AGLI Recortes de Prensa   Domingo 16  Agosto 2015

Espacio moral
Alejo Vidal-Quadras www.vozpopuli.com 16 Agosto  2015

El Departamento de Estado norteamericano no ha invitado a los opositores a la dictadura castrista a la ceremonia de izado de la bandera en la reapertura de su embajada en La Habana. La razón aducida por el Secretario Kerry ha sido "la falta de espacio". Como consolación, ha mantenido una reunión a puerta cerrada con un reducido grupo de activistas, como si este contacto fuese un acto reprochable o vergonzoso. Este incidente nos lleva una vez más a la reflexión sobre el conflicto entre intereses materiales o estratégicos y principios morales en política internacional. Desde una óptica maquiavélica, en la que debe primar ante todo el bien y la grandeza del Estado, una decisión tan cobarde e indigna cobra sentido. Sin embargo, cabe preguntarse hasta qué punto semejantes cesiones ante tiranías de la crueldad de la cubana son realmente lo que conviene al que las realiza incluso examinadas a la luz de su beneficio tangible.

Un caso parecido lo encontramos en la hostilidad de los Gobiernos occidentales hacia el Consejo Nacional de Resistencia de Irán, la organización que agrupa a millones de iraníes en el exilio y clandestinamente en el interior del país y que constituye la punta de lanza de la construcción de una alternativa democrática al inicuo régimen teocrático que, aparte de financiar y propagar el terrorismo fundamentalista en todo el mundo, viola continuamente los derechos humanos de sus propios ciudadanos de forma inusitadamente brutal. Como en el caso de Cuba, la oposición iraní ha sido objeto de la frialdad cuando no de la represión por parte de las Administraciones europeas y norteamericana con el fin de apaciguar a los ayatolás de Teherán, detener su programa nuclear y favorecer los negocios de las grandes empresas francesas, alemanas, británicas o estadounidenses en aquel país. También en este contexto viene a la mente la pasividad con la que las democracias occidentales asisten a las atrocidades cometidas por las autoridades chinas en el Tibet o contra sus pacíficos críticos internos, por no hablar de la agresión de Rusia contra Ucrania.

Frecuentemente, el dilema entre interés práctico y respeto a criterios éticos es más fruto de la pusilanimidad o de la pereza mental de los que lo resuelven ignorando su conciencia que de un verdadero choque entre ambas posiciones. Si se analizan los casos mencionados con cuidado, se observa que la parte perversa, los Castro, el régimen iraní, el Partido Comunista chino, Putin, se juegan tanto o más que sus interlocutores occidentales en esta clase de negociaciones en el terreno económico o geoestratégico. Por consiguiente, una actitud de firmeza en la defensa de los derechos humanos o las libertades civiles durante estos procesos mediante gestos elocuentes o exigencias que se incluyan en los términos de eventuales acuerdos no pone en peligro el éxito de la operación, sino que frecuentemente puede contribuir a garantizarlo al introducir una presión adicional sobre las dictaduras que se avienen a sentarse a la mesa de las conversaciones. Una muestra de debilidad en campo tan sensible, en cambio, envalentona a los "malos" y les estimula a endurecer sus condiciones. Se ha mencionado muchas veces el tremendo error de Aznar ante el corrupto y fanático Jordi Pujol en 1996 al aceptar el desmantelamiento del Partido Popular de Cataluña a cambio del apoyo del Muy Imputable en Madrid, sin advertir el hecho evidente de que el gran ladrón que tenía enfrente estaba tan obligado a asegurar la gobernabilidad de España en las circunstancias del momento que aquella concesión fue innecesaria, además del origen de la presente tragedia que vive nuestra Nación bajo la ofensiva separatista.

La disyuntiva entre hacer lo correcto y salir ganando es así más artificial que real, aunque la falta de visión y de coraje de muchos gobernantes no les permite percibirlo. La intersección entre espacio moral y espacio político es pues de mayor amplitud que la pequeñez mental y ética de los que se debaten mezquinamente entre uno y otro.

El Badulaque.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 16 Agosto  2015

No hay peor ciego que el que no quiere ver, ni peor sordo que el que no quiere oír. Es lo que tiene estar encerrado en uno mismo cegado y ensordecido por el egoísmo más exacerbado. He oído de una supuesta comida de verano de“amigos” si se puede definir así a la que parecen haber tenido Mariano Rajoy, Florentino Pérez, Alberto Núñez Feijoo y el Director del ABC Bieito Rubido natural del pueblo donde se celebró, Cedeira, en un conocido restaurante “El Badulaque”. Como es lógico y tratándose de una reunión discreta, no ha trascendido nada de lo que allí se habló. Pero la pregunta que surge es ¿qué tienen en común estos cuatro personajes que les lleve a sentarse y compartir mesa, mantel y mariscos en un reservado? Desde luego que la combinación es pintoresca, pero puede dar lugar a múltiples elucubraciones y rumores.

Bien es sabido que los grandes negocios y los grandes pactos se consiguen no en interminables reuniones técnicas, ni especializadas, sino en discretas reuniones en torno a una mesa donde se comparten viandas y caldos en un ambiente relajado lejos de los focos inquisidores y molestos de periodistas, enemigos políticos y resto de plebe en general. Ellos sí que saben qué es lo que le conviene al pueblo, a los comunes de los mortales. Ellos detentan el poder político, económico y de creación de opinión, los pilares donde históricamente el PODER se ha sustentado.

Pero repito, ¿qué puede haber motivado la celebración de esta peculiar comida de “trabajo”? Igual es que fue solo una feliz coincidencia o quizás se tratase de preparar un bombazo informativo de los que últimamente nos regala Mariano Rajoy con su vista fijada en las próximas elecciones generales. ¿Un gran Proyecto de Construcción para Galicia, último feudo del PP para garantizar que siga siéndolo? ¿Un gran Contrato que resarza de modo indirecto y más ágil la supermillonaria indemnización pendiente por la pifia de la plataforma Castor? O ¿simplemente un encuentro entre “merengues” reconocidos?

Sería bueno el que o Rajoy o Núñez Feijoo informasen, aunque sea al estilo de Fernández Díaz, sobre algo que puede parecer lo que no es pero que da la impresión de serlo. No deja de ser chocante y malicioso el que una de las definiciones de la Real Academia Española para “badulaque”, además de guisado de bofes, sea la de “persona necia, inconsistente y el de persona impuntual en el cumplimiento de sus compromisos. No sé si quien programó esa reunión quiso transmitir un mensaje subliminal o fue como pudiera ser en este caso una infeliz coincidencia.

Después de China, Estados Unidos
Juan Laborda www.vozpopuli.com 16 Agosto  2015

Estados Unidos a lo largo de 2015 está creciendo menos de la mitad de lo estimado por bancos de inversión e instituciones públicas y privadas de distinto pelaje. La tasa de crecimiento promedio en lo que llevamos de año, introduciendo las estimaciones del modelo GDPNow forecasting de la FED de Atlanta para el tercer trimestre, ronda el 1,2% interanual, muy inferior al 2,5%-3,0% estimado por el consenso de mercado a principios de año. En nuestro análisis, desde un punto de vista estructural, los principales riesgos para la economía global venían, y vienen, de dos áreas olvidadas por la inmensa mayoría de los economistas en sus respectivos análisis de “stress test”: China y Estados Unidos.

El riesgo de una devaluación de la divisa china, como reacción a los problemas de la economía asiática -burbujas y dificultad de cambio de modelo– ya se ha activado. Como ya detallamos en nuestro último blog, la estrategia china de devaluar y exportar deflación pondrá de nuevo encima de la mesa los problemas subyacentes de la actual crisis sistémica, que simplemente se habían escondido por obra y gracia de los bancos centrales. Por un lado, la brutal acumulación de deuda de occidente. Por otro, la tremenda fragilidad del sistema bancario occidental, especialmente el europeo. Si las devaluaciones chinas, en un entorno de mercados financieros de riesgo sobrevalorados, suponen el inicio de un ciclo secular de aversión al riesgo, se activará lo que en su momento denominamos la Segunda Fase de la Gran Recesión.

El principal riesgo endógeno: el dólar
Tras el estallido de la actual crisis sistémica en 2008, se deberían haber fijado una serie de prioridades estratégicas que determinaran la arquitectura futura de la gobernanza mundial mientras que a la vez se saneaban los sectores peligrosos del actual sistema. Se trataba de construir el futuro mientras desarmábamos las bombas del pasado. Se necesitaba reordenar el sistema monetario internacional sobre la economía real, desinflando la economía financiera mediante la reducción del actual tamaño artificial del sistema bancario. Además de intervenir el sistema bancario y reestructurar la deuda de Occidente era necesaria una nueva divisa reserva mundial, y poner bajo control público la totalidad de establecimientos financieros mundiales. Pero no se ha hecho casi nada de esto en casi ninguna dirección. Tristemente llegaremos al mismo punto pero de manera descontrolada, desordenada.

El principal riesgo endógeno, dentro de una salida desordenada, es que Estados Unidos pierda lo que en su momento el otrora presidente de la República francesa Giscard d'Estaing denominó como el privilegio exorbitante conferido por la posición del dólar como principal moneda reserva del mundo. A través de dicho privilegio especial Estados Unidos se ha permitido el lujo de seguir implementando políticas fiscales y monetarias expansivas, manteniendo un tremendo déficit de ahorro interno, es decir, déficits crónicos persistentes en su cuenta corriente, dependiendo en última instancia de los inversores extranjeros para su financiación. Si tal privilegio desaparece, Estados Unidos no podrá financiar su elevado stock de deuda (más de 60 billones de dólares).

Este riesgo endógeno hay que encuadrarlo en un contexto donde los datos económicos y financieros muestran una parálisis del ciclo de inversiones productivas en occidente; y la inefectividad de la política monetaria global, incapaz de generar rentas, mientras activa burbujas de activos de riesgo por doquier. Y todo ello regado con más deuda, impagable, insostenible. En realidad, ya conocen nuestra tesis, las élites protegieron su riqueza, haciendo más vulnerable al resto de la ciudadanía.

Estados Unidos, de burbuja en burbuja
La economía de los Estados Unidos ha experimentado una oleada de burbujas desde 1998. Estas burbujas son eventos relacionados. Cada burbuja conduce a una crisis, y esta crisis sienta las bases para la próxima burbuja. La respuesta a la crisis y colapso del período 2007-2009 fue doble: una a través de la política fiscal, y otra vía política monetaria. Gran parte de la mejora en los Estados Unidos de finales de 2010 se debió, en primer lugar, a los estímulos fiscales estadounidenses implementadas a partir de 2010, frente a los duros ajustes fiscales de otros países occidentales, y, por otro, a la política monetaria de la Reserva Federal (FED), que permitió generar una inflación de activos a través de la expansión cuantitativa (QE), pero no un incremento en la renta real.

Sin embargo, hay al menos dos factores que impiden una nueva huida hacia adelante. Por un lado el rápido crecimiento de la deuda pública, que se une a la brutal deuda privada. La deuda total de los Estados Unidos supera los 60 billones de dólares, y es impagable. Por otro lado, el segundo factor adicional que impide un crecimiento sostenible en el tiempo es la sobrevaloración en términos absolutos y relativos de los mercados bursátiles estadounidenses. En el momento actual, tras el pinchazo de la bolsa china, son los mercados más caros del mundo.

La reversión a la media tanto en el ahorro del gobierno y de las familias norteamericanas, como de las distintas métricas de valoración de los distintos activos de riesgo supondrá un crecimiento negativo del PIB de los Estados Unidos. Entonces la economía global entrará en la Segunda Fase de la Gran Recesión. Esperemos que entonces sí se fijen las prioridades estratégicas que determinen la arquitectura futura de la gobernanza mundial.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

La candidatura separatista de un grande de España

La lista de Romeva y Mas integra a los columnistas de La Vanguardia, rotativo que amparó la fusión de Convergencia y ERC.
Pablo Planas (Barcelona) Libertad Digital 16 Agosto  2015

La candidatura separatista de Romeva, Mas y Junqueras, Junts pel Sí, se perfila con la participación de más políticos que "independientes". A falta de cerrar las listas, Convergencia ocupa el 40% de los puestos; ERC, el 20% y a los teóricos no afiliados les corresponde un 35%. El resto procede de las escisiones de Unió y el PSC.

Porcentajes al margen, ya hay tres colaboradores editoriales de La Vanguardia integrados en la candidatura. El economista y colaborador del grupo Godó Germà Bel lidera la lista por Tarragona. Oriol Amat, otro economista habitual de las páginas del diario de Javier Godó también ha sido confirmado en la plataforma electoral. El sociólogo Salvador Cardús, pluma destacada en el diario barcelonés y paladín del separatismo, ya ha sido confirmado. Otras figuras de la sección de opinión esperan su "nombramiento". Algunos de ellos, como Marius Serra, han combinado la actividad mediática con un activo protagonismo en el proceso separatista.

Pilar Rahola, la estrella del grupo mediático catalán, sonó como cabeza de lista por Barcelona, pero ERC, partido que dirigió junto a Àngel Colom, la vetó. Con Guardiola en el honorífico cierre de candidatura, Mas no halla un encaje que satisfaga a la tertuliana y articulista que avanza las consignas del presidente de la Generalidad y ocupa plaza en el Consejo Asesor para la Transición Nacional.

La Vanguardia , propiedad del conde de Godó, grande de España, fue el diario que acogió la encuesta en la que se predecía una debacle del separatismo si los partidos concurrían por separado. Un par de días después, la apuesta editorial del periódico por la fusión de ERC y CDC en una coalición "cívica" cuajó en lo que ahora se llama la "lista de Romeva" y sólo al principio fue considerada la "lista de Mas".

En los últimos días se han sumado a la candidatura otras figuras mediáticas. Es el caso de Miquel Calzada, alias Mikimoto, uno de los comisarios de los actos del tricentenario de 1714 y propietario de varias licencias de radio de la Generalidad, así como Carles Viver Pi-Sunyer, exvicepresidente del Tribunal Constitucional y jefe del Consejo Asesor para la Transición Nacional. Otro de los que se ha sumado es el productor y excomponente de la Trinca Josep Maria Mainat, coautor de éxitos televisivos como "Gran Hermano" y "Operación Triunfo".

En las últimas horas, tres "divas" de la cultura catalana se han apuntado a la lista mientras una cuarta se ha dado de baja. Empar Moliner, contraportadista del periódico separatista Ara y tertuliana diaria de TV3, se ha dado de baja por "incompatibilidad" con sus ocupaciones "profesionales", a pesar de que su nombre se había anunciado a bombo y platillo. En cambio, la cocinera Ada Parellada, cuya familia es propietaria de una cadena de restuarantes; la actriz Montserrat Carulla y la productura Isona Passola (beneficiaria de una subvención de Cultura y TVE de millón y medio de euros), se han integrado en la candidatura sin incompatibilidades. Figurarán como "estrellas" mediáticas (la cocinera patrocina un caldo en la televisión catalana y la productora dirigió un "documental" sobre el proceso tituado "El mañana" en el que España es un varón machista que maltrata a Cataluña) en una lista que pretende representar a la crema y nata de la alta sociedad barcelonesa.

La coartada republicana del independentismo catalán
Los 'Cuadernos' de Azaña, impulsor del primer Estatuto de Autonomía, son testimonio directo de que la Generalitat antepuso el camino hacia la independencia a la defensa de la II República
Gonzalo López Alba El Confidencial 16 Agosto  2015

La retirada de la imagen de Juan Carlos I del salón de plenos del Ayuntamiento de Barcelona, la iniciativa de ERC para eliminar la “nomenclatura borbónica” de las calles y espacios públicos de la Ciudad Condal… son actos que pretenden echar leña a la caldera de la distinción entre 'buenos' y 'malos' catalanes, provocando en el imaginario colectivo una asociación de ideas que identifique España con Monarquía y Cataluña con República, a partir del presupuesto formalmente incontestable de que esta es un régimen más democrático que aquella.

No son gestos provocados por “una fiebre de verano”, como ha dicho a propósito del movimiento secesionista Martín Rodríguez Sol, exfiscal superior de Cataluña y candidato de UDC para las elecciones de septiembre. Basta con leer los Cuadernos de Manuel Azaña, que fue inspirador, promotor y hasta redactor directo de muchos artículos del primer Estatuto de Autonomía de Cataluña, para saber que, cuando en España hubo República, la Generalitat antepuso el camino hacia la independencia a la defensa del aquel régimen, incluso durante la guerra desatada por la rebelión militar que condujo a la dictadura de Franco.

La similitud de las tensiones políticas actuales entre el Gobierno de España y la Generalitat con las que se vivieron entre la Generalitat y el Gobierno de la II República es apabullante. La discusión del proyecto de Estatuto para Cataluña se produjo en el Congreso entre octubre de 1931 y agosto de 1932, y toda la esperanza que Azaña había puesto en su efecto “conciliador” se diluyó cuando, en octubre de 1934, Companys proclamó el “Estat català”, una decepción que luego se vio acentuada por el comportamiento que tuvo la Generalitat frente el alzamiento militar de 1936, ante el que pretendió asumir la posición de una nación “neutral”.

El testimonio de Azaña
Escribió entonces Azaña: “Asaltaron la frontera, las aduanas, el Banco de España, Montjuic, los cuarteles, el parque, la Telefónica, la Campsa, el puerto, las minas de potasa, crearon la consejería de Defensa, se pusieron a dirigir su guerra, que fue un modo de impedirla, quisieron conquistar Aragón, decretaron la insensata expedición a Baleares para construir la gran Cataluña de Prat de la Riba…”, amén de delegaciones en el extranjero, pretensión de recaudar todos los tributos del Estado, etc.

Harto del victimismo nacionalista que le reprochaba una acción continuada para rebajar el gobierno autonómico y expresaba su temor a la supresión de la autonomía, Azaña concluyó a su pesar: “Todas aquellas invasiones [de competencias], si la paz se hubiera restablecido pronto, habrían sido otros tantos triunfos en sus manos”, pues la Generalitat actuó “en franca rebelión e insubordinación y si no ha tomado las armas para hacer la guerra al Estado será o porque no las tiene o por falta de decisión o por ambas cosas, pero no por falta de ganas”.

A la postre, el que fue presidente de la II República y también de varios de sus Consejos de Ministros, hubo de lamentarse de que “por lo visto es más fácil hacer un Estatuto que arrancar el recelo, la desconfianza y el sentimiento deprimente de un pueblo incomprendido”, y advirtió de que, a tenor de lo que estaba ocurriendo, si el pueblo español se viera en el trance de “optar entre un federación de repúblicas y un régimen centralista, la inmensa mayoría optaría por el segundo”.

Y en las mismas andamos casi un siglo después, con la afortunada diferencia de la estabilidad de la democracia y la desaparición de los espadones.

Una “transfusión de sangre”
Ahora como entonces, la convivencia cooperativa entre Cataluña y el resto de España no puede asentarse sino en la común aceptación de la fórmula propuesta por José Ortega y Gasset en España invertebrada: “No viven juntas las gentes sin más ni más y porque sí; esa cohesión a priori sólo existe en la familia. Los grupos que integran un Estado viven juntos para algo; son una comunidad de propósitos, de anhelos, de grandes utilidades. No conviven por estar juntos, sino para hacer juntos algo”, un algo que no puede ser otra que cosa que “un proyecto sugestivo de vida en común”.

De ahí que, como decía del más preclaro de nuestros filósofos, el “problema español” sea –siga siendo– ante todo “un problema pedagógico”, pues la política debiera ser, primero y antes que nada, “pedagogía social” (Vieja y nueva política, y otros escritos programáticos), pero es –sigue siendo– un choque permanente de rivalidades que se sustenta en la negación del otro, sea el hecho diferencial de Cataluña o su membresía española.

Así las cosas, puede que la solución esté en llevar a la práctica aquella fórmula ideada por Companys de hacer una “transfusión de sangre”, llevando a Cataluña diputados de otros partidos nacionales y trayendo a otras regiones candidatos catalanes. Pero, mientras, la realidad de los ciudadanos catalanes no es otra que la descrita por El Roto en una de sus viñetas (El País, 25/7/15): “Cambiaron los nombres de las calles, pero los baches seguían allí…"

La Generalitat de Catalunya subvenciona a la fundación de Aznar
Alberto Ortín www.vozpopuli.com 16 Agosto  2015

La Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales, FAES, presidida por José María Aznar, ha recibido, al menos desde 2013, una subvención anual de la Generalitat de Catalunya de 67.703,99 euros. Según consta en las últimas cuentas de FAES, a las que ha accedido Vozpópuli, el motivo de la subvención es el de "estudios o actividades para entidades vinculadas a partidos políticos". También la Diputación de Barcelona entregó a la fundación del PP otros 24.069,45 euros en 2014, 25.000 euros en 2013, como subvención "para actividades concesión directa".

El Diario Oficial de la Generalitat de Catalunya recoge en una disposición publicada el pasado 16 de diciembre la resolución por la que se otorgan subvenciones a entidades jurídicas ligadas a partidos políticos. En la misma se incluye la subvención a FAES. La Generalitat disponía de una consignación presupuestaria de 477.000 euros para repartir entre este tipo de entidades. La Fundació Catalanista y Demòcrata Trias Fargas, que trabaja por la "construcción de un Estado propio para Catalunya" recibió 161.180,89 euros; la Fundació Josep Irla, que difunde el pensamiento de Josep Irla y también aboga por la autodeterminación "de los Países Catalanes", 79.512 euros; y la Fundació Institut d'Estudis Humanístics Miquel Coll i Alentorn, ligada a Unió Democràtica de Catalunya, 70.510,14 euros. La Generalitat desestimó las solicitudes de subvención de Fundació Nous Horitzons, l'Alternativa, y Rafael Campalans.

FAES explica en su memoria de actividades que el pasado año su departamento de Constitución e Instituciones se centró "en buena parte en la organización territorial del Estado y en los procesos de secesión, especialmente el que el presidente de la Generalitat Artur Mas ha puesto en marcha en Cataluña". La fundación celebró un seminario "sobre los aspectos jurídicos del proceso catalán" y las sesiones del Campus FAES "giraron sobre la Constitución territorial y el desafío secesionista".

2,3 millones en subvenciones públicas y privadas
Además de la aportación de la Generalitat, el pasado año la fundación de Aznar recibió del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte una subvención de 748.398 euros para el "funcionamiento y actividades de estudio y desarrollo del pensamiento político, social y cultural"; otra de 15.000 euros para "ayudas de edición y promoción cultural"; y otra de 10.643,92 euros para la "edición de revistas culturales". Del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación FAES percibió el pasado año una subvención de 558.230 euros dentro del "Plan director cooperación española de fundaciones dependientes de partidos políticos", y otra de 13.433,18 euros para la "celebración de actividades divulgativas".

La fundación de Aznar informa en sus cuentas que en 2014 recibió en total como "subvenciones, donaciones y legados" 2,3 millones (2,5 millones en 2013). De esa cantidad FAES informa que 1,2 millones fueron subvenciones del sector público y 1,15 millones "aportaciones privadas". La entidad incluye convenios de colaboración con BBVA (50.000 euros), La Caixa (37.500 euros), y Repsol (100.000 euros).

Pérdidas
A pesar de los 2,3 millones de euros de subvenciones recibidas, FAES registró en 2014 pérdidas por 128.529 euros (81.000 euros de pérdidas en 2013). La fundación gastó más de medio millón de euros en el alquiler de su sede en Madrid, y 262.837 euros en "servicios profesionales independientes".

La fundación ingresó el pasado año por suscriptores 22.598 euros; por venta de libros, 12.518 euros; por prestación de servicios, 312.001 euros. En sueldos y salarios, con una plantilla de 21 personas, FAES gastó un millón de euros en 2014. La entidad especifica que la remuneración de la alta dirección ascendió a 0,5 millones.

FAES tiene suscritas dos pólizas de crédito cuyo límite es de 0,9 millones, de los que al cierre de 2014 dispuso de 125.971 euros (cerca de un millón en 2013). Además tiene firmados varios avales con entidades de crédito por importe de 0,53 millones para responder frente al contrato de alquiler de la sede en la calle María de Molina.

La fundación se constituyó en noviembre de 2002 como resultado de la fusión de la Fundación Instituto de Formación Política, Fundación Cánovas del Castillo, Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales, Fundación Popular Iberoamericana, y Fundación de Estudios Europeos. FAES tiene como objeto fomentar cursos, seminarios, estudios, orientados a promover los valores de la "libertad, la democracia, y el humanismo de la tradición occidental", así como "inspirar la acción política del centro reformista y contribuir a una mejor relación entre personas, asociaciones, y partidos políticos que compartan los mismos valores en la Unión Europea, Iberoamérica, y el mundo".

El patronato de FAES está formado por José María Aznar como presidente; María Dolores de Cospedal como vicepresidente; y Francisco Javier Zarzalejos como secretario general.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial