AGLI Recortes de Prensa    Jueves 25  Junio 2015

Socialismo universal
Aleix Vidal-Quadras  www.gaceta.es  25  Junio  2015

El Gobierno está estudiando medidas destinadas a ganarse a los funcionarios después del fuerte castigo sufrido por éstos a causa de la crisis financiera que estalló imparable en 2009. Se habla de reestablecer la paga extra suprimida, de una subida salarial, de volver a implantar los célebres “moscosos” -días libres para asuntos propios- y de revisar al alza la tasa de reposición de las plazas ocupadas por funcionarios que se jubilen. Por supuesto, todas estas acciones representan un coste presupuestario significativo y desde el Ejecutivo ya se ha advertido que lo que se haga en este ámbito debe ser compatible con los objetivos de reducción de déficit y deuda marcados por Bruselas. El contexto en el que se ha producido esta noticia se corresponde con la idea de que la recesión ha terminado y de que el recuperado crecimiento ha de revertir en beneficio de los grupos sociales que más han sufrido la dureza de las restricciones de los últimos seis años. Semejante planteamiento suena bien, pero existen dos elementos que lo oscurecen. El primero es la suposición de que la situación anterior a la crisis en cuanto a volumen de plantillas públicas era normal y el segundo que la motivación del nuevo enfoque es la reparación de un daño justificado, pero lamentable.

Empezando por el segundo, la verdad es que se trata de una maniobra típicamente electoralista y no de una repentina ansia justiciera del Gobierno. Tras el desastre de las elecciones autonómicas y municipales, el Partido Popular necesita como sea ganarse a los votantes perdidos y un reparto de dinero a los funcionarios constituye en principio un excelente lubricante a la hora de propiciar adhesiones. Sin embargo, la operación resulta tan obvia que nadie la verá de otra manera y los beneficiados por la generosidad gubernamental no cambiarán su sufragio por este motivo. Desde esta perspectiva será un gasto realizado en vano. En cuanto al primero, uno de los problemas más graves de España es el crecimiento desmesurado del empleo público desde la Transición hasta la actualidad. Se ha recordado hasta la saciedad que en 1978 nuestro país funcionaba razonablemente con un número de empleados del Estado a todos los niveles de unos 700.000 y que esta cifra se ha cuadriplicado. Si se tiene en cuenta que la población española ha aumentado del orden de un 12% desde entonces y admitiendo que nuestra mayor prosperidad nos ha permitido incrementar la variedad y calidad de los servicios públicos, se podría considerar que como máximo el doble de funcionarios sería algo entendible, pero no cuatro veces más. Esta inflación de la nómina pública representa a todas luces un despilfarro que ningún Gobierno sensato hubiera debido alentar. Las razones de esta patología son básicamente dos: la compleja, elefantiásica y disfuncional estructura territorial derivada del Estado de las Autonomías, que ha introducido un nuevo estrato administrativo superfluo y redundante, y los excesos clientelares de la partitocracia, que ha colocado a una plétora de amigos, parientes y correligionarios sin tino ni mesura.

Hayek dedicó su famosa obra Camino de Servidumbre a los socialistas de todos los partidos apuntando al hecho alarmante de que el consenso socialdemócrata se había convertido en universal y que incluso las formaciones políticas supuestamente defensoras de la competitividad, la iniciativa individual y la libertad de mercado habían sucumbido al canon intervencionista. Esta denuncia del Premio Nobel austríaco cuenta ya con más de medio siglo de antigüedad, pero sigue plenamente vigente. La deuda pública en España ha alcanzado la mareante cota del 100% del PIB y no hay forma, pese al brutal esfuerzo fiscal al que se somete a los contribuyentes, de que el déficit se contenga hasta los límites señalados por el marco europeo. Se protesta por el austericidio cuando lo que nos arruina es la prodigalidad de un Estado hipertrofiado. Nunca como en estos días de confusión mental adquiere su significado más auténtico la expresión “predicar en el desierto”. Véase si no el desastre griego. Ese es el futuro que nos aguarda a menos que despertemos del sueño colectivista y nos liberemos del rencor y de la envidia a la hora de escoger una papeleta que meter en la urna. Al tiempo.

Aumentar el gasto público con fines electorales también es populismo
EDITORIAL El Mundo 25  Junio  2015

A cambio de un puñado de votos, el Gobierno parece dispuesto a abandonar la cautela que ha caracterizado una gestión que ha empezado a dar resultados visibles en términos de empleo y crecimiento. Sólo así se podría entender la imprudente iniciativa de aumentar ahora el gasto público para reconciliarse con colectivos que han sufrido recortes. La medida estrella de esta estrategia podría ser el anuncio de una restitución de los derechos laborales y económicos que los funcionarios han perdido en los últimos cinco años e incluso compensarles con una pequeña subida salarial. Nadie pone en duda que los empleados públicos han sido víctimas de la crisis económica y han pagado su parte con un esfuerzo considerable que tendrá que ser recompensado cuando la situación lo permita. Pero es inaceptable que el Gobierno trate de resarcir ese sacrificio sólo con fines electoralistas, cuando el momento económico aconseja prudencia. Es cierto que la economía española crecerá este año por encima del 3% y dará oxígeno a las arcas públicas. Pero también lo es que en 2016 las Administraciones tendrán que recortar 16.000 millones de euros para cumplir con los objetivos de déficit. Acometer ese ajuste será muy complicado para las comunidades autónomas, a las que Moncloa va a poner en un brete con ese anuncio, ya que cerca de 1,3 millones de funcionarios dependen de ellas.

Acuciado por las encuestas y el mal resultado electoral del pasado 24 de mayo, Mariano Rajoy quiere aprovechar que la austeridad que ha impregnado su acción de Gobierno está dando frutos para hacer un guiño social a su electorado. Intentar ganarse a los 2,5 millones de funcionarios, que se han sentido castigados en las dos últimas legislaturas del PSOEy el PP, es una idea tentadora de cara a las generales. Desde 2010, los empleados públicos han estado en el punto de mira de los ministros de Economía y Hacienda y han asumido múltiples recortes. El primero fue una bajada del 5% de media que decretó José Luis Rodríguez Zapatero obligado por Bruselas. A eso se sumó, durante el Gobierno de Rajoy, la congelación de su salario, la supresión de la paga extra de 2012, la pérdida de derechos laborales (como una reducción de tres días moscosos) y la imposición de una baja tasa de reposición para sustituir a jubilados. Hasta la fecha, se les han devuelto dos días moscosos y un 25% de la extra que no cobraron en 2012. Sin tratar de menoscabar ese esfuerzo de la función pública, hay que recordar que el sacrificio del sector privado en este tiempo ha sido aún mayor y la devaluación salarial que han sufrido sus empleados -por no hablar de la sangría del paro- tardará años en ser subsanada. La ardua tarea de recortar el déficit el próximo año del 5,8% (si se cumplen los objetivos de 2015) al 4,2% no aconseja aumentar el gasto público. Pero en Moncloa no parece preocupar este extremo, ya que el presidente juega con los tiempos y es consciente de que no dará tiempo a aprobar los Presupuestos de 2016 antes de las elecciones.

Probablemente cansado de escuchar a quienes le acusan de insensibilidad social, el Ejecutivo busca fórmulas para aprovechar el margen que va a tener este año por los ingresos con los que no contaba cuando elaboró las cuentas de 2015.Pero con una deuda pública rozando el 100% y una economía aún vulnerable y sometida a importantes incertidumbres no es responsable utilizar ese inesperado aumento en la recaudación final en medidas de gasto populistas. Si se materializa esa estrategia, Rajoy estará pecando de reproducir aquello que ha criticado a otros en tantas ocasiones.

El 'alma marketiniana' del PSOE vendida al diablo de Podemos
Lucio A. Muñoz  www.gaceta.es  25  Junio  2015

Es probable que Philip Kotler, el gran gurú del marketing en las últimas décadas, desconozca que el verdadero origen de la mercadotecnia, aunque en su versión política y engañosa, se remonta al 2 de mayo de 1879, coincidiendo con el día en el que Pablo Iglesias fundó el PSOE, tanto en cuanto Iglesias bautizó a este partido con el nombre de democrático.

Fue entonces cuando, sin saberlo, el fundador del PSOE sentó las bases para que, posteriormente y en el siglo XX, se pudiera desarrollar el concepto moderno de marketing político, aunque el mismo continúe inmerso en un proceso en constante evolución.

Porque la historia demuestra que el PSOE es sinónimo de delitos de alta traición, revoluciones sangrientas, asesinatos, terrorismo, atentados, robos, profanaciones, etc. En este sentido y de modo marketiniano, este camaleónico partido ha sabido envolver atractivamente la violencia y la mentira para venderlas en clave democrática.

El innovador marketing político (estratégico, emocional y, sobre todo, engañoso) del PSOE de Pedro Sánchez.

Pero, al margen de los incontables y artificiales “planes de marketing político” ejecutados por el PSOE desde su fundación hasta la actualidad, sin duda, el dirigente que ha reinventado esta variedad de marketing hasta llevarla a una falaz excelencia es Pedro Sánchez.

Y esta reinvención ha sido posible en virtud de una disruptiva idea, consistente en identificar engañosa y simbólicamente a la marca PSOE con la bandera de España. Todo ello, puesto en escena a través de un marketiniano plan, tan mediático como emocional, basado en un estudiadísimo discurso en el que Sánchez mimetiza al partido socialista con un proyecto político nacional.

A este respecto, no olvidemos que si un postulado ha causado controversia en el seno ideológico del PSOE, verdadera e históricamente, este ha sido el relativo al concepto de nación.

Tanto es así, que si nos volvemos a retrotraer a la fundación del partido socialista, Pablo Iglesias no incluyó la inicial “E” (referente a español) en sus siglas identificativas.

Y este hecho no es sorprendente debido a que la identidad nacional ha sido tradicionalmente cuestionada por un amplio sector del socialismo español. En concreto, la corriente más escorada hacia la izquierda es la que de forma permanente y a lo largo de la historia del PSOE se ha posicionado en contra de la unidad nacional.

El mensaje centrado en la moderación, el centro político y la nación es incompatible con la alianza del PSOE con Podemos.

Por consiguiente y a pesar de que Pedro Sánchez se crea un genio del marketing político, no es creíble su mensaje en función de los pactos que el PSOE mantiene con los comunistas bolivarianos y anti sistema de Podemos (constituyendo el nuevo Frente Popular del SXXI), y cuyos perniciosos efectos ya los están padeciendo en Madrid, Barcelona, Valencia, Pamplona...

En el entorno empresarial, son innumerables los casos de compañías que han diseñado planes de marketing que no han gozado de éxito a causa de incoherencias entre el mensaje corporativo que comunica la empresa y las características del servicio o producto que se pretende vender.

Pero por desgracia, en el ámbito de la política y, concretamente, en España, los partidos y sus pseudo líderes no suelen ser penalizados drásticamente por su público objetivo, en este caso, integrado por los votantes del PSOE, debido a la falta de coherencia entre aquello que comunican (centro, moderación, españolidad...) y la política que desarrollan realmente (entregar el poder en autonomías y ayuntamientos a Podemos y, seguramente, concurrir junto a estos trasnochados comunistas a las elecciones generales de noviembre del presente año).

Seguramente, el innovador marketing del PSOE de Pedro Sánchez habrá engañado a muchos simpatizantes de esta formación política y que, en base a ello, en las próximas elecciones comprará el producto caducado del Frente Popular.

Rajoy no escarmienta
EDITORIAL Libertad Digital 25  Junio  2015

Ni el doloroso resultado electoral del pasado 24 de mayo ni la brutal pérdida de poder autonómico y municipal que ha acarreado al PP parecen haber sacado de su letargo político al presidente Rajoy.

Ni ha hecho autocrítica que merezca tal nombre; ni ha introducido cambios en un Gobierno cuyos integrantes están más que chamuscados; ni ha dado el impulso que prometía y que necesita un PP que, en estado de shock, sólo ha ofrecido unos pocos rostros jóvenes y, sobre todo, más de aquello que no ha funcionado: el propio Mariano Rajoy. Por no haber, ni siquiera ha habido un verdadero cambio de discurso en los populares o la menor mejora en la desastrosa política de comunicación del Gobierno a la hora de vender lo que iban a ser unas medidas estelares de cara al próximo envite electoral.

Sí, es cierto que la devolución de los famosos moscosos a los funcionarios o de parte de la paga extra que perdieron éstos años atrás no es una nueva política sino un parche electoralista, pero lo dramático es comprobar como el Gobierno no es capaz de hacer ni demagogia electoral: lo que debía ser un anuncio que diese a los de Rajoy cierta iniciativa política se ha convertido en un caos de filtraciones, desmentidos y afirmaciones que no ha servido sino para desgastar más al PP.

Pero lo más grave no son los eternos problemas de comunicación, lo peor es que no tienen nada que comunicar: ante el evidente desgaste electoral, con el claro ascenso del populismo y frente a la complicadísima situación política que atraviesa España, Rajoy, su vicepresidenta Sáenz de Santamaría o su hombre para todo Jorge Moragas son incapaces de otra cosa que no sea insistir en la recuperación económica y malanunciar medidas de corto alcance que, incluso en el mejor de los casos, tendrían escasísimo impacto electoral.

Tras casi cuatro años en el Gobierno, Rajoy no escarmienta y sigue convencido de que lo único que le importa al electorado es la economía; pero incluso en ese campo es incapaz de proponer o tomar medidas de largo aliento –por ejemplo, en esta legislatura se podría y debería haber abierto el muy necesario debate sobre las reformas que son necesarias en la función pública–, y en lugar de eso cree que es suficiente con tratar de ganar los votos de los funcionarios con unas limosnas.

Rajoy no hace sino confirmar su incapacidad para el cargo que ocupa… y dejar pasar el tiempo hasta el colapso final de su carrera política y de su Gobierno, que muy probablemente sea también el de su partido, que tan mansa e insensatamente se está dejando llevar al matadero.

Grecia: gobierna el rayo
RAÚL DEL POZO El Mundo 25  Junio  2015

Se están rompiendo las ánforas coronadas de hiedras y hemos pasado de la cólera de Aquiles a la ira de Varufakis. La Grecia europea sigue en recesión, los acreedores cada vez le aprietan más el cuello y le quitan la sopa a los abuelos. Al final, los políticos domingueros vuelven a darle otro préstamo, pero cada tres meses relampaguean las advertencias apocalípticas: posible salida del euro, el corralito o el ridículo 'Grexit'.

Podemos y Syriza, los partidos contra la casta y los prestas, coinciden en la muletilla de la Europa secuestrada por las élites financieras. Para Juan Carlos Monedero, el terrorismo financiero causa más dolor que el fascismo y si la troika derrota a Grecia podría darse por clausurada la democracia en Europa. Alexis Tsipras acusa al Fondo Monetario Internacional de tener responsabilidades criminales en lo que atañe a Grecia. La demagogia es una de las más feroces amenazas para la democracia desde los griegos, precisamente.

Los acreedores no se toman a pecho los ultrajes. Hace unos días, la super pija Christine Lagarde se encontró con Varufakis y vaciló con él diciéndole: "Hola, te saluda la criminal jefe". El FMI no se fía de Grecia y la crisis continua. Todos los días serán claves, todas las cumbres dramáticas. La joven izquierda quizás acierte al pensar que no hay ninguna razón para asegurar que el sufrimiento, el ahorro, la austeridad, los recortes, las calamidades, los sufrimientos, la bajada de las pensiones y la reducción de los salarios aseguren una época de prosperidad. La volatilidad de los mercados, el desorden fiscal, el efecto mariposa en la Bolsa y el caos político pueden hacer inútiles los sacrificios de la población. Y como siempre en Grecia, en España y en Europa estallarán enfrentamientos entre inmovilistas y transformadores, entre la secta de Heráclito y la de Parménides.

Recurro a esta analogía recordando el Mayo francés y su pomposo grafiti: "Heráclito retorna; abajo Parménides". Parece que aquellos airados -también quisieron asaltar los cielos- apostaron por Heráclito que jugaba a los dados en las calles con los jóvenes y decía que el destino es un dado arrojado por un niño. Los del FMI, precisamente, han acusado a los griegos de jóvenes. "Si no hay adultos -dijeron- en la habitación no llegaremos a ningún acuerdo".

Europa, balneario de los nacionalistas, no entiende la nueva ráfaga de juventud. Heráclito pensaba que Dios y sus estatuas sólo son piedras, y la humanidad y sus viejos políticos, una bestia obtusa y cruel. En el siglo V antes de Cristo ideó el movimiento continuo, casi el materialismo dialéctico. Le han acusado de antidemócrata, aunque pensaba que un pueblo debe luchar por las leyes de la ciudad como si fueran sus muros. El filósofo del cambio constante diría hoy de Europa lo que ya dijo de Grecia: está gobernada por el rayo. Europa es imprescindible, pero su moneda está siempre a punto de irse a pique. Los gobernantes van agrandando el pufo y la crisis.

¡Todo por la pasta!
Vicente A. C. M. Periodista Digital  25  Junio  2015

¿De qué pasta están hechos los políticos? Desde luego que de una muy, pero que muy dura, que supera al cemento armado. Manuela Carmena con la creación el mismo día de su investidura del nuevo puesto Coordinador General de la Alcaldía, dotado de un salario de unos 90.000 euros y designando con su “dedo” al marido de su sobrina funcionario del Ministerio de Industria. Y aún con estas evidencias, el equipo de Carmena se atreve a decir que no incumple el reglamento de contratación creado por Ana Botella y que no se trata de un puesto temporal ni de confianza. Esta información desvelada por el periódico LA RAZÓN se une a la querella presentada contra el concejal de distrito Guillermo Zapata por unos mensajes en la red Twitter donde se hacías escarnio de Irene Villa, víctima del terrorismo de ETA y de las víctimas del terrorismo en general, argumentos que no han sido suficientes para Manuela Carmena parea exigir a este sujeto su renuncia y la entrega inmediata de su Acta de concejal. Pues eso, están hechos de otra pasta.

Solo faltaba que el siempre comprensivo Pablo Iglesias haya expresado su enésimo enfado ante los medios al decir sobre este asunto que es una persecución en la que se intenta encontrar cualquier cosa que desacredite a la gente de PODEMOS. Claro está, siempre es muy molesto el que se descubra el pasado nada ejemplar de personajes sin escrúpulos a la hora de hacer mofa y supuesto humor negro sobre el dolor de los demás. Y esta es la gente que abandera la pretendida regeneración política. Son escoria de la sociedad, unida por el odio a cualquier sistema político que no sea el suyo y que quieren imponer a toda costa. Y es que aunque quieran negarlo, ellos también son de esa misma pasta.

He leído que Esperanza Aguirre iba a vigilar muy de cerca las actuaciones de Manuela Carmena y de Ahora Madrid y su socio el PSM de Miguel Carmona, creando un “gobierno municipal en la sombra”. No sé si será ella la “alcaldesa virtual”, aunque me imagino que no a la vista de su silencio ante los despropósitos que asoman a escasas horas de la toma del poder por Manuela Carmena y que no han merecido por el PPM una campaña de exigencia de responsabilidades y destituciones. Creo que a no tardar mucho y ante la falta de proyección mediática, como se evidenció en la etapa de oposición del PSM de Lissawetzky, Aguirre abandonará este barco semi hundido y se retirará definitivamente de la escena política. Una huida que ya protagonizó en la Presidencia de la Comunidad de Madrid por causas personales según dijo ella misma y que años más tarde no dudó en obviar para su regreso con sofá Chester incluido. Es que están hechos de otra pasta, no hay duda.

Lo peor es que los ciudadanos debemos estar hechos de plastilina moldeable o blandi blub, porque de no ser así no se explica el que sigamos votando a estos impresentables y los partidos o cosas que les cobijan. No veo la indignación en las calles denunciando a esta nueva casta de Ahora Madrid y sus tejemanejes cutres de enchufismo descarado. Y no la veo porque aquellos que se manifestaban y acampaban en la Puerta del Sol y rodeaban el Congreso son los que han votado a estos miserables sectarios o formaban parte de sus comités de acción. Y no la veo porque el resto de los ciudadanos prefiere quedarse en sus casas consumiendo el morbo televisivo de la bazofia que les presentan en forma de “reallty shows”. Y no la veo porque hemos dejado que nos roben nuestra libertad y nuestra dignidad como ciudadanos.

Hay motivos para estar indignados y los resultados de esta campaña electoral en Madrid demuestran lo que la casta es capaz de hacer con nuestros votos para desvirtuar la realidad y llevarla al absurdo que ahora se vive. Manuela Carmena está ejerciendo con el máximo desprecio a la ética y al buen gobierno con ejemplos tan escandalosos como los de su “sobrino político” y su camarada de agrupación política. Nada de esto es admisible y nadie debería permanecer callado, porque lo siguiente está aún por venir pero será del mismo cariz o peor.

Grecia, el fracaso del Euro
Juan Laborda www.vozpopuli.com 25  Junio  2015

Se equivoca Syriza, se equivoca Tsipras, se equivocan Yanis Varoufakis y Euclid Tsakalotos. Los detalles iniciales del preacuerdo con la Troika son una humillación, una imposición, no solucionan el problema de fondo, una deuda impagable y demuestran que el euro tal como está diseñado, no funciona, es inútil, no vale para nada. Se reduce a una mera relación acreedor-deudor, donde el sur de Europa está condenado a la miseria. En España el modelo de desarrollo que siguió a la firma del Tratado de Adhesión a la Unión Europea supuso nuestra desindustrialización, una terciarización alrededor de un modelo de desarrollo intensivo en mano de obra no cualificada, tierra, energía, agua, recursos naturales. Un modelo depredador, que sólo giraba alrededor de la revalorización del suelo, basado una dependencia del ahorro del centro y norte de Europa. Un modelo para el desastre.

Personalmente pienso que en este contexto, el euro no aguantará cuando estalle la actual burbuja financiera. Cuando aumente la aversión al riesgo, cuando se incrementen las primas de riesgo globales ya no será posible rescatar a acreedores privados, básicamente una banca frágil, vulnerable, insolvente; ya no será posible hacer frente a unos volúmenes de deuda pública impagables, insostenibles. Veremos quiebras de deuda soberana, veremos cosas inimaginables como consecuencia de una clase política miope, cobarde, mediocre.

Grecia, no solo debería haber peleado porque se le permitiera reestructurar la deuda dentro del Euro sin condiciones. Además, tendría que haber conseguido desgravaciones fiscales a la exportación, y/o imponer protecciones comerciales. Si no consigue nada de esto, como así parece, por mucho que permanezca en el Euro, su situación en el medio plazo será insostenible. Si los acreedores quieren seguir dictando la resolución del problema griego, el nuevo gobierno heleno debería haber roto la baraja e implementado el plan B, el "gréxodus".

El plan B
Grecia tenía un plan B, el de Costas Lapavitsas. El profesor de economía en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de la Universidad de Londres sostiene que la única manera de que Grecia puede vencer a la austeridad es liberarse del euro."El paso más importante es darse cuenta de que la estrategia de la esperanza de lograr un cambio radical en el marco institucional de la moneda común ha llegado a su fin”. Lapavistas defiende sin tapujos la salida del euro, que supondría una devaluación que haría necesarias la suspensión de pagos, la reestructuración de la deuda, controles de capital, y la nacionalización de la banca.

Sería fundamental a su vez, afirma Lapavitsas, introducir la política industrial con la implementación de un programa nacional de inversión pública y privada. Si se quiere que la productividad tome una trayectoria ascendente, las economías periféricas, entre ellas la nuestra, deben alejarse del consumo, del endeudamiento individual y las burbujas especulativas. Un cambio estructural requiere mecanismos públicos que puedan movilizar los recursos disponibles para la inversión. Exige también una transformación de la educación asignando recursos adicionales y extendiendo su alcance a los más desfavorecidos. La mejora de la educación debe aumentar la cualificación de la mano de obra. Además, Grecia deberá abordar su papel en una economía globalizada. La autarquía es imposible.

El drama griego, español, portugués, italiano…
Detrás del drama griego, del drama español, del drama irlandés, del drama portugués, detrás del dolor infligido por la Troika, simplemente existe la actitud de una clase social depredadora, la superclase, que impone unas políticas económicas ineficaces, que dispone además de unos medios de comunicación a su servicio, muy bien alimentados. La superclase presiona para imponer duros recortes a los pensionistas, para desmantelar los sistemas de protección social, para subir los impuestos regresivos del IVA. Por contra, braman estos inquisidores de la austeridad, aumentar los impuestos corporativos y los impuestos sobre la renta a los más ricos es negativo para el crecimiento económico. Mienten, y vuelven a mentir.

Grecia no cumplirá con las obligaciones impuestas. Puede privatizar unos activos, e incluso puede pretender recortar las pensiones. Pero no hay ninguna posibilidad de que puede lograr el superávit primario porque su economía no va a ser capaz de crecer con la suficiente rapidez, igual que España, gracias a la psicopatía de la clase dominante.

El problema de fondo es muy grave. En cada oportunidad los plutócratas engreídos han abusado de sus poderes y posiciones para crear burbujas financieras masivas, que utilizan para recompensar a sí mismos y a sus compinches. Y después, sumergen al público en condiciones similares a la depresión con sus recetas neoliberales descabelladas.

En vez de buscar una mayor integración económica, fiscal y política, individuos tan mediocres como Juncker, Merkel, Hollande, Rajoy… van a conseguir sacar lo peor de nosotros, van a hacer surgir un fuerte nacionalismo anti-UE en la periferia. Será el único medio que las naciones más débiles tendrán para combatir eficazmente a las naciones más fuertes. Y cuando este sentimiento se generalice en toda la periferia, la Unión Europea ya no será capaz de continuar en su forma actual.

Cuanto peor, más caos…
Ernesto Milá Minuto Digital 25  Junio  2015

Hace un año Podemos se presentaba como la más sólida respuesta al PP y al PSOE. Hace seis meses, Ciudadanos era la mejor alternativa de centro para los decepcionados del PP. Los analistas políticos observaban a Pablo Iglesias y a Albert Rivera con la curiosidad propia de quienes están llamados a desempeñar un papel histórico en la renovación de la lánguida y triste democracia española. Han bastado apenas dos semanas para que entre el electorado se levantaran las más serias dudas sobre la viabilidad de las “nuevas opciones”. Para muchos, el carpetovetónico “más vale malo conocido que bueno por conocer”, se vuelve a convertir en la opción más aceptable… Lo que no deja de ser triste.

Podemos y Ciudadanos han perdido definitivamente la virginidad. Y en política, la virginidad no es algo que se pueda reconstruir mediante un simple pase por el quirófano. La constitución de los nuevos ayuntamientos y de los gobiernos autonómicos ha demostrado muchas cosas en un espacio de tiempo excepcionalmente breve.

En primer lugar se ha observado la falta de criterios sólidos para argumentar los pactos suscritos: Ciudadanos, por ejemplo, no ha tenido el más mínimo empacho en pactar con el partido de la corrupción institucionalizada en Andalucía y sin pedir mucho a cambio. ¿Qué ha ocurrido? Que su dirigente en aquella región tenía hambre atrasada. Sabe que difícilmente revalidará alguna vez los votos que logró acaparar sorprendentemente hace dos meses y que todo lo que no obtenga hoy, le estará vedado para siempre. Es de los que se venden barato. Porque Antonio Marín no es un hombre de partido, el partido, para él –como para tantos otros, para todos los políticos democráticos nos atreveríamos a decir– no es más que el vehículo para satisfacer sus ambiciones personales. Rivera ya tuvo problemas a poco de saberse el resultado de las elecciones para ocultar que la opción de “su hombre en Andalucía” no era otra que la de apoyar al partido de la corrupción institucionalizada. Consiguió, apenas, retrasar la formalización del acuerdo hasta pasadas las elecciones municipales. Pero, poco importa cuando se pierde la virginidad: se pierde, eso es todo, y la misma falta de virginidad tiene una muchacha desflorada accidentalmente que un putón desorejado y sesentón.

En segundo lugar se han producido pactos contradictorios: Ciudadanos pactando con el PSOE en algunas comunidades y con el PP en otras, Podemos formando gobiernos de izquierda aquí, pero negándose a ello en otras circunscripciones, e incluso tratando de pactar –maravilla de maravillas– en algunos ayuntamientos como Villena (dando lugar al primer tránsfuga de la legislatura), PP y PSOE mirándose a sí mismos y comprendiendo que la “gran coalición” también es una opción si de lo que se trata es de permanecer en el machito una legislatura más… Estos pactos contradictorios indican que para las direcciones de estos partidos no existe nada parecido a una “estrategia nacional”, sino que todo en ellos está al albur de los pequeños dirigentes locales, la mayoría de los cuales nadie sabe ni de donde han venido ni siquiera poseen un pasado político previo.

Y luego viene lo peor: la solvencia moral y el “estilo” de buena parte de los cargos electos. La democracia española despenalizó en 1983 el consumo de drogas… pero sus efectos en política solamente han empezado a notarse 33 años después, cuando aquellos niños que nacieron asumiendo que podían consumir cualquier sustancia, empiezan a representar un porcentaje notable de la sociedad, suficiente, no solo para ser considerados como “grupo de presión” sino para aspirar (y nunca mejor dicho) a ser ellos mismos electos. De la misma forma que en Bolivia, país de mayoría indígena, jamás volverá a haber un presidente que no proceda de cualquiera de las etnias andinas, en esta nuestra pobre España, será difícil que en las instancias representativas se sienten cargos con la lucidez y la claridad mental suficientes que da el no alterar la química del cerebro con cualquier alcaloide. Han sorprendido algunas fotos, declaraciones, tuits y algunos gestos de los primeros electos de Podemos. No hay duda: si no iban colocados es que en su tejido adiposo todavía albergaban demasiados restos de THC como para poder actuar como alguien no alienado por este alcaloide.

Es normal, no solamente que las expresiones de júbilo de algunos de los nuevos cargos electos haya evidenciado consumos que nublan el cerebro, como normal es que muy pronto se haya evidenciado que otros tienen una irreprimible tendencia por los menores y otros, pura y simplemente, se ganan la vida trapicheando con drogas. Es evidente que Podemos es algo más que estas anécdotas resaltadas por la derecha, pero también es evidente que el clima de permisividad, de relativismo moral, de ausencia de una ética definida y de pasotismo ante lo que el zapaterismo llamaba “ingeniería social”, no figura precisamente entre los mejores activos de Podemos, sino entre lo más problemático que viaja en sus alforjas… algo de lo que esta formación no tienen ni la más remota posibilidad de liberarse.

Y luego está la aceptación a la corrección política más conformista. Ciudadanos ya se identificó como el mejor “cazador de brujas” de la democracia, expulsando de sus listas a una docena de antiguos miembros de formaciones de extrema-derecha (ninguno de los cuales, por lo demás, había ocupado responsabilidades relevantes, sino que en su mayoría eran nombres de relleno que suelen colocarse en las formaciones de extrema-derecha para completar listas). Pero el problema es que en esas mismas listas figuraban otros nombres que, a diferencia de los ultras, procedían de partidos que han ido gobernando en estos últimos años en este país y generando directamente todos los problemas –la corrupción el primero de todos ellos– contra los que Ciudadanos dice combatir. Ninguna medida punitiva se ha tomado contra ellos… evidenciando que las “marcas blancas” del régimen tienen los mismos comportamientos que la “vieja banda de los cuatro” y que la “lucha contra la corrupción” es sobre todo un eslogan electoral.

En Podemos, tal aceptación de la corrección política es todavía más peligrosa. La vieja idea habitual entre la izquierda de que alguien que está preso es, en principio, una “víctima del sistema” más que un criminal, sigue vigente como en aquel PSOE de los primeros tiempos de la democracia cuando impuso que desapareciera la “cadena perpetua” de la constitución. Hoy, para Pablo Iglesias, un chalado detenido en plena calle con explosivos, con antecedentes por violencia, se convierte en un “preso político”, aprovechando, de paso, para elevar a la categoría de “presos de conciencia” a los 500 matarifes de ETA que purgan por casi un millar de asesinatos. No es raro que Manuela Carmena fuera la jueza más tolerante con el fenómeno etarra mientras estuvo en ejercicio.

En realidad, la Carmena poco después de ser investida ya “revisó” su programa de gobierno y explicitó que buena parte del mismo no podría llevarse a cabo. Esta nueva situación se ha evidenciado en todos los ayuntamientos en los que gobierna gente del entorno de Podemos, mediante el cambio de la bicicleta por el coche oficial en apenas 48 horas, perífrasis simbólica de una “metanoia” (cambio radical de conciencia) realizado con apenas jurar el cargo.

Mucho más importante que todo esto, incluso, es la experiencia de los nuevos cargos electos y su capacidad de gestión al frente de ayuntamientos que manejan en ocasiones cientos de millones de euros. No nos engañemos: es nula. Y lo peor: nada en su historial profesional hace presagiar algo bueno. Incluso los que tienen una titulación universitaria, apenas han ejercido sus profesiones. Y muchos son producto directo de la quiebra del sistema educativo. Incluso de la haraganería pura y simple. Inevitable referirse al “Kichy”, flamante alcalde de Cádiz del que no dudamos que dará mucho que hablar y ofrecerá suculentos titulares a la derecha. No es el único.

Tampoco es que veamos mucha profundidad crítica en toda esta fauna. ¿Se sabe algo más de Ada Colau aparte de que se opone a los desahucios? ¿Hay algo que indique que es consciente de los mecanismos de la globalización más allá de cuatro ideas sacadas malamente de documentales de Naomi Klein o de Michael Moore y muy poco elaboradas? ¿Puede estar tranquilo el ciudadano barcelonés en que después de los sucesivos destrozos ininterrumpidos en los últimos 25 años de ayuntamientos socialistas y convergentes, Ada Colau (socia por lo demás de ERC, co-responsable de haber convertido BCN en un estercolero) logrará otra cosa que no sea convertir a BCN en la capital europea del porro y de los clubs del cannabis, meca de okupas y polo de atracción de inmigrantes y carteristas? ¿Alguien duda que la decisión más importante de la Colau en los años venideros será el jactarse de haber construido en la otrora Ciudad Condal, la mezquita más grande de Europa? A la Colau solamente le quedan ahora cuatro años para sorprender a los últimos barceloneses que quedan en la ciudad y decepcionar a su afición. Y no dudamos que conseguirá ambas cosas utilizando solamente su espontaneidad característica y sin mucho esfuerzo. Sus socios de gobierno pondrán el resto. Carmena, por su parte, es de otra pasta, de aquella vieja izquierda resentida que volverá a estimular el tema de la memoria histórica hemipléjica, mientras llena el ayuntamiento de enchufados y consabidos nipotes. De momento, lo menos que puede decirse, es que ya ha empezado a recorrer esta senda.

La culpa no es de ellos, ni siquiera del electorado que, a fin de cuentas, ha creído votar a las mejores opciones harto de que “los de siempre” sigan haciendo “lo de siempre”. El electorado, siempre es el perpetuo engañado, el convidado de piedra cuya función es votar, callar y soportar las consecuencias de su voto. Nada ha cambiado, pues. Los verdaderos culpables de que se haya producido un vuelco electoral y la decantación del voto hacia opciones dirigidas por insolventes que han colocado a “presuntos inútiles” en puestos clave, son los partidos que han gobernado de manera desastrosa el país durante los últimos 38 años (centro-derecha y centro-izquierda), ninguno es más inocente que el otro, ambos son culpables solidarios del desastre educativo, de la desintegración social, de la decadencia de las costumbres, de la falta de cohesión de nuestra sociedad, de la centrifugación nacional. ¿Qué se le puede reprochar al electorado que, en el fondo, es víctima y que no es más que aquellos en lo que lo han convertido PP y PSOE?

Venimos repitiendo desde hace meses que lo que se ha instalado en la política española es la inestabilidad y la atomización. La constitución de los nuevos ayuntamientos y la formación de los gobiernos en las comunidades autónomas, confirma que teníamos razón: no es que las nuevas opciones estén aquí para reparar los destrozos generados por las antiguas, sino que a las ya existentes se van a sumar el producto de la falta de experiencia, el utopismo de baja estofa, el relativismo a veces enmascarado con aires de pedantería intelectual, y el resultado de aplicar las “nuevas ideas” de ingeniería social. Estaremos, en definitiva, un poco más cerca del caos.

Cabría decir aquello que ya estableció Lenin: “cuanto peor, mejor”. Pero no. La frase de Lenin podría tomarse en consideración solamente cuando existían élites o soluciones de reemplazo. No ahora, en una situación como la española, en la que cabría decir, parafraseando al apergaminado bolchevique: “cuando peor, más directos al caos”. Porque, de momento, reconozcámoslo, no hay alternativa.

En 2050, los Estados Unidos serán el primer país hispanohablante del mundo.
470 millones de personas tienen el español como lengua materna
www.latribunadelpaisvasco.com 25  Junio  2015

El último informe editado por el Instituto Cervantes sobre la situación del idioma español en el mundo, revela algunas cuestiones muy llamativas, y poco conocidas, sobre este idioma, y delimita con exactitud su pujanza y presencia global.

Según el análisis del Cervantes, en 2015, casi 470 millones de personas tienen el español como lengua materna. A su vez, el grupo de usuarios potenciales de español en el mundo (cifra que aglutina al grupo de dominio nativo, el grupo de competencia limitada y el grupo de aprendices de lengua extranjera) alcanza casi los 559 millones.

El trabajo también señala que el español es la segunda lengua materna del mundo por número de hablantes, tras el chino mandarín, y también la segunda lengua en un cómputo global de hablantes (dominio nativo + competencia limitada + estudiantes de español). “Por razones demográficas, el porcentaje de población mundial que habla español como lengua nativa está aumentando, mientras la proporción de hablantes de chino e inglés desciende”.

En 2015, el 6,7% de la población mundial es hispanohablante (esos casi 470 millones de personas con dominio nativo del español mencionados en la primera línea), porcentaje que destaca por encima del correspondiente al ruso (2,2%), al francés (1,1%) y al alemán (1,1%). Las previsiones estiman que en 2030 los hispanohablantes serán el 7,5 % de la población mundial. A su vez, dichas previsiones también pronostican que, dentro de tres o cuatro generaciones, el 10% de la población mundial se entenderá en español. Actualmente, más de 21 millones de alumnos estudian el español como lengua extranjera.

Según explica el Instituto Cervantes en su investigación, el análisis de la evolución demográfica de las cinco lenguas más habladas del mundo –chino, inglés, español, hindi y árabe– entre 1950 y 2050 refleja que, en términos relativos, la proporción de hablantes de chino e inglés desciende por razones de demografía mundial. Por el contrario, tanto el español como el hindi están conociendo un aumento moderado, pero continuo, de su número de hablantes. El árabe, aunque muestra un nivel menor de uso, presenta un mayor crecimiento relativo. En 2050, los Estados Unidos serán el primer país hispanohablante del mundo. Las estimaciones realizadas por la Oficina del Censo de los Estados Unidos hablan de que los hispanos serán 132,8 millones en 2050. Eso supondrá que el 30 % de la población estadounidense, casi uno de cada tres residentes en los Estados Unidos, será hispano.

Algunos datos sobre la situación del español en los medios de comunicación mundiales.
El español es la tercera lengua más utilizada en la Red.
El 7,9% de los usuarios de Internet se comunican en español.
El uso del español en la Red ha experimentado un crecimiento del 1.123 % entre los años 2000 y 2013.
España y México se encuentran entre los 20 países con mayor número de usuarios de Internet. El español es la segunda lengua más utilizada en las dos principales redes sociales del mundo: Facebook y Twitter.

El número de usuarios de Facebook en español coloca a este idioma a gran distancia del portugués y del francés.
El potencial de crecimiento del número de usuarios de Facebook en español es aún muy grande en comparación con el del inglés.
El español es la segunda lengua más utilizada en Twitter en ciudades mayoritariamente anglófonas como Londres o Nueva York.
El español es la segunda lengua más importante de Wikipedia por número de visitas.

El español. Una lengua viva. Informe Instituto Cervantes.pdf [1,57 MB]
http://latribunadelpaisvasco.com/descarga/398

******************* Sección "bilingüe" ***********************
El relato oscuro
Ignacio Camacho ABC  25  Junio  2015

Sugerir que el terrorismo era esencial para la supervivencia del sistema representa una infamia moral y política

Aantes de que su estrategia de asalto al poder les llevase a un discurso elusivo y abstracto sobre el posterrorismo, los dirigentes de Podemos manifestaron con rotunda claridad una inquietante simpatía por el entorno ideológico batasuno. Marcando elemental distancia retórica con la violencia criminal, Monedero, Iglesias y compañía han menudeado en la idea de que ETA y su conglomerado social de apoyo fueron pioneros en la percepción de que lo que ellos llaman «el régimen del 78» –es decir, el sistema de libertades– era en realidad una engañifa, un embeleco, una baratija política. De esa afinidad conceptual deriva la proclividad a los pactos con Bildu, la sintonía con las reivindicaciones de los presos y la consideración de las víctimas como un grupo de presión retardatario y chantajista. Acusar por ello a Podemos de filoetarra es una enormidad propia del reduccionismo político español. Lo que sí existe es una contrastada analogía entre sus planteamientos de izquierda rupturista y los del radicalismo abertzale en torno al modelo de sociedad y de país. El mismo parentesco que reivindicaban, por cierto, Eguiguren y algunos sectores tardozapateristas del socialismo vasco.

En sus recientes declaraciones a favor del acercamiento de reclusos etarras, Pablo Iglesias volvió a deslizarse por ese correlato relativista al sugerir que el terrorismo armado era «esencial» para la supervivencia del denostado régimen. Opacada por el ruido mediático en torno a la «trágica» (sic) situación de los penados, ha pasado casi inadvertida esta infamia. Insinuar que la resistencia democrática al delirio totalitario ha sido un factor de cohesión a fin de cuentas conveniente para la supervivencia del sistema y su casta representa una felonía moral y política. Un desprecio superlativo a la mayor tragedia de la España contemporánea y un ultraje prepotente, casi macabro, a un sufrimiento estigmatizado con el sacrificio de 860 vidas. Pensar que contra ETA vivíamos mejor es una aciaga lucubración propia del más desalmado pragmatismo leninista.

Sucede que ya son demasiadas las ocasiones en que los líderes de Podemos se manifiestan en esta línea argumental proclive a la relativización casuística del terrorismo o a su encaje intelectual como parte de un problema político. Tantas que el propio entorno etarra ha detectado en este discurso una convergencia con el suyo propio. El final de la violencia ha restado en efecto centralidad a este debate en el que sin embargo continúa pendiente un relato de justicia, y en esa tensión narrativa el partido de Iglesias tiende a situarse con peligrosa contumacia en el lado más ambiguo o más oscuro. Quizá en esa anuencia residan algunas claves para explicar el fondo de hostilidad, acoso, revancha y encono que late con espontaneidad en el lenguaje extraoficial podemita. Parecen síntomas de una genérica batasunización de la política.

Artur Mas ya es oficialmente un pollo sin cabeza
Tras la ruptura de Convergència con Unió tras un pacto que duraba ya 37 años, podemos decir oficialmente que Artur Mas se ha convertido en un pollo sin cabeza
Javier Caraballo El Confidencial  25  Junio  2015

La discordia y la concordia se citaron en Madrid con unas calles de distancia. En el Palacio Real, se conmemoraban los 30 años transcurridos desde la firma del Tratado de Adhesión de España a las Comunidades Europeas, la actual Unión Europea, y a no demasiada distancia de allí, en el Congreso de los Diputados, los nacionalistas catalanes de Convergència i Unió escenificaban la ruptura de su coalición, después de 37 años juntos. En el Palacio Real y en el Congreso, casi en paralelo, el cisma y la fusión se miraban de reojo. Imposible no sobrevolar las calles que separaban esos dos acontecimientos para observar juntas las dos noticias y contemplar el imposible social y político en el que se ha instalado la clase dirigente catalana y la deriva a la que están abocando a la sociedad.

Un imposible precisamente por aquello que ha caracterizado siempre a la política catalana y que ahora han olvidado; aquello de lo que se sentían más orgullosos, el sentido común, el pragmatismo, el entendimiento. Si la sociedad catalana volviera, por un momento, a ese pragmatismo observaría lo alejada de la historia que se ha situado con este impulso independentista. No es porque la Unión Europea haya supuesto el mayor periodo de prosperidad económica y, al mismo tiempo, de libertades que se puede encontrar en la densa historia de España; es, sobre todo, porque la Unión Europea es la única salida que tiene el viejo continente si quiere seguir sobreviviendo en el mundo globalizado de la actualidad.

Europa ya no es el eje del mundo, como había ocurrido hasta ahora, y si no fuera por la Unión Europea, la debilidad y la decadencia serían mayores de las que ya se observan. Si hay una salida para los europeos, es la unión; si hay una posibilidad de seguir contando en el mundo, es la moneda única, el mercado único, las políticas homogéneas. La globalización impone borrar fronteras, unir estados, y justo ese momento histórico es el elegido en Cataluña por unos políticos para levantar barreras, abandonar España y, en consecuencia, dejar la Unión Europea.

Como llevamos tanto tiempo de historia repetida, en estos años del estallido del independentismo en Cataluña las hemerotecas se han puesto a parir textos antiguos que, si alguien no hubiera colocado la fecha en una nota al pie, podrían haber pasado por recién escritos y horneados en las rotativas.

Uno de ellos es el de Gaziel, una referencia en el periodismo catalán. En un análisis de los problemas catalanes con la uniformidad española, decía: “Desde que España se constituyó en unidad nacional a fines del siglo XV (…) Cataluña ha vivido, políticamente hablando, en un Estado de malhumor y enfurruñamiento constantes. Unas veces, la mayor parte del tiempo, dormitando acurrucada al margen de la vida pública, replegada en sí misma (…). Y otras veces dando, de pronto, unos bruscos estallidos anárquicos, que nunca, ni remotamente, le resolvían nada a ella, pero tan fuertes, de una realidad tan brutal, que bastaban para hacer tambalear a España entera”. Gaziel, que era director de La Vanguardia, lo escribió en noviembre de 1930, poco antes de estallar la Segunda República. Y lo que venía a refrendar es ese otro dicho del carácter político catalán, cuando se dice que pasan del “seny a la rauxa”, de la moderación y la sensatez al impulso irreflexivo y alocado.

Puede que, como se ve en los sondeos, que la rauxa independentista haya alcanzado su máxima expansión y que, desde hace bastantes meses, la balanza haya comenzado a equilibrarse otra vez a favor del seny. Quizá sea ésa, incluso, la razón oculta que ha llevado a Duran Lleida a dar el paso de la ruptura, después de tragarse tantos sapos, entre la cobardía y el tacticismo exasperante.

Sea como fuere, el problema de todo esto son los daños que se provocan. “¿Dónde he leído yo que Artur Mas es un tipo inteligente? Es tan inteligente que se ha cargado a CiU y ha dejado a su partido como un solar…”, decía ayer un lector en los comentarios sobre la ruptura de CiU. En términos exclusivamente electorales, la ruina de los nacionalistas catalanes, tanto tiempo hegemónicos, tanto tiempo referencia, es una evidencia constatable. Tan evidente como las fisuras creadas en la sociedad y las trabas puestas al progreso económico. A ver quién recupera el tiempo perdido y cuántos años cuesta.

El diez de septiembre de 1945, un granjero de Colorado, en Estados Unidos, cogió uno de los pollos que tenía en el corral y se lo llevó debajo del brazo hasta el tronco de madera, junto al cobertizo, en el que solía sacrificar a los animales. Colocó al pollo en posición y, con un golpe certero, le cortó el pescuezo.

Fue a dejarlo sobre la mesa cuando, para asombro del granjero, el pollo dio un salto y salió disparado hacia el campo. Levantó la alas, se las sacudió, y siguió caminando como si tal cosa, pero sin cabeza. Fue tan grande el impacto de aquel acontecimiento, que el granjero acabó exhibiéndolo en ferias y concursos. “¡El extraordinario caso del pollo sin cabeza!”. Pero la aventura duró poco más de un mes; un mal día al pobre pollo se le atragantó un grano de maíz en el trozo de pescuezo que le quedaba y la palmó asfixiado. Algunos se sorprendieron de la muerte, quizá porque habían olvidado que un pollo no puede vivir sin cabeza. Desde entonces, el símil se aplica a todos aquellos que comienzan a correr de un sitio para otro, sin sentido, sin cabeza, hasta que, inevitablemente, caen desplomados. Ahora que ha consagrado su primera ruptura traumática, podemos decir oficialmente que Artur Mas ya es un pollo sin cabeza.
 

Oféndase, Iglesias: ¿Fue usted, una vez siquiera, a una manifestación contra ETA?
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 25  Junio  2015

Lo que en verdad ofende es que Iglesias y su tropa ofendan la memoria de los asesinados por ETa. Se hace el ofendido para asi yugular la pregunta. Vieja y torticera treta para evitar respuestas. Pero ofende a todos, a la dignidad y a la justicia cuando una vez más y es sistémico, que diria Errejón el Ideologo, se descubre su manifiesta y repetida empatía con los verdugos, su connivencia con sus voceros, sus pactos con sus continuadores politicos y su colegueo tabernario (de herriko taberna) con sus estrategas.

Hágase usted el ofendido todo lo que le de la gana, pero en verdad que los unicos que han de estarlo es todos quienes han sufrido el terror, quienes han sido sus victimas, quienes lo son , quienes aguantaron sus embestidas y en suma toda una sociedad democratica y pacífica a la que se busco aterrorizar y poner de rodillas con bombas, tiros en la nuca, secuestros, chantajes y matanzas. No fueron solo esos mas de ochocientos asesinados, esos largos miles de heridos con secuelas de por vida, esas decenas de miles de familiares, amigos y gentes cercanas privadas de sus seres queridos y esos millones de españoles que aguantamos la presencia y la amenaza de un terror continuo.
Parece que el, que los suyos, no estaban entre ellos. Que ni sintieron su zarpa ni siquiera sintieron una minima compasión por quienes la sufrían.

Oféndase Iglesias, ofendase todo lo que quiera, pero ¿sería capaz de contestar, y con alguna prueba, si en alguna ocasión, en una sola acudió usted a una manifestación contra el terrorismo de ETA? ¿Pidio en algún lugar la liberación de Ortega Lara? ¿Levantó su mano al cielo por Miguel Angel Blanco?.

Porque lo que le hemos oido y visto ha sido siempre festejar con quienes festejaban los crimenes, cantar con quienes hacian apologia e incitación a los mismos y ahora exigir lo que ellos exigen en su pancartas. Pero les han oido a alguno exigir, como poco y principio, la disolución defintiva de ETA. Ni eso.
Publicidad

PD El "memismo" superación hispana del buenismo pretendia que Podemos sería algo asi como el antídoto de los filoetarras de Bildu. Vaya bobada: sus mejores aliados, sus socios ideales de gobierno en Pamplona, en Navarra y en 40 de sus pueblos. Y con los separatistas catalanes, más de lo mismo. Al tiempo

les benefició la Doctrina Parot
COVITE denuncia a seis etarras por bajar condena con títulos falsos de la UPV
 www.gaceta.es 25  Junio  2015

Expedientes falsos, DNI inexistentes, matriculados en clases presenciales a las que nunca asistieron. COVITE desenmascara las estrategias de ETA para sacar a su presos de la cárcel utilizando la Universidad del País Vasco

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE) ha presentado en la Audiencia Nacional una denuncia penal contra seis etarras a los que acusa de utilizar documentación falsa para bajar condena utilizando para ellos la Universidad del País Vasco (UPV)

Los etarras presuntamente implicados y que se vieron beneficiados por la ejecución de la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) en torno a la Doctrina Parot, son Inés del Río Prada, Ignacio Erro Zazu, Domingo Troitiño Arranza, Elías Fernández Castañares, Juan Lorenzo Lasa Michelena e Inmaculada Noble Goicoechea. Con anterioridad ya se habán denunciado a otros cinco etarras.

Según datos de la Audiencia Nacional, Inés del Río, responsable de 24 asesinatos, inició Periodismo en la UPV con un DNI falso. La etarra no ha realizado la Selectividad ni la prueba de Acceso a Mayores de 25 años, requisitos imprescindibles para hacer carrera universitaria. Estando en prisión, estuvo matriculada de 1989 a 1998 en Periodismo y Psicología entre los alumnos que asistían a clases presenciales.

Ignacio Erro, 10 asesinatos, inició Ciencias Políticas en la UPV en 1988 estando en prisión con DNI y fecha de nacimiento falsas. Tampoco hizo la selectividad ni la prueba de acceso para mayores de 25 años. Sólo se matriculó a distancia a partir de 1997

Domingo Troitiño Arranz, uno de los responsables del crimen de Hipercor, se matriculó en ocho asignaturas de Magisterio en 1988 con un DNI que era el 33333333. No tenía la prueba de acceso para mayores de 25 años. Según su expediente, hizo esta prueba el 1 de enero de 2011, festivo, domingo y 20 años después de iniciar sus estudios universitarios.

Juan Lorenzo Lasa Michelena, alías Txikierdi, ex jefe de ETA, se matriculó en la UPV en 1989 cumpliendo condena en Francia y con un DNI falso. Como dirección del estudiante puso la Facultad de Ciencias de la Información y tampoco consta que tenga selectividad o prueba de acceso para mayores de 25 años

Elías Fernández Castañares – 2 asesinatos – se matriculó en Magisterio con un DNI falso y sin selectivad ni prueba de acceso para mayores de 25 años

Inmaculada Noble Goicoechea, del comando Madrid, también se matriculó en Magisterio en 1988 y no consta que tenga selectividad ni prueba para mayores de 25 años. Sólo aprobó Educación Física desde la cárcel, con un 8.

 


Recortes de Prensa   Página Inicial