AGLI Recortes de Prensa    Jueves 2  Julio 2015

Una presión fiscal insoportable e injusta
EDITORIAL Libertad Digital 2  Julio  2015

Pocas cosas ilustran de forma más clara la servidumbre a la que somete el sobredimensionado sector público a la ciudadanía que el denominado Día de la Liberación Fiscal. Se trata de un indicador, confeccionado por el Think Tank Civismo, que, teniendo presente todo lo que los ciudadanos pagan en impuestos (IRPF, IVA, Seguridad Social, etc.), calcula los días de trabajo que dedican íntegramente a pagar a Hacienda.

Un español con un sueldo medio de 24.400 euros brutos anuales dedica 102 días de trabajo a pagar las cotizaciones a la Seguridad Social, 38 al IRPF, 25 al IVA, 11,5 a los impuestos especiales y 5,5 a los demás tributos. Esto viene a significar que el español promedio trabaja para pagar a Hacienda desde el 1 de enero hasta el 1 de julio.

Esta brutal presión fiscal es superior a la que soportan los daneses o los noruegos, y sólo es equiparable a la de finlandeses y suecos; con la diferencia de que los españoles tienen una renta mucho menor y reciben del Estado unos bienes y servicios inferiores.

No contento con consumir la mitad de lo que producen los españoles, el Estado los está endeudando a razón de 400 millones de euros al día, deuda que oficialmente ya roza el 100% del PIB, pero que, sin maquillaje, alcanza el 144%.

Frente a las campañas institucionales destinadas a concienciarlos de que deben cumplir con Hacienda, los ciudadanos tienen derecho a responder que precisamente a eso dedican la mitad de su vida laboral. Este estado de cosas podrá ser legal, pero no es justo ni acorde a una sociedad verdaderamente libre.

Lo más triste y aun surrealista de todo es que esta vampiresca e insaciable política fiscal es tildada por la práctica totalidad de la clase política de "austera", ya sea para defenderla, ya para exigirle que sea todavía más voraz.

Esto es el camino de servidumbre, que no conduce a nada bueno.

Al fondo de la crisis griega
Editorial gaceta.es 2  Julio  2015

La crisis griega no implicará una crisis europea. La Unión Europea se sustenta sobre el objetivo implícito de constituir un espacio económico-financiero común en el interior de un mundo globalizado, conforme al proyecto norteamericano vigente desde 1945. Grecia está dentro de ese proyecto y no puede salir. Incluso en el caso de que todo terminara mal, que Grecia saliera del euro y Atenas viviera una revolución, la máquina de la Unión Europea seguiría adelante. Todos perderíamos, eso sí, algo de dinero. De hecho, esa es la verdadera causa de tanta agitación. Pero las consecuencias del suceso, en el contexto del orden del mundo, serían muy escasas. Porque no pueden ser otras.

Tsipras tiene un arma secreta que, por otro lado, es bastante poco secreta: su geografía. La posición geoestratégica de Grecia, en el flanco sureste del dispositivo militar norteamericano, hace que sea imprescindible contar con ese país. Grecia cubre el mapa frente a Rusia y Turquía. Los turcos son miembros de la OTAN, sí, pero su política en los últimos años, demasiado visiblemente orientada hacia su identidad musulmana, los convierte en unos socios sólo relativamente fiables. En cuanto a Rusia, la crisis ucraniana demuestra que ni Washington ni Bruselas tienen la menor intención de estrechar lazos con Moscú. El tapón de Turquía y Rusia, tanto por tierra como por mar, es precisamente Grecia. La OTAN tiene ahí una importantísima base naval. La base aérea de Araxos ya no alberga armas nucleares (desde 2001), pero sigue siendo un pivote importante en la estructura aeronáutica de la estrategia americana. Añadamos que en 2014 Grecia fue el tercer país de la Alianza en gasto militar: un 2,3% del PIB, sólo por detrás de Estados Unidos y Gran Bretaña. Datos más que relevantes para entender qué hay detrás de la posición griega y por qué Obama, esta misma semana, pedía templanza y paciencia.

El límite de la autonomía europea está en su subordinación a otro proyecto mayor que es el norteamericano. Por eso la Unión carece de voluntad política propiamente dicha. En los últimos dos años hemos vivido acontecimientos tan catastróficos como la desestabilización de Ucrania y la consecuente ofensiva diplomática contra Rusia, la intervención militar contra Libia y la ruinosa operación contra Siria, con su corolario de millones desplazados. En todos esos movimientos la Unión ha seguido dócilmente el programa norteamericano. Todos han traído consecuencias políticas gravísimas. Pero, curiosamente, ninguno de ellos ha suscitado tanta polémica ni tanta congoja entre los europeos como el asunto griego, que después de todo no deja de ser un problema doméstico. Quizás ocurre que ya no somos capaces de distinguir lo doméstico de lo político.

A Grecia hay que exigirle que pague lo que debe si quiere seguir en el club. Por supuesto. Pero no vendría mal, en este contexto, reflexionar sobre la singular condición de la Unión Europea, que parece haberse resignado a un destino subordinado, meramente tecnoeconómico, en un orden mundial donde la palabra Europa cada vez significa menos. Europa no es Bruselas. Tampoco Lamepudsa. Es otra cosa. O debería serlo.

Las consecuencias reales del impago... que tienen poco de social
Daniel LacalleEl Confidencial 2  Julio  2015

El 90% de la hucha de la Seguridad Social y de las pensiones españolas o griegas está invertido en deuda soberana. En el momento en el que un país hace impago, quiebran ambas

"I thought it was over but it's not".  The Feeling

Siempre que los populistas hablan de impago-reestructuración, etc., lo venden como si se pudiese hacer default y, a la vez, gastar más y, por supuesto, barato.

Un chollo, vaya. Pues no.

Según el estudio de 275 casos de impago de los profesores Boreinstein, Panizza y Levi-Yeyati, las consecuencias son:

- Un impacto negativo en el crecimiento del país de un 0,6% a un 1,2% mínimo.
- Un desplome del crédito concedido, al perder la confianza internacional, del 40% de media.
- Caída del comercio exterior del país del 8% de media.

- Quiebra generalizada de pymes porque se seca el crédito. La pérdida de acceso a los mercados internacionales es inmediata y no solo el Estado, sino las empresas, encuentran costes más caros, plazos más cortos... si hallan financiación.

- Y lo menos importante, una pérdida en intención de voto al Gobierno que hace impago del 17%.

El 90% de la hucha de la Seguridad Social y de las pensiones españolas o griegas está invertido en deuda soberana. En el momento en el que un país hace impago, quiebran ambas. Y no se puede 'desligar' el impago a 'sólo los extranjeros' o 'todos menos la SS y las pensiones'.

Primero, los pleitos internacionales contra el país se sucederían. El “default técnico” llevaría, como ha ocurrido en todos los países que lo han hecho, a hundir su capacidad crediticia privada y estatal.

Los “recortes” que tanto odian serían inmediatos y reales porque el país no tendría acceso a financiar el déficit y los ingresos fiscales caerían una media del 10%.

Eso sí, ahora hablan de "impago selectivo", que es hundir la seguridad jurídica igual, autoconcederse la decisión de quién impaga y quién se queda de pagafantas y, además, no genera ninguna confianza. Es como decirle a alguien que le vas a pegar medio puñetazo.

Pero incluso si "solo hacen impago al FMI"...
Fíjense en la lista de países que han hecho impago al FMI. Sierra Leona, Zimbabue, Cuba, Somalia... Todos han visto más sufrimiento y dificultades para familias y empresas tras sus impagos y un periodo prolongado de entre siete y ocho años hasta empezar a ver la luz tras el default.

¡Pero seremos libres!
Recordemos a Ecuador, donde Correa hizo impago de 3.200 millones de dólares para acabar dependiendo de China a un coste muy superior (7,5%) a menor plazo (8 años). Y Ecuador tiene petróleo... Bueno, lo tiene ahora China.

O Argentina, donde en 2005 Kirchner rechazó al FMI para entregarse a préstamos de Venezuela al doble de interés.

¿Qué hacemos? ¡Imprimir!
Cuando Néstor Kirchner asumió el poder, el dólar no llegaba a los tres pesos. Hoy es cercano a 9,10 (el oficial, el real es casi 13). Sólo unas pocas monedas han perdido más valor que el peso argentino entre 2003 y 2015: las de Guinea, Venezuela, Bielorrusia, Seychelles y Congo. Argentina ocupa el sexto lugar en cuanto a destrucción monetaria, seguido de Etiopía. Empobrecimiento de todos. ¡Y tiene petróleo!

O Islandia, un país más pequeño que Bilbao. Siempre recomiendo leer "Qué es lo que realmente ocurre en Islandia, (porque estoy harto de que difundan mentiras)" –"What is actually going on in Iceland (because I´m tired of you people spreading untruths)"–.

En dicho artículo, se explica el papel dominante que sigue ejerciendo localmente el Fondo Monetario Internacional, cuyas recomendaciones han sido implantadas completamente y prueban que Islandia es un país intervenido.

Otra falsedad es la idea de que Islandia no rescató a los bancos. Les inyectó, sólo a sus nuevos bancos nacionales, alrededor de 0,27 billones de coronas, casi el 20% del PIB del país.

Pero la crítica más furibunda se produce cuando aborda la cuestión de la falsa condonación de las deudas a los ciudadanos locales. Léanlo.

¡La culpa es del que me prestó por fiarse! Magnífico. Pues gracias por decir que no es usted fiable y sus propias estimaciones de solvencia eran falsas. Y no te prestan más. Adiós credibilidad y acceso a mercados.

En cualquier caso, lo veamos como lo veamos, lo que no ha existido NUNCA es el cuento que nos venden los aprendices de brujo totalitarios disfrazados de ángeles sociales: impago y mayor gasto público real. Nunca.

La Arcadia feliz de un país que no cumple sus compromisos pero puede gastar más es un unicornio que se convierte en pesadilla cuando se desploma la recaudación por falta de acceso a mercados... aunque se dedique a imprimir una moneda que nadie quiere, ya que sólo crea hiperinflación y corralitos cada vez que las reservas de divisas se vacían.

Y ya es para caerse de risa hablar de impago y aumentar el límite de déficit. ¿Quién va a financiar ese déficit?

Por supuesto que existen reestructuraciones de deuda en muchos países y sectores privados. Pero NINGUNA supone reestructurar y gastar más. Ni mucho menos endeudarse más.

Al final, las soluciones mágicas salen muy caras y a lo que se pretende ayudar es lo que más sufre. Las familias y clases bajas.

El impago no tiene nada de social. Es la constatación mundial de que no somos fiables. Y eso se paga. Siempre

Balada triste de dos tigres de papel: Syriza y Podemos
Alexis Tsipras, al contrario que le sucedió a la Armada Invencible, no ha luchado contra los elementos ni las tempestades, sino contra consigo mismo. Pablo Iglesias sigue el mismo camino
Carlos SánchezEl Confidencial 2  Julio  2015


Merece la pena rescatar una vieja cita de Mao en la que identificaba al imperialismo americano, ese viejo demonio del comunismo, como un 'tigre de papel'. Sostenía el gran timonel de la revolución - como se sabe la humildad nunca fue el punto fuerte de los dictadores-, que en apariencia el imperialismo americano era muy poderoso, pero que detrás no había nada. Sólo humo. “EEUU es un tigre, pero hecho de papel”, sostenía Mao, “lo que le hace incapaz de resistir al viento y a la lluvia”, concluía.

Alexis Tsipras, al contrario de lo que sucedió a la Armada Invencible, no ha luchado contra los elementos ni contra las tempestades, sino contra consigo mismo. Hoy es lo más parecido a un tigre de papel que ha acabado por caer en su propia trampa y que se ha comido en apenas cinco meses aquello que proclamó ufano nada más ganar las elecciones: “El círculo vicioso de la austeridad se ha acabado”.

Pensar que un partido con apenas el 37% de los votos (logró la mayoría absoluta gracias a la prima de escaños para el ganador) podía doblegar a máquinas tan engrasadas como el Eurogrupo o el FMI era, simplemente, iluso; cuya etimología procede, precisamente, del término engaño. Un iluso es quien se engaña a sí mismo. Y eso, con todo, no sería malo si no fuera porque en el envite ha embarcado a millones de griegos que creían en un proyecto tan ilusionante como ajeno al tiempo que ha tocado vivir en Europa.

Y creer que en plena globalización un país puede vivir al margen de los flujos internacionales de capitales -sin tener si siquiera una moneda propia o recursos naturales bien gestionados–-es, simplemente, volver a sacar en procesión el cadáver de la Albania de Enver Hoxha. Como alguien dijo, los experimentos en política suelen acabar en revoluciones, mientras que los experimentos en economía acaban siempre en pobreza.

Lo que pase el próximo domingo empieza a ser irrelevante. Es verdad, como dice un alto funcionario del Gobierno español metido estos días en las negociaciones de Bruselas, que si gana el ‘no’ la puerta de salida de Grecia del euro está abierta. Y si gana el sí, quien saldrá del Gobierno es el propio Tsipras y con él su insolente ministro de Economía, a quienes los dioses griegos no le concedieron el don de la humildad. Y que ha confundido su cargo con una tesis doctoral sobre la teoría de los juegos. O lo que es peor, con un viejo activista de la época leninista en la que lo relevante era ocupar el poder a cualquier precio. Pero sin la habilidad táctica de Trotsky.

Pero si en el dilema del prisionero hay dudas razonables sobre qué hacer cuando alguien está encerrado en una celda para escapar de ella, en esta ocasión el final es el previsto. Cualquiera que eche un pulso a la troika lo pierde. Claro está, salvo que sea capaz de diseñar una estrategia inteligente a medio y largo plazo. Como hicieron en su día Willy Brandt o, más recientemente Lula en Brasil.
Cómo dilapidar un capital político

Tsipras, por el contrario, en lugar de buscar una mayoría social y tejer una política de alianzas en Europa, decidió tirar por la tangente con la convocatoria del referéndum y dilapidar en pocos días su capital político. Haciendo bueno aquel viejo principio que se decía en tiempos de Julio Anguita: hay una izquierda que le gusta a la derecha. Es muy probable que Nueva Democracia vuelva gobernar, pero esta vez con mayoría absoluta.

Se desconoce, por razones obvias, que haría Pablo Iglesias en una situación parecida. Pero parece evidente que por su propia concepción del poder (partidos cerrados de corte leninista destinados a estigmatizar al adversario político), tendería a construir arquetipos sobre el enemigo para poder destruirlo. Es decir, enrocarse en la nefasta gestión de la troika, que en verdad ha sido una calamidad en Grecia, pero sin articular un discurso convincente destinado a crear nuevas mayorías sociales para transformar la realidad.
El líder de Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)El líder de Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)

La ambigüedad ideológica, de hecho, forma ya parte del ADN de la cúpula de Podemos, donde todo se construye a partir de la palabra cambio (el término político más manoseado en las últimas décadas), pero sin diseñar su propio itinerario de transformación, que necesariamente pasa por tomar decisiones impopulares y por decir a la ciudadanía la cruda realidad.

Al contrario, se opta por eso que se han llamado los “significantes flotantes” que no son más que los viejos oportunismos trufados de palabrería. De nuevo, la política convertida en espectáculo de masas para ganar elecciones, pero alejada de ideas nuevas -más allá de movimiento tácticos para ocupar un espacio político de mayor centralidad- capaces de enfrentarse al discurso tradicional. Y es que en esto Syriza y Podemos son la misma cosa. Tigres de papel incapaces de resistir el viento y la lluvia.

Democracia e impago, inventos griegos
Esta Grecia convulsa de hoy, que el domingo acudirá a las urnas con la pregunta sofisticada del último demagogo conocido, es la que ‘inventó’ la democracia y el impago
Javier Caraballo El Confidencial 2  Julio  2015

Nada como un referéndum para poder medir los niveles exactos de demagogia de una propuesta política. Lo más apreciable de los referendos que se convocan en las democracias europeas, a diferencia de lo que ocurre en los Estados Unidos, por ejemplo, es que siempre se convocan en situaciones de extrema gravedad para los dirigentes políticos. Los referendos aquí siempre son plebiscitarios, buscan salvar la cabeza de un presidente en apuros, con lo que se reduce a mera excusa el interés del gobernante por lo que realmente piensa la ciudadanía. La prueba más flagrante está en la formulación de la pregunta que se realiza. ¿Por qué resulta que todo este tipo de consultas se formulan con preguntas ininteligibles? ¿Y por qué será que siempre hay un riesgo cierto de asfixia cuando se lee del tirón la pregunta de un referéndum?

En la antología de las preguntas de referéndum destaca aquella que el Gobierno de UCD le hizo a los andaluces, en 1980, para conocer si querían una autonomía plena, como la que se le había concedido a las llamadas comunidades históricas, o si se conformaban con una autonomía ralentizada, con menos competencias, que era lo planificado para el resto de regiones. Como es normal, la pregunta parecía cogida del apéndice de letra pequeña del contrato de una hipoteca. “¿Da usted su acuerdo a la ratificación de la iniciativa prevista en el artículo ciento cincuenta y uno de la Constitución a efectos de la tramitación por el procedimiento establecido en dicho artículo?”. Ahí quedó.

Se apreciará que la pregunta andaluza cumplía sobradamente los dos elementos fundamentales de este tipo de referéndum, carácter ininteligible y riesgo de asfixia al leerla. Que son, precisamente, las dos características más notables de la pregunta que Alexis Tsipras ha elaborado para su referéndum del domingo: “¿Debe ser aceptado el plan que fue propuesto por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional en el Eurogrupo del 25 de junio de 2015 y compuesta por dos partes que constituyen su propuesta unificada? El primer documento se titula ‘Reformas para completar el programa en curso y más allá’ y el segundo, ‘Análisis preeliminar de la sostenibilidad de la deuda’”.

Lo más curioso de todo es que, en el fondo, lo que se persigue con ese tipo de textos rebuscados e incomprensibles, con una falsa apariencia de sofisticación, es que el personal no pueda trascender del debate simplón que se le plantea, que no consiga mirar más allá. Manual básico de demagogia, primer capítulo: en un referéndum la pregunta debe ser incomprensible y el debate, subliminal.

En realidad, la cuestión que Tsipras quiere llevar a referéndum es aquello que dice en los discursos: “Un ‘no’ masivo supone devolver la dignidad a Grecia”; votar ‘no’ garantiza más poder de Grecia y mejores acuerdos en el futuro; “votar ‘no’ no significa una ruptura con Europa, sino un retorno a la Europa de los valores”. Esos son los mensajes, todos ellos falsos o tramposos, que se esconden tras la pregunta rebuscada; por eso queda claro que el interés del Gobierno griego no es conocer de verdad qué piensan sus ciudadanos de las negociaciones con la Unión Europea sino reforzar su posición para salir del callejón sin salida en el que se encuentran. Lo sofisticado del texto se va suplantando con los instintos más elementales y simplones, la épica del orgullo y de la patria: “Por nuestros hijos, por las nuevas generaciones, votar ‘no’ es nuestro deber ante la historia”, como dice Tsipras en sus discursos.

En las semanas y meses en las que el Gobierno griego ha ido precipitándose hacia el corralito económico y el atolladero político, no han faltado las referencias a las aportaciones históricas de Grecia a la civilización. (‘Platón ya no vive aquí’.) Pero gracias a esa inmersión en la historia, de la misma forma que se han desempolvado las grandes aportaciones de la Grecia clásica de los siglos previos al Imperio Romano, se han conocido algunos detalles significativos de ese pueblo. Como, por ejemplo, que el primer caso de impago documentado en la historia de la economía se produjo en Grecia, en el siglo IV antes de Cristo, cuando una docena de ciudades estado griegas incumplieron los compromisos adquiridos para la financiación del templo de Delos.

Y en la Grecia moderna, la que surge en 1830 tras la independencia del Imperio Otomano, los economistas tienen señalados hasta cinco episodios de default, que sumarían seis con el actual. Casi la mitad del tiempo de esta Grecia independiente de la actualidad, el país ha estado en crisis; durante 90 años de los 196 de existencia.

La historia, cuando se contempla de lejos, se pliega en sí misma para demostrarnos con su experiencia que nada es nuevo en la vida, que las raíces de los impulsos de hoy pueden adentrarse durante muchos siglos en la historia. Esta Grecia convulsa de hoy, que el domingo acudirá a las urnas con la pregunta sofisticada del último demagogo conocido, es la que ‘inventó’ la democracia y el impago. No debe ser casual nada de lo que está pasando.

Grecia y la vuelta a la realidad
Grecia, China, Puerto Rico, la renta fija… Parece que el mundo está estallando en pedazos, pero subestimar u obviar los riesgos es aún peor
Kike Vázquez El Confidencial 2  Julio  2015

Corralito en Grecia. Impago de Grecia al FMI. La bolsa china se desploma más de un 20% en dos semanas. Puerto Rico al borde del ‘default’. Repunte de las rentabilidades en renta fija y aumento de las primas de riesgo. Tensiones geopolíticas… Puede parecer por los titulares que vemos estos días que el mundo está inmerso en una especie de demolición controlada, una en donde nuestros sueños de normalidad estallan en pedazos poco a poco. Puede que así sea pero, hasta el momento, solo estamos lidiando con problemas archiconocidos que no deberían de sorprendernos.

El año 2015 iba a ser bueno para Grecia. Se calculaba que el PIB crecería en torno al 2%, que la renta per cápita volvería a incrementarse, que el paro se reduciría, que las cuentas públicas mostrarían superávit primario y una menor deuda pública, que la cuenta corriente con el exterior mostraría signo positivo… Pero incluso con una visión optimista quedaba un problema pendiente por resolver: un pacto que exige un superávit primario sostenido superior al 4% (nivel no alcanzado de forma sostenida por ningún país en crisis referenciado monetariamente) a una economía que ya se ha contraído un 26% (caída sin precedentes salvo guerras o países subdesarrollados afectados por colapsos de materias primas).

Grecia, quiera o no quiera, no puede cumplir lo pactado, antes o después tenía que haber una renegociación, la incógnita era cuándo y cuan dura sería, pero el riesgo es de sobra conocido.

Grecia no ha pagado al FMI, ¿y saben qué hará probablemente el FMI? Nada, y eso que es el mayor impago de su historia y el primero de una economía desarrollada. ¿Y saben por qué el FMI no hará nada? Porque sus propias reglas no contemplan el castigo hasta pasados varios meses del impago (página 912). Como comentábamos el último día que tratamos el caso griego, incluso las agencias de calificación no lo consideran técnicamente un ‘default’, por lo que no estamos ante una línea roja. Mantengamos la calma por el momento.

Lo que estamos viendo son medidas de presión: yo no pago al FMI, yo no te doy más liquidez. Una negociación dura que hace plantearnos todos los escenarios, pero a pesar de ello no debemos olvidar que, lo más probable, y lo que más interesa a todos, es que Grecia permanezca en el euro. Repito, a todos. Tanto a los helenos, como a los miembros de la Eurozona. Por ello debemos seguir confiando en el acuerdo, aunque Syriza o académicos como Krugman se posicionen por el No en el referéndum, o aunque Alemania parezca querer la salida.

Además el acuerdo, a nivel económico, es totalmente posible. Hay quien no lo considera así por la abultada deuda que poseen, supera el 170% sobre el PIB, pero este hecho es muy matizable. Con la rebaja de tipos y con la extensión de vencimientos, actualmente Grecia paga en torno al 3% del PIB de carga financiera, nivel similar a países comparables, por lo que desde este punto de vista el endeudamiento es sostenible. Ahora bien, lo discutible es si lo seguirá siendo si tratan realmente de alcanzar el superávit primario planeado.

Lo discutible es si pueden crecer, y hacerlo de forma permanente, ya que eso es lo que realmente condiciona la sostenibilidad de la deuda. Por ello, algunos analistas aseguran que Grecia es perfectamente solvente, que el problema es la liquidez (de hecho la mayor parte de países tendrían problemas para hacer frente a sus deudas si no pudiesen refinanciar constantemente sus vencimientos). Sea realmente solvente o casi, la clave está en acordar medidas que no lastren el crecimiento. Por todo ello, a pesar de que parece que se acaba el mundo en cada titular, no nos planteemos el peor escenario posible hasta que realmente no se traspasen verdaderas líneas rojas. Por el momento solo estamos ante una dura negociación.

Al otro lado del globo presenciamos como la bolsa china se desploma más de un 20% en un par de semanas, como oportunamente nos trasladaba McCoy el lunes entre tanto grito heleno. Pero, a pesar de lo espectacular de la caída, debemos mirar la ‘big picture’. Y es que grande es la caída pero más grande fue la subida, y aún hoy la bolsa china es de las que mejor se han comportado en el mundo entero a lo largo del 2015. ¿Es peligroso lo que vemos ahora, o lo son los desequilibrios que estamos presenciando en los últimos años en el crecimiento de la economía china? ¿Estamos realmente ante un riesgo nuevo o ante uno archiconocido?

Puerto Rico, la renta fija… todo lo que vemos coincide en el diagnóstico: estamos ante problemas que llevan ahí mucho tiempo pero que, a golpe de titular, parecen despertarnos del sueño de complacencia en el que nos instalamos en los últimos meses. El afrontar los problemas no solo no es tan alarmante como parece, sino que bien hecho resulta un paso adelante. Y que Puerto Rico asuma su situación, o que la renta fija vuelva a rentabilidades que justifiquen mínimamente el riesgo asumido, no es negativo, es la vuelta a la realidad. Y eso no debería de alarmarnos mientras no se traspasen líneas rojas.

¿Quiere esto decir que todo va bien? Pues no, en absoluto, porque lo que sí ejemplifican los eventos que vemos es la cantidad de distorsiones que existen en activos y lugares de toda índole. Véase por ejemplo una noticia del Financial Times de esta semana, donde se muestra que los importes pagados actualmente en las operaciones de fusiones y adquisiciones alcanzan récords no vistos ni en los momentos previos a la burbuja actual en relación al EBITDA. Mucho miedo, sí, pero cada vez pagamos más por lo mismo, cada vez en China se endeudan más para especular (y eso aun con las caídas) y, cada vez, salvo por pequeños ‘sustos’, seguimos incrementando riesgos allá donde miremos.

Es cierto que existen riesgos en Grecia, que en el peor escenario posible podría desencadenarse un escenario sistémico. Es cierto que en China podríamos estar, en el peor escenario posible, ante un ‘hard landing’. Es cierto que los movimientos en la renta fija pueden no ser simplemente un punto de inflexión, sino el principio de un escenario de contagio y movimientos abruptos. Los escenarios pesimistas están ahí, pero más allá de preocuparnos por riesgos conocidos, lo que debería preocuparnos realmente es la complacencia ante riesgos no contemplados. Lo que debe preocuparnos es que la economía privada, en cualquier lugar y activo, siga asumiendo riesgos sin valorarlos correctamente. Que sigamos sembrando, sin prisa pero sin pausa, motivos para generar la próxima crisis. Esa es la dura realidad que los sucesos actuales nos enseñan.

¡A buenas horas!
Vicente A. C. M. Periodista Digital 2  Julio  2015

Lo mejor para España la mayoría de las veces no coincide con lo que los partidos políticos consideran que es lo mejor para ellos. Así que la cosa es muy fácil, ante la tesitura de tener que elegir, decir siempre que la decisión que se toma es lo mejor para la nación y para los ciudadanos. Ahora Esperanza Aguirre va de estratega y se apunta a la tesis de que se debería hacer coincidir las elecciones generales con la posible convocatoria de las elecciones autonómicas en Cataluña, denominadas “plebiscitarias” por el secesionismo catalán. O sea, adelantar a septiembre (dos meses antes de lo previsto) estando a primero de julio (a algo más de dos meses de la nueva fecha). La verdad es que no llego a entender la mejora por ninguna parte y sí que existe un mucho de improvisación.

Porque lo esencial es que el candidato del PP no va a cambiar y seguirá siendo Mariano Rajoy Brey, el político peor valorado en las encuestas y máximo responsable ante los ciudadanos de la sensación de engaño masivo, traición a las promesas electorales, inmovilismo regeneracionista y haber vendido una supuesta recuperación económica con el costo de haber elevado la deuda nacional desde un confortable 60% del PIB hasta alcanzar el 100% del mismo y haber aumentado todos los impuestos directos e indirectos en el mayor acto de injusticia social. Un cinismo transformado en populismo puro y duro al querer vender ahora una raquítica rebaja siempre que nos hagamos el favor de volverle a votar y darle la mayoría suficiente para gobernar solo o en compañía de otros de su calaña.

Pues va a ser que no. Y mi humilde opinión es que en tan poco tiempo nada va cambiar de modo drástico respecto al guirigay que hay montado tras las últimas elecciones municipales y autonómicas. Por supuesto que como en la ley de Murphy todo puede empeorar y los resultados de algunos tras sus torpes movimientos pos electoral lo hacen presagiar. Parece evidente que el PP de Mariano Rajoy solo puede cosechar la más estrepitosa derrota, solo comparable al batacazo electoral de los últimos tiempos de la extinta UCD. Otro tanto podríamos decir del resto de partidos emergentes desnudados ante la opinión pública que ha visto los mismos defectos y taras que presumían no tener.

Pues a Esperanza Aguirre le digo aquello de “consejos doy que para mí no tengo”. ¡Qué fácil es enarbolar la bandera de la revolución cuando se sabe que solo se quedará en la retaguardia!

EL HORRIBLE CIRCO DE LA POLÍTICA
Antonio García Fuentes Periodista Digital 2  Julio  2015

Un hombre/mujer un voto, el que en algún país ya “lo otorgan” a los 16 años, cuando ni se ha llegado a “la flor del fruto que luego ha de dar el individuo”; que como yo dije y escribí hace muchos años, es algo así, “hablando y pensando filosóficamente”… “El que a los veinte no quiere… no querrá; el que a los treinta no es… no será; y el que a los cuarenta no tiene… no tendrá”; son las tres etapas cruciales en la vida de una persona, al menos así lo he deducido yo a lo largo de mi ya “larguísima vida” y luchando siempre a pecho descubierto, en la dura vida “de la calle, la iniciativa privada y lejano siempre del poder y la política “reinante”; pero observando siempre la marcha y comportamiento de “ese bicho a cuyo género pertenezco y al que inexplicablemente denominaron como sapiens-sapiens”.

Como prueba de todo ello, “nunca he firmado una nómina”; primero por cuanto a los siete años que fue cuando me pusieron a trabajar, ello era impensable (mi nómina fue la comida y la cama… y algo de ropa sobrante de un hijo de mi talla, que tenía mi jefe); y segundo, por cuanto cuando me quisieron contratar “para fijo”; yo ya era autosuficiente, trabajando siempre por mi cuenta y riesgo, tras tragarme los muchos miedos que indudablemente pasé hasta llegar a ese estado, en el que he llegado a “dos veces siete”; puesto que si llego, en agosto cumpliré los “77 agostos”; pero aún hoy, considero que mi pan y el de mi esposa “y alguno más”… gano el “pan nuestro de cada día y bastante para acompañarlo y que no sea pan a secas”. Todo esto me permite opinar libremente y lo vengo haciendo ya hace más de cuarenta años… cuando decidí que “mis negocios” habían llegado a su mayoría de edad y eran ellos los que habían de sustentarme a mí y no yo a ellos… afortunadamente lo conseguí; hoy mis hijos siguen.

Por todo ello, nunca entendí (ni entiendo y no creo entienda jamás) el que a un imberbe o “más que virgen total”, se le pueda confiar nada de importancia sin la experiencia necesaria para ejercerlo; puesto que el fracaso se da por sentado y así lo demuestra la vida “de progreso que han montado los progresistas de libro y salón”. Veamos el porqué de ello.

Si para simplemente “manipular alimentos” (que puede ser incluso, haciendo bocadillos de anchoas, sardinas, chorizo o salchichas) te exigen un carnet y cursos de capacitación… si para ya poder emplear los insecticidas o pesticidas, que empleas un tu propio huerto o campo, tienes que tener igualmente ese carnet o permiso para manipularlos, puesto que si no es así, “te crujen con multas asesinas”… si para llevar una moto aún pequeña o de poca cilindrada, necesitas lo mismo; o para ejercer de simple fontanero, electricista doméstico, mecánico de coches, o vendedor de frutas en el mercado y “mil similares más”; tienes que tener demostrado tu oficio y ello verificado oficialmente, previo pago de su importe “al poder político”… ¡¿cómo para ejercer en política no necesitas nada de nada y se pueden llegar a altísimos cargos sin haber hecho otra cosa en la vida, que agarrarse a los faldones de otro político/política que te vaya elevando hasta llegar a alturas inexplicables?!... no lo entiendo ni necesito entenderlo por cuanto es una aberración claramente explicable y así va la política.

Pero como “la política” ha sido el gran descubrimiento de “los sin oficio y el nuevo dorado a conquistar en un nuevo y falso mundo”; ello se ha extendido por todo el globo y así anda el planeta… “compuesto por infinitos y grandes rebaños, al mando de cada pastor, que de “las reses” que lleva, no sabe una papa, puesto que jamás vivió todo lo que hay que vivir para medio entender las necesidades y vicios del rebaño”, para de verdad corregirlo y mejorarlo en su propio beneficio.

Así los generalmente irresponsables, sin escrúpulos, inmorales o ya amorales empedernidos, “montan sus circos, se elevan ellos solos a las alturas ficticias que aparentan”, nos sueltan sus absurdas soflamas y a vivir del dinero público, que es la meta finalidad de la infinita mayoría de todos ellos (y ellas) dispuestos a militar, donde sea y como sea; puesto que “el chaqueteo” es lo más normal del mundo… “y antes muertos que perder la vida”.

Aquí en España ya llevamos “cuarenta años de elecciones continuas y este “terrible año del 2015”; nos las están haciendo tragar “adobadas” con una inacabable sucesión de discursos atosigantes y destructivos, donde cada cual a lo único que va es a ocupar el mejor cargo que pueda “y al precio que sea”; incluso están proliferando “historiales” de comportamientos de individuos e individuas que en la industria privada, seguro que no los contrataban ni de “enterrador”… con mi mayor respeto para estos profesionales, que supongo necesitan poco aprendizaje para cumplir con ese piadoso quehacer cual es enterrar o ennichar a un muerto.

¿Cómo se arreglaría esto o se sobrellevaría mejor? Sencillo; profesionalizando la inmensa mayoría de cargos políticos, reduciendo los mismos a números mínimos y desapareciendo totalmente “los nombramientos a dedo, salvo excepciones que así lo requieran y que igualmente deben ser regladas al máximo”; o sea y en idioma claro y entendible… “eliminando las miríadas de parásitos que nos obligan a mantener y que cobran mucho más que los que verdaderamente trabajan y mantienen el sostenimiento del Estado”… Yo no veo otra solución para una mejora en todo.

“El precio de desentenderse de la política es el de ser gobernado por los peores hombres”: (Platón). La política nos afecta a todos y por ello no debemos dejarla sólo en manos de los políticos.

(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y http://blogs.periodistadigital.com/nomentiras.php

La gran decepción de Ciudadanos a nivel nacional
Lucio A. Muñoz gaceta.es 2  Julio  2015

¿A qué partido deberían votar los españoles liberales e ideológicamente próximos al centro derecha y la derecha en las próximas elecciones?

¿Ponerse una pinza en la nariz, traicionarse a sí mismos y votar al inmovilismo y a la corrupción institucionalizada del PP? ¿Apostar por aquellos que han permitido que el régimen más corrupto de Europa (Andalucía) pueda seguir instaurado una legislatura más, es decir, Ciudadanos y su equipo de socialistas disfrazados de centristas? ¿Votar a VOX, que probablemente no logre posicionarse ante el electorado como una alternativa de gobierno?

Otra opción consiste en abstenerse y permitir, de esta manera, que el nuevo Frente Popular del SXXI (integrado posiblemente por el PSOE, Podemos y determinadas formaciones separatistas) “asalte el poder”. En este caso, en España gobernaría Podemos, tanto si el Presidente del Gobierno fuera Sánchez como si este cargo lo ocupara Iglesias. Y nuestro país correría el riesgo de sufrir un “griegicidio” o podría convertirse en la Venezuela europea.

Indudablemente, los españoles de bien se encuentran ante un auténtico dilema político, “democrático” y, sobre todo, moral. Al respecto, los sabios griegos (evidentemente, no me refiero a los populistas de Syriza sino a los clásicos) decían que la auténtica sabiduría consiste en analizar la naturaleza de un problema y elegir la opción menos nociva...

Si bien es cierto, y en relación a lo anterior, que muchos españoles que apoyaron a Ciudadanos en las pasadas elecciones municipales y autonómicas, creyendo que esta marca política se identificaba con la regeneración y al objeto de posicionar a la misma como una alternativa al bipartidismo corrupto del PP-PSOE, se sienten actualmente decepcionados.

Tanto es así, que el proyecto nacional de Ciudadanos está fracasando y, por tanto, este partido únicamente sigue teniendo credibilidad en Cataluña.

Y una de las principales causas de ello radica en el erróneo diseño de la estructura político-organizacional de esta formación y, por ende, en su defectuosa estrategia de detección, atracción y selección del talento, puesto que si exceptuamos al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y a otros destacados miembros (entre los que se encuentran, por ejemplo, Inés Arrimadas), el perfil de la mayoría de los nuevos cargos públicos del partido se corresponde con oportunistas y aspirantes a políticos profesionales.

Porque una organización que aspire al liderazgo en su sector debe seleccionar a los mejores, pero por el contrario, Ciudadanos ha hecho caso omiso a esta regla empresarial aplicable igualmente al ámbito de la política. No obstante, es justo resaltar que, al menos, este partido emergente atesora un capital humano dotado de mejor calidad que la mostrada por el equipo de Podemos, cuyos dirigentes se fotografían orinando en la calle, asaltan capillas, ejercen el antisemitismo vía Twitter, cobran suculentas minutas por asesorar al narco-Estado asesino de Maduro, etc.

Además, otro fallo estratégico de Ciudadanos está relacionado con su incoherente política de pactos postelectorales, tanto en cuanto esta formación ha exigido a Cifuentes en Madrid cumplir un código ético mientras que, paralelamente, concedía un cheque en blanco a Susana Díaz en Andalucía. Del mismo modo, la formación de Albert Rivera en Castilla La Mancha no ha tenido reparos en pactar con Podemos-IU (y el PSOE) para echar al PP del poder en la Diputación de Toledo, siendo esta lista la más votada.

Aunque la prueba que certifica el fracaso (hasta la fecha) del proyecto nacional de Ciudadanos está basada en el escasamente ejemplar comportamiento, a nivel municipal y autonómico, de los nuevos cargos públicos de Ciudadanos, aceptando íntegramente cada uno de los privilegios de la casta e, incluso, permitiéndose la licencia de exigir (concretamente, en el caso del grupo municipal de este partido en el Ayuntamiento de Madrid), la contratación de más asesores. ¿Esta es la regeneración de la vida pública que nos vendió Ciudadanos?

En definitiva, la conclusión que extraen muchos españoles es que Ciudadanos, de momento, no ha interpretado realmente el mensaje regenerador que los ciudadanos están tratando de comunicar a los partidos políticos.

Tanto en cuanto, el gran problema económico de España es de origen político (el mismo que ha conducido a Grecia al default), y este no es otro que el parasitismo de una casta político-sindical extractiva, que expolia fiscalmente a los ciudadanos al objeto de mantener un macro Estado políticamente inviable y económicamente insostenible.

Puesto que la dictadura público-política autonómica y administrativa implementada en nuestro país por la partitocracia, y con el objetivo de mantener los inmorales e inmerecidos privilegios de la casta, ha convertido a los españoles en esclavos fiscales y laborales.

Y si los nuevos cargos públicos de Ciudadanos no son capaces de predicar con el ejemplo, renunciando a determinados privilegios y haciendo un guiño a los españoles, este hecho significa que no tienen ninguna intención de abanderar la regeneración democrática en España.

Ciudadanos ha desarrollado una grandísima labor en Cataluña, pero el proyecto de este partido en clave nacional está mal planificado desde el inicio.

Lo de Grecia exige opinar y pedir responsabilidades
Manuel Muela vozpopuli.com 2  Julio  2015

No sólo los griegos que, con referéndum o sin él, ajustarán cuentas con su gobierno y de paso con las instituciones europeas. También los ciudadanos de la Unión Monetaria deberíamos opinar y exigir responsabilidades a quienes imbuidos de una arrogancia incompatible con los usos democráticos y parapetados tras la jerga financiera están poniendo a nuestras naciones en un trance de consecuencias imprevisibles. Los convulsos años vividos a cuenta de la ejecución de políticas erróneas, cuyo objetivo ha sido desmantelar el sistema de derechos y de valores sobre los que se asentaba el proyecto europeo, parecen concluir con el referéndum griego que, se celebre o no, ha abierto un capítulo más incierto aún de la historia europea. El sentido común hace años que desapareció en Bruselas y en Francfort, plagadas ambas capitales de burócratas distinguidos que levitan sobre la realidad, pero creo que no ha desaparecido del todo en Berlín y en París, por lo que es de esperar que se consiga encajonar al toro griego escapado del corral y que, una vez conseguido ese objetivo, se entonen los mea culpa y los culpables desaparezcan de la escena para dar paso a otros modos y políticas que permitan salvar el proyecto comunitario.

Hay que ir más allá del juego financiero
Lo primero que conviene señalar es que ésta no es una película del oeste donde hay buenos y malos, sino un episodio de política europea en el que un país pequeño que ha vivido toda clase de experimentos de gobierno ha decidido ponerse en manos de un gobierno distinto y probar fortuna, intentando cambiar el marco económico y financiero que les tiene sumidos en la calamidad. Pero tal empresa entraña riesgos cuando tus socios y prestamistas no quieren ir más allá del juego financiero y evitan entrar en un proyecto de reconstrucción del Estado heleno, que incluya el plan de inversiones para desarrollar la economía. Algo que no es disparatado y que es lo que suele hacerse después de sufrir catástrofes o guerras. Guerra en el sentido bélico no ha habido, pero las bombas financieras han sembrado el Continente, y a Grecia en particular, de problemas de todo orden.

Para el gobierno griego carecía de interés continuar con la farsa de aumentar la deuda, incrementando los apuntes de la misma en la barra de hielo para que esos activos sigan luciendo impolutos en los balances de sus tenedores. Pero los de Atenas, un poco ilusos, querían romper con esa práctica y dar entrada a la formulación de objetivos diferentes, que creían más útiles y constructivos para sus compatriotas y puede que para otros socios de la Unión. En los meses transcurridos en negociaciones sin fin se ha demostrado que las uvas estaban verdes y el gobierno griego ha llevado el asunto a un terreno tabú en los usos comunitarios: que voten los griegos. Y ahí ardió Troya y hasta es posible que voten que sí en contra de lo propuesto por su gobierno, aunque los administradores del sí no tendrán más remedio que entrar a considerar los objetivos que no se han tenido en cuenta durante las negociaciones rotas el fin de semana pasado. En mi opinión, tanto el sí como el no abrirán la puerta a la revisión de aquello que se está demorando en demasía en perjuicio de la salud y supervivencia del euro.

Abierto el debate sobre la arquitectura del euro
Se esté o no de acuerdo con apelar a los votantes en materias complicadas, siempre será mejor que prescindir de ellos para adoptar decisiones cuya ejecución pueda poner en riesgo la estabilidad social y los valores de la democracia, porque eso es precisamente lo que viene ocurriendo en Europa, aunque se quiera hacer oídos sordos a las aguas turbulentas que circulan en la mayoría de los países. En los más ricos, los del Norte, porque no quieren seguir aportando fondos al proyecto común y en los menos ricos o pobres de solemnidad, porque no ven el fruto después de estos años de calamidades. La fe de unos y de otros se agota y los únicos que no parecen darse cuenta son los protagonistas sonámbulos que se sorprenden de las cosas que ocurren y que siguen predicando un evangelio que pierde adeptos a raudales.

Los debates siempre son bienvenidos y no hay que rehuirlos. Dicho desde España, suena a broma, ya que aquí se pidió el rescate y se aceptó el Memorándum of Understanding de junio de 2012 por video conferencia sin pasar por las Cortes. Pero no todo el mundo es igual y, aunque lo haya hecho de forma abrupta, el gobierno de Atenas ha abierto el debate no tanto sobre su rescate como sobre la arquitectura del euro, cuyos defectos son notorios, y sobre las políticas ejecutadas desde 2008, con resultados que están a la vista. Por eso, independientemente de lo que resulte de ésta enésima crisis griega, se puede hablar de un antes y un después que debería abrir las puertas a la reflexión para extraer las enseñanzas de los acontecimientos y evitar los males que podrían derivarse de seguir instalados en un Olimpo alejado de las necesidades de los ciudadanos.

España, en el trasfondo de la crisis griega
Juan Laborda  vozpopuli.com 2  Julio  2015

No le dieron alternativa, Grecia hizo lo que tenía que hacer. La Troika y el Eurogrupo siguen sin entender aún el origen de la actual crisis sistémica, un volumen de deuda impagable y un sistema financiero occidental insolvente. Son parte del problema. Para ellos, el euro se reduce a una mera relación acreedor-deudor, donde el sur de Europa está condenado a la miseria. Quisieron humillar al nuevo gobierno heleno por razones estrictamente políticas. No son conscientes de la que se avecina sobre sus sistemas bancarios, no están preparados.

Pero lo más hilarante es la reacción de los “mass-media” patrios. ¿Cómo definirla? ¿Ocultamiento? ¿Mentira? ¿Servilismo? ¿Ausencia de verificación de la realidad? Uno de esos “mass media” tiene, de vez en cuando, como ilustres articulistas a dos premios Nobel de economía, Joseph Stiglitz y Paul Krugman, que argumentan estos días por qué votarían no en el referéndum griego. Las razones, brutales. Pero a ese medio en cuestión le da igual, a lo suyo, mejor dicho a lo que digan sus acreedores. De nuevo la situación política como trasfondo real. ¿Pero no se dan cuenta que tanto en el rescate de Irlanda como en el drama griego el problema real es España?

Zona Euro, mera relación acreedor-deudor
Pero déjenme desarrollar un poco más alguna de estas ideas. Empezaremos primero por aquello en qué se ha transformado la zona Euro, una mera relación acreedor-deudor. El euro está mal diseñado desde un principio. Alemania de manera persistente presenta una insuficiencia crónica de demanda, y su objetivo es colocar fuera sus excedentes de producción para alcanzar el pleno empleo (superávits por cuenta corriente), mediante mejoras de su competitividad a través de una disciplinada clase trabajadora. Estos superávits se traducen en déficits para el resto de países, que reciben el ahorro alemán, generándose burbujas financieras y procesos de endeudamiento en los países del sur.

Al final las burbujas acaban estallando, pero conforme los individuos del sur pagan sus deudas y no contratan nuevas, se debilita la demanda agregada, pero no sobre la producción alemana, sino sobre la propia, y este proceso de desendeudamiento tiene efectos negativos sobre los países del sur. Empiezan a funcionar los estabilizadores automáticos, caen los ingresos fiscales y aumentan los gastos, disparándose el déficit público como respuesta al desendeudamiento privado. Como consecuencia se incrementa la deuda pública. Hay un momento en el que los inversores se resisten a comprar esa deuda, pura cuestión de confianza, y desde el norte se impone austeridad fiscal.

El economista jefe de Nomura, Richard Koo, lo explicó muy claro a mediados de 2012 en una excelente pieza bajo el sugerente título “The entire crisis in Europe started with a big ECB bailout of Germany”. Según Koo el denominado “problema de competitividad” de los países del sur de Europa fue consecuencia de una política monetaria excesivamente expansiva del BCE. Ésta tenía como objetivo último estimular la economía con el fin de que Alemania no tuviera que expandir su crecimiento vía política fiscal. Sin embargo, el impacto sobre la demanda interna de Alemania fue nulo, al encontrarse en recesión de balances. Por el contrario aceleró e infló hasta límites insospechados las burbujas en la periferia, especialmente la inmobiliaria, lo que impulsó las importaciones alemanas, rescatando al país teutón de los miedos provocados por el estallido de la burbuja tecnológica, de la que apenas se beneficiaron los países europeos del sur.

No hubiera habido necesidad de una política monetaria tan expansiva por parte del BCE, y por lo tanto, ninguna razón para que la brecha de competitividad con el resto de la zona euro se ampliara a los niveles de 2008, si Alemania hubiera utilizado el estímulo fiscal para hacer frente a la recesión de balances. Los creadores del Tratado de Maastricht no preveían una recesión de balances en la elaboración de dicho documento.

España en el fondo de todo
En el rescate del sistema bancario irlandés, el Fondo Monetario Internacional bajo Strauss Kahn, propuso quitas. Pero hete ahí que el BCE y el hombre de Wall Street, Timothy Geithner, se opusieron. Defendieron a los acreedores bancarios, y como explicaba Morgan Kelly, un académico irlandés que participó en las discusiones sobre el rescate irlandés de finales de 2010, lo que realmente subyacía en el mensaje de Irlanda era lanzar un aviso a España de no tocar a los acreedores bancarios. En aquel año nuestra deuda externa era básicamente bancaria. Teníamos que haber aplicado un mecanismo de resolución donde la juerga bancaria no la pagaran los contribuyentes (bail-out) sino la gerencia y los acreedores (bail-in).

Los alemanes, los mismos que especularon en torno a la vivienda y suelo patrio, no quisieron asumir ni un solo euro de las malas inversiones de sus bancos. Como consecuencia se socializaron pérdidas privadas, aumentando exponencialmente la deuda pública. España, cuya deuda externa está en niveles récord, siendo ahora mayoritariamente soberana, no va a poder pagar el volumen de deuda pública actual, donde 600.000 millones de incremento corresponden al inefable Rajoy “el austero”. Y la situación en términos de desequilibrios se parece enormemente a Grecia. Si Grecia consigue una quita de deuda, y lo conseguirá, España iría detrás y el partido actualmente en el poder sería barrido. ¡Tan fácil, tan sencillo!

"Ganan la batalla de la propaganda"
"No hay remedio para combatir el extremismo violento"
 gaceta.es 2  Julio  2015

Los expertos en terrorismo coinciden en señalar que su implantación en cualquier país mantiene en alerta a todos los gobiernos del mundo, que ven como los extremistas violentos y su "ideología venenosa" están ganando la batalla

El incremento del terrorismo yihadista y su implantación de jóvenes que se alistan a su caausa en cualquier país del mundo a puesto en estado de alerta a las autoridades políticas y militares del mundo civilizado. El director de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, Gil Kerlikowske, aseguró que "los extremistas violentos" que buscan reclutas en todo el mundo están ganando la batalla de la propaganda con su "ideología venenosa."

Esta es una de las conclusiones de la Conferencia Contrarrestando el Extremismo Violento (CVE, según sus siglas en inglés) que se celebró esta semana en Kazajistán.

"El extremismo violento está ampliando sus límites geográficos. Ninguna región, ningún país, ninguna sociedad está libre de esta amenaza", sostuvo Kerlikowske.

El representante estadounidense también destacó que "No hay remedio universal para combatir el extremismo violento".

"A pesar del éxito de los servicios de inteligencia, militares y policiales y la cooperación internacional e interregional sobre estos temas, incluyendo las regiones del sur y centro de Asia, los extremistas continúan trabajando para difundir su ideología venenosa", aseguró

El agente del FBI de la División de Contraterrorismo Brian Murphy consideró por su parte que es clave "entablar relaciones de confianza con las personas, con el fin de evitar su participación en los movimientos radicales."

"No hay un único modelo de trabajo con personas que han caído bajo la influencia de los extremistas. Todo depende de las condiciones específicas de una persona en particular", dijo.

Por esa razón, sostuvo, "tenemos que explicar a la gente que los delitos y las quejas no pueden ser resueltos a través de la violencia, no deben participar en actos de violencia. Se trata de un trabajo polifacético que se debe hacer a nivel federal y local".

El analista norteamericano David Combs aseguró que ciertos estudios tratan de averiguar por qué las personas se unen a grupos extremistas violentos.

"Las estadísticas muestran que uno de los factores importantes es la confianza del pueblo en el gobierno." aseguró

"Hoy podemos decir que la principal arma en la lucha contra el extremismo violento es la acción social y proyectos sociales", aseguró la presidenta de la Asociación de Centros de Kazajistán para las Víctimas de movimientos religiosos destructivos, Yulia Denisenko, en el marco de la conferencia.

Denisenko añadió que desde el comienzo de este año unas 600.000 personas han asistido a eventos y programas destinados a la prevención de que los ciudadanos puedan "sucumbir a la propaganda del terrorismo".

"Estas actividades están dirigidas a apoyar las capas socialmente vulnerables de la población", explicó Denisenko.

Delegaciones de alto nivel de Estados Unidos, la Unión Europea y Rusia participaron en la conferencia, así como representantes de las Naciones Unidas, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), la Organización de Cooperación de Shanghai y los principales expertos en la lucha contra el extremismo y el terrorismo.

Un año de califato terrorista
Pablo Molina Libertad Digital 2  Julio  2015

El 29 de junio de 2014, con motivo del comienzo del Ramadán, el portavoz del Estado Islámico de Irak y el Levante anunció al mundo musulmán la instauración de un nuevo califato. Abu Baker al Bagdadi fue proclamado califa, "título de los príncipes sarracenos que, como sucesores de Mahoma, ejercieron la suprema potestad religiosa y civil en algunos territorios musulmanes", según se lee en el diccionario de la Real Academia. Para su proclamación, el caudillo terrorista eligió el nombre de Ibrahim, e hizo su primera aparición pública como tal el 5 de julio.

La entidad terrorista acortó entonces su nombre al mero Estado Islámico, prescindiendo de las acotaciones geográficas. Y es que su objetivo es expandirse por el mundo musulmán hasta que todos los creyentes estén bajo su mando. En esos momentos ya había conquistado Mosul, la tercera ciudad más populosa de Irak, y se había apropiado del dinero de sus bancos, de la industria petrolífera local y del armamento abandonado por las tropas iraquíes en su huida.

El 8 de agosto de 2014 la aviación estadounidense comenzó a atacar objetivos del grupo terrorista en Irak. Fue la primera acción militar del Ejército de EEUU en suelo iraquí desde la retirada de sus tropas, a finales de 2011. Dos semanas después de que dieran inicio los bombardeos aliados, los terroristas del EI comenzaron a decapitar rehenes extranjeros y a difundir las imágenes, para generar terror en las sociedades occidentales.

Los terroristas de Bagdadi siembran el pánico allí donde ejercen su dominio. Las ejecuciones sumarias de los que se oponen a sus mandatos y las campañas de exterminio de infieles son dos de sus características más espantosamente célebres. En estos momentos controlan buena parte de Siria y de Irak, a pesar de las continuas ofensivas de la alianza internacional liderada por EEUU y de la resistencia que les oponen los peshmergas kurdos y, en menor medida, el Ejército iraquí. Además, han establecido una cabeza de puente en Libia y también están presentes en Túnez y el Sinaí, por citar otros dos territorios de gran importancia estratégica.

El primer aniversario del califato del EI ha estado bañado en sangre. Los atentados de este fin de semana en Túnez, Kuwait, Somalia y Francia, con decenas de víctimas mortales, así como las matanzas perpetradas en Kobani, no han hecho sino volver a confirmar la naturaleza criminal de esta entidad terrorista.

A mediados de mayo, el califa Bagdadi emitió una fetua en la que instaba a los musulmanes a atentar contra los infieles, especialmente contra "los cruzados", es decir, los cristianos. En ella decía:

La guerra que estamos llevando a cabo no es sólo la guerra del Estado Islámico. Es la de todos los musulmanes (…). El Estado Islámico es sólo la punta de lanza en esta guerra. No es más que el combate de las personas de fe contra los infieles.

© Revista El Medio

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Agujeros del sistema

Miquel Escudero Cronica Global  2  Julio  2015

Agujeros del sistema es un libro admirable y lamentable a la vez. Les explicaré la aparente paradoja. Editado hace poco por Ikusager, en Vitoria, su autor es Juanfer F. Calderín. Se trata de un joven y riguroso periodista, que ha efectuado un trabajo minucioso sobre un asunto arduo. Juanfer dirige la comunicación de COVITE (Colectivo de Víctimas del Terrorismo en el País Vasco) y merece mi simpatía y reconocimiento por su labor, efectuada con valentía, exquisita pulcritud y sorprendente ecuanimidad.

Hay que repetir lo que es obvio y a menudo olvidado: No caigamos en la estupidez de los prejuicios y aseemos nuestra mente. Este libro no es un panfleto, como automáticamente asegurarán aquellos que ni han abierto sus tapas ni piensan hacerlo, sino un estudio detenido e imprescindible de un hecho grave y apenas conocido: Hay más de 300 asesinatos de ETA sin resolver. Los expedientes de sus respectivos procesos judiciales están destruidos o expurgados o cerrados. La desidia y la negligencia se han dado la mano en instancias judiciales y policiales, hasta extremos inauditos. Un puñado de expedientes de procesos penales nunca llegó a la Audiencia Nacional, donde por ley debían llegar. De este modo, se ha logrado una alta impunidad: muchas responsabilidades penales han quedado prescritas. Esto es ignominioso. No se trata de buscar venganza, sino de obtener justicia.

Un Estado de Derecho no puede funcionar así de mal.
Las víctimas tienen nombres y apellidos, aunque reciban olvido, desprecio o vejación. Son ‘cosificadas’; una afrenta y una humillación que se añade a su pesadilla irreparable. Hay que insistir en que las víctimas no tienen razón por el hecho de serlo, no están ungidas con infalibilidad ni prerrogativas superiores, como algunos se atreven a exigir; pero los humillados y ofendidos, como lo son ellos, han de ser atendidos con respeto y exquisito cuidado.

Hay un deber de ciudadanía para con ellos. Consuelo Ordóñez visitó a uno de los asesinos de su hermano y, al despedirse, le recordó que no había ido a que le pidiese perdón: “el que te tiene que perdonar es mi hermano y está muerto”. ¿Cuánta gente sabe que han sido liberados terroristas ‘arrepentidos’ sin que se les preguntase por las matanzas cometidas por los comandos en que estaban integrados? Ni siquiera fueron informados de su obligación legal, a cambio del beneficio obtenido, a colaborar en el esclarecimiento de atentados en que hubiesen participado. Juanfer F. Calderín refiere que hace años, en una reunión de dos emisarios de José María Aznar con etarras se sentó a la mesa “un terrorista implicado en un crimen por el que no sería procesado jamás a causa de un terrible error que cometería años más tarde la administración española”. Vergüenzas del género humano envilecen el medio ambiente cuando elevan a la categoría de ‘generosos’ y ‘comprometidos’ a la morralla que disparó en la nunca y activó bombas a distancia.

Creo que siempre hay que dar otra oportunidad, incluso a quienes no se la dieron a sus víctimas. Pero esta segunda oportunidad, en materia criminal, solo puede existir desde la verdad y no desde la omisión o la mentira. A todos nos incumbe la desnuda verdad que se quiere tapar y camuflar, se trata del último tesoro de dignidad que les queda a los dolientes sin solución, que son conciudadanos nuestros.

El empeño del nacionalismo catalán por controlar el Ebro reabre las tensiones con Aragón
roberto pérez / zaragoza ABC 2  Julio  2015

Los regantes aragoneses, contra la aspiración catalana de detraer caudales para el Delta

El Ebro vuelve a ser motivo de disputa entre Cataluña y Aragón, ante las aspiraciones de la Generalitat y, en sintonía con ella, también de la catalana Plataforma por la Defensa del Ebro, que pide elevar sustancialmente el caudal ecológico para la desembocadura del río en el mar.

Esta coordinadora ha recogido sus exigencias las han recogido en unas alegaciones que han presentado respaldadas por 5.000 firmas, para que sean tenidas en cuenta en la redacción definitiva del nuevo Plan Hidrológico del Ebro. Por su parte, la Generalitat también ha reclamado un fuerte aumento de los caudales ecológicos para el Delta: de los 3.009 hectómetros cúbicos anuales que contempla el actual plan de cuenca, a los entre 5.871 y 9.907 hectómetros cúbicos anuales -como mínimo 5.871 en años secos, 7.732 en años hidrológicamente normales, y 9.907 hectómetros cúbicos en años húmedos-.

Los regantes aragoneses ya han alzado su voz en contra de esas aspiraciones catalanas, y ahora queda por ver qué posición adopta el nuevo Gobierno aragonés del PSOE, soportado por la alianza parlamentaria trabada por los socialistas con Podemos, la Chunta e IU.

Desde hace años, Cataluña lleva intentando no solo aumentar el caudal para el tramo final de este gran río sino hacerlo de forma bilateral entre la Generalitat y el Gobierno central, lo que supondría un cambio sustancial respecto al actual modelo.

La gestión hidrológica del Ebro es competencia estatal, depende del Ministerio de Medio Ambiente –con la Confederación Hidrográfica correspondiente–, y las decisiones se cuentan con la participación colegiada de todas las regiones a las que abarca esta cuenca hidrológica.

Hipoteca hídrica
Aragón se ha opuesto sistemáticamente a estas aspiraciones catalanas, por entender que supondrían romper el principio de unidad de cuenca hidrológica y darían un poder extra a una región sobre todas las demás. Respecto al caso concreto del caudal ecológico del Delta, la posición política mantenida hasta ahora por Aragón -en sintonía con la opinión de los regantes- es que no se puede elevar, porque hipotecaría las necesidades hídricas de esta región al tener que dejar pasar caudales para nutrir de forma extra a las tierras de la desembocadura, en suelo catalán.

A falta de una reacción oficial desde Aragón, de momento el sindicato agrario Asaja ya ha sido contundente al reclamar al Estado que haga valer en todo momento el principio de unidad de cuenca sobre el Ebro. Desde Aragón, Asaja se muestra también en contra de las pretensiones de Cataluña de disparar los actuales caudales ecológicos reconocidos para el Delta.

Asaja recuerda que la cuenca del Ebro abarca a nueve comunidades autónomas, que se ha de velar por las necesidades hídricas de todos sus territorios, y que todos ellos deben tener el mismo peso a la hora de discutir y acordar medidas sobre la gestión de los recursos hídricos.

 


Recortes de Prensa   Página Inicial