AGLI Recortes de Prensa  Jueves 19  Marzo 2015

DE CÓMO MANEJAN EL DINERO PÚBLICO EN ESPAÑA
Antonio García Fuentes Periodista Digital 19 Marzo 2015

No es que ya nos sorprenda nada a los españoles, puesto que “el historial” de la nueva “casta en la nueva era política española”, está sobrada de desmanes similares al que hoy comento y cuyo detalle, daría lugar a una enciclopedia más voluminosa que la que en su día hicieran en Inglaterra o Francia para recopilar los saberes ilustrados que se habían atesorado desde que se empezó a escribir la historia de la humanidad; por ello conviene puntualizar hechos concretos para conocimiento general y hoy más, por cuanto este año “se abren las urnas” y hemos de elegir “a una nueva casta que quisiéramos pensara y obrara mucho mejor en favor del siempre desamparado pueblo español, siempre indefenso y en manos de malos o peores políticos, que en general, siempre han obrado como herederos divinos de los bienes nacionales”; y así nos fue y así nos va.

Veamos lo que hoy me obliga a escribir este muy duro preámbulo:
“El Estado subvencionó a los partidos políticos con 66 millones de euros en 2014: Los partidos políticos percibieron en 2014 más de 66 millones de euros en subvenciones oficiales, según el balance anual que acaba de cerrar el Gobierno y que ha colgado en su portal de la transparencia (no olvidemos que a esta monstruosa cantidad hay que sumar lo que recibieron tanto los sindicatos obreros como las centrales empresariales). Por otro lado, los Presupuestos Generales del Estado fijaron la partida de subvenciones para este año de 2015 en 156,4 millones de euros, un 84,6% más que en 2014. La explicación es que en este año se celebrarán tres elecciones: municipales, autonómicas y generales, por lo que en el capítulo del Ministerio del Interior se ha consignado una partida de algo más de 101 millones de euros para gastos electorales. http://vozpopuli.com/actualidad/59073-el-estado-subvenciono-a-los-partidos-politicos-con-66-millones-de-euros-en-2014 Vean en esta dirección el resto, “que es de abrigo”.

A la vista de tan “generosísimas dádivas” destinadas a estas “castas”; hemos de recordar las continuas bajadas de las pensiones, salarios, pago de medicinas (antes gratuitas) y todo cuanto de mucho se pueda añadir de quitas y gravámenes con que nos han ido cargando sin piedad alguna, puesto que y como un detalle más, en la ciudad donde nací y vivo, este año el ya “quebrado” ayuntamiento, nos sube la contribución urbana, un diez por ciento, como un nuevo dogal o tuerca, para empobrecernos aún más de lo que ya lo hicieron en el pasado; debiendo decir que si bien hoy gobierna este desastre el partido en el gobierno, pero la quiebra la han amasado entre el PP, el PSOE y con la ayuda de IU; los que hoy en los plenos, se echan las culpas los “hunos a los hotros”, con la mayor desvergüenza que podamos imaginar y además, pretendiendo con toda la cara dura del mundo, el que los volvamos a elegir para seguir mangoneando, las cenizas en que hoy se asienta este municipio y provincia, que en sí mismos representan la zona más empobrecida de las de toda Europa y donde como sello fehaciente de realidad cruda y dura, la juventud la tienen en el setenta por ciento del paro obrero, por lo que imagine (el que aún le quede imaginación crítica) el porvenir que nos espera, a un territorio muy rico en riqueza natural, pero arruinado en demasía, hasta el punto en que se está volviendo a la terrible emigración que ya sufriera, en los peores tiempos de la dictadura de Franco; ya que se sigue despoblando este territorio, donde y como siempre se van los mejores a buscarse la vida donde buenamente pueden, dejando tras de sí la pobreza máxima, cual es “la fuga de cerebros y cuerpos jóvenes, que son las mejores y únicas reservas para un prometedor futuro”, que aquí nunca llegó, ni en las monarquías de siglos pasados, las dictaduras que les siguieron y las que hoy padecemos, disfrazadas de una democracia, que nunca lo fue ni hay visos de que se establezca, tal y como la dejara explicada hace tres siglos, Montesquieu al que enterraron antes aún de haber desarrollado una mínima parte de lo que debe ser una verdadera democracia.

Por todo ello escribo hoy así, el domingo anterior de las primeras elecciones que se inician precisamente aquí en Andalucía; donde hoy han acudido aquí, todos los jefes de filas, cargados como siempre de mentiras, promesas incumplibles y discursos tan vacíos de contenido, que para oírlos en persona, sólo cuentan con “los ejércitos” de enchufados al dinero público, que cada cual ha podido reunir para cuanto digo sintetizando, pero que en concreto es… “defender sólo los intereses de las cúpulas que dominan y todos cuantos más puedan de la enorme cuerda que nos hicieron y hacen mantener; no veo por ninguna parte más intereses que los de panza y bolsillo, tantas veces explicado en mis artículos durante ya muchísimos años”… amén.

Por todo ello recordaré por enésima vez la recomendación del filósofo, puesto que la responsabilidad del que vota, en gran medida es la culpable de lo que en los últimos tiempos ocurre en España: “El precio de desentenderse de la política es el de ser gobernado por los peores hombres”: Platón

(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y http://blogs.periodistadigital.com/nomentiras.php

POPULISMO
Podemos, ¡vaya timo!
Santiago Navajas Libertad Digital 19 Marzo 2015

¿Cree usted en el psicoanálisis, el creacionismo, el nacionalismo, los ovnis, la Sábana Santa, el posmodernismo, la homeopatía, la acupuntura, los productos naturales, los libros de autoayuda o el Yeti? No siga leyendo. Ni este artículo ni la colección ¡Vaya Timo! de la editorial Laetoli, dedicada a desmontar desde la racionalidad y las evidencias empíricas, usando el método científico, los mitos tradicionales y contemporáneos que nos asuelan.

El último meme (una idea que se difunde culturalmente) para memos está siendo la propagación del partido político de extrema izquierda Podemos, cuyos líderes, de Pablo Iglesias a Monedero pasando por Alegre o Errejón, pertenecen a la secta política del marxismo-leninismo (como reconoce el mismísimo Julio Anguita. Por cierto, y como comenta Antonio Escohotado, el materialismo dialéctico es la última gran religión creada en Occidente), una confusa y estupefaciente doctrina que surge de una mala digestión de Hegel combinada con un milenarismo apocalíptico, pendenciero y justiciero.

Al calor de la crisis, Podemos ha fermentado como una indignada respuesta popular a una crisis económica basada en la traición de la élite política y económica a los principios fundamentales de una democracia liberal. Pero la alternativa podemista es equivalente a que tras una decepción amorosa o la pérdida de un empleo se acuda a una pitonisa a que te eche las cartas del tarot o te haga el horóscopo. O a lo que hizo Steve Jobs cuando le diagnosticaron un cáncer de páncreas: en lugar de someterse a las terapias de la medicina científica (específicamente, en su caso, cirugía), prefirió seguir los consejos homeopáticos y naturales de la medicina alternativa (es decir, pseudocientífica) y trató de curarse comiendo zanahorias, clavándose agujas y consultando a un vidente. Consiguió un bonito aunque extraño color anaranjado... y morirse.

Gracias al más que previsible triunfo electoral de Podemos, los españoles vamos a pasar del color morado del cabreo con los gobernantes corruptos al amarillo de la miseria. Para empezar, ya han conseguido ponernos verdes de vergüenza ajena gracias a los asuntillos fiscales de Monedero y la endogamia y nepotismo de Errejón, estos adalides de la pureza que a las primeras de cambio han demostrado tener tan poco respeto por la verdad y la honestidad como los golfos de los partidos tradicionales. Y, lo que es peor, han sido jaleados por sus mesnadas del mismo modo que los simpatizantes del PP miran hacia otro lado en el asunto Bárcenas o los del PSOE con la corrupción institucionalizada en la Junta de Andalucía, encarnada en los imputados Chaves y Griñán.

La terapia de Podemos para solucionar la crisis consiste en lo que denominan "socialismo del siglo XXI", un cóctel de nacionalizaciones para crear "empresas de producción social" y “propiedad del pueblo” (es decir, del Estado) que se diferencian de las capitalistas en que no buscan beneficios sino “repartir el bienestar social”. Para que ello fuera posible haría falta contar con una naturaleza angelical, capaz de dar absolutamente según sus capacidades y recibir solo según las necesidades, sin ningún atisbo de cálculo egoísta ni mezquinos maquiavelismos.

Y, sin embargo, tenemos a Monedero huyendo de los inspectores de Hacienda por quítame allá 130.000 euros en impuestos. O de nuevo Monedero, pero también Errejón, siendo investigados por las universidades donde trabajan por conductas poco éticas y posiblemente delictivas. Además, construyen el Partido siguiendo los parámetros dictatoriales leninistas (en esto son coherentes, claro) tratando de aplastar a la disidencia, manipulando los procesos internos democráticos y pactando con quien haga falta por un puñado de votos. Tratar de sustituir a la "casta" usando los mismos procedimientos de la élite extractiva es como tratar de combatir el vicio llevando la sinvergonzonería a sus últimas consecuencias, al estilo de los dulcinistas medievales, esa herejía cristiana que atacaba a la casta eclesial, papa y cardenales, al tiempo que predicaban la comunidad de bienes, aunque, como explicaba Guillermo de Baskerville (el personaje de Umberto Eco en El nombre de la rosa), confundiendo la aspiración a la igualdad con el resentimiento como talante y la venganza como método. También advertía Guillermo de Baskerville que los simples se adhieren a las herejías como un modo de gritar su desesperación.

Pero no estamos en el siglo XIII y no cabe aducir simpleza ni ignorancia a la hora de votar a una opción política. Del mismo modo que los votantes del PP y del PSOE son cómplices de la corrupción que sus respectivas opciones políticas siguen amparando al defender a Mariano Rajoy o Susana Díaz, el ascenso de Podemos, que desde la nada y con su solo esfuerzo ha llegado a alcanzar las más altas cotas de casta, se basa en un nicho de votantes que optan por la necedad y la inconsciencia que desembocará en el desengaño masivo y la pobreza garantizada. Y vuelta a empezar con el iluminado de turno, el mirlo blanco, con el "Yes, we can", el "podemos" o el "cambio" que ya prometiera Felipe González (que efectivamente cambió su humilde pero honesta carrera ayudando a los trabajadores como abogado laboralista por otra como rutilante y millonario lobbista asesorando a plutócratas).

Tenía Guillermo de Baskerville la teoría de que en realidad los simples no eligen la herejía que quieren, sino que simplemente adoptan la que pasa más cerca de su aldea. Y que mientras existan excluidos del sistema habrá aprovechados que los inciten a la rebelión, usándolos como instrumento y como carne de cañón para sus propios fines políticos. Marine Le Pen, Beppo Grillo, Alexis Tsipras, Nigel Farage, Pablo Iglesias… demagogos populistas a izquierda y derecha. Quo vadis, Europa?

cineypolitica.blogspot.com.es

PARTIDOS
Veloz Podemos
Agapito Maestre Libertad Digital 19 Marzo 2015

No es fácil parar la maquinaria política de Podemos. Su sencillez le permite trabajar permanentemente a pleno rendimiento sin apenas desgaste. Es complicado detener el invento. Podemos mantendrá su electorado. No es poco. ¿Conseguirán mantener sus respectivos electorados el PP, el PSOE e IU? Lo dudo. Podemos tratará por todos los medios a su alcance igualar los dos millones y medio de votos que consiguió el PCE en la mejor época de Carrillo. Los hijos de esos votantes tratarán de imitar a sus padres y, de paso, incorporar a otros nuevos procedentes de una sociedad aún más fragmentada, dispersa y variada que la de los años ochenta. Podemos, le guste o no a la derecha política y a la socialdemocracia, está marcando tendencia. Se ha adelantado a todos. Su invención política, aunque tiene origen en fórmulas oscuras del pasado, es sencilla de entender: por un lado, tienen mejor y mayor capacidad de adaptación a las transformaciones operadas en las llamadas tradicionalmente clases sociales, especialmente en las nuevas clases medias y en un proletariado que se resiste a perder su nombre, y una mejor comprensión de las nuevas de formas de trabajo en las sociedades postindustriales. Y, por otro lado, su capacidad en la toma de decisiones y la rapidez de sus actuaciones son infinitamente superiores al resto de fuerzas políticas existentes en España. Ahí está el secreto de su invención política. Podemos es, sobre todo, una maquinaria electoral tan liviana que se diría etérea. Pero real. Eficaz.

Si comparamos las actuaciones de Podemos con las de otros partidos políticos fundados recientemente, casos de UPyD y Ciudadanos, respecto a la toma de decisiones, salen ganando los de la formación de Iglesias, repárese, por ejemplo, cuánto les ha costado a estos dos últimos negociar su posible colaboración, han necesitado Dios y ayuda para reunirse, e incluso al primero la mala gestión de ese asunto puede llevarle al precipicio electoral. También Ciudadanos debería aprender de Podemos a la hora de adaptarse al terreno y moverse con mayor rapidez. Siguen siendo lentas y demasiado pesadas algunas de sus propuestas electorales, por ejemplo, quieren imponer otra vez el Impuesto de Sucesiones Patrimoniales en la Comunidad de Madrid, a pesar de que su economista de cabecera, Garitano, plúmbeo científico que presentaron felizmente en el Bellas Artes como un accesible divulgador de los secretos de la economía española, propuso hace tiempo eliminarlo.

La agilidad, la levedad, la desenvoltura y, sobre todo, la velocidad son la salvación para estos nuevos partidos. La pesadez, la premiosidad y la lentitud en la adaptación a las nuevas circunstancias están llevando a los partidos clásicos al descalabro. El PP no ha sido capaz ni de provocar una crisis de su propio Gobierno, quemado por todas partes, para intentar levantar el vuelo en las encuestas. El PSOE aún no tiene claro, o peor, la lucha entre dos líderes, le impide saber si el secretario general será o no el candidato a la presidencia del Gobierno. De IU para qué hablar…, ha desaparecido, sí, porque los Llamazares y compañía repetían los mismos esquemas cansinos y torpes de las maquinarias del PP y el PSOE. Por lo tanto, si los nuevos partidos surgidos en España copian la lentitud en la toma de decisiones del PP, PSOE e IU, su deriva electoral está asegurada.

Podemos, sin duda alguna, es el que mejor ha aprendido la lección del fracaso al que nos conducen las pesadas maquinarias electorales de los grandes partidos. Parecen oxidadas, o peor, obsoletas para las llamadas sociedades liquidas, sí, esas sociedades que, como dijera Bauman, les cuesta mantenerse inmóviles y no conservan mucho tiempo su forma. Podemos se mueve mucho mejor que otros partidos en la peligrosa circunstancia española, dicho sea de paso, demasiado lábil y resbaladiza, como toda la política europea. También España forma parte de ese terreno líquido de una Europa que no termina de mostrar su forma definitiva. Los de Podemos, seguramente, no lo sepan, incluso quizá nunca hayan oído su nombre, pero la gente de Podemos hace patinaje, como quería el fino ensayista norteamericano Ralph Waldo Emerson, a gran velocidad; cuando se patina sobre una capa fina de hielo, decía Emerson, la salvación está en la velocidad. Podemos ha adelantado ya a muchos otros partidos, pero todavía los conductores de los partidos sobrepasados se preguntan cómo ha sido. Torpes.

Estamos ante un partido de nuevo cuño, que combina las tácticas clásicas del viejo Partido Comunista de España, el mismo partido que pactó con el franquismo la Transición que tanto alaban algunos, con una ocupación del espacio público político a través de redes sociales y otras iniciativas ciudadanas, que lo disimulan y lo hacen invisible ante los adversarios políticos. Están emboscados, como le gustaba decir y practicar a Ernst Jünger, aparecen y desaparecen a su antojo, especialmente en los medios de comunicación que manejan con mucho más desparpajo que los grandes partidos. El centralismo del partido, la toma de decisiones de unos pocos dirigentes, esos mismos que aparecen abrazados en los mítines, como si fueran la réplica perfecta de las cúpulas del PP y el PSOE, cuando se exhiben en días de domingo, es complementado con unas formas de actuar que se parecen no tanto a la guerra de guerrillas cuanto a la forma de moverse el ser más primario de la creación: la ameba. Ésta se adapta inmediatamente a todo porque carece casi de estructura. Se extiende con la velocidad endiablada de una mancha de aceite. Pero de esto hablamos otro día.

La nueva trampa de la política económica
Juan Laborda www.vozpopuli.com 19 Marzo 2015

La política monetaria ha fracasado, es algo evidente. Apenas ha generado renta, nos ha llenado de nuevas burbujas, ha distorsionado la realidad, y ha favorecido un aumento exponencial de las desigualdades. Cualquiera que supiera un poquito de recesión de balances, y hubiera leído a Richard Koo -por cierto, no se pierdan su último libro “The Scape from Balance Sheet Recession and the QE Trap”-, lo sabía. Cualquiera que hubiese echado una ojeada a la hipótesis de inestabilidad financiera de Hyman Minsky, lo sabía. Cualquiera que siga ahora el análisis de la burbuja de deuda global vía Steve Keen, lo sabe. Cualquiera que hubiera leído el “Minotauro Global” de Yanis Varoufakis lo intuía. Sin embargo, quienes nos dirigen siguen a lo suyo, ganar tiempo, que esto no colapse, que no les estalle a ellos. No dudan en dar más droga al enfermo, que mantenga una sensación de tranquilidad y protección en la ciudadanía, cuando en realidad lo único que genera es un estado de nirvana, una mera ilusión óptica, vía inflación de activos. En definitiva, la enésima huida hacia adelante.

Lo que se discute ahora es como salir de la nueva trampa que nos ha tendido la ortodoxia, la expansión cuantitativa. Y obviamente la clave es qué va a hacer la Reserva Federal de los Estados Unidos. ¡Y pensar que todo ha sido diseñado para no reformar el sistema financiero global, para no reestructurar un sistema bancario occidental insolvente, por no plantear quitas sobre una deuda que no se podrá cobrar! Las auténticas políticas reformistas fueron abandonadas en el baúl de los recuerdos. Todo lo que ellos llaman reformas estructurales no son más que instrumentos destinados a alimentar al Minotauro a costa de la ciudadanía.

La trampa de la Reserva Federal
La Reserva Federal tiene que subir tipos de interés. La broma de la actual burbuja de deuda global ha llegado demasiado lejos. A la crisis de deuda se le ha añadido nuevos montantes globales de deuda. No les quepa ninguna duda que habrá quitas por doquier, aquí y allá. Tal como sostienen Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff, economistas profundamente ortodoxos, en “Financial and Sovereign Debt Crises: Some Lessons Learned and Those Forgotten”, “… Las causas que han originado la actual crisis económica no solo no se han corregido sino que han empeorado. Los niveles extremos de deuda implican quiebras al estilo de los años 30. … La carga de la deuda en los países desarrollados se ha convertido en un evento extremo utilizando cualquier medida histórica y requerirán una ola de condonaciones de deuda, negociadas o no”.

Sin embargo, la debilidad intrínseca de la economía global, y especialmente de la estadounidense -vean por ejemplo, las previsiones del PIB de la Reserva Federal de Atalanta o el indicador Auroba-Diebold-Scotti de la Reserva Federal de Philadelphia-, fruto de las distorsiones monetarias, constituye la actual contradicción. Hay que subir tipos de interés, hay que empezar a retirar las enormes fuentes de liquidez generadas por la expansión cuantitativa y que se han dirigido mayoritariamente a la pura y dura especulación. Hay que parar ya la burbuja de la deuda, que ha ido demasiado lejos, justo en el momento exacto en el que la economía estadounidense da muestras de agotamiento. No queda claro, por lo tanto, si la FED al final se va a resistir a la tentación de aplazar la subida de tipos de interés, dado que lo que observamos es un paisaje de deterioro económico notorio.

Aun así, la medida más importante que la FED debe tomar en los siguientes meses es plantearse como reduce paulatinamente el tamaño de su balance. Debería al menos disminuir la magnitud del mismo en alrededor de 1,5 billones dólares, más que nuestro PIB, antes de que dicha contracción tuviera efecto alguno en el nivel de los tipos de interés a corto plazo. El único efecto de mantener el tamaño del balance de la FED en las cifras actuales es favorecer la búsqueda de activos de riesgo por parte de los inversores a sabiendas de que dichas inversiones generaran pérdidas netas de capital en cualquier escenario razonable.

La psicología, estúpidos
¿Por qué los políticos sobreestiman los efectos económicos reales de la política monetaria, mientras subestiman sus efectos en la distorsión de los mercados financieros? Muy sencillo, porque las predicciones intuitivas son casi completamente insensibles a la calidad de la predicción real de la evidencia. El psicólogo y premio Nobel Daniel Kahneman describe la forma en que estas intuiciones dan lugar a predicciones inexactas. La memoria asociativa construye rápidamente una historia que une la evidencia a lo que sea para ser predicha. Así, por ejemplo, la historia más probable es que la relajación de la política impulse la actividad económica, mientras que la política monetaria restrictiva la retraiga. El problema aquí es que la calidad de la evidencia - la fuerza de la correlación - no se tiene en cuenta.

En realidad, la subida de tipos de interés a corto plazo no tendrá ningún impacto material en la economía, pero determinados factores no monetarios sí, y estos factores no monetarios se están deteriorando rápidamente. Y es aquí donde políticos e inversores no están preparados para lo que va a venir. Frente a lo que se asume por estos lares, la combinación de la ampliación de los diferenciales de crédito, el deterioro de la dinámica interna de los mercados financieros, la caída del precio de las materias primas, y el colapso de los tipos de interés de la deuda soberna sigue siendo más consistente con una desaceleración abrupta de la actividad económica mundial. Una nueva burbuja, una nueva trampa, más dolor, más sacrificio, y todo por no hacer lo debido, por mantener la riqueza de unos pocos.

El sorprendente caso de UPyD
Manuel Muela www.vozpopuli.com 19 Marzo 2015

Las elecciones europeas de mayo de 2014 encendieron la mecha del cambio y alteraron profundamente los esquemas del sistema de partidos español. Desde entonces, los encuestadores y sociólogos caminan a ciegas y nadie parece en condiciones de aventurar el futuro político de la nación. Y es en ese contexto en el que llama la atención el aparente ocaso de UPyD, partido que nació con la aspiración de convertirse en el motor del cambio político y de la higiene pública y que ahora parece una víctima más del desdén ciudadano hacia el statu quo. Sus magros resultados en mayo de 2014 y su escasa relevancia en las encuestas parecen injustos si se considera que éste es el único partido que hace dos años, en febrero de 2013, publicó el Manifiesto por la Regeneración de la Democracia y la Refundación del Estado, que comenté en su día, en el que certificó la existencia de la crisis constitucional, abogando por la apertura de un periodo constituyente. Nadie lo ha expresado como lo hicieron ellos, mucho menos los que ahora, como Podemos y Ciudadanos, parecen favorecidos por las encuestas. Eso lleva a pensar si en nuestro país son más rentables la liviandad y los eslóganes que el trabajo y el esfuerzo de aquellos que, con poco ruido, han procurado diagnosticar la enfermedad que nos aqueja para aportar algunas soluciones.

UPyD se anticipó a la crisis constitucional
Cuando nació UPyD, con su discurso laico, progresista y crítico con el nacionalismo, todavía se vivía en la burbuja y casi nadie imaginaba el temporal que se avecinaba: la preocupación por la calidad democrática no estaba en el frontispicio de las inquietudes de los españoles y los nacionalismos catalán y vasco, aunque éste último estuviera contaminado con la violencia, todavía se enmarcaban en el cuadro de la normalidad institucional. No obstante, ese nuevo partido despertó interés y algún eco entre quienes echaban en falta una alternativa de progreso, a la vista del deterioro institucional y político que determinados sectores de la sociedad española empezaban a diagnosticar como causas fundamentales de una previsible crisis constitucional. Esa preocupación era de una dimensión limitada, no hay que engañarse, pero tenía la virtud de anticiparse a lo que después ha sucedido.

En el caso de UPyD parecía que su pretensión inicial era hacerse con un electorado urbano, exigente y un tanto rupturista, que ayudara a conformar el núcleo duro de un nuevo proyecto nacional. Recuerdo cómo en aquellos momentos fundacionales hubo artículos de personas significadas que hablaban de ese nuevo partido como el aglutinante de lo que había sido en su día el republicanismo burgués de izquierdas, situado en el centro de la balanza integrada por el socialismo y la derecha conservadora. A UPyD le correspondería, pues, ser la alternativa ordenada y radical a un sistema que presentaba grietas que a lo largo de éstos años se han convertido en abismales: la crisis institucional ha supuesto que la política sea componente decisivo de nuestros graves problemas económicos y, por su parte, el nacionalismo ha lanzado su órdago independentista para terminar de quebrar al Estado.

Como todo movimiento que nace para intentar transformar la sociedad y el Estado, UPyD tenía anclajes intelectuales y urbanos, que suelen ser siempre los instrumentos para expandir los mensajes al resto de la sociedad. Además de eso en la sociedad mediática en que vivimos han aumentado las exigencias de la comunicación y resulta ineludible elaborar discursos sencillos y un tanto efectistas capaces de llegar al máximo de electores. Por tanto, no basta tener un proyecto, hay que poder y saber venderlo. Y me temo que, en ese aspecto, los responsables de UPyD se han preocupado en demasía de no aparecer como elementos discordantes de lo políticamente correcto, cuando precisamente ellos, con un plan serio a sus espaldas, se lo podían permitir.

Desde mi punto de vista, su voto favorable a ley de abdicación, que les situó al lado de los desacreditados partidos dinásticos, no creo que les reportara crédito ante sus potenciales electores y su apoyo gratuito a Rajoy, en vísperas de la consulta catalana del pasado noviembre, con los resultados de todos conocidos, tampoco. El presidente del Consejo de Ministro ha seguido ninguneando a Rosa Díez hasta rayar en la descortesía parlamentaria. Y por último, conviene reconocer que no se han distinguido por manifestar su opinión crítica acerca de las políticas europeas que están resultando tan dañinas socialmente en un país rescatado como el nuestro.

La falta de imagen y de liderazgo esteriliza el esfuerzo
Quizá por eso y por el vacío mediático innegable, las valiosas mercancías programáticas de UPyD han resbalado sin pena ni gloria por la piel adusta y castigada de una sociedad que no ha conseguido identificar a ese partido con la ruptura del statu quo, a pesar de que parte de sus proyectos caminan en esa dirección. Por tanto, cabe pensar que, si el producto no se vende, es que ha habido fallos de imagen y de mensaje político claro y contundente. Vamos, que hay déficit de liderazgo, sobre el que, probablemente, tendrán que reflexionar, teniendo en cuenta que ellos, y sólo ellos, tienen en su activo haber logrado llevar a los tribunales de justicia a los presuntos responsables de uno de los mayores escándalos financieros de España y, recientemente, haber llevado al Congreso de los Diputados, por boca de su diputada Irene Lozano, un caso de atropello a los derechos de una oficial de las Fuerzas Armadas. Son dos perlas que ningún otro grupo parlamentario puede exhibir.

La política española nos está deparando un espectáculo entre frívolo y caricaturesco, que no se corresponde con los graves problemas que tenemos: aparecen partidos o movimientos subidos a lomos del descontento con mensajes altisonantes, y de momento vacuos, junto con otros que parecen la verdadera nada entre dos platos, sobre los que, según las encuestas, muchos españoles beben los vientos para manifestar su desprecio a los instalados, cuyas obras completas son conocidas. Evidentemente, nada sólido y constructivo va a salir de ahí, porque, insisto, los problemas de España trascienden al gatuperio que se está ofreciendo, cuya muestra primera puede aparecer en Andalucía con loor de los artífices de su subdesarrollo.

El ocaso aparente de UPyD es sin duda responsabilidad de sus dirigentes que no han sabido vender un producto bastante elaborado y unos logros parlamentarios y judiciales significados. Ellos verán cómo renacer de esas cenizas que aventuran los augures. A mi juicio, se enfrentan a la última oportunidad antes de que los procesos electorales que vienen les puedan situar en mínimos. Sería injusto, teniendo en cuenta que la revuelta política española está falta de proyectos y de seriedad y no parece que vaya a superar su estado lamentable con el hermanamiento anunciado de los viejos partidos decrépitos y de sus livianas marcas blancas. Nunca como ahora es tan verdad que el futuro no está escrito.

