AGLI Recortes de Prensa  Viernes 20  Marzo 2015

Sin opciones de futuro.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 20 Marzo 2015

Si uno hiciera caso a las encuestas que se publican, nos invadiría la frustración y la decepción al comprobar que los ciudadanos no alcanzan a valorar bien lo decisivo de su voto a una determinada opción política. Causa asombro el auge de opciones totalitarias como PODEMOS que aunque intentan esconder sus objetivos sus tics revolucionarios, terminarán por acabar con la democracia y con el estado del bienestar, por escaso y mejorable que sea. Causa estupor comprobar como ganadora la opción continuista de un PSOE-A inmerso de lleno en casos graves de corrupción generalizada en toda la comunidad y que se apele al cambio y regeneración política desde una posición de enroque y defensa de los imputados. Causa vergüenza la falta de interés de un PP dispuesto a dejarse vencer abandonando a los andaluces que llegaron a confiar hace tres años siendo la opción política más votada.

Porque lo fácil es echar la culpa a los andaluces y condenarlos a otros 30 años de dictadura socialista y comunista, cada pueblo tiene el gobierno que se merece. Pero lo difícil es luchar por convencerles de su error, de que repartir subvenciones es hipotecar definitivamente su futuro y negar cualquier plan de desarrollo social y económico. Lo difícil es dar ejemplo de cambio de actitud en la lucha contra la corrupción, en la transparencia y en la búsqueda de la excelencia en la gestión de los fondos públicos y de los presupuestos. Lo difícil es servir y no servirse de lo público como plataforma de encumbramiento y enriquecimiento personal.

Lo realmente triste de Andalucía, como pasa en otras comunidades de España es que todas las opciones políticas buscan como único objetivo el poder y una vez conseguido mantenerse en él todo lo posible y con todos los medios disponibles de control. España está fragmentada en taifas donde los sátrapas locales actúan impunemente fomentando la insolidaridad y el sentimiento nacionalista renegando del proyecto común como nación. Se habla del Gobierno de España como un interlocutor de igual a igual con el que crear “alianzas” en una actitud prepotente y soberbia que desprecia la soberanía nacional de todos los españoles.

Las autonomías fueron un error conceptual de una Constitución imperfecta que debe ser corregido antes de que sea demasiado tarde, aunque quizás ese momento ya haya llegado. La regeneración política solo se alcanzará cuando se reconozca este grave error y se esté dispuesto a renunciar a un sistema que ha demostrado ser un fracaso y que solo ha potenciado la desunión entre los españoles y un coste inasumible para España.

ESPAÑA Y SU AUTOPSIA FINAL DE CICLO
Antonio García Fuentes Periodista Digital 20 Marzo 2015

No he encontrado un titular más apropiado, puesto que pese “al lavado de cerebro”, que nos vienen haciendo quienes manejan el poder que da el dinero público y el control “de casi todo lo que se mueve”; las realidades son otras muy diferentes; y ellas se aprecian (solo un poco) en el continuo comprar por el gobierno del dinero que necesita perentoriamente (deuda pública) para simplemente cubrir gastos que son ya de tal envergadura, que aún y pese a los continuos recortes que nos vienen haciendo y subidas, amén de nuevas creaciones de impuestos, que nos vienen cargando desde que entrara, el segundo devastador (el primero fue el indeseable Zapatero) de la España del pos franquismo.

Hoy escribiré muy poco, dejo mi espacio a quién mucho más documentado que yo, merece ello y mis lectores también, a los que les dejo la dirección puesto que el contenido es mucho más largo y… “horroroso”, ya que parece una pesadilla de esas que alguna vez hemos sufrido y de la que no había forma de salir: vean lean y mediten; y luego obren según les parezca; pero al menos difúndanlo.

“La desesperanzada España de nuestros hijos y nietos: Quienes el domingo en Andalucía voten a Susana Díaz o al PP, que prometen bajadas de impuestos y gasto a todo trapo, financiado con el QE del BCE, estarán votando el hambre o la miseria de sus hijos. http://blogs.elconfidencial.com/economia/el-disparate-economico/2015-03-16/la-desesperanzada-espana-de-nuestros-hijos-ii_728518/ El próximo domingo se celebra la primera de las cuatro elecciones que este año decidirán el destino de España. El destino, porque nuestra burbuja de deuda no podrá aguantar cuatro años más de déficits y gasto sin control; porque en cuatro años las pensiones tendrán que reducirse sustancialmente, porque en 30 meses la caja de la Seguridad Social habrá desaparecido; porque conseguir crecimientos anuales del PIB de entre 9.000 y 10.000 millones de euros a costa de incrementar la deuda computable en 70.000 millones y la exterior en 30.000 millones es el camino cierto al abismo; y porque, como consecuencia de los recortes salariales y los empleos basura de Rajoy, según el informe de la Comisión España 2015, la pobreza ya no es exclusiva de los parados y un 10,5% de la población ocupada –1,8 millones de personas– se encuentra en riesgo de pobreza.

El PP no tiene la menor intención de cambiar de política, y todas sus reformas en marcha –laboral, de las pensiones o fiscal– llevarán a millones a la exclusión social cuando se completen. Explicaba aquí Carlos Sánchez cómo alcaldes y comunidades autónomas responsables de más de la mitad de la inversión pública se han lanzado a una orgía de gasto sin precedentes para comprar votos y voluntades de cara a las elecciones de mayo. Con la ayuda de Rajoy, que facilita dinero sin límite hasta a los enemigos de España, están incrementando el gasto entre un 40 y un 60% para obra pública inútil o ruinosa –¿cuánto se estarán llevando en comisiones?– y ya el colmo es que el presidente de Seopan, la patronal de las grandes constructoras, tenga la desvergüenza inaudita de exigir al Gobierno un plan de inversiones para los próximos cuatro años de 17.000 millones cada uno de ellos. Para que entiendan lo que significa, si las estimaciones de crecimiento del PIB del Gobierno se cumplieran, la riqueza creada sería de 10.000 millones de euros anuales, es decir, que estos oligarcas pretenden apropiarse de toda la riqueza creada y un 70% más endeudándonos. En ningún otro país podría plantearse locura semejante.

Pero la cosa es aún peor. Como, según datos oficiales, la obra pública cuesta en España un 25% más a causa de la falta de competencia y de la corrupción, los oligarcas de la construcción y sus amigos los políticos se llevarían con este plan de más infraestructuras innecesarias 17.000 millones de euros directamente al bolsillo, y el coste total de 68.000 millones lo pagarían nuestros hijos y nietos. Y esto no es todo, este prepotente exige también que se ponga peaje –otro robo de 7.000 millones al año– en las autovías que hemos pagado muy por encima de su precio para cubrir los sobornos y los extracostes, con nuestros impuestos, y con ello pagarles sus desastrosos errores.

Cualquiera que vuelva a votar a esta mafia que entiende la nación como un cortijo de su propiedad será tan culpable como ella. Las élites económicas y financieras siguen marcando las prioridades económicas y la agenda política de España, en detrimento de la mayoría de los intereses de la población. Ya ni se molestan en disimular. Por ello, cualquiera que vuelva a votar a esta mafia corrupta y saqueadora que entiende la nación como un cortijo de su propiedad, es decir, al PP y al PSOE, será tan culpable como ella del desastre económico y social que está generando. Quienes el domingo en Andalucía voten a Susana Díaz o al PP, que prometen bajadas de impuestos, el fin de la austeridad y gasto a todo trapo, financiado con el QE del BCE, estarán votando el hambre o la miseria de sus hijos y nietos mañana”.

A la vista de todo ello, creo haber acertado en mi titular, puesto que lo que afirma D. Roberto Centeno (que es el autor del texto copiado) es la situación de “un casi muerto, que aguanta en la “uci”, gracias al equipo médico y todos los adelantos habidos y por haber, para mantener un “vivo artificial” y al que de inmediato a que le desconecten todo ese aparato, costosísimo por demás… “se muere irremisiblemente”. Recordemos todo esto a la hora de depositar nuestros votos las varias veces que debemos hacerlo durante este año, en el que lo único que harán los políticos, es eso… “lograr nuestros votos para llegar al poder, único tema que les preocupa de verdad”.

(Escritor y filósofo) www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y http://blogs.periodistadigital.com/nomentiras.php

La corrupción, lastre sistémico para Andalucía que las urnas deben atajar
EDITORIAL El Mundo 20 Marzo 2015

ESTA MEDIANOCHE concluye la campaña para las elecciones autonómicas más inciertas en la historia de Andalucía. No tanto por la presumible victoria de la socialista Susana Díaz como por la atomización del Parlamento que se espera tras el veredicto de las urnas y el difícil juego de alianzas posterior. Lo que no admite discusión es que la próxima legislatura en esta comunidad debe ser la de la profunda regeneración institucional. Gobierne quien gobierne, el lodazal de corrupción política en el que se ha sumido Andalucía en los últimos años es tal que será necesario un plan de choque urgente para acabar con un mal sistémico.

Hoy publicamos un revelador gráfico-mapa de la corrupción con los casos más destacados desde el 'escándalo Juan Guerra', destapado en 1989, hasta el reciente fraude masivo de los cursos de formación, sin olvidar la 'operación Malaya' o el escándalo de los ERE, entre otros. Es descorazonador que casi un millar de políticos en Andalucía se hayan visto imputados o inmersos -muchos ya condenados- en este expolio, que supone en total casi 6.000 millones de euros bajo sospecha. Todos los partidos están afectados, aunque el que más es, de lejos, el PSOE, algo lógico por cuanto es el único que ha gobernado en la Junta, en solitario o en coalición. Para entender la magnitud de la rapiña, cabe decir que la cantidad equivale al presupuesto anual de la Consejería de Educación.

No es Andalucía un caso único en la triste España de la corrupción. Pero sí es un caso singular y especialmente grave. Porque, a diferencia de escándalos millonarios destapados en otras regiones protagonizados por políticos, empresarios, e incluso partidos, que se han enriquecido gracias a sobornos y comisiones ilegales, en Andalucía se han destapado tramas que nos sitúan ante densas estructuras clientelares promovidas desde las administraciones públicas, con miles de personas implicadas. Por ello se puede hablar sin exagerar de corrupción sistémica. Los falsos ERE o el fraude en los cursos de formación son claros ejemplos de ello.

No sería justo hablar de una tolerancia social mayor con la corrupción política en Andalucía que en cualquier otro lugar. Pero las gigantescas telas de araña de casos como los citados y otros con tantos beneficiarios demuestran que la corrupción sirve, además de como instrumento de enriquecimiento ilícito, para establecer un sistema de clientelismo y fidelidad electoral que nos retrotrae a los tiempos de la España caciquil decimonónica que creíamos felizmente superada. Que tamaña inmoralidad ocurra en una comunidad tan azotada por la precariedad y el desempleo -el paro hoy es del 34,23% frente al 23,7% nacional- tiene una lectura política todavía más alarmante.

Es éste el gran baldón de la todavía presidenta y candidata Susana Díaz. Su promesa electoral de crear una Oficina Antifraude si repite en el cargo ni basta ante una situación tan alarmante ni es creíble. Primero, porque su propuesta de que dependa de la Junta es poco menos que una broma de mal gusto -IU, por ejemplo, quiere aprobar un observatorio para la ética con exclusivo control del Parlamento, y el PP ha propuesto la creación de un órgano independiente del poder político-. Y, además, porque la dirigente socialista ha demostrado escasa cintura y falta de respuestas ante el estallido de escándalos millonarios como el de UGT o los cursos de formación estos meses atrás. El Gobierno andaluz no ha colaborado suficientemente con la Justicia, Díaz no ha dado explicaciones parlamentarias y aún se espera una verdadera depuración de responsabilidades políticas. El enredo de los socialistas tanto en Madrid como en Sevilla para no expulsar a Chaves y Griñán tras su imputación por los ERE resume bien la falta de decisión para enarbolar la bandera de la 'tolerancia cero' con la corrupción.

Así las cosas, las elecciones del domingo deben servir también para que en Andalucía no se repita jamás un mapa de podredumbre semejante, fruto de entramados políticos, sindicales y empresariales a extirpar totalmente para que esta región empiece a avanzar.

Hacianda y Asociados
F. JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 20 Marzo 2015

EN UN Estado de Derecho, las informaciones publicadas por el diario valetudinario de la Vicepresidenta del Gobierno sobre las actividades del bufete fundado y públicamente asociado al ministro de Hacienda habría conducido a una querella contra el periódico que lo dejara para el cierre -y no digo para la quiebra porque quebrado lo mantiene el Gobierno del PP- o a una destitución inmediata del ministro y el procesamiento de Montoro y los responsables del bufete que fundó en 2006 y que han administrado sucesivamente él, su hermano y su mano derecha en Hacienda Martínez Rico. Además, claro está, de investigar a fondo a los políticos que en autonomías y ayuntamientos hayan firmado contratos con el bufete y a las empresas que hayan podido financiar de ese modo a Montoro o al PP.

Nadie creerá que un político en ejercicio, eurodiputado y ex ministro de Hacienda con Aznar, portavoz de lo mismo en la oposición y de nuevo ministro de Hacienda con Rajoy funde un bufete para algo que no sea tráfico de influencias en la legislación o compra de voluntades en la acción de la Agencia Tributaria. Puede ser, pero nadie va a creer que los clientes de Montoro y Asociados/Equipo Económico lo sean con otro fin que comprar favores políticos. La arbitrariedad en la subvención de las energías renovables ha llevado a alguna empresa del ramo a incorporar a su consejo de administración al jefe técnico del bufete. ¿Por el saber eólico de Martínez Rico o por contar con viento favorable en el Consejo de Ministros? Si tras ganar el PP, Martínez Rico no hubiera sustituido a Borrell, podríamos creer en la caza de talentos. Así, no.

El diario sorayino no dice que Beteta, tras contratar al bufete fundado por Montoro y tratar de favorecerlo de forma desorbitada fue fulminantemente despedido de la Consejería madrileña... y recogido en el Ministerio de Montoro. Será casualidad, pero ese y otros episodios aún inéditos podrían explicar la feroz animadversión de Montoro a la Comunidad de Madrid. ¿Y alguien que haya visto a Montoro amenazando a periodistas y políticos mientras favorece a la Infanta Cristina o al PP dudaría de que contratar al bufete montoril podría asegurar el favor fiscal? Por un millón de euros la Pantoja está en la cárcel. Con la asesoría de Hacienda y Asociados, tal vez estaría cantando en el Real.

Andalucía o la estabilidad
J. L. González Quirós www.vozpopuli.com 20 Marzo 2015

El próximo domingo en Andalucía se pone a prueba una de las mayores paradojas políticas de la España contemporánea, la extrema estabilidad de una forma de gobierno que no parece haber sido capaz de resolver los problemas de los andaluces a lo largo de más de treinta años, y que, pese a ello, tiene grandes probabilidades de mantenerse en el poder regional. No es un caso único, pero casi, especialmente si se piensa que esa estabilidad socialista ha sido compatible con las formas más extremas de paro, de corrupción y de atonía económica. A primera vista, pues, Andalucía sería un caso para echar por tierra la teoría de que la alternancia política sea esencial a la democracia, pero seguramente habrá que mirar las cosas algo más de cerca para entender el caso.

Una gran mayoría de andaluces piensa que no están tan mal como para intentar un cambio, y creen, por tanto, que existe el riesgo de que el cambio sea a peor

Es indiscutible que una gran mayoría de andaluces piensa que no están tan mal como para intentar un cambio, y creen, por tanto, que existe el riesgo de que el cambio sea a peor. Tal vez por esa razón, el PP de Arenas se ha obstinado siempre en demostrar que no había ninguna razón para ese temor, que no iban a cambiar nada y que, pese a eso, todo iba a ir mucho mejor. Con ese planteamiento, hay que reconocer que los andaluces han estado finos y han tendido a preferir el original a la copia, el gobierno de sus descamisados a un gobierno social de señoritos sevillanos.

Las razones para que muchos andaluces piensen que las cosas no están tan mal son variadas, como lo son las diversas zonas de la región más importante de España, y no es pequeño el mérito de los socialistas andaluces al haber sabido mantener un lenguaje y una política suficientemente equívocos como para no excitar a nadie a la tentación de alterar un equilibrio que bien podría ser precario. Susana Díaz es capaz de presumir de estar en la punta de lanza de la biomedicina al tiempo que garantiza a sus jornaleros un PER eterno y creciente, y sabe hacerlo revistiendo ambas proclamas de un halo de curiosa modernidad que parece no vender mal del todo en la tierra de María Santísima. Frente a realidades tan sólidas poco pueden hacer los expedientes de una jueza tratando de reconstruir los meandros por los que se ha distraído el dinero público, asunto que excita muy poco la imaginación de quienes dan por bueno cuanto no ponga en tela de juicio la seguridad de la parte que les ha correspondido en el arreglo.

Un ensayo de porvenir
Los resultados de las andaluzas puede que sirvan para poner en circulación una fórmula que nadie hace suya del todo: que gobierne el que saque más votos, aunque no tenga mayoría parlamentaria, pero que no disgusta a ninguno de los dos grandes partidos. La minoría mayoritaria de Susana, que es la hipótesis más probable a día de hoy, se pondría muy en riesgo con un pacto hacia la izquierda, que podría ser aritméticamente viable, pero que determinaría el final de la hegemonía socialista en ese sector, pero también podría apoyarse en una imposible alianza de todos los demás y en un interés obvio del PP, por lo que pueda ocurrir en unos meses, en no hacer demasiados aspavientos que pudieren poner en riesgo el predominio conjunto de ambas formaciones. Podemos estar ante una versión en borrador de una gran coalición que evite el santo temor de muchos, y no precisamente débiles, a la inestabilidad y el desgobierno.

Si los escaños obtenidos por los que desafían al bipartidismo no son sobradamente significativos, PSOE y PP habrán obtenido un bálsamo, de efecto temporal, pero eficaz

Del bipartidismo al bipartito
En una posible Grosse Koalition a la española se tenderán a confundir dos pronósticos de sentido inverso. Por una parte se podría ver en un pacto de ese tipo el mejor basamento para llevar a cabo una reforma constitucional capaz de atemperar de manera casi definitiva el problema territorial, en la siempre incierta medida en que ese propósito pueda tener sentido. Al tiempo, esa coalición sería vista, sin duda, como el último capítulo del régimen de la transición, como el acto en el que se revelaría definitivamente la naturaleza perversamente oculta de una partitocracia sin el menor aliento, diagnóstico en que vendrían a coincidir los Podemistas, o lo que de ellos quede en unos meses, con los restos nunca insepultos de los herederos de la fuerte tradición autoritaria española. Aún habría un tercer elemento en esa confusa amalgama de interpretaciones, el que resultaría de subrayar que los dos grandes partidos del sistema habrían dado un paso más hacia el definitivo anonadamiento de cualquier indicio de libertad política en España.

Los clarines del cambio
En Andalucía se va a sustanciar también la efectiva jerarquía existente entre las fuerzas que se sitúan fuera del arco central: tendremos un análisis fiable del problema IU/Podemos y, según sea el resultado, asistiremos al nacimiento de un mapa capaz de mantener con vida a UPyD, pese a Ciudadanos, o, por el contrario, a la muerte política de la señora Díaz, pues con razones mejores o peores, ese será el resultado más obvio si UPyD desaparece bajo las aguas revueltas de unas elecciones con las que nadie contaba hace unos meses. En cualquier caso, si los escaños obtenidos por los que desafían al bipartidismo, según la fórmula escasamente afortunada que se ha hecho habitual, no son sobradamente significativos, PSOE y PP habrán obtenido un bálsamo, de efecto temporal, pero eficaz, con el que consolarse ante la prueba mayor de las municipales y el resto de las autonómicas. Casi todas las regiones deciden a su manera lo que pasa en el resto de España, pero Andalucía más, precisamente porque representa un modelo muy acabado del sistema vigente, una forma de hacer política que, desde ya hace más de una década, se podría definir de la siguiente manera: los socialistas ganan unas veces y otras pierden, pero gobiernan siempre.

La expulsión de los radicales no es la forma de evitar la pitada al himno nacional
EDITORIAL El Mundo 20 Marzo 2015

EL INSULTO y el menosprecio a los símbolos constitucionalmente refrendados a través de los cuales está representada nuestra nación es un acto que repugna a cualquier ciudadano que sabe que la bandera o el himno nacionales son la expresión de los valores de convivencia que compartimos todos los españoles. Por eso, es reprobable que una minoría aproveche un espectáculo deportivo para convertirlo en un acto de reivindicación independentista, como ya ocurrió con la pitada al himno en ediciones anteriores de la final de la Copa del Rey en la que se enfrentaron el FC Barcelona y el Athletic de Bilbao.

La libertad de expresión no puede ser una coartada para ofender públicamente a la inmensa mayoría de los españoles y, especialmente, a los aficionados de ambos clubs que no comparten las ideas de esos grupos radicales. Pero dicho esto, es necesario recordar que este tipo de prácticas no son ilegales en nuestro país, como estableció la Audiencia Nacional en 2009, y que por lo tanto resultaría imposible desalojar del estadio a quienes pitasen el himno en presencia del Rey, como propuso ayer desafortunadamente la secretaria general del PP, Mª Dolores de Cospedal. Resulta chocante que su partido, que disfruta de una holgada mayoría absoluta, no haya propuesto ninguna modificación de la ley para incluir como delito la ofensa a los símbolos constitucionales o prevea sanciones ejemplarizantes a los clubs, que muchas veces fomentan esas actitudes irrespetuosas de la grada.

Pero además, es triste constatar que la desafección que una parte de la ciudadanía vasca y catalana sienten hacia España es el resultado de unas políticas que no han actuado con firmeza para evitar la posibilidad de un fractura territorial. Reprimir esas voces, deteniendo a sus autores o suspendiendo el partido, no es la mejor forma de solucionar un problema pendiente de nuestra democracia. Y daría nuevos argumentos a los radicales que han hecho de su rechazo al Estado su única seña de identidad.

Metástasis del terrorismo islámico
José Javaloyes. Republica.com 20 Marzo 2015

Cabe decir que la acción terrorista habida ayer en la capital tunecina, iniciada contra el Parlamento nacional y rematada en una matanza de turistas, en el ataque al museo casi paredaño con la sede de la Cámara del Congreso, describe y simboliza con sangre el proceso de cuatro años que incluye principio y fin de la llamada “primavera árabe”. Esperanzadora dinámica de cambio político que, justo por allí – a la sombra de la que fue Cartago – arrancó con el derrocamiento de la autocracia de Ben Alí. Personaje iniciado políticamente en los tiempos del nacionalmente venerado, Habib Burguiba, y remató en desviación plutocrática de la simulación democrática en que había derivado el corrompido sistema de Gobierno.

Cuando por Siria aún colea, anegada en sangre como guerra civil, el remate de aquella aventura en que se quería ver el salto adelante y hacia la democracia de los Estados norteafricanos – aflorados con la descolonización sobrevenida al cabo de la Segunda Guerra Mundial -, el desenlace o efecto más notorio, descontada la recuperación tunecina de la democracia, ha sido, de una parte, la desaparición del Estado líbico y, de otra, la eclosión del yihadismo terrorista del autodenominado “Estado Islámico” (EI) al aire de la descomposición bélica del régimen de Damasco, y la desvitalización nacional de Iraq tras de la guerra Estados Unidos contra el régimen de Sadam Hussein y la sustitución del dominio de las suníes por la de los chiíes – más numerosos – tras del establecimiento de la democracia, que llevó a éstos desde su mayoría demográfica a convertirse en mayoría política.

De esta tensión dialéctica entre ambos sectores islámicos del mundo mesopotámico, saltó la chispa terrorista del EI, que en su virulencia ha rebasado de largo a las huestes de Al Qaeda. El doble ariete del terrorismo suní opera como una pinza: además de los frentes de Iraq y Siria, en el norte de África y en el mundo subsahariano. Desde el Índico al Atlántico. Algo que opera como eco, o como, viaje de vuelta, desde Oriente a Occidente, del movimiento de agitación que cuatro años atrás arrancó desde el mismo Túnez. Al que ahora ha llegado la gente de Al Baghdadi queriendo asaltar el Parlamento. Mientras sus cofrades se han topado, Sahel adelante, con los Gobiernos de la zona: animados éstos desde la experiencia padecida por Somalia y también, en parte, por Kenia de una parte y por Nigeria, dónde Boko Haram acaba de rendir pleitesía política y ofrecer obediencia militar al autollamado Estado Islámico.

En todo caso, lo ocurrido ayer en Túnez es significativo síntoma más de cuantos componen el síndrome desde el que se ha disparado la alarma militar occidental ante lo que significa este proceso de activación terrorista, en el que constituye un ingrediente, tan significativo como alarmante, la proliferación del proselitismo yihadista en el seno de las comunidades musulmanas asentadas en las naciones occidentales, tanto las europeas como en Estados Unidos. Pero lo de Túnez ayer tiene un significado simbólico de la mayor expresividad y envergadura. La fuerza bruta, como el Derecho y el Orden, comparte el horror al vacío.

La lucha contra el Estado Islámico
Alberto Piris. Republica.com 20 Marzo 2015

Como los arcaicos escritos apocalípticos de los primeros tiempos del cristianismo, los textos de los que se alimentan los yihadistas también advierten sobre los signos que anunciarán el fin del mundo, “la hora” o “el tiempo señalado” en argot coránico:

“La piedad dará paso al orgullo, y la verdad a las mentiras, mientras prevalecerán costumbres licenciosas como la música, beber vino, la usura, el adulterio, la homosexualidad y la sumisión de los hombres a sus esposas. Se practicará el sexo en lugares públicos, las bodas entre primos cederán ante las uniones extrafamiliares y no habrá ningún imán que dirija la plegaria de los fieles…”

Pero si apenas ningún cristiano espera ya la llegada del Mesías ni ajusta su vida a lo anunciado en el “libro de las revelaciones” que dictó san Juan, para los actuales yihadistas lo que anunció Mahoma está sucediendo ya en el Medio Oriente. El régimen de El Asad, dominado por los alauíes prochiitas, reprime a los verdaderos fieles y muestra el abandono de los valores fundamentales del islam. La batalla que precederá al final está anunciada en un hadiz recopilado en el s. XIV, que anticipa el conflicto entre suníes y chiitas como otro signo del fin del mundo:

“La Hora no llegará hasta que ocurran estos sucesos: los pueblos competirán construyendo altos edificios; dos grandes grupos lucharán entre sí, habrá muchas víctimas pues ambos seguirán las mismas enseñanzas religiosas; aumentarán los terremotos; el tiempo pasará deprisa; aumentarán la aflicción y las muertes…”

Así pues, los grandes rascacielos de los Emiratos o Arabia Saudí, la guerra entre el sunismo y el chiismo son, para muchos combatientes del Estado Islámico (EI), signos inequívocos que anuncian el fin del mundo, cuando “un gran viento se lleve las almas de los creyentes resucitados ante el divino tribunal donde serán juzgados”.

Los textos citados son una muestra de las raíces del ideario que mueve a los combatientes del EI, Califato, ISIS, Daesh o como quiera que se llame. Su interpretación es un rompecabezas para los servicios de inteligencia occidentales que tratan de derrotar a lo que hoy se tiene como un grave peligro de alcance mundial.

Europol (Oficina europea de policía) supone que en las filas del ejército del EI hay unos cinco mil ciudadanos europeos, incluyendo jóvenes de ambos sexos. En su mayoría proceden de los países más desarrollados de la Unión Europea (unos mil del Reino Unido y otros tantos de Francia). ¿Qué es lo que suscita el reclutamiento más rápido y entusiasta hasta ahora conocido, que supera en mucho al de Afganistán en los años 80 para luchar contra la URSS?

Se entiende que una parte del ideario yihadista, incluida su extrema brutalidad y violencia, atraiga a jóvenes en paro, desarraigados, que arrastran una existencia marginal en los suburbios europeos, como los autores de los atentados en París. Pero muchos combatientes del EI no encajan en este perfil. El tristemente conocido asesino enmascarado, el que ante las cámaras ha decapitado a varios prisioneros y se expresa en un inglés cultivado, es un graduado universitario, programador informático que vivía en un acomodado barrio londinense. También van a luchar a Siria europeos sin antecedentes musulmanes, recién convertidos al islam.

La retórica apocalíptica no es exclusiva del EI pues también la utilizan varias filiales de Al Qaeda para atraer nuevos adeptos europeos. En Francia se habla de los “padres huérfanos”, cuyos hijos adolescentes se enrolan en la yihad, incluso procedentes de familias no religiosas y profesionales de clase media.

Una joven parisina de 15 años se despidió así de su madre: “Cuando leas estas líneas estaré en la tierra prometida… En ella moriré para ir al paraíso… Todos vamos a morir, castigados por la ira divina. Hay demasiada miseria, demasiada injusticia y llega el fin del mundo… Todos irán al infierno menos nosotros, los que luchamos por el último imán en la tierra prometida…”.

Salta a la vista la semejanza entre el antiguo milenarismo cristiano (que todavía pervive en algunos evangélicos fundamentalistas) y la moderna práctica de la yihad, que aspira a establecer un califato, bajo un soberano islámico que sea fiel a la legislación mahometana y gobierne sobre toda la comunidad musulmana, preparándola para el fin de los tiempos.

La guerra emprendida por Occidente contra el EI no es solo el enfrentamiento militar contra el ejército yihadista. Más difícil es derrotar las ideas mesiánicas inducidas por la divinidad bajo la dirección de un líder carismático, que tanto atraen a los que buscan nuevo sentido a una vida que carece de presente y de futuro.

Esas ideas encajan con las aspiraciones de los nuevos yihadistas que no encuentran su sitio en una sociedad que les rechaza. Y las modernas redes sociales hacen llegar a cualquier lugar del mundo las fantasías que muchos están deseando escuchar. El terreno en el que el EI deberá ser derrotado no es solo el campo de batalla sino las mentes de todos los que aspiran a algo que dé sentido a su vida y a su muerte. Arduo problema para los estados mayores.

ENÉSIMO INCUMPLIMIENTO
Cataluña se ríe de Montoro: su déficit público en 2014 dobla el objetivo marcado
Aunque Hacienda fijó el descuadre máximo entre ingresos y gastos en el 1% del PIB, el gobierno de CiU anuncia que superará el 2%.
LIBRE MERCADO Libertad Digital 20 Marzo 2015

Nuevo escándalo fiscal en Cataluña. Tras años de incumplimientos, el Ejecutivo de Artur Mas ha anunciado en una emisora radiofónica de la región que el déficit registrado por la Generalidad en 2014 ascendió a 4.200 millones de euros.

Esta cifra supone una fuerte desviación frente al objetivo fijado desde Moncloa. Para 2014 se esperaba que Cataluña limitase el desfase entre ingresos y gastos al 1% del PIB. Sin embargo, los 4.200 millones de euros que anuncia ahora el consejero de Economía, Andreu Mas Colell, suponen un descuadre del 2,13% del PIB, más del doble de lo permitido.

El desaguisado podría ser incluso mayor si se contabilizan ciertas operaciones, como por ejemplo el rescate de la autovía C-17. Si la Intervención General del Estado incorpora estas partidas al cómputo del déficit, la desviación podría superar el 2,5% del PIB.

Según el gobierno regional, el grueso del descuadre es imputable a los bajos niveles de ingresos. "Nos hemos quedado cortos por un 1% del PIB. Faltan 1.900 millones de proyectos de venta de patrimonio, concesiones... Si hubiésemos cerrado la operación del Canon del Agua, habríamos conseguido 850 millones", lamentó el consejero.

Subiendo el tono de sus declaraciones, Mas Colell llegó a afirmar lo siguiente:

Si el Ministerio se lo propone, puede hacer imposible cumplir el presupuesto de gasto. ¡Que se atrevan!

El hombre fuerte del gobierno de CiU añadió también que en 2015 no se aplicarán recortes del gasto: "la prioridad es mantenerlo".

El enorme coste de la Administración paralela
El gobierno de Artur Mas ha insistido en volcar sus ajustes por el lado de los ingresos. Por ejemplo, sus presupuestos para 2015 incluyen la creación de ocho nuevos impuestos y la revisión al alza de 32 tasas y recargos.

Mientras tanto, la Administración paralela dependiente de la Generalidad acumula 131 entes públicos. En este capítulo entran empresas, consorcios, fundaciones, etc. Solamente en el capítulo de las sociedades participadas por la Administración autonómica, encontramos un movimiento anual de 7.000 millones de euros. A esto se unen los consorcios (manejan 3.200 millones) y las fundaciones (controlan 595 millones). En total, 10.800 millones de desembolso anual ligado a este tipo de entes.

Si el gobierno catalán redujese un 38% el gasto manejado por la Administración paralela, su presupuesto para 2015 estaría equilibrado sin necesidad de ningún ajuste adicional.

SEGÚN PÍO MOA
Signos de que España ha caído en la Islamofilia
Gaceta.es 20 Marzo 2015

"La islamofilia se acompaña inevitablemente de la cristianofobia", asegura el historiador, que denuncia la postura suicida de algunos españoles.

La adopción de banderas islámicas para Andalucía y Extremadura, las manifestaciones contra la conmemoración de la toma de Granada, el intento de suprimir las tradiciones para 'no ofender' a los inmigrantes musulmanes... Son sólo algunos de los signos de la islamofilia que se vive en España, según el escritor Pío Moa, que denuncia en su blog Presente y Pasado, que la islamofilia "se acompaña inevitablemente de la cristianofobia".

A juicio de Moa, los signos de esta islamofilia española son:

-Las manifestaciones contra la conmemoración de la toma de Granada, denigrando comoe criminales a los cristianos y exaltando a los musulmanes
-El intento tenaz y solapado de suprimir nuestras tradiciones para "no ofender" a los inmigrantes musulmanes.

-La pretensión de expropias monumentos como la catedral de Córdoba o la Giralda de Sevilla a fin de facilitar una “laicización” que equivale a descristianización e islamización
-La pretensión de abrir por completo las fronteras a una inmigración sin freno ni control

-La denigración sistemática de la base cultural cristiana
-La equiparación de Gibraltar con Ceuta y Melilla y la pretensión de “devolver” estas ciudades españolas a una nación a la que nunca pertenecieron.

-La concomitancia entre islamofilia y separatismo, especialmente en Cataluña.
-El ataque y negación persistentes de la Reconquista desde cátedras y periódicos influyentes como El País.

Moa, que recuerda cómo tras el atentado de Charlie Hebdo "se desataron todo tipo de críticas contra quienes dudaban de que la presencia masiva del islam en Europa traiga grandes beneficios o incluso algún beneficio", señala que, si bien "las fobias en general son poco aconsejables", el problema actual de España no es la islamofobia, sino la islamofilia. "Para los musulmanes, Al Ándalus sigue revestido de carácter mítico e incitante, como una posible vuelta al pasado si Alá lo quiere. Postura muy apoyada, suicidamente, por los islamófilos españoles. La islamofilia es hoy mucho más peligrosa que la islamofobia. No cerremos los ojos ante un peligro real", concluye Moa.

Gobiernos y medios de prensa occidentales: un imperio de mentirosos y putas
Paul Craig Roberts. Minuto Digital 20 Marzo 2015

Secretario Adjunto del Tesoro en el gobierno de Reagan

En su momento Barack Obama declaró varias veces, errónea y tontamente, que era «contrario a la ley internacional» que Crimea ejerciera la autodeterminación. La autodeterminación, como la entiende Washington, es un término de propaganda al servicio de su imperio, pero su ejercicio por parte del verdadero pueblo le parece inadecuado.

00123157950El 6 de marzo de 2014, Obama llamó por teléfono a Putin para decirle nuevamente que sólo Washington tenía derecho a intervenir en Ucrania. Y, contra toda lógica, Obama insistió en que únicamente el «gobierno» de Kiev, instaurado mediante el golpe de Estado orquestado por Washington, es «legítimo» y «democrático».

En otras palabras, un gobierno no electo en Kiev e impuesto por Washington es la expresión misma de la autodeterminación y la legitimidad mientras que el gobierno electo de Crimea que llama a su pueblo a pronunciarse sobre su propio futuro es «antidemocrático» e «ilegítimo».

Washington es tan arrogante que nunca se le ocurre pensar en lo que puede opinar el mundo sobre su flagrante hipocresía. Desde el régimen de Clinton, Washington no ha hecho otra cosa que violar el derecho internacional en Serbia, en Kosovo, en Afganistán, en Irak, en Siria, en Irán, en Pakistán, en Yemen, en Somalia, en Venezuela, en Ecuador, en Bolivia.

¿Tiene Rusia un mando militar para África? No. Pero Washington sí lo tiene. ¿Está Rusia rodeando Estados Unidos de bases militares? No, pero Washington está utilizando la OTAN, cuya razón de ser desapareció hace ya 23 años, para crear en Europa Occidental, en el este de Europa y también en el sur de ese continente un ejército imperial con bases avanzadas en las fronteras de Rusia. Washington está decidido a extender los límites de la Organización del Tratado del Atlántico Norte a Georgia, en Asia central y en Ucrania, en el Mar Negro. Y tanto Georgia como Ucrania fueron parte de Rusia y de la Unión Soviética.

Washington está haciendo exactamente lo mismo con China e Irán. Washington está trabajando en la creación de nuevas bases navales y aéreas en Filipinas, en Corea del Sur, en Vietnam, en Tailandia y en Australia para bloquear el flujo de petróleo y de otros recursos hacia China. Irán está rodeado por unas 40 bases estadounidenses y la marina de guerra de Estados Unidos mantiene constante navíos frente a las costas iraníes. Pero la propaganda de Washington nos presenta este evidente militarismo como «defensa de la democracia».

El gobierno ruso sigue actuando como si las amenazas de Washington contra la independencia y los intereses estratégicos de Rusia pudiesen resolverse con buen sentido y buena voluntad. Pero Washington carece de ambas cosas.

Desde el régimen de Clinton, el gobierno estadounidense ha estado en manos de una banda de ideólogos convencidos de que Estados Unidos es «el país excepcional e indispensable» dotado de un real derecho de hegemonía sobre el resto del mundo. Todo lo que ha hecho Washington desde que comenzó el siglo XXI ha estado dirigido a alcanzar ese objetivo.

Washington tiene intenciones de quebrar la propia Federación de Rusia. Washington entrega enormes sumas de dinero a ONGs que hacen trabajo de quinta columna dentro de Rusia y que colaboran estrechamente con el régimen estadounidense desacreditando las elecciones libres que se realizan en ese país, diabolizando al presidente Putin y el gobierno ruso, difundiendo propaganda antirrusa y haciendo trabajo de agitación.

Washington se esfuerza también por aislar a China, utilizando para ello la Trans-Pacific Partnership (TPP), aunque hoy se concentra principalmente en sus intentos por desestabilizar y aislar a Rusia. Washington está tratando desesperadamente de romper el BRICS, la organización emergente que agrupa a Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica. Teniendo como miembros a los países más grandes del mundo (que representan además la mitad de la población del planeta), el grupo BRICS está surgiendo como un poder político y económico, especialmente con la organización de un plan tendiente a abolir el uso del dólar como moneda de reserva. El hecho de rodear Rusia de bases de misiles pone en peligro la soberanía y la independencia de ese país y, por consiguiente, debilita al BRICS como contrapoder ante la hegemonía de Washington.

La propaganda de Washington engañó a muchos. El mundo está despertándose poco a poco. Pero, ¿está despertándose a tiempo? Los medios de prensa estadounidenses y muchos medios en Europa repiten a coro la propaganda de Washington, demonizan a sus víctimas u objetivos y preparan a los pueblos de Occidente para más guerras. Los medios de prensa occidentales, al igual que sus gobiernos, están desprovistos de toda integridad. Vivimos bajo un imperio de mentirosos y putas.

Secretario Adjunto del Tesoro en el gobierno de Reagan. Fue editor asociado de la página editorial del Wall Street Journal y editor colaborador de National Review. Es coautor de “The Tyranny of Good Intentions” (“La tiranía de las buenas intenciones”).

Y UN PROBLEMA PARA EL FUTURO
Niños adoctrinados, las otras víctimas del Estado Islámico
R. C-M www.gaceta.es 20 Marzo 2015

Los expertos advierten: "están siendo radicalizados desde su nacimiento, sin otra influencia externa".

El adoctrinamiento y la radicalización de niños a manos de yihadistas en los territorios ocupados por el Estado Islámico tendrá como resultado la aparición de "una generación de sádicos que no conocerá nada más que la ideología de este grupo terrorista", advierte el think tank británico The Quilliam Foundation, un laboratorio de ideas que denuncia los extremismos y defiende la libertad religiosa y la democracia.

"Es muy, muy preocupante que estos niños estén creciendo sin ninguna influencia externa. Están siendo adoctrinados y radicalizados desde su nacimiento. Ellos son las víctimas principales", señala el portavoz del think tank, Charlie Winter, que advierte sobre los enormes problemas a largo plazo que esta radicalización tendrá en los lugares tomados por el Estado Islámico que consigan derrotar al grupo terrorista. Sin otra referencia más que las delirantes ideas de los radicales islámicos, los niños se convierten en las otras víctimas de los terroristas y, dentro de unos años, nuevos verdugos.

Niños vestidos con ropa militar, obligados a ver atrocidades e incluso a practicarlas pueblan los campos de entrenamiento de las zonas ocupadas por el Estado Islámico. Allí, tal como explicó un militar iraquí a la NBC, "les enseñan a utilizar un AK-47 y emplean muñecos para que los niños aprendan a decapitar. Hasta les hacen cargar con las cabezas de los decapitados para que pierdan el miedo". Un testimonio que coincide con el de la organización Human Rights Watch, que ha entrevistado a jóvenes de 17 años que han recibido el entrenamiento del ISIS. Jóvenes a los que los radicales convencieron en visitas de captación a las ciudades que conquistaban y que se unieron de manera voluntaria a sus filas. "Me gustaba la ropa que llevaban, sus armas. Quería ser como ellos", decía uno de los jóvenes, Raed, sobre su incursión en el ISIS. Amr, de 17 años, contaba que se había alistado al ISIS y hasta se había apuntado a la lista de soldados suicidas. "Me sentí presionado para hacerlo, pero mi nombre estaba muy abajo, debajo de más de 100 nombres". 100 personas -muchas de ellas niños- dispuestos a morir matando.

"Es un lavado de cerebro. Están a merced del fanatismo", lamenta en un reportaje del Daily Mail el director del Centro de Estudios para la Seguridad de la Universidad de Buckingham Anthony Glees, que recuerda el deber de los adultos de proteger a los niños . Describe cómo, a través de contenidos perfectamente estudiados, atraen a los más pequeños por internet o en persona y consiguen alejarlos de todo lo que "un niño debería disfrutar, como el amor de la familia, por ejemplo". Deseosos de contar con un sólido relevo generacional, los terroristas del Estado Islámico han elaborado, incluso, una guía para madres que explica cómo educar a un muyahidin. "No esperes a que tengan siete años para empezar, puede ser demasiado tarde para ellos", señala el documento.
Una técnica diabolicamente eficaz que consigue, por ejemplo, que un niño de 10 años ejecute a un joven de 19 al grito de Alá es grande.

Comparando la crisis en España, Alemania, Italia y Francia
Casi todos los países europeos necesitan repensar el lugar que pueden ocupar en la economía mundial en esta primera mitad del siglo XXI
El Confidencial 20 Marzo 2015

Muchas veces, cuando se habla de la gran crisis que comenzó en 2007 y que, contra lo que quisieran los políticos, está solo viviendo una tregua, se minusvalora la asimetría con que ha golpeado a las cuatro primeras economías de la Eurozona, Alemania, Francia, Italia y España. Para hacer una estimación desde una orientación algo distinta a la habitual podemos tomar por un lado un indicador de consumo como es el comercio minorista y por otro uno de producción como es la industria. Dejaremos a parte la construcción ya que su importancia ha sido mucho más reducida en Alemania, Francia e Italia y además su implosión casi absoluta en España y la gran importancia que alcanzó en la primera década del siglo hace parecer las cosas aún peores de lo que ya son.

En el primer gráfico, el del comercio, podemos ver que aumentó entre 2000 y 2008 un 17% en España, mientras que en Italia lo hacía un 11%, en Alemania bajaba un 2% y en Francia subía un 20%. Esto se explica en nuestro caso casi en su totalidad por el gran aumento de población que tuvo España (14%), frente al 0% de Alemania, 6% de Francia y 3% de Italia.

Esto se alimentó por la enorme burbuja crediticia que vivimos, y que fue al fin y a la postre la que hizo subir la demanda de mano de obra que causó el aumento de población. En Alemania el crédito privado (no deflactado) subió entre 2000 y 2008 un 7%, en Italia un 97%, en Francia un 66% y en España un ¡¡¡230%!!! El descontrol crediticio a nivel interno como vemos ocurrió en todos los países salvo Alemania, pero en España alcanzó proporciones siderales.

Esto, y no otra cosa, fue lo que empujó de esa forma la demanda interna. Sin embargo la supuesta “virtud” de los alemanes se cae por tierra cuando vemos que su sector financiero entró de lleno en la orgía de expansión de balances y titulizaciones de deuda, creando dinero de la nada y prestándoselo a los bancos de otros países. El cuento de los laboriosos trabajadores alemanes que ahorran y prestan a las cigarras del Sur que luego se lo gastan en fiesta no es sino una interpretación paranormal de lo que ocurrió que no resiste el mínimo análisis empírico.

Desde luego que España, Grecia e Irlanda aumentaron la demanda (pública y privada) de una forma muy importante y que no estaba respaldada por mejoras en la productividad, pero eso es porque sus oligarquías locales permitieron y fomentaron que la economía entrara en la enloquecida dinámica de expansión del crédito ya que las ganancias eran astronómicas para ellos tanto a nivel económico como político. En Italia y Portugal las cosas fueron bien distintas, pues no se lanzó ninguna burbuja (inmobiliaria en España e Irlanda, de gasto público en Grecia), sino que simplemente se utilizó el crédito para sostener unas estructuras económicas que se caían a pedazos y no acometer reformas de calado. Unas estructuras que se desmoronaban igualmente en España y Grecia (en Irlanda sí que se montó a la vez un fuerte sector exportador), y cuyas vergüenzas se taparon con los esteroides del crédito.

Cuando las burbujas empezaron a reventar todo se vino abajo en estos países y es lo que vemos en el gráfico. Mientras que en Alemania todo siguió más o menos igual y en Francia la crisis fue leve y el consumo retomó una senda ascendente bastante pronto, en Italia a estas alturas se ha perdido el 8% del comercio y en España nada menos que un 25%. Esto también explica como es lógico el impresionante aumento del paro español, que si ya hubiera subido mucho si hubiéramos seguido la senda italiana o portuguesa, así lo hizo mucho más por el aumento de la población. De esta forma la avaricia y la ambición de unos pocos arruinó no solo la vida de millones de españoles sino también la de millones de extranjeros que acudieron a nuestra tierra. La reciente dinámica de venta de deuda al exterior que está alimentando la recuperación actual como vemos solo ha servido para estabilizar el consumo y evitar que se siga hundiendo, aunque es probable que dado que el proceso de endeudamiento con el exterior se está acelerando pueda remontar algo en los próximos meses. La deuda del Tesoro en manos de extranjeros vuelve a superar el 50%.

Si analizamos la producción industrial vemos que aumentó en España con la burbuja un 8%, en Italia permaneció prácticamente estable, en Alemania un 21% y en Francia hubo un aumento marginal. Es decir, que el único país que realmente se dedicó a invertir en mejorar su sistema productivo durante los años de la fiesta del crédito fue Alemania, ya que el aumento español se debió sobre todo al impulso de la industria auxiliar a la construcción. La rentabilidad política de la inversión a largo plazo se ve que es nula en la mayor parte de los países. Después del estallido de la burbuja Alemania casi ha recuperado los niveles anteriores (-2%), mientras que en Italia se ha hundido (-26%), en Francia se arrastra a duras penas sin indicios de remontar (-15%) y en España ha sufrido una devastación aún mayor que la de Italia (-29%) y, al igual que en el comercio, apenas se ve una estabilización.

El gráfico de la producción industrial es mucho más preocupante todavía pues nos está diciendo que el único país que a duras penas está aguantando la embestida de la globalización y la dura competencia de cada vez más países extraeuropeos es Alemania, mientras que los demás se han quedadodescolgados de lo que está pasando en el mundo, no reaccionan y se encaminan (nos encaminamos) directamente al desastre, como muestra el desacoplamiento entre consumo y producción. Esto, por otra parte, también pinta un negro panorama sobre la sostenibilidad a largo plazo de la zona euro.

Este fenómeno no parece que esté ocurriendo en los EEUU, donde los gráficos de producción industrial y comercio minorista no se están desacoplando, aumentando incluso algo más deprisa últimamente la producción (las escalas se han adaptado para que la comparación sea fiable). Aunque la forma de conseguirlo no sea ejemplar pues entre otros problemas ha causado un gran aumento de la desigualdad, está claro que la situación no es comparable con la europea.

La conclusión es que casi todos los países europeos necesitan repensar de forma apremiante el lugar que pueden ocupar en la economía mundial en esta primera mitad del siglo XXI y que, a no ser que se haga algo urgentemente, el proceso de decadencia industrial y endeudamiento exterior que está ocurriendo en muchos países hará que las estructuras políticas europeas actuales se desintegren, muchas economías se vean metidas en problemas aún más graves de los que tienen y ese estado del bienestar más o menos desarrollado que disfrutan sus poblaciones acabe por ser insostenible.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

La Audiencia Nacional es un peligro para la Justicia
EDITORIAL Libertad Digital 20 Marzo 2015

El rosario de actuaciones escandalosas protagonizadas por los magistrados de la Audiencia Nacional se ha visto engrosado esta semana con el varapalo asestado por el Tribunal Supremo a su lamentable sentencia sobre el asalto al Parlamento de Cataluña. El Alto Tribunal ha censurado con dureza jurídica y crudeza expresiva la resolución de la Audiencia Nacional que absolvió a los vándalos que protagonizaron el asedio y agredieron a parlamentarios a las puertas del edificio. Los argumentos empleados por los magistrados de la Audiencia fueron tan peregrinos, tan contrarios a derecho y tan sectarios en el plano meramente político que el tribunal de última instancia se ha visto obligado a sancionar esta actitud antijurídica con los términos más tajantes.

Pues bien, no contentos con este recentísimo bochorno jurídico, los miembros de la Audiencia Nacional vuelven a la carga con una pretensión que entra de lleno en un asunto tan sensible como la liberación anticipada de asesinos etarras. A pesar de que el Supremo ya ha dejado sentado que el cumplimiento de penas en las cárceles francesas no puede descontarse de las condenas impuestas por la Justicia española, el pleno de la Audiencia estudiará próximamente la posibilidad de recurrir al Tribunal de Estrasburgo para tener una interpretación distinta con la que seguir poniendo en libertad a algunos de los terroristas más sanguinarios. La liberación del etarra Plazaola, que ha permitido su huida, es fruto de esta interpretación peculiarísima del derecho penal que, en el caso de la Audiencia, suele acabar beneficiando a los criminales y perjudicando a sus víctimas.

La Audiencia Nacional es un tribunal de excepción que tuvo tal vez su razón de ser en los años más duros de la lucha antiterrorista. Con el paso del tiempo acabó convertida en una plataforma para el lucimiento de los jueces estrella, cuya escasa ciencia jurídica y afán de protagonismo acabó eclosionando en casos tan vergonzosos como el del ya exjuez Baltasar Garzón.

En la actualidad, los jueces de la Audiencia Nacional no sólo no están cumpliendo con su cometido fundacional de sostener en el plano jurídico la lucha antiterrorista, sino que son los principales responsables de que los asesinos alivien injustificadamente sus ya livianas sentencias torciendo la aplicación del Derecho lo que sea menester.

Un órgano judicial ajeno a la estructura común en todos los sistemas jurídicos, integrado por jueces que quieren convertirse en legisladores por la vía de los hechos, es un peligro para la Justicia que ningún país puede permitirse. La creación de la Audiencia Nacional ya fue polémica en su día. En la actualidad, convertida en un reducto de jueces sectarios, es un órgano inútil cuyo cierre es imperativo por razones de eficiencia jurídica y dignidad de la profesión judicial.

Políticos sin principios
RAÚL DEL POZO El Mundo 20 Marzo 2015

Han surgido nuevos partidos con postulados éticos muy radicales y hay gente que se ha puesto muy nerviosa, a pesar de que los que empezaron como antisistema piden votos para sentarse en los parlamentos. Que no cunda el pánico. Como comentó con sarcasmo Trotsky: "Dadme un revolucionario y yo lo llevaré a la Duma y lo convertiré en un funcionario del Estado".

Hay una máxima marxista según la cual no es la conciencia la que determina la vida, sino la vida la que hace la ideología. O sea, sienta a los airados muchachos en el hemiciclo y se amansarán con las legislaturas y los cambios generacionales. Así ha sido casi siempre y lo seguirá siendo en una Europa que ha llegado a la conclusión de los filósofos pesimistas: todo idealismo frente a la necesidad suele ser un engaño.

El aparato de propaganda del sistema, no el Estado Mayor del pensamiento, ha decretado el estado de excepción en los platós y en los periódicos para alertar a la población de la llegada de los indignados con teas encendidas. Mientras, en las propias siglas del bipartidismo surgen fracciones antipartido.

Esto tampoco es original, escucho desde hace mucho la misma muletilla: los presidentes del Gobierno no tienen principios, son unos traidores. A Adolfo Suárez le gritaban en la zona Nacional insultándole por haber traicionado los principios del Movimiento. A Zapatero le acusaban de haber abjurado de los principios de la Transición y los disidentes del PP acusan a Mariano Rajoy de haberse burlado de los principios de la derecha en asuntos como el aborto o la excarcelación de etarras.

Los principios, siempre los principios. Aquí siempre se han magnificado los principios como una continuación de los dogmas. Se fustiga a los políticos como a unos tipos sin principios, sin ideología. Ignoran que en cada debate político hay, por lo menos, tres versiones: mi verdad, la tuya y la verdad; y de ésta nadie está seguro, excepto los dogmáticos.

De pronto, llegaron políticos de la calle, rebosantes de principios, radicales a tope y se asustaron los centinelas del pensamiento. Pasó un año y los feroces comuneros empiezan a pedir un rodal en el sistema. Siguen llamando al PSOE "el partido de las flores"; y al PP, el de "las banderitas". Pero ya han moderado su lengua.

El otro día, en un mitin en Málaga, Pablo Iglesias dio vivas a los militares, a la Guardia Civil y a la unidad de España. Han aprendido enseguida que los principios son relativos y hay que adaptarlos a las circunstancias concretas. Una de las definiciones dice que el principio es la norma por la que se rigen el pensamiento y la conducta y ya no hay que buscar principios auténticos, genuinos, nacionales.

Europa son los principios: la democracia, los derechos humanos, las elecciones libres, el Estado del Bienestar, la separación de poderes. En el preámbulo del proyecto de tratado constitucional de la Unión Europea aparece una cita de Tucídides: "Nuestra Constitución se llama democracia porque el poder no está en manos de unos pocos, sino de la mayoría".

¿Por qué el empeño de los jueces de la AN en favorecer a los etarras?
“La absolución del culpable es la condenación del juez” Publilio Siro
Miguel Massanetwww.diariosigloxxi.com 20 Marzo 2015

España ha sido, durante muchos años, territorio de reivindicaciones formuladas de forma sangrienta; lugar de asesinatos alevosos injustificables, no sólo porque en este mundo nada hay que pueda avalar la muerte de un semejante, sino por la ignominia añadida de que se ha pretendido justificarla bajo la pretensión de convertir un pedazo de España en independiente, basándose en espurias pretensiones localistas, no por medio de la democracia de las urnas, no por la convicción de tener la razón y no por vengar una injusticia, que tampoco sería una excusa válida, sino por ir en contra de las leyes, de la libertad de las personas, de la voluntad mayoritaria de una nación y, para los cristianos, del precepto de “no matarás” aunque, cuesta decirlo pero es verdad, algunos cristianos e incluso religiosos, no han dudado en interceder a favor de los criminales, darles cobijo y participar, olvidando que están al servicio del Señor, como encubridores.

Durante años cientos de personas, la mayoría de ellas ajenas a la política, encargados del orden público o miembros del Ejército, han caído bajo las balas de una banda que escogió el camino de la violencia, la extorsión, la tortura y la eliminación del adversario político; como medio de atemorizar, chantajear, doblegar y expulsar de su tierra natal a miles de vascos, sólo por el hecho de considerarse, además de vascos, españoles y no comulgar con los expeditivos procedimientos de la banda terrorista ETA. Hubo momentos en que las víctimas, las familias de aquellos que fueron masacrados por la sinrazón de unos criminales que actuando fríamente, inmisericordes, sin tener nada en contra de la víctima de su locura exterminadora; pensaron que la Justicia estaba de su parte; llegaron a confiar en el famoso espíritu de Ermua, cuando se estableció una frontera (como su etimología vasca indica), entre la pasividad, la conformidad y la resignación y el grito de ¡basta ya!, que cientos de miles de voces españolas elevaron al Cielo, pidiendo que aquella locura acabase y que, el Estado, concluyese de una vez con semejante lacra.

Es posible que hubiera un tiempo en que las naciones que nos rodean sintiesen algunas simpatía por la causa etarra; la falta de información y una propaganda de determinados sectores de la sociedad vasca, consiguieron dar una falsa imagen del problema vasco fruto, todo hay que decirlo, de la obsesión nacionalista de un orate conocido como Sabino Arana. Un insensato que, con toda seguridad, si hubiera sabido las consecuencias sangrientas de sus paranoias independentistas para la nación vasca, es muy probable que, como Judas Iscariote, se hubiera colgado de la rama de un árbol.

La falta de una legislación específica que ajustara las penas a la magnitud de los crímenes cometidos por ETA, permitió a muchos etarras disfrutar de unos beneficios penitenciarios, unos acortamientos de condena y un trato que en nada se compadecía con los cientos de años a los que habían sido condenados. Muchos de ellos salieron a la calle sólo con unos pocos años de encarcelamiento de modo que, los familiares de las víctimas se vieron obligados a sufrir la tortura de ver a los asesinos de sus parientes pasear libremente por las calles de sus ciudades, todavía galleándose de las tropelías cometidas. Alguien, un indeseable seguramente, recurrió a Luxemburgo, para que la doctrina Parot, que hacía prolongarse el tiempo de permanencia en prisión al encadenar las distintas condenas; consiguió que unos jueces, sin duda confundidos y mal informados, considerasen que la doctrina Parot era contraria a los Derechos Humanos ¿Cuáles, los de unos criminales que, por motivos mafiosos, mataban sin consideración ni diferenciación entre hombres, mujeres y niños? O los de las personas decentes, padres de familia, trabajadores y niños que, por desgracia, no estaban en condiciones de comparecer ante tan alto Tribunal para pedir justicia para ellos.

Más tarde, en una Decisión Marco de la Unión Europea, se decidió que las sentencias que los presos cumpliesen en un país de la UE también contaran para ser descontadas de las que pudieran decretar los tribunales de otros países de la misma. Una vez más la injusticia planeaba sobre Europa y las personas decentes, cumplidoras de la ley y amantes de la Justicia, tuvieron que ver como unos criminales irredentos salían a borbotones de las cárceles españolas, sólo porque nuestra Audiencia Nacional, trufada de jueces progresistas, partidarios de que se olviden los crímenes de ETA y de que los asesinos se integren, con toda normalidad, en las instituciones españolas; consideraron que debían apresurarse a poner en libertad a los reclusos que pudiesen acogerse a la nueva disposición que los favorecía antes, incluso, de que el TS o el TC se pronunciasen al respecto. Nunca esta Administración de Justicia española, en ocasiones tan lenta, tan garantista, tan dada a mirarse el ombligo y a olvidarse de aquellos que, desde fuera, piden que se trate a los terroristas como se merecen y se imparta verdadera Justicia y no remedos y parches, como ocurre con demasiada frecuencia; dio muestras de tanta celeridad en decidir cumplir las normas de la CE.

Pero, cuando el TS decidió que, la Decisión Marco del Consejo de Europa, no era aplicable a nuestra legislación en el caso de terroristas y que las penas que se les impusieran por sus delitos en otras naciones no son deducibles de las penas impuestas por los tribunales españoles a los delitos de terrorismo. En consecuencia, las condenas debían cumplirse íntegramente. Hete aquí que, a los señores jueces de la AN les cogió el télele justiciero y su sentido de la “responsabilidad” de modo que los ha impulsado a buscar, de nuevo, un apoyo en el tribunal europeo que favorezca a los etarras, permitiéndoles permanecer menos tiempo en las cáceles, acortando sus condenas; para oprobio de la Justicia y desesperación de aquellos a los que les privaron de la vida o mutilaron a un familiar, cuando ven, con horror, como unas asesinos, en unos pocos años, apenas 2 por asesinato, pueden reintegrarse a la sociedad. Es curioso que, por otros delitos que causan menos alarma social, muchos reclusos deban permanecer más años encerrados.

Ahora un grupo de seis magistrados de la Audiencia, entre ello el señor Conde Pumpido de tendencia progre, ante lo que, para ellos, pudiera ser “la duda” sobre cómo aplicar la Decisión Marco del 2008 veían “lógico” plantear una cuestión prejudicial de urgencia ante el Tribunal de la Unión Europea de Luxemburgo. Nueve jueces de la Audiencia han votado en contra de esta iniciativa, por lo que el magistrado Marlaska ha decidido que debía ser el Pleno (19 magistrados) el que aborde esta cuestión.

Una vez más vemos los efectos evidentes de la politización de la Justicia española. Hace años que, con la aparición de nuevas generaciones de jueces, imbuidos de las ideas de que la interpretación de la norma debe hacerse en función de sus convicciones políticas y personales y no de una buena hermenéutica que sirva para todos, de modo que los encausados no dependan del juez o magistrado que les toque en suerte, para que se les aplique la ley tal y como quiso el legislador y fue aprobada en las Cortes. Nos preguntamos si, estos señores tan preocupados por los derechos de los etarras y de su comodidad, no sería mejor, por ejemplo, que activasen la acumulación de causas que tienen pendientes de resolver para así agilizar esta Administración de Justicia anquilosada y embarrancada en tantos trámites burocráticos.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, vemos con gran preocupación como hay jueces que se ocupan más de los condenados que de los perjudicados por sus crímenes. España, señores, no va bien.

Acoso
MIQUEL PORTA PERALES. ABC Cataluña 20 Marzo 2015

¿El objetivo del nacionalismo? Que el Estado reaccione para así desatar la retórica de una Cataluña acosada cuya única salida es la independencia
Sostiene el nacionalismo catalán que Cataluña está sometida a un proceso de acoso. El instrumento: la recentralización y las sentencias del Tribunal Constitucional. ¿Cómo reacciona la Generalitat cuando se presenta recurso de inconstitucionalidad contra la Ley de Acción Exterior de Cataluña?

Todos a una: ¡la «recentralización» de un Estado que manifiesta «una obsesión patológica por residualizar Cataluña» e «intenta poner al pueblo de Cataluña dentro de una jaula»! ¿Que cualquier Estado funciona de acuerdo al principio de unidad de acción exterior, lealtad institucional y coordinación? Eso no cuenta. ¿O es que Cataluña no tiene derecho a ser un actor internacional que disponga de servicio exterior propio?

Sin tapujos ni circunloquios ni enredos: no. Pero, el padre severo -inasequible al desaliento-, persevera. ¿Qué ocurre cuando el Tribunal Constitucional señala -por unanimidad- que el Síndic de Greuges no puede constituirse como Autoridad Catalana para la Prevención de la Tortura? Todos a una: «¡la recentralización española que no cesa!» ¿Que una Comunidad Autónoma no puede firmar ni garantizar el cumplimento de tratados internacionales que son competencia del Estado? Eso tampoco cuenta. Oigan: Cataluña es Cataluña. Tan graves es la situación -añadan la «recentralización» en materia de educación, horarios comerciales, consumo, unidad de mercado, tasas o el BOE frente al DOGC- que la Generalitat estudia la posibilidad de elaborar un libro negro de la recentralización española que, según el portavoz del Govern, será prolijo».

Veamos. ¿Existe la «recentralización»? Lo que sí hay es la respuesta del Estado a un nacionalismo que -de forma consciente- incumple la ley. ¿El objetivo del nacionalismo? Que el Estado reaccione para así desatar la retórica de una Cataluña acosada cuya «única salida para poder vivir mejor» y transformarse en «un país próspero y justo» es la independencia. Si quieren que les diga la verdad, yo sí que me siento acosado por la ficción nacionalista.
Recortes de Prensa   Página Inicial