AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 10   Junio 2015

Tiempo de política constitucional
Juan M. Blanco www.vozpopuli.com 10  Junio  2015

Hace cinco décadas, economistas como James Buchanan comenzaron cambiar la visión de la política. Dejaron de considerar al poder público, al Estado, como un ente benevolente, neutral, un agente que perseguía el bienestar de los ciudadanos. Y trataron de analizar los objetivos de los dirigentes, de aquellos que tomaban las decisiones públicas. Si consumidores y empresarios buscaban su propio interés egoísta, nada indicaba que los políticos actuaran de forma distinta. Había nacido la escuela de la Public Choice, o toma de decisiones colectivas.

A pesar del tiempo transcurrido, no todos han asimilado que las autoridades puedan tener agenda propia. Todavía existen sectores que creen en el idealismo, la buena fe, el carácter generoso y desinteresado de los poderes públicos, especialmente de los dirigentes que pertenecen a su partido favorito. Y atribuyen al gobierno la capacidad y obligación de resolver todos los males que aquejan a cada ciudadano. Puede que la experiencia reciente haya empujado a muchos a perder la inocencia, a descubrir quiénes son los Reyes Magos. A aceptar el carácter interesado de la política como paso para liberarse de la asfixiante tutela de los dirigentes, para asumir responsabilidades.

Pero la idea plantea otra dificultad: si los políticos persiguen su propio interés, nada garantiza una gestión pública adecuada, neutral y eficaz, máxime cuando el voto constituye un mecanismo de control demasiado indirecto y dilatado en el tiempo. Los teóricos de la Public Choice señalaron que la solución era establecer reglas, controles apropiados. Diseñar una estructura que fije incentivos adecuados para que las decisiones públicas se alineen con el interés general. Establecer un marco donde la política funcione aceptablemente aun cuando los gobernantes sean egoístas e interesados

Buchanan y los suyos propusieron una estructura de elección colectiva con dos niveles: la “política ordinaria”, para las decisiones del día a día y la “política constitucional” o procedimiento de fijación de las reglas del juego, esas trabas, cortapisas y restricciones que definirán el marco de las decisiones ordinarias. La política constitucional requiere un diseño muy meditado, y una amplio consenso, pues determinará la calidad de la política del día a día. Por consenso se entiende una amplia aceptación ciudadana de las reglas del juego. No, como hicieron creer los artífices de la Transición, el conjunto de apaños y componendas entre partidos, ese cambalache que caracterizó la política española. Y que sigue manifestándose en los pactos postelectorales.

Las tramposas reglas del juego
A pesar de la excepcionalidad de la situación, partidos tradicionales y nuevos continúan anclados en el pasado, en la política ordinaria, la del día a día. Intentan dar respuestas simplistas a problemas que hunden sus raíces en terrenos mucho más profundos. Pretenden resolver la corrupción, la arbitrariedad, la injusticia, con medidas puntuales cuando el mal estriba en un diseño inadecuado del sistema, de las reglas del juego. Reproducen discursos clientelares, o el engañoso esquema izquierda-derecha propio de la política ordinaria, cuando lo imprescindible es una redefinición del marco, un cambio drástico de esas restricciones que encuadran las decisiones políticas.

Poco ganamos cambiando las caras, relevando a los políticos actuales por sujetos supuestamente justos, altruistas y benéficos, esos que dicen actuar en interés del pueblo. Si las reglas son las mismas, los nuevos líderes reproducirán la antigua política. Un mero quítate tu pa´ ponerme yo. La solución pasa por una reforma radical de las tramposas reglas del juego que han regido la política española durante décadas.

La "política constitucional" es mucho más amplia y compleja que la simple redacción de una nueva Constitución. Gran parte de las reglas no están escritas; forman parte de los usos y costumbres, de esas interacciones basadas en expectativas sobre el comportamiento de los demás. Es lo que se conoce como instituciones informales, unas normas que en España contradicen, se superponen al sistema legal. Así, el régimen de intercambio de favores, el clientelismo, o la corrupción generalizada, son modos de actuación informales, con sus propias reglas, que acaban prevaleciendo sobre el espíritu de las leyes. Para tener éxito, las reformas deben atacar estos fenómenos, fomentando otras reglas informales que refuercen y complementen a las leyes, que constituyan un mecanismo de control adicional.

Hacer leyes como churros
Las reformas deben poner coto a los grupos de presión, tanto internos como externos a la política, esas facciones que parasitan el Presupuesto, carcomen el Estado hasta los cimientos. Los partidos han venido actuando como mera correa de transmisión de grupos cuyo objetivo era subvencionarse a costa del resto u obtener una legislación a medida. Legiones de políticos enriquecidos por las comisiones, conocidos empresarios que obtienen contratas públicas en un intercambio poco transparente, o que consiguen una legislación a medida, constituyen agrupaciones que subvierten el principio de igualdad ante la ley, que desvían los objetivos de la política hacia metas poco confesables

Es imprescindible que las reglas constitucionales establezcan trabas a la discrecionalidad de los gobernantes para otorgar privilegios, endurezcan las condiciones para asignar subvenciones o tratamientos fiscales favorables, esas dádivas que se reparten con singular prodigalidad. Y pongan freno al desbocado proceso legislativo de la política ordinaria, a esa capacidad e inclinación a promulgar leyes como si fueran churros, apelando a un sorprendente "vacío legal". O para cambiarlas como quien muda de camiseta. La diarrea legislativa, especialmente autonómica, es una estrategia para favorecer a determinados colectivos, siempre cercanos al poder. En la mayor parte de los casos, la mejor ley es la que no existe, aquélla que se remite a unas reglas generales, simples e iguales para todos.

Es tiempo de política constitucional. El momento apropiado para que los representantes se devanen los sesos estableciendo unas nuevas reglas del juego, limpias y justas. Porque de repartos clientelares, prebendas, discusiones bizantinas, ocurrencias y majaderías hemos tenido bastante durante las últimas décadas.

No es admisible el copago de servicios sin reformar antes la Administración
EDITORIAL El Mundo 10  Junio  2015

Las recetas del FMI para asentar la recuperación de la economía española son más que discutibles en este momento en el que empresas y ciudadanos todavía no han digerido el duro ajuste del último lustro. Hace bien el organismo internacional en aprovechar la buena coyuntura actual para recordar que para completar la recuperación es necesario seguir caminando por la senda reformista. También acierta al alertar del peligro que supone revertir el camino andado con ideas tentadoras en tiempos electorales como la de dar marcha atrás en la flexibilidad que ha introducido la reforma laboral. Sin embargo, el FMI tropieza al exigir más esfuerzos sólo al sector privado y centrar sus propuestas para corregir el déficit en aumentar los ingresos del Estado con medidas como la subida del IVA o el copago en Sanidad y Educación. Con estas demandas, los responsables de la misión para España de la institución con sede en Washington obvian que el Gobierno terminará la legislatura con una asignatura pendiente: reformar en profundidad las Administraciones Públicas para reducir el gasto.

Con la mayoría absoluta que los ciudadanos dieron en las urnas al PP hace casi cuatro años, Mariano Rajoy ha perdido una oportunidad única de acometer esta reforma imperativa. Cuando España dejó de estar al borde del abismo, el ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, descafeinó la prometida reforma de las administraciones locales de manera que los contribuyentes siguen sosteniendo con sus impuestos 8.100 ayuntamientos y 41 diputaciones. A los que se añaden 17 CCAA y un Estado central, así como cerca de 4.000 empresas públicas. En algunos casos, como Cataluña, esa megaestructura es aún mayor, pues se suman otras dos administraciones: Área Metropolitana y Consejo Comarcal. El personal público al que da cobijo esta Administración ha jugado con ventaja en esta crisis frente a los trabajadores del sector privado. Ni el tijeretazo salarial a los funcionarios del 5% de media que acometió José Luis Rodríguez Zapatero, ni la supresión de una paga extra que adoptó el Gobierno del PP en 2012 y que ya ha empezado a reintegrarse son equiparables a la devaluación salarial o los despidos que han sufrido las clases medias y trabajadoras de la empresa privada. La masa salarial de los funcionarios en España sigue rondando los 115.000 millones de euros anuales y lejos de recortar en esta partida, las administraciones han aprovechado el año electoral para aumentar el empleo público en otras 29.000 personas en el primer trimestre. No es admisible pedir a los ciudadanos que afronten un copago en Sanidad o Educación, mientras la Administración no adapte su tamaño a la realidad económica del país. Y menos aún en este momento en el que los nuevos gobiernos electos van a volver a engordar esa partida presupuestaria al nombrar un ejército de asesores y cargos de confianza.

Avalado por los buenos datos económicos, el ministro de Economía, Luis de Guindos, respondió ayer al FMI al afirmar que el Gobierno español «tiene sus propias recetas para salir de la crisis». El sorprendente crecimiento de nuestra economía -el mayor de los grandes países del euro- quita peso a los planteamientos del organismo. Sin embargo, Mariano Rajoy debería retomar el pulso reformista que ha perdido en estos últimos meses y volver a introducir en la agenda la racionalización de la Administración que prometió en su programa electoral.

Como señaló el FMI, «el esfuerzo colectivo de la sociedad española es el cimiento sobre el que se ha construido la recuperación». Pero el sacrificio no se ha repartido por igual y esa recuperación es vulnerable con una deuda pública que roza el 100% del PIB. No hay excusa para mantener la burbuja del sector público.

El FMI quiere a Podemos en La Moncloa
José García Domínguez Libertad Digital 10  Junio  2015

Más madera. El Gobierno de España tiene que obrar del mismo modo, exactamente del mismo modo, que hiciera Samaras en Grecia cuando las vísperas de la arribada al poder de Syriza en loor de multitud. Al parecer, esa es la muy clarividente conclusión a la que han llegado los cráneos privilegiados del FMI en su último informe sobre nuestro país. "Los burgueses", decía Lenin, "son tan necios que nos venderán la cuerda con que los ahorcaremos". Cuánta razón. Y es que al FMI le pasa como a los Borbones: nunca aprende y nunca olvida. ¿A qué extrañarse de que sus dictámenes y pronósticos macroeconómicos presenten un promedio de aciertos por debajo de los de Rappel y Aramís Fuster?

Lo del FMI, el que a pesar de la muy manifiesta incompetencia de sus muy altivos tecnócratas siga siendo siendo tomado en serio como supremo oráculo del saber económico, es uno de los grandes misterios de nuestro tiempo. Solo los informes oficiales sobre España que cometieron las sucesivas delegaciones del Fondo entre 2002 y 2007, periodo en el que se incubó la mayor burbuja de la historia delante de sus hieráticas narices, sería argumento suficiente para enviar a un internado de reeducación en el campo a todos sus directivos. No se enteraron de nada. Absolutamente de nada. España, su economía toda, estaba a cinco minutos de desmoronarse sobre sus cimientos, y el FMI seguía con su rutinaria cantinela de siempre, con la monserga de la "flexibilización" del mercado de trabajo, amén de la liberalización de los horarios comerciales, dos asuntos que a la postre no tendrían la menor influencia en la génesis del desastre.

Cuesta no restregarse los ojos al observar la fecha de su último dictamen previo al cataclismo, el que hizo público el 16 de mayo de 2007 y que como toda señal de alerta advertía al Gobierno español de un periodo de "crecimiento lento" en el futuro inmediato. ¡El 16 de mayo de 2007! Repito, el 16 de mayo de 2007. Cualquier vendedor de pisos a comisión sabía más que ellos sobre el estado real de la economía española. Descartada la teoría de la conspiración, descartada la manipulación de las fuentes estadísticas, descartada la incompetencia profesional, descartado un acceso de ceguera súbita, uno se pregunta qué pudo fallar. Y, entonces como ahora, lo que falló fue la ideología. Una ideología que, al igual que ocurría con el latín de los clérigos medievales, se expresa en un lenguaje completamente ininteligible para el común, el de los modelos matemáticos, en concreto el de algo llamado Dynamic Stochastic General Equilibrium Model, su particular Biblia. Pero esa es otra historia.

PACTOS "ANTIPASTO" Y CONVIDADOS DE PIEDRA
Antonio García Fuentes Periodista Digital 10  Junio  2015

Me temo, “me estoy oliendo” que toda la tramoya o farándula que están montando los viejos y nuevos partidos, es simplemente para llegar al lugar pretendido, o sea, al “lampedusiano” de que todo siga igual, presentándonos unos cambios que en realidad son nada o como decimos en Andalucía… “ni chicha ni limoná”. Veamos.

¿Qué es lo que nos preocupa a los actuales súbditos o cuasi siervos españoles (“no me digan lo de que somos ciudadanos, que la carcajada que me viene, me puede descoyuntar las mandíbulas de tanto reír”)… Lo que más nos preocupa o nos debe preocupar es el expolio constante y sin piedad, a que nos vienen sometiendo los pésimos gobernantes que hemos padecido y seguimos padeciendo.

Podemos decir que también la enorme corrupción que nos echaron encima, pero como entra en el significado de la palabra “expolio”, se da sobre entendida. Podemos añadir que la falta de trabajo o de puestos de trabajo, pero también entra dentro del significado de la palabra “expolio”; puesto que al soportar la voracidad oficial de nuestro dinero y haber sido empobrecidos hasta grados horribles (nos han robado hasta la ilusión) ese dinero que nos sacaron y sacan “a traición”, es el que impide la creación de infinitas pequeñas empresas, inversiones libres y privadas y que es desde donde aparecerán de verdad los puestos de trabajo que necesita España; los grandes depredadores (a saber las “altas finanzas y las grandes corporaciones, como depredadores de recursos no crean nada positivo en este sentido) han engordado hasta grados superlativos, sobre la base de una explotación enorme sobre los habitantes de España y todos sus recursos; mediante concesiones y monopolios que explotan en connivencia con los políticos que en general, has ido a la política para ponerse a su servicio y de paso “arramblar ellos” todo lo que han podido y más.

Lo que nos preocupa en definitiva a la inmensa mayoría de españoles, no es lo que nos están contando de esas reuniones “más o menos fantasmales”, de los que han ganado las elecciones o las han perdido; puesto que son informaciones para idiotas o carentes de inteligencia medianamente digna de denominarse así, no dicen nada de nada y ello es “escamante por demás”.

Lo que queremos saber en concreto y lo más claro posible, es hasta qué punto van a seguir subiéndonos impuestos y precios de monopolio de suministros que estamos pagando mucho más altos que en otros países de nuestro entorno o nivel económico. Lo que nos preocupa es hasta qué punto van a ir eliminando los ejércitos de parásitos que nos han obligado a mantener y seguimos manteniendo. Lo que nos preocupa es saber si las leyes van a ser de verdad iguales para todos, o vamos a seguir manteniendo parásitos, aforados, salarios de vergüenza o bochorno (según sean altos o bajos – altos para políticos, financieros o gerentes de grandes empresas y bajos o vergonzosos para quién tiene que vivir de su trabajo).

Lo que nos preocupa es que pagamos ya tanto que en realidad estamos sojuzgados por unos nuevos “señores de horca y cuchillo que al igual que en aquellos tiempos medievales, se llevan siempre casi todo lo que logramos cosechar” y nos dejan cada vez más pobres o empobrecidos.

Lo que nos preocupan son estas y tantas otras cosas que hoy no quiero nombrar pero que seguro usted que lee mi artículo las sabe cómo yo; por tanto y terminando, lo que nos preocupa es tener motivos para de nuevo creer en los políticos y la política, por cuanto estos y esta, nos ha devuelto la ilusión perdida, la que muchos pensamos que ya es irrecuperable o si lo es va a tardar aún muchas décadas en volver.

Y eso es lo que nos preocupa señores “arribistas o enquistados en la política de la que se nutren y viven bien”; que queremos que se manifiesten con toda claridad y que esta se nos muestre creíble para confiar en ella; todo lo demás nos importa un bledo, o sea… “exactamente igual que a ustedes les importamos nosotros”.

Y piensen que ya llevan dos avisos con las dos elecciones que llevamos consumidas (donde no olviden que más de la mitad les han despreciado no votando a ninguno de ustedes)… por ello, no quiero ni pensar en el descalabro total que va a suponer, la tercera votación a que nos van a obligar este año.

Así es que hablen claro y sobre las bases de estudios creíbles y no de mentiras disfrazadas, de las que ya estamos… “hasta más allá de donde se imaginen”. Y vuelvo a recordar, que al español medianamente inteligente, le da lo mismo quién lo va a gobernar, simplemente quiere ser gobernado con JUSTICIA.

Y cómo en el titular va la palabra italiana “antipasto”; la puse por cuanto ese entrante, es como el aperitivo en España, pero aquí ni eso, aquí no nos dan nada, sólo nos mintieron, nos mienten y nos van a seguir mintiendo… ¡Y ya está bien!

“El precio de desentenderse de la política es el de ser gobernado por los peores hombres”: Platón. La política nos afecta a todos y por ello no debemos dejarla sólo en manos de los políticos. Hobbes dejó escrito, que si una realidad no se encara puede tener perturbadoras consecuencias. "Las obligaciones del súbdito con el Estado duran lo que dura la capacidad de éste para protegerle. Ni un minuto más", sugería el filósofo inglés. Casi todos podemos soportar la adversidad, pero si queréis probar el carácter de un hombre, dadle poder. (Abraham Lincoln). “Está claro que la gente no entiende el sistema monetario y bancario, porque si lo entendiese creo que habría una revolución mañana por la mañana”. (Henry Ford lo dijo en 1922). POLÍTICA Y JUSTICIA: "La ley es como una red que atrapa las moscas y deja pasar a los pájaros". La política se creó para "legalizar" la corrupción. (Anacarsis. siglo VII a.C.)

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más)

Ciudadanos: 'misera mediocritas'
Emilio Campmany Libertad Digital 10  Junio  2015

A pesar de su explícita declaración de no querer peces, Ciudadanos no ha tenido más remedio que mojarse. Que tarde o temprano ocurriría era incuestionable. Pero ¿cómo hacerlo sin perder votos o en lo posible ganarlos? Los muchos exvotantes del PP que hoy tiene Ciudadanos esperaban que su voto sirviera para obligar al PP a regenerarse y hacer una política fiscal y presupuestaria más acorde con su propio ideario. Lo que no esperaban ni querían era que se empleara para completar ninguna mayoría del PSOE. Porque, por muy socialista que haya sido la política del PP, que lo ha sido mucho, más lo será la de los socialistas mismos. Encima, donde Ciudadanos apoyará al PSOE será en Andalucía, el lugar en el que los millones desviados se cuentan por miles y los socialistas detenidos por decenas. Albert Rivera puede creer que lo compensará facilitando a Cristina Cifuentes el gobierno en Madrid y quedará luego como un señor haciendo pública manifestación de neutralidad diciendo que él no está para darle el gobierno a la derecha o a la izquierda sino a quien suscriba su plan regenerador, mucho más si quien lo hace es la lista más votada.

Una actitud así tendría sentido si los muchos desertores del PSOE hubieran votado a Ciudadanos como lo han hecho los también muchos que tiene el PP. Sin embargo, no es así. Los renegados del PSOE parecen odiar cualquier solución moderada. Por eso UPyD, un partido abiertamente de izquierdas, logró sus quince minutos de gloria con el voto de la derecha descontenta a base de defender a la nación española de la negociación con la ETA y del desastre que para ella está siendo el Estado de las Autonomías, unos asuntos que en cambio no interesan a los muchos socialistas enfadados que hay. Tan de derechas eran los votantes de UPyD que, cuando encontraron algo parecido que votar que no fuera tan claramente de izquierdas, se marcharon en tropel a Ciudadanos. Pero los socialistas por lo visto no son así. Cuando ellos se indignan porque no les gusta lo que ven se hacen comunistas, que es un modo sin duda peculiar de manifestar el deseo de regenerar nada, mucho más cuando de lo que se trata es de regenerar una democracia.

Si a lo que Albert Rivera aspira es a ser una especie de Agustín Rodríguez Sahagún, no digo nada porque es obvio que ha escogido el camino correcto. Ahora, si lo que quiere es no ser bisagra sino alternativa de Gobierno, se ha equivocado de plano. Para ser presidente del Gobierno tendrá que serlo con los votos de la izquierda, que ya se ve que no los atrae, o con los de la derecha. Y a la derecha no le gusta que con sus votos se le dé el Gobierno al PSOE. Una cosa es que los grandes caladeros de votos estén en el centro y otra muy distinta es que se pueda ganar a base de ser equidistante. A los electores de derechas, a diferencia de muchos de izquierdas, les gusta votar a gente moderada aunque ellos no lo sean, pero claro, no tanto como para aceptar sin rechistar que sus representantes le den el gobierno a la izquierda, que encima es cualquier cosa menos moderada.

El primer gran error de Ciudadanos
 www.gaceta.es 10  Junio  2015

El pacto andaluz pasará factura a los “naranjitos”. Porque no es posible ser al mismo tiempo virgen en Madrid y cabaretera en Sevilla.

Susana Díaz, es decir, el Partido Socialista, gobernará en Andalucía gracias al apoyo de Ciudadanos. El partido de Albert Rivera, que ha hecho bandera de la “regeneración democrática”, sin embargo ha avalado al partido de los EREs fraudulentos y de los cursos de formación falsos, del clientelismo rural y de la mina de Aznalcóllar, del 34% de paro y de los centenares de detenidos por corrupción, el partido de Chaves y Griñán y Magdalena Álvarez. Treinta y seis años de poder socialista ininterrumpido en Andalucía que ahora serán cuarenta. Gracias a Ciudadanos. Toma regeneración.

Ciudadanos tendrá sus razones para actuar como la he hecho. Sin duda. Pero ahora va a tener que explicar por qué ha transigido con la estructura de corrupción política más añeja, profunda y onerosa de España mientras, en otras regiones, exige ceses y dimisiones por simples imputaciones en las que no media delito. “Pactamos con el PSOE en Andalucía para acabar con la corrupción”, ha dicho Ciudadanos. El argumento es de una ingenuidad tan extrema que roza con la desfachatez. En términos lógicos, es como decir que pactamos con la mafia para acabar con el delito.

Una de dos: o Ciudadanos es tan necio que cree realmente que por su mera presencia la corrupción se extinguirá, o el ansia de poder ha cegado al partido de Albert Rivera hasta el punto de sumergir las manos en el lodazal. Elija usted la opción que más le convenga. No tardaremos en saber cuál es la correcta. En cualquier caso, es fácil prever que este episodio terminará pasando factura a los “naranjitos”. Porque no es posible ser al mismo tiempo virgen en Madrid y cabaretera en Sevilla. Acabamos de asistir al primer gran error de Ciudadanos.

El error de Ciudadanos
Almudena Negro www.vozpopuli.com 10  Junio  2015

“Y los sueños, sueños son…”

Coinciden estos días dos encuestas en dos medios dispares en señalar la caída en intención de voto de la formación de Albert Rivera. Encuestas que han encendido todas las alarmas entre los dirigentes de Ciudadanos, que ven como el sueño de estos últimos meses puede desvanecerse tan rápidamente como llegó. No sorprende, empero, visto desde fuera.

Y es que si ya en la campaña comenzaron los despropósitos, la superioridad moral, la cantinela regeneracionista de estos últimos días mientras se juega al gato y al ratón en Madrid, pero también en otros lugares, aburre, cansa y decepciona. Además, el resultado obtenido el pasado día 24 no fue el esperado ni el anunciado por las encuestas. Sólo en Andalucía y con respecto a las elecciones autonómicas, la formación que allí encabeza Juan Marín perdió un 45% de los votos. En Madrid, pese a ser decisivos en la Comunidad, los resultados no han sido los anunciados. Tampoco en Valencia. Ciudadanos contaba con ser decisivo en más de siete Comunidades Autónomas y eso no se ha producido.

El declive tiene mucho que ver con que el respetable comienza a ser consciente de que Ciudadanos no es, realmente, un partido de gobierno. Además, las prisas con que se ha configurado la formación emergente más allá de Cataluña, en donde su heroico y resistente papel está fuera de toda duda, tampoco ayudan nada. Los errores han sido muchos y en ocasiones graves, como se verá en los próximos meses. En municipios de Madrid como, por ejemplo, en Las Rozas, me cuentan está sobre la mesa la posibilidad de una vergonzosa coalición de “todos contra el PP”, Podemos inclusive, para evitar que este partido, al borde de la mayoría absoluta y que “sólo” sacó 18 puntos al siguiente partido más votado, gobierne el municipio. O eso, “o nos das concejales liberados”, dicen los populares que les chantajean los naranjas, cuyo cabeza de lista inicial, por cierto, dimitió en plena campaña electoral.

Esa misma decepción con los naranjas la sufren estos días todos esos votantes del PP, que algunos calculan en el 60% de los sufragios obtenidos por Ciudadanos, quienes están viendo cómo desde Barcelona se ha sido muy duro con la popular Cristina Cifuentes y muy blando con la socialista Susana Díaz. Y eso en plena campaña de detenciones de altos cargos de la Junta en el marco del caso de los ERE, que es el saqueo del dinero destinado a los parados. Ambas, parece, gobernarán con el apoyo de Ciudadanos. Sea como fuere, haber dejado la sensación de que serían capaces de dejar la Comunidad de Madrid, que es la más próspera de España, en manos de la izquierda radical, por más que el PP de Madrid necesite, que lo necesita, regenerarse, ha causado estragos por lo que tendría de irresponsabilidad política. No son pocos los votantes de Ciudadanos en Madrid que tienen la sensación de que, por un enfado con los suyos por haber abdicado de sus principios, se han equivocado al votar a quien resulta estar más cerca del adversario. Quizá esto en Barcelona no se perciba, puesto que en Cataluña buena parte del electorado de C´s proviene del ya casi extinto PSC. Declaraciones de la cabeza de lista al ayuntamiento de la capital, que dice cosas como “mejor con Carmena”, tampoco ayudan. Los vientos ya no soplan a favor.

El intento de control del descontrol madrileño ha quedado patente este fin de semana. Al fin y al cabo, los naranjas de la capital y alrededores, que poco tienen que ver con el espíritu luchador y reivindicativo de libertad de los naranjitos catalanes, van a manejar más presupuesto que los catalanes. Quien tiene la pasta, querrá mandar.

Pero el objetivo, no lo olviden, siempre ha sido uno: Albert en el Congreso. Lo de llegar a la Moncloa son, al menos por el momento, poco más que ensoñaciones.

Pero es que, además, la manía del líder de Ciudadanos en meterse en el funcionamiento interno del resto de formaciones no interesa a casi nadie. Encima, la regeneración política necesaria no pasa por métodos de elección interna de organizaciones conformadas como verdaderos órganos del Estado, en el cual pastan y del cual viven, sino por precisamente liquidar esa partitocracia, permitiendo a los españoles votar en circunscripciones uninominales a sus diputados, a sus concejales. Y en votación aparte, a su presidente, a sus alcaldes. Es decir, por la para la libertad política necesaria representación. Las primarias, en este sentido, no son más que una cortina de humo para sustraer a los españoles el verdadero debate. Llevando Ciudadanos en su programa la representación no se acaba de comprender por qué este empecinamiento.
__________________________________________

PD. Urge regenerar el PP de Madrid. Además de que las listas municipales han dejado de lado a la gente de los pueblos para meter a los amigos que se podían quedar sin trabajo en la Comunidad, no puede ser, por ejemplo, que a última hora se “rescate” a alguna concejala aún en funciones del ayuntamiento de Madrid imponiéndola en la lista de Móstoles. Política cuyo mérito partidista –laboral sencillamente no existe; toda una vida dedicada al partido desde que comenzara su amistad con Alberto López Viejo en tiempos de Nuevas Generaciones- consiste en pasar largas horas en el tanatorio de Las Rozas haciendo la pelota a “la mujer del jefe”, luego alcaldesa de Madrid. Así les luce el pelo a los de Génova.

Rebaja sus líneas rojas para pactar con el PSOE en Andalucía
Chaves, 'embajaditas' y otros sapos que se ha tragado Ciudadanos
El pacto suscrito por naranjas y socialistas contempla la expulsión de cargos públicos por imputaciones o la eliminación de aforamientos autonómicos, a pesar de que la marcha de Chaves era una de sus prioridades.
Pepe G.-Saavedra www.gaceta.es 10  Junio  2015

Sin rastro de Chaves ni Griñán. No se trata de una película, es la cesión de Ciudadanos para llegar a un acuerdo de investidura con Susana Díaz. Una de las bazas principales de los naranjas durante las negociaciones con el PSOE ha hecho aguas.

La gobernabilidad que tanto ansían muchas regiones está siendo servida en bandeja por los naranjas. El apoyo al PSOE en Andalucía, se suma a un posible respaldo a Ximo Puig en Valencia y al entendimiento con Cifuentes en Madrid. Un favor al bipartidismo, criticado con tanto empeño en campaña, que puede confundir al electorado. ¿Cómo se gestiona apoyar a los partidos más embarrados de corrupción en las distintas comunidades autónomas? La estrategia de Ciudadanos se basa en utilizar como coartada, con unos y otros, la suscripción de esos acuerdos. Las críticas de los socialistas por el respaldo a los populares queda vacías de contenido cuando puede argumentarse en sentido contrario. Aupar al poder a propios y a extraños puede, en última instancia, servir a la fomación de Rivera para apelar a la responsabilidad de procurar gobiernos y no dejar las regiones en un caos continuo, sea cual sea la combinación de colores que resulte del pacto.

Ciudadanos se ha comprometido a no solicitar el escaño de Manuel Chaves hasta que el Supremo se pronuncie. Si la imputación de ambos expresidentes andaluces es confirmada, el padrino de Susana Díaz –junto a José Griñán, que ya entregó su acta de diputado- deberá decir adiós al Senado y a su aforamiento.

Ha llevado más de dos meses llegar a un acuerdo en Andalucía. Cuando todo apuntaba a un respaldo de Podemos a los socialistas, Ciudadanos apareció con sus nueve escaños dispuesto a apoyar la gobernabilidad en la región. Durante la tarde de este martes Juan Cornejo y Manuel Buzón, los representantes de los socialistas y los naranjas, respectivamente, se reunieron para sellar el pacto del continuismo del PSOE en San Telmo. El jueves a las seis de la tarde, los nueve diputados de la formación liderada por Rivera procurarán la tranquilidad de Susana Díaz para que comience el verano con el poder debajo del brazo.

Tres han sido los documentos firmados por ambos partidos y divididos en tres ejes distintos e irrenunciables, o eso parecía, como advirtió Ciudadanos durante la ronda de contactos. La regeneración política, la cohesión social y el empleo copan las medidas que deberá poner en marcha el futuro Ejecutivo andaluz.

Regeneración Política
Ambas formaciones han firmado una declaración de intenciones para acabar con la corrupción en una de las comunidades autónomas más afectadas por esta lacra. Cualquier cargo orgánico que resulte imputado por corrupción deberá entregar su acta. Las mentiras en un currículum o la cualificación profesional son otros de los motivos de expulsión inmediata del cargo público.

El aforamiento a nivel autonómico será fulminado, habrá limitación de mandatos y la ley electoral será modificada. Se establecerá el sistema conocido como ‘un voto un ciudadano’ y las listas deberán quedar abiertas o desbloqueadas.

En cuanto a las retribuciones, si los cargos electos reciben un sueldo público no podrán percibir un salario de su partido. Las puertas giratorias quedan prohibidas y las donaciones por parte de empresas o sus directivos se verán limitadas, cuando no eliminadas.
Cohesión social y materia de empleo

Ciudadanos y PSOE se han comprometido a blindar el sistema educativo de carácter público, aumentando las contrataciones de personal universitario y de educación infantil y básica. La Sanidad es otra de las prioridades del pacto, comprometiéndose a reducir las listas de espera a 90 días y contratando a más personal sanitario.

En cuanto al empleo, priorizarán las políticas de empleo para fomentar la contratación de jóvenes y se reforzarán sectores estratégicos en Andalucía como el turismo y la agricultura. Se incluyen aquí medidas como la puesta en marcha de una Estrategia Andaluza de Captación de Inversiones que llevaría a abrir embajadas autonómicas en el -las embajaditas de Mas que con tanto empeño ha criticado C's, bajo el velo, eso sí, de "implantar oficinas de apoyo a las empresas exportadoras". Además, el documento recoge la concesión de créditos fiscales para emprendedores y líneas preferentes de financiación para los autónomos.

Chantaje al Rey
F. JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 10  Junio  2015

La Fiscaía de Madrid tiene un amplísimo historial de irregularidades políticas, desde la detención para el telediario de Mariano Rubio por Fernández Bermejo para cubrir a González (que, en el caso Ibercorp había puesto «la mano en el fuego» por el entonces gobernador del Banco de España) hasta la detención de Rato, obra de Montoro y Soraya, por oficiales de Aduanas (!) que lo teleacogotaron de casa al despacho. Podría hacerse un estudio de las coincidencias entre irregularidades procesales y ascensos fiscales. Por ejemplo, el caso de Olga Sánchez, Valeyá, en la instrucción -mejor des-instrucción- del 11-M, que se ganó el alias gritando a un plumilla: «¡En los trenes estalló Goma 2-ECO y vale yá!». Pero no valía. Era falso, como toda la versión oficial sobre el 11-M de Rubalcaba y las cloacas felipistas con varias capas de calzoncillos. El libro Titadyne, del perito Antonio Iglesias, prologado por García-Abadillo, lo demuestra. Pero algo demostrará también que Sánchez, tras obligar a su jefe Zaragoza a apartarla del juicio del 11-M, fuera ascendida al Supremo. Hay errores acertadísimos.

Entre ese feliz error sobre el arma del crimen del 11-M de Sánchez y la sensibilidad de Horrach exculpando a Cristina de Borbón del saqueo de fondos públicos porque estaba enamorada, y valeyá, se sitúa la terrorífica exclusiva de Fernando Lázaro ayer en EL MUNDO. Resulta que las fiscales del caso López Madrid, el yerno de Villar Mir, que presume de amigo del Rey pero está imputado por acoso sexual y dos apuñalamientos a la doctora Pinto (uno de ellos delante de su hijo de 10 años y cuyo autor, según ella, sería el comisario Villarejo, presentado a López Madrid por su viejo amigo Granados) habrían recibido «órdenes verbales de la superioridad para pedir el archivo del caso». Usar la Fiscalía para tapar el caso López Madrid apesta a chantaje al Rey desde las cloacas del Estado, justo cuando Soraya, jefa del CNI, puede dejar de serlo y Cospedal, amiga consorte de Villarejo, ha caído. Las cloacas dicen que se trata de «blindar las conversaciones con Zarzuela». Nada más falso: se trata de usar a la Zarzuela para blindarse las cloacas, hoy de Rajoy, Soraya y Cospedal; ayer de Rubalcaba y González; siempre de sí mismas. Un fiscal nunca debe servir a las cloacas del Estado. Y menos aún, contra el Jefe del Estado.

Cataluña
El TSJC rechaza ampliar la preinscripción para garantizar la educación en castellano
E. A. / BARCELONA ABC 10  Junio  2015

El alto tribunal catalán desestima la petición del Estado al considerar que no es procedente y está «agotada» por la LEC

La Sala de lo contencioso administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha desestimado la medida cautelar pedida por la Abogacía del Estado respecto la preinscripción y matrícula del próximo curso escolar. La Administración estatal solicitó un plazo especial para que los padres pudieran pedir el uso vehicular del castellano enproporción razonable, previa información individualizada a los afectados. Una proporción que a estos efectosse fija en el 25% incluyendo la enseñanza de dicha lengua y otra materia troncal o análoga, según informa el TSJC en un comunicado.

El auto del TSJ catalán recuerda los numerosos precedentes en los que el Tribunal ha establecido dicha medida cautelar a petición de los padres, pero entiende que en este caso lo que plantea la Administración estatal es una oportunidad procedimental para que los usuarios puedan pedir formalmente el uso vehicular del castellano y que esta oportunidad se inserte en el proceso de preinscripción y matrícula que ahora emprende la Generalitat.

El auto recuerda, en este sentido, que el uso proporcionado y razonable del castellano no es una opción que dispongan los usuarios del servicio ya que ésta es una cuestión "agotada" por la Ley de Educación de Cataluña (LEC), al impedir la segregación de alumnos por razón lingüística, y por el Tribunal Constitucional (TC) al establecer que la Constitución impone en todo caso el uso vehicular del castellano.

Voto particular
El Tribunal recuerda que el sentido de las medidas cautelares es asegurar la eficacia de una eventual sentencia estimatoria que pudiera recaer y, en este punto, se considera que no se ha acreditado que la medida cautelar solicitada sea procedente ya que, ni consta que los usuarios estuvieran desinformados en este aspecto, ni tenía sentido incluir en el concreto momento de la matrícula una opción que no es tal.

El auto contiene voto particular de uno de los magistrados de la sección al considerar que la medida cautelar podía ser parcialmente aceptada en lo que se refiere a la incorporación de la solicitud mencionada y a la información al respecto.

CONTROL DE LA ACTIVIDAD PÚBLICA
Nueve leyes de transparencia; cero obligación de cumplimiento
Ninguna de las normativas aprobadas contemplan una modificación del sistema judicial contencioso administrativo para garantizar el derecho de acceso a la información pública y conseguir que las Administraciones cumplan de forma real y efectiva sus obligaciones de transparencia
Elsa S. Vejo Estrella Digital 10  Junio  2015

¿De qué sirve una ley que no ofrece a los ciudadanos los mecanismos necesarios para hacer que se cumpla? Esto es lo que ocurre concretamente con la ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno, las 8 normativas autonómicas y las numerosas ordenanzas municipales que llevan aprobándose desde 2013. Después de más de 35 años sin ninguna normativa específica a este respecto, su mera aprobación ha supuesto un avance indiscutible en materia de transparencia –una de las grandes asignaturas pendientes de España-, aunque lo cierto es que no deja de tener clamorosas deficiencias, tal y como alerta el Doctor en Derecho y Letrado de la Diputación de Alicante, Miguel Ángel Blanes.

La primera y más importante: carece de un “mecanismo de tutela” en el caso de que las administraciones no contesten a las solicitudes, no faciliten la información o lo hagan de forma incompleta. “Diga lo que diga la ley, nos encontramos con que no se ha modificado lo elemental: la ley reguladora de la jurisdicción contenciosa, la que se encarga de controlar a las instituciones”, alerta Blanes. “Esta modificación es la única que podría garantizar para el ciudadano un procedimiento rápido, ágil y gratuito a partir del cual, cuando la administración no facilita esa información, pueda obtenerla”, remata.

Ni la ley de transparencia estatal, ni las 8 autonómicas aprobadas hasta la fecha contemplan la tutela jurisdiccional. No hay forma de garantizar el respeto a este derecho y conseguir que las entidades públicas cumplan de forma real y efectiva con sus obligaciones en materia de transparencia. “Es difícil ser optimista cuando se aprueba una nueva norma y no se atribuyen a los ciudadanos las armas necesarias para asegurar su aplicación”, lamenta el también autor del libro ‘La transparencia informativa de las Administraciones Públicas’.

Según Blanes, el retraso que acumula la jurisdicción encargada de controlar esto, unido al elevado coste económico que supone litigar contra una negativa a facilitar información y la posible condena en costas si el caso se pierde, hace prácticamente imposible que los ciudadanos opten por esta vía. “Lo que ocurre en la práctica es que las informaciones más sensibles y delicadas no se dan. Y los que optan por la vía judicial tardan entre dos y tres años en obtener una sentencia que les reconozca el derecho a obtener esa información. Pero qué sentido tiene ya. La información es un bien esencial en democracia, pero también tiene fecha de caducidad. Lo que hoy es interesante, a lo mejor mañana no lo es”, alerta Blanes.

Además, en este caso, el silencio administrativo es negativo. Esto significa que la falta de contestación de la reclamación administrativa tiene que entenderse como desestimada. Esto libra a las Administraciones Públicas de tener que explicar a los ciudadanos por qué su solicitud ha sido denegada. En este caso, el solicitante no sabe si la institución ha obviado contestar a su petición o es que se trata de información sensible. En caso de que el afectado decida acudir a la justicia para reivindicar su derecho, las instituciones saben que cuentan con mucho tiempo antes de que una sentencia firme les obligue a dar esa información. Esto relaja aún más el cumplimiento de esta nueva normativa por parte de los poderes públicos.

A lo que se une un problema más: la ley no contempla tampoco una institución “independiente” que garantice “el cumplimiento de la ley al margen del poder político”. Con esta ley se han sustituido los clásicos recursos de reposición y de alzada por una reclamación administrativa que se presenta ante el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno en el caso de la Administración General del Estado. Un organismo cuya independencia es cuestionada: el presidente es propuesto por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, y ni siquiera se impide que opten a este puesto aquellos que tienen fuertes vinculaciones políticas. Lo cierto es que son muchas las instituciones públicas españolas cuyos dirigentes están altamente politizados. Y ésta no será una excepción.

Es una ley especialmente sensible para los políticos, puesto que de lo que se trata es de que exista libertad por parte de los ciudadanos para auditar su trabajo. Y ya se han encargado durante su tramitación de obviar el procedimiento judicial y el capítulo de sanciones “porque eso aumentaría el control sobre ellos”. La responsabilidad disciplinaria de los empleados públicos es “inexistente” si no se facilita o entrega la información de forma injustificada. Así como también la de los miembros del Gobierno, altos cargos y partidos políticos. La razón es sencilla: el encargado de sancionar en el ámbito de la Administración central es el Consejo de Ministros o el Ministerio de Hacienda y parece improbable que el Gobierno se sancione a si mismo.

Claro que las grietas de la ley de transparencia estatal no acaban aquí. El acceso a la información pública sigue sin ser reconocido como un derecho fundamental. Un ‘detalle’ que hace que los “límites o excepciones sigan siendo amplios y ambiguos”. Durante la tramitación de la norma, el derecho a la información pública sí se tipificó como fundamental, pero fue en el debate parlamentario donde perdió esta condición. Los nacionalistas se opusieron de lleno, no querían que la nueva normativa se tramitara como ley orgánica y eso supusiera la exclusión de las competencias autonómicas a este respecto. Esto ha provocado dos importantes problemas: una maraña legislativa -una ley estatal, ocho autonómicas y varias ordenanzas municipales- que con toda seguridad complicará su cumplimiento. Y que ahora el derecho de acceso a información pública choque con otros derechos que sí son fundamentales, como es el caso de la Ley de Protección de Datos. En este caso, siempre prevalece la segunda.

“Lo fundamental de una ley no es que reconozca derechos, sino que el ciudadano tenga una forma rápida, barata y ágil de hacer que se cumpla. Este es un déficit tremendo en la ley estatal y en las ocho leyes autonómicas que ya existen”, concluye Blanes.

El pacto de Ciudadanos con Díaz incluye un banco público y 40 embajadas autonómicas
El documento firmado con el PSOE engloba más de veinte nuevos planes, leyes o estrategias.
Pedro de Tena Libertad Digital 10  Junio  2015

Tal y como explicó Mariano Alonso en Libertad Digital, el apoyo de Ciudadanos a la investidura de Susana Díaz como presidenta de la Junta de Andalucía llevaba aparejada la firma de una serie de documentos con los que la formación de Albert Rivera pretende establecer un pacto rector de la legislatura.

Este decálogo de medidas incluye distintos capítulos dedicados a aspectos como la regeneración democrática o la lucha contra la corrupción. Además, el pacto entre Ciudadanos y el PSOE incluye una batería de medidas económicas que Libre Mercado ha analizado en profundidad con ánimo de desgranar sus principales puntos.

Rebaja en el IRPF
En primer lugar, Ciudadanos quiere que el PSOE apruebe una rebaja del IRPF que recortaría los tramos autonómicos "a las clases medias y bajas". La reducción aplicada en la tarifa andaluza del Impuesto sobre la Renta sería de entre 2 y 3,5 puntos, de acuerdo con el pacto al que han llegado ambas formaciones.

Otros aspectos tributarios que contempla el acuerdo Ciudadanos-PSOE pasan por inaugurar "programas de créditos fiscales para quienes comienzan una actividad", aprobar una ley del mecenazgo, implantar nuevos incentivos fiscales a las empresas y decretar nuevas deducciones autonómicas en el IRPF ligadas a la creación de empleo. En paralelo, el documento habla de "implantar un plan de lucha contra el fraude fiscal", así como un "plan específico para aflorar la economía sumergida".
Más de veinte planes, leyes, estrategias...

Los dos planes que anticipa Ciudadanos en su apartado de propuestas fiscales son un anticipo del continuo recurso a este tipo de formulaciones que encontramos en el documento. Por ejemplo, en lo tocante con la formación profesional, el pacto engloba una "Ley de Formación Profesional", una "Red de Centros de Formación Profesional", un "Plan de Excelencia de la Formación Profesional para el Empleo con un nuevo modelo de gestión desde lo público" y un "Plan para el Impulso de la Formación Profesional Dual".

En esta línea, encontramos también otras propuestas como la aprobación de una "Estrategia energética", una "Estrategia de infraestructuras de telecomunicaciones", una "Estrategia industrial" o una "Estrategia minera". Otro ejemplo son el "Plan integral de Fomento del Sector de la Construcción y la Rehabilitación Sostenible", una "Alianza Andaluza por el Turismo", un "Plan General de Turismo Sostenible".

También van por este camino el "Plan de Apoyo al Emprendimiento", la "Ley de Emprendimiento", el "Plan de Actuación para el Trabajo Autónomo Horizonte 2020", el "Plan Andaluces Aprendices de Autónomos", la "Ley Integral de Agricultura", el "Plan Estratégico de la Agroindustria 2020", el "Programa Emple@Joven"…

Además, el acuerdo entre Ciudadanos y el PSOE también habla de diseñar una "Estrategia Andaluza de Captación de Inversiones" que abriría distintas embajadas autonómicas en el extranjero centradas en tareas económicas. Se trata, según el documento, de "implantar oficinas de apoyo a las empresas exportadoras", que se ubicarían "en los cuarenta principales centros de la economía mundial".

Banca pública
Por otro lado, el acuerdo también contempla distintas fórmulas de banca pública o semi pública. Aquí entran programas como las "líneas preferentes de financiación para los autónomos", iniciativas como la "creación de una Entidad Pública de Crédito de Andalucía" o medidas como la "adecuación de los instrumentos de apoyo y desarrollo empresarial de que dispone la Junta de Andalucía".

Finalmente, el documento también plantea "la simplificación legislativa y la evaluación de la eficacia de las normativas", aspecto en el que se incluye la aceleración administrativa de procedimientos relacionados con la creación de empresas "a través de la reducción de trabas burocráticas y con el establecimiento de una ventanilla única para atender a los emprendedores".

Rivera regala a los andaluces la vuelta al régimen socialista en 80 días
Pedro de Tena Libertad Digital 10  Junio  2015

Ciudadanos ha muerto para todos los que hemos luchado durante años contra un régimen instaurado por el PSOE a partir de su primera victoria en las elecciones municipales de 1979 y, sobre todo, desde su triunfo en las elecciones autonómicas de 1982, triunfo que dura y dura y dura, con muletas ocasionales como el Partido Andalucista (hundido), Izquierda Unida (hundida) y finalmente y desde ayer, 80 días después de las elecciones anticipadas del 22 de marzo, Ciudadanos. Albert Rivera prometió a los andaluces regeneración, fin del bipartidismo, principio de cambio económico y social, limpieza y transparencia. La realidad se ha impuesto y sus votantes, todos ellos desencantados por los comportamientos del PSOE y el PP, sobre todo el PSOE en Andalucía, han sido burlados. Esto no ha sido un cambio, sino un cambiazo, tan cutre como el de los viejos trileros de la calle Sierpes de Sevilla.

No sabemos por qué Ciudadanos se ha jugado su futuro en Andalucía y en el resto de España con esta aventura amoral y suicida. Amoral porque no ha sido respetuoso ni con sus principios ni con sus votantes ni con la idea de una "tercera" España abierta surgida de la sociedad civil, de la libertad y de la decencia. Tal vez haya pensado que unas nuevas elecciones andaluzas le perjudicaban seriamente ante la caída vertiginosa de sus votos a causa de sus coqueteos con el régimen y la imagen inquietante de su jefe andaluz, Juan Marín, al que ha habido que limpiarle las babas algunas veces por su desbordamiento incontenido ante la posibilidad de ser el auxiliador del PSOE de Susana Díaz.

Cabe la posibilidad de que haya estructurado a nivel nacional su estrategia de apoyos de modo que finalmente emergiera una imagen de centralidad, equidistancia, mejor dicho, entre los dos partidos que hasta ahora componen el bipartidismo español. Por eso, en Madrid se hace una cosa, en Valencia otra y en Andalucía, la contraria, pasando por favorecer indirectamente a Podemos. Ya veremos si finalmente logra el "fifty-fifty" en la tensión PP-PSOE. De este modo, sienta las bases, no de una tercera España, ni de una reforma limpia de la democracia española, sino de un partido bisagra carente de escrúpulos y principios donde a no mucho tardar empezarán a salir a la superficie las protestas y la amargura de sus votantes por la imposición de este acuerdo que entrega al PSOE la Junta de Andalucía casi sin control y a Susana Díaz la llave de Ferraz.

O tal vez se han acojonado por las presiones y amenazas de Susana Díaz y los viejos y astutos zorros del régimen. Quizá les han advertido que podían presentarlos como desestabilizadores políticos. O puede que hayan cambiado muchos más cromos a escala nacional de lo que nos suponemos.

El caso es que, visto a vuela pluma los documentos que dicen han firmado sus segundos -ni Susana Díaz ni Juan Marín han firmado nada-, Ciudadanos ha entregado un cheque en blanco a Susana Díaz. Haré un resumen: ni una palabra sobre Canal Sur, su estructura y su dirección; ni una palabra sobre la libertad de comunicación (libertad de radios y televisiones privadas); ni una palabra sobre la publicidad institucional; ni una palabra sobre la gigantesca administración paralela ni sobre la reforma de la administración; ni una palabra sobre el impuesto de sucesiones y donaciones; ni una concreción sobre la política de contrataciones y subvenciones; ni una petición de explicación sobre el hundimiento de las cajas de ahorros andaluzas; ni una petición de explicación sobre los planes de concertación y sus millones para empresarios y sindicatos "de clase" desde los últimos 15 años con resultado cero en empleo; ni una exigencia sobre Chaves ni Griñán ni los demás altos cargos; ni una palabra sobre los casos de corrupción pendientes en los tribunales ni una petición de auditoría necesaria en casos en los que la Cámara de Cuentas ha encontrado irregularidades; ni una exigencia sobre los miles de puestos de libre designación; ni una exigencia sobre el enchufismo que sacó a más de 30.000 empleados públicos a la calle; ni una palabra sobre comisiones de investigación, ni una palabra sobre la sociedad civil, ni una reflexión sobre el hecho de que 33 años después de 1982 Andalucía siga a la cola de España y Europa en bienestar; ni una palabra sobre el sectarismo y el control de la educación pública; ni una mención a la necesaria reforma de la sanidad andaluza...

O sea, ni una palabra ni una exigencia ni una reflexión sobre la toxicidad democrática de un régimen edificado al margen de la legalidad -por poner dos ejemplos, digamos que desde 1982 a 1990 no hubo ni una oposición a la función pública. Y dos: que los orígenes de Canal Sur fueron el dedo socialista puro y duro y así sigue-, cuya dimensión y peso en la economía andaluza es el principal obstáculo para el desarrollo andaluz y cuyo poder ha impedido la alternancia democrática, la regla de oro de la democracia. Esto es, Ciudadanos ha contribuido a la perpetuación del régimen socialista sin posibilidad alguna siquiera de reformarlo.

De hecho, si mantiene su palabra de no participar en el gobierno, que ya veremos, la tarea de controlar a Susana Díaz será imposible. Primero, porque aceptó entregarle el gobierno del Parlamento dañando al PP andaluz y permitiendo un control casi absoluto de la Mesa que decide plenos, comisiones, comparecencias y demás procesos de la vida parlamentaria. Segundo, porque nunca tendrá conocimiento, de no estar en el gobierno, de las actividades del nuevo ejecutivo de Susana Díaz. Aun estando le sería difícil, pero sin estar será imposible.

Por tanto, Albert Rivera ha decidido perpetuar el régimen andaluz sin obtener nada a cambio para los ciudadanos andaluces que en la cantidad de un 62% dijeron NO a un gobierno socialista. Eso, los votantes que han visto como C's era la llave pero de la puerta que lleva al régimen. Con la abstención, serían muchos más. Que Dios y el PSOE se lo paguen y que las urnas andaluzas y nacionales se lo demanden por los siglos de los siglos. Amén.

Felipe González deja en evidencia a los chavistas de aquí y allí
EDITORIAL Libertad Digital 10  Junio  2015

Aunque no le hayan dejado visitar a los opositores encarcelados Leopoldo López y Antonio Ledezma, ni asistir a las vistas de sus juicios, que han sido suspendidos, la encomiable visita del expresidente González a Caracas ha servido para poner nuevamente en evidencia la naturaleza liberticida del régimen chavista de Nicolás Maduro. La campaña de difamación contra González, así como todos los impedimentos que le han puesto para llevar a cabo su labor en defensa de los derechos humanos y de la libertad, no ha hecho más que contribuir a exponer la calaña de un régimen capaz de encarcelar a la gente por el simple hecho de mostrar su oposición al Gobierno.

La visita de González ha servido también para volver a mostrar las complicidades de buena parte de la izquierda española con el chavismo y la incoherencia del propio Partido Socialista. Aunque Pedro Sánchez haya aplaudido la iniciativa de González –al igual que han hecho el expresidente Aznar y el Gobierno–, lo cierto es que los socialistas están buscando alianzas con Izquierda Unida y con Podemos, formaciones que tienen por referencia el populismo empobrecedor y liberticida que padecen los venezolanos. Ya podrá la formación que lidera Pablo Iglesias afirmar ahora que respeta la visita de González a Venezuela, pero tan poco comprometida afirmación no es otra cosa que una forma de ocultar sus intactas complicidades con el régimen de Nicolás Maduro, cuyas violaciones a los derechos humanos en ningún momento ha condenado. Y para qué hablar del ex número tres de la organización ultraizquierdista, Juan Carlos Monedero, que ha denigrado las razones de González para acudir al país caribeño. En cuanto al coordinador federal de IU, Cayo Lara, ha acusado al exmandatario de creerse "en periodo colonial".

Por lo visto, para la izquierda más siniestra no había "injerencia" alguna digna de crítica cuando los dirigentes de Podemos asesoraban a la tiranía chavista, pero hay un "colonialismo" inaceptable cuando un expresidente español se preocupa por la falta de libertad en aquel país. Lo cierto es que la “injerencia” que denuncia lo peor de la izquierda española, siempre presta a jalear a sanguinarios liberticidas, es un deber para todo demócrata que se precie. Las críticas de semejantes personajes no pueden sino ser consideradas una prueba de que se está en la buena dirección.
Publicidad

Habrá quien diga que una cosa es la política internacional y otra las alianzas para conformar Gobiernos en ayuntamientos y autonomías españoles, pero lo cierto es que quien defiende la conculcación de derechos y libertades en el extranjero es perfectamente capaz de hacer lo propio en España en cuanto se le permita.

Ojalá la loable iniciativa de González sea sólo un primer paso para elevar la presión, dentro y fuera de España, sobre Nicolás Maduro y consiga además ahuyentar a ciudadanos incautos de unas formaciones que quieren infligir a España los males que el chavismo está infligiendo desde hace ya tanto a Venezuela.

La "catáfora" en la selectividad de Cataluña
Carmen Leal Cronica Global 10  Junio  2015

La noticia del 9 de junio de 2014 ha sido portada de la mayoría de los periódicos y hasta de apertura de los telediarios de TV: en Cataluña en el examen de selectividad de Lengua española y Literatura se ha preguntado qué es la “catáfora “. Ni los padres, ni los periodistas, ni la mayoría de la gente culta de este país se acordaba, aunque la utilizan a menudo. Por supuesto que entra dentro del temario propuesto como entran todas las “figuras retóricas” y los “conectores textuales”. Porque para eso se emplea la dichosa catáfora, (anticipación de la significación de una palabra mediante otra que que le precede y que no tiene significado nocional exclusivo. Esas palabras suelen ser pronombres. Ej : "Daniel también lo tiene, miedo al examen". Aquí el lo anticipa y se refiere al miedo"). Los alumnos que hoy se examinaban debían saber que era “catáfora” porque con la “anáfora” (repetición de lo dicho) son dos formas que han de saber utilizar y comprender los futuros “bachilleres” que quieren acceder a estudios superiores.

Hasta ahí nada que objetar. Lo que me preocupa - y siempre desde mi experiencia de 33 años como Profesora de Instituto de Bachillerato en Cataluña y no menos de 15 años como correctora de las pruebas de acceso a la Universidad, P AU (la selectividad ) - es si esa pregunta así formulada es pertinente para un examen que pretende averiguar conocimientos esenciales del alumno y especialmente el grado de madurez personal de cada uno. Mi opinión es que no. No es pertinente.

¿Cual ha sido la motivación de la pregunta entonces? Que la pregunta esta concebida bajo un prisma puramente político. Se me ocurren varias hipótesis enlazadas.

La primera es que hay que demostrar públicamente que el Sistema Educativo de Cataluña (“only catalán” ) es perfecto para el alto conocimiento del idioma español proponiendo una pregunta poco habitual en este tipo de exámenes que se evaluará maximizando o minimizando la corrección en la respuesta, como tengan a bien las “pautas de corrección” de la Universidad.

La segunda es que la dificultad no lo es tanto cuanto que la palabra “catáfora” es igual en el idioma catalán (“catàfora”) y significa lo mismo, solo varía el acento. Uno hacia la derecha y otro hacia la izquierda. Claro que se ha puesto la pregunta en el examen de español y no en el de catalán. Si saben “catáfora” en catalán, lo saben en español y así verifican los alumnos que el idioma español es subsidiario del idioma catalán. Con solo aprender catalán se conocen hasta las palabras cultas del idioma español. No hace falta aumentar el horario lectivo “en español” como indican las sentencias de los tribunales que la Sr Rigau se niega a acatar.

La tercera es la necesidad de llamar la atención en la dificultad de la prueba. Y si se publica en los medios por lo insólito de la pregunta de marras mejor que mejor, ya que con frecuencia se ha comparado la diferencia en el nivel de dificultad entre la prueba de selectividad en catalán y la de español. Siempre mucho mas difícil la prueba de catalán donde habitualmente se proponían hasta cuestiones de Gramática histórica.

Hay una voluntad política de demostrar que tienen el mismo nivel de competencia en una y otra lengua -catalán y español- los alumnos de Cataluña a pesar de la evidencia y del sentido común que nos dice que no puede tener la misma competencia lingüística en español quien estudia todas las materias en español y quien lo hace todo en catalán salvo la asignatura de Lengua y Literatura española que se imparte en español.

Los alumnos que este 9 de junio de 2015 hayan realizado las pruebas de selectividad en Cataluña no se olvidarán nunca de la definición de “catáfora”. Otra cosa es que sepan utilizarla y sobre todo entender un texto donde exista una catáfora y sepan a qué palabra o concepto se refiere esa catáfora.

El uso correcto y el pleno conocimiento de un texto culto es mucho mas importante y determinante para un alumno que pretende ampliar sus estudios en la Universidad que el nombre concreto de las figuras retóricas. El idioma culto se adquiere con la utilización continuada de ese registro culto desde la escuela, aunque después se olviden las palabras que definen los recursos lingüísticos que se emplean. Y es que los alumnos catalanes son diferentes,- afirman los nacionalistas/secesionistas- mejores y mas inteligentes en cuestiones lingüísticas porque el registro del lenguaje especifico y culto español “lo aprenden en la calle” y en la escuela solo las definiciones como “la catáfora”.

terrorismo
Alarma entre los expertos en terrorismo por el aumento de la inmigración y los conversos al Islam en España
AGENCIAS Minuto Digital 10  Junio  2015

Un estudio de Gatestone Institute muestra que existe una “alta posibilidad” de que los terroristas puedan atentar en España. Es “muy problable” que los islamistas golpeen a España en algún momento y se estima que el país tenga un 70% de probabilidades de sufrir un ataque terrorista.

Las fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han detenido a un total de 568 yihadistas en los últimos diez años en 124 operaciones contra el yihadismo, cifra de la que informó el propio ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, el pasado 14 de mayo. Además, explicó que un total de 14 yihadistas habían regresado a España: nueve de ellos están en la cárcel y cinco permanecen en libertad.

Las entradas desde Francia
Según el instituto estadounidense, “docenas” de yihadistas y otros radicales islámicos están entrando en España ante la presión que al parecer sufren en Francia. Y es que, el Gobierno francés inició controles más exhaustivos tras los atentados a la revista ‘Charlie Hebdo’ y al supermercado judío en París- El pasado 29 de abril François Hollande anunciaba el despliegue de 7.000 soldados para patrullar las calles francesas de forma permanente-.

De ahí que los yihadistas provenientes de Francia sientan que cuentan con “mayor margen de movimiento” en la península. En este bloque se incluyen los “sospechosos” de ser radicales islámicos, pero para los que no existen pruebas suficientes para poder ser detenidos.

La institución destaca que la mayoría de los yihadistas procedentes de Francia se están trasladando a Cataluña y al resto de la costa mediterránea española, donde están tratando de “mezclarse” con las comunidades musulmanas.

La recuperación de Al-Andalus
Al-Andalus es el nombre árabe que se da a las partes de España, Portugal y Francia ocupadas por los conquistadores musulmanes desde los años 711 a 1492. Algunos musulmanes creen que los territorios que perdieron durante la Reconquista cristiana de España “aún pertenecen al reino del Islam”. “Afirman que la ley islámica les da el derecho de volver allí y restablecer el dominio musulmán”, dicen desde el instituto estadounidense.

En julio del año 2014, el Estado Islámico realizó un vídeo en el que se comprometían a ‘liberar’ a Al-Andalus de los “no musulmanes” para hacerlo parte de su nuevo califato. Las imágenes mostraban a un yihdista hablando en español con un acento “del norte de África”.

Un atentado con “cuchillos en una plaza pública”
Más allá del “extraordinario trabajo” desarrollado por la Inteligencia policial -“que ha desbaratado ataques inminentes en España”- José María Gil Garre, director del departamento de estudios de terrorismo del Instituto de Seguridad Global con sede en Londres, consideraba en este medio el pasado 31 de marzo que España no enfoca bien la dimensión de la amenaza yihadista.

“No hace falta un 11-S, un 11-M o un atentado en un cuartel de la OTAN, el yihadismo ha entendido que resulta mucho más aterrador si provoca un acuchillamiento masivo en una plaza pública a plena luz del día”, explica con un terrorífico ejemplo el analista del Instituto de Seguridad Global. Buen ejemplo de ello fue en mayo de 2013, cuando un yihadista degolló a un soldado británico en plena calle en el barrio de Woolwich, al sureste de Londres.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Pactar con Podemos

Miguel Cámara www.gaceta.es 10  Junio  2015

Recientemente, Iñigo Urkullu, lendakari del Gobierno Vasco, ha pedido perdón a las víctimas de ETA: tarde, pero lo ha hecho. La aberración de ETA tiene su origen en que, al no conseguir la independencia en una mesa de negociaciones, optó por el asesinato, perdiendo así toda su razón de ser y justificación alguna; ni moral, ética, política, social, etc. Se convirtió en una banda terrorista que perseguía un fin, que podría ser lícito, de forma totalmente ilícita.

Pero ha llegado Pablo Iglesias, Podemos, y, lejos de pedir perdón por sus muchas manifestaciones proetarras anteriores, ha insultado a las víctimas del terror, entre ellas, concretamente, a María Caballero, hija del asesinado por la banda, Tomás Caballero; Iglesias, sigue justificando a ETA y ha aceptado el soporte de sus presos. Por si fuera poco, ha pactado con Bildu para colocar en la alcaldía de Pamplona a un proetarra. No se puede pedir mayor inmoralidad. Podemos es una Agrupación proetarra. Peor aún, es que hay partidos “democráticos” que están pactando con Podemos.

Se justifican diciendo que están contra ETA, y que el acuerdo es ajeno a la banda terrorista, que sólo pactan para otros fines; es tanto como solicitar la ayuda de un etarra para labores del campo, habiendo tantos profesionales disponibles, y sin esos antecedentes. Podemos es un partido político de extrema izquierda que no prioriza la defensa del ciudadano, ya que, al mismo tiempo,es una marca comercial con fines e intereses lucrativos; no olvidemos que, antes de crear el Grupo y llegar a la política, varios de sus líderes fundadores, ya eran corruptos, al contrario de lo que ocurre en el resto de partidos, que, una vez en el poder, algunos se corrompen, “como debe ser…”

No se puede entender que haya un solo partido democrático en España que, pensando en los ciudadanos, pueda pactar, en conciencia, con Podemos..

El futuro de Ciudadanos pasa por ser como CiU
Sergio Fidalgo Cronica Global 10  Junio  2015

No se preocupen, mi consumo de orujo casero de bar gallego no me ha conducido a desear a los de Rivera que tengan cuentas en Andorra, paseen en deportivos con la estelada pintada en el capó, desmonten la educación pública o justifiquen el utilizar prótesis caducadas en pacientes de la sanidad pública. No es esa CiU a la que se ha de parecer Ciudadanos. No les pido que Carina Mejías acabe de ‘dinamizadora económica’ o Carlos Carrizosa de conseguidor de estaciones de ITV. Los Pujol son inimitables, y mejor que sea así.

La única manera de acabar con esta pesadilla a la que Artur Mas está conduciendo Cataluña es ganarles en las urnas. Jordi Pujol, parafraseando a Antonio Robles, ha sido el más astuto de todos. Aunque al final le han pillado y se ha derrumbado su mito, construyó una formación hegemónica que reinó durante veintitrés años porque tenía una gran inteligencia política.

Durante más de dos décadas supo convencer a una mayoría de votantes que él representaba mejor que nadie sus intereses, fueran independentistas o autonomistas, con barretina o casco de paleta, ex psuqueros o postfranquistas, empresarios del sector negocios u ‘otros’ catalanes deseosos de poseer el carnet de ‘buen catalán’…

Convergència nunca fue una formación homogénea. Por eso ganaba de calle. Era la fuerza ‘catalana’, la que teóricamente garantizaba el ‘seny’ del gobierno ‘sensato’ y la ‘rauxa’ que reclamaba a Madrid cuando trataba ‘injustamente’ a Cataluña. Y pescaba en todos los caladeros. Se convirtió en el ‘catch-all-party’ por excelencia, el sueño húmedo de cualquier politólogo. CDC era democristiana y socialdemócrata estilo sueco. Era católica y atea. Era nacionalista pero ‘leal’ con el Estado. Seducía a Núria Feliu y a Justo Molinero. Era el todo y la nada. En resumen, era un gran negocio.

Si Convergència representó durante años el voto de la ‘centralidad’, el voto útil del nacionalismo y de aquellos acomplejados por el ‘pal de paller’ pujolista que querían ‘integrarse’, Ciudadanos ha de seguir la misma estrategia, pero cambiando la senda. Ha de ser la formación del constitucionalismo, la que reúna el voto útil alrededor suyo para sumar una papeleta más que la lista que encabece Artur Mas.

Por supuesto, para fines diferentes. Si Pujol impulsó una formación política que consiguió la hegemonía para que el “sector negocis” lo tuviera más fácil y para crear una Cataluña en Miniatura a la medida de sus sueños, Ciudadanos ha de ganar las elecciones para que quede claro ante el resto de España y de todo el planeta que una formación constitucionalista puede ser la primera fuerza de Cataluña. Y para construir una Cataluña mejor, plural de verdad y sin sectarismos.

Ha de seguir pescando en los caladeros de socialistas y populares. Pero también en los de aquellos votantes de Convergència preocupados por la deriva de Artur Mas. Y, sobre todo, en los de Unió, porque Duran ha hecho mucha oposición de boquilla, pero ha permitido que el todavía President de la Generalitat esté llegando hasta el final.

Y para garantizar el triunfo, mejor Albert Rivera que otros candidatos. La tentación de hacer las Españas es grande. Pero nada impulsaría más al líder de Ciudadanos que conseguir un voto más que Artur Mas en las autonómicas. Mejor ser la fuerza que garantice la lealtad de Cataluña hacia el proyecto constitucional que ser en el Congreso el portavoz parlamentario de un partido estilo CDS. La decisión parece tomada, y en otro sentido, y creo que es una lástima. Rivera es un gran activo de Ciudadanos y creo que se dispersará en un Congreso fragmentado cuando podría ser el líder de la primera fuerza del Parlament. El político que podría parar desde la cámara catalana el proceso independentista.

Que no se engañen los partidarios de Ciudadanos, todavía les queda un largo trecho para llegar a La Moncloa. Y nada mejor para adelantar camino que sean ellos los que ganen a Artur Mas donde hay que hacerlo, en las urnas. Cuarenta diputados autonómicos en Cataluña harán más por el bien del proyecto de Ciudadanos que dos o tres docenas de escaños en el Congreso. Ganar al nacionalismo en Cataluña es la mejor carta de presentación para aspirar a cambiar toda España.

Primero Cataluña, después toda España. Es posible. Mientras el PSC sigue deshojando la margarita sobre si apoya o no a alcaldes independentistas, se puede seguir sumando. Mientras el PP sigue pagando el precio de haber permitido el 9N, se puede seguir sumando. Mientras los votantes moderados de CiU se siguen asustando al ver como el ‘procés’ no recula a pesar de los desastres electorales, se puede seguir sumando. Mientras muchos que querrían votar Podemos ven como sus líderes se han arrojado a los pies de los independentistas, se puede seguir sumando.

Hay mucha ‘sociedad civil’ no independentista en Cataluña. Muchos sindicalistas de base, asociaciones de vecinos, entidades sociales, grupos culturales que quieren que se ponga remedio a la crisis y se cierre de una vez el desafío soberanista. Solo hace falta que haya alguien que pueda ganar para que se vuelquen.

Ada Colau no ganó las elecciones porque despertara una ilusión desbordante. Los votos que le dieron la victoria vinieron de miles de barceloneses que quisieron jubilar sin honores a Xavier Trias. Colau consiguió situarse como una alternativa real para echar a CiU, y venció. Si Ciudadanos sigue avanzando, ganará.

Si Rivera convence a los catalanes que puede ganar a Mas, lo conseguirá. Cuando aquellos heroicos intelectuales como Albert Boadella, Xavier Pericay o Ana Nuño, entre otros, dieron un paso adelante hace diez años, seguro que soñaban con una Cataluña cuyo primer partido fuera constitucionalista. Ese sueño se puede conseguir.

Pero la dispersión es mala consejera, y está muy bien lo que pase en Murcia o en La Rioja, pero Ciudadanos nació para que Cataluña fuera una parte leal de España. Si se consigue este objetivo, La Moncloa estará mucho más cerca. Como dice Pablo Iglesias, que en eso no está equivocado, “ahora hay una ventana de oportunidad”. Pero para Ciudadanos. Y en Cataluña. Si la aprovechan podrán regenerar Cataluña y luego todo el país. De ellos depende.

Recortes de Prensa   Página Inicial