AGLI Recortes de Prensa    Miércoles 15 Julio 2015

Una vergonzosa escenificación de lo inevitable
Vicente Baquero www.gaceta.es 15  Julio  2015

Todos saben y todavía mejor el señor Draghi, que estuvo en el ojo del huracán de la falsificación de los datos oficiales helenos en su día, las trampas y falsedades de que son capaces los griegos a la hora de mantener su peculiar “estado de bienestar a la carta”, lo que no resulta fácil de comprender es que unos teóricamente inteligentes dirigentes europeos puedan tragarse la bola de que: ”Ahora van a cumplir…” cuando ni siquiera han clausurado la improductiva TV nacional recién reabierta por este mismo gobierno, cosa bien sencilla de hacer y comprobar como prueba de su nueva voluntad.

Todos son conscientes, sino serían totalmente estúpidos, cosa que no creo, de que se trata de un aplazamiento vergonzoso de un hecho que tarde o temprano se va a producir: o una intervención en Grecia en toda regla o su expulsión de la U.E. Por muy doloroso que resulte, habrá que enfrentarse a la verdad y a una incómoda realidad para el futuro de la UE en algún momento. Lo que este hecho pone de manifiesto es que cualquier trilero, en un momento determinado, utilizando técnicas de negociación poco convencionales, aunque histórica y políticamente bastante comunes, es capaz de poner en jaque y ganarle la partida a una Europa desconcertada.

No nos engañemos los dirigentes griegos dirán que sí a todo, los negociadores habrán salvado la cara, y todo se escenificará convenientemente, pero el hecho indisimulable es que se habrán salido con la suya: se seguirán llevando el dinero y dentro de un par de años comprobaremos que no han hecho ni la mitad de la mitad de lo que han jurado cumplir…y a empezar de nuevo.

¿Qué o quién nos podría salvar? Pues creo que la propia estulticia de el parlamento heleno si se negara a la propuesta europea en un acto de arrogancia patriótica o que esta vez Angela Merkel no pudiera pasar el nuevo rescate por el parlamento alemán. Al fin y al cabo también tiene un electorado al que tiene que contentar.

Lo único cierto que queda de manifiesto es que Europa tiene una clase política dirigente débil y asustadiza incapaz de hacerse respetar por un pequeño estado dependiente. ¡Cuánto más a una seria amenaza desde el este o una invasión subrepticia y constante desde el norte de África apoyada por un islamismo militante y agresivo! Ahora que se rememora el aniversario de la matanza de Sbrenica ante la mirada impasible de un ejército de la ONU, formado nada menos que por tropas holandesas, nos demuestra que como en aquella ocasión sin la intervención de EE.UU. fuimos incapaces de resolver un problema violento en nuestro propio territorio. La inquebrantable y expansiva Europa se ha vuelto un gato casero. Para bien o para mal, como dice mi amigo Oquendo seremos parte del Imperio… ¡Y que no falte!

Grecia y el triple salto mortal de Alexis Tsipras
Roberto L. Blanco Valdés La Voz 15  Julio  2015

Contra lo que enseña la gestión de todos los Gobiernos europeos (de izquierdas o derechas) desde el inicio de la crisis, Alexis Tsipras se presentó a las elecciones con un programa de lucha sin cuartel contra la austeridad y los recortes. Pero Tsipras, que tenía que saber que su programa resultaba irrealizable, vendió a los electores, en un primer salto mortal, que él lo haría realidad, porque ello dependía solo de su santa voluntad.

Tsipras partía de la extendida y absurda teoría de que los recortes se deben a una conspiración neoliberal de Merkel y la troika y no al hecho de que la crisis trajo consigo paro, crisis fiscal y recesión, a lo que en Grecia se unía un Estado casi fallido, incapaz de reducir un delirante presupuesto militar, crear un verdadero sistema impositivo, acabar con la corrupción estructural y cortar las prebendas de una oligarquía con privilegios medievales.

Sobre tal delirio convenció Tsipras a la mayoría de los griegos, en un acto en el que había tanto de soberbia como de estupidez, de que él sería capaz, porque tenía un ministro muy machote e insultón, de doblarle el brazo a todos los Gobiernos de la UE. Fue su segundo salto mortal, que, como era de esperar, acabó como el primero: con el primer ministro despanzurrado, y muy maltrecho, en medio de la pista donde se desarrollaba la partida.

Lejos de aceptar el principio de la realidad, que marca, frente al del placer, la madurez de un ser humano, el líder de Syriza creyó encontrar la llave para romper las reglas de juego en su favor en un desgraciado tercer salto mortal: un referendo demencial, en el que los griegos no solo desconocían por completo las consecuencias de su voto, sino que se pronunciarían sobre una propuesta inexistente. Tsipras ganó el referendo y creyó que eso mejoraría su posición negociadora, cuando era fácil prever que ocurriría lo contrario.

Y así fue. El primer ministro griego, tras sus tres saltos mortales, y ya al borde del abismo, aceptó al fin, pues no hacerlo habría significado la quiebra del país, un rescate que, dada su envergadura, endurece las condiciones de la oferta contra la que Tsipras logró el voto de su pueblo. Con lo que el final de esta historia ha acabado por ser tan demencial como el principio: tras aceptar unos recortes contra los que pidió, y obtuvo, el no en un referendo, Tsipras se lo pasa por el arco del triunfo, pone a parte de Syriza en pie de guerra y se convierte en el gran defensor de un durísimo programa de recortes contra los que nació precisamente el partido que lidera. ¿Alguien da más?

Y todo, claro está, con las mejores intenciones, esas de las que, como se sabe, el infierno está empedrado. También, ¡ay!, el que le espera a los griegos tras los fallidos saltos mortales de un presidente que se ha jugado en ellos, no solo su vida, sino la de su pueblo.

TERMINARÁ DE PAGAR EN 2054
Grecia, cuánto dinero debe y a quién
Tres rescates consecutivos, 312.000 millones de euros, casi 1,8 veces el PIB de Grecia... ¿a quién pertenece toda esa deuda?
Gaceta.es  15  Julio  2015

La cantidad es de 312.000 millones de euros. Casi un tercio del PIB español, pero el 177 por ciento del PIB de Grecia. ¿A quién debe todo ese dinero?

131.000 millones se corresponden con una deuda con el Fondo Europeo de Estabilidad Finandiera. Grecia no pagará hasta 2023, pero en realidad puede extender el plazo del pago hasta 2053. 41.200 millones los aporta Alemania, 28.600 Francia, Italia 27.200 y España 18.100.

Por otro lado hay otros 80.700 millones de euros de deuda griega en manos privadas. Hay que recordar que el objetivo de todo el programa de ajuste es que la Rapública Helena recupere el crédito, es decir, la reputación ante los inversores privados.

Otros 53.000 millones son deudas contraídas por los socios europeos, al margen de las aportaciones al FEEF. De nuevo el primer acreedor es Alemania, con 15.200 millones de euros, seguido por Francia (11.400), Italia (10.000), España (6.700 millones de euros), Holanda (3.200), Bélgica (1.900), y otros.

A todo ello hay que sumar las deudas que tiene con dos organismos internacionales: el BCE (27.000 millones de euros) y el Fondo Monetario Internacional (21.000).

Grecia no tiene deudas con el capital privado a largo plazo. O, dicho de otro modo, los inversores no se fían de Grecia a largo plazo. Pero el país necesita dinero ahora, y asimismo necesita retrasar los pagos lo más posible, para que dé tiempo a que los recortes refuercen la posición fiscal, y las reformas fomenten el crecimiento y, en segunda derivada, los ingresos. ¿Quién le ofrece esa financiación a largo plazo que le niegan los Estados? Sus socios europeos.

Así, Grecia tiene una deuda a corto plazo de 39.900 millones de euros. Hay otros 34.100 millones de deuda a medio plazo, y a largo plazo está el grueso de su deuda: 238.700 millones de euros.

Si Grecia cumple todos sus compromisos como está previsto, terminará de pagar en 2054, dentro de cuatro décadas.

El tercer rescate de Grecia
José Luis Manzanares www.republica.com 15  Julio  2015

Grecia necesitará ochenta y seis mil millones de euros en los próximos tres años, más del doble de lo previsto en el pasado mes de abril. El Fondo Monetario Internacional manejaba la cifra de cincuenta mil millones de euros a primeros de junio y los cálculos del Gobierno griego eran de cincuenta y tres mil quinientos millones hace sólo siete días. Las largas negociaciones y la pérdida de confianza de los restantes países de la Eurozona en las palabras de Tsipras, primer ministro griego, y de su ministro de finanzas Varoufakis contribuyeron no poco a debilitar la posición de Atenas. La primera ministra de Alemania, Angela Merkel, así lo ha reconocido públicamente tras llegarse, por fin, a una solución más o menos satisfactoria para todos.

El acuerdo alcanzado por unanimidad de los jefes de Estado y de Gobierno parece que obtendrá la aprobación del parlamento griego el próximo miércoles. Es de esperar igualmente que no tropiece con la oposición de otros parlamentos europeos mucho más reticentes que la propia Alemania a la hora de renovar las ayudas a Grecia. Entre ellos los de Finlandia, Estonia, Letonia, Lituania, Holanda y Austria. La dignidad y la soberanía no son un privilegio de Atenas. De ellas participan todos los demás países implicados en el rescate. Los griegos son muy libres para decidir sobre lo que hagan o quieran hacer, pero respetando siempre la también libre voluntad del prójimo.

La sorpresiva convocatoria de un confuso referéndum sobre el principio de acuerdo al que acababa de llegarse, afectó muy negativamente a la credibilidad de Atenas, sobre todo porque el propio Gobierno se encargó de propugnar el “no” sin reparar en sus consecuencias. El problema no podía solucionarse con un acto unilateral de voluntad. Seguía siendo necesario el apoyo económico de la Eurozona para no tener que abandonar el euro como episodio inevitable del caos económico que acompañaría al fracaso definitivo de las negociaciones. Y, según se dijo, debatiendo ahora en una atmósfera ahora de mayor desconfianza. El resultado ha sido la imposición de más gravosas condiciones en una actuación contra reloj que culminaría con el tercer rescate de Grecia.

Las promesas de Tsipras a sus compatriotas no se han cumplido. Tan difícil es sanear sin sacrificios la economía de un país como cocer sin agua. Véanse los ejemplos de Portugal, Chipre, Irlanda y la propia España. No hay acreedor dispuesto a seguir prestando a fondo perdido, ni siquiera a Grecia. Se habla de que pronto habrá nuevas elecciones en ese país. Es lo mínimo que puede suceder tras la pésima gestión de tan gravísima crisis por parte de sus actuales gobernantes.

Confiemos en que esta tragicomedia griega -más tragedia que comedia-, sirva como aviso de navegantes a quienes, entre nosotros, creen más en las pócimas milagrosas de los curanderos que en la medicina y la cirugía académicas.

A deshora, Madrid
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 15  Julio  2015

Hace un mes que el PSOE impuso a los madrileños un Ayuntamiento de Podemos, camuflado tras las siglas de Ahora Madrid, pese a haber obtenido muchos menos votos que el PP. Dispuesta a no ser un obstáculo, Aguirre ofreció la alcaldía al socialista Carmona para que, con el respaldo de Ciudadanos, aplicase su programa, razonable y bastante liberal, en línea con las necesidades de Madrid, acribillada a impuestos por el PP y forzada a enjugar la macrodeuda de Gallardón. Pero mientras Rajoy ha aumentado la deuda española del 70% al 100% del PIB, Botella ha logrado reducir la de Madrid en un 40%. Así que, tras el forzoso sacrificio, era el momento de aflojar el dogal impositivo a los madrileños, los que más aportan al Erario, y así parecían entenderlo tres de los cuatro partidos más votados. Carmona tocaba el cielo con las manos, pero Pedro Snchz, tras jurar que no pactaría con los bolivarianos, impuso la entrega de las grandes ciudades españolas a Podemos para reforzarse internamente frente a Susana Díaz. Un estadista.

En este mes, la abuelita Carmena y el lobo Zapata -el de los tuits antisemitas y vejatorios para las víctimas del Holocausto, del terrorismo o de los violadores y asesinos- han salido a doble escándalo diario. Porque lo curioso de Ahora Madrid es que todo lo hace a deshora, y cada iniciativa anunciada de mañana, que es el clásico disparate antisistema ensayado en Barcelona, lo niega la alcaldesa por la tarde y lo reafirma esa noche el concejal podemita, el que manda, aunque 'se da un plazo' para estudiar el efecto de la aplicación de lo anunciado y se supone que estudiado. Pues no. Los sabelotodo de Podemos ni saben ni han estudiado nada, pero, pillados en falta, aseguran que van a estudiarlo todo, por supuesto sin garantía de que lo hagan ni de que, si lo hacen, aprendan algo. Ayer, el concejal Sánchez anunció que Madrid multaría a los turistas como Barcelona. Negolo la alcaldesa más tarde y reafirmolo el concejal horas después. Lo mismo ha sucedido con los niños muertos de hambre, que en día y medio pasaron de 25.000 a 15.000 para acabar en los 2000... que ya atendía Ana Botella. Y así con los cajeros, el nombre de las calles, la construcción, todo. El sector servicios, motor de Madrid, duda entre quemar Ambiciones, por ahorro, o guillotinar a Carmona, por justicia.

Ahora Madrid y el comunismo de siempre
EDITORIAL Libertad Digital 15  Julio  2015

En algo sí se diferencian las viejas formaciones comunistas de las nuevas formaciones colectivistas que tratan de ocultar su identidad bajo los ropajes del populismo supuestamente trasversal: mientras las primeras eran bastante previsibles, sistemáticas y organizadas, las segundas están resultando bastante caóticas y proclives a la improvisación a la hora de gobernar. Buen ejemplo de ello está ofreciendo el equipo de Gobierno de Ahora Madrid en la capital de España: el lunes, el concejal de Economía, Carlos Sánchez Mato, aseguró que estaban estudiando imponer una tasa turística y otra a los cajeros automáticos de las entidades bancarias, cosa que la alcaldesa, Manuel Carmena, desmentía tajantemente el martes por la mañana. Por la tarde, sin embargo, Sánchez Mato volvía a la carga asegurando que, si bien en 2015 no habrá tasa, "en el presupuesto de 2016, cuando llegue el momento, lo veremos".

Habida cuenta de las empobrecedoras pulsiones totalitarias y de la voracidad fiscal que los comunistas de Ahora Madrid comparten con los comunistas de toda la vida, a nadie debería extrañar que, más pronto que tarde, esas nuevas tasas se impongan, aunque constituyan un nocivo disparate contra una fuente de riqueza para Madrid como es el turismo y contra un servicio fundamental para los ciudadanos como es el de poder obtener efectivo de una manera rápida a través de los cajeros automáticos. Sin embargo, la impresión de desgobierno, de caos y de improvisación resulta innegable.

Esa improvisación y falta de rigor ya resultó patente con ocasión de la cruzada de Carmena contra la desnutrición infantil en la capital: un día dijo que 25.000 niños tenían un problema de malnutrición, al día siguiente que eran entre 21.000 y 23.000 y poco después que eran 15.000. Finalmente, descubrió satisfecha que el Ayuntamiento de Madrid tiene registrados poco más de 2.000 niños en esa penosa situación, a los que el Consistorio ya atiende por iniciativa del anterior equipo de Gobierno, el de Ana Botella.
Publicidad

Tampoco sabemos en qué acabará su proyecto de rebautizar todas las calles y plazas que lleven el nombre de alguien que pueda estar relacionado con el llamado bando nacional en la última guerra civil. Lo que sabemos es que las obsesiones totalitarias y guerracivilistas de Ahora Madrid superan a las de la propia Ley de Memoria Histórica, hasta llegar al extremo de plantearse erradicar del callejero a Gerardo Diego, Manuel Machado, Enrique Jardiel Poncela, Miguel Mihura o Pedro Muñoz Seca, por poner sólo algunos ejemplos especialmente alucinantes.

Con independencia de que lleven a cabo sus proyectos este mismo año o el que viene, es evidente que ninguno de los problemas que acucian a los ciudadanos madrileños tiene nada que ver con el nombre de las calles o con la falta de tasas al turismo o a los cajeros autonómicos. Al contrario, este revanchismo guerracivilista y esta empobrecedora voracidad fiscal pueden soliviantar a los madrileños tanto como el saber que entre sus nuevos representantes municipales hay quienes asaltan capillas semidesnudas o se mofan del Holocausto y de las víctimas del terrorismo.

A esto se reduce, sin embargo, el primer mes de gobierno de quienes, bajo las siglas de Ahora Madrid, conservan las pulsiones totalitarias de los comunistas de siempre, entreveradas con la novedosa incompetencia de los populistas de ahora.

El acuerdo nuclear con Irán o apelar a la buena voluntad de quien desea tu destrucción
El acuerdo histórico es un error... Asume que un Gobierno que ha puesto como objetivo explícito la destrucción de Israel y que no ha variado un ápice sus aspiraciones nucleares va a cambiar
Daniel Lacalle El Confidencial 15  Julio  2015

"All war aims for impunity", Michael Ignatieff

El acuerdo entre Irán y las grandes potencias mundiales es un gran error político lleno de buenas intenciones. Asume que un Gobierno que ha puesto como objetivo explícito "la destrucción de Israel" y que no ha variado un ápice sus aspiraciones nucleares, va a cambiar. De hecho, el acuerdo fue celebrado por la agencia de noticias iraní, puesto que no supone una modificación real de su programa.

"Todas las centrales nucleares continuarán su actividad, Irán seguirá enriqueciendo uranio y el I+D en centrifugadoras avanzadas continúa".

Irán mantendrá 6.104 centrifugadoras IR-1 durante 10 años. Preocupa que el ministro de Relaciones Exteriores, Javad Zarif, haya confirmado que Teherán comenzará a utilizar sus centrifugadoras de última generación (IR-8), que enriquecen uranio hasta 20 veces más rápido que las IR-1 actuales.

El propio exdirector de la CIA Michael Morell y toda una batería de analistas geopolíticos han alertado del error de centrar el acuerdo en el número de centrifugadoras. "5.000 es más que suficiente para construir armas nucleares, pero no para un programa energético".

Según la International Atomic Energy Agency, para una bomba se necesitan 25 kilogramos de uranio enriquecido U-235. Y aunque sea más difícil producir uranio 90% enriquecido –necesario para una bomba–, no es mucho más complejo que el de 4-5% necesario para generar electricidad.

Limitando el número de centrifugadoras no se evita ningún riesgo. Pero es curioso que se ponga el programa nuclear como excusa para "diversificar fuentes de energía". Como si Irán no pudiera diversificar con gas natural, solar o eólica.

No se les escapa a los analistas que el apoyo de Irán en la lucha contra el EI (Estado Islámico) ha pesado más que el riesgo para Israel o la estabilidad de la zona. Pero la pretensión de la administración Obama de dejar a la región solucionar sus problemas es un error. Y pone a Israel en peligro.

El riesgo para la estabilidad y la paz en Oriente Medio es enorme... a cambio de una promesa de que "dentro de ocho años" todo cambiará. No puede ser más ingenuo. Impacto en el mercado de petróleo... lo único positivo.
Vídeo: El acuerdo limita el programa nuclear a cambio de levantar sanciones

El acuerdo con Irán supone un aumento estimado de las inversiones en el país de 170.000 millones de dólares, fundamentalmente en petróleo y gas. El impacto inmediato supondrá aumentar la producción en el corto plazo entre 500.000 barriles/día y un millón, a medio plazo, siendo conservadores. Cuanto más exceso de suministro, como comentábamos en el artículo, "más dura será la caída: el desplome del petróleo es estructural".

Con el término del embargo, la capacidad excedentaria de la OPEP, además, se duplica. Adicionalmente, las inversiones en nueva infraestructura petrolera ayudarán a Irán a aumentar producción por encima de los 4 millones de barriles/día y a mayor plazo hasta los 6,5.

En total Irán va a disponer de más de 20,8 mil millones de dólares de ingresos adicionales anuales a corto plazo, añadidos a las inversiones antes mencionadas. Mientras tanto, Arabia Saudí ya ha aumentado producción al récord histórico de 10,33 millones de barriles/día en mayo. Irak, aunque no miembro sujeto a cuotas, también alcanza niveles récord.

La estrategia de la OPEP que me comentaron hace tiempo en Viena sigue en pie. Demostrar al mundo que son el suministrador más competitivo, flexible y fiable. Ganar cuota de mercado en un entorno de exceso de suministro que saben que es estructural. Y probar que pueden ganar a EEUU, Rusia y las renovables en un entorno de precios bajos.

John Kerry y los negociadores saben bien que los posibles conflictos geopolíticos ya no afectan al "arma del petróleo" y con EEUU cerca de la independencia energética piensan que dejar la región a solucionar sus problemas sin apoyo de EEUU es sencillo. Sólo han olvidado que hay elementos más importantes que el petróleo barato y reducir presencia militar saliendo de la región.

Dice Obama que el acuerdo no está basado en la confianza, sino en la verificación. Me recuerda la escena en que Hans Blix le decía a Kim Jong Il en la película satírica Team America que "si no nos dejas inspeccionar tus palacios te mandaremos una carta mostrando lo enfadados que estamos", segundos antes de ser arrojado a la piscina de los tiburones por el dictador norcoreano.

Vamos a tener petróleo barato durante mucho tiempo. Pero el riesgo para Israel y por extensión, Europa, es muy alto, y apelar a la buena voluntad del que desea tu destrucción es irresponsable.

Obama entrando en la Historia
Emilio Campmany Libertad Digital 15  Julio  2015

Hace unos días le oí a Zapatero reflexionar sobre lo mucho y bueno que dirá la Historia de él. Y viendo ahora lo que Obama ha firmado con Irán y lo que ha hecho con Cuba, creo que el presidente norteamericano alimenta una esperanza parecida. Estados Unidos llevaba peleado con el benévolo régimen castrista desde 1959 y eso no podía ser, tal y como Oliver Stone explica muy bien en su sectario e infumable documental que José Antonio Sánchez nos atiza en prime time por La 2. Con la pía república islámica de Irán, Estados Unidos se toma el chocolate de espaldas desde 1979 y eso era igualmente intolerable. De manera que había que hacer algo con el espinoso asunto de la bomba. Y para eso está Obama, para enderezar tuertos y desfacer agravios.

El acuerdo es un horror desde varios puntos de vista. Para empezar, siendo como es temporal, no sólo retrasa que Irán tenga la bomba atómica, sino que también aprueba que la tenga dentro de diez años. Luego, al levantar las sanciones y permitirle comerciar con su petróleo, se da a Irán el permiso definitivo para ser la potencia hegemónica en la región, cuando el levantamiento debiera haberse vinculado también al compromiso de no injerencia en los asuntos de sus vecinos. Además, el acuerdo sugiere que Estados Unidos e Irán serán aliados en la lucha contra el Estado Islámico. Es como aliarse con Hitler para sujetar a Mussolini. Irán, que no deja de ser un Estado de verdad y muy poderoso, es más peligroso que una organización terrorista; lo que hay que hacer con ésta es desalojarla de los territorios que controla con lo único que puede hacerse, unas fuerzas terrestres que Obama, que por algo es premio Nobel de la Paz, no quiere emplear.

Por último está la maraña constitucional en la que Obama va a sumergir Washington. Porque la Constitución norteamericana exige la ratificación de dos tercios del Senado para que un tratado se convierta en ley. Es cierto que este pequeño obstáculo constitucional ya lo resolvió, quién si no, Franklin Roosevelt inventándose las órdenes ejecutivas, que, aunque sean tratados, como no se llaman así, no necesitan de esa ratificación. El problema es que, como sólo las firma el presidente, cualquier sucesor puede revocarlas, y es posible, como alguna vez ha hecho Rusia, que Irán exija darle al acuerdo forma de tratado, para que no pueda ser arbitrariamente revocado por quien suceda a Obama en 2017. Luego, como el pacto conlleva el levantamiento de sanciones comerciales, la aprobación del Congreso es indispensable, aunque el presidente pueda obviarla con un veto que a su vez el Congreso podría soslayar con el voto de dos tercios de ambas Cámaras. Un buen lío que tiene enzarzados en interminables discusiones a los constitucionalistas norteamericanos. Lo que sí es seguro es que Obama pasará a la Historia. Vaya si pasará.

MEMORIA HISTÓRICA QUE NO INTERESA A MUCHOS
Antonio García Fuentes Periodista Digital 15  Julio  2015

En mi tierra y cuando yo jovenzuelo, había un dicho “jocoso” alusivo a Lucifer; era el siguiente… “Cuando el diablo no tiene nada que hacer…mata moscas con el rabo”. Alusión jocosa o de cachondeo y que señalaba al gerifalte o alto enchufado a la “teta nacional” (dinero público) el que aburrido de su clásico no hacer nunca nada, se le asignaba este hipotético trabajo de mata moscas, para justificar su alto standing en la sociedad española, de la que chupaba como vulgar sanguijuela humana.

Aquí en España no quieren que olvidemos, que hubo una terrible y maldita guerra(1936-1939), que derramó mucha sangre, que causó mucho daño y que en realidad perdimos todos los españoles; pero (y es curiosamente aberrante) los que la perdieron (o mejor dicho los afines a ellos y que en inmensa mayoría ni vivieron aquella tragedia), al final quieren ganarla y quieren sobre el papel, demostrarnos no sabemos qué, puesto que la verdad y la historia al final lo aclara todo pese a quién pese y pase lo que pase.

Por ello “los que sí que la vivimos y padecimos sus secuelas” debemos, “aun teniéndonos que arrancar muchas veces tiras de nuestra propia alma”; decir que si aquella guerra fue iniciada, fue por incompetencia de infinidad de malos políticos que no sabiendo gobernar (cosa normal en esta pobre España) y los que enquistándose como fieras enemigas, terminaron por llevar a un pueblo inocente, a las escabechinas que en ambos bandos se sufrieron… y que si ganaron “los sublevados” fue por la incompetencia de un gobierno denominado republicano, que se extinguió en luchas intestinas, consumiendo todos sus muchos recursos y dejando al final, algo que hubiera sido “una simple sucursal o colonia del entonces ya poderoso Stalin y como propietario de la tan temida (entonces) URSS; cosa que bien aprovechada por “los del alzamiento nacional”; mucho mejor organizados, les sirvió para liquidar los restos de lo que a mi entender, nunca fue una bien consolidada república española.

Y aquí entra Franco, que lo quisieron equiparar a Hitler y Mussolini, cuando la realidad es otra muy diferente; puesto que Franco y como destacado general, en principio no se unió a los otros generales rebeldes, permaneciendo fiel al gobierno republicano; pero después y viendo “el cariz” que tomaban los acontecimientos, sí que se unió y luego exigió el mando total, el que le dieron sin rechistar y de ahí, el llegar a ser Jefe del Estado Español y generalísimo de sus ejércitos… “jugándose el pellejo, puesto que si lo derrotan, seguro estoy que acaba como acabó Mussolini, asesinado y su cadáver colgado boca abajo para regodeo de sus enemigos, puesto que lo colgaron en una plaza pública”; pero no fue así… pero esa es la historia y la que le permitió morir de muerte natural… “desangrado”, pero en su propia cama y casi presidiendo el consejo de ministros hasta su última hora.

Como en toda guerra, se buscan y exaltan a los que los vencedores consideran héroes o figuras destacadas, a los que luego se les dedicarán, calles, avenidas, parques, y demás bienes públicos; los que llegada la transición española (“que aún y al parecer no quieren que haya acabado”) y como ya obraban los faraones y otros sátrapas de aquellos antiguos imperios; derrocado el anterior, el que ostentaba el cetro del nuevo poder, lleno de orgullo ordenaba… “¡¡Que sean borrados sus nombres!!” Y enseguida, legiones de picapedreros, se lanzaban contra los monumentos que erigiera el régimen anterior y se borraba el nombre del desaparecido… “Cosa que sirvió de poco, puesto que mucho después, los arqueólogos han restaurado la verdadera historia y por ello la verdad al final se sabe, como se sabe quién gobernó peor y quién lo hizo mejor”.

Por todo ello, nada más llegar al mando de la villa de Madrid y capital nacional de la España actual, la nueva “faraona” o alcaldesa como hoy se dice, ordena que… “sean eliminadas las referencias franquistas que aún quedan en el callejero madrileño”; toda “una hazaña bélica” de tan vieja luchadora por el bien del pueblo español, hoy “esquilmado”, por la invasión progresista que nos llegó tras la muerte del dictador Franco, el que por otra parte, dejó España bien pertrechada y preparada para un progreso verdadero, puesto que ni dejó deuda pública y sí que dejó muchísimas cosas socialmente bien encaminadas para que el que le sucediera, pudiese con facilidad ir terminando lo poco o mucho que quedara por hacerse; pero no fue así y a la vista está como estamos en España en los social y económico.

¿Qué va a conseguir esta vieja luchadora por el bien del pueblo? De momento, cada calle que cambie de nombre, le va a ocasionar a infinidad de vecinos, unos gastos considerables, simplemente por cuanto tendrán que cambiar toda la documentación que fija profesiones y negocios, puesto que lo que tenga con el nombre anterior ya no le sirve; después desorientar a quienes buscan un sitio al que le han cambiado el nombre y en general, nada de nada… puesto que ya digo, la historia seguirá siendo la historia y será escrita como tal fue y no como tal quieren los que la quieren escribir de nuevo… y además, al español de hoy, a la mayoría ya nos importan dos cojones, lo que ocurriera hace ya casi un siglo, puesto que la rueda del tiempo lo va cubriendo todo, feliz o infelizmente; incluso las heridas verdaderas cicatrizan.

Y desde luego, si “el caletre” de la nueva invasión política, se centra en chuminadas así, que… “el Señor nos coja confesados”; puesto que viendo estas cosas y como está “el patio”, es como para descojonarse de risa… amén.
Publicidad

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y http://blogs.periodistadigital.com/nomentiras.php

Comunicado de la Fundación Francisco Franco
“La extrema izquierda y los socialistas vuelven a enfrentar a los españoles por unos hechos que todos creíamos ya olvidados”
www.latribunadelpaisvasco.com 15  Julio  2015
Ante el anuncio de varios alcaldes recién elegidos en Madrid, Valencia, Zaragoza, La Coruña, Cádiz y Santiago de Compostela de adaptar los callejero municipales a la llamada “Ley de la Memoria Histórica” (Ley 52/2007 de 26 de Diciembre), la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF) ha emitido un comunicado en el que señala que estos anuncios no son prioritarios ante los graves problemas contra los que clamaron en la campaña electoral, “como la malnutrición de cientos de miles de niños y los desahucios. Eran simples excusas, para recolectar votos y distraer a los ciudadanos de sus verdaderas intenciones”.

La FNN considera que “el comportamiento de la extrema izquierda, del PSOE y de los nacionalistas en estos últimos años ha vuelto a enfrentar a los españoles por unos hechos que todos creíamos ya olvidados, para lo que no vacilan en difundir mentiras como que España es el país del mundo con más desaparecidos sin enterrar, sólo superado por Camboya”.

Para la Secretaría de esta Fundación, “el Partido Popular es responsable del actual clima de discordia por negarse a derogar la “Ley de Memoria Histórica” y por aplicarla en numerosos municipios contra el sentir de sus votantes, a pesar de haber prometido modificarla en su campaña electoral de 2011”.

La Fundación Francisco Franco también explica que si se trata de dejar en los callejeros de las ciudades sólamente a quienes han sido intachables demócratas, habría que eliminar también “a La Pasionaria, Francisco Largo Caballero, Indalecio Prieto, Santiago Carrillo y Lluís Companys, implicados todos ellos en golpes de Estado y asesinatos políticos”.

Ante lo que considera una nueva campaña revanchista, la FNFF propone que el Parlamento derogue cuanto antes la “Ley de Memoria Histórica”, “ya que sólo sirve para dividir a los españoles, manipular la historia y amenazar a todos los que quieran investigar la guerra civil y el régimen del 18 de Julio sin someterse a los principios establecidos en esa norma”. Además, la Fundación exige respetar “los nombres de las calles y monumentos como testimonio de una época de España, algunos sufragados por voluntad popular, cuyo juicio debe dejarse a los historiadores y no a los políticos”.

Finalmente, la FNFF anuncia su intención “de reprobar y demandar a los alcaldes y concejales que aprueben la retirada de monumentos, vidrieras, escudos y estelas por daños al patrimonio histórico artístico del pueblo español”.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Tic, tac:¡tempus fugit!
Vicente A. C. M Periodista Digital 15  Julio  2015

Mariano Rajoy sigue siendo para sus palmeros el icono del “maestro del manejo de los tiempos”. Sin embargo, la realidad es que hasta ahora todos los acontecimientos han demostrado que el tiempo le ha superado siempre y ha puesto en evidencia su falta de intuición y que le pillan con el paso cambiado. Tras muchas conjeturas, arcanos y previsiones, Mariano Rajoy decidió dos cosas importantes: la primera, ser él el único e indiscutible candidato del PP en las elecciones generales; la segunda, optar por agotar la legislatura y elegir definitivamente como fecha de la celebración de las elecciones generales finales del otoño, un periodo comprendido entre el 22N y el 20D. Las dudas estuvieron en decidir si sería más provechoso para los intereses del PP adelantar la fecha y hacerla coincidir con la anunciada convocatoria de “elecciones plebiscitarias” por los secesionistas catalanes.

Las disensiones aparentes entre los secesionistas parecían indicar que no iba a haber acuerdo en presentar una lista unitaria tal y como pretendía Artur Mas para dar más fuerza a la idea del triunfo de la opción independentista. Sin embargo, el tiempo se acerca inexorablemente al plazo legal para confirmar la convocatoria con la firma del Decreto de disolución del Parlamento de Cataluña y su publicación en el Diario de la Generalidad. Lentamente se va escenificando el ansiado acuerdo entre CDC de Artur Mas y ERC de Oriol Junqueras con algunas otras fuerzas de menor entidad, excepto la disidente CUP y la escindida UNIÓ. Es decir, el Gobierno de la Generalidad va a agotar los plazos legales para dejar sin margen de maniobra a Rajoy al que presumiblemente le pillarán gozando de sus vacaciones en Sanxenxo tras el estrepitoso fracaso en la UE donde España ha quedado relegada a la inanidad a pesar de ser la cuarta potencia económica. ¡Hay que ser de una pasta especial para dejarse mangonear de esa manera tan obscena!

El tiempo es algo inexorable que tiene por costumbre pasar en una infinita cadena de sucesos que quedan fuera de nuestro control, aunque ilusamente pensemos que podemos intuir hacia dónde se encamina. Pero para corroborar nuestro error están entre otras las famosas leyes de Murphy que en el caso de Mariano Rajoy se han convertido en axiomas. Como oráculo ha demostrado su nulidad absoluta y su empecinamiento en el error ha llevado a su partido desde una mayoría aplastante hacia el sendero de la frustración, de la derrota sin paliativos y de la desaparición del escenario político español siguiendo los pasos de la extinta UCD. Un logro que solo es achacable a su personalísimo estilo de liderar su partido, acallar o expulsar a sus críticos y dejarse adular por mediocres petimetres y “agradaores” sin escrúpulos.

Dice Mariano Rajoy que agota la legislatura cuando la realidad es que lleva agotada desde el momento en que decidió traicionar a sus votantes e imponer a los españoles la mayor ristra de medidas injustificables de presión fiscal para no tener que modificar nada de la ineficaz y sobredimensionada estructura del Estado y de las Comunidades Autónomas. Ha sido el dios Saturno devotando a sus hijos con tal de mantener su poder. Pensó que era capaz de vencer al tiempo y dominarlo, pero el tiempo es inexorable y termina por devorarlo todo. Como diría el Don Hilarión de la Verbena de la Paloma “los tiempos adelantan que es una barbaridad”. A Mariano Rajoy los tiempos le han atropellado por su especial “control de los tiempos” que otros simplemente llamaríamos “pachorra”.

Por otra parte,solo me puedo imaginar a Rajoy devorando centollos en su querido Sanxenxo y no como el Saturno de Goya.

Llamamiento a los españoles
Fernando Sánchez Costa www.vozpopuli.com 15  Julio  2015

El acuerdo electoral entre Convergència Democrática y Esquerra Republicana aboca a Cataluña a elecciones anticipadas y consuma el órdago que el Presidente de la Generalitat decidió plantear al Estado hace ya tres años. Estamos ante las elecciones más trascendentales de la democracia catalana y ante uno de los momentos más críticos de la historia contemporánea de España. Nos encontramos, literalmente, ante una revolución democrática pilotada por unas élites nacionalistas que pretenden romper el orden constitucional y liquidar un proyecto histórico de siglos al que hemos llamado España. Algunos considerarán esta apreciación alarmista y exagerada, como consideraron improbable el acuerdo de los partidos independentistas o la celebración de la consulta. Lo cierto, sin embargo, es que el proceso soberanista no responde a criterios de racionalidad, sino a la dinámica de la emoción colectiva. Es una avalancha sentimental y populista que se imagina cerca de conseguir la tierra prometida.

Con estas líneas quisiera dirigirme, desde Barcelona, al conjunto de ciudadanos españoles. Lo hago tras unos años duros en Cataluña, donde se ha tensado al máximo la convivencia, se han puesto los medios de comunicación al servicio de la propaganda, se ha vivido una opresiva espiral del silencio, se nos ha tildado de antidemocráticos, se ha utilizado el dolor de la gente con fines partidistas y se ha sembrado la animadversión contra España. Pero quizá lo más difícil ha sido comprobar como aquellos que defendíamos la unidad nacional en unas condiciones adversas no hemos contado con el interés y el apoyo de la mayoría de la opinión pública española que, molesta y agotada por las provocaciones independentistas, ha llevado a cabo una cierta desconexión emocional y política con lo que acontecía en Cataluña.

A lo largo de estos años, viajando por España, me preguntaba por qué algunos se empeñan en borrar de nuestro imaginario catalán los paisajes andaluces, los campos de Castilla, la lengua de Cervantes, los textos de Machado, los lienzos de Velázquez o los trazos de Sorolla. Me preguntaba por qué nos querían proclamar extranjeros en nuestra tierra y por qué querían romper tantos lazos de amistad y familia. Me cuestionaba por qué esa obsesión en retorcer la historia y ese empeño en abandonar la propia tradición del catalanismo, que siempre propugnó la reforma de España desde la afirmación catalana. Pero me preguntaba, también, por qué le ha sido tan difícil a nuestra España asumir su pluralidad y su riqueza interna, por qué nos ha costado tanto acoger la lengua catalana como una magnífica lengua española, por qué no hemos valorado suficientemente la prosa de Pla, la sonoridad de Verdaguer, la contribución de Cambó o el idealismo de Pi i Margall. Por qué, todos, hemos preferido la dialéctica a la integración.

Quizá la reacción más natural ante las circunstancias presentes sea la melancolía. Una melancolía que podría transitar entre la conllevancia y la ruptura. Pero no nos podemos permitir la comodidad del desaliento. Hay demasiado en juego. Los independentistas se encuentran ante una gran oportunidad. Pero los constitucionalistas tenemos también una ocasión histórica. Si los soberanistas no suman mayoría, su proyecto quedará descabezado durante años. Tendremos la ocasión, entonces, de construir una alternativa de concordia, de progreso y de convivencia entre todos los catalanes. Una alternativa que construya puentes y no los derribe constantemente. Una alternativa que sitúe Cataluña al frente de una España renovada, y no al margen de Europa. Tendremos la oportunidad de hacer de Cataluña una sociedad libre, justa, confiada y abierta, en vez de una finca cerrada pastoreada por las élites nacionalistas.

Tenemos una gran oportunidad. Pero para lograrlo, necesitamos el apoyo del conjunto de los españoles. Esta es la llamada que querría hacer desde Barcelona, casi como un último grito de resistencia. Quiero pedir, en nombre de muchos catalanes que sentimos España como algo propio, que nos ayudéis en estos momentos difíciles. Que no os desentendáis. Que llevemos a cabo un movimiento cívico y patriótico, moderno, enérgico, creativo e inteligente para defender nuestra historia y nuestro futuro. Cada uno desde su sitio y posición, cada uno según sus posibilidades y proyección, puede ayudarnos a dar la vuelta al clima que nos domina. Puede ser tan fácil como animar a votar a unos familiares, o como dar voz y espacio en los medios al momento crucial que atravesamos. Debemos levantar del sillón a los catalanes que votan en las generales pero se abstienen en las autonómicas. Debemos empujar a votar a esa mayoría silenciosa que está confusa pero no quiere renunciar a ninguna de sus esferas de identidad.

Lo que está en juego, al fin y al cabo, no es Cataluña. Es España como realidad política y social. Si España no reacciona, si se muestra indiferente ante lo que sucede en Cataluña, significará entonces que nuestro país, en realidad, ya no existe. Si es así, avisadnos con tiempo, porque nos ahorraremos la batalla democrática y la hostilidad del ambiente. Pero tengo confianza en que la realidad es distinta. Somos una nación antigua, con muchos defectos, pero con sentido del honor y de la historia. Ciertamente, en nuestro relato nacional actual, nos falta algo de música y poesía. Nos estamos levantado de una terrible crisis económica. Ojalá este dinamismo patriótico, creativo y moderno que propongo sirva para darnos el empujón definitivo y reanimarnos como nación. ¿Por qué no convertir el envite en una gran oportunidad para resurgir con más fuerza?
Recortes de Prensa   Página Inicial