AGLI Recortes de Prensa  Sábado 21  Marzo 2015

Elecciones andaluzas, Golpe al Estado de mierda #Masby
Juan Vicente Santacreu Periodista Digital   21 Marzo 2015

El político piensa en la próxima elección; el estadista, en la próxima generación.

¿Es o no es España un Estado de mierda? No lo sé, juzguen ustedes. Es conocido por todos que el lema de los “zurdosos” es: Si no ganamos en las urnas, ganaremos en la calle.

El domingo 22 de marzo se celebran las elecciones andaluzas y como las encuestas pintan muy feas para todos, los “zurdosos” han decidido actuar. Desde luego no se puede afirmar que los “rojeras” sean expertos en golpes de Estado al uso, pero si son muy eficientes en mamporrazos de Estado. En la historia reciente lo vimos en el 11-M e intuyo que lo veremos en estas elecciones andaluzas.

Que alguien me lo explique, ¿por qué la junta electoral, si es que la hay, no cambia la fecha de las elecciones andaluzas para que no coincida con la marcha de la dignidad hacia Madrid?, ¿o por qué no paraliza la marcha y cambia la fecha de la manifestación de Madrid? El mismo error que en el 11-M y por el mismo partido en el Gobierno.

Por lo menos yo no comprendo muy bien cómo van a reflexionar los andaluces con todos los Medios de comunicación comentando la marcha y su “final feliz” en Madrid con consignas contra el PP. Los “marchosos” intentarán con mamporrazos dejar en evidencia al PP, al ministerio del Interior, a las fuerzas de la Seguridad del Estado y a quien se ponga por delante en un día de votaciones. ¡Manda cojones! Y no es que yo defienda al PP, pienso que son malos, malvados y traidores, pero que nadie ose llamar democracia a esta anarquía electoral.

Está claro que la “dignidad” de los “marchosos” tiene un precio, ahora sólo hace falta fijar la cuantía de la “paguita”, pues señores del Gobierno, concédanles la paguita y que vuelvan todos al bar de su pueblo a reflexionar y a seguir mamando que el resto tenemos que seguir trabajando.

Las cloacas del Estado rebosan mierda sin parar y esto ya huele demasiado mal, creo que en este Estado no cabe una puta mierda más.

22-M es múltiplo de 11-M, ¡¡curiosa coincidencia!! Pero no la única.

Así lo pienso y así lo digo.

Quizá te interese leer  Las Marchas de la Dignidad
http://www.masaborreguera.com/twitpost/las-marchas-de-la-dignidad.html

Creeré a un presidente de Gobierno, sea del color que sea, cuando confiese públicamente que este Estado-Disparate es insostenible.

Los políticos no aprenden la lección de la crisis
EDITORIAL Libertad Digital  21 Marzo 2015

El pistoletazo de salida al largo e intenso año electoral se producirá, oficialmente, este domingo, tras la celebración de los comicios regionales en Andalucía. Sin embargo, tal y como ha discurrido la campaña y a la vista de los programas que han empezado a presentar los grandes partidos en las últimas semanas, es evidente que la inmensa mayoría de políticos españoles, a excepción de alguna que otra formación pequeña, no han aprendido nada de la presente crisis. A saber, que el incremento del gasto público y la existencia de una abultada deuda estatal no conducen al crecimiento ni garantizan unos servicios públicos de calidad, y que la sostenibilidad de las cuentas depende, en última instancia, de la existencia de una economía flexible y competitiva.

Estos dos postulados, cuyo recuerdo debería quedar grabado a fuego en la mente de nuestros políticos, están pasando desapercibidos en este tiempo de elecciones, con lo que España corre el riesgo de volver a repetir los terribles errores cometidos en el pasado, y de cuyo resultado, por desgracia, aún dan buena cuenta los casi 5,5 millones de parados que registra el país. La prueba de tamaña ignorancia e irresponsabilidad se puede constatar día tras día. Este mismo viernes, por ejemplo, el Consejo de Ministro aprobó un sustancial aumento de empleados públicos, en lugar de centrarse en mejorar la eficiencia de las plantillas existentes e incrementar la calidad de los servicios prestados mediante profundas reformas estructurales, a imagen y semejanza de otros países europeos. Otro preocupante indicio es que Cataluña haya cerrado 2014 con un déficit superior al 2% del PIB cuando el objetivo marcado por el Gobierno era del 1%, o que, se mire adonde se mire, haya políticos prometiendo rebajas de impuestos sin reparar en la necesidad de acometer recortes o, lo que es aún peor, planteando nuevos e insostenibles dispendios de gasto en base a subidas fiscales irreales, cuando no injustas, confiscatorias y absolutamente suicidas.

Sin embargo, lo más grave de esta situación es que acontece justo en las peores condiciones posibles. Así, lejos de acometer los ajustes requeridos, España es el país de que necesita el mayor saneamiento del sector público del mundo, por encima incluso de Japón y Grecia, cuyo nivel de deuda pública es muy superior, según un revelador informe de la prestigiosa firma de análisis McKinsey. La falta de austeridad se manifiesta en que las administraciones nacionales son las segundas que más han aumentado su deuda entre 2007 y 2014, más de 90 puntos del PIB, tan sólo por detrás de Irlanda, donde el rescate de su sistema financiero supuso un enorme coste. Hoy, la deuda pública total (no sólo la oficial) ronda el 130% del PIB y el problema es que superará el 160% en 2019 si nadie lo remedia. Como consecuencia, España aún necesita un ajuste presupuestario equivalente a 5 puntos del PIB para estabilizar, primero, y empezar a reducir, después, su elevado volumen de deuda pública.

Para ello, sólo existen dos recetas posibles: o bien se reduce el gasto público o bien se acelera el crecimiento económico, o una combinación de ambas. España todavía tiene que reformar a fondo su elefantiásica e ineficiente estructura estatal y flexibilizar mucho más su economía, al tiempo que mejora la seguridad jurídica e institucional, para garantizarse un crecimiento sólido y sostenido a medio y largo plazo. Lo que demuestra, una vez más, este informe es que en España aún queda casi todo por hacer, lo cual choca frontalmente con la penosa complacencia del Gobierno y las ruinosas propuestas de la mayoría de la oposición. Las crisis son tiempos de cambio, pero, si no se aprovechan para corregir errores pasados, están condenadas a repetirse.

¡No va más!
Vicente A. C. M. Periodista Digital  21 Marzo 2015

Dos no riñen si uno no quiere y está claro que el PP no quiere y lo que es peor, no puede. Mariano es consciente de que se ha dejado llevar por los consejos de su admirado oráculo Arriola cuyo mérito radica en acertar lo que era una batalla ganada con un PSOE destrozado y obtener una amplia mayoría muy superior la esperada y conseguir que este ejemplar de anti líder y sin carisma llegase a ser Presidente del Gobierno de España. Es por eso que tras imponer a un candidato desconocido e igualmente falto de carisma y de tirón electoral, Juanma Moreno Bonilla, no deja Mariano de apoyarle en todos los mítines a los que puede asistir sin abandonar del todo sus deberes de Presidente en una época tan convulsa que atraviesa la UE. Es tal la desesperación y el pánico que incluso mañana, día de reflexión en Andalucía, va a asistir a otro mitin multitudinario en Valencia, ciudad en la que consiguió su poder actual y llevar al PP a una transformación que le hace hoy irreconocible por la mayoría de votantes de derecha, liberales, conservadores y moderados.

Y mientras tanto la casta Susana, de la casta del clan de la tortilla a la que le debe su nombramiento como Presidenta de la Junta de Andalucía tras la renuncia de Griñán por causas obvias de pringue en asuntos nada ejemplares, se dedica a vociferar en mítines como si estuviera vendiendo en un mercadillo una mercancía obsoleta y dañada como si fuese auténtica ganga. Supone que comportándose como el pueblo llano y humilde del que dice proceder, va a lograr camuflar su verdadera imagen de ambición ilimitada, amor por el poder y por el lujo del que lleva disfrutando desde su nombramiento. Porque de la política hace mucho más tiempo que lleva pegada a diferentes cargos viviendo de lo público. Su desesperación es tal que incluso está prometiendo bajar los impuestos después de haber exprimido hasta la médula a los andaluces.¡Quien te crea que te compre!

Pero es que frente a ellos ¿qué tenemos? Por un lado a la que todos consideran la segunda o tercera fuerza política el nuevo partido de extrema izquierda comunista PODEMOS con una Teresa Rodríguez que como el resto de dirigentes populistas prometen el cielo y acabar con las siete plagas que afectan a la sociedad andaluza. Es el nuevo “Hare Krisna” del comunismo más casposo y retrógrado cuyas fuentes de inspiración son las dictaduras de Cuba y Venezuela. Eso sí, no explican cómo van a sufragar ese cielo y si su estrategia pasa como la de Grecia por que paguen los demás la fiesta y las consumiciones por una inventada deuda histórica y crímenes de guerra. Solo pensar que el asalta supermercados y okupa de fincas va en la lista pone los pelos de punta de las verdaderas intenciones de esta tropa.

Lo malo es que otras opciones como Ciudadanos , cuya única cara visible sigue siendo para su desgracia Albert Ribera, van a pagar cara su salida al mercado político nacional sin haber afianzado debidamente su plataforma electoral con figuras políticas conocidas y de prestigio. Las improvisaciones se valoran como experimentos y ya se sabe el dicho de que “los experimentos ni con gaseosa”, en Sevilla sería ni con rebujitos. Pero otro tanto sucede con UPyD enfrascada en disensiones internas y con un liderazgo demasiado personalista que le va a llevar a un fracaso estrepitoso sin alcanzar representación. Por otra parte IU seriamente dañada por su fractura radical con engendro incluido, pierde por goleada el liderazgo de la extrema izquierda que le llevó a ser el partido bisagra y cómplice en el Gobierno de la Junta.Le han comido la tortilla y no precisamente los del clan, aunque fueran amistades peligrosas.

En resumen que como dije ayer, nos hemos quedado casi sin opciones de futuro y en un escenario político final que no presagia nada bueno para Andalucía ni para España. Todos nos jugamos mucho ahora y en las próximas elecciones autonómicas, municipales y generales. Espero que todos sepamos elegir bien nuestro voto, porque aunque devaluado e insignificante en sí mismo por una ley electoral injusta y anti democrática, finalmente resultará decisivo en el conjunto. Solo ir a votar ya es un acto de libertad y de responsabilidad que debemos defender y potenciar para que sea realmente democrático. Abstenerse es renunciar y es inútil como reacción de rechazo, solo beneficia a las opciones más votadas que tocan a más tarta del poder que se reparte.

Solo deseo que entre todos acertemos y no tengamos que arrepentirnos de no haber meditado suficientemente nuestra decisión y actuar de modo visceral y sin pensar en las consecuencias.Se acabó el tiempo de las apuestas. Señores ¡No va más! la ruleta y la bola están ya girando.

Desmontemos el Estado del bienestar de los políticos
LUCIO A. MUÑOZ www.gaceta.es  21 Marzo 2015

Venezuela no es la excepción a la regla general que afirma que el socialismo ha fracasado.
El término “socialismo productivo” ha sido utilizado recientemente por Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, para definir al modelo económico-político y social instaurado en este país actualmente. Y que impulsó primeramente su antecesor en el cargo, Hugo Chávez.

El citado concepto se encuentra perfectamente identificado en el plan estratégico-político ideado y diseñado por el propio Chávez (con la ayuda de sus “asesores” nacionales e internacionales) antes de fallecer y denominado Proyecto Nacional Simón Bolívar 2013-2019.

Y las líneas ideológicas que han dado forma al referido proyecto están relacionadas con la nueva ética socialista. La suprema felicidad social. La protagónica y nueva democracia socialista. El modelo económico-productivo socialista. Y el liderazgo energético de Venezuela a nivel mundial. (No olvidemos al respecto que Venezuela es el país con mayores “reservas probadas” de petróleo del mundo).
Igualmente, el Proyecto Nacional Simón Bolívar 2013-2019 también contempla implantar “nuevos conceptos de propiedad” en Venezuela. Todo ello, con el objetivo de conformar un “gobierno bolivariano posrentista” capaz de garantizar la paz, el bienestar social y el desarrollo económico.

En función de lo anterior, es factible comprobar que el ideario del “nuevo socialismo del S XXI” venezolano se ha confeccionado ensalzando determinados y loables principios, envueltos en una atractiva terminología.

No obstante, la ideología que se esconde detrás de este envoltorio terminológico e intencionadamente ambiguo está entroncada con el socialismo bananero, y fundamentada en la represión y el adoctrinamiento.

Tanto es así, que Venezuela, el paraíso y, a la vez, la fuente de financiación de los dirigentes de Podemos, se encuentra en la actualidad al borde de un enfrentamiento civil debido a que la economía venezolana está hundida, puesto que la población civil no dispone ni de los alimentos más básicos. Y a nivel político, Maduro está encarcelando y asesinando a los opositores de su dictatorial y deshumanizado régimen.

Consecuentemente, Venezuela no es la excepción a la regla general que afirma que el socialismo ha fracasado, permanentemente y a lo largo de la historia, en todos los países que han tenido la desgracia de sufrirlo. Porque los teóricos y engatusadores ideales socialistas siempre se transforman en la práctica en miseria para la ciudadanía y opulencia para las oligarquías gobernantes.

¿Por qué, contradictoriamente, muchos españoles están girando radicalmente hacia la izquierda? En España, no aprendemos.

En nuestro país, la prueba que evidencia el fracaso del socialismo la tenemos en la anti gestión del PSOE en Andalucía, que ha convertido a esta autonomía, desgobernada mediante un corrupto sistema basado en el clientelismo político-sindical y sostenido por las subvenciones, en la región líder en Europa en número de parados.

A pesar de ello, muchos españoles están girando a la izquierda y reclaman un mayor intervencionismo estatal, así como un incremento del gasto público. Ignorando que tales demandas equivalen a un aumento del nivel de corrupción política, de malversación de caudales públicos, de despilfarro, de deuda, de déficit y de impuestos. Justamente, las principales causas que han provocado la crisis político-económica que ha dejado a España al borde de la quiebra.

Porque como consecuencia de las mencionadas peticiones, que de forma contradictoria e incompresiblemente solicitan gran parte de los ciudadanos, y al objeto de conectar con sus potenciales votantes, la mayoría de los partidos políticos españoles que se presentan a las próximas elecciones presentan un acentuado “perfil de izquierdas”.

De hecho, exceptuando a VOX, partido de derechas y liberal, y al PP de Madrid, que intenta ser liberal aunque para ello tenga que enfrentarse a la dirección nacional. El resto de partidos se sitúan en una horquilla ideológica que comienza en el marxismo-leninismo de Podemos. Pasa por el desfasado socialismo del PSOE. Y por el nuevo socialismo del PP. Hasta llegar a la socialdemocracia tradicional de UPyD. Y a la confusa “socialdemocracia de libre mercado” de Ciudadanos, formación en la que los españoles están depositando muchas esperanzas pero que está cometiendo las primeras contradicciones, tales como anunciar que subirá el Impuesto de Sucesiones y Donaciones y el IBI en Madrid, tanto en cuanto, el programa económico de Garicano circula en dirección contraria.

Por consiguiente, la concurrencia a las elecciones del presente año de una amplísima mayoría de partidos de izquierdas muestra que España está más cerca de Venezuela que de las modernas democracias occidentales. Y, de la misma manera, pronostica que millones de españoles están dispuestos a votar a estas formaciones “izquierdistas”.

Sin embargo, el objetivo fundamental de los españoles debería ser el relativo a desmontar el Estado del bienestar de la casta político-sindical y de sus socios, los lobbys financieros procedentes del Ibex-35 (el principal problema de nuestro país). Y, en consecuencia, reducir la deuda pública y el déficit.

Pero en España, no aprendemos, puesto que votar a la izquierda significa mantener los privilegios de la casta y de sus clientes. Y continuar con el proceso de extinción de la clase media, vía subida de impuestos y recortes de los servicios públicos.

La explicación a este despropósito socio-político y económico radica en que muchos españoles desean convertirse en parásitos sociales y, por tanto, en clientes de la casta, y de esta manera poder vivir de las subvenciones, contratos públicos a dedo, enchufes laborales..., es decir, a costa del Estado.

Día 15- Somos gilipollas
JAVIER CARABALLO El Confidencial  21 Marzo 2015

Hubo unas elecciones en Italia, en abril de 2006, en las que se extendió como grito de guerra de los electores una expresión que se hizo pegatinas, camisetas y chapitas y se multiplicó por cientos de miles: “Lo sono un coglione”, que en italiano se utiliza como aquí la palabra “gilipollas”. “Soy un gilipollas”. Eran las elecciones que Romano Prodi le ganó a Berlusconi y el grito del electorado respondía, precisamente, a los insultos constantes del extravagante magnate italiano contra quienes no lo votaban. El caso es que, trascendiendo del contexto político concreto al que se refiere, ya entonces el grito de guerra de lo italianos parecía como el lema electoral perfecto para representar las relaciones de la ciudadanía con la clase política antes, durante y después de unas elecciones.

A ver, es esta sensación desagradable de que, por un lado, la clase política se desentiende del ciudadano en cuanto se cierran las urnas pero, por otro lado, convengamos que tampoco es que el personal se gane demasiado el respeto del político con su actitud tan permisiva, escasamente crítica. Muchas protestas, mucho cabreo de barra de bar, pero luego se ven gobiernos nefastos que siguen cosechando mayorías como si nada. Y de los corruptos, ni hablamos; bastará con señalar que aquí, por mucho que se repita que la corrupción está entre las principales preocupaciones de los españoles, la verdad es podríamos hacer una larguísima lista de políticos que hasta que no han tenido una condena en firme, no han dejado el sillón porque la gente los seguía votando. Nada peor para la soberbia de un dirigente político que la certeza de que, haga lo que haga, cuenta con un pueblo fiel que le seguirá votando. Y eso, ha ocurrido demasiado a menudo.

Es el viejo mantra, que se repite detrás de todas las elecciones, de que el pueblo nunca se equivoca. Pues claro que el pueblo se equivoca, se equivoca muchas veces cuando vota, y a la vista están desastres conocidos de las urnas durante la historia de los países democráticos. Pueblos que, en algún momento de su historia, parecen abducidos por los mayores delirios o las propuestas más absurdas o irrealizables. El pueblo se equivoca, sí, de la misma forma que otras muchas veces acierta, y entre una y otra cosa lo que nunca debe cambiar, porque esa es la democracia, es la soberanía plena para tomar decisiones. Eso no tiene contestación, por mucho que haya algunos ilustrados planeando siempre sobre el debate de la calidad del voto. El pueblo es soberano para elegir libremente a sus dirigentes y lo contrario es un régimen dictatorial. No hay medias tintas.

Pero bueno, sentado eso, que es la parte de coglioni que nos corresponde, cada vez que se acaba una campaña electoral, como esta andaluza de ahora, siempre se queda la cara de bobo cuando se mira atrás y se analiza las banalidades que se han repartido a manojitos durante los últimos quince días. Costosas campañas electorales en las que, con una enorme artificialidad impostada, los dirigentes políticos empiezan a visitar barrios y mercados, fábricas y asociaciones vecinales, para abandonarlo todo en cuanto se cierran las urnas. Sólo en el caso de Andalucía, las subvenciones repartidas a los partidos políticos para esta campaña electoral es de diez millones de euros. ¡Diez millones en quince días! Si lo multiplicamos por el resto de elecciones que quedan, municipales, autonómicas, catalanas y generales, ya nos podemos hacer una idea del coste que va a tener para la España de los recortes este año electoral.

¿Hay que acabar entonces con las campañas electorales? Tampoco es eso, pero sorprende que ningún partido –igual, alguno minoritario sí- haya planteado jamás una reforma electoral en ese sentido. Es más, este es uno de esos temas que parece que ni siquiera se pueden plantear, porque siempre habrá alguien que lo considere un ataque mismo a la libertad. Tabú democrático. Así que hay que asumir, sin rechistar, este modelo tan gastado. Llegan las campañas electorales, con todo su estruendo de mítines y cartelería, y se marchan a los quince días, para volver pasados cuatro años. Y el ciudadano, que los ha visto pasar como una veloz comitiva de coches oficiales por un camino polvoriento, se quedará pensando eso, lo de los italianos. Lo sono un coglione.

La gran expulsión
Eduardo Arroyo www.elsemanaldigital.com  21 Marzo 2015

Existe una profunda relación entre la expulsión progresiva de los valores sociales de cohesión nacional y la expulsión del espectro político de una sustanciosa porción del electorado.

Aparecen las primeras encuestas de este año electoral por excelencia y algo resulta más que evidente: buena parte del electorado español no tiene voz. Normalmente no leo prensa española por aquello de no perder el tiempo. La mayoría de lo que se publica es pura basura, destinada a influir sobre el lector escamoteando la información que sencillamente no gusta. Lo que antaño era monopolio de El País –el "análisis" unilateral de las cosas- hoy es una práctica general.

Pero venciendo una notable resistencia, consulto las mencionadas encuestas: el 19 de enero el diario de Vocento publicaba una las susodichas encuestas según la cual, en unas hipotéticas elecciones generales, la cosa se repartiría, por este orden decreciente, entre PP, Podemos, PSOE, C´s, IU, ERC, PNV y otros. Dentro de estos "otros" están UPyD, Amaiur, IU-ICV y Compromís. Es decir, salvo el PP, el resto es extrema izquierda, centro-izquierda o nacionalista.

Hace una semana más o menos (6.3.2015), otra encuesta, esta vez sobre las elecciones andaluzas, del mismo periódico mostraba un panorama similar: PP, PSOE, IU, UPyD, Podemos, C´s y Partido Andalucista. Es decir, nuevamente, salvo el PP, distintas variantes de la izquierda mas los nacionalistas.

Si tenemos en cuenta qué es hoy el PP –liberalismo económico de aspiración ultracapitalista mas izquierda cultural morigerada- resulta que aquél elector que cree en España, en los valores que hicieron posible a nuestro país y a la cultura occidental y que, además, sigue creyendo en ellos no tiene un partido que le represente de manera clara y nítida.

Este sujeto se suma al PP mayormente, primero, porque le han convencido de que es obligatorio votar y, en segundo lugar, porque él mismo está convencido de que la alternativa es mucho peor. Así las cosas, los estrategas del PP solo tienen que echar mano de cínicos profesionales –como Esperanza Aguirre- o de políticos con un pié a cada lado de la línea - como Jaime Mayor Oreja- para convencerles de que el PP les representa. Es todo lo que necesitan para garantizar que las cosas irán empeorando paulatinamente con la inestimable ayuda de los teóricos defensores de la nación.

El resultado, incluso a corto plazo, es que, en primer lugar, nada de lo perpetrado por el nihilismo quintaesenciado de la izquierda es revertido por los sucesivos gobiernos conservadores. Después, que ni siquiera en aquello que dicen gestionar mejor –la economía- obtienen resultados dignos de mención. Ni una cosa ni otra es obstáculo para que el puro miedo deje de atenazarles. Al final la pendiente es cada vez más inclinada y el deterioro es progresivo con unos y con otros. Tan solo varían los tiempos y los ritmos.

Iniciativas descafeinadas estilo VOX, que dan cobijo a muchos de los que durante décadas convivieron con la enfermedad que nos aqueja, no tienen demasiada credibilidad. Pero, paradójicamente, son esos valores denostados de la patria, la familia, la moral, etc, los que desde antiguo sostienen la sociedad española. Por eso ésta se deteriora en la medida en que el conjunto de los españoles se aleja de ellos.

Nuestra descomposición social no es sino el síntoma del estado de alienación que vivimos. No puede ser de otro modo porque no se puede abandonar la esencia de nuestra cohesión sin pagar las consecuencias. España, como otros países de nuestra entorno pero especialmente en nuestro caso, es un país que se hizo precisamente "para" reivindicación beligerante de esos valores que hoy se ridiculizan, como vieron en su momento Julián Marías y, más recientemente, el hispanista norteamericano Harold Raley: perdido su objeto, el organismo languidece.

Así las cosas, hay que decir que existe una profunda relación entre la expulsión progresiva de los valores sociales de cohesión nacional y la expulsión del espectro político de una sustanciosa porción del electorado. Tras esta progresiva marginación electoral, cuya consecuencia es la exclusión respecto de las instituciones y de los ámbitos decisorios, se oculta una gigantesca obra de acoso, derribo y demolición de valores, opiniones y actitudes, perpetrada desde tribunas públicas, medios, academias, foros e instituciones diversos.

Por todo ello, en las próximas elecciones es muy posible que el gran engaño se haga patente y, con el hundimiento del PP, o al menos con su reconversión en una fuerza política precaria y en declive, los partidarios del voto del miedo contemplen con terror, que solo tienen para elegir entre opciones, a lo sumo, de "centro izquierda", cuya única conexión con su visión de las cosas radica en ser anti-nacionalista, mientras discrepan en todo lo demás.

En resumen, es más que probable que en 2015 presenciemos la "gran expulsión" de una parte del electorado que se arriesga a quedar fuera de los ámbitos decisorios de la tan cacareada democracia, mientras aguarda, eso sí, sin esfuerzo, a que emerja una fuerza política verdaderamente distinta, audaz y regeneradora, sin ligazón alguna con quienes prepararon el desastroso estado de cosas en el que nos encontramos.

TERRORISMO ISLAMISTA
El Estado Islámico y la matanza terrorista de Túnez
Pablo Molina Libertad Digital  21 Marzo 2015

Veinte extranjeros y dos tunecinos (uno de ellos agente de policía) perdieron la vida en el ataque terrorista contra el parlamento de Túnez perpetrado ayer. Otras 42 personas resultaron heridas a causa de los disparos indiscriminados de los terroristas, que acribillaron varios autobuses turísticos a balazos y tomaron como rehenes a sus pasajeros.

Los tres terroristas intentaron acceder al Parlamento disfrazados de agentes, pero el hecho de que portaran rifles de asalto kalashnikov en lugar de las armas reglamentarias llevó a los guardias del edificio a darles el alto. En ese momento se desató un tiroteo que acabó con los terroristas atrincherados en el Museo del Bardo, una de las principales atracciones culturales de la capital tunecina, frecuentado por los turistas y situado junto a la sede de la soberanía nacional. Allí se hicieron fuertes y tomaron como rehenes a quienes en ese momento visitaban las instalaciones.

Dos cruceros, pertenecientes a las compañías Costa Cruceros y MSC, se encontraban amarrados en la costa, y sus pasajeros disfrutaban de una visita turística por la capital. Sólo en el primero de los barcos viajaban más de 3.000 personas.

Tras varias horas con la zona acordonada, las fuerzas de seguridad tunecinas consiguieron entrar al museo, donde mataron a dos de los terroristas y liberaron a los rehenes.

Túnez es el lugar donde comenzó la llamada Primavera Árabe y, lo que es más importante, el único país en el que los movimientos de protesta ciudadana de 2011 culminaron, no sin dificultades, en unas elecciones libres y una Constitución que respeta las libertades civiles a una escala desconocida entre las naciones de su entorno. Pero Túnez es también donde la radicalización de los grupos islamistas está más agudizada, como lo demuestra el hecho de que es el país del que procede el mayor número de yihadistas extranjeros integrados en el Estado Islámico. Los expertos creen que unos 3.000 tunecinos podrían haberse incorporado a las filas del grupo terrorista islamista en Siria e Irak. La vuelta al país de cientos de estos criminales es un grave problema de seguridad para los servicios de inteligencia tunecinos, duramente cuestionados por su papel durante la dictadura de Ben Alí.

A falta de que alguna organización reivindique la autoría de la matanza, no resulta ocioso señalar el contenido de un vídeo que el Estado Islámico difundió el pasado mes de diciembre, con el título "Un mensaje al pueblo de Túnez". En la grabación, de 7 minutos de duración, tres terroristas tunecinos llaman a sus compatriotas a "revivir la tradición del asesinato en Túnez", así como a incorporarse al Estado Islámico y jurar lealtad "al emir de los creyentes", el califaBagdadi, como ya han hecho numerosos grupos islamistas.

La posibilidad de actuar en una sociedad que se ha zafado de la impronta islamista en sus instituciones públicas y ha apostado decididamente por la democracia, así como la presencia en las zonas montañosas de la frontera argelina de organizaciones terroristas muy activas, como Al Qaeda en el Magreb Islámico y Ansar al Sharia, son elementos de peso que convierten a Túnez en uno de los objetivos principales del terrorismo islamista en el norte de África. Ayer quedó de manifiesto con toda su crudeza.
© elmed.io

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Una discriminación a ultranza por el mero hecho de escribir o hablar en castellano.
Paco Sande Periodista Digital    21 Marzo 2015

En mi última entrada en este blog, y en referencia al desaguisado que el nacionalismo más canallesco y vil ha conseguido instaurar en Cataluña, llevándola a un extremismo sin parangón -ver entrada- solo comparable al fanatismo más abyecto de algunas religiones, termino diciendo: Hasta estos extremos han llegado en Cataluña y hasta estos extremos llegaremos en Galicia si dios no lo remedia.

Y digo, si dios no lo remedia, porque lo que es nuestra clase política ni está por la labor ni se le espera.
Los partidos que todavía reflejan un atisbo de esperanza, VOX, UPD o CIUDADANOS no creo que vayan a conseguir, por lo menos de momento, votos suficientes con que poder marcar la diferencia.
Los de podemos, que tampoco creo que lleguen muy lejos, la verdad, van a estar siempre a favor de las fuerzas y tendencias que más daño le puedan hacer a España y a la democracia.

El PSOE, mucho tendría que cambiar para que una de sus preocupaciones fuera la debacle e injusticia que aquellos ciudadanos que hemos tenido “la suerte de nacer en una región con lengua propia” estamos sufriendo.

De momento la sultana de Andalucía se envuelve en la bandera andaluza.

Y en cuanto al PP, je, je, ¡el rey del mambo! Mientras está en campaña promete el oro y el moro. Que la cosa va a cambiar, que los padres podremos elegir la lengua en la educación de nuestros hijos, que los documentos oficiales podremos obtenerlos tanto en la “jerga” regional como en Español de Cervantes, etc, etc. luego llega al poder, cambia el nombre de las escuelas infantiles de “Galescolas” por “A Galiña Azul” y santas pascuas.

Siempre he creído que la difusión de la cultura no tenía fronteras.
Que era universal y no prevalecían lenguas ni banderas.

Esto fue hasta que conocí en carne propia el escarnio que recibe cualquier idea o razonamiento, por parte de esa galleguidad mal entendida, empecinada en discriminar inmerecida y absurdamente cualquier talento literario, o de cualquier otra índole, que no se ajuste a sus ideas.

Una discriminación a ultranza por el mero hecho de escribir o hablar en castellano –español- mientras el Gobierno, de la “Xunta de Galicia”, en este caso el PP del señor Feijoo, mira para otro lado.

En los regímenes dictatoriales o absolutistas, escribe Tocqueville, el despotismo golpea groseramente el cuerpo. Lo encadena, lo tortura, lo suprime con detenciones y torturas, prisiones e Inquisiciones. Con decapitaciones, ahorcamientos, fusilamientos, lapidaciones. Haciendo eso ignora el alma que intacta puede levantarse sobre las carnes martirizadas y transformar a la víctima en héroe.
Por el contrario, en los regímenes inertemente democráticos el despotismo ignora el cuerpo y se ceba con el alma. Porque es al alma a la que quiere suprimir, encadenar, torturar. De hecho no le dice a la víctima: “O piensa como yo o muere”. Le dice: “Elige. Eres libre de pensar o de no pensar como yo. Y si piensas de una forma diferente a la mía, no te castigaré con un auto de fe. No tocaré tu cuerpo, no confiscare tus bienes, no te lesionare tus derechos políticos. Incluso podrás votar.

Pero no podrás ser votado porque yo sostendré que eres un ser impuro, un loco o un delincuente. Te condenaré a la muerte civil.
Más aún, aquellos que piensan como tú también te abandonaran para no sufrir a su vez el mismo castigo.

Más adelante añade: en las democracias inanimadas, en los regímenes inertemente democráticos, se puede decir todo menos la verdad, se puede expresar todo, excepto el pensamiento que denuncia la verdad.

POR BANCA CATALANA
Un libro detalla cómo Pujol se lo llevó y el PSOE miró para otro lado
EP www.elsemanaldigital.com  21 Marzo 2015

El ex"molt honorable" se libró de la quema de la entidad bancaria con unos cuantos millones de más en el bolsillo después de que el Gobierno de González decidiese no enemistarse con CiU.

El libro del periodista Pere Ríos Banca Catalana: caso abierto. Lo que no se contó del escándalo que enriqueció a Jordi Pujol (Editorial Península) sostiene que el expresidente de la Generalitat se embolsó dividendos mientras la entidad se descapitalizaba y avanzaba hacia la quiebra.

Además, defiende que buena parte de los 41 magistrados de la Audiencia Territorial de Barcelona que rechazaron la querella contra el expresidente por su gestión en la entidad miraron "para otro lado", y concluye que el PSOE, lejos de auspiciar la querella, le incomodaba por miedo a perder a CiU como potencial aliado.

Aparte de una revisión a fondo de los hechos, el autor entrevista a varios de los protagonistas del caso, como los fiscales Carlos Jiménez Villarejo y José María Mena --que prologan el libro--; los magistrados Margarita Robles y Antonio Doñate; el ministro de Justicia de entonces, Fernando Ledesma; el cuñado de Pujol y dirigente de la entidad, Francesc Cabana, y el abogado defensor del expresidente, Joan Piqué Vidal.

En declaraciones a Europa Press, Ríos relata que recuperó el caso porque consideraba que la imagen que quedó en la imaginario colectivo no se ajustaba a la realidad, ya que Pujol siempre aseguró que fue un perjudicado más en la quiebra, cuando en realidad "ganó mucho dinero".

El libro detalla que Pujol cobró "dividendos ilícitos de más de 84 millones de pesetas" entre 1974 y 1980, y ya siendo presidente de la Generalitat, hasta mayo de 1982, participó y se benefició de operaciones especulativas y supuestamente ilícitas.

En su día Pujol sostuvo que la querella era una decisión del Gobierno para atacarle, algo que niega el ministro socialista Ledesma, que sostiene que el Ejecutivo veía con incomodidad el proceso judicial: "En el Gobierno, formulado en términos claros, nadie, nadie es nadie, tenía el más mínimo interés en que fuera adelante la acusación".

El autor considera que los jueces se sintieron "instrumentalizados" por los partidos, y poco acostumbrados entonces a abordar delitos de ´cuello blanco´, por mayoría decidieron dar carpetazo al asunto y no aceptar la querella.

El autor se entrevista con varios jueces, uno de los cuales pide el anonimato: "El recuerdo es que no estuvimos a la altura. Faltó voluntad política para, de verdad, aclarar el caso. (...) A día de hoy el proceso sería enjuiciado por personas más competentes y designadas de forma más objetiva".

Una de las jueces que votó a favor de admitir la querella, Margarita Robles -que años después fue un alto cargo del Gobierno del PSOE y hoy está en el TS-, afirma que muchos de sus colegas ni se miraron el sumario, y el fiscal Villarejo sostiene que se hizo un resumen del sumario para todos los jueces y se depositó en un lugar reservado para que lo retiraran los interesados, pero sólo lo hicieron "10 o 12".

Patrimonio en Andorra
Ríos explica que empezó a escribir el libro antes de que el propio Pujol revelara el 25 de julio de 2014 la existencia de su patrimonio oculto en Andorra -que el político asegura que es legado que su padre Florenci-, y la confesión devolvió la quiebra de Banca Catalana a la actualidad informativa.

El periodista sostiene que Pujol confesó la existencia del patrimonio al sentirse acorralado por Hacienda, considera que decir que es un legado es un relato creado a medida, y concluye que no es "descabellado" pensar que el dinero pueda venir del entidad quebrada.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial