AGLI Recortes de Prensa  Jueves 9  Abril 2015

Ciegos e iletrados
Melchor Miralles. Republica.com 9 Abril  2015

La Junta Directiva Nacional del PP fue un monumento a la ceguera, un guateque de idiocia, un homenaje al borreguismo. Leo a Cayetana Alvarez de Toledo en El Mundo y constato la tristeza de ciudadano que contribuye a financiar estos partidos en los que el talento, las ideas y las convicciones han sido sustituidas por la servidumbre y la mansedumbre. No hay peor ciego que el que no quiere ver, y en el PP están ciegos y acojonados. En Andalucía son decenas los peperos que se han ido al paro tras la debacle de las urnas y tras las elecciones de mayo y las generales pueden ser varios miles los alcaldes, concejales, diputados autonómicos, diputados, senadores, asesores y colocados y enchufados varios los que se queden al pairo, probando la medicina amarga de no tener ingresos que tantos padecen en España.

Nos cuenta Cayetana que tenía preparada su intervención en la Junta Directiva para cuando terminara Rajoy, pero se quedó con un palmo de narices. No sabía Cayetana que en esas orgías de autocomplacencia y servilismo que son las reuniones masivas de los partidos antiguos habla el jefe y no hay más que decir. Que si el jefe insiste en sostenella y no enmendalla lo que hace el personal corderil es aplaudir. Aunque los caretos de la peña eran un poema triste, todos aplaudían, camino del desastre. Y se fueron a casita, rumiando el cabreo, pero a seguir obedeciendo, que es el jefe quien lo decide todo, es el jefe quien hace las puñeteras listas, es el jefe el que hace el programa, es el jefe el que decide quien tiene futuro y quien no, es el jefe el que convoca, y es el jefe el que te corta la cabeza cuando le place. Veremos si en las autonómicas de mayo se consuma el desastre, porque entonces puede comenzar la rebelión de los corderos, y Génova será una mezcla de Canción triste de Hill Street, Dallas, House of Cards y Pulp Fiction. O sea, una película de terror.

Y de la ceguera de Mariano-sé-fuerte-te-llamo-mañana a la desvergüenza de los que posibilitaron el gran escándalo de los ERE en Andalucía. Ha comenzado el paseíllo de los implicados de lujo ante los ropones del Supremo. El exconsejero andaluz de Trabajo, José Antonio Viera, en su defensa, mostró ante el instructor toda su jeta insufrible. Quien le nombró lo hizo sabiendo que Viera carecía de cualificación, capacidad o habilidad alguna para desempeñar el cargo. Contó que él es “solo un maestro sin formación jurídica”, argumento esencial argüido para justificar que no se enteraba de nada mientras se pulían para ellos más de mil millones de euros destinados a ayudar a parados.

Viera es además un cobarde que le endilga toda la responsabilidad a sus subordinados. Vaya jefe de quinta. Sin cortarse un pelo presumió ante el Supremo una ignorancia absoluta, insuperable, obscena e insoportable sobre todo lo que ocurría en la Consejería. No se enteraba de nada. Por no enterarse no se enteró ni de que una hija suya trabajó en una empresa de una de las comarcas que más ayudas ilegales se llevó. Viera firmaba a ciegas, sin preguntar. Volaban los millones de la Consejería y el consejero estaba en babia, y dice que él solo estaba allí “para hacer política”. Claro, esta es la política que ha llevado a España al sumidero ético en el que estamos.

Si hacemos un ejercicio de candidez y creemos a Viera, la Junta de Andalucía ha estado copada por una banda de iletrados incapaces con una cara más dura que el cemento armado. Como no es creíble, la única conclusión lógica es pensar que con conocimiento idearon un sistema que posibilitó el caso de corrupción cuantitativamente más escandaloso de los conocidos en España. Y ahí está la calve, que Susana Díaz no puede eludir, la de la responsabilidad política. Es igual que el Supremo consume o no la imputación de Chaves y Griñán. Los jueces sabrán si hay pruebas o no para condenarles. Pero políticamente no pueden permanecer en cargo alguno dos presidentes que idearon, posibilitaron y ampararon un latrocinio de ese calibre. Ni un segundo más. Suceda lo que suceda en el Supremo, la presidenta andaluza debe deshacerse de los dos expresidentes. De lo contrario su conducta sería, en términos éticos y morales, de evidente complicidad.

El principio de inercia
Aleix Vidal-Quadras www.gaceta.es 9 Abril  2015

La primera ley de la Mecánica de Newton, también conocida como el principio de inercia, establece que todo cuerpo sobre el que no actúa ninguna fuerza mantiene inalterada la velocidad y la dirección de su movimiento. La actual cúpula del Partido Popular actúa como si sobre su formación no se ejerciese ninguna acción procedente del exterior, como si el universo social y político que la rodea permaneciese estático y, en consecuencia, confiada en los efectos benéficos de la mejora de la situación económica internacional y del respaldo pleno del Banco Central Europeo, no emprende ninguna reforma, no toma ninguna medida, no contempla ninguna nueva estrategia que responda a las demandas ciudadanas o que afronte los graves defectos estructurales de nuestro sistema institucional y de nuestro modelo productivo. Sin embargo, el mundo sí cambia y las frustraciones y las exigencias de los españoles se agudizan, por lo que esta pasividad asombrosa ha producido ya dos serios avisos en las elecciones europeas y en las andaluzas.

Cabe preguntarse las razones por las cuales Mariano Rajoy conduce impávido a su partido hacia el desastre y a su país hacia la inestabilidad y la incertidumbre. En primer lugar, se trata sin duda de una cuestión de carácter. El Presidente del Gobierno es un fatalista escéptico, además de un indolente crónico, rasgos de su personalidad letales en un hombre de Estado que debe resolver una crisis de la profundidad de la que atraviesa la Nación. En segundo, si se decidiera a liderar un cambio constitucional que fortaleciese la unidad y la cohesión nacionales, a llevar a cabo una reforma de la educación que la dotase de la calidad de la que ahora carece, a implantar una auténtica democracia interna en el seno de la organización que encabeza abriéndola al debate y a la elección de los cargos y de los candidatos, a transformar la economía española para que fuera competitiva liberalizándola y poniendo el acento en la creación de valor añadido, a adelgazar y racionalizar las Administraciones eliminando duplicidades y organismos superfluos y a despolitizar la Justicia, la consecuencia inmediata de esta ambiciosa operación renovadora y regeneradora sería que él dejaría de ser Presidente del Partido Popular y del Gobierno porque a estas alturas de su desgaste no resistiría el coste de semejantes iniciativas ni una confrontación con otros aspirantes a la jefatura del PP. Otra cosa hubiera sido si, tal como recomendamos algunos al inicio de la presente legislatura, esta panoplia de reformas se hubiese impulsado desde el minuto cero de su mandato. Hoy Podemos no existiría, Ciudadanos no habría adquirido el auge que ahora exhibe y que seguirá mostrando, los independentistas catalanes estaría neutralizados y el crecimiento y el empleo mostrarían un vigor superior al que experimentan.

Vemos así como la incapacidad de asumir riesgos y de convencer combinada con el miedo a perder el control de su partido ha motivado la aplicación del principio de inercia en un entorno de dinámica turbulenta, en contra de la evidencia y de la lógica más elemental. Hemos de prepararnos, pues, a vivir en un escenario de Ayuntamientos y Comunidades ingobernables, de un Congreso de los Diputados atomizado y fluctuante y de la aparición de un riesgo-país de negativos efectos para la recuperación. Tan sólo una reacción saludable del electorado que diese el poder suficiente a la única opción que en estos momentos garantiza que el cambio necesario sea también un cambio seguro nos podría salvar de la quema que se avecina. Al fin y al cabo, la democracia, incluso la imperfecta, pone en manos de la gente el derecho a equivocarse y a acertar.

La lenta extinción de la democracia
Juan Laborda  www.vozpopuli.com 9 Abril  2015

La percepción de la ciudadanía sobre la situación económica patria está siguiendo un camino diametralmente opuesto al discurso gubernamental y mediático. Tal como ha confirmado la última encuesta del CIS, la preocupación de los ciudadanos por el paro y la corrupción volvió a incrementarse en nuestra querida España. Obviamente es la gente quien en su devenir cotidiano está cargada de razón. El crecimiento que está experimentando nuestra economía es artificial, vulnerable, basado de nuevo en deuda y burbujas, todas ellas sustentadas y cebadas “externamente” por los otrora guardianes de la estabilidad financiera, los bancos centrales.

Las profundas desigualdades, el aumento de la pobreza, la concentración del poder económico en oligopolios, el descenso del crecimiento potencial de nuestra economía, el problema demográfico, la nula empleabilidad de cientos de miles de trabajadores, y una deuda –privada, pública y externa– impagable, son la herencia que van a dejar, que ya han dejado, a nuestros hijos los otrora partidos dominantes del tablero político patrio.

De nuevo deuda y burbujas
La situación económica española, lejos de ser boyante, está llena de sombras que la hacen muy vulnerable. Tras una caída agregada oficial del PIB del 7,5%, desde el inicio de la actual crisis sistémica, que en sucesivas revisiones se deberá aproximar a un descenso del 10%, estaríamos ante un efecto de compensación parcial de semejante fosa tectónica. Son el consumo privado y la construcción quienes tiran del PIB hispano, gracias a un incremento de la deuda que también mantiene los beneficios empresariales. Por contra, la inversión en bienes de equipo sobre PIB continúa cerca de mínimos, lo mismo que la participación de los salarios en la renta nacional, o la tasa de participación en el mercado laboral.

Solo el impulso monetario, vía tipo de interés cero, está sosteniendo artificialmente la economía, la bolsa y los mercados de activos. Pero el riesgo de un colapso está cada día más cerca. La sombra de otra burbuja se cierne sobre la economía global y la nuestra. Las consecuencias en nuestro mercado laboral son directas: precariedad –35% contratos del mes de marzo no llegan al mes de duración–, parcialidad, salarios miserables, falta, en definitiva de expectativas de una vida digna. El disponer de un trabajo ya no permite salir de la pobreza a miles de familias. Y es todo esto lo que recoge el último CIS.

Este fenómeno, sin embargo, no es específico de España. En la mayoría de los países de nuestro entorno está ocurriendo exactamente lo mismo –véase por ejemplo los datos económicos de los Estados Unidos–. Y es aquí donde hay que conectar la realidad económica con el devenir político. La democracia está sufriendo atraques despiadados. El poder corporativo se despojó finalmente de su identificación como fenómeno puramente económico y se transformó en una coparticipación globalizadora con el Estado. Mientras que las corporaciones se volvían más políticas, el Estado se orientaba cada vez más hacia el mercado. Resultado, la lenta extinción de la democracia.

La lenta extinción de la democracia
Un estudio reciente llevado a cabo por los investigadores Martin Gilens, de la Universidad de Priceton, y Benjamin Page, de la Universidad de Northwestern, pone de manifiesto cómo funciona esta dinámica. Utilizando datos de más de 1.800 iniciativas de política para el período 1981-2002, los investigadores Gilens y Page concluyeron que son los individuos ricos, aquellos bien conectados en la escena política, quienes dirigen el rumbo del país, independientemente de, o incluso en contra, de la voluntad de la mayoría de los votantes.

Las prioridades de los estadounidenses corrientes parecen tener un impacto minúsculo, casi nulo y estadísticamente no significativo, en las políticas públicas. Los investigadores afirman que los legisladores norteamericanos responden a las demandas políticas de los individuos ricos y a los intereses de empresarios adinerados, los que tienen más poder de presión y los bolsillos más boyantes para financiar sus campañas electorales. En definitiva, el sistema político de los Estados Unidos se ha transformado desde una democracia hacia una oligarquía, donde el poder lo ejercen las elites adineradas.

Esta situación es perfectamente extrapolable a nuestro país. Nuestra democracia es todavía mucho más frágil que la estadounidense. Los privilegios, el intercambio de favores, la corrupción, y las barreras a la participación de elementos “exógenos” a las élites, configuran la realidad de una democracia, la nuestra, de muy baja calidad. En todo Totalitarismo Invertido, y España lo es, tal como afirma Sheldon Wolin “se deja a los ciudadanos más pobres con una sensación de impotencia y desesperación política y, al mismo tiempo, se mantiene a las clases medias colgando entre el temor al desempleo y las expectativas de una fantástica recompensa una vez que la nueva economía se recupere”. Pero dicha recompensa no llega.

Mientras abunden aduladores, aquellos supuestos “expertos” que aún a fecha de hoy siguen sin entender qué es una crisis de deuda, y escaseen quienes se atrevan a disentir, la actual crisis sistémica continuará y se extenderá más allá de lo necesario. Si con ello además se mantiene el statu quo de la “superclase”, mejor.

Oportunismo envuelto en círculos
Lorenzo Abadía www.gaceta.es 9 Abril  2015

No por repetitivo deja de resultar llamativo el comprobar hasta qué punto el partido Podemos es capaz de modificar su actitud por puro oportunismo político, término que tuvo en su admirado Lenin a uno de sus principales inquisidores. Pues el líder de la Revolución de Octubre, que detestaba el oportunismo más que a cualquier otra cosa, no habría visto en Iglesias nada diferente, excepto su nimiedad, de lo que vio en Kautsky, Plejánov o Bernstein.

Algunos hombres cambian de partido por el bien de sus principios y otros cambian de principios por el bien de sus partidos, nos legó Churchill. Entonces Groucho Marx todavía no había acuñado su irónica frase sobre la dualidad de principios, traje estratégico que el sastre del destino parece haber confeccionado a la medida de la hechura ideológica de Iglesias.

En los dos acontecimientos más importantes en los que la cúpula de Podemos, ha tenido que posicionarse al respecto del modo en que deben tomarse las decisiones en las organizaciones y en los Estados, la secesión de Cataluña y la formación de gobierno de Andalucía, ésta ha actuado tal y como el gran cómico estadounidense habría pronosticado.

En Cataluña, el cálculo electoral ha aconsejado defender el derecho a decidir, y para ello ha sido conveniente rescatar a Rousseau y su peligroso concepto de la voluntad general sin control, del que tanto nos advirtieron Tocqueville y Constant, despreciando los derechos fundamentales de las minorías, hoy además, convertidas ya en mayorías.

El derecho a decidir, eufemismo del derecho de autodeterminación de los pueblos, fue concebido para la época postcolonial y en modo alguno debía ser aplicado a los pueblos que antes de las revoluciones de la libertad formaban ya una nación. Dicho sea de paso, su apreciado Lenin jamás defendió dicho derecho para las naciones europeas, pues era muy consciente de la gran falacia que escondía la frase de Renan, repetida por Ortega hasta la saciedad de que “una nación es un plebiscito cotidiano”. A la persistencia de Constant cuando manifiesta que siempre defendió el mismo principio -libertad en todo-, habría que contestar que en todo lo que es susceptible de ser votado. Las naciones no se votan. Simplemente existen. Aunque eso a Iglesias le produce, si acaso, indiferencia.

Sin embargo, todo el acervo moral sobre el que se sustentan sus pomposas aserciones se transmuta radicalmente en cuanto las consecuencias de una votación afectan directamente a la cúpula. En Andalucía, por supuesto, decide Madrid. Para pasar de los dulces círculos igualitarios a la abrupta arista superior de la pirámide; de la bucólica democracia participativa de Roussopoulos a la “ventaja del pequeño número” de Max Weber y a la teoría de la élites de Pareto, no ha sido preciso sino activar las pasiones más bajas: el repulsivo egoísmo individual y la despiadada vocación de poder de la que abominan en sus discursos ya han hecho la excelsa labor de exigir a los quince efebos diputados andaluces, en nombre de los indignados de toda España, maridar furtiva y concupiscentemente con el partido al que hasta ayer llamaban casta y quintaesencia de la corrupción.

¿Qué es lo que hace de España un país diferente?
E. Milà. www.minutodigital.com 9 Abril  2015

Lo peor de un viaje fuera de España… es que hay que volver a España. No es que en el extranjero los procesos de disolución y desintegración de los sistemas políticos, sociales y económicos no existan, es que, simplemente, están más atenuados que en España o, al menos, encuentran más resistencias. En todas partes existe crisis económica, corrupción, inmigración masiva y creciente ineficiencia de los sistemas de gestión política. Lo he podido constatar directamente en los últimos años en Canadá, en Francia, en Malta, en Chequia, en Centroamérica, en Portugal y creo que se me olvida algún país. En todos estos horizontes geográficos están presentes estos cuatro problemas, pero en ninguno, y pueden creerme, en ninguno están tan avanzados como en España. Y esto induce a algunas meditaciones.

España, se mire como se mire, es diferente a cualquier otro país, pero no solamente por las distintas circunstancias antropológicas y culturales, históricas y económicas, que obviamente generan que seamos como somos, sino porque, a diferencia de otras sociedades en las que se perciben claros síntomas de reacción y de respuesta a la decadencia, en España, en cambio, no existe absolutamente ningún síntoma que pueda considerarse como una revuelta positiva contra los procesos de disolución ya iniciados. Es más, se diría, que cada día los españoles somos más condescendientes con la clase política, perdemos un poco más de educación y estilo (algo que ya no representa nada para la inmensa mayoría), estamos completamente anestesiados o, simplemente, somos los primeros en proponer nuevos pasos hacia el abismo.

En educación, a alguien se le ha ocurrido que había que eliminar las asignaturas, las evaluaciones y los programas de estudio. Cambiarlo todo por “comunicación entre alumnos con la participación de profesores” y estudiar aquello que el alumno considera que puede servirle en su vida futura. Poco importa que las innovaciones pedagógicas que se han ido aplicando en los últimos cuarenta años, siempre, inevitablemente, hayan profundizado una crisis cada vez más aguda en la educación. Poco importa que todas esas reformas, siempre en la línea del progresismo más suicida, hayan situado a España en la cola de la educación en Europa. Lo que importa es que hay que dar un nuevo paso al frente: marchar hacia la disolución definitiva de la escuela, de la enseñanza y de la educación, sustituyendo la voluntad y la misión de educar, enseñar e instruir, por un sistema de almacenamiento de los alumnos en horarios lectivos, sin más aspiración que el que hagan lo que les dé la gana en el interior de los centros. Total, a la mayoría de padres, ni les preocupa y en cuanto a los alumnos bastante tienen con el porro, el móvil y la cogorza de fin de semana. ¿Para qué darles más enseñanza y educación si su horizonte mental termina ahí?

A un país que el pasado mes de diciembre tuvo al último disco de Kiko Rivera, 500 Millas, como el más vendido; cuando, desde hace cuatro o cinco meses, Gran Hermano Vip viene acaparando la atención de las audiencias; justo después de que las elecciones andaluzas hayan demostrado que 35 años de corrupción no son suficientes como desbancar al PSOE del poder; cuando los partidos que “suben” (la “nueva banda de los cuatro”, Podemos, Ciudadanos, Sortu, ERC), no ofrecen más confianza que los que “bajan” (la “vieja banda de los cuatro”, PP, PSOE, CiU, PNV); cuando el nivel de debate político que se percibe en la mayoría de tertulias mediáticas, no es muy superior al de las conversaciones de taberna; y cuando la clase política se obstina en mentir, maquillar cifras, bloquear cualquier avance en la lucha contra la corrupción, ralentizar los procesos ya iniciados y eludir la promulgación de medidas eficientes y radicales, mientras la sociedad calla, mira a otra parte o está simplemente preocupada por su supervivencia para el mes que viene… cuando ocurre todo esto y no hay reacciones apreciables, es que ese país –el nuestro– está al borde de la desintegración.

Tres escenarios electorales posibles
Los próximos meses van a ser, sin embargo, decisivos: la acumulación de procesos electorales indicará la velocidad en la que el sistema camina hacia su autodestrucción. Los escenarios son tres:

Si las siglas hasta ahora mayoritarias pasan a ser minoritarias y la “vieja banda de los cuatro” es sustituida por la “nueva banda de los cuatro” habrá que convenir que el sistema, tal como fue concebido en 1978, ha llegado a su fin. Lo que no implica que lo que venga sea “mejor” que lo que ha muerto. Así como en 1978 existió “consenso”, en 2015, los cuatro partidos que podrían sustituir a los antiguos, tienen muy pocos puntos comunes. Y otro tanto cabe decir de los medios económicos y mediáticos que en 1978 apoyaron la transición (sino la propulsaron): simplemente, hoy están fragmentados y atomizados. En cuanto a las influencias internacionales que existen en 2015 son radicalmente diferentes de las que se daban en 1978. ¿El resultado? Inestabilidad política, empobrecimiento económico.

Si las siglas hasta ahora mayoritarias siguen siéndolo y la “nueva banda de los cuatro” no logra sustituir netamente a la “vieja banda de los cuatro”, seguiremos como estamos, con las mismas siglas y los mismos rostros, con los mismos temas y la misma inercia hacia el abismo, sin prisa pero sin pausa. Con una población cada vez más apática e indiferente hacia su propio destino. Con unos procesos centrífugos que se reproducirán cada cierto tiempo, ante la indiferencia general, y, sobre todo, con un empobrecimiento generalizado de las clases medias, un paro estructural que nunca bajará del 20–25% y un tercio de la población situada en las proximidades del umbral de la pobreza. A pesar de depender la política de las mismas siglas, ningún partido volverá a tener jamás mayoría absoluta. ¿Es resultado? Inestabilidad política, empobrecimiento económico.

Si las siglas hasta ahora mayoritarias descienden en intención de voto pero lo hacen tan moderadamente como crece la “nueva banda de los cuatro”, tendremos un “nuevo desorden” gestionado, no ya por cuatro siglas, sino por ocho. Solamente se podrá gobernar mediante pactos y estos, por definición, en un país en el que no existe la cultura del pacto, solamente puede dar como resultado la inestabilidad política. En un momento en el que después de ocho años de fracaso del modelo económico de José María Aznar, nadie ha sido capaz de diseñar un nuevo modelo económico de sustitución y el país tira económicamente por inercia, la inestabilidad política prolongará ad infinitum la crisis económica.

La economía va mal, a pesar de las cifras oficiales
Porque la economía sigue en crisis. En un momento en el que la mayoría de los contratos de trabajo son a tiempo parcial y por ciclos muy cortos (incluso de día en día), con salarios que ni siquiera garantizan la subsistencia, alardear de que se han creado 160.000 puestos de trabajo solamente en el mes de marzo, es realizar un brindis al sol. La “reactivación del empleo” no es tal: lo que se ha reactivado es el empleo basura, allí donde antes existía un contrato de trabajo por seis meses, ahora, cada día, se firma un nuevo contrato. Donde antes figuraba un empleo nuevo, ahora aparecen ciento ochenta. El “ejército de reserva del capital”, la inmigración, sigue pasando factura: mientras no se recupere la situación de normalidad de nuestro mercado laboral –lo cual solamente ocurrirá con la repatriación de 4.000.000 de inmigrantes a sus países de origen–, los salarios no repuntarán y el gobierno seguirá presionando fiscalmente a las clases medias para que paguen la factura social generada por el peso muerto de esos 4.000.000 de inmigrantes a los que se dejó pasar para “ganar competitividad”, esto es, para disminuir los sueltos…
Ningún partido, ni de la “vieja banda de los cuatro”, ni de la “nueva banda de los cuatro”, tiene el valor de hablar claramente y explicar

1) qué es lo que piensan hacer ante la globalización que afecta muy negativamente a nuestro paisaje industrial y agrícola,
2) cómo renegociar el acuerdo de adhesión con la Unión Europea, origen de la mayoría de nuestros males a partir del acuerdo mal negociado por el felipismo.

3) cómo repatriar a esos 4.000.000 de inmigrantes a sus países de origen, cuya presencia comprime a la baja a los salarios y genera empobrecimiento de las clases medias y de los trabajadores.
4) cómo disminuir drásticamente el gasto público, para lo que solamente hay dos caminos: o liquidar el Estado de las Autonomías o liquidar el Estado del Bienestar.

5) cómo terminar con la corrupción de una vez por todas, sin amnistía general, con mano dura, sino durísima.
6) cómo afrontar el problema de la educación y la enseñanza, cortar los procesos de primitivización de la sociedad, disolución de la cultura, ausencia completa de ideales e incluso de madurez en la sociedad.

Si en Francia, el Front National ha pasado en las última elecciones de 1 a 51 consejeros comunales ha sido precisamente porque en la sociedad francesa se plantean estos problemas y porque el FN tiene respuestas. En España no ocurre nada parecido. La “nueva banda de los cuatro” parece anclada entre la revancha social de Podemos, el constitucionalismo timorato de Ciudadanos y las obsesiones nacionalistas de Sortu y de ERC.

España, vale la pena que nos lo entendamos todos los españoles, está a la cabeza de Europa en los procesos de disolución del Estado, de la sociedad y de la educación, comparte puestos de cabeza con Grecia en inviabilidad económica del régimen. Esta no es una crisis política coyuntural que pasará y será sustituida por un período de “orden”. Estamos en una fase terminal de un país, de un Estado y de una sociedad. Y lo peor es que no hay reacciones significativas en contra. No basta con decir que antes o después la sociedad reaccionará: existen líneas de no retorno más allá de las cuales la desintegración de una sociedad es irreversible. Nosotros, la sociedad española, está llegando a ese límite. O en las próximas elecciones municipales se evidencia un movimiento de “salud pública” en apoyo a las candidaturas identitarias que se traduzca en un efectivo avance electoral, o cuando este llegue puede ser demasiado tarde.

Tsipras, ¿estratega o insensato?
Fernando González Urbaneja www.republica.com 9 Abril  2015

Grecia está en todas las agendas y en los focos informativos; las peripecias de Syriza en el gobierno y de sus principales protagonistas, el primer ministro Tsipras y su ministro de finanzas Varufakis, captan el interés de todos los analistas y observadores de Unión Europea. Tras diez semanas de gobierno el balance que pueden presentar setenta es tan pobre en resultados como rico en amenazas a los socios. Grecia está peor que estaba, el superávit primario heredado se ha esfumado, la salida de depósitos continua, los ingresos presupuestarios descienden y los gastos crecen. Las preguntas críticas son ¿hasta cuándo hay recursos públicos?, ¿qué compromisos de pago son prioritarios? Pero surgen nuevas preguntas: ¿saben lo que se traen entre manos la gen te de Syriza? ¿Siguen una estrategia bien dibujada o son unos insensatos o ingenuos que imaginan que amenazando a los socios, especialmente a Alemania, conseguirán lo que quieren?

La campaña electoral de Syriza se fundamentó en el rechazo y la denuncia de las políticas económicas aplicadas por los anteriores gobiernos (conservador y socialdemócrata) que lograron un extraordinario apoyo financiero (dos rescates) de la Unión Europea y el FMI, condicionado a ajustes presupuestarios exigentes. El gobierno que encabeza Tsipras advirtió que repudiaría la deuda tras auditarla para lograr una condonación, que modificaría las prioridades de política con un decidido sesgo social y estatista y que exigiría a Bruselas (y al FMI y BCE) cambios radicales en sus estrategias y prioridades económicas. Aspecto éste último sobre el que el nuevo colegio de comisario con Juncker al frente y el Parlamento Europeo salido de las elecciones del pasado mayo, han dado muestras de rectificación. Y como dato relevante la nueva política monetaria del BCE para estimular el crecimiento.

Uno de los argumentos de los líderes griegos gira en torno a la incapacidad europea para asimilar la crisis griego, el riesgo de una crisis financiera global si Grecia va a la quiebra. Un juego peligroso por cuanto pretende extraer fuerza de la propia debilidad. La propuesta de que como no podéis soportar nuestra crisis, tendréis que ayudarnos y a nuestra manera, de manera, puede ser eficaz, salvo que la otra parte resista el desafío y mire a otro lado.

La adelantada visita de Tsipras al Kremlin, con un mensaje implícito de búsqueda de aliado frente a la Unión Europea, forma parte del juego peligroso. El Banco Central Europeo dio un aviso, una señal, cuando, limitó el recurso de los bancos griegos a las líneas automáticas de descuento, pero la acogida a los líderes griegos desde otras instituciones (el Parlamento, algunos comisario, el propio Juncker…) ha dado alas a la idea de que Europa cedería y que el último obstáculo, el del antipático ministro alemán de Finanzas se podría superar con una presión sobre la canciller Merkel.

Pero diez semanas después Grecia no ha avanzado un centímetro, no ha mejorado su posición, está agotando su caja y colmando la paciencia de los socios. La línea que separa al brillante estratega de un insensato e imprudente es muy delgada. Depende de los resultados. El accidente griego está más cerca que hace setenta días, la amenaza de los males globales de la quiebra griega también. Con el paso de las semanas los socios empiezan a pensar que hay que dar por perdida el caso, que la salida de Grecia del euro puede ser la menos mala de las alternativas.

Inmigración: ¿Oportunidad o catástrofe?
Gustave Le Bon. www.minutodigital.com 9 Abril  2015

“Que el siglo XX sea la edad de la fraternidad universal, eso es muy dudoso. La fraternidad entre razas diferentes sólo es posible hasta el día en que empiezan a conocerse. Acercar a los pueblos suprimiendo las distancias, equivale a condenarlos a conocerse mejor, y en consecuencia, a soportarse menos.

Apenas estamos en la aurora de este movimiento general de todas las naciones occidentales contra la invasión de los extranjeros. Cuando vemos los gobiernos que reposan sobre los principios más opuestos, desde el absolutismo hasta las repúblicas más avanzadas llegar a las mismas medidas, debemos admitir que estas responden a ciertas necesidades imperiosas. Esos odios de razas no bastarían por sí mismas a explicarlas.

El instinto que lleva hoy a todos los gobiernos en la misma vía es bastante inconsciente todavía, pero tiene bases sicológicas muy fuertes. La preponderante influencia extranjera es el disolvente más infalible de la existencia de los Estados. Ésta le quita a un pueblo lo más valioso que tiene: su alma. Cuando los extranjeros se volvieron muy numerosos en el Imperio Romano, el Imperio dejó de ser.

Imaginemos un país como el nuestro, en el que la población no crece, rodeado de pueblos extranjeros donde la población crece constantemente: la inmigración de estos pueblos extranjeros, si la toleramos, es fatal. Ningún régimen militar al cual someterse, pocos o nada de impuestos, un trabajo más fácil y mejor retribuído que en sus territorios natales: para ellos la duda no es posible. Lo es tanto menos que no tienen que elegir entre varios países, ya que todos los demás los rechazan. La invasión de muchedumbres extranjeras es, en ese caso, tanto más temible como que son, de manera natural, los elementos más inferiores, los que no lograban subsistir por ellos mismos en sus países, los que emigran. Nuestros principios humanitarios nos condenan a padecer una invasión creciente de extranjeros.

¿Qué ocurre con la unidad, o simplemente con la existencia de un pueblo, en tales condiciones? Los peores desastres sobre los campos de batalla serían infinitamente menos temibles para él que semejantes invasiones.

Es un instinto muy acertado el que le enseñaba a los pueblos antiguos a temer a los extranjeros. Ellos sabían bien que el valor de un país no se mide por el número de sus habitantes, sino por el de sus ciudadanos”.

Gustave Le Bon, “Papel del carácter en la vida de los pueblos“, (1894).

“¿Hay un piloto en avión “Francia?”
Vincent Revel. www.minutodigital.com 9 Abril  2015

Los primeros establecimientos escolares musulmanes en Francia datan del años 2003. El insituto Averroes, en Lille, el de Al-Kindi, en Décine, han sido los pioneros en la materia. Hoy, con el apoyo de numerosos políticos, existen más de 500 colegios, institutos o proyectos en construcción de confesión musulmana en Francia. En los años 2000, el rector Alain Morvan, que estaba a cargo del expediente del instituto Al-Kindi, perdió su puesto en la academia de Lyon por haber tratado de impedir la apertura de este establecimiento. Morvan calificaba de “integristas”a los promotores del proyecto. En ese momento, con el acuerdo tácito de la administración y nuestros gobernantes, esas escuelas coránicas lograron oponerse con éxito a la prohibición del velo en el ámbito escolar.

Los tradicales musulmanes poseen la facultad de adaptarse y de esquivar los obstáculos sin ninguna dificultad. El malestar identitario que alcanza a los jóvenes musulmanes provenientes de la inmigración, permite a los islamistas introducir facílmente su propaganda. En el año 2003, una encuesta publicada en Le Figaro revelaba que el 64% de los musulmanes franceses deseaban la derrota de las tropas occidentales en Irak. Hace ya más de 10 años, nuestros “jóvenes” de las “banlieues” preferían, después de la debacle de las fuerzas de Sadam Hussein, dar su apoyo a los terroristas que decapitaban a sus prisioneros ante las cámaras (como fue el caso del periodista norteamericano Daniel Pearl en Pakistán en 2002) y estaban dispuestos a imponer su bárbara ideología matando y destruyendo a mayor gloria de Mahoma antes que dejar que la democracia se implantara. Esta elección, expresada libremente, sin ninguna influencia, nos habría de haber alarmado, aunque pensemos muchos de nosotros que la intervención norteamericana en Irak no fue la mejor idea del presidente Bush. Sabemos que la democracia, desgraciadamente, no se exporta de esa manera. Estra realidad es todavía más válida para un país de mayoría musulmana.

¿Cómo creer entonces en la buena fe de los dirigentes musulmanes del CFCM (Consejo Francés del Culto Musulmán) cuando Lhaj Thami Breze, ex presidente de la UOIF (Unión de las Organizaciones Islámicas de Francia) y actual dirigente de Al Waqf Al Islami, organización concebida para el “florecimiento del islam en Francia”, declara que “el Corán es nuestra Constitución”?

Tenemos derecho a hacernos la pregunta siguiente: ¿Son nuestros políticos lo suficientemente competentes para dirigir al país en esta época tan delicada para nuestra historia? Tenemos el derecho de pedirles que hagan gala de algo de valor y nombren explícitamente los riesgos que corremos. ¿Pero podemos contar con el general Hollande, el soldado Valls y sus funcionarios únicamente preocupados en combatir al Front Nacional? ¿La UMP del supuestamente renovado Sarkozy está acaso mejor dotada para enfrentar el problema? Cada día somos más en pensar que no. Sin querer hacer un inoportuno juego de palabras con hechos trágicos de la actualidad, nos preguntamos si todavía hay un piloto en el avión “Francia”.

Debo admitir que la tarea es inmensa, nuestro margen de maniobra es escasa y los europeos están casi en muerte clínica. Es más que urgente que salgamos de este estado de estupor y sopor en el que estamos inmersos. Así como dice Dominique Venner en “El corazón rebelde”, “los lugares de felicidad y de paz no pueden florecer y perdurar más que a la condición de que en ellos se alce la determinación viril de defenderlos”.

IDIOMA PRINCIPAL E IDIOMAS SUBALTERNOS
Antonio García Fuentes Periodista Digital 9 Abril  2015

En España existe hasta el absurdo de que en el Senado, establecieron una costosísima instalación de traducción simultánea y permanente, simplemente para que “las señorías” que allí aposentan sus culos, puedan hablar su idioma vernáculo y que los traductores, lo traduzcan al “español común a todos los españoles”; y el que por lógica meridiana, saben todos cuantos allí llegan destinados por sus respectivos jefes de filas; y aunque el Senado aquí en España no sirve para nada que no sea ocasionar muchísimos gastos al contribuyente (se hicieron instalar piscina, sauna, comedor y bebidas a precios subvencionados; y no sabemos si también les facilitan “profilácticos o condones”, amén de pomadas suavizantes para usos íntimos) puesto que en realidad este “monstruo” es un lugar para que determinados “elegidos”, cobren una muy suculenta paga, anexos y retiros a costa del contribuyente y como pago a servicios prestados al partido que sea, no al español de a pie que solo nos quieren para que les paguemos tan “honrosos servicios públicos a la patria”.

Por todo ello esperamos que en la nueva legislatura propongan la eliminación de tan enorme carga, por lo absurdo de su mantenimiento y antes de ello, la clausura de muchas de esas mamandurrias inmerecidas; y entre ellas la traducción citada, por el enorme cachondeo o burla que representa ello… ¿imaginan ustedes algo similar en Rusia, Francia, Inglaterra, Estados Unidos y tantos otros países como se podrían citar?

Otra cosa igualmente relacionada con los idiomas vernáculos que hay en España, es que cuando uno de esos políticos, “acérrimos a su idioma”, nos lo quieren meter por los “sesos”, a los que en realidad nos importa un rábano, puesto que con “el idioma español y común a todos los españoles”, nos sobra y basta para nuestras necesidades nacionales (y una gran parte importante del extranjero)… y es que estos “ceporros políticos”, salen a cualquier medio público nacional, sea radio o televisión, y pese a que saben que esa noticia se dará por toda la nación, se emperran y hablan en su idioma vernáculo; cosa que de ser dentro del territorio vernáculo sería normal, pero no así, cuando la difusión es a escala nacional, por cuanto ello mueve a falta total de educación y rayando en lo ofensivo, puesto que es ofensivo hablar a quienes no te van a entender en absoluto y el que lo hace lo sabe con total certeza.

¿Cómo arreglan esto los denominados medios de comunicación? El locutor de turno, se lo traducen y lo va repitiendo en idioma común a todos los españoles (o sea el ESPAÑOL); cuando lo lógico, es que desde un principio, dejasen las palabras escritas o pronunciadas, en el idioma que ha elegido el que con toda intención no quiere emplear el idioma común a todos (que reitero lo sabe y bastante bien) para imponer dictatorialmente algo que no agrada a nadie que tenga unos mínimos principios de dignidad humana.

¿Qué ocurriría? Pues nada en absoluto, que al ver aquello los que no son de “sus tierras vernáculas”, oirían al actor como oimos llover y pasado algún tiempo, aquellos ceporros se adaptarían a la lógica, de que en su tierra lógico que hablen el idioma que prefieran de los dos “que poseen”, pero fuera de ella tienen que atenerse al común de todos cuantos conformamos este territorio que se sigue conociendo como España, puesto que además el español se habla en dos docenas de países más, y además con sólo él, ya te defiendes muy bien en la mayoría de países del mundo, puesto que debido a que es hablado por “quinientos millones de terrícolas”, en los principales puntos donde vas a recalar (hoteles, puertos, aeropuertos, restaurantes, etc.) lo hablan y lo entienden, cosa que ha mejorado mucho los últimos diez años y sigue mejorando; puesto que cada vez vienen más extranjeros a universidades españolas, simplemente a aprender ESPAÑOL, lo que por sí solo ya nos da una idea de la realidad que ya es la expansión de la lengua española, común a todos los “hispano hablantes”.

Las lenguas vernáculas, incluso los dialectos, merecen el debido respeto y valoración, pero no más; y ello deben entenderlo así los que nacieron en su ámbito, pero deben convencerse que como idiomas… “son simples vehículos para andar por casa”; cuando salgan a la vida común han de emplear el idioma dominante, que además no es nada impuesto, los idiomas se van imponiendo por sí solos, ya que tienen vida propia… y de ahí la desaparición de tantos idiomas como han desaparecido y que seguirán desapareciendo, hasta que finalmente y si se llega a la paz e inteligencias deseadas, en este planeta solo quedará uno sólo, simplemente por comodidad práctica; aunque perduren… “las vernaculancias durante muchos siglos, pero eso es otra cosa”.

Casi todos podemos soportar la adversidad, pero si queréis probar el carácter de un hombre, dadle poder. (Abraham Lincoln)
POLÍTICA Y JUSTICIA: "La ley es como una red que atrapa las moscas y deja pasar a los pájaros". La política se creó para "legalizar" la corrupción. (Anacarsis. siglo VII a.C.)

(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y http://blogs.periodistadigital.com/nomentiras.php

La tensión independentista le cuesta 5.800 millones anuales a Cataluña
El profesor de Economía Europea de la Universidad Autónoma de Barcelona, Ferran Brunet, asegura que "en 2014 se ha reducido el comercio entre Cataluña y el resto de España un 5%, unos 2.000 millones de euros" y, según cálculos tangibles, solo a Cataluña el ímpetu secesionista está costando "unos 5.800 millones de euros y unos 15.000 empleos, cada año".
Redacción cronicaglobal.com 9 Abril  2015

La entidad Sociedad Civil Catalana ha celebrado este miércoles en Zaragoza un coloquio sobre los costes económicos de una hipotética secesión de Cataluña.

En el acto ha participado el profesor de Economía Europea de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y miembro de la entidad, Ferran Brunet, quien ha asegurado que los costes económicos que ya está suponiendo la fricción independentista en toda España, se suman también a los costes políticos, sociales y sentimentales.

En este sentido, ha recordado que "en 2014 se ha reducido el comercio entre Cataluña y el resto de España un 5%, unos 2.000 millones de euros" y, según cálculos tangibles, solo a Cataluña el ímpetu secesionista está costando "unos 5.800 millones de euros y unos 15.000 empleos, cada año".

La probabilidad de secesión es "irrisoria"
Por datos como estos, Brunet ha asegurado que "la probabilidad de que se produzca una secesión es irrisoria, más aún si tenemos en cuenta el contexto político actual, tanto el nacional como el internacional".

El coloquio también ha contado con la intervención de Alain Cuenca, profesor de Economía de la Universidad de Zaragoza, que ha defendido el actual sistema de financiación, "equitativo y razonable", pero con defectos que se pueden arreglar.

Cuenca defiende que las autonomías estén bajo el régimen común de financiación
El que fuera entre 1999 y 2004 miembro del Gobierno de Aragón bajo el mandato del PSOE, ha recordado que la financiación autonómica debe mejorar con la incorporación de las comunidades forales en el sistema de régimen común.

"Si los vascos y navarros contribuyeran a la solidaridad de todos los españoles, los ciudadanos de Cataluña estarían más cómodos para compartir el presente y el futuro de todos", ha añadido Cuenca.

Por otro lado, el profesor Cuenca ha recordado que España es el único país que realiza las llamadas balanzas fiscales entre CCAA y el Estado, un sistema que ni Alemania, un estado federal, realiza de forma oficial.

"El independentismo ha subido únicamente por razones económicas"
Finalmente, José Luis Feito, presidente del Instituto de Estudios Económicos (IEE), ha recordado el elevadísimo coste que supondría la secesión de Cataluña para el resto de España, y especialmente para Aragón, que es el principal socio económico de aquella.

Para Feito, "el independentismo ha subido, desde 2009, únicamente por razones económicas", aprovechando la coyuntura económica y permitiendo "una narrativa independentista que se basa en defender que la secesión de Cataluña supondría la prosperidad infinita".

Así, el presidente del IEE ha señalado que, pese al buen marketing de la Generalidad, es optimista de cara al futuro porque los costes económicos para Cataluña y el resto del país son tan altos que no se producirá nunca.

El acto ha sido moderado por la periodista de Aragón TV Pilar Estopiñá y presentado por Joaquim Coll, vicepresidente primero de Sociedad Civil Catalana, quien ha recordado que "la secesión sería desastrosa" para los catalanes y el conjunto de los españoles, por lo que "este problema no solo concierne a los catalanes, sino que es un problema español".

PLATAFORMA STOP ISIS EN CÓRDOBA
'400 millones de musulmanes tienen una visión extrema del islam'
R. Manzaneque www.gaceta.es 9 Abril  2015

El profesor iraquí Raad Salam imparte una conferencia en la que relata la persecución que sufren las minorías religiosas.

Entre 300 y 400 millones de musulmanes en todo el mundo realizan una interpretación extrema del islam. Entre ellos surgen los yihadistas, que persiguen y asesinan a las minorías religiosas en nombre de Alá. El profesor iraquí Raad Salam, cristiano caldeo, ofreció este miércoles el dato como parte de la historia del horror que viven cientos de miles de cristianos en Oriente Medio en la conferencia “Cristianos de Irak, la historia de un genocidio” organizada por la Plataforma Stop Isis en Córdoba.

“En Irak los cristianos siempre hemos sido perseguidos. No solo ahora, sino desde siempre. Sin embargo, esta persecución se ha agravado en los últimos años, pese a que los cristianos somos los descendientes de los antiguos imperios de los asirios y de los caldeos, los antiguos mesopotámicos", destacó el profesor Salam, que en una entrevista con Gaceta.es se mostraba claro en que el objetivo de los islamistas es "expulsarlos de Irak".

Acompañado del miembro de la Plataforma Stop Isis Víctor González, Salam señaló la complejidad de la convivencia entre las religiones con una contradicción: en el mundo occidental, los musulmanes gozan de total libertad y tienen todos sus derechos sociales y religiosos, mientras los cristianos sufren una persecución en los países árabes. Como prueba, Salam apuntó que cada día entre 50 y 100 cristianos mueren a manos de los terroristas.

En la misma dirección se expresó González, que calificó de "crítica" la situación de las minorías religiosas que llevan "muchos años sufriendo" mientras Occidente sigue "exportando yihadistas". "Por tanto, tenemos que ser responsables de lo que ocurra allí (en Irak)", indicó.

Las últimas cifras indican que España ha evitado en lo que va de año que se desplazaran a zonas de conflicto en torno a 50 personas para integrarse en las filas del yihadismo, aunque 109 lo han conseguido, según explicaba el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

"Estamos exportando a los terroristas desde Europa", insistió González a este periódico tras la conferencia en Córdoba. "Están entre nosotros, y volverán a nuestros países desde Siria o Irak para atentar", advierte el miembro de la Plataforma Stop Isis.

Por eso, Raad Salam apuesta por establecer medidas en el terreno al que se dirigen -ambos defienden más que nunca una coalición internacional contra los terroristas y en defensa de las minorías-, pero también endurecer las precauciones en Occidente, que pasan -defiende- por aumentar la presión policial sobre las mezquitas, los discursos y los imanes, o formar a los agentes en el dominio del árabe para que comprendan en profundidad el discurso.

"Los musulmanes nunca olvidarán su expulsión de España en 1492 y en su imaginario siempre está presente el anhelo de recuperar Al Andalus", concluye Salam.
or de orquesta y compositor reflexiona sobre cómo se forja y se trabaja el talento de los niños prodigio de la música.

La probabilidad de secesión es "irrisoria"
Las ocurrencias independentistas le cuesta 5.800 millones anuales a Cataluña
En 2014 se redujo el comercio entre Cataluña y el resto de España un 5%, unos 2.000 millones de euros
Periodista Digital  9 Abril  2015

La entidad Sociedad Civil Catalana ha celebrado este miércoles en Zaragoza un coloquio sobre los costes económicos de una hipotética secesión de Cataluña.

En el acto ha participado el profesor de Economía Europea de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y miembro de la entidad, Ferran Brunet, quien ha asegurado que los costes económicos que ya está suponiendo la fricción independentista en toda España, se suman también a los costes políticos, sociales y sentimentales.

En este sentido, ha recordado que "en 2014 se ha reducido el comercio entre Cataluña y el resto de España un 5%, unos 2.000 millones de euros" y, según cálculos tangibles, solo a Cataluña el ímpetu secesionista está costando "unos 5.800 millones de euros y unos 15.000 empleos, cada año".

La probabilidad de secesión es "irrisoria"
Por datos como estos, Brunet ha asegurado que "la probabilidad de que se produzca una secesión es irrisoria, más aún si tenemos en cuenta el contexto político actual, tanto el nacional como el internacional".

El coloquio también ha contado con la intervención de Alain Cuenca, profesor de Economía de la Universidad de Zaragoza, que ha defendido el actual sistema de financiación, "equitativo y razonable", pero con defectos que se pueden arreglar.

Cuenca defiende que las autonomías estén bajo el régimen común de financiación

El que fuera entre 1999 y 2004 miembro del Gobierno de Aragón bajo el mandato del PSOE, ha recordado que la financiación autonómica debe mejorar con la incorporación de las comunidades forales en el sistema de régimen común.

"Si los vascos y navarros contribuyeran a la solidaridad de todos los españoles, los ciudadanos de Cataluña estarían más cómodos para compartir el presente y el futuro de todos".

Por otro lado, el profesor Cuenca ha recordado que España es el único país que realiza las llamadas balanzas fiscales entre CCAA y el Estado, un sistema que ni Alemania, un estado federal, realiza de forma oficial.

"El independentismo ha subido únicamente por razones económicas"
Finalmente, José Luis Feito, presidente del Instituto de Estudios Económicos (IEE), ha recordado el elevadísimo coste que supondría la secesión de Cataluña para el resto de España, y especialmente para Aragón, que es el principal socio económico de aquella.

"El independentismo ha subido, desde 2009, únicamente por razones económicas, aprovechando la coyuntura económica y permitiendo una narrativa independentista que se basa en defender que la secesión de Cataluña supondría la prosperidad infinita".

Así, el presidente del IEE ha señalado que, pese al buen marketing de la Generalidad, es optimista de cara al futuro porque los costes económicos para Cataluña y el resto del país son tan altos que no se producirá nunca.

El acto ha sido moderado por la periodista de Aragón TV Pilar Estopiñá y presentado por Joaquim Coll, vicepresidente primero de Sociedad Civil Catalana, quien ha recordado que "la secesión sería desastrosa" para los catalanes y el conjunto de los españoles, por lo que "este problema no solo concierne a los catalanes, sino que es un problema español".


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Todo vale contra España
EDITORIAL Libertad Digital 9 Abril  2015

Con ocasión de la operación policial que este miércoles ha acabado con la detención de once yihadistas en Cataluña, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha denunciado que, "a raíz del proceso independentista, en la fundación Nous Catalans [vinculada a Convergencia y financiada por la Generalidad] a mucha de esta gente se le intentaba captar y hacer proselitismo con el hecho de la independencia".

Estas escuetas declaraciones del ministro, que no dejan de ser un recordatorio de un hecho tan constatable como el factor islamista en el separatismo catalán, ha provocado una airada protesta del presidente de la Generalidad, del presidente de la fundación Nous Catalans, Àngel Colom, y de conocidos publicistas del separatismo como Pilar Rahola. Así, Artur Mas ha recordado que han sido mossos d'esquadra quienes han detenido a los yihadistas, mientras Colom, tras calificar de frívolas las declaraciones del ministro, ha asegurado que su fundación "trabaja por la integración de los musulmanes desde posiciones democráticas" y ha negado que su entidad haya integrado a inmigrantes extremistas. Pilar Rahola, por su parte, ha calificado de "enfermo" a Fernández Díaz.

Naturalmente que ha sido la policía autonómica catalana, en colaboración con el Ministerio del Interior, la que ha llevado a cabo las detenciones; naturalmente que también hay células yihadistas en otras partes de España y de Europa que no padecen proceso secesionista alguno. Sin embargo, que el nacionalismo catalán, a fin de impulsar el suyo, no ha hecho ascos al islamismo más radical no es una opinión del ministro, sino una tan lamentable como constatable realidad. Buen ejemplo de ello es el caso citado por el ministro de Noureddine Ziani: el que fuera responsable del Área Marroquí de Nous Catalans y presidente de la Unión de Centros Islámicos de Cataluña fue expulsado de España hace dos años a instancias del Centro Nacional de Inteligencia tras ser considerado "un peligro para la seguridad de España".

En Libertad Digital también hemos informado del caso del paquistaní Jalid Shabaz, alias Chuan, un islamista que fue detenido en 2011 por la Policía y que formó parte de la lista encabezada por Artur Mas en las autonómicas de noviembre de 2012. También es relevante el caso de Shabaz Ajatar, militante de Convergencia Democrática de Cataluña y miembro de la agrupación del partido en Hospitalet. Desde la plataforma Nou Catalans, Ajatar participó en innumerables actos de CiU en compañía de Artur Mas y del expresidente Jordi Pujol, en los que vendía a sus compatriotas "los beneficios que tendría para su colectivo una Cataluña independiente". Otro buen ejemplo de lo que el ministro del Interior ha venido tan sucintamente a recordar es el caso de otro miembro de Nous Catalans, el también paquistaní Rajda Shaoib Sati, detenido en enero de 2013 en el marco de la mayor operación desarrollada contra el tráfico de heroína y que llegó a aparecer en un cartel electoral acompañado de Artur Mas pidiendo el voto para CiU.

Cabe recordar, por otra parte, que un informe de la embajada de EEUU señaló a Cataluña como el punto más caliente del islamismo radical en España, así como el hecho, no lo suficientemente denunciado, de la preferencia de las autoridades nacionalistas por la inmigración musulmana sobre la de origen hispano. Es evidente que si lo que se trata es de "integrar" a los inmigrantes, tal y como beatíficamente alega Colom, son mucho más asimilables los inmigrantes hispanos, por lo mucho que comparten con los catalanes y el resto de españoles. Sin embargo, para los nacionalistas el objetivo no es integrar a los inmigrantes en la realidad de la sociedad civil catalana, sino materializar un delirante molde identitario que trata de erradicar de Cataluña todo lo que comparte con el resto de España. Por cierto, ¿cuántas iniciativas ha llevado a cabo Nous Catalans para que los inmigrantes aprendan la historia y la lengua que los catalanes comparten con los demás españoles?

Ciertamente, para una persona muy crítica con el islamismo como Pilar Rahola debe ser muy doloroso constatar las amistades peligrosas que se ha buscado el nacionalismo catalán con tal de impulsar la secesión de Cataluña. Pero lo que es de "enfermos" no es denunciarlo, sino ocultarlo o considerar que en el proceso de construcción nacional de Cataluña todo vale y tota pedra fa paret.

TERRORISMO
Genocidas 'abertzales'
MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ ARIAS El Mundo 9 Abril  2015

El pasado 17 DE marzo, el Parlamento de Navarra se convirtió a petición de Dignidad y Justicia en la primera institución en reconocer la existencia de una auténtica violencia de «limpieza étnica» -expulsiones forzadas de población, asesinatos selectivos y matanzas- por parte de la izquierda abertzale violenta y su brazo armado ETA.

En concreto, «limpieza nacional», pues tal era el carácter, en clave de «odio nacional», de las expulsiones mediante el terror y la coacción actuadas por ETA contra los «elementos anti vascos», «enemigos de la causa nacional vasca», «txakurra española», etcétera.

A partir de ahí, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (véase Jorgic contra Alemania) ha reiterado que los actos de expulsión forzada de población pueden representar bien «crímenes de lesa humanidad», bien «actos de genocidio». Basta acudir a los artículos 607 bis 2.4 o 607.1.4º del Código Penal para recoger dicho mismo paralelismo.

A lo que los «Elementos de crimen» de la Corte Penal Internacional añaden: «'Deportado o trasladado por la fuerza' es intercambiable con 'desplazado por la fuerza' (...) La expresión 'por la fuerza' no se limita a la fuerza física, sino que puede incluir la amenaza de la fuerza o la coacción, como la causada por el temor a la violencia, la intimidación, la detención, la opresión sicológica o el abuso de poder, contra ésa o esas personas u otra o aprovechando un entorno de coacción».

En particular, y según el criterio del alto tribunal europeo, refrendando, a su vez, el previo criterio del Tribunal Supremo Federal de Alemania, y de su Corte Constitucional, si ante conductas de expulsión forzada de población concurren también asesinatos de miembros del grupo perseguido, estaremos ante propios actos de genocidio, ante el intento de destruir la «presencia geográfica» del grupo como unidad social.

«Expulsar a miles de seres humanos para llegar a alterar el censo electoral en ningún caso es un delito ordinario»

Pero lo que es seguro es que expulsar a miles de seres humanos como para llegar a alterar el censo electoral, no ya de una, sino de hasta dos comunidades autónomas, en ningún caso es un delito ordinario. Es un crimen internacional imprescriptible. Uno que todavía no ha sido enjuiciado.

Y es por todo ello que el nerviosismo desatado entre la izquierda abertzale violenta y la propia ETA es más que significativo en estos momentos.

Los jefes de ETA saben que, con sus asesinatos (uno de cada dos casos, además, hasta 377, todavía en la impunidad), paralelamente, también intentaron, una y otra vez, la expulsión forzada de población como instrumento para hacer realidad su Euskal Herria del genocidio.

Y saben que una y otra vez lo dejaron por escrito en numerosos comunicados públicos, plenamente idóneos para provocar dicha huida forzada de población por el terror. Cada uno de ellos, además, con su propia víctima mortal a la vista para demostrar, de la manera más trágica posible, que no se trataba sólo de retórica sino de amenazas muy concretas:

«Son 'abertzales' los que colaboran con la Resistencia Vasca; los que se oponen a ella o la boicotean, serán barridos».

(Primer manifiesto nacional de ETA, 1964).
«(...) sólo les resta una solución, marcharse fuera de las cuatro regiones históricas de Euskadi Sur en caso contrario corren el riesgo de ser, poco a poco, pero inexorablemente eliminados, uno por uno o en grupo».

(Comunicado de ETA de 4/11/1978, asesinatos de Rafael Recaola Landa y Juan Cruz Hurtado).
«ETA continuará atacando como lo ha hecho con Lisardo Sampil y José Luis Vicente a todo elemento colaborador o confidente, hasta que se decidan a abandonar definitivamente el territorio vasco».

(Comunicado de ETA de 2/1/1979, asesinatos de Lisardo Sampil Belmonte y José Luis Vicente Cantón).
«(...) continuaremos desarrollando nuestra actual campaña armada ofensiva contra todos los enemigos de la causa nacional y social del Pueblo Trabajador Vasco, hasta que abandonen el territorio vasco».

(Comunicado de ETA de 21/5/1979, asesinato de Antonio Pérez-García).
«(...)ETA continuará golpeando a los agentes paralelos y bandas de chivatos que constituyen el soporte básico del régimen dictatorial militar (...) hasta su total exterminación o hasta que reconsideren su peligrosa e insegura situación y se decidan a abandonar definitivamente Euskadi Sur».

(Comunicado de ETA de 23/2/1980, asesinato de José Miguel Palacios Domínguez).
«Hemos considerado que Felipe Extremiana no tenía razón de continuar su vida en Euskadi Sur y, al haberse negado a abandonarlo, hemos procedido a su ejecución».

(Comunicado de ETA de 24/10/1980, asesinato de Felipe Alejandro Extremiana Unanue).
Basta leerlos para que cualquiera pueda entender por sí mismo el enorme alcance jurídico, muy por encima de cualquier delito ordinario, de toda esta cuestión. Más aún cuando el Alto Comisionado para los Derechos Humanos del Consejo de Europa, en 2001, o el propio Ararteko en su informe extraordinario de 2009, han reconocido la existencia de tales desplazados forzosos a causa de ETA:

"Genocidio no es sólo la destrucción total del grupo. Es también la destrucción intencional de parte del grupo"

«La violencia terrorista ha provocado el exilio de numerosas personas que se han marchado fuera de Euskadi para evitar la amenaza contra sus vidas y sus derechos más elementales, para buscar seguridad para sí y para los suyos, y para soslayar la presión social de los simpatizantes de ETA».

Y ello sin olvidar que los crímenes de lesa humanidad o los actos de genocidio cometidos «por un Estado o una organización» (artículo 7.2 a) del Estatuto de Roma) no dependen del «número»; ni que una organización terrorista no deja de serlo por perpetrar, indistintamente, distintos crímenes de Derecho Penal nacional o internacional según le convenga (parágrafo 129 a) del Código Penal alemán, sin ir más lejos).

O que genocidio no es sólo la destrucción «total» del grupo («física» o de su «presencia geográfica») sino que genocidio es también la destrucción intencional «de parte» del grupo, y que ha sido el propio Panel de Expertos de Naciones Unidas el que ha precisado que colocar al conjunto del liderazgo (político, intelectual, etcétera) del grupo perseguido en el punto de mira se considera una «parte muy cualificada» del mismo, y una acción tendente a «descabezarlo», privarlo de sus mejores líderes, de modo que se sometiese más fácilmente al resto.

Y que hacer esto último representa un «fuerte indicio» de política de «genocidio»; reforzado, a su vez, de hallarnos en presencia, además, de asesinatos de miembros del Law Enforcement (no sólo policías, también jueces y fiscales en el concepto anglosajón) para debilitar así la protección del grupo en el territorio.

Es decir, exactamente lo que la organización terrorista ETA perpetró durante décadas en España. Por eso con su comunicado de este domingo tratando de contestar, por primera vez la propia ETA, las acusaciones de crímenes contra la humanidad y actos de genocidio que pesan sobre ella, Ternera y los suyos acaban de dejar de manifiesto su preocupación por los avances de toda esta nueva línea de acción jurídica, y su llamamiento a la izquierda abertzale para que haga algo.

Y es verdad que 45 jefes históricos de ETA, con nombres y apellidos, y casi 200 mandos intermedios tienen buenos motivos para preocuparse.

Miguel Ángel Rodríguez Arias es abogado especializado en Derecho Penal internacional, autor de las primeras investigaciones jurídicas sobre las desapariciones forzadas del franquismo y dirige la acusación por lesa humanidad contra ETA en la Audiencia Nacional.

España / Terrorismo yihadista
El yihadismo se asienta en Cataluña como «cabeza de puente» para atacar Europa
J. M. Zuloaga. La razon 9 Abril  2015

Agentes de los Mossos d'Esquadra custodian a una de las 11 personas que han sido detenidas en el marco de una operación contra el terrorismo yihadista.

Cataluña y, en concreto, muchas de sus grandes ciudades, figuran entre las mejor comunicadas de Europa (por tierra, mar y aire), algo que no ha pasado desapercibido a los estrategas del terrorismo yihadista para tratar de implantar en esta región sus estructuras criminales. Europa, según repiten los portavoces del islamismo radical, es el gran objetivo, una vez que consoliden los del norte de África. Contar en Cataluña con una red lo suficientemente operativa les permitiría desarrollar sus objetivos con más facilidad.

Al haber declarado el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz el secreto de las actuaciones, poco se sabía, a la hora de cerrar esta edición, sobre los objetivos y otros detalles del grupo desarticulado por los Mossos d’Esquadra.

Algunos de sus integrantes tenían, en sus teléfonos móviles, fotografías de posibles objetivos contra los que pensaban atentar, aunque no parece que de forma inminente, según han informado a LA RAZÓN fuentes solventes.

El grupo se dividía en varias células que se dedicaban a la captación de nuevos yihadistas para enviarlos a zona de combate en Iraq y Siria; un segundo, para incrementar el grupo, que dependía del Estado Islámico, el Daesh, y un tercero, de carácter operativo, que sería el encargado de cometer los atentados en Cataluña, aunque en este tipo de organizaciones criminales al final todos terminan haciendo de todo.

Los objetivos del Daesh son conocidos, por los atentados que han cometido en los últimos tiempos. Tienen como denominador común a los «cruzados» (cristianos, ya sean transeúntes que anden por la calle o turistas) y judíos. También cometen acciones criminales de carácter selectivo, como ocurrió en París contra la revista «Charlie Hebdo» o en Dinamarca contra un dibujante que había caricaturizado al profeta Mahoma, algo considerado como sacrílego por los musulmanes. Militares y miembros de las Fuerzas de Seguridad, los encargados de combatir el yihadismo, también son objetivos preferentes.

En un reciente mensaje difundido a través de las redes sociales, el portavoz del Daesh, Abu Muhammad Al-Adnani As-Shami, hacía un llamamiento al asesinato indiscriminado de «cruzados» y judíos: «Atacar a sus ejércitos, sus policías, sus servicios de inteligencia y sus colaboradores, hacer su vida imposible. Es lícito tomar su sangre y sus bienes. Si no lo puedes hacer con explosivos o balas, entonces acércate al infiel y aplástale la cabeza con una piedra, degüéllalo con un cuchillo, atropéllalo con tu coche, empújalo a un barranco, estrangúlalo o envenénalo». Más recientemente, en la revista «Dabiq», órgano de prensa del Daesh, se jactaban de haber asesinado a 20 turistas en el Museo Bardo de Túnez porque ello llevó la «angustia a un número de las naciones que participan en la coalición de los cruzados (Italia, Francia, Gran Bretaña, Japón, Polonia, Australia, España y Bélgica), después de que esos ciudadanos se convirtieron en presa de los soldados del Estado Islámico». El número de individuos que desde Cataluña han logrado llegar a la «zona de combate» en los últimos tiempos se estima entre 20 y 30. El grupo desarticulado ayer, que era vigilado desde hace trece meses, había organizado el viaje a tres futuros «muyaidines», uno de ellos un brasileño converso al islam, detenidos en la frontera entre Bulgaria y Turquía. Según se supo ayer, al menos otro, vinculado con estas células, habría logrado su objetivo. Se trata en cualquier caso, incluida la del resto de España, de una cifra pequeña.

La detención del referido brasileño ha sido fundamental para poder desarrollar la operación de ayer, ya que los Mossos d’Esquadra obtuvieron pistas que les permitieron llegar a los arrestados y obtener datos sobre sus actividades.

Uno de los aspectos que más ha llamado la atención es que cinco de los 11 arrestados fueran españoles conversos al Islam pero que se hubieran pasado directamente al yihadismo radical. Es un fenómeno que no tiene precedentes en España y que, según expertos antiterroristas, deberá ser analizado por el riesgo que conlleva. Uno de los grandes peligros del yihadismo es el de los retornados de zona de combate. Los que se han detectado hasta ahora eran en su mayoría de origen magrebí, pero la posible presencia de nacionales entre los que vuelven de Iraq y Siria, con documentos en regla y con sus familias españolas asentadas en nuestro territorio, hace que disfruten de libertad de movimientos y puedan llevar a cabo con impunidad sus planes.

Un ciudadano español convertido al Islam y residente en Sabadell, Antonio S. M., es uno de los presuntos «cerebros» de la célula desarticulada. Esta persona residía en el popular barrio de Can Llong de Sabadell desde hacía unos diez años, según sus vecinos. Mantenía una relación con una mujer de origen marroquí, se había convertido al Islam y habría trabajado en una peluquería del barrio hasta hace cuatro años, informa Efe.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial