AGLI Recortes de Prensa   Viernes 12   Junio 2015

 Impuestos: España Estado depredador
Antonio García Fuentes Periodista Digital 12  Junio  2015

Hace ya bastantes años y cuando se agudizó la implantación de nuevos impuestos o subidas astronómicas de los que ya pagábamos aquí; yo y aventurándome un poco, basado en las grandes mentiras de las cifras oficiales y de lo que declaraban públicamente los políticos del partido que fuere y que estuviera en algún tipo de gobierno; dije que de alguna manera, el dinero líquido que producíamos los que de verdad trabajamos y producimos en España, la mitad del mismo siempre acababa en manos de un ente oficial, fuese el Estado central, las casi veinte autonomías (o nuevos virreinatos), las diputaciones provinciales, o los municipios y resto de “organismos”, que en número ya excesivo nos han impuesto mantener en el nuevo y depredador sistema tributario de España, donde las clases bajas y medias, somos los que soportamos todos los gastos, mientras las grandes fortunas y las multinacionales, apenas pagan o no pagan nada en absoluto; todo lo cual ha acarreado la ruina actual en una nación, lo suficientemente rica como para llegar a tener excedentes, como ya se demostró a la muerte de “la dictadura del general Franco”, que al morir deja la nación incluso con reservas de divisas y oro abundante en las arcas del Estado.

Hoy la brutal deuda pública acumulada y la fuga inmensa de capitales invertidos en otros lugares, demuestra con creces cuanto hoy digo sintetizando.

En estos días me llega un vídeo que publicado, “anda por ahí” difundiendo la realidad de un hipotético trabajador que tiene la suerte (hoy lo es y mucho en España) de percibir una nómina de dos mil euros mensuales y al que directa o indirectamente “va desplumando este voraz sistema tributario”, que al final le deja al indefenso “privilegiado” con menos de la mitad de lo que se asegura “gana o cobra” este empleado. Si no encuentran ese vídeo, escríbanme y les enviaría una copia del correo electrónico donde me ha sido adjuntado; puesto que detallar el expolio con todo tipo de argucias administrativas que porta, soy incapaz de hacerlo, por los impulsos vomitivos que me producen ya estas formas de expolio… “dicen que legal, pero que de moral y justo no tienen apenas nada visto cómo se escapan otros muchos y grandes beneficiarios de leyes del embudo y en los que entran los políticos con sus tarifas especiales pese a sus grandes sueldos”.

Aquí, si analizas y miras los recibos que pagábamos por simplemente ser propietarios de la vivienda que ocupamos y que la mayoría consiguió con ímprobos esfuerzos de ahorro y austeridad, es que te pones frenético, al ver las continuas subidas que nos han hecho soportar sin contrapartidas algunas que justifiquen ello, puesto que lo recaudado se ha gastado en pitos y flautas, sobornos, y todo tipo de dilapidaciones absurdas o para mantener parásitos.

Si agarras un simple recibo del agua potable o recogida de basuras y vas viendo “los conceptos” que por impuestos varios, van aumentando la cantidad oficial que dicen cobrarte, es que “te subes por las paredes” por lo que suman.

Si examinas igualmente los recibos de la electricidad, es indignante las cantidades que por impuestos o subvenciones a grandes compañías, te hacen pagar a través de los mismos, con lo que el kilovatio nos lo hacen pagar a precios tan abusivos, que son considerados de los más altos de toda Europa y doblan o triplican a los que los estadounidenses pagan en su país, que no es precisamente de los más baratos del mundo.

Igual ocurre con los recibos o facturas del teléfono, fijo o móvil, Internet; el gas doméstico que monopolísticamente pagamos a precios abusivos, como igualmente las necesarias gasolinas o gasóleos, hoy imprescindibles para vivir en la vida que “nos han montado los que dirigen (o eso dicen) este perro y ya insoportable mundo”.

Si te detienes a analizar todo lo que te cobran hoy los bancos y similares comerciantes del dinero (que ya no te pagan nada por tus ahorros) se te llena el cuerpo de una rebeldía enorme, al ver cómo te despluman de forma canallesca, puesto que simplemente te deducen de tus cuentas lo que les da la gana, amparados en leyes abusivas que han logrado de inútiles gobernantes que actuaron a su servicio.

Mientras esta implacable “nube o tornado” de obligaciones nos han ido arruinando o empobreciendo de forma criminal; las pensiones no han parado de bajar y de ponerles obstáculos a su revaloración, amparados en que según ellos no se pueden revalorizar o al menos sostener en valores reales de hace diez años o más por ejemplo y que entonces eran sino justas bastante más dignas.

Se cargan con impuestos abusivos, las donaciones incluso a tus propios hijos, las herencias que reciben a tu muerte y ya y por terminar, nos están haciendo pagar impuestos… “por pagar precisamente impuestos”; aparte de todo este desastre, las economías oficiales están en quiebra y aquí nadie habla de saneamientos y reducciones del gasto superfluo, como necesariamente hay que hacer y de forma inteligente para que de nuevo, vuelvan las ilusiones ya perdidas de todo un pueblo, expoliado de tal manera, que como vaticiné ya hace tiempo… “ha sido robado hasta en sus ilusiones de vivir y progresar y de ahí tanto alcohol y droga como se consume y cosas peores, que son la consecuencia de una sociedad ya destruida en grado criminal”.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y http://blogs.periodistadigital.com/nomentiras.php

La culpa no es de las reformas
Javier Fernández-Lasquetty Libertad Digital 12  Junio  2015

El Partido Popular ha obtenido más votos, pero ha cosechado la derrota más dura desde 2004. Cuando el castigo se ha producido de forma general, de norte a sur y de este a oeste, es que los electores no estaban juzgando a los candidatos locales, sino expresando su rechazo al PP como tal y a su obra de gobierno en los últimos años.

Se podrá pensar que es relativamente normal que los ciudadanos se enfaden con los Gobiernos que hacen reformas para resolver una crisis económica. Pero en este caso tendrán que ser otras las causas. El Gobierno del PP ha tomado muchas medidas frente a la crisis, pero reformas como tales apenas ha habido. Luego el enfado de los votantes tendrá otras razones.

La del mercado laboral es la excepción casi en solitario. En lo demás: ¿dónde está la reforma del sistema de pensiones?, ¿en qué ha sido reformada la sanidad?, ¿y qué hay de la reforma del subsidio de desempleo? No ha habido reformas estructurales en esos campos, y menos aún reformas propiamente liberales.

Pensiones, sanidad, educación y subsidios de desempleo son los principales gastos del sector público español. ¿Hay en ellos más libertad de elegir ahora que antes de la llegada de Rajoy al Gobierno? ¿Se han hecho reformas que incrementen la responsabilidad de cada persona sobre su propia vida? ¿Ha seguido España el ejemplo de países europeos como Suecia u Holanda, que han aumentado el campo del sector privado en la provisión de salud, de educación o de seguridad en la vejez? La respuesta es siempre negativa. Se han aprobado leyes y decretos, pero no se han hecho reformas estructurales, de las que cambian el sistema para mejorarlo y hacerlo financiable en el presente y en el futuro.

Al principio de la crisis, la suma de personas que trabajaban en la educación y la sanidad públicas era de poco más de 1,1 millones. Ahora son más de 1.150.000. La deuda de las Administraciones Públicas españolas ha pasado de ser el 47% del PIB en 2004 a rozar el 100%. ¿Dónde están las reformas liberales que hubieran reducido el peso abrumador del sector público sobre los ciudadanos españoles?

Unos días antes de las elecciones de mayo, un amigo –aclaro: no de Madrid– me decía que era duro tener que escoger entre dos candidaturas comunistas y cuatro socialdemócratas. Obviamente (y desgraciadamente), incluía al PP entre los partidos socialdemócratas. Los tópicos del buenismo igualitarista son más cómodos, porque evitan tener que comparecer en la batalla de los principios y de las ideas. La que explica la política y la que da sentido a la política. La batalla de la libertad frente a los dogmas del socialismo.

No haber querido dar esa batalla de las ideas no ha librado al PP de un tremendo castigo electoral. Pero la culpa no es de que se hayan llevado a cabo reformas liberales. Quizá lo sea, más bien, de no haberlas hecho en toda España, con valentía y con garra.

El perdón de los pecados
Ignacio Camacho ABC 12  Junio  2015

La principal razón por la que Ciudadanos ha decidido apoyar la investidura de Susana Díaz consiste en que también va a respaldar la de Cristina Cifuentes. Rivera y los suyos parecen pensar, como tanta gente, que en España hay que justificarse por coincidir con la derecha, pecado de lesa corrección política ante cuyos remordimientos es menester encontrar un antídoto. La decisión de pactar con el PP en Madrid requería el inmediato contrapeso de hacerlo con el PSOE en Andalucía, quizá no tanto para mantener una imagen de equidistancia como para hacerse perdonar la herejía de distanciarse de la superioridad moral de la izquierda. La solución final es sensata para un partido con vocación tercerista que no desea acabar a pedradas con el sistema, pero la han envuelto en explicaciones alambicadas difíciles de compaginar con la realidad más prosaica de una simple determinación táctica.

Porque las cláusulas del acuerdo firmado con Díaz son risibles para una sedicente fuerza regeneracionista. No es sólo que se hayan olvidado de la solicitada dimisión de Chaves y Griñán, sino que, presurosos por equilibrar el inminente pacto de Madrid, han suscrito un papel tan precipitado que en la mayoría de los puntos coincide con el propio discurso de investidura de la presidenta. Cuando lo lea el escrupuloso Garicano, gurú económico de C’s, se va a caer de espaldas: incluye hasta un banco público andaluz y cuarenta embajaditas financieras. Lo que les va a salvar es que Susana, experta en cháchara institucional, tiene la misma intención de cumplirlo que de forzar el cese de sus antecesores. Su objetivo era encontrar un aliado distinto a los de Pedro Sánchez, abrazado a Podemos, y marcarle distancias.

Sucede que tanto en Madrid como en Andalucía gran parte de los votantes de Ciudadanos son de centro-derecha, incómoda realidad para albergar complejos de socialdemocracia. Y que muchos electores andaluces tienen un considerable rebote que muestran airados en las redes sociales: no os votamos, vienen a decir, para apuntalar al régimen de los ERE. Eso no va a ocurrir en la Comunidad madrileña. Al partido de Rivera le cuesta aceptar la evidencia de que su facturación electoral procede de un segmento sociológico descontento con el PP que ve en la marca naranja una opción limpia, razonable y moderada, esa especie de derecha moderna y reformista que el marianismo dejó de ser cuando subió los impuestos y Rajoy le dijo «sé fuerte» a Bárcenas. Para esa gente la mayoría natural no pasa por entregar el poder a los socialistas, y menos a los que manejan como un latifundio la región más atrasada de España.

Les guste o no a los dirigentes de C’s, los marcos mentales mandan y la investidura compensatoria de Díaz supone para ellos un coste más alto que la de Cifuentes. Como en aquella serie de «Fama», la política tiene un precio y aquí es donde van a empezar a pagarlo.

Ciudadanos y la corrupción socialista en Andalucía
EDITORIAL Libertad Digital 12  Junio  2015

Tal y como estaba anunciado, Susana Díaz ha revalidado su mandato como presidenta de Andalucía gracias a Ciudadanos, cuyos nueve diputados votaron este jueves a favor de su investidura. Tras casi dos meses de negociaciones, el partido de Albert Rivera ha decidido brindar al PSOE su apoyo, a pesar de que las exigencias en materia de regeneración política que Ciudadanos impone en otras regiones están todavía lejos de cumplirse en la comunidad de la estafa de los cursos de formación, el latrocinio de los ERE y la imputación de los dos últimos expresidentes bajo serias acusaciones de corrupción.

Rivera va a tener difícil explicar en el resto de España su decisión en Andalucía a escasos seis meses de las elecciones generales, si es que Rajoy no decide adelantarlas. Con la vista puesta en esta importante cita con las urnas, en la que Ciudadanos se juega convertirse en una fuerza de largo recorrido o quedar como partido testimonial, el apoyo al partido más corrupto de España –con permiso de CiU– puede provocar el rechazo justificado de aquellos que han recurrido a Ciudadanos con la esperanza de que sea el catalizador efectivo de un amplio proceso de regeneración.

En Ciudadanos se escudan en que, sin su apoyo a la lista más votada, Andalucía estaría abocada a unas nuevas elecciones. Puede que así fuera, pero en todo caso esas son las consecuencias del adelanto electoral decidido por la propia Susana Díaz, sin que ninguna circunstancia le obligara a ello más que su propio interés particular en las luchas internas del Partido Socialista. El resultado electoral fue mucho peor del que ella preveía, pero eso es responsabilidad de la candidata socialista, no de Ciudadanos, un partido nuevo que no estaba obligado a empeñar su crédito político en enmendar los errores de cálculo de una política demasiado ambiciosa.

Por otra parte, Susana Díaz no puede presentarse como el remedio a la corrupción institucional que impera en Andalucía desde que el PSOE llegó al poder, hace ya más de tres décadas. La presidenta andaluza es una criatura del Partido Socialista, que nadie puede tomar en serio como ejemplo de un sincero afán regenerador. Díaz estaba en el Gobierno de Griñán, y además como consejera de Presidencia, un puesto clave reservado a personas de la más absoluta confianza del presidente. Tan es así que el propio Griñán la eligió como sucesora, en pago de lo cual Susana Díaz ha hecho todo lo posible para que ni su mentor ni Manuel Chaves, el gran padrino del socialismo andaluz, se vean obligados a abandonar la política a cambio de su investidura.

Ciudadanos ha transigido con esta operación política, que perpetúa en Andalucía el régimen corrupto que ha llevado a esta región a la cola de todos los indicadores de desarrollo. Rivera no estaba obligado a dar ese paso, que cuestiona muy seriamente los afanes casi inquisitoriales que su partido ha venido poniendo de manifiesto en Madrid y en otras regiones, donde los candidatos del otro partido mayoritario exhiben una limpieza de trayectoria a la que Susana Díaz no puede ni siquiera acercarse. Ahora tendrá que convencer a su electorado de que sus decisiones en Andalucía son buenas para los andaluces y, sobre todo, para España, algo que, conociendo la realidad andaluza, no le va a ser precisamente fácil.

Votar con y sin atentados
Gabriel Moris Libertad Digital 12  Junio  2015

La palabra democracia me resulta demasiado noble para denominar la forma de convivir que tenemos los españoles a raíz del cambio de régimen que nos dimos en su día, auspiciado por la restauración de la monarquía. Con frecuencia se oye decir que la democracia es el gobierno del pueblo. No deja de ser una expresión coloquial pero, en el fondo, parece reflejar más una intención o un deseo que una realidad vivida día a día.

La única ocasión que tiene el pueblo para manifestar parcialmente sus deseos y preferencias en el gobierno de la cosa pública es en las votaciones, pero ese acto periódico, culmen del proceso electoral, no refleja plenamente la voluntad del pueblo. Creo que no tenemos que hacer un gran esfuerzo intelectual para demostrarlo: los procesos previos a las mismas no son explícitos ni clarificadores. Los candidatos, en general, son unos desconocidos para los votantes. Al ser los programas y los candidatos productos de las cocinas partidistas, el papel de los electores se limita a introducir una candidatura en las urnas. Las consecuencias tienen en cambio una enorme repercusión en nuestra vida, ya que los elegidos controlan férreamente todos los poderes del Estado y por ende nuestras vidas. Podíamos seguir enumerando razones para demostrar mi tesis pero cualquier persona puede hacerlo con más claridad y erudición que yo.

En la España actual, me refiero a la de los primeros quince años del siglo XXI, hemos tenido tres elecciones generales. Este año, o tal vez el próximo, habrá elecciones generales por cuarta vez. Antes de continuar, quisiera recordar un pensamiento de Salvador de Madariaga: "La democracia es una forma y un medio, mientras que la libertad es una esencia y un fin". Creo que este pensamiento puede situarnos ante el fin último de la democracia y su utilidad al servicio del hombre como ente elemental de la sociedad. No estoy seguro de que individual y colectivamente caigamos en la cuenta del papel que la democracia puede y debe desempeñar en la sociedad.

Si echamos una mirada retrospectiva hacia la vida política de finales del siglo pasado nos asalta la duda de si vamos por el buen camino o vamos en retroceso. Podríamos hacer un balance de aspectos en los que hemos mejorado, también podremos encontrar elementos en clara regresión. Priorizar esos elementos es el paso imprescindible para poder establecer el orden de prelación de los mismos. En este análisis me gustaría focalizarme en aspectos relacionados con la libertad.

Difícilmente podemos hablar de democracia cuando la libertad se atropella con la frecuencia con que se hace en España. Creo que los problemas más importantes para los españoles son el paro, la corrupción y la falta de calidad de la clase política. Hace diez años el terrorismo ocupaba uno de los primeros puestos de esa clasificación. Aunque la mayoría de los ciudadanos no lo percibe hoy así, creo que objetivamente ese problema sigue siendo capital en la vida social. A nadie le puede pasar inadvertido el peligro latente de ETA y sus

apoyos sociales y políticos. Algunos no podemos olvidar lo inolvidable, me refiero lógicamente al mayor atentado terrorista de Europa, al 11-M. Un atentado de esa magnitud, perpetrado en pleno proceso electoral y resuelto sin instigadores y con un solo autor material, no podemos decir que sea un asunto investigado, juzgado y sentenciado. Máxime cuando, pasados once años, se puede verificar el cambio regresivo que ha experimentado España en todos los aspectos citados anteriormente, sin olvidar el retroceso en el ámbito de los valores.

Pues bien, en este año de votaciones permanentes podemos constatar la pérdida de confianza de los electores en la clase política. El paro, ligado a la situación económica, la corrupción generalizada y sin soluciones judiciales para la misma, deja en evidencia la inoperancia del Estado para resolver los graves problemas en que nos vemos inmersos a raíz de los atentados del 11-M.

En la campaña electoral del año 2008 también sufrimos la pérdida de una víctima por atentado terrorista.

La última campaña electoral, pese a la aparición de nuevas siglas en el escenario político, no nos ha permitido vislumbrar drásticas y eficaces soluciones para los graves problemas que padecemos.

Como confirmación de lo que antecede, y sin haber seguido las propuestas de los grupos políticos de forma exhaustiva, me atrevo a afirmar que en casi ninguno de los partidos contendientes se han explicitado las políticas contra el terrorismo y menos aún su actitud respecto al 11-M, origen de la situación actual de España.

Ya que la expectativas no son muy esperanzadoras, mi modesto deseo se limita a que los atentados terroristas dejen de ser compañeros de nuestras elecciones, como ya ocurrió en noviembre de 2011.

La labor parasitaria de ERC
Antonio Robles Libertad Digital 12  Junio  2015

Todo cuanto toca, lo parasita. Me refiero a ERC. Primero intoxica, después neutraliza y finalmente destruye. O lo deja para el desguace, fíjense en el PSC. Convenció a Maragall y a Montilla para pactar un tripartito de izquierdas y acabó intoxicándolos de secesionismo. Ni cuestiones sociales ni mano dura contra la corrupción, estatutos de autonomía y multas lingüísticas. Se reservó cultura, escuela y la dirección de TV3, infectó de periodistas del régimen esa cueva de agitación y propaganda independentista y engrasó todo tipo de entidades cívicas con dinero público para simular en las calles lo que imponía en la escuela. El PSC acabó maniatado en sus complejos, perdiendo en el tránsito la mayoría de sus votantes. A eso quedaron reducidas dos legislaturas. A eso y a una deuda insoportable que sus continuadores de CiU incrementaron al mismo ritmo que aumentaban las embajadas y la construcción nacional. Es todo lo que dio de sí la primera década del siglo XXI.

Cuando Junqueras se hizo con el poder en su formación, lo primero que hizo fue abrazar la melonada del rumbo a Ítaca de Mas. El astucias explotaba la ocurrencia en cada telenotícies a modo de anzuelo para retener en sus filas el creciente sentimiento secesionista. Lo que no sabía él era que Oriol Junqueras no buscaba hacer literatura secesionista, sino empujarlo al independentismo real hasta que no pudiera recular. Carme Forcadell aún no era presidenta de la ANC, pero sí concejala de ERC en Sabadell, una de tantas fanáticas de la lengua nacional engrasadas por el activismo cívico de ERC. Cuando en la Diada del 11 de septiembre de 2011 se inundaron las calles de esteladas, los cachorros del régimen, Oriol Pujol y el resto de delfines de convergencia convencieron a Artur Mas para encabezar la tempestad independentista: "O nos subimos a la ola o la ola pasará por encima de nosotros". ¡Ay esto de creerse la propia propaganda! Cosas de niños consentidos.

Por entonces, CiU disfrutaba de una mayoría de 62 diputados, fruto de la victoria en el 2010. Oriol Junqueras le envalentonó con su apoyo. Y Artur Mas convocó elecciones anticipadas para 2012, con dos años de legislatura. Se sintió el Mesías y así lo dejó plasmado en las vallas publicitarias. Buscaba el amparo del pueblo de Cataluña, lograr la mayoría absoluta e imponer a España su derecho a decidir.

El resultado no pudo ser más desastroso: 12 diputados menos y su compañero de viaje, ERC, 11 más. Fiasco total. A partir de entonces, empujado por el ladino Junqueras, desplegó velas hacia Ítaca sin reparar en que perdía costa. Dio lo mismo que las encuestas posteriores siguieran reduciendo sus expectativas electorales hasta los 35 diputados, o que ERC subiera hasta 38: 15 menos que en las elecciones de 2012, que sumados a los 12 perdidos en tales elecciones anticipadas da un total de 27, mientras ERC subía otros 18, o sea, 29 más que en 2010. Aislado en el espejo estelado de TV3, se convirtió en un muñeco vanidoso en manos del fulero de ERC. Cualquier empresa medianamente seria le hubiera puesto de patitas en la calle a la primera frivolidad. Y en las pasadas municipales de mayo pierde la joya de la corona, Barcelona. Caída libre.

Parece que Ada Colau no ha aprendido la lección y se apresta a dejarse enredar también por ERC. No le ha aceptado la hoja de ruta a la secesión por tenerla firmada con CiU. Curioso, por tenerla firmada con CiU, no porque sea ruta a la independencia. Presta ha estado en demostrarlo prometiendo estar la próxima Diada a la cabeza de la manifestación por el derecho a decidir. Y sus primeros contactos y reuniones han sido con Òmnium Cultural, la ANC y la AMI (Asociación de Municipios por la Independencia). Incluso ha prometido un referéndum en Barcelona para adherirse.

Debería aprender C’s de ERC. No para intoxicar o destruir, sino para dignificar la política. Sin postureo ni aritméticas electorales, exigiendo en sus pactos responsabilidades reales en cultura, distribución de frecuencias de radio y subvenciones a medios, consejerías de justicia y organismos de control de cuentas y presupuestos. No hay nada más urgente en España que acabar con la corrupción, ni tampoco manera más directa de hacerlo que disponer de poder real para arrebatar a los caciques mediáticos sostenidos por fondos públicos el control de televisiones autonómicas y escuelas y la distribución de frecuencias y publicidad, y poniendo a disposición judicial sin cortocircuitos de Juntas o Generalidades a todo el que trafique con el bien común o ponga en riesgo la unidad territorial. Esa es la tarea de hoy, la de mañana es gobernar España como una nación de ciudadanos libres e iguales.

 

Ciudadanos y la política de pactos
José Miguel Villarroya Cronica Global 12  Junio  2015

Se perfilan estos días los pactos que van a dar gobernabilidad a ayuntamientos y CCAA en toda la geografía española, y he aquí que aparece Ciudadanos como el principal adalid de la estabilidad política e institucional.

Mucho se habló durante la campaña electoral de cuál era el ideario del partido 'naranja', pero ahora ya lo tenemos claro es marxiano, no marxista (no se asuste nadie), inspirado en la frase de Groucho Marx: “Estos son mis principios y si no les gustan tengo otros”, porque en unos meses e incluso días han cambiado de arriba abajo todo lo que prometían a los españoles.

Juegan a la centralidad política, lo cual no es cierto, mostrando que pactan por igual con PP y con PSOE, y para ello muestran el pacto con Susana Díaz en Andalucía. No nos engañemos es simple maquillaje de cara a las elecciones generales y de este modo justificar el pacto con el PP en Madrid, La Rioja, varios municipios y quizás hasta en Valencia.

¿Porque qué razones hay para pactar ahora en Andalucía, que no las hubiese hace 80 días? Ninguna; la petición de dimisión de Chaves y Griñán era sólo una excusa para no pactar antes del 24M, ya que hace tiempo que los dos renunciaron a seguir en sus escaños. ¿Qué cambia ahora? Que hay que pactar con el PP en otros lugares, y de este modo no somos ni carne ni pescado, es decir no nos mojamos. Conclusión: postureo.
Por cierto, en el acuerdo con el PSOE, C’s acepta las embajadas de la Junta de Andalucía en capitales europeas, algo que critica en Cataluña a la Generalitat de Artur Mas; claro que dice que estas fomentan la independencia y las otras son para negocios, en fin, Groucho Marx a escena.

Y ahora lo que interesa: los pactos con el PP, su verdadero objetivo, que fue para eso que le sufragaron la gran banca y el Ibex. Así que vamos a pactar alegremente y sin pudor, que la Púnica, la Gürtel, y demás corruptelas son pelillos a la mar, y si el PP dice que tiene voluntad de cambio pues ya está. Lo de las primarias lo metemos en el cajón, porque después de la cacicada de la agrupación de C’s de Madrid poco ejemplo se puede dar, por no hablar de las denuncias de pucherazo en otras partes del país.

El otro día Albert Rivera con una americana de color azul (¿casualidad?, juzguen ustedes) nos comentaba que los pactos eran el reflejo que C’s venía a la política para regenerar España. Creo que se le olvidó decir que el pueblo naranja andaba deprimido porque los resultados no eran los esperados y habían caído en la irrelevancia casi absoluta, y era necesario un golpe de efecto para que la tropa no huyese despavorida.

Aunque hubiese quedado mejor citando a su maestro ideológico, el gran Groucho con aquello de que “yo no sería miembro de un club que me aceptase como socio”.

El incierto futuro de Podemos
Germán Gorraiz Minuto Digital 12  Junio  2015

El puzzle inconexo del caos ordenado puede esbozarse mediante la llamada “Teoría de las Catástrofes” del científico francés René Thom y se basaría en dos conceptos antinómicos para intentar “comprender el orden jerárquico de lacomplejidad biológica”. Así, el concepto de estabilidad o equilibrio se refiere a un sistema que permanece estable aunque registre un cambio, principio que trasladado a la esfera política se traduciría en la Reforma del Régimen del 78 sin alterar sus principios esenciales (Monárquico, jacobino y neoliberal), tesis que defenderían los partidos del establishment dominante del Estado español (PP, PSOE , UpyD) y la nueva estrella del firmamento reformista, Ciudadanos.

En la orilla antónima, encontramos el concepto de cambio cualitativo o discontinuidad que se produce cuando simples cambios cuantitativos pasan a ser otra cosa diferente y el sistema se transforma internamente de modo radical en una nueva realidad que modifica su situación de equilibro interno y se crea una situación nueva (Nuevo Régimen), tesis defendida tan sólo por Podemos y los grupos independentistas periféricos (EH Bildu y CUP) y que es asociada por el aparato mediático del sistema dominante (mass media) con el advenimiento del caos. Por caos (Khaos o “vacío que ocupa un hueco en la nada”) entendemos algo impredecible y que se escapa a la miope visión que únicamente pueden esbozar nuestros ojos ante hechos que se escapan de los parámetros conocidos pues nuestra mente es capaz de secuenciar únicamente fragmentos de la secuencia total del inmenso genoma del caos.

Ciudadanos y el gatopardismo
El biólogo Lyan Watson en su obra “Lifetide” publicada en 1.979 afirma que “ si un número suficientemente grande de personas (Masa Crítica) adquieren un nuevo conocimiento o forma de ver las cosas, esto se propagará por toda la humanidad”, para lo que es necesario que un determinado número de personas (Masa Crítica), alcance una conciencia más elevada , momento en que el individuo es capaz ya de realizar un salto evolutivo y lograr un cambio de mentalidad , tesis conocida como “Teoría del Centésimo Mono”.

El término Metanoia (del griego μετανοῖεν, metanoien), sería “un enunciado retórico utilizado para retractarse de alguna afirmación realizada y corregirla para enfocarla de la manera adecuada a un nuevo contexto “, lo que traducido a la actual coyuntura socio-económica, se traduciría como “transformar la mente para adoptar una nueva forma de pensar, con ideas nuevas, nuevos conocimientos y una actitud enteramente nueva ante la irrupción del nuevo escenario socio-económico ”, lo que implicaría la doble connotación de movimiento físico (desandar el camino andado) y psicológico (cambio de mentalidad tras desechar los viejos estereotipos económicos vigentes en la última década). Sin embargo, el actual sistema dominante o establishment de las sociedades occidentales utilizaría la dictadura invisible del consumismo compulsivo de bienes materiales para anular los ideales del individuo primigenio y transformarlo en un ser acrítico, miedoso y conformista que pasará a engrosar ineludiblemente las filas de una sociedad homogénea, uniforme y fácilmente manipulable mediante las técnicas de manipulación de masas. Así, el sociólogo y filósofo alemán Herbert Marcuse, en su libro “El hombre Unidimensional (1.964), explica que “la función básica de los medios es desarrollar pseudonecesidades de bienes y servicios fabricados por las corporaciones gigantes, atando a los individuos al carro del consumo y la pasividad política”.

En consecuencia, la utopía de un Nuevo Régimen propugnada por Podemos (“El cielo no se toma por consenso sino por asalto”) se verá desplazada por el pragmatismo político de la formación de Albert Rivera (Cambio frente a Recambio), quien mediante el consenso con los partidos del establishment oficial (PP y PSOE) tanto en Andalucía como en Madrid previo acuerdo de mínimos para regenerar la vida política logrará acceder a parcelas importantes del Poder local (Ayuntamientos y Gobiernos autónomos). Mientras, el Cielo deberá esperar pues la formación de Pablo Iglesias estaría inmersa en un debate identitario tras las las mediáticas declaraciones de Monedero (“Podemos debe regresar a sus orígenes”) y sería incapaz de desprenderse de las etiquetas impuestas por la mass media dominante (“extremista, radical, chavista y filoetarra”), corriendo además el riesgo de verse relegado al ostracismo político tras las Elecciones Generales al ser desbordado por la aparición de una nueva marca que aglutine a movimientos ciudadanos de izquierda y por la previsible formación de un Gobierno de Coalición PP-Ciudadanos o PSOE- Ciudadanos que escenificará la metamorfosis del Régimen del 78 mediante una reforma edulcorante de la actual Constitución vigente y la instauración de un Estado monárquico, seudofederalista y eurocéntrico, siguiendo la máxima del gatopardismo (“Cambiar algo para que nada cambie”).

BANCO DE ESPAÑA, LA RECUPERACION SE ASIENTA
Propone revisar el IVA, subida de impuestos, menos gasto publico.....
 www.elsemanaldigital.com 12  Junio  2015

El BdE da un toque de atención sobre el futuro
El Banco de España en su memoria anual sobre 2014 propone revisar el IVA y subir los impuestos especiales y medioambientales, bonificar los planes privados de pensiones, menos gasto público y más reformas en el mercado laboral como parte de sus prioridades para asentar la recuperación económica.

En la presentación del informe el Gobernador Linde señala que por primera vez desde el comienzo de la crisis, en 2014 el PIB y el empleo crecieron de manera significativa en nuestro país, superando los registros del conjunto de la Unión Económica y Monetaria. El dinamismo se ha consolidado durante los primeros meses de 2105 y las previsiones, tanto del Banco de España como de diferentes analistas privados e institucionales, apuntan a su prolongación a corto y medio plazo. Este escenario refleja el afianzamiento de una recuperación sostenida que permite dejar atrás la recesión más severa de la reciente historia económica de España.

El análisis de los factores que explican la recuperación de la economía española y de los retos que plantea su afianzamiento constituye el núcleo de este Informe Anual.
El crecimiento de la actividad y del empleo en 2014 y en los meses transcurridos de 2015 se asienta, sobre todo, en los avances conseguidos en la corrección de los desequilibrios macroeconómicos acumulados en la economía española durante su última fase de expansión, en un contexto de mejoría de algunos de sus condicionantes externos.

El creciente dinamismo del PIB en España contrasta con la pérdida de vigor que en 2014 experimentó la economía mundial, y muy en particular el área del euro. En esta ocasión, además, el debilitamiento de la actividad en la UEM no afectó solo a las economías más vulnerables, sino que se observó también en otras, como Alemania o Francia.

Los descensos del precio del crudo, sin embargo, contribuyeron a incrementar la capacidad de compra de las familias españolas y a abaratar los costes de producción de las empresas, cuyas exportaciones fuera de la UEM se beneficiaron también de la depreciación del euro. Pero los impulsos externos más significativos procedieron del tono crecientemente expansivo de la política monetaria del Eurosistema y del hito que supuso la puesta en marcha de la unión bancaria. En el marco de la normalización de los mercados financieros del área, sus efectos se dejaron sentir con mayor intensidad en las economías que, como la española, se habían visto afectadas con mayor severidad por la segmentación provocada por la crisis del euro. En el primero de los capítulos temáticos incluidos en este Informe Anual se analizan con detalle el comportamiento de la política monetaria única y su divergencia con respecto a la instrumentada por la Reserva Federal de Estados Unidos y por el Banco de Inglaterra.

La recuperación se asienta, sobre todo, en el soporte que suministran los avances en los procesos de reequilibrio macroeconómico y las reformas implementadas, que han situado a la economía española en una posición más saneada y competitiva, facilitando no solo el dinamismo de la actividad, sino también una traslación más intensa de esta a la creación de empleo.

El dinamismo del empleo fue uno de los rasgos más destacados del pasado año, reflejo, entre otras cosas, de los efectos de las reformas introducidas desde 2012. En un contexto de disminución de la población activa, se ha producido una significativa reducción del número de desempleados y de la tasa de paro, aunque esta última continúa en niveles inaceptablemente elevados.

En 2014 prosiguió también el ajuste competitivo de la economía española, basado en el proceso de devaluación interna. Pese al menor ritmo de avance de la productividad, los costes laborales prolongaron una pauta de moderación que, en los últimos años, está siendo algo superior a la que se derivaría del comportamiento de sus principales factores determinantes. Ello podría atribuirse a los cambios normativos, que han facilitado una más adecuada respuesta de los salarios a la situación cíclica. La mejora de la competitividad se ha extendido a una amplia gama de índices de precios. Por su relevancia, la dinámica de la formación de precios y costes en España y los retos que plantea un contexto de baja inflación son el objeto de atención de otro de los capítulos de este Informe Anual.

Por tercer año consecutivo, la economía española generó una capacidad de financiación frente al exterior. No obstante, su magnitud fue inferior a la del ejercicio precedente. La reducción de la abultada Posición de Inversión Internacional (PII) deudora está siendo, en todo caso, muy gradual.

El ajuste del sector de construcción de viviendas parece haber culminado en 2014, tras una reducción drástica de su aportación al PIB y una severa corrección de precios. Su trayectoria de recuperación está rodeada de alguna incertidumbre, dados el elevado volumen de viviendas sin vender, su distribución geográfica y las dudas respecto a la incidencia de la evolución demográfica sobre la demanda potencial de vivienda.

En el ámbito de las cuentas públicas, el déficit de las AAPP alcanzó por tercer año consecutivo el objetivo establecido. La ratio de deuda pública sobre PIB evolucionó también en línea con el objetivo oficial, aunque registró un nuevo aumento, lo que constituye una llamada de atención sobre la importancia de alcanzar pronto, como está previsto, una estabilización que dé paso a su progresiva disminución.

Las familias y las empresas españolas, por el contrario, redujeron sustancialmente sus ratios de endeudamiento. Aunque el proceso sigue descansando sobre el descenso del crédito bancario, el pasado año lo hizo con menor intensidad, al tiempo que, desde una perspectiva más desagregada, se percibieron signos que apuntan a una reasignación de los flujos de nuevo crédito a favor de las empresas en mejor posición para invertir y contratar. Un capítulo del Informe Anual está dedicado a analizar esta trayectoria de progresiva normalización y sus implicaciones para la recuperación económica.

Para concluir el repaso de los procesos internos de ajuste, he de señalar también que la efectividad del proceso de saneamiento, reestructuración y recapitalización de nuestro sistema bancario recibió un importante espaldarazo con la publicación por el BCE, en octubre de 2014, de los resultados del ejercicio de evaluación global de las entidades de crédito significativas, que se llevó a cabo como parte del proceso de preparación para la entrada en vigor del Mecanismo Único de Supervisión.

Aunque todos estos avances han sido sustantivos, el proceso de ajuste y de reequilibrio de la economía española no ha finalizado. Las políticas económicas se siguen enfrentando a retos importantes para superar las consecuencias de la crisis y lograr un crecimiento económico sostenido.

En el terreno de las políticas estrictamente nacionales —y, en particular, en el de la política fiscal—, sigue siendo necesario el esfuerzo de corresponsabilidad en el cumplimiento de los objetivos por parte de los distintos niveles de gobierno (Administración Central, CCAA y CCLL). La Ley de Estabilidad Presupuestaria proporciona las herramientas para ello y la recientemente creada Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal puede contribuir a hacerlas efectivas. Asimismo, y frente a eventualidades que hiciesen necesario reforzar el plan de consolidación fiscal, parece razonable revisar las distintas partidas de gasto público e identificar las que tienen mayor impacto sobre el crecimiento. Por el lado de los ingresos, el peso relativo de la imposición indirecta y la racionalización de la amplia gama de deducciones, bonificaciones y reducciones que erosionan la capacidad recaudatoria de los impuestos deberían ser objeto de atención prioritaria, como proponen expertos y organismos internacionales.

En el ámbito de las pensiones, la reforma que se adoptó en 2013 contribuirá a hacer sostenible el crecimiento del gasto público asociado al envejecimiento de la población. En todo caso, para evitar incertidumbres y expectativas infundadas, el nuevo sistema se ha de instrumentar de forma transparente, conforme a lo establecido en la Ley. Y es necesario y urgente fomentar mecanismos de seguro y ahorro que ayuden a complementar el sistema público de reparto.

En el mercado de trabajo, los retos siguen siendo reducir el desempleo y aumentar la productividad. Para ello es fundamental mantener el impulso reformista. Entre las posibles líneas de avance, pueden mencionarse la mejora de las políticas activas de empleo, el aumento del protagonismo de las negociaciones a escala de empresas en el marco de los convenios colectivos y, en el terreno de los contratos laborales, el incremento de los incentivos al empleo estable, reduciendo la brecha que separa las condiciones de terminación de las distintas modalidades de contratación y fomentando una mayor continuidad entre ellas.

Es importante también mantener y reforzar las políticas estructurales orientadas a reducir los obstáculos que impiden que los recursos productivos puedan canalizarse hacia aquellas empresas y sectores que muestran un mayor potencial de crecimiento. Por sus importantes implicaciones tanto a corto como, sobre todo, a largo plazo, el Informe Anual dedica un capítulo a analizar este tema. Las principales barreras que allí se identifican tienen que ver con problemas regulatorios, un tamaño medio empresarial demasiado reducido, la limitada movilidad geográfica y sectorial del empleo, un cierto desajuste educativo entre oferta y demanda de trabajo y una capacidad de innovación reducida. El grado de ambición y el esfuerzo que se dedique a superar estas limitaciones determinarán la velocidad y la consistencia del proceso de convergencia de la economía española hacia los estándares de bienestar de los principales países de nuestro entorno

¡Ay Carmena, ay Carmena!
Vicente A. C. M Periodista Digital 12  Junio  2015

Si nadie lo remedia en unas pocas horas y con el apoyo servil y suicida del PSM de Antonio Miguel Carmona, Manuela Carmena será la nueva alcaldesa de la capital de España, Madrid. Rumba la rumba la rum bam bam ¡Ay Carmena, ay Carmena! De hecho, sabiéndose ganadora hace días que no deja de exponer su programa de actuaciones y su intención de municipalizar progresivamente servicios que ahora estaban externalizados como el de limpieza, recogida de basuras e infraestructuras, que actualmente superan los 5.000 millones de euros con la carga humana fija que ello conlleva de empleados públicos. Aún queda por determinar si estas contrataciones se realizarán con la preceptiva convocatoria de empleo público.

Otras medidas que esta dama de la izquierda propone son: Realizar una auditoría de la deuda de Madrid contemplando incluso quitas; garantizar los suministros básicos de agua y electricidad a todos los hogares que no puedan pagarlos; poner todos los medios y recursos municipales para paralizar los desahucios y desalojo de primera vivienda y garantizar una solución habitacional.

No sé por qué pero eso de la auditoría y de las quitas me suena a Syriza y la demagógica y populista “deuda injusta”. Resulta que el culpable de la situación escandalosa de quiebra es del prestamista y no del que ha solicitado y dilapidado el préstamo. Y ahora, amenaza con declararse insolvente si no se le admiten quitas de la deuda, acomodación de intereses y alargamiento de los plazos. Las auditorías lo único que van a constatar es la descomunal deuda que padece el Ayuntamiento cuyo máximo responsable fue el equipo del PP de Alberto Ruíz Gallardón, el mismo partido de su sucesora en la alcaldía Dª Ana Botella que durante su mandato se dedicó a disminuirla en algunos cientos de millones gracias al aumento de impuestos, recaudaciones de multas y ahorro en las externalizaciones de servicios, esos que quiere ahora recuperar y asumir Manuela Carmena. ¡Ay Carmena, ay Carmena! Rumba la rumba la rum bam bam.

Su segunda propuesta estrella de corte social es dar el suministro gratuito a aquellas unidades famliares que no puedan asumir esos gastos. Desde luego que en Madrid esa cifra se puede estimar y puede que el coste sea asumible siempre que las empresas distribuidoras quieran contribuir a esta obra social mediante unos precios de los servicios “a costo” o simbólico. Lo sorprendente resulta que esa labor no se esté ya realizando como paso previo a una situación de desahucio o desalojo que inevitablemente suele ir de la mano de estas primeras señales de una economía familiar en quiebra.

Ligada con la anterior está la de “paralizar” los desahucios y los desalojos. Parece mentira que una juez como ella sea capaz de querer vender la moto de una paralización de algo que sigue de forma lenta pero segura una acción de la Justicia,. Los desahucios y desalojos siempre van acompañados de una orden judicial firmada por un colega de profesión de Manuela Carmena. Así que cualquier acción encaminada a impedir su ejecución es un delito tipificado en el Código Penal, como muy bien sabe esta defensora de las causas perdidas. El estilo y métodos a lo Ada Colau, no cuelan y la policía debe intervenir para hacer que se cumpla la ley.

La siguiente y consecuencia de la situación dramática de quiebra económica familiar es la de la búsqueda de una “solución habitacional”. Y aquí me viene a la memoria a la inefable, sectaria y controvertida ex Ministra del Gobierno de Zapatero María Antonia Trujillo con sus Kelifinder y sus soluciones habitacionales para jóvenes con apartamentos de 30 m2. Yo no sé si una familia tipo con dos hijos tendrían acomodo digno en una de esas micro viviendas. Mucho me temo que esas soluciones habitacionales son en realidad la disposición de VPO de titularidad pública del Ayuntamiento como solución transitoria mientras se garantizan los derechos básicos de educación, alimentación, incluso vestimenta digna. Es decir lo que llevan haciendo algunas ONG’s y la Iglesia Católica a través de su organización Charitas.

Está claro que todas esas medidas cuestan dinero que Manuela Carmena y su equipo de gobierno no han querido o no han sabido dar una estimación. Al final ese aumento del gasto redunda, como siempre, en una subida de impuestos municipales sobre todos y cada uno de los conceptos en los que tiene responsabilidad, IBI, Circulación, tasas de empresas, etc. Desde luego que otra de las medidas sería la de minimizar el gasto de asesores, enchufados, salarios de ediles y prebendas de coches oficiales, etc. pero seguro que esos conceptos no van a sufrir recortes. Ahora que pueden, se aprovecharán como todos de su poder.

Así que Carmena o revienta rumba la rumba la rum bam bam.Ahora Madrid, mañana muchas capitales de España caerán bajo las zarpas de PODEMOS y sus cómplices del PSOE. Cada uno tiene lo que merece por dejarse engañar y no dar valor a su voto.

EL INFORME OPPENHEIMER
Una receta contra la corrupción
El libro 'La riqueza pública de las naciones' propone crear Fondos Nacionales de Riqueza
Evitaría el uso de los bienes del Estado por parte de funcionarios gubernamentales
ANDRÉS OPPENHEIMER El Mundo 12  Junio  2015

Un viejo chiste sobre la corrupción en América Latina que está circulando por internet dice que funcionarios de varios países tuvieron que contestar la misma pregunta: "Honestamente, ¿cuál es su opinión sobre el problema del hambre en el resto del mundo? ".

El funcionario suizo, asombrado, respondió: "¿Hambre? ¿Qué significa hambre?". El funcionario cubano, igualmente perplejo, contestó, "¿Opinión? ¿Qué significa opinión?". El funcionario estadounidense dijo "¿El resto del mundo? ¿Qué significa el resto del mundo?". Y el funcionario argentino dijo: "¿Honestamente? ¿Qué significa honestamente?".

La broma me vino a la mente al leer un nuevo libro titulado "La riqueza pública de las naciones", de los autores suecos Dag Detter y Stefan Folster, que propone una manera audaz para luchar contra la corrupción: la creación de Fondos Nacionales de Riqueza -como los que existen en Singapur y Austria- para evitar el uso discrecional de los bienes del Estado por parte de funcionarios gubernamentales.

Es una idea que valdría la pena explorar en América Latina, donde los escándalos de corrupción que involucran a empresas estatales y funcionarios públicos o sus parientes están en las primeras planas de Brasil, Argentina, México, Perú, Honduras, Guatemala, Panamá e incluso Chile, considerado durante mucho tiempo como el país menos corrupto de la región
.
Cleptocracia
En Venezuela, los funcionarios públicos y los militares se han enriquecido tanto a costa del erario público que muchos se refieren a la élite "revolucionaria" como una "cleptocracia". Venezuela ha sido clasificado por Transparencia Internacional como el país más corrupto de América Latina, y uno de los más corruptos del mundo.

La receta tradicional contra la corrupción es la separación de poderes, junto con una prensa independiente.

Pero los autores de "La riqueza pública de las naciones" van un paso más allá, al decir que -además de una democracia que funcione- los países necesitan crear Fondos Nacionales de Riqueza, o empresas independientes dirigidas por administradores profesionales para gestionar los bienes públicos, ya se trate de empresas estatales, edificios, o monumentos históricos.

Una maldición
El viejo debate entre la izquierda y la derecha sobre si los gobiernos deben nacionalizar o privatizar es irrelevante, dicen los autores. Lo que realmente importa es la calidad de la gestión de los bienes públicos, y aislar los bienes estatales de las manos de los políticos. En lugar de centrarse en la propiedad de los bienes estatales, el debate debería centrarse en las utilidades de estos bienes, de modo que puedan ser utilizadas para construir más escuelas, puentes y hospitales, dicen.

"La riqueza pública puede ser una maldición si se deja como una bolsa de caramelos abierta, que tienta a los funcionarios públicos con la corrupción y el clientelismo", dicen. "Esto no quiere decir que toda la riqueza deba ser privatizada. El proceso de privatización también ofrece oportunidades tentadoras para el enriquecimiento rápido, el amiguismo, la corrupción y la regulación disfuncional".

En una entrevista telefónica, el co-autor Detter, un ex banquero de inversión y ex funcionario del Ministerio de Industrias de Suecia, me dijo que decenas de países de todo el mundo ya tienen organismos independientes para gestionar los bienes públicos de manera más eficiente. Pero muchos de ellos no funcionan porque son agencias gubernamentales, en lugar de empresas autónomas cuyos directores son responsables ante inversionistas y socios comerciales.

Y varios países ya tienen versiones limitadas de Fondos Nacionales de Riqueza. Por lo general, el Congreso de estos países elige un consejo de directores externos, que contratan a un equipo de gerentes profesionales externos. Estos, a su vez, hacen una lista de los bienes del Estado, los hacen evaluar para determinar el valor de mercado de cada uno, y deciden qué hacer con cada uno de ellos.

Dividendos para el progreso
Si el Gobierno tiene oficinas públicas en edificios ubicados en zonas exclusivas del centro de la ciudad que podrían generar enormes ingresos, si fueran convertidos en hoteles o alquilados a empresas privadas, los gerentes pueden elegir alguna de estas opciones, me dijo Detter.

En Singapur, Temasek, la versión de un Fondo Nacional de Riqueza de ese país, ha tenido utilidades anuales promedio del 16% desde que se creó en 1974. Eso ha permitido que el Gobierno reciba como dividendo un porcentaje de estas utilidades, y las utilice para la educación, la salud, o la infraestructura, dijo. "Esto podría funcionar muy bien en América Latina", me dijo Detter. "Esa es la mejor manera de combatir la corrupción".

Mi opinión: Ya hay muchas empresas público-privadas en América Latina que trabajan en forma parecida, pero no una empresa independiente nacional que administre todos los bienes estatales, con directivos que tengan mayor responsabilidad ante la ley que los funcionarios públicos.

Hay que sacar la bolsa de caramelos del alcance de los políticos, para que el chiste sobre el funcionario gubernamental que pregunta "¿Qué significa 'honestidad'?" pase a ser anacrónico lo antes posible.

@oppenheimera

Peligroso acercamiento del PSOE a las recetas de Podemos
EDITORIAL El Mundo 12  Junio  2015

El acuerdo que dará el gobierno de la Comunidad Valenciana a una coalición integrada por el PSPV, los nacionalistas de izquierdas de Compromís y Podemos se resume en que los socialistas han asumido el contenido programático de esas dos formaciones populistas con tal de acceder al poder. Todo apunta a que lo presidirá el dirigente del PSPV Ximo Puig, aunque sin duda a un precio altísimo y pese a que Compromís sigue defendiendo que lo haga su carismática líder, Mònica Oltra. Frente al discurso de centralidad y moderación con el que se presenta Pedro Sánchez ante sus votantes, su partido en Valencia ha renunciado a pactar con Ciudadanos, con el que había intentado un acercamiento en los últimos días, y ha abrazado un compendio de promesas económicas y políticas buenistas pero muy costosas y probablemente irrealizables en su mayoría. Algo parecido sucede en la Alcaldía de la capital de España, donde los concejales de Antonio Miguel Carmona aceptarán de forma acrítica las propuestas de Ahora Madrid -plataforma de 'unidad popular' vinculada también a Podemos- aunque aquí sólo para propiciar la investidura de Manuela Carmena.

En los dos casos, los pactos llegan a costa de desplazar a la fuerza mayoritaria, que había sido el PP. La formación de centro-derecha había sugerido incluso la posibilidad de facilitar con su abstención un ejecutivo en la Comunidad Valenciana del PSOE con el apoyo de Ciudadanos. Puig tendrá que entregar ahora la Alcaldía de Valencia al nacionalista Joan Ribó y gobernará en precario, condicionado por dos socios cuya aspiración es ocupar su espacio electoral.

El 'acuerdo del Botànic', llamado así porque fue en ese parque de la capital valenciana donde se fotografiaron los dirigentes de los tres partidos tras las negociaciones, incluye la reapertura del canal autonómico de radiotelevisión pública Canal Nou, la implementación de una 'renta garantizada de ciudadanía' de la que no se ofrecen más precisiones, el aseguramiento de un consumo mínimo gratuito de luz, agua y gas para 'todas las familias', la creación de un banco público valenciano con acceso al crédito del BCE, la ejecución de una 'auditoría ciudadana' de la deuda de la Generalitat o el establecimiento de una Agencia Tributaria propia, en la línea del independentismo catalán. Y así, otras muchas iniciativas que supondrían un notable incremento del gasto público.

Es natural que las recetas del populismo reciban el apoyo de una parte significativa de la población después de un lustro largo de desesperación y sufrimiento de los españoles. Pero un partido de vocación mayoritaria que aspira a vertebrar las clases medias como es el PSOE debería actuar con mucha más responsabilidad y sentido de Estado, porque es evidente que esas políticas pueden acabar perjudicando en el medio plazo los intereses de la mayoría. Ahora que se atisban los primeros frutos de la recuperación, sería un grave error dar marcha atrás en los objetivos de contención del déficit que demandan las instituciones internacionales, porque éste es el único camino para no tirar por tierra todos los sacrificios hechos hasta la fecha. El abandono de las posiciones de moderación por pura ambición puede salirle además muy caro a Pedro Sánchez, que corre el riesgo de ser arrastrado a la radicalidad por el tirón de Podemos.


Urge un nuevo modelo productivo que recicle y dé empleo a los parados
EDITORIAL El Mundo 12  Junio  2015

El Banco de España presentó ayer el que podría haber bautizado como Informe Anual de la recuperación y aprovechó para pedir al Gobierno más reformas en la misma línea que las demandadas por el FMI: subidas impositivas y abaratamiento del despido de los trabajadores indefinidos. El gobernador de la institución echó mano de los datos económicos para augurar que 2015 será el año del "afianzamiento" de la recuperación y celebrar que las reformas están facilitando la creación de empleo. Lejos de caer en el triunfalismo de las cifras macro y en el discurso recurrente de centrar las tareas pendientes en flexibilizar el despido y elevar los ingresos para corregir el déficit, es momento de exigir al Ejecutivo reformas estructurales que nos permitan impulsar un cambio de modelo productivo que se asiente en la creación de empleo y el valor añadido. La realidad dibujada por el informe que también publicamos hoy de la Fundación Europea Sociedad y Educación, en el que el economista Florentino Felgueroso concluye que cerca del 87% de los parados no se forma, nos muestra que ese cambio no es sencillo. Pero el viento de popa que está permitiendo a la economía española navegar a velocidad de crucero hace que sea inexcusable aplazar la puesta en marcha de medidas que nos ayuden a crecer sin los viejos motores del ladrillo y el turismo.

El informe del Banco de España no olvida que la recuperación de nuestra economía es vulnerable.La institución reconoce que el crecimiento que se viene acelerando desde 2014 está condicionado por factores externos, como el petróleo barato o los estímulos del BCE, al tiempo que destaca que 2014 fue el año en el que la construcción tocó fondo, el sector financiero se saneó de forma "efectiva" y el consumo de las familias resucitó tras siete años de decadencia (con un pequeño paréntesis en 2010). Pero el panorama que esboza para el futuro presenta algunas incertidumbres. La principal es que la media de crecimiento de la economía en el periodo 2013-2030 apenas superará el 1%, lo que en la práctica va a ser una condena para los parados. Hay que tener presente que en 2015 España va a crecer un 2,9% y se crearán medio millón de puestos de trabajo, según las previsiones del Gobierno.

Urge, pues, la puesta en marcha de un plan para relanzar nuestra economía y dar esperanza a los más de 5,4 millones de parados que deben reincorporarse al mundo laboral. Esa hoja de ruta para buscar un nuevo modelo pasa por mejorar la Educación y reformular de nuevo las Políticas Activas de Empleo que gestionan la formación. Según el informe de Felgueroso, el 43% de los españoles de entre 24 y 64 años tiene un nivel educativo igual o inferior a la ESO. Esta falta de cualificación y el escaso interés por el reciclaje profesional son un lastre para el mercado laboral, la competitividad y la dignidad de los españoles resignados a no trabajar.

De marca blanca a rosa

F. JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 12  Junio  2015

Lo que más ha preocupado a Ciudadanos en la campaña del 24M y en el carnaval de los pactos es que dijeran que es la «marca blanca del PP». Por una vez, Pablo Iglesias, que creo que fue el autor de la frase, no mintió. Según el recuerdo de voto en las municipales, un 60% de los votantes de Cs lo habían sido del PP, un 15% del PSOE y otro 15% de UPyD. O sea, que el seguidor de Hugo Chávez, al que llamó en un acto funeral con Willy Toledo «demócrata con agallas» acertó. De no odiar a España y conocer su historia hubiera podido decir lo de Azaña en broma que acabó en serio: «yo soy demócrata violento». Iglesias es un violento que utiliza la democracia para llegar al poder, como Lenin.

Ni siquiera ha entrado en el Gobierno, pero C's acepta mantener 40 embajadas autonómicas y crear un banco público andaluz
Pero es tan del PP Rivera, o sea, tan maricomplejines que, para que no digan que es la marca blanca del PP, se ha convertido en la marca rosa del PSOE. Y lo ha hecho en Andalucía, el régimen más corrupto de Europa, que ayer recibió un cheque en blanco para otros cuatro años -39 ya en el Poder-, renunciando a todas sus condiciones dizque regeneradoras que, al final, sólo han regenerado el Imperio de los ERE. Ni siquiera ha entrado en el Gobierno y como antes entregó al PSOE el control de la Mesa del Parlamento, seguirá sin haber comisiones de investigación. El segundo de Díaz y el segundo de Marín, o sea, el penúltimo, no han firmado nada sobre Canal Sur, los 35.000 contratados de la administración paralela del PSOE, ni Sucesiones y Donaciones, ni, en su trola más clamorosa, el entierro de Chaves, que tenía que irse para empezar a hablar y se ha quedado para ver la firmita. Más regeneración: C's acepta mantener 40 embajadas autonómicas y crear un banco público andaluz, que, en manos de la banda de Alí Babá se llamará, supongo, Alibabank.

Francesc de Carreras dice en El País que de los cuatro partidos en liza, Podemos y el PP son los extremos (para el fundador sociata de C's es lo mismo un partido que defiende la Nación y la Constitución que otro que quiere liquidar el régimen del 78 y cuya ama de cría es Venezuela), y como C's y el PSOE son el centro deben estar siempre juntos. O sea, como el amo y el can; y Rivera no será el amo. Pero Cebrián ha agradecido el holocausto andaluz de C's con un par de titulares cariñosos y Maricomplejines está contentísima. Ya puede pactar un poquito con el PP. Uf.

Alerta, la nueva Deuda Pública cuesta el doble
Primo González www.republica.com 12  Junio  2015

La colocación de Deuda Pública española entre los inversores ha enseñado los primeros obstáculos en lo que parecía hasta ahora un paseo triunfal. Los tipos de interés han dado decididamente la vuelta hasta el punto de que los bonos a 3 y los de 5 años han tenido que elevar sus rentabilidades hasta el doble de las que venían aplicándose en subastas anteriores. Hace un año que no se conocían tipos tan altos en estos bonos del Tesoro a medio plazo. En las Obligaciones del Estado a 10 años, los tipos a los que se han emitido este jueves los títulos de Deuda Pública son los más altos desde el pasado otoño. Y todo parece indicar que el nivel de exigencia por parte de los inversores va a seguir al alza, ya que en el mercado secundario, los títulos españolas del Estado a 10 años de plazo están ya en el 2,14%.

La escalada ha sido generalizada en los países europeos, ya que el bund alemán, el título a 10 años, ha subido hasta la zona del 1% cuando hace todavía unas semanas rondaba los tipos negativos. Los compradores de títulos soberanos de países europeos ya no están tan convencidos de que se puedan seguir soportando rendimientos tan bajos. Hay expectativas de mejor remuneración del dinero.

Esta expectativa significa al menos dos cosas. La primera, que para el Estado español, la época de la financiación pública a precios baratos, incluso irrisorios, puede darse por concluida, lo que tendrá su repercusión en los costes financieros del Estado y a la postre, si no se toman las medidas oportunas, sobre el déficit público. Una subasta no es gran cosa, pero si la tendencia se mantiene, veremos como el coste medio de la Deuda Pública española va a soportar un encarecimiento gradual de cara a los próximos meses.

Tarde o temprano esto tenía que llegar y la luna de miel del mercado con la deuda soberana europea ha durado bastante menos de lo previsto. Por lo tanto, los propósitos de enmienda de España a la hora de afrontar el problema de la Deuda Pública (que ha crecido de manera desmesurada en los últimos seis años, hasta más que duplicarse) tendrían que convertirse en una voluntad más firme de ajuste del enorme endeudamiento que soporta el sector público español, en una buena parte en manos de inversores extranjeros, aunque no toda ella.

La segunda vertiente del problema es la razón por la que se han empezado a elevar los tipos de interés desde mediados de mayo para acá. Más que una razón se puede hablar de varias, una de ellas la expectativa de inflación creciente en la zona euro. Otra de las más decisivas, quizás la de más peso, ha sido la inminencia cada vez más próxima de subida de tipos oficiales por parte de la Reserva Federal estadounidense, algo que lleva postergándose varios meses pero que está cada vez más cerca y, aunque estas expectativas de subida conocen altibajos, parece que para finales de año podría acometerse por parte de la Fed americana un primer retoque alcista de los tipos de interés tras varios años de dinero casi a cero. La posible subida de tipos en EE.UU. obliga a una reacomodación de las carteras de inversión de los grandes inversores mundiales, lo que explica la salida de dinero desde Europa hacia Estados Unidos.

La Eurozona parece haber pasado a un escalón de menor rango en las preferencias de los inversores. El hecho de que la deuda alemana, la más sólida del mundo, haya subido de forma espectacular en pocos días, hasta rondar el 1% desde niveles casi negativos, es todo un síntoma de que el dinero está acelerando su proceso de reacomodación a escala global.

POLÉMICAS DECLARACIONES
El Bundesbank quiere dejar quebrar a Grecia
Estrella Digital  12  Junio  2015

Carl-Ludwig Thiele, miembro del banco federal alemán, ha defendido que debería aplicarse el principio de responsabilidad a los Estados miembros de la eurozona y, en consecuencia, permitir la quiebra "en un caso extremo"

El caso de Grecia sigue levantando debates y comentarios en toda Europa. El último en criticar la postura del país heleno ha sido el banco federal alemán Bundesbank. En un discurso de Carl-Ludwig Thiele, miembro de la entidad germana, afirmó que si no se permitía la quiebra de países "en casos extremos", el sistema del euro podría enfrentarse a presiones para financiar a estados en riesgo de insolvencia a unas condiciones asequibles.

De esta manera, Thiele se hace eco de las palabras pronunciadas a finales de abril por el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, quien defendió que los Estados miembros deben ser responsables de las consecuencias de sus propias decisiones políticas.

Weidmann incidió entonces en que, al no estar preparados para ceder soberanía a nivel europeo, debe aplicarse el de la responsabilidad nacional. "En última instancia, esto requiere la posibilidad de la quiebra de un estado sin el colapso del sistema financiero", afirmó.

Candidatura oficialista
UPyD vuelve a sus orígenes vascos
www.latribunadelpaisvasco.com 12  Junio  2015

UPyD tiene sus antecedentes más remotos en la plataforma ¡Basta Ya!, nacida en 1999 como una iniciativa ciudadana que, arraigada especialmente en el País Vasco, tenía varios objetivos: luchar contra el terrorismo de ETA, apoyar a las víctimas, y defender el Estado de Derecho, la Constitución española y el Estatuto de Autonomía del País Vasco.

Entre los líderes de aquella plataforma se encontraban ciudadanos vascos como Rosa Díez, Fernando Savater y Carlos Martínez Gorriarán, quienes en 2007 dieron lugar al nacimiento de UPyD y pasaron a liderar esta formación. (Fernando Savater nunca llegó a tener cardos directivos en la misma)

Pues bien, ahora, tras su último e importante descalabro electoral, y después de que tanto Rosa Díez como Carlos Martínez Gorriarán hayan anunciado que no repetirán su candidatura a la dirección de UPyD, está tomando cuerpo una nueva candidatura a la dirección del partido formada, nuevamente, por tres destacadas personalidades vascas del mismo: el abogado donostiarra Andrés Herzog, hasta ahora uno de los hombres de confianza de Rosa Díez; el diputado autonómico Gorka Maneiro, único representante de la formación magenta en un Parlamento autonómico y la eurodiputada Maite Pagazaurtundua.

Junto a estos nombres de lo que sería la candidatura “oficialista” a la dirección de UPyD, también aparecen el diputado Julio Lleonart, que sustituyó a Toni Cantó después de que éste abandonara la Cámara e Isabel González, candidata al Ayuntamiento de Utrera (Sevilla).

La lista de Herzog, Maneiro y Pagazaurtundua tendrá que medir sus fuerzas con la candidatura de la diputada Irene Lozano, que aún no ha desvelado quiénes serán los veinte nombres que la acompañarán en su proyecto.

inmigración y multiculturalismo
Suecia: los hombres blancos no son bienvenidos en la Policía
Alberto Ramos Minuto Digital 12  Junio  2015

Desde hace años, la Policía sueca intentó camuflar casos de discriminación positiva contra hombres blancos en el reclutamiento en la Academia de Policía. Un juzgado de Estocolmo ha tomado cartas en el asunto y ha condenado a los responsables por haber violado la ley antidiscriminación. Éstos deberán pagar una multa de casi 11.000 euros a la víctimas de esas prácticas.

Según la prensa local, miles de candidatos a las pruebas de admisión de la Academia fueron rechazados debido a disciminaciones sexuales y raciales. Esta misma Academia ha instaurado desde hace años cuotas de mujeres y de personas originarias de la inmigración.

El caso finalmente llegó a los tribunales, y la Academia de Policía deberá pagar 100.000 coronas (10.800 euros) a cada una de las víctimas de esas prácticas discriminatorias ilegales.

Uno de los afectados, Daniel Ståhl, ha declarado: “Lo ocurrido es muy grave. La Policía ha confesado haber tolerado discriminaciones sexuales y raciales”. Por su parte, Clarence Crafoord, director del Centro de Justicia de Estocolmo, que ha ejercido de abogado de las partes afectadas, ha dicho: “Vamos a estar vigilantes para que esto no vuelva a ocurrir, ni en la Policía ni en ningún otro ámbito”.

El caso ha puesto de relieve el absurdo (o la hipocresía) de una institución pública que, intentando (supuestamente) luchar contra las discriminaciones, ha caído ella misma en la comisión sistemática de tales discriminaciones. Al introducir cuotas de miembros de poblaciones determinadas (mujeres, minorías étnicas), se establece un privilegio para éstas que discrimina de hecho a los miembros de la mayoría. Este es todo el principio de la famosa discriminación positiva: es una discriminación a secas para el conjunto de la población que no tiene la suerte de pertenecer a algún colectivo supuestamente “frágil” o “marginalizado”.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Un colosal proceso de ingeniería social
Así ha impuesto su relato el nacionalismo
Rafael Núñez Huesca www.gaceta.es 12  Junio  2015

El 28 de octubre de 1990 El País hacía público un documento interno de CIU en el que se proyectaba “la infiltración nacionalista en todos los ámbitos sociales”. El responsable de la exclusiva y luego director de La Vanguardia José Antich denunciaba “la obsesión por inculcar el sentimiento nacionalista en la sociedad catalana, propiciando un férreo control en casi todos sus ámbitos”. Él mismo sería, por cierto, años después, víctima de tal obsesión.

El llamado Programa 2000 resultó ser una obra coral: Pujol (quién si no) trazó las líneas maestras y Roca y los consellers de Economía, Educación y Sanidad acabaron de darle forma. Corría el verano de 1989.

El informe pivotaba en torno a “la infiltración de elementos nacionalistas en puestos clave de los medios de comunicación y de los sistemas financiero y educativo”. Para ello diseñaron filtros "en la composición de los tribunales de oposición" para el profesorado y una suerte de cuerpo de detectives educativos “que vigilarán la correcta cumplimentación de la normativa sobre la catalanización de la enseñanza". Pura ingeniería social cuyos resultados, veinticinco años después, han superado con creces todos los objetivos marcados. Hoy el idioma español ha sido completamente erradicado de la educación. El gobierno autonómico ha ignorado cuantos fallos judiciales exigían el restablecimiento del castellano como lengua vehicular en la enseñanza. El último, de hace sólo unas semanas, solicitaba que un 25% de las asignaturas se impartieran en la lengua común. Artur Mas respondió acusando al gobierno de ser “los verdugos de Cataluña y el catalán”, y periodistas orgánicos como Rahola tacharon al ministro de Educación de “colonizador” y de pretender “destruir la identidad catalana”. Francesc-Marc Álvaro, también desde La Vanguardia, fue más allá: “necesitan romper la columna vertebral del catalán para tratar de provocar el conflicto civil. Es –soy preciso- un acto de guerra”.

El profesorado ha jugado un papel clave en el proceso de adoctrinamiento social. Cualquier ciudadano puede ignorar la televisión, la radio o la prensa, pero pasará necesariamente catorce años en un colegio. Lo vio el muy honorable y muy acaudalado Jordi Pujol en los ochenta y desde entonces ningún consejero de Educación lo ha perdido de vista. La actual, Irene Rigau, reconocía que “sólo a través de la escuela podremos catalanizar, hacer miembros de pleno derecho, tener sentimiento de pertenencia a nuestro país”.

El llamado proceso de normalización dio su pistoletazo de salida, según el profesor Antonio Robles, con la salida precipitada de 15.000 profesores de Cataluña en el año 1983. Las nuevas leyes lingüísticas les impidieron continuar ejerciendo la docencia. El horizonte quedaba así despejado. Si hasta entonces se había procurado responder al derecho de muchos hablantes a emplear su lengua, a partir de ese momento el objetivo sería velar por el presunto derecho de una lengua a crearse hablantes obligatorios.

El catalán no sería ya sino un elemento reforzador de la identidad nacional catalana, cuando no directamente un vehículo del separatismo.

La pedagoga sueca Inger Enkvist viene denunciando hace años la situación: “Cataluña es ejemplo de que la educación se puede utilizar para fines perversos, para el adoctrinamiento” nacionalista. Durante un tiempo, sólo la Convivencia Cívica Catalana de Francisco Caja se atrevió a discrepar. Hoy, el recrudecimiento de la ofensiva nacionalista ha movilizado a diferentes sectores sociales contrarios a las tesis hegemónicas, no sólo del ámbito lingüístico-educativo, también del empresarial, político, cívico o cultural.

El Programa 2000 preveía "incidir en las asociaciones de padres de alumnos" y a tal efecto se crearon nuevos consejos escolares que les reservaban un papel protagonista. Los papás nacionalistas se alistaron masivamente copando los nuevos órganos. Hoy actúan como comisarios políticos, impulsando el dogma oficial y haciendo de muchos colegios públicos centros de transmisión propagandística. Cuelgan de las paredes carteles del tipo “L’escola en català, ni un pas enrere” y se distribuyen folletos de Òmnium Cultural animando a votar en el referéndum del 9 de noviembre: “És normal que responguem quan per fi ens pregunten”. Rollo Universidad Complutense, pero a lo heavy: con niños.

Tarradellas profetizó que Pujol llevaría a Cataluña a una situación de dictadura blanca donde el disidente sería colocado extramuros del sistema y sometido a una suerte de apartheid ideológico. Y tal cual. Personalidades tan diferentes como Albert Boadella, Xavier Pericay, Loquillo, Jiménez Losantos o Félix de Azúa hicieron, todos por el mismo motivo, las maletas.

Puro Orwell
El proyecto descubierto por El País recogía la necesidad de "incidir en la formación de los periodistas y de los técnicos de comunicación para garantizar una preparación con conciencia nacional catalana". Esto es, un lavado de celebro masivo que facilitara la creación del futuro aparato de propagada. Hoy la Generalitat controla, directa o indirectamente, la totalidad de los medios de comunicación ubicados en Cataluña. A los públicos, directamente; a los privados, vía millonarias subvenciones y publicidad institucional.

Hazañas como el célebre editorial único –algo inédito en un régimen de libertades- son sólo las muestras más estridentes del “férreo control” del que hablaba Antich en 1990.

Hace unos días a la televisión pública volvió a írsele la mano: celebró un importante debate de análisis político cuyos únicos partidos invitados fueron Convergència, Esquerra y las CUP. El programa recibió airadas críticas en las redes sociales, incluso de los sectores nacionalistas por creerlo contraproducente para la causa.

Mas el adoctrinamiento mediático no sólo se hace presente en espacios políticos o informativos: impregna todos los contenidos. Veladamente a veces, brutalmente cuando, por ejemplo, aquél programa de humor en el que se disparaba sobre una figura del Rey Juan Carlos. Desde los programas infantiles hasta las series de ficción, nada escapa al pensamiento orgánico. Puro Orwell.

Hoy el nacionalismo tiene carácter orgánico y casi ambiental, tal y como aspiraban los Pujol y Roca hace veinticinco años. Buscaban “incidir sobre la administración de justicia con criterios nacionales” y la fragmentación autonómica de la justicia lo hizo posible. Buscaban la promoción de "fiestas y tradiciones de trasfondo mítico" y en 2014 se conmemoró, con infinidad de actos, los tres siglos de “la pérdida de las libertades catalanas”. Buscaban “penetrar las organizaciones patronales y sindicales catalanas” y hoy gozan de la complicidad de UGT y CCOO y la sumisión silente de Foment del Treball.

Se trata, en definitiva, de un proyecto cuidadosamente planificado hace un cuarto de siglo, presentado como espontáneo y popular, y que ha calado como lluvia fina en el imaginario colectivo.

Un proyecto que, tal y como se previó, ha acabado por contaminarlo todo. Desde el deporte al nombre de las calles y las plazas, los museos (ya todos nacionales) o las asociaciones cívicas.

La profusión normativa, el papel omnipresente de la administración pública en la vida civil, el adoctrinamiento permanente y la tupida red clientelar tejida durante tres décadas ha frenado el dinamismo de la que fue una de las sociedades más industriosas y avanzadas de España y Europa. Veinticinco años después, Cataluña está sumida en una profunda inestabilidad institucional, la expulsión de facto del idioma español ha supuesto un dramático empobrecimiento cultural y las inversiones internacionales prefieren ahora Madrid. Una parte importante de la sociedad, profundamente ideologizada, cree sinceramente vivir oprimida por un poder central despótico y antidemocrático, y lo que es peor: recela, en el mejor de los casos, de algunos de sus vecinos de barrio, calle o ascensor. La tristemente célebre fractura social.

El nacionalismo ha hecho de Cataluña una tierra en estado de tensión política continua. Un lugar próspero de la Europa Occidental en el que la sociedad vive permanentemente movilizada, como en un parque de bomberos. El Govern puede hacer sonar las alarmas en cualquier momento y llamar a filas a millones de catalanes que abandonarán sus quehaceres y, estelada en mano, saldrán pitando a la cadena humana más cercana.

Al servicio no de los ciudadanos
Enrique Arias Vega Periodista Digital 12  Junio  2015

En las democracias, los cargos públicos están al servicio de los ciudadanos y de las leyes que amparan a todos ellos. Cuando empiezan a jurar o prometer fidelidad a otras personas o conceptos, lagarto, lagarto…

Por eso, uno recela, cuando no simplemente abomina, de esas proclamas de lealtad a los Principios Fundamentales del Movimiento, en tiempos de Franco, o a la revolución bolivariana de Venezuela o qué sé yo.

En la Alemania nazi —y ustedes perdonen la alusión—, hasta los militares juraban fidelidad personal al Führer, y no al Estado. Se explica así que fracasase la Operación Valkiria contra Hitler y que el ejército alemán lo siguiese obedeciendo al precio de la destrucción total del país y la muerte de cinco millones de ciudadanos.

Todas las comparaciones son odiosas, lo sé. Pero comenzar a poner coletillas, pegas o modificaciones al juramento o promesa de los cargos públicos al cumplimiento de las leyes, conlleva un intento de saltárselas a la torera.

La cosa comenzó con aquello de acatar la Constitución “por imperativo legal” de los políticos afines a ETA al tiempo que su gente la combatía a tiros. Luego han venido expresiones más alambicadas y menos brutales de sortear la legalidad.

Digo todo esto por la fórmula con la que van acceder a sus cargos los nuevos concejales de CiU, aunque lo hagan en la población más remota de los Pirineos: “Quedo a disposición de la Generalitat para ejercer la autodeterminación de nuestro pueblo”.

Toma ya. Los ediles convergentes no se comprometen, pues, a gestionar lo mejor que puedan los intereses del municipio respectivo, sino que en lugar de eso dedicarán su tiempo a “ejercer la autodeterminación”.

Pensarán ustedes, quizá, que uno es demasiado suspicaz, alarmista o simplemente exagerado. Puede. Pero cuando se empieza a desvirtuar el mandato popular, por muy edulcoradas que sean las fórmulas con que se haga, cualquier cosa —hasta la peor de todas— puede llegar a suceder.

Los derechos lingüísticos
Javier Pérez López Cronica Global 12  Junio  2015

Entre los que niegan la existencia del concepto mismo de “derechos lingüísticos” y aquellos que, reconociéndolo, no lo entienden o lo supeditan a otros principios, tenemos en este país un serio problema de concepción sobre la gestión de la diversidad lingüística.

En Cataluña y las demás comunidades bilingües casi la totalidad de los políticos y administradores de la diversidad lingüística operan con un andamiaje conceptual, un vocabulario que huye del que debería ser el meollo de la cuestión en una sociedad contemporánea. Anquilosado nuestro discurso por falta de renovación desde los tiempos de las identidades que, creíamos, habíamos arrinconado en Europa tras la herida de la Segunda Guerra Mundial gracias al proyecto de integración europea, no hemos sabido elaborar los españoles un discurso sobre nuestras lenguas centrado en los derechos de los ciudadanos tras la estela de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Que partidos de marcado acento identitario como CiU, ERC, PNV o BNG no hayan sentido esta necesidad de virar su léxico sociológico en relación a las lenguas es coherente en su cosmovisión. No en vano, los nacionalismos hispánicos son de carácter lingüístico como en otros lugares lo son de base doctrinal religiosa, étnica o, menos sentimentales, descarnadamente económica. Sabido es que para un nacionalista (para cualquier persona, en realidad) el mundo aparece ante sus ojos coloreado por el filtro de sus creencias y, siendo esta imagen placentera, ¿para qué habrían de cambiar las lentes? Sin embargo, que partidos abiertamente no nacionalistas, partidos que tratan de colocarse en medio de los identitarismos de uno y otro lado no hayan sabido ni querido, si no cambiar, al menos sumar al léxico existente el de los derechos de los hablantes, de los ciudadanos, es, cuando menos, signo de un problema.

En efecto, leyendo y conversando con personas del área de política lingüística del PSC, he constatado que, como era fácil de suponer, su visión sobre la diversidad lingüística española y, en particular, catalana no contempla en modo alguno términos como “lengua materna”, “bilingüismo”, “derecho lingüístico”. Estos términos son sustituidos por los de “lengua habitual”, “plurilingüismo” y, en el tercer caso, “derechos lingüísticos”, simplemente, se niega el concepto mismo.

Cuando preguntamos a un nacionalista, “¿existen los derechos lingüísticos?” La respuesta suele ser que sí, que sus derechos lingüísticos han estado y están siendo vulnerados. Si repreguntamos y pedimos concreción, “¿qué son derechos lingüísticos para ti?” Una respuesta que hemos oído o leído todos es: “Poder vivir en catalán en Cataluña”. Obviamente, esta respuesta nos pone frente al problema central. En Cataluña, como en el conjunto de España, el derecho en relación a las lenguas no es el individuo, sino el territorio. El catalán que así responde entiende que en Cataluña, los catalanohablantes han de poder vivir en catalán y esto, lógicamente, se hace a costa de que alguien, la mitad de la población grosso modo, renuncie gustoso u obligado a usar su lengua en algunos ámbitos. No pretende decir que él tenga derechos y otro catalán no. Lo que revela es que el derecho no es suyo como ciudadano, sino de la lengua ligada al territorio. Si usted quiere vivir en español, vaya a un lugar en que español y territorio tengan forjada una alianza.

En este punto, hay que insistir en una realidad: Sí, las personas tenemos derechos lingüísticos y negarlos es negar la Declaración Universal de los Derechos Lingüísticos avalada por la ONU y aprobada en 1996 en... Barcelona. Algunos desconocen su existencia y otros, han querido olvidarla.

Sí, existe la “lengua materna” y negarlo va en contra de la UNESCO, su Día Internacional de la Lengua Materna y su defensa de la educación en ella.
Sí, existen comunidades lingüísticas con derechos más allá de las planificaciones que, por razones de diferente índole, se puedan llevar a término para favorecer a una lengua.

El discurso del PSC está enredado en una maraña y el solo reconocimiento de las expresiones “lengua materna” o “derecho lingüístico” desmontarían su discurso sobre el tema en cuestión, viéndose en el espejo y comprobando para su asombro que, pese a no ser nacionalistas, han llevado a término una política identitaria respecto a las lenguas. Pretendiendo evitar el conflicto por la dualidad lingüistica catalana, se ha optado por gestionar la diferencia por un lado eliminándola de la práctica institucional catalana y, por otro lado, diluyendo la lengua de la mitad de los ciudadanos en el plurilingüismo de los centenares de lenguas que se hablan en Cataluña.

El caso paradigmático es el del sistema escolar. Dice el PSC que fueron ellos quienes en los 80 consiguieron que existiera solo una red de centros en que convivieran todos los ciudadanos con independencia de su lengua habitual y que esto es un éxito. Yo y una amplia parte de los críticos con la política lingüística catalana tenemos este hecho por un éxito, en efecto. Que todos los estudiantes convivan y no se eduquen unos de espaldas a los otros es un triunfo como sociedad. Sin embargo, argumentan los socialistas que este proyecto chocaba contra un plan de dos redes escolares: la red de centros en catalán de Pujol y la red de centros en castellano que quería Fraga. Hubo, por tanto, que convencer a Pujol, pero no queda claro si Pujol cedió finalmente a la red conjunta (conjunta en estudiantes y sus lenguas, se entiende) o, simplemente, consintió que no existiera la de Fraga y todos fueran a la suya, haciéndola gradualmente monolingüe, eso sí, con el argumentario, el vestido progresista que le brindaban los socialistas.

¿Y más allá de la educación? ¿Qué sucede cuando los ciudadanos superan la educación obligatoria habiendo recibido enseñanza exclusivamente en catalán? ¿Es el ciudadano entonces ya maduro para ejercer sus derechos lingüísticos ante sus instituciones? No. La administración pública sigue sin reconocer derechos ciudadanos en relación a la lengua. Ayuntamientos, Generalitat, museos y actos institucionales de cualquier género obvian a la ciudadanía castellanohablante.

Huelga decir que la distinción catalanohablante/castellanohablante tampoco es suscrita por el PSC, pues considera que todos somos ciudadanos y hemos de buscar que todos seamos plurilingües. Pero esto no es lo que opina la UNESCO cuando reconoce los derechos de las comunidades lingüísticas que comparten territorio. Por supuesto, lo que trata el PSC es de evitar el conflicto lingüístico dotando a todos los ciudadanos catalanes de las dos lenguas y que todos se sientan miembros de una misma comunidad, cosa que, como en el caso de la fusión de las redes escolares de Fraga y Pujol nos parece loable. Pero esto no solo se consigue mediante el conocimiento de las dos lenguas, sino también con el reconocimiento como propia la lengua del otro compartiendo el espacio público. De nuevo, se trata de compartir la red, no quedarnos solo con la red pujolista.

En definitiva, la posición del socialismo en relación con las lenguas se basa en la negación de los conceptos básicos reconocidos internacionalmente empezando por la mencionada Declaración Universal de los Derechos Lingüísticos, seguida de los conceptos “lengua materna” “comunidad lingüística”, “bilingüismo”... La negación de tal vocabulario implicaría renunciar al monolingüismo institucional que, pese a no ser oficial en el partido, la práctica evidencia.

En conclusión, en Cataluña y las demás comunidades bilingües necesitamos un cambio profundo de perspectiva a la hora de abordar nuestra diversidad lingüística y este cambio debe basarse en incorporar a nuestro léxico la expresión “derechos lingüísticos”. Como hace la UNESCO, debemos encontrar el equilibrio entre:

a) Proteccionismo de las lenguas con menos hablantes y/o en peligro (entre las que, por cierto, y según se puede comprobar vía internet en el Atlas UNESCO de las lenguas del mundo en peligro, no se encuentra el catalán y el gallego, mientras que el euskera es vulnerable si bien no está en peligro).

b) Los derechos lingüísticos de personas, comunidades y grupos como establece la DUDL. Una planificación lingüística con finalidad de proteccionismo lingüístico no puede obviar nunca los derechos lingüsticos de los hablantes y comunidades lingüísticas que conviven en un territorio.

a) y b) son recíprocamente líneas rojas para mantener el equilibrio y, a su vez, el buen ejercicio tanto de a) como de b) deberían suponer el respeto al otro elemento de la ecuación. Ambos elementos son también dinámicos, de forma que una lengua como el catalán puede gozar de salud en general, pero sus hablantes pueden no tener garantizados sus derechos en áreas como Alicante, Fraga, Perpiñán o las instituciones de sus respectivos estados.

La lengua española puede tener salud espléndida y no necesitar protección alguna, pero esto no garantizará que comunidades hispanohablantes tengan reconocidos sus derechos lingüísticos en todos los lugares e instituciones que las representan.

Si no abordamos la cuestión desde esta doble y equilibrada perspectiva, los problemas de convivencia en torno a las lenguas no pueden más que crecer y la negación del concepto “derechos lingüísticos” es, ante esta perspectiva, inaceptable. Negarlos es negar, a su vez, el concepto mismo de “discriminación lingüística” porque ¿acaso puede haber discriminación si no hay un derecho vulnerado? La DUDL reconoce la perspectiva individual y social de las lenguas y, en consecuencia, de los derechos. No reconocer la vertiente colectiva del derecho lingüístico es condenar a la desaparición a muchas lenguas por la imposibilidad de uso efectivo de las mismas por sus hablantes. No reconocer la vertiente individual supone, por ejemplo, ignorar que un hablante de una lengua de amplia difusión no pueda sufrir discriminación o que una minoría identitaria pueda ejercer discriminación lingüística sobre los hablantes de una lengua de amplia difusión para homogeneizar su sociedad.

Decíamos al comienzo de estas líneas que el concepto “derechos lingüísticos” (y todos los que de él emanan) ha sido desconocido, ignorado o mal entendido por la práctica totalidad de quienes se ocupan desde las instituciones de gestionar nuestra diversidad lingüística. En consecuencia, los ciudadanos no han desarrollado un pensamiento crítico para exigir sus derechos o respetar y valorar los derechos de sus conciudadanos. Partimos de un nivel muy bajo en la divulgación popular de este concepto central, por lo que todo está por hacer todavía. Pongámonos a la tarea. Pongámonos a la tarea con optimismo porque la puesta en circulación de este nuevo vocabulario no puede tener más que efectos positivos en nuestra convivencia.

Diversidad lingüística menguante
Nota del Editor 12  Junio  2015

Siempre liando la manta, tratando de que parezca que lo que es no es y  al contrario. Eso de comunidades bilingües es un sinsentido, las comunidades no hablan; lo de la diversidad lingüística es otro sinsentido pues si tuviera algún sentido, deberíamos estar inventando constantemente idiomas para aumentar la diversidad; de lo que se trata es de comunicarse y la pretendida diversidad es un disparate que pretende incomunicar. Decir españoles y nuestras lenguas no es como decir españoles y nuestros Rolls Royce, porque algún día llegará un populista al desgobierno que prometerá que cada español tendrá una colección de RR o Jaguar, pero ninguna persona puede apropiarse de un idioma. Comunidades lingüísticas,  dualidad lingüística catalana, red de centros en que convivieran todos los ciudadanos con independencia de su lengua habitual, vaya  sarta de imposbles.

¿Qué sucede cuando los ciudadanos superan la educación obligatoria habiendo recibido enseñanza exclusivamente en catalán? Pues muy clarito, que aumenta el número de antiespañoles que pretende seguir beneficiándose del resto de los españoles a base de intermediar todo el comercio, como en la actualidad, y que además puedan seguir vaciándonos el bolsillo para pagar sus sueños de grandeza y fatuos gastos.

Y eso del reconocimiento como propia la lengua del otro compartiendo el espacio público es ya el colmo; como se enteren mis vecinos chinos, la que pueden liarme. Y para terminar eso del proteccionismo de las lenguas con menos hablantes ya es la monda, porque a este paso, vamos a ser inoculados con las docenas de lenguas que desaparecen cada año, porque el proteccionismo consiste en eso: inocular las lenguas en otros sujetos, para que se fastidien y carguen con la responsabilidad de alargar su desaparición, con lo fácil que es colocarlas en una cajita y dejar que se oxiden.

La consulta era inconstitucional
Nueve meses después del 9N, el TC nos cuenta lo que ya sabíamos
La debilidad del Gobierno de Rajoy ante el desafío soberanista de Mas llevó la cuestión del 9N al Tribunal Constitucional, que dicta un fallo sin efecto punitivo alguno.
Gaceta.es 12  Junio  2015

El Tribunal Constitucional (TC) ha acordado por unanimidad considerar inconstitucional la consulta alternativa del pasado 9N en Cataluña por considerar que vulnera competencias exclusivas del Estado.

El máximo intérprete de la Constitución, que ya anuló el pasado mes de febrero la consulta soberanista convocada para 9 de noviembre por ser un referéndum, declara ahora algo que ya conocíamos: el proceso participativo alternativo que propuso la Generalitat de Cataluña está fuera de la ley. La sentencia de la que ha sido ponente la vicepresidenta, Adela Asua, concluye que una Comunidad Autónoma no puede convocar ni realizar actuaciones que desborden el ámbito de competencias propias, o que incidan sobre cuestiones fundamentales".

Tras analizar las preguntas sometidas a consulta (¿Quiere que Cataluña se convierta en un Estado? ¿Quiere que este Estado sea independiente?), el Pleno ha dictaminado que "no hay duda" de que ambas plantean "una cuestión que afecta al fundamento mismo del orden constitucional" y "presuponen un reconocimiento indirecto al pueblo de Cataluña de unas atribuciones que resultan contrarias" a la Constitución.

Este fallo del Tribunal Constitucional no tiene efecto punitivo sobre los organizadores del 9N. Solo podría tener algún efecto disuasorio ante una futura nueva convocatoria en el mismo sentido. El Gobierno de Rajoy, en una muestra más de su debilidad y tibieza política renunció a tratar la consulta soberanista catalana por la vía penal ante el delito de desobediencia que estaba cometiendo el gobierno de la Generalitat y desvió la cuestión a la vía de la constitucionalidad o no constitucionalidad. ¿Resultado? Un fallo que es, al fin y al cabo, papel mojado.

Recortes de Prensa   Página Inicial