AGLI Recortes de Prensa   Martes 4 Agosto 2015

Acabar como Grecia
Ignacio Camacho ABC  4 Agosto  2015

Tiene razón Varufakis: España aún puede acabar como Grecia. Cuestión de empeño y perseverancia. Claro que podemos

No le falta razón a Varufakis: España aún corre peligro de acabar como Grecia. Con ese aire tan pagado de sí mismo, con ese ego cósmico de descubridor de mediterráneos, con su retórica truculenta que habla de tortura fiscal, de terrorismo monetario y de despotismo sádico de la ideología dominante, el célebre exministro de Finanzas, la minerva que hasta Tsipras tuvo que apartar para evitar el descarrilamiento definitivo, no hace sino indicar el camino que conduce al fracaso griego, a la caída en ese vértigo espiral en el que las presuntas soluciones acaban siendo peores que los problemas. Un mesianismo iluminado, una dogmática inspiración redentorista, un hálito de soberbia adánica disfrazada de nacionalismo rebelde: recetas de vendedores de crecepelo, de floridos charlatanes de barraca tras cuya fachada de cimarronería palabrera no hay más soporte que una vieja demagogia populista.

Para acabar como Grecia, los españoles no tenemos más que seguir la estela de esos vendedores de humo, de esos traficantes de esperanzas. Aceptar su soflama nihilista, su seductora teoría de la catástrofe. Comprarles la mercancía averiada de las respuestas sencillas –y a ser posible cortas, para que quepan en un tweet– a desafíos complejos. Creer en la banalidad como estructura intelectual y en el relativismo como principio histórico. Envolvernos en la retórica de la degradación y dejarnos envolver en la sugestión de la ruptura. Perder adrede la memoria de la convivencia, la cultura de la estabilidad y del esfuerzo, y despeñarnos por el barranco del facilismo soñando con la utopía subsidiada de la gratuidad eterna. Consentir por comodidad o por miedo el triunfo de la política del resentimiento y de la semántica del odio. Confundir la modernidad con el retorno de los rancios brujos de la discordia civil, cuestionar la legitimidad de la más razonable democracia de nuestra historia. Arrastrar estatuas y destruir símbolos como prólogo de nuestra propia tracción hacia el desastre. Exculparnos de toda responsabilidad para determinar que los culpables son siempre otros. Decaer en el compromiso individual y entregar la manija de nuestro destino a los arbitristas y a los demiurgos.

Ya hemos empezado, de hecho. Es cuestión de persistir con la tozudez que este pueblo sabe poner para obstinarse en sus frustraciones y sus descalabros. Es posible, ciertamente, terminar como los griegos si nos empeñamos. Acabar del todo con el maltrecho Estado del bienestar, arruinar las finanzas públicas y la economía privada, provocar el éxodo de empresas y capitales, hacer cola cada mañana para obtener unos billetes en los cajeros automáticos. No es tan complicado: basta con votar a los parientes políticos de Varufakis, o permitir que otros los traigan de la mano. Incluso, con un poco de suerte y de perseverancia, podemos –claro que podemos– llegar a parecer venezolanos.

El mayor desafío al Estado desde la consolidación plena de la democracia
EDITORIAL El Mundo  4 Agosto  2015

El decreto de convocatoria de las elecciones catalanas del 27 de septiembre es ya el primer paso hacia la pretendida "desconexión" de los independentistas con el resto de España que quieren consumar antes del próximo verano. El president Mas lo firmó a las nueve de la noche, en un acto emitido en directo por TV3, después de jugar durante todo el día al secretismo a modo de ridícula burla al Estado. Una conducta casi cómica para un asunto que, sin embargo, es de extraordinaria gravedad. No por repetido se puede pasar por alto que estamos ante el mayor desafío de las autoridades catalanas al conjunto de los españoles y a nuestro sistema democrático y de convivencia. Porque aunque, legalmente, lo único que ha hecho Mas ha sido adelantar y convocar unas elecciones autonómicas, las fuerzas independentistas que integran una lista única al Parlament pretenden darles el sentido de unos comicios plebiscitarios. Y el president no se ha cansado de amenazar con que si esta lista obtiene mayoría absoluta en las urnas declararán unilateralmente la independencia del Estat català. No cabe mayor salto al vacío ni mayor irresponsabilidad.

La firma del decreto es el paso más provocador de cuantos viene dando Mas desde que decidió echarse al monte y desafiar frontalmente al Estado sin posibilidad de marcha atrás. Nada más iniciarse la legislatura, Convergència y sus aliados de ERC impulsaron una declaración de soberanía del Parlament, que fue declarada inconstitucional el año pasado. Después, creó un Consejo para la Transición Nacional con el objetivo de diseñar estructuras propias de un Estado, una deslealtad inadmisible por parte de quien, no lo olvidemos, es el máximo representante de España en Cataluña y presidente de la Generalitat gracias al sistema que emana de la Constitución vigente. Y ya en noviembre pasado el Govern respaldó y ayudó a organizar la consulta ilegal, hecho por el que está imputado.

El jaque de Mas representa el mayor reto al que se enfrenta el Estado desde la consolidación plena de la democracia. El Gobierno ha dejado clara su firmeza para impedir cualquier conculcación de la legalidad. Y ciertamente existen mecanismos e instrumentos jurídicos para impedirlo. Pero el recurso a la aplicación del artículo 155 de la Constitución -si el futuro Gobierno de la Generalitat que salga de los comicios del 27-S no acatara los pronunciamientos del TC- sería una medida tan extrema que ya supondría un cierto fracaso en sí misma. Lo único deseable sigue siendo que las cosas se puedan reconducir políticamente.

En este sentido, es esperanzador que casi la mitad de los catalanes rechaza la independencia, superando en siete puntos a quienes desean el divorcio, según el último sondeo del Centro de Estudios de Opinión (CEO). Resulta por tanto decisivo que los partidos no independentistas -incluida una formación nacionalista como Unió, recién desgajada de Convergència- logren movilizar a cientos de miles de ciudadanos que se sienten tan españoles como catalanes y que, tradicionalmente, no acuden a votar en elecciones autonómicas. Y para ello, además de ofrecer un proyecto ilusionante de futuro, deben ser inequívocos en su mensaje. Ni vale la ambigüedad calculada en la que se mantienen fuerzas como Podemos y sus marcas blancas ni ayuda que el PSC, por ejemplo, se eche en brazos del independentismo en Castelldefels.

En todo caso, no cabe en modo alguno hablar de equidistancia entre el desafío inadmisible de Mas y el supuesto inmovilismo que achacan al Gobierno sus críticos. La amenaza de ruptura de la Nación es algo demasiado grave. Y, además, el independentismo lo único que ha logrado ha sido dividir peligrosamente a los mismos catalanes y dañar sus intereses. De ello, Mas y sus correligionarios son los únicos causantes. Suya es esta monumental irresponsabilidad histórica.

El jodido interés general de España
Pedro de Hoyos Periodista Digital  4 Agosto  2015

El Tajo corre ya por Toledo casi sin agua. Se le vacía y se le desangra camino de otros lugares porque así lo exige el "interés general de España". En Cuenca instalan un vertedero de residuos nucleares por el interés general de España. Sin duda es porque el interés general de España exige situar empresas productivas y creadoras de riqueza en el País Vasco o en Cataluña.

El interés general de España es muy raro, exige que los próximos presupuestos del Estado destinen a la desafiante Cataluña más dinero que a cualquier otra región. Ese interés exige dar más dinero a los más ricos, no me vengan ustedes exigiendo lógica o justicia social, equilibrios territoriales y zarandajas semejantes. El interés general de España exige dar más a quien más tiene. Contentar al que más llora y que se jodan los dóciles.

El interés general de España ya exigió en su momento descabezar a Castilla, separarla en cinco regiones y que Cantabria -"Adelantada de Castilla en el mar"- o La Rioja -la cuna del castellano y no del riojano- fueran cabeza de ratón. Al mismo tiempo el interés general de España se inventó una región inexistente, Castilla-La Mancha, y quién sabe cuándo ese mismo interés culminará con una Castilla-La Tierra de Campos.

El interés general de España exigió ya en su momento que millones de castellanos fuesen desplazados fuera de sus casas (pregúntenle a Franco) y los castigó con una emigración que fue a abastecer otras regiones, quizá porque el interés general de España exigía dejar vacíos y envejecidos los campos de Castilla.

Cuando los políticos castellanos llegan a las Cortes dejan de obedecer a sus electores y pasan, por el interés general de España, a obedecer a las centrales de sus partidos, sea en la calle Génova o Ferraz. Los propios castellanos -sin duda alguna, por el interés general de España- los reeligen una y otra vez, al parecer contentos y satisfechos de que sus ríos de desangren en Murcia, sus obreros en Vizcaya y sus dineros en Sabadell.

Manda narices lo jodido que resulta ser el interés general de España.