Tres ideas (erróneas) de Europa
Jorge Galindo www.vozpopuli.com 19 Marzo 2015

Supongo que los lectores lo habrán notado: ya apenas nadie defiende a la Unión Europea. Para ser justos, es normal. A un político, a un medio o a un comentarista determinado le puede salir muy caro en términos de imagen pública ponerse a loar algo que ha sido vilipendiado por todos los demás desde, más o menos, mayo de 2010. La tentación de echar las culpas a un ente extrañamente ajeno, lejano es demasiado grande como para que, en esta era de votos medidos al milímetro y terror a tomar riesgos políticos, nadie se atreva a hablar a los ciudadanos de sacrificios a corto plazo y proyectos a largo plazo. Paradójicamente, cuando se pone contra las cuerdas a casi cualquiera de los críticos o escépticos con la construcción europea, la frase "cualquier solución pasa por Europa" se convierte en lugar común. Así, las élites admiten de manera implícita que están haciéndose trampas a sí mismas y a los votantes. Emplean para ello estrategias distintas (pero muchas veces complementarias) que se resumen en tres burdas caricaturas de Europa.

La Europa de los mercados
Es ésta una idea ampliamente difundida en los países deudores de la presente crisis. Con la Troika como epítome, se supone que los designios europeístas están controlados por oscuros intereses financieros que poco o nada tienen que ver con lo que necesitan los ciudadanos y mucho con lo que desean los especuladores.

Esta visión es insostenible en cuanto se observa que el mayor interés, el deseo último de la inmensa mayoría de inversores es de estabilidad y ausencia de incertidumbre. Precisamente las dos cosas que la Eurozona no parece capaz de proporcionar hoy día. Por otro lado, ninguno de los que defienden esta idea (normalmente desde posiciones extremadas a la izquierda) es capaz de exponer los mecanismos específicos según los cuales estos supuestos poderes en la sombra están actuando para condicionar las decisiones de la Troika más allá de esporádicas referencias a personas que han ocupado cargos tanto en el sector público como en el privado. Más aún: el mismo argumento pierde de vista que en realidad la parte europea de la Troika no tiene capacidad decisoria alguna, sino que se ciñe a ejecutar el mandato de los Estados que forman el proyecto europeo. Para ser justos, en una versión más avanzada de la idea la culpa se desplaza hacia Alemania, lo cual permite esquivar este fallo fundamental. Aunque deja al descubierto otros muchos.

La Europa de Alemania
En este caso es, se supone, el país acreedor por excelencia quien impone sus condiciones (junto con otras naciones del norte) a los pobres deudores indefensos. Cabe empezar diciendo que esto no es, en esencia, falso. El diseño europeo actual es tal que las decisiones fundamentales se toman en negociación inter-gubernamental (salvo en política monetaria, competencia y algún otro aspecto). En tanto que los países acreedores no tienen instrumento institucional ni razones para creerse promesa alguna de reformas estructurales y consolidación fiscal desde el Sur a no ser que la impongan de manera draconiana, un acuerdo más relajado es imposible. Los deudores, por su parte, no disponen de la fuerza ni de la capacidad para organizar un bloque conjunto e imponer sus condiciones. Entre otras cosas, y esto es capital, porque cualquier amenaza extrema del tipo abandonar el euro no es creíble bajo ningún concepto.

Muchos de quienes defienden la idea de que esta Europa es la de Alemania también apoyan una negociación agresiva para reorganizar la solución a la presente crisis. Añoran incluso, a qué negarlo, los tiempos en que los países del sur disponían de su propia divisa que podían devaluar a placer cuando la situación lo requería. Es ésta una nostalgia curiosa, pues se echa de menos un instrumento obviamente sub-óptimo (por todos los problemas que trae consigo) y se ignoran todos los beneficios que el renunciar a él nos han traído (no sé, una década de bienestar sin precedentes, por ejemplo). Y se trata de una estrategia suicida mientras el coste de mantenerse dentro del euro sea inferior al de salir. Esto es lo que no la hace creíble, y por tanto, como estamos viendo en la negociación actual entre Grecia y Alemania, solo levanta las iras de los acreedores. Con esto no quiero decir que haya que plegarse a la situación actual, obviamente nociva por desequilibrada. Pero desde luego amenazar con volar un edificio por los aires cuando tu vecino tiene una cabina blindada y tú probablemente quedarás deshecho en mil pedazos no parece la mejor de las tácticas.

La Europa de los burócratas
Yendo ahora a un extremo distinto, no son pocas las personas que entienden la UE como una separación entre un montón de burócratas preocupados por sí mismos y un grupo heterogéneo de comunidades nacionales dinámicas que se encuentran atrapadas por la camisa de fuerza impuesta desde Bruselas. Resulta una idea llamativa, cuanto menos, en tanto que si alguien ha favorecido precisamente el dinamismo entre dichas comunidades (el mercado único, la desregulación de mercados antes cautivos, la eliminación de muchos privilegios para ciertos sectores y actores económicos, ¡incluso las becas Erasmus!) ha sido la supuestamente inoperante burocracia europea. La transferencia de competencias desde el nivel estatal al europeo ha sido y es lenta, tediosa. Pero en casi cada área en que se ha producido el resultado ha sido precisamente el de favorecer la homogeneidad, la convergencia y, desde luego, reducir la captura de rentas. Podemos discutir si nos parece bien hacia dónde convergemos, si queremos una Europa de corte más social al estilo nórdico o si nos conformamos con una de tipo liberal anglosajón. Pero de lo que me parece que no hay duda alguna es de que las fuerzas en contra de la convergencia, de la eliminación de privilegios adquiridos y a favor de la integración vienen de Bruselas, de los (pocos) puntos donde las naciones han cedido. La muestra más clara hoy por hoy es quizás el Banco Central Europeo y su actitud frente a la presente crisis, siendo la única institución que intenta preservar una suerte de equilibrio entre estímulo (monetario) y reformas estructurales por el lado de la oferta. El nuevo Presidente de la Comisión, Juncker, también ha tomado una ruta similar.

Pero, es cierto, resulta profundamente paradójico, así como completamente inadecuado, que sean los burócratas quienes están preservando Europa. Es éste un proyecto esencialmente basado en las decisiones de gobiernos representativos de los deseos de sus ciudadanos. Y son ellos los únicos que pueden llevarlo a buen puerto.

...o la Europa de nadie
La Europa de hoy no es de nadie, en realidad, porque nadie la quiere del todo. En los países acreedores uno se encuentra con un reflejo adaptado de las tres ideas erróneas arriba enunciadas y alimentado por los políticos y analistas locales: la UE es un instrumento para que ciudadanos y países enteros se endeuden a su costa, con la burocracia como mecanismo necesario para llevar adelante la injusta transacción. El resultado es el creciente apoyo a propuestas nacionalistas que observamos a un lado y al otro de los Alpes, ilustrando un lento pero (por el momento) inexorable choque de trenes que tiene a los conservadores alemanes y a Syriza como maquinistas no dispuestos a ser realistas, a modificar su curso.

Es imprescindible pasar de una visión segmentada sobre Europa, que genera y favorece todas las ideas erróneas mentadas, a otra de carácter caleidoscópico, que permita entender las diferentes perspectivas de los ciudadanos de uno y otro país, de una y otra clase social. Es también necesario recordar cómo llegamos hasta aquí, por qué lo hicimos y los muchos beneficios que ello nos ha traído en las últimas décadas. Si no, el proyecto europeo seguirá huérfano. Pero sobre todo debemos asumir que, efectivamente, cualquier solución "pasa por Europa". Pero este debe ser el principio de cualquier discurso político serio, y no el final obligado por un sentido de responsabilidad que, afortunadamente, aún no se ha diluido del todo en el mar de incertidumbre en que nos hemos metido.

¿Hace falta oficializar las lenguas regionales?
Marita Rodríguez. Cronica Global 19 Marzo 2015

La propuesta de que España extienda la oficialidad del catalán, gallego y vascuence a todo el territorio parte fundamentalmente de un pequeño sector de intelectuales catalanes. A mi juicio, entraña no pocos problemas y no arregla lo que sus impulsores dicen pretender.

Desde luego están alarmados por el desprecio de la Generalidad y demás instituciones de Cataluña hacia el castellano, lengua de la mayoría de sus ciudadanos. Estas personas, aun admitiendo que desde las Instituciones centrales del Estado hay un mayor respeto y reconocimiento hacia las mencionadas lenguas cooficiales (en sus respectivos territorios) que el que muestran las Instituciones Autonómicas bilingües hacia el castellano, valoran que no es suficiente. Que si España, institucionalmente hablando, tratara a esas lenguas como al castellano, muchos catalanes –que sienten que su lengua no es valorada en el resto de España– se sentirían más vinculados hacia el castellano y más dispuestos a utilizarlo como lengua vehicular en la enseñanza y en la vida pública catalana.

Personalmente, creo que los responsables de la negación –de facto– del castellano como lengua oficial no están por la labor. El proceso gradual de imposición del catalán para convertirlo en lengua única de Cataluña, que se inició hace más de tres décadas, ha ido claramente encaminado hacia la identificación de ésta con una nación distinta de la española y hacia el refuerzo de esa falacia de que a toda nación le corresponde un Estado. Por tanto, para estos ingenieros sociales, la sustitución lingüística de los castellanohablantes es imprescindible. Por eso, educan en el odio a España y a todo lo español, principalmente la lengua.

En su horizonte, no parece haber estado nunca una negociación del tipo: si el catalán se convierte en lengua oficial en el resto de España, nosotros respetaremos la oficialidad del español en Cataluña.

El establecimiento de este paralelismo es perverso.

Vamos a aclarar algunas cuestiones esenciales.

Técnicamente, se considera lengua propia de un territorio la que corresponde a un grupo de lengua materna estable y numéricamente considerable. Este es el caso del castellano o español en todas las CCAA. De manera que, aunque no figure en los distintos Estatutos de Autonomía, es tan lengua propia como la que más, y su oficialidad está plenamente justificada; no es fruto de ninguna imposición.

No se puede obviar la cuestión numérica a la hora de determinar qué lenguas deben ser oficiales. No es de recibo que el Sr. Artur Mas, interpelado por la ausencia del castellano como lengua docente en Cataluña, dijera que el que quisiera educación en castellano que se montara una escuela y se la pagara como hacen los japoneses en Cataluña, para acabar comparando el español con el urdú. Esto es sencillamente impresentable e inaceptable. Los servicios que nos proporcionan –o los que nos sustraen, como es la educación y la información en la lengua mayoritaria– estos gestores de lo público, los pagamos todos los contribuyentes. Si hubiera una cuota destinada a complacer lingüísticamente a los ciudadanos de Cataluña, según la lengua de preferencia y sin que pudiéramos hablar de discriminación, el castellano se llevaría mayor presupuesto que el catalán; de la misma manera que éste gozaría de uno mayor que el aranés. Así ocurre hasta con la investigación de enfermedades. Las que afectan a grandes porcentajes de la población cuentan con mayores inversiones de capital que las denominadas “raras”. Y no es que no haya que hacer esfuerzos para no dejar a los afectados de las mismas abandonados a su suerte, pero tampoco sería razonable destinar todo el presupuesto para ellas.

La cooficialidad compromete a las Instituciones; no al ciudadano particular. Significa igualdad de derechos de los hablantes de una y otra lengua de cara a las Administraciones de ámbito autonómico y local. Eso quiere decir que es el ciudadano el que, sin dar explicaciones sobre sus preferencias, escoge lengua en sus relaciones con la Administración y ésta se pone a su servicio. Jurídicamente, no hay más.

Pero aquí, es obvio que la oficialidad del español se ha quedado en el papel, como ha ocurrido también con el aranés. El Parlamento autonómico, con una ridícula puesta en escena, la convirtió en lengua oficial en toda Cataluña, contra toda lógica porque su número de hablantes es menor que el de gallego, y la mayoría concentrado en el Valle de Arán. Desde luego, parece que se hizo como un instrumento de presión; como dejando muy claro lo estupendos que somos que, a pesar de ser una lengua con un porcentaje de hablantes en Cataluña semejante al de hablantes de catalán dentro del conjunto español, nosotros no escatimamos. ¿En qué se ha traducido esto? Lo mismo que con el castellano, ¡en nada! La Administración tampoco ofrece servicio en esa lengua. Cuando solicitas un formulario o un folleto de información del tipo que sea, te dicen que no los tienen más que en catalán. La verdad es que, fuera del territorio donde el número de hablantes así lo aconseja, no tiene sentido que dispongan de todo los documentos que generan los distintos entes públicos de Cataluña en aranés. Pero en esta Autonomía, los gestos salen muy baratos.

Es fácilmente constatable, sin demagogias de por medio, que en general, los derechos lingüísticos de los hablantes de las lenguas regionales están mucho más protegidos que los de los hablantes de español, tanto por parte de los Gobiernos Autonómicos como por parte del Central. Todo lo que viene a Cataluña de la Administración Central del Estado, viene bilingüe. Por contraste, lo que depende de la Generalidad y de los Ayuntamientos es pertinazmente monolingüe. No vale salir por la tangente y justificarlo, por ejemplo, con que el catalanohablante no tiene la misma oferta de cine que los castellanohablantes, intentando descaradamente confundir dos ámbitos bien diferenciados como son el público y el privado. O sea, que sí hace falta una Ley de Lenguas que deje bien claro que el principio de igualdad de los ciudadanos está por encima de la supuesta obligación de hacer crecer el número de hablantes de las lenguas minoritarias a expensas de los hablantes de la lengua mayoritaria. Lo sensato sería ofrecer en las CCAA bilingües toda la información en ambas lenguas y, en educación, las famosas tres líneas de Vascongadas –pero ¡ojo!, sin trampas. Así, el victimismo no tendría cabida ni entre profesores ni entre alumnos.

Consideremos, por un momento, que a las llamadas lenguas cooficiales de las distintas CCAA se les concediera el estatus de oficiales en toda España. Jurídicamente, querría decir que cualquier ciudadano habría de ser atendido en la lengua de su elección en todo el territorio español. O sea, en Cataluña o en Baleares, se podría solicitar ser atendidos en vascuence o en gallego; en Vascongadas, en gallego o en catalán; en Galicia, en catalán, vascuence o aranés; en Ceuta, en catalán, gallego, vascuence o aranés. ¡Los pitotes que los nacionalistas montarían a diario!

No cuesta imaginar los viajes organizados y subvencionados de fanáticos de aquí y de allá que van –supongamos– a un centro sanitario de Jerez de la Frontera a pedir folletos en catalán, gallego o vascuence. Ellos sí que harían valer sus derechos y colapsar los juzgados con sus denuncias por discriminación lingüística.

Hay que ser un poco serios. Disponemos de una lengua bastante común como para equipararlas a todas. Otra cosa es que en ocasiones solemnes se digan algunas palabras en todos los idiomas, o que sin ser oficial, se procuren ciertos servicios en otra lengua distinta a la común. Por ejemplo, si en Madrid hubiera un número equivalente de alumnos al de un aula normal que quisieran ser educados en catalán o en gallego, no estaría mal complacerlos, porque no supondría una inversión económica especial.

Incluso si me apuran, a riesgo de ser tildada de enemiga de las lenguas cooficiales, hasta el uso restrictivo de las otras lenguas de España en el Senado, con traductores simultáneos, me parece un despilfarro y un sinsentido. Dentro, todos con pinganillos; a renglón seguido, en cuanto salen por la puerta de la Cámara, todos hablando en español. ¿Es que no hay mejores maneras de utilizar los recursos públicos?

Nuestros representantes se olvidan no solo de su deber de cumplir y hacer cumplir la leyes y las sentencias de los distintos Tribunales de justicia, sino del de procurar servir al ciudadano sin perjudicar a terceros. En este tema, a mí me aclaró muchas dudas un artículo memorable que Jesús Mosterín publicó en El País el 3 de abril de 1996, en el que apostaba por un Estado más parecido a un hotel que a una Iglesia. El primero –decía– está al servicio de sus clientes, y toma nota de sus preferencias (lingüísticas, gastronómicas, deportivas o de cualquier otra índole) e intenta satisfacerlas lo mejor posible. Una Iglesia tiene su propia doctrina que predicar, sus propios valores culturales que imponer. Las eventuales preferencias discrepantes de los (siempre pecadores) feligreses han de someterse y adaptarse a las de la (siempre santa) Iglesia. En cuestiones culturales, los Estados están a medio camino entre los hoteles y las Iglesias. Cuanto más liberales y respetuosos son con los derechos y libertades de sus ciudadanos, tanto más se parecen a los hoteles. Cuanto más totalitarios, ideologizados o nacionalistas, más se parecen a las Iglesias. En el Estado-hotel el ciudadano es rey, el cliente siempre tiene razón y los políticos son meros administradores y camareros a su servicio.

La constitución y el sentido común
Nota del Editor 19 Marzo 2015

La constitución española establece el deber de conocer el español y no establece deber de conocer lengua regional alguna. Que el TC haya cambiado la constitución en contra de su letra y espíritu no implica que se deba aceptar su modificación, tal tribunal ha quedado claramente desacreditado en numerosas ocasiones y debería desaparecer.

Como consecuencia del deber de conocer el español, cualquier cesión a la imposición de las lenguas regionales es un disparate que va claramente en contra de España y de los españoles.

Que algunas administraciones atiendan en lengua regional es un disparate social y económico. Pretender que cuando haya alumnos suficientes para llenar un aula normal se les enseñe en su lengua regional es un disparate social y económico: profesores con lengua regional, patio separado por lengua, libros en lengua regional, exámenes generales en lengua regional.

Apreciada Marita, en España sobran las normas sobre lenguas regionales, el sentido común debería primar y todos deberíamos comunicarnos en español. Si además nos metemos en el charco de las lenguas maternas, en las escuelas públicas hay suficientes idiomas, importantes y menos, como para que la torre de Babel sea, en comparación, un granito de arena.

Nueva carnicería islamista
EDITORIAL Libertad Digital 19 Marzo 2015

De auténtica carnicería puede calificarse el ataque terrorista registrado este miércoles en Túnez, en el complejo en el que se encuentran el Parlamento y el Museo del Bardo: al menos 22 personas han muerto –entre ellas 20 turistas extranjeros, dos de ellos españoles– y otras 24 han resultado heridas.

Los sucesos se iniciaron a primera hora de la mañana cuando los terroristas, vestidos con uniformes militares y portando kalashnikovs, trataron de asaltar la sede del Parlamento; tras un tiroteo, se refugiaron en el vecino Museo del Bardo, donde tomaron varios rehenes. Según relataron varios testigos, los asaltantes salieron de la mezquita que hay entre el edificio de la Asamblea y el museo y dispararon a un autobús de turistas antes de tomar una serie de rehenes y atrincherarse en una zona del Legislativo que comparte muro con el museo.

Hoy la matanza ha sido en Túnez. Hace unos meses fue en París. Hace poco más de una semana la Policía detenía en Ceuta a dos islamistas que estaban preparados para atentar en España. Hace cinco días eran apresados ocho yihadistas y se practicaron registros de Barcelona, Gerona, Ciudad Real y Ávila.

Bien está que los máximos representantes de la UE hayan prometido "movilizar todos sus instrumentos para apoyar a Túnez", como bien está que el Gobierno español haya anunciado el envío al país norteafricano de policías y expertos en lucha antiterrorista. Sin embargo, lo primero que debe hacer Europa es concienciarse de que el integrismo islámico nos ha declarado la guerra. Y que nos la ha declarado tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Ignorando su existencia no podemos escapar de ella, y mucho menos ganarla. Hay que librarla en todos los frentes, tanto en el militar como en el policial y en el ideológico. Debemos atender no sólo a lo que los integristas islámicos hacen, también a lo que predican.

En este sentido, no se puede seguir ignorando que estos ataques terroristas tienen motivaciones religiosas. Ninguna religión, como ninguna ideología laica, debe tener patente para predicar contra la vida y la libertad –incluida la religiosa– de los individuos. Los terroristas islámicos han asesinado en Túnez a polacos, italianos, alemanes, españoles, como también a tunecinos. Quienes hacen tan criminal como literal interpretación del Corán sólo ven en sus víctimas a infieles, apóstatas o herejes.

Como venía a decir Karl Popper, la tolerancia se destruye si se brinda a los intolerantes. Esta es la primera lección y la primera batalla que se ha de librar para hacer frente a quienes nos han declarado la guerra invocando a Alá.

La democracia en Túnez es un dique para contener el islamismo
EDITORIAL El Mundo 19 Marzo 2015

EL TERRORISMO islamista golpeó ayer con dureza la mayor esperanza de que la democracia arraigue en alguno de los países árabes que han vivido procesos de insurrección ciudadana en los últimos años. El atentado que dejó en Túnez 24 muertos, entre ellos dos españoles, es el más grave que padece desde que fue derrocada la dictadura de Ben Ali, en 2011, y pone de relieve hasta qué punto es frágil el proceso de transición, que en diciembre pasado alcanzó un hito con la elección del candidato laico en los comicios presidenciales. Hasta ahora, el islamismo radical se mantenía desunido en pequeñas facciones, localizadas en la frontera con Argelia y fácilmente controlables. Sin embargo, el vacío de poder en la vecina Libia, donde reina la anarquía, facilita un pasillo de impunidad desde el que los grupos yihadistas pueden proveerse de armas y alcanzar el objetivo de atacar el único estado del norte de África en el que seguía florenciendo la primavera árabe y que representa, por esa razón, un símbolo con el que los terroristas quieren acabar. La amenaza no se detiene y el riesgo de que termine desestabilizando toda la zona es cada vez mayor, con lo que ese peligro representa para el control del Mediterráneo y, en general, para Europa.

Los islamistas dispararon además donde más le duele a Túnez: en el turismo, una de las principales fuentes de ingresos del país, cuyas riquezas naturales son modestas en comparación con su entorno. De los 24 fallecidos, veinte eran visitantes extranjeros. Según el relato de los testigos, al menos tres yihadistas vestidos con uniformes militares fueron repelidos cuando se dirigían a asaltar el Parlamento. En su huida, ametrallaron un autobús con turistas antes de atrincherarse con rehenes en el Museo del Bardo.

Sólo hace dos meses que el presidente norteamericano, Barack Obama, volvió a subrayar el valor que tiene Túnez como aliado estratégico. Quizá sea el momento de que reconsidere la política de acuerdos que limita a Siria e Irak la intervención militar de EEUU para detener al Estado Islámico y a Al Qaeda y sus múltiples grupos satélite. Poner coto al avispero que hoy constituye Libia tendría que ser objetivo prioritario, aunque el liderazgo de una hipotética actuación militar deba corresponder a Europa. España puede contribuir con la cesión de Morón, que los Marines han solicitado que se convierta en su base permanente para el norte de África, auténtica frontera adelantada de nuestro país. El Ejército español ya lidera desde noviembre la misión internacional en Mali y en el Sahel.

Miles de tunecinos han viajado a Libia, Mali o Siria para engrosar las filas terroristas. Es, de hecho, una de las nacionalidades con más terroristas en el Estado Islámico, que cuenta conque esos militantes, a su regreso a Túnez, trabajen para que sea el siguiente paso de su expansión por África. Hay que pararlos. La democracia no puede descarrilar en Túnez cuando estaba echando raíces. La comunidad internacional debe ser consciente de la importancia de que los países árabes lo contemplen como un referente de libertades y un ejemplo de pluralismo político y religioso. Sólo así podrá convertirse en el dique que Europa necesita para contener el islamismo.

Yihadismo y miseria
ALEIX VIDAL-QUADRAS www.gaceta.es 19 Marzo 2015

En los numerosos estudios existentes sobre el fundamentalismo islámico, se ha puesto la atención en diferentes aspectos de este fenómeno regresivo y letal, que acaba de provocar una nueva matanza en Túnez. Los elementos religiosos, psicológicos, culturales, financieros y geopolíticos han sido ampliamente analizados, pero no se ha entrado demasiado a fondo en la vertiente económica del modelo de sociedad diseñado por los fanáticos que pugnan por imponer en todo el mundo musulmán una versión integrista y violenta del Corán. La tragedia recientemente acaecida en el Parlamento tunecino y en el adyacente museo del Bardo, junto con otras similares en Egipto, Jordania o Marruecos, nos indica claramente en qué dirección se mueven en el campo económico los ideólogos de la sharia a machamartillo.

Los ataques a visitantes occidentales que acuden a países musulmanes atraídos por sus riquezas artísticas o por la belleza de sus paisajes tienen una intención evidente: debilitar la industria turística de estas zonas cortando así el crecimiento, el aporte de divisas y la actividad hotelera y comercial. En determinados puntos del mundo islámico, el turismo ofrece un enorme potencial por el interés que despierta su patrimonio monumental, arquitectónico, museístico o natural y estos atentados resultan eficazmente disuasorios, con lo que se incrementa la pobreza y la frustración de sus habitantes. Una población sumida en la escasez y carente de expectativas se aleja de la modernidad y es más susceptible de entregarse a la visión totalitaria de Al Qaeda, el Estado Islámico, los Hermanos Musulmanes o la teocracia iraní. La destrucción de obras de arte o de vestigios arqueológicos también obedece al propósito de cortar el flujo turístico.

El esquema económico o, si se quiere, el modelo productivo del fundamentalismo islámico es, al igual que el conjunto de su concepción antropológica o moral, de un arcaísmo inaudito. Para los impulsores de la comunidad musulmana universal regida por la aplicación literal y parcial de su libro sagrado, conceptos tales como libre mercado, competitividad o innovación tecnológica son completamente ajenos a sus planteamientos. Su idea de la economía es estática y se basa en el tipo de relaciones comerciales o de sistemas de producción existentes en la Arabia del siglo VII, es decir, autarquía, depredación mediante guerras de conquista, apartamiento total de la mitad de la gente -las mujeres- del mercado de trabajo, trueque y condena del crédito como motor de la inversión. En otras palabras, el regreso a la alta Edad Media, como si la revolución industrial o la globalización comercial no hubiesen tenido lugar.

El método favorito de los fundamentalistas islámicos de propagar y afirmar sus valores sangrientos y sus reglas de conducta opresivas y atroces es el terror apoyado en la violencia extrema, clima social absolutamente incompatible con la estabilidad, la previsibilidad y la seguridad física y jurídica indispensables para la creación de riqueza y de progreso. Por tanto, en el califato ideal con el que sueñan estos asesinos en serie que dicen inspirarse en el Profeta, sus súbditos no sólo vivirían despojados de cualquier asomo de libertad o de respeto a sus derechos humanos, sino sometidos, tal como se puede observar hoy en las áreas geográficas que dominan, a la la más terrible de las miserias.

TERRORISMO
La primavera árabe y el invierno islámico
Pablo Planas Libertad Digital 19 Marzo 2015

No todo el mundo tiene la fe necesaria para ser copto en Egipto, ni la gracia de un dibujante de cómics francés, pero de lo que no cabe ninguna duda es de que en Occidente todos somos o hemos sido turistas. El último atentado en Túnez pone el acento en que no hace falta ser cristiano en el lugar equivocado, dibujar caricaturas de Mahoma o dedicarse a informar en Siria, como los reporteros Javier Espinosa y Marc Marginedas, para convertirse en un enemigo de Alá.

Se podrá discutir sobre qué tipo de respuesta armada se puede dar al terrorismo, pero es indiscutible que los yihadistas, como los demás terroristas, no se avienen al diálogo, sea de civilizaciones, interreligioso o político. El terrorismo sólo tiene consecuencias y sólo tiene una respuesta, la policial si se da en la escala local y la policial y militar si es global. ¿O es que la ETA dejó de matar antes de verse carcomida, infilitrada y reducida por la Policía, la Guardia Civil y el CNI?

En el caso del terrorismo islámico sucede lo mismo, y no es previsible ni sería sensato que John Forbes Kerry se sentara a parlamentar con el cabecilla de Boko Haram, el imán del Estado Islámico o el que se haya quedado al frente de Al Qaeda después del ajusticiamiento de Ben Laden, salvo si de lo que se trata es de que elijan entre la cadena perpetua o el arsénico por compasión.

Que haya sido Túnez el escenario de la última masacre islamista refuta definitivamente el optimismo de quienes atisbaron en la revolución tunecina de 2010 o en la plaza Tahir una primavera árabe. Se olvidaron añadir que sería como la de Praga, pero en una versión aún más sangrienta y probablemente más larga. Estaban ocupados en jalear al Estado Islámico contra Bashar al Asad en lo que iba a ser ya poco menos que el verano del amor sunita y chiita. Bashar, como dijo Franklin Delano Roosevelt de Anastasio Somoza, quizá sea un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta.

Ojalá, que viene de Iaw sha'a Allah, algún día se acabe con el terrorismo islámico, pero no es factible que eso se vaya a deber a las cumbres de paz sino a los israelíes, los yankees, los pesmergas kurdos y las milicias cristianas de las que se informó por primera vez en este quinceañero diario.

¿Son los terroristas musulmanes?
Inocencio Arias El Mundo 19 Marzo 2015

La atrocidad de Túnez vuelve a replantear esta pregunta y bastantes bien pensantes responden por la negativa. El 'no' es la contestación políticamente correcta. Obama es un buen ejemplo. Subraya que las masacres, las decapitaciones, el secuestro de menores, la quema de un piloto sirio "carecen de la menor relación con el Islam". Los críticos del presidente yanqui, tiene muchos, sostienen que está tan ansioso por no mencionar en la misma frase las palabras Islam y terrorismo que hace escasas semanas, en la conferencia que él mismo había convocado para luchar contra el Estado Islámico (ISIS), guerra para la que va a pedir autorización al Congreso, definió la batalla utilizando el eufemismo: "Enfrentarse al extremismo violento".

Dado que en el horizonte mundial actual el Isis, Al Queda, Boro Haram.... monopolizan las barbaridades terroristas, los remilgos linguísticos de Obama han desatado la cólera de sus enemigos y han alimentado la réplica virulenta de que las dos cosas van juntas y que el problema es lisa y llanamente el Islam. La conclusión sin embargo es erróneamente precipitada, unas decenas de miles de canallas no pueden representar a centenares de millones que profesan la fe de Mahoma, y puede ser contraproducente. Dean Obeidallah comenta en TheDailyBeast.com que remachar sin tregua que los terroristas son islámicos ofenderá a vastas franjas de la población musulmana. Etiquetarlos así puede ayudar al Estado Islámico o Al Queda que presentarán el conflicto como "una guerra religiosa entre Occidente y el Islam". Otro tanto sostiene Fareed Zakaria en el Washington Post: "Si Obama usa la palabra islámico cada vez que hable del Isis logrará que muchos musulmanes crean que su religión está siendo insultada, mancillada".

La aprensión de Obama es comprensible. Cualquier persona mínimamente culta percibe que la guerra contra el Isis no es una guerra contra el Islam. El problema está en saber cuanta gente lo percibirá así en el mundo árabe y musulmán. Probablemente, no toda, ni allá cerca. La razón principal no es que el mundo musulmán esté más atrasado que el occidental, lo está claramente según abundantes e imparciales índices, ni que allí haya florecido una rama, aunque sea pequeña, de un extremismo totalitario más raro en occidente. La razón principal es que quien tiene que abrirle los ojos a las masas musulmanas no acaba de hacerlo o lo hace con un considerable atraso con los acontecimientos.

Obama u Hollande o Rajoy pueden, al condenar fuertemente los atentados, desgañitarse afirmando que esos cafres no representan al Islam. Su aseveración, sin embargo no llega al musulmán de la calle. Quien tiene que desgañitarse, indignarse, rebelarse, quien tiene que gritar con cólera son los imanes de las mezquitas del mundo islámico, los políticos, los creadores de opinión en televisiones y diarios, las figuras populares del cine o la canción. Son ellos los que tienen que denunciar sin excusas ni circunloquios ni matizaciones que los terroristas aunque mencionen a Alá y se crean sus herederos no son buenos musulmanes, no representan al profeta, están totalmente equivocados, son unos canallas, son, en definitiva, unos asesinos que sacrifican bestialmente a inocentes. Son ellos los que han de dar ese paso rotundo e inequívoco al frente. Lo malo es que no lo han venido dando, las voces eran aisladas, lo han hecho con la boca chica o hasta hace poco con demoras incomprensibles.

Solo el cielo lo sabe
MIGUEL CÁMARA www.gaceta.es 19 Marzo 2015

Tanto en Canarias como en el resto del País, existen locales donde ejercen sus funciones islámicas sin estar dados de alta, es decir, de forma clandestina; ya me dirán ustedes

Cada vez son más frecuentes las detenciones de yihadistas en territorio español, sobre todo en Ceuta, cuyo barrio de El Príncipe parece ser un hormiguero de estos carniceros asesinos, cuya ideología nada tiene que ver con la religión islámica, ni con ninguna otra. Los detienen cuando están ya a punto de cometer peligrosos atentados, sobre todo en Andalucía, región que se han propuesto “reconquistar”.

Cuentan con la ayuda de organizaciones extremistas islámicas y, desgraciadamente, con la falta de una contundente actitud que debería tener nuestro Gobierno (a pesar de las detenciones) pues el Ministro del Interior no hace más que hablar de la fuerza que tiene España al respecto ¡Qué equivocado está! No se da cuenta de que estos asesinos tienen una infraestructura básica en todo nuestro territorio, a saber: los musulmanes son más de dos millones en España (por supuesto no todos son como los que criticamos) más de 500.000 son españoles, y la mitad de ellos nacidos ya en España; la cosa empieza a cambiar.

Pero es que además, la infraestructura a que se hace referencia, consiste, tomen nota, en que hay más de ¡1.200 mezquitas musulmanas! en nuestro País, y, diciendo lo mismo que de las personas, no todas dan abrigo al yihadista declarado, pero, no olvidemos que hay unos doce imanes presos en nuestras cárceles, y no creo que haya sido por ejercer y difundir estrictamente su credo. Por lo tanto, la base de apoyo a los radicales existe, aunque sean pocas las que comulguen, o protejan al terror.

La Comunidad que más mezquitas tiene es Cataluña con unas 250, seguida de Andalucía con 180, en Madrid, unas 110…y no se libra ninguna Comunidad; en Canarias existen unas diez mezquitas y, recientemente, el Ayuntamiento de Las Palmas con la aprobación de la Junta de Gobierno, ha cedido gratuitamente a la Liga de la Comunidad Islámica un solar para la construcción de otra mezquita y de un Centro Islámico, de acuerdo a una demanda que venían efectuando desde hacía años, debido a que la actual se les ha quedado pequeña debido al crecimiento de una población musulmana donde, cada vez, hay más de todo; gente seria, y yihadistas que se apoyan allá donde puedan. Están pidiendo dinero a los fieles para hacer posible el proyecto, pero no tienen suficiente y han recurrido a Arabia Saudita en busca de fondos. Incluso existe un Centro Islámico Canario fundado por españoles que un día abrazaron el Islam. Tanto en Canarias como en el resto del País, existen locales donde ejercen sus funciones islámicas sin estar dados de alta, es decir, de forma clandestina; ya me dirán ustedes ¿Puede creer alguien que se den estas situaciones descritas, pero a la inversa, en algún país árabe?

No paran de repetir algunos islamistas que quieren “reconquistar” Andalucía, y se están moviendo al respecto. Nos encontramos ante una amenaza yihadista en toda regla, a pesar de la confianza que tiene nuestro Gobierno en lo contrario, por no saber hasta dónde son capaces de llegar estos asesinos. Sólo el Cielo lo sabe.-

INVITADO DE PIEDRA
Losantos mete a Ortega Lara en su rifirrafe con Herrera y la COPE
El Semanal Digital 19 Marzo 2015

El político de VOX acudió a los micrófonos de es.Radio para hablar de su programa y terminó hablando de lo divino y lo humano. Eso sí, tuvo tiempo para lanzar dardos a Podemos... y al PP.

Este jueves Federico Jiménez Losantos recibió en los micrófonos de es.Radio a José Antonio Ortega Lara, número tres por la candidatura de VOX por Burgos. El ex del PP mostró su faceta más humilde al señalar que el partido consideró que era mejor poner como número uno a una persona más joven, con más trayectoria, mejor que una candidato "estrella, como puedo ser yo, que ya tengo 56 años y poca experiencia política".

Algo que, por cierto, no compartió Losantos, que lo ve un error porque cree que España quiere limpiarse de políticos maleados. Además, destacó, Ortega Lara es el "referente moral" de VOX y hasta su líder, Santi Abascal, ha señalado que sólo dudaría de VOX si él decidiera marcharse.

Ortega Lara definió su partido como ideológicamente conservador, de derecha responsable y democrática y, sobre todo defensor de la política de que cuantos menos impuestos mejor y se mostró firmemente partidario de eliminar el impuesto de sucesiones porque considera contradictorio que las donaciones a los partidos, por ejemplo, estén exentas y no lo estén las donaciones de padres a hijos.

Hablando de sus firmes creencias religiosas, Losantos aprovechó para meter a Ortega Lara en su rifirrafe particular con la COPE criticando que el dinero de la X de la declaración de la renta acabe al final en manos de sus fichajes estrella: "12 millones, seis, ocho millones brutos para mi querido amigo, que lo es, Carlos Herrera, ocho millones para el equipo de deportes de la SER... yo para eso no pongo la X, para que se lo lleve la COPE y acabe así".

Al margen de los líos mediáticos, Ortega Lara habló de las posibles alianzas políticas: "No le puedo decir con quién vamos a pactar, sí le puedo decir con quién no: con Podemos". Y no dudó en arremeter contra los de Pablo Iglesias y sus propuestas: "Hace pocos días Teresa Rodríguez propuso un banco público con ahorros de los españoles, es un poco la socialización de los ahorros, lo suyo es suyo y lo de los demás es de todos siempre que ellos sean los administradores".

Tampoco parece guardar muy buen recuerdo del PP: "El PP nos ha engañado. Con De Juana Chaos, Bolinaga, Plazaola y esto va a continuar. La política anti-terrorista del PP "es la hoja de ruta de Zapatero, que el PP aceptó como propia".

En este sentido, apuntó que, a su juicio, "el PP cambió la ética y ahora incluso la estética. Siento desazón y una profunda tristeza". Y es que entiende que "antes, el PP mantenía los principios incluso cuando nos secuestraban y nos asesinaban". Por eso concluye que "este PP es irreconocible respecto al de 15 o 20 años, que mantenía los principios contra viento y marea".

'LA ÚNICA ALTERNATIVA ES VOX'
Ortega Lara recuerda al PP de los valores 'contra viento y marea'
A.G www.gaceta.es 19 Marzo 2015

El fundador de VOX siente "tristeza y profunda desazón" por el cambió "ético" en el Partido Popular. "Nos mataban, nos asesinaban, pero nada cambiaba. Ahora no", ha recordado.

Ortega Lara, fundador de VOX y número tres del partido por Burgos, ha recordado este jueves "aquellos tiempos en los que el PP defendía sus valores contra viento y marea". "Nos mataban, nos asesinaban, pero nada cambiaba. Ahora no", ha subrayado.

Lara, que ha asegurado que su partido "jamas" pactaría con Podemos, cree que la marginación de VOX en los medios se debe a que "molestamos tanto a la izquierda, como al PP".

Con respecto a la política anti-terrorista llevada a cabo por el ejecutivo de Rajoy, Lara ha matenido que se trata de "la hoja de ruta" pactada por Zapatero con los terroristas y que el PP "la ha aceptado sin protestar". En declaraciones para el programa Es la Mañana de Federico Jiménez Losantos, el fundador de VOX ha recordado que "primero fue De Juana, después Bolinaga y ahora Plazaola, pero esto va a continuar".

Con respecto al mitin de Sevilla, donde fueron apedreados, ha recordado que "los únicos partidos que se han solidarizado han sido UPyD y Ciudadanos. Otros partidos parece que han olvidado cuando les pasaba lo mismo".

Lara también ha hablado sobre la dificultad de "una refundación centro derecha" tal y como está ahora mismo el PP. Los planes de VOX para las elecciones pasan por "recentralizar el Estado, un único parlamento y un Tribunal Constitucional convertido en una sala del Supremo".

El hundimiento del PP vasco
Lara, que ha tenido un recuerdo para Gregorio Ordóñez justo en la semana que su asesino ha salido de prisión, ha explicado que el PP en el País Vasco se mantuvo "gracias a gente como María San Gil o Mayor Oreja" y ha recordado que la grave pérdida de votos actual se debe "a la nueva generación pop", en referencia a las nuevas caras populares.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

"PRINCIPIOS CONTRA VIENTO Y MAREA"
Ortega Lara: "Este PP es irreconocible respecto al de hace quince años"
El político de Vox y víctima de ETA ha hablado en Es la Mañana de su partido y de la deriva del PP.
LIBERTAD DIGITAL/ESRADIO 19 Marzo 2015

José Antonio Ortega Lara ha estado en Es la Mañana de Federico, en esRadio, donde se ha referido a los próximos procesos electorales y a la política actual del PP.

Ortega Lara, que es el número 3 de la lista de Vox en Burgos, ha definido a su formación como un partido "conservador, una derecha responsable" y "liberal en lo económico". Defienden que "cuantos menos impuestos, mejor" y entre las medidas que sugieren, está la supresión de sucesiones y donaciones y un impuesto de la renta en el 21%.

Sobre las alianzas a las que está dispuesto a llegar Vox, ha indicado que aún es "prematuro" pero sí tienen claro con quién no pactarán: con Podemos. "Estamos en las antípodas", ha dicho. Según ha contado, están "más cerca del PP", y de hecho muchos de los miembros de Vox "han sido militantes". Y en este punto, se ha referido al estado actual del que fue también su partido: "Es irreconocible respecto al de hace quince o veinte años, cuando mantenía los principios contra viento y marea, incluso cuando nos mataban". Hasta "las formas", ha dicho, han cambiado.

"Profunda desazón" con el PP
Ortega Lara ha explicado que "siente una profunda desazón" con el cambio que ha sufrido "con los años" el Partido Popular. "Cambió la ética, y hasta en la estética", ha explicado. "Siento mucha tristeza porque los terroristas han conseguido entrar en las instituciones, ya que algunos les han puesto la alfombra roja. Ahora tienen poder y dinero para sus fines, porque no han renunciado a ellos", recuerda Ortega Lara. "Y los españoles hemos conseguido muy poca cosa: no han entregado las armas, no se han disuelto, no han colaborado con la justicia...", ha añadido.

"En mi caso he sido un privilegiado, a mí llevan protegiéndome 18 años y estoy agradecido a España, pero no puedo dejar de sentir tristeza por otras muchas víctimas que han sido relegadas al olvido", ha dicho Ortega Lara.

Sobre los etarras que han salido de las cárceles, el último de ellos Valentín Lasarte, el exfuncionario de prisiones ha lamentado que "todo esto responde a un plan preconcebido: a la hoja de ruta de la negociación de Zapatero con ETA, que el Gobierno del PP asumió como propia". "No me gustaría preguntar a Rajoy por qué lo hicieron", ha añadido, por el temor a su respuesta. "Supongo que ellos piensan que les reportaría réditos políticos, pero yo creo que no". "Nos engañaron con Bolinaga, con Plazaola, con Lasarte, con la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos...", ha finalizado.

Pérdida de votos del PP vasco
Ortega Lara también ha recordado momentos como el asesinato de Gregorio Ordóñez, subrayando que se superó porque "alguien tomó el relevo", entre ellos, María San Gil, Mayor Oreja o Carlos Iturgáiz.

Ahora, Ortega Lara ha recordado la grave pérdida de votos que ha sufrido el PP vasco en los últimos años y que las perspectivas no son buenas: "Es el producto de esta nueva generación pop", ha afirmado, refiriéndose a las nuevas caras de los populares vascos.

Solidaridad de Ciudadanos y UPyD
Sobre su partido, ha recordado el mitin en Sevilla donde fueron apedreados y cómo los "únicos partidos que se han solidarizado han sido UpyD y Ciudadanos. Otros partidos parece que han olvidado cuando les pasaba lo mismo".

Preguntado sobre si ve posible una refundación del centro derecha, Ortega Lara ha dicho que "con este PP es muy difícil". "En Vox tenemos clara la idea de España, la idea de recentralizar el Estado". "Con 17 sistemas fiscales, España desaparecería como tal", ha indicado, antes de pedir "un solo gobierno, un solo parlamento" y un Tribunal Constitucional convertido en "una sala del Supremo, para que no se enmienden la plana el uno al otro".

Tras una pregunta de los oyentes sobre su opinión sobre Rajoy, Ortega Lara ha reiterado que se siente "defraudado". "En materia antiterrorista le pongo un suspenso, un cero". Si Vox llegara al poder, ha añadido, "derogaría la hoja de ruta. Con los terroristas no vale negociación alguna". La víctima de ETA no entiende por qué el PP continuó con la política de Zapatero: "No le veo rédito político, nos sorprendió mucho". Y ha insistido en que ETA "se ha reservado" la carta de atentar de nuevo. Volvería, ha avisado, "con mucho más poder, más información y más dinero".

Navarra condena la «limpieza nacional y los crímenes de lesa humanidad de ETA»

F. Velasco. Madrid. La Razon 19 Marzo 2015

La Junta de Portavoces del Parlamento de Navarra aprobó hoy, con los votos a favor de UPN, PP y PSN y en contra de Bildu, Aralar e IU, una declaración institucional en la que se condena «la limpieza nacional y crímenes contra la humanidad cometidos por la izquierda abertzale y su brazo armado ETA» y se proclama la fecha del 11 de febrero como «Día en memoria de los desplazados forzosos por ETA y de todas sus víctimas de crímenes contra la humanidad». Esta declaración institucional, probablemente, será leída «para darle mayor realce», en una sesión plenaria de la Cámara foral a finales de este mes. De esta forma, el Parlamento navarro se convierte en la primera cámara legislativa de toda España que condena la «limpieza nacional» de ETA, después de que aceptara tramitar la propuesta presentada en ese sentido por Dignidad y Justicia (Dyj), asociación de la que es presidente Daniel Portero y bajo el asesoramiento jurídico de Miguel Ángel Rodríguez. En la Comisión de Peticiones que dio luz verde a que esta iniciativa de DyJ se trasladara a la Junta de Portavoces, el representante de Aralar, Patxi Zabaleta, llegó a calificar esa asociación de extrema derecha e incluso la asoció a actos violentos.

La declaración institucional consta de tres puntos. En el primero se reconoce y condena la "limpieza nacional" llevada a cabo por la izquierda abertzale "y su brazo armado, ETA" en el País Vasco y Navarra, así como se expresa la solidaridad con todas las víctimas del terrorismo etarra. El segundo punto, proclama el 11 de febrero como «Día en memoria de los desplazados forzosos por ETA y de todas sus víctimas de crímenes contra la humanidad», para, de esa forma, evitar que esos crímenes puedan ser olvidados, «y prevenir así que nunca más puedan volver a repetirse». Y, en tercer lugar, desde el Parlamento foral se pondrán los medios para que los alumnos de esa comunidad autónoma puedan conocer realmente el daño causado por los terroristas. Para ello, el Departamento de Educación elaborará las «directrices y medidas necesarias» para que los materiales didácticos de todos los niveles incluyan «el relato de los actos de genocidio y los crímenes contra la humanidad de la izquierda abertzale violenenta».

"Declaración alternativa"
Por su parte, BIldu y Aralar presentaron una enmienda a la propuesta de declaración institucional, que fue rechazada, en que «se reitera su solidaridad con todas las víctimas de todo tipo de violencia de motivación política y reconoce la necesidad de la utilización de las vías exclusivamente políticas para consolidar en nuestro pueblo una paz y convivencia justa y duradera basada en los derechos humanos y la democracia»
 


Recortes de Prensa   Página Inicial