AGLI Recortes de Prensa  Martes 7  Abril 2015

La deuda pública o el garbanzo bajo el colchón
María Blanco  www.vozpopuli.com 7 Abril  2015

Recién comenzado el mes de abril, el gobierno ha vuelto a emitir deuda tras quince días sin llamar a las puertas del mercado para financiarse. En estos tres meses, ya se ha obtenido el 32% de la financiación prevista para todo el año mediante emisiones de deuda. Las previsiones del gobierno fijan en unos 142.000 millones de euros la cantidad de deuda que se va a emitir este año. Los expertos se alegran de los intereses tan bajos (con suerte negativos) a los que se está contratando la deuda. Pero no se nos debe olvidar que los vencimientos de la deuda contraída en el pasado y que corresponden a este 2015 ascienden a 155.000 millones de euros que provienen, entre otras cosas, de los momentos más amargos de la crisis cuando España tuvo que financiarse a corto plazo.

La deuda pública como actor secundario
En un año multi-electoral como éste, son otros los temas que ocupan los debates televisivos. Por ejemplo, el paro, las promesas, las ayudas, la transparencia, si suben los impuestos, si hay más recortes, y sobre todo, el eterno dilema de si será la izquierda, la derecha, el fondo sur o quién, el sector de nuestra política que va a manejar los presupuestos del Estado, y a repartir dineros y privilegios. El equilibrio entre deuda emitida y deuda vencida suena muy lejano, poco inmediato y eso, como todos sabemos, no vende. Solamente cuando hay un riesgo inminente de algo, cuando pendemos de un hilo, la mirada interrogante del pueblo se vuelve a sus dirigentes y aprende qué es la prima de riesgo, se entera de quién es “el desgraciado” que se atreve a reclamarnos lo prestado, o incluso, a dudar de nuestra solvencia. Pero pasado el peligro más inmediato, como se suele decir, “ancha es Castilla”, viva el consumo que todo lo cura, y dale ritmo a la emisión de deuda Mariano, que no vemos más allá del día de hoy.

El relegar el problema de la deuda pública excesiva a un segundo plano, sea por la conveniencia de las elecciones, sea por lo que sea, es un error que pagaremos nosotros, nuestras jubilaciones, nuestros hijos, y en otra escala de cosas, la capacidad para despegar de la economía española, que depende, además, del llamado “modelo productivo” con el que salgamos de la crisis y la recesión.

Claro está que, tras años preguntándonos en alto cuál va a ser este nuevo modelo productivo, nuestros pasos se encaminan por dos viejos caminos recorridos hasta la saciedad, en los que nos hemos encontrado con las mismas arenas movedizas cada vez, sin salir precisamente victoriosos. Se trata del turismo y de la construcción. Sí, increíblemente, la construcción vuelve a nuestras vidas.

Yo recuerdo a quienes señalaban, acertadamente por cierto, que el problema de la construcción no era exclusivo de las políticas de Zapatero, el presidente de la crisis, sino que coleaba de atrás, desde la Ley del Suelo de Aznar, e incluso se remontaba al principio de la democracia. Algunos se rememoraban las políticas de gasto público franquista quien construía pantanos y viviendas sociales como si no hubiera mañana. Lo que no me imaginaba es que a ese reconocimiento de la profundidad de las raíces del mal le acompañaba la firme decisión de no arrancarlo de cuajo, o, por lo menos, ponerlo en su justa medida y darle exclusivamente el papel que la demanda de viviendas y oficinas le otorgara.

Vamos a ver cuántos candidatos lo denuncian.

El garbanzo que no te deja dormir
Decía el cuento que un príncipe de tierras lejanas supo reconocer a la verdadera princesa de la impostora porque la auténtica estuvo desvelada toda la noche por culpa de un garbanzo que había sido astutamente colocado por el príncipe bajo el grueso y confortable colchón. Ese garbanzo bajo el colchón que no va a dejar respirar a nuestra economía (y a nuestros bolsillos) es la deuda pública. El tener pendientes deudas que van a vencer de aquí a cincuenta años, que no esperamos pagar sino mantener el cumplimiento de los intereses es generar toda una mentalidad en el pueblo. Yo no sé si la gente de la calle es consciente de que cuando el gobierno que nos representa emite deuda no tiene intención de devolverla totalmente sino que con cumplir con los intereses vamos que chutamos. No sé si esa es la manera en la que un hogar sobrevive normalmente. No imagino a un honesto cabeza de familia (él o ella) dormir a pierna suelta con ese “garbanzo” bajo el colchón, habida cuenta del enorme porcentaje que representa nuestra deuda, que en el 2014 estaba en algo más del 97% sobre el PIB. Ya sé que los demás países desarrollados y vecinos andan igual o peor. Sí, pero no tenemos una economía en crecimiento, no tenemos un sector industrial fuerte, no generamos capitales sino que somos dependientes y arrastramos un desempleo enorme que lastra la economía, golpea la sociedad y machaca a muchas familias. Pero los españoles, a diferencia de la princesa auténtica, dormimos como si hibernáramos, sin importar ese pequeño detalle de la deuda que nos financia el día de hoy. Ya se han encargado los políticos de darnos los somníferos de las promesas electorales para que ni un kilo de garbanzos bajo el colchón nos desvele.

Proponen presupuestos de 'base cero'
Vox bajará o suprimirá todos los impuestos
E. Campano www.gaceta.es 7 Abril  2015

Vox ha presentado un revolucionario programa fiscal que, si algún día éste partido llegara a tener responsabilidades de Gobierno, aliviaría notablemente la carga impositiva de los españoles y promovería el emprendimiento.

