AGLI Recortes de Prensa    Viernes 19 Junio 2015

Rajoy gira 360º
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 19  Junio  2015

MARIANO Rajoy ha hecho justo lo que esperábamos de él los que no esperamos nada. Dice que su partido, arrasado el 24-M, ha sido castigado por la corrupción, pero, ojo, no por la corrupción del PP, responsabilidad suya y que, por tanto, no existe, sino por una percepción errónea fomentada por los medios y los demagogos. El juez que le ha impuesto la fianza de un millón de euros por las obras de la sede del PP pagadas con dinero negro debe de ser un demagogo con la carrera de periodismo. Y esa obra encierra en sí misma todas las paradojas de este cambio que consiste en no cambiar nada. Veamos: si, según el PP, fue el tesorero maldito el que, en un gesto de generosidad navideña, sacó de la Caja B (de Bárcenas) el dinero para alhajar el despacho de Cospedal, su íntima enemiga, a la que proporcionó los famosos 200.000 euros basurientos de Toledo ¿cómo no iba a ser Rajoy igualmente generoso y perdonarse a sí mismo y a Javier Arenas, que, según Creso Bárcenas, tenía arte y más que parte en la financiación ilegal del PP?

"El gran triunfador es Javier Arenas, garantía histórica de renovación. ¿Habrá alguien con más experiencia renovadora?"

Al Rey Mago, villancicos. Y a Blancanieves de la Mancha, algunos enanitos de regalo para avalorar su esbelta figura, algo desfigurada por las urnas y, sobre todo, las arenas movedizas. Porque en este giro de 360º de Rajoy el gran triunfador es Javier Arenas, garantía histórica de renovación. De hecho, él acaudilló la renovación del sector democristiano de UCD allá por 1978. ¿Habrá alguien con más experiencia renovadora? No se puede comparar con González Pons, que, sin embargo, está acumulando una vasta experiencia en devaluaciones. A cambio de esa crueldad, el giróvago Rajoy rescata del paro a Maroto el de la moto, a la ideóloga sin ideología del PP catalán y al enanito favorito de Blancanieves, el voluntarioso Floriano, que albergará Cáritas Soraya en un chiscón reservado a la tercera edad primera. En esta renovación del PP, sin duda la que reclamaban los tiempos, todo es jovencísimo, novísimo y brillantísimo. Si acaso, en el Camelot de Arturo Rajoy, con Moragas de Lanzarote, desentona un poco Pablo Casado, pero entiendo que hay que dar oportunidades a la cantera. En siete lustros, habrá podido cosechar tantas derrotas como Arenas y será eternamente joven, como el cadáver de James Dean y las ideas de Mariano, todas por estrenar. Vamos, como los despachos incorruptos de Génova 13.

Más torpe que don Calogero
Emilio Campmany Libertad Digital 19  Junio  2015

Si a Mariano Rajoy se le ofreciera la ocasión de entrevistarse con el príncipe de Salina debajo de una higuera, en el jardín de Donnafugata, saboreando una caponata, una pasta incassata, un vino blanco y unos cannoli de postre, seguro que la aprovecharía para poner en tela de juicio la filosofía política del aristócrata. "Cómo es eso de que todo tiene que cambiar para que todo siga igual –le escupiría al príncipe–. Eso no tiene lógica alguna. Para que todo siga igual, lo que hay que hacer es que todo siga igual. No creo que esto pueda discutirse". Salina le miraría con condescendencia mientras Angelica recogería el plato de la mesita de tijera después de hacerle una dulce caricia para que no se enojara y animarle a que fuera indulgente con este ensoberbecido bárbaro sin luces, más torpe que don Calogero. Es obvio que este gallego no ha entendido nada, concluiría el siciliano.

Pero a Rajoy no se le dará esa ocasión y se ahorrará la severa reprobación de don Fabrizio, que, de todas formas, ya no está para dejar que se le escapen los últimos suspiros de vida enseñando nada a quien no quiere aprender. De forma que no habrá nadie que explique al presidente del PP que, cuando entre sus electores y militantes se esperan cambios porque acaban de sufrir un severísimo correctivo, lo menos que puede hacer es alguno, aunque sea meramente cosmético. Es verdad que lo que necesita el PP no es maquillaje, sino obuses de 155 milímetros, pero al menos podría tener la picardía de simular que cambia algo. No hay nada que hacer. Tiene la sutileza política de un rey vikingo y el arrojo de Darío III en Gaugamela, así que nada se puede esperar.

Sin embargo, lo ocurrido en la tarde de este jueves en Génova añade un nuevo tinte, hasta ahora oculto, al carácter de Rajoy. Convencido de que alguien, por poco importante que sea, tiene que ser relevado para amontonar sobre sus espaldas todo lo malo que desde hace tiempo le viene ocurriendo al PP, ha resuelto el problema de forma novedosa. Ha cogido un revólver, se ha vendado los ojos con un pañuelo negro y ha pedido a sus temblorosos subalternos que le dieran varias vueltas sobre sí mismo, como se hace en la gallinita ciega, hasta quedar completamente desorientado. Cuando se ha parado, ha levantado el brazo y ha descerrajado un tiro en la dirección que le ha parecido. Tras hacerlo, se ha arrancado el vendaje y ha visto tendido sobre la moqueta el cadáver político del pobre Floriano, que ya me dirán ustedes qué culpa tiene el desgraciado de que Rajoy lo único que sepa hacer cuando la economía va mal sea subir los impuestos y no tenga coraje para enfrentarse ni a la ETA ni a los separatistas catalanes.

Si el príncipe de Salina pudiera verlo, pensaría que al menos éste no carece de la facultad de engañarse a sí mismo, ese requisito esencial para quien quiera guiar a los demás.
'Omnia sunt communia'
JORGE BUSTOS El Mundo 19  Junio  2015

Al decir de un concejal en aquella corporación, el hombre Tierno Galván estaba a bastantes millas de su leyenda, por mucho que firmara como el Viejo Profesor y publicara bandos de prosa culterana. «No sé quién se los escribiría, pero él era bastante limitado», me informa quien allí estuvo. Y ya es lástima, porque a mí siempre me apeteció creer aquella anécdota que nos lo presenta entendiéndose con Juan Pablo II en perfecto latín del Capitolio. En realidad la catilinaria se limitó a una fórmula macarrónica de bienvenida que impresionó mucho a los plumillas de entonces. ¿Y no será impresionante ver a Manuela Carmena, aureolada de tiernogalvanismo por los plumillas de hoy, recibiendo al Papa Francisco con Pablo Iglesias de orgulloso chambelán?

La imagen de nuestro nazareno laico impostando quizá acento suramericano con el Papa de los pobres no solo rubricará su ascenso al último peldaño de la casta -la casta divina: el cielo literalmente asaltado-, sino que además rebajará al Pontífice a una posición humana, demasiado humana. Un paso hacia esa ecuménica convergencia, y que Dios me perdone, parece haberlo dado Francisco con su encíclica ecológica, donde entre otras cosas afirma que la propiedad privada debe ceder ante el bien común.

Como todo lo que dice este Papa, sólo formalmente revolucionario, esa máxima no es que no sea novedosa: es que arraiga en la más pura ortodoxia de la Iglesia, que nunca abrazó sin más el capitalismo. Cuando Errejón, tierno y Tierno, cita el «omnia sunt communia», en realidad musita una jaculatoria de Tomás de Aquino que va precedida por la cautelosa locución in extrema necessitate: «En extrema necesidad, todo es de todos». En los Hechos de los Apóstoles se nos informa de que los primeros cristianos ponían todos sus bienes en común. Y Pedro -primer Papa- se tomaba el reparto muy en serio: el matrimonio calculador que se reserva un margen de la venta de su finca cae fulminado a los pies del apóstol tras confesar el engaño. En la Biblia el fraude fiscal se penaba sin melindres jurídicos. Los romanos asaron a San Lorenzo, tesorero de la Iglesia primitiva, por repartir los fondos entre los pobres.

Se diría entonces que el neomarxismo mental que entra en Cibeles y el franciscanismo que ocupa El Vaticano comparten programa, lo que volvería aún más impertinente la profanación de Rita Maestre, quien en la capilla no sospechó que apuntaba con sus pezones al aliado (más allá de que todo blasfemo asume el dogma al querer dañarlo). La diferencia es que San Francisco -y su tocayo romano- prescribe la pobreza como vía espiritual de comunión con el mundo y sus criaturas, mientras que el neomarxismo promueve el empoderamiento como lucha material para que unos se hagan con lo de otros, pues concibe el dinero como único motor de la acción humana. Por eso no les parece a Iglesias y a Maestre que una imputación por agredir la fe ajena sea comparable a una imputación por fraude, cohecho o malversación: para la izquierda marxiana solo existe el pecado contra el séptimo mandamiento. Igual que para el PP de Rajoy no cabe otra política que la económica.

Mientras los partidos no comprendan que la ejemplaridad pública no puede ceñirse a la transparencia del bolsillo, sino que incluye la de la conciencia (a veces revelada en Twitter), toda regeneración se quedará en maña de contables.

@JorgeBustos1

Váyanse acostumbrando
María Jamardo Libertad Digital 19  Junio  2015

De lo poco o nada que está sucediendo en España a nivel político, es curioso que se derive tal cantidad de despropósitos mediáticos. En exactamente cinco días, desde la toma de posesión de la señora Carmena, los titulares se suceden sin descanso: incumplimiento del programa electoral, imputación de la portavoz, desacierto consumado, innegable, bochornoso y delictivo de varios de los concejales electos de Ahora Madrid que han batido records de difusión en redes sociales –sin consecuencias visibles– y ocurrencias varias de la nueva alcaldesa, que retrocede en cuestiones capitales de campaña para contextualizar las mismas y explicar cómo en realidad no se trataba de promesas sino más bien de una colección de recomendaciones o "sugerencias". De nuevo, la importancia del lenguaje y su continua manipulación. Aprenden rápido.

No se sorprendan. Es lo que tiene apostar por la política ficción. Esa propia de las alucinaciones, la charlatanería y los unicornios de quienes piensan que los telepredicadores deben gobernarnos y pueden hacerlo mejor y que desconocen que tomar decisiones no tiene la más mínima relación con lanzar consignas y hacer estimaciones económicas (sin datos) desde algunos medios de comunicación.

Alguien debería haber advertido a los recién llegados de dos cuestiones esenciales: que el pasado no se puede borrar a golpe de clic (precisamente porque están donde están gracias al tono incendiario y violento de sus mensajes y declaraciones) y que al tocar poder se cambia de bando y uno pasa a convertirse automáticamente en casta, con todas las consecuencias que ello acarrea. Pronto verán los emergentes qué desagradable es eso de escupir contra el viento y cómo el pueblo soberano si de algo sabe es de soplar con fuerza, muy en especial a todo aquel que no tenga la decencia política de cumplir sus promesas electorales, máxime cuando la base de los planteamientos reaccionarios quedaba legitimada precisamente en las acusaciones y ataques reiterados a quienes tenían la fea y habitual costumbre de no hacerlo.
Publicidad

Del "quítate tú que me pongo yo" tradicional, no se ha cambiado nada en realidad. Son todos similares en lo esencial. Mismos comportamientos, mismas reglas de juego, algunos participantes más. Viejos vicios conocidos. La única diferencia real es que mientras los del establishment se escudaban en el sistema para continuar campando a sus anchas, los de los soviets que están por llegar no tienen la menor intención de cambiarlo desde dentro pacíficamente, sino de tomar las instituciones para reemplazarlo por otro, el suyo, que sin duda y por imperativo totalitario (ni siquiera asambleario, mucho menos mediante un referéndum ciudadano ni un proceso constituyente en condiciones) es el bueno. Faltaría más. Nos lo han espetado a bocajarro: váyanse acostumbrado.

Hace unos días decía Albert Rivera que su partido sería como "un gran hermano", el ojo que todo lo ve, dispuesto a controlar a los de toda la vida. Otro que parece olvidar, también, que las cuestiones de Estado no tienen que ver con labores de espionaje y tutela, sino de gobierno. Una lástima. Pero es lo que tienen las convocatorias electorales, son la excusa perfecta para demostrar que los nuevos no se diferencian demasiado de los de siempre. Otra oportunidad perdida.

Y si algo no terminamos de entender, tampoco los recién llegados, es que de lo que está harto el español medio, la gente, Juan Pueblo, es de la dinámica de los partidos. No de los viejos, colmados de razones obvias y suficientes para querer removerlos del espectro, sino de todo lo que tenga que ver precisamente con más de lo mismo. Y en eso estamos. Perseverando en el error.

No cabe duda de que los candidatos populares y socialistas han sido inequívocamente adalides electorales de las marcas blancas de Pablo Iglesias. Tampoco cabe cuestionar que, precisamente, de los desatinos enfermizos de Podemos y el buenismo recalcitrante de Ciudadanos surgirá una interesante diáspora de votantes escaldados que preferirán en próximas ocasiones apuntalar al PP. Las urnas, como el algodón, no engañan. Al tiempo.

De sentido común y decepciones
Roger Senserrich www.vozpopuli.com 19  Junio  2015

Las primeras horas de Manuela Carmena al frente de la alcaldía de Madrid no han sido especialmente placenteras. Una serie de escándalos absurdos sobre escritos, declaraciones y chistes de mal gusto en la redes sociales han sumido al grupo municipal de Ahora Madrid a un zarandeo constante. Alguna de las nuevas propuestas de la nueva alcaldesa han sido recibidas con extrañeza. Mientras tanto, el programa electoral ha resultado ser desde el primer día una lista de sugerencias. Tras tantos adalides de la nueva política pidiendo hacer de los programas de los partidos documentos vinculantes, el nuevo equipo de gobierno en la capital ha empezado a ignorar la voz de sus bases antes que acabara su primera semana en el ayuntamiento.

Aunque los periodistas y medios conservadores han reaccionado con una bien poco disimulada mezcla de alborozo y orgullo tras ver sus predicciones de desastre ya justificadas, lo cierto es que estos problemas iniciales son hasta cierto punto comprensibles.

Ahora Madrid y Podemos son organizaciones muy nuevas, recién llegadas a la política nacional. Con las prisas de tener las listas a tiempo y el furor de la campaña, era previsible que algunos candidatos se colaran sin que los dirigentes del partido o el equipo de comunicación tuvieran tiempo de pasarlos por una inspección y darles una mano de pintura. Nadie mínimamente cuerdo vive su vida pensando en todo lo que no puede decir o hacer por si se diera el caso que algún día puede llegar a ser político, al fin y al cabo. En una organización bien institucionalizada y establecida, la gente que va en listas en una ciudad como Madrid o bien lleva suficientes años en el partido como para saber controlarse, o bien alguien del partido le echará una mano para asear su imagen. Hubiera sido un milagro que nadie de Ahora Madrid hubiera soltado alguna bobada en el pasado, y no es ninguna sorpresa que nadie se planteara revisarlo.

Los patinazos de Manuela Carmena en declaraciones a la prensa han sido también un tanto desafortunados, pero previsibles. Carmena tuvo la suerte de tener una campaña electoral plácida, donde pudo ganar las elecciones sin decir gran cosa. La atención de los medios estaba, como de costumbre, centrada en ese imán de micrófonos humano que es Esperanza Aguirre. Ahora Madrid ganó las elecciones en parte porque no era el PP, en parte porque el PSM presentó a un candidato aún peor de lo habitual.

La realidad es que ser un político profesional es complicado, y dominar la parte de comunicación lo es aún más. Un político tiene que evitar de forma automática expresiones que impliquen romper su palabra, debe aprender a utilizar lenguaje completamente neutro sin el más mínimo retazo de machismo, está obligado a mantener una cierta disciplina en el mensaje y entrenarse para ser capaz de repetir lo mismo ochenta veces sin dar la sensación de aburrirse a sí mismo. Hay algunas criaturas paranormales o personajes medio desequilibrados que son capaces de hacer todo eso de forma natural y sin apenas esfuerzo, pero son pocos y están medio chiflados. Cualquier persona normal, por inteligente que sea, necesita cierta práctica para poder hacer estas cosas.

Carmena aprenderá a controlar su mensaje, y Ahora Madrid finalmente será capaz de borrar toda su presencia en redes sociales anterior a abril del 2015. Esta zozobra terminará tarde o temprano. Será entonces cuando la nueva alcaldesa y su equipo de gobierno, armados con su lista de sugerencias anteriormente conocida como programa electoral, deban empezar a tomar decisiones, y empezarán a llegar las decepciones.

Uno de los mensajes recurrentes salidos de la nueva política en España estos últimos años, especialmente desde la izquierda, es la necesidad de gobernar desde la decencia y el sentido común. Que la gente de Ahora o Podemos sea decente no lo voy a dudar; nadie se somete a una campaña electoral y se come la tortura mediática que han sufrido Zapata, Maestre o Soto sin tener al menos algo de sentido cívico. No obstante, la idea que el sentido común, junto con buenas intenciones, basta para tomar buenas decisiones de gobierno es tremendamente ingenua.

La realidad es que en política hay muy pocas cosas que sean realmente de sentido común. Por ejemplo, aunque todo el mundo insista comparar los presupuestos de una ciudad o país con los de una familia, lo cierto es que hay muy poco en las cuentas de cualquier administración pública que tenga nada que ver.

Una ciudad es un ente casi inmortal que puede conseguir más recursos a base de amenazar a la gente con enviarla a la cárcel. Una familia no planifica infraestructuras a 100 años vista o tiene cientos de empresas actuando por su cuenta dentro de ella sin tener ningún control directo sobre ellas. Las cuentas de una ciudad como Madrid son una complicadísima mezcla de promesas de políticos pasados, inversiones en curso, servicios que no pueden ser obviados y miles de decisiones de asignación de recursos escasos basados en información incompleta y prioridades nunca lo suficiente definidas. Saber qué nos gustaría que fuera Madrid es hasta cierto punto algo sencillo; saber cómo traducir esa idea en presupuestos tiene poco de sentido común.

Más allá de las cuentas públicas, hay multitud de impuestos, decisiones y regulaciones municipales que tienen resultados y consecuencias increíblemente contraintuitivos. Bajar los impuestos sobre la propiedad, por ejemplo, encarece el precio de esas propiedades. Aumentar la capacidad de una autopista casi nunca elimina atascos, sino que lleva más coches a la calle. Restringir los desahucios o promover la dación en pago sube el precio de la vivienda y hace más difícil acceder a ella. Dar ventajas fiscales para atraer empresas acostumbra sólo a aumentar sus beneficios sin generar apenas crecimiento. Es muy, muy fácil tener un programa lleno de propuestas que suenan bien y parecen estar llenas de sentido común, pero que en realidad son completamente contraproducentes.

La realidad es que los políticos con agendas de sentido común, una vez llegan al poder, rara vez acaban por implementar demasiado de su programa. Lo que sucede habitualmente es algo parecido a lo que hemos visto hacer a Carmena con la “sugerencia” de banca pública: en el momento en que alguien les dice el coste real de la medida, la idea acostumbra a acabar en un cajón. Otras ideas menos costosas se topan con las protestas de los afectados, a menudo gente muy distinta a quien esperaba el político. En otras ocasiones algún funcionario acaba por recordarles que no tienen competencias para ello. A menudo, es la misma dificultad de transcribir algo de “sentido común” en una ley coherente lo que deja el programa a medias.

Manuela Carmena, igual que Ada Colau en Barcelona, van a toparse con muchos de estos inconvenientes. En el caso de Carmena, es muy posible que la propia alcaldesa sea consciente de que muchas de las ideas de su programa electoral son banalidades aparentemente sensatas pero completamente irrealizables. Ahora que está en el poder, con unas bases expectantes y llenas de esperanza, es cuando va a decepcionarles.

Lo cierto es que todos los políticos decepcionan. Lo hacen los de izquierdas, que prometen justicia y buenas intenciones, y lo hacen los de derechas, que hablan de sentido común casi con el mismo fervor. Lo hacen porque en campaña deben hablar siempre como si ellos tuvieran la solución a los problemas de la ciudad, región o país, y deben hacerlo como si esa solución fuese obvia, sensata, casi autoevidente. El camino para ellos es obvio; la solución está ahí mismo, al alcance.

La política, sin embargo, es algo complejo e incierto. Los alcaldes, ministros y presidentes toman decisiones en absoluto obvias con información incompleta, tratando de influir en sociedades caóticas casi siempre de forma indirecta. No hay ningún candidato, sin embargo, que se presente a las elecciones bajo un programa electoral probabilístico y hablando en hipótesis. La modestia y la humildad no son virtudes habituales ni en la nueva ni en la vieja política.

Esperad decepciones estos días. Las cosas nunca salen como uno quiere.

Syriza: oportunismo, impostura y más deuda
Juan Ramón Rallo www.vozpopuli.com 19  Junio  2015

La economía griega lleva absolutamente paraliza desde que Syriza llegó al poder. No me cabe duda de que parte de la responsabilidad de esta parálisis le corresponde a una Troika que parece creer que la mejor forma de remediar los problemas es escapando de ellos hacia delante. Pero otra parte —acaso la mayor parte— les corresponde indudablemente a los postureantes gobernantes griegos, con el estratega Yanis Varoufakis al frente.

Syriza llegó al poder prometiendo la cuadratura del círculo: más gasto público y menos impuestos manteniéndose en todo momento dentro del euro. Alguien tenía que correr con la factura y el “alguien” seleccionado fueron los contribuyentes europeos: de lo que se trataba, en primer lugar, era de no devolver el dinero que esos mismos contribuyentes europeos les habían prestado hasta la fecha; y, en segundo lugar, de conseguir que tras ese repudio (alias reestructuración) fuéramos tan miopes como para seguir extendiéndoles crédito hasta el siguiente desplante.

Sin embargo, dado que no queda demasiado bien eso de endosarles un agujero financiero a los contribuyentes europeos al tiempo que se les reclama más dinero, la propaganda de Syriza trató desde el inicio de empatizar con sus víctimas. Desde un comienzo, Alexis Tsipras, en su ejemplar Carta abierta al pueblo alemán, quiso ponerse del lado de los contribuyentes teutones. Leyéndola, era difícil discernir si Tsipras era el líder de Syriza o un halcón del Bundesbank:

La insistencia en estas políticas desnortadas y la negativa a considerar la aritmética más básica le está saliendo carísimo al contribuyente alemán mientras se condena a una loable nación europea a la indignidad permanente. Lo que es peor: por este camino, los alemanes se están enfrentando a los griegos y los griegos a los alemanes, socavando con todo ello el ideal europeísta.

Alemania, y muy en particular los esforzados trabajadores alemanes, no tienen nada que temer de una victoria de Syriza. Más bien al contrario: nuestra tarea no es enfrentarnos con nuestros socios. No queremos préstamos más cuantiosos ni tampoco el derecho a incurrir en mayores déficits. Nuestro objetivo, por el contrario, pasa por estabilizar al país, equilibrar las cuentas y, por supuesto, acabar con la extorsión del debilitado contribuyente griego en el contexto de unos préstamos que simplemente no se pueden devolver. Nuestro propósito es acabar con la lógica del ‘extend and pretend’, no para perjudicar a los ciudadanos alemanes, sino buscando el beneficio mutuo de todos los europeos.

Difícil no suscribir tan sensatas palabras, salvo por un pequeño detalle: la conclusión. Tsipras cerraba su carta con la siguiente admonición: “Nuestra tarea es conseguir un New Deal europeo que le permita a nuestro pueblo respirar, crear y vivir en dignidad”. ¿Un New Deal europeo no sufragado por el contribuyente europeo? No parece que ésa sea la intención, sino más bien que los europeos arrojen una lluvia de miles de millones de euros sobre Grecia pero, ésta vez, sin dejar rastro alguno de deudas: nos regaláis el dinero y todos tan contentos.

Ésta, y no otra, ha sido la estrategia seguida por los dirigentes de Syriza desde que llegaron al poder: hablar en nombre del contribuyente europeo al tiempo que seguían pretendiendo desplumarle. Un ejercicio continuo de populismo que acaso pudiera encontrar cierto predicamento entre algunos ciudadanos continentales, pero que desde luego no tiene ningún sentido llevar a las reuniones del Eurogrupo.

Pues bien, incluso esta misma semana, hallándose Grecia al borde del colapso y de la salida del euro, el jugador Varoufakis ha acudido a la reunión del Eurogrupo a predicar tan inverosímil mitin: a saber, no queremos vuestro dinero pero queremos vuestro dinero. Échenle si no un ojo a la intervención que mantuvo ante sus pares europeos. Después de proponer la creación de una autoridad fiscal independiente que imponga recortes automáticos del gasto en caso de que la ejecución presupuestaria se aleje de los objetivos de déficit, el ministro heleno declara:

Dado que nuestro gobierno jamás volverá a necesitar pedir prestado dinero de sus contribuyentes ni de los contribuyentes que financian al FMI, no tiene sentido mantener un debate entre socios europeos acerca de qué pensionistas son más pobres, en una especie de carrera hacia el fondo. Más bien, deberíamos empezar a hablar de los términos de la devolución de la deuda.

Pero Varoufakis sólo está intentando engañar a unos ministros de Economía que saben perfectamente que su colega los está tratando como tontos. Primero, Varoufakis quiere rebajar el objetivo de superávit primario del 2,5% al 2% del PIB. Como es sabido, el saldo presupuestario primario es la diferencia entre ingresos y gastos sin contar los intereses de la deuda. Dado que Grecia está actualmente pagando unos intereses entre el 4% y el 4,5% del PIB, eso significa que el déficit estaría entre el 2% y el 2,5% del PIB. Para financiar ese nuevo déficit, Grecia necesitará emitir deuda y, ¿quién le comprará esa deuda con los mercados cerrados? Adivinen: los contribuyentes europeos a quienes se han comprometido no expoliar más. En ese mismo discurso, el propio Varoufakis sostiene que la segunda de las tres patas sobre las que se asienta su propuesta de acuerdo es la siguiente:

Una racionalización de los términos del repago de la deuda pública basándose en estas directrices: primero, el fondo de rescate europeo le otorga un nuevo crédito a Grecia para que recompre la deuda griega en manos del BCE. Con el propósito de afianzar ese préstamo, aceptamos que una profunda agenda de reformas constituya el baremo de la condicionalidad para medir la exitosa conclusión del actual programa [de rescate] y para asegurarnos un nuevo crédito del fondo de recate europeo que entre en vigor tan pronto como concluya el actual y que, junto a la prolongación del programa del FMI, se extienda hasta finales de marzo de 2016.

Sí, Syriza no sólo nos pide no pagar lo que ya nos debe pese a gozar de las condiciones de financiación más generosas y laxas de Europa: nos reclaman que, después de no devolvernos lo adeudado, ¡les sigamos dando crédito hasta, como poco, marzo de 2016! En esa fecha, confían en haber recuperado la confianza de los mercados y en ser capaces de volver a emitir deuda fuera del paraguas del plan de rescate europeo. Pero, ¿y si no es así? ¿Y si los inversores siguen razonablemente desconfiando de Syriza? Pues deberíamos volver a la casilla de salida: o seguimos financiando y refinanciando a Grecia, o ésta suspendería pagos: la institucionalización del ‘extend and pretend’ con el que Tsipras prometió acabar.

Pero la impostura de Varoufakis después de jurarnos no ambicionar más fondos de los contribuyentes europeos y de reclamar más préstamos del MEDE no termina aquí. La tercera pata de su propuesta de acuerdo es el mismo New Deal que ya propuso Tsipras en su carta abierta al pueblo alemán. ¿Un New Deal que sería pagado por…? ¡Sí! Ese contribuyente europeo cuyo dinero los de Syriza decían no necesitar para nada:

[Proponemos] un programa de inversión para relanzar la economía griega que esté financiado por el Plan Juncker, el Banco Europeo de Inversiones —con quienes ya estamos en conversaciones—, el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo y otros socios que serán invitados a participar también en nuestro programa de privatizaciones y en la creación de un banco de desarrollo que busque promover, reformar e hipotecar los activos públicos.

Parece bastante obvio que Syriza sólo quiere ganar tiempo y dinero, pero no reestructurar el Estado (o al menos no desestructurarlo) ni liberalizar en profundidad la economía: tiempo y dinero para hacer lo que lleva varias décadas haciendo, esto es, trampear a propios y extraños para mantener los privilegios de la casta (o de la neocasta).

Los políticos europeos están cegados por la obsesiva búsqueda de la estabilidad financiera, por los delirios de grandeza del proyecto de megaEstado europeo y por el deseo de escurrir el bulto de sus errores pasados. No entienden que los políticos griegos no quieren pagar y que sólo están buscando fórmulas para no hacerlo al tiempo que siguen metiendo el cazo en los bolsillos de los contribuyentes europeos. La posición europea debería ser muy clara y debería haberlo sido desde el mismo 2010: si no quieren hacer los ajuste para pagar la deuda, que no la paguen, pero que asuman las consecuencias (a saber: salida del euro).

En cambio, una vez la claridad y previsibilidad de las normas se sustituye por el politiqueo en los despachos de la eurocracia, se incentiva el comportamiento oportunista de los distintos actores, recurriendo a falsas promesas y veladas amenazas. En palabras de Varoufakis:

Aunque algunos, influidos por rumores de que una salida de Grecia del euro no sería un evento demasiado grave o que incluso beneficiaría a la Eurozona, parecen haberse resignado a la ruptura del euro, es un acontecimiento que podría desatar fuerzas tan destructivas que nadie es capaz de prever.

No es que no coincida con Varoufakis en los muy sustanciales riesgos que podría acarrear el Grexit, pero la alternativa es que Grecia viva permanentemente subsidiada por los contribuyentes europeos. Y acto seguido la pregunta es evidente: ¿por qué Grecia sí y Letonia, Eslovenia, Portugal o incluso España e Italia no? La tentación chantajista de unos socios para con otros sería demasiado irresistible y el único destino posible con tales mimbres sería un Tesoro único europeo que institucionalizara la Troika con poderes absolutos para meter mano en los impuestos y en los gastos de cualquier Estado comunitario.

No sigamos retrasando indefinidamente lo que ya deberíamos haber hecho en 2010.

Ana María Vidal Abarca, In Memoriam
Eduardo García Serrano www.gaceta.es 19  Junio  2015

Conocí a Ana María Vidal Abarca en los años de plomo. Aquellos años, la década de los ochenta del siglo pasado, en los que la cobardía y el silencio institucionales eran el pan de ETA, y le daban munición política y justificación social al crimen metódico y cotidiano. "Algo habrá hecho", era el epitafio que se escupía desde todas las ventanas de España cuando en la esquina de abajo sonaban los tiros que firmaban la muerte de una víctima. En aquellos años los caídos y sus huérfanos, los asesinados y sus viudas estaban, además, condenados a la leprosería de la democracia, ese territorio cuyos puntos cardinales son el olvido y el silencio, la vergüenza y el vacío. Ana María Vidal Abarca levantó a las víctimas del terrorismo de la postración social a la que estaban condenadas y las sacó del relicario de olvido en el que estaban confinadas.

En aquellos años hasta las puertas de las iglesias vascas estaban cerradas para las víctimas de ETA. Muchos párrocos y algunos obispos introducían los féretros por las gateras de los templos, oficiaban los funerales contrareloj en horarios disparatados y exigían que los ataúdes fuesen despojados de la bandera de España que honraba a la víctima y, como una plegaria, recordaba por qué había sido asesinada como lo fue el marido de Ana María Vidal Abarca, el comandante de Caballería Jesús Velasco Zuazola, jefe de la Policía Foral alavesa, al que ETA mató a balazos delante de dos de sus cuatro hijas para impedir, y lo consiguió como casi todos sus objetivos, que el jefe de la Policía Foral fuese, como mandaba la ley, un jefe del Ejército español. Durante el funeral del comandante Velasco Zuazola sólo su viuda fue capaz de mostrar el mismo valor, ante el dolor y el silencio, que su marido había mostrado ante la muerte. Ana María gritó serenamente "Viva España" para despedir al soldado, al marido y al padre de sus hijas. Con ese grito Ana María firmó su sentencia al exilio.

Se trasladó de Vitoria a Madrid para fundar la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT). Aquí la conocí, la quise (la quiero) entrañablemente y la respeté (la respeto) como solo se respeta a los héroes y a los mártires, que las dos cosas fue Ana María. Su valor fluía sereno. Tan sereno como el "Viva España" con el que despidió a su soldado. En el Madrid de aquellos años, la primera legislatura del PSOE, Ana María y su embrión de AVT resultaban tan incómodos como en Vascongadas, pero la dimensión de la Capital los empequeñecía y los ninguneaba aún más. Vino a mí, a Radio Intercontinental, de la mano de una amiga común, Pilar de la Vega, también víctima de ETA, y del recuerdo de mi padre. Me pidió ayuda, cobertura y presencia mediática para romper el muro de silencio que los albañiles del Gobierno y sus mercenarios periodísticos estaban levantando en torno a ella y a la AVT. Le ofrecí mi cariño, mi respeto y los micrófonos de esta casa y comenzamos a trabajar juntos. Lo demás lo hizo todo ella. Su palabra, su propia historia, tantas veces repetida en otras viudas y en otros huérfanos, y su vocación de sacar a las víctimas de ETA de las catacumbas sociales a las que estaban condenadas, amasaron poco a poco el primer plano que hoy tiene la AVT también, como entonces, a pesar del Gobierno.

Descansa en paz, Ana María. Déjame que te despida como tú lo hiciste de tu marido, de tu soldado, el comandante de Caballería Jesús Velasco Zuazola: "Viva España", Ana María. Laus Deo.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Cataluña en el espejo turco

Eduardo Goligorsky Libertad Digital 19  Junio  2015

He elogiado en numerosos artículos la precisión con que Pilar Rahola describe las lacras de los regímenes totalitarios implantados en otros países, sean de derecha o de izquierda. No les perdona ninguno de sus abusos y arremete contra ellos con implacable rigor. Sus bestias negras son las autocracias que se perpetúan en Venezuela, Argentina, Rusia y, por supuesto, en los feudos islamistas. Pero, al mismo tiempo, siempre he subrayado mi extrañeza por el hecho de que, al denunciar dichos regímenes totalitarios, Rahola no cae en la cuenta de que sus arbitrariedades tienen demasiados puntos en común con las del secesionismo rampante, que defiende con tanta pasión. En el caso de Cataluña, estas arbitrariedades degradan las instituciones, envenenan la atmósfera que respira la sociedad civil y dinamitan la convivencia solidaria entre los ciudadanos.
Sultán autóctono

El último hallazgo de Rahola que se puede aplicar a la realidad catalana, aunque ella no se dé cuenta de las semejanzas, es el que concierne a la derrota del sultanato que Recep Tayyip Erdogan pretendía imponer en Turquía. Cataluña, reflejada en el espejo turco, también se encamina, según todos los pronósticos y extrapolando los resultados de las elecciones municipales, hacia la derrota del Partit del President. Léase "secesionismo" donde Rahola escribe "islamismo" y “Mas” donde escribe “Erdogan” y se aclarará el panorama. Las similitudes son evidentes (LV, 8/6):

A todo ello cabe añadir el doble país, el que vota islamismo en unas zonas y opciones democráticas en las otras, con Ankara y Estambul como emblemas de la Turquía bifurcada. La suma de todo ofrece un rompecabezas de importancia geoestratégica indiscutible cuya derivada es un jeroglífico. (…) Lo cierto es que las elecciones del domingo han dado unos resultados que son especialmente positivos para quienes defienden los valores de la libertad: han frenado las ansias autoritarias de Erdogan, han imposibilitado que la Constitución quede hecha trizas en manos de los islamistas, han dado voz al gran pueblo kurdo, han reforzado las opciones progresistas y han enviado al mundo una idea que es fundamental: que el islamismo político no avanza como pretendía y que Turquía aún no ha caído.

Cegada por sus obsesiones identitarias, la panfletista no se entera de que su texto podría ser el de una crónica del 28-S sobre lo sucedido en Cataluña, bifurcada como Turquía, el 27-S, destacando los buenos resultados para quienes defienden los valores de la libertad, el freno a las ansias autoritarias del aprendiz de sultán autóctono, el fracaso de los secesionistas que pretendían hacer trizas la Constitución y, last but not least, la devolución a los niños del derecho a aprender castellano en las escuelas, derecho este que nos concierne más de cerca que el de los kurdos a hacer oír su voz. El secesionismo tampoco avanzará como pretende y Cataluña no caerá de España ni de la Unión Europea.

Obviamente, Rahola y sus cofrades secesionistas tienen distintas varas de medir para juzgar la realidad turca y la catalana. Sobre todo en lo que respecta al ejercicio de la autoridad y el liderazgo. En Erdogan, Putin, Maduro o Cristina Fernández lo consideran, con razón, un peligro; en Artur Mas lo consideran una virtud. Exige la predicadora a su sultán favorito (LV, 10/6):

El president Mas debe ejercer su liderazgo con la autoridad que le da la credibilidad ganada. Es decir, debe empezar a mover piezas porque la partida está avanzada y la ciudadanía necesita gestos claros y decisiones valientes. (…) Ha llegado el momento de convertir la credibilidad en autoridad y conjugar la parte difícil del verbo liderar.

Cría cuervos
Otro predicador, Francesc-Marc Álvaro, vislumbra la amenaza de que una confabulación de izquierdas, renacida de las cenizas del PSUC, entre a competir con el liderazgo de Artur Mas y consiga echarlo ("Desconectar o echar a Mas", LV, 11/6). Totalitarismo contra totalitarismo. Álvaro acierta cuando enumera los demonios que componen el frente de los insumisos, pero se equivoca -premeditadamente, porque no es tonto- cuando carga las culpas del caos en ciernes sobre esa minoría de revoltosos. La semilla de la insumisión la sembró Jordi Pujol en el tiempo libre que le dejaban sus chanchullos, y la regaron sus herederos secesionistas con Mas a la cabeza.

No fue Ada Colau la primera que levantó la consigna de desobedecer las leyes que a ella y sus secuaces les parecen injustas. La Generalitat y su entorno secesionista convirtieron la desobediencia a la Constitución, a las leyes, a las sentencias judiciales y a las normas más elementales de respeto a la pluralidad y la democracia en el pan nuestro de cada día. El peor desafuero de Artur Mas ha consistido en anunciar que guarda en un cajón la declaración unilateral de independencia para utilizarla como último recurso (LV, 8/6).

Los movimientos de izquierda radical, los antisistema de distinto pelaje, coquetean a ratos con el secesionismo y a ratos con la conquista del poder hegemónico en toda España (véase en el nº 93 de la New Left Review el escalofriante proyecto de dictadura comunista que firma Pablo Iglesias), pero no son vástagos del difunto PSUC sino de las movilizaciones callejeras secesionistas de los últimos años. Que los cuervos azuzados por los secesionistas quieran sacarles los ojos a sus criadores no hace más que confirmar la sabiduría del viejo adagio.

CUP, Barcelona en Común, ANC, Òmnium, los ayuntamientos independentistas no nacieron y se multiplicaron por generación espontánea, sino porque Mas concertó hojas de ruta con los veteranos agitadores guerracivilistas de ERC y abrió el paraguas y las arcas de la Generalitat para estimular, amparar y subvencionar a los insurgentes.
¿Quién lo echará?

El fino olfato de Francesc-Marc Álvaro capta que a Artur Mas le queda poco tiempo en la cúpula política. Pero ¿quién lo echará? Sin duda los enemigos de la sociedad abierta agrupados bajo distintos rótulos harán todo lo posible por librarse de él como de un kleenex usado después de haber crecido a su sombra. Sin embargo, el golpe de gracia se lo asestarán quienes lo elevaron, equivocadamente, al poder, creyendo que sería un muro de contención contra los insurrectos y no su padrino. A la sociedad civil catalana y a sus sectores productivos y pensantes no les faltan motivos para despedirlo como haría cualquier empresa privada con un gestor tan incompetente.

El principal motivo para echarlo, precisamente, consiste en que dejó la sociedad catalana y sus sectores productivos y pensantes desprotegidos frente a la embestida de los portadores del caos. Demolió el partido clave de la clase media, CiU, hasta dejarlo reducido a escombros. Escombros embargados por sospechas de corrupción, para más inri. Travistió la sigla tradicional de CDC en un Partit del President siguiendo los pasos de Erdogan y Maduro. Desguazó a su socio UDC y convirtió a Josep Antoni Duran Lleida en el pim pam pum del guiñol, despreciado por tirios y troyanos. Fragmentó Cataluña en dos países, tal como Rahola explica que hizo Erdogan en Turquía. Nuevamente, el espejo turco de Cataluña.
Energúmenos iluminados

Dicen que la venganza se sirve fría. Pues en Cataluña se sirve caliente. La jeremiada que el humillado Duran Lleida publicó defendiendo su consulta-galimatías desmonta, con verdades como puños, entre falsos juramentos de lealtad al proceso, el contenido torticero de la hoja de ruta que Mas y Junqueras le clavaron a traición (LV, 12/6):

Todas las decisiones se deben tomar por la mayoría de votos de la ciudadanía y no de escaños: no tiene sentido que para reformar el Estatut, aprobar la ley electoral o designar el Síndic de Greuges se necesiten dos terceras partes de los escaños y que para declarar la independencia sea suficiente con un escaño más a favor.

(…)
¿O no tenemos que cumplir la ley que consideramos injusta, como dice la futura alcaldesa de Barcelona? ¿Quién dirá cuál es justa y cuál no lo es? No estamos de acuerdo con la DUI [Declaración Unilateral de Independencia] y a mí me parece un gravísimo error mencionarla como si fuera el Santo Cristo.

(…)
SÍ a la consulta y SÍ a que nada nos deje fuera de la UE .El presente Tratado nos dejaría fuera a no ser que tuviéramos la unanimidad de los estados miembros. No lo digo yo, sino los artículos 4, 49 y 50 de la ley de leyes europea. ¿Dice lo mismo el gobierno español? Sí, y también el alemán, el francés, el italiano, la Comisión y el Consejo Europeo.

Y Duran Lleida se ensaña con sus inquisidores cuando les espeta:

Y para acabar, ¿sinceramente un partido que tiene en su ADN la defensa de la cohesión social, puede dejar de condicionar las decisiones de futuro a la defensa de "Catalunya, un solo pueblo"? ¿Hemos repasado bien el mapa electoral de las municipales? Dediquemos unos minutos, por favor.

El mártir democristiano ha puesto el dedo en la llaga: la camarilla secesionista no ha allanado el camino hacia la independencia sino que ha convertido lo que era un solo pueblo en dos Cataluñas enfrentadas entre sí. E infectadas, ambas, por un brote de la peor plaga: la de los energúmenos iluminados.

Independentistas contra la independencia
Antonio Robles Libertad Digital 19  Junio  2015

La escenificación de la ruptura de Duran i Lleida con la federación de CiU marca el fin del peix al cove, del chantaje permanente, del pal de paller de Catalunya, en una palabra, del pujolismo. O sea, el fin de la amenaza del independentismo para vivir de él.

Entiendo que este galimatías que acabo de describir pueda ser indescifrable para la mayoría de los españoles. No se preocupen, es posible que los que menos se enteren de esa sarta de actos ventajistas sean los propios catalanes.

Intentaré explicarme. Hay 2 millones de independentistas que no quieren la independencia. La cifra la baso en los 1.861.752 catalanes que el 9-N votaron a favor de la independencia. Lo cual no quiere decir que una parte no lo sea. Pongamos que hablo de ERC y de la CUP.

¿Qué quiere decir que hay dos millones de independentistas que no quieren la independencia? Que la independencia ha jugado y juega un papel rejuvenecedor en un tiempo de crisis económica y de frustración política inducida por el pujolismo contra España. Su manifestación más rotunda es el narcisismo étnico. Posiblemente originado por un complejo histórico de inferioridad nacional ante el Estado español. Narcisismo que han transformado en un complejo de superioridad cuya manifestación más estúpida es la independencia. La independencia es lo moderno, lo guay, da autoestima, nos revaloriza, es el valor añadido de un tiempo sin futuro, la alternativa a una España franquista aunque Franco haya muerto hace 40 años. Otorga carácter, nos individualiza como pueblo, con ella todo es posible, incluso la sociedad del bienestar que la ladrona España nos impide tener. Tras ella nos espera la nación rica y plena, amable, solidaria, sin ejército y amante de la paz, modelada a imagen y semejanza de símbolos como Gandhi, Luther King o Mandela. Dueña de su destino, por fin libre del yugo casposo de España, esa madrastra que solo nos ha maltratado. El relato del romanticismo catalanista y del obsesivo Pujol.

En un tiempo en que todo es corrupción y España no genera emociones ni adhesiones, la juventud se enrola en el ideal de esa tierra prometida, y los viejos resentidos o interesados depositan en ella la esperanza de un botín más suculento del que ahora disfrutan. Es el "sí podemos" de Podemos en versión étnica.

Puede parecer que describo un delirio inexistente. Es la atmósfera paranormal que respiramos a diario sin apenas percibir su toxicidad por quien la genera. Esa es la consecuencia de 35 años de resentimiento pujolista como instrumento de chantaje al Estado. De eso han vivido, de eso querrían seguir viviendo Duran y Lleida y sus acólitos, pero el juguete se acaba de romper. Mas cayó fascinado por su propio delirio y sus compañeros de federación se han dejado abducir por el espantapájaros. En lugar de agitarlo para pescar, lo han tomado por la propia pesca. El Astucias no se puso cera en los oídos camino de Ítaca y se ha dejado seducir por las sirenas independentistas de ERC.

Se acabó el juego, se rompió el juguete, Pujol ha muerto. De su descomposición ha nacido la soberbia de Ícaro. Cuanto más se acerque al sol, más comprobará la naturaleza de sus alas de cera. Los buitres de ERC merodean el olor a muerte y ya se han prestado a ofrecer sus servicios al Gobierno del Astucias. Están a un paso de la última dentellada, asegurar la hoja de ruta hacia la declaración unilateral de de independencia. Los de Duran saltan por la borda…

De tanto buscar la ruina de España, Mas ha acabado por arruinar su propia coalición electoral, y dividido en dos la sociedad catalana. Profético Aznar.

Puede que no sean dos sino tres millones de independentistas, pero solo quieren de ella la tajada. Mientras puedan seguir amparándose en simulacros como el 9-N o en elecciones plebiscitarias tipo 27-S, seguirán siendo independentistas. No nos queda otra que ganarlos en las urnas. El Estado sigue ausente. Pero ellos, cada vez más divididos.

¿Haciendo oposiciones a un nuevo enfrentamiento entre españoles?
La responsabilidad en todo este jaleo, señores, no se le puede atribuir a otra persona que al señor Pedro Sánchez del PSOE
Miguel Massanet www.diariosigloxxi.com 19  Junio  2015

El Boletín Oficial de la Generalitat de Catalunya, de fecha de 24 de julio de 1.936, publicó un Decreto presidencial por el cual, el presidente Companys creaba “El Comité Central de Milicies Antifeixistas de Catalunya”. Sus objetivos: 1º- Establecer un orden revolucionario, 2º- Control y vigilancia para su cumplimiento y defensa y, a su vez, entre otras misiones, creó “equipos de noche”, estableciendo que “la circulación desde la una a las cinco de la madrugada, quedaba limitada a la autoridad del Comité de las Milicias”. Con ello la Generalitat sancionó la legalidad y el horario de los “paseos” (todos los que vivieron en aquella época sabían lo que significaba la aparición de aquellos sujetos patibularios, los nombrados “equipos de noche”, en las casas de aquellas personas que eran consideradas poco afectas al régimen anarquista, como los sacerdotes, religiosas, católicos o simplemente personas acomodadas a las que esquilmaban y, si llegaba el caso, los asesinaban en sus propios domicilios o les daban el “paseillo” hasta las afueras de la ciudad de Barcelona, donde aparecían muertos a tiros en las cunetas.

Las personas a las que se encomendó el desarrollo y puesta en práctica de aquella bula para asesinar impunemente fueron: “Por Ezquerra Republicana de Catalunya, Antonio Aguadé, Jaume Miravitlles y J. Pons; Por Acció Catalana e Izquierda Republicana, Tomás Fábregas, por los partidos marxistas, Joseph Miret Musté y Joseph Rovira Canal; por la CNT, José Acea, Buenaventura Durruti y Juan García Oliver; por la FAI, Aurelio Fernández y D.A. de Santillán; por UGT, José del Barrio, Salvador González y Antonio López”. La falta de espacio nos impide ofrecer al currículo de todos ellos, pero les aseguro que su participación en la organización de los crímenes que se produjeron en aquellos tiempos, en Catalunya, puede decirse que fue determinante.

Tuve la suerte de gozar de la amistad de don Alberto Oller, barón de Oller, recientemente fallecido, que tuvo la desgracia de tener un cuñado suyo encarcelado en el barco Uruguay, donde fue asesinado vilmente. Uno de los pocos supervivientes de aquel cautiverio narró el intento de asesinato colectivo perpetrado por sus guardianes del Comité de Milicias Antifascistas, mediante el procedimiento de ir poniendo pequeñas dosis de cianuro en la comida. Por suerte para los encarcelados esta práctica fue conocida por embajadas extranjeras y, a través de ellas, fueron conocidas por el general Queipo de Llano, en Sevilla, que no se anduvo con zarandajas y envió un mensaje, a través de Radio Sevilla, amenazando con bombardear una casa de la ciudad con presos del bando rojo por cada muerte que se produjera en el Ecuador. El resultado fue fulminante porque, desde aquella fecha, no se ejecutó a ningún otro prisionero.

Y es que, señores, parece que los últimos acontecimientos, este “cambio” que dicen querer implantar, a través del poder recientemente adquirido, mediante la alianza “contra natura” con los neocomunistas de Podemos, con la complicidad de partidos tradicionalmente moderados como fue, durante años, el PSOE del señor Felipe González, incluso del señor Pérez Rubalcaba ( y esto que a todos nos parecía una desgracia para España), con un concepto claro de hombres que anteponían, a sus diferencias partidistas, las cuestiones que podían afectar a la unidad de España, como fue el tema catalán o cuando se trataba de mantener una postura unitaria en casos que afectaban a nuestras relaciones internacionales o cuestiones de Estado.

En estos momentos, España se encuentra en una situación muy peligrosa, que no ha tardado en ponerse en evidencia apenas, los nuevos ocupantes de los ayuntamientos, han tomado posesión de sus plazas o los gobiernos autonómicos han iniciado su nueva andadura. Por desgracia, todos los augurios se han cumplido y todo indica que, este país, ha iniciado una nueva etapa en la que la izquierda extrema, la importada de Venezuela por los señores de Podemos; va a iniciar un campaña contra las leyes vigentes, de desobediencia a la legalidad, como ya anticipó la flamante alcaldesa de Barcelona, Ada Colau cuando afirmó que no pensaba cumplir las leyes que a ella no le agradaran. Una forma dictatorial de demostrar que no estaba dispuesta a sujetarse la legislación española y que sigue dispuesta a compaginar su actividad como antisistema, como agitadora y contraria los desahucios por impagos de hipotecas o alquileres fueren cuales fueren las causas, a pesar de que ya se le advirtió, desde el TC, que no estaba facultada ni tenía competencia para poder inmiscuirse en la acción de los tribunales de Justicia.

Pero lo que está sucediendo creemos que está adquiriendo un cariz verdaderamente preocupante cuando ya, desde los nuevos ediles y otras personas, que ya dan por hecho que el comunismo se ha adueñado del país y que ha llegado el momento de volver a las venganzas personales, el ajuste de cuentas, la reactivación de los viejos rencores de la lejana Guerra Civil y de poner en práctica los desquites que vienen cociendo desde hace años en sus espíritus mezquinos y revanchistas; en una reedición de lo que fueron los prolegómenos de la Guerra Civil y aquellos tiempos de las “brigadas del amanecer” en Madrid o los mencionados “equipos de noche” en Catalunya. Lo cierto es que, con motivo de algunas declaraciones ofensivas del señor Zapata o de actitudes chulescas de la alcaldesa de Madrid, negándose a impedir que una señora imputada por un asalto a la capilla universitaria —en la que, aparte de proferir palabras ofensivas e insultantes para los participaban en el culto, hizo una exhibición descarada de su cuerpo desnudo –, ocupe la plaza de consejera de Educación en el Ayuntamiento madrileño; ya se han empezado a cruzar, por medio de la prensa sendas amenazas, insultos y descalificaciones que es muy posible que solo se trate de los antecedentes de lo que nos espera en meses sucesivos si, estos nuevos inquilinos de Ayuntamiento y autonomías, piensan que pueden dar la vuelta a la tortilla mediante la aplicación de aquellas técnicas frente populistas que a tan graves consecuencia llevaron a los españoles.

La responsabilidad en todo este jaleo, señores, no se le puede atribuir a otra persona que al señor Pedro Sánchez del PSOE, cuya ambición personal, su pobre calidad como hombre de Estado y su desgraciado discurso de crear un cinturón sanitario, en torno al PP, con el que no ha querido llegar a acuerdos de gobierno cuando, éste partido, fue el que sacó las mejores resultados electorales en la mayoría de las plazas. Su evidente ojeriza, intransigencia y falta de perspectiva de futuro, le han llevado a cometer el error garrafal ( después de haber prometido públicamente que nunca lo haría) de pactar con los comunistas bolivarianos, apoyados por el señor Maduro, económicamente y políticamente, entregándoles el gobierno de las principales capitales del país a Podemos sin que, al fin y a la postre, a los del PSOE, les haya proporcionado más que la satisfacción infantil y absurda de impedir que el PP consiguiera gobernar. Las consecuencias, a los pocos días de ponerse en funcionamiento los nuevos equipos rectores, ya se están perfilando y lo que es peor, esto no ha hecho más que empezar si escuchamos las barbaridades que, un exultante Pablo Iglesias, se permite lanzar cuando, en realidad, su partido se limitó, no directamente sino a través de sus “marcas blancas”, a tener unos resultados nada espectaculares, muy distintos a los que parecía que iban a conseguir.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, consideramos que no caben más retrasos, no se puede ceder ni un paso atrás ni vale irse con pamplinas de diálogos, más concesiones o dejarse amilanar por las fantochadas, amenazas o desprecio por las leyes de esta gentuza, que quiere acabar con España y arrastrarnos, otra vez, a la situación de pobreza que ellos pretenden socializar, de modo que la clase media se conforme con vivir de un salario limosna que ellos, sabiendo que mienten, pretenden implantar para fomentar la vagancia en nuestra nación. Trabajar no, subvenciones todas las del mundo para, una vez convertidos en borregos, podernos dominar fácilmente.

Cataluña, ante el desafío secesionista
Protección de Datos expedienta a ANC y Òmnium Cultural por la encuesta independentista
Podría sancionar a las dos entidades separatistas por vulnerar derechos fundamentales de los ciudadanos con varias multas de hasta 600.000 euros
Redacción www.lavozlibre.com 19  Junio  2015

Madrid.- La Agencia de Protección de datos obliga a Asamblea Nacional Catalana (ANC) y a Òmnium Cultural a cesar en la utilización ilícita de los datos registrados en el fichero de la encuesta separatista 'Ara és l'hora' y concluye que, tal y como denunció Vox el pasado mes de octubre, ambas asociaciones "han recogido, grabado y conservado información sobre datos de ideología relativos a personas que negaron su participación en la encuesta o que, aun habiéndola realizado, no consintieron expresamente el tratamiento de sus datos personales, por lo que existe un tratamiento de datos especialmente protegidos sin el consentimiento expreso y por escrito de los afectados en el sentido exigido por el artículo 7.2 de la LOPD".

Por esta razón, la Agencia de Protección de Datos ordena a Òmnium y a la ANC que paralice el uso de esta información y podría sancionar a las dos entidades por vulnerar derechos fundamentales de los ciudadanos con varias multas de hasta 600.000 euros.

Además, desde Vox vuelven a denunciar que con la encuesta se han confeccionado 'listas negras' clasificando a los encuestados entre partidarios y no partidarios del proceso de secesión de Artur Mas y han creado un censo ideológico ilegal paralelo. Algo a lo que, aseguran, el Gobierno catalán no es ajeno ya que subvenciona con importantes fondos públicos ambas asociaciones.

La denuncia de Vox se planteaba por graves infracciones de varios artículos de la Ley Orgánica, 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de carácter personal y demás legislación nacional y europea concordante, con vulneración de derechos fundamentales y la Jurisprudencia del Tribunal Constitucional.

Los argumentos denunciados señalaban que: Con la encuesta, a través de las respuestas, se trata de deducir la orientación o el sentimiento nacionalista o no del encuestado. Al mismo se le llega a preguntar al final si irá a votar. Y se le pide sus datos personales: nombre, dirección, teléfono y correo. Y como se realiza “puerta a puerta”, visitando directamente los hogares, hasta la recepción hostil a la encuesta puede quedar registrada

Por otro lado Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural están incurriendo en una intromisión al derecho a la intimidad de los ciudadanos catalanes que consagra la Constitución Española como fundamental en su artículo 18, obligándoles a manifestarse sobre hechos ideológicos protegidos especialmente por toda la normativa de protección de datos tanto nacional como europea.

Igualmente la encuesta puede tener como fin el establecer una “'lista negra' por motivos ideológicos, distinguiendo a los titulares de los domicilios y sus habitantes entre afectos y no afectos a un eventual proceso de secesión de Cataluña.

La denuncia fue desarrollada a través de la plataforma del partido 'Vox Te Defiende' dirigida por el letrado Javier Ortega y con la colaboración voluntaria del letrado, especializado en derecho y nuevas tecnologías, Ricardo Chamorro.

EN EL PAÍS VASCO Y NAVARRA
La Guardia Civil denuncia el 'hostigamiento' de la izquierda abertzale
Gaceta.es 19  Junio  2015

Un colectivo del entorno de la izquierda radical colocó una olla que fue examinada por expertos en explosivos en el cuartel de Oñati, lo que supuso un "aviso al más puro estilo etarra" para advertir a los agentes que cuando quieran pueden poner una bomba real contra el cuartel.

La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) ha denunciado este jueves el "hostigamiento" de la izquierda abertzale a los agentes destinados en el cuartel de Oñati (Gipuzcoa), ante el que apareció este miércoles una olla que fue examinada por expertos en explosivos de la Ertzaintza.

El Departamento vasco de Seguridad ha confirmado que fue localizada una olla colocada junto a un árbol a unos 20 metros del cuartel de la Guardia Civil de la citada localidad, que el pasado sábado fue objeto de un acto de protesta por parte de un colectivo del entorno de la izquierda abertzale. Agentes de la Unidad de Desactivación de Explosivos de la Ertzaintza acudieron al lugar para examinar la olla, que estaba vacía.

A juicio de la AEGC, la colocación de esta olla es un "aviso al más puro estilo etarra" para advertir a los agentes destinados en Oñati que "siguen ahí" y que cuando quieran pueden poner una bomba real contra el cuartel. Esta asociación ha recordado el acto de protesta del pasado sábado, una cadena humana para exigir el desmantelamiento del cuartel, y ha agradecido al Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) el apoyo que prestó a los agentes.

Ha asegurado que no pueden permanecer "impasibles" ante la falta de apoyo de las instituciones a los agentes de la Guardia Civil destinados en el País Vasco y Navarra y ha exigido protección ante el "hostigamiento" creciente que, según denuncian, sufren los miembros de esta fuerza de seguridad.

El jefe de prensa de Exteriores de Mas propuso "un gueto" entre la "prisión" y la "perrera" para ofrecer educación bilingüe
Redacción Cronica Global 19  Junio  2015

Entidades críticas con el nacionalismo reprochan a Jaume Clotet, jefe de prensa de la Secretaría de Asuntos Exteriores y de la UE de la Generalidad, un artículo publicado en 2011 en el que arremetía y despreciaba a las familias que pedían enseñanza en catalán y castellano para sus hijos. Clotet es un habitual de los insultos a los que defienden el bilingüismo escolar.

Un artículo publicado en 2011 por el jefe de prensa de la Secretaría de Asuntos Exteriores y de la UE de la Generalidad, Jaume Clotet, propugnando una política de 'apartheid' contra los niños cuyos padres piden una educación bilingüe, ha generado las protestas de entidades críticas con el nacionalismo.

En su texto, publicado originalmente en El Singular Digital, Clotet señaló: "Otra opción es hacerles una escuela a estas 20 familias [que piden una educación bilingüe]. Si quieren vivir en el gueto, adelante. Propongo levantarla en la Zona Franca, por ejemplo: entre la futura prisión y la futura perrera creo que hay un solar adecuado. Eso sí, entonces expliquemos muy bien que su capricho exclusivamente ideológico nos costará un riñón a todos los ciudadanos y, sobre todo, eliminemos efectivamente el castellano de la escuela, donde por mucho que nos hayamos creído eso de la inmersión, la lengua española continúa siendo utilizada por muchísimos profesores. ¿Quieren un bantustán? Por mí, ningún problema".

Clotet, un habitual de los insultos a los que defienden el bilingüismo
Clotet es periodista, además de un conocido activista independentista. Ha colaborado en Avui, Público, Ara, Abc, TV3 y la agencia de noticias de la Generalidad, ACN, entre otros, además de haber sido el jefe de prensa de la Consejería de Gobernación de la Generalidad y miembro fundador del Grup de Periodistes Ramon Barnils. Actualmente, además de ser el resposable de Comunicación de la Secretaría de Asuntos Exteriores y de la UE de la Generalidad, también es el director del Programa Internacional de Comunicación y Relaciones Públicas Eugeni Xammar, adscrito al departamento de Presidencia.

En un cruce de reproches que ha mantenido en los últimos días a través de Twitter con Sociedad Civil Catalana (SCC), esta entidad ha recuperado ese artículo para criticar su posición. También desde la Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB) han considerado que "estas declaraciones no son dignas de alguien que tiene que trabajar por todos los catalanes" y han exigido su dimisión.

Lo cierto es que la salidas de tono de Clotet son habituales -lo que no ha supuesto ningún impedimento para que la Generalidad le premie con un cargo público-. Basta con recordar sus palabras contra el presidente de Convivencia Cívica Catalana (CCC): "¿Alguien sabe qué día sale Paco Caja en Veterinaris [un programa de TV3 sobre animales]?", preguntó Clotet en un Twitter con ocasión de unas sentencias judiciales a favor del bilingüismo escolar promovidas por CCC.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial