AGLI Recortes de Prensa    Jueves 18  Junio 2015

De casta a castuza
Antonio Burgos ABC 18  Junio  2015

El nombre es importado, pero hizo fortuna. Tanta, que llenó la Puerta del Sol de autotitulados indignados, concentración que fue el Belén de este belén que ahora se ha armado en una España que va camino de... Pues no sé de qué va camino. De ser ella misma, desde luego que no. La profecía de Alfonso Guerra se ha cumplido: a España no la conoce ya ni la Madre Hispania que la parió. Quizá vayamos camino de ser Grecia sin Partenón, Venezuela con papel higiénico o Cuba sin hermanos Castro y con el mismo odio a los Estados Unidos... pero todos vestidos con pantalones vaqueros inequívocamente americanos. Digo que es importado de Italia eso de «La Casta». Fue el título del exitoso libro que escribieron dos periodistas, Antonio G. Stella y Sergio Rizzo, sobre la clase política de aquella nación, tan acostumbrada a ser gobernada por lo que aquí nos hemos convertido en unos virtuosos en menos de horas veinticuatro: tripartitos, tetrapartitos o pentapartitos. Está por inventar el hexapartito, pero no se preocupen: está al caer de un momento a otro, en cuanto de aquí a nada se presente la primera moción de censura en un Ayuntamiento.

En España los pelusos y la chusma que llenaron la Puerta del Sol en el 15-M famoso llamaban Casta a los dos partidos turnantes. He dicho «turnantes», ¿eh?, no tunantes, que era de lo que gentuza poco aficionada a la ducha y al champú capilar calificaban al PP y al PSOE. La culpa de todos los males de la Patria (ellos no decían Patria, obviamente) la tenían los dos partidos turnantes que aseguraban la estabilidad desde la Transición; esto es, el PSOE y el PP. A los que la inspiración del anónimo poeta popular de las rimas facilongas para uso del Tonto del Megáfono en las manifestaciones dedicó el sublime pareado: «PSOE y PP, la misma mierda es».

Lo cual se ha demostrado ahora que no era cierto. La mierda no era la misma; ni eran los dos una mierda. La mierda era sólo el PP. La Casta no era el bipartidismo: era el PP. Al que había que echar, como cuando aquello del «Pásalo» en el trágico 11-M. Adelantándose a los tiempos, innovador y precursor, El Kichi de Cai dijo bien clarito qué es lo que había que hacer en las elecciones municipales, que en España han servido incluso para echar a un Rey: «Echar a Teófila». Que traducido resulta para toda España: «Echar al PP». Como fuera y al precio que fuese. De aquí que los más indignados, radicales, antisistema y rojísimos no hayan tenido el menor inconveniente en pactar con parte de La Casta, o sea, con el PSOE, para echar a la otra parte de La Casta, al PP. Esto es como el cante de Pepe Pinto: «No tengas pena maldita,/que la mancha de la mora/con otra verde se quita». No te preocupes por La Casta del PP, que pactamos con La Casta del PSOE (que ya no consideramos Casta) y los echamos. ¡A la puta calle!

Así, siguiendo el Manual para la Destrucción de España que nos dejó Zapatero como legado, hemos podido llegar al desastre actual. A este Festival de Demagogia, que ríase usted de Eurovisión. Al lamentable espectáculo de los pelusos y la chusma antisistema asentada en las poltronas del Sistema gracias a los votos del PSOE, de la Ex Casta. Alcaldes que han exhibido la vara de mando como un trofeo de caza. Tomas de posesión de mangas de camisa, pues la corbata y la chaqueta son fachas. Retirada de las banderas de España como primeras decisiones de los muy populistas alcaldes, que van al despacho en Metro o en bici. Manotazos exhibicionistas para apartar la Cruz de Cristo o su Evangelio a la hora de jurar el carguete, porque aquí somos todos más agnósticos y laicos que la leche que mamamos. Y escuchar la Marcha Real tan sentados como Zapatero cuando pasaba la bandera de Estados Unidos en aquel desfile. Pues esto es lo que hay. En casi toda España y especialmente en el peligroso eje Barcelona-Madrid-Cádiz, La Casta ya no existe. Nos gobierna la Castuza. Señores: queda solemnemente inaugurada en España la Chusmacracia.

¿Podemos como vacuna?
 www.gaceta.es 18  Junio  2015

Concejales skin que se tatúan un indeleble “odio” en la mano, concejales feministas que comparecen exhibiendo úteros y alejando biblias de sí como vampiros ante la cruz, concejales que asaltan capillas con los pechos al aire, concejales que derraman sobre twitter oscuros impulsos patológicos de muerte, concejales que ignoran el terrorismo de ETA y lo sustituyen por el “terrorismo machista”, concejales que alaban el movimiento de la guillotina… La entrada de la nueva izquierda en las instituciones nos está dejando escenas inimaginables. Es como si alguien hubiera abierto una puerta secreta para derramar sobre la vida pública todo aquello que acampaba extramuros de la democracia. Helos aquí.

Cuando estalló el movimiento del 15-M, con sus acampadas reivindicativas en la vía pública, Intereconomía quiso investigar su origen. Mientras otros se dejaban fascinar por el calor de la movilización, nosotros nos preguntábamos por el verdadero motor del asunto. La búsqueda nos llevó a un núcleo radical en la facultad de Políticas de la Complutense. En el centro de aquel núcleo estaba un tal Pablo Iglesias. Quisimos saber quién era y qué tenía que decir, y le dimos la palabra. En esta casa siempre hemos pensado que dar a todos la palabra es el mejor modo de construir una convivencia civilizada. Invitamos a Pablo Iglesias y le escuchamos. Aún no existía Podemos, pero ya supimos lo que había ahí detrás. Intereconomía descubrió la realidad tras la máscara. Antes que nadie. Después, un cierto número de plataformas de izquierda radical vinculadas al 15-M constituyó una fuerza política. Con dinero cuyo origen aún nadie conocía, aquello se convirtió en un fenómeno. Alguien en La Moncloa pensó entonces que podía utilizar el fenómeno en su provecho: deteriorar al PSOE con una fuerza a la izquierda de la izquierda y, de paso, meter miedo al votante moderado con el surgimiento de una fuerza radical. Dos cadenas de televisión marcadamente de izquierda, Cuatro y La Sexta, ambas salvadas literalmente por el gobierno Rajoy –el mismo que mientras tanto machacaba a las cadenas de derecha independiente-, dieron cancha a Podemos hasta el punto de actuar como altavoces oficiosos del nuevo partido. Todo ello con las bendiciones del gobierno del PP, que encontró en Podemos una excusa más para traicionar a los votantes del centroderecha. Nadie en La Moncloa reparó en que una sociedad como la española, largamente adoctrinada en los tópicos de la izquierda y severamente castigada por la crisis económica, era campo abonado para el crecimiento exponencial de este tumor.

A los aprendices de brujo suele ocurrirles que las fuerzas que conjuran escapan a su control. Eso está ocurriendo ahora con Podemos. En el PP siguen pensando, al parecer, que Podemos puede actuar como una vacuna contra radicalismos: visto el paisanaje que acaba de entrar en las instituciones, una elemental reacción de temor llevará al electorado a volver los ojos hacia la seguridad del PP. En el PSOE, por su lado, parecen convencidos de que pueden devorar a Podemos y utilizar su fuerza en su propio provecho, dando nueva vida a una izquierda que parecía muerta. En uno y otro caso, es mucho suponer. Tanto el PP como el PSOE están pasando por alto que, para muchos españoles, la izquierda radical no es algo necesariamente peligroso. La vida pública española lleva casi cuarenta años persiguiendo sin tregua a la derecha radical, pero nada ha hecho contra el radicalismo de izquierda, al revés: le ha dado carta de naturaleza en la universidad, en los medios de comunicación, en la cultura social. Para una sociedad así, Podemos puede ser no tanto una vacuna como un suplemento nutricional. ¿Nadie ha pensado en esto?

Lo más inquietante, con todo, es que tanto el PP como el PSOE pueden parapetarse tras el miedo a Podemos para no hacer la regeneración que imperativamente necesita nuestra democracia. Sería una vacuna no para curar, sino para prolongar la enfermedad. Hasta la muerte, que es el final habitual en estos casos. Y eso sería lo peor que podría pasarnos.

Podemos, tesis y antítesis de la imbecilidad
Vivimos tiempos de cambios profundos que, quizá, ni siquiera sabemos valorar. También esta invasión de imbéciles debe tener tesis y antítesis
Javier Caraballo El Confidencial 18  Junio  2015

A la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, la coherencia sólo le aguantó unos minutos en el discurso. Alejada de la hoguera le comenzaron a arder los tuits de su concejal Zapata, se remontó a aquellos días negros en los que unos terroristas entraron en la sede del semanario satírico francés Charlie Hebdo y la barbarie provocó oleadas de solidaridad por todo el mundo. Solidaridad por encima de la muerte, del asesinato; solidaridad también con el humor negro y descarnado de esa revista que alegraba sus portadas con dioses sodomizados por el espíritu santo, Mahomas con turbante explosivo y rabinos reprimidos. Lo de Zapata, aquellos tuits que ardían en la hoguera, formaban parte de la misma facilona y estúpida broma que consiste en provocar con la ofensa. Ni siquiera, como explicaba Carmena, había sido Zapata el origen de aquellos tuits, sino que formaban parte de la defensa de otro, Nacho Vigalondo, que decidió experimentar con pólvora en las redes, a ver qué ocurría. Hasta ahí la coherencia. Lo que no se entiende ya es todo lo demás, cómo es posible que la alcaldesa de Madrid se haya sumado también a la hoguera con el cese de Zapata como concejal de Cultura de Madrid, sabiendo, como ella misma decía, que era inocente de las acusaciones que le hacían.

¿Es este acaso el sentido recto de la justicia de la alcaldesa de Madrid, condenar a quien es inocente de lo que se le culpa? En Podemos, y en sus satélites, debe haber decenas o cientos de militantes o inscritos, como les llamen, que tienen un historial en redes sociales bastante más salvaje que el del sacrificado Zapata. ¿Van a actuar de la misma forma con todos ellos? No, claro, porque ya tienen su víctima propiciatoria, como si con la cabeza del concejal barbudo, servida en bandeja de plata como en una tragedia griega, se pudieran purgar todas las demás barbaridades de esa tropa.

Con el cese de Zapata, Podemos vuelve a actuar de la misma forma que la “vieja clase política” que tanto censura. Mera estrategia. Y esa es la equivocación de quienes han defendido con ardor el cese del concejal sin reparar en que le estaban procurando a Podemos la excusa perfecta para sacarle rentabilidad electoral a la polémica de Zapata, que oculta todas las demás, la de todos aquellos que, sin comillas ni humor, soñaban con la muerte de dirigentes del PP o se divertían con las víctimas de ETA. A partir de la salida de Zapata, sólo tienen que exponer su caso para demostrar lo que a todas luces ha sido un exceso. La cabeza la han cortado ellos mismos, pero dirán que el cese se debe a las presiones de la caverna mediática de España, y en esa lectura de nuevo sesgada de lo ocurrido ni siquiera les faltará razón.

Que no, que no era Zapata el problema, sino el ejército de ‘quincemayistas’, como se denominan, que han entrado en las instituciones con ínfulas de ser los únicos que representan a la ciudadanía.

En Participa Sevilla, han colocado un gran cartel en su página web en el que se ve al pueblo entrar en un hemiciclo, como si hubieran derribado una de las paredes. “Las candidaturas ciudadanas han tomado su cargo con el compromiso para abrir las instituciones a la gente, que pasen a manos del pueblo. (…) Ese es el verdadero cambio. Sin duda, lo de ayer, trae evocaciones claras al año 31”. Esos son los quicemayistas, con sus camisetas de úteros y papas con cuernos. “¿Qué es lo que queremos? Lo queremos todo porque todo era de todos. (…) Nosotras les acusamos, les señalamos y les juzgamos. Y el veredicto es uno: culpables”, dijo la concejal de Málaga Ahora en su discurso de toma de posesión.

Todo eso, claro, aliñado con el gesto de decenas de concejales que, por toda España, decidieron quedarse sentados cuando sonaba el himno. “En la mayoría de los municipios de Canarias no suena esta pieza", dijo una concejal de Sí se Puede en Santa Cruz, como si estuviera hablando de un solo de piano. “Permanecí sentada por una pequeña bajada de tensión que me produjo escuchar las notas del himno nacional al pensar que hoy todavía permanecían en las cunetas cientos de miles de huesos de personas aún sin nombre, personas que fueron asesinadas mientras sonaba esa música”, dijo otra concejal, esta de Sí se Puede Dos Hermanas, en Sevilla.

La realidad que no vemos, la que ha ocultado la humareda que levantó la hoguera de Zapata, es la de estos ‘quincemayistas’, que se escapan incluso del control de Podemos. Pero ¿saben qué? Pues que también todo eso, esa caterva de insultones prepotentes sentada en las instituciones, tiene su parte positiva. A ver. Cuando el ‘quincemayismo’ estalló en las calles, y ocupó las plazas, el riesgo mayor era que las instituciones, la propia democracia española, no fuese capaz de reconducir el evidente malestar de la calle; que no lo pudiese digerir y que el movimiento antisistema se hiciera fuerte en las aceras. Todos decían entonces: “Si quieren hacer política, que se presenten a las elecciones”. Pues eso es exactamente lo que han hecho. Parece contradictorio, por tanto, quejarse también de las consecuencias de aquello que todo dios pedía. Ya están los ‘quincemayistas’ en las instituciones, han pactado con aquellos que llamaban ‘casta’ y de la mano del PSOE se han sentado en los gobiernos. Mejor eso que la protesta callejera. Así funciona una democracia.

Dice Umberto Eco que el problema de las redes sociales es que ha propiciado “una invasión de imbéciles”. Y añade: “Si la televisión había aprobado al tonto del pueblo, ante el cual el espectador se sentía superior, el drama de Internet es que ha aprobado al tonto del pueblo como el portador de la verdad”. No existen ni más tontos ni más imbéciles que antes, pero sí es verdad que nunca tantos imbéciles han tenido más cerca los quince minutos de gloria con los que soñó Andy Warhol sin conocer internet. Lo que olvida Umberto Eco es que es en la sociedad en la que recae la responsabilidad de convertir a un imbécil en un héroe de las redes sociales o en un pobre idiota al que nadie le presta atención. Es decir, si los imbéciles consiguen ser legión es porque una sociedad entera se desvive por la imbecilidad y le da protagonismo, en cuyo caso el problema sería aún mayor e irreparable.

Vivimos tiempos de cambios profundos que, quizá, ni siquiera sabemos valorar. También esta invasión de imbéciles debe tener tesis y antítesis. El escándalo preventivo, la alarma preventiva, el catastrofismo preventivo son las primeras armas para combatirlo; las primeras reacciones, como se ha visto sobradamente en el episodio del tal Zapata. El consejo, frente al tremendismo como respuesta, es alejarse ante cada escándalo, intentar contemplarlo desde algo más de distancia, sin caer en la acelerada turbamulta que se origina siempre y sin facilitar la propagación de lo que sólo consideramos una imbecilidad. Y, por encima de todo, pensar que es la sociedad la que, al final, lo decide todo en una democracia. Sociedad como usted, como yo, como aquel…

El programa del burgués español: "Reventar al que manda"
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 18  Junio  2015

La vida pública española es deprimente. La mueven temas que ya estaban apolillados hace 80 años, como la secularización de los cementerios. Como es natural el pueblo padece las mismas taras de entonces. Como si viviéramos en un bucle temporal: ideas del siglo XIX que mueven cuerpos armados con iPad.

Os juro que cuando cogí ayer el libro de Miguel Maura Así cayó Alfonso XIII se me abrió en las páginas en las que aparece este relato sobre el ambiente electoral el 12 de abril de 1931 en las votaciones para el Ayuntamiento de Madrid:

Desde el primer momento fue para mí indudable que la masa neutra se volcaba en tal oportunidad del lado republicano. Esa parte muy numerosa del cuerpo electoral, tan numerosa como la articulada en los partidos políticos, solía votar en anti, es decir, contra lo que en ese momento se llevaba, sin importarle un ardite el resultado de su voto. Así dio la República los bandazos que más tarde dio, con gran asombro de quienes desconocían esa especie de voluptuosidad de “reventar al que manda”, en que se cifra el programa ético y político del burgués medio.

En los colegios que visitábamos encontraba yo conocidos pertenecientes de siempre a esa masa neutra que “abominaba de la política”. Me llamaban a la fila en la que estaban incrustados y me mostraban la candidatura que tenían apercibida. Era la republicana íntegra, con lo que demostraban que les eran totalmente indiferentes las personas, y que sólo pretendían, con su voto, “reventar al rey”.

Poned "candidatura de Podemos" en vez de "candidatura republicana" y "reventar al PP y al PSOE" donde pone "reventar al rey", y tendréis descrito el ambiente del 24 de mayo y de los pactos de junio.

Porque Podemos y sus marcas blancas se nutren no sólo de Izquierda Unida, sino de un porcentaje apreciable del PSOE que es el que le ha dado la victoria sobre los socialistas en las grandes ciudades. Hasta hace siete años esos votantes estaban encantados con Zapatero, sus regularizaciones de inmigrantes, su gasto social, sus menosprecios a EEUU, su gaymonio, su estatuto catalán, su aborto... ¿Recordáis el lema electoral del PSOE en 2008: La octava potencia económica, los primeros en derechos sociales? Quien decía algo contra el mundo de teletubbies y unicornios en que vivían dos tercios de los españoles era un facha aguafiestas. Entonces, la corrupción (en el PSOE, el PP, CiU, PNV...) no le importaba a casi nadie.

Otra cita que he encontrado releyendo libros de testigos del derrumbe de la Monarquía y la irrupción de la República es ésta del conde Romanones:

"La burguesía fue quien abrió en realidad el paso a la revolución."

Para confirmar que la situación se está repitiendo basta con leer los discursos y la violencia de las hordas que ahora son alcaldes y concejales y que hace sólo cuatro años gritaban en la calle a los que habían aganado los mismos puestos en unas elecciones limpias "No nos representan". El tuitero @jjmuela lo resume así:

Ser un joven progresista en la España del siglo XXI significa vivir obsesionado con la España de 1934

David Gistau en el ABC del 17 de junio escribe lo siguiente, que nos devuelve a la alegre inconsciencia de los burgueses del 12 de abril:
Hay otro componente que uno percibe en las conversaciones y que proviene de la psicología colectiva: existe una necesidad tal de autocastigo para evacuar la culpa y la decepción que personas sensatas y maduras, en otros tiempos militantes de la «gauche-divine» que como mucho sentían culpa por los golpes que la vida no les había dado, ahora quieren favorecer el advenimiento de la horda del odio.

Y así cierra su columna Gistau:
Viviremos tiempos de verdad interesantes cuando el experimento se extienda a la nación entera.

Bien sabemos cómo acabó la gracia de 1931. A ver cómo concluye la de 2015. Por de pronto ya sé de uno que no votó al PP en mayo y se prepara a votarle en noviembre gracias a Manuela Carmena.

CODA: En Valencia, el alcalde Joan Ribó se hizo hacer fotos el lunes yendo al ayuntamiento en bicicleta y ya se ha subido al coche oficial. Sobre este veloz olvido de las promesas de austeridad de los redentores republicanos y socialistas también escribió Julio Camba algunas de las páginas más divertidas del columnismo español del siglo XX.

DESASTRES TRAS DESASTRES Y LOS SIGUEN MANTENIENDO
Antonio García Fuentes Periodista Digital 18  Junio  2015

Tras la “pequeña o mínima revolución política” ocurrida en España en las dos votaciones efectuadas en lo que va de año (“europeas primero y municipales y autonómicas después”); ha quedado claro/clarísimo, que el pueblo y por una vez ha tomado un camino diferente al que le han marcado los arcaicos pastores de siempre; y ha optado por conformar una especie de “menestra o potaje variado donde han acudido al guiso infinidad de nuevos componentes”. ¿Qué van a realizar estos ahora? Nada o muy poco, puesto que si hacen lo que en mi municipio, que lo han llevado a “una asfixia económica y supervive engordando cada vez más, la inexplicable deuda acumulada”; no hay solución alguna, puesto que para mayor penuria, los habitantes del mismo disminuyen de forma notable, cada vez hay más viviendas vacías y locales de negocio cerrados; lo que por sí mismo ya asegura un futuro ferozmente inabordable.

Pero los que van a dirigir “la nueva hornada”, nada han dicho (o yo no lo he oído ni leído por ninguna parte) de que lo primero a realizar debiera ser, una cura de caballo, equivalente a una destacada austeridad en todo, puesto que si no se llega a un equilibrio de gastos e ingresos, esto no tiene solución; salvo para “los mandamases”, que como administran el dinero, por poco que recauden como ellos son los primeros en cobrar, pues para qué decir más; de ahí “los saltos y sonrisas de los políticos que han llegado al cargo que sea y los que contentísimos, seguro que piensan que sus problemas (no los nuestros) al menos en los cuatro años de mandato han desaparecido”.

De las declaraciones del alcalde (que es el mismo de los cuatro años anteriores y que representa a uno de los tres partidos que han hundido la economía municipal, a lo largo de los años de “la nueva era”) recojo algunas “perlas extractadas”.

“Garantiza el pago de 5,5 millones de euros, a la empresa (FCC) que monopoliza la recogida de basuras y anexos en la capital y a la que reconoce que le deben la friolera de 40 millones (Jaén tiene entre 110 y 115.000 habitantes); habiendo un desfase anual sólo en este asunto, de nueve millones de euros, puesto que según este edil, se pagan quince millones y sólo se recaudan seis (Diario Ideal 16-06-2015). Deduzcamos como, “comerciante desde niño y sabiendo administrar un negocio”; que sólo en este renglón, aquí ha debido existir un abuso en las concesiones, puesto que es inexplicable “comercialmente”, estas “locuras o idioteces supinas”; ya que de ello se desprende, la cantidad de dinero que “ha debido ir por donde ni dios sabe”, ya que por lógica meridiana, el equilibrio de recibos al cobro, debe coincidir con el contrato de pagos, incluso con un sobrante, puesto que siempre surgen impagados, cosa que en el comercio e industria, se prevé con el concepto de “X de aumento por pérdidas y ganancias”, cosa que admite desde siempre la ley del comercio, para pérdidas múltiples, entre las que una de ellas es la del robo.

Este municipio, se empeñó (como muchísimos otros de la desolada “españilla” actual) en instalar una emisora de radio y otra de televisión, cuya deuda acumulada, creo recordar pasa de los 25 millones de euros; y una serie de “chiringuitos o chiringones”, donde los gastos y los “enchufados a dedo”, han aumentado a mucho más del doble de la plantilla que había hace ya muchos años y con casi igual población de habitantes; los guardias municipales y bomberos aumentaron creo que en demasía, sin que la ciudad mejorase mucho en servicios; ya hay también acumulado “un regimiento”, de “asesores” y diferentes puestos ocupados por nepotes, hay; ni sabemos cuántos; y así un suma y sigue de locura, terminando con la instalación de una línea de tranvías, que no pueden poner en marcha, puesto que de hacerlo, sería acumular cada año más ruina para los que pagamos todo; que dicho sea de paso, este año nos han subido un diez por ciento o más, la contribución urbana (IBI); el agua nos la cobran ya como “si fuera vino peleón, las multas de tráfico y las tasas de todo tipo, “las han puesto por las nubes” y aun así, no recaudan ni para pagar nóminas por lo que han de contraer nuevos préstamos bancarios a quienes se los quieren prestar, que imaginamos a los tipos de interés que nos obligarán a pagarlos.

“La situación agónica del ayuntamiento”: El alcalde anticipó que va a proponer “una rebaja sustancial” de las asignaciones a los grupos políticos municipales (ahora es de 30.000 euros por grupo y de 970 euros por concejal y mes). Así lo publica el diario “VivaJaén” del 16-06-2015; lo que demuestra con toda claridad, el uso que se ha hecho hasta aquí del dinero “que no es de nadie, según dijo una despreciable ministra del PSOE y que pese a ello no fue dimitida”; o sea que “tirar con pólvora del rey”, sigue siendo lo habitual en esta desastrosa “españilla o españistán”.

Y como este boceto que hoy hago, se puede aplicar a tantas y tantas áreas de este país o nación; sirva el mismo de cómo han dejado España; por lo que todos los discursos que nos vienen dando los políticos, desde hace muchos años atrás, son repudiables por cuanto a la vista está la realidad actual, la reconozcan ellos o no… nosotros los indefensos sí que la reconocemos, puesto que somos “los paganos”, hasta donde podamos… ya que mucho de lo pendiente, lo tendrán que pagar nuestros nietos o biznietos aún ni nacidos siquiera. Trabajo tienen los nuevos para demostrarnos que de verdad son políticos dignos de atención y respeto.

“El precio de desentenderse de la política es el de ser gobernado por los peores hombres”: Platón. La política nos afecta a todos y por ello no debemos dejarla sólo en manos de los políticos.

(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y http://blogs.periodistadigital.com/nomentiras.php

Las amistades peligrosas de Grecia
Las negociaciones entre Grecia y sus acreedores parecen irreconciliables, pero aún no han sido mostradas todas las cartas, lo que podría condicionar el desenlace final
Kike Vázquez El Confidencial 18  Junio  2015

Cuando lean estas líneas se estará llevando a cabo la que posiblemente será la última reunión entre Grecia y sus acreedores para evitar el impago. Discutirán sobre cómo desbloquear 1,54 mil millones de euros que el país heleno debe abonar al FMI el 30 de junio. Pero, a pesar del bajo importe, la opinión mayoritaria es que no habrá acuerdo. Tsipras acusa al FMI de actuar de forma “criminal” y de tratar de “humillar” al país; los acreedores lamentan la falta de propuestas serias. Todo parece indicar que no habrá boda, pues las posturas están más alejadas que nunca, y que pronto atravesaremos líneas rojas otrora impensables.

Da la impresión, por los artículos publicados al respecto, de que los griegos se han enrocado tratando de buscar una solución final al problema. Y con solución final me refiero a una que evite volver a repetir este proceso cada dos por tres, esto es, o bien una quita o bien algo de impacto similar. Las medidas temporales no solo son insuficientes para cuadrar la maltrecha economía helena; además, garantizan que en cada negociación tengan que hacer nuevas concesiones dado su papel de deudores. Con rescates como los realizados hasta la fecha nunca saldrán del hoyo.

Por otra parte están los acreedores. Nuevas concesiones deben ir acompañadas de nuevas medidas, y, cuanto más importantes sean las concesiones, más importantes y serias deben ser las reformas planteadas, algo que dicen que no se da. Además está el auge del populismo en otros países europeos, países como el nuestro. Dando el brazo a torcer sin más, se enviará el mensaje a los países en crisis de que la Unión Europea es en realidad un chiringuito en el que cada cual hace lo que da la gana, y si alguien no quiere pagar no paga. Y punto.

Necesitamos unos acreedores que traten de llegar a un acuerdo que garantice la viabilidad, y no el sometimiento; y necesitamos unos deudores que traten de llegar a un acuerdo que garantice reformas serias y no apetecibles para terceros países. Da la impresión de que la troika se vio vencedora desde el principio: son acreedores y los griegos deudores, son fuertes económicamente y los griegos no, tienen peso internacional y los griegos no, a pesar de cometer fallos no tienen el sambenito de mentir con los números… ni de ser vagos, perezosos, de no tener una ‘cultura del pago’ fuerte. La balanza no puede parecer más desequilibrada, pero no han tenido en cuenta una variable: la peor batalla se libra contra quien no tiene nada que perder.

Grecia ya ha caído tanto (su PIB se ha contraído más de un 25% desde 2008) que escenarios devastadores como serían salir del euro ya no les dan miedo. ¿Le ha ido peor a Islandia de lo que le va a Grecia? Sin nada que perder, sin miedo al peor escenario, con un electorado que prefiere seguir en el euro pero que ante todo ha votado por ‘recuperar la dignidad’… Las premisas garantizan una negociación dura, y además es que existen formas de presionar que a priori no se están barajando pero que debemos tener muy presentes.

En principio todo parecía indicar que asistiríamos a un combate de imagen: tú has mentido con las estadísticas y eres responsable de tus actos; tú nos has obligado a aceptar un rescate nefasto que solo favorecía a tus bancos, tus empresas son las principales corruptoras de nuestras autoridades… Pero viendo la deriva que han cogido las negociaciones parece que iremos más allá. ¿Alguien se ha parado a pensar que si Grecia sale finalmente del euro caerá probablemente en la órbita rusa (y china)? Justo en un momento en el que EEUU planea el mayor despliegue militar en Europa del Este desde la caída de la URSS, justo en un momento en el que las alternativas al FMI o al Banco Mundial lideradas por China empiezan a funcionar y a dejar en evidencia la política internacional de Occidente (y eso a pesar de que el gigante asiático no atraviesa su mejor momento económico).

Al mismo tiempo que Varufakis acude a la reunión de ministros de finanzas de la Eurozona en Luxemburgo, Tsipras está invitado a acudir al foro económico que se celebrará en San Petersburgo, donde, previsiblemente, se reunirá con Putin. Otra vez. Que Tsipras se acerque a Putin puede parecer una medida extrema, y en realidad lo es porque en cualquier momento el BCE puede dar orden de cortar las líneas de liquidez de emergencia, provocando el caos. Pero si la cuerda se rompe se daría el peor escenario posible para la Unión Europea, no solo por el contagio, también porque Grecia con su voto podría bloquear las sanciones a Rusia. Grecia en busca de dinero podría autorizar la instalación de bases militares extranjeras, autorizar la entrada a sus puertos de todo tipo de mercancías…

De hecho, para evitar el default los griegos no necesitan una ingente cantidad de dinero, sus pagos en los próximos meses se limitan a 1,54 mil millones al FMI el 30 de junio, 2 mil millones en letras el 10 de julio, mil millones el 17 de julio y 3,5 mil millones al BCE el 20 de julio. Si quieren conseguir el dinero lo conseguirán; otra cuestión es que tampoco le interese venderse barata a nuevos aliados internacionales. Además, simplemente con no hacer frente al pago del 30 de junio al FMI (el cual no es considerado un default por las agencias de calificación y, por tanto, no es un suceso formal para que el BCE elimine las líneas de liquidez, las cuales no pueden extenderse a países en default), crearán una tensión enorme en los acreedores.

El impago al FMI no supone un default, pero al mismo tiempo podría crear precedentes, por ejemplo con los países emergentes a los que tanto han castigado. Por ello, el FMI tendría que actuar, pero ¿cómo? ¿Quizá por ello EEUU no para de presionar tanto a Alemania como a los griegos para llegar a un acuerdo? El problema de Grecia parece financiero, y obviamente tiene un componente de este calado, pero lo más importante es la política y especialmente la geopolítica: ahí existe un campo de juego muy amplio que no se está recalcando lo suficiente.

Rusia y Grecia están unidos culturalmente, religiosamente, mantienen importantes flujos comerciales, flujos turísticos; está planeado un nuevo gasoducto en tierras helenas para finales de 2016… Rusia es débil económicamente ahora mismo, pero puede ser el as en la manga de Atenas, y tanto Europa como Estados Unidos lo saben. Por ello, quien más perdería con una salida del euro de Grecia no serían los helenos, sino la propia Eurozona. El acuerdo, aunque sea de mínimos e igualmente puedan pasar cosas otrora impensables, interesa a todos.

¿Es posible el acuerdo? Ahora mismo parece más complicado que nunca, pues las posturas se han radicalizado, pero si lo pensamos bien la troika quiere reformas ejecutadas con seriedad y ser ejemplarizante para evitar el populismo, y Syriza desea reformas, un plan definitivo, y no ser ejemplarizante para poder vendérselo a sus electores. ¿Qué tal si implementamos un plan definitivo que garantice la viabilidad, con reformas contundentes pero factibles, en donde no existan vencedores ni vencidos, y donde se evalúen periódicamente de forma objetiva las reformas ejecutadas pudiendo ser reversible si Syriza no cumple?

Dar viabilidad financiera sin quitas es tan fácil como conceder una carencia en los préstamos, acordar unas reformas comunes es una simple cuestión de voluntad, al igual que el equilibrio de las medidas. Y acordar algo definitivo sin miedo a que Syriza incumpla es tan ‘sencillo’ como establecer objetivos mesurables y periódicos que deban cumplirse y, en caso de que Syriza no tenga una actitud formal, eliminar las ventajas que se otorguen (sean quitas, carencias, extensión de plazos o lo que sea). Son solo ideas a vuelapluma, pero las posturas, por incompatibles que parezcan, no lo son, solo dependen de la voluntad. Y deberían haberla teniendo en cuenta las amistades peligrosas que Grecia maneja.

¿A qué se refieren los podemitas con ‘Arderéis como en el 36’?
  www.gaceta.es 18  Junio  2015

“¡Arderéis como en el 36!” El grito de guerra con el que algunos pretenden reivindicar, desde el entorno de Podemos y su planteamiento del laicismo más radical, los ataques a la Iglesia nos lleva a alguno de los episodios más negros de nuestro pasado reciente. No solamente por la brutalidad criminal que reivindican, sino por los hechos que pretenden conmemorar, conviene recordar qué están demandando los bárbaros de hoy, herederos intelectuales de aquellos otros bárbaros que cometieron crímenes como el martirio de los 51 claretianos de Barbastro.

La comunidad claretiana misionera de Barbastro estaba formada por 60 miembros: nueve sacerdotes –de los que tres tenían el rango de superiores de la congregación-, doce hermanos y 39 seminaristas. Desde que se inició el alzamiento militar en los territorios españoles de Ceuta y Melilla habían vivido casi enclaustrados en el interior de la sede congregacional hasta que el 20 de julio irrumpieron violentamente un grupo de milicianos comunistas y anarquistas armados que, en lugar de luchar en el frente se dedicaron a la represión en la retaguardia, y que con la excusa de que los religiosos estaban almacenando armas para los sublevados, armas que jamás se encontraron como es lógico, detuvieron a los tres superiores y confinaron en la escuela de los Escolapios al resto de los claretianos.

Desde el primer momento quedó claro que la búsqueda de armas solamente era una excusa ya que los testimonios escritos por los seminaristas en sillas, paredes, y cualquier papel al que tenían acceso (incluso en los envoltorios de los alimentos) dejan claro que lo que pretendían era su apostasía y la explicación de comunistas y anarquistas de que lo que odiaban no eran “sus personas, sino sus creencias y sus hábitos negros”.

Los asesinatos sin juicio previo empezaron pronto. El 2 de agosto tras ser martirizados, apaleados y vejados, los tres superiores de la congregación fueron fusilados. Mientras, los jóvenes seminaristas eran tentados llegando a introducir a prostitutas en su lugar de reclusión para intentar tentarlos. Del mismo modo, eran frecuentes las palizas y las agresiones físicas y verbales.

El 12 de agosto asesinaron a otro grupo de seis, el resto entre los días 13, 15 y 18 del mismo mes. Así hasta un total de 51 asesinatos, junto a una ladera con una fosa común cavada donde eran arrojados los cuerpos, según la autopsia recogida en la Causa General, “sin tiro de gracia” y algunos de los cuerpos “con decenas de fracturas” que dejaban clara la tortura a la que habían sido sometidos.

Junto a los mártires de Barbastro fue asesinado Ceferino Giménez ‘El Pelé’, un gitano de gran devoción religiosa que fue golpeado y asesinado por negarse a entregar un rosario bendecido que pretendían profanar. ‘El Pelé’ se ha convertido en el primer gitano beatificado por la Iglesia Católica, al igual que sus 51 compañeros de martirio.

En este mismo contexto y con los mismos autores materiales fue brutalmente torturado y asesinado el obispo de Barbastro, Monseñor Florentino Asensio. Detenido el 18 de julio, se le encarceló en las celdas municipales el día 22. El 8 de agosto le trasladaron a una zona solitaria de la cárcel municipal donde fue torturado durante horas, llegando los anarquistas y comunistas a cortarle los testículos en la orgía de odio que vomitaron en aquellos días en la población en la que todos se conocían, puesto que no superaba los 7.000 vecinos.

Monseñor Asensio fue asesinado en la madrugada del día 9 de agosto y su cuerpo, tras arrancarle la dentadura, mutilarlo y robarle la ropa que vestía, fue arrojado a la fosa común en la que reposaban los restos de los 51 claretianos y ‘El Pelé’.

Barbastro es solo una muestra de los incendios de 1936 que los “podemitas” piden que se repitan. En esa localidad de Huesca los número lo dejan claro: fueron incendiados 14 edificios religiosos; asesinaron a 123 de los 140 religiosos que había en el pueblo, además del presidente de la Acción Católica local; también la represión se cebó sobre los falangistas que fueron sacados por la noche de sus casas y fusilados por los milicianos en un número no concretado que va de las 13 a las 19 víctimas; y 15 personas reconocidas como derechistas también recibieron el mismo “castigo revolucionario”. Es solamente un ejemplo de lo que supuso que en 1936 ardieran los templos ¿es esto lo que reivindican los "podemitas"?

Pablo Iglesias se jacta del servilismo suicida del PSOE
EDITORIAL Libertad Digital 18  Junio  2015

Es cierto que el candidato del PSOE a la Alcaldía madrileña, Antonio Miguel Carmona, ha pedido la destitución del concejal Pablo Soto por perpetrar unos comentarios en los que se hablaba de "torturar y matar a Gallardón" y de darle guillotina. Y la de Jorge García Castaño por haber animado a sus "compañeras" a “empalar” a Toni Cantó. Y la de Guillermo Zapata por aquellos tuits en los que hizo mofa del Holocausto, del atentado que mutiló a Irene Villa o del asesinato de Marta del Castillo.

Sin embargo, no es menos cierto que la continuidad de esos tres indignos concejales se debe, única y exclusivamente, al apoyo que el propio Carmona brinda a la formación comunista a la que pertenecen. Su hipócrita, patética y, por supuesto, desatendida petición sólo ha sido una demostración de que quien pretende competir con los radicales sin serlo sólo puede, en realidad, ponerse a su servicio. Y a día de hoy no hay mayor muestra de servilismo hacia el radicalismo que el de quien, como Carmona, ha preferido ponerse al servicio de la extrema izquierda y de todos sus energúmenos concejales antes que ser alcalde de Madrid con el respaldo de formaciones como el PP y Ciudadanos.

Pablo Iglesias sabe perfectamente que el vano intento del PSOE de competir en radicalismo con Podemos conduce a los socialistas a un servilismo autodestructivo. Y, lejos de mitigarlo, lo azuza. Así, lejos de entonar alguna disculpa o de agradecer a Carmona el apoyo que sigue brindando a Carmena, ha manifestado que el PSOE, "por la cuenta que le trae", seguirá apoyando a la alcaldesa de Madrid, porque si Carmona se pone de acuerdo con Esperanza Aguirre "para un nuevo tamayazo" Podemos "ganará las generales con mayoría absoluta".

Es una bajeza que Iglesias denigre como "tamayazo" el hipotético apoyo del PSOE al partido más votado en Madrid, que ha sido el PP, y vea como natural el respaldo del PSOE a una extrema izquierda que pregona la eliminación física del adversario o que se mofa de las víctimas de ETA o del nacionalsocialismo.

Lo que resulta delirante es que los socialistas todavía se crean que respaldando a Podemos van a evitar que la formación de Pablo Iglesias crezca a su costa. Nadie vota a un criado pudiendo votar directamente a su señor, como nadie va a votar una mala copia pudiendo votar al original.

Ese servilismo suicida del PSOE con la extrema izquierda va a ahuyentar a los pocos votantes centristas que le quedan y a mantener abierta la vía por la que los más radicales se están marchando a Podemos. Pero, en fin, también los socialistas tienen sus complejos, y no hay que extrañarse de que Iglesias los excite, naturalmente, en beneficio propio.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Pompas Fúnebres Mas & Corleone
Pablo Planas Libertad Digital 18  Junio  2015

La dilución de CiU es una escena casi perfecta de lo que se ha dado en llamar política catalana, un sí, pero no tanto, una separación con flecos, un cese parcial de la connivencia. Los consejeros de Unión salen del Gobierno, Mas prepara una candidatura presidencialista al margen de sus siglas y las de la federación nacionalista, aunque se mantienen los grupos parlamentarios, los municipales, las diputaciones que se pueda y todo aquello susceptible de producir ingresos. Pero ya no hay amor.

CiU, CDC y UDC son historia desde el día en que Pujol confesó lo del botín en Andorra, que sólo es el pico del total. Y en la caída de la estructura societaria, emponzoñada en ilegalidades y quebrantos como todas las empresas de los Pujol, Mas trata de arrastrar a Duran y disolverlo en ácido para que no quede la más mínima contestación a su derecha. Pompas fúnebres a lo Corleone.

El president está fuera de control. Se vuelve a abrazar con el piquetero Fernàndez, alienta la insurrección en sus exsocios, pugna por el electorado más radical y está dispuesto a salir por la puerta grande o por la enfermería, tales son sus febriles delirios. Desprecia las leyes, se chotea del himno, se mofa del Estado y vive tan al margen de la realidad que anuncia la apertura de una embajada ante el Vaticano y se queda tan ancho. Es un antisistema con corbata que da palos de ciego, pero nadie le reprochará que se haya cargado CiU (37 años de historia), una de las maneras de llamar a la mafia catalanista. El divorcio del mes o un ajuste de cuentas entre familias tras la caída del clan de los Pujol.
Publicidad

Mas es un político tóxico rodeado de consejeros toscos. Su procés también se ha llevado por delante al PSC. Los de Iniciativa, muy minoritarios, pero más vivos, se salieron a tiempo y ahora cobran de Colau y están en lo de Podemos. Al tiempo, Mas jalea a los proetarras de las CUP, los del odio en las falanges, Terra Lliure y freeotegi, para que le coman votos a ERC que le permitan ser a él algo así como Carmena, la más votada de los menos votados. Y le puede salir bien porque todo se derrumba a su alrededor y él sigue ahí, como los terrores nocturnos, enterrando cadáveres que le iban a matar.

Cuando Carmena alcanzó la fama excarcelando terroristas
En 1992, año en que ETA mató a 26 personas, Manuela Carmena excarceló a un peligroso etarra y a dos miembros de los GRAPO.
Libertad Digital 18  Junio  2015

A principios de los noventa, la actual alcaldesa de Madrid desempeñaba el cargo de Jueza de Vigilancia Penitenciaria. Un cargo en el que se hizo notar por decisiones cuestionables y polémicas como la puesta en libertad del terrorista de ETA José Manuel Azcárate o de los miembros de los GRAPO José Ignacio Cuadra y Mercedes Herranz Arconés.

Los medios de comunicación de la época se hacían eco en octubre de 1992 de la decisión de Manuela Carmena, entonces titular del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Madrid, de poner en libertad a estos terroristas aduciendo que sufrían enfermedades incurables.

Fueron decisiones muy polémicas y que provocaron un fuerte enfado del entonces ministro de Justicia del PSOE, Tomás de la Cuadra Salcedo, quien pidió modificar la Ley para que las eventuales excarcelaciones de terroristas dependieran del Ejecutivo. No en vano, aquel año 1992, en el que Carmena decidió proponer y hacer efectiva la puesta en libertad de Azcárate, la banda terrorista asesinó a 26 personas.

En junio de aquel año fue cuando Carmena concedió el tercer grado penitenciario a José Manuel Azcárate, un terrorista que había sido condenado a 57 años de prisión, entre otros delitos, por el secuestro del directivo del Athlétic de Bilbao Juan Pedro Guzmán. Decía Carmena que padecía varices esofágicas crónicas que le provocaban de forma regular hemorragias internas. No destacaba, sin embargo, que esa enfermedad crónica la padecía desde los 14 años sin que ésto le impidiera emprender una carrera criminal en las filas de ETA.

Además, y para escarnio de las víctimas, sólo unos días después de salir de prisión, el terrorista compareció en rueda de prensa para proclamar que no se arrepentía de sus crímenes. Incluso reconoció que se le había ofrecido acogerse a las medidas de reinserción y las había rechazado.

Aquella decisión, unida a otras como la puesta en libertad del miembro de los GRAPO José Ignacio Cuadra -condenado a 72 años por varios delitos de terrorismo -también por padecer una afección renal- o la de Mercedes Herranz, otra miembro de los GRAPO detenida en 1982 tras asesinar con una bomba a un chatarrero y que volvió a ser detenida después de que Carmena la sacara de prisión por padecer "esclerosis múltiple con desmielinización del sistema nervioso central", fueron polémicas en aquel arranque de los noventa. Tanto que Alfonso Ussía les dedicó un artículo titulado "Hernia de Diafragma" en ABC donde se preguntadaba si la "hernia de diafragma" que le había diagnosticado el médico sería suficiente atenuante como para que la jueza Carmena lo excarcelase en caso de que lo procesaran por un delito grave.

Durante la pasada campaña electoral, en una entrevista en el diario El País, Carmena se desvinculaba de la banda terrorista aduciendo que "toda mi vida he criticado con mucha firmeza al terrorismo y a ETA. Yo misma estuve amenazada por ETA", decía, "ya ves cómo se cuidan de ocultar todo esto quienes pretenden atribuirme esa vinculación", sentenciaba Carmena en el diario de Prisa. Lo cierto es que esa afinidad con los terroristas no sólo se le ha atribuido ahora en campaña, sino que en su momento puso tanto al Gobierno como a la oposición en contra de su decisión de excarcelar a los terroristas Azcárate, Herranz y Cuadra.


Recortes de Prensa   Página Inicial