Vox ha concretado su revolucionario programa fiscal en diez medidas: la primera, una notable rebaja del IRPF que aliviaría a las clases medias. Ivan Espinosa de los Monteros, Secretario General de Vox, propone una simulación con un sueldo bruto anual 'tipo' de 35.000 euros. Con el actual Gobierno de Mariano Rajoy, al contribuyente le quedarían, libres de impuestos, 22.221 euros. Con la rebaja propuesta por Vox, serían 25.514: 293 euros más de renta disponible para el ciudadano.

La segunda medida sería reducir el impuesto de sociedades a un tipo único del 21 por ciento. En tercer lugar, los responsables de Vox proponen equiparar el marginal de IRPF y sociedades a un 21 por ciento. De esta forma se evitaría el fraude en el que muchos contribuyentes incurren al facturar por sociedades trabajos que deberían tributar como personas físicas: 'se evitaría el fraude y afloraría mucha economía sumergida', en palabras de Espinosa de los Monteros.

Como cuarta medida, Vox brinda a la ciudadanía un agresivo plan de empleo que permita que los españoles puedan emprender más sin enfrentarse a miles trabas burocráticas y administrativas. Como propuesta estrella, Vox rebajaría a 50 euros la cotización mínima de los autónomos frente a los casi 300 euros actuales.

Como quinta medida, el partido presidido por Santiago Abascal aboga por elaborar presupuestos de base cero para todas las administraciones públicas. Vox se compromete a revisar 'cada partida' y a eliminar cualquier tipo de gasto supérfluo, salvo los estríctamente indispensables para mantener los servicios públicos esenciales.

El sexto punto, muy relacionado con el anterior, sería la reestructuración total del Estado: la supresión de las Comunidades Autónomas y el reparto de sus competencias entre la administración central y las locales.

En séptimo lugar, Vox suprimirá, de llegar al Gobierno, las subvenciones estatales a los partidos políticos. Unas subvenciones que en 2014 alcanzaron los 74 millones de euros, 19 de los cuales se fueron 'sólo' en gastos electorales.

Como punto número ocho, dentro de su programa fiscal, Vox hace otra propuesta revolucionaria: cuando la administración tarde más de 30 días en pagar una factura a un proveedor, se le entregará un pagaré con el que a su vez el ciudadano podrá hacer frente a cualquier deuda pendiente que él tuviera con la administración. Algo muy simple, en apariencia, pero que revolucionaría la economía: 'Es sorprendente que no se le haya ocurrido antes a nadie', afirma Ivan Espinosa de los Monteros. Y ello porque, en palabras del número dos de Vox, 'apenas ningún político sabe lo que es emitir una factura o liquidar un IVA'.

Los dirigentes de Vox añaden a estas propuestas la supresión del impuesto sobre el patrimonio, por su efecto negativo sobre el ahorro y el de sucesiones y donaciones, por desincentivadores de la inversión e ineficaces en la redistribución de la renta. El compromiso de Vox es, en pocas palabras, rebajar o -directamente- suprimir todos los impuestos existentes en la actualidad.

La CNMC fija en 48.000 millones la factura de la corrupción en la contratación pública
La CNMC considera que la falta de competencia y la corrupción generan un sobrecoste de la contratación pública en Españ equivalente al 4,5% del PIB.
José Antonio Navas El Confidencial 7 Abril  2015

La CNMC tiene ya en su mano los resultados de un análisis preliminar sobre los diferentes mecanismos de contratación pública y el resultado no puede ser más elocuente. La falta de competencia arrastra a las Administraciones Públicas a malgastar el dinero de todos los españoles con una serie de actuaciones que el supervisor mayor del Reino califica lisa y llanamente como ineficientes. La conclusión es más demoledora para los responsables del erario público porque el sobrecoste de estas prácticas se calcula en torno a un 25% de los 194.000 millones que anualmente se destinan a licitaciones de servicios públicos con cargo al Estado.

El importe en términos absolutos de lo que podría ahorrarse en contratación pública supone más de 48.000 millones de euros; o lo que es igual, un 4,5% del PIB. Hablamos, por tanto, de un porcentaje que supera incluso la previsión de déficit público comprometida con Bruselas para este año 2015 y que está fijada en el 4,2%. Dicho en otras palabras, España podría resolver de un plumazo los desequilibrios permanentes que desangran las cuentas públicas si acometiera una política de contratación pública más efectiva en el conjunto de la Administración del Estado.

La CNMC, en su papel de máxima autoridad de regulación y competencia, ha elaborado una primera guía sobre contratación pública con la que trata de poner el dedo en la llaga de las principales deficiencias que caracterizan los procesos de licitación, al tiempo que lanza claras recomendaciones para poner coto a las prácticas colusorias que predominan entre los oferentes de servicios públicos. Las pactos secretos de no competencia o reparto de mercado, los célebres cárteles económicos, están en el punto de mira como un objetivo prioritario de la CNMC, pero la lucha contra estas organizaciones requiere también una legislación acorde que disuada desde un punto de vista civil y penal el desarrollo de actuaciones ilegales y muy dañinas para el conjunto de los contribuyentes.

Competencia versus corrupción
Entre los ejemplos de malas prácticas que destaca el organismo encargado de defender la competencia figura la creación de empresas públicas que actúan como beneficiarias a dedo de contratos del Estado. También denuncia la extensión temporal de las concesiones que habitualmente se otorgan en los plazos máximos que permite la normativa sin que exista una evaluación profunda de su necesidad y proporcionalidad, provocando el consiguiente cierre de mercado para el resto de operadores. Esta falta clamorosa de competencia es una de las condiciones necesarias que conduce a la corrupción y, según apostilla la CNMC, “cuando hay corrupción siempre existe falta de competencia”.

Los análisis llevados a cabo en los últimos años sobre la contratación pública en España ponen de relieve una amplia serie de lagunas que comienzan en la falta de transparencia y publicidad adecuada de los procesos de adjudicación, así como la carencia de un soporte tecnológico que ayude a la elección de las mejores ofertas. La CNMC echa en falta además una evaluación de la eficiencia económica y de la competencia efectiva con un exceso de barreras de entrada al mercado. Más grave si cabe es también la existencia de un déficit de cooperación administrativa, que se traduce en un sistema de control deficiente y en una normativa dispersa y demasiado restrictiva.

En el apartado de soluciones inmediatas para paliar el ‘agujero negro’ de la contratación pública el regulador único considera que el Gobierno debe aprovechar el proceso de transposición de las directivas europeas sobre la materia con el fin de adaptar paulatinamente los más modernos procedimientos de gestión al Derecho interno. Con independencia de estas actuaciones coyunturales, la terapia de actuación que propone la CNMC pasa por implementar nuevos instrumentos económicos, jurídicos y tecnológicos que contribuyan a un cambio estructural del sistema de aprovisionamiento público haciéndolo más favorable a la competencia.

La entidad que preside José María Marín Quemada está preparando un documento de reflexión sobre la contratación pública que servirá a modo de ‘vademécum’ para concretar el diagnóstico definitivo y las líneas de actuación que se requieren dentro de una actividad que supone el 18,5% del PIB en España. La contratación pública se ha convertido en un pozo sin fondo que es preciso suturar con urgencia para evitar no sólo el dispendio de los recursos públicos sino también la crispación social sobre la incapacidad de los políticos para gestionar el dinero de todos los españoles.

La corrupción satura la Agencia Tributaria: 1.409 funcionarios están en auxilio judicial
La corrupción y el fraude fiscal han acabado por saturar los medios de la Agencia Tributaria. Más de 1.400 funcionarios están en auxilio judicial, nada menos que la cuarta parte de los inspectores
Carlos Sánchez El Confidencial

La proliferación de casos de corrupción y el elevado fraude fiscal –únicamente los casos que han llegado a los tribunales– han puesto en una comprometida situación los medios con que cuenta la Agencia Tributaria para gestionar la recaudación. No en vano, nada menos que 1.409 funcionarios de Hacienda, según datos oficiales, se encuentran en estos momentos en auxilio judicial. Y de estos, 668 son inspectores tributarios.

Es decir, algo más de uno de cada cuatro inspectores (2.398 en total) presta sus servicios en órganos judiciales y, por lo tanto, están al margen de la gestión tributaria ‘ordinaria’. Hay que tener en cuenta que algunas estadísticas oficiales han estimado la existencia de más de 1.700 casos de corrupción abiertos actualmente en España, muchos de ellos de enorme complejidad técnica que están poniendo al límite la actividad normal de la Administración Tributaria.

Eso significa, igualmente, que el 5,3% de la plantilla (26.231 funcionarios) se dedica ahora a atender las demandas de información que reclaman los jueces, lo que da idea del ‘agujero’ que ha provocado esta situación. La cifra es todavía más llamativa si se tiene en cuenta que la plantilla de la Agencia Tributaria se ha ido achicando en los últimos años debido a la congelación de la oferta de empleo público. En 2013 (últimos datos publicados), había un 2,7% menos de funcionarios que un año antes, lo cual es todavía más significativo si se tiene en cuenta que la plantilla de Hacienda es claramente inferior a la media de los países de la OCDE.

Lo sorprendente no es sólo la cifra, sino su evolución. En 2010, ‘sólo’ 902 funcionarios se dedicaban a auxilio judicial, lo que supone que en estos momentos hay un 56% más que los que había entonces. Si se tienen en cuenta únicamente los inspectores, el aumento es similar: un 56%.
Menos funcionarios, más corrupción

Tanto la Constitución como la Ley Orgánica del Poder Judicial obligan a la Agencia Tributaria a colaborar con los órganos judiciales. Es decir, que un juez puede reclamar la asistencia de un funcionario para desentrañar todo tipo de investigaciones de carácter económico que tengan transcendencia tributaria. Y en los últimos años, como es notorio, se han destapado múltiples casos de corrupción. Los trabajos pueden prolongarse durante largos periodos de tiempo, lo que detrae a este personal de sus funciones profesionales.

La colaboración en materia de delitos contra la Hacienda Pública se puede producir, incluso, desde antes de incoarse el procedimiento (cuando lo denuncia la propia Agencia Tributaria); durante el proceso (auxilio, peritaje, testigos, medidas cautelares) hasta su culminación, o en la ejecución de la sentencia (investigación patrimonial y cobro).

La relevancia social y política de muchos casos de corrupción explica que en ocasiones los informes de los peritos de Hacienda lleguen a escandalizar a un sector de la opinión pública. Y por ello, la asociación de inspectores del Estado reclamó recientemente que los trabajos de auxilio judicial se realicen “con absoluta independencia de la Administración General del Estado, de los jueces y de la propia dirección de la Agencia Tributaria”.

Lo que normalmente reclaman los jueces es el suministro de información tributaria, telemática e individualizada tanto a los propios juzgados como al Ministerio Fiscal. Igualmente, los funcionarios de Vigilancia Aduanera –dependiente de Hacienda– realizan funciones de Policía Judicial.

No hay que olvidar que durante el proceso penal son numerosas las solicitudes de los órganos judiciales de peritos, testigos o auxilio judicial, en causas por delitos contra la Hacienda Pública y por cualquier otro supuesto en el que se planteen cuestiones relacionadas con el ámbito de conocimiento de los funcionarios de la Agencia.

