AGLI Recortes de Prensa   Jueves 14  Mayo 2015

Del “Graccident” a la descomposición del Euro
Juan Laborda www.vozpopuli.com 14  Mayo  2015

Debo reconocer mi hartazgo, mi hastío, mi cansancio, cuando trato de entender que puede haber detrás de los comentarios, análisis, opiniones, incluso editoriales, de los voceros mediáticos patrios sobre Grecia. Sinceramente no entienden nada, no saben nada, no comprenden nada. Occidente está carcomido por la deuda, sumido en una profunda crisis sistémica, más allá de la meramente económica. Y nuestra querida Europa sigue sin reaccionar, a punto de que todo explote, paralizada, petrificada, genuflexa al dictado de lobbies, oligopolios y grandes corporaciones.

Pero es que no solo es Grecia. Los datos económicos y financieros muestran una parálisis del ciclo de inversiones productivas en occidente; el inicio de una profunda desaceleración, sino recesión, en los Estados Unidos; la inefectividad de la política monetaria global, incapaz de generar rentas, mientras activa burbujas de activos de riesgo por doquier. Y todo ello, absolutamente todo, regado con más deuda, impagable, insostenible, aquí y allá, en Grecia, en Estados Unidos, y en España. ¿Acaso conocen estos voceros mediáticos la evolución de la deuda –privada y pública- en España? ¿Saben realmente que nuestra deuda externa está en máximos históricos?

En éste contexto, ¿qué sentido tienen editoriales sobre Grecia como la de El País del 11 de mayo? ¿No entienden aún la situación de emergencia social que vive Grecia? ¿Acaso se han leído el estudio encargado por el Instituto alemán de Investigación Macroeconómica (IMK), afiliado a la Fundación Hans Böckler, sobre las consecuencias de las políticas europeas en Grecia? Sencillamente son dramáticas, vergonzosas, humillantes. Ya las analizamos, pero siempre les remarco un dato desolador: los hogares más pobres del país heleno perdieron casi el 86% de sus ingresos, y la presión fiscal sobre los pobres aumentó un 337%. ¿Son insensibles al sufrimiento?

La carta de Mohamed El-Erian
Es curioso, tenemos que irnos al otro lado del Atlántico para encontrar cierto grado de compasión por parte de las élites. Pocos días después de publicar en este blog “Mi apoyo a Yanis Varoufakis”, Mohamed El-Erian, sin duda uno de los estrategas más reputados en Wall Street, y asesor de Obama, mostró también su apoyo y respeto profesional a Yanis Varoufakis.

El-Erian, a diferencia de las barbaridades que se leen en los medios patrios, señalaba al comienzo de su blog en Bloomberg: “Nunca he conocido o hablado con Yanis Varoufakis, ministro de Finanzas de Grecia. Sin embargo, siento que he llegado a conocerlo a través de sus escritos y entrevistas, y leyendo acerca de sus interacciones con los sectores oficiales y privados en Europa... Varoufakis fue un soplo de aire fresco en este drama económico griego prolongado y agotador, que implica costos humanos alarmantes en términos de desempleo, pobreza y pérdida de oportunidades. Respaldado por una considerable lógica económica y el deseo de hacer lo mejor, presionó para obtener más realismo en las condiciones de política económica exigidas por los acreedores de Grecia. Y él no se cansaba de recordar a la gente que la recuperación de Grecia no era solo responsabilidad de ese país”.

El-Erian, tras la decisión de Tsipras de apartar momentáneamente a Yanis del foco de las negociaciones, terminaba su blog de manera contundente: “Pero a menos que este tiempo sea utilizado por los acreedores del país a aceptar una verdad que Varoufakis trató constantemente de imponer -que las reformas económicas griegas, por muy audaces que sean, no tendrán éxito a menos que las condiciones de austeridad presupuestaria se relajen y haya un mayor alivio de la deuda-, el ministro de Finanzas podría volver a la primera línea. Esta vez, tendría una misión diferente: la de tratar de restaurar el orden después de una "Graccident”, un accidente económico y financiero tan grande que haría imposible la continuidad de Grecia en la zona euro.”

Del “Graccident” a la descomposición del Euro
Si Europa quiere imponer sus tesis a Grecia, al país heleno no le quedará más remedio, en aras de vencer a la austeridad, que liberarse del euro. Ello supondría una devaluación que haría necesarias la suspensión de pagos, la reestructuración de la deuda, controles de capital, y la nacionalización de la banca. Paralelamente debería introducir una política industrial con la implementación de un programa nacional de inversión pública y privada. El objetivo sería muy claro, alejarse del consumo, el bajo nivel de ahorro e inversión, el endeudamiento individual y las burbujas especulativas a las que el Euro sumió al Sur de Europa.

Pero además, Grecia deberá abordar su papel en una economía globalizada. Y todas las direcciones, tras una hipotética salida del Euro, apuntan hacia los BRICS. Hace tiempo que algunos sostenemos que la búsqueda de un nuevo equilibrio global post-crisis requería reforzar e intensificar las agendas y reuniones entre Eurolandia y los países BRICS. No se ha hecho nada, al revés, Europa, sin voz propia –políticos bien “alimentados”-, se ha posicionado, sin analizar las consecuencias, del lado de los Estados Unidos.

Esta alternativa extrema griega, a la que forzosamente le arrastrarían los burócratas que pululan por Bruselas, sería socialmente mucho más provechosa que el estrangulamiento actual. Pero es que además si pasa esto, Grecia sería la chispa que encendería la explosión incontrolada de unos mercados financieros sobrevalorados y sobrecomprados, por obra y gracia de los Bancos Centrales. Inmediatamente después empezaría un ataque especulativo hacia países con una deuda insostenible, entre ellos el nuestro, para generar otras nuevas Grecia. En ese caso, el Euro finalmente colapsaría. Conforme pasa el tiempo, y ante la negativa a un proceso de reestructuración de la deuda, hasta aquellos que defendíamos nuestra permanencia en el Euro, porque en realidad el problema son las políticas, empezamos definitivamente a tener serias dudas.

Formas y fondo de una disputa
Miquel Escudero Cronica Global 14  Mayo  2015

Aproximarnos a una realidad supone acercarle nuestra atención en busca de su esencia. Digamos que la realidad es “aquello con que me encuentro y tal como me lo encuentro”. Para captar la señal de la realidad, hay que distinguir siempre lo que hay de ruido y apartarlo. Y, como enseñaba Juan de Mairena, el alter ego de Antonio Machado, por debajo de lo que se piensa está lo que se cree: “Hay hombres tan profundamente divididos consigo mismos, que creen lo contrario de lo que piensan”. Valga esta introducción para tratar de las formas y del fondo de una propuesta de ley. En efecto, se está planteando hacer del catalán, el gallego y el vasco lenguas oficiales del Estado, junto con el español. Sería posible, de este modo, “dirigirse oralmente y por escrito a los organismos estatales en catalán, gallego y vasco”. Y ser contestados en estos tres idiomas. ¿Sólo ellos serían reclamados?

En sucesivos escritos en estas páginas de CG, algunos de sus promotores la justifican como un medio para encauzar las tensiones que experimentamos en España, un “conflicto de lenguas que corroe la convivencia”. Se trataría de lograr así una paz lingüística y superar un déficit simbólico. Afirman que la gente desconoce la labor del Estado en ese reconocimiento, y que se hace más de lo que parece. La idea de que el Estado ataca las lenguas cooficiales, o entorpece su progreso, no se ajusta a la realidad. Reiteran que es un proyecto a largo plazo para gestionar nuestra diversidad lingüística. No es una concesión, aseguran, pues el impulso nacionalista no puede saciarse. Pero hay que tomar la iniciativa y no permitir que el nacionalismo aparezca como único defensor de su lengua. Prosigamos. Los patrocinadores reclaman un marco claro de obligaciones de la Administración y derechos de los administrados. Dicen que esa ley solo afectaría a algunos órganos del Estado, los de mayor solera e importancia simbólica. De este modo, se “acercaría estas lenguas a los ciudadanos de las zonas monolingües, ofreciéndoles la posibilidad de valorarlas y vivirlas como propias”. Y especifican que “no hace falta que todos los funcionarios hablen las cuatro lenguas, pero sí que en cada organismo estatal, sobre todo los que funcionan de cara al público, haya al menos alguien capaz de atender en vasco, catalán o gallego”. Se insiste en que “no es preciso que cada rincón de la administración sea cuatrilingüe, porque, además ni el más acérrimo nacionalista lo exigiría”.

¿Qué dicen, en cambio, los que aquí rechazan este proyecto? “No cuesta imaginar los viajes organizados y subvencionados de fanáticos de aquí y de allá que van –supongamos- a un centro sanitario de Jerez de la Frontera a pedir folletos en catalán, gallego o vascuence. Ellos sí que harían valer sus derechos y colapsar los juzgados con sus denuncias por discriminación lingüística”. Denuncian el acoso del nacionalismo, que todo lo aliena, confunde y erosiona, y al que nunca se embrida; tampoco quedaría desactivado con esta ley. “La reivindicación nacionalista no busca mayor eficacia comunicativa, sino voluntad de borrar el estatus de lengua común de la española y evidenciar que todas las lenguas están al mismo nivel”. Tendríamos idiomas oficiales fuera de su ámbito territorial. Y la diversidad lingüística puede resultar antes un estorbo que una riqueza asumible. Éste sería, en definitiva, un falso debate académico, a causa de su trasfondo político. Seríamos llevados a otro sitio del anunciado por los promotores: supondría convertir el Estado autonómico en Estado plurinacional.

¿Qué pienso yo al respecto? Primero he esbozado los argumentos propuestos y contrapuestos que se han ido desgranando durante los últimos meses. Unos y otros coinciden en su apoyo al bilingüismo en la enseñanza en Cataluña. Tengo claras dos cosas: primero, que Mr. ‘Top-se’ y su cuadrilla se personarían donde fuera, en Badajoz o en Algeciras, como moscas cojoneras para airear cualquier deficiencia en el cumplimiento de dicha ley. Son los que se dedican aquí a atornillar a los pequeños comerciantes y denuncian las ausencias de rotulación en catalán. De este modo nadie podría vivir con gusto la riqueza lingüística de España, sino como una impertinencia amenazante. Esto es fundamental. Las lenguas se hacen querer por la calidad personal de sus hablantes. La segunda cosa que tengo clara es la necesidad de dar a los niños nociones sobre las demás lenguas y literaturas de España, para que puedan sean apreciadas. Y, por supuesto, permitir que en las cuatro puntas de España se acceda por fin a la visión de todas las televisiones autonómicas. ¡Cuánta gente que no ha pisado jamás España está familiarizada con el español y su mundo, gracias a las antenas parabólicas! Lo que nos hace falta es una mejor interconexión y arraigo; en este afán, todos nosotros coincidiremos.

En definitiva, creo que tal proyecto de ley no es viable, ni es deseable para su buena causa.

De nociones de lenguas regionales y de televisiones regionales
Nota del Editor 14  Mayo  2015

Esa clara necesidad de dar a los niños nociones sobre las demás lenguas y literaturas de España me parece estupendo, ya que yo mismo me ofrezco a dar nociones de silbo gomero (si me avisan con tiempo puedo aprenderlo para tal menester bien remunerado) y de literatura de la baja Navarra (directamente). Con este sistema desaparecería el paro, y comenzarían a trabajar como expertos lingüístico-literarios todos los viejos de todos los lugares (cuando digo viejos me refiero a personajes, personas, para que los inútiles sexistas no se molesten).

En cuanto a las televisiones regionales, también me parece estupendo, siempre que me contraten con un buen sueldo de contertulio itinerante, para pasar una temporada en cada región, teniendo en cuenta que como son un pozo sin fondo, nunca pueden quebrar, siempre se puede seguir buscando el fondo más abajo

Al despertarme, me di cuenta de las tonterías que había soñado.

Otro consenso social
Constatado el éxito de la inmersión lingüística y la absoluta ausencia de conflicto en las aulas, es hora de aplicar flexibilidad
Jordi Gracia. El Pais Cataluña 14  Mayo  2015

Da mucha rabia que la imaginación política del PP no dé para más y tengan que regresar a un recurso de baja categoría para calentar la campaña electoral. La lengua ha vuelto a las pantallas como carnaza electoralista y presuntamente justiciera. Lo único bueno que puede sacarse de ahí es el pretexto para una reflexión desdramatizada pero también veraz sobre lo que la mayoría de la sociedad reclama a su sistema público de escolarización, es decir, competencia y agilidad parecida del catalán y el castellano, una equiparable familiaridad con ambas lenguas, y equivalente soltura en el uso oral y escrito de ambas. Ese consenso me parece poderoso, tanto, por cierto, como otro consenso incontestable que habla del éxito de la inmersión lingüística.

Pero son dos consensos que parecen moverse en niveles distintos. De uno ninguno duda, y se reafirma continuamente, pero del otro apenas oímos hablar, cuando no tiene nada que ver con la defensa de una u otra lengua sino con la mejor preparación posible, a coste cero, de los escolares que habrán de vivir en un mundo abierto, permeable y como mínimo bilingüe. Este otro consenso se carga sin querer de un tono desafiante o provocador o incordiante, precisamente porque el uso aberrante de sentencias, declaraciones, casos particulares y nimiedades magnificadas por ambos contendientes políticos impide tranquilizar los ánimos y reconocer lo evidente: las familias quieren que sus hijos no salgan de las escuelas como monolingües y ni siquiera como usuarios óptimos de una lengua y sólo chapuceros usuarios de la otra cuando podrían sin ninguna dificultad habilitarse como usuarios competentes de ambas.

Norma unánime yo creo que no existe porque Cataluña es muy diversa socialmente. La experiencia de la docencia muestra que unas zonas necesitan un entrenamiento más intenso en castellano y otras zonas necesitan un entrenamiento más intenso en catalán. Incluso en las mismas zonas, pero en barrios distintos, la pluralidad de situaciones exige decisiones no dictadas por lógicas de partido ni ideológicas sino civiles, formativas y educativas.

Ni vivimos en la heroica resistencia antifranquista ni es deseable que un sistema de escolarización pública descuide o desatienda el uso de una de las dos lenguas

Pero mientras los políticos en campaña, aquí y allí, sigan utilizando la lengua como un jubiloso pretexto para andar a la greña no sólo delatan su inconsistencia como servidores públicos sino su indiferencia frívola por el futuro de los muchachos. Ni vivimos en la heroica resistencia antifranquista ni es deseable que un sistema de escolarización pública descuide o desatienda el uso de una de las dos lenguas que van a constituir el entorno social y profesional de los escolares. No parece de veras alarmante, pues, que un tribunal catalán y otro estatal aspiren a un uso vehicular del castellano en la escuela algo mayor que el restringido a la enseñanza misma del castellano. Imagino que nadie sueña con una Cataluña monolingüe y que la mayoría aspiramos a no padecer tosquedades excesivas en ninguna de las dos lenguas.

El consenso que invocaba Mas, por tanto, es efectivamente muy alto, pero ese consenso no dice sólo que la inmersión lingüística es intocable. Lo que dice es, posiblemente, que dado su incontestatable e irreversible éxito, y dada la absoluta ausencia de conflicto lingüístico que merezca ese nombre (fuera de paranoicos e incendiarios de ambos lados), ha desaparecido del horizonte la amenaza de que el catalán se extinga por culpa de que la clase de física llegue pronunciada en castellano. Incluso esa perspectiva podría contribuir a moderar las angustiosas situaciones en las que el reparto de materias obliga a profesores a enseñar en una lengua en condiciones más inseguras o deficientes que si lo hiciesen en la lengua que mejor dominan. Es otra de aquellas evidencias flagrantes que hace saltar chispas pero es común en las aulas y, mucho peor, causa común de rechiflas sin cuento.

La flexibilidad o la coherencia en ese sentido parece mejor norma que la rigidez reglamentaria y puede que incluso lo agradezcan ellos, los escolares, cuando empiecen a buscarse la vida y lo hagan, gracias a fervientes nacionalistas españoles y catalanes, fuera de Cataluña y fuera de España, por ejemplo en la anchísima América, espabilando ellos solos, y un tanto escamados si el entorno en el que han crecido ha sido impermeable por razones sociales, familiares o ideológicas al uso natural e indistinto de las dos lenguas. De ese lujo gratuito no debería quedar fuera nadie, y menos todavía desestimarlo como lujo.

Jordi Gràcia es profesor y ensayista

La inmersión lingüística: disparate y fracaso.
Nota del Editor  14  Mayo  2015

Hay tanto dinero en la mafia de las lenguas regionales que salen atacantes por todas las esquinas. Hay que tener una cara dura y un menosprecio al sentido común inconmensurable para afirmar que la inmersión lingüística es algo decente. La inmersión lingüística constituye un flagrante disparate social y humano y todos los miserables que se aprovechan del sufrimiento de los que no pueden escapar a tal ignomínia deberían hacerse el harakiri si tuvieran algo de ética o dignidad.

Andalucía: corrupción institucionalizada y 'estabilidad'
EDITORIAL Libertad Digital 14  Mayo  2015

Está visto que, con Susana Díaz al frente de la Junta de Andalucía, el sistema corrupto, caciquil y clientelar que el PSOE ha tejido en esa comunidad durante sus más de tres décadas de gobierno no parece correr peligro alguno. No sólo porque esta digna heredera de Chaves y Griñán jamás haya repudiado la gestión de quienes la designaron como sucesora al frente del partido. Lo decimos también porque ella misma ha dado muestras de ser garantía de continuidad de ese régimen envilecido, teniendo en sus listas electorales a gente como Irene Sabalete –recientemente detenida por orden de la juez Alaya– o permitiendo que la Junta, bajo su presidencia, concediera subvenciones e hiciera adjudicaciones tan amañadas y escandalosas como la relacionada con la mina de Aznalcóllar.

Según la resolución de la juez Patricia Fernández, el Gobierno de Susana Díaz adjudicó la explotación minera en un procedimiento plagado de irregularidades, saltándose la ley y "sin observar el más mínimo rigor". Y todo para dejar el yacimiento en manos de Magtel, una empresa con fuertes vínculos con la propia Junta, que le concedió hasta 15 millones en ayudas en cuatro años.

Habrá quien piense que la decisión tomada de Susana Díaz de frenar la adjudicación de la mina hasta que se esclarezca todo es digna de elogio. Sin embargo, esta decisión no es demostrativa de nada, pues se ha tomado una vez se ha destapado el escándalo y los demás partidos han suspendido las negociaciones con el PSOE para la formación de Gobierno. Teniendo presente esto, así como el hecho que el PSOE obtuvo el 60% de los votos en Aznalcóllar, la paralización de la adjudicación de la mina tiene el mismo nulo valor que el cese de la actividad política de Chaves y Griñán una vez se supo que era condición sine qua non de algunos partidos para respaldar la investidura de Díaz.

Hasta la fecha, Susana Díaz ha demostrado no querer más cambios que los imprescindibles para que todo siga igual. Es lo que ella denomina "estabilidad". Es de temer que también lo hagan los partidos que finalmente le brinden apoyo en su investidura.

Ada Ko-Lau y el corralito barcelonés
Pablo Planas Libertad Digital 14  Mayo  2015

Los ciudadanos de Barcelona corren el serio peligro de caer en manos de una señora que quiere sustituir el euro por una moneda local. Según advertía el CIS, Ada Colau puede ser la cabeza de lista más votada, a pesar de que lista y cabeza se tengan que encajar a martillazos en una frase que incluya el apellido de esta alcaldable.

Colau es el cartel, la papeleta y puede ser la cara de unos billetes, los colaus, que ya para empezar se cotizarían en Barcelona por encima del euro. Tal prodigio sería posible gracias a una bonificación del ayuntamiento por la que a más euros darían menos colaus, pero de gran poder adquisitivo en las cooperativas chiapatecas, los badulaques de Barcelonistán, el rastro de los Encantes y hasta en el final de las Ramblas. La nueva moneda será imprescindible en la Barcelona de la economía del bien común que pregona esa señora, capital antiglobal de flauta, perro y estelada.

Según se acerca el momento y las encuestas se aprietan, Colau se desata e inflama el verbo. Moderarse es de cobardes. Moneda propia, abolición de la propiedad privada, fomento de la okupación y papeles y colaus para todos. La idea, por otra parte, no es original. Ocurre en países donde no hay un duro y están en guerra, con ellos mismos o contra el mundo entero. Seguramente en el Estado Islámico también tengan moneda propia, en plan dos cargadores de kalashnikov por una esclava virgen.

El proyecto para destruir Barcelona consiste en convertirla en la Pyongyang de Occidente, la ciudad de las bicicletas y las camisetas del Che. A Ada la llaman Ko-Lau por eso y Kolau porque quiere expropiar el palacio Urdangarín-Borbón para abrir una piscina popular con barbacoa en la que por un colau te den dos choripanes y una mecacola.

Menuda estafa. Cambio colaus por euros. Una emisión de bonos basura con el aval del ayuntamiento. El espectáculo en Barcelona a partir del 25 de mayo si gana doña Ada pudiera rivalizar en audacia y ridículo con el show de Mas y Homs, pareja de humoristas que ahora pretende abrir sede en el Vaticano y en Rabat y en breve anunciará la NASA catalana para llegar a Marte.

De la Cataluña de los Pujol y las prótesis de columna oxidadas marca CiU a la Warcelona de Podemos. Todo es susceptible de empeorar. El corralito de Colau. Te trinco los euros pero te doy estampitas para comprar pepinos bio de kilómetro cero. Es capaz.

SUBIÓ EN 6.283 MILLONES EN MARZO
La deuda pública roza ya el 99% del PIB, el objetivo de todo el año
Alcanza los 1,047 billones de euros y vuelve a situarse en máximos históricos
EP. Estrella Digital  14  Mayo  2015

La deuda del conjunto de las administraciones públicas ha cerrado marzo con un repunte de 6.283 millones de euros respecto a febrero, hasta alcanzar los 1,047 billones de euros, con lo que vuelve a situarse en máximos históricos y ya ronda el 99% del PIB, según el cálculo realizado a partir de los datos publicados por el Banco de España y por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De esta forma, la deuda pública se ha situado ya en el primer trimestre en el objetivo para este año, situado en el 98,9%, de acuerdo con la actualización del Programa de Estabilidad el pasado 30 de abril. En tasa interanual, la deuda pública se ha incrementado un 5,1% respecto a marzo de 2014.

Desde el inicio de la crisis económica en 2008, la deuda del conjunto de las administraciones públicas no ha dejado de crecer y así seguirá este año, para empezar a reducirse a partir del próximo ejercicio, de acuerdo con las estimaciones del Gobierno.

Casi toda la deuda a medio y largo plazo
El grueso de la deuda en manos de las administraciones públicas se encuentra en valores a medio y largo plazo, que suponen más de dos tercios de la deuda total. Además, estos préstamos se incrementaron en 8.257 millones respecto a febrero, hasta los 764.172 millones de euros, y en términos interanuales repuntaron un 6,65%.

En cambio, la deuda pública a través de valores a corto plazo cayó en 1.079 millones de euros, hasta los 75.220 millones en marzo, lo que representa una caída mensual del 1,4%. En términos interanuales, los valores a corto plazo en manos de las administraciones públicas se recortaron un 3,7%.

Por su parte, los créditos no comerciales y el resto sumaron 207.758 millones de euros en marzo, lo que supone una caída del 0,42% respecto al mes anterior, pero un incremento del 0,42% sobre el mismo mes de 2014.

Duro editorial contra los grandes partidos
'The Economist' apunta al "amiguismo" de los políticos como la causa de la crisis en España
El semanario da pruebas de la relación entre la caída de la productividad y el mal hacer de la administración pública al conceder contratas a quien más les interesaba
E. P. H. El Confidencial 14  Mayo  2015

"Los españoles están acostumbrados a que sus representantes públicos se llenen los bolsillos haciendo negocios a través de la Administración". Es la primera frase del duro editorial de 'The Economist' sobre el daño que el amiguismo y la corrupción política hacen a la economía española.

El semanario empieza citando la 'trama eólica', por la que la consultora jurídica de Federico Trillo está siendo investigada por su presunta vinculación con una trama corrupta especializada en la concesión de parques eólicos en Castilla y León. Consultora que ingreso más de 4,5 millones de euros mientras el ex ministro de Defensa estaba en su escaño.

A continuación saca a colación el caso de Rodrigo Rato, que en su opinión marcó "un pico en la desconfianza" de los españoles en sus políticos. "Él encarnaba el milagro económico español de principios de siglo", asegura. Un milagro fallido para 'The Economist' teniendo en cuenta que la tasa de desempleo supera el 23% y según el FMI la economía no regresará a los niveles previos a la crisis hasta el 2017.

Rodrigo Rato encarna el falso De acuerdo con el editorial, la corrupción y el amiguismo son los que están provocando el desdén de los españoles hacia los partidos tradicionales, PP y PSOE. Y es más, según un grupo de investigadores de la universidad libre de Bruselas es esa misma corrupción la causante del deterioro económico del país.

De 1995 a 2007, mientras la economía española crecía al 3,5% la productividad bajo al 0,7% anual. ¿Cómo se explica eso? "Descubrimos que las compañías menos productivas crecían mucho más que las buenas", explica Enrique Moral- Benito, uno del los autores. Y lo que es peor, estos investigadores demostraron que cuando estas empresas trabajaban para la administración pública "la productividad caía muchísimo más". Algo es extensible a otros sectores: "Los bancos prestaban más a las compañías que tenían contratas con la administración".

El editorial concluye que como consecuencia, el malestar popular con la corrucpión está castigando con fuerza al Partido Popular, que ve como "a pesar de haber creado 500.000 empleos el último año y estar creciendo al 2,9%" no para de perder apoyos y podría verse muy debilitado tras las elecciones del 24 de mayo "hasta el punto de tener que pedir un adelanto electoral para las generales si los resultados son muy malos".

Santander exige a Montoro que rebaje el déficit público porque es "insostenible"
El Banco Santander espera que España registre un fuerte crecimiento en los próximos tres años, pero cree que el Gobierno debe avanzar mucho en la reducción del déficit por debajo del 5,7%
Eduardo Segovia El Confidencial 14  Mayo  2015

El consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez, ha señalado como principal tarea pendiente del Gobierno el ajuste fiscal, que "todavía está en progreso", porque "no es sostenible un déficit público del 5,7%". "Queda mucho trabajo para llevarlo al 3% que nos exige Europa y probablemente habría que situarlo por debajo para poder reducir los niveles actuales de la deuda pública", que suponen prácticamente el 100% del PIB (en torno al billón de euros).

Esta reducción es la única reforma que ha citado expresamente, aunque ha advertido que quedan otras por completar que no ha querido concretar. "Las reformas que se necesitan son debatibles y más en época electoral", pero ha reconocido que se refiere a "aquellas que nos demanan constantemente los organismos internacionales". Álvarez ha lanzado esta demanda en una intervención en la asamblea del Instituto de la Empresa Familiar en Madrid, del que era socio Emilio Botín.

En ella, ha respaldado el optimismo de Moncloa sobre la recuperación en España, ya que ha augurado tres años "benignos" de importante crecimiento, empezando por un 2015 en que el PIB se situará por encima del 3%. Ahora bien, apenas ha concedido mérito a la política gubernamental de esta mejoría, que considera que se debe al ajuste duro sufrido por la economía española y a los "vientos de cola" que soplan desde el exterior: el precio del petróleo, el euro relativamente débil, la recuperación de nuestros socios europeos y el quantitative easing del BCE.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)

A esto hay que sumar la exitosa internacionalización de la economía española y la recuperación de la competitividad en la crisis. Asimismo, se ha mostrado confiado en que el mercado inmobiliario ha tocado suelo tanto en precios como en actividad y que vamos a ver una "reversión a la media"; eso significa que no se van a alcanzar los niveles de la burbuja pero sí los de los seis o siete años anteriores, algo para los que "todavía queda mucho recorrido". De hecho, espera "una cierta aceleración de las ventas" de casas en los próximos meses.
No volver a caer en los mismos errores

Álvarez opina que todas estas variables cristalizan en una recuperación de la confianza que explica el tirón del consumo privado, junto al inicio de la creación de empleo. "El consumo privado va a ser uno de los grandes impulsores del PIB en los próximos años y no veo ninguna razón por la que deba frenarse". Ahora bien, ha advertido de la necesidad de que este nuevo período de crecimiento no vuelva a generar los mismos desequilibrios del pasado, básicamente un déficit por cuenta corriente que conduzca a una nueva crisis.

Menos optimista se ha mostrado sobre el sector bancario. Aunque ha reconocido que ha completado su saneamiento y está en condiciones de cumplir su función de suministrar crédito a la economía, ha matizado que lo está haciendo con rentabilidades muy bajas (de entre el 4% y el 6% medidas sobre recursos propios, ROE), que no cubren un coste del capital que se sitúa en el 8%-9%.

La mafia andaluza
La adjudicación del concurso internacional para la explotación de las minas de Aznalcóllar revela un importante entramado mafioso detrás de la trama que ha paralizado AndalucíaE)
Javier Caraballo El Confidencial 14  Mayo  2015

“Son canadienses, ¿sabes? Y no acaban de entender qué ocurre en la Junta de Andalucía”. Era septiembre del año pasado, 2014. Un geólogo amigo descuelga el teléfono para pedir auxilio. Ha encontrado trabajo en un grupo de inversión canadiense que ha abierto sucursal en España y, al llegar a Andalucía, siente que las reglas del juego son otras. “¿Qué te parece lo que nos pasa?”, fue la pregunta. “Corleone”, fue la única respuesta. Antes de eso, hay una historia que ha acabado en el juzgado y que ha vuelto a tambalear al Gobierno andaluz, sacudido de nuevo por la corrupción. El primer caso de corrupción que le afecta a Susana Díaz como presidenta de la Junta de Andalucía. El primer escándalo que le estalla cuando buscaba su segunda investidura.

“Son canadienses, ¿sabes?”, al preguntarlo ya va implícito un molesto prejuicio que distingue entre la formalidad y el compadreo, como si en Andalucía todo fuera fiesta. Hay que respirar antes para entender que no hablan de Andalucía, sino de la Junta de Andalucía, que no son necesariamente realidades paralelas. Se trata, en fin, de inversores extranjeros que se ven perdidos en la maraña administrativa de una comunidad autónoma de la que no tienen más referencias que las que se plasman en el pliego de condiciones de un concurso público internacional: la adjudicación de las minas de Aznalcóllar. La empresa canadiense se llama Emerita Resources, pertenece al banco de inversiones canadiense Forbes & Manhattan, y en su expansión internacional ha llegado a España con proyectos en Asturias y en Extremadura.

El problema ahora es que se han topado con la Junta de Andalucía. “Creemos que ocurren cosas raras”, afirma el director de Emerita. “Por eso queremos tu opinión como periodista andaluz”. Con un dossier de documentos oficiales, van detallando sobre la mesa las irregularidades administrativas a las que se han tenido que enfrentar. “¿No le parece a usted que todo esto es un escándalo?”. Un escándalo administrativo sí, claro, pero Andalucía, la Junta de Andalucía, está envuelta desde hace años en un fraude millonario, como el de los ERE o los cursos de formación, en los que las irregularidades administrativas son un pecado venial.

“Le entiendo –responde–, pero sigue habiendo cosas que no acabamos de entender”. ¿Por ejemplo? “A ver. Al concurso de las minas de Aznalcóllar optamos dos empresas, la nuestra y una mexicana que se llama Minorbis-Grupo México. Desde el principio, en la Junta de Andalucía nos han dicho que competimos en igualdad de condiciones, pero no parece que sea así. Hace unos días –dice el director de Emerita– se presentó en nuestra oficina uno de los directivos de la empresa mexicana. Quería negociar y nos sugería una fusión de los dos proyectos. Le dije que no, que el grupo inversor canadiense al que represento tenía capacidad técnica, humana y financiera suficiente para optar en solitario de la explotación de las minas de Aznalcóllar”.

El director de la empresa canadiense hizo entonces una pausa, removió de nuevo los papeles del dossier que tenía preparado y se ajustó el nudo de la corbata. “A ver –dijo–, lo extraño es que ese tipo, el mexicano, cuando desechamos la idea de fusionarnos pidió hacer una llamada. Salió del despacho, cogió su móvil y pocos minutos después volvió, como si trajera una contraoferta. Pero no era eso…”. El tipo volvió, entró en el despacho de Emerita y le dijo al canadiense: “En un momento van a llamarle de la Junta de Andalucía”. Le estrechó la mano y se fue. No habían pasado ni diez minutos cuando sonó el teléfono de director de la empresa canadiense. Era un alto cargo de la dirección general de minas de la Junta de Andalucía. “Me dijo que me llamaba desde el aeropuerto; estaba a punto de salir de viaje hacia Brasil y que sólo me llamaba para ver cómo estaba, cómo iban las cosas y que el Gobierno andaluz tenía plena confianza en nuestro proyecto. Nada más. Tal y como había anticipado el directivo de la empresa mexicana, nos llamó un alto cargo de la Junta de Andalucía sólo para que tuviésemos constancia de su llamada de teléfono”.

Cuando acabó de decirlo, fue cuando surgió la pregunta y la respuesta posterior. “¿Qué te parece lo que nos pasa?”, fue la pregunta. “Corleone”, fue la única respuesta. Prometí silencio entonces hasta que se resolviera el concurso internacional de las minas de Aznalcóllar y, más allá, hasta que un juez se pronunciara sobre la legalidad de la adjudicación que, como era de esperar, fue a parar a manos de los mexicanos.

Minorbis-Grupo México prometía una inversión de 304,6 millones, mientras que los canadienses se comprometían a invertir 642; los mexicanos calculaban 476 empleos directos y los canadienses 892; el Grupo de México anunciaba una cifra global de negocio de 1.620 millones de euros, y los canadienses elevaban esa cifra hasta los 6.800. La diferencia abismal no retuvo a la Junta de Andalucía en su determinación. Con las convulsiones políticas de enero de 2015, Izquierda Unida salió del Gobierno andaluz y el gabinete de Susana Díaz aprovechó para adjudicarles el proyecto a Minorbis-Grupo México. Todo lo demás es conocido: los canadienses recurrieron y una juez de Sevilla ha dictaminado ahora que el concurso internacional de las minas de Aznalcóllar se resolvió “sin observar el más mínimo rigor” administrativo y legal.

El primer caso de corrupción le ha estallado a Susana Díaz como presidenta, con los mismos vicios de los procesos que afectan a sus predecesores, Manuel Chaves y José Antonio Griñán. Una concesión "arbitraria", sin cumplir "los principios de objetividad, igualdad y no discriminación" y con "ausencia absoluta de trámite administrativo, de fiscalización previa, de bases reguladoras y de criterio", como remarca la juez Mercedes Alaya en muchos de sus autos sobre los ERE fraudulentos o los cursos de formación. “¿Qué te parece lo que nos pasa?”, preguntaron los canadienses. “Corleone”, fue la única respuesta. Prometí silencio hasta hoy.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Acoso de CiU, ERC, ICV y la CUP a una familia de Mataró por pedir educación bilingüe
Destacados dirigentes y concejales de los partidos nacionalistas junto a profesores y al AMPA encabezan una concentración para reclamar -entre gritos de "independencia"- el desacato a una sentencia que ordena a la Escuela Pia Santa Anna impartir educación bilingüe en las clases de dos alumnos. Padres y activistas independentistas proponen "arrinconar" a los niños y hacerles "un apartheid como con los negros". Tras la ofensiva, la familia valora renunciar al derecho que le han reconocido los tribunales.
Alejandro Tercero Cronica Global  14  Mayo  2015

En los últimos años, partidos y entidades nacionalistas -con la aquiescencia de un buen número de directores de colegio- han ejercido todo tipo de presiones contra las familias que reclamaban una educación bilingue en Cataluña. Su objetivo era muy claro: amedrentarlas para que desistieran en sus peticiones y, sobre todo, evitar que pidieran amparo a los tribunales.

Sin embargo, jamás se había llegado a los extremos de este miércoles. Varios centenares de personas, convocadas por Som Escola (entidad controlada por Òmnium Cultural) y por la AMPA (asociación de madres y padres de alumnos) del centro y con la participación activa de destacados dirigentes locales y concejales de CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP, se han concentrado ante la Escuela Pia Santa Anna de Mataró para exigir el desacato a la sentencia que ordena impartir, al menos, un 25% de las clases en castellano en los grupos de dos niños de una familia matriculados en ese colegio.

Entre los asistentes se encontraban el primer teniente de alcalde de la ciudad, Joaquim Fernàndez Oller (CiU); la segunda teniente de alcalde, Núria Calpe Marquet (CiU); el concejal Ramon Reixach Puig (CiU); el acaldable de ERC, Francesc Teixidó; el concejal de ICV-EUiA Esteve Martinez; y los 'números' dos y tres de la lista de la CUP para las municipales, Carme Polvillo y Joan Jubany, que han querido mostrar su apoyo público a la movilización.

La concentración se ha convocado bajo el lema "Defendamos la escuela en catalán. Desobediencia. No a la imposición judicial del castellano en la escuela Santa Anna'.

Durante el acto se han leído varios discursos. Una alumna del centro ha cargado contra el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, y ha hecho un llamamiento a movilizarse para defender la inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán. Un respresentante de los organizadores ha pedido a la Generalidad que "no dé ningún paso atrás" y evite el bilingüismo escolar.

En declaraciones a los medios, Fèlix Galceran (profesor de primaria del centro) ha denunciado que tras las sentencias sobre bilingüismo hay "una voluntad política" y "electoralista", y ha señalado que el colegio "pondrá a alguien" a disposición de los niños afectados para que puedan recibir una asignatura en castellano -pese a que la sentencia ordena que sea toda la clase la que reciba el 25% del horario lectivo en esa lengua-.

La presidenta de la AMPA de la escuela Santa Anna, Rosa Torroella, ha apuntado a la familia recurrió a los tribunales para garantizar los derechos lingüísticos de los niños: "Esta familia tiene sus ideas, y tiene todo su derecho a tener sus ideas, pero por dos personas se tiene que cambiar todo un modelo, y eso es un poco fuerte".

Otro profesor del centro, Carles Móra, también ha cargado contra la resolución judicial, tildándola de "atentado total", "infumable" y señalando que "no se tiene que permitir" porque es una "humillación".

Concentración politizada
Durante la concentración se han podido ver 'esteladas', carteles instando a la desobediencia y pancartas de los partidos independentistas, y se han coreado gritos a favor de la independencia de Cataluña.

Todo ello acompañado por los numerosos carteles colgados en las paredes del colegio con lemas como "Catalonia is not Spain" (firmados por la JNC, las juventudes de CDC), "Wertgonya" (haciendo un juego de palabras con 'Wert' y 'vergüenza', en catalán) y "Por un país de todos, la escuela en catalán" (con el logo de Som Escola).

Proponen "arrinconar" a los niños y hacerles "un apartheid como con los negros"
Por otra parte, en las últimas horas varios padres de la escuela Santa Anna se han movilizado en foros sociales para tratar de evitar que se acate la sentencia. Según ha trascendido, algunos de esos mensajes apuntan directamente a los padres de los alumnos que recurrieron a los tribunales para garantizar los derechos lingüísticos de sus hijos, e incluso ponen en el punto de mira a los propios niños, proponiendo que se les ha de "arrinconar".

Conocidos activistas del entorno de CiU de Mataró han ido más allá. Este es el caso de Oriol Abelló García, que desde su cuenta de FaceBook también ha señalado a los niños: "Gracias padres del alumno. Después, si su hijo se queda solo en la hora del patio, no es culpa de los otros sino de ustedes, que están a favor de que se haga un apartheid como en los EEUU hicieron con los negros".

La campaña de acoso nacionalista da sus frutos
Lo cierto es que las descomunales medidas de presión y acoso contra la familia que acudió a los tribunales para exigir el derecho a recibir una educación bilingüe parece que empiezan a dar sus frutos.

Según diversas informaciones, y a pesar de que la dirección del colegio habría propuesto impartir en castellano la asignatura de matemáticas en las clases de los dos niños demandantes, la familia podría estar valorando dar un paso atrás y renunciar al derecho a recibir una educación bilingüe que le han reconocido los tribunales.

España, democracia, constitución, derechos civiles, derechos humanos, etc.
Nota del Editor  14  Mayo  2015

Ya está todo dicho, y lo malo es que aún faltan por ver otras atrocidades de los miserables que se lucran con las lenguas regionales. Y el estado español mirando a otro lado.

¿Y quieren los partidos que se reparten la pasta que les votemos ? Estas gentuzas que se dedican a vivir de los demás, que se consideran políticos no tienen principio ético ni moral alguno.

En cualquier lugar medianamente decente, esas gentuzas miserables que han amenazado a unos ciudadanos españoles que reclaman un derecho constitucional y humano, ya deberían estar en la cárcel y condenadas también a pagar una multa brutal como brutal es su manifiesta intencionalidad y comportamiento.

Pero en España la justicia es un cachondeo, el estado español es una merienda de negros (sin ánimo de molestar a los negros), y los españoles, pues eso, tenemos lo que merecemos.


Recortes de Prensa   Página Inicial