AGLI Recortes de Prensa  Miércoles 25  Marzo 2015

La última oportunidad de UPyD si quiere ser útil a los ciudadanos
EDITORIAL El Mundo 25 Marzo 2015

El hosco cruce de reproches en el que lleva instalado UPyD desde el domingo, tras su batacazo en Andalucía, provoca tristeza por cuanto estamos ante una formación que despertó enorme ilusión cuando irrumpió en 2007. El diputado y escudero de Rosa Díez, Carlos Martínez Gorriarán, tachó ayer de "irresponsables" a Irene Lozano, Álvaro Anchuelo y otros dirigentes por dimitir de sus cargos orgánicos en UPyD. «Aquellos que no saben perder, no merecen ganar», sentenció. No es el único desahogo estos días de la guardia pretoriana que defiende férreamente a Díez y desdeña la menor censura a su dirección. Y ahí está lo preocupante: la falta de autocrítica y de asunción de responsabilidades ante la imparable pérdida de simpatizantes -además de lo ocurrido en Andalucía, basta ver lo que pronostican las encuestas en toda España- y el maltrato con el que se despacha a los disidentes, nos sitúan ante las peores prácticas de los partidos tradicionales, de esa "vieja política" que se supone UPyD quiere desterrar. Si esto se suma al gran error de no converger con Ciudadanos -una alianza tan natural como a todas luces fructífera en réditos electorales- por problemas personalistas y no de naturaleza política, se entiende por qué el partido de Rosa Díez ha entrado en una deriva que, de seguir así, le puede llevar pronto a la irrelevancia y desaparición.

No son pocos los méritos de estos años en el haber de UPyD, y justo es reconocerlo en estos momentos. Con escasos medios, fue el primer partido que situó en el debate público la necesidad de una profunda regeneración del sistema, cuando nadie hablaba del fin del bipartidismo. UPyD acertó con un diagnóstico en el que alertaba de la necesidad de acometer reformas políticas, de luchar contra los malos usos de los partidos, de garantizar la transparencia o de combatir la corrupción para mantener y desarrollar lo mejor de nuestro sistema constitucional, y no para derribarlo como ahora pretenden otros. UPyD siempre ha sido valiente en su defensa de la igualdad de todos los españoles, o en su apoyo a las víctimas del terrorismo. También está siendo encomiable su labor, por ejemplo, como acusación en el 'caso Bankia' para destapar y hacer justicia ante el mayor pillaje financiero de los últimos tiempos.

Pero, siendo todo ello cierto, los errores de UPyD le han llevado a dejar de ser el partido protagonista de esa tercera vía tan necesaria. El espacio para un nuevo partido nacional, de centro, reformista y sensato, que el partido de Díez contribuyó desde luego a abrir, lo ocupa hoy Ciudadanos, la pujante formación de Albert Rivera.

El personalismo extremo con el que Díez dirige su partido y las purgas a las que se ha sometido a las voces críticas, como ocurrió con el ex eurodiputado Sosa Wagner, han llevado a la ciudadanía a rechazar una apuesta que hasta hace bien poco suscitaba muchas simpatías. UPyD debe encarar una profunda y urgente reflexión. Lo peor que podría pasarle en el Consejo Político del sábado es que el núcleo duro de la cúpula se enroque en su actitud de no hacer nada. Ciudadanos les ha vuelto a tender la mano para impulsar una fusión: "Lo que no quiera hacer la cúpula, lo acabarán haciendo las bases por la vía de los hechos", pronostican a este diario. Por lo pronto, ya lo están haciendo los votantes. No hay duda de que éste puede ser el último tren al que subirse para UPyD.

Rosa botas puestas
RAÚL DEL POZO El Mundo

La victoria tiene muchos padres y madres, la derrota se llama Rosa. UPyD, el partido de los filósofos, el voto de calidad, el defensor del idioma español y de la igualdad de los ciudadanos en todo el territorio, se está deshaciendo después de su fracaso en las elecciones andaluzas. Hay desbandada en el Consejo de Dirección y la situación es desesperada porque si dimitieran tres más de los responsables, se disolvería el mando y tendría que convocar un congreso.

A primeras horas de la mañana hablo con Rosa Díez. «Somos -dice- el único partido que se ha enfrentado contra la corrupción y no nos lo han perdonado. Si nos convierten en irrelevantes la batalla por la claridad y la limpieza se habrá perdido». Habla con firmeza y denuncia la campaña de ocultamiento que ha sufrido UPyD. Piensa que han apoyado descaradamente a Ciudadanos, el nuevo partido de la burguesía catalana, como un posible aliado del futuro, aunque el empujón se les ha ido de las manos, lo han lanzado y ahora tendrán que hacer lo que hicieron con Podemos: empezar a enseñar sus casos de corrupción. O quizás se estén configurando dos derechas a la francesa.

También hablo con Irene Lozano, escritora, estrella ascendente, fiel a Rosa en sus decisiones respecto a Ciudadanos. «Han enloquecido, -responde- la actitud de Rosa y del núcleo dirigente que se aferra al poder me recuerda a la postura que adoptó Federica Montseny cuando se negaba a formar parte del Gobierno republicano en el exilio, diciendo aquello de poco pero buenos». Le pregunto por qué ha pedido la dimisión de la Díez: «Creo que dejó de entenderlo todo el día de las elecciones europeas, no notó que el suelo se movía a nuestros pies, que surgía un tiempo nuevo. Y no sólo es ella la responsable; aún hay otros que la apoyan en su postura de resistir hasta el final. Hablan de morir con las botas puestas. Pero, ¡qué cojones morir!, ¿por qué hay que morir en el año que está naciendo todo, otra vez, de nuevo?».

Al margen de la cucaña de aparato hay que meditar sobre el castigo que han impuesto a UPyD. El partido no proponía una república quimérica o platónica, sino una democracia sin corrupción y con separación de poderes. Rosa Díaz se preguntó durante la campaña electoral cómo era posible que las encuestas dijeran que se iba a votar mayoritariamente a un partido con 300 corruptos en la lista; pareciera que los andaluces no le han perdonado que fuera la primera que encendió la hoguera de las vanidades. «No hay que cambiar a los andaluces para que nos voten -piensa otro dirigente del partido- sino irlos convenciendo para que cambien desde sus propios supuestos».

El primer partido que puso en solfa el bipartidismo ya en año 2007, que defendió desde el principio la regeneración democrática, denunciando casos en los tribunales está pereciendo en su propia hoguera. Rosa Díez está segura de que UPyD es útil, necesario e insobornable y, si no cambia repentinamente de idea, seguirá firme al frente del partido.

El cacique más votado
Lorenzo Abadía www.gaceta.es 25 Marzo 2015

Hoy, al ver que el régimen hace aguas como lo hizo la Restauración, intenta construir, con el lodo generado, otro rompeolas en el océano de la Historia.

Resulta inquietante comprobar el parecido de los últimos años con los de la Restauración monárquica de 1874, ese régimen de más de medio siglo que, con el pretexto de conseguir la deseada estabilidad tras el fracaso del sexenio democrático, no hizo sino consolidar un sistema de poder anticuado en toda Europa y que, si bien gozó de reconocimiento al principio, estaba condenado al fracaso debido a las fallas sísmicas sobre las que estaba construido.

Asentada sobre la conciliación de las grandes corrientes nacionales y la tenue incorporación de sectores populares que habían germinado como consecuencia de la revolución industrial; iniciada con un proceso constituyente convocado con base en la ley electoral de 1870 de sufragio universal; publicitada con una declaración de derechos tal que la Constitución democrática de 1869; e instituida con un parlamentarismo de apariencia anglosajona, la Restauración camufló durante años lo que realmente era: un sistema político basado en una carta otorgada por dos instituciones “históricas” y “preconstitucionales”: una monarquía cuasi absoluta e irresponsable y unas Cortes convertidas enseguida en censitarias que instituyeron un faccioso duopolio que se pudo mantener gracias a la corrupción y a la oligarquía, como tan clarividentemente denunció mi paisano Joaquín Costa, y cuyo funcionamiento estaba perfectamente sincronizado: en Madrid, el político de turno. En provincias, el gobernador civil. En comarcas y ayuntamientos, el cacique. Y si todavía no era suficiente para pervertir todas y cada una de las elecciones, allí estaban el capitán general y el obispo.

Obviamente, en el pecado llevaba la penitencia de su propia destrucción: una constitución interna que negaba la soberanía nacional; un diseño establecido desde arriba y sin contar con el pueblo; una monarquía que no quiso aceptar un cambio democrático del sistema; unos partidos hegemónicos que intentaron blindarse a toda costa; crisis económica; desprestigio internacional; revueltas obreras (indignados); amenazas nacionalistas; frustrado deseo popular de cambio; fragmentación y debilitación de los partidos de turno e intentos de reforma desde dentro (Romanones, Maura, Canalejas) que no supieron o quisieron asumir las nuevas demandas y reivindicaciones democráticas (regeneracionistas).

Desasosiega la comparación con la España actual cuyo máximo exponente es una Constitución que no garantiza la separación de poderes y una ley electoral que, tras las proclamas de libertad política y la ficción del sistema proporcional de listas, esconde un engaño que ha hecho posible el blindaje de su clase política. Hoy, al ver que el régimen hace aguas como lo hizo la Restauración, intenta construir, con el lodo generado, otro rompeolas en el océano de la Historia.

El último movimiento de Mariano Rajoy pretende ir en la misma dirección. La elección directa del alcalde es una máxima ineludible de la democracia por el acercamiento que supone en la relación mando/obediencia, por la verdadera representación de los votantes y el posterior control que genera, y por la sana separación que establece entre el que hace las leyes (las ordenanzas) y el que las ejecuta.

Pero Rajoy no desea implantar un sistema en virtud del cual los ciudadanos elijan directamente a su alcalde. Pues todo el poder que concentra hoy en sus manos, haciendo las listas, desaparecería automáticamente. Él desea disfrutar de alguna de sus consecuencias (es tan ingenuo que sigue confiando en que el PP será el partido más votado) pero sin hacer la más mínima concesión a la libertad política. Rajoy quiere que gobierne la lista, confeccionada desde las cúpulas, que resulte más votada. Ni representación, ni separación de poderes, ni acercamiento en la relación mando/obediencia, ni nada que se parezca a la regeneración democrática. Su propuesta sólo se sustenta en el interés puro de partido.

Si tuviéramos que resumir en un solo factor las causas que han provocado el desastre español, en términos de corrupción y de malversación del gasto público, no habría duda de que podríamos decir sin temor a equivocarnos que éste ha sido la creación de una clase política (casta la llaman quienes quieren imitarla) que vive al margen de la sociedad y que se encuentra perfectamente blindada. Y la herramienta legal que les aleja del ciudadano y que les blinda ante él es, precisamente, el sistema electoral, aquel que se subvirtió durante décadas en la Restauración para controlar el poder mientras se aparentaba normalidad.

La dulce derrota de Susana Díaz
JORGE DE ESTEBAN El Mundo 25 Marzo 2015

No es extraño que cada vez que se celebran unas elecciones haya partidos que mantengan que de una forma u otra han sido ellos los ganadores. Así las cosas, la condensación más acabada de esa afirmación es la frase que pronunció un astuto político hoy ya desaparecido: "Hemos ganado, aunque todavía no sabemos quiénes".

Algo así es lo que está ocurriendo tras las elecciones andaluzas aunque, en este caso, bien mirado, sólo haya un ganador, mientras que los demás partidos son todos perdedores. Pero vayamos por partes. Se afirma, en primer lugar, que la ganadora ha sido Susana Díaz y, por tanto, el PSOE, por lo que pocos se atreven a discutir que no ha sido así. En consecuencia, se sostiene que fue un gran acierto de la líder socialista haber adelantado las elecciones para asegurar su victoria. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, pues lo que ha ocurrido es justamente lo contrario o, si se quiere mejor, lo que ha ocurrido es que ha cosechado una derrota envuelta en un bonito papel de regalo que la hace más digerible.

"Díaz siempre tendrá la espada de Damocles de la moción de censura sobre su cabeza para desalojarla del poder"
En efecto, la idea de adelantar un año las elecciones lo que perseguía, por una parte, era conseguir una mayoría absoluta para gobernar sin depender de nadie, a diferencia de lo que ha ocurrido en el tiempo en que ha estado en coalición con IU. Pues bien, no es que no haya alcanzado evidentemente la mayoría absoluta, sino que además ha obtenido el porcentaje de votos más reducido del PSOE (35,43%) en las nueve elecciones autonómicas anteriores. Su aportación personal en esta aparente victoria del PSOE no ha significado gran cosa. Andalucía es una comunidad autónoma, una de las pocas en toda España, en donde no ha existido nunca en puridad un régimen bipartidista (PP-PSOE), sino un sistema de partido hegemónico, en el sentido de que un solo partido está por encima de los demás, habiendo formado parte de todos los gobiernos, siempre en solitario, salvo el periodo último en que ha gobernado con IU. Por tanto, en Andalucía no hay un sistema bipartidista, ya que por tal se define la situación en que únicamente dos partidos, cada uno por sí solo, pueden formar gobiernos, dando pie así a que exista la alternancia. Pero esa situación no se ha dado nunca en Andalucía, aunque pudo haber sucedido en las elecciones de 2012, cuando el PP obtuvo más votos y escaños que el PSOE, aunque sin llegar a los 55 necesarios para la mayoría absoluta. Circunstancia que permitió formar un Gobierno de coalición entre el PSOE e IU, al sumar 59 escaños, pues en los regímenes parlamentarios no gobierna el que obtenga más votos electorales, sino el que reúna más escaños. Lo cual es lógico porque el Gobierno que se forme representará a más electores, poseerá una mayor estabilidad y no estará sujeto a la amenaza de la moción de censura.

Ciertamente, Susana Díaz ha dicho ya que piensa gobernar en solitario, lo cual es una muestra más de su dulce derrota, porque, de entrada, necesita para su investidura en primera votación la mayoría absoluta, aunque en segunda votación le bastará la mayoría simple, es decir, más votos a favor que en contra, en el tiempo máximo de dos meses. Segundo, porque si pretende adoptar leyes importantes tendrá que buscar constantemente aliados, lo que le situará en una posición débil. Y tercero, porque siempre tendrá la espada de Damocles de la moción de censura sobre su cabeza, pues podría darse el caso de que se uniesen todas las fuerzas restantes para desalojarla del poder. En definitiva, la primera perdedora de estas elecciones es Susana Díaz, sin olvidar además que su pobre participación en los debates ha demostrado que no parece por ahora que se pueda convertir en una líder nacional, aspirante a presidir el Gobierno de España. Se equivocó, por tanto, al adelantar las elecciones, porque, por otra parte, su intención era también no dejar tiempo a que Podemos, una amenaza seria para el PSOE, pudiese organizarse para quitarle votos. Ciertamente, tampoco ha conseguido este objetivo, ya que el partido de Pablo Iglesias ha obtenido 15 escaños que serán suficientes para amargarla si sus decisiones no satisfacen a Podemos.

Vayamos ahora al segundo perdedor, que es el PP. Una gran mayoría de españoles se sorprende realmente de que el partido en el Gobierno haya podido pensar que podía ganar las elecciones en Andalucía. El hecho es que no sólo sus dirigentes ignoran la realidad de lo que está pasando en este país, en el que no han contentado a nadie con sus medidas, sino que además ni siquiera han hecho el menor intento de autocrítica. De esta manera, aunque en el año 2012 obtuvieron un 1.567.207 votos, es decir, el 40.66% y 50 escaños, en la recientes elecciones han perdido 500.000 votos, pasando al 26.76% del total. Lo cual significa que sus electores se han quedado en la abstención, que muchos se han ido a Ciudadanos y que incluso un cierto número ha votado a Podemos como protesta por la política del actual Gobierno de Madrid. Sin embargo, han sido muy pocos los miembros de este partido que han reconocido que se trata de una enorme derrota que no hace más que anunciar lo que puede suceder en otras Comunidades y, en definitiva, en las elecciones generales de fin de año. Se dice con frecuencia que los resultados de Andalucía no son extrapolables a otras Comunidades o al conjunto nacional. En efecto, esto es así pero únicamente en el caso del PSOE, pues como ya he dicho en Andalucía se trata de un partido hegemónico, lo que no ocurre en otros lugares en que conocerá un menor apoyo electoral concurriendo con las nuevas formaciones políticas que ha surgido últimamente. Pero, en cambio, sí son extrapolables los resultados del PP respecto a otras Comunidades, y así lo comprobaremos en dos meses. Cualquier observador sabe perfectamente que de no tomar el Gobierno del PP medidas espectaculares para aminorar la cantidad de agravios que afectan a las clases trabajadoras y a las clases medias, volverá a suceder lo que ha sucedido en Andalucía. Por lo demás, no sabemos qué tipo de oposición hará el PP al Gobierno de Susana Díaz, pero si nos atenemos a las legislaturas pasadas se demostraría que fue una oposición light, lo que no ocurrirá ahora estando Podemos y Ciudadanos en el Parlamento andaluz.

"Los dirigentes del PP no sólo ignoran la realidad de lo que está pasando en este país, sino que no hacen la menor autocrítica"
Curiosamente, el tercer perdedor, para sí mismo y no para ojos ajenos, ha sido Podemos. Es cierto que ha obtenido 15 diputados, lo cual significa que es un prodigio si tenemos en cuenta que hace un año prácticamente no existía y mucho menos en Andalucía. Ahora bien, Podemos es también un perdedor si así lo reconocen sus dirigentes, puesto que se imaginaban que lo que decían las encuestas era el reflejo de la realidad lo mismo que refleja una imagen en el espejo. Por ello, pensaban que obtendrían un mayor número de votos y, por tanto, de escaños, lo que viene a señalarnos que en el caso de Podemos ha habido mucha fantasía por un lado y mucho miedo por otro, pues no parece que sea una amenaza para la democracia constitucional.

El cuarto perdedor, en este caso sin ningún género de dudas, ha sido IU, puesto que ha pasado del 11,35% de votos en las elecciones de 2012 al 6,89%, es decir ha perdido algo más de 200.000 votos, que en su inmensa mayoría han pasado a Podemos. El problema que se plantea este partido es el de saber sí podrá seguir existiendo a pesar de Podemos, porque mientras que no se establezca una clara delimitación de la ideología de cada uno, la semejanza posible acabará resultando que el pez grande se coma al chico. Todo dependerá, por tanto, de la forma en que actúen ambas formaciones en el Parlamento, pero parece evidente que IU se convertirá en una clara oposición al Gobierno de Susana Díaz, después de que ésta rechazase a sus recientes aliados. Desgraciadamente hay otro claro perdedor que ni siquiera ha obtenido un solo escaño y me refiero a UPyD, lo que resulta ciertamente injusto, porque es un partido que ha sido consecuente con su idea de regeneración de la democracia y han sido muchos los aciertos que ha tenido en la política nacional. Pero todos esos aciertos han quedado oscurecidos por el mayor error que ha cometido y que consiste en no haber llegado a un acuerdo con Ciudadanos, un partido con muchas semejanzas, que lucha también por la regeneración democrática de España. Basta para comprobar este error lo que está sucediendo con sus dirigentes enfrentados.

Y por fin llegamos al único partido vencedor en estas elecciones andaluzas: Ciudadanos, el partido presidido por Albert Rivera, con sus nueve escaños, que ha demostrado ya que se puede triunfar en Andalucía siendo catalán y llamándose Albert. Las cosas son imposibles hasta que alguien las hace posibles.

Jorge de Esteban es catedrático de Derecho Constitucional y presidente del Consejo Editorial de EL MUNDO.

CÓMO ESTÁ EL PATIO
Un tiempo nuevo para Andalucía con la Pesoe
Pablo Molina Libertad Digital 25 Marzo 2015

Susana Díaz ha resumido su programa de Gobierno para los próximos cuatro años en una frase que podría servir perfectamente para anunciar el lanzamiento de un nuevo desodorante o la versión descapotable del coche del año: "Un tiempo nuevo". La novedad consiste en que los socialistas, que apenas llevan 34 años gobernando Andalucía, van a estar al frente de la Junta cuatro años más. Al final de esta legislatura el PSOE habrá igualado en duración al franquismo, pero ese será solo un jalón más en una trayectoria de éxitos cuyo final todavía se avizora muy lejano en el horizonte. Para celebrar sus cuarenta años al frente de Andalucía podrían ceder el poder simbólicamente al PP durante un trimestre, para que los populares sepan qué se siente al gobernar una región tan peculiar. Tendrían que hacerles firmar primero un documento de confidencialidad, pero en un partido como el popular andaluz, que mira únicamente al futuro, ese sería un trámite bien fácil de superar.

Llama la atención que Susana Díaz, que jamás ha hecho otra cosa que medrar dentro de la Pesoe, utilice el concepto de novedad para definir la esencia de su primer mandato. Bien podría haber elegido el de estabilidad, puesto que todos los socialistas, sin excepción, se muestran muy orgullosos de su labor en Andalucía, a pesar de que han convertido a la región en la vergüenza de Europa en todos los indicadores de desarrollo. Pero esta pequeña traición de Díaz al legado de sus antecesores no ha sido un gesto voluntario de ingratitud sino más bien un giro táctico, obligado por los niveles espectaculares de corrupción de la Administración andaluza de la que ella lleva formando parte desde 2012. Por cierto, antes de que explotaran en todo su esplendor los casos de los ERE, los cursos de formación y tal.

Pero aunque no es ese el sentido que Susana Díaz quería dar a su anuncio, si es cierto que en Andalucía se va a vivir "un tiempo nuevo" en términos políticos. La llegada a la Cámara andaluza de dos nuevas fuerzas políticas sin duda dinamizará la vida parlamentaria, pero en el caso de los 15 diputados de Pablemos el resultado puede ser espectacular. Habrá que ver, en primer lugar, si alguno de ellos logra superar la fórmula de juramento del cargo de Sánchez Gordillo, que vinculó su desempeño parlamentario a la liberación del pueblo palestino. A partir de ahí, las intervenciones de los podemitas y sus discursos parlamentarios van a servir para que los indecisos del resto de España sepan lo que esta muchachada puede llegar a dar de sí con un cargo de diputado detrás y un micrófono delante.

Susana Díaz dice que en Andalucía se abre "un tiempo nuevo", que es como el título del programa de Sandra Barneda de la noche de los sábados pero con una audiencia infinitamente mayor y absolutamente entregada. Ya quisiera Telecinco.

ANDALUCÍA
El inefable éxito de una franquicia socialista
José Bastida Libertad Digital 25 Marzo 2015

Friedrich Hayek afirmaba que el socialismo es ante todo una nostalgia de la sociedad arcaica, de la solidaridad tribal, cuya mezcla con un sistema democrático provoca que los gobiernos se conviertan en instituciones de beneficencia expuestas al chantaje de intereses organizados. De ahí que los políticos inviertan en comprar partidarios (el voto cautivo) con el dinero de todos los contribuyentes para gastar cada vez más en una operación que les permitirá conservar el poder.

A eso se le llama "gasto social" o "justicia social", una perversión del lenguaje y del presupuesto muy arraigada en toda España pero sobre todo en Andalucía, una tierra en la que ha cuajado el único sistema socialista de la historia que no crea pobreza, miseria humana y represión porque está tutelado por todo un continente capitalista y liberal, creador de riqueza y bienestar, la Unión Europea, que ya ha aportado en los últimos decenios más de un billón (con be) de euros a esta región sin resultados objetivos de crecimiento económico porque la franquicia socialista inversora en voto cautivo está muy bien engrasada con toda esa pertinaz lluvia de millones, cuyo mal uso y descontrol sistemático intenta ahora la juez Alaya fiscalizar en un proceso judicial que, por la cuantía del desfalco, puede ser el más importante de Europa.

Ante este pavoroso escenario se han celebrado unas elecciones que han corroborado el inefable éxito de esta franquicia tutelada, porque la mayoría de los electores (casi un 60%) han optado por agrupaciones de intereses colectivistas, esto es, el socialismo andaluz de toda la vida que tiene dinero hasta "pa asar una vaca", el nuevo socialismo bolivariano de corte friqui y los convidados de piedra de IU.

¿Islamistas bebedores?
Juan M. Blanco www.vozpopuli.com 25 Marzo 2015

El terrorismo islamista golpea de nuevo, atemorizando a una opinión pública europea siempre propensa a asustarse de su sombra. Ahora la consigna es no visitar Túnez. Mala solución. Nadie puede conjurar el riesgo cerrando puertas, sellando fronteras, no saliendo al exterior: el peligro se encuentra dentro. Europa ya no es importador de islamistas sino productor y exportador, un fértil campo de reclutamiento para grupos salafistas. Los terroristas no son sujetos extraños, llegados de exóticos lugares, sino ciudadanos europeos, nacidos en esta tierra o establecidos muchos años atrás. ¿Qué lleva a éstos sujetos a tomar tan drástica decisión? ¿Quiénes se afilian al terrorismo? ¿Existe un perfil típico del islamista?

La semana pasada causó cierto estupor el caso de Amar Ramdani, el terrorista colaborador de Amedi Coulibaly, que vivió una temporada en España. Quiénes lo trataron no apreciaron fervor religioso, rezos o visitas a la mezquita sino una desmedida afición a las mujeres, el whisky y el tráfico de hachís. ¿Sorprendente? En absoluto. Aunque resulte paradójico, la trayectoria de Ramdani es muy común entre islamistas que residen en Europa. No se afilia a esos grupos el personaje ultrareligioso que viste chilaba, calza babuchas y reza cinco veces de cara a la Meca, sino un musulmán poco creyente, occidentalizado, de apariencia y actitud laica, incluso con conducta licenciosa y disipada.

Un informe del servicio secretobritánico MI5, filtrado al diario The Guardian, concluía que los terroristas islamistas constituyen "una colección diversa de individuos que no encajan en un perfil demográfico concreto". Provienen de todos los estratos sociales, predominando la clase media. Su nivel de estudios es medio alto: muchos han pasado por la universidad. Pero también hay sujetos con bajo nivel académico. La edad oscila entre 18 y 35 años. Los hay solteros, casados, con hijos o sin ellos. Ni la pobreza ni la ignorancia, ni otros rasgos aparentes, pueden explicar la inclinación a abrazar el islamismo violento.

El denominador común
Pero al observar con más atención aparece una característica común. La inmensa mayoría tiene un pasado no religioso, o no musulmán, en alguna etapa anterior de su vida. Y experimenta un súbito (re) descubrimiento del islam que conduce a una acelerada radicalización. Por eso abundan los novatos en la práctica religiosa. En su libro Leaderless Jihad: Terror Networks in theTwenty-First Century, Marc Sageman analiza la trayectoria de 400 terroristas islamistas. Dos tercios provienen de familia más bien laica, es decir, musulmana pero poco practicante. Una cuarta parte se crió en familia muy religiosa pero muchos de ellos se apartaron del rezo y la mezquita en una etapa posterior, a veces al emigrar a Occidente. Y un siete por ciento son antiguos cristianos convertidos. Casi todos los islamistas poseen un conocimiento muy superficial del Corán: algunos comenzaron a leerlo en prisión, tras ser condenados por delitos comunes.


Hay jóvenes procedentes de familias acomodadas de Oriente Medio, enviados a Europa para estudiar. Adoptan el estilo de vida occidental pero se sienten aislados, solos, poco integrados en un ambiente extraño. Acaban frecuentando la mezquita, no por motivos religiosos sino buscando compatriotas, personas de su misma procedencia. Allí encuentran el entorno de fraternidad y solidaridad que buscaban y son reclutados por grupos radicales que aprovechan sus carencias afectivas. Otros pertenecen a una segunda o tercera generación de inmigrantes musulmanes. Criados en un ambiente laico, caen en la delincuencia: pequeños robos o tráfico de drogas. Años después, desencantados de esa vida, se refugian en la religión y son presa fácil de un islamismo radical que conecta rápidamente con sus inclinaciones interiores: culpar a los demás, en este caso a Occidente, de todos sus males.

El síndrome del converso
El fenómeno ha dado lugar a interpretaciones contrapuestas. Para algunos, estos hechos indican que la religión musulmana no es responsable del terrorismo ni supone amenaza para Occidente. El hecho de que muy pocos terroristas hayan sido durante toda su vida devotos creyentes, demostraría que una sólida formación religiosa actúa como vacuna contra las tentaciones islamistas. Para otros, por el contrario, es la prueba definitiva de la incompatibilidad del islam con las ideas surgidas de la Ilustración. El terrorismo se originaría al mezclar en algunas mentes elementos antagónicos: creencias musulmanas con conceptos propios del pensamiento liberal y democrático. Un coctel explosivo que conduciría al desquiciamiento, a una politización extrema y radical del islam. Dos argumentaciones un tanto parciales, poco matizadas, demasiado ambiciosas.

Los hechos apuntan a que los terroristas sufren el síndrome del converso, el descubrimiento súbito de una creencia fanática, cerrada, totalitaria: la versión politizada del islam. Adoptan unas ideas extremadamente sencillas, capaces de explicar el mundo con claridad meridiana, sin dudas ni espacio para la crítica. Una doctrina ideal para mentes perezosas, que separa tajantemente el bien del mal, ofrece soluciones simples a cada problema.

Estos individuos resultan fácilmente manipulables por su sentimiento de culpa, la necesidad de lavar un pecaminoso pasado o purgar su antigua condición de infiel. Deben demostrar ante los demás que su falta de fe, su vida desordenada o sus anteriores creencias cristianas han sido erradicadas de raíz. Como el inquisidor Torquemada, notorio converso, se muestran especialmente crueles e intransigentes con los infieles, esos herejes degenerados que reflejan, como un espejo, su vida anterior. El rencor hacia su pasado resuena como eco de ese odio a sí mismos que proyectan hacia los demás.

MAY ANUNCIA UN PAQUETE DE MEDIDAS
Mano dura en Reino Unido con el extremismo islámico
Arturo García www.gaceta.es 25 Marzo 2015

El Partido Conservador ha decidido dar un golpe al islam radical y prepara un duro paquete de medidas para las elecciones de mayo.
La secretaria de Interior del Reino Unido, Theresa May/Efe

"Para los que rechazan nuestro valores y principios, nuestro mensaje es claro: el juego ha terminado". La secretaria de Interior del Reino Unido, Theresa May, a la que algunos conocen como la Thatcher de Cameron, se ha mostrado muy contundente al anunciar un paquete de medidas para detener el extremismo islámico, que está llegando a cotas insospechadas.

Tan solo seis semanas antes de las elecciones, May ha asegurado que "no tolerará" a aquellos que rechazan los valores democráticos del país, la libertad de expresión o el Estado de Derecho. El endurecimiento de la ley antiterrorista traerá consigo varias medidas de prevención para evitar la radicalización en las universidades y en los barrios más conflictivos.

El gobierno de Cameron cree que será necesario "un pacto contra el extremismo" con las comunidades musulmanas y advirtió que aquellos que no suscriban el pacto puedan quedar fuera de la ley. Reino Unido lleva luchando desde 2001 contra el extremismo y la radicalización de sus 2,8 millones de musulmanes.

El auge del Estado islámico, unos 600 ciudadanos han viajado para luchar en Siria e Irak, y las imágenes del denominado 'Jihadi John', el británico que aparece degollando a los occidentales en las grabaciones del grupo terrorista, han provocado que casi el 80% de los jóvenes musulmanes de Londres vean con buenos ojos a los yihadistas.

May considera "que no todos los extremismos terminan en terrorismo, pero que es necesario parar a aquellos que difaman al odio y han llamado a los musulmanes a unirse en asociación". Entre el paquete de medidas anunciadas por los conservadores se incluye la prohibición de grupos que no cumplan las órdenes de proscripción de terrorismo o el cierre de instalaciones utilizadas por los terroristas.

Las autoridades británicas investigarán el uso de la ley islámica por los tribunales de la 'sharia', usados para resolver disputas familiares entre musulmanes británicos. La vigilancia en las universidades será otro eje fundamental y habrá un seguimiento especial de las sociedades islámicas, en una de ellas estuvo el yihadista John mientras estudiaba informática.

La policía contará con facultades para la persecución legal de los 'crímenes del honor', desde los matrimonios forzados a la mutilación genital. Además, introducen una cláusula de 'disrupción extremista' en las órdenes de arresto.

May sostiene que el objetivo es hacer frente a las nuevas formas de extremismo, que sirva de punto de partida de "la nueva estrategia, rechazando rotundamente la percepción de que en un democracia liberal todo vale".

ORIENTE MEDIO
La lección del Yemen para el futuro de la lucha antiterrorista
Max Boot Libertad Digital 25 Marzo 2015

Gracias al sacrificio y al servicio de nuestros valientes hombres y mujeres de uniforme, la guerra en Irak ha terminado, la de Afganistán está amainando, Al Qaeda ha sido diezmada y Osama ben Laden está muerto.

Presidente Obama, 1 de noviembre de 2012.

La estrategia de erradicar a terroristas que nos amenazan mientras apoyamos a nuestros socios en el frente lleva años poniéndose en práctica exitosamente en el Yemen y Somalia.

Presidente Obama, 10 de septiembre de 2014.

Estados Unidos ha evacuado del Yemen a la parte de su personal que seguía allí, incluidos unos 100 miembros de las Fuerzas de Operaciones Especiales, debido al empeoramiento en la seguridad del país, según declararon el sábado representantes estadounidenses. La retirada estadounidense (…) supone un nuevo retroceso en su lucha antiterrorista contra una potente rama de Al Qaeda que opera en el país.

Las citas anteriores resultan bastante elocuentes. Lejos de estar diezmada, Al Qaeda (AQ), junto a la milicia huzi, respaldada por Irán, está expulsando a Estados Unidos del Yemen, país que en absoluto es un brillante ejemplo práctico de la política antiterrorista estadounidense, sino un tremendo fracaso. Esto supone un grave golpe a la seguridad nacional norteamericana, porque Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) era considerada, desde hacía tiempo, la filial de AQ más interesada en atacar territorio estadounidense. Así, los ataques contra ella llevados a cabo por las Fuerzas Especiales en el Yemen han sido necesarios para prevenir atentados contra civiles estadounidenses.

Ni siquiera ahora nos veremos completamente impotentes para combatir a AQPA (hay una base de las Fuerzas Especiales en Yibuti, justo al otro lado del Golfo de Adén, y, al parecer, la CIA tiene una base secreta de drones en Arabia Saudí). Pero aunque los Predator y otras aeronaves puedan seguir atacando fácilmente objetivos en el Yemen, resultará más difícil identificar objetivos de alto valor estratégico si no hay personal estadounidense sobre el terreno… y pueden apostar a que si la embajada y las fuerzas de operaciones especiales han retirado a su personal, también lo habrán hecho la CIA, la NSA y otras agencias de inteligencia.

El otro punto que hay que destacar es que esto supone una advertencia para el futuro de Afganistán. El presidente Obama parece creer que aún resultará posible que sólo se quede estacionado allí un pequeño contingente de las fuerzas especiales para ocuparse de los integrantes de Al Qaeda en Afganistán y Pakistán, incluso si las demás fuerzas estadounidenses son retiradas a partir de 2016. El ejemplo yemení demuestra por qué ésta es una muy mala idea: ni siquiera las fuerzas especiales más expertas pueden actuar en un país que es un absoluto caos, como lo es el Yemen actualmente. Afganistán debería ser mínimamente estable para poder servir de plataforma desde la que lanzar ataques de las fuerzas especiales, y mantenerlo mínimamente estable requerirá comprometer a largo plazo al menos 10.000 miembros de las Fuerzas Armadas estadounidenses. Pero para cumplir semejante compromiso, Obama tendría que admitir que, al contrario de lo que afirmaba en sus anteriores bravatas, la guerra en Afganistán no está "amainando", como tampoco Al Qaeda está "diezmada", ni el Yemen es un ejemplo de “éxito” en la lucha antiterrorista.

© elmed.io - Commentary

Entrevista a Luis del Pino:
“El gobierno central debería recuperar las competencias en Educación”

 Periodista Digital 25 Marzo 2015

Luis Manuel del Pino González, más conocido como Luis del Pino (Madrid, 1962), es Ingeniero de Telecomunicaciones por la Universidad Politécnica de Madrid, donde se tituló en 1986. Periodista de profesión, dirige desde septiembre de 2009 Sin Complejos, el programa de información y debate matinal de los fines de semana en la emisora esRadio, además de colaborar con Libertad Digital, donde dirige la bitácora Los Enigmas del 11-M. Además de escribir diversos libros sobre estos atentados, es autor de varios tratados sobre tecnología informática y traductor de numerosas obras de electrónica, informática y comunicaciones.

Entrevista
QAH: En primer lugar, nos vamos a centrar en Educación, piedra angular del conocimiento y una temática que ha generado mucho conflicto en los últimos años (especialmente, en el ámbito político).
QAH: ¿Podrías definir lo que a tu juicio conlleva la palabra “educación”? ¿Y su relación directa o indirecta con el progreso social?
LdP: Educación es, en mi opinión, formar a las personas para que sean capaces de juzgar con criterio las cosas. Eso implica no solo transmitir conocimientos, sino también enseñar a razonar e inculcar una serie de valores básicos. En cuanto a su relación con el progreso social, una nación educada (en el sentido amplio al que antes hacía referencia) es más capaz de juzgar objetivamente los problemas, de valorar las promesas y los hechos de sus gobernantes, y de decidir cuál es el mejor camino de actuación. Por tanto, será una nación más libre, más justa y más próspera.

QAH: ¿Cuáles crees que son los motivos que explican la pobre clasificación de las universidades españolas en los rankings internacionales?
LdP: La burocracia, el corporativismo y la endogamia, que llevan a que no exista una valoración de los profesores universitarios basada principalmente en el mérito. Y sin una valoración principalmente basada en el mérito, quienes progresan en la Universidad no son los mejores, sino los que más saben tejer una relación de relaciones.

QAH: ¿Cuáles crees que son los motivos que explican los nefastos resultados de España en el Informe PISA?
LdP: Cito unos cuantos: la nula importancia que nuestros políticos dan a la educación; la burocratización del profesorado; la falta de autoridad del profesor en las aulas; la erradicación del mérito y la competencia en las aulas; el excesivo poder en la educación pública española de unos sindicatos que no son otra cosa que lobbies de presión; la politización de la educación en buena parte del territorio, que supedita la acción pedagógica a los delirios identitarios; la falta de competencia debida a las rigideces del sistema de conciertos educativos; y unos principios pedagógicos obsoletos.

QAH: ¿Crees que está bien dimensionado el sistema universitario público español?
LdP: No. El afán de abrir universidades en todas partes ha conducido a una proliferación de centros innecesarios, caros e irrelevantes. No existe mercado para tanta oferta educativa, pero esa proliferación viene bien para la demagogia electoral y para crear nuevas plazas donde colocar a más burócratas. Debería implantarse un sistema similar al cheque escolar y fusionar con otros todos aquellos centros universitarios que se muestren incapaces de atraer a un número de alumnos suficiente como para ser rentables. Solo así, induciendo la competencia entre centros, podrían crearse universidades de excelencia.

QAH: En segundo lugar, no queríamos obviar la actualidad política vigente (de la que eres un conocido admirador e informador), tan en boca de todos y que amenaza con convertirse en la temática del año.
QAH: ¿Crees que es positivo, en términos de gobierno, que nos encaminemos a un cuatripartito? ¿Podría suponer un freno a las reformas y desarrollo de España?
LdP: Depende de cuál fuera esa cuatripartito. Si estuviera formado por Vox, UPyD, Ciudadanos y Podemos, España tendría la oportunidad de dotarse de una verdadera democracia. Si por cuatripartito entendemos que aparecieran dos fuerzas (por ejemplo, Podemos y Ciudadanos) para complementar a las dos tradicionales (PP y PSOE), sería un desastre, pero por la permanencia de PP y PSOE. Los dos partidos responsables de la ruina económica e institucional (PSOE y PP) deben desaparecer, si queremos que España salga adelante.

QAH: ¿Cómo valoras la aparición de nuevas fuerzas políticas? ¿Consideras que está en serio riesgo la estabilidad política otorgada por el bipartidismo?
LdP: La estabilidad no es un bien en sí mismo. No hay nada más estable que estar muerto, pero nadie quiere estarlo, por muy estable que sea esa situación. La estabilidad, de hecho, puede convertirse en algo negativo, si lo que se mantiene estable es un régimen de corrupción como el que tenemos. Nuestra democracia está muy enferma, y curar esa enfermedad requiere cambios profundos. Y los cambios profundos son incompatibles con la estabilidad. Hay que perder el miedo a los cambios. Que esos cambios vayan a ser profundos no implica, necesariamente, que tengan que ser traumáticos.

QAH: ¿Debería el gobierno central recuperar las competencias en Educación?
LdP: Por supuesto. Es indigno que se impida a padres elegir la lengua vehicular en numerosas comunidades autónomas. Hay partidos políticos que usan a los niños para perseguir sus objetivos políticos, y utilizar así a las personas es inmoral. Los partidos nacionalistas han demostrado una mentalidad dictatorial en lo que a la educación se refiere, así que ya es hora de que el estado intervenga

CATALUÑA, ANTE EL DESAFÍO SECESIONISTA
Ciudadanos propone usar la Ley de Consultas para preguntar a los catalanes sobre la imposición lingüística
EL PARTIDO DE ALBERT RIVERA PIDE QUE SE CUESTIONE A LOS CIUDADANOS SI PREFIEREN EL ACTUAL MODELO DE INMERSIÓN EN CATALÁN O TRILINGÜISMO
 www.lavozlibre.com 25 Marzo 2015

Madrid.- Ciudadanos ha propuesto utilizar la Ley de Consultas aprobada por el Parlamento catalán como paso previo a realizar el referéndum separatista para preguntar a los ciudadanos sobre el modelo de inmersión lingüístico obligatorio en Cataluña.

El vicesecretario general de C's, José Manuel Villegas, en declaraciones a la Cadena SER, ha decidido aprovechar que la Ley está vigente y aprobada para consultar a los ciudadanos si prefieren continuar con el modelo de inmersión al catalán o, por el contrario, quieren un modelo trilingüe como el que ya se aplica en otros países.

El 'número tres' del partido que lidera Albert Rivera ha explicado que sería beneficioso utilizar esta herramienta para preguntar a los catalanes "sobre temas que son de competencia autonómica", como la educación.

"Nosotros propondríamos una consulta a todos los ciudadanos de Cataluña para ver si prefieren continuar con el actual sistema de inmersión -que excluye una de las lenguas cooficiales-, o si prefieren el sistema alternativo de Ciudadanos, con el catalán, el castellano y el inglés como lenguas vehiculares ", ha argumentado Villegas.

El dirigente de la formación naranja se ha mostrado convencido de que si preguntan a los catalanes, serán mayoría los que apuesten por este sistema trilingüe que ya imparten las escuelas de élite. Villegas ha considerado este nuevo modelo "más moderno y avanzado" que el que actualmente se aplica a Cataluña.

"El que puede elegir y puede permitirse el lujo de pagar, está eligiendo esta enseñanza con tres lenguas vehiculares. Queremos que el mismo sistema que usan los mejores colegios privados se pueda usar en todos los públicos, y que todos los alumnos de Cataluña puedan disfrutar de ellos sin estar limitados por el poder adquisitivo de sus familias", ha afirmado.

Marear la perdiz
Nota del Editor 25 Marzo 2015

Esto del trilingüísmo de "Ciudadanos" debería servir para que muchos creadores de políticos (o sea, periodistas) abrieran sus ojos y se dieran cuenta del disparate que supone esta formación catalanista para España. A ver si se dejan de estupideces y se olvidan de las lenguas regionales impuestas. Si las lenguas regionales constituyen una riqueza, que se las queden, no tenemos interés alguno en reclamar nuestra parte.

A ver si se dejan de estupideces y defienden que los españoles puedan estudiar en español en cualquier parte de España y no tengan que estudiar lengua regional alguna, y de paso a ver si conseguimos  que el desprestigiado y miserable Tribunal Constitucional sea eliminado.

Como manifiesta la pegatina de www.masaborreguera.com == Tolerancia CERO con la imbecilidad" Un país, un idioma oficial  ==

******************* Sección "bilingüe" ***********************

R10 y los 40 mastines
F. JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 25 Marzo 2015

ROSA DÍEZ está siendo devorada por sus mastines. Los gorriaranes y lozanos, fieles hasta mañana o infieles desde ayer, los 40 'vichinkis' que hace siete meses y durante siete horas se relevaron en el linchamiento verbal de Sosa Wagner ante la complacida mirada de R10, se disputan a dentelladas los magros restos de un partido que no ha sabido ser más que una líder y de una 'euskomedea' que prefiere matar a su criatura antes que compartirla. Fernando Savater, que presumía de ser el GPS de UPyD, y al que se suponía algún ascendiente moral sobre R10, ha preferido callar antes que denunciar la ferocidad de los gurriatos. Y los que votamos una vez -y no más, tras lo de Sosa Wagner- asistimos atónitos al triste espectáculo.

Triste, sí, para los que buscan la regeneración de un Estado Español condenado a muerte si acepta el enmohecimiento de esa levadura nacional hecha de libertad e igualdad ante la ley. Triste porque ayer voló en pedazos el único grupo parlamentario que en esta tercera legislatura 'zapaterina' o luciferina se ha negado a participar en el reparto de servijueces del CGPJ. Porque ayer quedó hecho trizas el único partido que, siendo de raíz vasca, defendía acabar con los fueros y privilegios medievales del País Vasco y Navarra, que ciertos bobos incluyeron en nuestra Constitución como último tributo al carlismo de ayer, sin entender que serviría al separatismo de hoy. Porque ayer se suicidó en su búnker, entre los ladridos de sus mastines, la líder que se presentaba en Cataluña, entre pedradas, a defender a los que no tragan la servidumbre nacionalista, la que apoyó (salvo en el caso del 11M, única concesión intelectual a las cloacas del régimen) a las víctimas del terrorismo. Porque ayer murió políticamente la oradora implacable a la que Pablo Iglesias y sus gorilas de la Complutense montaron su miserable escrache. ¿Y cómo una persona que ha padecido la violencia estalinista por defender públicamente la democracia, sea capaz en privado de ejercerla? ¿Cómo la víctima de tanto escrache del PP, CiU, PNV, PSOE o ETA pudo montar y disfrutar el auto de mala fe contra Sosa Wagner?

Así somos los humanos y así es la política. Pero ese día murieron R10 y sus 40 'vichinkis'. Ese día los mastines empezaron a devorar a su Ama. Ese día murió UPyD, que tanto ha hecho por España y la Libertad.

Las víctimas olvidadas
REYES MATE. Filósofo e Investigador del CSIC. EL CORREO 25 Marzo 2015

· Es hora de hablar de un tema vergonzante, no porque los chantajeados por ETA sucumbieran al chantaje sino porque la extorsión tuviera esa magnitud y durara tanto tiempo.

Los daños causados por el terrorismo etarra son de amplio espectro y solo progresivamente van saliendo a la luz, unos tras otros, los colectivos afectados, por ejemplo, el de los extorsionados. Gracias a la investigación del Centro de Ética Aplicada de la Universidad de Deusto, se empieza a hablar ahora de todos esos empresarios –grandes, pequeños y medianos– que un buen día recibieron una carta de ETA exigiendo el ‘impuesto revolucionario’ y que en muchos casos les arruinó la vida. Tenían, en efecto, que elegir entre pagar o vivir, con la consecuencia añadida de que pagando financiaban el terrorismo.

Hasta ahora no se quería hablar de ello. Ni se consideraba al extorsionado una víctima ni tampoco se consideraba la extorsión una expresión propia del terrorismo, sino un asunto menor y colateral.

Lo cierto es que no es asunto menor. Se calcula que fueron al menos unos 10.000 los chantajeados por la banda terrorista. No es fácil calcular lo recaudado pero las cifras conocidas son elocuentes: entre el año 1980 y 1986, más de mil millones de pesetas; en los primeros años del presente siglo, dos mil millones de euros anuales, sin contar las cajas B. Habría que valorar también el empobrecimiento acarreado por esta práctica amedrentadora que, según algunas estimaciones, podría estar en torno al 10% del PIB del País Vasco. Desde el punto de vista económico, la extorsión fue una catástrofe para el conjunto de la sociedad vasca, sin olvidar la tragedia que supuso en cada caso tener que hacer frente en solitario a la amenaza de los pistoleros.

Nos podemos preguntar por qué un asunto mayor como éste ha tenido tan escasa presencia y significación. Hay un par de explicaciones que vienen a cuento. En primer lugar, por un prejuicio de clase. Se creó la imagen de que solo afectaba a los ricos y un empresario, al fin y al cabo, es un explotador y no merece compasión. Era por cierto una falsa imagen porque el chantaje alcanzaba a modestos autónomos. Ni siquiera la tienda de fruta del barrio o la panadería de la esquina quedaban exentas. Hasta allí llegaba el sobre que alguien deslizaba sobre el mostrador para que se rellenara con el «donativo voluntario», en el más puro estilo de la mafia siciliana. La segunda razón se debe al ocultismo del chantaje. ETA pedía discreción. Que se supiera de su existencia pero no quiénes eran los extorsionados. Las víctimas también callaban por vergüenza o por miedo o pensando que sería mejor.

Las otras razones tienen que ver con lo complejo del asunto. La gente necesita planteamientos simples para manifestarse a favor y si el problema exige discernimiento, pasa de largo. Y la extorsión es un asunto complicado porque sitúa al afectado ante un dilema: si paga, salva su vida, pero contribuye a financiar las balas que mañana pueden matar a un ser inocente. Si no paga, cumple con su deber como ciudadano, pero se juega su vida o la de su familia. Ese es el dilema que el extorsionado tiene que resolver en la más absoluta soledad. Que no espere de la sociedad mucha comprensión. Esta aplaudirá a los pocos empresarios que plantaron cara y puntuará de insuficiente la actitud de quienes acabaron pagando. A este dilema personal habría que sumar otro de índole política: ¿cómo el Estado, encargado constitucionalmente de velar por la vida y hacienda de sus ciudadanos se permite castigar por ley a quien pague por ‘colaboración con banda armada’? El Estado, consciente de su debilidad, optó de hecho por desviar la mirada y dejar hacer.

Ha llegado el momento de hablar y de aclarar las cosas. Lo primero que establecen los autores del informe provisional, Xabier Etxeberria Mauleón, Galo Bilbao y J. M. Ruiz Soroa, es que los chantajeados eran víctimas y, por tanto, inocentes. Unas víctimas muy especiales pues el extorsionador jugaba con su libertad, esperando que ‘cooperara’. No podemos juzgar a los extorsionados echando mano de un código ético, el nuestro, pensado para otras circunstancias. Hubo héroes pero para la mayoría «no valía dentro la ética de fuera», como decía Primo Levi pensando en la conducta de los deportados. Ellos merecen no enjuiciamiento sino justicia y, por tanto, reparación de lo reparable y memoria de lo irreparable.

El foco crítico hay que dirigirlo a los extorsionadores, calificando el chantaje como una forma de terrorismo, y al extorsionador, de terrorista. También habría que analizar la figura del mediador, distinguiendo entre el que estaba más con el victimario que con las víctimas, o iba a su negocio, o se presentaba predicando equidistancia, que de todo ha habido. Y, sobre todo, habría que analizar a los espectadores: ¿qué hacíamos la mayoría de nosotros mientras el día a día estaba lastrado por prácticas que tanto sufrimiento causaban? Los mismos que entonces no quisieron enterarse se permiten ahora mirar por encima del hombro a los que pagaron porque no tuvieron el valor de enfrentarse a la extorsión.

Ha llegado la hora de hablar con franqueza de un tema vergonzante pero no porque los chantajeados sucumbieran al chantaje sino porque la extorsión tuviera esa magnitud y durara tanto tiempo.

C. VALENCIANA / POLÍTICA
El PP aprueba en solitario la ley que prohíbe las subvenciones al catalanismo
ABC. VALENCIA 25 Marzo 2015

La oposición escenifica su plante y solo han votado los portavoces contra una nomra que protege las señas valencianas

No ha habido sorpresa. El pleno de Les Corts Valencianes ha aprobado hoy con los únicos votos del PP la ley de reconocimiento, protección y promoción de las señas de identidad del pueblo valenciano, que contempla la pérdida del derecho al cobro de subvenciones públicas de quienes las menosprecien o agravien.

La oposición ha permanecido en el hemiciclo, pero en la votación solo ha participado un diputado de cada uno de estos tres grupos -para tener derecho al turno de explicación de voto, ya que no han intervenido en la fijación de posición-, por lo que la ley ha quedado aprobada con 46 votos del PP y tres votos en contra.

El PP ha insistido en que esta ley no se hace "contra nada y contra nadie" y "permitirá mantener vivas" las tradiciones, mientras que la oposición ha acusado al PP de "dividir y enfrentar" a los valencianos para sacar rendimiento electoral y ha augurado que antes de que acabe el año será derogada por el próximo Consell.

La ley reconoce como señas de identidad valencianas los símbolos, la lengua valenciana, el Siglo de oro, el Archivo de la Corona de Aragón, Els Furs, las bandas de música, el cant d'estil, la pilota, la colombicultura, las fiestas tradicionales, la gastronomía o las manifestaciones religiosas arraigadas en la tradición, entre otras.

El debate ha sido seguido en la tribuna de invitados por representantes de la junta rectora del Mister d'Elx, la Federación de Pilota valenciana, la Federación de Colombicultura, la Real Academia de Cultura Valenciana, Lo Rat Penat, la Federación de Folclore valenciano, la Federación de sociedades musicales y la Federación de peñas taurinas de bous al carrer.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial