AGLI Recortes de Prensa   Sábado 22 Agosto 2015

El huerto y las calores griegas
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 22 Agosto  2015

Este verano ha sido muy malo para los huertos. Ha ido más difícil sacar un tomate que un político responda con claridad a lo que se le pregunta. Aquellas calores, porque llegaron a esa dimensión popular, cuando no tocaba y venía la flor dejaron muy perjudicadas a las hortalizas. Y lo dicho, excepciones hay claro y quien milagrosamente alardea de sacarlos a cubos, mal año de huertos, de tomates, de pepinos, de pimientos, de lechugas, de calabacines y de todo. Yo reconozco que me ha ido peor que a los griegos con Tsypras o que a Sypras con su propio partido.

Las calores fueron precísamente por entonces. Varufakis era el héroe de nuestros asaltacielos que acababan de descolgarse sobre ayuntamientos y comunidades. Sobre todo de ellas, que lo convirtieron en algo así como el sex-simbol motero de la izquierda arrasadora. He sido testigo de desmayos intelectuales, y de los otros, ante su chupa negra y su cabeza marfileña. Tsypras era la cara más sonriente y amable de la moneda. Pero se suponía que eran broncíneos, roca viva, pueblo unido jamas será vencido contra el resto del mundo, sobre todo la Europa pagana, en todos los sentidos “pagana”, un enemigo vil, avariento (con el judio Shylock-nuestra izquierda siempre con el antisemitismo a cuestas- la oí comparar en las tertulias.), feroz y asaltacunas con la Merkel como la gran madrastra del cuento.

Los termómetros estaban que explotaban y reventaron cuando el adalid heleno se fue a las Termopilas de un referéndum para pedir a sus gentes que no aceptaran lo que les pedían los malos y que con la victoria el negociaría y les salvaría de sus garras. Y ganó el referendum, claro.

Pero una cosa son las calenturas y otra las verdades. Y la verdad era que Grecia no solo no pagaba sus deudas sino que necesitaba para seguir viviendo(o sea pagando pensiones, sanidad y todo) que se le prestara muchísimo más dinero. Y que eran los insultados, tachados de nazis, inmundos e indecentes quienes debían prestarlos. Todos los europeos.

La verdad cayó sobre Tsypras y este llegó al final de la escapada. La pantomima tocó a su fin y este resulto ser mucho más amargo de lo que antes rechazaba. Porque nadie se fiaba de el, porque nadie podía fiarse después de tanta farsa y tantas traiciones. El lider de Syriza hubo de vender entonces como necesario algo mucho peor de lo que antes rechazaba como inútil y repulsivo. Un viaje en el que como daños colaterales Grecia ha seguido ahondando en su desastre, con corralito incluido, han deshecho lo poco que habían avanzado y ahora han de partir otra vez desde por debajo, muy por debajo, de cero, con la recesión y la destrucción de empleo galopando de nuevo.

Y como paradoja final Typras hubo de sacar adelante sus acuerdos con los votos de sus opositores y la enemiga de los mas cercanos de su propio partidos, entre ellos el aquilineo Varukafis, que le hacía sentadas en el Parlamento. Y los parlamentos europeos hubieron de votar, entre ellos el español, la ingente ayuda y el préstamo al ya te veré con los votos en contra de los más encendidos partidarios presentes de los populista helenos. Así vimos al inefable Garzón llamar de todo al Gobierno español por aceptar lo que Tsypras y su gobierno nos pedían que votáramos.

Typras al fin ha dimitido. Pero es otra finta. Convoca elecciones y piensa ganarlas. Y la izquierda española en un nuevo dilema de los que les quitan el sueño . Su pregunta mas trascendental se resume en ¿”Vamos con Tsypras o con los que se han escindido de su partido, los auténticos, los irreductibles”? . Iglesias lo tiene claro. El con Tsypras pero contándolo al revés, que fue mentira todo lo que vimos y vivimos y hasta lo que el mismo proclamaba. Su olfato le dice que es quien gana. Y en eso, reconozco, coincido. Creo, que tras todo este destructivo tumulto que han montado, es muy probable que sigan ganando. Aunque eso si el líder ultraizquierdista griego haya hecho exactamente lo contrario de la proclama con la que ganó en las pasadas elecciones. No importa nada. El poder es lo unico importante, el único camino.

¿Y en España?. Pues puede que pase algo muy parecido. Oigan ustedes a Zapatero redivivo que pronostica triunfos para 15 o 20 años. Porque es el zapaterismo rampante el que vuelve envuelto en Zpedro al igual que el se envuelve en la bandera para pactar luego con cuanto separatista se ponga a tiro. Y tiene ZP razones para la euforia. Aquí la única memoria que nos persigue y atenaza es la de una guerra de hace 80 años. De las otras memorias, hasta la de su propio gobierno y sus catástrofes, aquí no se acuerda nadie. Ya puestos que ZPedro lo nombre ministro portavoz de su próximo gobierno y que Bono vuelva a Defensa. ¡Viva Grecia!. Yo solo advierto, que las calenturas, no dan tomates.

PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 89
¿PUEDE EUROPA SOPORTAR LA INVASIÓN QUE YA SOPORTA?:
Antonio García Fuentes Periodista Digital 22 Agosto  2015

La respuesta contundente es no; lo digan como quieran y se escondan o eludan la realidad ya palpable de este problema “cancerígeno”, que ha tardado mucho en abordarse como debiera haberlo sido hace ya muchos años.
Hoy y debido a la súper población, las migraciones tienen que ser totalmente controladas y a tenor con los intereses del país receptor; no hay más.
Se ha ido extendiendo “un enorme manto de falsa piedad”, por cuanto si se sabe que un problema no tiene solución, lo cuerdo es plantearlo cuanto antes con toda la crudeza que cada caso requiere… “y si el enfermo es que se muere por consunción, pues se muere y en paz”. Han ido surgiendo muchos “buenos samaritanos”, pero pocos han ofrecido sus propias casas y bienes para acoger a tanto aspirante a vivir en Europa, pero a costa de los recursos que los europeos logramos, tras muchos siglos de tiranías, similares o peores a las que hoy sufren todos cuantos tratan de venir aquí. (De mi artículo de igual título – Junio 2015)

EL PORVENIR DE LA CORONA:
Lo iremos viendo sobre la marcha; por mi parte "las figuras decorativas no me sirven para nada salvo para eso decorar... y un rey es una figura demasiado costosa para ello"; yo prefiero un régimen político como el de Suiza, o incluso como Costa Rica, a lo sumo y con sus defectos como Francia o USA; parásitos cuantos menos mejor Y LEYES JUSTAS Y CLARAS Y QUE SE APLIQUEN SIN CONTEMPLACIONES. (Respondiendo en un foro 23-06-2015)

EL HORRIBLE CIRCO DE LA POLÍTICA: Un hombre/mujer un voto, el que en algún país ya “lo otorgan” a los 16 años, cuando ni se ha llegado a “la flor del fruto que luego ha de dar el individuo”; que como yo dije y escribí hace muchos años, es algo así, “hablando y pensando filosóficamente”… “El que a los veinte no quiere… no querrá; el que a los treinta no es… no será; y el que a los cuarenta no tiene… no tendrá”; son las tres etapas cruciales en la vida de una persona, al menos así lo he deducido yo a lo largo de mi ya “larguísima vida” y luchando siempre a pecho descubierto, en la dura vida “de la calle, la iniciativa privada y lejano siempre del poder y la política “reinante”; pero observando siempre la marcha y comportamiento de “ese bicho a cuyo género pertenezco y al que inexplicablemente denominaron como sapiens-sapiens”. Como prueba de todo ello, “nunca he firmado una nómina”; primero por cuanto a los siete años que fue cuando me pusieron a trabajar, ello era impensable (mi nómina fue la comida y la cama… y algo de ropa sobrante de un hijo de mi talla, que tenía mi jefe); y segundo, por cuanto cuando me quisieron contratar “para fijo”; yo ya era autosuficiente, trabajando siempre por mi cuenta y riesgo, tras tragarme los muchos miedos que indudablemente pasé hasta llegar a ese estado, en el que he llegado a “dos veces siete”; puesto que si llego, en agosto cumpliré los “77 agostos”.(De mi artículo de igual titular: Junio del 2015)

EN UN FORO ME DICEN Y LE RESPONDO:
España es un desastre y tendrá el fin desastroso que merece.
Mi respuesta “a vuela tecla”:
Esperemos que no... el gran problema es que "España está casi vacía de españoles"; aquí cada cual tira de donde puede o le dejan para llevarse un pedazo y es claro que así va esta España, de ladrones, vagos y demás tipos de maleantes... lo que hay es que ir tratando de cambiar a mejor y a lo mejor se va consiguiendo mejorar... empiecen los jóvenes a dejar "el botellón, las drogas, y demás artilugios entretenedores y a mover el caletre para ir mejorando ellos por sí mismos y no dependiendo de nadie más”. (24-06-2015)

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y http://blogs.periodistadigital.com/nomentiras.php

La "democracia", según Podemos
EDITORIAL Libertad Digital 22 Agosto  2015

El término "democracia" carece de significado en boca de Podemos, o, lo que es peor, tan sólo sirve para definir lo que al partido le viene en gana, desvelando con ello la profunda y verdadera naturaleza totalitaria que profesa el partido de Pablo Iglesias. El último ejemplo de este vil maniqueísmo argumental se ha producido este viernes a raíz de la nueva convocatoria de elecciones en Grecia. Así, lejos de criticar a su admirado Alexis Tsipras, cuya nefasta gestión ha sumido al país heleno en el corralito, la depresión económica y un tercer rescate aún más duro que el anterior, los líderes de Podemos se han contentado con aplaudir la "lección democrática" que, según ellos, ha dado Tsipras con su dimisión y consiguiente llamada a las urnas.

En primer lugar, Podemos parece olvidar que el máximo representante de Syriza no ha convocado elecciones motu proprio, sino obligado por las circunstancias, tras perder la mayoría parlamentaria que exige la legislación helena para poder garantizar la estabilidad política debido a la división interna que sufre su partido. Lo grave, sin embargo, no son los motivos de esta decisión, sino la deleznable demagogia que emplea Podemos para tratar de engañar a la población con sus hábiles juegos de palabras.
Publicidad

No en vano, si esta convocatoria es un ejemplo de democracia, ¿qué fue entonces el referéndum que lanzó el propio Tsipras sobre la aceptación o no de las condiciones del rescate? El pueblo griego dijo "no", pero Syriza no hizo caso y, pocos días después, dijo "sí" al memorando de la troika. Según Podemos, la rendición de Tsipras fue un acto de "chantaje" por parte de los malvados acreedores, en lugar de admitir la manifiesta "traición" a sus votantes urdida por su amigo y todavía referente político heleno.

Además, según Podemos, que un gobierno legítimo y legalmente constituido, como el anterior gabinete de Nueva Democracia, acepte las condiciones del segundo rescate para evitar la salida del euro no es "democrático", pero romper ese pacto internacional de forma unilateral para conducir a los griegos al colapso y la más absoluta ruina, como ha hecho Tsipras, es "democracia en estado puro". Y lo mismo sucede con Europa. Así, que Syriza amenace al resto de sus socios con la ruptura de la Unión Monetaria para lograr un rescate permanente e incondicional a costa del dinero de todos los europeos es una demostración de "valentía" y, cómo no, también de "democracia". Sin embargo, que los gobiernos europeos, encuadrados en el grupo de democracias más avanzadas del mundo, se nieguen a aceptar el vergonzoso chantaje de Tsipras es "terrorismo". Si los países del norte de Europa convocaran referendos similares al de Tsipras, es casi seguro que la mayoría de la población votaría en contra de prestar más dinero a Grecia, provocando así su salida automática del euro. ¿Cómo reaccionaría entonces Podemos? ¿Sería o no esa votación un ejemplo de democracia?

La respuesta es muy sencilla, a la par que trágica. "Democracia" para Podemos es lo que diga su cúpula, y, muy especialmente, su máximo líder, Pablo Iglesias. Y punto. Al igual que "pueblo", en realidad, solo hace alusión a los dirigentes y votantes del partido, siendo el resto -quienes piensan diferente a ellos- pura "casta". El lenguaje es muy importante en política, pero su correcta interpretación es aún más crucial. El discurso de Podemos maquilla su esencia dictatorial. "Democracia" es lo que determine arbitrariamente Podemos y el "pueblo" no son todos, no, sino ellos.

Que les 'robe' su puta madre
Vicente Torres Periodista Digital 22 Agosto  2015

Sé de un matrimonio que todos los años iba de vacaciones a Salou. Alquilaba una casa, iba a las tiendas, a los restaurantes, etc. De vacaciones, no reparaba en gastos, si la factura de un restaurante ascendía a mil o mil quinientos, por haber invitado a algunos amigos, la pagaba con alegría.

Pero cuando empezaron a escuchar y leer aquello de 'España nos roba', dijeron, ambos al unísono, ya no venimos más. Que les 'robe' su puta madre.

Y no sólo eso, sino que cuando van a comprar algo que necesitan y ven que está hecho en Cataluña, no lo quieren. No quieren 'robar', ni sentirse 'ladrones'.

Compran el mismo producto, pero hecho en otro sitio, Mogadiscio, Tombuctú, o en cualquier otro lugar que les permita tener la conciencia tranquila.

Eligieron Calpe, como nuevo destino. Estuvieron yendo durante unos pocos años. En las tiendas y restaurantes les atendían en español, a veces en inglés, porque por su aspecto los confundían con extranjeros, pero un día de mucho calor entraron en un bar a tomarse unas cervezas y notaron que el camarero que les atendió era uno de estos talibanes catalanistas que aparecen en donde menos se piensa. Salieron pitando de allí. Unos días después dieron con otro talibán de estos y decidieron no volver tampoco a Calpe.

Ahora van a Conil, pero están con la mosca detrás de la oreja. Como se les aparezca, no la Virgen, sino un nacionalista andaluz, buscarán otro sitio. En la Costa Azul, en Italia, en donde sea.

Pero a donde de verdad les gustaría ir es a ese sitio de Marruecos en donde desde años se dice que Felipe González se está haciendo una casa. Irían si lo de la casa fuera cierto y estuviera terminada y pudieran encontrarse con su dueño. Porque querrían preguntarle que motivos tenía durante el periodo constituyente y sigue teniendo ahora para considerar demócratas a los nacionalistas. Les molesta el aire de persona responsable que se da, siendo así que sus errores de bulto han sido causa de tanto estropicio.

El suplicio de la Sra. Lagarde
José T. Raga Libertad Digital 22 Agosto  2015

Tengo que reconocer que cada vez me cuesta más ser objetivo con mis valoraciones sobre la Sra. Lagarde. Una de las razones para ello es la escasa o nula diferenciación de sus manifestaciones como directora gerente del Fondo Monetario Internacional y como particular.

En los dos casos, su voz está revestida de una autoridad que hace imposible distinguir los dos planos; además, sus declaraciones, personales o institucionales, tienen un tufo arrogante, aunque entiendo que de eso es más difícil librarse, porque suelen constituir parte sustancial de la propia personalidad.

Vaya por delante que la Sra. Lagarde, como tantos personajes significativos en lo político, en lo económico o en lo social, cuando hablan de materias que corresponden a su esfera de competencia o autoridad carecen de esfera privada; su dimensión pública absorbe a la privada o personal.

Por ello, decir que el rescate de Grecia no servirá para nada es una opinión que, si es personal, debe silenciarse, y si es institucional debe discutirse en el foro pertinente. Lo contrario atenta al debido respeto competencial de las diversas instituciones, además de carecer de utilidad alguna.

Además, la diferencia entre servir para algo y no servir para nada, al decir de la directora gerente del FMI, está en la concesión o no por parte de la UE de una quita a Grecia. Es decir, si al deudor le dejamos de llamar deudor (al menos en una cuantía determinada), las cosas merecen distinta calificación.

A los que por azar o por deseo lean mis líneas en este medio cada semana les constará mi opinión en contra del rescate, basada en mis dudas de que el pueblo griego esté dispuesto a afrontar las dificultades y restricciones económicas exigidas por su estado de quiebra económica.

Las convulsiones políticas, huelgas, sabotajes, protestas, son buena muestra de ello. Por ello defendí, en su momento, que la salida del euro y la vuelta a una moneda nacional conseguiría, por vía de devaluación monetaria, lo que el pueblo griego no está dispuesto a aceptar por voluntad política.

Dicho lo cual, acordado el rescate, sólo me queda pedir y esperar un férreo control en el empleo de los fondos dirigidos al mismo. Una vigilancia estrecha de que los objetivos de política económica se cumplen, tal como se acuerdan. Para eso se conceden los créditos del rescate.

Sin embargo, cuando el FMI fue parte en las negociaciones, que la Sra. Lagarde salga ahora manifestando que el rescate no servirá para nada, me parece inadmisible; tanto, como para preguntarnos hoy, para qué sirvieron las quitas anteriores a Grecia, en su deuda con el FMI.

Finalmente, ¿qué país europeo pagará sus deudas si puede esperar quitas?

El desplome de Syriza anticipa el de Podemos, sus iguales en España
Miguel Massanet www.diariosigloxxi.com 22 Agosto  2015

“Porque parece que el señor Pablo Iglesias, a medida que va dejando sus “perlas” sobre el sistema que pretende implantar, para establecer el nuevo orden revolucionario que propone, resulta que más incomprensible resulta, menos sostenible se convierte su proyecto y más absurdo se presenta su plan de rescatar el país. Si tenemos en cuenta que estamos dentro de una Europa unida, tenemos una moneda única y que, por desgracia, cada vez dependemos más de la interconexión con las otras naciones, para conseguir financiarnos, exportar, importar y suministrarnos de las materias primas y combustibles energéticos de los que dependemos, el plan del señor Iglesias cada vez resulta más suicida”. (Extraído de un artículo del autor de agosto del 2014)

Es lógico que la directiva del partido Podemos se encuentre descolocada, que tanto el señor Pablo Iglesias como los señores Monedero o Errejón, intenten (con poca fortuna) sacarle punta a un tema que, ya de por sí, es romo e imposible de encontrarle otra explicación que la que se deriva de los mismos hechos. El señor Tsipras, aquel al que apoyaron con tanta vehemencia, al que acompañaron en su campaña electoral y aquel del que dijeron que se iba a enfrentar a Europa, que dejaría de pagar la enorme deuda de su país, Grecia, que pondría en su sitio a los odiosos “hombres de negro” y sacaría a su país de la moneda única europea, para devolver a sus ciudadanos la moneda nacional, el dragma; al cabo de sólo siete meses de intentar doblegar a Europa, de mandar como negociador a un bulldog, como el señor Varufakis, que pretendió asustar y meterles miedo a los que negociaron con él, para que se allanasen a sus pretensiones, descabelladas por supuesto, y que, no sólo no consiguió el menor resultado con sus exigencias, sino que acabó siendo cesado por el propio Tsipras cuando se dio cuenta de que los pagos a los que se habían comprometido estaban a punto de vencer y, las arcas del Tesoro, ya estaban completamente exhaustas y que, la amenaza de la suspensión de pagos soberana, se cernía, una vez más, como una catástrofe inevitable sobre el pueblo griego.

¿Cómo pueden ahora levantar cabeza o escurrir el bulto los señores “profesores” de Podemos, ante semejante claudicación de su amigo y compañero de fatigas del comunismo bolivariano, Tsipras, que ha tenido que aceptar todas las condiciones que, desde la CE, de sus fantasmas del FMI, el BCE y la Comisión Europea, se le han impuesto y que, para más INRI, después de más de medio año de negociaciones, han resultado más duras, más radicales y más penosas para el país griego, que las que, con toda seguridad, estaba a punto de conseguir su antecesor en el gobierno del país, el señor Andonis Samarás, que se vio imposibilitado de llevar adelante su negociación ante la actitud irreductible de los griegos, que no querían que se les aplicasen nuevos recortes. Lo que entonces no quisieron aceptar y llevó a Syriza al poder ha sido, finalmente, lo que han tenido que aceptar, corregido y aumentado, para que Europa no los expulsara del Euro y del entorno de la CE. Este ha sido el resultado del cambio de gobierno griego y de las “amenazas” y “bravuconadas” de los comunistas bolivarianos al frente del gobierno griego.

No es de extrañar que, en España, a la vista de lo que ha ocurrido en Grecia, haya muchos que ya están reconsiderando la idea de seguir favoreciendo al partido Podemos. La euforia de Pablo Iglesias, cuando Syriza alcanzó la victoria en las urnas griegas, parece que, a medida que los sucesos en la negociación iban pintando bastos para los negociadores griegos, se ha ido reduciendo, hasta tal punto que, ahora, parece que prefieren no comentar lo ocurrido en Grecia y rebajar toda aquella cadena de reformas radicales con las que querían cambiar España. El señor Tsipras, al que reconocemos más sensatez y amor por su país al aceptar lo irremediable, antes que permitir que la cabezonería de su partido hubiera condenado a los griegos a una situación insostenible; que el que parece que nos ofrecen los comunistas españoles de Podemos, dispuestos a llevarnos a el desorden más absoluto, como vienen demostrando en las alcaldías en las que están gobernando, (en muchas de ellas aliados con el PSOE del señor Sánchez), donde no dan pie con bola, amagando y rectificando, cuando no tomando iniciativas en contra del turismo, como ha sido el caso de Ada Colau, en contra de los intereses de Barcelona o enchufando a familiares o cambiando el nombre de las calles, con lo que pretenden eliminar a todos aquellos famosos que merecieron formar parte del callejero de Madrid y Barcelona, en un absurdo revanchismo muy propio, por cierto, de aquellos que pretenden, amparándose en la Ley de Memoria Histórica, escribir una historia apócrifa de lo que fue la Guerra Civil y de la recuperación que experimentó el país hasta la llegada de la democracia.

No en balde, dentro de la formación Podemos, ya parece que salen voces críticas contra los extremismos y los errores que se producen en aquellas ciudades en las que ostentan las alcaldías, seguramente preocupados por las consecuencias que, para su partido, puedan derivarse de una mala gestión que pudiera redundar en un lastre para sus aspiraciones de conseguir un buen resultado en las legislativas de finales de año. Es evidente que, tanto para ellos como para Ciudadanos, las consecuencias de sus pactos para gobernar, el hecho de que, por ejemplo, Ciudadanos haya pactado en Andalucía con la señora A.Díez, y en la comunidad madrileña preste el apoyo a la señora Cristina Cifuentes, demuestra la volatilidad con la que este bisoño partido actúa para conseguir estar en todos los lugares; con el agravante de que han tenido que improvisar, superados por su éxito en las elecciones del 24M, cogiendo políticos de otros partidos para que los representasen en varios municipios, entre ellos, a varios del PSOE.

Ahora la izquierda española clama contra Tsipras tachándole de que “traiciona su programa” o que “mata a su pueblo de hambre”. Por lo visto ya se han olvidado de como lo veneraban como a un dios cuando, en compañía de Pablo Iglesias, puño en alto y sonrientes, lamían las mieles del triunfo en las elecciones griegas. Entonces Iglesias seguí soñando en gobernar a España, ahora puede que se haya convertido en pesadilla.

No obstante, señores, esta nueva situación en Grecia, abocada a unas nuevas elecciones, con Syriza dividida entre partidarios de Tsipras y de los que pretenden volver a los orígenes ideológicos de la formación; ha vuelto a situar a la UE ante una situación de incertidumbre, que ha venido a agravar el colapso derivado de la devaluación del juan chino; la amenaza latente del conflicto de Ucrania; el aumento de las avalanchas de inmigrantes que intentan invadir Europa; el agravamiento del enfrentamiento entre las dos Coreas y la situación peligrosa de Oriente Medio donde el DAES sigue su política de eliminar enemigos, manteniendo a toda la región en una situación de terror que, tarde o temprano, acabará afectando a las naciones europeas, objetivo declarado de los terroristas islámicos. ¡Ah! y no dejemos de mencionar la bajada continuada del barril de Brend que, algunos pensábamos que sería bueno y que abarataría el precio de la gasolina pero, por lo visto, afecta a los bolsillos de los países productores del crudo que, vean por donde, quizá tengan que empezar a reducir el tamaño de sus edificios y cambiar el oro de sus grifos de baño por el vulgar metal de que están hechos los de los nuestros ¿deberemos lamentar que los grandes lobbies del petróleo, tengan que vender algunos de sus yates o disminuir sus harenes para ajustarse a las nuevas situaciones del mercado? Por mi parte prefiero que siga bajando la gasolina, aunque todos sabemos que es un mero espejismo, porque las gasolineras españolas siempre tienen una excusa para mantenerlo lo más alto posible.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, vemos como una amenaza que, sólo hace unos meses, podríamos haber considerado como imposible de afrontar, ahora, un tiempo después, podemos pensar que, si España sigue recuperándose y los ciudadanos se van curando de su momentánea obsesión por Podemos, que nos prometía el oro y el moro pero, con la técnica de los conocidos charlatanes de feria, que te acababan vendiendo una caja de cerillas como un remedio milagroso para el mal de amores. A veces, los españoles, somos propensos a dejarnos encandilar por utopías imposibles.

¿Qué están haciendo los palestinos con el dinero de EEUU?
Jaled Abu Toameh Libertad Digital 22 Agosto  2015

En los últimos 20 años, Estados Unidos ha invertido 4.500 millones de dólares para promover la democracia entre los palestinos de la Margen Occidental y la Franja de Gaza, y para impulsar el proceso de paz entre israelíes y palestinos.

Eso es lo que desveló el primer ministro Rami Hamdalá durante una reunión con el congresista Kevin McCarthy, líder de la mayoría de la Cámara de Representantes estadounidense, celebrada esta semana en Ramala.

Hamdalá afirmó que el dinero se invirtió en proyectos en diversos sectores palestinos. Los 4.500 millones de dólares mencionados no incluyen los miles de millones recibidos por la Autoridad Palestina (AP) desde su creación en 1994. Diversos analistas económicos palestinos calculan que, en las dos últimas décadas, la AP ha recibido un total de 25.000 millones de dólares en ayudas económicas de Estados Unidos y otros países.

No hace falta ser un experto en cuestiones palestinas para ver que esos miles de millones de dólares no han creado una democracia palestina ni han impulsado el proceso de paz entre israelíes y palestinos.

Veinte años después, a los palestinos les queda aún un largo camino que recorrer antes de que puedan ver una verdadera democracia en la Margen Occidental o en la Franja de Gaza.

Para empezar, la Autoridad Palestina, nacida de los Acuerdos de Oslo de 1993 entre Israel y la OLP, nunca ha sido un régimen democrático. Al contrario: lo que los palestinos consiguieron desde el principio fue una minidictadura dirigida por Yaser Arafat y sus secuaces de la OLP y Fatah. Era un régimen corrupto que fue financiado y armado directamente por Estados Unidos, Europa y otros países.

A quienes entonces financiaron el régimen autocrático de Arafat nunca les importaron la democracia ni la transparencia. Llenaban de millones a la AP sin exigir responsabilidad a sus dirigentes.

El resultado fue que los palestinos consiguieron un régimen que no sólo les privó de la mayor parte de la ayuda internacional, sino que reprimió a los opositores políticos y la libertad de expresión. La Autoridad Palestina, en realidad, era un espectáculo con un solo protagonista: Yaser Arafat. Él y sus secuaces eran los principales beneficiarios del dinero de los contribuyentes estadounidenses y europeos.

En aquel entonces, en Estados Unidos y otros países de Europa y del resto del mundo se suponía que un día el corrupto y represor Arafat haría amplias concesiones en aras de la paz con Israel.

Como estaba a sueldo de los norteamericanos y de los europeos, creían que el rais nunca sería capaz de rechazar cualquier oferta, como la generosa propuesta del entonces primer ministro israelí Ehud Barak en la fracasada cumbre de Camp David, celebrada en el verano de 2000. Pero cuando Arafat al fin se vio puesto a prueba en ese encuentro, auspiciado por el presidente Bill Clinton, abandonó la cumbre y acusó a Estados Unidos de obligarlo a hacer unas concesiones que ningún palestino aceptaría jamás.

Los miles de millones de dólares que Arafat recibió entre 1994 y 2000 de los norteamericanos y de la comunidad internacional no sirvieron para convencerlo de que aceptara la oferta más generosa que cualquier primer ministro israelí hubiera hecho nunca a los palestinos. Y, lo que es peor, los primeros siete años del proceso de paz tuvieron como resultado la segunda intifada, que estalló en septiembre de 2000, apenas unos meses después del fracaso de la cumbre de Camp David.

En aquel momento, la comunidad internacional no quiso hacer responsable a Arafat, lo que fue el principal motivo de que una mayoría de palestinos se lanzara en brazos de Hamás. Los palestinos no sólo perdieron la fe en el proceso de paz, sino en la Autoridad Palestina y sus dirigentes. No vieron que mejoraran sus condiciones de vida, debido, sobre todo, a la corrupción de la AP.

Por eso se volvieron hacia Hamás, que les prometió cambios, reformas y el fin de la corrupción económica. Así, los norteamericanos y los europeos son responsables de que el movimiento islamista palestino se hiciera con el poder.

Hasta 2007, los palestinos sólo tenían un régimen corrupto y antidemocrático: la Autoridad Palestina. Desde entonces han conseguido tener otro, que es incluso más despiadado y represor: Hamás.

Así que si 4.500 millones de dólares han conseguido que los palestinos tengan dos regímenes corruptos y antidemocráticos, ¿qué habría pasado si Estados Unidos y Europa hubieran invertido unos cuantos miles de millones más en promover la democracia palestina? Seguramente habrían visto cómo surgían unas cuantas dictaduras más en la Margen Occidental y la Franja de Gaza.

Naturalmente, el primer ministro de la Autoridad Palestina no le dijo al congresista estadounidense que los 4.500 millones de dólares invertidos por su país en promover la democracia se habían ido por el desagüe o habían acabado en cuentas secretas suizas. Tampoco le dijo que los palestinos no tienen un Parlamento funcional ni medios de comunicación libres, ni con la AP en la Margen Occidental ni con Hamás en Gaza. Y, por supuesto, Hamdalá no le mencionó en ningún momento que, para los palestinos, unas elecciones presidenciales y legislativas siguen siendo un sueño lejano.

Pero, al igual que la mayoría de los occidentales que visitan Ramala, el congresista McCarthy, evidentemente, no hizo preguntas difíciles, sobre todo en relación a las responsabilidades de los palestinos respecto a la democracia y el proceso de paz. Sin duda, estuvo encantado de enterarse de que Estados Unidos ha invertido 4.500 millones de dólares en la democracia palestina y en fomentar el proceso de paz. ¿Pero acaso él, o alguien, ha preguntado alguna vez cómo ha empleado la AP esos fondos, si es que lo ha hecho, para promover esos dos objetivos?

No hace falta preguntar a las autoridades palestinas cómo han empleado el dinero estadounidense, porque la realidad de los hechos es bastante evidente. La AP se embolsó los millones y sigue actuando como un régimen corrupto y antidemocrático. La democracia es lo último que los palestinos esperan de ella o de Hamás.

¿Y qué ha hecho la AP con los miles de millones invertidos en promover la paz con Israel? ¿Sus dirigentes han empleado ese dinero en impulsar la paz y la coexistencia con los israelíes? La respuesta, por supuesto, es que no. En vez de emplear la ayuda estadounidense para eso, la Autoridad Palestina ha hecho (y sigue haciendo) justo lo contrario. Aparte de incitar a diario a su pueblo contra Israel, los dirigentes palestinos han empleado esos fondos para llevar a cabo una campaña masiva en la comunidad internacional con la intención de aislar y deslegitimar a Israely convertirlo en un paria.

La inversión en la democracia palestina y en la paz con Israel ha sido un absoluto fracaso debido a la negativa de la Administración estadounidense a hacer plenamente responsable a la Autoridad Palestina.

A menos que los donantes occidentales no den un puñetazo en la mesa y exijan que la AP emplee su dinero en traer la democracia a su pueblo y prepararlo para la paz, las posibilidades de poder resucitar un proceso de paz en Oriente Medio seguirán siendo cero.

© Revista El Medio - Gatestone Institute
Jaled Abu Toameh, periodista árabe-israelí.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Las 25 obsesiones de EL ESPAÑOL
Pedro J. Ramírez www.elespanol.com  22 Agosto  2015

UN AGOSTO EN LA AVENIDA DE BURGOS (III)

Queridos accionistas y suscriptores:

Dice el Diccionario que una obsesión es “una idea que con tenaz persistencia asalta la mente”. Si esa idea es maligna -apoderarse de algo, dañar a alguien- o peligrosa -los deportes de alto riesgo- la obsesión desemboca a menudo en el delito o la desgracia. Pero si esa idea genera belleza, bienestar, justicia o libertad la obsesión se convierte en la mejor palanca de la creación artística, el progreso científico o el avance de la civilización porque la obsesión alimenta la fe, mantiene viva la esperanza e incita a la acción.

En el debate intelectual toda obsesión aporta el idealismo inconformista de quien aspira a perfeccionar las cosas. Frente a impulsos tan legítimos como egoístas, es un sentimiento generoso y altruista. El gran artista gráfico Alfred Stieglitz distinguía entre su “pasión” por la fotografía y su “obsesión” por la búsqueda de la verdad. Algo así como la famosa dicotomía de Isaiah Berlín entre el zorro que sabe muchas cosas y el erizo que sabe una gran cosa.

Nosotros, los fundadores de EL ESPAÑOL, no aspiramos a alcanzar ninguna certeza absoluta pero además de unos principios liberales, una conciencia cívica y un sentido solidario, fáciles de proclamar y compartir por la mayoría de nuestros conciudadanos -empezando por el resto de los medios de comunicación-, creemos tener una serie de ideas concretas que servirían para mejorar la calidad de nuestra democracia. Un agenda de propuestas capaces de impulsar en ámbitos diversos el progreso espiritual y material de los españoles.

Y si queremos transformarlas en obsesiones es porque la mayoría de ellas afectan a intereses creados, poderes constituidos e incluso a genes tan nefastos y arraigados en España como el inmovilismo y la pereza, que no bastaría con enunciarlas una o dos veces al año. Con eso no lograríamos nada. A lo sumo a escuchar la reverberación de una voz en el vacío.

No, es preciso “machacar y machacar”, como proponía Ramón Pérez de Ayala en su memorable artículo “Sobre la tontería”, publicado exactamente hace cien años en el número 35 de nuestra mater et magistra, la revista “España”. “Machacando se forja la reja del arado y se llega a la impalpable hoja o panal de oro. Machacando se consiguen los empeños, se ganan las batallas”.

Nosotros, los fundadores de EL ESPAÑOL, no aspiramos a alcanzar ninguna certeza absoluta pero […] creemos tener una serie de ideas concretas que servirían para mejorar la calidad de nuestra democracia.

El que sería considerado -junto a Ortega y Marañón- como uno de los tres “padres intelectuales” de la Segunda República pedía beligerancia constante frente al “monstruo enervante, fiero, espantoso, abrumador de la tontería… que en España tiene su madriguera”. ¿Cómo no sentir la actualidad de su diagnóstico cuando explicaba que el problema de nuestro país -y no digamos de nuestra clase política- es que “todos los tontos juntos parecen un sólo tonto” porque “cuando tropezamos con un nuevo tonto nos parece que es el mismo tonto con que antes habíamos tropezado innumerables veces”?

Basta recalar en los aborregados predios del Congreso y el Senado, no digamos de los parlamentos autonómicos, y escuchar a sus ortopédicos portavoces o a ministros, subsecretarios, consejeros, consellers o conselleiros para tener esa sensación tan coral como unívoca. Parafraseando a Espríu “diversas son las hablas, diversas las palabras”, pero “han convenido todas” en una misma lengua de madera: la de la cupulocracia. Se manda desde arriba, se obedece desde abajo, a costa del secuestro de nuestros derechos de participación política.

Por eso hay que “machacar y machacar”, por eso llamamos a nuestras prioridades “obsesiones”; porque ellos tienen las televisiones públicas y privadas, la prensa empapelada y todos los resortes del poder económico a su servicio. Nosotros, sólo la fuerza contagiosa de un movimiento ciudadano. Esta melodía regeneracionista -ni revolución ni inmovilismo, reformas radicales- debe sonar dos o tres veces por mes, dos o tres veces por semana, dos o tres veces por hora, dos o tres veces por minuto hasta ir calando como un chirimiri pertinaz y oxigenante en los huesos de la España que necesita el cambio.

Desde que el 1 de enero anuncié la fundación de EL ESPAÑOL vengo diciendo que lo haremos juntos. Ha llegado el momento de pasar a la acción. Aquí están nuestras 25 obsesiones a modo de ponencia. Si sois accionistas o suscriptores tenéis dos semanas para valorarlas, comentarlas, enmendarlas o completarlas. Puesto que seremos vuestra voz, esperamos vuestra ayuda para moldearla y modularla.

1.- España y las Españas
España es la morada vital de los españoles. Es también la entidad histórica y política que garantiza los derechos y libertades de todos los ciudadanos, la solidaridad entre sus habitantes y el anclaje con la Unión Europea. Tenemos mucho de lo que enorgullecernos y unas cuantas cosas de las que avergonzarnos. Debemos impulsar un patriotismo transversal basado en los valores constitucionales.

El interminable proceso de transferencias del Estado a las comunidades autónomas pone en peligro la eficacia del sistema, socava la igualdad entre españoles y amenaza la propia unidad nacional. Creemos que ha llegado el momento de cerrar el modelo territorial blindando en la Constitución las competencias exclusivas del Estado y fijando el techo de las competencias autonómicas.

España es una realidad plural. Algunos nacionalismos excluyentes plantean la segregación de sus territorios. Consideramos que es inaceptable la independencia de cualquier comunidad sin que lo decida el conjunto de los españoles o sus representantes.

Urge desarrollar el artículo 155 de la Constitución para garantizar la lealtad de los gobiernos autonómicos al principio de legalidad, modulando la retirada de competencias y demás respuestas del Estado en función de la gravedad de las conductas. También debería restablecerse la tipificación penal de la convocatoria de consultas ilegales.

Entendemos al mismo tiempo que todo grupo de ciudadanos debe tener la posibilidad de plantear cualquier aspiración por cauces democráticos. Sería conveniente pues que la reforma de la Constitución incluyera también la regulación del derecho de secesión, como por ejemplo ha hecho Canadá con la denominada ‘ley de claridad’. Una norma similar debería implicar a las Cortes Generales en ese eventual proceso estableciendo mayorías cualificadas y otras restricciones para que resultara válido.

2.- Otra ley electoral
Seguimos teniendo la ley electoral improvisada en 1977 cuando ni siquiera se había redactado la Constitución. Es una norma que castiga a las minorías y sobre todo deja el control de diputados y senadores en manos de las cúpulas de sus partidos. Hay que ir a un sistema que recoja más fielmente las preferencias de los ciudadanos, de forma que exista mayor proporción entre los votos y los escaños. También debe reforzarse el vínculo entre los diputados y sus electores. El modelo alemán debería ser el ejemplo a seguir: es más proporcional y da opción a elegir de forma directa a una parte de los parlamentarios en circunscripciones uninominales.

3.- Separar al Ejecutivo del Legislativo
No hay democracia auténtica sin una división real de los poderes del Estado. Planteamos avanzar hacia un régimen presidencialista que establezca una separación entre el Gobierno y el Parlamento. Un jefe del Ejecutivo elegido directamente por los ciudadanos tendría un mandato claro para gobernar pero no para legislar a su gusto. De la misma forma, los parlamentarios tendrían independencia para aprobar leyes y fiscalizar al Gobierno, pero no para determinar su gestión. Es el sistema de equilibrios y contrapesos, habitualmente republicano pero compatible con la Monarquía.

4.- Jueces independientes
Es imprescindible impulsar y proteger la independencia de los jueces frente a las injerencias del poder político. Hay que reformar la Ley Orgánica del Poder Judicial para restablecer el principio constitucional de que sean los magistrados quienes elijan de forma directa a la mayoría de los miembros del CGPJ. Por otra parte, el fiscal general debería ser nombrado por una mayoría cualificada del Parlamento y no por el Gobierno

5.- Democratizar los partidos
Los partidos están controlados por sus cúpulas, elegidas a menudo a dedo. Hay que desarrollar el artículo 6 de la Constitución que establece que su “estructura y funcionamiento interno deberán ser democráticos”. Una ley tendría que supeditar las subvenciones que reciben las formaciones políticas a requisitos como la elección de sus líderes mediante el voto de los afiliados, la celebración de primarias para designar los candidatos a cargos públicos relevantes o la limitación de mandatos.

6.- Combatir la corrupción
La corrupción encuentra el campo abonado allí donde hay opacidad. La sociedad tiene que poder examinar la gestión de los servidores públicos y debe poder acceder de forma sencilla a cualquier información relevante. Las leyes de transparencia han de hacer justicia a su nombre y transformar los muros de la Administración en paredes de cristal.

Para recuperar la confianza de los ciudadanos en las instituciones también debe acometerse una reforma de la Ley de Contratos del Estado que elimine la arbitrariedad en la toma de decisiones. Hay que reforzar las garantías de imparcialidad y correcto funcionamiento de la Administración devolviendo el protagonismo a funcionarios de carrera que han sido sustituidos por personal de confianza y de libre designación. Hay que perseguir también a los corruptores: las empresas condenadas con sentencia firme no deberían volver a participar en concursos públicos. Ningún dirigente beneficiado por la financiación ilegal de su partido debería poder volver a presentarse a las elecciones.

7.- Adelgazar la Administración
Los gobernantes han creado un aparato elefantiásico pensando más en intereses políticos que en el servicio a los ciudadanos. El resultado es una Administración cara, sobredimensionada e ineficiente. Urge acabar con la duplicación de competencias y suprimir órganos como consejos jurídicos consultivos, tribunales de cuentas o defensores del pueblo autonómicos. Se impone la reducción de parlamentarios regionales y la supresión de las diputaciones provinciales.

8.- Bajar los impuestos
Aunque la presión fiscal en España apenas llegue al 33% y sea una de las más bajas de la OCDE, la dimensión de la economía sumergida y el fraude a altos niveles hacen que el peso de la recaudación se concentre en el IRPF y el IVA. Una carga tributaria superior al 50% de sus ingresos como la que soportan muchos contribuyentes, convierte los impuestos en un arma confiscatoria en manos del Estado. Por otra parte, las autoridades deben aplicar criterios equitativos: ni la cultura se puede gravar con un IVA del 21% ni la prensa electrónica deber soportar una carga fiscal mayor que la prensa tradicional. También hay que combatir más resueltamente el fraude a Hacienda.

9.- Menos multas de tráfico
La Administración ha encontrado en las multas de tráfico -tanto en vías urbanas como en carretera- una vía fácil para obtener ingresos. La mayoría de infracciones sancionadas, con cámaras, radares y controles estratégicamente situados, no suponen peligro alguno para el conductor ni para el resto de automovilistas. Lo que se persigue no es la seguridad vial sino, descaradamente, la recaudación. Las multas tienen que recuperar su verdadero sentido como freno a las conductas imprudentes y guardar, en su cuantía económica, proporción con la falta cometida.

10.- Mejor enseñanza con más inglés
España viene invirtiendo ingentes cantidades de dinero público en la enseñanza sin que ello se traduzca en una mejora de su calidad. Hay que reestructurar el sistema, garantizando la escolaridad temprana, de 0 a 3 años, moldeando la secundaria según las aptitudes de los alumnos y rompiendo la endogamia de las universidades para que sean viveros de talento y cualificación profesional. Hay que ir también a una armonización de programas. No es serio que en cada autonomía se estudie la Historia con versiones distintas o incluso opuestas de unos mismos hechos. Uno de los síntomas del fracaso de nuestro modelo educativo es la baja capacitación en inglés de los españoles. El inglés, como lengua de comunicación internacional, debería ser una prioridad a todos los niveles.

11.- Libertad en la lengua vehicular
En algunos lugares de España las lenguas han dejado de ser un instrumento de comunicación de las personas y se han convertido en una herramienta política. Para evitar imposiciones y asegurar el bilingüismo donde lo hay -ésa y no otra es la auténtica normalización- debe quedar garantizada la libre elección de lengua vehicular en la enseñanza y en las relaciones de los ciudadanos con la Administración. Es intolerable que haya comunidades en las que la lengua oficial del Estado sea excluida de facto de uno y otro ámbito.

12.- Reducir el paro juvenil
Un país que quiere mirar el futuro con confianza no puede tener a la mitad de sus jóvenes en paro. Todo Gobierno debe presentar un plan de choque contra esta lacra. Hay que dar facilidades para la contratación de menores de 30 años y se tiene que simplificar el mercado laboral con un contrato único que facilite la gestión al empresario y dé mayores garantías y seguridad al trabajador.

13.- Igualdad salarial para la mujer
Según un informe de la UE la brecha salarial entre hombres y mujeres en España es del 19,3%, cuando la media de la zona euro está en el 16,6%. Ello obedece tanto a la discriminación directa -igual trabajo, menor salario- como al tipo de empleos que se conceden a las mujeres. Sin embargo el número de mujeres graduadas en educación superior en España supera ya en casi un 30% al de hombres. Estos datos reflejan una injusticia que la sociedad no debe consentir.
14.- Apoyar a los emprendedores

Ser emprendedor sigue siendo hoy en España una carrera de obstáculos: lejos de encontrar facilidades todo son trabas y trámites burocráticos que se eternizan en los despachos. La propia historia de la creación de EL ESPAÑOL da fe de ello. Hay que simplificar de una vez los procesos administrativos para fundar empresas, que son la base de la riqueza de un país.

15.- Igualdad sanitaria con muerte digna
Todos los ciudadanos españoles deben tener derecho a las mismas prestaciones, independientemente del territorio en el que residan. Además, un paciente nunca tendría que sentirse intruso en una región que no sea la suya. Hay que implantar una sola tarjeta sanitaria en todo el país.

Los avances médicos permiten hoy mantener con vida a enfermos terminales que se hallan en una situación irreversible. Por encima del deber médico de luchar por la vida creemos que está el derecho del paciente a morir dignamente sin que se empleen con él medios desproporcionados que alarguen su agonía. En España debe abrirse, como ocurre ya en otros países, el debate de la despenalización del suicidio asistido en determinados supuestos.

16.- Más Europa
España tiene que sumarse a quienes apuestan por dar un nuevo impulso a la Unión Europea. Sólo unidos, los europeos podrán recuperar su posición estratégica y tener voz y protagonismo en el nuevo orden mundial que se está configurando. Para ello es imprescindible superar el déficit democrático de la UE, reducir su burocracia y establecer una política económica común en la zona euro.

17.- Las víctimas del terrorismo
La memoria y el respeto hacia quienes han sufrido esa barbarie no puede languidecer por el hecho de que hayan cesado el secuestro y el tiro en la nuca. Las monstruosidades que ETA y otros grupos terroristas han cometido en España y el sacrificio de sus víctimas no pueden ser amortizadas por el presentismo. La pervivencia de la amenaza yihadista y el ascenso de fuerzas políticas que insisten en situar en un mismo plano a asesinos y asesinados, añade motivos para reforzar la protección de las víctimas. Ellas son el mejor estandarte para deslegitimar social y políticamente cualquier proyecto totalitario. Las autoridades tienen que esforzarse por resolver los crímenes de ETA aún pendientes de esclarecer, de la misma forma que están obligadas a investigar cualquier elemento que contribuya a clarificar en todos sus extremos los atentados del 11-M.

18.- Evitar la muerte de inmigrantes
La tragedia que supone que miles de jóvenes desesperados mueran cada año intentando alcanzar el Primer Mundo no puede sernos ajena. España, por su situación geográfica, conoce bien el problema. Es un asunto que hay que abordar con realismo: es imposible acoger a todas las personas que están dispuestas a abandonar sus países. Ningún Estado del mundo permite la entrada libre de inmigrantes en su territorio porque sus efectos serían catastróficos. Cabe actuar en la prevención, invirtiendo en los países de origen de los inmigrantes, ofreciendo información y cerrando acuerdos con sus autoridades para regular flujos asumibles. También hay que actuar contra las mafias del tráfico de seres humanos. Se trata, pues, de una política que por su alcance y envergadura debe coordinarse dentro de la Unión Europea.

19.- Proteger el bosque, repartir el agua
Conservar la naturaleza y aprovechar bien sus recursos deben ser dos caras de una misma moneda. Recuperar masa forestal debe ser una prioridad en un país como España, en grave riesgo de desertización. Salvar el bosque es preservar la riqueza de nuestra biodiversidad, la flora y la fauna. De la misma forma, hay que actuar en el mar, restringiendo zonas a la pesca, para que nuestras aguas no acaben esquilmadas.

El agua es vital para la economía y la cohesión de un país. En España está mal repartida. Su gestión tiene que ser una competencia nacional. Sólo con visión de Estado, a través de un Plan Hidrológico Nacional, se puede contribuir a una mejor distribución de los recursos hídricos.

20.- El coche eléctrico
El progresivo deterioro del medio ambiente es inquietante en todo el mundo y se ha agravado como consecuencia del calentamiento global. España tiene que ser ejemplar en la reducción de emisiones y en el ahorro energético. El coche eléctrico es una opción realista. Habría que fomentar su implantación dando facilidades para su compra y para la recarga de baterías.

21.- Internet para todos, internet neutral
En la era de la comunicación hay que facilitar la conectividad invirtiendo en infraestructuras. Las autoridades deben hacer un esfuerzo facilitador para que la oferta de conectividad sea adecuada en cobertura y ancho de banda en todos los espacios urbanos, de manera que sea una herramienta verdaderamente útil y al alcance de los ciudadanos.

Las operadoras de telecomunicaciones deben garantizar la no discriminación en el envío y recepción de datos. Los ciudadanos y las empresas tienen derecho a que el tráfico de datos recibido o generado no sea manipulado, tergiversado, impedido, desviado, priorizado o retrasado en función del tipo de contenido, del protocolo o aplicación utilizado, del origen o destino de la comunicación ni de cualquier otra consideración ajena a la de su propia voluntad. Ese tráfico se tratará como una comunicación privada y únicamente bajo mandato judicial podrá ser intervenido.

22.- Libertad en la televisión
Los políticos deben dejar de contemplar la televisión como un instrumento de propaganda a su servicio. Hay que cerrar todas las televisiones públicas que supongan un agujero para el erario. También hay que fomentar el pluralismo en vez del duopolio en la concesión de franjas del espacio radioeléctrico y, sobre todo, propiciar el aumento del ancho de banda que impulse la distribución de contenidos televisivos a través de internet.

23.- El ojo de halcón en el fútbol
La tecnología se ha introducido en el deporte para hacer justicia en los lances controvertidos que pueden ser decisivos para el resultado de un encuentro. El baloncesto o el tenis son dos buenos ejemplos. Sin embargo, el fútbol, el deporte que más aficionados moviliza y mayor negocio genera, sigue mostrándose reacio a incorporar los avances tecnológicos. Es un error que hay que corregir, particularmente en un momento en el que las sospechas acerca de la limpieza de la competición pueden dispararse como consecuencia del protagonismo que han adquirido las apuestas deportivas.

24.- Contra la mala educación
En España se grita en lugares públicos, se insulta en los lances de tráfico, se silban los himnos, se circula con motocicletas ruidosas a horas intempestivas, se aparca por sistema en doble fila, se dejan los excrementos de los perros en las calles, parques y jardines, se escupe en el empedrado, se arrojan cáscaras de crustáceos al suelo de los bares, se olvida usar el desodorante incluso en plena canícula, se tutea a cualquier desconocido, se injuria y blasfema en los recintos deportivos. Por desgracia en eso aun somos diferentes. Por eso, la mejora del civismo debe ser un empeño de todos: de la Administración y de los propios ciudadanos.

25.- La Ñ
El español es la lengua que nos abre las puertas de un continente entero y nos proyecta al mundo, donde lo hablan más de 500 millones de personas. La ñ es un símbolo de su riqueza en la medida en que representa con una sola letra un fonema para el que otros idiomas necesitan dos. A todos los españoles nos interesa que los grandes actores de internet incluyan la ñ en sus sistemas operativos y que la Unión Europea -en contra de su actitud inicial- proteja e impulse su utilización.

Viaje de El Espanol sin alforjas
Nota del Editor  22 Agosto  2015

Para este viaje de El Español no hacen falta alforjas. Se conforman con el tinglado autonómico. Cree defender la igualdad de todos los españoles y luego suelta la idiotez de que la administración tiene que aguantar las lenguas regionales. Es muy tarde y no tengo ganas de repetir lo escrito en múltiples ocasiones.

A ver si se enteran de la viñeta que tenemos en la primera página procedente de www.masaborreguera.com: Tolerancia cero con la imbecilidad. Un país,  un idioma oficial.


Recortes de Prensa   Página Inicial