AGLI Recortes de Prensa    Martes 7  Julio 2015

La derecha más tonta del mundo
Editorial www.gaceta.es 7  Julio  2015

Contra la sensibilidad de la inmensa mayoría de sus votantes, el Partido Popular se empeñó en subirse a las carrozas del carnaval homosexual. Y lo echaron de allí.

Al socialista francés Guy Mollet se le atribuye la frase de que la derecha francesa es la más tonta del mundo. Corrían los años sesenta y Mollet aún no conocía al Partido Popular. Porque lo que le ha pasado al PP con la marcha del autodenominado “orgullo gay” sólo puede explicarse así: es imposible ser más tonto.

Contra la sensibilidad de la inmensa mayoría de sus votantes, el Partido Popular se empeñó en subirse a las carrozas del carnaval homosexual. Ojo: no estamos hablando de sentar una determinada doctrina de tolerancia hacia la homosexualidad, cosa con la que racionalmente se podría estar de acuerdo, sino de abanderar la transformación de la homosexualidad en bandera de reivindicación política a través de un carnaval donde infaliblemente, desde hace muchos años, se ofende con toda naturalidad a las creencias de la mayor parte de la derecha social española.

Pues bien: he aquí que, una vez en la fiesta, los alegres colaboracionistas del PP se encontraron con la hostilidad de los anfitriones, que literalmente los expulsaron del guateque. Así en la cabeza del carnaval, retransmitido nada menos que por la cadena pública autonómica, se vio al PSOE y a Podemos, y también a Ciudadanos, cuyos líderes se retrataron delante de carteles que decían “Tú, cura, cúrate”, pero el PP no estuvo. Los “populares” tuvieron que contentarse con mirar desde un rincón, melancólicos, cómo los auténticos dueños del carnaval disfrutaban del festejo. ¿Qué esperaban los del PP? ¿Que el señorito abriera la piscina al personal de servicio?

Alguien debería reflexionar en Génova, o quizá mejor en Moncloa, sobre la singular cualidad de este PP que cuanto mas intenta gobernar los acontecimientos, más se hunde en el bochorno. ¿De verdad piensan que tratando de parecerse a la izquierda van a vencerla? Estamos, en efecto, ante la derecha más tonta del mundo.

Syriza ha provocado el corralito griego
Juan Ramón Rallo Libertad Digital 7  Julio  2015

El corralito en Grecia se agrava. Ayer las autoridades griegas reconocían que los bancos podrían quedarse sin liquidez este mismo viernes. Estimaciones más conservadoras del BCE apuntan a que no puedan siquiera superar este miércoles.

De ser así, los ciudadanos griegos se enfrentarían a un corralito absoluto en el cual ni siquiera tendrían permitido retirar los 60 euros actuales. La falta de liquidez de la economía sería tan grave que el Gobierno de Syriza debería optar por salir del euro o por pagar a los ciudadanos con pagarés públicos en euros: esto es, los dracmacones (el equivalente de los patacones que se emitieron en la provincia de Buenos Aires durante el corralito de 2001). Ayer mismo, el exministro de Finanzas Yanis Varoufakis avanzaba esta última posibilidad: "Si nos falta liquidez, la crearemos pagando a los ciudadanos con deuda pública en lugar de con euros", vino a decir.

El plan es obvio que está encima de la mesa, pero su ejecución resultaría políticamente muy costosa: los dracmacones se depreciarían nada más ser emitidos entre un 30 y un 40%, poniendo de manifiesto el empobrecimiento real padecido por la población y ocultado por sus gobernantes. No en vano, la reciente dimisión de Varoufakis podría estar muy vinculada con haber éste metido la pata hasta el fondo desvelando el plan de Syriza de emitir dracmacones. Según el Wall Street Journal, semejante imprudencia fue lo último que Tsipras estuvo dispuesto a tolerarle.

Sea como fuere, el tiempo se le agota a Syriza para evitar la impopular implantación de los dracmacones. Su último intento desesperado se producía minutos después de conocerse el resultado del referéndum, cuando el Banco Central de Grecia instó al Banco Central Europeo a incrementar la provisión de liquidez a la banca griega en 3.000 millones de euros.

Pero este mismo lunes el BCE no solo ha rechazado ampliar el crédito a las entidades helenas, sino que lo ha restringido todavía más, limitando las garantías contra las que actualmente está prestando. El Bundesbank, de hecho, ha pedido la total retirada del crédito extraordinario al sistema bancario griego, lo que abocaría a los bancos no solo a un corralito permanente sino a su total bancarrota y liquidación (de modo que los ahorradores griegos perderían la práctica totalidad del patrimonio financiero que tuvieran invertido en los bancos).

Son muchos los que critican al BCE por estar actuando políticamente contra los griegos. Según nos dicen, el BCE debería extender tanto crédito como el sistema financiero heleno necesite. Y eso por qué. Sin un acuerdo de rescate entre el Gobierno griego y la Troika, el Estado griego es insolvente. Si el Estado griego es incapaz de pagar su deuda pública, la banca griega también deviene insolvente debido a las pérdidas que experimentaría en su cartera de deuda pública griega. Y el BCE tiene estatutariamente prohibido prestar a entidades insolventes.

Ha sido Syriza quien, al negarse a llegar a un acuerdo para prorrogar el programa de rescate que expiraba el 30 de junio, ha condenado a los griegos al corralito y, acaso, a la pérdida de prácticamente la totalidad de sus ahorros. El BCE solo está comportándose como debe: no prestando a un deudor insolvente. ¿O acaso los que critican al BCE no son los mismos que están siempre repitiendo que los acreedores deben asumir su parte de responsabilidad en forma de quita por prestar a deudores insolventes? Pues eso hace el BCE: ante la perspectiva de default, no presta a deudores insolventes para no comportarse irresponsablemente y tener que experimentar más tarde una quita.

De hecho, si en algo está actuando políticamente el BCE es en extender demasiado crédito a los bancos griegos. Ahora mismo (fuera de la asistencia financiera de la Troika), ese sistema financiero es insolvente y no debería recibir ningún crédito del BCE; pero como existe una (remota) perspectiva de que se alcance un acuerdo político con la Troika que proporcione al Estado griego la financiación necesaria para salir del default, el BCE no termina de cerrar totalmente las líneas de liquidez como debería. Draghi se comporta políticamente en su prodigalidad hacia la banca griega, no en su cicatería.

En suma, tras el referéndum Grecia se halla más cerca del abismo. Si este martes el Eurogrupo no llega a un principio de acuerdo con Syriza, el BCE no extenderá más crédito a la banca griega el miércoles y el corralito será absoluto en pocos días. Puede que Merkel se enfrente a la difícil disyuntiva de alentar el populismo en Europa o dejar caer a Grecia, pero el tic-tac-tic-tac corre especialmente para Tsipras y para muchos de los que votaron oxi sin ser verdaderamente conscientes de las consecuencias. Fueron engañados por el trilerismo de Syriza y podrían darse cuenta en apenas unos días.

EL POLVORÍN HELENO
Grecia, granujas de medio pelo
Antonio R. Naranjo www.elsemanaldigital.com 7  Julio  2015

Hay que reconocer a los demagogos dirigentes griegos su brillante manejo de las epidermis ciudadanas y la capacidad de aguante escénico frente a una UE incompetente.

Grecia ha recibido ayudas por un importe similar al 214% de su PIB, con quitas de hasta el 70% de sus deudas y una constante búsqueda de soluciones a largo plazo que han incluido tipos de interés más bajos, plazos de devolución más largos y ausencia de reacción a sus continuos incumplimientos, sustituida por una reformulación de las obligaciones vencidas y un olvido sistemático de las reformas pendientes para intentar encajarlo todo en un puzle más amplio: ése en que, además del dinero, pone en juego la estabilidad real de Europa e intenta frenar el riesgo de contagio de un tipo de política inquietante que tiene riesgos de triunfar en Italia, Francia o España para regocijo de Rusia.

Para competir con ese populismo que olvida los hechos y apela a las emociones de pueblos sin la suficiente formación para entender la realidad pero con el suficiente daño sufrido como para comprar las recetas falsas de quien más se "ocupa" de su dolor, hacía falta para empezar una autoridad moral, una altura política y una capacidad pedagógica que ni Europa ni las instituciones financieras internacionales han tenido nunca.

Y ello es porque hemos estado gobernados por tantos sinvergüenzas que, de repente, los necios parecen una mejor alternativa, especialmente si conocen –y conocen- las recetas de Gramsci al respecto de cómo manejar al gentío en situaciones de dificultad: basta con elevar a categoría de discurso político público institucional lo que, hasta entonces, se decía con cierto pudor en los círculos privados de cada uno.

Explicar situaciones complejas siempre es más sencillo para quien se conforma con movilizar sentimientos que para quien, con un mínimo de honestidad, acepta que a problemas difíciles jamás le corresponden soluciones sencillas: mientras Europa en realidad se ha dejado la piel en ayudar a Grecia para evitarse un problema mayor (con esa carencia de liderazgo, estrepitosa, esa imbecilidad burócrata, esa blandenguería política y ese espantoso déficit pedagógico que ha logrado convertir a todos los ciudadanos, dirigentes y pueblos del continente en una simple y desalmada troika frente a un pueblo pequeño que representaba a todos los oprimidos del mundo), Tsipras, Varoufakis y Syriza se han dedicado a interpretar la partitura emocional que mejor conecta con las necesidades y los bajos instintos de tantos millones de personas dispuestos a comprar el mensaje más infantil imaginable: que de nada somos responsables, que los derechos no comportan obligaciones y que las soluciones han de venir de otro, desdibujado y convertido en una especie de Hombre Gris como los que protagonizaban la alegórica novela Momo del alemán Michael Ende.

Situado el combate en términos parahistóricos, con Tsipras encarnando a Leónidas en las Termópilas -¿quién no gritaría con él frente al desalmado Darío de Persia?- y contraponiendo de manera tan burda la inexistente dureza hacia Grecia con la generosidad con la Alemania postnazi (¿No le dará a alguno vergüenza comparar la sobrada generosidad redentora alemana en los últimos 50 años, tras una reestructuración inicial de su deuda de entorno al 20%; con el mamoneo sistémico heleno perpetrado por todos sus gobiernos y generosamente "disculpado" con condonaciones de siete de cada diez euros de su deuda e inyecciones de dinero constantes sin rechistar?); casi nada de lo que se diga podrá frenar la ola de simpatía hacia los demagogos dirigentes griegos, a quienes sólo cabe un mérito: el brillante manejo de las epidermis ciudadanas y la capacidad de aguante escénico ante otros dirigentes que, como Cristina Lagarta (perdón, Lagarde, el corrector automático lo carga el diablo) y su muy socialdemócrata e intervencionista Fondo Mamonario Insustancial, suscitan la misma empatía que una hiena devorando a un indefenso gazapo.

Estamos perdidos cuando, pese a las inmensas ayudas, la idéntica dignidad de cada pueblo y parlamento europeos y la mayor legitimidad democrática cuantitativa; unos hábiles descerebrados han logrado parecer Robin Hood aunque, a poco que escarbes, lo que sale es Jim Jones, aquel visionario reverendo de la Guyana que tras prometer el paraíso a sus feligreses les arrastró al mayor suicido colectivo de la historia reciente.

Estamos perdidos cuando, pese a la evidencia contable de que Grecia ha sido más ayudada que nadie (insisto: 214% de su PIB y quita del 70% de su deuda) y seguirá siéndolo si quiere siempre y cuando no reivindique el derecho a jubilarse seis años antes que un europeo con el dinero ajeno; la imagen triunfadora es la de David luchando contra Goliath por derechos elementales que, en realidad, han puesto en peligro en exclusiva el Gobierno griego mintiendo sistemáticamente y transformando el abuso en una forma de vida.

Estamos perdidos porque Varoufakis es el enano chulo que todos teníamos en clase que se permite llamar "terrorista" a quien le da su bocadillo en lugar de partirle los morros (viendo que esta expresión provocó una tormenta en Twitter, con acusaciones a servidor de promover la violencia y hasta el acoso escolar, no me queda otra que pedir humildemente al próximo inútil que dirija la Educación de España que se deje de crucifijos y zarandajas y ahonde en las asignaturas destinadas a facilitar la comprensión lectora, aquí a nivel de mejillón).

Y estamos perdidos porque si Europa traga ahora se hundirá en su lánguida cobardía pero si no lo hace y sigue enviando a explicarse a tipos y tipas con aspecto de Rodrigo Rato y Strauss Khan hasta yo mismo me pensaré –¿para qué quedarse fuera de la fiesta y llevarse un manojo de hostias cada cinco minutos?- en apoyar cínicamente al Tsipras patrio, que viva el rock and roll, que yo también me pongo a la cola con la mano extendida.

Renegociar los plazos, los intereses y hasta la cuantía de una deuda es algo no sólo razonable humanitariamente, sino indispensable para que cualquier actor económico y social vuelva a ser productivo, y este razonamiento vale tanto para Bankia cuanto para Grecia, cuyos tamaños les hace merecedores a una solidaridad forzada que, desgraciadamente, no tienen miles de pymes mucho más necesitadas y legitimadas pero también arrojadas a los leones por su irrelevante peso individual.

Pero en Grecia ya se ha hecho y se quiere seguir haciendo, a cambio de unos ajustes económicos torpemente expuestos por el (digámoslo otra vez) intervencionista y muy socialdemócrata FMI (sólo sabe subir impuestos, el muy majadero) que constituyen el principal error de Europa: hubiera bastado con decir el qué y dejar que Syriza tuviera que decidir el cómo.

Y tal vez así todo el mundo, griegos incluidos, hubieran visto que sus penalidades proceden de una corrupción legalizada en Grecia consistente en un fraude fiscal a gran escala –ni los médicos pagan impuestos allí-, una insoportable creación de empleo público artificial –allá hay más profesores que en Finlandia y hasta un lago disecado alberga una tropa de funcionarios cruzados de brazos-, un sistema de pensiones insolidario –jubilarse a los 51 es posible en ese país- y una vergonzosa quiebra de los bancos desde el Estado, caso único e inverso al de todos los países con problemas en el sector.

Grecia es la quintaesencia de una política suicida consistente en gastarse lo que no se tiene en lo que no debe, provocando a la vez austeridad y un aumento de la deuda pública que también sucede en España con otra intensidad pero similar naturaleza: los recortes son para el usuario del servicio, que además soporta una mayor presión fiscal; pero la deuda y el déficit no dejan de crecer por el sostenimiento de Estados mastodónticos y necesitados de reformas que, sin embargo, son repudiadas por gremios políticos y laborales que también han ganado la partida: basta con decir que lo suyo en un heroico ejemplo de "defensa de lo público", aunque sea bien fácil demostrar –por ejemplo- que el dinero de la educación se gasta antes en su innecesaria estructura que en los propios niños, algo inadmisible en los países que triunfan en los estudios de PISA.

Una vez le preguntaron a Woody Allen, creo recordar en el Festival de Cine de San Sebastián, que cuál era su opinión sobre la muerte. El genio de Granujas de medio pelo –no es su mejor película, pero viene al caso como ninguna- pensó unos segundos y respondió: "Estoy en contra".

Y quién no.

El peor escenario para el mercado no es el Grexit: es que la troika ceda ante Syriza
La salida de Grecia del euro está más o menos asumida por el mercado, así que no sería un drama. Pero sí lo sería unas cesiones excesivas para que se quede, que darían alas a los populistas en España
Eduardo Segovia El Confidencial 7  Julio  2015

La escasa caída del mercado este lunes (el 2,22% en el caso del Ibex y del EuroStoxx) sorprendió a muchos porque los analistas esperaban una victoria del 'sí' y el triunfo del 'no' pilló a muchos con el pie cambiado –es decir, invertidos–. Sin embargo, no hubo una huida masiva de dinero, ni ventas a cualquier precio... ni siquiera tuvo que intervenir en el mercado el BCE, a diferencia del lunes anterior, para contener las primas de riesgo de los países periféricos. Ajuste sí, pero nada demasiado grave. Entonces, ¿el 'no' griego no era el peor escenario posible?

La respuesta es... que no. Hay que tener en cuenta que los analistas han ido elevando las probabilidades que conceden a la salida de Grecia de la Unión Monetaria de forma gradual en los últimos meses: la semana pasada Morgan Stanley le concedía un 60% de posibilidades y el gurú Bill Gross las elevaba hasta el 85%. Después del triunfo del 'no', estos porcentajes han aumentado aún más; pero lo importante es que los inversores no han pasado del 0% al 100% este lunes, sino que ya tenían mucho camino recorrido (y ese riesgo tiene un precio que descuenta el mercado).

Además, todo el mundo coincide en que ahora la salida de Grecia sería mucho menos dramática que en 2012 por la recuperación económica en Europa, el QE (aunque el BCE no haya sacado el bazuca, la mera posibilidad de hacerlo asusta... y nadie quiere ir en contra del BCE), el reducido tamaño de la economía griega, la reducción de la deuda en manos de la banca de la zona euro, etc. De hecho, Mirabaud considera que "si hay que elegir un momento para que suceda el Grexit, es ahora".

Por tanto, la victoria del 'no' y el famoso Grexit no es lo que más teme el mercado. ¿Y qué es lo que le da miedo? La respuesta es unánime: España. Los bancos de inversión no lo ponen por escrito en sus informes, pero en el mercado es el comentario generalizado de los últimos días y fue el único de ayer. "Lo que teme el mercado no es la salida de Grecia, es el contagio a España. Grecia es muy pequeño e importa poco, pero un Gobierno populista en España sería dramático y es lo que de verdad asusta", señala una fuente del mercado.
Ceder ante Tsipras daría alas a Podemos

Y para evitar ese escenario, los analistas y gestores están convencidos de que es imprescindible que la troika (Comisión Europea, BCE y FMI) no ceda ante el Ejecutivo de Alexis Tsipras y acepte unas condiciones mejores que las ofrecidas el viernes 26 de junio después de la victoria del 'no': "Si Europa ofrece ahora un acuerdo más laxo a Grecia, estará lanzando un mensaje nefasto de que aquí cualquiera puede hacer lo que le dé la gana (impagar, pedir más fondos, no asumir condiciones ni reformas...) simplemente por contar con el apoyo de la mayoría de sus ciudadanos. Es un riesgo moral claro", señala otra fuente de una importante gestora de patrimonios.

La derivada es que ese "mensaje nefasto" "daría alas a los populismos en otros países, sobre todo en España, donde el riesgo de que Podemos tenga una influencia decisiva en el Gobierno que salga de las generales es muy real. Y ese riesgo se dispararía si Tsipras se saliera con la suya y consiguiera que Europa se rindiera ante sus exigencias", añade la primera fuente.
Frente común con Alemania, Portugal e Irlanda

No obstante, este escenario no parece el más probable. Alemania ya ha mostrado su intención de mantenerse firme pese al resultado del referéndum y también secundan esta opción Portuga e Irlanda, los otros dos países rescatados que considerarían un agravio comparativo injustificable que se concedan a Grecia mejores condiciones que a ellos, que han tenido que abordar duras reformas para salir de la crisis. También están en este bando los países que se han opuesto desde el principio a dar un trato de favor al país heleno, como los bálticos y los del Este, todos ellos con rentas per cápita y pensiones inferiores a las griegas.

Y, por supuesto, España, cuya postura explicitó ayer Luis de Guindos. Según fuentes conocedoras de las conversaciones que tuvieron lugar ayer entre los Ministerios de Economía de los diferentes países, nuestro Gobierno está haciendo mucha presión para evitar estas cesiones ante Syriza. El anuncio del BCE de un endurecimiento de las condiciones de financiación de los bancos griegos ayer por la tarde va en esta misma dirección. Los países más proclives a hacer concesiones son Francia e Italia. Pero cuentan con el respaldo de EEUU, que quiere mantener a Grecia en el núcleo de Europa, y de aquellos en Alemania que no quieren sentar un precedente de salida del euro. Si no consiguen imponerse, la única forma de que haya acuerdo con Grecia es que Tsipras acepte contrapartidas a cambio de un nuevo programa de rescate.

Un caso práctico para Wert y Gomendio
Javier Orrico Periodista Digital  7  Julio  2015

Se ha empeñado ahora el Gobierno de Mariano Rajoy en atribuir sus males a una escasa capacidad de comunicación, debida, al parecer, a que han estado muy ocupados rehaciendo España. Es evidente que cuando no se explica lo que se hace es muy difícil que la gente lo entienda. Ahora bien, el verdadero reto es explicar lo que no se ha hecho, lo que se ha incumplido. Al PP, por ejemplo, se le votó entre otras cosas para que redujera y fortaleciera el Estado a la vez.

Un Estado liberal ha de ser tan pequeño como lo exija el límite esencial de las sociedades libres: no invadir el ámbito privado de los ciudadanos ni coartar la libre iniciativa. Y a la vez ha de ser tan fuerte como para sostener la igualdad de todos ante la ley. Por ejemplo, una cartilla sanitaria única que reconozca el derecho a recibir asistencia en cualquier hospital de la nación. O un sistema universitario que permita optar en igualdad de condiciones en todas las universidades españolas.

La igualdad de oportunidades educativas, entre ellas las lingüísticas,habría debido ser el principal objetivo de Wert, el hombre que ha conseguido irse dejando tras de sí una estela equívoca: parece que se le odia por lo que ha hecho, cuando no ha hecho nada, aunque la propaganda de la izquierda haya conseguido extender lo contrario.
Publicidad

Wert es la más perfecta metáfora del gobierno Rajoy. Ni siquiera la LOMCE es una ley nueva, sino un simple pegote a la LOE zapatera, a la que no ha derogado. Y lo más grave: sus desarrollos no los hubiera mejorado la izquierda más extrema en punto a sandez pedagógica, ordenancismo, burocracia y ataque al conocimiento, para insistir hasta la asfixia en la estafa de las competencias, que es lo que ha llevado a su señora Gomendio a la OCDE. La izquierda la va a derogar porque esta gente es así de sectaria, pero, salvando las reválidas, es su ley. No se crean la propaganda de la sinistra. Desdichadamente, toda la 'nueva pedagogía' que trajo la LOGSE ha sido llevada en la LOMCE y sus decretos de desarrollo a su formulación más extrema

El caso, que es a lo que iba, es que hoy no hay un sistema universitario español, sino una piara de instituciones tribales que exige que un estudiante que aspire a unas determinadas plazas tenga que ir de peregrinación, de universidad en universidad, con fechas dispares de cierre de admisión de candidaturas en cada una de ellas, y con el agravante de que algunos de los mejores, que han realizado programas especiales bilingües o internacionales, se vean postergados en sus aspiraciones al cerrarse los plazos antes que la homologación de sus calificaciones.

En Francia, el sistema es único, las peticiones se hacen durante el último año del Bachillerato y las plazas se asignan de manera centralizada. Nadie vive en la incertidumbre ni es devorado por la selva burocrática que es hoy España. La mayoría absoluta era para esto.

Claro que ahora viene la izquierda plurinacional a arreglarlo, como ya han anunciado el PSC-PSOE y Podemos, dividiéndonos en naciones neoindependientes. Tenía que venir Stalin, pero de verdad.

Las barbas españolas
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 7  Julio  2015

La victoria del No en Grecia era más que previsible-nacionalismo, victimismo, culpable exterior, negociaremos mejor- aunque no con tal contundencia. El órdago le sale bien a Tsypras. Otra cosa es que le salga bien a Grecia. La victoria tiene mucho de suicidio pero puede que no solo para los griegos sino que sea igualmente nociva y hasta puede que letal para Europa.

Porque atendiendo a los hechos, la situación lo único que ha conseguido es empeorar el escenario. Porque tras rechazar condiciones, clamar contra las propias obligaciones lo que de inmediato y como conclusión se pide, o se exige, más bien, es que se les de más dinero, porque que si no tienen que cerrar la tienda. Liquidez inmediata al Banco Central Europeo para poder abrir mañana los bancos.

Es la democracia, dicen. Hemos votado y el pueblo es soberano. Si. Desde luego. Para decidir sobre lo suyo. Pero no sobre lo que nos afecta a todos los demás. Son muy soberanos en decidir lo que gusten. Pero habrán de atenerse a las consecuencias y ser responsables con su decisión. Y habrán de saber que el resto, los otros 18 países y sus pueblos, son igualmente soberanos y tienen todo el derecho a tomar las suyas. Que pueden ser muy en contrario y de rechazo final a quien se percibe ya no solo como nada fiable sino que pretende no cumplir los compromisos, no pagar lo que debe y que encima se le siga dando a manos llenas con la clarísima intención de no devolverlo nunca, ni lo de ayer ni lo de mañana.

Lo que haya de pasar en las próximas horas va a ser, pues, decisivo. Para Grecia y para Europa. Y de manera muy particular para España De lo que resulte va a depender el futuro. Primero el inmediato de Grecia, el de la Unión Europea, y pasado mañana mismo, el nuestro. Y el temor de que la UE y todas sus instituciones no defiendan sus propios principios, no afronten con contundencia la situación y opten por una componenda está muy latente.

Porque no puede negarse que lo del domingo en Grecia es un triunfo de un populismo, este en la extrema izquierda como el que emerge con gran fuerza en España, que está recorriendo y socavando Europa y , aunque aún se camufle en criticas, en realidad cuestionándola por entero como sistema y en sus esenciales valores. No es sorprendente en absoluto, pues en eso su raíz es la misma, que a los neocomunistas griegos se unan en su jolgorio los neonazis de su pais, los ultras franceses de Le Pen, los antieuropeos británicos y, por supuesto, los podemitas españoles, sus hermanos gemelos.

Que están de crecida y que con lo sucedido en Grecia no va si no a ver aumentada la gran marejada y cuyo triunfo no es en absoluto quimérico, ya es realidad en las más importantes capitales, sino una posibilidad cercana. Su discurso, por más que demagógico, iluminado, falso y de resultados perversos, es eficaz, se impone crecientemente hegemónico en las terminales sociales y opináticas y se extiende como una mancha de aceite con la alianza diletante y complaciente de unos que los abrazan con pretendidos auxiliares y aliados en la toma del poder y otros, con muchos de nuestros inefables medios de comunicación a la cabeza, jalean y propagan como el más resucitado AGITPROP sus consignas por todos los conductos. Desde las terminales de la exhibición de la telebasura convertida ya incluso en doctrina a la retrasmisión del mitin continuo y alfombrado todo vale para establecer dos axiomas para España y para Europa.

El primero, con la ayuda del Bautista ZP ya casi logrado, es que la transición, el consenso, la reconciliación conseguidas por los españoles desde el final de Franquismo no es valido, es el franquismo mismo. Esta democracia una farsa y el progreso económico, social, político y de las libertades una mentira absoluta.
Y como colofón que esto es en realidad Somalia, o peor. Que somos un pais en la miseria, sin protección alguna, sin derechos, con las gentes muertas de hambre y expulsadas a mansalva de sus hogares. Ese es el retrato general y total de España y el relato asumido por muchos como cierto.

El segundo, persigue lo mismo con respecto a Europa y nuestra vocación europea. Europa no es ni fue proyecto, ni nos ayudó, ni fue esencial en nuestro desarrollo ni providencial en nuestro despegue. Europa ni hizo ni significó ni hace ni hará nada por las gentes. Al revés, Europa es una chupasangres, un monstruo que nos devora, los austericidas, los que nos impiden el disfrute del paraíso que, sin más, merecemos, una tyroika siniestra de saqueadores de negro, las nuevas SS, según Monedero, los enemigos del pueblo, según definición del sacrificado profeta Varufakis. Delenda est España, Delenda est Europa. Viva el pueblo. Y el pueblo son ellos.

Y cada vez veo que más y más se apuntan a la ola y buscan montarse en la cresta de la demagogia. Perdonen que me resista y preocupe. Por Europa y, en particular, por España.

La gran estafa griega y la decadencia democrática
Javier Benegas www.vozpopuli.com 7  Julio  2015

Podría decirse que todo o casi todo está ya escrito sobre la crisis griega. Y las soluciones es seguro están ahí, enterradas en multitud de escritos. Desgraciadamente, los análisis racionales apenas pueden sobreponerse al ruido de una demagogia atronadora, cuyo guion viene a relatar que asistimos a una lucha encarnizada entre Democracia y Capitalismo; un enfrentamiento decisivo entre las fuerzas del Bien y del Mal.

En efecto, desde que la crisis financiera global estalló, haciendo aflorar los excesos de numerosos estados de bienestar que eran, y siguen siendo, extraordinariamente ineficientes, la coartada del capitalismo depredador no ha dejado de prosperar. Gracias a ella engrosan su cartera de clientes los Tsipras, Varufakis, Mijaloliakos, Le Pen, Iglesias y Maduros de este mundo. Marxistas, ultra nacionalistas y neonazis juntos defendiendo la Democracia. Vivir para ver.

Democracia y Estado de bienestar no son lo mismo
Transcurridos siete años desde colapsofinanciero global, lejos de haber aprendido a pensar, el fraude intelectual es de tal magnitud que va a ser muy difícil que la cordura prevalezca, aunque sea en su mínima expresión, entre otras razones, porque desgraciadamente la razón aconseja sacrificios que nadie del espectro político está dispuesto a propiciar, ni el ciudadano llano a asumir. Y es que, además del boyante crony capitalism, aquí todos, nobles y plebeyos, quieren su parte del botín, bien sea en forma de puesto de libre designación, de subvención, de subsidio, de prestaciones universales o de empleos en la Administración.

Así, según los estados han ido aumentando su control sobre el Producto Interior Bruto, pari passu los grupos de presión se han multiplicado. De hecho, hoy podría decirse que no hay grupo de interés, por minoritario que sea, que no se haya constituido en organización informal con el fin de ejercer presión en las instancias políticas. Y aunque se da la circunstancia de que el ciudadano se ve obligado a financiar con su dinero a quienes persiguen fines que claramente le perjudican, prefiere ignorarlo, porque a su vez calcula equivocadamente que los costes que ha de soportar son menores que los beneficios que consigue para sí.

De esta forma, poco a poco, ha germinado entre nosotros la equivocada convención de que Democracia y Estado de bienestar son lo mismo. Y que si el maná deja de brotar, o si hay que poner en cuarentena determinados derechos porque no los podemos pagar, o si los privilegios y prebendas de los que se benefician inmerecidamente infinidad de individuos pueden desaparecer, es porque la democracia está en peligro.

Ya no se trata de dar de comer al hambriento o proporcionar cobijo a quien carece de él, ni siquiera de asegurar una vida digna a los más viejos. El Estado que hoy conocemos no está orientado a la solidaridad. Muy al contrario, está diseñado para proporcionar innumerables beneficios y prebendas de carácter universal que en muchos casos las personas podrían y deberían obtener por sus propios medios. Así, lo que hoy se entiende por solidaridad no es más que un fraude colosal del que todos pretenden beneficiarse. Ya advirtió Bastiat que el Estado es esa gran ficción en la que todo el mundo se esfuerza en vivir a expensas de todo el mundo.

El fin de la responsabilidad
Si para algo va a servir el referéndum griego es para marcar el momento exacto en el que la responsabilidad dejó de existir en el sur de Europa, pasando a ser un nebuloso concepto moral inseparable de la culpa que convenientemente se adjudica a un tercero, preferiblemente un ente impersonal. Es por ello que para el estatista y el colectivista de hoy (¿acaso no son ya uno?), los mercados financieros, los especuladores, los ricos..., son representados como portentosas inteligencias artificiales al servicio del mal, y se les atribuye capacidades conspirativas increíbles. Incluso, se criminaliza a toda una nación por negarse a sufragar indefinidamente los desafueros crónicos de sociedades como la griega.

es esta mentalidad, esta subcultura de lento declinar, lo que está convirtiendo a la democracia en una farsa

Lo dicho, transcurridos más de siete años del colapso global de 2008, cada vez son más los que defienden, unos de manera disimulada y otros con el fanatismo del yihadista, un Estado ilimitado en el que toda contingencia humana, toda demanda social revindicada por un grupito de presión, entre dentro de su jurisdicción. Y es esta mentalidad, esta subcultura de lento declinar, y no el engorroso cumplimiento de nuestras obligaciones, materiales y de las otras, ni tampoco el Capitalismo, lo que está convirtiendo a la democracia en una farsa.

¿Y si Europa se bajara las enaguas hasta los zancajos?
Jesús Cacho www.vozpopuli.com 7  Julio  2015

Pasado el fulgor de las hogueras de la plaza Syntagma, la situación vuelve do solía, exactamente donde estaba: sobre la mesa de la negociación, los mismos argumentos que existían antes de que las conversaciones se rompieran: ayudas a Grecia a cambio de reformas. En un lado de la mesa, un Alexis Tsipras empoderado por ese 61% de voto favorable en el referéndum del domingo, convencido de que ahora cuenta con respaldo popular suficiente para plantear una renegociación de la deuda helena con su correspondiente quita, que es la madre del cordero en esta carrera de resistencia. Y, en frente, el resto de la eurozona.

En frente, en efecto, la heterogénea tropa de la “coalición de naciones” del euro, cada batallón con su propio jefe, sus vicios ocultos y confesos, su indefinición, sus miedos, sus complejos… No deja de ser llamativo, incluso alucinante, que un país en bancarrota que apenas representa el 2% del PIB comunitario tenga y mantenga en jaque a uno de los grandes bloques económicos del mundo, prueba del algodón del impasse en que hoy se encuentra el proyecto de unidad europea, lastrado por una ausencia de liderazgos realmente atronadora. Si Robert Schuman y resto de los llamados “padres de Europa” levantaran la cabeza, no podrían por menos de asombrarse del grado de postración en que hoy se halla la idea que cual geniales visionarios alumbraron un día.

Esto tiene mala pinta. Para quienes desde la atalaya liberal compartimos una serie de valores basados en la cultura del esfuerzo, la responsabilidad personal indelegable, y la creencia en que una familia, como un país, no debe gastar más de lo que ingresa, y que, además, país o padre de familia, el hombre libre (“el paso erguido del hombre”, que decía Block) está obligado a cumplir los compromisos contraídos, la esperanza de que el lío griego tenga arreglo sensato descansa ahora mismo en la Alemania de la señora Merkel, con todas las dudas que con frecuencia asaltan a la dama. Alemania ha endurecido su postura, cansada de las maniobras de vivaqueo griegas, seguramente porque una franca mayoría de su población está muy cabreada con Grecia y su Gobierno y hasta, tal vez injustamente, con los propios griegos. Y lo que ocurre en Alemania es moneda de curso legal en su hinterland: Holanda, Austria, países Bálticos y Escandinavia.

Ruptura de la UE en dos bloques
Porque el resto de la UE es un horror, empezando por la maquinaria burocrática de Bruselas, seguramente más pendiente de seguir manteniendo su momio que atender al futuro de la Unión, y siguiendo por Francia, que simplemente es un país echado a perder para los valores antes descritos, y siguiendo por todos los demás, incluida España. Y ahí se empieza a perfilar cada día con más fuerza una ruptura de la UE en dos bloques horizontales (ninguna novedad, por otro lado, pues que de una Europa a dos velocidades se viene hablando hace tiempo): el norte ortodoxo, por un lado, con Alemania al frente, y el anárquico, derrochón, incumplidor, infiable sur, por otro. Un sur dejado a su suerte.

En el corto plazo, la eurozona, como la propia UE, sigue perdida en el laberinto griego en el que campa el Minotauro, otro de los mitos de la vieja Hélade. La decepcionante comparecencia televisiva de ayer tarde de Merkel y Hollande no hizo sino reavivar esa imagen fatigada de una Europa cortocircuitada por los miedos a la toma de decisiones. La Europa de la eterna duda. La Europa dispuesta a bajarse la enagua hasta los zancajos para disfrute de aventureros y oportunistas. Pocas dudas caben, empero, de que si Europa descubre sus vergüenzas en esta hora, ese podría ser el final no ya de la eurozona, que por descontado, sino de la propia UE, porque quedaría demostrado, por un lado, que el chantaje a este poderoso grupo de acollonados tigres de papel da resultado, y, por otro, que el euro es un Club donde no existen las reglas o, si existen, son tan laxas como los principios de Groucho Marx, de modo que cualquiera con arrestos bastantes puede saltárselas a la torera.

No se trata de apretar el gaznate a los griegos, algo que solo un sádico o un irresponsable podría desear. Grecia tiene derecho a usar en su provecho todos los mecanismos que otorga la pertenencia al Club, como lo tiene también para reclamar la solidaridad de sus socios. Pero los Gobiernos del resto de la eurozona y los ciudadanos que les eligieron, de cuyos impuestos han salido los 240.000 millones bombeados en Grecia, tienen igualmente derecho a que el Gobierno Tsipras aborde las reformas que se le vienen exigiendo desde hace tiempo. Lo decía ayer mismo, entrevistado en la SER desde Atenas, un economista griego que en enero pasado votó a Syriza: “es imprescindible una reforma de la Administración. Despedir funcionarios no da solución al problema de Grecia, porque el aparato del Estado no es productivo, no es eficaz: cuando uno quiere hacer una inversión y tiene que esperar dos, tres o cuatro años, a veces recurriendo al soborno, para conseguir los permisos, estamos hablando de una Economía que nunca podrá ser productiva, que no será capaz de salir adelante con semejantes trabas”.

Modernizar la Administración Pública
Los sucesivos Gobiernos griegos, todos, se han negado con determinación a meter la tijera en esa elefantiásica administración pública, porque el voto del funcionario es fundamental a la hora de ganar elecciones. Es un mal que procede nada menos que de la independencia de Grecia del Imperio Otomano en el siglo XIX y que, a lo que se ve, tiene muy difícil solución. Modernizar, liberalizar, cambiar hábitos, romper la espina dorsal de esas redes clientelares que coartan el crecimiento de la economía y frustran las reformas es tarea a la que siempre se han negado los Ejecutivos helenos. Querer imponer esas políticas desde fuera se ha demostrado igualmente un error. El fracaso de la UE ha consistido en querer reconstruir desde fuera un Estado fallido o casi, cuando deben ser los propios griegos los obligados a tomar las riendas de su destino y decidir, como decidieron ayer, qué quieren ser de mayores.

Una mayoría de griegos dijeron el domingo, en efecto, que no quieren reformas impuestas desde fuera, de manera que la UE debería dar a los griegos la oportunidad de resolver sus propios asuntos. Ese es el desafío de los Tsipras de turno. Pedir un tercer rescate, es decir, reclamar más dinero a los socios de la eurozona, además de contradictorio con el mensaje de orgullo e independencia del domingo, podría ser letal, como antes se apuntó, para el futuro de la Unión. Pocas esperanzas de que se alcance una solución rápida y puesta en razón: ayudas a cambio de reformas. Lo coges o lo dejas. Los riesgos para la UE, como ayer demostraron los mercados, son asumibles. Sólo hace falta un poco de valor. Pero no se engañen. Los socios de la eurozona, con el señor Hollande a la cabeza, seguirán manseando en tablas de manera escandalosa. Nadie se extrañe si en unos días ofrecen a Tsipras una reestructuración de la deuda con quita incluida, sí, con quita, y además un programa especial de inversiones en el país heleno, en cuyo caso veremos al camarada Alexis celebrando merecidamente su triunfo y tumbándose de nuevo a la bartola, sin cumplir, una vez más, sus compromisos. Y veremos, más pronto que tarde, a la eurozona saltando por los aires.

La democracia totalitaria de Podemos
Jorge Vilches Libertad Digital 7  Julio  2015

A los dirigentes de Podemos no les importa el carácter democrático de su organización, mucho menos el del país. Lo único que quieren, como comunistas a la vieja usanza y políticos profesionales, es el poder. Cualquier otra argumentación solo sirve para adornar un discurso tan populista como estéril para el gobierno de cualquier país. Es más, allí donde se ha practicado ese concepto de democracia, la población ha caído en la pobreza: Venezuela y Grecia.

La rebelión interna en las filas podemitas tiene que ver con la vieja y rancia idea partidista de implantar un sistema de elección de candidatos que prime a unos (la dirección) y perjudique a otros (la disidencia). El sistema de lista plancha –una única lista estatal– que elimina el sistema dowdall –que prima el voto por la posición en la lista– aleja aún más a Podemos de esa idea de partido que quiere "dar la palabra a la gente". Es aún peor que el centralismo democrático de los comunistas de antaño, que no engañaba a nadie, y sí resulta muy ajustado al populismo marxista nacido en América Latina.

La que practica Podemos no responde a ninguna de las condiciones teóricas de la democracia. Para empezar, la elección de los candidatos no es competitiva porque sólo existe una lista única, establecida por el Consejo Ciudadano Estatal, que dominan Iglesias y Errejón. No habrá, por tanto, confrontación de candidatos ni de proyectos o ideas. Sin debate, y sin su consecuencia, que es la elección libre, no hay democracia que valga. El simpatizante sólo podrá hacer una de estas dos cosas: votar la lista oficial o no votar. Ni siquiera hay, como en los países comunistas clásicos, un partido campesino.

En cuanto al sistema de elección de candidatos, es un conjunto de normas no aceptado por todos los dirigentes del partido sino impuesto por la cúpula. Imaginemos esto trasladado a un régimen representativo donde las reglas de juego no hayan sido consensuadas por los ciudadanos. En este sentido, es curiosa la incoherencia: los defectos que denuncian del "régimen del 78" son de la misma naturaleza que los que imponen ellos en su partido.

Otra condición que no cumplen es que no está establecido el sistema para la fiscalización de la acción de los representantes de Podemos, ni para su lógica revocación si no cumplen con el mandato recibido. Aquí el Consejo Ciudadano Estatal ha copiado a la casta de los partidos tradicionales. No hay voz para la opinión y el control que debería ejercer ese "pueblo" al que dicen representar. Dirán que un partido no es un espejo del régimen que quieren levantar, pero me temo que no es así, sino todo lo contrario.

En suma: no hay libre competencia, ni se respeta o fomenta la pluralidad, ni se permite el debate, ni hay acuerdo en las normas para la elección de los candidatos del "partido del pueblo", ni control de los dirigentes.

En realidad, lo que queda al descubierto es lo que el filósofo hebreo Jacob Talmon describió como "democracia totalitaria", heredera de Rousseau y cultivada por los jacobinos de Robespierre; esos que tanto citan Iglesias y compañía. Esa invocación a la democracia es la excusa perfecta para dar el poder a una minoría visionaria dirigida por un "mesías político", decía Talmon, en aras de un presunto “interés colectivo” y sacrificando las libertades individuales, las voces discrepantes, o las amenazas a su poder omnímodo. Tras una retórica exacerbada de igualdad y participación, no hay más que un fondo y una forma totalitarias. Pero que no eran liberales ya lo sabíamos.

El Estado Islámico se aprovecha de las disputas sectarias
José Antonio Yturriaga www.vozpopuli.com 7  Julio  2015

En mi última columna hice referencia a un lúcido y provocador artículo sobre “Suníes contra Chiíes: el gran juego, la gran mentira”, publicado en “El Confidencial” por el periodista gaditano Ilya U. Topper. Algunas de sus consideraciones se vieron corroboradas el 26 de Junio por el triple atentado del Estado Islámico (EI) contra unos turistas en Túnez, una mezquita chiita en Kuwait y un empresario en Francia. El cuarto atentado en Somalia no parece estar directamente relacionado con los anteriores, porque las milicias de Al-Shabab no han rendido aún pleitesía al Califa Abu Bakú al-Bagdadi y sigue bajo la férula de Al-Qaeda, aunque esto carezca de relevancia por tratarse de “los mismos perros con distintos collares”. Los objetivos perseguidos por la barbarie yihadista del Califato no son fruto del azar, sino que obedecen a una bien planeada estrategia: poner contra las cuerdas la vía democrática iniciada por Túnez tras la “primavera árabe”, incitar a la confrontación sectaria en un conservador Estado sunita del Golfo Arábigo-Pérsico, y dar un toque de atención a un país occidental que se ha sumado activamente a la guerra contra el EI y que cuenta con un 10% de población musulmana no suficientemente integrada en la sociedad francesa, de la que procede un significativo número de los voluntarios que participan en los conflictos de Siria e Irak.

¿Hay diferencias entre sunitas y chiitas?
Topper ha afirmado que la división del Islam entre sunitas y chiitas es la mentira más voluminosa del recién estrenado siglo XXI, que ha sido vendida con éxito a la opinión pública como la causa de las masacres en Siria, de la guerra civil en Irak o de las escaramuzas en Yemen. Se le ha ofrecido un molde en dos colores: verde clarito (sunismo) y verde oscuro (chiísmo). ¿Cómo no van a matarse entre ellos si llevan haciéndolo desde los tiempos de Mahoma?. Pues no es así, se contesta. Esta artificial confrontación fue provocada en 2003 por Paul Bremer, Jefe las fuerzas aliadas ocupantes de Irak, al decidir la supresión del Baaz y la creación de un Gobierno multi-religioso de mayoría chiita. Convirtió al país en un cuadrilátero de boxeo para combates religiosos y tribales, a pesar de que las diferencias teológicas entre las dos versiones del Islam fueran nulas, ya que comparten el mismo Dios y se rigen por los dictados del Corán, y tienen en común el fundamentalismo, la teocracia, la oración, la Sharía, las mezquitas, la concepción misógina de la mujer y la oposición radical al “infiel”. Sólo queda optar está entre el chador iraní y el burka saudita, entre la horca y la decapitación. Estas radicales afirmaciones –en buena medida fundadas- merecen ciertas matizaciones. Ya desde la época de su sucesor Alí surgieron diferencias entre quienes posteriormente serían calificados de sunitas y chiitas, que eran más de talante que de ideología. Éstos tenían una concepción más “sacrificial” del Islam –como revela la emblemática celebración de la “Ashura”- y estaban sometidos a la jerarquía de los Ayatollahs que no existe en la rama sunita. Estas diferencias no impidieron su pacífica cohabitación durante siglos, que aún prevalece en la mayoría de los países musulmanes, pese a la incitación fraticida de los dirigentes políticos de la dos ramas, cuyo liderazgo ha sido respectivamente asumido por Arabía Saudita y por Irán, que pugnan por la hegemonía en el Golfo. Las líneas religiosas y políticas se entrecruzan y confunden. Así, Irán apoya tanto a los chiitas de Hizbollah en Líbano como a los sunitas de Hamad en Palestina, y Arabia Saudita colabora con el chiita Irak contra el sunita EI, que persigue por igual a los chiitas y a los sunitas que no compartan su opinión. Entre las aspiraciones hegemónicas de Arabia Saudita e Irán, ha aparecido el EI como un tercero en discordia, que aprovecha el caos por él creado para imponer su poder. Entre los errores de Estados Unidos incluía la disolución del Ejército y de la Administración de Irak, y la entrega del poder a un chiita sectario como Nuri al-Maliki, que arrojó a los sunitas a las tinieblas exteriores y propició el enfrentamiento entre las dos comunidades.

El Estado Islámico fomenta el enfrentamiento sectario entre las dos comunidades
Según el politólogo hispano-árabe Haizan Amirah Fernández, la división entre sunitas y chiitas ha sido la excusa del EI para dividir a los musulmanes y afianzar su poder en medio del caos. Inspirado en el wahabismo de Arabia Saudita, ha hecho una interpretación extremista, intolerante y sectaria del Islam, que propaga con múltiples recursos y con la colaboración de los medios de comunicación y de las redes sociales, que difunden gratis sus salvajadas con el consiguiente efecto mimético. No difiere en lo esencial de la técnica de Al-Qaeda, también surgida y financiada en Arabia Saudita, de la que sólo le separa cuestiones de liderazgo. El epicentro ideológico de quienes atacaron a turistas en Túnez, explotaron una mezquita en Kuwait o decapitaron en Francia se halla en la Península Arábiga, cuyos regímenes llevan décadas arropando y financiando una versión ultrapuritana, intolerante y misógina del Islam, ante la tolerancia de Estados Unidos y las potencias occidentales. Han permitido la creación de monstruos que han crecido hasta quedar fuera del control de sus munidores, contra los que ahora se revuelven, dejando en el camino destrucción, odio y polarización. El EI pide el derrocamiento de las dinastía de los Saud en Arabia Saudita y de los Al-Sabah en Kuwait, países predominantemente sunitas, aunque cuenten con importantes minorías chiitas, que son atacadas para provocar una confrontación sectaria entre las dos comunidades. Se sirve como instrumento del llamamiento a la “yihad” contra los “infieles”, que son todos los que –cristianos, yazidis, chiitas o sunitas moderados- no piensen como él. El portavoz del EI, Mohamed Adnani, ha declarado que la mejor forma de acercarse a Alá en el Ramadán es recurriendo a la “yihad” contra los infieles, y ha hecho un llamamiento a sus fieles para que conviertan dicho mes en un desastre para ellos. En opinión de Enric González, la guerra contra el yihadismo del EI sólo podrá ser ganada si se suprime la mezcla tóxica de petrodólares y fundamentalismo que emana del Golfo, especialmente de Arabia Saudita.

Intolerable sadismo del Estado Islámico
El sádico modus operandi del EI se ha puesto de manifiesto en Mosul, la antigua ciudad cristiana de patriarcas y profetas, que lleva ya un año bajo un tiránico control, que ha provocado el éxodo de más de un millón de ciudadanos. Ha consolidado su poder con brutales castigos, limpieza étnica y religiosa, férreo control de la moral pública y privada e imposición de una creciente lista de prohibiciones –consumo de licores y tabaco, música, TV, espectáculos y móviles. Ha prohibido la enseñanza de la Filosofía, la Historia, la Música o el Dibujo, y destruido el patrimonio arqueológico y artístico. Ha reducido el culto al islamismo e impuesto a los hombres el uso de la barba y a las mujeres la restricción de movimientos. Ha instaurado la policía de moral pública –prima hermana de la establecida en Irán por el Ruyohah Jomeini en los años 80- para vigilar la conducta de los ciudadanos. Los métodos implantados no tienen nada que envidiar a los establecidos en Irán o en Arabia Saudita. Controla férreamente la Educación, la Sanidad y los Servicios Públicos y, pese a sus desmanes, cuenta con el apoyo de una parte de la población, pues ha establecido un eficaz régimen asistencial, que facilita a la población abastecimiento de agua, reparto de alimentos y suministro de viviendas. No hay fuerza local que pueda socavar su dominio y el Gobierno iraquí ha aplazado los planes para reconquistar la ciudad para mejor ocasión. La pugna entre sunitas y chiitas, y entre sus mentores Arabia Saudita e Irán, ha permitido al EI controlar una buena parte de Irak y de Siria, ante la impotencia de Estados Unidos y sus aliados. Mientras dure la división sectaria encabezada por Riad y Teherán habrá -en opinión de Lluis Bassets, que comparto- Califato para rato.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

¿POR QUÉ EL GOBIERNO NO LOS PARA?
Chupinazo de rencor y sorpresa sanferminera

Pascual Tamburri www.elsemanaldigital.com 7  Julio  2015

La fiesta más universal del Norte de España es rehén de los radicales. Los abertzales mandan aunque no ganaron, y hacen de Pamplona lo que nunca ha sido, nacionalista ni comunista.

Pamplona a 40º de ambiente, ciudad de gente hasta los topes, y para calentarlo todo más un alcalde en minoría que decide politizar brutalmente las fiestas españolas más conocidas en el mundo. San Fermín, patrono de Pamplona (para los católicos). San Fermín, motivo de fiesta y de encuentros (en el pasado). San Fermín, motivo de política (más que nunca, desde este 2015) .

Joseba Asirón, de Bildu-Batasuna, alcalde de Pamplona, ha politizado sin piedad el inicio de las fiestas. El acto inicial, el lanzamiento del cohete a las 12.00 del día 6 o chupinazo, ha sido saturado de símbolos y de propaganda abertzale. En parte ilegal, en todo caso ilegítima siendo símbolos e ideas que menos de un cuarto de los pamploneses habrían votado y que dividen a la ciudad y causan rencor, tensión y violencia.

Ante todo, el alcalde de la sigla de Arnaldo Otegi nombró a quienes tenían que lanzar el cohete, y ellos han sido. Por un lado, algo correcto, al Orfeón Pamplonés, representado por Javier Aranegui en su primer siglo y medio. Por otro, dicen ellos, la memoria de la Peña La Veleta. Los de la Veleta son los que en los años 30 del siglo XX inventaron la ahora típica indumentaria blanca y roja de fiestas, y dice Asirón que sufrieron una terrible represión en la guerra de 1936 y desaparecieron. Así que el cohete lo ha tirado, en "memoria antifranquista", Chantal Estrada, nieta de uno de los miembros de la vieja peña.

Qué pena que en esto hayamos visto el fracaso de Asirón como historiador y su ignorancia como alcalde, porque la peña sigue existiendo (se llama ahora la Saeta), sólo que no es una de las 16 peñas desde siempre controladas por Herri Batasuna a través de la Federación de Peñas. Un error, un fracaso y un retrato del personaje.

Y el retrato definitivo lo hemos tenido en la fachada del Ayuntamiento. Sólo los símbolos oficiales de Navarra pueden colocarse en un Ayuntamiento navarro, con la ley en la mano; pero Joseba Asiron, alcalde de "Iruñea", ha puesto junto a las banderas oficiales y como si fuera una de ellas, la ikurriña, bandera de otra Comunidad autónoma, nacida como bandera del PNV y símbolo en Navarra de la voluntad de anexionar la Comunidad Foral a su amado Euskadi.

En su crítica otros años desde la oposición a UPN los batasunos estos decían que el chupinazo "debería ser una explosión de alegría, júbilo e ilusión". Tenemos en cambio imposición, mentira y politización en sentido anexionista y abertzale. Asirón y Bildu no tienen escrúpulos, lo mismo van a la procesión religiosa de la tarde del día 6 vestidos de gala (siendo como son contrarios a la Iglesia) que presidirá la corrida de toros del día 7 de julio y el encierro de todos los días (siendo Bildu como es contrario a la tauromaquia). Y el día 8 el alcalde ha dicho que estará en el homenaje político anual que el colectivo Sanfermines 78 Gogoan organiza en recuerdo a Germán Rodríguez, muerto en los sanfermines de 1978 mil veces manipulado (pero aún no ha ido a ningún acto con los miles de víctimas de ETA que viven aquí). Pura política, y en fiestas. Mala cosa.

En 2010 les decía a ustedes que "una semana al año, Pamplona es capital de la fiesta en España, y esto en provincias siempre nos parece importante. Lo de la capitalidad digo, que lo de la fiesta opiniones hay para todos los gustos. Lo que pasa es que las opiniones no son todas igual de respetables. Y no, no me refiero a la dudosa antigüedad de unas u otras tradiciones, cosa que nadie dirá y en todo caso casi nadie escuchará (pero que alguien deberá escribir para futura memoria)". Y que "la politización es en sí misma un mal, vaya en la dirección que vaya, y deberíamos aprender de nuestros mayores, que cuadrillas hubo que tras pasar los sanfermines de 1936 como hermanos se dispersaron en todas las direcciones y combatieron en trincheras distintas y hasta opuestas. Convertir las peñas en vehículo de acción política o de ascenso personal es, en todo caso, un mal par la ciudad y para su fiesta, con pancartas negras, blancas o mediopensionistas".

Por supuesto que me gustaría ver a Asirón dar un gran reconocimiento sanferminero a Rafael García serrano, Ángel María Pascual y José María Pérez Salazar que los de UPN y el PP nunca se han atrevido a darles. Pero los de Bildu-ETA-Batasuna tienen claras las cosas y no tienen miedos ni complejos. Por eso ganan, y ganarán hasta que tengan delante una respuesta brava y coherente de verdad.

Vuelve a ondear la Ikurriña en Pamplona.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 7  Julio  2015

Esta vez no ha habido parafernalia de despliegues desde azoteas de edificios. Ha bastado con poner la Ikurriña en un mástil en el balcón del Ayuntamiento. Los batasunos separatistas se han vuelto a salir con la suya y han impuesto a todos los navarros una bandera ajena a su comunidad foral desplegada en zona de honor junto a la de la UE, la Comunidad Foral y la de España. Un nuevo desafío del secesionismo, eso sí efímero pero con una amplia difusión internacional debido a la retransmisión urbi et orbe del acto del “chupinazo” que da comienzo a las más conocidas fiestas en el mundo, los Sanfermines. Pero es que esta llamada “guerra de banderas” hace tiempo que la hemos perdido los españoles que exigimos a nuestro Gobierno y a nuestras Fuerzas de seguridad y policía que cumplan con la Ley y con su deber constitucional.

¿De qué sirve una denuncia del Delegado del Gobierno a los responsables de este nuevo acto de desobediencia institucional? Absolutamente de nada. Desgraciadamente este no ha sido ni será un episodio aislado, sino que se encuadra en una serie de desafíos mantenidos en el tiempo en diferentes comunidades y pueblos de España donde sus Corporaciones y Gobiernos permiten que la bandera de España sufra un trato de agravio continuado cuando no directamente de ultraje. Son notorias las negativas en muchos ayuntamientos de El País Vasco, Navarra, Cataluña, Valencia e incluso Galicia donde ondean de forma exclusiva banderas autonómicas, alguna de ellas inconstitucional como la llamada “estelada”, sin que las fuerzas de Seguridad del Estado hayan hecho cumplir ninguna de las múltiples sentencias de los Altos Tribunales de España.


Y todos andan preocupados por si a España le va a afectar o no el desafío del pueblo griego a la UE, cuando lo que realmente puede acabar con ella de modo definitivo es el triunfo del separatismo y del relativismo de partidos políticos sobre la idea de Patria y Nación. No es que podamos perder la moneda única, es que incluso podría ser que no hubiera ninguna moneda única tras la disgregación en mini estados propugnada por los separatistas. Y aquí solo hay que señalar a un culpable, el Gobierno de España. Su cobardía a la hora de cumplir y hacer cumplir la Ley ha sido tan vil y mezquina que solo puede calificarse de Alta Traición.

Nuestra imagen en el mundo no puede empeorar más de lo que ya está. Un país incapaz de mostrarse unido y con el orgullo de ser la nación más antigua de Europa con una Historia indiscutible. Estos gobernantes y politicastros mediocres cuando no incompetentes y obtusos, son la imagen chabacana de una sociedad que calla y permite que sus símbolos más sagrados sean pisoteados sin reaccionar con la contundencia que merecen tales actos. Personajes como los actuales alcaldes y ediles batasunos de Pamplona nunca pueden representar a un pueblo como el Navarro ejemplo en la historia de España.

Otro año más, los separatistas han conseguido su objetivo para vergüenza de España y de los españoles. Gracias Rajoy por no haber hecho nada, como siempre.

ETA mantiene «operativo» su aparato logístico
Ep. Bruselas. LR

La organización terrorista ETA mantiene "operativo" su aparato logístico y solo ha "escenificado un proceso aparente de desarme a través de una comisión internacional de verificación", según ha constatado la agencia de cooperación policial europea, Europol, en su informe anual sobre la actividad terrorista en 2014.

ETA no ha perpetrado "ningún ataque terrorista" en 2014, en línea con su declaración de alto el fuego definitivo de octubre de 2011. "Su aparato logístico sin embargo, es evaluado como estando operativo todavía y el grupo no ha renunciado a sus depósitos de armas", avisa en su informe.

La agencia de cooperación policial europea asegura que "en febrero de 2014, ETA escenificó un proceso aparente de desarme a través de una comisión internacional de verificación" para poner fuera de uso su armas, munición y explosivos pero hasta ahora no ha entregado sus armas ni a las autoridades españolas ni francesas.

Europol recuerda en su informe que el grupo marxista Iraultzaleen Bilguneak (IBIL, Asambleas Revolucionarias) y el colectivo de apoyo a los presos de ETA, Amnistia ta Askatasuna, "se han mostrado en desacuerdo con el abandono de ETA de la lucha armada y sus logros limitados en relación a las condiciones de los miembros que cumplen condenas a prisión" y afirma que "un número pequeño" de daños e incidentes con artefactos explosivos improvisados en 2014 "pueden atribuirse a miembros de estos grupos disidentes", cuya acción ha "criticado abiertamente" ETA a través de los medios.

La banda terrorista, varios de cuyos miembros han sido arrestados este año no solo en España, sino también en Francia, Reino Unido y Alemania y otros dos, condenados in absentia, en México, "ha mantenido sus objetivos separatistas y continúa intentando tener un perfil en los medios internacionales" a través de comunicados.

Los ataques nacionalistas o separatistas sólo se han producido en España (17) y Francia (50) en 2014 y reflejan en todo caso una caída respecto a los 84 registrados en 2013.

También ha bajado el número de detenidos por atentados nacionalistas o separatistas en la UE desde los 180 en 2013 hasta los 154 en 2014, entre ellos 75 en España, el país que más arrestados ha practicado, seguido de Francia (41), Irlanda (27), Italia (9) y Alemania (2).
Resistencia galega

El informe de Europol también recoge un único ataque cometido por Resistencia Galega en 2014 perpetrado con un artefacto explosivo en el ayuntamiento de Baralla, que provocó daños en el inmueble y llevó a la detención de un miembro sospechoso del grupo terrorista. El grupo mantiene "la intención y capacidad de continuar perpetrando ataques en Galicia", según el informe de Europol.

La actividad terrorista de los grupos de izquierdas y anarquistas ha caído de forma significativa en la UE en 2014, cuando se registraron 13 ataques frente a los 24 del año anterior, según Europol, que atribuye esta caída a la reducción de los ataques en España y Grecia, que junto con Italia son los países con mayor presencia de grupos terroristas de esta ideología.

En España se registró un único ataque y se produjeron 36 detenciones por actividades terroristas anarquistas o de izquierdas, más del doble de detenciones en comparación con 2013. También hubo seis ataques en Italia y Grecia en cada caso y 4 y 13 detenciones respectivamente, así como otra detención en Francia.

En cambio, ningún país registró un ataque por parte de grupos de extrema izquierda en 2014, aunque sí se detuvieron a 33 individuos en tres países frente a los tres detenidos en 2013.

El Gobierno navarro impone el euskera
El acuerdo entre Geroa Bai, Bildu y Podemos favorece a los medios que emitan programación en este idioma
Se elaborará un 'diagnóstico' de los funcionarios vascoparlantes y se colaborará con instituciones vascas

FERNANDO LÁZARO Madrid El Mundo 7  Julio  2015

Propuestas en educación
La equidad e inclusión, con el objetivo del desarrollo integral del alumnado y la cohesión social. La apuesta por un sistema educativo laico. La formación de una ciudadanía competente social y emocionalmente, responsable, libre y con espíritu crítico.
El fomento del plurilingüismo partiendo del conocimiento de las dos lenguas propias de Navarra, el castellano y el euskera. La apuesta por la inmersión lingüística y la extensión de la enseñanza en euskera.
La coeducación y la no discriminación. Apostamos por la participación de los miembros de la comunidad educativa en la toma de decisiones.

El acuerdo para la formación del nuevo Gobierno en Navarra apuesta por la implantación del euskera a todos los niveles, incluido el mediático. Los partidos Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra suscribieron la semana pasada un pacto programático en el que la implantación de este idioma en Navarra ocupa un lugar prioritario, además del acercamiento institucional al País Vasco.

El acuerdo, que permitirá que Uxue Barkos (candidata de Geroa Bai) se convierta en la nueva presidenta de Navarra y que el Ayuntamiento de Pamplona haya quedado en manos de Bildu, garantiza que habrá presión para que los medios de comunicación dediquen una parte de sus espacios a informar en euskera si quieren recibir subvenciones públicas.

«Los medios de comunicación que reciban financiación pública deberán emitir un porcentaje de su programación en euskera, en los ratios fijados en las respectivas convocatorias», apunta el acuerdo programático en su página 20.

Asimismo, se apunta por «recuperar y mejorar la financiación a los medios de comunicación en euskera y a los que utilicen el mismo en el grado que se determine, para lo que se llevarán a cabo convenios y convocatorias de ayudas». E igualmente, se promete «adoptar las medidas para garantizar el acceso del conjunto de la ciudadanía de Navarra a medios de comunicación en euskera».

Junto a los medios de comunicación, el nuevo Gobierno de Navarra se propone incidir en la educación para avanzar en la euskaldunización de la comunidad. Así, entre los acuerdos figura que tratará de «normalizar y mejorar la colaboración con otras instituciones y entidades públicas y organismos de iniciativa social en el ámbito del estudio y fomento del euskera, como la Comunidad Autónoma Vasca, Euskal Erakunde Publikoa [organismo del País Vasco francés] o Euskaltzaindia [la Real Academia de la Lengua Vasca]».

El objetivo es impulsar el uso del euskera en Navarra. Así se explica en el acuerdo: «Es una de las lenguas propias de Navarra. Una lengua en situación de minoría lingüística, por lo que necesita de un proceso de recuperación del que toda la ciudadanía de Navarra se enriquezca y beneficie».

El texto continúa comprometiéndose a «garantizar la presencia adecuada del euskera en todos los actos públicos, comunicaciones, actos protocolarios y, en general, en la imagen corporativa de las instituciones públicas forales». Asimismo, se acuerda «llevar a cabo una nueva estrategia de comunicación, renovadora e integradora, que prestigie la imagen del euskera ante la sociedad y que fomente la sensibilización social respecto al conocimiento y uso del euskera».

En el ámbito de la Administración foral se realizará un «diagnóstico de la plantilla y la puesta en marcha de circuitos bilingües» y se procederá a «ejecutar de manera urgente la partida de 2015 destinada a euskaldunización y alfabetización de personas adultas».

En última instancia, los partidos que suscriben el pacto quieren que se apruebe una nueva ley del euskera. «Como herramienta para construir nuestro futuro, queremos una Navarra plural, abierta, euskalduna y orgullosa de sus dos lenguas, respetuosa con las distintas identidades, laica, social y solidaria; la Navarra celosa de conservar y ampliar su autogobierno y sus derechos democráticos; la Navarra de la convivencia. El Gobierno del cambio rechazará cualquier medida que atente contra la convivencia pacífica, contra la identidad de las personas, su orientación sexual, de género, laboral, étnica, religiosa, así como sus derechos lingüísticos», dice el texto.

'Paz y víctimas'
En la actualidad, la lengua oficial en Navarra es el castellano, mientras que el euskera tiene también carácter oficial en algunas zonas vascoparlantes. El uso de los idiomas está regulado en la Ley de Reintegración y Amejoramiento del Régimen Foral, aprobada en 1982 y modificada en dos ocasiones. La primera fue en 2010, cuando se amplió la zona mixta -castellana y euskalduna- a varias localidades que así lo aprobaran por mayoría absoluta en Pleno municipal. La segunda modificación se produjo en febrero de este año, cuando se introdujo la posibilidad de estudiar en euskera a todo el territorio navarro siempre que haya demanda.

Aparte del asunto del idioma, hay otro punto destacado del acuerdo dedicado a «Paz y víctimas». En él se dice: «Desde el respeto escrupuloso de la dignidad de las personas y de todos los derechos humanos fundamentales, proclamamos nuestro compromiso con la paz y el rechazo al uso de la violencia con fines políticos». Es una declaración generalista que, como se especifica a continuación, engloba en un mismo apartado la violencia de ETA con otras: «El Gobierno adoptará el compromiso de rechazo y condena sin paliativos de cualquier vulneración de derechos humanos o actos de violencia que se produjeran, sea ésta de ETA, de grupos de ultraderecha o de funcionarios del Estado». No hay ninguna referencia a las víctimas de ETA ni a la violencia ejercida por la banda terrorista en el pasado, sino sólo a la que puede desarrollar en el futuro.

Independentistas y radicales de extrema izquierda desplazan a Navarra el peso de la infamia proetarra
Pamplona, nuevo “Territorio Bildu” (*)
Raúl González Zorrilla. Director de La Tribuna del País Vasco.  7  Julio  2015

Pancarta en Pamplona. "Bienvenido a Euskal Herria" y apoyo a los presos Imagen: "La Razón"

Han de saber los navarros que el infierno Bildu es un estado de ánimo. Un sentir dolorido, una sensación de repugnancia, un estremecimiento de repulsión ética que te provoca un etéreo pero persistente malestar físico y social que te lleva a aislarte, a sitiarte en lo que abarcan tus brazos y a encerrarte en lo que tienes más cerca y en lo que, al final, habrá de convertirse en tu única tabla de salvación: la familia, las lecturas, las viejas películas, las músicas de siempre, las imágenes añoradas de otras tierras o el recuerdo persistente de lo que un día pudo haber sido y no fue.

Expuestos un día sí y otro también a la exhibición obscena de los terroristas y de quienes durante décadas han sido sus más fieles servidores; abrasados por la contemplación en directo de cómo el chupinazo sanferminero convierte a un puñado de criminales fanatizados en los líderes políticos del futuro y desnortados en un territorio infame mancillado por proetarras, independentistas y la extrema izquierda de Podemos, no serán pocos los que comiencen a tirar la toalla.

Algunos se marcharán.
Otros, los más, optarán por encerrarse en su propio jardín de amores, nostalgias, mitos y fetiches. En ese espacio límpido, alejados de los aullidos de los fanáticos, de las risas de los encubridores, de las complicidades de los silenciosos y de la barahúnda de los iletrados, leerán a Mario Vargas Llosa, acariciarán libros viejos, escucharán a Mozart para olvidar los escupitajos verbales de la chusma convertida en corporación municipal, se dejarán envolver por sedas calientes mientras acarician sus cosas como si fueran piezas únicas de anticuario y alcanzarán el amanecer degustando el silencio que explota cuando duermen los más brutos del lugar.

Una metáfora exacta, la pintura que contiene una pasión, aquella talla armoniosa o una canción que va directa al corazón son auténticos salvavidas para los solitarios que sobreviven en estos territorios éticamente volteados, aquí donde las palabras han perdido todo su significado, donde la moral se ha convertido en una inmundicia y donde el fanatismo identitario, la estulticia nacionalista y la radicalidad totalitaria de izquierdas deambulan libremente.

Para estos seres que hablan en privado con Dios porque no pueden hacerlo en público sin que les agredan, que niegan la palabra a los burócratas del pensamiento, que ignoran a los mediocres y que abominan de quienes afirman saber que todas las ideas son iguales, su pequeño reino de querencias y de relaciones es lo único que les queda cuando casi todo lo demás ha ardido, se ha caído, se ha vendido o ha sido arrasado por la molicie ética y la morralla ideológica.

En el País Vasco lo sabemos bien. Y muchos navarros, desgraciadamente, lo van a aprender muy pronto. A estas alturas de nuestra reciente historia, lo más sublime a lo que puede aspirar un ciudadano simplemente decente es a reforzar los sentimientos y a proteger su espacio íntimo de un ambiente purulento, descompuesto y cruel de verdugos deificados, de malhechores adulados, de indolentes con los brazos cruzados y de caos moral, de escoria ideológica y de frío individual en medio de la calorina totalitaria y colectiva.

(*) Este artículo es una variación del texto “El Apocalipsis es un sentimiento”, incluido en mi libro “Territorio Bildu” (Editorial Naves en Llamas, 2013)

Bildu inicia la 'euskaldunización' de Navarra con la ikurriña en el consistorio de Pamplona
EDITORIAL El Mundo 7  Julio  2015

El primer chupinazo de las fiestas de San Fermín con un dirigente de EH Bildu al frente del Ayuntamiento de Pamplona fue también ayer el primer chupinazo con una ikurriña ondeando en el balcón consistorial de la capital pamplonesa, junto a las banderas española, europea y navarra. La coincidencia responde al interés de la formación abertzale no sólo de politizar un icono festivo de la imagen de España ante el mundo, sino de articular una política orientada a identificar Navarra con la cultura y los símbolos del País Vasco en un proceso que excede el marco constitucional. El anhelo que Bildu expresó durante tantos años en la oposición busca ahora convertirlo en realidad. La izquierda abertzale no dudó nunca en incorporar Navarra al imaginario mapa de Euskal Herria. Gestos ilegales como el de ayer en Pamplona ahondan en la rotura social que amenazan los próximos cuatros años, previsiblemente, marcados por la estrategia radical de Bildu.

El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, justificó la exhibición de la enseña vasca en el consistorio de Pamplona por la recepción oficial a tres parlamentarias vascas de EHBildu y blandió la ley foral de Símbolos de Navarra como paraguas legal de una decisión insólita. La Delegación del Gobierno en Navarra interpuso un recurso contra esta medida por considerarla «contraria a la legalidad vigente». La Ley de Banderas tipifica con claridad el uso de la enseña nacional junto a la cooficial «en el ámbito territorial» de cada autonomía. Que Bildu haya violado de forma flagrante esta norma muestra el sectarismo con el que afronta su gestión en la capital navarra.

El uso de los símbolos resulta siempre revelador de las políticas de fondo. Bildu gobierna en Pamplona con apoyo de Geroa Bai (PNV), Aranzadi -que integra a Podemos-, e Izquierda Ezkerra (IU), tras desplazar a UPN, que fue la lista más votada en las últimas elecciones y que gobernaba la ciudad desde 1999. A cambio, la formación abertzale ha dado su apoyo a Uxue Barcos (Geroa Bai) para que se convierta en la próxima presidenta de Navarra. Todo indica que el cuatripartito nacionalista y de izquierdas que se va a repartir Navarra ha fijado como objetivo explícito «euskaldunizar» la comunidad foral. La prueba de ello es el acuerdo programático para esta legislatura que, entre otros compromisos, incluye potenciar el euskera en la Administración, la «euskaldunización» de personas adultas y la mejora de la financiación a los medios de comunicación en euskera. Con un léxico y una ambigüedad de genuino estilo abertzale, el pacto también recoge una condena de la violencia con fines políticos, «sea ésta de ETA, de grupos de ultraderecha o de funcionarios del Estado». Ello augura una tensa y bronca legislatura en la que la fractura de la sociedad navarra puede agudizarse hasta extremos hasta ahora impensables.

La ikurriña en Pamplona
Cayetano González Libertad Digital 7  Julio  2015

Dentro del relativismo en el que vivimos y que lo invade prácticamente todo, habrá quienes consideren que al hecho de que por primera vez se haya colocado la ikurriña –bandera oficial de la Comunidad Autónoma Vasca– en el balcón del Ayuntamiento de Pamplona instantes antes del chupinazo que marca el inicio de las fiestas de San Fermín no hay que darle mayor importancia y que lo importante es que los pamploneses, y por supuesto las pamplonesas, disfruten de estos días tan conocidos allende nuestras fronteras, gracias a escritores como Ernest Hemingway. No será quien esto suscribe el que participe de esa postura.

Izar oficialmente la ikurriña en el Ayuntamiento de Pamplona, que hoy por hoy es la capital de otra comunidad distinta a la del País Vasco, es lisa y llanamente burlar la legislación e incumplir lo que dispone la ley foral de símbolos de Navarra, que establece que las cuatro banderas que deben ondear en los edificios oficiales de la ciudad son la de España, la de Europa, la de Navarra y la de Pamplona. La excusa que ha buscado el alcalde de Pamplona es que esa misma ley señala que, ante la presencia de cargos institucionales de otras comunidades autónomas –había tres parlamentarias vascas de EH-Bildu en el interior del Ayuntamiento–, se puede colocar por deferencia la bandera de sus regiones. La pregunta es muy simple: ¿alguien tiene alguna duda de lo que hubiera sucedido si en lugar de tres parlamentarias vascas de Bildu hubiesen aparecido tres diputados riojanos y además del PP? ¿Se hubiera izado en ese caso la bandera de La Rioja en el balcón consistorial, o se hubiese conformado el alcalde con poner el pañuelico rojo a esos parlamentarios riojanos?

Los nacionalistas, aparte de ser -en una expresión utilizada por los propios navarros- muy cansos, no dan puntada sin hilo. El nuevo alcalde de Pamplona, Joseba Asirón, miembro de una de las marcas, EH-Bildu, con las que ETA está en las instituciones gracias a la pasividad y a la inacción del actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha argumentado que la ikurriña en el Ayuntamiento es "un símbolo de cambio". Y no le falta razón.
Publicidad

Desde la Transición, el empeño del nacionalismo vasco mal llamado moderado y de la propia ETA ha sido dar los pasos necesarios para conseguir la integración de Navarra en la Comunidad Autónoma Vasca y de esa manera ir conformando esa Euskal Herria que estaría compuesta por siete territorios, cuatro españoles y tres franceses: Álava, Vizcaya, Guipúzcoa, Navarra, Lapurdi, Zuberoa y Baja Navarra.

Por ese objetivo, ETA ha asesinado en estos años a 42 personas en la Comunidad Foral de Navarra; por ese objetivo, la banda terrorista puso la cuestión del futuro de Navarra encima de la mesa de negociaciones con el Gobierno de Zapatero; por ese objetivo, el PNV eligió candidato a lehendakari en las primeras elecciones autonómicas vascas a un navarro, Carlos Garaikoetxea, incluso se planteó ubicar en Pamplona las sedes del Gobierno y del Parlamento vasco, aunque al final fue Vitoria la capital elegida.

En las elecciones al Parlamento foral del pasado 24 de mayo, las formaciones políticas partidarias de la integración de Navarra en la Comunidad Autónoma Vasca consiguieron sumar más escaños que las que están en contra. De hecho, una vez que finalicen las fiestas de San Fermín, está previsto que la miembro de la formación nacionalista Geroa Bai Uxue Barkos sea investida presidenta del Gobierno Foral con el apoyo de EH-Bildu y, muy probablemente, de Podemos e IU.

Y aunque la señora Barkos, en diferentes entrevistas en las últimas semanas, ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad a la sociedad navarra diciendo que entre sus prioridades no está la de activar en esta legislatura el mecanismo recogido en la disposición transitoria cuarta de la Constitución para iniciar el proceso de integración de Navarra en Euskadi, es muy difícil creer que, más temprano que tarde, no vaya a hacerlo. Primero, porque está en el ADN de los nacionalistas y, en segundo lugar, porque uno de los apoyos imprescindibles de Uxue Barkos, EH-Bildu, presionará en esa dirección.

Por eso gestos como el del alcalde de Pamplona con la colocación de la ikurriña en el balcón consistorial en el inicio de las fiestas de San Fermín tienen algo más que un valor simbólico. A éste seguirán otros muchos, que irán en la dirección de ir conformando una realidad social y política proclive a los objetivos nacionalistas y que posibilite la integración de Navarra en Euskadi. Mientras tanto, el PP y el PSOE se han convertido en dos partidos absolutamente irrelevantes tanto en el País Vasco como en la Comunidad Foral. Pero ya se sabe que a Mariano Rajoy y a Pedro Sánchez eso no les debe de importar demasiado. Ellos consideran que están para las cuestiones de la "alta política". El problema es que, mientras tanto, el daño que se inflige a la cohesión de España es muy grande.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial