AGLI Recortes de Prensa    Viernes 17 Julio 2015

Montoro, el recaudador de Tsipras
Adrià Pérez Martí www.vozpopuli.com 17  Julio  2015

Rajoy va a dar al gobierno de Tsipras casi el equivalente a lo que nos extrajo muy dolorosa e injustamente a través de sus subidas de impuestos en 2012 (11.237 millones según estimó Hacienda, frente a los nuevos 10.000 millones que le corresponde aportar a España en este nuevo 'rescate'). Y eso solo en lo que se refiere a la recaudación, porque los perrjuicios que sufrimos en términos de agudizamiento de la recesión y retraso de la recuperación, y, en definitiva, de sufrimientos, son incalculables.

El gran error

Que los integrantes de un grupo o asociación ayuden a uno de los suyos no es reprochable, sí lo es cuando el dinero que se presta no es de quien lo presta. En 17 horas de negociaciones entre políticos pueden gastarse muchos millones de euros extraídos a familias y empresas a los que les ha costado lo suyo ganarlos justamente en el mercado. Y en plena Gran Recesión, a costa de muchísimas más horas de trabajo, esfuerzos y sacrificios.

Además, se ofrece a un deudor que no superaría el más mínimo análisis de riesgo en una reestructuración de la deuda o rescate: la voluntad de pago. Un deudor al que se le ha perdonado casi la mitad de deuda acumulada que llegará, por cierto, en tan sólo dos años al 200% del PIB. ¿Cómo esperar que este país, con ese gobierno y ese Estado corrupto y corruptor, pueda pagar una deuda requete-reestructurada y con las más ventajosas condiciones para su pago, con un enorme plazo de carencia y bajos gastos financieros? Al que, además, va a concederse otro premio: un crédito puente, necesario por las dilaciones de una irresponsable, absurda y dañina negociación de la que son responsables Varoufakis y Tsipras.

No sería la primera vez en la historia que un gobierno de izquierdas se ve obligado a realizar reformas adecuadas aprovechándose de una menor contestación social gracias a su ideología. Y aunque algunos sondeos den ahora una mayoría que acepta este paquete de medidas más ambiciosas (una vez han sido rechazadas otras mucho más suaves en referéndum semanas atrás), el nivel de polarización social, de intereses creados, y de corrupción política y estatalización social, harían que lo prudente fuera no regalar centenares de miles de millones de euros a un deudor inestable y sin palabra.

Ha de recordarse que es el propio primer ministro quien azuza continuamente a las masas, apelando a la irracionalidad y las vísceras para rechazar y vilipendiar al egoísta extranjero, al que le hace el favor de aceptar su dinero para evitar su propia quiebra, en lugar de promover un debate racional sobre asuntos económicos, que nada tienen que ver con ese uso demagógico de palabras tan grandilocuentes como 'dignidad', 'Europa'... El lenguaje suele ser la primera arma política del manipulador.

Tsipras ha firmado en su última entrevista que de aquí a dos años 'ya veremos'. No conseguirá una quita nominal, pero tanto su gobierno como los gobiernos anteriores están consiguiendo otro tipo de quita: reducir el valor presente de su deuda a través de extensiones de plazos, reducciones de intereses, etc. Más que tardar 30 años en pagar su deuda, como dice un informe 'secreto' del FMI, Grecia nunca la pagará a no ser que cambie de arriba a abajo sus pésimas costumbres y su perverso sistema institucional. Lo que nos lleva a una cuestión crucial: ¿cómo puede cambiar una sociedad que ha elegido estatalizarse hasta la médula?

El gran escándalo de los gobiernos acreedores (y, por el contrario, el éxito del gobierno griego) es haber dado casi medio billón de euros de sus ciudadanos, que les hubiera venido muy bien en plena Gran Recesión, a un país que no cumple las mínimas reglas de contabilidad y transparencia, y que, además, se niega a mejorarlas.

Las liberalizaciones aliviarán los errores del plan: los impuestos

Aun así, este programa de rescate ha sido muy mejorado a través de las liberalizaciones ahora propuestas (¿por qué no se incluyeron entonces? ¿Los 7.000 millones no lo merecían?), pues podrán en mayor medida subsanar los efectos adversos que el propio plan contempla y que recaerán en la población, las subidas fiscales: más impuestos en forma de subida del IVA (ampliación de su base imponible), inspecciones, y agresividad de la Administración fiscal. Algo enormemente nefasto en cualquiera de los escenarios, pero más en entornos recesivos.

¿Por qué se obliga a que la primera reforma sea subir el IVA y no, por ejemplo, reformar el mercado laboral para rebajar el desempleo? Para seguir saciando la gula estatal. Desgraciadamente, lo peor del rescate es lo primero que se aprueba.

Recurrir al money machine (como se conoce al IVA) suele ser habitual por los gobiernos de la Troika y sus rescates (aquí lo conocemos bien, con el heroico rescate del binomio Rajoy-Montoro), pero estas subidas no han servido para incrementar la recaudación. De hecho, tras las subidas del IVA de 2010 y 2011, la recaudación en Grecia disminuyó, aumentando, eso sí, las deudas fiscales pendientes de pagar por parte de los ciudadanos.

Resulta que el Estado no sólo se endeuda sino que crea además deudas en los propios ciudadanos. Y el incremento de deudas fiscales en un entorno recesivo y con restricciones crediticias se correlaciona con una menor recaudación, y además provoca un mayor incumplimiento fiscal por parte de la población. No declarar el IVA va a ser un modo de financiación para muchas empresas y autónomos cuya quiebra próxima relativiza el riesgo fiscal. Y son muchos casos.

La economía sumergida es el resultado de un deficiente Estado y el elevado nivel de impuestos. Mientras no se mejore el primero y se reduzca lo segundo, no disminuirá. Elevar las sanciones, las inspecciones y el acoso de una administración tributaria jerárquica que pretende someter al ciudadano, no hará más que incrementar la economía informal y elevar las deudas fiscales impagadas (como ya ha hecho).

He ahí la gran contradicción según el método de decisión: la población elige mayoritariamente en las urnas un Estado grande y clientelar, y que sea financiado por los ciudadanos europeos, pero individualmente y en el día a día eligen para sí mismos pagar menos impuestos para sostener ese Estado colosal.

Conclusión

Después de la clara capitulación de Tsipras, lo más destacable es la mejora de un programa de rescate –siempre imprudente– que regala más y más millones de euros a quien no tiene voluntad de devolverlos. La estatalizada población griega es la que más sufrirá por las subidas fiscales que en su momento rechazó, y que ahora se supone acatará, pero que en el día a día es de suponer seguirá burlando incumpliendo con el Fisco. Afortunadamente para ellos, tal vez las liberalizaciones impuestas por la Troika les beneficien, aunque ya veremos si se aprueban, porque se dejan para el final; medidas estas que algunos califican sin rubor como "humillaciones". Sea como fuere, la suerte está echada: el drama griego continuará indefinidamente. Solo queda por saber si será dentro o fuera del Euro.

Grecia dijo 'no', Tsipras dijo 'sí'
Carlos Fuertes www.lavozlibre.com 17  Julio  2015

Abogado

La semana que acabamos de abandonar ha sido, probablemente, la más compleja para la Unión Europea en los últimos decenios, sino en toda su historia. Desde luego, nunca un estado, dirigido por una tropa de populistas irrefrenados como lo está Grecia, ha sentido tan cerca las faucesde la bancarrota, ni tan próximo el abismo de la salida de esta organización internacional.

En este sentido, Tsipras sí ha lanzado dos mensajes, uno al mundo y otro a España. Verbales, lanza muchos, patrañas que se desmienten con sus hechos.

El mensaje al mundo es que, sin duda, cuando se está cerca de la muerte, hasta el más ateo agarra la mano de Dios si es para salvarse. Ya perdonarán el símil teológico, pero si para Syriza la Unión viene a representar, como se deduce del grueso de sus manifestaciones, la misma encarnación de la infierno de Dante, al final han cruzado la laguna Estigia, pero no en la barcaza de Caronte, sino con planeadora y fueraborda, a toda velocidad, como los narcos, antes de que las puertas de Europa se cerraran, y el nihilismo político en el que Grecia vive ad intra se convirtiera ya en su sino internacional.

Nunca en la historia política moderna, corríjanme los lectores más eruditos en esta cuestión, se ha celebrado un referéndum sobre unas medidas que ya no existían en el momento del sufragio -recordemos que la oferta había expirado-;donde además se haya apoyado institucionalmente por el Gobierno el NO, como lo hizo Tsipras, que utilizó esta herramienta de democracia directa como una “cuestión de confianza popular”, aun siendo tal extremo antitético; y donde, ganando el NO por una mayoría bastante considerable, se acabe por firmar unas medidas mucho más duras e incisivas que las iniciales. La jugada es digna de un libro de esa colección tan divertida, “Relaciones Internacionales para dummies”, una obra maestra de cómo el cinismo pasa factura pronto. Si llevas tus propuestas, como hizo el ex ministro griego Varufakis, en un block de notas de un hotel a mano; si llamas terroristas a los mismos que estás pidiendo ayuda… luego ocurren estas cosas.

A todo esto, el pueblo, ese ente que el populismo de la extrema izquierda europea exalta (Podemos en España, Syriza en Grecia), ha sido simplemente estafado, y está pasando horas negras. Es lo que pasa cuando se confía en trileros, en tahúres de cafetería de universidad o en filósofos de salón para dirigir un país. Los viejos políticos tienen en sus espaldas la corrupción como lacra colectiva; los nuevos, la extravagancia, la irresponsabilidad y un grado bastante alto de desprecio hacia la inteligencia y la honradez de quienes les apoyan. De Iglesias a Tsipras, de Kichi -este “solo” ha llamado “nazi” a un cónsul alemán, según leo hoy en la prensa- a Carmena, “tanto monta, monta tanto”.

Desde luego, habrá que ver como se explica el nuevo paquete de medidas a todos esos votantes que dijeron no, que se negaron a más medidas de recorte, que rechazaban pagar a los acreedores internacionales-como corresponde- a las obligaciones sostenidas. Es decir, a los que se les envenenó durante meses de campaña de Syriza prometiendo la espantada que luego no han consumado.

En este sentido, el timo empleado por el gobierno griego es doloso y vergonzante. Las caras de sus principales valedores, de los votantes más convencidos de la necesidad de ese cambio político, vagan hoy circunspectos por Atenas, pensando, esencialmente, que les han robado la cartera, o el voto, como prefieran.

En este sentido, también sorprende cómo Pablo Iglesias y Podemos han hecho como los malos amigos en las peleas, esconderse detrás del árbol o salir silbando mirando hacia otro lado. En España pretenden que lo ocurrido en Grecia no se expanda demasiado. Es claro que después de su ligamen ideológico íntimo con Venezuela y Ecuador, su amistad europea con Tsipras, ese cambio para Europa que es tan maravilloso ha salido por la culata, puesto que no solo ha demostrado su ineptitud y la de su gobierno para la negociación y la estrategia política, sino que además ha insultado y humillado a su pueblo, con la meritada consulta, papel mojado con lágrimas de los jubilados que sufren el corralito, fruto del pulso estúpido del ejecutivo heleno a las instituciones.

Los experimentos en política, mejor, con gaseosa. En este sentido, Tsipras ha dado una lección a España importante, casi impagable. Digo casi, puesto que ya veremos si devuelve Grecia lo prestado por España, una ayuda que se les dio cuando apenas estábamos nosotros en los estertores de un rescate financiero. Syriza ha iluminado claramente el camino de lo que son estas plataformas y nuevos partidos del izquierdismo más radical. Solo cabe desear que ese mensaje no llegue tarde a los oídos de los más convencidos en ese modo suicida de hacer política.

13, callejón de Grecia (En griego, aporía)
Santiago González El Mundo 17  Julio  2015

Pues parece que el asunto de Grecia ha llegado a un punto en el que ya no va más, después del desastroso referéndum convocado por Txipras. Lo explicaba Petros Márkaris, "La culpa la tenemos nosotros, no Merkel', con una notable capacidad predictiva:

"La gente que el domingo votó 'no' lo hizo pensando que de ese modo Grecia lograría un acuerdo mejor, porque eso es lo que han estado diciendo Tsipras y otros miembros del Gobierno. Pero no es verdad. El problema es que después del domingo tendremos un acuerdo peor del que nos ofrecían. Si es que tenemos acuerdo, algo que aún está por ver."

Efectivamente, han tenido unas condiciones mucho peores. Pero hay compatriotas nuestros refractarios a los hechos, que no se arredran ante la complejidad de la cuestión, incluso para los profesionales de la economía. Un economista es una persona que explicará mañana por qué las predicciones que hizo ayer no se han cumplido hoy. Pero las tertulias han venido en socorro del buen pueblo español. Hace pocos días tuve que oír a un amigo, sin formación específica, que la economía griega en ciertos aspectos está mejor que la española, porque tiene superávit primario, mientras la española no.

¿Y quién dice que tienen superávit primario? Ellos, los gobernantes de un país que mintieron la contabilidad nacional y escondieron la deuda. Si la economía de Grecia hubiera tenido superávit primario, es decir, que Ingresos>Gastos, sin tener en cuenta el pago de intereses de la deuda, su deuda no habría crecido hasta el 175% del PIB. El problema de Grecia es que a partir del próximo rescate, en las condiciones que imponga Bruselas, está condenada a tener superávit primario, porque no se puede financiar en los mercados, mientras España sí, como es evidente. Bueno, también hay quien sostiene que a Grecia se le han impuesto unos intereses onerosos, como si estos fueran producto de un capricho o de la animadversión de la Troika. Además, no es cierto. En relación con el PIB el peso del pago de los intereses en Grecia equivale al 4,3% del PIB griego, un nivel similar al de Italia (4,1%) o Irlanda (4,1%) y solo un punto superior al de España (3,3%).

