AGLI Recortes de Prensa   Domingo 17  Mayo 2015

Estamos peor que en 2007, antes del colapso
Juan Laborda vozpopuli.com 17  Mayo  2015

Analizando los datos recientes de la economía global, escudriñando la evolución de los últimos indicadores de la economía estadounidense, y echando una ojeada a las previsiones del mercado, se pueden sacar varias conclusiones. Estamos en una situación parecida a 2007, las burbujas generadas por los Bancos Centrales –deuda soberana, deuda corporativa, acciones…– son insostenibles, solo es cuestión de tiempo que acaben explotando. La mayoría de los economistas siguen sin entender la naturaleza endógena del dinero, el papel de la deuda privada, y el dominio aplastante del principio de demanda efectiva. Por eso, no anticiparon el colapso de 2008; por eso, no anticiparán el que está en curso.

Pero existen diferencias respecto a 2007, mucho más preocupantes. La deflación se reactiva; el endeudamiento global es mayor; la inversión productiva privada en occidente está deprimida; la pobreza y las desigualdades se expanden sin control; los países emergentes también se desaceleran; y el volumen del comercio mundial se comprime. En este contexto, la concentración bancaria se ha avivado y, por lo tanto, el riesgo sistémico bancario es enorme. La economía real, en definitiva, es tremendamente frágil, y las auténticas reformas estructurales que deberían haberse puesto en funcionamiento, no se implementaron.

Las reformas pendientes
Con la crisis sistémica no se hizo aquello que era óptimo y eficiente, económica y socialmente. Las razones son obvias, por ineficiencia económica de las élites, por ideología, por defensa de los intereses de clase. Como condición necesaria, aunque no suficiente, se debería haber reducido el tamaño del sistema bancario occidental acorde a la economía real, mediante una reestructuración del mismo a costa de gerencia, propietarios y acreedores. Pero, adicionalmente, son necesarias otras reformas en el sistema financiero.

Hay que poner bajo supervisión pública los principales centros financieros internacionales. Se debe promover la separación plena entre la banca comercial y banca de inversión, mediante el restablecimiento global de la Ley Glass-Steagall. Es necesario también un control de la expansión del crédito ex ante en lugar de castigar a los deudores a posteriori –cualquiera que conozca la naturaleza endógena del dinero lo entiende–.

Aprovechándose del riesgo moral de que son “demasiado grandes para quebrar”, los bancos sistémicos, cada día mayores y más sistémicos, están siendo subsidiados por los contribuyentes de las distintas naciones. Es necesario acabar con ello. Se debe estudiar la necesidad de imponer límites a la concentración de depósitos, préstamos u otros indicadores bancarios, en definitiva al tamaño de los bancos.

Teniendo en cuenta el impacto del ciclo de materias primas en el crecimiento económico de productores y consumidores, es necesario volver a prohibir la participación en el mercado de derivados de la energía y de productos agrícolas a aquellos especuladores que no tienen posiciones físicas alrededor de los mismos, especialmente las mesas de trading de bancos que toman posiciones propias y que hacen que los precios estén sujetos a la avaricia y miedo de los inversores. Con la energía y los productos agrícolas no se juega a la ruleta.

Un sistema monetario internacional centrado en la economía real requiere de una nueva moneda reserva global, desconectada de naciones individuales concretas y que puede permanecer estable en el largo plazo, eliminando así las deficiencias inherentes causadas por el uso de monedas de naciones cuyo crecimiento se basa en el crédito. El método más sencillo es el de transformar los derechos especiales de giro (DEG) en este nuevo instrumento monetario global, con la participación de las monedas de las principales economías en la cesta de definición de su valor –dólar estadounidense, Euro, yen, yuan, rublo ruso, real brasileño, rand sudafricano, y el oro–.

Finalmente es necesaria una reforma radical de las composiciones del capital y de los órganos rectores de las principales organizaciones mundiales (FMI, Banco Mundial, OMC, Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, G-20), que debe incorporar a las nuevas potencias emergentes (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica, o Méjico).

¿Y España, qué?
Respecto a España, la situación es parecida a 2007. El gobierno actual ha emprendido una huida hacia adelante sin importarle las consecuencias, que arree el siguiente. En vez de aprovechar el descenso del precio del petróleo, la depreciación del euro y unos costes financieros más bajos para corregir desequilibrios e iniciar un cambio de modelo productivo, han actuado y actúan por meros cálculos electorales.

Intentan reactivar la burbuja inmobiliaria, en colaboración con el sistema bancario, que tiene que recuperar márgenes. Implementan una política de gasto público pro-cíclica y cruel. A lo largo de 2012 y 2013 el ejecutivo del PP hundió el gasto social, tan necesario para aliviar la situación de familias, mientras destinaba ingentes cantidades de dinero de los contribuyentes a financiar a terceros quebrados: el sector bancario patrio. Por el contrario, a lo largo del año en curso no han dudado en dopar el gasto de las distintas administraciones públicas, consumo público, para reactivar en el corto plazo el ciclo económico hispano y así decir que se crece al 3%. Como consecuencia, los desequilibrios alcanzan niveles históricos –máximos de deuda pública y deuda externa neta–.

Debería haberse iniciado en nuestro país una fase de incremento y modernización de nuestro aparato productivo. En este sentido, sería fundamental introducir la política industrial con la implementación de un programa nacional de inversión pública en sectores futuros estratégicos y de impulso a la innovación que ejerza un efecto “crowding in” o de arrastre a la inversión privada. Pero en vez de eso, se optó por empobrecer a las rentas del trabajo en aras de una falsa competitividad, e incrementar la deuda pública financiando a terceros insolventes y activando consumo público en período preelectoral.

La realidad es que cuando se incremente la aversión al riesgo y se reactive la desaceleración global, nuestro querido país se hundirá irremediablemente. Se activará una crisis de deuda soberana, continuará la recesión de balances privados, se avivará una crisis de balanza de pagos, y todo terminará en una profunda crisis social.

Iglesias pule un discurso inviable
EDITORIAL El Mundo 17  Mayo  2015

ENTRE el Pablo Iglesias que en octubre del año pasado arengó a los suyos, en un alarde de verborrea marxista, "a tomar el cielo por asalto, no por consenso", y el que ahora alienta a seguir trabajando para "hacer posible acuerdos con el PSOE", media un abismo de tan sólo seis meses en el que Podemos se ha hecho mayor. Domesticadas sus propuestas y tras soltrar lastre con la salida de Monedero, la formación que aglutina buena parte de la conciencia y el descontento que eclosionó con el 15-M aspira a representar una alternativa como la del PSOE de Felipe González antes de la victoria del 82, que entonces sedujo a la izquierda con una retórica embriagadora contraria a la OTAN y una fiscalidad elevada para las rentas altas. Podemos lo hace sin abjurar de sus orígenes radicales, conservando el flirteo cuando no el culto a los populismos de América Latina y aventando una política económica, basada en el aumento desproporcionado del gasto público, que irremediablemente conduciría a nuestro país al desastre en la medida en que supondría regresar a la situación previa que desencadenó la crisis económica.

"El populismo de izquierdas es clave para el cambio", sostiene Iglesias sin rubor en la entrevista que hoy publica EL MUNDO. La suavidad en el discurso que ahora se gasta, apoyada aún en la virginidad institucional de su proyecto, contrasta con la indefinición en asuntos clave -la estructura territorial o las relaciones con la Iglesia- y, sobre todo, el empeño en el relato ambiguo y viscoso con el que embadurna su oratoria sobre América Latina. El líder de Podemos asegura que "condena" el encarcelamiento de presos políticos en Venezuela, pero no duda en calificar de "positivo" el balance del chavismo. Iglesias obvia los efectos demoledores del derrumbe del régimen asistencial orquestado por Chávez, fruto en gran medida de la caída del precio del petróleo durante el desastroso mandato de Maduro. También silencia el estado comatoso de otras economías del continente, como la argentina, lastrada por el hiperproteccionismo, la inflación y el empobrecimiento de las clases medias.

Donde Iglesias sí ha abrazado el pragmatismo es en el análisis en clave nacional. "Quien quiera ser puro ideológicamente que no haga política porque ésta implica mancharse y asumir contradicciones", señala. Tal posibilismo, fruto de su determinación para alcanzar el poder, explica que en esta campaña pida el voto de los que apoyaron al PSOE en 1982. Sin embargo, el programa con el que Podemos concurre a los comicios del 24-M está cargado de propuestas con una financiación sin concretar, como la extensión de la educación universal y gratuita desde los 0 años o la creación de una difusa renta de "inserción". Todo ello trufado con una política fiscal irrealizable que incluye la eliminación de parte de las deducciones en la cuota autonómica del IRPF y el aumento de las cargas impositivas a las rentas superiores a 50.000 euros, una medida que desprende un tufillo casi confiscatorio.

La moderación de su plática puede estar en el origen del retroceso en las encuestas: Podemos bajó del segundo al tercer puesto en intención de voto en el último CIS. Iglesias acierta en suavizar el tono, pero le resultará difícil convertirse en un líder capaz de abanderar una alternativa de gobierno creíble mientras no abandone la demagogia propia de recetas políticas que ya fracasaron.

LA INVESTIDURA DE SUSANA DÍAZ
Ella es 'Flipe' González
EMILIA LANDALUCE El Mundo 17  Mayo  2015

'Susana y los viejos' ha sido sin duda lo peor de las últimas elecciones andaluzas. La historia bíblica ha sido repetida hasta el aburrimiento por analistas, articulistas y directores de periódico como si aquello fuera original, un mérito sólo atribuible al primero que lo escribió. Los viejos podían ser desde Felipe González hasta los jubilados. Así que sólo por no volver a leer esas metáforas manidas, votaría a Susana como dictadora vitalicia de Andalucía.

Semejante afán, sin embargo, no sería justo. Susana Díaz ha resultado ser un desastre. Su primer error fue no romper con sus dos predecesores, enfangados hasta las trancas de corrupción ya sea por palabra, obra u omisión. ¿Por qué no lo hizo? Seguramente porque debía su carrera a la alargada sombra de Chaves y Griñán, pero también porque no pretendía que las cosas cambiaran en el PSOE de Andalucía, tal como prueba la adjudicación ilícita de la explotación de la mina de Aznalcóllar que ha desvelado EL MUNDO.

Una de las insensateces en las que caímos algunos fue elevar a la presidenta de la Junta en funciones a la categoría de gran estadista. Leímos y escribimos que Susana Díaz era la única capaz de hacer frente a los nacionalismos y a la polarización de la sociedad. "Es la nueva Felipe González", escribimos seducida por el acento y su relativa juventud. Ojalá. Al final, la política trianera sólo ha sido casta (en el sentido de Podemos) y ambiciosa.

Recordemos por qué. Convocó unas elecciones absurdas un mes antes de la municipales y autonómicas que se celebraban en el resto de España. La vanidad de Susana le ha costado a los andaluces 12 millones de euros. Las encuestas internas del PSOE le otorgan cinco puntos más. ¿Qué son 12 kilos?

Por otro lado, está la decepción que nos produce "la gran estadista", incapaz de llegar a acuerdos con el resto de formaciones y tampoco de ceder a las lógicas pretensiones de transparencia. Si algo hizo que Felipe González llegara a presidente del Gobierno fue su capacidad de entenderse con el resto de partidos de la Transición, una habilidad de la que la aspirante a presidencia de la Junta parece carecer. En comparación, la podríamos denominar 'Flipe González', por el careto que se le ha debido de quedar al ex presidente con actuación de la que se creía su pupila.

Ciudadanos: una campaña muy larga para un programa muy corto
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 17  Mayo  2015

Como el fútbol va sustituyendo a los toros y al boxeo como archivo de metáforas de uso político, en los últimos días oímos que "a Ciudadanos se le está haciendo muy larga la campaña". Para los ajenos a las glorias y chascos del balompié, aclararé que eso significa que un equipo se encuentra sin fuerza en el último cuarto de hora de un partido que parecía dominar. De pronto, los extremos ya no desbordan a los defensas con facilidad y, si lo hacen, sus centros se van fuera o se quedan cortos; los medios pierden casi todos los balones en disputa (esos que los comentaristas deportivos, llaman "divididos", como si pudieran partirse en dos, como melones); y los delanteros no atinan a rematar, resbalan o tienen calambres.

A un equipo que va ganando 2-0 pero al que "se le hace largo el partido", le pueden acabar empatando e incluso ganando en los minutos de prórroga, por la clásica pérdida de balón en el centro del campo y el típico despiste de marcaje del defensa central, Hércules en la primera parte, al que se le escapa el delantero bullidor y, pum, el tercero. "El resultado no hace justicia a lo visto durante el partido", dicen los comentaristas lerdos, como si un partido fuera un juicio. "Hasta el rabo todo es toro", dicen los que aún van a Las Ventas. "Le ha faltado el "segundo aire", dicen los que se acuerdan del boxeo a doce asaltos, no doce anuncios, en el que un púgil que va perdiendo a los puntos, por ejemplo Mano de Piedra Durán, le atiza a su rival en el mentón un corto de derecha y le cuentan los diez segundos antes de que terminen los tres minutos del postrer asalto. Los toros se "rajan", el diestro "no ve al toro", el boxeador no encuentra la distancia… será por metáforas.

Sí, a Ciudadanos se le ha hecho larga la semana, y le queda una más, en la que puede tomar ese "segundo aire", que salva a los boxeadores en el noveno, alcanzar ese punto en que el torero "se centra con el toro tras dos tandas sosas y dándole distancia al toro, dibuja dos series de naturales con hondura, vaciando la embestida y ligando los pases, como debe ser".... O no.

El problema es el programa
Yo no creo que a Ciudadanos se les haya hecho larga la campaña sino que el programa se les ha quedado corto, por una sola razón: no lo tienen. Ningún medio ha dado a los candidatos de Ciudadanos tanta oportunidad de explicarse como Libertad Digital/esRadio. Incluso las "primarias" de Madrid las celebraron en La Mañana Villacís y Trabucchelli, lo que se tradujo en una participación de los votantes mucho más alta de lo habitual. El debate de dos jóvenes, guapos, aseados y educados fue un espectáculo Borgen del que nos congratulamos. Pero, metidos en harina y subiendo en las encuestas, los candidatos y el líder de Ciudadanos han tenido que ir explicando qué harían en el Poder. Y ahí, sobre todo en los impuestos, se han empezado a desinflar. Además, han mostrado una preocupante falta de sentido del ridículo, como cuando Rivera habla de la edad para entenderse con él en política, algo así como la "inteligencia generacional" que sin duda le falta a Rivera en el país –y cuerpo electoral- más envejecido de Europa; o el número máximo de personas –dos- que pueden vivir en una habitación so pena de ser borrados del padrón municipal y perder el derecho a votar. ¡Ciudadanos privando de derechos ciudadanos por una sanción municipal!

Estas dos últimas gansadas totalitarias, una, digna del Mussolini de Giovinezza, y otra, de Jean Marie Le Pen, prueban la costumbre, típica de la política televisada, de hablar sin pensar y convertir los principios en muecas. Azaña, que odiaba a Ortega, decía "no tiene ideas; enhebra ocurrencias". Pero incluso tomando en serio –y hay que hacerlo- estas ocurrencias frívolamente totalitarias, lo que empieza a pesarle en las alas a Ciudadanos es su falta de criterio en materia económica y fiscal. Y puede romper la tendencia de robarle votos al PP, filón hasta ahora inagotable.

Es paradójico que el PP pueda salvarse de la debacle absoluta por la propensión socialdemócrata, casi patológica, de C's, cuando el Gobierno de Rajoy ha perpetrado a traición una subida de impuestos más salvaje que la que proponía Izquierda Unida; cuando no ha recortado uno solo de los sueldos y privilegios de la casta política; cuando ha politizado al máximo –y era difícil superar al PSOE- la Justicia, hecho que, a la larga, garantiza que no se podrán hacer negocios sin pagar el impuesto de la corrupción; y cuando, anteayer, Prisoraya anunció un diluvio de millones, al estilo del Plan E de ZP, para comprar la voluntad de los electores. Es un disparate –véase nuestro editorial de ayer- que debería borrar de la mente ciudadana la idea de que este PP ha tenido, tiene o puede tener una política económica mínimamente seria, no digo ya liberal. Estas postrimerías del rajoyismo están desembocando en zafio caspazapaterismo. Mariano quiere comprar su candidatura como Solchaga o Rato en su día: tirando dinero público.

El refugio de Aguirre y la coartada de Aznar
Tras la evolución sorprendente y exageradamente socialista de los candidatos de C's para Madrid, Aguado –defensa a ultranza de lo público, empeño en reimplantar el impuesto de Sucesiones y Donaciones- y Villacís –crítica del dumping fiscal de Madrid que, perjudica a "otros territorios"-, se empieza a producir no un repliegue sino una carrera en pelo en busca del último refugio liberal de los madrileños, que es Esperanza Aguirre, frente a unos señores muy educados y duchados pero que muestran por la propiedad privada aproximadamente el mismo respeto que Podemos, que es ninguno.

La tertulia o mesa redonda del jueves en La Mañana con Luis Garicano, padre del programa económico de Ciudadanos, aún nasciturus (lo que conocemos de él en materia fiscal es mucho mejor que el criminal de Montoro, que conste), me confirma en la idea de que no es que Rivera no tenga una idea clara sobre la economía: es que se ha prohibido tenerla. Y eso le puede pasar factura en tantas candidaturas improvisadas con tanto bobo solemne, tanto amante bilingüe por bífido y tanto progre de Loewe.

Porque en estas, como se saca del rincón polvoriento al santo del pueblo para una rogativa a ver si llueve, Rajoy ha sacado a Aznar, que nos recuerda que hubo un tiempo en que todo el PP defendía, en general, lo que, en particular, algunos candidatos importantes, como Aguirre o Rudi o Bauzá, siguen defendiendo, que ese era el partido liberal-conservador que Rajoy mandó en Elche a freír espárragos. Junto a la idea nacional, claro. Y Ciudadanos, que tiene una idea nacional más clara que este PP eunucoide, carece, sin embargo, de unos principios, de donde vienen las ideas, que se plasman en programas en materia fiscal, que es como decir de libertad.

Así que sí, la campaña se le está haciendo larga a Ciudadanos. Es lo que pasa cuando el líder no sale de la tele y cree que la indefinición es una forma agradable de definirse. Esto no son –aunque también lo sean - unas Elecciones Generales; sin embargo, como dicen en Italia, "cuando no está el gato, los ratones bailan". Los candidatos locales enhebran ocurrencias fatalmente colectivistas y electoralmente funestas. El líder es pero no puede estar en todas partes; supervisa nubes y nublados, pero, agotándose en una campaña que no debería ser la suya, puede perder la que casi tenía ganada.

Bruselas da un toque a Soraya: denuncia la falta de control de los contratos públicos en las CCAA y municipios
Antonio Maqueda vozpopuli.com 17  Mayo  2015

Aunque reconoce los ahorros de la reforma de la Administración, la UE constata deficiencias en la licitación pública, la planificación urbanística y la eliminación de duplicidades.

Bruselas considera que la reforma de las Administraciones Públicas liderada por la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría se ha quedado corta a la hora de establecer mecanismos de control en las administraciones locales y regionales, tal y como se desprende de las recomendaciones del Consejo Europeo publicadas el pasado miércoles.

Es más, denuncia que en los últimos meses han proliferado las irregularidades en la contratación pública; que falta un mayor control de los planes urbanísticos; que se precisa avanzar más en la supresión de duplicidades administrativas y que hay que mejorar aún más los procesos de elaboración de leyes.

Aunque reconoce que la reforma bautizada como Cora ha logrado ahorros presupuestarios visibles, también explicita que éstos se han conseguido sobre todo a nivel nacional -unos 20.000 millones según el Gobierno, la mayor parte de ellos por la reducción de plantilla en las diversas Administraciones-.

Acto seguido, Bruselas pone el foco sobre las Autonomías y las entidades locales: “Se han tomado importantes medidas para mejorar la transparencia de las decisiones administrativas, pero no se ha avanzado en el reforzamiento de los sistemas de supervisión, especialmente en la contratación pública de las Comunidades Autónomas y de las Corporaciones Locales. No se han tomado medidas para reforzar las facultades de supervisión en el ámbito de la contratación pública y la planificación urbanística”.

En su evaluación del Plan de Estabilidad y del Programa de Reformas, los técnicos de la Comisión Europea destacan que en los últimos meses ha aumentado considerablemente el número de presuntas irregularidades cometidas en el ámbito de la contratación pública. Y subrayan que las más frecuentes atañen a las modificaciones ilegales de contratos, la división artificial de adjudicaciones para no tener que darles publicidad y el uso abusivo de procedimientos de urgencia y de mecanismos de cooperación entre entidades públicas.

"Estos son indicios de que existen defectos en los mecanismos de control durante el procedimiento de licitación y ejecución de los contratos públicos", sostienen los redactores del informe. La Comisión también señala que las sanciones vigentes no resultan lo suficientemente fuertes como para disuadir ni a los adjudicadores ni a los operadores económicos.

Por otra parte, en el ámbito de la racionalización del sector público, el Ejecutivo europeo apunta que todavía no se ha completado la eliminación de estructuras administrativas duplicadas. Éstas son las medidas "más difíciles de adoptar", comentan los hombres de negro.

Además, la Comisión explica que el éxito de la reforma de las Administraciones depende en gran medida de las administraciones locales y autonómicas. "Puesto que la actual legislatura está llegando a su fin, existen riesgos ligados a la aplicación de las medidas restantes", concluyen.

Respecto a los procesos de elaboración de leyes, si bien la Comisión tilda como un paso en la buena dirección el anteproyecto que modifica la Ley de Procedimiento Administrativo, también cree que ésta sólo aborda parcialmente dos aspectos imprescindibles para alcanzar la excelencia: por un lado, debe refozar todavía más la evaluación a posteriori de la legislación. Y por otro, la memoria obligatoria que valora el impacto normativo debería ser algo más completa, incluyendo sus costes, beneficios y posibles alternativas.

Tales afirmaciones suponen un jarro de agua fría para la reforma que tantas veces publicita la vicepresidenta Sáenz de Santamaría. De hecho, apenas se cumple una semana desde que el Ministerio de Hacienda presentase un anteproyecto de la Ley de Contratos del Sector Público, que precisamente intenta atajar algunas de las dudas que albergan las instituciones europeas.

En la actualidad, no hace falta un concurso si se contratan obras por una cuantía inferior a los 200.000 euros o para cualquier servicio o suministro por importe inferior a los 60.000 euros. Por no hablar de la práctica habitual de trocear los contratos con tal de no tener que someterse a la publicidad, un auténtico nido de corrupción. No en vano, de los 6.800 millones que adjudicó el Estado central, unos 1.200 millones se brindaron sin publicidad alguna. Sin embargo, la nueva legislación pretende que todos los contratos de las Administraciones por valor de 18.000 euros en adelante tengan que publicarse en internet, de forma que cualquier empresario pueda presentarse. Una obligación de dar publicidad que además se extiende a los partidos políticos, los sindicatos, las patronales y las empresas públicas.

Ahora bien, ¿cuál es el inconveniente de esta reforma? Que tan sólo se presentó como anteproyecto y, por lo tanto, apenas se cuenta con tiempo para que realmente se apruebe en esta legislatura. En realidad, se está dejando para que el siguiente Ejecutivo la retome y pueda tenerla lista en unos cinco o seis meses desde el comienzo de su legislatura.

El 15M, hacia la madurez
Mientras la elite cocina encuestas, el 15M confeccionó el menú y se prepara para servirlo. Si quieren disfrutarlo, voten mirando a las calles y las plazas. Olviden las encuestas
Víctor SampedroEl Confidencial 17  Mayo  2015

Los cuatro años de vida del 15M señalan otras tantas etapas de crecimiento. La criatura se nos ha hecho mayor; pero no vieja. No hay motivo alguno, pues, para la nostalgia. Ninguna edad pasada fue mejor. “Cada una tiene lo suyo”. “Para bien y para mal”, se suele añadir. Por eso, no son tiempos de balances. Que es lo que buscan los enterradores del quincemayismo. Un balance sólo es posible al final de una trayectoria que, esperemos, sea larga y, por tanto, fecunda. Generadora de muchas más sorpresas. Como las que proporciona la evolución de toda criatura viva. Más aún si recién concebida proclamó “voy despacio porque voy lejos”.

En 2011, el 15M surgido en las plazas (y antes en las redes digitales), fue una expresión ciudadanista. Invalidó la campaña electoral de los políticos profesionales, con dos eslóganes de incontestable mensaje. Toda una declaración de identidad: “No somos mercancías en manos de banqueros y políticos”. “Nuestros sueños no caben en vuestras urnas”. Juntos manifestaban autonomía, ganas de autodefinirse y desarrollarse con criterio propio. Algo así como la primera vez que tu hija te desafía: “Yo no soy tú y, mucho menos, tu proyecto”. Aquel primer año, la criatura, como si ya cumpliese diez, tomó conciencia de sí misma: comenzó a ejercer el “uso de razón” y exigió que se le reconociese como tal.

En 2012 –cada año de vida del 15M representa casi una década– el quincemayismo comenzó a pensar en el mundo laboral; en quién quería ser de mayor. Y el 15M veinteañero vio tan crudo, siquiera elegir de qué iba a comer, que supo autoconvocarse con los funcionarios jibarizados, las legiones de precarios, desempleados y exiliados económicos. Las mareas defendieron la sanidad y la educación públicas, líneas de flotación de un Estado de Bienestar que, como señalaba la PAH, ni siquiera garantizaba el derecho humano a techo. Fue entonces, cuando además de reinventar la acción sindical, se desplegaron proyectos de autoayuda y cuidado colectivo que reinventan los servicios sociales como bienes comunes autogestionados.

En 2013, ya treintañero, el quincemayismo empezó a perfilarse como actor político capaz de desbaratar el juego electoral establecido. Y mostró sus primeras intenciones sin ambages. El barómetro del CIS de abril de 2013 señalaba que PSOE y PP juntos apenas sumaban el 25% de la intención directa de voto. Nadie dio acuse de recibo de que el bipartidismo hacía aguas. Igual que se negó que el 15M expresaba un consenso mayoritario y transversal (con más apoyo y en todos los sectores sociodemográficos) que el de la Transición. Y, encima, opuesto... antagónico. El conflicto que planteaba el 15M ya no se gestionaba en pactos, basados en silencios y rubricados en los reservados de los restaurantes. Se expresaba en la calles, sin pedir permiso, buscando traducción instituciónal sin encontrarla. Por eso la construyó.

La amenaza/chantaje de “Yo o el caos” –del PP y el PSOE, para disimular su condición siamesa– ya no resultaba creíble: ¿dónde estaba la alternativa? Las redes del 15M desvelaron una misma trama mafiosa, tejida con silencios impuestos por el miedo, blindada con opacidad institucional y la connivencia de la oposición oficial. Cuando en junio de 2014, Podemos logró cinco eurodiputados y, meses después, se perfiló como la primera fuerza en intención de voto, los partidos tradicionales dieron muestras de reacción. Un 15M cuarentón les disputaba, como exigía su edad, gestionar su propio destino. Ya no intenta pasar de la protesta a las propuestas; sino adquirir y desplegar el poder de llevarlas a cabo.

El Podemos rompepistas se echó a bailar y todos comenzaron a imitarle. Nadie niega ya –al menos de boquilla– la conveniencia de realizar primarias en los partidos (abrirlos a la participación). Ni la exclusión de los imputados de las listas electorales e, incluso, de los parlamentos con sentencia condenatoria (transparencia ligada a purga de responsabilidades). Ya no hay en estas elecciones dos candidaturas capaces de imponer una agenda electoral fraguada por el duopolio político-mediático hasta ahora vigente (y que, como es lógico, aún resiste). Ningún tiempo pasado fue mejor. Ni siquiera debe darse por pasado. Lo único que merece la pena de cumplir años es reconocerse.

Y las candidaturas municipalistas independientes representan, por primera vez, una coalición de intereses al margen de las tramas inmobiliarias y los pesebres administrativos. Con Podemos han entrado a disputarles, sin créditos bancarios, el poder de frente. Como en las plazas hace cuatro años. Ni mejor ni peor que entonces. Con diferente edad e identidad. Por eso 2015 no será el año del cambio ni del recambio. La mayoría social y demoscópica pronto obtendrá una nueva traducción electoral; con más impacto y proyección. Que no les mientan. Nada se desinfla, sino que pasa a ser la atmófera que nos rodea. Mientras la elite cocina encuestas, el 15M confeccionó el menú y se prepara para servirlo. Si quieren disfrutarlo, voten mirando a las calles y las plazas. Olviden las encuestas.

*Víctor Sampedro es catedrático de Opinión Pública y Comunicación Política de la Universidad Rey Juan Carlos.

19 tesis sobre 'Charlie Hebdo'
Bernard-Henri LévyCronica Global 17  Mayo  2015

Se cumplen ya cuatro meses de los atentados de Charlie Hebdo, pero el debate sigue vivo y las confusiones persisten entre integrismo y terrorismo, la libertad de expresión y de creencia. En este contexto, la publicación en Francia de 'Elogio de la blasfemia' por parte de Caroline Fourest (Ed. Grasset) ofrece una excelente ocasión para recordar y afirmar algunas cuestiones esenciales, que no pueden quedar disimuladas por el fragor del debate. Recordar, por ejemplo:

1. Que Charlie Hebdo fue, y sigue siendo, más respetuoso con los musulmanes que los idiotas que creen honrarlos por la vía del asesinato.

2. Que los provocadores, los verdaderos provocadores, no son los autores de las caricaturas, sino todos aquellos que las utilizaron, restregándoselas a creyentes a los que de otra forma les habrían pasado desapercibidas, para montar manifestaciones que sirvieran, aquí, para hacer olvidar sus propios crímenes; allá, para colgarse la medalla de verdadero gran defensor del Profeta; más allá, para ejercer una oportuna presión en tal o cual negociación internacional, por ejemplo sobre la energía nuclear.

3. Que la portada de Charlie Hebdo tras la matanza, que mostraba a un Mahoma con lágrimas en los ojos y se titulaba "Todo está perdonado", fue la portada más dulce, más elegante y más pacificadora que pudo concebirse; y que aquellos que han pretendido lo contrario fueron unos incendiarios, además de unos cabrones.

4. Que aquellos que se atrevieron a decir que Charlie Hebdo "se lo había buscado" son como esas personas cerriles que, cuando una mujer sufre una violación, dicen que llevaba una falda demasiado corta.

5. Que los anti-Charlie Hebdo forman un vasto partido en el que uno se encuentra a Le Pen (que ve en el asunto la mano de "los servicios secretos"), Tariq Ramadan (que considera que Charb y Wolinski eran "unos cobardes"), Siné (que jamás ha tenido "reparos en admitir", como lo hizo en la radio Carbone 14 tras el atentado de la rue des Rosiers, que él "es antisemita" y que quiere "que cada judío viva con miedo"), los "Indivisibles" (esa secta, dizque de izquierdas, que tras haber dado la razón a Bin Laden al estimar, en 2010, que tenía "derecho" a responder a la prohibición del burka en Francia mediante decapitaciones en Pakistán, considera ahora que el problema no son los ataques terroristas, sino el "clima" de islamofobia que los causa) y los grandes muniqueses [por el Acuerdo de Múnich de 1930] de siempre (que en realidad, no son más que partidarios de una santa alianza de religiones).

6. Que los que se mantienen en esa posición de pretendida mesura, conciliación y sosiego, jurando por los dioses más sagrados que jamás de los jamases no se tocará el tabú del vecino, tan sólo olvidan el detalle de que el tabú de uno es casi siempre una blasfemia para otro, y que es cuando se sacraliza cuando se desata el gran carrusel de violencias miméticas y asesinas.

7. Que la incitación al asesinato de personas es un crimen, pero reírse de su fe es un derecho.

8. Que el racismo contra los franceses musulmanes es una infamia, pero que la crítica del Corán, como la de los textos judíos o cristianos, es una conquista del laicismo.

9. Que hay caricaturas que estigmatizan y hay caricaturas que emancipan.

10. Que hay quien utiliza el humor para convocar la solidaridad con los más castigados; y hay quien no tan sólo pretende enfrentar a unos contra otros.

11. Que el concepto de islamofobia es un concepto vacío, que no sirve más que para desarmar esa otra vigilancia antirracista que se fija en el odio contra los judíos, contra los cristianos, contra los ateos o contra los demás musulmanes, que ciertos musulmanes predican.

12. Que se puede ser, en efecto, musulmán y racista.

13. Que las minorías no tienen la razón por el mero hecho de serlo, y que, cuando se equivocan, cuando los oprimidos o los excluidos se convierten en racistas, no hay lugar para remilgos a la hora de hacérselo saber.

14. Que se dice: "no quiero estigmatizar a los humillados", que se insiste: "temo que, al legislar, añadamos más inseguridad a su malestar". Cuando la verdad es que lo que no queremos es molestar a Arabia Saudí (adepta al burka) ni irritar a Pakistán (país en el cual decir "soy católica", como hizo Asia Bibi, es un crimen que merece los peores castigos), ni siquiera, ya puestos, incomodar a Corea del Norte (país que estaría encantado de que censuráramos las películas que se burlan de su régimen).

15. Que, con este tipo de razonamientos, no tardaremos en incorporar a nuestros códigos civiles y penales las leyes de todas las dictaduras del mundo.

16. Que es curioso que que los mismos responsables de las televisiones norteamericanas que escogieron no mostrar las caricaturas, no mostraran el mismo pudor a la hora de exhibir el cuerpo destrozado del policía que protegía a Charb; ¿es sólo que son hipócritas?, ¿se habrán dado cuenta, después de hacer números, de que sale mejor ofender a la familia en duelo de un defensor de la República que a la familia real de Qatar o de Kuwait?

17. Que, cuando se miran con atención los escenarios de atentados yihadistas, cuando se constata que los asesinos de Theo Van Gogh y del centro cultural de Copenhague han crecido en las ciudades europeas más abiertas a los extranjeros, cuando se ve que Jihadi John, uno de los verdugos más sangrientos de ISIS, es un titulado de la Universidad de Westminster, cuando se piensa en el millonario Bin Laden o en el hijo de la familia Omar Sheikh, secuestrador de Daniel Pearl; cuando se recuerda, a la inversa, que fue un inmigrante sin papeles, Lassana Bathily, el que salvó a seis judíos, un bebé entre ellos, en el Hyper Cacher de Vincennes... no se puede, por decencia, seguir correlacionando el terrorismo con los "desgarros de nuestra sociedad".

18. Que la miseria no es una razón.

19. Que uno se integra en el yihadismo por ideología o por gusto, no por desesperación social.

Al margen de lo que se pueda pensar, no tenemos derecho a esquivar estas tesis. Resultan necesarias y útiles, como lo es el libro de Caroline Fourest, para llevar a cabo algunos de los combates que nos impone nuestro tiempo.

[Artículo traducido y adaptado por Juan Antonio Cordero Fuertes, publicado originalmente en 'La règle du jeu' y reproducido en CRÓNICA GLOBAL con autorización del autor]

La fiesta del 15-M continúa
Pablo Sebastián republica  15  Mayo  2015

Se han cumplido cuatro años de la gran manifestación y acampada del 15-M en la Puerta del Sol de Madrid, a la que siguieron concentraciones similares en la gran mayoría de las capitales de España, ante el asombro de millones de españoles que entendieron llegada la hora del cambio de política y de políticos. Lo que finalmente traerá un cambio de Régimen como ya se atisba en todos los sondeos electorales que anuncian el final del bipartidismo de la transición, con la entrada en liza de Podemos y Ciudadanos, como se ha demostrado en Andalucía.

La explosión ciudadana española, que dio la vuelta al mundo y asombró en nuestro entorno europeo, fue la respuesta ciudadana a la pésima gestión de la crisis económica por parte del entonces gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, y en justa réplica e indignación contra la enorme corrupción política que no ha cesado de emerger y crecer en torno a los dos grandes partidos del país, PP y PSOE.

Desde entonces han cambiado muchas cosas en España, empezando por el hundimiento electoral del PSOE y la llegada de la mayoría absoluta del PP. La que de poco les ha servido porque el mal gobierno y la corrupción siguen ahí. Luego llegó la abdicación del Rey Juan Carlos I, un gesto obligado en defensa de la institución monárquica que también estaba tocada por el caso Nóos de corrupción donde la infanta Cristina y su esposo Urdangarin están imputados y van camino de sentarse en el banquillo de los acusados en un juicio que no tardará en comenzar.

Pero en este tiempo han salido a la luz otras cuestiones como la necesidad de una profunda reforma del sistema político vigente con varias cuestiones en juego que afectan a la propia Constitución: la necesaria separación de los poderes del Estado, la ley electoral, la obligada democratización interna de los partidos políticos, el problema territorial -empeorado por el desafío secesionista catalán-, el ‘reglamento’ de la Corona, y necesarias garantías para la libertad de prensa y de expresión, seriamente dañadas en los últimos años.

Todo esto está por hacer y hay que llevarlo a cabo con premura y grandes pactos de ámbito nacional, ahora que se acaba el tiempo de las mayorías absolutas y que comienza la hora de los grandes pactos políticos para la gobernabilidad de ayuntamientos y autonomías. De la misma manera que hace falta un gran acuerdo nacional para la lucha contra la crisis económica y el paro, rompiendo la linea divisoria de la izquierda y la derecha, como ocurrió en los Pactos de la Moncloa al inicio de la transición.

Éstas deben ser las consecuencias del espíritu del 15-M del que Podemos se reclama como el único representante político lo que no es verdad, porque las clases medias, y no solo la izquierda, también estuvieron ahí. Y porque su catarsis fue mucho más lejos de lo que ellos mismos se esperaban al entrar su dinámica reformadora en amplios sectores de la sociedad. Lo que ahora nos conduce al nuevo cambio político que está a punto de comenzar.

De lo simbólico a lo ridículo
Miriam Tey Cronica Global 17  Mayo  2015

"La verdad no siempre está dentro de un pozo. En realidad, creo que en lo que se refiere al conocimiento más importante, la verdad es siempre superficial". La propuesta de una Ley de Lenguas para instituir como cooficiales todas las lenguas regionales en todo el territorio español, que ha abierto un interesante debate en estos últimos días, me ha traído esta frase de Monsieur Dupin, de Edgar Allan Poe, rescatada por Sánchez Ferlosio en un artículo en el que parodiaba cuántas veces nos complicamos la vida sin necesidad y que, por ejemplo, es fácil descubrir las ideologías que subyacen a tantos estereotipos verbales.

Y ya que Alejandro Tercero tan amablemente me empuja a la arena, intentaré aportar algo a este rifirrafe. Y como en artículos como los de Trancón, Leal, Rodríguez, Robles, Arenas, Oya, Puertas, Espada, Moreno y de Ramón, entre otros, se han expuesto razones largamente a favor y en contra de esta propuesta de ley, voy a tratar de no insistir demasiado en argumentos ya dados.

Vaya por delante que mi disposición es constructiva y no dudo de la buena fe de todas las personas que han trabajado en el proyecto para presentar esta Ley de Lenguas, empezando por Mercè Vilarrubias y un representativo grupo del PSC. Comprendo perfectamente que el objetivo que les mueve es el de cohesionar y tratar de conseguir, por vía del ejemplo, que las lenguas sean tratadas en toda España con respeto y se les conceda el valor simbólico que, aunque discutible, muchos les dan.

Si entiendo bien, se propone esta ley para "desarrollar una cultura lingüística que valore el plurilingüismo de España y de sus Comunidades bilingües y se perciba como una riqueza cultural de todos los ciudadanos" (Vilarrubias), así como para impeler a los gobiernos de las Comunidades bilingües a actuar de manera respetuosa con ambas lenguas.

¿Es la ley la fórmula más idónea para lograr algo así? ¿Es una buena idea imponer la cultura y el respeto por las lenguas a golpe de ley? No creo que ésta sea la vía adecuada, ni tan siquiera la finalidad de las leyes. Pero aun olvidando la pertinencia del uso de una ley, si nos atenemos al éxito que las leyes reguladoras de la lengua y la educación han tenido aquí en Cataluña, y eso que sólo han pretendido ser, como les toca, las garantes de los derechos de los hablantes, ya podemos deducir que tal vez este camino no el más adecuado para lo que se pretende. Las lenguas no se imponen a voluntad, las lenguas son seres vivos con vida propia y sus propias leyes internas, como todo el mundo sabe, pero también atienden a propiedades externas, de manera que encuentran siempre el camino más corto para cumplir su función: la comunicación y, en el mejor de los casos, el entendimiento.

Estamos de acuerdo, al menos los firmantes de los artículos mencionados, en que Cataluña dista de encontrarse en una situación ideal; más bien (cito a Vilarrubias) "al contrario, se ha optado en numerosas ocasiones por programas pro monolingüismo, que excluyen el español y se sostienen en razonamientos -hoy ya consignas fosilizadas- que no resisten un análisis objetivo". Frente a esta injusta situación, la propuesta es promover una ley que, de forma ejemplarizante, a base de obligar al resto de España a apreciar (y a pagar) las lenguas utilizándolas de forma más simbólica que real, consiga, entre otras cosas, que en Cataluña se respete también el español junto al catalán (aunque incomprensiblemente el español no se mencione en la ley). Si coincidimos en que "las lenguas distintas del español no están muy bien protegidas y promocionadas sino que han sido secuestradas por unos gobiernos nacionalistas que las usan a su antojo" (de nuevo Vilarrubias), no parece que la mejor fórmula para cortar este abuso sea que toda España se involucre en el tema que nosotros no hemos sabido resolver.

¿No sería más fácil unir nuestras fuerzas para que la ley que defiende los derechos de los hablantes sea respetada allí donde actualmente no lo es? Esta propuesta de ley surge de unas jornadas organizadas por el PSC y resulta chocante por contradictorio que éste, mientras dice defender el bilingüismo en Cataluña, se una a los partidos nacionalistas (CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP) para excluir el castellano de las aulas como lengua vehicular, al tiempo que tildan al Gobierno de cafre y de atentar contra la cohesión social cuando presenta un recurso para que se cumpla la ley...

¿Cómo podemos quejarnos simultáneamente de que no se cumplan las sentencias, o de que el Estado no defienda el español en Cataluña? ¿Cuántos años hemos estado los catalanes callados o bailándoles el agua a los nacionalistas? ¿Esperamos que nos vengan a rescatar y cuando tratan de hacerlo se nos acentúa el síndrome de Estocolmo? ¿Cuánto tiempo hemos evitado exigir lo que considerábamos nuestros derechos, por no provocar el aislamiento de nuestros hijos en un colegio que podía convertirse en un entorno hostil, por no perder el trabajo o la posibilidad de tenerlo, por no sentirnos agredidos en una sociedad intolerante y fanatizada que no perdonaría nuestras denuncias?

Si esta ley nace, tal y como sostienen los que la defienden, entre otros motivos para contrarrestar la política de inmersión que hay en Cataluña, hay una alternativa más fácil: basta con decir no, no hay pacto, sencillamente no podemos negociar con nuestros derechos, ni pensar en vías alternativas para ser aceptados entre los que no quieren formar parte de nuestra comunidad. Eso sería adentrarnos más en su sinsentido y abuso, sería como considerar más democrático al ciudadano que, cuando le agreden amenazándole con cortarle la mano, se prestase a dialogar para pactar que tan sólo le cortasen un dedo.

Para respetar y valorar otras culturas, otras lenguas distintas de la propia, no es necesario ni transferirlas del territorio donde se hablan, ni siquiera hablarlas, como no es necesario pintar para ser un experto en arte, ni trasladar la Giralda de ciudad para admirarla. El respeto y la dignidad no se muestran con piruetas inútiles y con lo que, al menos a mí, me parecen gestos vacíos. La dignidad del otro se respeta tratándolo de tú a tú, sin consideraciones condescendientes, sino con autenticidad, con el mayor realismo y veracidad posibles. Podemos respetar sin emular, sin compartir, hasta sin coincidir, basta con que nos valoremos. Los símbolos pueden ser útiles, pero todo depende del coste, y en este caso, cuando a mi juicio se trata de un absurdo fundamentado en una injusticia, no creo que valga la pena pagar por ellos.

Además, por otra parte, si somos francos, para qué quiere un joven de cualquier autonomía aprender gallego, vasco o catalán si con cualquier ciudadano de cualquier Comunidad se puede entender en español... ¿Qué padre escogería como asignatura para su hijo una lengua (no siendo la materna) como el catalán, el gallego o el vasco si pudiese optar por el inglés, el chino o el árabe? Efectivamente, como dice Francesc Moreno, "saber lenguas te prepara mejor para un mundo global; no es un pasivo, es un activo para ser competitivo". Sí, pero habría que precisar que, aunque todas son igualmente valiosas, unas son más útiles que otras.

Por último, si el objetivo es cohesionar a las gentes de España sólo hace falta viajar un poco, salir de casa y tomarse una copa en cualquier ciudad de nuestra geografía, donde además la hospitalidad es moneda de cambio. Eso sí sería fácil de estimular, se podría, por ejemplo, incentivar los intercambios entre estudiantes, a través de algún tipo de intra erasmus entre universidades españolas que les facilitara la oportunidad de conocer, respetar y convivir con gente de otras autonomías mientras cursan sus estudios, poniendo facilidades y no dificultades, como el peaje de la lengua, para que estos intercambios se produjesen entre alumnos y profesores de forma cómoda y placentera. Esto, claro, suponiendo que nos dirigimos a personas que quieren formar parte de la misma comunidad, porque, con aquellos cuyo único objetivo es la secesión, nada de esto hará que cambien de opinión; opinión lícita por cierto, aunque no siempre lo sean los mecanismos para imponerla.

La cultura es un lujo, una riqueza, a la que debemos tener el derecho de optar sin imposiciones. O eso creo yo.

El Tribunal de Cuentas denuncia
Publicidad institucional: descontrol y despilfarro
 gaceta.es 17  Mayo  2015

Soria destinó casi todo su presupuesto de 2012 a campañas sobre Canarias. Sebastián patrocinó un suplemento en La Razón en época electoral sin informar de que estaba pagado por el ministerio.

Según informa 'El BOE nuestro de cada día', en los últimos días, el BOE ha recogido información sobre contratos de publicidad y comunicación institucional de la Administración General del Estado de los ejercicios 2010, 2011 y 2012. El documento, que saca a la luz numerosas irregularidades, destaca la falta de planificación, que se traduce en contratos de urgencia y campañas de última hora que no estaban previstas en los planes iniciales. Además, critica que es imposible evaluar si se cumplen los objetivos de “eficacia, austeridad y eficiencia” por culpa de la “escasa utilización de mecanismos para la cuantificación y valoración del cumplimiento de los objetivos”. Esto es, en la mayoría de los casos es imposible saber si el reparto de medios y el mensaje transmitido sirvieron para algo.

Para el estudio, el Tribunal de Cuentas ha tomado como modelos los ministerios de Fomento, Industria y Sanidad, además de dos organismos públicos: la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) y el Instituto de la Mujer. Las irregularidades más destacadas se encuentra en el Ministerio de Industria, Energía y Turismo. El informe destaca que toda la publicidad institucional de 2010 y 2011 se adjudicó mediante un único contrato, denominado “de difusión de iniciativas del ministerio”.
Industria: Canarias y publicidad encubierta

Si vamos al detalle, encontraremos que bajo ese epígrafe se encontraban diferentes iniciativas de publicidad institucional que van desde el fomento del ahorro energético hasta la difusión del DNI electrónico. Eso sí, si nos fijamos en el año 2012, ya con José Manuel Soria al mando, veremos que de los 78.000 euros gastados, 60.000 se destinaron a campañas vinculadas con la Isla del Hierro y las Islas Canarias, lugar de procedencia del ministro. La única campaña que se sale de esos criterios es la relacionada con el Plan PIVE, que costó 18.000 euros.

Durante el gobierno socialista también se produjeron irregularidades. En 2010, el Gobierno financió el suplementoTu salud, especial emprendedores verdes, de La Razón. Esta publicación incumplió la ley por dos motivos: se difundió durante periodo electoral (hubo comicios en Cataluña) y, además, en las páginas no se incluyó el logo del Ministerio de Industria ni ninguna información que permitiera saber que el Gobierno había financiado dicho suplemento.

Además, el Tribunal de Cuentas asegura que las encomiendas de gestión a Red.es para gestionar la publicidad institucional que se han firmado durante los tres años analizados no tienen razón de ser, puesto que Red.es no tiene más medios para crear los anuncios y difundirlos que el propio ministerio, sino que los subcontrata. Además de encarecer los costes al incluir a otro intermediario, estas encomiendas permiten evitar ciertos mecanismos de control público, puesto que los contratos pasan de ser administrativos a privados. La fiscalización de este ministerio incluye otras ilegalidades, como por ejemplo facturas con fecha anterior a la adjudicación de los contratos.
Las campañas de Sanidad, siempre en diciembre

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad tampoco se libra de las críticas del organismo fiscalizador, que destaca que no se realizaron estudios previos para establecer objetivos en -casi- ninguna de las campañas. La excepción es la destinada, en 2010, a prevenir embarazos no deseados. Desarrollada por el Instituto de la Mujer, gracias a unos pliegos poco objetivos, se acabó adjudicando a la empresa que peores puntuaciones había obtenido en términos de calidad pero que sacó las mejores puntuaciones en redes sociales y márketing de buscadores, aunque esos dos medios para la campaña solo supusieran el 2% del coste total. El desbarajuste acabó, como señala el Tribunal de Cuentas, en que el Gobierno pagó un precio muy superior al que podría haber pagado a otra de las empresas participantes.

Esa falta de planificación se muestra también en el hecho de que la mayoría de las campañas del ministerio se difundieron en el mes de diciembre, sin establecer en ningún lado las razones de la elección de ese marco temporal.

Las campañas contra la violencia de género, las más importantes del Ministerio de Sanidad, redujeron su presupuesto de forma sustancial en esos tres años, pasando de 4,8 millones de euros en 2010 a 1,3 en 2012. Esta última levantó ciertas sospechas, al descubrirse tras una pregunta parlamentaria que medios con menor difusión habían obtenido mayores inserciones publicitarias.

Además, en 2012 no se ejecutaron dos campañas previstas en el plan anual, destinadas a fomentar la igualdad en la empresa y la igualdad salarial y presupuestadas en 300.000 euros cada una. En 2010, la Asociación Nacional Empresarial de la Industria Farmacéutica recurrió una campaña para fomentar el uso de genéricos, pero el recurso fue desestimado por la comisión responsable.
Campaña ilegal en la AESAN

La ley prohíbe campañas de publicidad institucional que destaquen “logros de gestión” de las administraciones públicas. Este punto, que se incumple en reiteradas ocasiones, se quebrantó de nuevo en 2011 con una campaña de la AESAN titulada Cumplimos 10 años. Durante esos 10 años tu tranquilidad ha sido nuestro objetivo y lo seguirá siendo. Pese al título de la misma, la agencia pública la enmarcó en sus planes anuales para fomentar hábitos saludables.

Además de la falta de estrategia y control, el informe del Tribunal de Cuentas critica la falta de información remitida por los organismos públicos. El Ministerio de Fomento, por ejemplo, no incluyó en el plan de publicidad institucional una campaña realizada en 2011 que costó casi medio millón de euros. Además, adjudicó en 2010 un contrato por el procedimiento de urgencia, simplemente porque nadie previó que el anterior caducaba. La ley solo permite utilizar este método por causas no imputables a la administración.

Ese único contrato de Fomento para todas sus campañas, que se prorrogó en 2012, también presenta deficiencias en el apartado de creatividad de los anuncios. Los pliegos solo establecían el coste por hora, sin marcar un límite de gasto. Así, la empresa adjudicataria pasó facturas por muchas más horas y, por lo tanto, coste, que las estimadas.

España / Víctimas del Terrorismo
Covite denuncia la «falta de escrúpulos» con la que el entorno de ETA adoctrina a niños
M. Casado. Madrid. La Razon 17  Mayo  2015

Covite denuncia la «falta de escrúpulos» con la que el entorno de ETA adoctrina a niños

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) ha denunciado en un comunicado la «falta de escrúpulos» de quienes utilizan a los niños para promover un acto a favor de los presos de la banda terrorista ETA en Hernani. A su juicio, el objetivo es integrar a los más pequeños en un programa con un «claro afán adoctrinador» y pide a la Fiscalía de la Audiencia nacional que investigue los hechos.

El Colectivo informa de un acto celebrado hoy en Hernani bajo el lema “Día de la Solidaridad”, cuyos protagonistas eran 24 miembros de la organización terrorista, naturales de esta localidad y que han sido presentados como “presos políticos”, ya que todos ellos cumplen actualmente condena en diversas cárceles de España y Francia.

Tras tener noticia de que el acto iba a producirse, Covite ha dado traslado a la Fiscalía de la Audiencia Nacional, a la que ha enviado un dossier elaborado con información procedente de los propios vecinos de Hernani que se han puesto en contacto con ellos para denunciar los hechos.

El Colectivo también ha informado a la Fiscalía de la Audiencia Nacional de que los promotores del acto tenían previsto celebrar desde una carrera de relevos entre niños y adultos hasta una subasta, en la que se instaba a los adultos a pagar 15 euros y a los niños, cinco. En este sentido, y pese a que los organizadores han anunciado que las ganancias serán destinadas a sufragar los gastos de los viajes de los familiares de presos de ETA a las cárceles, la asociación de damnificados ha solicitado que se investigue el destino de esa financiación.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Rajoy renace del plasma.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 17  Mayo  2015

¿Pero cómo se puede confiar en Mariano Rajoy si ha sido incapaz incluso con una mayoría parlamentaria de hacer cumplir la Constitución en la Comunidad autónoma de Cataluña y ha permitido que auténticos traidores y delincuentes campen a sus anchas y violen los derechos fundamentales de los españoles? Un hombre que se avergüenza de mencionar a las víctimas del terrorismo allí donde ETA ha sido el azote de la libertad y donde se permiten partidos políticos como BILDU que dominan Ayuntamientos y hacen apología del terrorismo. Porque si algo ha demostrado Mariano Rajoy con su equipo de gobierno ha sido una política de seguidismo vergonzoso de la del PSOE de Zapatero y su “proceso de paz” con la suelta de etarras y el ninguneo de las víctimas y lo único que es capaz de ofrecer es que el AVE llegará a El País Vasco en el 2019, como si eso fuera el colmo de las aspiraciones independentistas y además dependiera de él.

La traición que ha cometido Mariano Rajoy a todos los que confiamos en él no se paga ni relegando a su partido, cómplice necesario, a todo su equipo y a él mismo al ostracismo. Demasiado poco me parece ese castigo para quienes siguen permitiendo los desmanes del nacionalismo separatista. Demasiado poco castigo me sigue pareciendo para quienes muestran su cobardía a la hora de aplicar las sentencias del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional y permiten que el separatismo se imponga por la fuerza de la insumisión y del desafío. Un Gobierno y un partido que han decidido no gobernar, mirar para otro lado, permitir la gestión desleal y la traición a todos los compatriotas que luchan por sus derechos y por algo tan simple como que se cumpla la Ley.

Porque la única realidad ha sido que habiendo tenido la oportunidad y el poder, lo han desaprovechado y malgastado en políticas mediocres y "faenas de aliño" llevando a España a una situación de endeudamiento asfixiante que hipotecará a generaciones de españoles y les hará perder el tren del desarrollo, mientras dedican sus esfuerzos a pagar los impuestos para financiar la incompetencia, la desfachatez y la corrupción. Y a eso le llaman “trabajo bien hecho” y proponen más de lo mismo con un eslogan tan irreal, cínico y falaz como el de “hacer” ahora lo que no han hecho y podían haber hecho, “trabajar” pero solo en su propio provecho y “crecer” pero solo en el error y en el abismo que les separa de los ciudadanos.

Ninguna encuesta podría ser capaz de reflejar el verdadero sentimiento de frustración, de rechazo y de ira que ha conseguido despertar el PP entre los ciudadanos. Pronto se verá que la realidad siempre supera a la ficción, esa que entre los aduladores y organismos serviles con el poder han creado para poder exprimir hasta el final el ilusorio cuerno de la abundancia de lo público. Podrá Mariano Rajoy prometer hasta quedarse sin voz. Podrá querer ahora presentarse como alguien cercano, renacido del plasma donde se quemó, que incluso va en bici y derrama euforia, optimismo y días azules de verano. Podrá ponerse una piel de cordero, pero seguirá siendo el mismo lobo frío e insensible que solo persigue a su presa, el poder.

Personalmente hace tiempo que este endiosado líder dejó de engañarme. Mis escritos así lo reflejan. Solo la fuerza mayor de lograr un vuelco electoral para desterrar de una vez al PSOE de Zapatero, Rubalcaba y demás patulea pudo convencerme para confiar por una sola vez. Y una vez más este sujeto incalificable ha demostrado no merecer ninguna oportunidad. Solo espero que la Historia de España si alguna vez hace referencia a su efímero paso por el Gobierno de la Nación, sea solo para calificarle con la severidad que se ha ganado a pulso por su mediocridad, soberbia y demostrada incompetencia.

Porque las cosas son como son y no como nos las intentan hacer ver. España se merece algo mejor que la alternancia en el poder del PSOE y del PP. Demostremos que el caos son ellos y no lo que va a quedar tras ellos. España y los españoles nos merecemos algo mejor y lucharemos por alcanzarlo.

La cacería lingüística en Mataró no debe quedar impune
EDITORIAL Libertad Digital 17  Mayo  2015

La familia catalana que pidió para sus hijos el derecho a recibir parte de su educación en español ha sufrido un episodio de acoso callejero impropio de sociedades civilizadas. Diversas facciones nacionalistas organizaron el miércoles pasado una manifestación de inspiración totalitaria, para intimidar al matrimonio que ha ganado en los tribunales el derecho que le debería haber garantizado la Generalidad si en Cataluña se cumplieran la Constitución y las leyes: escolarizar a sus hijos en su lengua materna, al menos en una parte de las asignaturas que cursan a lo largo de su proceso educativo.

Los miembros de la ANC, Omniun Cultural y Som Escola, grupos subvencionados por el nacionalismo para imponer en la sociedad su proyecto totalitario, se dieron cita frente al colegio concertado en el que estudian los niños para exigir la desobediencia de la sentencia que obliga a impartir el 25% de las clases en castellano. El objetivo no era otro que amedrentar a los padres que han conseguido que los tribunales reconozcan sus derechos, hasta el punto de que destacados participantes en esta cacería callejera ya han amenazado con tratar a los hijos de este matrimonio como a los negros en EEUU durante la época de la discriminación racial.

Pero lo que otorga una mayor gravedad a este espectáculo infame de acoso tumultuario es la connivencia de las autoridades del centro educativo concertado y, sobre todo, la participación de altos cargos de los partidos separatistas y de la izquierda catalana en una operación que debería avergonzarles si Cataluña no fuera una región donde el poder político fomenta estas exhibiciones de totalitarismo identitario.

Peor aún es que el Estado no haya actuado todavía en este asunto que cuestiona seriamente su vigencia en un amplio territorio de la nación española. La fiscalía tiene que abrir una investigación sobre este episodio ignominioso, que nos retrotrae a las persecuciones callejeras de los judíos en la Alemania nazi o a la de los disidentes del castrismo en la isla cárcel por parte de los infames comités de defensa de la revolución. Los cargos municipales y autonómicos presentes en el lamentable acto de repudio tienen que ser obligados a afrontar su responsabilidad por esta incitación al odio contra una familia que se ha limitado a pedir un derecho que le reconoce nuestra Carta Magna.

El Gobierno, además, está obligado a cortar de raíz, de una vez por todas, con esta impunidad de los nacionalistas y su dictadura lingüística a despecho de las leyes y los tribunales. El Estado tiene que recuperar las competencias educativas para garantizar el derecho a recibir la educación en lengua materna en todo el territorio nacional, como ocurre en todos los países. En Libertad Digital siempre hemos defendido ese principio esencial, que el acoso callejero e institucional de los nacionalistas contra esa familia indefensa de Mataró lo convierte hoy en más acuciante que nunca.

¿Apartheid para los que piden estudiar en castellano en Cataluña?
"El patriotismo es el sentido generoso de la responsabilidad colectiva. El nacionalismo es el gallo jactancioso en su propio corral”. Richard Aldington.
Miguel Massanet www.diariosigloxxi.com 17  Mayo  2015

Cuando un territorio se obceca en cerrarse en si mismo, en refocilarse en sus quejas y diferencias con sus vecinos; en buscar todo lo que lo diferencia del resto del país en lugar de primar lo que les une o se empeña en hacer bandera de su lengua y sus propias costumbres en lugar de alegrarse de compartirlas con el resto de las que constituyen la riqueza idiomática y costumbrista de la nación; empeñándose en separar, excluir o rechazar lo que se le ofrece de fuera, impidiendo que se pueda utilizar, enriquecer, aprovechar o incorporarse al acervo propio; entonces, señores, deberemos convenir que esta región se está empeñando en remar a contra corriente y que, sus perspectivas de futuro, con toda seguridad, irán encaminadas hacia un futuro gris, sin posibilidades de progreso ni oportunidades de formar parte de un ente común que, según las tendencias actuales, parece ser el futuro de las naciones, al menos las europeas.

El señor Mas, el señor Junqueras, el señor Homs, la Forcadell, el Omnium, la UP y, últimamente, la Ada Colau; han conseguido, ante la impasibilidad del gobierno de España, hacer de Cataluña un guetto de odios, reclamaciones, rencores, difamaciones, calumnias e invectivas contra el Estado, el Gobierno y los propios ciudadanos españoles del resto de autonomías; como si todos se hubieran confabulado contra ellos, les hubieran pedido que fueran los únicos que cumplieran el mandato constitucional y les hubieran exigido, sólo a ellos, la solidaridad para ayudar a las comunidades menos favorecidas del país. No ha sido así y, en honor a la verdad, si se han producido algunos atentados contra el orden constitucional, desobediencias a las sentencias de los tribunales, incumplimientos de las leyes estatales y postergación del idioma nacional, el español, excluyéndolo de la enseñanza y procurando poner todos los impedimentos posibles, hasta saltarse las leyes; se ha debido al empeño de las autoridades catalanas, de la Generalitat para abajo, de que se haya creado un clima, entre la población catalana, de antipatía y rechazo ante todo lo español, empezando por el castellano, como si la enseñanza obligatoria del español tuviera algo que ver o desprestigiara la enseñanza del catalán que, por otra parte, es mayoritaria y, por desgracia, parece que excluyente.

Se enseña el Inglés y puede que el ruso o el chino, pero un idioma que hablan más de 600 millones de personas en el mundo, parece que hay que excluirlo, no por ser inútil el conocerlo, sino por hacerlo responsable de no se sabe que antiguas quejas de cuando Franco ganó la guerra civil y se obligó a que todos los españoles supieran el castellano, impartiéndose la enseñanza en tal idioma. Es evidente que la llamada “inmersión” en el catalán no tenía la finalidad de que todos los que vivan en Cataluña supieran este idioma, sino que esta planeada como una suerte de venganza contra los españoles, a los que, por lo visto, se les estigmatiza por algo de lo que no son culpables y que, por ende, ocurrió hacer casi 80 años. Curiosamente, aquellas familias a las que, los sicarios del gobierno de Companys, durante la contienda, se encargaron de ajusticiar y robar o aquellas a las que les mataron algún pariente sacerdote (más de 6.000, sólo durante la guerra, amén de los que, los revolucionarios, habían eliminado en tiroteos y asaltos durante los años de la II República) han sido capaces de olvidar y perdonar y no les guardan rencor a los catalanes por aquellas atrocidades de los años 30.

Es evidente que, en todo este proceso, no se les puede achacar toda la culpa a los separatistas catalanes porque, si el Gobierno hubiera actuado con menos pusilanimidad y más energía, una gran parte de los problemas derivados del envalentonamiento con el que se vienen comportando ahora los cabecillas de la Generalitat, seguramente no existiría. No obstante choca que, cuando se habla de la falta de aplicación de la Ley en la enseñanza del castellano, inmediatamente salgan todos los políticos y los encargados de la enseñanza afirmando que “en Cataluña no existe ningún problema con el catalán”, añadiendo que los jóvenes catalanes tienen mejores calificaciones que los del resto de la península en esta asignatura. Claro que las calificaciones quienes se las ponen son profesores catalanes que, por la cuenta que les trae, es muy posible que no regateen en aplicar notas favorables.

Pero algo falla, señores, cuando en Mataró (Barcelona) unos padres que solicitaron que se aplicara el 25% de enseñanza en castellano para sus hijos, en un colegio, la Escuela Pía de Santa Ana de la localidad, al que los tribunales obligaron a cumplir con dicho requisito; han estado sometidos a todo el aparato propagandístico de la Generalitat que, sin tregua ni cuartel, juntamente con voluntarios de la ANC, Omnium Cultural, y “Som escola”, los han sometido a toda clase de insultos, manifestaciones a la puerta de su domicilio, pancartas y presiones de todas clases; hasta tal punto que, aquella pobre gente, ha pedido al colegio que, por lo que resta de curso, no es necesario que este año les den clases a sus hijos tal y como estaban obligados, en el idioma patrio. Decir que, hasta los funcionarios y profesores del citado centro, participaron en las algaradas, en algunos casos con pancartas que incitaban a la “desobediencia”.

¿Alguno de ustedes cree que se han tomado medidas contra estos señores que confunden las sentencias con salvas de fogueo y que se pasan por el arco del triunfo cualquier orden o requerimiento que se les haga desde el Gobierno de Madrid? En absoluto. Todos los que han intervenido en semejante salvajada siguen en sus puestos sin que ni la autoridad de la Generalitat, ni las fuerzas del orden o el Delegado del Gobierno de Cataluña se haya tomado la molestia de enviar una carta de protesta ante tamaña intimidación. ¡Así no es raro que, el señor Mas, con toda su cara dura, pueda decir que “Pero si casi no hay nadie que, en Cataluña, pida que se le enseñe en castellano”! Estos gamberros que se ceban en estas pobres familias abandonadas a su suerte han llegado a pedir que a estos niños se los debiera (sic) “arrinconar y hacerles apartheid como con los negros”. El señor (cuesta ponerle el apelativo) F.Marc Álvaro, del colegio Ramón Llull de los Jesuitas (indigna que estos religiosos se presten a semejante vergüenza), sostiene que lo ocurrido en Mataró y el “intento” del Ministerio de Cultura de “introducir” el castellano en los colegios públicos y concertados catalanes, constituye “un acto de guerra”.

¿Qué va a hacer falta para que, los españoles de verdad que residimos en Cataluña, tengamos la protección del Gobierno para impedir que unos comisionados de la Generalitat puedan chantajear, amedrentar, presionar y hacer desistir del ejercicio de sus derechos (para evitar que a sus hijos les hagan la vida imposible o, incluso, que les puedan agredir físicamente)? Uno que ya lleva muchos años viendo lo que hacen los políticos y observando los efectos de situaciones parecidas, tiene la ominosa sensación de que, en algunos aspectos, nos vamos aproximando a situaciones pretéritas de amargo recuerdo. Un día habrá un muerto, se cometerá una imprudencia o se revolverá alguien contra la injusticia y, señores, puede que, como ha sucedido en muchos otros lugares, las discrepancias entre unos y otros vayan a estallar y, luego, es muy posible que lamenten no haber intervenido antes aunque no sirva ya para nada.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, repetimos una vez más, aunque clamemos en el desierto de la incomprensión, que la inacción y el esconder la cara no sirven para evitar la que se nos viene encima.

Manifiesto en defensa de la libertad y la legalidad, y contra el acoso nacionalista
Asociaciones cívicas de toda España exigen al Gobierno central que recupere las competencias educativas que dio a la Administración independentista catalana
wwww.latribunadelpaisvasco.com 17  Mayo  2015

Profesores nacionalistas catalanes acosan a las familias castellanohablantes

Recientemente, varios partidos políticos nacionalistas catalanes (CiU, ERC, ICV, CUP) participaron activamente en Mataró en un deleznable acto de acoso hacia una familia de la Escuela Pía Santa Anna.

Esta familia simplemente había pedido para sus hijos un modelo educativo en el que hubiera un mayor equilibrio en el número de asignaturas impartidas en las dos lenguas oficiales. El sistema actual excluye sistemáticamente el castellano de las aulas, reduciéndolo al nivel de una lengua extranjera.

Es inadmisible que estos partidos pidan impunemente el desacato de las sentencias y, lo que es peor, que fomenten a través de sus asociaciones afines y subvencionadas con el dinero de todos el acoso y el aislamiento de ésta y otras familias que simplemente reclaman unos derechos pisoteados por la Administración catalana, tratándolos como si fueran unos inadaptados, cuando no unos apestados y enemigos de Cataluña.

¿Sería socialmente admisible una actitud semejante de acoso contra cualquier persona o colectivo que reclamara sus derechos reconocidos por la Constitución y amparados con sentencias judiciales?

¿Se toleraría impunemente en cualquier país de nuestro entorno un desacato reiterado a las sentencias firmes de los Tribunales de Justicia por parte de un organismo oficial?

Es impresentable que un partido como el PSOE, que puede ser alternativa de gobierno, siga aún defendiendo, a través del PSC, la inmersión lingüística forzosa en catalán y la exclusión del castellano, y que se alinee con estos partidos criticando al gobierno de la nación por haber presentado un recurso contra el modelo de inscripción en las escuelas catalanas.

Dicho modelo es a todas luces ilegal, ya que no pregunta a los padres en qué lengua materna y oficial de Cataluña quieren la escolarización de sus hijos en los primeros años de la enseñanza, tal como prevé la ley.

Las diferentes sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), corroboradas por el Tribunal Supremo (TS), obligan a que se imparta, como mínimo, un 25 % de las clases en lengua castellana, incluyendo una asignatura troncal, lo cual no supone ningún ataque contra la lengua catalana, por mucho que así lo quieran vender los políticos nacionalistas que, disfrazados de su habitual victimismo, arremeten de forma antidemocrática y con métodos de presión que rozan el más puro fascismo contra los que no comulgan con su credo.

Las asociaciones y partidos abajo firmantes exigen el cumplimiento de las sentencias que suponen el fin de la inmersión forzosa en catalán, y piden que si el Gobierno de la Generalidad se mantiene firme en la deslealtad institucional y el desacato a las sentencias, les sean retiradas las competencias de educación y que sean devueltas al Gobierno Central.

FIRMANTES
Asociación por la Tolerancia
Asamblea por una Escuela Bilingüe
Agora Socialista

Círculo Balear
Círculo Cívico Valenciano
Foro España Hoy

Galicia Bilingüe
Impulso Ciudadano
Libres e Iguales

Mesa por la Libertad Lingüística
Movimiento Cívic d'Espanya i Catalans
Movimient Cívic 12-0

Ciutadans-Partido de la Ciudadanía (C's)
Partido Popular de Cataluña (PPC)
Unión Progreso y Democracia (UPyD)
Vox

La sociedad civil se moviliza "contra el acoso nacionalista" a la familia de Mataró
Redacción Cronica Global 17  Mayo  2015

Acoso de CiU, ERC, ICV y la CUP a una familia de Mataró por pedir educación bilingüe
"Todos deberíamos tener menos miedo y exigir bilingüismo escolar

Una docena de entidades cívicas de toda España -junto al PP catalán, Ciudadanos, UPyD y Vox- han firmado un manifiesto en el que denuncian el "acoso" que una familia de Mataró ha sufrido por parte de entidades y partidos nacionalistas (CiU, ERC, ICV y la CUP) por pedir una educación bilingüe para sus hijos, y en el que exigen el cumplimiento de las sentencias judiciales que ordenan que tanto el catalán como el castellano sean lenguas vehiculares de la escuela de forma equilibrada.

El documento, que lleva por título 'En defensa de la libertad y la legalidad, y contra el acoso nacionalista', ha sido suscrito por Asociación por la Tolerancia; Asamblea por una Escuela Bilingüe de Cataluña (AEB), Ágora Socialista; Círculo Balear; Círculo Cívico Valenciano; Foro España Hoy; Galicia Bilingüe; Impulso Ciudadano; Libres e Iguales; Mesa por la Libertad Lingüística; Movimiento Cívico de España y Catalanes, y Movimient Cívic 12-O.

"Deleznable acto de acoso" a la familia de Mataró
El manifiesto empieza recordando que "recientemente, varios partidos políticos nacionalistas catalanes (CiU, ERC, ICV, CUP) participaron activamente en Mataró en un deleznable acto de acoso hacia una familia de la Escuela Pía Santa Anna".

"Esta familia simplemente había pedido para sus hijos un modelo educativo en el que hubiera un mayor equilibrio en el número de asignaturas impartidas en las dos lenguas oficiales. El sistema actual excluye sistemáticamente el castellano de las aulas, reduciéndolo al nivel de una lengua extranjera", añade.

¿Se toleraría en países del entorno un desacato reiterado a las sentencias?
El texo considera que "es inadmisible que estos partidos pidan impunemente el desacato de las sentencias y, lo que es peor, que fomenten a través de sus asociaciones afines y subvencionadas con el dinero de todos el acoso y el aislamiento de ésta y otras familias que simplemente reclaman unos derechos pisoteados por la Administración catalana, tratándolos como si fueran unos inadaptados, cuando no unos apestados y enemigos de Cataluña".

Por todo ello, se pregunta: "¿Sería socialmente admisible una actitud semejante de acoso contra cualquier persona o colectivo que reclamara sus derechos reconocidos por la Constitución y amparados con sentencias judiciales? ¿Se toleraría impunemente en cualquier país de nuestro entorno un desacato reiterado a las sentencias firmes de los Tribunales de Justicia por parte de un organismo oficial?".

Críticos con el apoyo del PSC a la inmersión obligatoria
El manifiesto también se muestra crítico con el apoyo del PSC al modelo de inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán que se aplica ilegalmente en Cataluña:

"Es impresentable que un partido como el PSOE, que puede ser alternativa de gobierno, siga aún defendiendo, a través del PSC, la inmersión lingüística forzosa en catalán y la exclusión del castellano, y que se alinee con estos partidos criticando al Gobierno de la nación por haber presentado un recurso contra el modelo de inscripción en las escuelas catalanas".

"Dicho modelo es a todas luces ilegal, ya que no pregunta a los padres en qué lengua materna y oficial de Cataluña quieren la escolarización de sus hijos en los primeros años de la enseñanza, tal como prevé la ley", añaden.

Exigen la supresión de la inmersión
Los firmantes destacan que "las diferentes sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), corroboradas por el Tribunal Supremo (TS), obligan a que se imparta, como mínimo, un 25 % de las clases en lengua castellana, incluyendo una asignatura troncal, lo cual no supone ningún ataque contra la lengua catalana, por mucho que así lo quieran vender los políticos nacionalistas que, disfrazados de su habitual victimismo, arremeten de forma antidemocrática y con métodos de presión que rozan el más puro fascismo contra los que no comulgan con su credo".

Y finalizan señalando que "exigen el cumplimiento de las sentencias que suponen el fin de la inmersión forzosa en catalán, y piden que si el Gobierno de la Generalidad se mantiene firme en la deslealtad institucional y el desacato a las sentencias, les sean retiradas las competencias de educación y que sean devueltas al Gobierno Central".


Recortes de Prensa   Página Inicial