Además, a lo largo del proceso penal, bajo supervisión judicial, la Agencia Tributaria adopta medidas cautelares para el aseguramiento de las posibles responsabilidades que se declaren en el proceso penal y realiza investigaciones de la situación patrimonial de las personas relacionadas con el delito o delitos denunciados.

Y, finalmente, la Administración Tributaria auxilia a los jueces y tribunales en la ejecución de las sentencias condenatorias por delito contra la Hacienda Pública, exigiendo por el procedimiento de apremio la pena de multa y la responsabilidad civil declarada en sentencia.

La Agencia Tributaria, por último, remite con regularidad información de sus bases de datos tributarias a los Juzgados y Tribunales de Justicia y a los órganos del Ministerio Fiscal para las finalidades propias de su actuación, así como para conocer los bienes a efectos de responsabilidad del penado o con fines de investigación en una causa abierta.

La cesión de información tributaria responde a los requerimientos formulados por los órganos judiciales. Entre 2013 y 2014, la Agencia tramitó más de 38.000 solicitudes, en relación con más de 67.000 contribuyentes, que afectaban a distintos periodos impositivos.

Estas solicitudes de cesión de información que la Agencia Tributaria tramita directamente muestran una tendencia a la disminución a raíz de la puesta en funcionamiento del Punto Neutro Judicial, que permite a los órganos judiciales acceder directamente a las bases de datos de la Agencia Tributaria, ya sea con accesos directos preconfigurados o vía servicios web.

Los accesos por los órganos judiciales desde el Punto Neutro Judicial a través de peticiones de web service ascienden a más de 8,6 millones en 2014 (frente a algo más de 6 millones en 2013).

Hacienda cuenta, de hecho, con una unidad de apoyo a la Fiscalía Anticorrupción, financiada y dotada por la Agencia Tributaria, que tiene como cometido un apoyo constante de la Fiscalía, realizando los informes, auditorías y actuaciones que le requiera el fiscal jefe de la Fiscalía Especial o el fiscal general del Estado.

270 euros por concejal electo y 0’54 euros por voto recibido
El negocio electoral. Así subvenciona el Estado a los partidos políticos

El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas ha anunciado las subvenciones que recibirán los distintos partidos políticos que tomarán parte en las elecciones municipales y forales que tendrán lugar el próximo 24 de mayo.
www.latribunadelpaisvasco.com 7 Abril  2015

El Boletín Oficial del Estado establece, en su edición del pasado viernes 23 de abril, que de acuerdo con el artículo 193 de la Ley Orgánica 5/1985, las cantidades fijadas “para subvencionar los gastos originados por las actividades electorales”, serán las siguientes: subvención de 270,90 euros por cada concejal electo; subvención de 0,54 euros por cada uno de los votos obtenidos por cada candidatura.

El anuncio del BOE señala también que el límite de los gastos electorales será “el que resulte de multiplicar por 0,11 euros el número de habitantes correspondiente a las poblaciones de derecho de las circunscripciones donde presente sus candidaturas cada partido, federación, coalición o agrupación”.

También se establecen subvenciones por gastos de envío directo. En este sentido, se abonarán 0,22 euros por elector en cada una de las circunscripciones en las que haya el partido haya obtenido representación. ”Siempre que la candidatura en cuestión haya presentado listas en el 50% de los municipios de más de 10.000 habitantes de la provincia correspondiente y haya obtenido, al menos, representación en la mitad de los mismos”.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Partido Popular
Rajoy toca a rebato
José Bastida Libertad Digital 7 Abril  2015

Por fin, Mariano Rajoy toma una decisión en tiempo y forma. Ha convocado la Directiva Nacional del PP después de dos años sin hacerlo. Empieza a existir vida inteligente en este partido, eximio continuador de la nefasta política zapaterista.

Ahora que ya está todo perdido y se ha dilapidado una mayoría absoluta empiezan los nervios en el Partido Popular, una formación fundada e inspirada por Manuel Fraga para recoger el voto conservador y liberal en una España, la de 1989, en la que el socialismo felipista y la izquierda caviar eran dueños y señores del relato político y social. La derecha estaba avergonzada de sí misma y sólo el incombustible Fraga pudo montar una formación que en siete años llegaría a La Moncloa gracias al desgaste del PSOE.

Pero sólo era eso: conquistar el poder y compartirlo con las castas nacionalistas para seguir la senda de corrupción sistémica implantada por el felipismo desde el escándalo Filesa. Porque este partido nunca ha tenido principios, idea de nación ni ideología (la primera alusión intelectual de algún miembro destacado se produjo hace unos días en Es La Mañana de Federico, cuando el delfín Pablo Casado mentó a Hayek). El PP era y es una máquina de poder que se pone en marcha en períodos electorales de la mano de Arriola. Mientras los socialistas tienen Andalucía como referente para su diseño electoral, el PP basa su estrategia en las distintas baronías autonómicas de tradición conservadora. Este partido es una pura matemática demoscópica que cuando alcanza el poder encomienda la gestión a una legión de tecnócratas salida del entorno del Opus.

Así, después del azote zapaterista, los ciudadanos españoles, en un último intento de dignificar la nación y reconducir los excesos socialistas y las infamias nacionalistas, dieron una histórica mayoría absoluta a Mariano Rajoy, un veterano político que con 27 años ya era presidente de diputación. Todo un reto sublime que se quedó ya desde el primer día en un fiasco porque, entre otras atrocidades, nombra un Gobierno economicista y tecnócrata que pacta con Merkel una brutal subida de impuestos a trabajadores y empresas para evitar el espectáculo del rescate; prosigue y bendice la vergonzosa agenda de Zapatero para excarcelar de forma masiva asesinos en serie etarras (una herida mortal para la decencia y dignidad de cualquier nación) y permite la pertinaz sedición de la Generalidad catalana hasta el punto de que el jefe del Estado hace de chófer de su presidente. Y sus barones autonómicos siguen también la misma línea darwinista: la mayor parte están afectados por el síndrome de Estocolmo nacionalista (Galicia, Baleares y Valencia) o socialista (Extremadura).

En definitiva, una mayoría absoluta tirada por la borda por culpa de un presidente anodino que no ha hecho una sola reforma administrativa destacable, porque el Estado es un monstruo que acumula deuda, compuesto por casi tres millones de funcionarios (esa pasión de la izquierda), mientras los trabajadores, que son los que pagan el convite, soportan condiciones laborales cada vez más precarias.

No hay nación ni idea de ella (Vascongadas y Cataluña son territorios dominados por el totalitarismo nacionalista), y sin rumbo definido no hay viento favorable alguno. Por eso Mariano Rajoy no caerá por Bárcenas (el enésimo escándalo de un régimen trilero y viral que empezó con Filesa) sino por su desnortada acción de gobierno. A su vez, el Partido Popular sucumbirá por la inanidad y el populismo de su estructura de poder debido a la irrupción de nuevos y frescos actores políticos como Ciudadanos y Vox. Hasta ahora, el voto conservador y liberal estaba cautivo del PP porque no había propuestas, pero éstas ahora surgieron con fuerza e inteligencia.

El toque a rebato de Rajoy suena, en sentido figurado, a los redobles de campanas evocados en los versos de John Donne.

TRANSITORIA A DEROGAR
ETA exige Navarra y autodeterminación, y hay quien se los daría
Pascual Tamburri www.elsemanaldigital.com 7 Abril  2015

El nacionalismo vasco se une para exigir Navarra. Y les da igual recibirla del PP o del PSOE, les basta conseguir la anexión, y luego la secesión. ¿Legal? No debería serlo, pero…

Como siempre, el domingo de Pascua se celebró el Aberri Eguna. Esta vez fue en Pamplona en la manifestación convocada por la Red Independentistak, y su consigna que "en el siglo XXI la independencia es la única alternativa para Euskal Herria". Desde la invención de esa nación y del Partido Nacionalista Vasco por Sabino Arana a finales del siglo XIX todos los nacionalistas conmemoran en esta fecha su proyecto independentista contra España. En 2015 la celebración ha estado marcada por la división entre los separatistas y por el "proceso de paz" entre la banda terrorista ETA y el Gobierno, iniciado por Zapatero pero no liquidado por Mariano Rajoy Brey.

Estaban en Pamplona los partidos integrantes de Bildu, presididos por una gran ikurriña y el lema de ´Independentzia´. ETA y sus amigos dicen lo que siempre han dicho, que coincide literalmente con lo que reiteran constantemente los portavoces de todo el nacionalismo: que no habrá "culminación del proceso" sin la territorialidad –es decir la entrega de Navarra al proyecto nacionalista- y sin la autodeterminación – es decir sin una independencia pactada-. Compartiendo lemas e ideas hemos visto al presidente de Sortu, Hasier Arraiz, al secretario general de EA, Pello Urizar, al numerario del Opus Dei y diputado de Amaiur Rafa Larreina, al candidato de Bildu a las elecciones forales, Adolfo Araiz, y a los eternos Patxi Zabaleta, Pernando Barrena, Joseba Permach, Rufi Etxeberria, Asun Fernández de Garaialde o Xabi Lasa. Lo mejor de lo mejor, vaya.

Un Estado de Derecho como es el español no puede rebajarse a anhelar que un grupo de delincuentes decida "asumir compromisos firmes en un escenario de ausencia de violencia si desaparecen los ataques contra Euskal Herria". El imperio de la Ley no puede tener condiciones ni excepciones, y el único proceso de paz democráticamente asumible pasa por el cumplimiento de las leyes. Lo que implica que los criminales cumplan íntegras las penas, y jamás sean equiparados a quienes cumplieron con su deber en defensa de España.

ETA utiliza más de una vez la idea de dar "una salida democrática al conflicto". Pues bien, la única salida democrática a esta situación implica la disolución de ETA y la imposición de las penas correspondientes a los pistoleros. Sólo cuando esas penas hayan sido cumplidas y las víctimas de ETA resarcidas en todos los sentidos podrá hablarse de paz. No hay atajos; y buscarlos lleva sólo a que los terroristas recuerden que ni sus metas ni sus medios han cambiado.

Tampoco ha cambiado mucho su estilo. Su portavoz, líder y candidato Adolfo Araiz, ha vuelto a proponerse como "la voz del derecho a decidir" y a reivindicar que "queremos ser dueños de nuestro futuro". Demostrando ignorancia sigue hablando de "que hace 500 años fuimos conquistados y nuestra voz fue silenciada, nuestra capacidad de decisión ignorada y Navarra se quedó al margen de su soberanía, ha llegado el momento del cambio". Así que están donde estaban: inventan un pasado a su medida, crean un problema y luego se ofrecen para solucionarlo… a cambio de la independencia, con Navarra eso sí. Y la Constitución no les gusta, excepto en esa Transitoria Cuarta que en mala hora la UCD quiso incluir y hasta ahora no se ha osado derogar, que permite una vía formalmente legal para el Anschluss de Navarra a la patria vizcaína, a ser posible socialista.

Aparte de los mismos abertzales, los únicos satisfechos con la insistencia nacionalista son, lógicamente, los representantes de la oficialista UPN. El candidato regionalista a la presidencia del Gobierno de Navarra el 24 de mayo, Javier Esparza, ha destacado la existencia de "mensajes concertados" entre EH Bildu y ETA, puesto que unos y otros han hablado del camino hacia un "estado vasco" y de que la independencia es una "reivindicación de plena actualidad". UPN se propone a sí misma como la única opción segura para la "Navarra real" frente a la amenaza nacionalista. Como "vienen los malos", UPN pedirá el "voto útil", con seguridades que PSOE y menos PP no pueden dar… como si UPN no llevase gobernando 30 años sin cambiar esa Transitoria.

Nacionalismos
El PNV y la estrella en el cielo de Europa
Cayetano González Libertad Digital 7 Abril  2015

Ver la escenografía y oír los discursos pronunciados durante la celebración peneuvista del Aberri Eguna (Día de la Patria Vasca) este pasado domingo me ha reafirmado en la idea de que el nacionalismo, cualquier nacionalismo, es una cosa arcaica, retrógrada, empobrecedora, pequeña, que además, en el mundo globalizado en el que vivimos, no tiene ningún sentido. En el caso del nacionalismo vasco, el simple hecho de seguir celebrando el Aberri Eguna el Domingo de Resurrección es una muestra de ese maridaje de la religión y la política tan propio de Sabino Arana, pero que se compadece mal con los tiempos actuales. Porque se puede admitir que el PNV es un partido con raíces cristianas, pero ¿y los amigos de ETA, Sortu, Bildu, que también celebran el Aberri Eguna?

En su intervención ante la siempre entregada clientela peneuvista, el actual presidente del partido, Andoni Ortuzar, periodista en otros tiempos, se permitió una euskal-licencia o una euskal-pirueta poética: "Soñamos con ser una estrella en el cielo de Europa y seremos una estrella en el cielo de Europa", dijo. Eso es lo que tiene haber profesado una fe a prueba de bombas, perdón por la metáfora, en lo que decía y hacía el tótem del PNV durante muchos años, Xabier Arzalluz, que en la década de los 80, cuando la bandera de Europa tenía doce estrellas, dijo aquello de: "Euskadi será la decimotercera estrella de Europa". Al menos Ortuzar no pretende asaltar el cielo como nos prometió Pablo Iglesias -el de Podemos, naturalmente-, sino simplemente poner la euskal-estrella en el firmamento.

El PNV, desde la Transición, ha sido un partido que ha hecho del pragmatismo su forma de ser y de estar en la política. No votó a favor de la Constitución del 78, pero se ha aprovechado todo lo que ha podido –Estatuto de Guernica incluido– de ella. Cuando la escisión que sufrió hace dos décadas, se vio en la obligación de pactar con el PSOE; y lo hizo, incluso gobernó en coalición con los socialistas vascos durante casi doce años. Cuando tuvo que pactar con el centro-derecha, tampoco le hizo ascos, y en 1996 apoyó la investidura de Aznar como presidente del Gobierno. Arzalluz llegó a decir que en quince días había conseguido más con aquél que con Felipe González en catorce años, e incluso dio una rueda de prensa en la sede del PP de la calle Génova con la gaviota encima de su cabeza, lo que causó cierto estupor en algunos furibundos militantes de su partido, que veían a Aznar y al PP como los herederos del franquismo.

Ese pragmatismo en la acción política es lo que explica en parte que el PNV no se haya subido al carro secesionista que empujan desde Cataluña Artur Mas y ERC. No lo ha hecho no por falta de convicciones, sino por el amargo recuerdo que todavía tiene de la malhadada experiencia del Plan Ibarretxe, que acabó como acabó: con la pérdida del poder en el País Vasco y la llegada de Patxi López a Ajuria-Enea –gracias, por cierto, al apoyo del PP–. Por eso el PNV no ha querido abrazarse a Mas y a su plan independentista; pero eso no quiere decir ni mucho menos que haya abdicado de sus esencias patrias y renunciado a ser "una estrella en el cielo de Europa".

El PNV sabe que su batalla actual estriba en lograr que, una vez que ETA no mata, las diversas marcas políticas de la banda terrorista legalizadas en su momento por Zapatero y consentidas por Rajoy no se le acaben subiendo demasiado a las barbas. De cara a las elecciones municipales y forales del próximo 24 de mayo, el PNV aspira a conservar intacto su bastión de Vizcaya, pero en Guipúzcoa tiene muy complicado recuperar la Diputación Foral o el Ayuntamiento de San Sebastián, donde Bildu ha gobernado en los últimos cuatro años. En cuanto a Álava, el objetivo de los nacionalistas sería desalojar al PP del poder y formar Gobierno en la Diputación y en el Ayuntamiento de Vitoria con quien se pueda: PSE, Bildu e incluso Podemos.

En Navarra, el PNV es desde hace años un partido inexistente, pero el trabajo político se lo están haciendo otros: Bildu, Aralar, Na-Bai, Podemos, que según las previsiones podrán arrebatar en mayo el Gobierno de la Comunidad Foral a UPN e iniciar el camino de la anexión del Viejo Reino a la Comunidad Autónoma Vasca. Y eso será posible también porque en Navarra los socialistas no levantan cabeza y el PP ni está ni se le espera. ¿Les preocupa algo a Rajoy y a Sánchez el futuro de la Comunidad Foral? ¿Son conscientes ambos del boquete que se abrirá a partir de mayo en la cohesión y en la unidad de la Nación cuando en Navarra empiecen a gobernar los que quieren su integración en el País Vasco?

Por todo el escenario que se avecina, el PNV ha optado en estos últimos tiempos por orillar el debate de la independencia y ha huido de la confrontación directa sobre esta cuestión. Esta actitud se irá moldeando y modificando con el paso de los meses. Dependerá de los resultados de las elecciones de mayo, de si el PP sigue o no en el Gobierno central tras las próximas elecciones generales y de la presión que consiga meter el mundo de ETA. Sin olvidar que en 2016 habrá elecciones autonómicas vascas. Y para el PNV seguir en Ajuria-Enea son palabras mayores. Les va la supervivencia, con o sin estrella en el cielo de Europa.

Cataluña
El 'Kamasutra' catalán
Pablo Planas Libertad Digital 7 Abril  2015

Aportaciones catalanas universales es el título del último best-seller de la historiografía catalana, una nueva rama del conocimiento que aúna la ingestión de setas con la indigestión de mitos. Inasequibles al desaliento, irredentos, henchidos de ardor patriótico y rebosantes de subvenciones públicas, los historiadores nacionalistas, que son lo que los curanderos a los médicos, se afanan en cumplir el recado mesiánico de convertir a Mas en descendiente pata negra de Carlomagno o, en su defecto, de Wilfredo el Velloso.

Reescribir la historia en clave micológica es un esfuerzo titánico que no admite medias tintas ni dudas razonables. Napoleón era catalán. Y punto. Sin miedo alguno, y menos al ridículo, la teoría sostenida es que el Sol gira alrededor de Cataluña, que El Quijote se titulaba Lo Quixot de L'Empordà y fue escrito por el catalán Miquel de Servent; que también eran catalanes Colón, Hernán Cortés, Pizarro y Patton, así como Leonardo da Vinci, de Vich en realidad, Santa Teresa de Jesús y Maroto, no el general sino el de la moto.

Además de inasequibles, son insaciables y nada queda fuera del alcance de estos chupacabras de mentes nacionalistas que encuentran el rastro de la catalanidad hasta en la Plaza Mayor de Salamanca. Ya no es de Churriguera sino de un tal Xoriguera de Arenys de Munt. Ojo, que primero se llevaron el Archivo y ahora parece que van a por la plaza, tal como advertía Dieter Brandau en su programa de esRadio.

El dicho volumen Aportaciones catalanas universales le ha costado al Ayuntamiento de Barcelona una pasta, diez mil euros cedidos a la causa editorial, según denuncia del candidato popular a la alcaldía, Alberto Fernández. Poco parece si se tiene en cuenta que el volumen lleva prólogos de Mas y Trias y arroja luz sobre los orígenes remotos del proceso separatista, nada más y nada menos que la existencia de un documento bautizado popularmente -esto es, por el antecitado Fernández- como el Kamasutra catalán. Que no es que el Kamasutra sea catalán, porque los historiadores nacionalistas tienen mucha imaginación pero poca gracia, sino que un catalán de finales del siglo XIV se tomó la molestia de transcribir el Liber de coitu de Constantino el Africano, copia a su vez de un manual árabe inspirado por su parte en el famoso Kamasutra hindú.

Bajo el título Speculum al foder o como Manual del fotre, sólo se conservan dos ejemplares en el mundo, el manuscrito original y fragmentos de una edición clandestina. Con todo lujo de descripciones y dibujos, se da cuenta de las más variadas formas de ayuntamiento (de ahí el sufragio municipal), de la preparación de bebedizos para el vigor, de posturas y postureos; es la primera hoja de ruta conocida (en Occidente) hacia el monte de Venus, un tratado completo de la coyunda en el que el ya se plantea la espinosa cuestión del derecho a decidir, si por detrás o a la canónica manera. Cuidado también con el Speculum, cuyos dos ejemplares vivos yacen en la Biblioteca Nacional de Madrid. Mañana mismo se pone Pilar Rahola a pedir en Twitter la devolución de este código de Hammurabi del sexo a la catalana.

¿Odio hacia los catalanes?, no; hartazgo, despecho y rechazo al separatismo, sí.
"El separatismo catalán no suscita interés fuera de España" Henry Kamen
Miguel Massanetwww.diariosigloxxi.com 7 Abril  2015

Resulta paradójico que, entre el nacionalismo catalán, cunda la especie de que los españoles odiamos a los catalanes; que España se ceba a propósito sobre el pueblo de Catalunya y que, desde Madrid, se están tramando toda suerte de oscuras artimañas para perjudicar a los catalanes y arruinarlos a impuestos. Claro que, todo ello, tiene su origen en los partidos catalanistas que no han hecho otra cosa, desde que estuvieron en la clandestinidad, en muchos casos como terroristas, y, a partir de que pudieron, gracias a esta Constitución contra la que continuamente se están quejando, han podido actuar en libertad, incluso para poder cometer acciones contrarias a sus preceptos; dedicarse a infundir, propagar, justificar y predicar contra España, los españoles y las instituciones a las que atribuyen lo que ellos, impropiamente y con un descaro que los califica como terroristas de la palabra, definen como ojeriza a los catalanes. Todo ello con el propósito de que los catalanes se crean, con el objetivo, claro y marrullero, de adoctrinar a cuantas personas mejor, en el rechazo, odio, la animadversión y el desprecio hacia aquellos, los españoles del resto de España y de la misma Catalunya; convencidos de que, alejados de ellos, podrían disfrutar de una vida mejor, de una nación propia que, por supuesto, sería “mejor” que la comunidad autónoma que, actualmente, son.

De hecho, el señor Mas dijo, sin que la nariz le creciera, que en el caso de independizarse, la “nación” catalana ocuparía un lugar destacado, como potencia económica, dentro de Europa. Lo que sucede es que, como en cualquier otro proceso político ( algo que también les está ocurriendo a Podemos de Pablo Iglesias y seguidores), se produce a través de diversos estadios: una fase de preparación en la que se ponen las bases del objetivo que se pretende conseguir, tanteando el terreno, valorando las posibilidades y haciendo proselitismo; otra fase en la que se pone en marcha el proyecto, se hace propaganda, se exponen los objetivos y se adoctrina a los presuntos adeptos para conseguir una base lo más numerosa posible y, es ésta, precisamente, aquella en la que se ha de poner la carne en el asador porque, si ha tenido éxito la presentación, es cuando se consigue el mayor entusiasmo de los adeptos y la colaboración más entusiasta que, a la vez, adquiere un efecto mimético entre aquellos posibles interesados que pudieran tener dudas.

Sin embargo, si la fase de consolidación se prolonga demasiado, sin que las bases observen progresos tangibles; si, en el entretanto, se producen informaciones fidedignas que pudieran desmentir, desmerecer o crear dudas a cerca de los argumentos exhibidos por los líderes de la formación en cuestión o si el comportamiento, la credibilidad o las noticias que se vayan obteniendo respecto a las personas que integran la dirección del partido, que pongan en cuestión su solvencia, su honradez, su verdadero objetivo por el que ha creado aquella nueva formación política, que pudiera no coincidir con el que se presentó a los votantes; entonces, señores, se puede producir un cansancio, un desánimo, una falta de confianza e incluso un rechazo, que acabe por tirar por la borda cualquier expectativa de conseguir el éxito.

El señor Mas, el señor Junqueras, el señor Homs, la señora C. Forcadell de la ANC o los de Omnium; se han percatado de que, todo el impulso que consiguieron cuando Mas decidió, de forma harto temeraria, desafiar al Estado con su anuncio de iniciar un proceso para independizar a Catalunya de España y la subsiguiente subida vertiginosa de los partidarios de hacer de aquélla una nación nueva para los catalanes, por supuesto integrada en Europa y con todas las ventajas que ello le iba a proporcionar; ahora, un par de años después, celebradas unas consultas carentes de toda legalidad, y cuando el TC les haya repetido, por activa y por pasiva, que este proyecto es inconstitucional y que, todos los esfuerzos para que Europa les diera la razón han fracasado estrepitosamente, con la advertencia añadida de Bruselas de que, en el hipotético caso de que España decidiera concederles, en un arrebato de locura, lo que vienen pidiendo, en manera alguna podrían entrar a formar parte de la UE, lo que les haría perder todas las subvenciones que vienen recibiendo de ella y las ayudas y créditos del FMI,el BCE y el BEI.

Los últimos sondeos de opinión, entre ellos el del CIS, han dado fe por primera vez de que, los que son contrarios a la Independencia, han dado el vuelco y ahora están cuatro puntos por encima de aquellos que siguen intentando conseguirla. En estas circunstancias y con casi un año por delante, es fácil que todos aquellos partidos separatistas puedan pensar que, el simulacro de referendo con carácter “plebiscitario”, como dicen ellos, que quieren dar al 27S, aunque no es más que una consulta autonómica, la fuerza de una consulta popular que les pueda servir para declarar, unilateralmente, la independencia de Catalunya, en caso de que salieran vencedores en las urnas; muy bien podría ser una fracaso mayúsculo para la causa.

Y, hete aquí que, insensibles al desánimo, ahora pretenden, una vez más, levantar el espíritu y la moral de sus partidarios y para ello recurren al viejo truco de intentar conseguir hacer llegar a todos los países europeos y embajadas de la UE un mamotreto de folios que promocionan sus posiciones soberanistas y se explayan en críticas al señor Rajoy y a su ejecutivo. Estos panfletos separatistas han sido elaborados por el Consell Asesor per la Transicició Nacional (un órgano más de los creados para gastarse el dinero de los impuestos de los catalanes) que ha insistido en los conocidos tópicos de los derechos democráticos del pueblo catalán para elegir libremente su destino. Se olvidan, naturalmente, de que no tiene facultad alguna para ello, de que están cometiendo un delito de traición a España y deslealtad hacia su legítimo Gobierno y se atribuyen derechos en materia internacional de los que carecen en absoluto.

Sin embargo, aquí, los españoles que residimos en Catalunya, los que vemos lo que sucede en estas tierra y asistimos pasmados al comportamiento de un Gobierno, el de Madrid, que permite que no se respeten las sentencias de los tribunales, que se pasen por el arco del triunfo los preceptos constitucionales y que se enfrenten al Estado de Derecho; que varias organizaciones se constituyan en verdaderas propagandistas y chantajistas de la independencia sin que nadie las estorbe y que, los dirigentes del Parlamento catalán y la Generalitat, funcionarios españoles, hayan decidido olvidarse de sus deberes, amenacen con la escisión y con declarar, de manera unilateral, la independencia de Catalunya; no podemos menos que sentirnos desamparados, en una especie de limbo en el que los que nos gobiernan desde la Generalitat se gastan el dinero que reciben del señor Montoro y del FLA, en construir instituciones paralelas para adelantar los preparativos de un gobierno catalán; crean embajadas en otros países y disponen de organismo ad hoc, específicamente creados para preparar los pasos legales o ilegales hacia lo que pudiera ser una nación catalana.

Por lo visto lo de la legalidad sólo afecta a los ciudadanos de a pie, que nos vemos obligados a cumplir a rajatabla las leyes pero, en cuanto hablamos de quienes, por su rango y responsabilidades, debieran cumplirlas con más diligencia que nadie, tenemos la sorpresa de que parece que gozan, por parte de la Justicia y el Gobierno central, de patente de corso para saltárselas cuando les convenga. O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, vemos que no somos tratados todos por el mismo rasero, o así nos parece.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial