa de reducir la capacidad de decisión de la sociedad civil. Aplicar un mega Plan E de 100.000 millones de euros para crear empleo, aprobar una renta básica, disparar los impuestos, nacionalizar empresas, expropiar fincas o legalizar la okupación de viviendas no son medidas propias de países serios, ricos y desarrollados, sino de regímenes bananeros en los que el populismo campa a sus anchas.

Como bien explicaba el reverendo William Boetcker a través de su famoso Diez no podéis, publicado en 1916, el colectivismo no puede, por definición, cumplir lo que promete. El decálogo en cuestión señala lo siguiente:

No podéis crear prosperidad penalizando el ahorro.
No podéis fortalecer al débil debilitando al fuerte.
No podéis ayudar a los pequeños aplastando a los grandes.
No podéis ayudar al pobre arruinando al rico.
No podéis elevar al asalariado presionando a quien paga el salario.
No podéis resolver los problemas gastando más de lo que ganáis.
No podéis promover la fraternidad de la humanidad incitando el odio de clases.
No podéis garantizar una adecuada seguridad con dinero prestado.
No podéis formar el carácter y el valor de un hombre quitándole su independencia, libertad e iniciativa.
No podéis ayudar a los hombres permanentemente, realizando por ellos lo que ellos pueden y deben hacer por sí mismos.

No se trata de una mera declaración de intenciones. La imposibilidad del comunismo (puro o suave, da igual) ha sido constatada tanto en la teoría como en la práctica. Países como Argentina o Venezuela llevan décadas aplicando el particular recetario estatista que propone Podemos, y los resultados saltan a la vista: ambos se sitúan entre los regímenes más corruptos, despilfarradores e inseguros del mundo; su antigua riqueza ha mutado en una larga y constante decadencia económica, llena de desesperanza y calamidad para la gran mayoría de la población, especialmente para los más pobres y necesitados; y en donde las libertades y derechos fundamentales del individuo están seriamente cercenados por el omnipresente poder político.

Por eso, ahora más que nunca, cuando el populismo llama a las puertas de España, conviene tener muy presente los siete grandes pecados nacionales que, según alertó también Boetcker, ningún pueblo debe cometer para no caer preso del oscuro designio colectivista:

No pienso.
No sé.
No me importa.
Estoy demasiado ocupado.
Dejemos las cosas como están.
No tengo tiempo para leer ni descubrir.
No me interesa.

Así pues, ¿Podemos? No, no podéis. Primero, porque todas las promesas de riqueza y bienestar que anuncia Iglesias son de imposible realización. Y, segundo, porque, en última instancia, usted y yo aún estamos a tiempo de impedirlo. Despierten. Podemos no es la esperanza, sino nuestra futura pesadilla, como bien explica este didáctico vídeo elaborado por Un Ciudadano Cualquiera.

Propuestas inviables
Aleix Vidal-Quadras www.gaceta.es 5 Marzo 2015

Olvidado ya el salario universal por el hecho de existir, Podemos sigue lanzando señuelos a los votantes. Permiso paternal de cuatro meses por nacimiento de un hijo, paga periódica por hijo con independencia de la renta de los padres, equiparación total del servicio doméstico con el régimen laboral general, entre otras promesas demagógicas. El problema de todas estas medidas es que tienen un coste y no precisamente pequeño, además de provocar, como suele suceder con cualquier intervención en el libre juego del mercado, consecuencias no deseadas y contraproducentes. Por supuesto, la vaca a muñir serían “los ricos”, a los que se les impondría un impuesto específico para los grandes patrimonios. Sin embargo, Iglesias y sus compañeros chavistas deberían saber que una tributación excesiva a las capas de mayor renta y fortuna acarrea de inmediato una fuga masiva de capitales porque, a no ser que tengan pensado establecer restricciones a los movimientos de capital, cosa imposible en el seno de la Unión Europea, para los titulares de voluminosos depósitos no hay nada más fácil hoy en día que irse con su dinero a otra parte. El efecto cantado es menos inversión y más paro. En cuanto a los que tienen mucho, eso no significa que ese mucho les rente demasiado. Hay personas con un gran volumen de propiedades inmobiliarias, por ejemplo, que sacan muy poco rendimiento de sus pisos, fincas y terrenos. Si se les castiga con un fuerte gravamen sobre la propiedad, se les conduce a la ruina o a malvender, lo que implica también mayor desempleo.

En cuanto a asignar un subsidio por hijo sean los progenitores gente afluente o modesta, dejando aparte el esfuerzo presupuestario que represente, no se entiende que una formación política que dice defender la igualdad, propicie tal absurdo. Pasando a las empleadas de hogar, a las que Podemos quiere redimir de una imaginaria situación de discriminación, desempeñan una labor que no puede ser homologada a un empleo en una empresa. Suelen trabajar para familias, en su inmensa mayoría de clase media, en un tipo de relación muy personal que requiere una considerable flexibilidad en beneficio de las dos partes. Si se introducen cargas sociales más elevadas o se dificulta en demasía la entrada y salida de un puesto de trabajo en este sector, el resultado será que decenas de miles de mujeres que ahora tienen un sueldo regular y una cierta protección, quedarán en la calle. Además, un número considerable de madres jóvenes que pueden desarrollar carreras profesionales gracias a que disponen de ayuda en casa, se verán obligadas a renunciar a ellas con el consiguiente deterioro del PIB. También en este caso Podemos se convertiría en una fábrica de paradas por partida doble, las empleadas de hogar despedidas y las empleadoras que no podrían seguir trabajando.

El conocimiento del mundo a través de las actividades docentes e investigadoras en un Departamento de Ciencia Política o de asesoramiento a regímenes populistas no permite conectar con la realidad. Cuando una de las más destacadas dirigentes de Podemos hace el cálculo elemental del aumento de recaudación que se conseguiría igualando en España la presión fiscal sobre PIB a la media europea, ignora que el parámetro significativo no es ese, sino la parte de sus ingresos que cada individuo o cada empresa dedica al pago de los impuestos de todo orden que soporta y ahí los españoles no estamos para nada favorecidos. Si lo que nos están diciendo desde Podemos es que en nuestro país hay demasiado fraude fiscal, sería bueno que se preguntasen si esa opacidad frente a la Hacienda pública es mala voluntad o una maniobra de supervivencia para muchas unidades familiares o pequeños negocios. La seria amenaza que encarna Podemos para las posibilidades de España de recuperar el crecimiento y la ocupación no deriva tanto de sus dogmas ideológicos probadamente fracasados, sino de que simplemente no saben de lo que hablan.

Democracia y mercado
Los hijos no deseados de las democracias europeas
Jorge Galindo www.vozpopuli.com 5 Marzo 2015

Qué fácil es comenzar un artículo como este parafraseando a Marx: un fantasma recorre Europa, sí, y es el fantasma del populismo. Empleo la palabra sin ligereza, y también sin intención alguna de que resulte peyorativa. Me ciño, de hecho, a la maravillosamente clara definición que dio el teórico Ernesto Laclau: el populismo para él no es sino la satisfacción de ciertas demandas que una mayoría enuncia más allá de los canales establecidos por las instituciones existentes. Para Laclau, que no solo era teórico sino que también se permitía el lujo ser ideólogo, el populismo era necesario para la democracia porque ningún sistema es capaz, afirmaba, de canalizar todas las demandas posibles dentro del orden institucional existente. Queda implícito en esta afirmación que un sistema representativo como el nuestro, o como el de cualquier otro país del continente, es particularmente susceptible de dejar en el ostracismo a una parte de la población. Por ello se alzan airados y triunfantes los partidos anti-establishment en casi todos los Estados europeos: porque llevan consigo las voces de los desposeídos por la democracia liberal.

No es casualidad que el punto en común (probablemente el único punto en común) entre todos los partidos europeos que, país por país, vienen retando con éxito a aquellos que llevaban décadas dominando el panorama electoral es la insistencia en que ellos, los nuevos, representan al pueblo, a la "gente", a la mayoría, a los verdaderos valores de la nación... A la patria. Intentar buscar paralelismos entre el M5S italiano, Podemos o el Front National es fútil: mientras el primero depende casi totalmente del carisma de un vociferante cómico cuya incapacidad de lidiar con las complejidades de la táctica de coaliciones ya le está pasando factura, el segundo cuenta con una curiosa mezcla de estrategas políticos dispuestos (explícitamente) a cualquier cosa por alcanzar el Gobierno y expertos bien preparados con un obvio interés superlativo en que se aprueben ciertas políticas concretas. Y el tercero es una nave en un viaje a la moderación desde el extremo opuesto del mapa ideológico que diluye la misma esencia primigenia del proyecto de Le Pen. Pero todos ellos se unen en la defensa de una soberanía que solo es definida por una mayoría imprecisa. Todos se erigen en interpretadores privilegiados de una demanda no atendida por parte de la mayoría. La crisis ha dado el impulso definitivo a esta defensa soberana nacional. Pero más que la pérdida de poder adquisitivo en sí misma, la ventana de oportunidad para el populismo ha sido abierta por la manera en que los partidos tradicionales han gestionado la situación. Las democracias europeas han caído en dos trampas que son, de hecho, en gran medida producto de su éxito pasado.

La primera trampa es el proyecto europeo, que tantas cosas buenas nos trajo hasta hace tan poco. En un milagro de la historia, las naciones cuyas repetidas guerras han causado más muertos en la historia se pusieron de acuerdo para, poco a poco, ir construyendo un edificio político y económico común. Nunca hubo un plan definido, ni unos plazos inamovibles: todo se ha hecho a través de la negociación multilateral de gobiernos democráticamente elegidos. Incluida la unión monetaria y su falta de correlato fiscal y de políticas de oferta (excepto en ámbitos muy concretos). También, por tanto, el estrepitoso fallo en que cayó la Eurozona después de 2009 es atribuible a los mismos actores. Como ya se ha repetido en innumerables ocasiones, la solución a la presente crisis sería más o menos sencilla, más o menos factible si existiesen instrumentos para aplicar al mismo tiempo estímulos monetarios y fiscales selectivos (dentro de un plan razonable de consolidación fiscal a largo plazo) a cambio de reformas estructurales. Pero con una Unión a medio hacer los compromisos de "estímulo por reformas" eran poco creíbles, así que los acreedores han acabado imponiendo la consolidación fiscal sin estímulo alguno mientras que los deudores han hecho reformas estructurales a medias, y el órgano monetario competente ha hecho malabares para aprobar una política expansiva más de media década después de que todo hubiese empezado.

Esta situación ya es problemática por sí misma: los votantes de países acreedores nunca van a estar del todo contentos con lo que obtienen de las naciones con deuda; los ciudadanos de éstas van a sentir exactamente lo mismo. Pero los gobernantes europeos la han agravado al emplear de manera sistemática a las instituciones europeas en general y al resto de países en particular como chivos expiatorios para justificar los resultados de negociaciones que en realidad han sido alcanzadas por gobiernos democráticamente escogidos, bajo leyes votadas por todos. En tanto que a todos los partidos tradicionales que ocupaban estos gobiernos les salía más a cuenta echar las culpas a los demás y no aceptar la responsabilidad del acuerdo (no digamos ya apostar por una mayor integración europea), los mismos partidos socialdemócratas y conservadores dominantes han proporcionado la excusa perfecta para quienes desean hablar de demandas insatisfechas. El relato era sencillísimo: los partidos dominantes representan a intereses ajenos a los del pueblo, por tanto están rompiendo una regla básica de la soberanía y lo admiten implícitamente al no asumir las políticas actuales como el resultado de una negociación en un marco institucional que ahora se revela como imperfecto pese a que fue decidido por consenso en su momento. Por tanto, a la mayoría "no nos representa".

El auténtico drama llega cuando esta ventana se abre en una época como la actual. Los partidos tradicionales llevan mucho tiempo perdiendo pie entre unas bases cada vez más escuálidas e indecisas que desean ver resultados a corto plazo. "Gobernar en el vacío" es una expresión particularmente afortunada, por descriptiva, para describir esta situación. Ahora, si una de estas formaciones cuyos asideros habituales se están aflojando se encuentra ante la necesidad de contarle a sus electores potenciales que bueno, es necesario llegar a un acuerdo complejo con otros países y dejar atrás un poco más de soberanía a cambio de un futuro mejor, ¿se atreverá a dar el salto? Al contrario, probablemente le temblarán las piernas aún más. Estarán tan confundidos que ni siquiera sabrán qué hacer, si presentarse como los defensores únicos de la responsabilidad, intentar esconder la cabeza bajo el ala murmurando que no se les dejó otra alternativa, o adoptar una pose indignada ante la opinión pública mientras se transige en la mesa de negociación. En toda esta gama de opciones encontramos las actitudes de, por ejemplo, el PSOE de Zapatero después de mayo de 2010, o el PP de Rajoy, o incluso la Syriza de Tsipras y Varoufakis.

Sí, porque el asunto es que nadie se libra de estas dos trampas. Los nuevos hijos no deseados de las democracias europeas no pueden esquivar la realidad como tampoco han podido sus progenitores. A no ser que en ellos resida la valentía que no se halló en el pasado reciente y decidan, por tanto, enfrentarla. Claro, que para negociar una salida ambiciosa a la crisis europea es necesario precisamente eso: negociarla. Llegar a acuerdos con otros partidos que representan a otros ciudadanos con intereses distintos, explicar a los propios qué se hace y por qué se hace, e intentar asimismo ponerlos de acuerdo en un ejercicio de búsqueda de consenso que es precisamente la razón por la que inventamos esos cachivaches institucionales que tan escépticamente evaluaba Laclau. Nada más lejos de la retórica de pueblo, patria, gente y soberanía que, por el momento, está en auge en la nueva política europea.

Sin embargo, esta retórica tiene una cualidad estratégica indudable: sirve mucho mejor en el contexto de "gobernar en el vacío", amalgama mayorías de manera más rápida y efectiva en el corto plazo, promete mucho más y de manera más vaga para poder mantener (¡paradójicamente!) la coalición basada en las demandas durante más tiempo. Pero a la vez, en tanto que renuncia a la negociación y a la explicitación de preferencias concretas, de programas pesados gramo a gramo, no resulta en una solución a largo plazo de nuestro atolladero. Al contrario: nos mete aún más en la rápida espiral de decepción y nos deja esperando desesperanzados a la siguiente generación de políticos atrapados.

¡Exprópiese!¡Ocúpese! ¿Permitiremos eso?
Vicente A. C. M. Periodista Digital 5 Marzo 2015

El mensaje populista de PODEMOS se ha transformado en Andalucía en un discurso revolucionario de ultra izquierda radical que no esconde su desprecio por la legalidad vigente y por el Estado de Derecho que protege a la propiedad privada. Es decir, PODEMOS se sitúa voluntariamente fuera de la Ley con su programa electoral de propuestas inconstitucionales e ilegales. Una actitud que no debe pasar desapercibida y debe alertar a los ciudadanos sobre las verdaderas intenciones de estos modernos bolcheviques que entienden la lucha de clases como el ejercicio de la imposición de la dictadura del comunismo más reaccionario. Nadie está a salvo de estas nuevas hordas que aprovecharán si alcanzan el poder para imponer su Ley.

Para ello no ha dudado en inventarse un nuevo derecho al que llama “derechos humanos habitacionales” por el cual universalizan a toda la comunidad andaluza su derecho a disfrutar de una vivienda gratuita así como a obtener suministros básicos entre los que están el agua, la electricidad, el gas y alimentos en caso de necesidad. ¿Y todo esto quien lo paga? Pues teóricamente la Junta de Andalucía por obra y gracia de la generosidad de PODEMOS con el dinero de todos los españoles. ¿Y para las viviendas? Pues en principio se contará con las que la propia Junta disponga y además se tendrá vía libre para la expropiación de casas vacías privadas violando los derechos de propiedad privada que ampara la Constitución.

Sus otros ejes fundamentales del programa revolucionario contemplan la “puesta en valor de recursos agrarios infrautilizados” es decir que se promueve la ocupación de fincas que en opinión de la Junta estén infrautilizadas o no cumplan con la función social de la propiedad. Algo muy similar al esperpento del sindicato ese de Sánchez Gordillo el impresentable alcalde de Marinaleda, denunciado por su reincidente desobediencia a poner en el Ayuntamiento la bandera legítima y constitucional de España. Y es que PODEMOS se nutre de personajes como este y otros de igual pelaje con desprecio absoluto por la Ley.

Respecto al resto del programa electoral recomiendo sobre todo a los simpatizantes que tengan la decencia de leérselo y sacar conclusiones sobre si eso que se propone es lo que desean en realidad, una dictadura del Kommitern del partido que aspira al poder total y centralizado y con el tiempo a ser el único. Como escribí ayer, prometer es gratis la pregunta es quién va a pagar la factura. Aquí PODEMOS con este programa para Andalucía ya nos lo ha aclarado y esto es solo el anticipo de lo que llevará al resto de comunidades autónomas y a las elecciones generales.

Ha llegado la hora de que los andaluces se pronuncien si lo poco que tienen lo quieren poner en manos de estos demagogos para que lo expropien cuando les plazca y se lo den a quienes ellos consideren oportuno, algo parecido a los célebres pisos de protección oficial adjudicados por IU en Rivas Vaciamadrid. La propiedad privada debe ser sagrada y si el Estado de Derecho no garantiza su defensa deberemos defenderla nosotros mismos de estos falsos Robin Hood que se han adjudicado el papel de libertadores de los oprimidos y desahuciados.

Espero que se denuncie este programa como auténtico engendro panfletario inconstitucional. Espero que la Justicia con las denuncias en marcha llegue a disponer de pruebas fehacientes para instar a la ilegalización de este partido cuyo lema se basa en el poder y no en el deber.

Podemos quiere expropiar fincas en Andalucía. Y el populista PP andaluz apuesta por un macro PER.
Lucio A. Muñoz Periodista Digital 5 Marzo 2015

Una de las capacidades más valoradas que debe poseer un líder es la relativa a reconocer e identificar un problema, y una vez determinado, adoptar las medidas oportunas con suficiente antelación para que el mismo no se convierta en una emergencia. Esta competencia, inherente al verdadero liderazgo, es igualmente determinante tanto en el exigente entorno empresarial como en el ámbito de la política.

En relación con lo anterior y desgraciadamente, el proceso de arrinconamiento tanto de los valores tradicionales del centro-derecha como de la política económica de perfil liberal por parte del PP se encuentra en una fase demasiado avanzada. Y, por consiguiente, las consecuencias derivadas de ello son imprevisibles. En este caso, no se trata de una emergencia. Puesto que el problema ya no tiene solución.

Arriola, el oráculo del PP. Y Rajoy, el pseudo líder que desgobierna actualmente nuestro país. No son capaces de visualizar el terremoto político que puede producirse en España. De hecho, ni siquiera proponen soluciones al respecto. Sabiendo que los primeros temblores se han producido como consecuencia del “capitalismo de amiguetes” que el PP ha desarrollado hasta la fecha. Consistente en mal gobernar en clave de estrategias, encuestas y clientelismo. Y en función de los intereses de la casta político-sindical, los monopolios energético-gasísticos y los lobbys financieros procedentes del IBEX 35. Recortando, paralelamente, prestaciones sociales a los españoles.

Tanto es así, que la última y sorprendente estrategia electoral puesta en práctica por el PP en Andalucía ha sido disfrazarse de PSOE. En otras palabras, en lugar de abogar por la reestructuración, vía eficiencia, productividad y rentabilidad, del sector agrario andaluz. Empobrecido por el “régimen de la subvención” instaurado por el PSOE. El PP andaluz ha prometido, si gana las elecciones autonómicas, reducir todavía más el número de peonadas necesarias para percibir el PER.

¿Cree el PP de Andalucía que siendo más populista que el PSOE ganará votos? ¿En el supuesto caso de ganar las elecciones en Andalucía, el PP no cumplirá tal promesa? No olvidemos que uno de los “anti principios” que identifican al PP actual está basado en no cumplir su programa electoral.

O por el contrario. ¿Cree el PP que no es posible la victoria en Andalucía y, en este sentido, cualquier estrategia electoral es válida?

Sea como fuere, el PP está intentando engañar a los andaluces, tal como lleva haciendo el PSOE durante más de tres décadas. Debido a que el PER es sinónimo de corrupción, clientelismo político-económico, fomento de la economía sumergida… Y, por ende, de subdesarrollo económico y desempleo.

Se equivoca, una vez más, Arriola. Porque aunque gran parte de los andaluces (y de los españoles) sean amantes de la “mamandurria”. Y, por consiguiente, deseen que perdure la improductiva y clientelar dictadura de la subvención, instalada en Andalucía y basada en la compra de votos. El PP no conseguirá pescar votos en este caladero.

En vez de prometer la creación de un macro PER en Andalucía. El PP andaluz podría apostar por las inversiones industriales, formativas, en I+D+I+D, enfocadas en la internacionalización, etc. Que necesita el sector agrario andaluz en particular. Y el español en general. Incluyendo en el mismo a la producción alimentaria-vitivinícola. Agropecuaria. Piscícola. Cinegética y forestal (subsector). “Turismo rural”. Etc.

Igualmente, el PP también debería abogar por la despolitización del sector agrario y la reducción de la burocratización que ha invadido al campo andaluz y del resto de las CC.AA. Puesto que los ganaderos y agricultores andaluces, y de todas las autonomías, pasan más tiempo visitando las oficinas de la Administración, al objeto de cumplir con los prescindibles, engorrosos y numerosísimos trámites administrativos, que desarrollando sus labores diarias. (Justificar la existencia político-clientelar de multitud de puestos laborales del sector público está mermando la competitividad de nuestro sector agrario).

Recordemos que los corruptos políticos españoles han permitido que el campo andaluz, y español, subsista económicamente, vía precios y salarios bajísimos. Por mediación exclusivamente de las subvenciones (regulando cuotas de producción y excedentarias). Y sin actuar contra los lobbys que representan a los intermediarios. El resultado de todo ello es el déficit de competitividad que lastra a nuestro sector agrario en la actualidad. En base a lo cual, cada vez que Bruselas anuncia una reducción de fondos comunitarios procedentes de la PAC y destinados a España, nuestro sector agrario tiembla.

Sin duda, es el momento de luchar contra la corrupción (propiciada por el PSOE y los sindicatos de clase UGT-CC.OO.) de los ERE´s y de los cursos de formación en Andalucía. Pero el PP ha preferido guardar silencio. Y, además, sumarse a los partidarios del fraude del PER. ¿Qué tipo de acuerdos corruptos habrán “firmado” el PP y el PSOE en Andalucía, y en el resto de España?

El PER, que se ha quedado obsoleto y no cumple con la función inicial para la que se diseñó, es solo una pieza del corrupto sistema político-económico y clientelar tejido en Andalucía en torno a las subvenciones públicas. Que el PP andaluz quiera sostener este entramado constituye otra prueba más que certifica las similitudes entre el PP y el PSOE. Al menos, en Andalucía.

Por último y respecto al PER, es relevante resaltar que Podemos tiene intención de reformar el desfasado “Plan de Fomento del Empleo Agrario”. ¿Concederá un PER básico a todos los andaluces, similar a la renta básica que proponía hace meses?

¿Podemos expropiará fincas privadas en Andalucía si llega al poder? Sin embargo, el programa de Podemos en Andalucía incluye una propuesta más peligrosa aún, consistente en la expropiación de fincas privadas.

Los andaluces tienen complicado elegir a sus “no representantes” el próximo 22 de marzo. No obstante, disponen de otras alternativas políticas.

Un juez del PSOE en los ERE
JAVIER CARABALLO El Confidencial 5 Marzo 2015

Para estar hablando hoy de Miguel Pasquau, antes tuvo que aprobarse una ley que permitiera que fueran los partidos políticos los que designasen como jueces a personas que ni siquiera tenían la condición de juez

Final de traca para los ERE. No ha tenido otra ocurrencia el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que dejar en manos de un juez propuesto por el PSOE la instrucción de los aforados de la Junta de Andalucía que han ido a parar a ese tribunal. ¿Alguien podía calcular un despropósito mayor para acabar de minar la imagen de la Justicia? Pues ha ocurrido, como si fuera una jugada de diseño para echar por tierra la credibilidad y el trabajo honesto, riguroso e independiente de tantos miles de jueces y fiscales, que deben ser los primeros que se irriten con este tipo de carambolas.

El mismo juez que, hace dos años, dictó el sobreseimiento libre de Sánchez Gordillo cuando fue acusado de amenazas y coacciones durante una huelga general para que cerraran varios establecimientos y empresas. El líder jornalero llegaba a un supermercado, por ejemplo, y les decía que tenían que cerrar, “por las buenas o por la malas”. O cerraban o tiraban todas las estanterías por el suelo –“Espero que nos entendamos”, remataba Sánchez Gordillo–. ¿Estaba claro? Pues sí, estaba claro y grabado, pero el juez que se hizo cargo del caso dictó un sonoro carpetazo porque, a su juicio, Sánchez Gordillo “no se había excedido”. Ese juez se llama Miguel Pasquau, el mismo que ahora tendrá que juzgar a los aforados de la Junta de Andalucía en los ERE.

Podrá decir el afectado, Miguel Pasquau, que al criticar que el caso de los ERE haya caído en sus manos se está prejuzgando cuál será su dictamen final y, sobre todo, se está poniendo en duda su honestidad como ponente del Tribunal andaluz en este proceso. Pero no es a la persona, al profesional, a quien se censura en este caso, sino al sistema que permite que se consume un despropósito así en el TSJA. De lo que estamos hablando, en fin, no es de un juez concreto, sino de las consecuencias perversas de la politización permanente de los tribunales. Porque para estar hablando hoy de Miguel Pasquau, antes tuvo que aprobarse una ley que permitiera que fueran los partidos políticos los que designasen como jueces de los Tribunales Autonómicos a personas que ni siquiera tenían la condición de juez.

Eso fue lo que ocurrió con la Ley Orgánica 6/1985 del Poder Judicial, en la que se establece, artículo 330, que “en la Sala de lo Civil y Penal de los Tribunales Superiores de Justicia, una de cada tres plazas se cubrirá con un jurista de reconocido prestigio” nombrada con el tradicional sistema de cuotas que se reparten los partidos políticos. Miguel Pasquau era en 2001 profesor de Derecho Civil de la Universidad de Granada cuando lo nombraron, a propuesta del PSOE, magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Alguno de los exconsejeros de la Junta de Andalucía, imputados en los ERE, estaban ya entonces en el Parlamento andaluz y votó a favor de que Pasquau fuera nombrado magistrado. ¿De verdad que alguien puede pensar que es ético que ese magistrado juzgue a quien lo votó? Pues ese el caso de Francisco Vallejo, uno de los cuatro exconsejeros imputados en los ERE junto a Carmen Martínez Aguayo, Antonio Ávila y Manuel Recio.

Hay más, de todas formas. Lo que ha ocurrido con esos exconsejeros es que el Parlamento andaluz, en su última sesión y de tapadillo, los incluyó en la Diputación Permanente para que no perdiesen su condición de aforados, ante la disolución de la Cámara andaluza y la convocatoria de las elecciones. Se trata de una sutil combinación de doble lenguaje y de cinismo.

Ninguno de ellos va a repetir en las listas para que, públicamente, nadie pueda desmentir a la presidenta andaluza, Susana Díaz, en su discurso de luchadora implacable contra la corrupción en su partido. Pero junto al discurso público y a la exclusión de los imputados de las listas electorales, el PSOE los incluyó en la Diputación Permanente para que, como acaba de suceder, un juez que fue propuesto también por el PSOE se haga cargo del asunto. Si no hubiera sido así, los cuatro exconsejeros estarían declarando ya ante la juez Alaya, pero se les ha prolongado el aforamiento el tiempo justo para que eso no suceda.

Eso es, por ejemplo, lo que solicitó el Fiscal Superior del propio TSJA, que este tribunal se declarase incompetente para asumir el caso de los exconsejeros y que lo dejara en manos de la juez Alaya. El razonamiento del fiscal parecía inobjetable: dado que los cuatro exconsejeros van a dejar de estar aforados el 16 de abril, cuando se constituya el nuevo Parlamento andaluz, “resulta materialmente imposible que el Tribunal Superior de Justicia pueda designar Magistrado Instructor que dicte, en su caso, Auto de Apertura de Juicio Oral, antes de que pierdan su condición de aforados las personas citadas”. ¿Lógico, verdad? Pues lo que ha hecho es la sala de lo Civil y Penal es lo contrario, asumir la causa, a sabiendas de que les queda un mes y medio de aforamiento, y ponerla en manos del citado Miguel Pasquau, el juez nombrado por el PSOE.

Veremos, en todo caso, qué ocurre finalmente y en qué queda la extraña carambola del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía con los ERE cuando expire el aforamiento de los exconsejeros. De momento, como se decía antes, es una vez más la imagen de la Justicia la que se ve perjudicada. Sostiene el magistrado Miguel Pasquau en su blog personal, llamado Es peligroso asomarse, que uno de los problemas fundamentales de las corrupción política es que, “además de sus daños directos, tiene graves efectos secundarios cuando se convierte en un estado de opinión (…) y le damos el rango de hábito del sistema”. Debería pensar que es estado de opinión no comienza con los escándalos, sino mucho antes. Con el abuso de los aforamientos en los instituciones y la politización constante de la Justicia.

IMPUESTOS ABUSIVOS CREAN SÓLO MISERIA
Antonio García Fuentes Periodista Digital 5 Marzo 2015

Lo he escrito infinidad de veces; los ingresos y los gastos tienen que tener el máximo de equilibrio, puesto que caso contrario la economía no puede marchar; y esta es una verdad indiscutible en la vida privada como lo es en la vida oficial o política. Es más, no se puede gastar todo cuanto se ingresa, hay que gastar con inteligencia para que al final de cada ejercicio queden reservas, puesto que hay que tener un fondo cuanto más cuantioso mejor, para tenerlas dispuestas en caso de catástrofes e imprevistos para los que hay que estar preparados. Por tanto no hay que ir pensando en el déficit sino en el supe hábil del final de cada ejercicio.

Hoy se gobierna fuera de todo control y se gasta lo que no se tiene e incluso lo que precariamente esperan recaudar en un futuro más o menos lejano. En España y ofuscados por unos años de lo que se llamó “boon de la construcción”; los ingresos extras debidos a los impuestos derivados de todo ello, produjeron ríos de dinero ni soñado y que entraron en ayuntamientos y gobiernos superiores en cantidades enormes. Dinero que se gastó “sin ton ni son” y además cargándonos con una cantidad enormes de parásitos y gastos de mantenimiento de obra pública, que detenido aquel “bluf”, empezaron a lastrar la normal marcha de un aparato ya no asumible y mucho menos mantenible; todo lo cual acarreó la quiebra que hoy soportamos, cosa de la que nadie se hizo ni se hace responsable… y lo que es mucho peor, nadie ha acometido la imprescindible limpieza hasta llegar al grado que verdaderamente se puede mantener y por tanto sostener en la eficacia mínimamente necesaria.

Se ha ido sosteniendo todo, con la asunción de deuda pública, que llevó a la quiebra hasta a Cataluña, cosa inexplicable siendo una (o la más) de las más ricas en recursos de toda España; y hoy se sostiene por cuanto nacionalmente el tesoro público (mejor dicho el crédito de toda España) sostiene el gasto cotidiano, puesto que de no ser así, esa región y junto a otras muchas entidades oficiales, no podrían funcionar y habrían quebrado efectivamente; pero todo ello en conjunto ha creado una tan brutal deuda pública española, que ya se dice que será imposible pagar la misma.
En el intervalo, cada ayuntamiento, cada comunidad y el Estado encabezándolo todo, han ido subiendo todo cuanto controlan (en la ciudad en que nací y vivo, este año suben la contribución urbana (IBI) nada menos que un diez por ciento) y ello se ha convertido en una especie de “cepo de tortura”, donde cada vez matan a más contribuyentes; lo que ha ido empobreciendo el conjunto y cada vez lo hace más.

Como prueba, lo que estoy leyendo en la prensa provincial hoy cuando escribo; veamos.

“La subida de impuestos deja menos recaudación – El “IRPF”, el IVA y el tributo de las empresas se desploman en la provincia. Mientras que el IVA y el IRPF incrementaron sus puntos impositivos, las arcas públicas han recaudado mucho menos dinero en la provincia jiennense (Jaén). Las administraciones sufren también las consecuencias de la crisis económica y logran hasta menos de la mitad del dinero que conseguían hace cinco o seis años, pese a que antes apretaban menos a los ciudadanos con la presión tributaria. Además, resulta sorprendente la enorme caída del dinero que pagan las empresas dentro del tributo que se aplica a las sociedades, que se ha visto reducido a la mínima expresión ante la enorme mortandad de negocio y la escasa actividad”. (Resumen publicado en la primera plana del Diario Jaén 21-02-2015)

O sea, se cumple el viejo dicho campesino… “a la vaca se le puede ordeñar hasta un punto, pasado el mismo la vaca enferma y si se sigue ordeñando, a la vaca le da tuberculosis y la vaca se muere”.
En resumidas cuentas, refleja todo ello el no saber gobernar y la irresponsabilidad de los que entraron a hacerlo y han destruido la economía española, durante tantos años que ahora hay que dudar cuando y como se recuperará, si es que hay recuperación que de haberla ni se sabe a qué plazo empezará; por tanto cuanto vocean desde el gobierno actual son mentiras, cuando de vez en cuando aparecen noticias tan contundentes como esta de una provincia andaluza, que además es de las que mayor índice de paro y pobreza mantiene en la actualidad de España; puesto que incluso se está despoblando sensiblemente, de habitantes que huyen de aquí por cuanto ya es que no pueden vivir; otro dato que completa “el cuadro miserable de la actualidad”.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y http://blogs.periodistadigital.com/nomentiras.php

Europa
Nacionalpopulismo
Cristina Losada Libertad Digital 5 Marzo 2015

Es sorprendente la naturalidad con la que se acepta que los griegos han sido humillados por el resto de Europa. Tanto más cuando esa forzada equivalencia entre rescate y humillación sólo se ha hecho en Grecia, no en el resto de países rescatados. Igual a los griegos que se han sentido humillados les hubiera parecido mejor que a su país se le regalara asistencia financiera sin condiciones de ninguna clase. ¡A quién no! Pero no van así las cosas en el mundo real ni tampoco en la Unión Europea. En Grecia fraguó un sentimiento de humillación por la cobardía política de unos gobiernos y unos dirigentes que presentaron los rescates y sus inevitables condiciones como una imposición de fuera. ¿Cómo de fuera cuando Grecia está dentro, dentro de la UE y del euro?

De igual manera que se acepta que los griegos fueron humillados, dando así carta de naturaleza a un discurso político destinado a eludir toda responsabilidad propia, se asume ahora tranquilamente que es fantástico que los griegos sientan que han recuperado su dignidad. Gracias al gobierno de Syriza, por supuesto. De hecho, si uno quiere entender su teatral y errática actitud negociadora ha de tener esto en cuenta: se trataba del orgullo. No sólo, pero también. Para Syriza era esencial que la opinión pública griega viviera como una dramática y decisiva batalla en la que se jugaba la dignidad nacional esta primera negociación con el resto de la Eurozona. Una negociación que, por una astucia del anterior gobierno, coincidía prácticamente con su llegada al poder.

Tuvo así toda la lógica del mundo, del mundo populista de los sentimientos, que Tsipras rematara el proceso con la señalización de Portugal y España como eje del Mal. Era un "eje de poderes" improbable donde los haya, pero permitía contarle a su partido una bonita historia: la negociación fue terriblemente dura, teníamos adversarios poderosísimos, como Madrid y Lisboa, dispuestos a todo, incluso a derribarnos, así que valorad las pocas concesiones que hemos conseguido como un gran triunfo. Y dejad de fastidiar con el estricto cumplimiento de las promesas electorales.

De la humillación al orgullo y de la imposición externa a la soberanía nacional. Esos son los términos del discurso que Syriza emplea para ganar las elecciones y afianzarse en su primera ronda negociadora con el Eurogrupo. Son términos nacionalistas que han cogido arraigo en Grecia, donde prospera un partido nazi como Amanecer Dorado cuyo lema es "Grecia pertenece a los griegos". Pero igualmente son términos que encontramos en partidos que ascienden en otros países de la UE. ¿Qué puede haber más nacionalista que un partido que se llama Los Verdaderos Finlandeses, por ejemplo? Si acaso, el Frente Nacional francés.

España, donde la nación es discutida y discutible, tampoco se libra del contagio. No sólo por el secesionismo catalán, que es nacionalista y populista como todos los citados. Ahí está Podemos, que intenta injertar aquí las apelaciones a la patria típicas y tópicas de los caudillos latinoamericanos con los que han tenido relación privilegiada sus dirigentes. Dudo mucho que lo consiga: el nacionalismo español es una criatura muy endeble y no se cría en los pastos de la izquierda. Pero su caso corrobora el patrón visible en toda Europa. No es que este nacionalpopulismo no sea de derechas ni de izquierdas, como pretende. Es que su primaria carga sentimental y su universo maniqueo sirven tanto a los más conservadores como a los más izquierdistas.

Ideas, actos, hechos
JOSEBA ARREGI EL CORREO  5 Marzo 2015

Los yihadistas recurren al islam tal y como ellos lo interpretan, con razón o sin ella, como ETA asesinaba en nombre del pueblo vasco

Sin darnos cuenta hemos llegado a un momento de la cultura posmoderna en el que las ideas son subjetivas, los actos mudos, y los hechos sin significado, pues las ideas dejan de ser subjetivas si mantienen algún vínculo con los actos y con los hechos, los actos dejan de ser mudos si poseen alguna relación con las ideas que los motivan, y los hechos poseen significado si están en relación con posibles actos y con ideas. Pero todas estas relaciones han desparecido de nuestro contexto mental. O eso parece.

En una entrevista televisiva al responsable del Homeland Security Department del Gobierno de EE UU, éste evitó en todo momento referirse al yihadismo o al Estado Islámico por estos nombres, y siempre se refirió exclusivamente al terrorismo, terrorismo que su presidente, Obama, define como violencia extrema, sin relación a idea alguna, a motivación ideológica alguna. Si terrorismo es violencia extrema, debería darse en lógica el paso para decir que todas las guerras son terrorismo, pues las guerras, todas, son formas extremas de violencia.

Hay muchas formas de violencia extrema. Ejecuciones de penas de muerte que someten a los condenados a largos minutos de agonía porque las inyecciones no funcionan como debieran pueden ser considerados como violencia extrema. El ensañamiento que se percibe en muchos casos de violencia de género pone de manifiesto violencia extrema. Algunos casos de asesinatos múltiples en colegios e institutos de enseñanza, en EE UU, Finlandia o Alemania pueden ser considerados también como violencia extrema. ¿Son todos estos casos terrorismo como las ejecuciones publicitadas por los yihadistas o por los militantes del Estado Islámico?

La razón por la que el responsable del Departamento de Seguridad Interior del Gobierno estadounidense y el presidente Obama se niegan a hablar de terrorismo islámico es porque EE UU no está en guerra contra el islam, porque se quiere evitar a toda costa dar la sensación de que lo que se persigue, luchando contra los terroristas del Estado Islámico, es la religión del islam en su conjunto. Recurriendo a formulaciones que nos pueden resultar más conocidas, se trataría de evitar la criminalización del islam en su conjunto como en su día la criminalización del nacionalismo.

A pesar de todo, ni el responsable citado ni el presidente Obama renuncian a afirmar que los terroristas que usan violencia extrema atacan a Occidente y sus valores, añadiendo, eso sí, que muchas víctimas de ese terrorismo son musulmanes. Pero también cristianos coptos o asirios, también yazidíes, también musulmanes chiíes, también musulmanes suníes si son jordanos, porque Jordania lucha contra los terroristas del Estado Islámico.

Pero si el terrorismo que ejerce violencia extrema ataca los valores de Occidente, si mata musulmanes chiíes, cristianos coptos o asirios, yazidíes o musulmanes suníes de un país que lucha contra el Estado Islámico es porque los construyen como un otro distinto al nosotros de los terroristas, no porque sean musulmanes: todos ellos son los otros, los que son distintos a lo que representan y definen los terroristas del Estado Islámico, los yihadistas. La construcción del nosotros de los terroristas, radicalmente opuesto a los otros que están entregados a la aniquilación por ello mismo, no es posible sin elementos ideológicos definitorios: el nosotros se construye por identificación con la verdad, con la pureza de la doctrina; los otros se construyen como opuestos por su impureza, por su desviación de la verdad, por ser obstáculos en la materialización de la verdad del nosotros.

Esta definición de nosotros y de los otros opuestos no es posible sin ideas, sin significados. Los terroristas del Estado Islámico, los yihadistas recurren para ello al islam tal y como ellos lo interpretan, con razón o sin ella, como ETA asesinaba en nombre del pueblo vasco. Sin esa referencia no pueden ser entendidos. Y si no son entendidos no es posible desarrollar una política adecuada para hacerles frente. Esto no significa declarar el islam como terrorista, no significa criminalizar el conjunto del islam. Pero es conveniente tener claro que quien criminaliza al islam es quien recurre a él para ejercer en su nombre el terrorismo, no quien los toma en serio –que no es lo mismo que dignificarlos, como creen Obama y su responsable de departamento de interior–. Y quien más interesado debiera estar en trazar líneas claras de separación entre el conjunto del islam y el abuso terrorista de él por parte del Estado Islámico y los yihadistas es el islam y sus representantes.

Las líneas de separación para evitar la criminalización del conjunto del islam por medio del abuso que de esa religión llevan a cabo los terroristas que se reclaman de ella debieran estar bien claras. Son las que en la cultura occidental, la misma que parece haber pasado a ser masa de liquidación para muchos que viven y gozan de los derechos que existen gracias a ella, se han conquistado tras las horrendas guerras de religión que asolaron Europa los siglos XVI y XVII, y que dejaron paso a la Ilustración y a la formulación del principio de la aconfesionalidad del Estado.

Por eso bastante más efectivo que los juegos de palabras que niegan y ocultan lo que es patente, la referencia abusiva al islam por parte de los terroristas, es tomar en serio el hecho de que una gran mayoría de musulmanes en Alemania, por ejemplo, asumen la validez de los principios democráticos del Estado de derecho, del Estado aconfesional. Es la forma efectiva de descriminalizar radicalmente al islam y colocarlo al nivel de las denominaciones cristianas que desde la propia experiencia del ejercicio de la violencia extrema en nombre de su Dios han aprendido a vivir en un espacio público en el que la fe no puede pretender validez obligatoria para todos los ciudadanos. Ni la fe, ni ninguna identidad determinada.


Terrorismo como asignatura religiosa
Manuel Molares do Val www.latribunadelpaisvasco.com  5 Marzo 2015

Que en virtud del Concordato entre España y el Vaticano se valore el conocimiento de la religión católica en la escuela como cualquier asignatura, matemáticas o ciencias naturales, le ha facilitado lógicamente iguales derechos a otras creencias: estamos en democracia.

Por eso las religiones “con notorio arraigo”, protestante, musulmana y judía, también tienen profesores de su asignatura pagados por el Estado en las escuelas públicas.

La enseñanza islámica es singular porque para todas sus sectas, chiitas, sunitas y otras, el Corán es la palabra textual dictada por Alá, y no se presta a exegesis racional alguna.

Los otros credos renunciaron a la textualidad de sus libros sagrados, a veces violenta, aunque hay curas vascos, y curas y pastores anglicanos norirlandeses, que los usaron hasta ayer para predicar sus guerras santas.

Para numerosos musulmanes los versículos coránicos sanguinarios son más recomendables que los pacíficos, por lo que cualquier exceso de fe puede conducir así a la yihad.

El problema que provocan quienes eligen religión en lugar de valores sociales no es que por aprender el Padrenuestro o el Creacionismo reciban una nota tan valiosa como por saber trigonometría.

El problema es que cualquier profesor de islam puede enseñar solamente textos del Corán y los hadizes que conducen a la guerra santa, y conceder igual nota por esos conocimientos fácilmente practicables.

Además, la sharia como materia escolar pagada por el Estado y convertida en base de la vida de niños en España les impide su integración sociocultural plena.

Al amparo del multiculturalismo en el Reino Unido hay escuelas, públicas y privadas, que son ya madrasas ocultas que fabrican fanáticos.

El terrorismo, asignatura: hay chicos y chicas británicos que van a Siria, Irak y Libia --y eso solo de momento--, a asesinar para el Estado Islámico y su Califato.

Así que opine usted sobre si conviene o no que en una democracia cualquier religión sea una asignatura escolar que pueda formar a terroristas.

El peligro del Estado Islámico en los Balcanes
Ricardo Ruiz de la Serna (*) www.latribunadelpaisvasco.com  5 Marzo 2015

Hay dos áreas del Mediterráneo desde las que el Estado Islámico amenaza a Europa. La primera es Libia, un estado fallido tras la muerte del coronel Gadafi, cuyas autoridades están divididas y son incapaces de controlar su propio territorio. La otra punta de lanza del Estado Islámico son los Balcanes. Siempre se dijo que el islam balcánico era moderado. Desde hace algún tiempo, esto podría estar cambiando. El Estado de Bosnia-Herzegovina se divide en dos entidades: La Republika Srpska, de mayoría serbia, y la Federación de Bosnia y Herzegovina, llamada también croato-musulmana, que es la mayor fuente de preocupaciones en lo que se refiere al islam radical.

La actual presencia yihadista en Bosnia se remonta a las guerras de la destrucción de Yugoslavia de los años 90. La ayuda financiera que Alia Izetbegovic y los musulmanes bosnios recibieron de países islámicos como Arabia Saudí, Irán y Pakistán fue acompañada por la llegada de miles de yihadistas. Daniel Korski analizó ya hace años la dependencia de los dólares saudíes y las armas iraníes que pesaba sobre la Bosnia de Izetbegovic. Entre 1992 y 1995, Arabia Saudí e Irán se repartieron los papeles: Riad brindaba apoyo financiero y logístico, Teherán enviaba armas y combatientes. Cuando les digan que suníes y chiíes jamás colaboran, tomen la afirmación con prudencia.

Por supuesto, no todo empezó en los años 90. Ya en 1941, Alia Izetbegovic se unió a la organización Los Jóvenes Musulmanes, que tomaba como modelo a los Hermanos Musulmanes. El joven Izetbegovic terminó apoyando a los ocupantes nazis, que habían organizado la División Waffen SS Handschar (“Cuchillo”). Desde entonces, el político bosnio jamás se alejó por completo de la militancia islamista. Su famosa Declaración Islámica de 1970 ya abría la puerta para la aplicación de la sharia en Bosnia y las autoridades yugoslavas prohibieron su publicación. La presencia islamista en la Federación Croato-Musulmana de Bosnia hunde sus raíces en el proyecto independentista de Alia Izetbegovic. Su hijo Bakir Izetbegovic, elegido en 2010 como miembro bosnio de la presidencia de Bosnia-Herzegovina, ha heredado las aspiraciones de su padre.

La llegada de los muyahidines a Bosnia dio un impulso decisivo a la recién nacida Al Qaeda y sentó las bases de la radicalización de los jóvenes musulmanes europeos. Cuando terminó la guerra de Bosnia, como recuerda John R. Schindler, salieron terroristas en dirección a Francia, Irak, Marruecos, Rusia, Estados Unidos, el Reino Unido y, por cierto, España. Ya antes del 11 de septiembre se conocía que Bosnia acogía campos de entrenamiento como el de Podgorelica, dirigido por Irán. Tras el atentado contra las Torres Gemelas, cada vez más analistas y agencias de inteligencia prestaron atención a lo que sucedía en el interior de la Federación Croato-Musulmana de Bosnia. Lo que descubrieron no fue tranquilizador: Al Qaeda operaba en la zona transfiriendo fondos, traficando con armas y planeando atentados.

Junto a la presencia de Al Qaeda, está la de las agencias de inteligencia iraníes. Leslie Lebl, autora de un estudio estratégico sobre islamismo y seguridad en Bosnia-Herzegovina, da datos realmente preocupantes. Tanto el Ministerio de Inteligencia y Seguridad Nacional (VEVAK) como la Guardia Revolucionaria tienen operativos desplegados en Bosnia. Tras el atentado terrorista en el aeropuerto de Burgas (Bulgaria), la sospecha de una creciente actividad de Hezbolá en la zona disparó las alarmas de las fuerzas y cuerpos de seguridad. Bueno, quizás no las disparó lo suficiente.

Hoy la influencia islamista en Bosnia se deja sentir a través de las centenares de mezquitas financiadas desde el extranjero y la actividad de las llamadas organizaciones de caridad que reparten fondos para proyectos socio-religiosos. Por ejemplo, recuerda Lebl, Bakir Izetbegovic trabajó entre 1999 y 2003 en Mehamet, una entidad que, so pretexto de la ayuda humanitaria, distribuía armas en Bosnia durante la guerra. El hijo de Alia Izetbegovic se implicó personalmente en la construcción de la mezquita del Rey Fahd en Sarajevo, la mayor mezquita de los Balcanes y un centro de influencia wahabí en la región.

Por eso, no debe sorprender que Bosnia sea un terreno abonado para la propaganda del Estado Islámico y el reclutamiento de algunos de sus terroristas. Desde hace más de veinte años, Bosnia es uno de los frentes de la llamada yihad global. En los últimos seis meses, varias operaciones policiales han concluido con la detención y enjuiciamiento de reclutadores y financiadores de terroristas para Siria e Irak. El pasado día 18 de febrero las autoridades bosnias detuvieron a seis hombres presuntamente vinculados con el Estado Islámico; dos de ellos estaban a punto de partir a Siria para unirse a los hombres de Al Bagdadi. El pasado mes de septiembre se llevó a cabo otra operación que concluyó con 16 detenidos, entre los que estaba Bilal Bosnic, el líder del movimiento salafí en Bosnia. Bosnic ha hecho llamamientos públicos para que los jóvenes musulmanes se unan al Estado Islámico. Selvedin Beganovic, un imán en el pueblo de Trnovi, en el noroeste de Bosnia, se ha opuesto públicamente al reclutamiento de jóvenes para la yihad en Siria e Irak. El pasado mes de diciembre lo asaltaron y apuñalaron. Le han quemado el coche y han amenazado a su familia.

El riesgo de la actividad en pro del Estado Islámico en Bosnia no se limita al Estado nacido de los acuerdos de Dayton hace ahora veinte años. Las comunidades islámicas de Albania, Serbia –especialmente en el Sandjak y Kosovo– y Montenegro corren el riesgo de sufrir el mismo proceso de radicalización que viene sufriendo Bosnia. Uno podría pensar que los radicales son una minoría pero no son una cantidad despreciable.

Es cierto que las distintas reacciones frente al ISIS en el mundo islámico pueden alterar el equilibrio de fuerzas en las acciones de influencia y propaganda. Turquía, otro de los jugadores importantes en el tablero balcánico, e Irán pueden detener el avance de la propaganda del Estado Islámico, pero no necesariamente la de otros grupos más afines a Teherán o a Ankara. Arabia Saudí puede influir si condena al Estado Islámico pero no a otros.

Por desgracia, 20 años después de Dayton, el islam radical puede desestabilizar de nuevo los Balcanes.
(*) Ricardo Ruiz de la Serna es abogado. Profesor de Derecho y Comunicación en la Universidad San Pablo-CEU (Madrid, España)

 
******************* Sección "bilingüe" ***********************

¿Un descarte más?
Enrique Domínguez Martínez Campos www.gaceta.es 5 Marzo 2015

Todo ese gasto público dedicado a mantener un estado económicamente inviable con solo 16,5 millones de trabajadores y cerca de 9 millones de pensionistas, no era conveniente tocarlo. ¿Porqué?.

Es una constante histórica demostrada empíricamente, que en España, tras el gobierno de un partido de izquierdas, que derrocha el dinero de todos los españoles y deja la nación al borde de la bancarrota, es normalmente seguido por un gobierno de derechas encargado de enderezar la situación y volver a llenar la hucha.

Debido a esta realidad incontestable y a una situación política promovida por el anterior gobierno socialista, insufrible para millones de españoles, fue por lo que el 20 de noviembre del año 2011, el Partido Popular de Mariano Rajoy ganó las elecciones generales con una mayoría absoluta como no se había visto en nuestro país desde 1977. Además el PP contaba ya con el gobierno de la mayor parte de las Autonomías, Diputaciones y el de los más importantes Ayuntamientos de toda España. En definitiva, el PP gozaba en aquella fecha de un respaldo popular como nunca, antes, ningún otro partido político había conseguido.

Era evidente que lo más urgente por resolver era el bestial problema económico y de paro heredado del PSOE. La situación, dificilísima, se abordó para resolverla y frenar las terribles consecuencias, a base de sacarle el dinero a todos los españoles por medio de toda clase de impuestos. El esfuerzo principal de aquel frenazo lo soportaron las clases medias - de la alta a la baja- con estoicismo y en silencio. Ya esa situación económica dificilísima había quedado superada – en gran medida- al finalizar el tercer año de la legislatura. Gracias, insisto, al brutal sacrificio exigido a las clases medias.

Pero, ¿Qué hizo el PP para bajar con rapidez el gasto público para ir aliviando el peso que soportan las clases medias?. ¿Se dedicó a suprimir instituciones, organismos, empresas públicas deficitarias, televisiones autonómicas, subvenciones vergonzosas a partidos políticos, sindicatos, patronal, etc.?. ¿Legisló algo en este sentido con rapidez en esos tres primeros años de mandato?. Porque cuando alguien le preguntó a Rajoy sobre la supresión de las Diputaciones, su negativa fue tan rotunda como la inutilidad de las mismas. Repito, inutilidad, al existir 17 gobiernos y parlamentos autonómicos.

Todo ese gasto público dedicado a mantener un estado económicamente inviable con solo 16,5 millones de trabajadores y cerca de 9 millones de pensionistas, no era conveniente tocarlo. ¿Porqué?. Porque si se tocaba aumentaba aun más el paro y, sobre todo, se suprimirían miles y miles de puestos de trabajo para políticos, asesores, primos y demás familia. Y simultáneamente, los españoles continuaban enterándose de los casos de corrupción que surgían como setas de de forma que implicaban al PP, al PSOE, a IU, a CIU, a UGT, a CC.OO, a la Patronal y a no se sabe quien más. Un autentico estado de putrefacción del sistema partitocrático en él que también quedaba incluida la Monarquía.

Pero con ser toda esta situación gravísima y de imprevisibles consecuencias –como sucedió con la abdicación del rey Juan Carlos I- lo verdaderamente insoportable para los votantes del PP, fue la actitud de pasividad y de continuismo de este partido en relación con la práctica totalidad de la legislación aprobada por el gobierno socialista radical del Sr. Rodríguez. Sobre todo porque esos votantes habían depositado su plena confianza en un partido de centroderecha y no de centro izquierda como, al final, se ha demostrado que es en lo que sea convertido el PP del Sr. Rajoy.

Además de no poder cumplir con su promesa electoral de bajar los impuestos para promover empleo; además de no tocar prácticamente el elefantiásico tamaño de este Estado autonomice; además de tratar de eludir responsabilidades en señalados casos de corrupción; y además de cargar sobre los hombros de todos los españoles el peso brutal del despilfarro de los políticos para salvar a España de la intervención total por parte de la famosa “troika”, el partido de centro izquierda de Rajoy se convirtió en el continuador de las políticas del PSOE de Rodríguez.

Antes de que llegáramos al ecuador de la legislatura, ya escribí sobre esta actitud desconcertante de un PP absolutamente desconocido e irreconocible para quienes depositaron su confianza en él. Desde entonces – comenté- parecía que no existieran en el gobierno sino solo dos ministerios, el de Hacienda y el de Economía. Solo el de empleo y el de educación habían legislado algo para diferenciarse del anterior gobierno socialista. Pero las esperanzas depositadas en temas cruciales de la vida política española, ni se tocaban ni se habían tocado. Y esto, precisamente, es lo que ha provocado el alejamiento de millones de españoles de un PP que ha mentido a todos y se ha convertido en lo que nadie podía suponer que se convirtiera.

Promesas y esperanzas incumplidas:
- En lugar de despolitizar la Justicia, se ha politizado aún más.

- La nueva Ley de Educación, esencial para conformar una nueva sociedad que busque la excelencia, la creación de profesionales para cambiar el modelo económico, y la exigencia de la enseñanza en español en todo el territorio nacional reasumiendo, si fuera preciso, las transferencias a Autonomías sobre esta materia, ha quedado en un maquillaje de reforma ridículo y además muy rechazado socialmente.

- En cuanto al terrorismo de ETA y el apoyo de sus incondicionales pro terroristas, la actuación de este gobierno ha consistido en el seguidismo de la política del PSOE del Sr. Rodríguez, respetando sus acuerdos con la banda terrorista, manteniendo dentro de la Ley a partidos como BILDU, SORTU, AMAIUR, etc., que gobiernan en un tercio del territorio vasco y en decenas de Ayuntamientos navarros, así como olvidarse del asunto “FAISAN”, del caso Bolinaga, y de poner en libertad a decenas de terroristas, sin oponer resistencia alguna a una supuesta decisión judicial procedente del exterior Y así, la “memoria, dignidad y justicia” para las víctimas de ese terrorismo etarra, era miserablemente humillada.

- Mantener frente a los ataques permanentes del nacional separatismo catalán contra la unidad de España, sus símbolos, y las resoluciones judiciales una postura no prudente, sino de estólida pasividad contra la traición de los jerarcas de esa ideología enfrentándose a ella solo con la esperanza puesta en un tribunal como el Constitucional, cuyas resoluciones no solo resultan lentas, tardías e inútiles, sino alejadas de las soluciones políticas que debieren ser adoptadas por un Ejecutivo con la rapidez, constancia y energía que se necesitan asumir en este asunto gravísimo.

- No cumplir con la importantísima promesa electoral de modificar la brutal y perversa “ley Aido” del aborto -supuesto derecho de la mujer-, para continuar haciendo de España el paraíso de esta aberración y un suicida paramo demográfico.

- No haber derogado la revanchista y estúpida ley de la Memoria Histórica que de memoria tiene la exclusiva de las izquierdas y de histórica no tiene prácticamente nada, sino la derivada de la historiografía comunista y socialista.

- No haber sabido y querido evitar que España sea el hazmerreir de los británicos y de los “llanitos” gibraltareños, cuando estos se benefician de todas las ventajas que le proporciona poder entrar y salir de nuestro país como si estuvieran en su casa, mientras se ensancha con nuestras propias piedras el territorio de Gibraltar para su exclusivo beneficio. Que es ya de tipo mafioso por muchos conceptos de todo conocido.

- Incomprensiblemente haber apoyado a unos medios de comunicación cuyo ADN está indisolublemente unido al PSOE o a los comunistas leninistas de “PODEMOS”, mientras se intenta por todos los medios enmudecer a aquellos que critican, cuando hay motivos mas que de sobra para hacerlo, a este PP de centroizquierda de Rajoy.

- En Defensa, haber ignorado por completo las denuncias recibidas por millares en el ministerio, de los Oficiales estúpidamente perjudicados por la ley zapateril de la Carrera Militar; o no evitar el desmantelamiento prácticamente total de la Sanidad Militar, etc., etc.

Naturalmente que podríamos seguir aumentando esta larga lista de esperanzas frustradas. Es cuestión de que cada cual añada a ella lo que desee. Pero es una fotografía suficientemente explícita y amplia como para pensarse más de dos veces si se puede confiar en este nuevo PP de Rajoy y de su gran gurú, un señor llamado Arriola, que es quien dice ser el “cerebro gris” de este partido. Lo que sí puedo asegura por lo que a mí respecta, es que no voy a volver a taparme la nariz cuando vaya a depositar mi voto en estas próximas elecciones, ni pienso votar pensando en hacerlo en el partido “del mal menor”. Ya soy muy mayor para que todos estos “listos” de una u otra ideología me sigan tomando el pelo y, apoyándose en mi buena voluntad, sigan aprovechándose de ella para su propio beneficio y para taparse sus asquerosas vergüenzas, aupadas en una corrupción que resulta insoportable.

Y entonces, ¿qué?. Intentaré analizar en un próximo articulo alguna solución factible para que esta partidocracia que nos asfixia y nos arruina y hace que este país sea políticamente ingobernable, pueda ser un posible remedio a tanta insensatez y a tanto nepotismo como demuestran quienes dicen que nos gobiernan, cuando lo que de verdad desean es el poder por el poder, al poder para beneficiarse mucho de él, para no construir sino destruir y separar, para incumplir promesas y, aun así, incluida su incompetencia, tener a los Tribunales de su parte, para evitar ser procesados con rapidez en virtud de su irresponsabilidad y de haber enterrado,- porque les conviene a todos-, a Montesquieu.

A pesar de todos sus incumplimientos, el PP, este partido de Rajoy, tiene muchas posibilidades de ganar, al menos, las elecciones generales. Pero estoy convencido de que no podrá hacerlo por una mayoría absoluta. Y entonces se cerrará en torno a él ese ”cinturón sanitario“ que tanto le gusta a las izquierdas. Lo mismo le sucederá en las elecciones autonómicas y municipales. Este es el pronóstico de las encuestas. De prácticamente todas ellas.

No obstante, que cada cual vote lo que le de la real gana. Y allá él con su propia responsabilidad en el momento de depositar su voto.

Los familiares de etarras

TERESA JIMÉNEZ-BECERRIL El Mundo 5 Marzo 2015

Nagore López de Luzuriaga, sobrina de dos terroristas de ETA, dijo en una radio pública vasca que sus tíos, dos terroristas de ETA, dos grandísimas personas, según ella, nunca buscaron el beneficio personal sino el colectivo, al margen de que cada uno pueda entender o no ciertos tipos de lucha (según este familiar, sus tíos son personas muy respetables, somos nosotros los que no entendemos ese tipo de lucha).

Pues no, señora mía, yo no entiendo, que alguien de la misma calaña que su tío, se atraviese España de punta a punta para pegarle un tiro al teniente alcalde de la ciudad de Sevilla y otro a su mujer, dejando huérfanos a tres niños de corta edad. Mira por donde ese hombre era mi hermano, Alberto Jiménez-Becerril y su mujer, mi cuñada, Ascensión García. Tampoco entiendo que compañeros de esa lucha etarra que usted dice que no comprendemos secuestren y asesinen cruelmente a Miguel Ángel Blanco. Y así hasta mas de 800 víctimas. Y no hay causa que justifique esos asesinatos selectivos. Y es precisamente esa ausencia de responsabilidad por parte no solo de los terroristas sino de sus familiares la que hace imposible el diálogo. Si los familiares no fuesen parte del entramado de ETA,sino tuviesen los mismos fines que los presos de ETA, ayudarían, influyendo en sus hijos, padres o hermanos, para que se arrepintieran, colaborarán con la Justicia esclareciendo los más de 300 crímenes aun sin resolver y entregarán las armas.

Pero ellos comparten ideología y como hemos visto claro en las palabras de Nagore, la sobrina de los etarras, que acabo de citar, comparten también método, al que ella llama, lucha a secas y ETA suele denominar, lucha armada. Ese colectivo que ustedes representan es la voz de ETA, que precisamente no se alza para pedir perdón sino para reafirmar que la trayectoria de terror ha sido la correcta. ¿Cómo no se avergüenzan de venir aquí a hablar de Derechos Humanos sin condenar las matanzas de ETA, que ha sembrado durante décadas de muertos y heridos, un país democrático como España, obligando a exiliarse por miedo a la extorsión, al secuestro y al asesinato a miles de ciudadanos que no compartían las ideas totalitarias de la organización terrorista ETA?

Por tanto, si ustedes señores, que representan los intereses de los terroristas, no quieren hacer tantos kilómetros, convenzan a los suyos, para que empiecen a reconocer el daño causado y luego ya veremos. Quizás yo pueda ayudarles un poco. «Mientras se quejan de que tienen que estar varias horas en la carretera para poder ver a sus familiares, podrían pensar en lo que mi madre daría por poder atravesar el mundo entero para volver a abrazar a su hijo. Por desgracia aún no existen carreteras que la lleven al cielo, les juro que si existieran mi madre ya la habría recorrido», no se trata de venganza, ni de ojo por ojo, se trata de ponerse en la piel de las víctimas, algo que ni los asesinos de ETA, ni sus familiares han hecho jamás. Todo lo contrario; si matas a un muchacho como mi hermano, a su mujer y dejas a tres niños huérfanos, eres recibido por familiares y vecinos como un héroe. Pones un coche bomba en una casa cuartel y matas a niños inocentes y brindan por ti en el pueblo donde naciste y se manifiestan para que salgas de la cárcel.

¿Que harían si se tratara de un violador y pedófilo asesino? ¿Serían capaces de reconocer la maldad en su mente y en sus actos, aunque fuese su hijo? ¿O seguirían afirmando que apoyan ese tipo de lucha y continuarían a justificar lo injustificable?

Tendría muchas preguntas por hacerles a los familiares de presos de ETA, pero temo que por lo que he leído y visto, mucho me va a costar, que reconozcan que para pedir hay que dar, y ETA no nos ha dado nada, más bien, a muchos, nos lo ha quitado todo. Y hasta que ustedes, que no son culpables de los asesinatos cometidos por sus familiares y amigos etarras, pero sí lo son de no horrorizarse ante ellos y de no influir para que se arrepientan y entreguen las armas, renieguen de ETA, no están en condiciones de exigir nada y menos de denunciar con mentiras en el Parlamento Europeo o donde quiera que sea, al Estado español. Suena a broma pesada escuchar de sus bocas que en España se violan los Derechos Humanos, cuando los únicos que han violado el más sagrado de los Derechos, el de la vida, han sido sus hijos, padres, madres, hermanas, hermanos, con sus balas y bombas.

En su tejado está la pelota, la próxima vez que tengan la suerte de poder visitar a los suyos en la cárcel, conversen con ellos con la verdad, la razón y la piedad por delante. A ver si hay suerte y la próxima visita que hagan a este Parlamento sea para recocer la culpa, pedir perdón y comunicarnos que ETA ha entregado las armas y está colaborando con la Justicia.

Teresa Jiménez-Becerril es eurodiputada del PP en el Parlamento Europeo.

Condenar el terrorismo

MAITE PAGAZAURTUNDÚA El Mundo 5 Marzo 2015

ETA ya no mata, pero no se ha disuelto. Los herederos políticos de ese mundo fueron legalizados pero no han condenado la historia del terror y acoso a los que no piensan como ellos. Gobiernan muchos ayuntamientos, incluido el de Donostia-San Sebastián y la Diputación Foral de Gipuzkoa. Es fundamental para ETA y su entorno no condenar la historia del terror y, a ser posible, conseguir impunidad para los presos de ETA, pero les interesa hacer esto con palabras llenas de almíbar que confundan los planos de sus responsabilidades y las difuminen. El ejercicio de trile lingüístico y sentimentalismo básico se despliega con todo su esplendor ante nosotros: esta semana se hace en el Parlamento Europeo, donde ha hecho su aparición el colectivo de familiares de presos etarras, Etxerat.

Podemos y debemos preguntarnos si esa opción es la más adecuada para el futuro de la convivencia en el País Vasco y en Navarra. En mi opinión resulta fundamental para la democracia española respetar y hacer respetar la ley y no caer en la trampa de pactar un relato merengoso sobre nuestra historia reciente.

La necesidad de ley y verdad histórica, frente a un relato y una política penitenciaria amañada tiene que ver con la posibilidad de la regeneración de un tejido social y político muy dañado que no puede producirse sobre nuevas mentiras que se escriban y digan sobre el miedo antiguo.

Repasemos los antecedentes. La estrategia de acoso y estigmatización en el País Vasco y buena parte de Navarra contra los no nacionalistas y los policías y guardia civiles y sus familias amedrentó a buena parte de la población. Florencio Domínguez asegura en uno de sus libros fundamentales que la historia de los últimos 25 años del País Vasco no podrá entenderse en toda su complejidad si no se tiene en cuenta un factor que la atraviesa a lo largo de este periodo: «El miedo, oculto y negado las más de las veces» y «distorsionador de la vida pública» al «alterar valores sociales básicos y el comportamiento de los ciudadanos». Florencio Domínguez hablaba hace 12 años en Las Raíces del Miedo de «una sobrerrepresentación de las opiniones y actitudes del nacionalismo». No ha cambiado.

En 37 años, sobre esos mimbres ha avanzado la deslegitimación del Estado y de la nación española en el País Vasco y Navarra. Durante la mayor parte de este tiempo el nacionalismo gobernante mantuvo una actitud ambivalente hacia los perseguidos porque especialmente en los años 80 y 90 le repugnaban mucho los no nacionalistas y porque los asesinos de ETA pertenecían, en muchos casos, a familias socialmente más cercanas a ellos.

Debe resultar muy doloroso descubrir un día que aquellos a los que estamos unidos por la sangre son asesinos fanáticos, como debe serlo descubrir que son violadores o pederastas. Pero con la inversión de valores del País Vasco los familiares de los asesinos están más integrados que las víctimas que han provocado y pueden considerarlos héroes.

Nunca se creó una asociación de familiares que abogase por que sus seres queridos condenasen el terror y ayudaran a reparar el daño causado. Al contrario, Gestoras Pro Amnistía fue ilegalizada en 2001, como Askatasuna, en 2002, por ser parte integrante de ETA. Etxerat eludió la ilegalización pero algunos de sus actos han sido prohibidos por «encubrir actos de homenaje a diversos presos de ETA».

Etxerat proclama que en España hay presos políticos. Eso supone la deslegitimación de la democracia e implica que el asesinato de las víctimas fue válido y su vida no significa nada. Esa profunda mentira lo contamina todo, contamina el falso humanitarismo que puede por los presos de ETA que cumplen condena. Y no hay empatía en ellos sino un profundo sarcasmo al decir que están dispuestos a hablar de sufrimiento. Sin condena del terror es un gran timo.

Maite Pagazaurtundúa es portavoz de UPyD en el Parlameto Europeo.

Imposición lingüística
Las señales viales bilingües en Cataluña no llegan ni al 6%
Convivencia Cívica Catalana pone en marcha una campaña para que la señalización sea tanto en catalán como en castellano

Redacción www.lavozlibre.com  5 Marzo 2015

Barcelona.- Convivencia Cívica Catalana (CCC) ha puesto en marcha una campaña por una señalización vial bilingüe en Cataluña que incluirá la solicitud al conjunto de las administraciones con competencias en materia vial en esta comunidad autónoma para que la señalización de las vías de las que sean titulares sea tanto en catalán como en castellano.

Asimismo, pondrán a disposición de los conductores que sean sancionados en Cataluña con relación a una señal monolingüe (por ejemplo, de estacionamiento) un modelo de alegaciones ya que tales señales infringen la Ley de Seguridad Vial y el Reglamento General de Circulación. De hecho, CCC recuerda que son muchos los pronunciamientos de juzgados y tribunales en los que se ha dejado sin efecto las sanciones impuestas por infracción de señales de tráfico cuando sus indicaciones escritas no son bilingües, dado que las señales recurridas carecen de capacidad coercitiva puesto que cualquier multa impuesta a su amparo sería ilegal.

Convivencia Cívica explica que en un territorio bilingüe como es Cataluña es lógico que la rotulación de las señales viarias se efectúe en las dos lenguas oficiales. “Así ocurre en las regiones bilingües de los países más avanzados de Europa. Sin embargo, en algunas comunidades autónomas de España como Cataluña desde hace años no se respeta el bilingüismo en la señalización vial”, apuntan.

“La normativa legal no deja lugar a dudas. En las comunidades autónomas con una lengua autonómica la señalización debe ser bilingüe. Sin embargo, menos del 6% de las señales viales de Cataluña cumple con la legalidad”, señalan. Concretamente, sólo el 5.2% de las señales son bilingües y hacen constar la información al conductor en ambos idiomas oficiales de acuerdo a lo establecido legalmente. En la inmensa mayoría de los casos, el 94.2%, el idioma utilizado en sus inscripciones es única y exclusivamente el catalán. Así se desprende del análisis de una amplia muestra de 600 señales viales verticales con elementos textuales, ubicadas en vías urbanas e interurbanas de las cuatro provincias catalanas que ha llevado a cabo Convivencia Cívica Catalana.

“La habitual exclusión de la lengua española de la señalización viaria no sólo contraviene las normas legales y lesiona los derechos lingüísticos de la mitad de los ciudadanos de Cataluña y de otras zonas de España que visitan esta comunidad, sino que constituye un obstáculo para la correcta comprensión de los mensajes viarios por conductores no catalanohablantes, dado que existen términos en catalán que son sustancialmente diferentes a los existentes en español en el ámbito de la señales de tráfico”, indican desde la entidad.

“Informe Foronda”
www.latribunadelpaisvasco.com  5 Marzo 2015

Se trata del principal estudio que se ha realizado hasta la fecha sobre la actividad terrorista padecida en España a lo largo de los últimos cuarenta años
El “Informe Foronda” recomienda a las instituciones reivindicar a las víctimas del terrorismo, atribuir responsabilidades a los victimarios y asentar una cultura democrática en el País Vasco

“Cualquier política pública debe descalificar a los perpetradores y evitar la rehabilitación como tales de estos últimos ante la opinión ciudadana, así como la relativización de sus actividades, que se deriva de su comparación simétrica con violaciones de la ley cometidas por servidores del Estado. Estas fueron responsabilidad de una parte de los funcionarios, mientras la mayoría respetaba las normas del Estado de derecho y de la democracia.

Honrar a “todas las víctimas” o plantear una “memoria integradora” lleva, si en esas expresiones se incluye tanto a víctimas del terrorismo como a, pongamos por caso, miembros de ETA a los que les explotaron accidentalmente los artefactos que portaban o que resultaron fallecidos en enfrentamientos con las Fuerzas de Seguridad, a igualar a todas esas personas en una suerte de “memoria nacional niveladora”. Del mismo modo, es preciso evitar aquellas referencias a las víctimas del franquismo, merecedoras de reconocimiento y reparación, cuando se hace con el objeto de justificar el surgimiento del terrorismo en Euskadi o a suavizar su trayectoria”.


Recortes de Prensa   Página Inicial