El furgón de cola.
Vicente A. C. M. Periodista Digital  4 Agosto  2015

Nada es más evidente que el Gobierno de Mariano Rajoy escogió como estrategia contra el secesionismo de Artur Mas ir a remolque y confiar en los Tribunales para frenar su constante violación de las leyes y de la Constitución. Lo malo de ir a remolque a expensas de lo que manda la cabeza locomotora y ser el furgón de cola es que se sufre el llamado efecto látigo por el cual dichos vagones acumulan más energía cinética y es lo que provoca el descarrilamiento y se producen mayores daños. Pues lejos de admitir este error conceptual, Mariano Rajoy sigue en su empeño y ahora dice que no cree que llegue a ser necesario recurrir al famoso artículo 155 de la Constitución para suspender la autonomía de Cataluña. Igual piensa en pararle con el hisopo de agua bendita y con un exorcismo cual poseído por entes demoníacos.

El caso es que Artur Mas sigue marcando los tiempos y lanzando sus bravatas y arengas, pero guardándose muy bien de no incurrir por ahora en ilegalidades tan flagrantes como las de la convocatoria del famoso referéndum del 9N. Es por eso que no es de esperar que el Decreto de disolución del Parlamento de Cataluña y la convocatoria de elecciones se salgan del guion establecido e incluyan otra cosa que no sea “autonómicas”, dejando para el juego floral dialéctico las referencias al sentido plebiscitario que llevan anunciando desde hace meses. ¡Ahora no toca!

Y es que la estrategia se basa en dos aspectos fundamentales, la lista única de consenso, lograda solo a medias y la movilización en las calles aprovechando el 11S como plataforma de inicio de campaña electoral. Artur Mas se lo juega todo a una apuesta y es la de lograr una mayoría en el Parlamento. Si lo logra entonces será el momento de poner la locomotora a tope de velocidad para hacer que descarrile el furgón de cola del Gobierno de España incapaz de seguir la avalancha de leyes, disposiciones y base legal alternativa a la española que den legitimidad a las declaraciones formales en todos los foros internacionales del triunfo de la opción independentista y la declaración unilateral de independencia. Hechos consumados.

Así que mucho me temo que Mariano Rajoy deberá urgentemente desenganchar ese furgón antes de que el maquinista Artur Mas lleve a Cataluña y con ella a España al descarrilamiento. Solo existe una manera de evitar la tragedia y esta es desviar este tren descontrolado a una vía muerta mediante la aplicación del artículo 155 de la Constitución, es decir, suspender la Autonomía y proceder a la imputación y detención de los responsables llevándoles ante la Justicia. La pregunta que hay que hacerse es si con los antecedentes que todos conocemos de la inacción y actitud remisa a gobernar de estos acobardados dirigentes del PP, finalmente se atreverán a ordenar el cambio de agujas que marca el artículo 155 de la Constitución.
Publicidad

Realmente soy muy pesimista y como en el famoso chiste del genial humorista Eugenio sobre el inmediato descarrilamiento de un tren sin solución a las preguntas sobre ¿y usted qué haría? Negando cualquier salida lógica, al final responde: “ yo llamaría a mi prima Charo. ¿Y por qué, tú? Pues para que viera el espectáculo. Así que yo me limitaré a avisarles a todos ustedes para que disfruten del espectáculo que nos preparan Rajoy y Mas, que maldita gracia que tiene.

Hartura catalana
Antonio Pérez Henares Periodista Digital   4 Agosto  2015

El sentimiento independentista es muy fuerte en Cataluña. No mayoritario en términos absolutos y puede que ahora levemente decreciente. Pero sin duda potente. Mucho más que en lo tiempos de la dictadura y desde luego que en el momento en que la democracia y la Constitución de las libertades, que votaron con el mayor entusiasmo, le supuso en su caso y además el autogobierno y un reconocimiento a sus señas de identidad, a sus hechos diferenciales como no habían tenido jamás en su historia. Porque la realidad histórica es esa: nunca ha existido en aquel territorio un mayor grado de autonomía y unas competencias propias tan impresionantes y sin parangón en toda Europa. Es pues una inmensa mentira que esta España actual y democrática haya oprimido en nada a Cataluña cuando lo que ha hecho ha sido exactamente lo contrario. Por mucho griterío, por mucha consigna y por mucha tergiversación histórica esta verdad es un evidencia tan absoluta como imposible de negar para nadie excepto cuando el fanatismo ya nubla cualquier raciocinio.

Hay pues, ademas de una traición a la Constitución que rubricaron con su voto, un ingratitud brutal y una estafa a la generosa confianza a la ciudadanía y sus instituciones democráticas que creyeron que en verdad lo que se quería era un encaje en el Estado y una convivencia armónica con el resto de España. Simple y llanamente mintieron, nos engañaron. Tenían su plan a corto, medio y largo plazo. Y un exclusivo objetivo. Ir no encajando ni vertebrando sino desencajando y sembrando agravios, victimismo y todo lo que fuera preciso para que se creara, desde la escuela a campo de futbol- la educación como lavado de cerebro ha sido un ejemplo palmario de adoctrinamiento masivo-un sentimiento de odio con todas las letras a todo lo que significa España, y cualquier cosa que suponga lazos en común y convivencia. Empezando por la lengua cuando de defender a la propia se pasó al ataque e intento de extirpar la común. Diciendo además que cuando prohíben, porque lo prohíben, estudiarla, escribirla y hasta hablarla resulta que dicen que no, que los prohibidos se quejan de vicio. Que no pasa nada hombre, que se exagera. Y para ello además contando con el asentimiento de ese progresismo español, genuflexo ante el nacionalismo que ha sido y sigue siendo su mejor coartada y sus aliados o mejor dicho, los imprescindibles tontos útiles para llegar a acariciar la quimera que suponen la llegada al país de la leche y de la miel y que cualquier que se detenga a pensar un instante sabe que donde lleva es a un disparate de pesadilla y desierto.

Ayer Mas convocó elecciones. En un acto que fue un nuevo y cínico engaño. Sabe que lo que convoca son una elecciones autonómicas y eso es lo que ha firmado y hecho. Porque no tiene competencias, ni autoridad ni legitimidad para convocar otra cosa. Pero luego aplicara si puede el resultado como si hubiera convocado una muy diferente cosa. Y pretenderá ponernos ante el hecho consumado. Un hecho que ya puede ser tan irreversible como traumático y definitivo y que obligue a una respuesta indeseable como insoslayable.

No se cual es ahora mismo el estado de ánimo de la sociedad catalana. Conozco mejor el del resto de España. Y en este lo que observo es que predomina el más creciente de los hastios. Hay un hartazgo ya tan inmenso con el que quizás apenas nadie está contando. Porque hemos sido tantas veces engañados, tantas veces insultados encima que la paciencia ya está mas que agotada. Y esa situación puede dar lugar a consecuencias verdaderamente penosas para todos. Una especie de que se arregle de una vez o que de una vez se rompa del todo. Pero de una vez ya y para siempre.

No es lo que escribo lo prudente y lo racional y es indudable que es ahí donde hay que estar y huir de provocaciones y estallidos. Pero el riesgo es cada vez mayor. Y no contribuye en nada a calmarlo la monserga repetida que ahora vuelve a hacer suya Zpedro. Que en el fondo la culpa de que haya separatismo galopante viene a ser de España, de Rajoy para ser preciso. Ese pretender quedarse siempre en medio y que ha sido en realidad transitar siempre en el lado que no era para nada el suyo y finalmente acabar por no estar en ninguno. Consciente o inconscientemente. Los Maragall con nocturnidad y alevosía, pues su única intención ha quedado clara y era pasar las tropas socialistas a la orila separatista. Lo de Montilla y su estúpida ambición de gobernar al precio que fuera y el precio fue ser el tonto útil mas útil de todos y con mayúsculas del secesionismo y sobre todos Zapatero, el más letal gobernante de España contra la propia integridad de la Nación que gobernaba. Pues a aquel ZP le ha salido continuador, este ZPedro que anda en las mismas y que proclama que el problema si EL hubiera estado al mando no hubiera existido. Esa equidistancia entre la Constitución, la ley de todos, el voto de todos los españoles y quienes pretenden sin tapujos violarlos y expropiarlos que es imposible y ahora más que nunca. Porque hay asuntos en que ya no hay termino medio, porque una parte hace mucho que solo admite y pretende la claudicación absoluta de la otra. Pero Sanchez con tal de asestar lanzadas al PP y a Rajoy a quien las asesta una vez más es a los españoles todos. O tal vez supone que tiene dotes mágicas y una pócima milagrosa para convertir a Oriol Junqueras. En realidad lo que podemos esperar de él, y no digo ya de esos Podemitas a los que hay ingenuos que suponen disgregadores del bloque separatista cuando son ya su mejor aliado para el futuro, es que visto lo visto y sus pactos lo que esta dispuesto a hacer es rendir todo y encima llegar ya a la absoluta aberración de que una Cataluña independiente de hecho y de derecho, donde España en su conjunto nada tenga que opinar ni que decir,pero ella, Cataluña si pueda seguir influyendo y hasta mandando en España. Que ese es el juego perverso. Independiente Cataluña de España pero no España de Cataluña.

El pase a la clandestinidad
ARCADI ESPADA El Mundo  4 Agosto  2015

DURANTE todo el día de ayer, el presidente Mas mantuvo en secreto no solo el texto de la convocatoria electoral sino incluso el lugar, la hora y las características del acto. Cerca de las siete de la tarde se supo que sería en el palacio de la Generalidad y a las nueve de la noche, una hora tardía e insólita, gallinácea, solo adecuada para los intereses del telediario de la noche, que coinciden, por supuesto, con los de 'Catalunya'. De este modo Mas logró que el agostado periodismo estuviera todo el día pendiente de sus secretos. Sus roncos portavoces trataban de justificar la conducta del presidente en razón de la hipótesis de que el Gobierno del Estado convocara también hoy elecciones generales para el mismo 27 de septiembre: como ambas elecciones se rigen por la misma ley, el estipulado plazo de 54 días acababa a las 12 de la noche. En el delirio circundante insinuaban que Mas podría firmar el decreto pocos minutos antes de que el plazo expirara, para abortar así la hipotética reacción del Gobierno del Estado. Algo debió de convencerles. Tal vez una exploración de la genética (por lo demás muy razonable en esta circunstancia) del presidente Rajoy. Así que lo dejaron a las nueve. Con un espectacular 'prime time' acordado: retransmisión en directo de la firma del decreto y de la declaración institucional posterior. Y a las diez, entrevista con el jefe de la oposición, Oriol Junqueras (juro que así lo anunciaron), el que va en la misma lista de Mas, de quinto levanta. Es impresionante que aún haya personas dentro y fuera de Cataluña que exijan la inmediata entrada de los tanques por la Diagonal, cuando lo que tienen que entrar son ambulancias.

La enfermedad de la Cataluña institucional está directamente vinculada con su pase a la clandestinidad. En esta última teatralización de Mas hay un evidente reflejo del antifranquismo, como el reflejo de la funesta Asamblea de Cataluña es evidente en todo el movimiento secesionista. Uno de los efectos más conocidos de la clandestinidad es la viciosa percepción del mundo que conlleva. Todo cuadra; pero solo en la habitación y entre nosotros. El peligro, sin embargo, es que la delirante Cataluña institucional acabe arrastrando a la clandestinidad a la Cataluña real. Para ayudar a evitarlo sería interesante que el Gobierno del Estado recordara que Mas va de victoria en victoria hasta la derrota final. Pero de victoria en victoria.

Artur Mas y la anormalidad
EDITORIAL Libertad Digital  4 Agosto  2015

El presidente del Gobierno local de Cataluña, Artur Mas, ha convocado a los catalanes a una nueva jornada electoral, que tendrá lugar el próximo 27 de septiembre.

"Cataluña no vive en condiciones normales", aseguró este lunes el gran artífice de la anormalidad catalana a la hora de tratar de justificar lo injustificable: la celebración de las terceras elecciones autonómicas en cinco años; con la tan tan ilegal como disparatada y liberticida pretensión de convertirlas en un plebiscito sobre la permanencia de Cataluña en España.

Desde luego que Cataluña no vive en condiciones normales. En condiciones normales, personajes del fanatismo y la incompetencia de Artur Mas estarían absolutamente fuera del juego político, serían si acaso el contraejemplo de lo que debe ser un líder político. Artur Mas apenas ha gestionado, y lo que ha gestionado lo ha hecho con pésimos resultados. Artur Mas no ha facilitado la convivencia sino que la ha hecho saltar por los aires y ha preparado el terreno a sujetos aun peores o más impresentables que él, como Oriol Junqueras o David Fernández, de la batasunófila CUP. Artur Mas, en fin, no ha combatido la escandalosa corrupción que ha expoliado Cataluña sino que ha hecho todo lo posible por ocultarla y por garantizar la impunidad de sus perpetradores, a los que tan bien conoce y tanto debe.

Cataluña, efectivamente, está instalada en la anormalidad. No hay que perder más tiempo en revertir la situación. Los catalanes con derecho a voto, mandando de una vez al basurero de la Historia a quienes están devastando el Principado. Y el Gobierno central cumpliendo y haciendo cumplir las leyes españolas y por ende catalanas, empezando por la Constitución, donde se cifran los derechos y libertades de todos los catalanes y del resto de los españoles.

QUÍTATE TÚ QUE ME PONGA YO... NO HAY MÁS
Antonio García Fuentes Periodista Digital  4 Agosto  2015

Van pasando los días, los meses y… “nada o muy poco se mueve”; “la charca o balsa encharcada de la política”, sigue en su estado ya demasiado consolidado o enquistado, amén de podrido; viéndose que, “lo lampedusiano” es lo que va a imperar. Los nuevos cargos ha llegado a ocupar los ya establecidos despachos, subir en los, ya adscritos coches oficiales, cobrar las pagas suculentas, el quitar y ponerles el asiento, el “sí señor lo que usted diga o mande”, etc.; se va cumpliendo el viejo dicho español… “Si quieres saber quién es fulanillo, dale un carguillo”. Y sobre la frase con que titulo hoy, sea uno de los más astutos y perversos políticos que hemos padecido aquí en los últimos tiempos el que lo diga.

“Alfredo Pérez Rubalcaba, que fue químico antes que político, lo explicaba la otra noche con conocimiento de causa: semejante disuelve a semejante. Si se mezclan dos sustancias semejantes una se disuelve en la otra, resultando una sola sustancia. Rubalcaba trasladaba esa ley química a la situación política actual y explicaba que Pedro Sánchez debe de tener mucho cuidado con Podemos, porque busca convertirse en un clon del PSOE para disolverse en la misma ideología y robarle los votos.

La mejor prueba de que Rubalcaba está en lo cierto es el artículo de Pablo Iglesias publicado en EL PAÍS, en el que venía a decir que él es un comunista de toda la vida, que sus planteamientos siempre han sido de izquierda radical, pero que ahora no le conviene plantear el debate derecha-izquierda porque su radicalidad le privaría de los votos de centro-izquierda y le impediría seguir creciendo”.
;http://www.extremaduraprogresista.com/hojas/39-hojas-parroquiales/21238-2015-06-29-16-22-20

Por ello y por lo que estamos viendo, todo va a seguir igual; habrá dinero abundante para todo lo que ellos necesiten para su fomento, su medro o imposición de los planes que traigan bajo el brazo (ideas de progreso y mejora social y económica no se vislumbran ningunas) para lo que verdaderamente necesita España y la inmensa mayoría de españoles, poco o nada. El paro seguirá como hasta aquí; maquillándose en la recogida de las múltiples cosechas que aún hay en España, en especial la del turismo, mientras los musulmanes devasten sus económicas zonas turísticas que son la principal competencia de España; la enseñanza junto a la formación y educación, serán deplorables como hasta aquí; y en general España seguirá siendo “la seca y esteparia España que siempre fue”; hoy además llena a rebosar de delincuentes, mendigos, prostitutas, venta de drogas de todo tipo etc.. Los políticos preocupándose siempre de las próximas elecciones y de mantener su culo bien aposentado en la mejor poltrona que puedan conquistar (puesto que entre ellos seguirán las dentelladas de siempre) y nosotros los contribuyentes, de los que cada vez habrá menos, puesto que entre muertos, nuevos jubilados y el calamitoso cierre de negocios, la ruina es perceptible, ya que no son las grandes corporaciones las que crean empleo y riqueza con la profusión necesaria; son los pequeños y medianos negocios, junto a los valientes autónomos, los que crearon y crean riqueza, pero para ello necesitan un cuido que no tienen en estas administraciones, que como “siervos del dinero y el poder financiero”, harán lo que estas fuerzas les dicten, ya que no se gobierna desde los despachos que se dice, allí simplemente se le da forma, a lo que en otros despachos mucho más secretos se dicta y ordena sin opción a otra cosa que a la obediencia ciega o por “cojoncios”.

La política que padecemos es como “la grama que crece en mi pequeño huerto” y a la que ya le dediqué un artículo; crece y crece cada año, puesto que al regar las plantas productoras de alimentos, ella chupa de igual agua y va dañándolas; pese a que tratas de limpiarla, sus raíces muy profundas, impiden esta limpieza por lo costosísimo que sería el hacerla exhaustivamente. Si dejas un trozo de terreno contaminado y lo abandonas y no cuidas, aparentemente la grama se seca y aparentemente muere, pero no; pasado el tiempo y cuando llueve, notas que la grama estaba allí en estado latente y vuelve a crecer y con ello a amargarte la vida.
Más o menos así es la política que padecemos, nuevas caras, nuevas banderas, nuevas promesas a no cumplir y si es que se atreven a hacerlas, que ya ni eso; se limitan a dar discursos absurdos y más dignos de un apedreamiento que de otra cosa, u otros discursos denigrando al oponente; esperando crear el ambiente que les reporte los votos que necesitan para asentarse, o sentarse cómodamente en el asiento o poltrona deseada y a mantener su lucha por su poder… ¿al pueblo? Que trabaje el que pueda y el que no, pues que se las busque como pueda, o sea lo que estamos viendo y padeciendo.

El verdadero Estadista no existe, posiblemente por cuanto la sociedad ya lo que necesita son “curas de caballo”; y estas han de aplicárselas en primer lugar esa clase (o casta) política, que no está precisamente por esa ingrata labor.

Por tanto y como decía aquel viejo fraile en su convento… “vengan días y vengan ollas y caiga quién caiga, que yo para lo que me queda que estar en el convento, me cisco dentro”.
“El precio de desentenderse de la política es el de ser gobernado por los peores hombres”: (Platón). La política nos afecta a todos y por ello no debemos dejarla sólo en manos de los políticos.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y http://blogs.periodistadigital.com/nomentiras.php

El Gobierno rebaja de 5 millones a uno el presupuesto para escolarizar en castellano en Cataluña
Según datos del pasado mayo, el Ministerio de Educación había recibido hasta el momento 368 solicitudes de familias que viven en Cataluña.
Agencias Libertad Digital  4 Agosto  2015

El proyecto de presupuesto del Estado en Educación incluye para 2016 un millón de euros, en lugar de los cinco millones de este año, para compensar a familias que tengan que escolarizar a hijos en un centro privado para estudiar en castellano como lengua vehicular al no tener dicha opción en uno público o concertado.

Según consta en la explicación del ejercicio presupuestario para 2016 de los presupuestos generales del Estado para el Ministerio de Educación, se aporta un millón de euros a la compensación de los gastos de escolarización que rige la disposición adicional 38 de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce).

Dicha disposición fija que las familias pueden pedir (desde el curso 2014-15) el pago de la escolarización de su hijo en un centro privado cuando no tenga en su región uno público o concertado que le ofrezca educación en castellano como lengua vehicular. La "proporción razonable" del castellano en la oferta educativa se fija, según señaló hace meses el entonces ministro José Ignacio Wert, en un mínimo del 25% de las horas lectivas, es decir, una asignatura troncal (principal) además de la de Lengua castellana y Literatura.

Esta disposición que se introdujo en la nueva ley educativa estaba pensada, básicamente, para las familias catalanas que quisieran ejercitar su derecho a que sus hijos recibieran también educación en castellano, dado el sistema de inmersión lingüística que rige en esta comunidad autónoma y dado también a que el Gobierno autonómico se ha negado sistemáticamente a cumplir las sucesivas sentencias que se han dictado al respecto.

Las familias a las que se les reconozca este derecho regulado en la Lomce serán compensadas por el Ministerio de Educación hasta un importe máximo equivalente al coste de una plaza en un centro público. Dicho gasto será comunicado por Educación al Ministerio de Hacienda para que pueda "deducir o retener de la financiación autonómica que corresponda a la comunidad en cuestión", según el decreto que desarrolla este asunto y que fue aprobado hace más de un año.

En Cataluña el coste de una plaza pública es de 6.003 euros, según una respuesta parlamentaria del Gobierno del pasado febrero. Y según datos del pasado mayo, el Ministerio de Educación había recibido hasta el momento 368 solicitudes de familias que viven en Cataluña y que piden esa compensación económica por tener que escolarizar a sus hijos en un centro privado para que estudien en castellano.

Por su parte, Cataluña presentó el pasado año recursos a la Lomce al considerar que invade competencias educativas y afecta al modelo de inmersión lingüística.


Entrevista exclusiva con el Coronel del Ejército de Tierra Pedro Baños Bajo, uno de los principales especialistas españoles en estrategia y geopolítica
“Los servicios secretos de Turquía crearon el Estado Islámico”
Raúl González Zorrilla. Director de La Tribuna del País Vasco  4 Agosto  2015

Coronel del Ejército de Tierra y Diplomado de Estado Mayor, actualmente en situación de reserva, Pedro Baños Bajo, uno de los más destacados especialistas españoles en geopolítica, acumula una larga experiencia militar en ámbitos y lugares muy diversos. Como Teniente y Capitán ejerció el mando en las guarniciones de Burgos, Bilbao, Almería y Toledo. Entre 2002 y 2005 fue Jefe de Contrainteligencia y Seguridad del Cuerpo de Ejército Europeo (Estrasburgo) y hasta 2010 enseñó Estrategia y Relaciones Internacionales en la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas. Ese mismo año fue destinado a la División de Asuntos Estratégicos y Seguridad, de la Secretaría General de Política de Defensa, como Jefe del Área de Análisis Geopolítico.

Colaborador en la sede del Parlamento Europeo de Bruselas como asesor militar, Pedro Baños ha realizado numerosos cursos, civiles y militares, en España, y en otros países como Alemania, Francia, Estados Unidos, Bélgica, Turquía, Reino Unido, Israel o China.

Conferenciante habitual en temas de estrategia, geopolítica, inteligencia, terrorismo, Defensa y Seguridad, el coronel Pedro Baños, que también ha participado en tres misiones en Bosnia-Herzegovina (UNPROFOR, SFOR y EUFOR), repasa en esta entrevista exclusiva concedida a La Tribuna del País Vasco los orígenes del autodenominado Estado Islámico (EI), las repercusiones internacionales de las guerras que se libran en Irak y Siria y, sobre todo, el papel que debe desempeñar Occidente ante lo que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha definido como “la gran amenaza del yihadismo global”.

¿En qué contexto surge el autodenominado Estado Islámico (EI)?
Hay que indagar con detenimiento en el pasado inmediato de Irak y Siria para entender los orígenes del Estado Islámico y, para ello, tendríamos que empezar por comprender lo que sucede con la invasión de Irak por parte de Estados Unidos en el año 2003.

Ese año, cuando Estados Unidos entra en Irak, se pone en marcha un proceso que descompone por completo la estructura burocrática del partido Baaz de Sadam Hussein, dominada hasta entonces por los sunitas. Debemos tener en cuenta que Irak como país surgió en 1932 como un estado artificial creado por los británicos que unieron a tres etnias que históricamente habían estado enfrentadas entre sí: los chiitas en el sur, los kurdos en el norte y los sunitas en el centro, en Bagdad, y en la parte occidental del territorio.

Los sunitas dominaban Irak alrededor de Sadam Hussein cuando el ejército norteamericano llegó en 2003 y les expulsó de todas las instituciones del país. Los suníes son obligados a abandonar las estructuras civiles, las fuerzas militares, los servicios de inteligencia y los órganos policiales con lo que miles de personas se marchan a la calle, sin control, con muchísima información, con dinero y con todas las armas que tenían en su vida profesional.

Y todo esto provoca una grave inestabilidad…

En ese momento se alumbra una situación que, por un lado, presenta a todas las fuerzas de Irak empeñadas en expulsar a los americanos del país, ya que consideran que éstos son una fuerza invasora. Y, por otra parte, estalla una guerra civil sectaria y brutal -que alcanza su mayor nivel de expansión entre los años 2006 y 2007- entre los sunitas que habían sido expulsados del poder iraquí y los chiitas que, junto con los kurdos, en menor medida, se hacen con el control de las instituciones de Irak tras la entrada de los norteamericanos en Bagdad.

Estados Unidos diseña el Gobierno de Nuri al-Maliki que, además, a modo de venganza, comienza a cometer muchísimas tropelías contra los suníes que habían estado en el poder en los tiempos de Sadam Hussein. Bajo el mandato de Al-Maliki, a los sunitas se les encarcela sin juicio previo, se les margina de la vida política y social, y no se respeta ninguno de sus derechos más elementales.

Mientras tanto, ¿qué ocurría en Siria?
Mientras todo esto ocurría en Irak, en Siria estaba vigente el gobierno autoritario de Bashar al-Asad, que éste, a su vez, había heredado de su padre. Siria era, en esos momentos, un país laico y tremendamente tolerante desde el punto de vista religioso que vivía en un escenario de estabilidad y en el que convivían múltiples y diferentes creencias (yazidíes, drusos, cristianos o kurdos, entre otras) que estaban prohibidas en otros países de Oriente Medio o del Golfo.

Dicho esto, hay que tener en cuenta que desde un punto de vista interno, una parte de la sociedad siria consideraba que el socialismo que preconizaba Bashar al-Asad no era lo suficientemente expansivo para las clases más desfavorecidas. Este descontento había propiciado, todavía de una forma muy latente, cierta convulsión social, que se vio incrementada porque coincidió en el tiempo con un periodo de grave sequía.

¿Cómo influyó en esta región el estallido de lo que se conoció como “Primavera Árabe”, en Túnez, en 2011?
En mi opinión, lo que ocurrió en Túnez en el año 2011 no tenía detrás motivaciones ideológicas o políticas, sino solamente unas reivindicaciones sociales y económicas. Por el contrario, lo que comenzará a suceder en Siria apenas unos meses después de las primeras revueltas en Túnez, de ninguna manera es algo espontáneo: se trata de un proceso absolutamente dirigido, manipulado e instrumentalizado desde el exterior.

¿Por qué? Porque, desde el punto de vista de Estados Unidos, Bashar al-Asad se había convertido en el máximo responsable de un país paria, de un país irresponsable que, según el Departamento de Estado, apoyaba el terrorismo, que intervenía en Líbano, que amenazaba a Israel y que apoyaba a organizaciones terroristas como Hezbolá. Además, el partido Baaz de Bashar al-Asad defendía un socialismo muy particular, marcadamente anticapitalista, panarabista y, por supuesto, enfrentado con las monarquías del Golfo, no solamente porque éstas sean sunitas sino, sobre todo, porque son rigoristas. Hay que tener en cuenta que Bashar al-Asad y su grupo étnico son alauitas (rama chiita) que están enfrentados históricamente con los sunitas.

Es importante entender que si todos los conflictos con poliédricos y en ellos intervienen multitud de factores diferentes, el exponente máximo de esta complejidad es lo que está ocurriendo en Siria, donde se está produciendo, al mismo tiempo, un enfrentamiento religioso y un enfrentamiento geopolítico regional y mundial. No podemos olvidar que, en este contexto, Rusia, y en menor medida China, después de lo ocurrido en Libia y Egipto, trataron de poner freno a lo que consideraban un excesivo intervencionismo de Estados Unidos en la zona. En estos momentos, la única base militar que tiene Rusia en el exterior de su territorio se encuentra en el Puerto de Tartús, en Siria.

Nacimiento del autodenominado Estado Islámico (EI)
“Recordemos que, en Irak, tras la invasión norteamericana de 2003, los sunitas se encontraban en lucha contra el Ejército de Estados Unidos a través de acciones terroristas, y también se encontraban enfrentados a los chiitas de Nuri al-Maliki, que les había reprimido y expulsado de los órganos de poder. Fundamentalmente, estos sunitas habían pertenecido a la policía, al Ejército o a algunos de los nueve servicios de inteligencia que tenía Sadam Husein, y además disponían de armas, estaban muy bien preparados militarmente y, en su mayor parte, poseían una amplia experiencia de combate en Afganistán. Los sunitas más combativos y más peligrosos para el régimen chiíta de Nuri al-Maliki habían sido encerrados arbitrariamente en múltiples prisiones iraquíes”…

Permítame que le interrumpa. ¿Puede decirse, entonces, que todo comenzó en Afganistán?
Ciertamente, todos estos lodos vienen, estrictamente, de los polvos iniciales que se expandieron por Afganistán.

En los primeros años ochenta del pasado siglo XX, la CIA norteamericana, el MI6 del Reino Unido y el ISI -el más grandes de los tres servicios secretos paquistaníes- crearon, con el objetivo de expulsar a los soviéticos de este país, un grupo de extremistas y de fundamentalistas islámicos que consigue en muy pocos meses reunir a 50.000 combatientes de más de medio centenar de países. Así nace Al Qaeda, y no los talibán como, en ocasiones, se cree erróneamente.

El movimiento talibán surge en Afganistán, bajo el llamamiento del propio pueblo afgano, con el objetivo de expulsar a los muyahidines de Al Qaeda que, a su vez, habían conseguido expulsar a los soviéticos. Los talibán eran los estudiantes puros del Corán que se hallaban en la frontera entre Pakistán y Afganistán, y que fueron llamados por los afganos para poner orden en el desorden, el caos y la violencia impuesta por los muyahidines después de hacerse con el control del país.

Pues bien, cuando en 2011 comienzan en Siria las revueltas contra Bashar al-Asad, rápidamente se observa que los rebeldes, por sí solos, no podrán derribar al Gobierno de Damasco. Es en ese punto cuando a “alguien” se le ocurre repetir la táctica y buscar a un grupo de personas militarmente bien preparado, bien entrenado, que sea suní y que se capaz, de un modo feroz, de expulsar del poder sirio a Bashar al-Asad. Así se crea, importando a los sunitas represaliados en Irak, el posteriormente autodenominado Estado Islámico que, en aquel momento se llamó Estado Islámico de Irak y Levante.

¿Quién es ese “alguien” detrás del Estado Islámico?
Fundamentalmente, los servicios de inteligencia turcos y los países del Golfo, encabezados por Arabia Saudí que, por cierto, es un país que, de forma oficial, comete actos tan execrables y horrendos como los que comete el Estado Islámico. En 2014, Arabia Saudí ejecutó, por decapitación, a casi un centenar de personas. En algunos casos por ser “responsables” de “crímenes” tan abominables como ser homosexual o cometer adulterio.

En este punto, y para darnos cuenta de esta influencia de Turquía y de las monarquías del Golfo, es importante tener en cuenta dónde surge, geográficamente, el Estado Islámico. Si nos fijamos bien, el EI empieza sus acciones en el norte de Alepo (segunda cuidad siria) porque es una zona muy próxima a Turquía en la que el servicio secreto de este país, el Milli Istihbarat Teskilati (MIT), actúa con comodidad. Fueron los servicios secretos turcos los que, en un primer momento, suministraron armas, apoyo y financiación al Estado Islámico. Uno cosa debemos tener clara: si el EI, incluso con la fuerza que tiene en estos momentos, no tuviera apoyo externo, no existiría. Esta es la auténtica realidad.

La estrategia militar del Estado Islámico es magnífica, está perfectamente diseñada y planificada. Quien está dirigiendo la batuta de esta gente es alguien muy experto en temas militares y estratégicos. Esto es importante tenerlo en cuenta porque, en ocasiones, la imagen que llega a la opinión pública es que el Estado Islámico solamente está formado por un puñado de salvajes que se dedican a quemar y decapitar a muchísimas personas. Pero esto no es solamente así, en absoluto. Estamos hablando de la civilización más antigua del mundo. Esta gente nos lleva una ventaja de siglos de astucia, especialmente a los europeos, que nos creemos el centro del mundo y no lo somos en absoluto.

¿De dónde nace militarmente el Estado Islámico?
Como decíamos antes, ya hemos visto que en Irak se encontraba un gran número de personas despreciadas, humilladas, apartadas y, en ocasiones, encarceladas, muy preparadas militarmente. Y hemos visto que, en un momento dado, a “alguien” se le ocurre que esta gente puede ir a luchar a Siria para acabar con el régimen de Bashar al-Asad y para apoyar a unos grupos de rebeldes que, desorganizados y enfrentados entre ellos, son tan bárbaros como los demás.

En ese momento, y “casualmente”, es cuando se produce la huida de la prisión de máxima seguridad más importante de Irak de un millar de combatientes suníes. A estos presos se les traslada a Siria, se les dota de armamento y se les financia con generosidad, y, en muy poco tiempo, pasan de ser 1.000 a ser 5.000, llevados y pagados desde muchos lugares del mundo. Fanáticos, gente marginada, mercenarios y gente con ganas de aventura, hay en todos los lugares. Si proporcionas a estas personas una bandera en la que arroparse, una idea por la que luchar y por la que morir, y además les entregas una paga, tienes un ejército formado.

Así fueron los primeros pasos del Estado Islámico. Los suníes iraquíes, tras contemplar el avance inicial del Estado Islámico en Siria, vuelven a llamar a este país a parte de estos combatientes para que colaboren también en la lucha ya abierta contra el chiita Al-Maliki, líder del gobierno iraquí. Es, de este modo, como también comienza la presencia, de un modo organizado, del Estado Islámico en Irak.

A partir de este punto, el EI pone en marcha una efectiva, truculenta y terrorífica campaña a través de los medios de comunicación y las redes sociales, divulgando sus decapitaciones y asesinatos, y tratando con ello de conseguir un importante efecto publicitario que tiene varios objetivos: captar fondos, atraer nuevos combatientes, conseguir el apoyo de las poblaciones sunitas e intimidar a los ciudadanos de los países que, en esos momentos, están luchando contra ellos.

Esta actividad propagandística les funciona perfectamente, en parte por sus méritos, pero, sobre todo, porque Occidente, a través de sus medios de comunicación, no deja de agrandar la imagen del Estado Islámico.

¿Por qué Youtube acoge millones de vídeos en los que se recogen todas y cada una de las tropelías y salvajadas del EI? ¿Por qué ocurre esto cuando si a alguien se le ocurriera, por ejemplo, colgar un vídeo de violencia machista o de pedarastia éste apenas duraría unos segundos en el canal? ¿Por qué se siguen manteniendo los montajes audiovisuales del Estado Islámico? ¿Cómo llegan estos vídeos a todas las televisiones del mundo? ¿Por qué todos ellos son distribuidos a través de Site Intelligence Group, una empresa de comunicación, de estudios y de análisis norteamericana? Y lo que es más importante: si asumimos que uno de los fines principales del Estado Islámico es atemorizar a los ciudadanos occidentales a través de la propaganda, y lo están consiguiendo, y si coincidimos en que, tal y como explicaba Margaret Thatcher, la publicidad es el oxígeno del que viven los terroristas, ¿por qué los medios occidentales están proporcionando al EI este oxígeno? Esta es una de las grandes cuestiones que tendríamos que plantearnos si queremos enfrentarnos a este tema con seriedad.

Más allá de la retórica que suelen utilizar los líderes de este grupo a la hora de hablar de los fines de su organización, ¿cuáles son, desde un punto de vista geopolítico, los objetivos fundamentales del EI?

Lo que llama la atención, lo que está de moda, es señalar la voluntad del Estado Islámico de conquistar el mundo, de alzarse, nuevamente, con el Califato histórico. Pero, en mi opinión, lo que busca el EI son objetivos locales.

En Siria, el objetivo es muy claro: expulsar del poder a Bashar al-Asad. Por cierto, no he leído todavía ningún análisis serio sobre lo que realmente significaría expulsar del poder a Bashar al-Asad y que reflexione sobre qué salvajes y extremistas se quedarían con este país en el caso de que esto ocurriera.

Siria, en manos de Bashar al-Asad, era un país socialista que no gustaba a muchos; además, era un país nacionalista árabe, que tampoco gustaba demasiado; y, por si todo esto fuera poco, estaba enfrentado a las monarquías del Golfo, que tienen subyugados a sus ciudadanos. Además, Siria se había enfrentado a Israel y había apoyado a Hezbollá en Líbano, país al que considera como parte de su territorio. En este contexto, y en el marco de las “primaveras árabes”, Siria apareció como el enemigo a batir a nivel internacional y para ello se fomentaron, se alentaron y se financiaron las disidencias internas para acabar con Bashar al-Asad. Al mismo tiempo, Rusia, por necesidades geoestratégicas (Puerto de Tartús), e Irán, por compartir creencias chiitas, comienzan a apoyar al régimen sirio.

Por otro lado, el objetivo estratégico del Estado Islámico en Irak es, sin duda, hacerse con la mayor parte de territorio posible, con el mayor número de habitantes y con la mayor cantidad de recursos energéticos, para, al menos, poder sentarse a negociar con el Gobierno de Al-Maliki un reparto proporcionado del poder y, sobre todo, de los beneficios obtenidos por la venta del petróleo. Para presionar en este sentido, para poder negociar desde una posición de fuerza, el EI trata de quedarse con los hidrocarburos iraquíes, pero también con los recursos acuíferos de este país. Por eso, la mayor parte del terreno capturado por el EI en Irak está alrededor del río Éufrates, ya que en un país mayoritariamente árido y desértico, quien domina el agua, domina a la población, y quien domina a la población, domina el Estado.

Estos son los objetivos principales. Cierto es que el Estado Islámico se está expandiendo en Libia, que es un caldo de cultivo ideal para este tipo de organizaciones, pero su presencia en este país, desde un punto de vista estratégico, solamente trata de distraer la atención de los que son sus objeticos fundamentales: Siria e Irak.

También parece que existen muchos grupos terroristas y milicias islamistas, a lo largo y ancho del mundo, que han mostrado “su lealtad” al Estado Islámico, pero todos estos son grupos que persiguen objetivos locales en sus respectivos ámbitos de influencia. ¿Por qué dicen que muestran fidelidad al Estado Islámico? Porque, de esta forma, se atribuyen parte del poder propagandístico que tiene esta “marca”.

¿Es difícil acabar militarmente con el Estado Islámico”
Hay que tener en cuenta una cuestión fundamental: el EI dice que dispone de 50.000 combatientes. Desde una lógica militar, estamos hablando de 50.000 combatientes que se encuentran en una de las zonas más llanas y desérticas del mundo. Y que son observados permanentemente por drones, aviones de reconocimientos y satélites que tiene una capacidad mínima de reconocimiento de 20 centímetros.

Estamos hablando, militarmente, del escenario más fácil del mundo para obtener una victoria. ¿Dónde se refugia al Estado islámico? En el interior de las poblaciones, que es otra de las formas que, desde tiempos inmemoriales, han tenido los ejércitos de protegerse del avance enemigo. Por eso, intentar terminar con el EI de un modo muy activo provocaría muchas bajas civiles. Pero, dicho esto, ¿cómo no se va a poder acabar con una “amenaza para el mundo”, tal y como dicen algunos, que está formada por 50.000 combatientes que, además, carecen de recursos aéreos y que tampoco tienen medios potentes de defensa antiaérea?

Si de verdad se quisiera acabar con ellos, con 50.000 hombres en un terreno desértico, sin medios aéreos y sin defensas antiaéreas, se tardaría apenas un puñado de horas. Tres divisiones acorazadas, con fuerzas especiales y apoyo aéreo y de artillería a distancia, sería suficiente. Por este motivo, a todas esas voces que dicen que el EI es poco menos que el enemigo que va a acabar con el mundo, hay que decirles que no es el caso.

¿Qué papel desempeña el control del petróleo en este escenario de conflicto multibanda?
Hay algunos análisis pretendidamente serios que afirman que el Estado Islámico obtiene, al año, entre 500 y 2.000 millones de dólares por la venta de hidrocarburos. Con relación a esto, hay que tener en cuenta que cualquier vendedor necesita, siempre, un comprador, Y, por otro lado, hay que ser conscientes de que todo el petróleo tiene su propia marca, su propio ADN. De hecho, es posible determinar de qué reserva ha salido determinada cantidad de petróleo, ya que éste nunca sale puro sino que brota contaminado por una serie de compuestos que varían dependiendo de la zona en donde se encuentra el pozo. Esta traza puede seguirse.

En otro orden de cosas, para vender petróleo, en crudo o refinado, por valor de 2.000 millones de euros, hay que mantener una logística muy compleja que permita transportarlo fuera de Irak y de Siria. Como decíamos antes, estamos hablando de territorios llanos y prácticamente desiertos, ¿cómo es posible que nadie pueda seguir los convoyes de camiones que sacan el petróleo de estos territorios? Y, lo más importante, ¿quién está comprando ese petróleo? Tiene que haber algunos países o algunas empresas multinacionales que estén adquiriendo este petróleo, que podría venderse con reducciones en el precio del barril de hasta 30 dólares. Además, se da la circunstancia de que Irak, a pesar de la situación sumamente convulsa que atraviesa el país, está produciendo actualmente más petróleo que en toda su historia. Es claro que si el Estado Islámico, los kurdos y otros actores están cediendo petróleo, hay que pensar que alguien se está beneficiando de estas ventas.

Entonces, ¿cómo habría que acabar con el EI?
Para luchar efectivamente contra el Estado Islámico hay que intervenir sus fuentes de financiación. Las principales son la venta de petróleo y la venta del patrimonio arqueológico de Irak y Siria.

Se calcula que el EI cuenta con unos 1.000 millones de dólares para mantener el “Estado” que quiere formar alrededor de una interpretación máxima y rigorista de las leyes islámicas, un “Estado” en el que actualmente viven entre seis y ocho millones de personas. Si se les cercena las fuentes de financiación que tienen para, de una manera u otra, mantener a estas personas, antes o después una gran parte de esta población se volverá contra ellos. El EI está obligado a gastarse, además, unos 10 millones de dólares mensuales en mantener a sus combatientes. Si en un momento dado estos combatientes dejan de cobrar su mensualidad, se marcharán.

Otra línea de actuación consiste en mantener reuniones y encuentros con los líderes tribales suníes para garantizarles que se les va a restituir en sus puestos políticos y en su estatus social y económico a cambio de que ellos mismos se encarguen de expulsar a estos combatientes.

Otra vía de trabajo pasaría por reunir seriamente a todas las partes implicadas en el conflicto (Turquía, Irán, monarquías del Golfo, Estados Unidos y Rusia, fundamentalmente) y exigirles la búsqueda inmediata de una solución a un problema que ellos, en mayor o menor medida, han creado.

En mi opinión, una intervención militar, exclusivamente, contra el EI, no es la solución. Una intervención militar excesivamente potente causaría muchas bajas civiles en Irak y en Siria. También comenzarían a surgir voces críticas en las sociedades occidentales porque comenzarían a producirse bajas en nuestras filas. Además, hay que tener en cuenta algo muy importante en este mundo: su percepción de la venganza. La venganza es uno de los pilares de la sociedad musulmana. Cada vez que alguien mata a una persona de una familia, el resto de ésta se encuentra obligada a vengarse, pasen las generaciones que pasen. Por ello, y como está ocurriendo en Afganistán, una intervención militar demasiado fuerte provocaría un enquistamiento del problema.

¿Posee o tiene acceso el Estado Islámico a armas de destrucción masiva?
Lo primero que hay que definir es qué es un arma de destrucción masiva. Si entendemos por armas de destrucción masiva las armas que tienen un gran poder destructor en un breve espacio de tiempo y con consecuencias permanentes, estamos hablando entonces de medios nucleares, biológicos, químicos o radiológicos.

¿Puede hacerse el EI con armas nucleares potentes que, además, y esto es importante, dispongan de su respectivo medio de lanzamiento? Creo que esto, en el momento actual, es prácticamente imposible. Una cuestión diferente es que los combatientes del EI puedan acceder a lo que se conoce como una bomba sucia, que prácticamente se puede fabricar en cualquier universidad que tenga un buen laboratorio. Pero los efectos de una bomba de este tipo son bastante limitados.

Si hablamos de armas químicas, hay que tener en cuenta que el abanico de este tipo de armamento es muy variado. Un arma química puede fabricarse prácticamente en casa. Pero de disponer de grandes cantidades de armas químicas, con sus respectivos vectores de lanzamiento, es un tema muy diferente, y yo creo que hoy es algo prácticamente imposible para el Estado Islámico.

Por otro lado, todo el mundo tiene mucho miedo a las armas biológicas porque, al final, nunca sabes si éstas se van a volver contra ti. Para tener un arma biológica, primero debes tener una vacuna contra esa arma biológica, y yo creo que el Estado Islámico no tiene esta capacidad.

En estos momentos, ¿es el Estado Islámico la principal amenaza para Occidente?
El Estado Islámico debe ocupar muchos de nuestros esfuerzos de defensa, pero nos debe preocupar lo justo y, desde luego, no nos debe obsesionar en absoluto. Hay que luchar contra el fanatismo violento y hay que luchar contra los radicalismos que pueden llegar a perjudicar seriamente a nuestras sociedades, pero lo que nos tiene que preocupar de verdad es la seguridad de los seres humanos.

Cuando hablamos de que el EI es una amenaza para Occidente, debemos concretar qué entendemos por Occidente.

Barack Obama, por ejemplo, dice que nos enfrentamos al “yihadismo global” porque esto es un problema global de todo el mundo. Es una falacia. No se puede afirmar que nos encontramos ante un “problema global” cuando, incluso, hay países de la Unión Europea que no se sienten concernidos por esta amenaza. ¿El “yihadismo global” es, por ejemplo, una amenaza para un país como Venezuela, que tiene anualmente más de 25.000 muertos por delincuencia común? ¿Qué preocupa el “yihadismo global” a países sudamericanos como El Salvador u Honduras, que están puestos contra las cuerdas por la presión de las maras (mafias) locales? ¿Qué vamos a decirles del “yihadismo global” a países como Japón o Corea del Sur? A la inmensa mayoría de los países del mundo, el “yihadismo global” no les afecta en absoluto.

En Europa, en mi opinión, la brecha de seguridad más importante se halla en Ucrania. No somos conscientes de lo que estamos haciendo con Rusia. ¿Hasta dónde pretendemos presionar a Rusia cuando sabemos, además, que Rusia es un país que no se va a dejar presionar? Tenemos que revisar la historia y debemos tener en cuenta la idiosincrasia de lo pueblos. La situación en Ucrania es el principal reto para la seguridad que tenemos actualmente en Europa.

Claudia Martínez Toledo www.latribunadelpaisvasco.com  4 Agosto  2015
Crónicas de Verano. El lobby nacionalista vasco de Idaho
La llegada vasca a Estados Unidos (1)

La presencia vasca en los Estados Unidos ha sido y es muy destacable, en todos los sentidos. Un ejemplo diáfano lo hallamos en Boise, la capital del estado de Idaho. Diversas fuentes afirman que en el área metropolitana de esta ciudad residen alrededor de 20.000 vascos. Incluso su actual alcalde, David H. Bieter, es de ascendencia vasca. La importancia del grupo vasco en Boise es tal que, en zonas próximas al centro de la localidad, existen un sinfín de restaurantes y establecimientos regentados por personas procedentes de esa región española que reciben el nombre de “Basque Block”.

A diferencia del resto de españoles que marcharon a hacer las Américas, los vascos no se han desperdigado a lo largo y ancho de Norteamérica, sino que han confluido y permanecido estables en zonas muy concretas. En 1975, Douglass y Bilbao realizaron una interesante investigación sociológica titulada “Amerikanuak” (“Los americanos”). Como objetivo, buscaban determinar en qué Estados de la Unión residían los inmigrantes vascos así como los norteamericanos de tal ascendencia. Los resultados fueron clarificadores en este sentido y arrojaban como resultado el hecho de que la comunidad vasca se asentaba esencialmente en los Estados del Oeste.

Sin embargo, fue sorprendente constatar que existía, asimismo, una subdivisión interna. Vascofranceses y navarros se habían instalado en los estados de California, Arizona, Nuevo México, Colorado y Wyoming. Por su parte, el grupo vascongado –es decir, los originarios de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya- se localizaba preferentemente en Idaho y Oregón. Tan sólo existía una cierta mezcolanza de las tres comunidades en Utah y Nevada. Al igual que en sus tierras de origen, los vascos no mostraban una unidad en el sentido más amplio del término. La historia volvía a repetirse. Algunos autores explican el hecho en una serie de factores que dificultaron la existencia de los vascos como un grupo diferenciado como, por ejemplo, la implicación de los vascos norteamericanos en la floreciente industria del ganado ovino que exigía la trashumancia en no pocas ocasiones.

A pesar de estas interpretaciones, los vascos que vivían en Estados Unidos no manifestaron ningún interés en generar efectivamente una unidad política e, incluso, social. Simplemente, se dedicaron a trabajar con ahínco, en esforzarse a participar en la vida de sus comunidades e integrarse en una tierra que les ofrecía –a diferencia del País Vasco hasta finales del siglo XIX- oportunidades de prosperidad. Rápidamente, fueron copando responsabilidades y prestigio entre sus nuevos compatriotas.

En España, la derrota del bando republicano en el Frente del Norte en la Guerra Civil Española (1936-1939) provocó el exilió de vascos que habían apoyado –en mayor o menor grado- a la coalición frentepopulista. Si bien eligieron como nuevos lugares de acogida Francia e Iberoamérica, muchos de ellos marcharon a Estados Unidos, más concretamente a las zonas con eminente presencia vasca como las ya mencionadas. Precisamente, es en este contexto histórico cuando se inician las primeras maniobras por generar una unidad –inexistente, como acabamos de analizar- entre los vascos en los Estados Unidos.

Muchos de los vascos exiliados provenían de organizaciones políticas de marcado carácter nacionalista y vieron en estas nuevas tierras de libertad y acogida la ocasión de realizar proselitismo con vistas a generar grupos de presión que forzaran al gobierno federal a cambiar su política con respecto a España y al presunto problema vasco.

El lobby nacionalista vasco de Idaho
El proselitismo nacionalista vasco en EEUU (2)
Claudia Martínez Toledo www.latribunadelpaisvasco.com  4 Agosto  2015

El proselitismo nacionalista entre los vascos norteamericanos tiene su génesis y gestación en la década de los años cincuenta, coincidente con el denominado Fenómeno de las Raíces que se produce en Estados Unidos. Su eclosión tiene lugar en 1959 en Sparks (Nevada), con la celebración del primer Festival Vasco del Oeste.

Sin apenas disimulo, los nacionalistas exiliados en Estados Unidos expusieron -por primer vez y públicamente- la identidad vasca, dando lugar a una proliferación de instituciones repartidas por la nación y, en mayor o menor grado, teledirigidas por los jerarcas del partido secesionista, racista y de ínfulas totalitarias creado por Sabino Arana a finales del siglo XIX.

Como señalaba anteriormente, los vascos jamás han constituido una unidad política e histórica. Difícilmente podemos, además, hablar de una identidad teniendo en cuenta la gran variedad regional existente entre vascos, vascofranceses y vascongados.

La dictadura de Francisco Franco y su relativa vinculación con los totalitarismos fascistas y nacionalsocialistas, generó una corriente de simpatía hacia los nacionalistas vascos. La hábil propaganda realizada ocultó a los norteamericanos el carácter xenófobo del nacionalismo vascongado, más cercano a los planteamientos ideológicos del III Reich que a la tradición democrática y liberal estadounidense. Es preciso señalar que muchos destacados militantes nacionalistas ofrecieron sus servicios a los nacionalsocialistas en el oscuro periodo de la ocupación alemana.

La rotunda victoria aliada en la Segunda Guerra Mundial y el traslado del centro de poder de Europa a Estados Unidos, planteó al nacionalismo vasco la necesidad de esconder sus simpatías hacia Hitler y adoptar unas posiciones más moderadas en la praxis. La Conferencia de Yalta devino en un nuevo orden geopolítico en el mundo -que dividió a las naciones en un bloque democrático y capitalista y otro totalitario y marxista- permitiendo a los nacionalistas vascos redimir su imagen gracias al anticomunismo.

Según las investigaciones realizadas por el historiador español Ricardo de la Cierva, el mismo José Antonio Aguirre –presidente del Partido Nacionalista Vasco y del Gobierno autónomo vasco en el exilio- fue un confidente a sueldo de la CIA con el objetivo de detectar marxistas dentro de los exiliados vascos.

Bajo esta falsa aureola democrática e identitaria, las tareas proselíticas no cesaron. Al igual que el Partido Nacionalista Vasco aspiraba a imponerse como única –en el sentido más estricto del término- cosmovisión en su tierra de origen, los secesionistas afincados en Estados Unidos trabajaban en idénticos fines.

Dos años antes de la muerte del dictador Franco, en 1973, consiguen uno de sus objetivos: crear una federación que reuniera a los vascos residentes en Estados Unidos. Este conglomerado de agrupaciones vascas –muchas de ellas, muy politizadas- recibió el nombre de North American Basque Organizations (N.A.B.O.). El proselitismo nacionalista obtenía sus primeros frutos.

Siguiente Capítulo: La N.A.B.O.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Cataluña, la gran explosión

Con las elecciones ya convocadas, se acerca un poco más el abismo que el presidente Rajoy estableció un día como el final de todo este conflicto
Javier Caraballo El Confidencial  4 Agosto  2015

Tan descolocados andamos con la estrategia de los independentistas catalanes que todos estos días atrás el debate político estaba detenido en la literalidad del decreto que Artur Mas iba a firmar para la convocatoria de las elecciones del 27 de septiembre próximo. Acaso porque pensaban algunos que Artur Mas iba a ser tan gil como para incluir sus pretensiones verdaderas en el decreto de convocatoria, cuando el presidente catalán tiene ya demostrado que guardará la legalidad escrupulosamente hasta el día que decida saltársela a piola.

Hasta entonces, como hizo ayer, la apariencia de legalidad será fundamental en sus decisiones, un elemento más en el discurso del agravio para que se le vea, sobre todo en el extranjero, como un gobernante legal al que se reprime por sus ideas, por su defensa de Cataluña. De hecho, en la declaración institucional que se emitió anoche tras la firma del decreto, fue en lo único en lo que insistió Artur Mas: “Estamos ante una situación excepcional porque hay una mayoría clara y rotunda de Cataluña que aboga por el derecho a decidir y se le niega continuamente”, vino a decir. Todo lo demás fue boato, un acto adornado de tanta pompa que se convertía en ridículo; parecía que Artur Mas, antes que un simple decreto de tres párrafos, estaba firmando el final del conflicto palestino o anunciando la vacuna contra el cáncer.

“En breves minutos, el presidente de la Generalitat firmará el decreto de convocatoria de elecciones; un decreto ajustado a la legalidad para evitar la impugnación del Gobierno español”, decía el periodista de TV3 enviado especial, segundos antes de la nueve de la noche. Y cuando, un par de minutos después, el presidente firmó el decreto, que rubricó con un “molt bé” sonriente, la misma televisión incluyó un rótulo que decía: “Última hora: el president de la Generalitat ha firmado el decreto…”, y sobre esas líneas aparecían el president arropado por los cuatro políticos que le escoltaron, vestidos todos como de boda. Luego, declaración institucional del presidente en uno de los patios del Palau de la Generalitat, con aires de discurso de Nochebuena y las mismas mentiras de siempre, que ya forman parte del ideario catalanista: “Somos un país con una historia milenaria, somos una nación milenaria”. En fin.

La cuestión es que, con las elecciones ya convocadas, se acerca un poco más el abismo que el presidente Rajoy estableció un día como el final de todo este conflicto. Fue hace dos años, cuando ya se conocía la secuencia que se iba a desarrollar y que se detenía justo en las próximas elecciones catalanas. Convocatoria anticipada con triunfo previsible de los independentistas y constitución de un parlamento que declarará la independencia. Entonces, hace dos años, le preguntaron a Rajoy por esa secuencia y su contestación fue lacónica: “A ver a quién le da más vértigo”.

Lo que escribí entonces, diciembre de 2013, lo transcribo ahora literal con la única intención de contemplar de cerca el hastío de palabras gastadas, de debates repetidos una y mil veces en los últimos cuatro o cinco años. “La estrategia del presidente Rajoy se asemeja a una de esas carreras de las películas en las que los dos jefes rivales de bandas adolescentes conducen sus coches a toda velocidad hacia el precipicio y pierde quien, preso del miedo, se tira primero del vehículo. Gana el que aguante más, el que resista más, el que se acerque más al precipicio, pero hay veces que uno de los pilotos no controla la salida y la competición acaba en tragedia, con el coche estrellado en el fondo del abismo. Tal y como están planteadas las cosas, es probable que a lo que nos lleve el conflicto catalán sea a ese remedo de las carreras de coches frente a un barranco. Igual, a muchos hasta les motiva el vértigo de verse cerca del despeñadero, cada vez más cerca”.

Con la firma de este decreto, otra vez estamos en la misma situación, a la espera de acontecimientos previsibles, sólo que un poco más cerca del abismo. La única salida constitucional posible, que era convocatoria de un referéndum con las garantías que establecía la derogada Ley de Referéndum que se aprobó para controlar el proceso autonómico en la Transición, nunca se ha contemplado, con lo que el conflicto avanza y avanza entre posiciones enfrentadas y cada vez más irreconciliables; un debate a ninguna parte.

Hace unos días, en la prensa catalana me sorprendió el titular de un reportaje en el que se detallaban los acontecimientos de los dos próximos meses. “El Big Bang de la política catalana”, se titulaba. Y es curioso el empleo del término ‘Big Bang’ porque si nos atenemos a la literalidad de lo que significa, resulta que expresa muy bien todo este desvarío. El Big Bang, que viene a significar ‘gran estallido’ o ‘gran explosión’, define el momento en el que de la nada surge la materia, que es el origen del universo. ¿Y de qué otra cosa que de la nada surge el independentismo y la justificación misma de Cataluña como nación milenaria oprimida durante siglos? Lo que ocurre es que luego, según la misma definición de Big Bang, lo que ocurre es que cada partícula comienza a alejarse rápidamente de la otra. Si esa es la previsión del Big Bang catalán, tendrían que ser los propios que lo proclaman los primeros en inquietarse porque la primera desunión será la propia de Cataluña. El gran estallido ya tiene fecha. Esa es la noticia hoy.

El show de Artur Mas

Mariano Calleja ABC  4 Agosto  2015

Ni un día sin hablar de él. Artur Mas no soporta no ser el centro de atención de la política nacional, de los político madrileños y de los medios en España. En cuanto se hace el silencio alrededor de su persona, ya sea por puro agotamiento o por aburrimiento, la vuelve a liar con alguna de las suyas. Hemos tenido unos meses de pausa, de tranquilidad, pero Mas ha vuelto con su desafío independentista hacia ninguna parte.Este lunes ha puesto en marcha de nuevo su “show” secesionista, aunque en realidad solo ha firmado un decreto ordinario de elecciones autonómicas, sin saltarse una coma del texto legal y reglamentario. Se gusta en las fotos históricas, y las repite una y otra vez.

Las elecciones del 27-S ya están convocadas, bien sujetas a la ley del Régimen Electoral General, la nacional:

“Las elecciones convocadas mediante este Decreto se regirán por lo establecido en el artículo 56 y en la disposición transitoria segunda del Estatuto de autonomía de Cataluña, que mantiene en vigor la disposición transitoria cuarta del Estatuto de autonomía de Cataluña de 1979; por las normas correspondientes de la Ley orgánica 5/1985, de 19 de junio, del régimen electoral general; por el Decreto de normas complementarias de estas elecciones; y por las demás disposiciones legales de aplicación a este proceso electoral.”

En la forma, todo legal. Ya dijo Artur Mas que era muy “astuto”. Nada objetable ni impugnable.

Pero su discurso no tiene nada que ver con el decreto legal firmado. Eso también forma parte de su “show”: la ley por un lado, sus palabras y su discurso por otro. Bueno, a veces. En otras ocasiones se pierde del todo. En su declaración institucional ha dejado bien claro que estas elecciones son “excepcionales”, que tienen un carácter plebiscitario y que el “pueblo catalán” y su “nación milenaria” tienen “derecho a decidir” si quieren ser independientes o no.

El desafío sigue en marcha. Han fracturado Cataluña y están dispuestos a deshacer España, porque España sin Cataluña no sería España, sería otra cosa. El presidente Rajoy ha afirmado que “la independencia no se va a producir, de ninguna de las maneras”. Espero que así sea, porque no quiero creer en lo contrario, en que sea posible que España, que sí es una nación milenaria, pueda desaparecer por el desvarío del amante de las fotos “históricas”, que acabó su declaración con un “Visca Cataluña”. Me gustaría escuchar al Gobierno un “Viva España” mucho más alto
 


Recortes de Prensa   Página Inicial