Ya veremos lo que pasa y si Grecia está dispuesta a realizar el ajuste que se le pide, aunque no parece que en esta ocasión la UE vaya a fiarse de la palabra del primer ministro. Veremos cuánto duran los 86.000 millones del próximo rescate. Lamentablemente no tengo noticias de que mi amigo vaya a invertir parte de sus ahorros en deuda griega. Un millón de almas bellas a 86.000 euros por cabeza, harían innecesario el rescate. Toda Europa sería un inmenso campo solidario, qué hermosura. pero la campaña de crowdfunding puesta en marcha en GB para pagar al FMI el siguiente plazo de 1.600 millones de euros se ha cerrado con una recaudación de dos millones.

Es lo que hay. Grecia seguirá necesitando rescates. Habrá que condonar la deuda, no tienen manera de pagarla. Y seguirán generando deuda. También se hace mucha comparación modorra con la quita de la deuda alemana tras la guerra, sin tener en cuenta una pequeña diferencia: antes de la quita, Alemania había iniciado su reconstrucción con extraordinario brío y dedicación. Sólo después se le perdonó la deuda.

El problema de Grecia es que su solución no está dentro del euro y tampoco fuera. Cualquiera de las dos alternativas será dolorosa para Grecia y para el resto, pero tal vez al final no haya más remedio que rendirse a la evidencia y pensar en una salida lo más ordenada posible y solidaria. (La quita de la deuda, una y no más). No es cuestión de seguir hasta la siguiente quita. Aporía es una palabra griega. Quiere decir callejón, lugar difícil para pasar.

Syriza en España
Emilio Campmany Libertad Digital 17  Julio  2015

Todos sabemos que la estrategia de ese tándem invencible que son Mariano Rajoy y Pedro Arriola parte de la base de que cuanto más miedo dé la victoria de Podemos, más votos recibirá el PP, por mucho asco que den sus incumplimientos electorales, la aceptación de la herencia de Zapatero sin beneficio de inventario, la tibieza con las marcas blancas de ETA y el amparo a este Estado elefantiásico, clientelar y nepotista que acabará engullendo nuestra hacienda. Teóricamente, lo que está pasando en Grecia en estos días viene de perlas a esa estrategia. Porque si, como los de Podemos se han hartado de decir, ellos son la Syriza española y lo que pretenden es que España siga la senda griega, cabe esperar que a la mayoría de los españoles la perspectiva les horrorice. Sólo de pensar que nos va a gobernar uno que lo que quiere es destrozar la economía por probar a ver si puede saltarse la disciplina europea para luego al final someterse a ella da pavor. Para acabar así, supongo que pensarán tanto los griegos del sí como los del no, más valía haberse sometido desde el principio a los dictados de Merkel y haber evitado el corralito que ha hundido la confianza en la economía del país heleno.

No obstante, ese miedo a una victoria de Podemos a consecuencia de lo que está pasando en Grecia y que tantos votos se supone le va dar al PP no debería ser tan grande si, precisamente a la vista de lo que está pasando en Grecia, Podemos pierde apoyos y ello se refleja en las encuestas. Algo así deben de temerse sus líderes, cuando en apenas una semana han pasado de apoyar el no en el referéndum y tildar de terroristas y mafiosos a los dirigentes europeos a afirmar, como nos cuenta Miriam Muro, que ellos apoyan al Parlamento heleno cuando dice sí al supuesto atentado que los griegos están padeciendo. Y sin embargo, no sé por qué me da en la nariz que hay en el votante de Podemos un punto de irresponsabilidad que hace que ver lo que está ocurriendo en Grecia no le empujará a buscar opciones más sensatas. Es más, creo que los habrá que estén deseando que los cócteles molotov estallen en la Puerta del Sol como ayer lo hicieron en la plaza Sintagma. A ellos se unirán los que se convencerán contra toda evidencia de que Podemos en realidad no tiene nada que ver con Syriza y que son tan diferentes como pueda serlo España de Grecia. Dicho de otro modo, sin que pueda explicar por qué, creo que lo que está sucediendo allí en realidad no le va a restar un voto a Podemos. Los perderá por el desdén con el que trata a Izquierda Unida, a la gente de la farándula o a las plataformas ciudadanas que quieren subirse al carro, pero lo de Grecia me estoy barruntando que no le va a perjudicar. No, si al final se saldrán Rajoy y Arriola con la suya.

La disecación de la política
J. L. González Quirós www.vozpopuli.com 17  Julio  2015

En una de sus últimas intervenciones públicas, ya en 1954, pocos meses antes de su muerte, Ortega y Gasset afirmó que “Las gentes, en una u otra medida, se dejan arrebatar la libertad tranquilamente. Las dictaduras patentes o larvadas son un rasgo característico del presente”. No se puede decir que el panorama haya mejorado sesenta años después, pero llama la atención que esa falta de libertad, de independencia de criterio, esa voluntad de delegar decisiones en otros, haya hecho estragos, muy especialmente, entre la grey política de la derecha, que, con enorme mansedumbre, y en flagrante contradicción con lo que dice y cree representar, tiende a interpretar su función pública como un ejercicio de mera lealtad y absoluta sumisión ante el que se supone que decide sus destinos.

La orquesta del Titanic
Mírese a los diputados y senadores del PP, a sus dirigentes provinciales: no son pocos los que se quejan amargamente de la deriva de su partido, los que ya han experimentado la dureza de la nalgada que los electores han propinado a Rajoy en su personalísimo culo, pero ni uno solo de ellos ha hecho el menor gesto político para romper con la deriva que los arrastra. A veces se comparan con los violinistas del Titanic, pero aquellos tenían la grandeza de ser profesionales, no representaban a nadie más que ellos mismos, mientras que estos otros impasibles se supone que no deberían renunciar nunca a la misión política que los electores han puesto en sus manos. Parecen actuar como si pensasen que una elección política es un mero acto de legitimación, y que con ese título en sus manos, ya pueden ponerse al servicio de su señor, sin pestañear y olvidando como un mal sueño, las ideas que dicen defender, los argumentos que esgrimieron para ganar, las legítimas aspiraciones de quienes creyeron en ellos. La orquesta del Titanic se ahogó con dignidad, pero los políticos que renuncian a su misión para convertirse en personajes de opereta no podrán acogerse a ningún manto protector porque, convencidos de que el poder lo justifica todo, quedarán expuestos a la pública rechifla cuando lo pierdan, porque nadie les creerá cuando digan que no se pudo hacer nada.

El PP de Rajoy y su conferencia política
Hace unos días Rajoy decidió hacer públicas muestras de la supuesta vitalidad de su partido, de su capacidad para revolverse tras un importante revés electoral que vanamente se ha pretendido presentar como una victoria, y convocó con urgencia una llamada conferencia política, uno de esas representaciones que tanto gustan a los partidos porque les permiten dar la impresión de que algo se está cociendo, cuando ya no quedan viandas en la despensa. Hubo hasta ciertas apariencias de ebullición, pero, al final, todo se quedó en nada, y, además, para después. Los congregados parecieron creer, por un momento, que estaban allí haciendo algo, pero habían sido convocados para lo de siempre, para oír un discurso del que les manda, de ese Rajoy eternamente coherente en sus monsergas, aunque, esta vez, adornado de promesas electorales, demagógicas, contradictorias e inanes sin capacidad de convencer ni a los que las proclaman. Hace falta mucho cuajo para aplaudir una mínima y oportunista rebaja fiscal que apenas altera las brutales subidas previas, cuando las razones que se dieron para apretar las clavijas al personal no han hecho sino crecer, porque, en efecto, la deuda pública española, es hoy muy superior a la que se encontró don Mariano del manirroto Zapatero. Un liberal podría defender esa rebaja, pero nunca podría hacerlo, por mera decencia intelectual, quien previamente hubiese justificado el alza impositiva en razones que no han hecho otra cosa que agravarse. En fin, que don Mariano cree que sus electores son, además de egoístas, bastante tontos, y, por eso, nunca se sienten insultados cuando alguien se lo hace notar con tanta insistencia.

Abogados del Estado… y los errores ajenos
El PP de Mariano es como el legendario cadáver del Cid tratando de salvar Valencia, pero está por ver que sea capaz de alcanzar una victoria tras tan sonora serie de descalabros electorales, en europeas, andaluzas, municipales y autonómicas. Olvidan en Génova y Moncloa que no hay mejor manera de cabrear al electorado que recordarle, a hora y a deshora, lo mucho que a ellos se les debe (¿?), y el severo riesgo de que muchos electores lleguen a pensar que cualquier supuesto caos pueda ser preferible a ese camino a ninguna parte que lleva un partido que teje y desteje un programa político tan monótonamente irrelevante que nadie sabe lo que se puede anunciar mañana.

Las dos últimas iniciativas políticas de Rajoy revelan con claridad cómo confunde la política con la burocracia. Frente a la amenaza separatista se dispone a lanzar a más abogados del Estado, que es algo así como pretender ganar la Champions League alineando a los masajistas para frenar a un rival con once figuras rutilantes del balón. No es que Mas sea como Messi, ni Junqueras como Iniesta, pero comparados con los de “la gloriosa” saben, al menos, que hay que empujar el balón hacia la portería contraria. Total que algo que a cualquiera con buen sentido se le antoja quimérico, como la independencia de Cataluña, empieza a ser casi verosímil a la vista de los ridículos obstáculos con que Rajoy dice que va a tratar de impedirlo. Esperemos que, en esta ocasión, al menos, desmienta su parsimonia y haga algo de verdad.

En un plano más general, está claro, que Rajoy pretende subir de cotización a base de los errores ajenos, reales o imaginarios. Es jugada peligrosa y poco inteligente que ya le salió mal a doña Esperanza, se ve que Rajoy se cree con más instinto, porque convertir a la señora Carmena, o a cualquier Chiqui que se ponga a tiro, en alguien que le quite el sueño a los españoles es un poco difícil, me parece a mí. No creo que los electores piensen que haya que elegir entre Rajoy y el caos, entre otras cosas porque, hasta en la simbología, el PP de Rajoy se ha empeñado en borrar el rastro de ese PP que en otros momentos del pasado pareció capaz de conectar con una mayoría de electores sin demasiados complejos. Ahora esa conjunción puede formarse en torno a otras propuestas, aunque se intentará, seguramente sin éxito, y con notoria incoherencia, aplicar un cordón preventivo a lo que puedan preferir unos cuantos millones de ciudadanos hartos de una política disecada y sin encanto alguno.

El problema del PP en Cataluña no es sólo Sánchez Camacho
EDITORIAL Libertad Digital 17  Julio  2015

A pocas semanas hábiles de que se sustancien las elecciones autonómicas más importantes de la historia de Cataluña, en el Partido Popular comienzan a plantearse la posibilidad de sustituir a Alicia Sánchez Camacho como candidata a la Generalidad.

En la sede nacional hay gran nerviosismo ante el tremendo varapalo que anuncian todas las encuestas, que podría dejar al PP sin grupo parlamentario propio si se confirman los peores augurios. Esta honda preocupación sobre el desastre sin precedentes que anuncian los sondeos está en el origen del debate sobre la idoneidad de que Sánchez Camacho repita como cabeza de lista del PPC el próximo 27 de septiembre.

Las limitaciones políticas de la líder del PP catalán han quedado suficientemente de manifiesto desde que los nacionalistas catalanes decidieron acelerar su proceso independentista. El Partido Popular no ha sido capaz de ahormar una respuesta contundente ante este desafío. Por el contrario, la estrategia del PP en Cataluña ha sido aplaudir la inacción de Rajoy al frente del Gobierno de España y asumir sin rechistar las constantes humillaciones de los separatistas. Es más, Alicia Sánchez Camacho ha sido en esta última etapa la principal instigadora de la rendición del Gobierno de España ante el separatismo catalán y no ha dudado, desde su responsabilidad como líder del PPC, en apoyar los chantajes financieros que la Generalidad ha perpetrado contra los intereses generales de todos los españoles.

Con esta trayectoria reciente, antagónica de la que el Partido Popular llevaba en otros tiempos en Cataluña, no puede sorprender que las encuestas electorales anuncien negros vaticinios en la cita de finales del próximo mes de septiembre. Ahora bien, este fracaso electoral anunciado por los estudios demoscópicos no puede achacarse en exclusiva a la gestión de Alicia Sánchez Camacho, que si por algo se ha distinguido es por seguir a rajatabla la línea política establecida por Rajoy al frente del Gobierno de la nación. Los males del PP en Cataluña derivan precisamente de la rendición de todos los resortes del Estado ante los excesos separatistas, que ha hecho que muchos de sus votantes tradicionales miren ahora a Ciudadanos como su referente electoral.

Alicia Sánchez Camacho no es, desde luego, la dirigente idónea para el PP en Cataluña. Ahora bien, la responsabilidad del desastre electoral, si finalmente se confirma, no será exclusivamente suya, como pretenden hacer ver desde la sede de Génova con este baile de presuntos candidatos, ya sin tiempo material para conformar una candidatura con posibilidades.

Nuestro sutil totalitarismo
Eduardo Goligorsky Libertad Digital 17  Julio  2015

Hace mucho tiempo adopté un patrón de medida para resolver si en determinada sociedad impera realmente un régimen de libertades. El sistema consiste en preguntarme si en dicha sociedad puede desarrollarse normalmente, sin trabas ni hostigamientos, la comunidad religiosa de los amish, cuya forma de vida se ha estabilizado en el siglo XVII, de espaldas a los avances técnicos y científicos, con carruajes y vestimentas de aquella época. La película Único testigo (Witness, 1985), dirigida por Peter Weir, con Harrison Ford como protagonista, transcurre en una aldea amish y refleja su ambiente y costumbres anacrónicos. Aplicando esta prueba del algodón, llego al corolario de que la sociedad que goza del desiderátum de libertad es la estadounidense. Allí es donde se radicaron y prosperaron los amish al emigrar de Europa.

Mi admiración por la sociedad que los acogió no es producto de una especial afinidad con los amish. Todo lo contrario. Mi racionalismo me sitúa en las antípodas de sus creencias religiosas y de su hostilidad al progreso técnico y científico. Precisamente porque discrepo con ellos y rechazo sus extravagancias arcaizantes, mis convicciones liberales me imponen el deber de sentirme identificado con el país que les dio refugio. En esto consiste el liberalismo: en proteger el derecho a opinar y actuar de quienes sustentan ideas opuestas a las nuestras… siempre que no sean criminales, subversivos ni terroristas. Somos liberales, no estúpidos.

Rancio ideario utópico
Vayamos ahora a la pregunta del millón: ¿podría establecerse en la Cataluña de las obsesiones identitarias gente tan rara como la que aparece en la película de Harrison Ford y en las imágenes de Google? Me temo que la respuesta sea un no rotundo. Y el motivo por el que abordo este tema y saco esta conclusión negativa se encuentra en la lectura de la Ley para la Igualdad Efectiva entre Mujeres y Hombres que aprobó el Parlamento de Cataluña "con la fuerza del consenso mayoritario de los grupos parlamentarios" (LV, 9/7). Una ley que retrata los tics de nuestro sutil totalitarismo.

El título de la ley la hace acreedora al consenso de la mayoría que la aprobó y de todo ciudadano comprometido con los ideales de la Ilustración. Su contenido es lo que la convierte en un instrumento para el control planificado de la conducta humana y para la implantación de comportamientos disciplinados y estereotipados en el marco de una sociedad totalitaria. O sea, para la gestación del hombre nuevo (y de la mujer nueva, para conservar la equidad) que figuraba en el rancio ideario utópico de todas las dictaduras de izquierda y derecha. La naturaleza obsoleta de esta ley queda al descubierto al verificar que se centra en el hombre y la mujer, cuando, si la hubieran actualizado y adaptado a los cánones de la corrección política de matriz progre –pero no menos totalitaria–, debería haber dedicado frondosos artículos a los derechos del colectivo de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales.

Fantasías morbosas
Ceñida a los apolillados modelos soviéticos, chinos, cubanos, nazis y fascistas, la ley se entromete en los hogares para estipular cómo deben repartirse los cónyuges las tareas domésticas. No hay margen para las diferencias vocacionales y las tendencias atípicas. Esto, en una sociedad donde los estereotipos están en crisis, como lo demuestran, precisamente, las iniciativas del colectivo LGTB, choca con la realidad.

No contemplan los legisladores el hecho de que existen mujeres que abjuran del cristianismo para someterse voluntariamente al régimen patriarcal de la religión musulmana, burka incluido. Tampoco se enteran de que millones de mujeres se evaden de la rutina cotidiana abrazándose a las fantasías morbosas de las Cincuenta sombras de Grey. O que, sencillamente, otros millones piensan que encontrarán la felicidad reproduciendo el modelo tradicional de familia que conocieron en el hogar de sus padres y abuelos ¿Quién será el inquisidor que obligará a estas insumisas transgresoras de la ley a retomar la recta senda de la igualdad? Un inquisidor que también deberá cazar a los hombres que no aspiran a ser superiores ni iguales, sino que buscan en el espacio cibernético amas que los dominen, humillen y martiricen porque su instinto los empuja a disfrutar en el papel de siervos.

Sin necesidad de entrar en el terreno del fanatismo religioso o de la extravagancia sexual, la versatilidad de la naturaleza humana es un factor que enriquece a la sociedad y que sobrevive a todos los esfuerzos de los codificadores totalitarios por mutilarla y ponerla al servicio de sus fobias y caprichos.

Neopuritanismo feminista
La ley de marras está contaminada, faltaría más, por el neopuritanismo feminista. Este fue el título de un artículo que publiqué cuando todavía era colaborador asiduo de La Vanguardia (6/6/1990). Ya entonces advertía:

El talante ascético del ultrafeminismo saturado de fobias contra el hedonismo y el coqueteo informal roza, además, los límites de la parodia chusca cuando el departamento de la mujer de la UGT denuncia que "el 84 por ciento de las trabajadoras es objeto de acosos sexuales leves (piropos, alusiones eróticas y silbidos no deseados), y un 55 por ciento se siente afectada cuando se trata de acoso moderado (miradas lascivas, gestos insinuantes)". La pretensión de medir lascivias, insinuaciones, erotismo y silbidos retrotrae al catecismo del padre Ripalda y a la moralina que impregnaba los prototipos sexuales del cine bolchevique.

La Ley para la Igualdad que me ha inspirado estas reflexiones forma parte del arsenal de lo políticamente correcto con que cubre sus vergüenzas nuestro sutil totalitarismo. Pocos años después de la aparición de aquel artículo mío Javier Cercas descargó su propia andanada contra esta lacra cuando algunas feministas lo tildaron de "machista" y "sexista". Respondió Cercas (El País, 9/4/1994):

Lo grave del asunto es que cuando unas sociedades laicas y supuestamente democráticas parecían haberse zafado de semejantes cantinelas y habían alcanzado un grado de libertad como no se había conocido -al menos libertad formal- se amenace con un nuevo reglamento o código moralizante. A los efectos que hoy me interesan, no importa en absoluto cuáles sean los contenidos de dicho reglamento, que ya afecta a la opinión y al habla: no importa que parezcan razonables o justos a muchos, protectores y educativos, que busquen el bien común o el respeto hacia las personas. Eso han afirmado buscarlo todos los códigos, todos han parecido justos y razonables a quienes los establecían y defendían, tanto que, además, solían querer imponerlos. El actual, tan entusiásticamente dado a la prohibición y la queja, ya va queriendo imponerse. Lo increíble es, en suma, que pueda prosperar otra vez un tipo de credo ante cuya desviación o contradicción se pueda exclamar con el dedo extendido: "¡Políticamente incorrecto!", de la misma o parecida manera que hace no demasiado tiempo se gritaba: "¡Anatema!" o “¡Antiespañol!”, puestos al caso. En esta época desmemoriada y que pensando tan poco quiere pensar por todos, no sé si recuerdan las consecuencias de aquellos gritos.

La venganza de los mediocres
Los legisladores infectados por el virus de lo políticamente correcto no se conformaron con violar el derecho a la privacidad usurpando el papel de árbitros en el espacio doméstico. Comportándose como el proverbial elefante en la cacharrería, irrumpieron en el mundo empresarial con normas encaminadas a adjudicar cargos directivos por cuotas de discriminación positiva. Esta es la eterna venganza de los mediocres contra la meritocracia, que sólo sirve para poner en tela de juicio los auténticos valores de las cada vez más numerosas mujeres que ascienden a puestos de máxima responsabilidad en la empresa y en la política, equiparándose a los hombres por sus aciertos. Y por sus errores.

Un detalle que hay que tomar en cuenta a la hora de medir la vocación liberal: el (o la) editorialista de La Vanguardia (10/7) reclama mayor contundencia y menos sutileza a esta legislación totalitaria:

Por supuesto que una cosa es legislar y otra la realidad social, que adolece todavía de una clamorosa discriminación de género, producto de una tradición más que secular. En este sentido, en la ley aprobada existe un exceso de confianza en la buena voluntad de las personas y se echa en falta una mayor concreción en aspectos en que el legislador debería haber sido más contundente y explícito. (…) La norma aprobada es un paso adelante, pero queda mucho margen para seguir avanzando en el marco de lo cotidiano para una transformación social, económica, cultural y jurídica en el papel de la mujer en la sociedad. Un reto en el que se halla empeñada una buena parte de la sociedad, pero que choca con enraizados prejuicios que es de toda justicia eliminar si lo que se pretende es una sociedad justa y no discriminatoria.

¡Cuantas cosas hay que eliminar, a juicio del (o de la) editorialista, para engendrar el hombre nuevo y la mujer nueva! ¿Cómo será el lecho de Procusto donde se lo acostará para amputarle las rémoras defectuosas? ¿Azotes? ¿Lobotomía? ¿Lapidación? ¿Paredón? Lo único seguro es que la prueba del algodón mide correctamente el grado de libertad: los amish tendrán que permanecer en Estados Unidos porque aquí no toleramos a los distintos. Benditos Estados Unidos donde todo ciudadano que no sea un criminal, un subversivo o un terrorista, puede recitar el viejo proverbio inglés:

A man's home is his castle (el hogar del hombre es su castillo).

¿Qué era una nación?
José Rosiñol Cronica Global  17  Julio  2015

Los fenómenos históricos parecen operar con una gran dosis de ironía. Imagino que la conciencia histórica, el conocimiento de los hechos pretéritos, nos deriva a paralelismos que no son otra cosa que anacronismos. Un refugio donde recalar en épocas de zozobra son una asidero del mismo modo que lo local, lo inmediato, desdibuja los más que necesarios análisis racionales, aquellos que necesariamente deberían objetivar una toma de decisiones alejada de lo emocional, de lo visceral, que debería graduar las dimensiones geográficas, humanas e intencionales de los problemas a los que se enfrenta Europa.

Resulta más que paradójico que sea precisamente en Grecia dónde se esté jugando y debatiendo qué es y/o qué debería ser Europa. Es preocupante que los griegos y la clase política griega surgida de la Gran Recesión antepongan lo suyo, la nación, la “identidad” griega, al proyecto europeo. Es lamentable que el debate se circunscriba únicamente a términos económicos y no se contemplen escenarios políticos y consecuencias geopolíticas. Es absurdo que el gobierno griego se parapete tras un referéndum populista en el que ofrece elegir entre la realidad y lo onírico, entre lo palpable y lo bucólico, entre la responsabilidad y la aventura.

Es una auténtica contradicción que el futuro de Europa se dirima en un referéndum en el que ha participado una parte ínfima de la población europea (poco más del 1%). Quizás, el problema al que nos enfrentamos va más allá del mero hecho, del suceso o el accidente geopolítico actual, si hacemos un paralelismo con los que hemos de sufrir los catalanes en esta otra parte de Europa llamada España. Parece que el nuevo paradigma posnacional está siendo ocupado por populismos de raíz demagógica, parece que la lógica del miedo a lo desconocido nos empuja hacia postulados de “democracia participativa”, que pueden ser la antesala de tiranías soft disfrazadas tras un falaz discurso igualitarista sin elementos teleológicos.

Esto nos lleva a invertir normas básicas de cualquier democracia representativa: el gobierno de la mayoría pero con respeto a las minorías. Si el 1% de los griegos pueden condicionar el futuro de más de 500 millones de personas, en España poco más del 2% de la población puede cuestionar la existencia misma del país. ¿No hubiese sido más lógico que en caso de tener que hacer un referéndum hubiésemos participado todos los europeos?

Decía Ernest Renan en una conferencia dictada el 11 de marzo de 1882 que “las naciones no son algo eterno. Han comenzado, terminarán. La confederación europea, probablemente, las reemplazará… Su existencia es la garantía de la libertad, que se perdería si el mundo no tuviera sino una ley y un amo”. Extrañamente, fue en la antigua Grecia, cuando Aristóteles, compaginando su labor intelectual con la de tutor de Alejandro Magno, teorizó sobre las ciudades-estado, sobre la idoneidad de esa forma de entender la política y la geopolítica. Sin embargo, lo que estaba haciendo era una autopsia de lo que fue, porque la ciudad-estado era algo caduco, cosa que demostraría su discípulo poco después. Eran los últimos estertores de una forma de vida caduca, pero la tormenta desatada por Alejandro –siguiendo los pasos de su padre Filipo II de Macedonia- no solo acabó con las ciudades como entidades soberanas, acabó con los pocos atisbos de democracia que habían asomado en la historia humana y que tardarían siglos en volver a aparecer.

Es por ello que de este nuevo paradigma político, ideológico y moral al que nos enfrentamos, esta hiper-reacción nacionalista/populista de corte identitario que responde al terror a la historia –como decía Mircea Eliade-, nos despiste de lo importante, de lo que en verdad nos deberíamos ocupar. Lo que el horizonte europeo debería garantizar es, precisamente, el reforzamiento de los derechos y libertades de los ciudadanos, blindar la democracia tal y como la conocemos en el que el individuo es el centro tanto de la soberanía como de la responsabilidad política y moral, donde lo público sea la herramienta y el instrumento con el que reforzar la sagrada esfera privada del ciudadano. No dejemos que el tsunami de la historia se lleve por delante la democracia y nuestra libertad.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
La lista mamporrera del PSUC

Antonio Robles Libertad Digital 17  Julio  2015

Oigo, leo, me cuentan que el independentismo ha logrado un éxito histórico con eso de la lista unitaria plebiscitaria del 27-S. Nuevamente cunden el desaliento y la desesperación en las filas no nacionalistas por un Gobierno nacional incapaz de ponerle freno a un proceso cada vez más insolente y peligroso. La sensación de impotencia por la actitud pasiva de Rajoy está justificadísima, pero no por el espejismo de la lista unitaria. De hecho, es su segunda derrota después del 9-N. Con la falsa lista unitaria, lo que de verdad se ha evidenciado es que ya no todos los nacionalistas y equidistantes están en el mismo frente.

Hasta ahora, con el derecho a decidir estaban ICV-EUiA, PSC, CiU (CDC+UDC), ERC y las CUP. Después del acuerdo alcanzado por una lista unitaria por la independencia se han reducido a ERC y CDC. Nunca antes se había definido la frontera entre las fuerzas partidarias del independentismo y las que no lo son o no abogan por él. Siendo este detalle lo más evidente, no es sin embargo lo más nocivo para los intereses secesionistas. El espacio común nacionalista, ese espacio de sobrentendidos donde todos estaban contra España por el mero hecho de ser catalanistas, se ha cuarteado. Por inercia, nadie se podía permitir salir de esa omertá catalanista. Durante tres décadas y media fue el aval para imponer sin contestación social el monolingüismo, romper lazos afectivos con España y consentir el vaciado del Estado en Cataluña.

Pues bien, eso se ha roto. Un nuevo escenario se está generando más allá de la voluntad de sus protagonistas. La irrupción de la candidatura Catalunya Sí Que Es Pot, pacto de izquierdas de Podemos, ICV, EUiA, y Procés Constituent, partidarios de un nuevo proceso constituyente dentro de la legalidad, y su rechazo explícito de Artur Mas como representante de la casta corrupta catalana han recreado el frentismo de derechas e izquierdas. De hecho, la lista unitaria está encabezada por un exeurodiputado pijoecosocialista de ICV, Raül Romeva, para contrarrestar ideológicamente el pacto de izquierdas de Podemos. Es la vieja política psuquera de enarbolar la bandera de la izquierda para acabar colaborando con el pujolismo. La historia de estos últimos cuarenta años.

El Ejecutivo de Uxue Barkos
Bildu ocupará la cartera de Interior y Justicia en el Gobierno de Navarra
Mari José Beaumont se encargará de ambas carteras
Europa Press www.lavozlibre.com 17  Julio  2015

Pamplona.- El nuevo Gobierno de Navarra que presidirá Uxue Barkos tendrá nueve consejeros, de los que seis han sido propuestos por Geroa Bai, dos por EH Bildu y uno por Izquierda-Ezkerra, mientras que Podemos no ha planteado ningún nombre en las negociaciones y por tanto ningún miembro de su órbita integrará el gabinete.

En concreto,los nombres propuestos por Geroa Bai son los siguientes: Manu Ayerdi (vicepresidente económico del Gobierno), Mikel Aranburu (cartera de Economía y Hacienda), José Luis Mendoza (cartera de Educación), Ana Ollo (portavoz del Gobierno y consejera de Política Lingüística), Fernando Domínguez (Salud) y Ana Herrera (Cultura).

Los dos nombres propuestos por EH Bildu son los de Mari José Beaumont, que será la nueva consejera de Presidencia, Función Pública, Interior, Justicia, Gobierno Abierto y Transparencia, e Isabel Elizalde, que asumirá la consejería de Desarrollo Rural, Administración Local, Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

Finalmente, a propuesta de Izquierda-Ezkerra, el profesor de la Universidad Pública de Navarra Miguel Laparra asumirá la vicepresidencia estratégica de asuntos sociales y será consejero de Políticas Sociales, Empleo y Vivienda.

Podemos no ha presentado ningún nombre en las negociaciones específicas que han llevado a cabo los cuatro partidos entre este miércoles y jueves para decidir la composición del Gobierno y por tanto ninguna persona de su órbita asumirá consejería en el gabinete de Barkos.

El Ejecutivo pivotará claramente en torno a dos grandes áreas estratégicas que quedan reflejadas con dos vicepresidencias: la económica, liderada por Manu Ayerdi, y la social, al mando de Miguel Laparra.

Para acceder al Ejecutivo, Manu Ayerdi renunciará previsiblemente a la Presidencia del PNV en Navarra y abandonará también su escaño en el Parlamento de Navarra.

La composición del Gobierno de Navarra recoge por tanto el deseo de Uxue Barkos de que sus consejeros no fueran ni cargos orgánicos de los partidos políticos ni parlamentarios forales.

Antifraude alerta de la "inadecuada relación entre política y negocios" en Cataluña
Alejandro Tercero Cronica Global 17  Julio  2015

El informe de seguimiento de la 'comisión Pujol' denuncia la existencia de numerosos ámbitos en la Generalitat y en las administraciones locales sin controles adecuados contra la corrupción.

Mas incumple las medidas anticorrupción a las que se comprometió hace dos años
Antifraude advierte a la Generalitat por el descontrol en la concesión de subvenciones
Antifraude avisa de "la proliferación de redes clientelares" entre políticos y empleados públicos

La Oficina Antifraude de Cataluña alerta de la existencia de “una inadecuada relación entre política y negocios” y de una falta de “organismos de control” públicos para poder combatir adecuadamente la corrupción.

Estas son algunas de las conclusiones a las que ha llegado la entidad dirigida por Daniel de Alfonso en el informe de seguimiento de los trabajos de la Comisión de Investigación sobre el Fraude y la Evasión Fiscales y las Prácticas de Corrupción Política de Parlamento autonómico de Cataluña, más conocida como ‘comisión Pujol’.

“Aproximación poliédrica al fenómeno de la corrupción en Cataluña”
En el documento, de 53 páginas, Antifraude no entra a valorar cuestiones relativas al fraude fiscal, ni a los casos que están judicializados, sino que analiza el funcionamiento de las administraciones autonómica y locales en el ámbito de la prevención y lucha contra la corrupción.

Este análisis se ha basado en las 76 comparecencias (61 testigos y 15 expertos) que han pasado por la ‘comisión Pujol’ entre noviembre de 2014 y junio pasado. Un ejercicio que califica de “aproximación poliédrica al fenómeno de la corrupción en Cataluña” que “ha ofrecido a la ciudadanía una panorámica de las actitudes de los implicados en los principales casos que han aflorado en nuestro país en las últimas décadas”.

“Alto grado de tolerancia hacia conductas éticamente reprobables”
De estas comparecencias, Antifraude destaca negativamente que algunos de ellos han mostrado “un alto grado de tolerancia hacia conductas éticamente reprobables con el pretexto de quedar fuera de la órbita penal”.

En este sentido, destaca ejemplos como “considerar ‘un tema menor’ hacer regalos con dinero público; considerar apropiado ‘dar voces’ entre compañeros de partido como método para ‘contratar a la persona adecuada’ para un puesto público; justificar las denominadas puertas giratorias porque ‘ha caído todo el mundo en ello’, o encontrar normal ‘tener un rinconcito fuera’”.

“Expresiones como estas no son más que muestras de normalización de prácticas irregulares que conforman un relato de justificación, aceptación o resignación hacia formas de hacer les proporcionan cobertura”, señala el informe.

Transparencia y grupos de interés
Antifraude considera que gracias a la comisión se ha constatado la existencia de “déficits de transparencia y acceso a la información pública”, lo que supone “un campo abonado para las prácticas de corrupción”. Aunque se muestra optimista por la reciente aprobación de leyes de transparencia, tanto a nivel nacional (en 2013) como autonómico (en 2014). En todo caso, advierte de que “hay que reforzar las funciones de supervisión del cumplimiento” de esa legislación.

También alerta de que el control de los lobbies o grupos de interés es fundamental para evitar la corrupción. Este control es fundamental que se intensifique en los “proceso de toma de decisiones” para evitar “un acceso privilegiado de ciertos grupos” a ese proceso.

Órganos de control politizados y falta de ética pública
El informe hace un llamamiento a “promover e implantar la formación en integridad y ética pública” tanto entre los empleados públicos como en los planes de estudios, para lo que pide “un mayor compromiso y liderazgo” por parte de los políticos en ese sentido.

Por otra parte, insta a ampliar y potenciar los órganos de control internos y externos de la Generalitat y de los ayuntamientos, dotándolos con “más recursos y mayor independencia”.

“Hay que despolitizar estos órganos de control mediante un sistema de elección de sus miembros no partidista, que permita el acceso a profesionales con una trayectoria probada en el ámbito de control”, subraya.

Conflictos de interés, contratación, subvenciones y corrupción urbanística
Otro de los ámbitos en los que Antifraude pone el acento es en los casos de “conflictos de interés” e “incompatibilidades”, como los relacionados con la familia Pujol o el ex consejero Macià Alavedra.

Así, alerta de la corrupción asociada a la contratación pública, que es "el ámbito de la gestión pública que presenta una mayor concentración de casos de corrupción". Por ello, se opone a "flexibilizar" los criterios de las adjudicaciones y propone centralizar su gestión. También pide mayor control sobre la contratación del personal público y la concesión de subvenciones. Y denuncia la “falta de mecanismos para garantizar que las plusvalías generadas por las decisiones urbanísticas queden en manos públicas”.

La financiación irregular de los partidos
El informe destaca que “los escándalos de corrupción” vinculados a la financiación de los partidos políticos “son una de las mayores fuentes de desconfianza ciudadana, potenciada por la anómala penetración de las dinámicas partidistas en la administración, los órganos de control y los medios de comunicación”.

Y admite que “las sombras sobre la financiación irregular como trasfondo de algunos de los casos examinados” por la ‘comisión Pujol’ “no se han podido desvanecer y persisten sospechas fundamentadas que dañan el prestigio de los afectados”.

Por ello, solicita una mayor rigurosidad por parte de las instituciones fiscalizadoras de los partidos y de sus fundaciones. Y, de forma genérica, reclama un endurecimiento de las penas relacionadas con la corrupción de los cargos públicos.

Cataluña, ante el desafío secesionista
El presidente de Freixenet: 'No entiendo cómo se puede querer la independencia'
Europa Press www.lavozlibre.com 17  Julio  2015

Santander.- El presidente de Freixenet y de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, ha asegurado este viernes en Santander que no entiende "cómo hay gente que quiere la independencia y salirse de la Unión Europea", en referencia tanto a la independencia de Cataluña como a Grecia.

En su intervención durante el encuentro 'Falsificaciones: delitos contra la Propiedad Industrial', que se celebra esta semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), Bonet ha asegurado que si "no hubiésemos estado en la UE, la crisis nos habría llevado por delante". "El Estado ha aguantado una crisis de caballo" a pesar de los recortes, ha asegurado.

Asimismo, ha defendido la presencia de España en la UE por la "independencia" de los gobernantes y por las alianzas económicas que se pueden realizar. Bonet, que ha incidido en que él fue "el único" que dijo que España saldría de la crisis "cuando estábamos en el abismo" y que su seguridad se cimentaba en que "estamos en la UE y en las exportaciones".

De esta forma, aunque ha dicho entender que "hay gente que lo está pasando mal", ha defendido que si el Estado de Derecho "tiene fallos" lo que hay que hacer es "arreglarlos". Del mismo modo, ha destacado que España está "fortalecida" después de que en 2014 "empezara la recuperación" y de que este año "se ha hecho más sólida", entre otros motivos, por el abaratamiento de los precios del petróleo.

"ESPAÑA PUEDE DAR UN SALTO GIGANTE EN 10 AÑOS"
Bonet también ha reivindicado que "España puede dar un salto gigante" si aumenta el número de pequeñas y medianas empresas (pymes) que salen al exterior y se internacionalizan, para lo que "hay que ayudarlas" porque esta internacionalización "es muy difícil". Pero para ello, ha añadido, tiene que haber un "cambio de actitud" del empresariado.

Esto se debe, ha añadido, a que después de que "300.000 pymes se hayan quedado en la cuneta", las que aún se mantienen "han cambiado de actitud" porque aseguran que "o salgo o estoy muerto". En este sentido, ha manifestado que su experiencia en la Fira de Barcelona le ha hecho darse cuenta de que "hay una correlación muy clara entre crisis y salida al exterior" de las empresas, es decir, que éstas salen más al exterior cuando hay una crisis económica.

El empresario ha detallado que para que se produzca este salto "tiene que haber estabilidad política y social, una cultura social proempresa, empezando por que los empresarios sean conscientes de que son clave" porque "el bienestar de los ciudadanos depende de los empresarios" y que hay que "ir juntos".

"Como creo que se pueden dar las condiciones, podemos ganar", ha proclamado Bonet, que ha afirmado que "si hay obstáculos normativos y fiscales" no habrá tantas posibilidades de que las pymes se internacionalicen", que, ha añadido, "tienen que hacerse más grandes".

Igualmente, ha abogado por aumentar la competitividad de las empresas españolas "impulsando la Formación Profesional" y la entrada de las empresas privadas en las universidades, que son "un activo fundamental, pero tienen que mejorar".

A este respecto, ha reivindicado que "conoce" cómo son las universidades porque ha estado más de 40 años ligado al mundo universitario. "Existen castas y hay de todo", ha denunciado.

Cataluña, ante el desafío secesionista
SCC: 'El nacionalismo es un movimiento supremacista que explota agravios'
Societat Civil Catalana, PSC, PP y Ciudadanos participan en la presentación del libro 'Cataluña. El mito de la secesión'
 www.lavozlibre.com 17  Julio  2015

Barcelona.- Joaquim Coll, Susana Beltrán y Juan Arza, miembros de la Junta Directiva de Societat Civil Catalana, han participado este jueves en la presentación del libro 'Cataluña. El mito de la secesión' (Almuzara, 2014).

El acto ha contado con la intervención de Maurici Lucena (PSC), Enric Millo (PP) y Carlos Carrizosa (C’s). Y, como autores de la obra, Fernando Sánchez Costa, Sonia Sierra, Miquel Porta Perales, Pau Marí-Klose y Alejandro Tercero.

El vicepresidente primero de la entidad, quien ha puesto el acento en el contenido del libro, ha señalado que “el conjunto de la obra pone de manifiesto que el nacionalismo es un movimiento supremacista, que explota agravios, para salvar el muro de la doble identidad de la mayoría de los catalanes”.

Coll ha indicado que en 'Cataluña. El mito de la secesión' se desmontan los mitos creados por el nacionalismo, como por ejemplo, que el independentismo surge de abajo hacia arriba, cuando, en realidad, nació de “las élites nacionalistas”; o el inexistente “derecho a decidir”, que no tiene cabida en el derecho internacional.

ARZA: "NINGUNA EDITORIAL CATALANA QUISO PUBLICAR LA OBRA"
Por su parte, Arza ha explicado brevemente la trastienda de la elaboración del libro y ha recordado que “ninguna editorial con sede en Cataluña quiso publicar la obra”, por lo que se tuvo que recurrir a la editorial Almuzara, que acogió rápidamente la obra y la calificó como excelente.

El vocal de la Junta Directa de Societat Civil Catalana ha recordado a la docena de autores de la obra, a quienes ha agradecido su “absoluta implicación”, sin recibir recompensa económica a cambio.

Beltrán, vicepresidenta tercera de la asociación, en su intervención ha desmentido que el Parlamento autonómico de Cataluña pueda aprobar legalmente una declaración de independencia de forma unilaterlamente.

UN LIBRO "VALIENTE"
Finalmente, Lucena ha señalado que 'Cataluña. El mito de la secesión' es “un libro bien hecho, de actualidad y, sobre todo, valiente” y ha felicitado a sus autores.

En esa línea, Millo ha indicado que en la obra se “dicen verdades como puños” que los nacionalistas no quieren que se sepan, y además es “un libro de mucha calidad con datos objetivos”.

Carrizosa ha destacado el capítulo de Miquel Porta Perales por su relación con el imaginario nacionalista y ha reivindicado que “siempre es mejor sumar que restar, incluir que excluir”.

A la presentación del libro han acudido Josep Ramon Bosch, presidente de Societat Civil Catalana, y los vocales Rafael Arenas, Francesc Moreno, Mariano Gomá, Isabel Fernandez, Juan Mellen y Daniel Perales.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial