AGLI Recortes de Prensa   Viernes 17  Abril 2015

De Zarrías a Durán, la perpetuación de un régimen
EDITORIAL Libertad Digital 17 Abril  2015

Gaspar Zarrías ha declarado este jueves ante el Tribunal Supremo y, al igual que hicieron Chaves y Griñán, ha manifestado su absoluto desconocimiento de los ERE escandalosamente tramitados por la Junta de Andalucía. Los dos presidentes de la comunidad autónoma y el consejero y vicepresidente plenipotenciario de cuando se produjo el mayor saqueo de fondos públicos de la historia reciente de España no vieron en ningún momento nada sospechoso que les llevara a plantearse la necesidad de comprobar el destino del ingente caudal de dinero que durante una década estuvo repartiendo la Administración que ellos dirigían.

Casi mil millones de euros, según las estimaciones más ajustadas, desaparecieron de las arcas autonómicas delante de sus ojos, pero los máximos responsables políticos insisten en que, en todo caso, se trataría de hechos puntuales cometidos por personajes muy concretos, que habrían sorprendido en su buena fe a los dirigentes de la Junta de Andalucía.

Zarrías ha vuelto a hacer uso de la trampa dialéctica empleada en su día por sus amigos y correligionarios Chaves y Griñán al afirmar ante el magistrado que instruye esta causa en el Supremo que "no hubo ningún informe en el que se manifestara algún tipo de irregularidad en estas ayudas". En efecto, así fue; pero porque ya se encargaron ellos y sus subordinados de excluir del circuito administrativo el trámite de esas cuantiosas subvenciones. El propio Interventor general de la Junta avisó a los responsables políticos en repetidas ocasiones de la existencia de una partida presupuestaria –la famosa 31L– que, como definió el ex director general de Empleo y hoy imputado Javier Guerrero, se había convertido en un "fondo de reptiles", un mecanismo opaco con el que se financiaron todo tipo de tropelías sin el menor control documental.

Pero este escándalo sin precedentes, que involucra a la plana mayor del socialismo andaluz, no ha sido obstáculo para que el régimen implantado por los socialistas siga cubriendo etapas con total tranquilidad. De hecho, la escuela de Zarrías, Chaves y Griñán tiene en el flamante presidente del Parlamento andaluz, Juan Pablo Durán, un dignísimo continuador. Sólo hay que ver las cosas que sostiene en público este sujeto para hacerse una idea cabal del nivel ético, intelectual y político del que ya es la segunda autoridad de Andalucía.

Si la conducta de los socialistas andaluces resulta escandalosa, no menos lamentable es la manera en que el Partido Popular está actuando en este grave asunto. Su líder regional, Moreno Bonilla, sigue participando en las conversaciones para la sesión de investidura, ajeno a la comparecencia ante los tribunales de centenares de imputados, encabezados por los dos presidentes de la Junta mencionados. El PP andaluz parece hacerse acomodado al papel de comparsa en el régimen establecido por los socialistas. La única esperanza de los andaluces que abominan de este sistema corrupto y corruptor es que las nuevas fuerzas presentes en la política autonómica acaben con él algún día.

Cacicada de Díaz y cortina de humo de Zarrías: Andalucía sigue igual
EDITORIAL El Mundo 17 Abril  2015

A la misma hora en la que Gaspar Zarrías -el ex consejero de la Presidencia de la Junta de Andalucía al que recordarán en los años 90 votando orgulloso a cuatro manos en el Senado- declaraba como imputado ante el Supremo por su implicación en el fraude de los ERE, Susana Díaz imponía como presidente del parlamento a Juan Pablo Durán, condenado en la Audiencia Nacional por su actuación como consejero de Cajasur. Un síntoma de que en la comunidad gobernada por el PSOE desde hace más de 30 años la corrupción bien parece un motivo de ascenso político. La primera decisión de Díaz es un anticipo de lo que les espera a los andaluces en esta legislatura. Lejos de buscar el consenso, la líder socialista ha decido imponer a un dirigente destacado por su sectarismo político, como cuando afirmó que «la derecha sólo sabe matar».

Díaz, consciente de que le va a costar encontrar un socio estable, sabe que el control de la Mesa del Parlamento es fundamental. Recurriendo a una interpretación restrictiva del reglamento de la Cámara, el reparto de puestos se hizo perjudicando la proporcionalidad de los escaños, de tal forma que el PP (con 33) tendrá la misma representación que IU (con 5). Con razón, el PP ha anunciado que recurrirá al TC porque, con esta cacicada, al PSOE le bastará con el apoyo de un solo partido para decidir sobre cuestiones clave. La maniobra augura una legislatura inestable en la que quienes apoyen a Díaz en la investidura tendrán que medirlo bien para evitar convertirse en cómplices de la corrupción.

La declaración de Zarrías, más que contribuir a aclarar la trama que facilitó el expolio de dinero público a través de los ERE falsos, sólo la complica. Tras la determinación mostrada por el interventor de la Junta de desmontar la versión de Griñán y Chaves, que dijeron desconocer los informes que advertían de las irregularidades, Zarrías se ha quitado de en medio y ha puesto la pelota en el tejado de Griñán. Dijo ayer que él no tuvo nunca capacidades de decisión y que lo que se resolvía en los consejillos que él presidía venía avalado por el consejero de Economía y Hacienda, a la sazón José Antonio Griñán, que les aseguraba que en el diseño de los ERE ya estaban resueltas las objeciones que había puesto el interventor. Unas declaraciones que pretenden aportar confusión a la investigación del Supremo y que son una prueba más de que los líderes socialistas imputados no van a ponérselo fácil a la Justicia. Susana Díaz no parece dispuesta a enseñarles el camino de salida.

Contra el populismo
Fabricantes de miseria
Antonio Robles Libertad Digital 17 Abril  2015

En estos días donde la muerte de Eduardo Galeano ha reverdecido las páginas de su libro Las venas abiertas de América Latina, que alimentó desde los setenta todos los populismos de izquierdas, comprobamos con incredulidad la capacidad que siguen teniendo para mantener a todo un subcontinente en la indigencia democrática y económica. El mayor daño de sus páginas es haber dado una coartada perfecta a varias generaciones de latinoamericanos para huir de la responsabilidad en la miseria de sus pueblos y endosarla al colonialismo europeo y el imperialismo yanqui.

Se pregunta el autor de este libro de culto entre peronistas, montoneros, tupamaros, chavistas, evomoralistas, correístas y demás responsables de la escasa libertad y la excesiva pobreza de sus países por las causas de la prosperidad económica en EEUU y la pobreza de América Latina. Se trata de demostrar la coartada, de no ser responsable jamás de sus propias decisiones. Con unos aperos económicos tan manidos como efectistas entre su público, compara la Ley de Tierras de 1850 en Brasil, proclive a las oligarquías locales, con la Ley Lincoln de 1862 (Homested Act) en EEUU, que "aseguraba a cada familia la propiedad de lotes de 65 hectáreas. Cada beneficiario se comprometía a cultivar su parcela por un periodo no menor de cinco años" (pág. 212). Paradójicamente, escoge esta ley americana que promociona la propiedad privada y el afán individualista, para negarlas. Toda una constante en el manual de la izquierda latinoamericana, donde "la búsqueda del lucro, la competencia y la propiedad privada" son la causa de la desigualdad y la pobreza y no el acicate de la prosperidad, tal como se contrapone en Fabricantes de miseria (pág. 119).

Lo hemos visto en Argentina o en Ecuador, lo estamos viendo en Bolivia o Venezuela. El exabrupto contra el Congreso de los Diputados español de Nicolás Maduro y su caudillismo bananero no es fruto de la fatalidad, sino de aquellos polvos pseudorrevolucionarios, pseudoprogres, tan bendecidos por la izquierda europea, que nunca permitió en nuestros países lo que considera loable en los suyos. Hasta ahí llega la incoherencia, el fetichismo ideológico y el progresismo consentido de una izquierda europea acostumbrada a acogerse a sagrado en nuestras democracias, mientras alimenta su alma guerrillera de salón con la sangre y la libertad Latinoamericas.

Podemos no tendrá mayor recorrido, pero alguna cornada chavista puede dar a la sociedad española inadvertida. Por eso hoy me he animado a recomendarles dos lecturas persuadido de que no hay mayor antídoto contra el error que la información y el conocimiento contrastado. La primera, Las venas abiertas de América Latina, de 1971 y más de un millón de ejemplares vendidos; la otra, Fabricantes de miseria, de 1999 y corte liberal. No una u otra, sino las dos. Mi confianza en la inteligencia y la razón humanas es amplia cuando se sirven de su propio entendimiento para discernir con criterio.

Del primero lo saben todo. Los autores del segundo son el colombiano Plinio Apuleyo Mendoza, el cubano Carlos Alberto Montaner y el peruano Álvaro Vargas Llosa. Fabricantes de miseria. Las verdaderas causas de la pobreza en el Tercer Mundo, es, ya digo, de 1999. Lo creo imprescindible para medir la altura intelectual y científica de Las venas abiertas de América Latina. Incluso mejor que el Manual del perfecto idiota latinoamericano, de 1996, escrito por los mismos autores para desenmascarar las páginas de Eduardo Galeano.

Seguro que Eduardo Goligorsky, hombre lúcido y ducho en la estupidez de todo el siglo XX sudamericano y en el totalitarismo del mundo entero, estará de acuerdo con el envite. Cayetana Álvarez de Toledo lo hizo ayer en el Congreso de los Diputados.

PD. Aunque el propio Galeano renegó de su biblia, no renunció nunca a la ideología que la inspiró. Ni a sus consecuencias. Apoyó el chavismo hasta su muerte. El conocimiento inútil, de Jean-François Revel.

Carta abierta a un candidato identitario en las elecciones municipales
ERNESTO MILA Minuto Digital 17 Abril  2015

Los partidos mayoritarios ganan las elecciones porque se tiene a un líder telegénico y el favor de los “señores del dinero”. Si no tienes, ni lo uno ni lo otro, a lo único que puedes aferrarte es al voluntarismo tuyo y de tu equipo y a una justa línea política, esto es, a un programa que sintonice con las aspiraciones de una parte de tu comunidad. Si tampoco tienes esto, no vale la pena ni que te presentes. Saldrás derrotado y, lo que es peor, abochornado delante de tus vecinos. Tienes que saber lo que les propones. Y tienen que oír cómo se lo propones. Así que es bueno resumir el contenido del Manual del Candidato (que, obviamente, te recomiendo y en donde podrás ampliar todos estos conceptos básicos) en un decálogo de “mandamientos”:

1. Conoce tu población.- Solamente conociendo a tu población puedes interpretar lo que necesita. Tu población no es tu calle, ni tu casa, ni tu barrio, ni el concepto que puedas haberte hecho de ella. Es una totalidad compuesta por barrios con distintos problemas. Debes conocer cada barrio, cada esquina de tu ciudad si te postulas como candidato. Solamente así sabrás lo que puede interesar a tus vecinos.

2. Conoce a sus gentes.- Debes conocer la sociología de tu población. En cada barrio hay un tipo de gente diferente. Unos están más conformes con los que gobiernan, otros se han visto abandonados. Dirígete a estos y olvida a los primeros. No se trata solamente de mirar estadísticas, sino de conocer a las gentes directamente. Lo primero te dará una pista, lo segundo te confirmará en los problemas de los vecinos.

3. Relaciónate con la gente.- Si no eres bueno para las relaciones sociales o no te interesan, no seas candidato. Un candidato es alguien que quiere hacer algo por la gente. Lo que diferencia a “nuestra gente” de la “vieja banda de los cuatro” o de la “nueva banda de los cuatro”, es que cuentan con la gente, no solamente para recibir su voto ¡sino para solucionar sus problemas! Si no tienes empatía con la gente, abandona antes de empezar.

4. Compón un programa electoral.- De tus observaciones y de tu doctrina política deben salir las soluciones que propongas para su comunidad. No copies los programas de otros. No intentes imitar a otros. Busca un perfil propio: que los ciudadanos sepan pronto lo que tu candidatura propone, que no tengan dudas. No seas ambiguo en tus propuestas: no lo olvides nunca: ten un perfil propio, si se parece mucho a otros, estás perdido.

5. Se radical, llama al pan, pan, y al vino, vino.- Si buscas el voto moderado, estás perdido. Los “moderados” ya tienen a partidos centristas de todos los pelajes para votarles: centro-derecha, centro-izquierda, centro-centro… Si crees que así te aceptarán mejor, te equivocas: tienes que ser radical, tienes que ir a las raíces de los problemas. Solamente así lograrás hacerte un hueco. Ser “radical”, no quiere decir ser extremista o ser violento.

6. Trabaja a tu entorno.- Los votos de tu candidatura deben proceder, como mínimo, de un entorno familiar, de tu entorno social (amigos, compañeros de trabajo, de estudio, vecinos, colegas del bar o de cualquier círculo al que pertenezcas). No te olvides hacer campaña entre sus “próximos”, ni que lo hagan tus compañeros de candidatura. No olvides que eres un ser social y quienes mejor te conocen son los que más predispuestos están a votarte.

7. Trabaja a los medios locales.- Tu candidatura, desengáñate, nunca tendrá acceso a los grandes medios de comunicación nacionales, ni a los canales de TV generalistas en prime time. Así que olvídate de eso. Pero sí puedes estar presente en los medios de comunicación locales. Basta que les envíes noticias, que conozcan y hables con los periodistas, que les envíes comunicados y que tu programa tenga algo que les interese. La novedad, por ejemplo.

8. Acopia medios.- No te presentes con una mano delante ni otra detrás, ni esperar que “el partido” te pague la campaña. Confía solamente en tus fuerzas y en tus medios. Pequeñas cuotas pagadas por un pequeño grupo durante meses, dan como resultado, algunos medios que si los inviertes con habilidad te pueden dar resultados inesperados. Compra publicidad en medios locales: es barata y les obligas a que hablen de ti. No esperes a última hora.

9. Planifica la campaña.- No puedes lanzarte sin saber lo que vas a hacer durante los 15 días de campaña y sin haber hecho un mínimo de pre-campaña. Debes de elaborar un calendario de actos y actividades y cumplirlo a rajatabla. Cuando más realista sea, mejor. Debes de elegir el tono de la campaña (estrategia electoral), los elementos tácticos (panfletos, mailings, carteles, mítines, charlas) y los lemas. Y debes de tenerlo preparado con anticipación.

10. Sé audaz, llama la atención.- Si te limitas a ser cómo cualquier otro partido, nadie se fijará en ti. Para tener éxito hay que ser audaz e imaginativo. Ingéniatelas para llamar la atención de tus vecinos, para hacer algo que los medios de comunicación locales no puedan ignorar (publicidad viral, acciones espectaculares, gestos simpáticos) que demuestren que estás dispuesto a ser “diferente” al resto de la clase política.

Todos estos puntos se encierran en dos:
– Elige una buena lista electoral. Que cada uno de tus compañeros de cartel electoral, sean dignos de confianza de tu población y de tu partido. Evita las listas completadas con “rellenos”, gente conflictiva y “veletas”.

– Cree en lo que haces. Vas a proponer a tus vecinos una alternativa que no se encuentra presente en otras formaciones políticas. Les vas a proponer algo que puede mejorarles la vida. Tus vecinos no son gente anónima: son tus familiares, tus amigos, los tuyos, tú mismo.

DATOS DEL BANCO DE ESPAÑA
La deuda pública alcanza los 22.400 euros por español
José Carlos Rodríguez gaceta.es 17 Abril  2015

La deuda, para una familia de cuatro miembros, sería de 89.600 euros.

Las administraciones públicas acumulan una deuda hasta febrero 1.040.752 millones de euros, 5.279 millones más en sólo un mes, en comparación con enero, y 46.696 millones más que un año antes. Eso quiere decir que la deuda pública sigue su camino imparable, y se acerca al 100 por ciento del PIB español.

El secretario de Estado de Economía, Íñigo Fernández de Mesa, aseguró recientemente que la deuda pública española “se ha estabilizado ya”, debido a la corrección del déficit público y al mayor crecimiento económico, que reduce el peso de la deuda pública sobre el conjunto de la economía. En este sentido, las estimaciones del Gobierno son que la deuda pública para este año se sitúe a cierre de año en el 100,3 por ciento del PIB, y en el 101,5 por ciento del PIB en 2016. A partir de 2017, la deuda pública iría descendiendo.

Según los últimos datos de población publicados por el INE, correspondientes a julio de 2014, había entonces 46.464.053 personas. Estamos en un proceso de contracción de la población que entonces, en comparación con el año anterior, era del -0,28 por ciento.

De acuerdo con eso, podemos ver que la deuda pública por español es de 22.399 euros, lo cual quiere decir que para una familia de cuatro, la deuda es de 89.596 euros. Por otro lado, según los datos de la EPA, el número de hogares es, en el primer trimestre de 2015, de 18.362.000. Hay que tener en cuenta que uno de cada cuatro hogares está formado por una persona. Eso quiere decir que cada hogar medio debe 56.677 euros.

Según destaca la agencia EFE, la estadística del Banco de España señala que del total de la deuda de las administraciones públicas de febrero, 755.915 millones correspondieron a valores a medio y largo plazo, 76.299 millones a valores a corto plazo, y 208.537 millones a créditos no comerciales, así como a la emisión de moneda y caja general de depósitos. La deuda relativa a valores a medio y largo plazo ha crecido el 6,37 por ciento respecto al mismo mes del año pasado, mientras que la de valores a corto plazo ha disminuido el 0,3 por ciento. Respecto al mes anterior, los valores a medio y largo plazo han aumentado en 9.800 millones, mientras que los relativos a corto plazo han caído en 2.691 millones de euros.

ESPAÑA: BARRICADAS Y MELANCOLÍAS
CARLOS HERRERA. ABC. 17 Abril 2015

UNA muestra de cómo la mediocridad crece como las marejadas y se transforma en una astilla en la yema del tiempo es que un presidente autonómico haya aprovechado una cumbre europea sobre yihadismo e inmigración como la de Barcelona para hablar? de su entronque con el Imperio Carolingio. Como si a los ahí reunidos para debatir acerca de las amenazas y las avalanchas les importase algo de dónde considera este sujeto que vienen los catalanes. No es nuevo y sí previsible: trepando sobre los hombros de los fantasmas, un día y otro, un puñado de pobladores de esta Patria de piel arrugada como un lienzo se empecina en darse voluntariamente de bruces sobre el olvido. En deshacer los nudos de la vida común. En desmontar andamios, devastar cimientos y mostrar España como un proyecto comunitario forzoso o, en todo caso, presentarla como un engrudo administrativo carente de sentimiento alguno. Conviene detenerse en ello.

España es una tierra que insiste en respirar, como un León en la agonía, a pesar de padecer la dejación de los propios. Pero hablar de ella no ha comportado crédito ni autoridad a quien ha pronunciado su nombre a conciencia, paladeando o no sus sílabas, deletreando o no sombras anudadas a destellos. Haberla considerado una Nación se ha tenido, incluso, por ofensivo. Y da la impresión de que ya no puede ingeniar nada para satisfacer a sus caudillos locales ni desdibujarse más a favor de estructuras menores. Puede conceder la independencia a quien se la pida, pero eso no significa más que acumular andrajos en los próximos huecos del tiempo y abandonarla entre puñales.

Es cierto que resultan menos épicos los estados que las naciones y que los primeros son los que solucionan los problemas, que poseídos de fábulas no conseguimos organizar nuestro bienestar; pero también lo es que lastimar obstinadamente a la Nación desde su pila bautismal impide a los ciudadanos sentirse partícipes de un vapor emocional colectivo tan imprescindible para los éxitos comunes como la administración organizada de las cosas. Nadie debe considerar obligatorio vibrar al paso de la bandera con azulinas lágrimas de modistilla, pero tampoco tenerla por media libra de tela cuyo mejor destino es el cuarto oscuro, como aquellos que consideran cierto el cuerpo pero equivocada la sombra.

De la misma forma, nadie debe impedir al caballerete nostálgico del Imperio Carolingio sentirse todo lo catalán que quiera y vivir plenamente en catalán. De hecho, nadie lo hace. Lo que sí se le impide, y lo hace la Ley, es que obligue a ser exclusivamente catalanes a los que quieren compartir su catalanidad con el resto de los españoles.

Debería también vedarle hacer el ridículo en foros internacionales, pero me temo que eso ya no está al alcance del legislador. Tampoco lo está solventar la prevención general de diversas élites a exhibir satisfacción alguna, siquiera mediante labios taciturnos, al tránsito colectivo de España por las barricadas del reloj. Parece cual si un negro dedo les fuera a asignar el carácter harapiento de un arbusto (a veces, dijo el poeta, los arbustos crecen tanto que sostienen el peso de los cielos). Y no deja de llamar la atención que la inmensa mayoría esté al acecho de alguna oportunidad consentida un Campeonato del Mundo de algo para desatar las ansias y desempolvar enseñas y vítores como un niño aprovecha un permiso paterno para revolcarse en un charco.

No llueve sobre este artículo. Ni siquiera es un lamento pesaroso por no tener la Esperanza qué ponerse: ya no le sirven los vestidos, parece. Ni siquiera son las sombras que no habíamos solicitado. Es el reclamo a la valentía. Inútil, sé. Pero por más que algunos pretendan lo contrario, cuanto más se quiere borrar España, más se vuelve a escribir. Téngase en cuenta cuando se contabilicen las melancolías.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

El coste del desafío separatista
Ferran BrunetCronica Global 17 Abril  2015

La secesión de Cataluña no se producirá.

Decía Karl Popper que nuestras sociedades democráticas son abiertas: todo puede ocurrir. Digamos que dentro de un orden, respetando la ley es posible una orientación y su contraria. De un modo u otro, todo es posible, pero no todo es probable.

La probabilidad de que ocurra una secesión de Cataluña del resto de España es irrisoria, habida cuenta del contexto legal y real, nacional e internacional, y sobre todo habida cuenta de que, en su momento más álgido, el pasado 9 de noviembre 2014, sus partidarios no alcanzaron sino el 27% del censo electoral. Por tanto, de secesión nada.

Los mercados han descontado que la secesión no se producirá. Sino, de qué iban a estar tan planos en relación a los valores de sociedades catalanes… y del resto de España. Con todo, el reto de los separatistas que ahora mal gobiernan Cataluña, supone un desafío importantísimo porque lo es a los catalanes, a España y al mismo al Estado de derecho. Es un desafío a la democracia española en particular, a la libertad en general, y al resto de Estados europeos.

Podemos pensar que algo semejante le puede ocurrir a cualquiera. Ha ocurrido allí dónde la democracia era más débil, acaso por constreñida por la previa dictadura, y dónde el Estado estaba más descentralizado. A las Comunidades Autónomas, sobre todo a las de en Cataluña y del País Vasco sólo les falta la recaudación y el sector exterior para ser un Estado completo. Bien, es lo que ahora los separatistas se han propuesto arrancar.

Probablemente lo más característico del actual movimiento separatista catalán sea que el desafío lo protagoniza no un partido político ni aún sólo un movimiento de masas –que lo es- sino un gobierno regional. Es un gobierno legítimo en su origen pero que ha abandonado completamente el principio de neutralidad, que desatiende la legalidad y que sobrepasa sus competencias. Además, frente a todo ello –que sin duda es gravísimo- encuentra poca contradicción.

Señalamos que la secesión no se producirá, pero tenemos un problema gordo: tenemos una confrontación importantísima, instigada por los medios de comunicación subsidiados así como en la mayoría de oficinas públicas, dónde menudean banderas separatistas y no las constitucionales y estatutarias.

La secesión no se producirá. Pero, en cambio, sí hay una confrontación fenomenal. Las consecuencias de una hipotética separación de Cataluña son eso, hipotéticas. En cambio, ya son reales las consecuencias y el coste de la confrontación atizada por los separatistas catalanes. Veamos los componentes del coste del proceso secesionista de la Generalitat de Catalunya:

A. Coste tangible macroeconómico actual (para Cataluña; otro tanto menor para el resto de España) y derivado de:
- Huida de inversiones y de empresas: en 2014 la Comunidad de Madrid recibió 6 veces más inversiones extranjeras que Cataluña.
- Reducción de las ventas catalanas al resto de España, que se estima en un 5% (unos 2000 millones de euros al año).
- Grave y dolorosa fractura social, contraria a la tradición catalana integradora y a las necesidades de una economía global basada en el conocimiento.

En suma, el déficit de PIB por causa del desafío separatista (merma de inversiones y de las ventas e inestabilidad política) se cifra en torno al 3% del PIB y del empleo (respectivamente, 5850 M€ y 117 mil empleos).

B. Coste tangible presupuestario, que ciframos en unos 1000 millones de euros al año y que se compone de:
- Subvenciones de la Generalitat de Catalunya a las entidades y grupos que organizan el proceso independentista, desde la ANC hasta los clubes más extraños (100 millones de euros).
- Gasto de los Departamentos de la Generalitat (dedicados en cuerpo y alma a la subversión, 90% del coste de Presidencia y 40% del coste de los Departamentos políticos) y entes, institutos y demás agencias (200 M€).
- Competencias impropias, que duplican las del Estado central, entre ellas las embajadas (300 M€).
- Subvenciones a los media regionales, de TV3 y sus 6 canales, y todos los periódicos, televisiones y radios regionales y locales (300 M€).

C. Coste intangible de la confrontación de los separatistas:
- Desconfianza e inestabilidad, riesgo e incertidumbre.
- Infierno fiscal que incita a huir a los paraísos fiscales (el más cercano, Andorra), clientelismo y corrupción.
- Infierno regulatorio, según se ve en los índices de calidad de la regulación y de libertad económica.
- Desatención del castellano en la educación y la administración.
- En suma, la región actual prefigura el país que sería si los separatistas mandaran sin tasa, que es justamente lo que persiguen.

En el análisis de la competitividad de las regiones podemos apreciar el impacto del desafío secesionista. Según un informe del Joint Research Center de la Comisión Europea, en 2013 entre 262 regiones europeas Cataluña está en la posición 142 y Madrid en la 57. Aragón está en la posición 172. En un mundo global, probablemente la estrategia seguida por los separatistas de Cataluña es la peor para esta región. De ahí su responsabilidad enorme. El reto separatista tiene, pues, un coste para Cataluña: directo, indirecto; tangible, intangible; a corto, medio y largo plazo; y unos beneficiarios inmediatos: las élites soberanistas.

Aragón y Cataluña son los mejores socios: Cataluña exporta 11500 M€ al año a Aragón, y 9800 ¡a toda Francia! (6500 a Alemania y 5000 a Valencia). Naturalmente, lo mejor es que a tu socio principal le vaya del mejor modo.

En este punto nos viene a la memoria la reflexión de hace ya un siglo sobre ‘Cataluña, pueblo decadente’. De hecho, la mejor época de Cataluña, y de toda España, los años 1960-2010, estaba por llegar. Ahora, en cambio, de proseguir la fractura secesionista, Cataluña se verá ciertamente abocada a una larga recesión y a una profunda decadencia. De todo ello ya hay muchos signos.

El caso de Montréal (principal ciudad de la región del Québec, en Canadá, que anduvo aquejada por un proceso soberanista e independentista) prefigura lo que podría ocurrirle a Cataluña: una cronificación de la confrontación y una asfixiante decadencia…

Por todo ello, pues, a los catalanes, la independencia y la fractura social ¡ni nos convienen ni las queremos!

Sin duda, mejor juntos. Juntos y mejor. Para ello debemos desarrollar un proyecto ilusionante de España.

Pericay
Filología balear
José María Albert de Paco Libertad Digital  17 Abril  2015

Los tratos con la lengua forman parte del negociado de Xavier Pericay desde que, a finales de los ochenta, ejerciera de editor-corrector del nuevo Brusi o, a mediados de los noventa, tratara de normalizar el uso del catalán en la compañía Renfe. Esos y otros empeños se hallan magistralmente narrados en sus memorias, no en vano tituladas Filología catalana. Su última incursión en dicha disciplina, no obstante, podría rebasar lo estrictamente lingüístico para convertirse en un programa, programa, programa; máxime si, como todo parece indicar, Pericay sale elegido parlamentario balear por Ciudadanos.

El programa al que me refiero es Un model lingüístic per ses Illes Balears (Fundación Jaume III), que, a diferencia de otros trabajos de Pericay, pretende una finalidad enteramente tautológica, a saber: que las modalidades lingüísticas baleáricas sean eso, baleáricas. Tal como afirma el autor en el prólogo, el balear que se enseña en la escuela desde hace 25 años "guarda poca relación con la tradición filológica del archipiélago". O lo que es lo mismo: es un estándar que, "excluyendo determinadas soluciones verbales y alguna variante léxica, coincide, en todos los detalles, con el modelo fijado a lo largo de tres décadas y media por la administración, la escuela y los medios de comunicación de Cataluña". Obviamente, arguye Pericay, detrás de esta catalanización se halla el afán de preservar la unidad de la lengua, "unidad que sus apóstoles siempre confunden con uniformidad", y que, "en muchos casos", responde a un "proyecto político".

El propósito de la obra, así, es restituir el vínculo entre el modelo lingüístico balear y la comunidad que ha de emplearlo. Para ello, Pericay toma como fundamento los trabajos de Antoni Maria Alcover y Francesc de Borja Moll, que el pancatalanismo había marginado, y recupera palabras o expresiones que, por su origen castellano ("nunca por ser de origen francés o italiano, no hace falta precisarlo"), habían sido excluidas de los registros léxicos normativos. En el modelo que plantea el flamante candidato de C's, se dice "passar gust" o "disfrutar" en vez de "gaudir", "naturalesa" en vez de "natura" y "becada", "horeta" o "sesta" en vez de "migdiada" o "becaina". Se trata, en suma, de anteponer la forma insular a la catalana, esto es, de devolver la lengua a sus hablantes, cada vez más imbuidos de la creencia de que las palabras demasiado isleñas eran sospechosas de incorrección, y de que todo aquello que no sonara a TV3 era una impureza inoculada por la burguesía local, de natural españolista. Ello había resultado en aberraciones como la que el propio Pericay describía en El Mundo el pasado febrero: "Los ciudadanos no se sienten representados con lo que oyen, incluso hay muchos hijos que corrigen a sus padres porque en la escuela les han dicho que palabras como vacacions es un 'barbarisme' o un coloquialismo, lo cual es falso".

A partir del 24 de mayo oiremos eso mismo, con voz más clara que alta, en sede legislativa.

Víctimas vascas del terrorismo denuncian a cinco etarras por falsear expedientes académicos para liquidar sus condenas utilizando la UPV
www.latribunadelpaisvasco.com 17 Abril  2015

Uno de ellos hizo la Selectividad diez años después de iniciar su carrera en la UPV
Otros tres cursaron estudios universitarios sin realizar el examen de acceso
Según el expediente de Aguinalde, se examinó en día festivo y con un DNI falso

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo, COVITE, ha presentado una denuncia penal contra cinco etarras recién excarcelados por un presunto delito de falsedad documental enmarcado en la falsificación de expedientes académicos de la Universidad del País Vasco (UPV-EHU) con los que obtuvieron beneficios penitenciarios que les ayudaron a redimir condena.

COVITE, en la denuncia, aporta documentos con los que expone que los etarras José Ángel Biguri Camino, Kepa Solana Arrondo, Iñigo Akaituri Irazabal, Juan Francisco López Gómez y Jon Aguinalde Urrestarazu utilizaron documentos académicos falsos ante la Audiencia Nacional con motivo de la ejecución de la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) en torno a la doctrina Parot.

La documentación oficial aportada por COVITE evidencia que José Ángel Biguri realizó el examen de Selectividad en 2001, más de 10 años después de iniciar los estudios universitarios. Kepa Solana e Iñigo Akaituri cursaron estudios universitarios cuando, según sus certificaciones académicas personales, no han realizado el preceptivo examen de acceso a la universidad que permite cursar dichos estudios. Juan Francisco Gómez cursó estudios universitarios de Psicología sin realizar los preceptivos exámenes de acceso para mayores de 25 años previstos en la ley. Y con respecto a Jon Aguinalde, en su expediente aparece un DNI falso y una fecha de examen de acceso a mayores de 25 años falseada (el día marcado en su expediente fue festivo).

El Colectivo, por todo ello, insta a investigar estos hechos para que, en su caso, se impongan las condenas que correspondan al delito, se anulen todos aquellos títulos obtenidos o estudios universitarios cursados de modo fraudulento y se revisen todas y cada una de las ejecuciones de condena en torno a la doctrina Parot.


Recortes de Prensa   Página Inicial