AGLI Recortes de Prensa   Sábado 1 Agosto 2015

La propaganda electoral que pagamos todos
EDITORIAL Libertad Digital 1 Agosto  2015

Mariano Rajoy compareció ayer en La Moncloa para dar un repaso a lo acontecido en el curso político que finaliza y, de paso, anunciar las líneas maestras de los Presupuestos Generales del Estado para el año próximo. En este último apartado, el presidente del Gobierno se ha vanagloriado de que el Estado podrá gastar el año próximo más que lo ha hecho el presente ejercicio, una decisión que solo puede entenderse en clave electoralista, estando como estamos a escasos cuatro meses de las próximas elecciones generales.

Rajoy ha anunciado el fin de los recortes presupuestarios, una mejora notable de la financiación de las comunidades autónomas y el aumento de las partidas de gasto con mayor efecto electoral como las pensiones, las becas o la inversión en infraestructuras. Dentro de este amplio programa de gasto público el presidente no se ha olvidado de incluir un aumento del sueldo de los funcionarios, otro clásico propagandístico cuando se acerca una campaña electoral.

Y sin embargo, el propio Mariano Rajoy ha puesto de manifiesto la incoherencia de estos presupuestos expansivos al reconocer, en la misma comparecencia, que "el déficit sigue siendo el gran problema de la economía española". Las cifras de las administraciones públicas seguirán descuadradas varios años más, pero eso no impedirá al Gobierno y a las autonomías aumentar sus cifras de gasto al socaire de una bonanza económica que tales medidas van sin duda a perjudicar.

En el caso de la administración autonómica, Rajoy ha previsto un aumento de las transferencias a los gobiernos regionales que les permitirá disponer de 10.000 millones de euros adicionales el próximo ejercicio. Se trata, sin duda, de una excelente noticia para la clase política autonómica, pero muy mala para los ciudadanos, que tendrán que asumir un mayor endeudamiento del Estado para que las comunidades autónomas puedan seguir derrochando, ahorrándose los intereses que pagarían en caso de no tener al Gobierno de España detrás. El caso de Cataluña, por sus implicaciones políticas añadidas, es paradigmático de una situación en la que le Gobierno obliga a todos los españoles a financiar los delirios de una casta separatista para evitar la quiebra de las instituciones a su cargo.

A tenor de lo anunciado ayer por Rajoy, el Gobierno ha decidido que todo este aumento de las partidas de gasto electoralista sean financiadas con cargo al contribuyente y no como consecuencia de una reducción similar en otras partidas presupuestarias. Así pues, sobre las espaldas de los agentes productivos recaerá, una vez más, este esfuerzo añadido destinado a que el partido en el poder pueda afrontar con garantías las próximas elecciones.

El pasado siempre vuelve.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 1 Agosto  2015

Mariano Rajoy parece tomar a los españoles por auténticos imbéciles a los que se les puede convencer de todo o casi. Lo malo es que puede que tenga razón dadas las encuestas que aún parecen dar una opción de gobierno a semejante incompetente. Lejos de arrepentirse de haber traicionado a todos los españoles, no solo a sus votantes, ahora pide que nos olvidemos de todo y que “lo pasado, pasado está”. Un ejercicio de cinismo propio de quien pretende hacer borrón y cuenta nueva y se presenta de nuevo como el salvador de una crisis con aquello de “o yo o el caos”, cuando la realidad ha sido que él es el máximo responsable de que España siga sumida en un profundo caos institucional, social y de identidad nacional.

Pues no Sr. Rajoy, el pasado existe y no puede ser borrado como si no hubiera existido. Para lo bueno y para lo malo. En su caso para lo malo. Usted Sr. Rajoy ha abusado de la confianza de los españoles, de su fe en sus promesas de regeneración de la vida política y de la democracia y de su mezquina forma de afrontar la crisis, manteniendo e incluso superando el gasto público y soportando una Administración desproporcionada y ruinosa, llevando a España al record de endeudamiento cercano, cuando no ya superando el 100% del PIB.

Usted Sr. Rajoy ha permitido con su pusilanimidad que el secesionismo del nacionalismo catalán de ERC y CiU comandado por Artur Mas y Oriol Junqueras campe a sus anchas y viole la legalidad sin haber actuado como debería hacer el Gobierno de España, impidiendo la farsa de un referéndum y devolviendo a la Comunidad de Cataluña el Estado de Derecho defendiendo a los españoles que no comparten el ideario nacionalista catalán. Usted no ha cumplido con su deber y sigue sin tener la voluntad de cumplirlo. Usted tiene desgraciadamente un pasado bastante indigno que solo su ceguera egocéntrica le impide reconocer. Pero no se preocupe que los españoles sí le ven ya como lo que es y no cómo usted quería hacernos creer que era.

Usted quiere que todos olvidemos su pasado y pretende comprar con dádivas su futuro, pero llega tarde. Su triunfal presentación de ayer tras el Consejo de Ministros tiene los pies de barro porque basa la recuperación en unos pilares de cañas endebles tales como un coste inusualmente bajo del petróleo, un precio del dinero anormalmente bajo, una depreciación del euro muy favorable y una coyuntura geoestratégica favorable al flujo turístico hacia España. Todo eso puede cambiar en el corto plazo y ya hay signos de que está ocurriendo en los USA y en China. Su superávit solo ha sido posible por el esfuerzo de todos los españoles sometidos a un incremento de impuestos brutal e injusto para satisfacer a una estructura de Estado ruinosa, inservible, insolidaria y despilfarradora,. Un sistema autonómico desquiciado donde se refugia una casta política corrupta y corruptora de la que forman parte esencial.

No podemos olvidarnos del pasado ni perdonar el daño que usted ha hecho a España cuando tuvo la mejor oportunidad dada a ningún Presidente de Gobierno de España con una mayoría absoluta. Usted no ha sido el revulsivo que decía usted ser, solo un mal suplente que ha desperdiciado el tiempo que se le ha concedido. Era difícil no mejorar la etapa nefasta de Zapatero. Pues bien, usted lo ha conseguido y lo ha superado en despropósitos y en dejación de funciones cuando han llegado las ocasiones en que había que gobernar.

Sr. Rajoy, usted ha pasado y efectivamente pasado está para bien de España que lo que no necesita es depender de gente como usted que miente cuando empeña su palabra y además quiere que se le perdone por hacerlo. Dicen que perdonar es divino, pero desgraciadamente somos humanos imperfectos y de respuestas emocionales previsibles. Personalmente yo no le perdono Sr. Rajoy.

¿SOLUCIONES O PROBLEMA?
Ciudadanos se equivoca, la educación no es economía
Pascual Tamburri El Semanal Digital 1 Agosto  2015

Luis Garicano y Albert Rivera incluyen la educación en el programa económico de Ciudadanos… lo que quiere decir mucho sobre su ideología, tan parecida a Podemos.

Ciudadanos acaba de presentar su programa dedicado a la educación. A muchos nos llama la atención que consideren la educación poco más que un instrumento de la economía, pero es lógico si pensamos que el encargado es Luis Garicano, encargado por Albert Rivera. Ahora resulta que lo importante no es formar, educar, enseñar sino "un cambio del modelo productivo". Bueno, en economicismo Ciudadanos corre a la par del PP, del PSOE, de IU y de Podemos; aunque no llamen economía a lo mismo.

Lo llamativo es que ni Ciudadanos concreta en detalle qué quiere (así que no es un programa propiamente dicho) ni se aleja demasiado de lo que el PP dijo que quería hacer con la LOMCE. Y eso, entre otras cosas, porque tampoco la LOMCE fue lo que se dijo que podía ser, y en lo sustancial, con algunos cambios pero sólo algunos, se mantiene en vigor la LOE de 2006 de Zapatero, que desarrolla la visión socialista de las cosas. Así que parece que Ciudadanos nos aboca a lo mismo que ya teníamos: conservar la esencia progre del sistema educativo, menuda maravilla, sin atreverse a cambiar lo que decían que no funcionaba. Es decir, lo mismo que el PP dijo y no se ha atrevido a hacer cuando ha tenido mayoría absoluta para hacerlo (tanto en 2000-2004 como en 2011-2015). Se escribe timidez y se pronuncia cobardía… eso sí, que nadie se queje luego del sistema educativo, porque culpable es la izquierda por destruirlo y culpables son ellos por conservarlo.

El punto de partida es cuando menos discutible, y Ciudadanos se va a encontrar que la idea la comparten sus rivales. Dicen "acercar los planes de estudio de escuelas y facultades a lo que está demandando el mercado laboral", y suena bien en nuestros días pero el centro del problema es que escuelas y facultades no son centros de FP ni si justificación moral es el sagrado "mercado". No; los estudios básicos son para todos, por un lado, y los estudios superiores han de ser para quienes los deseen y tengan la capacidad de cursarlos, por otro. El materialismo mercantilista aplicado a la educación no es una idea que compartamos muchos, y Ciudadanos se encontrará con muchos potenciales votantes suyos que no comparten su opinión en esto. Ya le ha pasado al PP, y eso que no se ha atrevido a cumplir.

Bien, y ¿qué es "elevar la exigencia para el profesorado"? Algo necesario, ya que las evaluaciones de nuestros docentes, en cuanto a su nivel de conocimientos, son indudables, con un nivel más bajo que hace unas décadas y en peor posición en el contexto europeo… con carreras más fáciles, con más graduados, y con oposiciones (por así llamarlas) poco exigentes. Otra cosa es cómo lo harán… ¿recrudecerán y centralizarán los exámenes de acceso? ¿Habrá un MIR docente tras el examen y antes de ser maestro o profesor? ¿Se revisarán los exámenes de acceso a la docencia para forzar estudios continuados? Ojalá, pero no parece...

Muchos coincidimos en las ventajas de "aumentar la autonomía de los directores de las escuelas" incluyendo incluso la contratación de su personal. ¿Van a consentir los sindicatos que se contrate y se nombre por méritos y capacidad y no por antigüedad o enchufe? Sería bueno, pero no parece probable. Sobre todo, es un círculo vicioso: para dar autonomía a un director el director ha de haber sido seleccionado por y con méritos… y los políticos prefieren, lo acabamos de ver, de un modo u otro nombrar y hacerlo sin tener que rendir cuentas. Un director asambleario con total autonomía sería un problema, pero también lo sería uno nombrado a dedo… y no parece que se la vayan a dar justo al más cualificado, ay.

A la atención a la diversidad la llaman también "asegurar la igualdad de oportunidades sin que eso implique descuidar la excelencia". Suena a cuadratura del círculo pero no lo es del todo… bueno, o sí. Siempre que tengamos claro lo que la "marea verde" olvidó y Wert no le recordó, y es que iguales oportunidades no puede suponer iguales resultados forzados, ya que eso supondría una injusticia al no premiar a cada uno según sus méritos, que es lo que conviene a la formación de cada uno y a la educación del país. ¿O no?

Eso se soluciona, por ejemplo, al "implantar pruebas externas a los centros para medir su rendimiento". Otra cosa es que de verdad se atrevan a reválidas externas, exigentes y objetivas, no vaya a ser que venga una farsa menos exigente aún que la selectividad. ¿Y querrán los centros y los docentes que se evalúe así su trabajo?

En la educación de la Universidad, Rivera promete acabar con la "estalinista burocracia" que impera en la educación superior. Es decir, propone una evaluación objetiva y externa de los méritos, y la liquidación de la ANEMCA tal y como es… No olvidemos que de hecho la creó el PP de Aznar, con buenas intenciones nunca cumplidas y generando una endogamia digital y una expansión universitaria aún mayores de las que había habido antes. ¿Se atrevería a unos tribunales nacionales únicos por especialidades, con una oposición al año para acceder al Cuerpo docente? Así fue en los años 30, 40 y 50, y era una universidad dura pero nadie dijo que facilona. En cuanto a atraer el talento extranjero… si no vienen por la calidad de nuestra enseñanza e investigación, tendrán que venir por nuestras maravillosas becas. Por cierto, que de dinero no es el problema de la Universidad, ni el de la escuela, ni el de los Institutos. Hay hasta demasiado dinero, en comparación con Europa, otra cosa es que nuestros chamanes no sepan usarlo, o sólo en su endogamia y sus caprichos.

No parecen mala gente estos de Ciudadanos. Lo que sugieren apunta en la buena dirección. Hacen falta cambios, y los de Wert –sin apoyo de Rajoy- no han bastado ni mucho menos. Hablan de esfuerzo, y es bueno porque el PP ha dejado de hacerlo y la izquierda nunca lo hizo. Hablan de implantar un modelo bilingüe (castellano-inglés) o trilingüe (castellano-inglés-lengua cooficial) real en todo el territorio nacional, y es bueno, para que por un lado no hagamos payasadas en unas comunidades y por otro no privemos a los alumnos de otras de su derecho a lo mejor (véase el agónico inglés de Navarra). El lobby de la tiza, liderado por gente que no ama del oficio más que el sueldo, quiere más medios, más autonomía y en general más comodidad… sin más exigencia. Y resulta que los españoles del siglo XXI tienen derecho a lo contrario. Si Ciudadanos no se lo da, buscaremos quien lo haga.

Castellano-inglés-lengua cooficial
Nota del Editor 1 Agosto  2015

Como la primera industria espñola, por el momento, es el turismo, resulta interesante eso de que los muchachitos españoles aprendan castellano e inglés. Con el castellano podrán trabajar en las castillas, con un buen español podrían trabajar en todo el mundo. El inglés también es muy práctico para los muchachitos españoles, así podrán trabajar en el gremio turístico atendiendo a algunos clientes de economía fuerte y hablantes de inglés, y dejaremos a un lado a los chinos, rusos, franceses, alemanes y demás.. La cima del conocimiento llega con el modelo trilingüe, porque así, de pronto, consiguen colocar las moribundas lenguas regionales al mismo nivel que el español y el inglés, y disminuye el paro al tener que contratar a los conocedores de tales lenguas moribumdas, que se encargarán de inocularlas en los hijos de los demás para que no se pierda tal tesoro universal.

Si a alguien le interesase la educación, sabría que el fundamento es el entendimiento y ello implica el conocimiento profundo de una lengua. El conocimiento superficial de algunas lenguas es el bagaje del que se dotan los vendedores de los zocos y no el que necesita cualquier persona formada para ser útil a sí misma y a la sociedad que busca lo mejor para sus miembros.

Devolver el dinero a la gente
Fernando Díaz Villanueva www.vozpopuli.com 1 Agosto  2015

Anda el Partido Popular revuelto con la cercanía de las elecciones. No es que se vean desprovistos de su cómoda mayoría absoluta, es que se ven fuera de la Moncloa. Y ahí hace mucho frío, tanto como para congelar sus esperanzas de volver a mandar en algún momento antes de diez o doce años. De palmar en las urnas, el PP –o lo que quedase de él– tendría que enfrentar una resaca de una envergadura desconocida, cabe incluso la posibilidad de que se lo terminase llevando por delante. La receta rajoyana de vender la recuperación económica y haber evitado el rescate no coló en las municipales, luego es predecible que tampoco lo haga en las generales.

La recuperación es cierta, ha llegado tarde y no gracias, sino a pesar del Gobierno como bien gusta de recordarnos Carlos Rodríguez Braun a diario en su cuenta de Twitter. El artífice de la recuperación económica ha sido el sector privado, que se ha ajustado como un campeón y, después de un sacrificio indecible, hoy luce renovado y es muy competitivo. También han contribuido shocks externos como la bajada en el precio del crudo, que está a la mitad de precio que hace un año, o la buena marcha de mercados como el alemán o el británico, que compran muchos productos españoles y envían varios millones de turistas a nuestras costas cada año.

El Gobierno, por su parte, puso su granito de arena en forma de reforma laboral y en poner punto y final al suplicio de las cajas de ahorro. En el primero de los casos la reforma fue cobardona y floja, marca Soraya, por eso sus efectos han tardado tanto en notarse, tres años, que ahí es nada. La conclusión del sistema cajero –y bankero– se saldó con un palo al contribuyente, lo cual era previsible, porque los políticos no conocen otro modo de solucionar un problema que tirando de dinero ajeno. Ahora bien, muerto el perro, muerta la rabia. Solo nos queda esperar que el país quede vacunado durante un siglo con el tema de la funesta banca pública.

Pero la recuperación no ha sido la tierra soñada que nos habían vendido, no estamos en el Jauja burbujero al que muchos querían volver. Económicamente el país está más saneado, pero no se ata a los perros con longaniza, la banca no regala el dinero y no se baten récords de venta de automóviles cada mes. Los sueldos, además, son más bajos que en 2010 y no se termina de encontrar arreglo para el pavoroso desempleo juvenil, que en algunas regiones como Andalucía supera holgadamente el 40%. Los únicos que han salido bien librados parecen ser los funcionarios. Ganan lo mismo que antes de la crisis y un 50% más que los trabajadores del sector privado. No podía ser menos con un Gobierno de abogados del Estado, economistas del Estado y técnicos comerciales del Estado presidido por un registrador de la propiedad, hijo y nieto de funcionarios, cuyo más remarcable mérito en la vida es haber sacado una oposición cuando era jovencito.

Sorprende que con lo mucho que hemos tenido que padecer en este lustro ominoso nos vengan ahora con lo de “devolver el dinero a la gente”. Podrían directamente no habérselo quitado antes, pero ahí no entro porque la principal es mentira. Ni Rajoy ni ningún otro político va a devolver jamás un céntimo a no ser, claro, que la devolución sea en especie y debidamente reconducida a ciertos grupos que pueden servir como palanca para aminorar la sangría de votos que les espera. El ojito derecho del Gobierno son, de nuevo, los funcionarios. Tiene lógica, ellos también lo son. Confraternizan con sus penalidades. Saben lo importante que puede llegar a ser un Moscoso o una paga extra liquidada en tiempo y forma. En España hay cerca de tres millones de empleados públicos entre perpetuos y temporales. Digo perpetuos porque en el sector público el contrato ad eternum es una realidad contante y sonante. Si de estos tres millones consiguen cooptar mediante dádivas a la mitad de ellos estaríamos hablando de un buen puñado de escaños. La otra mitad se la rifan entre Podemos y el PSOE, eximios defensores de “lo público” en la calle.

Pero Rajoy necesita más. Necesita, así, para abrir boca, que una parte de los que le elevaron en 2011 confíen de nuevo en él. No es un grupo organizado, es esa España laboriosa y poco amiga de meterse en líos que está hasta las narices de tanto chalaneo, tanta trola y tanta prepotencia montoril. Ahí lo tiene más difícil aunque no del todo imposible. Los fanatismos y torpezas múltiples de los podemitas y del mendrugo de Artur Mas le están haciendo parte del trabajo, el resto lo tiene que hacer él. Le queda poco tiempo, apenas nada, cualquier cosa puede suceder tras las vacaciones que vuelva del revés las encuestas. Después de cuatro años se lo va a jugar todo en cuatro meses. De alguien como Mariano Rajoy no se podía esperar otra cosa.

Los Rato y los Pujol (entre otros)
Amando de Miguel Libertad Digital 1 Agosto  2015

Pluralizo no porque me refiera a sus respectivas familias, sino porque se han convertido en símbolos, en "tipos ideales", si se me permite la etiqueta erudita. Es decir, me interesa su significación, no las personas, otrora en la cima de la popularidad. En su día fueron aclamados por el populacho. Hoy se esconden. Ya es triste para ellos.

Los Rato o los Pujol (entre otros) se han convertido en el símbolo de algo que se admira en secreto más que se condena en público: el enriquecimiento a través de la política. Naturalmente, podría añadir más apellidos, pero de momento baste con estos dos tan relevantes. Ambos se alojan ya en el índice onomástico de la Historia de la España contemporánea.

No me interesan gran cosa las tribulaciones jurídicas de estos dos personajes. Ya digo que representan tipos humanos, abstracciones. Por tanto, no cabe la añagaza de la famosa "presunción de inocencia", un concepto que solo deben manejar jueces, fiscales, abogados y procuradores. Fuera de ese reducido mundillo de los juzgados, el resto de los vasallos bien podemos opinar sobre los señores. Sean investigados o sobreseídos, condenados o exculpados, su imagen sigue siendo escandalosa. Hay algunas personas que han hecho demasiado dinero al trepar por la pirámide del poder. No me hablen de sueldos, ni siquiera de comisiones o mordidas. El enriquecimiento desmesurado a través de la política se puede lograr legalmente al aprovechar contactos y oportunidades de negocios. Si encima dejan de pagar impuestos en cantidades respetables, eso es "a más a más", que dicen los catalanes.

El asunto es grave, no tanto por el futuro procesal de los mandamases, que, la verdad, me tiene sin cuidado. Lo grave está en que se deteriora mucho la ya debilitada moral para pagar impuestos por parte de los contribuyentes todos. No deja de ser un sarcasmo que esa obligación se relaje por la imagen a que ha dado lugar un ministro de Hacienda, como el señor Rato (y no consumado). Es la nueva versión del marqués de Salamanca, solo que sin ferrocarriles y sin romanticismo.

Se me podrá decir que estoy en contra de los ricos. No me crean tan vulgar. Lo que me repugna es el enriquecimiento a través de los enormes privilegios que da el poder político. No todos lo consiguen; algunos honrados políticos ni lo intentan. Habrá que homenajearlos. Los ha habido de todos los colores políticos, desde Marcelino Camacho y Enrique Múgica a Manuel Fraga y Antonio Fontán. Claro, se dirá, eran los tiempos heroicos de la Transición primera.

La conclusión es que no todos los políticos son iguales, ni en nombradía ni en ejemplaridad. No habrá que esperar al valle de Josafat para separar a los cabritos de los corderos. La famosa Transición pasará a la Historia como una ocasión memorable en la que brillaron algunas eminencias políticas. Pero también fue la oportunidad para ciertos pillastres que vinieron a continuación. Con suerte, se podrán escapar de la Justicia, mas no de la opinión, del tribunal popular de cuentas.

Contacte con Amando de Miguel fontenebro@msn.com

La foto de la vergüenza de Ada Colau
Luis del Pino Libertad Digital 1 Agosto  2015

Después de fracasar como actriz de TV y de trabajar un par de años en el mundillo de las ONG subvencionadas, Ada Colau se hizo un nombrecito con la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, lo que le ha permitido, a la postre, alcanzar la alcaldía de Barcelona. Nada que objetar a su trayectoria. Hay políticos de otros partidos con un historial igual de mediocre que el suyo, o incluso más.

Lo que sí es cuestionable es la hipocresía, que hemos tenido ocasión de ver simbolizada en su reciente encuentro con el presidente autonómico Artur Mas.

Por poner en contexto ese encuentro, recordemos que:
1) Artur Mas es el presidente de un partido que tiene una docena larga de sedes embargadas por corrupción, dentro del marco de un caso, el del Palau, en el que Convergencia Democrática de Cataluña está señalada por el juez como responsable a título lucrativo, por el cobro de comisiones de la trama.

2) Artur Mas ha dirigido una federación de partidos, CIU, que se ha visto salpicada en los últimos años por numerosos casos de corrupción. Además del caso Palau, a CIU le han estallado en la cara el caso Adigsa, el caso ITV, el caso Manga, el caso Clotilde, el caso Pallerols, el caso Pretoria, el caso Treball o el caso Cataluña y Territorio, por nombrar solo los más sonados.

3) Artur Mas fue Consejero de Economía y Primer Consejero en los gobiernos autonómicos de un Jordi Pujol que confesó públicamente ser un defraudador fiscal y que tiene en estos momentos a toda su familia imputada, con la excepción de Josep Pujol.

4) Artur Mas ha presidido un gobierno autonómico en el que se acometieron brutales recortes de gasto social, mientras el dinero se desviaba en corruptelas y se dilapidaba en utópicos e ilegales proyectos de "construcción nacional".

Hubiera sido, por tanto, lógico y deseable, que Ada Colau hubiera aprovechado su encuentro para recordarle a Artur Mas el sufrimiento social que la corrupción de su partido y el despilfarro de su gobierno han causado. Pero parece que eso no entra en la agenda de la flamante alcaldesa de Barcelona. Señalar a los responsables de los recortes sociales no parece que sea una de sus actuales prioridades.

¿Cuántos desahucios se hubieran podido evitar con los millones de euros desviados en los distintos casos de corrupción en los que CIU se ha visto envuelta? Solo con los 18 millones del caso Palau, se habría podido cancelar la hipoteca de unas 200 familias.

¿Cuántas personas habrían podido conservar sus casas con lo despilfarrado en delirios identitarios? Solo con los 225 millones que cuesta TV3 al año, más de 2.000 familias habrían podido evitar su desahucio.

Pero Ada Colau no solo no tiene problemas en hacerse la foto con Artur Mas, sino que incluso presta apoyo al presidente autonómico para su demostración nacionalista del próximo 11 de septiembre, que Artur Mas necesita como agua de mayo para salvar los muebles en las próximas elecciones catalanas.

Es decir, Ada Colau no solo no expresa ningún reproche contra quien es responsable objetivo de al menos una parte del sufrimiento social de los catalanes, sino que le ayuda en su desesperado intento de sostenerse en el poder. ¿No es eso hacerse corresponsable de la corrupción y el despilfarro?

Pero bueno, ya saben ustedes, eso de los desahuciados es útil mientras te ayuda a hacerte un nombrecito. Una vez conseguido el cargo de alcaldesa, hay que dedicarse a la política.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
La genuflexión de la izquierda española ante los nacionalistas

Antonio Pérez Henares Periodista Digital 1 Agosto  2015

El hecho es tan evidente como inaudito. La izquierda española mantiene ante el nacionalismo una actitud de genuflexión tan total como suicida sin parangón en el mundo del pensamiento político y absolutamente contraindicada en lo que a resultados se refiere. No solo no existe base ideologica que lo sustente sino que muy al contrario los cuerpos de doctrina son en si mismos contradictorios. Y sin embargo ahí los tienen, una y otra vez sometidos a un complejo que los hace mantenerse de rodillas e incapaces ni siquiera de plantar cara a lo que es la ideología mas rancia, reaccionaria y nociva de cuantas circulan por la actual Europa.

El origen de semejante aberración quizás haya de buscarse en la vergüenza ante la propia Nación con mayúsculas: España. La izquierda considera tanto el concepto como sus simbolos como algo manchado y de que avergonzarse. Como si esa idea al haber sido secuestra y violada por la dictadura hubiera quedado ya para siempre sucia sin que haya servido la democracia,la constitución y los años de progreso y libertad para rehabilitarla. Y siendo pues España algo vergonzoso cabe pues que todo lo que haga cualquier cosa para despedazarla y destruirla ha de ser saludado con alborozo. De otra manera no pueden entderse el sin sentido.

La izquierda, desde sus extremos se ha pasado la vida comprendiendo y justificando cuaqluier atrocidad nacionalista, hasta manener en ciertos caso empatiás emocionales mucho mas proxima a los verdugos terroristas que actuaban como ejecutores de esos delirios que con sus victimas, aunque entre esas victimas estuviera su propia gente. Los caso de Lluch o de tantas gentes asesinadas en Euskadi resultan estremecedores cuando lo que aflora a nada que se rasque es que quienes proclaman de manera más explicita militancias izquierdistas son quienes más se abrazan a quienes justifican los hechos más repulsivos y criminales o se ponen a mirar para otro lado cunado se trata de abrodarlos. Y solo hay que mirar a los Podemitas o a lo que esta sucediendo en Navarra. O en cualquier otro lado.

Pero hay otro elemento de sustento ideológico que supone la base de otra argumentación delirante. El presunto derecho de autodeterminación de los pueblos de España, o sea la falacia absoluta del derecho a decidir. Como si esos pueblos fueran colonias y España la metropli opresora. Porque esa ese es el único sustento que tal razón tiene en derecho internacional. Desde luego aquí quimerico y delirante. Pero ahi lo tienen aceptado y hasta bendecido por quienes se entienden a sí mismo como el purismo izquierdista más acrisolado.

En Cataluña esa ha sido la deriva pero tambien en cualquier otro sitio donde el nacionalismo, de uno u otro pelaje y mayor o menor radicalismo coyuntural se abre paso. En esa trampa cayo tras la transición el PCE-PSUC, luego IU y ahora Podemos y en ella se ha metido desde entonces tambien y cada vez más el socialismo. Y de nada le vale, excepto como impagen de marketing y engaño, a Pedro Sanchez vendarse de cuerpo entero con la bandera. Lo cierto y a comprobable en su comportamiento es que ahi los tienen arrodillados todos los días ante cualquier cosa que a los nacionalistas y separatistas se les ocurra.Sea declarar un yuntamiento afecto a la independencia, sea coultar cualquier simbolo sea, y esto es lo más grave, aceptar con entusiasmo la agresión a la lengua , a la historia y hasta a la geografía convirtiéndolas en elemento de agravio, conflicto y exclusión.

Asi que en absoluto me extraña lo de la inclita Ada Colua haciendo el memo con Artur Mas. Porque en realidad ellos estan en las mismas, en el derecho a decidir que no es otra cosa que trobarnorlo a todos los españoles y pretender apropiarse en exclusiva de algo que nos pertenece en su conjutno a todos los españoles. Quien piense que Podemos es algun valladar contra el separatismo es que no ve más allá de sus narices. Más o menos lo mismo que quienes creen que el posado fe ZPedro es un cambio de actitud substancial. Con que se den una vuelta por sus pactos y acciones por Baleares, Comunidad Valenciana, Galicia, Pais Vasco, Aragón y , por supuesto, Cataluña y no quieran estar ciego o aunque solo abran un ojo ya les sobra para darse cuenta que ante los nacionalistas del PSOE hacia la izquierda solo existe complejo, connivencia y rendición sin condiciones. Con mucho dialogo. Que es el mantra de amen de arrodillarse ponerse a darles lametones.

Hacia el postnacionalismo (y más allá)
Gabriela Bustelo www.vozpopuli.com 1 Agosto  2015

España lleva décadas funcionando como una monstruosa familia disfuncional con una caterva de hijos malcriados que solo saben pedir dinero. Los retoños desintegrados no se comunican con el mundo empleando los parámetros generales, sino en jergas propias. Y como esos padres que compran a sus hijos las pistolas o las catanas con las que sus vástagos les volarán la tapa de los sesos o rebanarán los intestinos, este país paga y pone los medios para su propia destrucción. Incapaz de creer en la maldad del hijo díscolo, España ha cerrado los ojos ante el peligro, como si los párpados sirvieran de escudo. Pero esa carne de la propia carne, sangre de la propia sangre, ha tenido décadas para convertirse en una pavorosa criatura que solo pretende engañar, despreciar y robar. Ahora, tardísimo ya, cuando el cachorro se pavonea con el hacha en alto, los políticos salen a trompicones de sus inanes cenáculos para invocar la grandeza del Estado de Derecho. La Ley es grande, sí. Cuando todos la cumplen.

El presidente antisistema
Recordemos algo necesario en este país con una grave crisis de identidad: lo primero que hace España en la Constitución es definirse como una Nación. Ya en el artículo segundo garantiza a sus regiones el derecho a una amplia autonomía, similar a la que concede la nación belga a sus comunidades, la nación suiza a sus cantones, la nación estadounidense a sus estados o la nación holandesa a sus provincias. Estas naciones han soportado complejas trayectorias históricas, algunas sangrientas, hasta llegar a su modelo actual. En el caso español, el proceso no se puede considerar terminado, puesto que nuestras divisiones administrativas, influidas unas por otras, hacen continuas reivindicaciones al Gobierno central respecto de su estatus. Tanto es así que esta insatisfacción impostada parece dar, hasta cierto punto, un sentido a su existencia. Ante la mirada complaciente de los últimos gobiernos españoles, la comunidad catalana se ha arrogado el mismo apelativo de nación que la Nación española a la que pertenece. Lejos de escandalizar a nadie, esto se ha aceptado hasta el punto de que el socialista José Luis Rodríguez Zapatero se propuso algo insólito en un presidente occidental del siglo XXI: plantearse el concepto mismo de la nación que le había elegido democráticamente.

El primogénito de la familia disfuncional
Pero esa idea no era, ni mucho menos, una profunda noción filosófica, sino una ramplona triquiñuela política. Al poco de ser elegido, Zapatero juró fidelidad a la tropa fundada por Jordi Pujol, el primogénito de la familia disfuncional. Ambos tenían en común el antipatriotismo, aunque no compartieran la meta individual. Si Zapatero se conformaba con pellizcarse todas las mañanas por haber sido elegido presidente –“No sabes, Sonsoles, la cantidad de cientos de miles de españoles que podrían gobernar”–, Pujol tenía la vida resuelta hacía décadas con un negocio corrupto al que había dado un nombre muy comercial: Nacionalismo. Eran los pastoriles tiempos en que el tinglado de los Pujol aún no se había hecho público. Hoy solo queda un miembro de la familia sin imputar, Josep, que en marzo de este año aseguraba: “A los 30 años ya era un tío bastante rico”.

La psicosis postnacionalista
Estos días se ha vuelto a hablar de Pujol Senior, el Gran Jefe de los Indepes, ese hombre que en sus largos años de “Molt Honorable” alardeaba de no llevar nunca cash encima (como Joaquín Sabina, otro multimillonario que también desprecia el vil metal). Tras pasar largos meses atrincherado en la portería del edificio barcelonés de Ronda del General Mitre donde tiene su residencia oficial, un amigo de Pujol le ha prestado un despacho cerca del Ensanche, donde al fin puede recibir visitas. Al parecer, el ex president habría dicho estar “preparado para el destierro, para la cárcel y para otras situaciones similares, pero no para la vergüenza”. Sus preocupaciones ahora ya no son tan colosales –¿cuantiosas?– como en los viejos tiempos. Ahora se conforma con poder recorrer diez metros de acera sin que la gente le grite, insulte o escupa. Sus escoltas apenas tienen trabajo, porque Pujol no se mueve por la ciudad por miedo a estos ataques. La arrogante impunidad de estas pasadas décadas se ha transformado en lo que podríamos llamar una psicosis postnacionalista. Si él no estaba preparado para la vergüenza, nosotros tampoco estábamos preparados para la vergüenza ajena.

El ardor de los necios
Carlos Herrera ABC 1 Agosto  2015

ADA es, en sí misma, el ardor. El ardor de no se sabe bien qué, pero el ardor. Ada es la causa. ¿Qué causa? Pues resulta difícil de definir o centrar, pero la causa permanente, porque las cosas siempre tienen causas permanentes, reivindicaciones constantes, luchas pendientes, metas por conseguir. Ya, sí, pero ¿qué fin perseguimos? Pues la felicidad colectiva, la seguridad permanente, la garantía constante... El nirvana que sólo un activista puede garantizar a sus conciudadanos.

En su reunión entusiástica con Artur Más, la alcaldesa de Barcelona por gracia de la izquierda municipal y universal ha afirmado estar con «el prusés». ¿Y qué es estar con «el prusés»? Sencillamente, no estar en contra de él. Estar con «el prusés» es estar en contra de la ley, a favor de la asonada histórica de unos cuantos y por la consecución de una serie de objetivos contraproducentes para la inmensa mayoría de ciudadanos de la ciudad que preside, o como se llame lo que hace. Colau es la síntesis perfecta de la modernidad catalana: una ignorante al frente de la maquinaria de una ciudad. Esa maquinaria debe solventar cuitas diarias particularmente complicadas, pero su ejecutoria se basa en la gestualidad, en ese altavoz mediático que garantiza retirar un busto del Rey aduciendo no sé sabe qué «sobrerrepresentación» por parte de un edil de acento porteño. La alcaldía de la ardorosa Colau, como la de otros ejemplos que la izquierda tonta ha conducido a los altares del éxito representativo, consiste básicamente en poner el lado bueno para la foto, en acentuar las aristas más provocadoras de su carácter para alimentar a unas bases necesitadas de ardor de estómago. Con semejantes preludios y con la infantilidad que achacar a la simpleza de su pensamiento, ¿cómo no prever que Ada va a apoyar este «prusés»? Lógicamente, apoyará este y los que se tercien siempre que comporten un desapego a las leyes que nos han traído hasta aquí.

Como bien me recordaba un amigo catalán que por estas calendas no sale de su asombro de viejo izquierdista responsable, «toda esta basura que maneja Mas y sus mariachis, no puede salir adelante por una sola y sencilla razón: no es legal». Puede que mi viejo amigo sea en exceso partidario de los órdenes establecidos, pero tiene razón. Sencillamente, ni es el momento, ni son las formas ni son las personas, como él dice. Pero contamos con lo que contamos, que es un mediocre con ansias de mesías en la Generalitat y una polvorilla absurda en la alcaldía de Barcelona. Lógicamente se reúnen, hablan de sueños baratos y prescinden de la legalidad porque la legalidad no es quién para desmontarles la barraca de feria en la que tienen puestas sus esperanzas de futuro. Mas sueña con que su foto presida las escuelas catalanas de los niños que estudien en la arcadia venidera, y Colau que su nombre figure en las guías que definan a Barcelona como la ciudad de los saltimbanquis y rastafaris. A uno y a otra la legalidad les importa poco porque la legalidad no se hizo para obstaculizar los sueños de aquellos que se creen que inspiran las aspiraciones de la mayoría.

Precisamente la mayoría, esos catalanes que aún se tienen por sensatos, deberían manifestar más claramente su desafección a estos aventureros en lugar de callarse como puertas. Todos los que encuentro y que afirman estar espeluznados con lo que les espera deben salir a la calle y decirle a los Mas y las Colaus que no se les ocurra jugar con sus vidas y sus haciendas, como tímidamente ha sugerido esta semana un grupo sectorial de empresarios. Menos callar ante el avance de mediocres y más mostrar coraje ante la conjura de los necios, ante el acuerdo indecoroso de individuos como esta pareja de somormujos.

EJERCICIO DE 2013
Los partidos nacionalistas, en bancarrota
El Tribunal de Cuentas ha descubierto el patrimonio neto negativo de seis formaciones políticas, cinco de ellas nacionalistas, y ha denunciado el incumplimiento del PSOE e IU de recibir donaciones anónimas.
Pepe G.-Saavedra Gaceta.es 1 Agosto  2015

Algunos partidos nacionalistas, especialmente los catalanes, no pasan por su mejor situación financiera. El débil saneamiento económico de algunas formaciones de carácter regional ha sido denunciado por el Tribunal de Cuentas en su último informe, sobre el ejercicio de 2013.

Entre los partidos con un patrimonio neto negativo, con unas deudas superiores al valor de sus bienes, se encuentra la Convergencia Democrática de Cataluña de Artur Mas. Destaca la grave situación financiera de esta formación, con un activo negativo de 8,5 millones de euros y de su antiguo socio, Unió Democrática de Cataluña, con un desfase de 13 millones de euros. Además del frente independentista liderado por Mas, la floja situación financiera de ambas formaciones podría ser otro de los detonantes del divorcio catalán más sonado.

Además: Más de 230 altos cargos catalanes cobran más que Rajoy
En la misma región, Iniciativa per Catalunya engrosa la lista de los seis partidos en bancarrota, en este caso con un patrimonio neto negativo de 1,7 millones. Siguiendo en el Mediterráneo, el Bloc Nacionalista Valenciá presentaba en 2013 un activo neto negativo de 484.000 euros. Un poco más grave es la situación financiera de otro bloque, en este caso el Bloque Nacionalista Gallego (2,6 millones).

Otro partido que no ha hecho los deberes, sin ser nacionalista aunque alguna de sus federaciones si comulgan con estas ideas, es Izquierda Unida. La formación de Alberto Garzón presentó en el ejercicio fiscalizado por el Tribunal de Cuentas un patrimonio neto negativo de 11 millones de euros. La situación de los comunistas se ha visto agravada, según señala el órgano fiscalizador en sus conclusiones, por sus federaciones en Andalucía y Madrid. Ambas organizaciones presentaros suspensión o aplazamiento de pagos a raíz de sus inesatbilidad financiera.

Además: Los partidos políticos cuestan 216 millones de euros a los españoles
El Tribunal de Cuentas señala en sus conclusiones que Izquierda Unida tenía a dos de sus federaciones, Andalucía y Madrid, con suspensión o aplazamiento de pagos como consecuencia de su situación financiera. El órgano fiscalizador recomienda tanto a IU como al resto de formaciones con patrimonio neto negativo, “ajustar su actividad económica en orden a alcanzar el necesario reequilibrio patrimonial, habida cuenta de que los ingresos públicos representan la mayor parte de los ingresos registrados”.

Una de las recomendaciones del órgano fiscalizador es que los partidos acrediten un sistema de control interno para garantizar una adecuada contabilización, descripción que no han presentado 21 de los 32 partidos fiscalizados. El Tribunal invita a las formaciones a “ajustar su actividad económica en orden a alcanzar el necesario reequilibrio patrimonial, habida cuenta de que los ingresos públicos representan la mayor parte de los ingresos registrados”.

Tirón de orejas para el PSOE e IU
El Tribunal de Cuentas denuncia en el informe algunos "incumplimientos de la prohibición de recibir donaciones anónimas" en dos de los partidos, aunque añade que representaban "importes insignificantes". Así, en el PSOE se detectaron donaciones en 2013 por importe de 8.848,67 euros, que no estaban identificadas en el momento de su aceptación, aunque 7.890 euros se identificaron después en el ejercicio de 2015, por lo que sólo mantiene sin aportar esos datos sobre 958,67 euros. En el caso de Izquierda Unida la cuantía no superaba los 600 euros.

Además, el Tribunal de Cuentas ha constatado el incumplimiento de la prohibición legal de realizar pagos en efectivo por importes superiores a 2.500 euros por parte de algunos partidos: Esquerra Republicana (1 pago), Izquierda Unida (3), PP (1) y PSOE (1).
 


Recortes de Prensa   Página Inicial